Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


older | 1 | .... | 287 | 288 | (Page 289) | 290 | 291 | .... | 364 | newer

    0 0


    Gustavo Quesada Vanegas

    Bogotá, Colombia, 1947. Licenciado en Historia de Colombia y Magíster en Filosofía, profesor universitario, historiador, ensayista, poeta, narrador, periodista cultural. Ha publicado múltiples ensayos críticos de temas literarios, filosóficos, pedagógicos e históricos. Además los siguientes libros: Filosofía del Descubrimiento y la Conquista, UNAD (2000); Identidad, nación, globalidad, Opciones Pedagógicas (2000-2002); Culturas clásicas de la antigüedad, Voluntad (2003); coautor del libro, 1810: Antecedentes, desarrollo y consecuencias, Taurus (2010); y A propósito del Bicentenario, ¿Otra vez el colonialismo europeo y español?, Cedetrabajo (2010). Ha editado los libros de poesía: Poemas de la incoherencia (1985), Cantata de los desnacientes (1988), Descender a la piel (1995) y Uno lleva su cuerpo



    Uno lleva su cuerpo - Gustavo Quesada Vanegas
    Colección Los Conjurados(Común Presencia Editores).


    EN LA TABERNA

    Se oyen música y palabras
    Todos quieren decir
    Decir es saberse vivo

    Éste cuenta su crimen
                                      
    Aquel su amor
                          
    Otro la ausencia que le agobia
    Cuando en la noche
    Sabe de su cuerpo solo

    Uno su odio
                       El razonable
    Y necesario odio

    La música contiene su envolvente

    Hay que hablar sin parar

    Las palabras esperan en el aire
    Nadie las guarda
    Pero todos hablan
    Y por decir
    Por tener algo que narrar
    Se sienten remisos a la muerte



    TODOS SE MUEREN

    Tan sencillamente
    Como pasar las hojas de los libros

    Me aquieto en mi rincón
    Me tomo el pulso
    Me pregunto
    ¿Cuándo seré la hoja
    Que termina el libro?

    Pasan los días
    Y sin embargo sigo respirando

    ¿Será la muerte
    El hueco infame en la memoria?



    VAMOS CAYENDO

    A lo lejos alguien dice ¡Alerta!
    Y el grito se dibuja como un pájaro
    Sobre las nubes grises

    Detenemos el paso
    Para traducir el grito

    Bullen las hojas
    La brisa baila un tango
    Aunque el alma permanece quieta

    ¿Será caer efecto de los pasos?

    Ladra un perro
    El ave se oculta entre las nubes

    Vamos cayendo



    ME ENCUENTRO MIDIENDO LA DISTANCIA

    Acudo a tu mirada
    Para saber cuánto me falta

    Todos los días la peste asola una ciudad

    Y mientras tanto
    ¿Tú cuentas las gotas de rocío
    En la ventana?
    ¿No sabes que nos están cercando
    Las montañas?
    ¿No has percibido
    Que estos días son más cortos?
    ¿No observas
    Las sospechas bailando en la ciudad?

    Continúo midiendo la distancia





    .

    0 0
  • 05/17/16--22:16: HERNANDO REINOSO [18.725]

  • Hernando Reinoso 

    Nació en el sur del Tolima, Colombia en 1959. Licenciado en Lingüística y Literatura de la Universidad de la Sabana, Especialista en Gerencia y Gestión Cultural de la Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, y Especialista en Didáctica del Arte de la Fundación Universitaria Los Libertadores de Bogotá. Cofundador del Taller de Escritores Allanahuanga, el cual ha publicado veinticinco números de la revista que lleva el mismo nombre. Integrante del Consejo de Cultura de Chaparral, Tolima. Profesor de español y literatura de la Institución Educativa Nuestra Señora del Rosario, del mismo municipio.
    Finalista en una Versión del Concurso de Pedagogía, patrocinado por Prohaciendo del Comité de Cafeteros, con el proyecto pedagógico “La recreación de textos un camino para formar lectores”. Autor de los libros de poemas Evocaciones de la luz, publicado en el año 2008 y Los bosques secretos (Común Presencia Editores).  


    Poseído por el grito de la luz

    I

    Dos mariposas azules incineran el aire del crepúsculo
    La fogata que libera sus caminos se extingue solitaria
    Un soplo de la llama desvanece el nido donde florecieron
    Las orquídeas
    Y dando tumbos como una rosa decapitada por la tormenta
    El tiempo se precipita en los cauces de la piel.


    II

    Un latigazo de la luz eriza arco iris  ahogados  en la tarde
    El color se viste de sueños y es una pincelada prendida de laberintos
    Llanuras donde el sol regó violines que acompasaron la sonata
    De las aguas
    El asombro cegó los ojos de la piel y tejió estampas que suturaron
    Las distancias
    El verde jadeante exhalo aromas como senderos desperdigados
    En las sombras
    Sutil alborozo de charcos donde revolotearon libélulas soñolientas
    Frondoso el tiempo abandona sus crisálidas
    Y el fuego incinera bocetos imprevistos
    Cuando el relámpago multiplicó visiones fugitivas
    La agitación mordió su entraña
    Y el espejismo nombró sucesiones de estrellas  fabuladas.



    III

    La tarde borda sinfonías donde la luz transporta aromas fascinados
    Un velo azul dibuja el tiempo que decanta presencias doblegadas
    En la voluptuosidad
    Marejadas silenciosas recorren los enjambres del follaje
    Y habitan en la penumbra criaturas que devoran laberintos
    Diseminó el tiempo una espiral de nubes que cuenta
    La plenitud del sol sembrando rosas en la claridad del mediodía
    Un estremecimiento del color dispersa las imágenes
    Y regresa la luz decapitando las composiciones reinventadas.


    IV
                
    Un pájaro rasga la tarde desorbitada
    Y es su canto una oleada sensual que taja la luz del crepúsculo
    Y  siembra  repentinos parpadeos del instante
    Mientras el relámpago fluye como un río desgajado por el tiempo
    Y hay una nota arcoirisada en el pentagrama de la luz

    Que invade de gozo la siesta del asombro.



    Los bosques secretos deHernando Reinoso
    Común Presencia Editores



    Una procesión de teas al alba,
    Rasga el rojo de los cámbulos.

    ¿Cómo definir ese aliento que estremece
    si son peces en el cenit las amapolas?

    ¿Qué ocre transfigurado 
    sepulta los crepúsculos?


    *


    Los pájaros entonan extrañas melodías.
    Festejan olas invocando los mares
    Y en su asombroso vuelo sin fronteras
    Dibujan misteriosas palabras.

    ¿Qué secretos guardan
    desde lo alto de sus nombres?



    *


    ¿De qué suave signo está hecho
    El milagro que se divulga en las cascadas?
    ¿De dónde surge
    La seducción que todo lo domina?
    Liviana
    Igual que los objetos que mudan con el tacto
    La malvarrosa busca su prodigio
    y danza enamorada.
    En su tonada dulce
    Encuentra al bosque deshilvanando orquestas.
    ¿Cómo repetir la fascinación
    De todo lo creado?




    .

    0 0
  • 05/18/16--00:20: NICOLE COOLEY [18.726]

  • NICOLE COOLEY

    Fecha de nacimiento: 1 de octubre de 1966, Nueva Orleans, Luisiana, Estados Unidos
    Educación: Universidad Brown, Universidad de Iowa
    Creció en Nueva Orleans, Louisiana. Se graduó de la Universidad de Brown y The Workshop escritores de Iowa, y obtuvo su Ph.D. de la Universidad de Emory. Nicole Cooley ha enseñado en la Universidad de Bucknell. Actualmente es profesora en la Universidad de Queens, City University de Nueva York, donde dirige el programa MFA en Escritura Creativa y traducción literaria. 

    Premios:

    1994 "Discovery"/The Nation Award for her poetry
    1995 Walt Whitman Award chosen by Cynthia Macdonald
    1996 she received a fiction grant from the National Endowment for the Arts
    2006 Writer Magazine/Emily Dickinson Award

    Bibliografía:

    Poesía:

    Milk Dress . Alice James Books. 2010. ISBN 978-1-882295-83-8 .
    Resurrection . Louisiana State University Press. 1996. ISBN 978-0-8071-2059-0 .
    The Afflicted Girls . Louisiana State University Press. 2004. ISBN 978-0-8071-2946-3 .
    Breach , Louisiana State University Press, 2009

    Prosa:

    Judy Garland, Ginger Love (Regan Books/Harper Collins, 1998)


    No ficción:

    The Avant-garde at the End of the Century Gertrude Stein, Postmodernism and Contemporary Women Writers . Emory University. 1996.
    Jennifer Margulis, ed. (2003). Toddler . Seal Press. ISBN 978-1-58005-093-7 .
    Andrea J. Buchanan, Amy E. Hudock, ed. (2005). "Thirteen Ways of Looking at being a Mother and a Poet". The Best of Literary Mama . Seal Press. ISBN 978-1-58005-158-3 .
    Catherine Wagner, Rebecca Wolff, ed. (2007). Not For Mothers Only . Fence Books. ISBN 978-0-9771064-8-6 .
    Elrena Evans, Caroline Grant, eds. (2008). Mama PhD; Women Write about Motherhood and Academic Life . Rutgers University Press. ISBN 978-0-8135-4318-5 .
    "Thoughts on Poetry and Disaster" . Best American Poetry . March 1, 2009.



    Spanish translation by Roberto Amézquita

    Presentamos un poema de Nicole Cooley, quien mereció el Walt Whitman Award 1995 por su primer libro de poemas: Resurrection (1996). Es autora de libros de poesía celebrados por la  crítica norteamericana, como The Afflicted Girls (2004) y Breach (2009). La traducción es de Roberto Amézquita



    Shock

    Un repentino golpe, un bulto de grano,  una sorpresa  un montón de hatos significan
                    comercio con los holandeses
    una espesa masa de tu cabello en el cepillo en la almohada
    en mi boca
    Cuando una corriente eléctrica atraviesa por todo o por parte del cuerpo
    como es que deseo colisionar violentamente contra mí
    para lanzar las tropas a confusión cargando hacia ellas mismas
    el shock del agua fría  el shock del pastel de boda empujado hacia mi boca
    y el pulso del corazón tartamudo sentido
    por una mano en el muro del pecho
    Un cuchillo en el enchufe de la luz, un hacinamiento,
    una pila de maíz sin trillar
    ¡Qué soy yo sin ti!
    Empuja tu cabello hacia dentro de mi boca
    Chocarías violentamente conmigo?
    Serías una decisión infringida sobre mi cuerpo?
    Un manojo sin trillar y sin ataduras, el shock
    de  frasco      impacto     colapso
    El flash de mi blanca bata de noche
    en nuestro oscuro huerto



    Of Shock

    Sudden blow   bundle of grain   a surprise   a heap of sheaves
    meaning trade
    with the Dutch
    A thick mass of your hair on the brush   in the pillow   in my
    mouth
    When an electric current passes through all or part of the body
    How I wish to collide violently with myself
    To throw troops into confusion by charging at them
    The shock of cold water    the shock of wedding cake shoved in
    my mouth
    Stuttering heartbeat felt by a hand on the chest wall
    A knife in a light socket
    Pile or stack of unthreshed corn
    And what is myself without you
    Push your hair into my mouth
    Will you collide violently with me
    Will you be a decision inflicted upon my body
    A bundle    unthreshed and untethered
    The shock of
    Jar   impact   collapse
    Flash of my white nightgown in our dark yard


    Compendium of Lost Objects

    Not the butterfly wing, the semiprecious stones, 
    the shard of mirror,

    not the cabinet of curiosities built with secret drawers 
    to reveal and conceal its contents,

    but the batture, the rope swing, the rusted barge 
    sunk at the water’s edge

    or the park’s Live Oaks you walked through 
    with the forbidden man

    or the pink-shuttered house on the streetcar line 
    where you were married

    or the green shock of land off I-10, road leading 
    you away from home.

    Not any of this 
    but a cot at the Superdome sunk in a dumpster

    and lace valances from a Lakeview kitchen where water 
    rose six feet high inside

    and a refrigerator wrapped in duct tape lying 
    in the dirt of a once-yard

    and a Blue Roof and a house marked 0 and a

    kitchen clock stopped at the time the hurricane hit.

    Because, look, none of this fits 
    in a dark wood cabinet for safekeeping.

    This is an installation 
    for dismantling 
    —never seen again.


    Marriage: A Daybook

     From the window the river rinses 
     the dark.  I twist 
     the wedding beads around my neck.  I’ve lost
     my ring, silver and antique, bought from the night market
     in the other world across
     the ocean, color of dull lead,
     color of the pan I scrub and burn
     in the sink.

     *

     Catullus wrote,  I hate and love, and he wasn’t talking about marriage.

     *

     Not talking about the blacked-out
     window crossed with hurricane tape,
     like a movie screen, a page redacted,
     your hand erasing a blackboard
     with an eraser’s soft compliant body.






    .




    0 0
  • 05/18/16--00:45: JOSHUA CLOVER [18.727]

  • Joshua Clover

    Poeta
    Fecha de nacimiento: 30 de diciembre de 1962, Berkeley, California, Estados Unidos
    Educación: Universidad de Boston.

    Obras:

    Madonna anno domini: Poems. Louisiana State University Press. January 1997. ISBN 978-0-8071-2147-4. Retrieved 30 August 2013.
    The Matrix (British Film Institute, 2005), 128 pp.
    The Totality for Kids. University of California Press. 2006. ISBN 978-0-520-24599-0. Retrieved 30 August 2013.
    1989: Bob Dylan Didn't Have This to Sing About. University of California Press. 7 October 2009. ISBN 978-0-520-94464-0. Retrieved 30 August 2013.
    Red Epic. Commune Editions. 7 April 2015. ISBN 9781934639160. Retrieved 9 March 2015.

    Spanish version by Sergio Eduardo Cruz

    En Círculo de poesía: Joshua Clover. Nacido en Berkeley en 1962, es profesor de Inglés en la Universidad de California, Davis. Entre muchos otros reconocimientos, ha recibido el premio Walt Whitman en 1996 por su libro Madonna anno domini. La traducción al español es de Sergio Eduardo Cruz

    http://circulodepoesia.com/2016/05/american-poetry-joshua-clover/



    Orchid & Eurydice

    In one version you must convince every living thing one by one
    to weep until he climbs back into the marriage-house,
    that earth about which it is said that bread is the glue of the earth.
    Certainly glue is money, the phrase “the tears of things” is money,
    the revelation of the Woman Clothed in the Sun is money.
    The lake is a disc of bright money buying a few plain birds down,
    they climb back nervously as you hurry through, plain birds like a
    plain song,
    that moment when four or five are around your knees
    like Zeno’s arrow, rising by halves, like Eurydice’s bread,
    & still the possibility they might intersect,
    you would be the one who was struck by a flying bird,
    somewhere between a blesséd fool & village idiot,
    the only one to persist outside the local economy,
    drooling at travelers, holding yourself, slinging incomprehensible
    advice,
    you would learn the trick with museum wire
    where you snap the heads off quiet animals in front of the store,
    tempted equally by science & dirty work. . . .

