Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Showcase


Channel Catalog


older | 1 | .... | 288 | 289 | (Page 290) | 291 | 292 | .... | 364 | newer

    0 0
  • 05/19/16--06:12: JAN HELLER LEVI [18.744]

  • JAN HELLER LEVI

    Nacida en 1954 en la ciudad de Nueva York. Poeta que enseña en el Programa MFA de CUNY Hunter College en escritura creativa.

    Creció en Baltimore, Maryland. Levi fue destinataria del Premio Walt Whitman de la Academia Americana de Poetas por su primer libro, Once I Gazed at You in Wonder. También ha recibido otros dos premios, George Bogin Memorial Award, and the Writer Magazine/Emily Dickinson Award.

    Antes de enseñar en el Hunter College, Levi también enseñó en el Sarah Lawrence College y el Centro de Poesía Unterberg de la Calle 92 en la ciudad de Nueva York. Está casada con el novelista y dramaturgo suizo, Christoph Keller, y la pareja divide su tiempo entre Nueva York y San Gallen, Suiza.

    Bibliografía

    A Muriel Rukeyser Reader, Edited by Jan Heller Levi (WW Norton & Company, Inc., 1995)
    Directed by Desire: The Collected Poems of June Jordan, Edited by Jan Heller Levi (Copper Canyon Press, 2005)
    Collected Poems of Muriel Rukeyser, Consulting Editor: Jan Heller Levi (University of Pittsburgh Press, 2006)
    Once I Gazed at You in Wonder: Poems (Louisiana State University Press, 1999)
    Skyspeak: Poems (Louisiana State University Press, 2005)



    Spanish version by Adalberto García López

    Presentamos un texto de Jan Heller Levi, es poeta. Ella da clases en el MFA Program en el Hunter College. En 1998 mereció el premio Walt Whitman por su libro Once I Gazed at You in Wonder. La version al español es de Adalberto García López

     http://circulodepoesia.com/2016/05/american-poetry-jan-heller-levi/


    El mundo

    (después de Milosz)

    Ahí –donde ves una progresiva
    declinación, junto a un andrajoso terreno, sucio,
    donde edificios departamentales serán construidos-
    los niños caminan a su casa de la escuela.

    La luz cae desde un preciso cielo sin nubes.
    Las chicas sujetan sus libros con sus brazos.
    Los chicos caminan arduamente como pequeños hombres,
    fingiendo que no tienen preocupaciones.

    Cuando el último niño alcanza
    la cima de la colina,
    una rama baja del arce se balancea.
    Uno de los niños, ahora más cerca de casa,
    arranca una hoja del árbol

    para escuchar el sonido que el mundo hace
    cuando interferimos con él.



    The World

    (after Milosz)

    There — where you see a gradual
    decline, beside a raggedy field, mostly dirt,
    where new apartment houses will soon be built —
    children are walking home from school.

    Light beats down from a strict, cloudless sky.
    The girls cradle their books in their arms.
    The boys trudge ahead like little men,
    pretending they have no worries.

    When the last child reaches
    the bottom of the hill,
    a low branch of a maple is bobbing.
    One of the children, now closer to home,
    has torn a leaf from it

    to hear the sound the world makes
    when we interfere with it.



    Why We Don’t Have Solar Energy
    found poem from Capital

    It was partly
    the want of streams
    with a good fall on them,
    partly
    battles
    of super-abundance
    of water
    in other respects
    that compelled the Dutch
    to resort to wind
    as a motive power.

    The wind-mill itself
    they got from Germany,
    where its invention
    was the origin
    of a petty squabble
    between
    the nobles,
    the priests,
    and the Emperor,
    as to which
    of these three
    the wind “belonged.”

    first published, in somewhat different form,
    in Gobshite Quarterly, issue 8/9



    This One’s for You

    Even if you didn’t have green eyes (in the bathtub, blue).
    Even if you didn’t have a lovely singing voice,
                or care for Alexandrine champagne
                some slow Saturday evenings to sing it through,
    it pleases me, your lips close to my ear,
                or when you’re a big girl, and I’m a big girl too.

    Five years difference between we two.
    Sometimes it hardly matters. I’ve decided to worship you,
                Diana, goddess of the forest—
                or is she the one of the hunt?
                Who cares? You remind me of her
    too. Some woman caught me up, breathless, in her strong arms,
                said breathe, darling. Her eyes were green-blue.

    Vague resemblances: that’s the daily news.
    Meaning: I’m willingly a fool for you
                any hour past midnight,
                and almost anytime in three-quarter view.
                Consider this, too: stumbling back, after a fight,
    to someplace we could call home, you and I have been known
                to duet a jubilee so funky it sounds like the blues.

    What steady arrows you shoot, Diana, become
    a goddess of the hearth: you whisper
                time to put the porchlight on,
                and we do. Who am I talking to?
    What is this strange glare, this prescience that you won’t be true?
    Sometimes you say something like even so, boo,
    and it sounds like breathe, darling. That’s why this one’s for you.



    Waiting for This Story to End Before I Begin 

    All my stories are about being left,
    all yours about leaving. So we should have known.
    Should have known to leave well enough alone;
    we knew, and we didn’t. You said let’s put
    our cards on the table, your card
    was your body, the table my bed, where we didn’t
    get till 4 am, so tired from wanting
    what we shouldn’t that when we finally found our heads,
    we’d lost our minds. Love,I wanted to call you
    so fast. But so slow you could taste each
    letter licked into your particular and rose-like ear.
    L, love, for let’s wait. O, for oh no, let’s not. V
    for the precious v between your deep breasts
    (and the virtue of your fingers
    in the voluptuous center of me.)

    Okay, E for enough.

    Dawn broke, or shattered. Once we’ve made
    the promises, it’s hard to add the prefix if. . . .
    But not so wrong to try.
    That means taking a lot of walks,
    which neither of us is good at,
    for different reasons, and nights up till 2
    arguing whose reasons are better.
    Time and numbers count a lot in this. 13
    years my marriage. 5 years you my friend.
    4th of July weekend when something that begins
    in mist, by mistake (whose?), means too much
    has to end. I think we need an abacus to get our love
    on course, and one of us to oil the shining rods
    so we can keep the crazy beads clicking,
    clicking. It wasn’t a question
    of a perfect fit. Theoretically,
    it should be enough to say I left a man
    for a woman (90% of the world is content
    to leave it at that. Oh, lazy world) and when the woman
    lost her nerve, I left
    for greater concerns: when words like autonomy
    were useful, I used them, I confess. So I get
    what I deserve: a studio apartment he paid the rent on;
    bookshelves up to the ceiling she drove
    the screws for. And a skylight I sleep alone
    beneath, and two shiny quarters in my pocket
    to call one, then the other, or to call one

    twice. Once, twice, I threatened to leave him—
    remember? Now that I’ve done it, he says
    he doesn’t. I’m in a phonebooth at the corner of Bank
    and Greenwich; not a booth, exactly,
    but two sheets of glass to shiver between.
    This is called being street-smart: dialing
    a number that you know won’t be answered,
    but the message you leave leaves proof that you tried.
    And this, my two dearly beloveds, is this called
    hedging your bets? I fish out my other
    coin, turn it over in my fingers, press
    it into the slot. Hold it there. Let it drop.




    NEW POEMS

    Every time I pick up the pen, I write myself out of the canon. Who said that? Mina Loy? Maybe it was me.


    * * *


    This book is wonderful. Why didn’t I read this
    before. Before what? Why didn’t
    I read everything? Why didn’t
    I read everything before? Before 
    what? Before I felt like
    I should have read some-
    thing before. When was
    that?
    Before
    I became the person who needs
    to have read it
    before. But maybe
    if I had read it before,
    I wouldn’t be the person
    who needs to read it now. I’d
    be another person, and I’d need
    to read something else I
    hadn’t read
    before.


    * * *


    S. says long sections of P.’s novel are stolen. He goes to courthouse records, provincial libraries, he finds transcripts and journals that he drops into his text like stars, like his own stars, when they are really the stars of another. “I’m a thief,” S. says P. told him after too many glasses of wine. P., who is also a novelist, spends half the night getting us to agree (immediately) that this is wrong. 