    I am trying to invent a way for you to buy me back—



    Orquídea y Eurídice

    En una versión tú tienes que convencer cada cosa viva una por una
    de llorar hasta que él escale de vuelta hacia la casa nupcial,
    aquella tierra sobre la que se dice que el pan es el pegamento terrestre.
    El pegamento es ciertamente dinero, la frase “el dolor entre las cosas” es dinero, la revelación de la Mujer Vestida por el Sol es dinero.
    El lago es un disco de dinero brillante que compra algunos pájaros que descienden, que escalan de vuelta nerviosamente mientras tú te apuras, pájaros simples como simples canciones,
    el momento en que cuatro o cinco de ellos revolotean por tus rodillas
    como la flecha de Zenón, ascendiendo en mitades, como el pan de Eurídice, & aún la posibilidad de que puedan generar intersección,
    tú podrías ser aquél que fue golpeado por un pájaro mientras volaba
    en alguna parte entre un tonto místico & el idiota del pueblo,
    el único que persistió fuera de la economía local,
    babeando para los transeúntes, manteniéndote erguido, brindando consejos incomprensibles,
    aprenderías el truco que se hace con cables de museo
    donde cortas las cabezas de animales, quieto, frente a la tienda,
    tentado igualmente por el trabajo sucio & por la ciencia…

    sólo quiero lograr que me quieras de regreso, de alguna manera-



    Royal

    They moved across the screen like a computer simulation.
    They moved across the screen like complex models & we learned
    to call this a nature show.
    Animals but set in gray shades for video capture with a lighter area for
    the face.
    Almost white they moved across the screen like a compressed
    meditation.
    But the song was never familiar.
    Because this was the only room this was the only room where we
    undressed—:
    that was the plot.
    They moved across the screen across the room but it was not happening
    to us.
    The image burning in.
    Coated with hair & then a lighter area for the face meaning exposed
    skin.
    We have learned to wear the architecture despite the sky’s numerous
    advances.
    All these things—the speed & the music & the room—happened but
    not enough.
    We undressed in the room we could not take off where I handcuffed
    you to the story.
    This is the work of the brain—itself a bloody spring or electric wire
    wrapped in ripe gray gauze—
    you like it.
    (2 lobes resembling the holy tablets delivered into the veldt’s dry
    speed—the Laws
    prefigured in the neutral network’s burning thicket.)
    They moved across the screen howling but the sound turned down.
    This happened over & over again—the blue light leaking into the
    room like sand.
    Burning into the brain in a finery of filamental fire.
    The Laws which do not unravel into noise & make a kind of story of
    kinked plot
    which can’t be straightened like a motel wire
    hanger looped around your wrists.
    The loop like a computer simulation—the thought of the thought—
    the image burning in now.
    We began to understand what they were—:
    the Thou & the shalt & the not



    Regio

    Se movieron por la pantalla como una simulación de computadora.
    Se movieron por la pantalla como modelos complejos & aprendimos
    a llamar aquello un espectáculo de la naturaleza.
    Animales puestos en escala de grises para ser capturados en video con un tinte más claro en el rostro.
    Se movían casi blancos por la pantalla como una especie de meditación
    comprimida.
    Pero la canción nunca fue conocida.
    Porque esta era la única recámara la única en la que nosotros
    nos desvestíamos-: de eso se trataba.
    Se movían por la pantalla por la recámara pero no estaba pasándonos todo eso.
    La imagen ardiendo.
    Revestida de cabello & entonces un área más clara para el rostro representando piel expuesta.
    Hemos aprendido a vestir esta arquitectura a pesar de los numerosos avances celestes.
    Todas estas cosas-la rapidez & la música & la recámara-sucedieron pero no lo suficiente.
    Nos desvestíamos en el cuarto no podíamos despegar donde yo te encadené a la historia.
    Así trabaja el cerebro-él mismo un lago sangrante o un cable eléctrico
    envuelto en limpia gaza gris- te gusta.
    (2 lóbulos que se parecen a las tablas de la ley enviadas a la seca
    velocidad  de la pradera- Leyes
    prefiguradas en el arbusto ardiente del campo neuronal.)
    Se movían por la pantalla aullando pero el sonido se apagaba.
    Esto pasó una & otra ves-la luz azul filtrándose
    como arena por la recámara.
    Ardiendo dentro del cerebro en una refinería de filamentos de fuego.
    Las Leyes que no se revuelven en el ruido & hacen una especie de historia
    de argumento extremo
    que no puede enderezarse como la atadura
    de los cables de un motel en tus muñecas.
    La repetición como un simulacro de computadora-pensamiento del pensamiento-
    la imagen ardiendo ahora.
    Comenzamos a entender lo que eran aquellos-:
    el Vos & el será & el nunca







    .


    0 0
  • 05/18/16--01:14: PAUL VON HEYSE [18.728]

  • Paul von Heyse

    Paul Johann Ludwig von Heyse (Berlín, Alemania, 15 de marzo de 1830 - Múnich, Alemania, 2 de abril de 1914) fue un novelista, dramaturgo y poeta alemán, de origen judío, considerado en vida el mayor genio lírico alemán después de Goethe.

    Estudió lenguas clásicas en la Universidad de Berlín con la idea de ser profesor de filología; pero el éxito de su relato de ambiente italiano L'Arrabbiata (1855) le llevó a dedicarse a la literatura.

    Ganó en 1910 el Premio Nobel de Literatura.

    Obras

    Autor de unos 120 cuentos, 6 novelas, 60 obras de teatro y versos, entre ellos traducciones de poetas españoles, italianos e ingleses.

    L'Arrabbiata. Relato en el que describe la vida de los pescadores napolitanos, cuyos esmeros son compensados por la madre Naturaleza, que preside sus vidas. En este marco, una muchacha cuyo apodo es L'Arrabiatta, vive un drama provocado por la torturada vida de su madre.
    La muchacha de Treppi 1858. Relato
    Andrea Delfín 1859. Novela corta
    Hijos del mundo 1873. Novela


    Presentamos una breve selección de Paul von Heyse (1830-1914). Definido por uno de los miembros de la academia sueca como “El más grande genio literario alemán desde Goethe”, Heyse fue un prolífico escritor en todos los géneros, en cuyo trabajo siempre hubo implícito un idealismo que lo llevo a dedicar esfuerzos para el mutuo entendimiento de los pueblos europeos. Traducción del alemán: Esteban López Arciga (1994).

    http://circulodepoesia.com/2016/05/dossier-de-poetas-nobel-paul-von-heyse-1910/

    El Premio Nobel de Literatura 1910 es conferido Paul von Heyse:

    «Como tributo a su consumada habilidad artística, permeada del idealismo con que se ha afirmado en su larga carrera productiva como un poeta lírico, dramaturgo, novelista y como un  escritor de reconocimiento mundial por sus cuentos»



    En una hora

    ¡Resiste y espera dignamente!
    en una hora
    tu cuarto será el sol entero.
    En la primera, donde cuelgan las campanas,
    tras largo rato la chispa reducida
    va a la ventana del vigilante
    Quien de noche vive a solas
    la tormenta de campanas, a veces con miedo,
    pero lo consuela la luz temprana del sol.

    Quién construyó en profundas calles,
    chozas y chozas que se atrevían a inclinarse
    las campanas nunca lo asustaron,
    el trueno nunca lo inquietó
    aunque su tardía mañana fuera gris.

    Alto y bajo tiene alegría y tristeza
    decirle de la envidia idiota
    de otras miserias se tienen otras delicias.

    ¡Resiste y espera dignamente!
    en una hora
    tu cuarto será el sol entero.



    Camino a casa

    Hay una casa en el jardín,
    fresca por una arboleda abierta.
    En todos mis viajes
    he tenido ansía por mi hogar
    ¡Qué dulce sonaba
    el cantar de los pájaros,
    como risa floral alrededor!
    A medida que nos fuimos
    caminando hacia arriba–
    Ahora temo regresar

    En la casa hay una sola,
    tan alta y ventilada, tan brillante y pura

    Cualquier rayo de sol
    lo mata la casa con prisa.
    Qué sonido tan gracioso
    el canto de los niños,
    no había esquina sin juegos;
    ahí encontré mi descanso
    para el último día–
    ahora no hay puerta que yo abra.

    A la casa llegó un nombre
    alejado de todos los labios y continuo,
    tuvo maravillosa violencia, cual palabra mística.
    En cada boca
    una sonrisa,
    cual nombre primaveral-
    Ahora calla
    orden fantasmal,
    y quien lo dice, deja de reír.



    Über ein Stündlein.

    Dulde, gedulde dich fein!
    Über ein Stündlein
    ist deine Kammer voll Sonne.
    Über den First, wo die Glocken hangen,
    ist schon lange der Schein gegangen,
    ging in Türmers Fenster ein.
    Wer am nächsten dem Sturm der Glocken,
    einsam wohnt er, oft erschrocken,
    doch am frühsten tröstet ihn Sonnenschein.

    Wer in tiefen Gassen gebaut,
    Hütt’ an Hüttlein lehnt sich traut,
    Glocken haben ihn nie erschüttert,
    Wetterstrahl ihn nie umzittert,
    aber spät sein Morgen graut.

    Höh’ und Tiefe hat Lust und Leid.
    Sag ihm ab, dem törigen Neid:
    andrer Gram birgt andre Wonne.

    Dulde, gedulde dich fein!
    Über ein Stündlein
    ist deine Kammer voll Sonne.



    Auf der Heimfahrt.

    Es steht ein Haus im Garten,
    kühl an ein Wäldchen angelehnt.
    Auf allen meinen Fahrten
    hab’ ich nach ihm mich heimgesehnt.
    Wie süß erklang
    dort Vogelsang,
    wie lachten Blumen ringsumher!
    Wie ging’s im Lauf
    die Stieg’ hinauf –
    Nun graut mir vor der Wiederkehr.

    Im Haus, da ist ein Zimmer,
    so luftig hoch, so blank und rein.
    Was nur an Sonnenschimmer
    ums Häuschen streifte, drang herein.
    Wie lustig klang
    dort Kindersang,
    kein Winkel war von Spielen leer;
    dort fand ich Rast
    nach Tageslast –
    Nun öffn’ ich seine Tür nicht mehr.

    Im Haus erklang ein Name
    von allen Lippen fort und fort,
    der hatte wundersame
    Gewalt, schier wie ein Zauberwort.
    Auf jedem Mund
    ein Lächeln stund,
    als ob’s des Frühlings Namen wär’ –
    Jetzt geht er stumm
    gespenstig um,
    und wer ihn ausspricht, lacht nicht mehr.





    .


    0 0


    Georg Rudolf Weckherlin

    (Alemania, 1584-1653)
    Poeta alemán nacido en Stuttgart. Consejero de Jacobo I y Carlos I, escribió en alemán, inglés, francés y latín. Su obra principal, Poemas religiosos y laicos (1648), destaca por su sinceridad descarnada, en una época en que la poesía era extremadamente artificiosa y barroca. Murió en Londres en 1653.

    Trabajos

    Dos volúmenes de su Oden und Gesänge aparecieron en 1618 y 1619; su Geistliche und tranquilo weltliche Gedichte en 1641. Los Gedichte de Weckherlin (Poemas) han sido corregidos por Hermann Fischer para Stuttgarter Literarischer Verein (vols. cxcix.-centímetros-cúbicos., 1894-1895). Las selecciones fueron publicadas por W. Müller (1823) y Karl Goedeke (1873).

    Sus poemas ingleses principales eran “Espectáculos triunfales Expuestos Últimamente en Stuttgart” (1616) y “Panegyricke al señor Hay, Vizconde de Doncaster” (1619).

    Este trabajo por su parte cita:
    C. P. Conz, guarida de Nachrichten von dem Leben und Schriften Weckherlins (1803)
    E. Höpfner, G. R. Weckherlins Oden und Gesänge (1865)
    Hermann Fischer, Beiträge zur Literaturgeschichte Schwabens (1891)
    Este trabajo por su parte cita:
    Fischer, en su contribución a Stuttgarter Literarischer Verein como encima de
    Cong, guarida de Nachrichten von dem Leben und Schriften R. Weckherlins (Ludwigsburg, 1803)
    Höpfner, Weckherlins Oden und Gesänge (Berlín, 1865)
    Bohm, Englands Einfluss auf Weckherlin (Göttingen, 1893)






    Ausencia

    El joven corazón se nutre de
    dolor día y noche en la
    ausencia racional que humedece
    la cara desconsolada  por la
    fatal miseria del miedo. 



    Para Amelia Elizabeth

    La digna rienda de la hermosura gestiona
    la virtud del sufrimiento que evita
    la obsolescencia de la alabanza y glorifica
    la santa morada del amor, arte y espíritu
    de la violencia del mundo, que es la verdadera
    forma humana de la diosa. 



    Para Henrich Bilderbecken

    Mi cabello de plata se evade
    de la imagen del elogio, círculo
    vicioso que hurta el corazón del fiel
    amante. La palabra es testigo del adulador
    arte del mundo que nunca se desvanece. La
    vanidad de los océanos del mundo arrostran
    mares y vientos de oro plata y seda que se
    convierten en nada tras la puesta de sol.
    La muerte no es el mar, nada puede decir
    de la riqueza, la pompa y el honor.
    La muerte humana es libre y eternamente
    bella. 






    .



    0 0
  • 05/18/16--07:00: PAU SIF [18.730]

  • Pau Sif

    Pau Sanchis y Ferrer conocido por su nombre artístico Pau Sif (Puebla de Farnals, Valencia 1978) es un poeta y traductor español.

    Licenciado en Filología Catalana por la Universidad de Valencia, ha trabajado de corrector, en la docencia de educación secundaria y ha sido profesor de literatura catalana en la Universidad de Zadar (Croacia).

    Participa en cursos y festivales de poesía regularmente, recitando poemas propios, de otros poetas o traducciones que ha hecho de autores croatas e italianos.

    Su primer poemario es Ferralla (edit. Quaderns de Rafalell) publicado en 1997. Más tarde, en 2005 ganó el XXIV Premio de Poesía Senyoriu Ausiàs March, de Beniarjó, con el poemario Tríptic d'un carrer (Edicions Tres i Quatre).

    En 2010, publicó su poema Viatger que s'extravia (Edicions Documenta Balear-La cantàrida), donde refleja entre otras cosas, recuerdos de infancia o lugares y ciudades que conoció durante sus estancias en Croacia (Dalmacia) y el Adriático. Un año más tarde gana el XIV Certamen de Poesía Marc Granell-Vila d'Almussafes con el poemario-novela Breakfast at Saint Anthony's Market que fue publicado por Edicions 96 en 2011. La obra es una pequeña novela ordenada en poemas, donde narra un descenso en las noches barcelonesas de 1910 a 2010.

    Como traductor, afronta entre otros textos, el irreverente poemario Blasfèmia (Edicions 96, 2011) del malogrado poeta croata Janko Polić Kamov. También ha publicado, en colaboración con Maria Josep Escrivà, Ai, València! Poemes 1017-2002 (Edicions 96, 2003), una antología poética de decenas de poetas que hablan sobre Valencia desde el siglo XI hasta el siglo XXI. Ha sido incluido en las antologías Jocs Florals a Cavanilles (Universidad de Valencia, 2005), Joves poetes catalans (Brosquil, 2004) y Solcs de paraules, antología de poetas de l’Horta Nord (Llibres de l’Aljamia, 2001).

    Obra

    Pau Sif (1997). Ferralla. col·lecció Quaderns de Rafalell. Puçol.
    Pau Sif (2005). Tríptic d'un carrer. Volum 123 de col·lecció Poesia 3i4. Eliseu Climent. ISBN 978-84-7502-731-9.
    Pau Sif (2011). Viatger que s'extravia. Volum 14 de La Cantàrida. Documenta Balear S.L. ISBN 978-84-15081-38-8.
    Pau Sif (2011). Breakfast at Saint Anthony's Market. Edicions 96. ISBN 978-84-92763-51-1.
    Curador de la edición
    Maria Josep Escrivà; Pau Sif (2003). Ai, València!: poemes (1017-2002) : homenatge a la paraula. Edicions 96. ISBN 978-84-86927-73-8.
    Pau Sif:  Arnes (Adia Edicions, 2016).




    Viatger que s'extravia



    L’ISOLA DI SAN MICHELE

    Com una Mort enmig d’una llacuna,
    guarda l’illot els dols de la ciutat.