    * * * 


    ON METER

    Demeter, sister of Zeus, goddess of grain and agriculture. Persephone, her daughter, abducted by Hades. Disguised as an old woman, Demeter goes searching among mortals. She arrives at Eleusis, where she is employed as an attendant of Queen Mateaneira, who recognizes her nobility, bade her sit and eat and drink. She remains standing, apart, until a slave woman called Iambe lifts up her skirt and makes her laugh. 


    * * *


    MY WHOLE LIFE

    He wouldn’t give me cancer’s email because he was afraid I might write something that would hurt its feelings. 


    * * *


    i want to
    interrogate my childhood, drag it
    into the station house, taunt
    it with cigarettes,
    glare the overhead lightbulb
    in its eyes and demand
    its confession.
    whereas, a.m. says, “i can’t get past my unknowing, which, at times, unexpectedly, brings me joy.”


    .


    0 0
  • 05/19/16--10:48: MAPLAL LOBOCH [18.745]

  • MAPLAL LOBOCH

    (Annobón, Guinea Ecuatorial, 1912-1976) 

    Miguel Zamora Loboch, en annobonés Maplal Loboch también conocido como Papa cô, nació en San Antonio de Pale el 12 de Octubre 1912. Estamos ante el único erudito que ha dado Guinea Ecuatorial, primer maestro Annobonés y primer Annobonés en ingresar en la Orden de África. 

    Padre ejemplar de familia numerosa, cultivó diferentes facetas del "Arte", como, la música, la pintura, la escultura, la escritura (se atrevió con la poesía, el ensayos y es "autor" del primer libro que se conoce de un Annobones). Maestro, educador y pedagogo.

    Gracias al empuje de su padre logro ingresar en el Colegio de Basilé (Fernando Poo), donde opta por estudiar magisterio. Este destacado maestro regento las Escuelas de la Misión Católica de Santa Isabel, Concepción y San Carlos.

    En 1931 obtiene por oposición la Maestría del Servicio Oficial de Enseñanza, llegando a alcanzar la Máxima distinción en esa categoría.

    Desarrolló sus Servicios tanto en Rio Muni (Escuelas Oficiales de Micomeeng, Ebebiyín), Santa Isabel, San Carlos, Rebola y como no, Annobón.

    Dirigió el Centro de Reeducación de Menores (San Pedro Claver). Contribuyo en la construcción evolución Política y administrativa de la Región de Annobón. Siendo nombrado Representante del Legislador en Annobón.

    MAPLAL LOBOCH

    Sólo esa cosa extraña que a veces se apodera del espíritu humano, un último temor a equivocarse, a pesar de la seguridad, impide afirmar, así, tajantemente, que estamos ante el único erudito que ha dado Guinea Ecuatorial. Porque Maplal Loboch escribió poesía, ensayos, cultivó la música y la pintura, y fue maestro, educador y pedagogo. Un personaje como renacentista. Y la comparación no es aquí ni gratuita ni excesiva: pues cumplió fielmente el papel de revitalizador de la cultura de su país, mirando hacia atrás, hacia las fuentes de su propia tradición, y fue una luz en medio de un mundo particularmente oscuro, en el que el alma quedaría esclava del poder de los políticos del otro lado del mundo capaces de emanciparle a uno, o del poder de los ricos hacendados enfundados en sus mansiones neoclásicas, dispuestos al mecenazgo por oír los poemas costumbristas de un negro surgido de las entrañas de un volcán sumergido en las aguas del Atlántico. Pues fue como un profeta devuelto por la ballena a las calcinadas playas de San Antonio de Palea, Annobón, donde nació en 1912: uno de los primeros guineanos que cultivó la poesía como medio de expresión artística, ya antes de la independencia optó por el exilio interior ante la perspectiva que ofrecía un mundo poco apto para el arte. Murió en silencio mientras ellos celebraban 1976.

    En palabras de la web Asodeguese le describe de la siguiente manera:

    "Un personaje como renacentista. Y la comparación no es aquí ni gratuita ni excesiva:

    Pues cumplió fielmente el papel de revitalizador de la cultura de su país, mirando hacia atrás, hacia las fuentes de su propia tradición, y fue una luz en medio de un mundo particularmente oscuro, en el que el alma quedaría esclava del poder de los políticos del otro lado del mundo capaces de mancipar le a uno, o del poder de los ricos hacendados enfundados en sus mansiones neoclásicas, dispuestos al mecenazgo por oír los poemas costumbristas de un negro surgido de las entrañas de un volcán sumergido en las aguas del Atlántico. Pues fue como un profeta devuelto por la ballena a las calcinadas playas de San Antonio de Palea".


    Además de ser el autor de la primera obra escrita por un annobonés (pasando por la CENSURA misionera) "Noticia de Annobón", publicada en 1962, es también autor de un relato muy interesante. En la década de los 70 se edita un folleto titulado " Nueva narrativa guineana", publicado por U.R.G.E. en Madrid, compuesta por cuatro relatos: uno de esos relatos era "La última carta del Padre Fulgencio Abad, C.M.F." que no por desconocido, deja de ser, muy importante y que desde aquí destacamos.

    Entre todas sus obras podemos destacar:

    POESÍA :

    - ¡¡Oh, picu Que eu Veo!! 
    - El baobab (pángola). 

    NARRATIVA:

    - La última carta del Padre Fulgencio Abad, C.M.F.

    Relato epistolar, que pone en tela de juicio la  colonización espiritual y, por ende, rechaza el exilio de la cultura propia que caracteriza la  situación colonial. 

    LIBROS:

    - Noticia de Annobón. Geografía, Historia y Costumbres. Santa Isabel: Publicaciones de la Diputación Provincial de Fernando Póo/ Madrid: Papelería Madrileña, 1962, (88 pag).

    Este Libro, es imprescindible, para entender, comprender y conocer el annobon de la época colonial española y los conceptos socio (la base de muchas cosas) culturales del ayer y del hoy annoboneses. 


    EL BOABAB (Pangóla)

    Árbol quizá el mayor
    de cuantos se adornan
    los campos de mi patria chica
    ¿qué mal hiciste que
    doquier que te hallas
    opa do-fía te llaman?

    Dicen mis viejos
    allá en sus tiempos
    y aún más allá de ellos,
    a pesar de su frondosidad,
    pájaro ninguno de los pocos
    que tenemos por vecinos
    vino a hacer su nido
    en este árbol, que muere de tristeza
    al borde del camino.

    Enmudecidas quedan las lenguas
    de grandes y chicos todos
    de madres y mozas en particular,
    y sólo sisean y cuchichean
    bajo tu sombra al pasar
    por no hallar otro se al pasar
    por no hallar otro sendero
    que abreviar el camino
    cuando el ocaso contrapuesto,
    porque el sol se ha puesto
    a la hora del regreso
    o invertidas también las sombras
    se dirigen hacia el mismo camino. 
    Niños todos de este pueblo, 
    desde edad muy temprana, 
    en sus pechos son depositadas 
    las sospechas que te atribuyen; 
    morada de demonios, espíritus malos 
    brujos, duendes y fantasmas 
    sólo hacen su nido en este árbol. 
    ¿Qué mal hiciste que 
    doquier que te hallas 
    así te motejan?

    Mis viejos sospecharon en ti 
    todas esas atribuciones, y más, 
    forasteros venidos acá, que 
    conociendo lo supersticiosos que son 
    o para intimidarles o acreditarse 
    de hechiceros capaces de aliviarles penas 
    o su simpatía ganar, a todos, 
    grandes y chicos, opa do-fía.