    És dia clar. L’autobús de les aigües
    transporta planys, turistes i nostàlgics.
    De bon matí, després de l’esmorzar,
    caminem, fent la visita al repòs
    d’alguns herois i tots els morts de vell
    de la ciutat, a l’illa Purgatori
    sense talús. Són els xiprers de cos
    llarg i de llarg i simbòlic costum,
    l’ombra dels morts. Amb el record al gest,
    dones de dol acompanyen antics
    amors serens, ignorant la mirada
    del visitant ignorant del dolor.

    Tombes de blanc anonimat, un claustre,
    més de cent anys de rígida bellesa.
    El cementiri de sant Miquel guarda,
    després de morts, cossos venecians.
    Com una Mort, com una sola Mort.
    L’aigua del llac, els murs blancs, el cel clar,
    l’esplanada de morts, catòlics vells;
    i més endins, estrangers, grecs, hebreus.
    L’estol de nínxols, làpides locals
    o d’estrangers que hi trobaren la mort
    o que han buscat repòs prop de sant Marc
    L’illot dels morts, com una sola Mort.

    La claredat, minva sota un gran arbre,
    quan, caminant, arribem, curiosos,
    fins al racó dels grecs. Unes sabates
    de ballet blanques, desgastades, brutes,
    guarden fidels, el cos de Djaghilev.
    Un ballarí les va deixar ací,
    buscant, devotament, un mecenatge
    ulterior. Altres turistes lligen,
    alçant la veu, un plec de fulls que explica
    qui hi jeu allí. Prop, Igor Stravinsky,
    dut des d’Amèrica després de mort
    és recordat encara, amb vint clavells.

    Acumulem històries, llegendes
    mentre llegim alguns noms a les làpides
    que ja oblidem, com s’oblida la Mort.
    És dia clar. Eixim del cementiri.
    El mariner ens fa pujar a bord.
    Puja al vaixell una vella. El gest
    adolorit. Ixen alguns turistes.
    “Ah, la ciutat! Què preciosa es veu.”
    Des del vaixell, ens plau d’imaginar
    com fou l’illot abans que hi fos Persèfone,
    com fou presó, convent i com drassanes.
    Com ara Mort enmig de la llacuna.


    estació de Santa Lucia 

    Ciutat que et mous sobre l’aigua del llac 
    talment els trens encalçats per la boira, 
    mirall isard de blaus i verds, del temps.
    Vies travessen el llac, 
    el dens color del no-res. 
    A tu s’arriba en tren, 
    mirall embat en moviment del blanc. 


    Ca d’Oro 

    Et conec malament. 
    Com el xiquet que sap 
    el seu carrer fins que creix i s’ullprèn.  

    Et mous. 
    Darrere dels batents 
    de meretriu tens els pits segellats. 
    Te’n vas quan tanquen les finestres. 

    Potser un dia m’òbrigues palaus, 
    potser podré veure’t, oldre’t els pits. 


    (Goldoni a) campo San Bartolo 

    Com cada nit al pedestal. Les sis. 
    Jo sé que hi sou, encara que la boira 
    us cloga en blanc i que no em saludeu.  

    No reconec l’amfibi submón cec 
    que es mou a baix o recolza les natges, 
    oh breu plaer!, en la tanca que encercla 
    el redós gris d’aquest alt calabós. 

    Com cada nit us veig: els cavallers 
    enamorats de belles hostaleres. 
    Ningú no diu: “Bona nit signor Carlo”. 

    No recordeu que sóc els vostre pare? 


    (Byron a) campo San Luca 

    Com l’esperit que es veu a la llacuna 
    des d’algun pont en nits de lluna plena, 
    pàl·lid, però esvelt, renaixies 
    reflex d’un narcís oblidat, 
    febril, de l’illa dels armenis, 
    cadàver coix, poeta mort 
    aparegut a l’ombra del fum falb, 
    venies dret, amb el fulard 
    lligat al coll, el gec blau fosc, 
    i els pantalons tibats, 
    i en beure sol, t’imaginàvem 
    component els versos pòstums del teu cadàver 
    bell, rocker decimonònic. 


    hotel Danieli 

    Veure badar Marcel Proust amb sa mare. 
    Veure George Sand i Musset a trompades. 
    Veure l’hotel des del pont, des de l’aigua, 
    escodrinyar com tu, ciutat que mires. 


    Pala d’Oro 

    Et van fer immortal 
    i mors avui 
    en un embús de góndoles. 

    [1] Pau Sif: Viatger que s’estravia. Edicions Documenta Balear, Palma de Mallorca, 2010. Col·lecció “La Cantàrida”, núm. 14. 64 pàgines. 
    [2] Vegeu-ne, per exemple, les del croat Tonko Maroević a Impedimenta.



    Propietats de l’Ikea

    Apuntaràs el preu d’un moble,
    i tindràs el preu del teu moble,
    i el voldràs, per a sempre el moble,
    i patiràs, no el muntaràs,
    i aniràs sempre a genollons,
    et sobrarà sempre una peça.
    I tindràs fam i tindràs set,
    no podràs muntar el moble
    i seguiràs tota la nit
    mentre dormen les teues gents,
    i tu sols estaràs despert,
    i tu estaràs despert per tots.
    No t’han parit per a dormir:
    et pariren per a muntar
    en la llarga nit el teu moble.
    Tu seràs la peça furtiva,
    la peça furtiva i amarga.
    Ja no sabràs on van les baldes,
    ni els cargols amb forma d’estrella
    del teu moble, i és un desfici.
    Miraràs d’encastar els pius
    de suro sense trencar la taula:
    faràs un moble, gemegant
    si no encaixa la polleguera,
    fusta amunt i collons amunt,
    una tossuda decisió.
    I tot serà, després, silenci.
    Car no tindràs la peça justa,
    la perdràs en el moment just.
    I buscaràs la teua peça
    entre els racons durant molts dies,
    car buscaràs honestament,
    iradament, sense esmentar
    la mare del que ha dissenyat
    cada peça del fotut moble.
    Potser t’estafen o potser
    se’n riguen, potser et delaten;
    tot això són banalitats.
    Allò que val és la consciència
    de no ser res si no tens moble.
    I tu, greument, has escollit.
    Després del teu silenci estricte,
    reclames decididament.



    Arnes (Adia Edicions, 2016).



    Arnes i cadàvers

    El buit no existeix.
    La innocència.
    Dic el que veig
    sobre un feix de papers
    o un objectiu tàctil.
    Mira la ciutat.
    Mai no estarà buida per dins.
    Pels budells li corren arnes
    intel·lectuals, cadàvers
    de paper.





    .


    0 0
  • 05/18/16--07:26: CARLOS LOREIRO [18.731]

  • CARLOS LOREIRO

    Nació en Castellón en 1987, es licenciado en Filología Hispánica y ha realizado estudios de doctorado en la Universidad de Valencia.

    Algunos de su poemas y otros textos han sido publicados en los volúmenes colectivos "La Pasión según San Ateo" (Acotaciones en la caja negra, 2012), "Inflexiones" (Publicacions de la Universitat de València, 2012), "Chénere" (Premio Félix Francisco Casanova del Servicio de Publicaciones del Cabildo Insular de La Palma, 2013), y "Calle de las Impertinencias" (Germania, 2013).

    Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Poesía Joven "Miguel Hernández" por "Los poemas de Marcelo Aguafuerte: crónicas para El buey Apis". El libro "Los poemas de Marcelo Aguafuerte: crónicas para El buey Apis" también ha obtenido el Premio de Poesía Joven Monteleón en el 2013.



    Guillaume y Chéron repartiéndose el mercado 
    del arte a mis espaldas

    De niño habría querido montar a caballo aunque también
    me conformaba con curar mi asma y conservar las piernas
    con los zapatos y sus calcetines si no era pedir demasiado

    Por el escorzo de su culo al inclinarse y la concavidad de su tronco
    Por sus ojos grandes algo ausentes y su adicción a la cocaína
    Beatriz se me antojaba un potro encabritado
    De la manera en que esos cadáveres devueltos días después

    de los fondos fluviales
    donde la carne es como un flotador de playa alrededor del hueso
    mi piel cedía igual de mansa al efecto de sus uñas
    La cosa es que empezaba a enamorarme y sin embargo
    los mordiscos de la espalda iban a ser el único recuerdo de ella
    que perduraría. Unas heridas que obligan a dormir de pie
    aunque es siempre mejor que acostarse solo cada noche

    Ahora me tiene encerrado en un cuartucho trabajando
    bajo los designios de marchantes que también me despellejan
    La ventana que parecía suficiente se vuelve de golpe opaca
    Latas de conserva compartidas con modelos tímidas, seis botellas
    de grapa… Esos son mis honorarios
    Todo a cambio de bocetos a la luz de las velas cuya fragilidad
    se esfumará con el sol como los tres grillos de Bateau Lavoir

    Existe un intervalo durante el atardecer en que las moscas
    se dejan atrapar
    La ociosidad ha dejado mis cualidades intactas. Una de ellas
    es la inacción, otra, la indiferencia ante la vida

    Y pese a todo trabajo mientras estallan los obuses y sus racimos
    hacen polvo la ciudad sobre nuestras cabezas
    ¿Cuánto aguantarán estos pulmones acabados?

    Por mí puede irse todo a hacer puñetas.



    Dos figuras en una cama, con testigos

    Mi estudio en un atardecer de primavera
    después de una velada en el Colony Room
    Un intento por reemplazar a todos los que quise
    Copas de champán sobre las fotos del pobre Georgie
    algunas tomadas en la Marlborough de Nueva York
    y botes de pintura secándose como lagartos bajo
    la radioactividad de la luna. Su luz en la naturaleza muerta
    de unos huesos de pollo frito
    supone una visión enternecedora. Ese satélite bastante estúpido
    parece apurar los restos de mi cena. Qué imprevisible es
    en ocasiones la belleza

    He apartado muchas veces la carne buscando
    un corazón aún crudo. Pienso en nuestras manos girando juntas
    la llave del hogar, las mías enseguida abriendo sus nalgas
    y eso creciendo como un caracol tranquilo

    Eran los primeros estertores del amor
    Pero la nostalgia perjudica mi badajo
    La sangre no quiere posarse más en esta flor decrépita
    Ocupados en sus funciones primarias
    mis órganos trabajan sobre cosas inútiles
    relacionadas con la necesidad de estar vivo porque sí

    No es demasiado tarde. Los camiones de la basura desfilan por las calles
    desiertas como una legión de soldados en retirada
    derrotados y tullidos
    ¿Se sentirán la flora intestinal de una ciudad siempre estreñida?
    Izquierda, derecha, izquierda

    El ruido de mi cuerpo sobreviviendo
    me despierta durante la madrugada.



    31.01.2015

    Yo no lo quiero, amada.
    Para que nada nos amarre
    que no nos una nada.

    Pablo Neruda

    La Puerta del Sol en streaming a 4.000 km
    ¿Una esperanza lejana, tal vez?
    Y nos decimos las últimas palabras,
    tristísimas. Después, la sensación
    de un largo coma, la ausencia de deseo
    La claridad que ya se intuye ahí fuera

    Soy capaz de adivinar la próxima jornada
    A las 4 de la tarde la noche será perfecta y pura

    Nada aprenderé de esta ciudad
    Prefiero la agonía plácida del cuarto
    donde todo permanece quieto bajo una bombilla
    Las cosas empeñadas en no ser
    ofrecen cierta calma y sin embargo
    la paz dura muy poco

    Y esa manía de estar vivo

    Unos cuantos videoclips más tarde
    el cuerpo experimenta algunos signos de actividad
    que terminan en una servilleta

    Entonces la realidad toma otra vez las riendas
    Echo un vistazo a mi alrededor
    Pieles de naranja fermentando en una bolsa
    Ondulaciones descritas en la superficie
    de las botellas. Los ácaros que avanzan
    Esto que parece que soy yo,
    gimoteando en la cama, lamentable

    Hace horas que no meo, que no hablo
    Al cruzarme en el pasillo con los compañeros
    la voz sale incomprensible
    Apenas un ligero carraspeo

    Albergo la esperanza de volver un día

    Te voy queriendo un poco, mientras tanto.



    Mariinsky

    y el grito de los cisnes en el lago
    les anunciaba el paso de la muerte,
    la enfermedad y el Arte y el deseo

    Antonio Colinas

    Un aire lúdico estropea el conjunto de la sala
    Las butacas gruñen bajo sus jinetes
    que posan de espaldas a la orquesta
    rodeados del destello de los móviles,
    enseñando, como animales rabiosos,
    los dientes. Yo he olvidado mi ballesta

    Hacia el final de la tarde, con el toque de queda,
    mucho antes de las salas vip y los clubs de golf,
    el séquito real se adentraba en los teatros
    (herencia de sus abuelas decimonónicas)
    amoldando el hábito de las partidas de caza
    Escondían su carne flácida bajo las lentejuelas

    Tras el telón, el mundo permanece inalterable,
    como envasado al vacío. Extiendo la mano
    y los tapices tiemblan con una leve distorsión
    Soy Sigfrido y soy Rothbart
    Dos alas enfrentadas en un mismo tronco
    Estoy dentro de una nevera sin tirador

    Mientras me resquebrajo en un estado de doble conciencia
    los cisnes en el lago entonan una canción triste
    que escribí para Odette. He recibido el beso delator
    Sorprendentemente, el agua estaba tibia

    Al fin podemos entablar un diálogo de tregua
    pero hemos decidido gemir de dolor
    Es lo que hacen los moribundos cuando agonizan

    Flota una claridad eléctrica en la bóveda, un ambiente
    de derrota. Los soldados posan su tambor, se sientan
    a descansar el hombro. La música ha cesado

    Alguien de los dos ha dado ya la última nota.



    Como creo que debe de sentirse 
    un ser humano

    El glaucoma de mi padre y las borracheras del arrendador
    La depreciación del rublo y las políticas neoliberales
    La absoluta apatía o los nervios crispados

    Me cargo de rencor durante la semana y de repente
    una sonrisa inesperada, una mirada afectiva
    acaban por frustrar mis planes de destrucción

    Envidio a esos depredadores emocionales
    carentes de remordimientos, expertos en seducción
    Sin conocer del amor más que su entramado
    conmueven y destrozan con idéntico talento

    He ido al centro comercial a encontrar a mis iguales
    Entre gritos y codazos me he sentido un ser humano
    esperando el turno en medio del tumulto y las rebajas
    Estaba tan contento arrastrando mi carrito

    Qué bien metabolizan las señoras el estrés, debatiéndose
    en el pasillo de las bragas, propinando insultos

    En la cola, unas chicas me han quitado el sitio
    Eran tres. Tenían una sonrisa encantadora

    Si hubieran advertido mi presencia
    me habría lanzado a sus pies.




    LA VIEJA HISTORIA DE LA CAMPANA DE PAVLOV
    Mi padre era un forofo de los manantiales
    Durante los viajes en coche por los puertos de montaña
    solíamos, sedientos, parar en cada fuente
    y él hacía una pila con las palmas de las manos
    para darme de beber
    Recuerdo el olor a tabaco de sus manos
    No había en todo el monte un olor mejor

    Dicen que los detalles que perduran
    en la memoria de la infancia
    configuran el porvenir

    Reflexiono sobre esto mientras aplasto la colilla
    contra el poste metálico del buzón
    frente al hospital donde mi padre se muere lentamente
    sin fuerza para dar una cifra al espirómetro

    Pensar que esta mañana dio conmigo su última calada
    a escondidas de mi madre y de las enfermeras
    El primer momento íntimo tras años de distancia

    Esta noche nos hemos quedado a solas
    como en los viejos tiempos
    Bueno, el viejo y yo no estamos ya
    en el top10 precisamente

    Sin embargo he pensado en la posibilidad
    de montarlo en el coche y salir pitando de aquí
    Las montañas no quedan tan lejos
    Si te concentras puedes encontrar, proyectando
    puntos de fuga en el horizonte a través de la ventana
    un árbol levantado todavía

    Pero es demasiado tarde

    Cogiendo su mano hace un instante
    he comprendido
    que estoy a solas en la habitación

    Enseguida, como instintivamente
    he acercado su mano a mi cara
    y aunque suene un poco cursi
    su olor y el tacto frío me han devuelto
    la sed de aquellos años tan felices.