    LAMENTO SOBRE ANNOBÓN, 
    BELLEZA Y SOLEDAD

    ... Y allí, alejada de la verde masa africana, 
    azotada por los vientos del Atlántico, 
    orgullosa y solitaria, se erige una historia un mundo, un destino: Annobón. 
    En lo más alto, el desdentado pico Quioveo despide al visitante 
    con una triste mueca de esperanza, 
    lanza su eterno mensaje, hacia los espacios. 
    Paciente espera, ingenua, se fía del mundo. 
    En la playa de Palea, una niña llora. 
    Con la mirada perdida en la estela que deja el visitante,
    su padre con encallecidas y rudas manos la silencia.
    El mar sigue cantando su tonadilla constante. 
    Rudeza y nobleza en las almas 
    y el borracho que duerme a la sombra del cocotero
    sobre la arena, las sombras del viejo «Viyil» 
    de él no queda más que el regusto amargo de un tiempo que fue mejor. 
    Asoma la noche
    asoma la noche, allá arriba, en un mástil, ondea la roja y gualda,
    ¿es un símbolo, un vestigio o una burla? 
    Ayer orgullo del mundo, imperio y sol perpetuo 
    ayer plazas y señoríos 
    hoy Annobón. 
    ¿Risas o lágrimas? 
    Llama, espera, cree. 
    Nada puede ofrecer a cambio, 
    mas respira belleza, paz, silencio, un paraíso en el infierno. 

    No hay rima. 
    La noche está al caer 
    pero hay luz en las almas 
    suena el viejo «Támbalé» 
    el cuerpo del negro mozo, vibra bajo el influjo mágico del ritmo. 
    ¡Eah! grita la negra y enseña una cadena de blancos dientes 
    contrastes de su oscura piel. 
    Un largo cocotero, acaba de cantarle la «nana» al lago «Mazafín» 
    él cómo buen niño,
    se sume, en un dulce y descansado letargo. 
    Quieto en su lecho, sueña con bellas sirenas. 
    El ritmo cambia, el ambiente y los años retroceden
    ahora es una vieja canción. 
    Corteses, él y ella dejan sitio a los viejos 
    existe el respeto y la noche es larga.

    Un alegre rayo de luz anuncia el día
    las mujeres se encaminan lentamente a sus quehaceres
    los hombres hacen lo propio en el mar 
    y queda en peligro el vistoso «Pílili» y también el triste «Jajual».
    Atrás ha quedado un grito de guerra 
    el «¡Blo ay se blochó»! es otra muda esperanza. 
    Allá en alta mar,
    el trajeado visitante lanza una última mirada, a la piedra que desaparece 
    en el espacio ha quedado flotando la promesa.






    .


    0 0
  • 05/19/16--11:37: JULIÁN BIBANG OYEE [18.746]

  • JULIÁN BIBANG OYEE

    Nací en Machinda, Guinea Ecuatorial. Machinda está en la parte continental. Pues, según los datos que existen, el 19 de septiembre 1948. Fue allí donde también empecé mis estudios primarios en mi infancia. Luego, en los años sesenta, en aquella época estaba un poco de moda el programa de ir a los seminarios. Y entonces comencé a ir al seminario. De ahí, pues, me vine a Malabo, que entonces era Santa Isabel. Allí he hecho parte de mi bachillerato. Entonces, el bachillerato entonces era, como se llama, eclesiástico. Cuando salí, me vine a Bata. Eso es en 1967/68. Hice el sexto de bachillerato general en Bata. Pero como entonces en el continente, no había formación universitaria, me tuve que venir a Santa Isabel para hacer los estudios universitarios y es cuando continuó la independencia, en 1968. O sea que el 68 es cuando acabo el bachillerato. Eso es un poco lo que es la trayectoria mía del país. 


    JULIÁN BIBANG OYEE

    Si en algún momento pudiera pensarse que el drama de Guinea estriba en que hay una generación perdida, el caso de este hombre grave, al que bien podemos tomar como arquetipo, representa una esperanza, y entonces podría empezar a brillar un rayo de luz entre la bruma y advertirnos que no todo se perdió con los muertos inútiles, porque es posible soldar de nuevo la cadena rota. Nacido en Machinda, en los aledaños de Bata, en sus treinta y cinco años de vida ha pasado por la ilusión más frágil y la desesperanza más viscosa, que es como decir por todo lo vivible: seminarista de 1962 a 1967 (cuando el sacerdocio parecía ser la única salida para las inquietudes intelectuales), las vísperas de la independencia aceleraron su crisis de vocación, convalidando la vida religiosa por el servicio desde el siglo, para encontrarse, sin buscarlo, como profesor en Malabo porque no había profesores en Malabo, al inicio de aquella crisis que duró toda una década. Por las ganas de salir y por las ganas de saber, obtuvo una beca para el Instituto Politécnico de Conakry, en la Facultad, de Ciencias Sociales, donde se graduaría y en Lingüística con un interesante trabajo, primero en su género y «naturalmente» inédito, titulado Estudio fonológico del fang aplicado al habla de Río Muni. É igualmente inédito sigue un notable poemario, Tiempo perdido, donde ha ido plasmando unos versos intimistas, cálidos y húmedos, cuya fuerza está, sobre todo, en la capacidad de transmitir la fortaleza de un alma que llora. De 1973 a 1980 fue profesor en el Instituto «Rey Malabo» de la capital guineana, y en este último año, tras la destitución de Macías, fue nombrado Director del Instituto «Carlos Lwanga» de su Bata natal. Sus ansias de saber, y de salir (que viene a ser lo mismo, en definitiva), le trasladaron hasta la Universidad Complutense de Madrid, donde pronto espera terminar Filología, para regresar a su/nuestro país e investigar, enseñar y contribuir a la soldadura definitiva de aquel eslabón roto.


    12 de Octubre (de 1968)

    Yo te saludo, bandera que te alzas
    y orgullosa abres tu sonrisa al viento
    y tus brazos, con grave movimiento...
    ¡y se levanta el pueblo que ensalzas!
    Yo te saludo, en aras que en (c)alzas
    te levanto y venero mudo y tiento,
    al izarte chillona, sin aliento,
    como tu vuelo...¡Guinea realzas!
    Tú, sobre los bosques verde manto;
    del azul de estas playas suavo canto
    y de este cielo; tú, una, justa y... más,
    tú, porque vengado héroe mudo;
    que una nación nacer hecho has;
    A ti, Doce de Octubre, en fin, saludo.

    (Bibang Oyee 2000, 72), publicado en la antología de la literatura de Guinea Ecuatorial de 2000


    ¡SALUD!

    Cadencia y rima.
    Así es mi canto 
    firme y con mantos 
    subo a la cima. 
    En noche oscura 
    mi numen hila 
    la mar tranquila 
    sin amargura. 
    La selva virgen 
    la vida ociosa 
    con Tony preciosa 
    que en sueños surgen. 
    ¡Salve, Conakry 
    bravo Septiembre! 
    Salud que siempre 
    te desea ntum afry. 
    ¡Salud! ¡Salud!



    TE ESPERO...

    Yo te espero en la colmena
    cuando en la montaña 
    haya cesado el zumbido 
    de la abeja y la noche 
    caiga y con su manto negro 
    cubra el bosque espeso.

    Yo te espero en la entrada del jardín 
    cuando hayan cesado las lluvias 
    y la blanca flor del jazmín 
    anuncie la primavera.

    Yo te espero en el campo
    cuando se callen los grillos
    y en el cielo húmedo de la noche
    la luz lechosa de la luna
    esté en lo alto y el murmullo
    del arroyuelo nos invite a muda ensoñación.

    Te espero, te espero... 
    cuando haya pasado el otoño 
    y las hojas amarillentas 
    se hayan caído.

    Cuando florezcan nuevos prados
    y los pajarillos verdes llenen
    de canto el bosque
    te esperaré...
    ¡ay!, quizás esté escuchando
    pero será con otro acento.

    Entonces, también detrás de la iglesia 
    te esperaré.

    Kankan, 1970



    ILUSIÓN

    Sólo... sólo una ilusión
    sólo un sueño pudo ser
    aquello que hizo nacer
    rosas en mi corazón.



    REBELDÍA

    Allá, donde yo vivo
    ¡ay!, se declaró un día
    allá donde yo vivo
    una gran rebeldía.





    EL INTELECTUAL Y LA POLÍTICA

    por Julián Bibang Oyé

    Para una sociedad dada, en un momento dado de su historia, la calidad de intelectual o de letrado suele depender de la cantidad de letrados y teorías existentes. De tal modo que cuanto más intelectuales haya en un país tanto mas difícil sera serlo. Las relaciones entre estos y el poder -cuyo núcleo de divergencia o convergencia es la sociedad misma con sus orientaciones socio-culturales y políticas- y las interacciones en que suelen encontrarse o están comprometidos, son el objeto de esta información.