    ESTÁN BOMBARDEANDO EUROPA y sé que estás ahí
    en alguna parte, bajo toneladas de escombros

    Unos chicos prenden fuego a un perro callejero
    y yo compro chicles en una tienda de comestibles
    repleta de gente del Cáucaso
    La vida transcurre con una normalidad insultante

    Pero me llegan las noticias de tu pérdida igual que una lluvia ácida
    Levanto un bloque de hormigón, estúpido acto simbólico
    Tú ya no estás más que en el recuerdo
    Te desenvolvías tan bien entre la sociedad occidental

    Voy a vegetar en Rusia pensando en nosotros
    Hubo un día en que éramos razonablemente felices
    Dos seres humanos reales, capaces del amor
    Nuestros órganos se desperezaban, estaban llenos de sangre
    Los sentidos reaccionaban ante estímulos complejos

    Ahora tan solo interviene un puñado de músculos
    El cuerpo apenas transpira bajo la sábana
    Aumenta levemente el ritmo cardíaco. Es todo
    Un acto de fe, absurdo y funcional

    En mitad de la noche, bajo esta atmósfera de irrealidad

    cubro con la mortaja los restos de una masacre




    .


    0 0


    BIBIANA COLLADO CABRERA

    Bibiana Collado Cabrera (Burriana, Castellón 1985) es doctora en Filología Hispánica (Universitat de València), título obtenido gracias a la defensa de su tesis doctoral: “El imperio nuevo de tu palabra”: Canon, tradición y ruptura en poetas cubanas de la Revolución. Para llevar a cabo dicha tesis, ha realizado estancias de investigación en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana y en la Universidad Autónoma Metropolitana de México, financiadas a través de una Beca de Formación de Profesorado Universitario del Ministerio de Educación y Ciencia de España. Actualmente prosigue su investigación en el campo de la poesía contemporánea hispanoamericana y la escritura de mujeres.

    En el ámbito de la escritura poética ha obtenido los siguientes reconocimientos: Premio Voces Nuevas de poesía, organizado por la Editorial Torremozas (2009); Finalista Premio de Poesía Joven “Pablo García Baena” (2010); Premio Universidad de Valencia de Escritura de Creación, en castellano (2009) y en valenciano (2012); y XXXIV Premio de poesía Arcipreste de Hita (2012).




    Como si nunca antes.  Bibiana Collado Cabrera
    Editorial Pre-Textos, Valencia, 2013
    XXXIV Premio de poesía Arcipreste de Hita (2012).


    SÍSTOLE

    La nervadura atroz de esta ciudad
    se me despliega
    en la piel.

    Bajo los soportales,
    muecas desvencijadas.

    Apuntalo las venas en la sangre
    para no vaciarme,
    a quemarropa,
    en sus esquinas.

    Al caminar noto una contracción
    de carne en las entrañas.

    La Habana es una sístole perpetua.




    Ofrenda

    Te me ofrezco pequeña y clara,
    cuerpo de prismas rotos.
    Entre los huesos, nervios malatados.
    Bajo un abrigo rojo,
    desbaratada carne.
    Voy en tu busca,
    penas y venas
    a punto.
    Lo sé. Esperas.




    TE VEO

    Manojito de nervios
    apretados y azules.




    COMO SI NUNCA ANTES

    Tanto tiempo después

    encontrarnos así
    como si nunca antes
    o como si
    el mundo entero
    pero hace mucho
    cuando no.

    Tanto tiempo después

    nuestra venganza es ser felices.



    ALGUIEN TENDRÁ QUE LLORAR

    Aquí, donde se mezclan los sentidos
    a bocajarro,
    no he sido capaz de recordarte.
    Y, sin embargo,
    en este viernes de Revolución
    alguien tendrá que
    llorar



    Bibiana Collado Cabrera es, sin duda, una de las voces femeninas emergentes del panorama poético no sólo valenciano, sino también nacional, y lo demuestra con creces en el poemario que nos ocupa. Bibiana ya ha obtenido diversos reconocimientos  a su interesante labor poética, como el Premio Voces Nuevas, organizado por la editorial Torremozas, en 2009, y los premios Universidad de Valencia de Escritura de Creación en castellano y en valenciano, en 2009 y 2012, respectivamente. Ahora con Como si nunca antes certifica esa progresión geométrica de una poesía madurada con el estudio de la poesía escrita por mujeres cubanas durante la Revolución, que le ha permitido realizar estancias de investigación en las universidades de La Habana y en la Autónoma Metropolitana de México, una poeta nómada y cosmopolita que vierte sus sentimientos y emociones en palabras dotadas de luz y de sombra, una poesía donde lo que no se cuenta también cuenta y mucho, y en ese sentido parangonable a la denominada “poesía del silencio”.

    Como si nunca antes ha sido merecedor del XXXIV Edición del Premio de Poesía “Arcipreste de Hita” del Ayuntamiento de Alcalá la Real, Jaén, que publica la editorial Pre-Textos en una bella edición que hace justicia a su contenido: cincuenta poemas por lo general breves pero que hacen gala de una enorme densidad expresiva, divididos en tres partes, “Hendidura”, “Nervio y arterias” y “Hueso”, con un poema a modo de prólogo, “El cajón”, donde evoca con añoranza y nostalgia la infancia olvidada, y otro de epílogo que es el que da título a todo el conjunto.

    En la parte inaugural, “Hendidura”, Bibiana Collado rinde un sentido homenaje a la isla de Cuba, con sus tormentas tropicales, y a la ciudad de La Habana, todos los poemas de esta sección destilan un aroma a la Habana Vieja: “el olor a guayaba, los viejos chevrolets”, los soportales, los almacenes “La época”, la escuela Lenin, los muebles coloniales, todo barnizado de nostalgia con un aliento lírico de amplio calado. He aquí una poesía sensitiva, capaz de transmitir al lector la fisicidad de una ciudad anclada en el período revolucionario. Así también podemos hablar de poesía contenida, precisa, que adelgaza la longitud de los versos en aras de conseguir una concentración expresiva que se dilata con la propia experiencia que el lector aporta en su lectura.

    Los poemas que recoge la segunda parte, “Nervio y arterias”, aluden, en efecto, a la anatomía del ser humano, cómo ésta se imbrica con los sentimientos para urdir una trama por donde rezuma la poesía en estado puro, así hallamos todo un glosario de palabras como placenta, nuca, carne, labios, venas, sangre, piel, músculos, clavículas, rótulas, pecho, etc, que configuran una poesía más carnal y sensual por cuanto la cama (y las sábanas) aparece como objeto recurrente que simboliza el regreso a casa en “Gestación”, algo meramente decorativo en “Performance”, ese espacio compartido con el cuerpo amado o el “Presagio” de su ausencia calcificada. Además esta parte también plantea un discurso metaliterario en poemas donde esa vida paralela que proporciona la palabra escrita se filtra en la cotidianidad del yo poético, como en “Neobovarismo”: “tantos libros de poesía/ después/ decidí que te amaba./ Ahora eres discurso./ Mi amor por ti, / una actitud textual.”; o en ese intento de suicidio “libresco” en el teatro de “Final de fiesta”.

    La tercera parte, “Hueso”, es la más breve y se trata de una especie de síntesis de las anteriores, pues en los ocho poemas que la componen hallamos tanto la carne, la sangre y el cuerpo protagonista de la segunda, como los escenarios americanos, en esta ocasión México, las cafeterías postcoloniales, la selva, la llanura continental, el altiplano, de la primera parte.

    En definitiva, un poemario cuya lectura nos ilustra sobre una forma de ver la vida, de sentirla, de verterla en palabras capaces de transcribir un universo poético fraguado en  idas y venidas, en espacios alejados, en la intimidad de la carne.
    
    Publicado por Gregorio Muelas Bermúdez





    .


    0 0


    Teresa Pascual Soler

    Teresa Pascual Soler (Nació en Gandía, Valencia 1952) es una poetisa valenciana. Desarrolla actividades académicas como profesora de filosofía en la IES Ausiàs March de Gandia.

    Ha traducido al catalán, entre otros, L'enfonsament del Titànic de Hans Magnus Enzensberger en 1993 y la Poesia completa de Ingeborg Bachmann, en 1995, en colaboración con Karin Schepers.2


    LIBROS PUBLICADOS:

    «Flexo», Gregal edicions. València,1988.
    «Les hores», Poesia 3i4 València, 1988.
    «Arena», Ed. Alfons el Magnànim. València,1992.
    «Curriculum Vitae», Jardins de Samarcanda. Barcelona, 1996
    «El temps en ordre», Proa. Barcelona, 2002.
    «Rebel·lió de la sal», Pagès editors. Lleida, 2008.


    TRADUCIDOS A OTRAS LENGUAS:

    «Poesia completa», d’Ingeborg Bachmann (València,1995). Traducció de l’alemany amb Karin Shepers.
    «Corrent d’esperits», de Brigitte Oleschinki. Pagès editors. Lleida, 2008. Conte traduït de l’alemany amb R. Farrès i M.Vidal.

    PREMIOS LITERARIOS:

    Premi Senyoriu d’Ausiàs March. Aj. De Beniarjó, 1987, per Flexo.
    Premi Vicent Andrés Estellés. Tres i Quatre. València 1988, per Les hores.
    Premi Crítica Serra d’Or de poesia 2003, que convoca l’Abadia de Montserrat per El temps en ordre.
    Premi de la Crítica Catalana de poesia 2009 que convoca l’Associació Nacional de Crítics i el Premi de la Crítica dels Escriptors Valencians que convoca l’AELC “Manel Garcia Grau”., per Rebel·lió de la sal.

    PARTICIPACIÓN EN ANTOLOGÍAS

    «Camp de mines. Poesia catalana del País València», 1980-1990 (València, 1991).
    Trenta poetes catalanes del segle XX (Barcelona, 1999).
    The other poetry of Barcelona (Oakland, California, 2004).
    Iberia polyglotta ( Titz, Alemanya, 2006).
    48 Poètes catalans pour le XXIe siècle (Québec 2005).
    Light off water (Edinburgh, 2007).
    Parlano le donne. Poetesse catalane del XXI secolo (Nàpols, 2008).




    Cada pàgina paraula
    i la paraula vida,
    cada vida el somni
    i el somni la paraula
    escrita en el silenci.

    Flexo (1988)




    Els millors versos queden per escriure.
    Del temps aqueix moment de recrear-se
    en el somriure que t'omple la boca
    i en el joc d'abraçar-la amb els meus llavis.

    De cada instant el gest, no la paraula,
    completa i exhaurida de misteris,
    dels ulls atents que ens guaiten, el mirar,
    del cos, l'aire trencat en menejar-se.

    Després de les frases, després dels mots,
    el vel espés que amaga el sentiment,
    va descobrint-se a partir de la forma

    en què les mans ens parlen i ens recorren,
    en què milers de mans diuen el vers
    tan difícil de gravar en el full.

    (De Flexo, 1988)



    Construíem paraules de ciment
    i creàvem paraules de silenci.
    La finestra entreoberta, la finestra,
    el marc de la foscor més grisa i ampla.
    Si et parlava, tancaries les mans
    i tu no deixaries que em parlaren,
    si et besava, tancaries els ulls
    i tu no deixaries que em besaren.

    (De Les Hores, 1988)




    Ha vingut ja l'hivern sense sorprendre'm.
    M'avisaven la fosca dels matins
    i l'obstinat silenci sobre els arbres,
    la malaltissa llum,
    la nit anticipada.
    I ara ja no regresse al santuari
    de les hores que m'he trobat als peus
    ni sé per quina arena caminar
    ni sé quines pregàries demane.
    Ha vingut ja l'hivern sobre l'espill
    d'una cara que costa reconéixer,
    d'un cos espectador entre les coses
    que no sé qui ha posat tan lluny de mi
    que al tacte sobre elles no m'arriba
    i adormides les mans abandona.

    (De Arena, 1992)




    El temps en ordre 

    Pare, la mar —irrevocable i justa— 
    arrima al port la càrrega dels dies, 
    a coberta del fred i de la sal. 
    I en els bocois de plata que administres, 
    poses atentament el temps en ordre. 
    Fora, on ja no estem per a obeir 
    el referent fidel de les muntanyes, 
    apunta el vent a penes sobre l'aigua; 
    la terra, dins, exili de la mar, 
    segueix sense perdó les seues lleis 
    que contra el cos i des del cos les dicta. 

    (D'El temps en ordre, 2002) 




    Está la noche y, ahora, sólo unos pasos...

    Está la noche y, ahora, sólo unos pasos
    y estos signos dispersos de la luz
    que dibuja perfiles en las fachadas.
    Está la calle, cansada como ahora los pasos
    –último olvido que recorren las sombras–
    y un balcón abierto dándole tiempo al día.

    en He decidido seguir viviendo... (Muestra bilingüe de poesía catalana actual), 2004


    .

    0 0
  • 05/18/16--09:18: BEGONYA MEZQUITA [18.734]

  • Begonya Mezquita Ramírez

    Begonya Mezquita Ramírez (Sagunto, Valencia 1968) es una poeta valenciana. Es autora de los libros "El perfecte somriure" (1989, I Premi Vila de Mislata), "Entre la distància exacta i la nit" (1991), "Signes de terra" (1999, finalista del II Premi de Poesia Jaume Bru i Vidal de Sagunt), "Una illa" (2007) i "Parlen els ulls" (2014). 

    A raíz de la publicación de  "Signes de terra", el poeta y crítico literario Manuel Garcia Grau vislumbraba "un registro poético empapado de un simbolismo existencial" que configuraba "una voz a la vez escéptica y fulgente" 

    Ha sido antologada en "Doce poetas jóvenes valencianos" (2000) y trabajos suyos han aparecido en varias ediciones colectivas. Ha montado varios espectáculos poéticos, a menudo en compañía de Manuel Rodríguez i Castelló, como "A tres veus" (2007). Colabora regularmente en las revistas digitales La paraula nostra i Trapezi.





    Potser me n'aniré d'aquest cos que no imagine sense estiu
    marxaré com amiga quotidiana sorpresa al capvespre
    potser no fugiré:
    aquí va restar aquell paraigua de colors
    que volia ser quart dia de gener.
    No és difícil oblidar aquelles palmeres
    aquells dies de núvols i ponent
    és així com se m'esmuny el temps
    se m'escapa amb les gotes de pluja
    potser m'escaparé amb la capa i el barret de plata
    campanades de content ho faré per mi.
    Una casa, uns amics, un bes obertíssim, adéu
    ciutat de corall i petita
    et cantaré des del color de l'horitzó
    perquè ara el vent groc entela la meua ploma
    de què podria parlar si no?
    I passat un temps de fusta:
    aquí restava la noia de la casa i de l'arbre.
    On hauré deixat tots els records i els somnis?
    Si érem tan xiquets, tan ingenus, no puc saber per què
    m'he oblidat de mi mateixa
    (si el fum, si l'alcohol, si un viatge mortal).
    Potser m'esvairé de quatre a cinc de la tarda
    naixerà alhora una flaire de matinada:
    aquí restà aquella quatre pams, dolç perfum malencònic
    cent dies sense gesmil en què no somniava.
    Tot em sembla ara com un riu etern que s'allarga
    potser m'allargaré
    i creixeré entre pètals de rosa i gerani fresc.