    Es ya notable el que una cuestión como ésta que merece no sólo nuestra atención sino reflexión y explicación no la encuentre. El tema, aunque un tanto espinoso, interesa mucho, y por otra parte es esperado hasta tal punto que tememos no poder responder a todas las expectativas/dudas/polémicas que vaya a suscitar, con el solo esbozo de los hechos y fenómenos más destacados, característicos de las situaciones y conductas en las cuales se expresan esas relaciones. Por ello, hemos de dejar sentado, en primer lugar, qué se entiende por intelectual o intelectuales y qué por «política» o poder (o sea, por poder político); luego analizaremos sucintamente la problemática de sus relaciones. Y, a buen entendedor, pocas palabras. 

    INTELECTUALES Y PODER

    Aunque parezca evidente, no es tan fácil delimitar la noción de intelectual -como ya lo hemos apuntado más arriba-, aun cuando a diario nos codeamos con los que se designan o pasan por tales. Ciñéndonos a las teorías de Raymond Aron podemos establecer entre nuestros intelectuales un primer tipo, caracterizado por el hecho de que forman una categoría social necesaria para el funcionamiento de la sociedad; éstos son los escribientes (empleados o funcionarios), los peritos o expertos (ingenieros técnicos, médicos, etc.), los letrados o doctos (profesores, escritores) y los artistas (pintores, músicos, etc.). 

    El vocablo designaría, asimismo, un segundo tipo que comprende todos los consumidores o difusores de la cultura, y ante todo los productores o creadores de ideas o pensamientos u obras culturales. (Esto sólo no basta en Occidente para pertenecer a la <intelligentsia >; es preciso estar en la cima de cierto saber, tener vocación de comunicar ideas y ejercer una influencia). Esta función la sufren los universitarios de alto nivel y todos los que de algún modo intentan superar el estrecho círculo de su especialidad y demuestran tener una cultura amplia.

    El tercer tipo son los intelectuales orgánicos (de Gramsci). Es el tipo que se define por su papel de mediador o portavoz de la sociedad; las personas que están entre la sociedad y lo que está más allá (fuera de su alcance) y que hablan en su nombre (sea cual fuere el motivo), se levantan contra el orden autocrático o la dominación extranjera, etc. Entre ellos están los cuadros y tecnócratas ligados al Estado y asociados al proyecto de sociedad del poder y, sobre todo, los escritores que se expresan en su producción literaria, los docentes (e incluso 1os estudiantes) que actúan a través de sus asociaciones u organizaciones sindicales. Se engloba aquí tanto a los intelectuales por profesión como a los intelectuales por vocación, y de una manera especial a los que se sitúan deliberadamente en el espacio ideológico, social o político, para hablar o escribir o para llevar a cabo otras acciones... 
         
    Se habla de poder cuando los hechos de poder tienen una finalidad socializada; cuando estos hechos se refieren a la idea que la colectividad se hace de su futuro o devenir y de su organización; cuando los objetivos tienden al orden deseado, al bien común y al interés general. Desde esta óptica, el poder se define como «el conjunto de instituciones y hombres que mandan a todos, en nombre de todos, o bien que ejercen las funciones indispensables a la vida de la colectividad global». 
         
    El poder así definido y la política mantienen unas relaciones obligadas en la práctica, sin que por ello se pueda reducir la política al ejercicio del poder. En este sentido, el poder político <<es el grupo de dominación que tiene las posibilidades de hacer ejecutar sus órdenes dentro de los limites de un territorio determinado, gracias a una organización administrativa; dispone legítimamente de la coacción física y esta mejor representado por la forma institucionalizada y centralizada que es el Estado». 
         
    La institucionalización hace del Estado propietario de ese poder y los meros gobernantes solo lo ejercen. (Finalmente, debemos señalar que la unión existe entre el Estado y el partido gubernamental están estrecha que no debe ignorarse al hablar de aquél o sencillamente cuando se habla aquí del poder político.)






    DOS RELACIONES DISTINTAS

    Es evidente que el hombre político y el hombre del saber (el uno sin excluir al otro) están llamados a existir para competir y para enfrentarse o para colaborar». Por lo cual - aunque no se desdeñe el universo de referencias de los actores- se puede observar en sus relaciones comportamientos de conflicto u oposición y de colaboración o adhesión en general sea cual fuere el régimen. 
         
    Los intelectuales, amparados en su competencia técnica y por su proximidad al poder, ponen en tela de juicio el orden establecido, critican la cuestión de la vida social y denuncian la falta de democracia : la libertad. la injusticia social, la violación de los derechos humanos, etc., de participación o integración de los intelectuales en el plano político y social, y, por otro lado, en la voluntad del poder de ejercer su dominio sobre la sociedad y de asegurar su integración y desarrollo económico con el apoyo de los intelectuales y diplomados, y eventualmente también en la voluntad de hacer de ellos una <<clase media>> de apoyo al capitalismo exterior o de dominio interior.
        
    Las relaciones de conflicto -negativas- giran en torno a las orientaciones socioculturales y políticas de la colectividad, esencialmente el paso de un tipo de sociedad a otro. Los intelectuales, amparados en su competencia técnica y por su proximidad al poder, ponen en tela de juicio el orden establecido, critican la cuestión de la vida social y denuncian la falta de democracia : la libertad. la injusticia social, la violación de los derechos humanos, etc.
         
    Las protestas de los intelectuales se elevan, pues, contra el Estado, como agente de síntesis social, sin que ello signifique que no intervengan nunca como actores sociales ni en las relaciones de clases, ni que sus opciones jamas sean comportamientos de crisis. El poder, a su vez, suele buscar la participación de los intelectuales y tomar las disposiciones y medidas necesarias para que sus actos y criticas no le alcancen ni se irradien a otros grupos sociales; o se esfuerza en desarrollar mecanismos de recuperación o molduración de voluntades (en uno u otro caso).
         
    El estudio de las relaciones entre los intelectuales y el poder pone de de manifiesto los siguientes hechos:

    -El juego de conflicto / colaboración, la oposición y búsqueda de integración caracteriza estas relaciones.

    -En general, los intelectuales entienden que la dirección del cambio y el mismo cambio no pueden confiarse únicamente a los políticos (en el poder) y hacen fuerza en las orientaciones socio-culturales de la colectividad (en la oposición).
         
    -Los orgánicos adoptan diferentes estrategias, y ello gracias a otras estrategias de comunicación y de propaganda del poder; los que se sitúan fuera tienen la convicción de obrar para la transformación de la sociedad, apelando a un Estado mas racional y mas centrado en la vida de los ciudadanos.
         
    El poder necesita los conocimientos de los que saben, para prever, organizar o administrar, por otro lado, los necesita a veces para si, o <sus> intelectuales, para legitimarlo. Los intelectuales que sacan provecho del poder en plaza critican duramente a sus representantes que no comparten todas las opciones y practicas de dicho poder.
         
    -La misma situación de nuestros países, a la cual no siempre pueden zafarse los intelectuales, suele imponerlos una acción política concreta. 




    .


    0 0
  • 05/19/16--17:30: LI HE [18.747]

  • Li He

    Li He (李賀, 791 - 817) fue un escritor chino de la dinastía Tang.

    Se trata de un poeta cuyo surrealismo recuerda a la inspiración chamanística de los Cantos de Chu.

    Tuvo mala fortuna desde joven ya que su nombre, homófono al del emperador, le impidió obtener un puesto en la corte. A los veintisiete años murió de tuberculosis. Su obra narra los reveses de su carrera.


    Li He, poemas inéditos

    Ha sido traducido al español por Guojian Chen y Alicia Relinque Eleta.


    LI HE (791-817)

    Nació en Luoyang, de nombre de cortesía Changji (Larga fortuna). Este poeta precoz emparentado con la familia imperial de la dinastía más literaria de China, la Tang (618-907), no fue tan afortunado como su nombre de cortesía auguraba. Huérfano siendo un adolescente, sus intentos de acceder a la carrera mandarinal se vieron obstaculizados por la coincidencia del nombre de su padre con un carácter prohibido. Tras asumir un par de cargos oscuros, regresaría a su tierra para morir, a los 27 años, de tuberculosis.