    Dotze poetes joves valencians 
    Tàndem Edicions





    A la ciutat del nord com una ploma ingràvida

    A la ciutat del nord, com una ploma ingràvida, 
    m'emmirallo en una lluïssor eixuta 
    -no es veu el mar des de casa meva-
    i descobreixo les planes i els fruits dels seus arbres. 
    Cada setmana em deixo seduir 
    per la claror d'un cim que no he guanyat 
    -aquí només conec el pas de les estacions-
    Jo sóc la distància i em repeteixo, rodamón malendreçada, 
    com els set jorns amb què s'afaiçona la tempesta. 
    Onada manyaga, avui no hi ha l'ombra que et malmet les costelles 
    i les cuixes. Se n'ha anat com se'n va la febre, 
    humitejant les temples, temptant el so que s'aixecava poderós 
    i furtat com una mentida a la lluna. 



    ABRIL

    Faig de la meua soledat un riu
    que convé d'amagar-se entre roquissars d'argent,
    pedra adormida, amerada de mots.
    He perdut algun nord aquesta tarda enfurida
    mentre em delectava amb aquella olor rància
    que desencadena vespres del passat
    dibuixats als mugrons d'un temps i d'un poble.

    Faig un riu de la meua innocència
    que corre i renaix als cims dels penya-segats
    entre cançons i blaus antics.
    He oblidat algun verb aquesta tarda difícil,
    interrompuda per la llum que minva
    a l'altra part del carrer enamorat 
    d'un abril que ja no puc pas esquivar.





    Una illa, una immòbil feblesa,
    un tros de terra sense ombra, un marge erm.
    Escenari terrible de soledats i versos,
    una illa de llums
    que has trobat sense nom.
    Perquè el sol és ací has dit
    salveu-me l'insomni, el desig.
    Una illa com un nen,
    una boca oberta
    i la paraula que fa d'espasa
    cenyida al no-res, com un desert lentíssim.
    Tot s'esdevé en aquesta illa, malgrat l'acer,
    la por i l'espera continuada.
    Envoltada de blaus tremoles, tant és l'horitzó
    en què cerques la set i els núvols,
    l'alegria.

    "Una illa"




    S'esgota cada possibilitat

    S'esgota cada possibilitat 
    quina mentida pot triomfar aquest vespre? 
    Ua esgotant-se cada remota il·lusió 
    per més que els mots, eternament muts 
    erraven trempats 
    pels camins d'horabaixa que enyoràvem. 
    I tu sempre 
    que em saps mirada sorpresa 
    gota ds rosada 
    amorosida serp 
    rostre curiós i rialler. 
    Qui havia perdut un mocador a la platja 
    mentre un vent furiós dibuixava tots els límits? 
    No plores petita 
    la mare te'n compra un altre de mil colors 
    renta't la cara amb aigua ben fresca. 
    Torne a tu i no sé què dir-te 
    he oblidat el nostre passat 
    i no sé viure de cap altra cosa 
    mentre un ocell nocturn em diu 
    que cap paraula no podrà 
    homenatjar els teus ulls 
    inabastables encara. 

    [Entre la distància exacta i la nit]




    Arribat aquest moment

    Arribat aquest moment 
    l'única cosa que em pot restar és 
    recobrar aquells ulls de menta 
    llançar al vent cada lletra que no trobava 
    parlar, parlar i rebre mots sense rostre. 
    I és que voldria dibuixar un cos alat 
    dir que tot és ben senzill sense massa transcendència 
    i que no hi ha boira quan bese els seus llavis 
    ni tempesta quan de matí l'acarone sencer. 
    Dir aquestes coses després de dies muts i atrafegats 
    descansar a cada pàgina d'aquesta vida petita 
    nuvolet tendre, viatge transparent que ens ofrene 
    com si de nou aparegués la mare i tot inaugurés aquesta festa. 
    No sé si ara cal escriure, no ho sé 
    com tampoc no sé si podreu escoltar uns mots febles 
    massa coneguts, sense novetat aclaridora. 
    Però bé 
    sóc feta de matèria color d'estiu i a cada tombant de ma pell 
    em sorprenc xuclant d'aquesta mena de silenci deshonest. 

    [Entre la distància exacta i la nit]


    CLAVELLET BLANC

    Clavellet blanc, abric matinal de diumenge, 
    company minúscul i silenciós, espera d'hivern, 
    si t'obries ara mateix 
    veuries els colors d'unes espatlles de mel, 
    palparies el nacre d'unes pupil·les, 
    tastaries la sal d'uns llavis. 
    Però tu ets petit i lleu com un minut que passa 
    i tens aigua i sol i t'hi aconhortes. 
    En canvi jo mire només per la finestra 
    i faig per ensinistrar-me 
    perquè una fal·lera de sal no desperte amb les paraules. 

    [Signes de terra]


    LA DONA QUE ES MOR

    La dona que es mor porta una flor a la sina 
    i espera la matinada i seu al costat de la finestra 
    i inventa estels i ensuma flaires secretes. 
    Al seu ventre esquinçat, sense vertigen, 
    hi guarda una lluna presonera i un filet d' esma. 
    La dona que es mor ja no visita els amics 
    car ha deixat la ciutat i sojorna ara rere el cim 
    i té els núvols per corona, 
    petjades esborradisses i tanta paciència 
    per no oblidar el plaer de la festa. 
    La dona que es mor sent una mica de goig 
    al dematí, quan el sol li pentina la galta 
    i la fosca és, tresor de tenebra, anada a jóc. 
    Però aviat s'esmunyirà aquesta dona que es mor 
    per les bardisses del temps extrem i la memòria. 

    [Signes de terra]




    QUI OMPLE QUADERNS

    Qui omple quaderns de cercles, 
    dibuixa flors que li fan companyia. 
    Qui busca què dins l'ampolla de plàstic 
    cigarrets per més rialles, 
    cataractes vora el ventre, astigmatisme oblicu. 
    Qui trena les veus de melmelada, 
    invoca mots que captura al vol. 
    Qui plora quan dins una mar tan lenta 
    pestanyes guaiten per més escuma, 
    improvisen les onades, a punt l'escenari. 
    Qui passa com qui torna d'un dia núvol de festa. 
    Qui troba on unes mans líquides 
    flaires de sol guanyen ombres a cada cantonada. 
    Divertiment de veus que s'agermanen, 
    l'enyor blanc, el desfici i el desmai, 
    són les mesures de l'estiu. 

    [Signes de terra]



    LISBOA

    Amb restes de llàgrimes passades 
    de llavis que diuen gestes antigues, 
    volies ser estimada, volies 
    ser un àngel de seda. 
    I quan el setembre guaitava per darrere els 
    [penyals 
    aquella olor, aquell gust de maduixa i 
    [aquells somnis 
    que eren presó de roques, que eren 
    naus cridant terra de saudade. 
    T' has abandonat a la cançó de sempre 
    i mil vegades has invocat estiu salat i mil 
    [vegades 
    aquell bergantí que a la mar es féu. 
    Lisboa d'or on el temps no camina, 
    llum blanca que dibuixa una vida, 
    la vida que no hi vas viure. 
    Tot ha romàs com el plany d'un fadista 
    [immòbil. 
    A la ciutat on vas aprendre a dir tristesa 
    hi havia desig capturat com un ocell dins un 
    [sac, 
    un ocell que de tant en tant 
    es desperta i fa batre les ales. 
    A Conxa, a Àlvar i a Joan Elies 

    [Signes de terra]




    Dona treballadora

    Amor, ja que m'has dit que et digui què
    vull, t'ho diré ben clar: contra l'horari,
    el meu desig reivindica el lleure
    total, i tu i el teu desig per paga,
    pujar parets d'amor per tot ofici
    i pintar de diumenge la setmana.






    .

    0 0
  • 05/18/16--10:36: GASPAR OROZCO [18.735]

  • Gaspar Orozco 

    (Ciudad Juárez, México 1971). Ha publicado los  libros de poesía “Abrir Fuego”, el volumen colectivo “El Silencio de lo que Cae”,  “Notas del País de Z” (edición bilingüe con traducciones de Mark Weiss), “Astrodiario”, “Plegarias para la Reina Mosca”, ‘Autocinema”, “Game of Mirrors” (proyecto digital con el artista de Brooklyn, Jairus, traducido al ingles y al chino).  En 2010 co-dirigió el documental “Subterráneos”, realizado en Nueva York. Actualmente es director asociado del Instituto Jaime Lucero de Estudios Mexicanos de la City University of New York.

    Gaspar Hernán Orozco Ríos desde muy joven inició su carrera como diplomático. Sus funciones como Cónsul de Comunidades del Consulado de México en Los Angeles han concluido, para dar paso a su nuevas responsabilidades en la Secretaría de Relaciones Exteriores en el D.F.

    Diplomático, escritor, esposo y padre de dos niños son algunas de las facetas de Gaspar Hernán Orozco Ríos, quien durante tres años fue el Segundo Secretario del Consulado de México en Los Ángeles o Cónsul de Comunidades como lo conocen los integrantes de las comunidades que hacen vida en Los Ángeles.

    Desde muy joven Gaspar Orozco empezó su carrera como diplomático representando a México en Nueva York durante nueve años y en Los Ángeles durante tres años. Orozco Ríos, graduado como Comunicador Social, ejerció durante dos años en el Diario de Juárez, incorporándose al servicio exterior mexicano en 1999.

    A la fecha Gaspar Orozco, quien es oriundo de Chihuahua, ha publicado siete libros de poesía, el último –un ebook– a principios de este año “que lo hice en colaboración con un artista de Brooklyn y se llama ‘Game of Mirrors’ (Juego de Espejos). Los anteriores –continuó diciendo– me los publicó Conaculta y la Universidad Autónoma de Nuevo León.” Actualmente, además de sus labores como diplomático, publica una nueva obra titulada ‘El Libro de los Espejismos”.



    ¿Y si el poema no fuera más que un subtítulo que arde apenas un segundo y desaparece bajo el agua del tiempo?

    Gaspar Orozco. En: Autocinema. Conaculta, México, 2011.



    Poemas de Autocinema


    Film visto en una cuenta de ámbar

    Encontraré en el límite del bosque el árbol herido en el que tu flanco hará su aparición. Entre las palabras, encontraré la única, la que sólo a tu tiempo rojo pertenece. Viajas al fondo de tu sombra —ese país de un largo eclipse— y retornas con una historia de pájaros, de ausencia y de un nombre cifrado. La imposible belleza de una voz en la ciudad muerta. Y en mis palmas dejas caer la intensidad del verbo primero: como vértebras de relámpago esas palabras duras, afiladas, que al cerrar las manos desaparecen con gemido de mar y de acero. Al terminar de relatar tu historia, la isla te concede el resplandor y el silencio: su memoria verdadera.


    *



    Rudolf Koch, tipógrafo, medita tras escuchar
    a un grupo de niños recitar el alfabeto
    en la escuela de una ciudad que será destruida por la guerra


    Porque en la letra están los dioses vivos. Y mi tarea es hacerlos sentir sin hacerlos visibles. Por mi mano han pasado raíces y sales, estrellas y peces. Mi mano durmió el sueño generoso de la tierra y germinó como el grano del sorgo. En la flor del árnica, el prisionero encontrará un sol para las dimensiones de sus dedos. Por eso, El pequeño libro de las flores no tiene final. Construyo alfabetos para evocar el silencio. Esta curva huele a la sangre de los bosques. Esta punta alumbra como la bala ciega del suicida. Madera, metal. Sólo para los dioses escribo en el aire, en el agua. Letra es prisma. Afortunado, mi escritura es la que aparece en los sueños.



    *


    Otro

    Atrás de la película, hay otra película. Atrás de los actores, se filtran los movimientos de otros actores. Adentro de esta ciudad, existe otra ciudad. Al fondo de la luz, otro resplandor parpadea. Bajo las palabras, se escuchan con claridad otras palabras, pronunciadas por otras voces. Más allá de la sombra, gotea otra penumbra. Atrás de la música, avanza en silencio otra música. Atrás de tus ojos, otros son los ojos que ven.


    *


    SEIJUN SUZUKI MIRA A TRAVÉS 
    DEL CAÑÓN DE UNA 45 

    “Cien ojos”, “Vientre de serpiente”, “Número Cero” son algunos de los nombres de los asesinos. El mundo guarda silencio ante la desaparición de un pétalo. Ignorábamos que el negro pudiera ser tantos colores a la vez. Bello y triste, como la fugaz memoria de una vida anterior. Al artista se le cae la cabeza de los hombros a cada momento. Pero no importa, porque al igual que él, éste río sonríe con dulzura. Un puntito rojo flota sobre cada hoja del bosque, cada guijarro del camino, cada sombra del templo. Reposa ahora sobre tu frente. Significa que es tu turno. Las armas se tornaron del color del granate en las manos de los asesinos. Las palabras se tornaron del color del espejo en la lengua de los poetas. Desde el fondo de los ojos de “Gato Callejero” se refleja un resplandor intolerable que lo consume todo a su paso. Yo lo llamo belleza.




    ***


    TODO POEMA ES UN ESCRITO PÓSTUMO…

    Todo poema es un escrito póstumo
    el que escribió esto ya está muerto
    cada palabra es una paletada de tiempo sobre la anterior
    no hay tiempo ni de fabricar a gritos una despedida
    el cero es un pozo sin fondo
    vivo en caída libre dentro de él
    el poema es una piedra estrellándose contra el agua
    aún no escucho nada

    El silencio de lo que cae, 2000.



    POEMAS DE “EL LIBRO DE LOS ESPEJISMOS”


    Encontré el árbol, pero el árbol no ardió. Su llamarada no se veía a lo lejos. Su fuego no iluminaba la noche. No me guiaba más que a la sombra. En ese momento me di cuenta que el que se consumía era yo. De mis ojos nacía un resplandor que se vertía en el resto del cuerpo. Vi mis manos: ardían sin peso envueltas en llamas, como mojadas por un delgadísimo alcohol. Te llamé, pronuncié como pronuncié alguna vez tu nombre en una noche que aún no se ha acabado: mis palabras se elevaban y se perdían en el cielo nocturno como globos que devoraba el mismo fuego que los hacía ascender.

    *

    Existe un retrato anamórfico de Carlos I de Inglaterra, realizado por una mano anónima en 1660. Si se levanta el cilindro reflejante que concentra y compone  en su medida exacta el melancólico rostro del rey, queda una mancha distorsionada, la imagen en estado líquido. Pero hay algo más. En el centro de la pintura aparece un cráneo desnudo: un frío recordatorio de que, al final de la guerra civil, el monarca fue decapitado en el helado mediodía del 30 de enero de 1649, por dictamen de un parlamento manipulado por Oliver Cromwell. Cromwell, como dictador, murió en 1658. El día de su funeral, majestuoso, pero vacío, tan sólo los perros le lloraron, según el reporte de un testigo. Y sírvanos aún la memoria para recordar que el 30 de enero de 1661, justo 12 años después de la ejecución del rey, el cadáver de Cromwell fue exhumado, colgado y decapitado públicamente. Su cabeza se expuso en lo alto de un poste en Westminster Hall hasta 1685. Después siguió un largo camino en el que, convertida ya en un bulto de cuero negruzco, la cabeza llegó a ser exhibida como atracción de feria en 1779 a cualquiera que pagara el precio de 2 chelines y seis peniques.

    *

    El que come hikurí come un espejo, una raíz de reflejo potentísimo, cuya nitidez llega a ser insoportable. Cada partícula del mundo está ahí proyectada: se estremece como el agua o el fuego, emite una radiación que corresponde a su lugar exacto en el alma. Y tú te estremeces también dentro ese temblor. Y tu cabeza y tus ojos y tu pecho y tus manos despiden lumbre que se enreda con los hilos de la tierra. Es mediodía pero en tus ojos es medianoche. Las piedras cantan con el aire. Alcanzas a ver desde lo alto de este cerro tu casa de la infancia. Y tú jugando alrededor con tu sombra. Comienza a caer una lluvia muy delgada. Cuando abras los ojos estarás lleno de cristales. Y el mundo será blanco.