    Su dominio de la técnica poética contrasta con lo heterodoxo de sus esquemas rítmicos, de sus cambios de tono abruptos y, sobre todo, de sus imágenes, sorprendentes y dramáticas, con las que manifiesta los tiempos de crisis en los que vivió. Considerado un poeta maldito y castigado con el olvido por ello, es, sin embargo, uno de los autores fundamentales de la dinastía Tang por el contraste con la poesía más dulcificada de muchos de sus coetáneos



    Sobre la poesía de Li He (Du Mu)

    Las nubes y la bruma mezclándose dulcemente no pueden describir sus formas; las aguas serpenteantes no pueden describir sus sentimientos; el verdor de la primavera no puede describir su calidez; la claridad del otoño no puede describir su estilo; un mástil en el viento, caballos en el frente de batalla no pueden describir su vigor; féretros de tierra y trípodes con sellos no pueden describir su antigüedad; los brotes frescos de las estaciones y las dulces muchachas no pueden describir sus encantos; los reinos devastados y los palacios saqueados, los matorrales espinosos y los túmulos funerarios no pueden describir su resentimiento y dolor, ballenas resoplando, tortugas impulsivas, los fantasmas de cabeza de buey, espíritus de cuerpo de serpiente, no pueden describir su amor por la extravagancia y lo irreal.



    El rey de Qin bebe vino1

    El rey de Qin cabalga sobre un tigre, recorre los ocho confines
    El brillo de su espada ilumina el verde azul del cielo.
    Xihe2, fustiga al sol con un tintineo de cristal.
    Las cenizas del mundo desaparecen, pasado y presente se apaciguan.

    Cabezas de dragones escancian vino invitando a la Estrella del Licor
    Mandolinas talladas en oro resuenan en la noche;
    los pies de la lluvia en el lago Dongting entonan sus flautas 
    y ebrio de vino, hago retroceder a la luna.

    Las nubes plateadas, peinadas, acunan el brillo de la estancia,
    el guardia de la puerta de palacio informa de la hora prima.
    Fénix de jade de la torre florida, de voz suave e intensa
    Adornos encarnados, sedas de mar, con  aromas claros, limpios
    Cisnes amarillos tropiezan al bailar. ¡Brindemos por mil años!

    La cera ligera humea resbalando por el árbol de las velas de los inmortales,
    las lágrimas inundan los ojos ebrios de “La Cítara Azul”.



    Sátira contra el sentimiento

    ¿Por qué, en el monte Sur, esta melancolía?
    Fantasmas lloran sobre la hierba vacía
    En la Larga paz es otoño a medianoche
    ¿Ante el viento quién no se reclina?

    Se pierde el camino al anochecer
    Cadenas azules, el sendero se parte
    Luna alta, árboles sin sombra 
    El monte entero es alba blanca

    Hombres nuevos con antorchas en sus puños3
    Luciérnagas brillantes jugando entre las oscuras tumbas.



    En Changgu, para mi criado Pa

    Ecos de insectos adelgazan la luz de la vela
    Noche fría, espesa de humores medicinales
    Compadeces al caminante de  alas quebradas
    Y aún en la amargura sigues a mi lado



    Respuesta de Pa

    Nariz gigantesca, acorde con bastas vestiduras
    Frondosas cejas penetrando su amargo suspirar
    Si mi señor no cantara sus baladas
    ¿quién sabría lo profundo de la melancolía otoñal?



    El patio sur (nº 6)

    Busco en los textos, ensarto frases, viejo tallador de orugas 
    Con la luna del alba, arco de jade, tras los visillos
    No veo los cambios, año tras año, del mar
    Ni sé dónde la literatura llora el viento de otoño



    La tumba de Su Xiaoxiao

    Rocío sobre orquídeas solitarias
    Asemejan unos ojos en llanto
    Nada en el mundo ata el corazón
    Ni corta las flores de las nubes 
    La hierba es una alfombra
    Los pinos, un refugio
    El viento como falda
    El agua, adornos de jade
    Su carro engalanado
    la espera en la noche.
    Frío verde de una vela
    Fatigada de alumbrar.

    Bajo la tumba del oeste
    El viento sopla la lluvia.



    La copa de vino

    Una hermosa doncella con una jarra de vino;
    El rostro de otoño llenando diez mil li;
    un caballo de piedra tumbado en la bruma temprana;
    ¿A qué se asemeja la tristeza?
    El sonido del canto se apaga
    Se levanta el viento de los árboles
    La larga falda oprime el suelo
    Sus ojos de lágrimas fijos en las flores del altar.



    Soñando con el cielo

    La vieja liebre, el gélido sapo lloran el rostro del cielo
    Pabellones de nubes entreabiertos blanquean al sesgo los muros
    Ruedas de jade chirrían sobre el rocío, humedecen el círculo de la luz
    Pendientes de fénix se encuentran en los peldaños fragantes de casia
    Polvo amarillo, agua clara a los pies de las montañas sagradas.
    El cambio de mil años se parece al galopar del corcel
    Observo desde lejos el reino del centro, nueve motas de polvo 
    El agua del océano apenas grieta en una copa



    Canto al cielo

    El río del cielo gira en la noche, las estrellas vuelan en redondo
    Orillas de plata, fluyen las nubes imitando el sonido del agua
    Las flores de casia no han caído en el palacio de jade
    Las inmortales recogen perfumes en su bolso del cinto
    La princesa de Qin enrolla la cortina, amanece en la ventana del norte
    Ante su ventana un fénix verde, pequeño 
    El príncipe toca la flauta de largas cañas de ánade
    Invocando a dragones a roturar la bruma y plantar hierba de jade
    Bruma rosa, cintas rojas, loto de falda de seda
    Islotes esmeraldas caminan recogiendo primavera de brotes de orquídeas
    Al este señala a Xihe galopando en su caballo 
    Mar y polvo renacen a los pies de la montaña de piedra.



    ¡No salgas!

    El cielo está turbio, la tierra sombría
    Serpientes de nueve cabezas se alimentan de almas de los hombres, 
    la nieve  y la escarcha quiebran los huesos de los hombres.
    Los perros salvajes ladran sueltos husmeando sus presas, 
    Y relamen sus garras al sabor del invitado vestido de orquídeas.
    El emperador envía un carro para acabar con los males,
    Las estrellas del cielo adornan su espada, el yugo es de oro.
    Espoleo a mi caballo mas no hay camino de regreso,
    Las olas del lago Liyang se levantan cual montañas.
    Dragones venenosos fijan sus ojos en mi sacudiendo anillos dorados,
    Leones y quimeras exhalan su pútrido aliento.
    Bao Jiao durmió siempre bajo la hierba.
    Yan Hui, a los veintinueve, encaneció.4
    La sangre de Yan Hui no era débil, ni Bao Jiao contradijo al Cielo.
    El Cielo temió que dientes los devoraran; 
    por ello se los llevó.
    Prístina claridad que, temo, no crees
    Mirando al muro desnudo compones “Preguntas al cielo”

    1 Algunos autores consideran este poema dedicado al que fue el primer emperador de China, Qin shi huangdi (259-210 a.C.).

    2 Xihe, personaje mitológico que consiguió dominar al sol, amarrándolo a su carro, para que no provocará más sequías en el mundo de los hombres.

    3 Los hombres nuevos, son los “nuevos” muertos.

    4 Bao Jiao se alimentaba tan sólo de lo que el mismo cultivaba y la única vez que no lo hizo, murió. Yan Hui comía sólo de un cuenco de bambú.


    ***


    La tumba de Su Xiaoxiao

    Rocío sobre orquídeas solitarias
    semejan unos ojos en llanto.
    Nada en el mundo ata el corazón,
    las flores del humo no se pueden cortar.
    La hierba es su tapiz,
    los pinos, su techumbre.
    El viento como falda,
    el agua, adornos de jade.
    Su carro engalanado
    la espera en la noche.
    Frío verde de una vela
    fatigada de alumbrar.

    Bajo la tumba del oeste
    el viento sopla la lluvia.

    en Trabajando el vacío, 2006
    (Antología a cargo de Wang Jun, Xu Tong y Juan Ciruela)





    Long Songs After Short Songs

    Long songs have split the collar of my robe,
    Short songs have cropped my whitening hair.
    The king of Ch'in is nowhere to be seen,
    So dawn and dusk fever burns in me.
    I drink wine from a pitcher when I'm thirsty,
    Cut millet from the dike-top when I'm hungry.
    Chill and forlorn, I see May pass me by,
    And suddenly a thousand leagues grow green.

    Endless, the mountain peaks at night,
    The bright moon seems to fall among the crags.
    As I wander about, searching along the rocks,
    Its light shines out beyond those towering peaks.
    Because I cannot roam round with the moon,
    My hair's grown white before I end my song. 

    Li He



    A Ballad Of Heaven 

    The River of Heaven wheels round at night
    Drifting the circling stars,
    At Silver Bank*, the floating clouds
    Mimic the murmur of water.
    By the Palace of Jade the cassia blossoms
    Have not yet fallen,
    Fairy maidens gather their fragrance
    For their dangling girdle-sachets.

    The Princess from Ch'in rolls up her blinds,
    Dawn at the north casement.
    In front of the window, a planted kolanut
    Dwarfs the blue phoenix.
    The King's son plays his pipes
    Long as goose-quills,
    Summoning dragons to plough the mist
    and plant Jade Grass.

    Sashes of pink as clouds at dawn.
    Skirts of lotus-root silk,
    They walk on Blue Island, gathering
    Fresh orchids in spring.

    She points to Hsi Ho in the east,
    Deftly urging his steeds,
    While land begins to rise from the sea
    And stone hills wear away. 

    Li He



    Ballad Of The Savage Tiger 

    No one attacks it with a long lance,
    No one plies a strong cross-bow.
    Suckling its grandsons, rearing its cubs,
    It trains them into savagery.
    Its reared head becomes a wall
    Its waving tail becomes a banner.
    Even Huang from the Eastern Sea,
    Dreaded to see it after dark,
    A righteous tiger, met on the road,
    Was quite enough to upset Niu Ai.
    What good is it for that short sword
    To hang on the wall, growling like thunder?
    When from the foot of Tai mountain
    Comes the sound of a woman weeping,
    Government regulations forbid
    Any official to dare to listen. 

    Li He



    Su Hsiao-Hsiao's Tomb 

    Dew upon lonely orchids
    Like tear-brimmed eyes.
    No twining of love-knots,
    Mist-wreathed flowers I cannot bear to cut.

    Grass for her cushions,
    Pines for her awning,
    Wind as her skirts,
    Water as girdle-jades.
    In her varnished carriage
    She is waiting at dusk.
    Cold candles, kingfisher-green,
    Weary with shining.

    Over the Western Grave-mound
    Wind-blown rain 

    Li He



    General Lü 

    The valiant-hearted,
    Riding alone on Scarlet Hare,
    Out of the gates of Ch'in,
    To weep at Gold Grain Mound
    By funereal trees.

    Rebellion in the north
    Stains in the blue sky.
    His dragon-sword cries out at night
    But the general's left idle,

    To shake his sleeves,
    And stroke his cross-guard.
    'Round the jade towers of Vermilion City,
    A maze of gates and pavilions.'

    Slowly, the silver tortoise swings
    To the gait of the white horse.
    A powdered lady-general rides
    Under a fiery banner.

    The iron horsemen of Mount Heng
    Call for their metal lances.
    They can smell from afar the ornate arrows
    In her perfumed quiver.

    Cold weeds grow in the western suburbs,
    With leaves like thorns,
    High heaven has just now planted them,
    To feed our thoroughbreds.
    In tall-beamed stables, row on row
    Of useless nags.
    Stuffing themselves on green grass,
    Drinking white water.

    Inscrutable that vaulted azure,
    Arching over earth,
    This is the way the world wags
    In our Nine Provinces.
    Gleaming ore from Scarlet Hill!
    Hero of our time!
    Green-eyed general, you well know
    The will of Heaven! 

    Li He




    .


    0 0
  • 05/19/16--17:58: SU MANSHU [18.748]

  • Su Manshu

    Su Manshu, chino simplificado: 苏曼殊; chino tradicional: 蘇曼殊; pinyin: Su Manshu, 1884-1918. Fue un escritor chino, poeta, pintor, revolucionario y traductor. Nació como Xuanying en 1884 en Yokohama, Japón. Más tarde se adoptó Su Manshu como un nombre budista. Su padre era un cantonés comerciante, y su madre era de padre japonés. Volvió a la provincia de Guangdong, China cuando tenía cinco años, mientras que su madre se quedó en Japón.

    Se convirtió en monje budista tres veces durante su vida; una vez a la edad de 12, más tarde, en 1899, y de nuevo en 1903. Estudió en Japón y viajó a muchos países budistas como India y Java. Estuvo involucrado en la actividad revolucionaria contra la dinastía Qing. Llegó a dominar muchos idiomas, inglés, francés, japonés y sánscrito. Murió a la edad de 34 años en Shanghai, según se dice de comer 60 albóndigas de carne para ganar una apuesta.

    Su trabajo más notable es Duanhonglingyan Ji (" El Cisne solitario "). También escribió muchas traducciones, sobre todo de poesía, como por ejemplo de George Byron, también hizo una traducción muy criticada de Los Miserables.



    Inspirado en lo ocurrido

    Eres la Diosa de la Belleza,
    esbelta y ligera como la brisa.
    Un hoja roja en la mano,
    me pides con gran cariño
    mi firma y mi dedicatoria.
    A tu amor sólo puedo responder
    con una lágrima de angustia.
    Me desespera pensar:
    ¿Por qué no te hubiera conocido
    antes de hacerme fraile?


    Traducción de Guojian Chen
    en Poesía clásica china, 2001




    .

    0 0
  • 05/19/16--18:20: MA HSIANG LAN [18.749]

  • Ma Hsiang Lan 

    (1548-1604) fue una poeta y pintora china.
    Poetisa y pintora célebre. En uno y otro arte fue la expresión del crisantemo, símbolo de la soledad entre los chinos. Vivió en el siglo XVI.





    LA ORQUÍDEA PINTADA

    ¿De dónde viene ese viento con perfume de orquídeas?
    Por él salgo a desafiar el frío.
    Demasiado pobre para comprar orquídeas,
    Pinto una sobre una hoja de papel.
    De una verdadera flor en su tallo nadie tiene piedad,
    Pero esta no teme ni el viento frío ni la lluvia aleve.

    Vertido del francés por Álvaro Yunque 








    .

    0 0
  • 05/19/16--18:48: HSIUNG HUNG [18.750]


  • Hsiung Hung 

    Poeta Taiwanesa (1940). La percepción, es el rasgo distintivo de Hsiung Hung.



    LA JARRA

    Te quedas mirándola sin tristeza. 
    Es una jarra de porcelana
    Para el agua en la mesa, como lo era
    En los viejos tiempos, como
    Junto a la fuente rumorosa. No
    Sientes tristeza. Bebes la
    Pura agua dulce que contiene.
    En lo profundo del bosque
    Diez mil hojas arrojan su brillo
    Luminosos. Pasas por delante
    Y sacas la jarra rebosante de agua
    Clara. Ahí cobran forma
    Poemas, uno tras otro. Siempre
    Está colmada de sonidos
    Musicales, del incesante batir
    De alas. Yo estoy ahí, una
    Pluma blanca. La mesa rebosa
    De esperanza, como contra
    Una orilla por la que cruzas
    Venciendo el peso del 
    Tiempo y te llevas la jarra.

    en El barco de orquídeas
    (Compiladores: Kenneth Rexroth y Ling Chung), 2007




    Aquí el verano se hiela

    Te estoy poniendo en un cuadro.
    Hay un camino en él como
    Una cinta, una larga cinta blanca
    Que se extiende hasta perderse
    En la neblina y las nubes, en un sueño
    Bordado, de veinte leguas de
    Largo, en un pueblo junto al mar, por
    El que podemos caminar sin
    Cansarnos nunca. Hay carámbanos allí
    Donde el camino sigue el borde
    De la costa. Ahí el verano se congela y
    Quedas transformado en un bosque
    Transparente, en el que cada nueva hoja
    Pronuncia una palabra perfumada.
    Tú la conoces bien, esta tierra de mi
    Blanco corazón polar, un camino
    De veinte leguas, que cosecha tus huellas.
    Una flor blanca, una flor blanca.

    en El barco de orquídeas
    (Compiladores: Kenneth Rexroth y Ling Chung), 2007




    Escrito en el ocaso

    El tiempo está grabado en las pálidas
    Caras verdes de las hojas de
    Loto que flotan. Nuestros corazones
    Son un mar, un lago y al final
    Un pequeño estanque, donde las telarañas
    Se enredan por sobre las hojas
    Redondas y por debajo de ella nuestra
    Añoranza sólo es una gota de rocío.