    *

    El relámpago en su huida abandona la ciudad que erigió en la tierra. Está deshabitada, pero eso sólo lo sabrás al recorrerla. Su frágil y dulce arquitectura es, sin embargo, engañosamente peligrosa. Es fácil quedarse atrapado entre sus muros, observando los infinitos cambios de sus arcos y columnas. Sobre todo, evitar el agua nocturna que se recoge en los estanques, las fuentes y los nichos: que la imagen del visitante nunca llegue a tocar su oscuro espejo.

    Y sin embargo. el caminante deberá encontrar la luz que, tras toda desaparición, permanence.


    *

    Claude de Lorraine garrapatea en el reverso de un grabado que muestra, tal vez, a Itaca:

    La luz es de quien la sueña. Toda aguja apunta a Arcadia. Los dioses, los héroes, los ángeles todos son pequeños, muy pequeños frente a la distancia.

    El único dios verdadero es el horizonte.   




    .


    0 0


    Isabel García i Canet

    Isabel García i Canet (Pego, Alicante  1981) es una poetisa española, licenciada en Filología Catalana por la Universidad de Valencia.

    Isabel García Canet es licenciada en Filología Catalana por la Universidad de Valencia, su labor literaria la ha centrado en el género de la poesía. Ha escrito varios poemas y poemarios como Pell de serp (Viena Ediciones, 2003) -finalista en el XXVII Premio de Haikus Joan Teixidor de la ciudad de Olot -; Claustre (3i4, 2007) -galardonado con el XXVI Premio Señorío de Ausiàs March de Beniarjó y el VIII Premio de la Crítica de los Escritores valencianos (AELC) - o L'os de la música (Bromera, 2011) -ganador del XII Premio de Poesía Vicent Andrés Estellés de Burjassot en el 2010-. Sus poemas han sido incluidos también en antologías como Eròtiques i despentinades (Arola Editors, 2008); Pedra foguera. Antologia de poesia jove dels Països Catalans (Documenta Balear, 2008), For sale o 50 veus de la terra (Ediciones 96, 2010), y han sido traducidos a numerosos idiomas como el inglés, francés, italiano, portugués, español y noruego.

    Colabora habitualmente en la revista literaria Caràcters, en varios recitales de poesía y también ha trabajado en el último disco de Rafa Xambó, Andenes.

    Obras

    Recopilación de Haikus Pell de serp, Viena edicions (2003)
    Poemario Claustre, ed. Tres i Quatre (2007)
    Libro de Poemas L’os de la música, XVIII Premio Vicent Andrés Estellés de Burjassot; ed.Bromera (2010). Isabel Garcia-Canet es la primera joven y mujer que ha ganado este premio.

    Espectáculos y colaboraciones -textos y rapsodia-voz y música

    Poemes i cançons (2008), espectáculo en compañía del músico Rafa Xambó

    Poemes musicats

    Poema Ancorada de Claustre, en Andanes de Rafa Xambó
    Poema L'os de la música del libro con el mismo título, en Nipenthí (2013) del grupo Krama

    Premios

    2010: XII Premio Vicent Andrés Estellés de Burjassot de poesía
    2008: XVIII Premio de la Crítica dels Escriptors Valencians
    2006: XXVI Premio Senyoriu d’Ausiàs March de Beniarjó
    2003: XXVII Premio de Haikus Joan Teixidor de la ciutat d'Olot




    Exili 

    Escarbe el gest del temps; la mar em pren amb força 
    els dits, el cos, i els ulls excaven a la vora 
    el clot de tants estius. Les mans trien la sorra, 
    humides, impacients; nostàlgies de salnitre. 
    Tan imperfecta i vella es mou la por que mata 
    el rostre de l’espill i naix una altra cara. 
    Descalça rastrellar les pells lluny de la platja, 
    deshabitar la llum; rebel de cos reviure. 
    Ballar la lleugeresa sedosa del vestit, 
    sentir el creixement del foc al cim dels pits, 
    redescobrir corrents umbilicals antics, 
    perdre’s dins el nou cos, naufragar l’invisible. 
    Cançons plenes de lluna s’escapen com els anys, 
    camins de sal oberts als infinits atzars. 
    Cremat el foc perdré el meu vestit de mar; 
    potser saber qui sóc siga el fet d’ara escriure. 

    (De Claustre) 





    Claustre València, wwwtresiquatre.com, 2007



    TURONS

    Enrere deixe els turons gruisencs
    el morat de la tarda
    el front gelat de la mar
    els peixos que m’acaronen dolçament la pell
    més sensible de sota les cuixes,
    i puge l’altiplà del desig, els vidres m’enceguen,
    desconec el teu rostre.
    Et demanaria que apagares
    el llum del jardí, però no sé si m’entendries,
    em llegiries els llavis o uns versos del teu dietari.

    Tot es retalla ací a la costa
    i el rellotge d’arena
    deposa cada gra al seu lloc.
    Hem perdut el corrent i la pell,
    el viatge i la mar,

    acidents:

    turons, peixos, morats
    plaers i desgrats
    tan lluny tan prop

    si no ens llencem morim
    clàssicament, esperant, com estàtues de sal.

    L’espera és cruel i ens fa covards.




    POEMA

    M’agrada pensar-te i descobrir-te,
    ballar el silenci,
    la lava de grocs que et bull com un volcà tresor:
    paraula i música.

    M’agrada assaborir-te,
    xuclar el suc del fruit fins a embriagar-me;
    la frescor dels matins
    quan la finestra oberta és començar la vida.

    M’agrada fer de sastre a la cambra,
    cosir pedaços del passat amb fil de cotó,
    entrar dins la caixa de cartró,
    ser l’eruga que menja fulles de morera
    i esdevé papallona a frec de llum.

    M’agrada covar el teu silenci,
    jugar amb els mots
    com els xiquets per l’abril ho fan amb les milotxes.

    M’agrada que m’agrade
    haver nascut amb aquest mal
    que s’enlaira humil i blanc
    com el vol de les gavines.

    M’agrada el teu nom,
    gestar-te, i al remat, parir-te.





    CABDELLS DE FOSCA

    Em perd aquesta nit d’ocells;
    caic a la bassa de llepó,
    esitre els braços, nade
    sense nadar, i em quede sola.

    Nits com la d’avui no les busque
    i en tinc un feix, el dese al fons del pou
    per fer un testament aquós, humil i digne;
    potser, trobar la corda d’infinites mans,
    donar de beure al qui té set i cerca fonts
    on no n’hi ha; la fosca selva mare:
    desig, descabdellar manolls de fil silenci,
    arpes de vent immune a tota malaltia.





    ELS AMICS

    Cuida els amics si creus que en tens
    algun sembrat al bell jardí dels dies;
    alimenta’l, com si gestàs dins teu
    l’essència de les hores, el sucre
    a mig glaçar del silenci que et perd
    en el desig opac de voler créixer
    amb ells enllà de la ciutat perduda.

    Per què vols, esperar-hi res, si dónes tard
    el teu, de bat a bat, obert cor vell de jove?
    Encara pots, i ho saps, guari incendis
    per a una fi de valuosa joia.

    Per què t’enclaustres tant si el cant no et recompensa?
    La soledat val més que deu mil enemics;
    la solitud i un amic valen més que el silenci.



    L’OFICI DE VIURE

    Viure és cercar el plaer de l’ofici
    treballar les hores com l’artesà la forma,
    l’ermità el silenci,
    el vianant el trajecte,
    l’amant la fosca.

    Predir el vol llunyà de la tempesta com l’au,
    emigrar amb l’agilitat de l’ull
    que apadrina el paisatge
    desposant-lo al calaix amb el desordre just 
    per vèncer la misèria.

    Emfilem-nos a l’heura de ferro
    i dibuixem el color del vi,
    fermentats ens sabrem al moll de la paraula
    tastarem el blanc, el negre, el rosat,
    parlarem de l’ofici; si en calen més hores.



    L'os de la música

    Com si ploràrem sense llàgrimes als ulls
    corria el riu creixent galtes avall,
    mudaria la pell com el calfred el cos
    dins l’ullal profund, salat de memòria.

    Hem après amb el temps a saber esperar:
    a garbellar el fruit 
            destriar-ne la corfa,
    i ara ens sorprèn l’art d’estimar:
    gremi que s’extingeix a colps de colze tosc
    damunt la taula coixa.

    Som artesans de nòmina perduda,
    àgils de mans, de cos i d’esperit,
    els viatgers de caminar descalç
    la terra d’aigua, 
    anells d’arbres tallats allerats d’ombra, 
    l’harmonia d’objectes perduts
    que encara posseïm,
    valuosos fantasmes de la vida;
    corrent de fons que estreny del ventre el coll,
    i sadollats d’amor patim la desgana
    de digerir qualsevol paraula de carn
    que no siga la nostra.

    'L'os de la música' (Premi de Poesia de Burjassot, Bromera)




    Dones de carrer

    Bada el sol les comissures dels vidres,
    sedimenta la llisor del llençol
    barrejant-se amb una llum neta d'un matí més;
    em pregunte si passarà
    volant com una au famolenca, cansada,
    o si de nou acamparà vora la creu
    del meu calvari; avui batege el dia!

    Després de tants crepuscles
    m'acull un matalàs decent,
    un capçal amb un llum,
    retalls geomètrics d'espill.

    Encara sóc la dona que cridà menuda
    des de les aigües pacífiques de sal,
    des del pou fosc de lentituds salvatges
    al món estèril.

    Fem de carrer menja
    de l'anticipat demà que comença
    a viure en mi sense saber-ho.

    Aprendre de la llum que em cega viva
    és el millor d'aquest ofici meu
    laberint per a una mort sincera.




    Jardins de Luxemburg

    El fred congela el verd d’un altre bosc
    i els rostres s’encastellen
    glaçats al cor del temps;
    un fadrí plora per un ‘jo’
    que li ha robat la pluja.
    De cent, dotze bohemis:
    la boira dels matins
    al ferro verd pastís
    del seure inacabat
    sense comiats feliços;
    enamorats que es miren en silenci
    la tràgica tendresa de la cua de l’ull,
    la mel encara dolça
    del salze que avui mor
    al Luxemburg de pol·len.
    Penetre de la tanca l’arc,
    creue el carrer,
    òmplic l’estómac amb la vista:
    Un jardí de bescuits
    m’alimenta rere els vidres,
    un colom de sucre
    beu de la rosa el confit
    sense engegar les ales,
    les potes se li ofeguen
    a punt de neu;
    una amargor d’ametlla borda
    mor al bany de Maria,
    ploren les nines, pels records.

    del llibre, L’os de la música (Bromera, 2010)




    BOCA DE NIT

    Estime les paraules i la vida,
    la pell
     que transpira caliu
    des de l’arrel dels ulls.
    Estime les paraules que m’estiren,
    que em premen fort el cor
    i fan que em senta viva:
     acaronar la pell de l’aire,
    de la terra que em crema.
    Acaronar paraules
    és el dia i la nit
    quan sentit els done.
    Si no m’arrapa el mot vora l’orella
    les dents em premen la llengua,
     la boca se m’asseca
    i perd el sentit l’amor cap als altres:
     el blanc que mai no s’omple mai no és vida.

    (De L’os de la música)






    .


    0 0
  • 05/18/16--14:56: RUBÉN LUZÓN [18.737]

  • Rubén Luzón

    Rubén Luzón Díaz (Valencia, 21 de septiembre de 1982) es un poeta español. Licenciado en Filología Catalana y en Filología Hispánica por la Universidad de Valencia.

    Su trayectoria se inició en 2005 con la publicación de Cames ajudeu-me, obra ganadora del IV Certamen César Simón de Poesía. Su segundo libro, Baladaspirina, obtuvo el XLVI Premio de Poesía Ausiàs March de Gandia del año 2008. Con Ai, obtuvo el Premio Vicent Andrés Estellés de Poesía de Burjassot 2011, así como el Premio de la Crítica de los Escritores Valencianos. Su última publicación es Sinó, del año 2015.

    Según el crítico literario Francisco Calafat, este autor destaca «por una lírica sin concesiones, donde la voluntad de exprimir y tensar las formas y el lenguaje tienen un papel nodular».

    Obras

    2005: Cames ajudeu-me
    2008: Baladaspirina
    2011: Ai
    2015: Sinó

    Premios

    Premio César Simón de poesía. 2005
    Premio Ausiàs March de poesía de Gandia. 2008
    Premio Vicent Andrés Estelles de poesía de Burjassot. 2011

    Rubén Luzón (València, 1982) és llicenciat en Filologia Catalana i Filologia Hispànica per la Universitat de València. La seua trajectòria poètica va arrancar amb Cames ajudeu-me (2005), obra guanyadora del IV Certamen César Simón de Poesia. El seu segon llibre, Baladaspirina (2008), va obtenir el XLVI Premi de Poesia Ausiàs March de Gandia. Amb el seu tercer poemari, Ai (2012), va guanyar el Premi Vicent Andrés Estellés de Poesia de Burjassot 2011 i el Premi de la Crítica dels Escriptors Valencians 2013 en la modalitat de poesia. Ha estat inclòs en un parell d’antologies: Pedra foguera: Antologia de poesia jove dels Països Catalans (2008) i Tibar l’arc: Una mirada a la poesia valenciana actual (2012).


    (D’Ai). XIII PREMI DE POESIA VICENT ANDRÉS ESTELLÉS

    En tancar les parpelles, descavalca un món nou
    de contorns embafats i antífones exemptes
    d’extensió i llegenda, i tan aviat faig
    de marit com d’esposa d’algú que ni existeix
    ni ganes, perquè cada cosa té el seu moment,

    cada ocell una branca, cada anyell un destí





    Que estenga el meu velam, que no em deixe en dejú,
    que si no sé abastar-li cap fesomia clara
    és perquè l’avidesa em fa oblidar maneres,
    traces, procediments, i per més que escorcolle
    llibres i testaments, els meus ulls no suporten
    l’excés de llum. Tot parla en la seua mudesa
    amb saturació d’estigmes i destins.
    Fins i tot dels forats ragen significats,
    i el secret consisteix a saber-los admetre,
    com els ocells que canten les fulguracions
    que irrompen de bursada i de bursada fugen
    o s’asclen perquè sí, improvisant el ritme
    de la supervivència. Perquè les coses són
    o, simplement, no són, i la resta és llegenda.

    (D’Ai)




    De la naturalesa de l’emplastre,
    no de cap altra, són tots els presagis.
    Posem per cas que, en un de tants naufragis,
    desaparec sense deixar cap rastre;
    que els meus companys m’esborren del cadastre;
    que els fills que no he tingut mouen sufragis
    en contra dels meus versos; que en fan plagis
    els carnissers que avui tallen pollastre
    i demà, criminals. Santa matèria,
    l’única garantia identitària!
    Quan no la pots tocar, es transforma en dèria,
    i quan pots, en neguit de gran amplària.
    Preserveu-me el secret: en cada artèria
    batega preceptiva la pregària.