    A veces, la antigua historia nos vence
    De repente. Entonces triunfa el
    Tiempo y se suelta el pelo de un negro
    Umbrío y colgante como un sauce.

    La vieja melancolía procede de
    La tierra de la nostalgia. Los colores
    Del ocaso se espesan. Las sombras
    Crecen deprisa en el agua. Se puede
    Rasgarlas, pero no eliminarlas.

    en El barco de orquídeas
    (Compiladores: Kenneth Rexroth y Ling Chung), 2007




    .

    0 0
  • 05/19/16--19:05: ZHANG HÚ [18.751]

  • Zhang Hú 

    Poeta de la Dinastia Tang (siglos VII-X).




    Recuerdos de la infancia

    Mil kilómetros alejada de su hogar,
    en lo más profundo del palacio veinte años,
    un solo sonido la transporta a su infancia,
    olvida dos lágrimas frente a su señor.




    La historia de las bolsitas de perfume

    Hay una larga historia sobre el uso de las bolsitas de perfume. Su uso data del periodo anterior a la Dinastía Qin. En el Libro de los Ritos se describe una forma de protocolo de los hijos hacia los padres, en la que aquéllos deben llevar una serie de artículos, entre ellos, bolsitas de perfume, como símbolo de respeto a sus mayores. Como objeto personal, los saquitos con perfume eran entregados por los amantes como expresión de sus sentimientos.

    Cuando An Lushan y Shi Siming, generales de la Dinastía Tang, provocaron una rebelión en las llanuras centrales en el año 755, el Emperador Xuanzhong se marchó con Yang Guifei, una magnífica concubina, hacia el oeste. Cuando las tropas arribaron a Maweipo, los soldados detuvieron su marcha y solicitaron que Yang Guifei, una verdadera ‘femme fatale’, fuera ejecutada. El Emperador accedió, dejando que Yang asumiera por su cuenta la culpa del caos de la guerra. Yang fue ahorcada y sepultada a toda prisa. Más tarde, al recuperar la capital, el Emperador ordenó secretamente sepultar de nuevo el cuerpo de su concubina. El eunuco encargado de hacerlo halló en la tumba sólo huesos y una bolsita de perfume, que recogió y llevó al Emperador. Éste, que ya había abdicado y estaba anciano, al ver la bolsita, recordó a su dueña y lloró amargamente.

    Ochenta años más tarde, el poeta Zhang Hú escribió el poema ‘Bolsita de perfume de Taizhen’: 


    “Brocados de oro y una pequeña bolsa de perfume, 
    deja el dulce aroma sobre el triste pecho de la princesa. 

    ¿Quién lo desatará para el emperador? 
    Un eterno pesar atrapa su mente” 


    ("蹙金妃子小花囊,销耗胸前结旧香。谁为君王重解得,一生遗恨系心肠。"). Nadie pudo desatar la bolsita para el Emperador Xuanzong. ¿Por amor o por odio? Sólo Yang lo supo.






    .


    0 0
  • 05/19/16--19:24: FENG MENGLONG [18.752]

  • Feng Menglong

    馮夢龍 Feng Menglong (Feng Meng-lung,  1574 - 1645) escritor chino en la dinastía Ming. Nacido en Changzhou, la actual Suzhou en la provincia de Jiangsu.

    Feng pertenecía a la escuela de Li Zhi, que apoyaba la importancia de los sentimientos humanos y el comportamiento en la literatura. La mayor parte de su obra literaria consistió en la edición y compilación de historias, almanaques, novelas, etcétera. Destacan dos de sus novelas, Pingyao Zhuan y Qing Shi. Otra de sus novelas ha tenido más éxito modernamente y se convirtió en un programa de televisión Dongzhou Lieguo Zhi (Romance de los Reinos del Este de Zhou). En 1620 publicó el Gujin Xiaoshuo ( "Historias del antiguo y lo moderno").

    Publicó obras de teatro, canciones populares y sobre todo tres recopilaciones de narraciones orales cuyo título esTres recopilaciones de cuentos (三言).



    Inseparables

    Para que nos separáramos,
    el cielo debiera bajar a la tierra,
    y la tierra subir al cielo.
    Para que nos separáramos,
    el este y el oeste debieran invertirse,
    y el mandarín convertirse en vasallo.
    Tú no puedes dejarme,
    ni yo abandonarte.
    inseparables en la vida,
    y también en la muerte,
    en la Fuente Amarilla.
    Allí tú y yo seremos
    una amorosa pareja
    de manes o fantasmas.

    en Poesía clásica china, 2001





    El dedo, de Feng Menglong

    Microcuento

    Un hombre pobre se encontró en su camino a un antiguo amigo. Éste tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer milagros. Como el hombre pobre se quejara de las dificultades de su vida, su amigo tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al pobre, pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El amigo tocó un león de piedra que se convirtió en un león de oro macizo y lo agregó al ladrillo de oro. El amigo insistió en que ambos regalos eran poca cosa.

    -¿Qué más deseas, pues? -le preguntó sorprendido el hacedor de prodigios.

    -¡Quisiera tu dedo! -contestó el otro.






    Libro del amor

    Feng Menglong • Wilfredo Carrizales (traductor)

    “Libro del amor”, de Feng Melong; con traducción del chino clásico, introducción y notas de Wilfredo Carrizales
    Traducción del chino clásico, introducción y notas por Wilfredo Carrizales
    Crónica, poesía
    bid & co. editor, c.a.
    Caracas, 2008
    ISBN: 980-6741-58-4

    Feng Menglong (1574-1646) fue un muy conocido compilador de antologías de literatura popular al final de la dinastía Ming (1368-1664). Nació en el seno de una familia de letrados en la ciudad de Changzhou (actual ciudad de Wuxian), provincia suroriental de Jiangsu. Ya desde su juventud se le reconoció un sobresaliente talento literario, aunque repetidas veces fracasó en los exámenes imperiales de donde salían los futuros funcionarios. Hacia la mitad de su vida adulta comenzó a recopilar y editar ficciones populares, poesía, chistes y gacetas, y realizó una respetable labor como escritor y editor de piezas de teatro. Sus publicaciones incluyen colecciones de chistes, colecciones de cuentos en lengua clásica y anécdotas, algunas versiones revisadas de novelas y tres colecciones de cuentos para ser narrados oralmente. Hizo una enorme contribución a la preservación de la literatura popular de su época.

    El Libro del amor (Qing jing) consta de dos volúmenes atribuidos a Feng Menglong y estuvo prohibido desde los años finales de la dinastía Ming hasta fechas recientes, aunque es un libro nada fácil de encontrar en las librerías. Puede ser denominado “libro de misceláneas”, pues recoge textos breves y brevísimos que abarcan anécdotas, diálogos, monólogos, ficciones, canciones populares y algunos poemas. Al final de ciertos textos, el autor se permite agregar un minúsculo comentario de una o varias líneas.

    Está redactado en lengua china clásica y saturado de alusiones, giros y juegos de palabras que dificultan muchas veces su traducción. Su tema fundamental es el amor y sus cuitas; los sentimientos amorosos sometidos al vaivén de las pruebas de la vida y la amarga desilusión de los amantes engañados. El autor se sirve de una serie de elementos animales y vegetales y símbolos de la naturaleza (primavera, otoño, invierno, nieve, viento, lluvia, nubes...) para sugerir la congoja causada por el abandono amoroso. Los textos del Libro del amor están escritos en tercera, primera o segunda personas y casi siempre es una voz femenina la que habla.