    (D’Ai)




    Esponerosament carnal, aquest seguici
    de terra castigada va obrint-se un rec enterc.
    Anys d'hisenda i cultura ens sostenen l'esguard
    allà on valdria més aixamfranar-se, beure's
    la tenebra a galet. Parcel·les d'imprevist
    volen desparcel·lar-se. L'alambí s'alambina,
    l'esparver s'esparvera i el fusell s'afusella.
    I així passen els dies, i no canvia res
    perquè res no s'atura. Brises emmamellades
    engresquen naixements en cada bri de cosa,
    cames projecten llum i alenades de pebre
    contra falses codines. Quina esplendor tan tova
    i tan poc duradora! Quanta la lentitud
    amb què avança la història! L'únic remei que ens queda
    és insistir. Les aus en risc d'extinció
    podrien ser-ne emblema. O les marjals que encara
    no han estat asfaltades. Aquest seguici enorme
    de terra calcigada, borratxa d'entelèquies,
    desitjosa d'abismes com pells esbatanades,
    que es pren el pols a miques i cataloga herois
    per vincular-se més a l'enigma del temps,
    somia la jornada de l'Alliberament.

    (D’Ai)





    poema 8

    Hi ha una agonia lenta que ens precedeix,
    un món anterior de llengua sucosa.
    L'endevinem en la textura granítica d'un bust
    on s'emmantega cofoia la llet dels orígens;
    l'endevinem en la creixença pausada dels coralls.
    Cadascú hi pot llegir el seu naufragi
    de sang; apostar totes les fitxes al número
    set, després al número tres, després al dotze
    o al quaranta, quaranta jornades en el desert
    sotmesos al baterell implacable del sol herald
    on tard o d'hora reposaran els nostres ossos.
    Per recompondre el nostre arbre genealògic
    ens cal una paciència d'ase i, fent qualsevol judici,
    aprendre l'amor en els ulls rebentats dels perdedors
    (misericòrdia i kyrie-hosanna-et plebs tua
    laetabitur in te (dies irae etc. o inevitable
    Coca-cola ora pro nobis). No té res a veure
    la claudicació amb la greu inèrcia esperançada.

    de Baladaspirina.





    .

    0 0


    Zhao Luan-Luan

    Zhao Luan-Luan (chino : 趙鸞鸞; Wade-Giles: Chao Luan-Luan), nombre de cortesía Wenyuan (文鹓), fue una poeta china que vivió durante el reinado Zhizheng (1341-1367), una época caótica al final de la dinastía Yuan. Ella se incluye incorrectamente en el Quan Tangshi, una dinastía Qing antología de la dinastía Tang poemas, cuyos compiladores asumieron que era una cortesana porque ella compuso algunos poemas eróticos. 

    De acuerdo con Li Zhen, Zhao Luan-Luan nació en una familia de la élite en Dongping, en la moderna Shandong. Estaba casada con un hombre impotente con el apellido Gu, que murió unos meses después de su matrimonio. Luego se casó con Liu Ying (柳 颖), pero fue secuestrado por el ejército del líder rebelde Tian Feng. Durante su cautiverio compuso y envió a su marido un poema de cuatro versos, que emula un poema escrito por el famoso poeta del siglo segundo Cai Yan cuando fue mantenido cautivo por el Xiongnu. Liu tomó grandes riesgos para encontrar a su esposa y logró obtener su liberación, y la pareja se refugió en la montaña Culai (徂 徕 山) en Shandong. Liu Ying, sin embargo, más tarde fue capturado y muerto por los rebeldes, y Zhao se arrojó sobre su marido a la pira funeraria. 

    Poesía 

    Los dinastía Qing compiladores del Quan Tangshi (Colección Completa de poesía Tang) confundieron a Zhao Luan Luan con la dinastía Tang y sus poemas se incluyen erróneamente en la antología. Por otra parte, pensaron que era una cortesana que trabaja en Pingkang, la zona de ocio de la capital Tang de Chang'an  porque algunos de sus poemas son de naturaleza erótica. 

    Uno de los poemas eróticos de Zhao es SU Ru (酥乳), traducido como "Senos de nata": 



    Senos de nata

    Fragantes y perfumados, húmedos
    De sudor, son las clavijas
    De un arpa con incrustaciones
    De jade. Excitados por la
    Primavera, están suaves como la
    Nata bajo la fecundante
    Llovizna. Después de bañarme,
    Mi perfumado amante los
    Sostiene y juega con ellos, frescos
    Como peonias y uvas purpúreas.

    en El barco de la orquídeas
    (Kenneth Rexroth y Ling Chung, compiladores), 2007




    Boca de sándalo rojo

    Unas cerecitas sorben delicadamente
    En el borde de la copa de vino.
    Palabras hermosas flotan en perfume de
    Jazmín. Como la boca de la cantante
    Fan Su, concubina de Po-Chü-I, los dientes
    Son como blancas semillas de melón
    Y lo labios parecen flores de granado.

    en El barco de las orquídeas, 2007




    Nubes del peinado

    Desordenadas nubes perfumadas.
    Húmedas todavía, brillan.
    Negras como plumas del cuervo,
    y lustrosas como alas de cigarra.
    Prendado un fénix de oro
    junto a la oreja.
    Ataviada así, mi marido
    me mira con una sonrisa.

    Incluida en Antología de poetas prostitutas chinas (Siglo V-Siglo XIX) (Visor Libros, Madrid, 2010, ed. y trad. de Guojian Chen).








    .


    0 0
  • 05/19/16--01:35: WANG BO [18.739]

  • Representación de Wang Bo


    Wang Bo

    Wang Bo 王勃 (650-676), alias Wang Zi'an 子安, es un poeta chino de la dinastía Tang.

    Originario de Kiang-tcheou, en Jiangxi, fue bachiller a los 9 años y aún de joven ocupó altos cargos, pero se retiró para ocuparse enteramente a la literatura.

    Wang Bo nació en el año 650. Alcanzó fama de "niño prodigio" cuando tenía una edad temprana. A los 6 años, ya escribía textos en prosa. Cuando tenía 14 años, impresionó al emperador con sus conocimientos y su inteligencia en un examen celebrado por la corte, y logró un puesto como funcionario. No obstante, su carácter arrogante y díscolo le trajo muchos contratiempos en su carrera, al punto de llegar a ser destituido de su cargo algunos años después. En 676, se ahogó en un accidente, cuando fue a visitar a su padre, quien fue desterrado a una zona remota por haberse comprometido con él.



    El Pabellón del Príncipe Teng

    El alto pabellón del príncipe
    se yergue a la orilla del río.
    Ya no suenan las campanillas de su carroza,
    ni los adornos de jade de sus bailarinas.
    Al alba, a los biombos de pintura vuelan
    nubes brumosas de los ríos del sur.
    De noche, las cortinas de perla envuelven
    las lluvias de las montañas del oeste.
    Nubes ociosas fluctúan en el agua,
    tan encantadoras,
    como en otras épocas.
    Mas las cosas cambian, los astros giran.
    ¡Cuántos otoños han transcurrido!
    Y ahora, ¿dónde está el dueño del pabellón?
    Sólo queda, al lado de la cerca,
    el Yangtsé, que corre indiferente.

    Wang Bo, incluido en Poesía clásica china (Ediciones Cátedra, Madrid, 2002, ed. y trad. de Guojian Chen).



    En mi casa de la montaña

    Laúd en mano, abro la puerta
    y entro en mi casa de la montaña.
    Levanto mi copa y bebo
    frente a mi amada.
    Estanque rodeado de flores y árboles,
    todo plateado por la luna:
    Un nuevo mundo de primavera.

    en Poesía clásica china, 2001



    En las afueras de la ciudad, en primavera

    Cantando, bebo solo,
    en mi jardín vacio.
    Compongo unos poemas
    en este hermoso día.
    Las orquídeas invaden las estrechas sendas.
    Los sauces cubren el largo arroyo.
    Ha terminado la lluvia.
    Las flores mojadas
    brillan como perlas.
    Calmado el viento, me parece
    que hay menos hojas en los árboles.
    Quiero embriagarme a gusto
    como los ermitaños.
    Sólo temo que en mi jarra
    no haya suficiente vino.

    Contribución a Dscntxt de Marta Garrido, desde Galicia
    http://descontexto.blogspot.com.es/2013/10/en-las-afueras-de-la-ciudad-en.html





    "Despedida a Du, funcionario encargado de Shuzhou", de Wang Bo

    En la poesía clásica china, la despedida es un tema predominante que suele servir no sólo para expresar variados sentimientos sino también para exteriorizar reflexiones sobre la vida. Despedida a Du, funcionario en cargado de Shuzhou, escrito por Wang Bo, es uno de los mejores poemas de despedida en la literatura china.




    Despedida a Du, 
    funcionario encargado de Shuzhou

    Por Wang Bo

    El territorio de "Tres Qin" rodea las murallas en las que vivo
    entre el viento y la niebla se columbran los cinco muelles adonde te diriges
    Compartimos el mismo sentimiento en este momento de despedida
    Ambos somos funcionarios enviados a tierras extrañas
    Doquiera estés tendrás amigos entrañables que te entienden
    En dos extremos del mundo seguiremos como vecinos
    En el punto en que divergen los caminos,
    no hace falta que humedezcamos, como los amantes,
    el pañuelo con las lágrimas.



    En China, se suele decir que "el destino envidia a los genios." A lo largo de la historia de la literatura universal, hay muchos poetas de talento creativo extraordinario que murieron en plena juventud. Wang Bo, el autor de este poema es uno de ellos. Murió a los 26 años. Sin embargo, a pesar de su vida efímera, el valor de su creación literaria lo ubica entre los poetas más importantes de la etapa inicial de la poesía Tang. Formó parte del grupo denominado "los cuatro colosos de la etapa inicial de la dinastía Tang", cuyos otros tres miembros son Yang Jiong, Lu Zhaoling y Luo Binwang. Dispuestos a desterrar el estilo imperante, frívolo y ligero, los cuatro irrumpieron en el panorama de la poesía de aquella época, llevando a cabo innovaciones sustanciales, introduciendo temas más amplios y serios, así como fórmulas más rigurosas y maduras. Entre los cuatro, el que hizo aportes de mayor trascendencia fue Wang Bo.

    http://espanol.cri.cn/1/2003/12/05/1@752.htm




    .

    0 0
  • 05/19/16--02:25: MEI YAO CH'EN [18.740]

  • Mei Yao Ch’en

    Mei Yao Ch’en (chino tradicional: 梅堯臣; chino simplificado: 梅尧臣; pinyin: Mei Yaochen; Wade-Giles : Mei-Yao Chen) (1002-1060) fue un poeta de la dinastía Song . Fue uno de los pioneros del estilo "new subjective" de la poesía que caracteriza el Song poetry. 

    Mei Yao Ch’en nació en Xuancheng en la actual provincia de Anhui. Pasó el examen jinshi en 1051 y tuvo una carrera en la función pública, pero no tuvo éxito. Fue un poeta prolífico, con cerca de 3000 obras existentes.

    La mayoría de sus obras se encuentran en forma shi, pero son mucho más libres en el contenido que los de la dinastía Tang. Sus primeros versos son de crítica social, más tarde volvió a las celebraciones de la vida ordinaria y versos de luto por la muerte de su primera esposa y varios de sus hijos. Un ejemplo es su poema traducido al Inglés por Kenneth Rexroth "An Excuse for Not Returning the Visit of a Friend."





    Aúllan los camellos llegando del oeste,
    atados hocico y cola, uno tras otro.
    Las torres de los Han los ven perderse entre las nubes,
    los bárbaros de Hu los conducen sobre la nieve.

    -- Mei Yao-ch'en, s. XI dC (tr. Schafer)



    EXCUSA PARA NO DEVOLVER LA VISITA 
    A UN AMIGO

    No te ofendas porque no
    me anime a salir. Ya me conoces
    demasiado bien. tengo
    a mi niña en el regazo y pegado 
    a las rodillas a mi niño
    bonito. Una está empezando a hablar.
    El otro charla ya por los
    codos. Se me cuelgan de la ropa
    y me siguen donde quiera
    que voy. No puedo pasar de la puerta.
    Creo que nunca llegaré a tu casa

    Kenneth Rexroth
    Cien poemas chinos
    Lumen.




    En pleno día sueño con mi esposa muerta

    ¿Quién ha dicho que los muertos no piensan
    En nosotros? Siempre que viajo, me
    Acompaña. Se sentía intranquila cuando
    Yo estaba de viaje. Siempre quería
    Venir conmigo. Mientras sueño, todo es
    Como era. Cuando despierto, la pena
    Me traspasa el corazón. Los vivos se separan
    A menudo y no vuelven a verse. Los
    Muertos están juntos como almas puras.

    en Cien poemas chinos (Kenneth Rexroth, compilador), 2001



    A Dream at Night

    In broad daylight I dream I
    Am with her. At night I dream
    She is still at my side. She
    Carries her kit of colored
    Threads. I see her image bent
    Over her bag of silks. She
    Mends and alters my clothes and
    Worries for fear I might look
    Worn and ragged. Dead, she watches
    Over my life. Her constant
    Memory draws me towards death.

    translated Kenneth Rexroth



    Plum Rain

    For three days rain did not stop,
    earthworms climbed into my hall,
    wet mushrooms grew on dry fences,
    and damp air brought white mold to clothes.
    Frogs in the east pond,
    one jumps after another endlessly.
    Reeds invade my flower garden,
    suddenly as tall as the banister.
    No wagon and horse in front of my door.
    The moss looks so dark.
    Zhaoting Mountain behind the house
    is blocked by clouds again
    and directionless where can I go?
    I just meditate on a bed
    in solitude and forget outside concerns,
    in a low voice read aloud the Daoist canon.1
    My wife laughs at my leisure,
    “Why not raise a cup to yourself? ”
    She is better than the wife of Bolun.2
    She stays by my side when I am drunk.

    translated Kenneth Rexroth




    A Lone Falcon Above the Buddha 
    Hall of the Temple of Universal Purity

    From the house I just rented, you can see the temple,
    gold and blue-green jade, before my broken down hut:
    every day I watch the temple’s flocks of pigeons,
    perched or nesting, feasting even in this famine year.
    Carved eaves and painted walls are covered with bird droppings,
    and even the heads and shoulders of the Buddhas…
    The monks wouldn’t dare loose an arrow at them.
    Then suddenly, the falcon, cruel claws spread,
    and crows caw, magpies screech, and mynah birds (cry out).
    The raging falcon, coming on, catches the scent of flesh.
    The falcon’s heart is hot and hard: he fears no flock.
    In an instant he’s crushed a bird’s head, and the rest flee in panic.
    The dead bird’s falling, but before it reaches earth,
    Flashing wings, a whirlwind dives to catch it,
    and standing alone on the rooftop tears it apart,
    ripping the flesh, pecking out the liver, letting the guts drop away.
    Scavengers, artless schemers, cowards all:
    Circle, aching to come close, their hungering eyes transfixed by the scene.
    Soon enough the falcon’s satisfied; he flies away.
    In the struggle for the leavings you can’t tell kites from crows.
    A crowd of kids stood pointing. Folks on the street just laughed.
    I chanted this poem as I stood beside the autumn river.m

    translated J.P. Seaton





    Eyes Dark

    A darkness disease has seized my eyes.
    On bright clear days, I Walk through fog,

    and whatever I see is double. It’s scary.
    My writing brush scrawls around, lost.

    People coming toward me look like haze
    and birds soaring past are a quick blur.

    No telling what’s what in this confusion,
    I’m suddenly free of likes and dislikes.

    translated  David Hinton




    .

    0 0
  • 05/19/16--02:46: DU XUNHE [18.741]

  • Du Xunhe

    Du Xunhe (chino tradicional: 杜荀鶴; chino simplificado: 杜荀鹤; pinyin: Du Xúnhè; 846-904) fue un poeta chino de finales de la dinastía Tang; uno de sus poemas está incluido en la antología Trescientos poemas Tang.

    Poesía 

    Du Xunhe tenía un poema recogido en el Trescientos poemas Tang, que fue traducido por Witter Bynner como "A Sigh in the Spring Palace".

    Du Xunhe era el hijo del poeta Tang Du Mu.



    La viuda que huye a la selva

    Caído su marido en la batalla,
    vive sola en una choza de paja.
    Se cubre con trapos y jirones,
    y peina sus cabellos blancos.
    Aunque han sido arrasadas las moreras
    y no tiene ni un gusano de seda,
    sin razón ni piedad le cobran
    tributos de sericultora.
    Pese a lo yerma que es la tierra,
    la obligan a pagar impuestos
    de cosechas que no existen.

    Hojas y raíces silvestres
    son sus comidas más frecuentes,
    y sus únicos combustibles,
    las hierbas, tallos y hojas secas.
    Escondida, ahora, y oculta
    en las entrañas de la selva,
    ¿tendrá la suerte de escapar
    de las garras usurpadoras?

    en Poesía clásica china, 2001
    http://descontexto.blogspot.com.es/





    .

    0 0
  • 05/19/16--03:19: YUAN MEI [18.742]

  • Yuan Mei

    Yuan Mei (袁枚, 1716 - 1797) fue un conocido escritor, artista y gastrónomo chino de la dinastía Qing. Dejó su carrera de funcionario para habilitarse un jardín donde llevó una vida hedonista escribiendo poemas y cuentos.

    Yuan Mei nació en Qiantang (錢塘, en Hangzhou moderno), provincial de Zhejiang, en una familia con cultura. Consiguió su título de jinshi en 1739, a la joven edad de 23 años, fue inscripto inmediatamente en la academia Hanlin (翰林院). Desde ese momento, de 1742 a 1748, Yuan Mei sirvió como magistrado en cuatro diferentes provincias en Jiangsu. Sin embargo, en 1748, poco después de ser asignado a la parte administrativa de Nanjing, renunció a su puesto y volvió a su pueblo natal a buscar su interés literario.



    Yuan Mei opinaba que "la verdadera edad de uno es la fecha de los libros que uno lee" y dejaba instrucciones al viajar: "Si llueve demasiado, presta atención a que los gusanos no arruinen mis libros". Este poeta consultaba el I Ching , quería creer que su jardín era el que aparece descripto en la extraordinaria novela china El cuento de la piedra de Cao Xueqin y consignaba cuentos de fantasmas sobre su propia familia: "Parece haber más historias de fantasmas en China que en ninguna otra parte del mundo, lo que no suena descabellado, ya que más gente ha vivido y muerto en China durante más siglos que en cualquier otro lado". Coleccionista de espejos, Yuan Mei decía diferenciarse de Po Chü-i en que no bebía mucho. Aconsejaba desoír los reparos de las esposas y desaconsejaba persignarse ante monjes y monjas. Sobre la destrucción por incendio de un antiquísimo y celebrado gingko, Yuan Mei escribió: "No hay casas en la colina monótona; la luz proviene de un árbol./ Se elevan las raíces desgarradas y se dispersan en nubes de amarillo dorado./ Cae ceniza de los Nueve Cielos; y el humo espeso asciende en espirales."

    http://www.lanacion.com.ar/1014129-a-china-en-bicicleta





    La poesía es producto de una naturaleza personal, por eso hay que sacarla de la propia
    personalidad. Si sus palabras conmueven al corazón, si su color maravilla a la mirada, si su sabor complace al sentido del gusto y si su sonoridad deleita al oído, no hay duda de que se trata de buena poesía.

    [...]


    La poesía expresa en palabras el estado de ánimo. La entonación de las palabras dan lugar al canto. Las notas musicales siguen al canto. Las flautas entonadas armonizan con las notas.

    [...]


    La poesía es movimiento del corazón. Mientras permanece en el corazón es sólo un intento.

    Al ser articulada en palabras, se convierte en poema.

    Yuan Mei (1716-1798) 
    Traducción: José Vicente Anaya 



    Camino a T’ien-t’ai

    Rodeado por mil montañas
    solo y sin lugar a dónde ir…

    Una vez que llegas sabes que no hay camino para llegar.
    Una vez que llegas sabes que no hay modo de irse.

    Versión de Alí Calderón  



    Auto-burla

    Encerrado en casa,
    paso revista a lo que he vivido
    como un pobre poeta.
    A la edad que tengo,
    me creo un nuevo miembro
    de las filas de ancianos.
    Fascinado por las montañas
    y las nubes que las rodean,
    me olvido de mi propia tierra
    y me hago vecino de monos y aves.
    Abandonado mi cargo oficial,
    me dedico a disfrutar de la vida.
    Con el pretexto de no tener hijo,
    me caso una y otra vez.
    Burlándome del gran talento
    de dirigir y gobernar
    que suponía yo tener,
    me conformo con ser poeta,
    designado por mi destino.

    en Poesía clásica china, 2001



    FRASES PARA LA REFLEXIÓN GASTRONÓMICA: YUAN MEI

    Yuan Mei fue un poeta y pensador chino que vivió en el S.XVIII, en tiempo de la dinastía Qing. Además de escritos poéticos dejó muchos otros dedicados a temas como la jardinería, el budismo o, cómo no, la gastronomía. El siguiente texto sobre los preceptos básicos de la cocina china clásica sería un buen material para un trabajo de gastronomía comparada y, desde luego, deja en evidencia lo relativo que es casi todo lo que consideramos casi como inamovible: 



    Los platos salados deben servirse primero, los más suaves a continuación
    Los sabores fuertes deben preceder a los sutiles
    Los platos secos deben ir antes que los caldosos
    Hay cinco sabores bajo el cielo, así que no debes atender únicamente al salado
    Si sospechas que tus invitados han comido ya hasta saciarse y sus bazos están ya fatigados, debes devolverlos a la acción con especias y picante. 
    Si piensas que tus invitados han bebido demasiado, haciendo que su digestión se vuelva perezosa, debes revivirlos con sabores ácidos y dulces. 



    En cocina, si se tiene una visión suficientemente abierta, hay muy pocas cosas inmutables. A veces conviene volver la vista hacia el pasado para no olvidarlo.

    Publicado por Jorge Guitián
    http://gourmetymerlin.blogspot.com.es/2007/11/frases-para-la-reflexin-gastronmica.html



    Día de verano

    Estoy leyendo al calor del
    Mediodía, me entra sueño, apoyo
    La cabeza en los brazos y
    Me quedo dormido. Olvido cerrar la
    Ventana, entra el aire cálido
    Y me cubre el cuerpo de pétalos.

    Kenneth Rexroth El amor y el tiempo y su mudanza (Gadir.2006)



    LO QUE NO DIJO EL MAESTRO
    (Selección) Yuan Mei


    Traducción directa del chino clásico:
    Wilfredo Carrizales


    Arrancar la lengua a un fantasma

    El sirviente de Jiang Jingwu, A-chen, era valiente y le gustaba el licor. Le agradaba seguir a su amo cuando habitaba en Xizhimen. Allí había muchos fantasmas y la gente no se atrevía a morar. A-chen sí residía. Una noche un fantasma vino y se haló los cabellos. A-chen estaba borracho y no tenía miedo. El fantasma alargó la lengua considerablemente para asustarlo. A-chen se levantó. Agarró la lengua del fantasma y se la arrancó. Era fría y blanda como algodón. El fantasma dio un gran grito y escapó, A-chen metió la lengua bajo la estera. A la mañana siguiente quiso darle un vistazo a la lengua. La encontró convertida en una cuerda de paja. Desde ese entonces cesaron las apariciones de fantasmas.



    El Tigre Aprisionado por la Cesta de Bejucos

    En la aldea Chu había un joven de apellido Wang. Tomó una pequeña cesta de bejucos y fue a comprar arroz. El sol se estaba poniendo y llovía. Al llegar al puente de madera sobre el riachuelo, el joven volteó la cesta y se la ajustó a la cabeza. Cruzó el puente sosteniéndose de las barandas. Debajo del puente aguardaba un tigre. Saltó y pretendió morder la cabeza del joven, pero lo que logró fue la cesta y huyó. El joven cayó al suelo. Creyó que alguien lo había empujado y le había arrebatado la cesta. Al amanecer los habitantes de la montaña vieron al tigre enloquecido corriendo por todas partes. El tigre llevaba la cesta en la boca y no podía desprenderse de ella. Si el tigre cerraba la boca, la cesta le oprimía; cuando abría la boca, la cesta se expandía y se la obstruía. Los bejucos de la cesta eran de naturaleza flexible y los hilos se le incrustaron en las separaciones de los dientes. El tigre tenía carácter colérico y no podía soportar la situación. Corrió durante tres días hasta que cayó muerto en la montaña. Después de muerto el tigre permaneció boca arriba, con las fauces abiertas y mordiendo aún la cesta de bejucos.



    Pintura en un Árbol

    Lu Jingxuan, funcionario del distrito de Yongcheng, era oriundo de Xiaoshan, provincia Zhejiang. Cuando reparaba la oficina del gobierno distrital necesitó cortar un árbol para obtener madera. En la oficina distrital existía un sauce desde hacía tiempo. Al serrarlo para transformarlo en tablas apareció en su interior una pintura natural como trazada con tinta pálida. En el lado izquierdo de la pintura había una escarpada montaña; en el derecho, piedras colgantes. Sobre las piedras colgantes había un pino y un árbol de montaña. Sus ramas y hojas pendían. Encima del pino estaban enrollados y amontonados unos bejucos. En medio de la pintura había un anciano quien sostenía un bastón con la mano y estaba parado. Llevaba puesto un alto gorro y un vestido de largas mangas. Su barba y cejas parecían vivas. Su mano izquierda permanecía oculta dentro de una manga y estaba ubicada frente a su pecho. El pie derecho avanzaba hacia delante y mostraba el calzado; el pie izquierdo se mantenía oculto bajo el vestido. El anciano, con la cabeza girada, parecía escuchar el sonido de una fuente. Al funcionario del distrito le gustó mucho la preciosa pintura y se la llevó a su casa. Este asunto sucedió el trigésimo día del décimo mes del año xinyou*, durante el gobierno del emperador Qian Long.

    ______
    *1741


    Un Perro de Madera que Podía Ladrar

    El señor Ye Wenlin dijo: estando en la capital fui a la casa de cierto funcionario del Ministerio de Justicia. Apenas había tocado la puerta cuando un feroz perro pequinés salió rugiendo. Parecía que quería morder. Yo sentí mucho miedo. El dueño de casa salió en seguida y con un grito contuvo al perro. El perro se tendió y no se movió. El dueño de casa se quedó mirando a su huésped, riéndose, divertido, sin parar. Yo, el huésped, le pregunté el motivo. El dueño de casa me dijo: «¡Éste es un perro de madera! Él por fuera parece un perro pequinés; adentro tiene instalada una llave. Puede ladrar y correr». Yo, el señor Ye, no le creí. El dueño de casa sacó un gallo. Su plumaje era amarillo y roja la cresta. Estiró el cuello y anunció la alborada. Al apartarle las plumas para observarlo, también resultó que estaba hecho de madera.


    Robo de una Pintura 

    De día un ladrón penetró a una casa para robar una pintura. Apenas la había enrollado y se disponía a salir, cuando el dueño de casa regresó. Al verse en un apuro, el ladrón asió la pintura, se arrodilló y dijo: «Éste es un retrato de un antepasado de mi humilde familia. No tengo más alternativa y deseo canjearlo por varios cubos de arroz». El dueño de casa rió a carcajadas. Insultó a ese ignaro y arrogante. Agitó las manos y le expulsó, sin haberle echado un vistazo a la pintura. Al ingresar al salón el dueño de casa descubrió que había desaparecido la pintura de Zhao Zi-ang* que estaba colgada allí.

    ______
    *Famoso pintor de la época de la dinastía Yuan (1271-1368), oriundo de la provincia de Zhejiang.



    El Fantasma que Temió que Uno Arriesgara la Vida

    El viceministro Jie tenía un primo lejano, intrépido, de su mismo apellido y mayor edad, a quien le fastidiaba que la gente hablara de fantasmas. Cada vez que llegaba a un lugar le gustaba escoger aquellos funestos para alojarse. Camino de Shandong se detuvo en una posada para pasar la noche. La gente le dijo que en la habitación occidental había espíritus malignos. Jie, muy alegre, abrió la puerta de la referida habitación y entró. Estaba sentado cuando sonó el segundo redoble del tambor*. Una teja cayó de la viga del techo. Jie insultó: «¿Tú eres un fantasma? Necesitas escoger una cosa que no haya en mi habitación y arrojarla. Yo entonces te temeré». Como resultado fue arrojada una piedra de amolar. Jie insultó de nuevo: «¿Tú eres un fantasma temible? Necesitas romper mi mesita para el té. Yo entonces te temeré». Cayó una enorme piedra y rompió la mitad de la mesita. Jie, muy enojado, insultó de nuevo: «¡Fantasma perro lacayo! ¡Si te atreves a romperme la cabeza, yo me someteré a ti!». Se puso de pie y arrojó el gorro al suelo. Elevó la cabeza y esperó. Desde ese momento se hizo el silencio. Los fantasmas desaparecieron para siempre.

    _____ 
    * En las antiguas ciudades chinas existía un tambor, instalado en una torre, que servía para marcar las vigilias nocturnas, cinco en total, de dos horas cada una.


    _____________________

     Yuan Mei (1716-1798) Poeta, ensayista y cuentista.

    _____________________



    WILFREDO CARRIZALES: Escritor y sinólogo venezolano nacido en la ciudad de Cagua, Aragua, Venezuela. Textos suyos han aparecido en diversos medios de comunicación de la región. También ha publicado los poemarios Ideogramas (Maracay, Venezuela, 1992) y Mudanzas, el hábito (Pekín, China, 2003), el libro de cuentos Calma final (Maracay, 1995), los libros de prosa poética Textos de las estaciones (Editorial Letralia, 2003) y Postales (Corporación Cultural Beijing Xingsuo, Pekín, 2004), y tres traducciones del chino al castellano. Reside en Pekín (República Popular China).  Sin @ para evitar el spam

     En el título, «maestro» se refiere a Confucio.

    * ENLACES RELACIONADOS: Palabras de poeta (Wilfredo Carrizales) / Libro del amor (Feng Menglong - Traducción Wilfredo Carrizales)

    * ILUSTRACIÓN RELATO: Fotografía del autor ©



    .

    0 0
  • 05/19/16--03:41: SUN YÜN-FENG [18.743]

  • Sun Yün-Feng

    Poeta china.


    En el amanecer

    Nota y traducción de Moisés Villavicencio Barras

    Publicado originalmente en 1972 con el título The Orchid Boat, por Seabury Press, esta muestra es la primera en aparecer en idioma inglés, ahora publicada bajo el sello de New Directions Book con el título Women poets of China. En ella se incluyen poemas de cortesanas, mujeres de la nobleza y sacerdotisas Tao, hasta poemas contemporáneos de mujeres que viven en el Este y Oeste. Las versiones del idioma chino al inglés son de Kenneth Rexroth y Ling Chung.



    En el amanecer

    Debajo de la luna menguante.
    En el amanecer
    una campana congelada.
    Los cascos de mi caballo
    vagan por las hojas amarillas.
    Mientras el sol se eleva
    ningún ser humano es visible.
    Sólo el sonido de un arroyo
    a través de  los árboles de niebla.



    De viaje por Chang-Te

    En el viaje del año pasado, me gustó
    Este lugar. Me alegro de volver
    Aquí hoy. El mercado de pescado está
    Inmerso en sombras azules.
    Veo el humo de hacer el té que se eleva
    De la posada con techo de paja.
    Las arenas de las playas del río se
    Mezclan con la blanca luna.
    A lo largo de la orilla los sauces
    Esperan su verdor primaveral.
    Me vienen a la cabeza versos de un
    Poema y decido parar un rato.

    en El barco de las orquídeas
    (Kenneth Rexroth y Ling Chung, compiladores), 2007






    .

older | 1 | .... | 287 | 288 | (Page 289) | 290 | 291 | .... | 364 | newer