    El Libro del amor, resulta singular dentro de la literatura china clásica por varios motivos. En primer lugar por la concisión y economía de recursos de sus textos, al no rebasar, en muchos casos, las dos líneas en el idioma original; en segundo lugar, el lenguaje alegórico, cargado de alusiones, retruécanos y dobles sentidos y un uso eficaz de expresiones coloquiales que convierten al libro en un divertido y difícil juego de interpretación; en tercer lugar, la forma de diálogo continuo, sin pausas, que utiliza el autor en muchos textos para brindar una pincelada de una situación que desea destacar; en cuarto lugar, la independencia de cada texto con respecto al anterior (salvo cuando los prolonga valiéndose de una o varias “continuaciones” inmediatas); en quinto lugar, el profuso uso de canciones populares para crear una atmósfera de picaresca y sugestiva salacidad entre parejas de amantes o enamorados.






    .

    0 0
  • 05/20/16--03:13: KUAN TAO-SHENG [18.753]


  • KUAN TAO-SHENG

    Guan Daosheng (chino: 管道昇; Wade-Giles: Kuan Tao-sheng; 1262-1319) fue una poeta china y pintora, activa durante los primeros años de la dinastía Yuan. A ella se le atribuye ser "la más famosa pintora en la historia china... recordada no sólo como una mujer con talento, sino también como una figura prominente en la historia de la pintura de bambú." 

    Nació en Huzhou y era la esposa de Zhao Mengfu, un renombrado erudito-funcionario y artista considerado el más grande del periodo Yuan. Probablemente un descendiente del oficial de alto rango de Wuxing, Guan Zhong, fue instruido en su juventud, en la que creció en las tierras ancestrales de su familia, apodado "The Roost of the Esteemed."

    Guan y Zhao se casaron en 1286 y se establecieron en Wuxing pueblo cerca de Deqing, donde fueron posteriormente enterrados.



    Amor conyugal

    Tú y yo nos tenemos tal amor,
    Que arde como fuego en el
    Que cocemos arcilla con tu figura
    Y la mía. Después las cogemos,
    Las rompemos, mezclamos los trozos
    Con agua y moldeamos de
    Nuevo tu figura y la mía. Yo estoy
    En tu arcilla y tú estás en la
    Mía. En la vida compartimos un solo
    Edredón y en la muerte
    Compartiremos un solo ataúd.

    en El barco de las orquídeas (Rexroth y Chung, compiladores), 2007



    Bambú y Piedra (竹石图), Kuan Tao-sheng, tinta sobre papel, National Palace Museum, Taipei




    Married Love

    You and I
    Have so much love,
    That it
    Burns like a fire,
    In which we bake a lump of clay
    Molded into a figure of you
    And a figure of me.
    Then we take both of them,
    And break them into pieces,
    And mix the pieces with water,
    And mold again a figure of you,
    And a figure of me.
    I am in your clay.
    You are in my clay.
    In life we share a single quilt.
    In death we will share one bed.

    Translated by Kenneth Rexroth and Ling Chung









    .

    0 0
  • 05/20/16--03:45: LING CHUNG [18.754]

  • Ling Chung 

    Poeta de Taiwan. Nació en Chingking. Doctorada por la Universidad de Wisconsin, ha publicado diversos libros de poesía. En la actualidad da clases de Literatura en la Universidad Sun Yat-sen de Taiwan.

    Ling Chung y Kennet Rexroth, uno de los mayores poetas norteamericanos del siglo XX, autor de una abundante obra, notable traductor, sobre todo de poesía oriental, publicaron la Antología de poetas chinas, "El barco de las orquídeas".



    En el lago que se derretía

    He soñado con caminar por olas de hielo.
    He soñado con el azul encerrado.
    ¿Vamos?

    Una lata con una lengua de hielo dentro.
    Una lata que rueda por el blanco agrietado:
    Ahí arrojé una cadencia rota.

    Un sol reluciente mezclaba
    Su calor con la nieve.
    Tú me dijiste:
    -          No es una larga serpiente azul,
    Sino la señal de un lago que se derrite.
    No tardaremos en oír su crujir.

    en El barco de las orquídeas, 2007










    .

    0 0
  • 05/21/16--03:20: BARBARA RAS [18.755]

  • Barbara Ras

    Barbara Ras (Nació en 1949 New Bedford, Massachusetts) es un americano poeta , traductor y editor. Su más reciente poemario es The Last Skin  (Penguin Books, 2010), que fue precedida por One Hidden Stuff (Penguin Books, 2006), y su primera colección es Bite Every Sorrow (Louisiana State University Press, 1998).

    Se graduó en la Universidad Simmons y la Universidad de Oregon. Enseñó a escribir en el Warren Wilson College.

    Ha trabajado en las redacciones de Wesleyan University Press, Prensa de la Universidad de Nueva Inglaterra, University of California Press, North Point Press y Sierra Club Books. Era responsable de la adquisición de libros ambientales para la Universidad de Georgia Press. Desde 2005, ha sido directora del Trinity University Press, San Antonio, Texas . Vive con su marido; tienen una hija (b. 1984).

    Ha viajado extensamente en América Latina y vivido durante períodos de tiempo en Colombia y Costa Rica.

    Su trabajo ha aparecido en revistas literarias como The New Yorker, Boulevard, Massachusetts Review, Prairie Schooner, American Scholar y Spoon River Poetry Review.

    Honores y premios

    2009 Guggenheim Fellowship
    1997 Walt Whitman Award, chosen by C. K. Williams
    Georgia Author of the Year Award for poetry.
    Ascher Montandon Award
    Kate Tufts Discovery Award
    honors from the National Writers Union, Villa Montalvo, San Jose Poetry Center.

    Las obras publicadas

    Colecciones de poesía

    Bite Every Sorrow. Louisiana State University Press. 1998. ISBN 978-0-8071-2264-8.
    One hidden stuff. Penguin Books. 2006. ISBN 978-0-14-303785-9.
    The Last Skin. Penguin Books. 2010. ISBN 978-0-14-311697-4.

    Traducciones

    Barbara Ras, ed. (1994). Costa Rica: A Traveler's Literary Companion. Whereabouts Press. ISBN 978-1-883513-00-9.

    Spanish translations are by Esteban López Arciga (1994).

    Hoy en Círculo de Poesía presentamos poesía por la poeta ganadora del Walt Whitman Award Barbara Ras (1949). Premiada en 1997 por su poemario Bite Every Sorrow  su trabajo ha sido descrito como profundamente metafísico y lleno de reflexiones espirituales. Versiones en español por Esteban López Arciga (1994).

    http://circulodepoesia.com/2016/05/american-poetry-barbara-ras/


    Un libro me dijo que soñara y ahora lo hago

    Había plumas y la luz que pasó por las plumas.
    Había aves que hacían las plumas y un sol que hacía la luz.
    Las plumas de las aves hicieron suave al aire, más suave
    que el silencio en un capullo esperando las alas,
    más quieto que la mirada de un halcón.
    Pero no hay halcones en este verde hecho por el paso de padres.
    No, no los padres, sino loros volando por el lento dormir
    Emitiendo rayos verdes para iluminar el largo sueño.
    Si fuera piel, el rocío la hidrataría, pero el polvo
    colgando en el espacio como el congelamiento del
    tiempo mismo, que, después de bailar con loros,
    dijo, Gracias. Voy a descansar.
    Aún se puede decir que la luz del loro era lo suficientemente
    gruesa para partirse con la mano, y las plumas suavizando
    el camino, caídas después de tanto toques de mejillas,
    eran rojas, rojo hibiscos partido por venas de vuelo
    ahora al final del vuelo.
    A pesar del tiempo detenido, las plumas confiaron en el rojo
    y creyeron que la indolencia llenaría el largo sueño,
    hasta que el libro se cerró y el tiempo volvió a doler.


    A Book Said Dream and I Do

    There were feathers and the light that passed through feathers.
    There were birds that made the feathers and the sun that made the light.
    The feathers of the birds made the air soft, softer
    than the quiet in a cocoon waiting for wings,
    stiller than the stare of a hooded falcon.
    But no falcons in this green made by the passage of parents.
    No, not parents, parrots flying through slow sleep
    casting green rays to light the long dream.
    If skin, dew would have drenched it, but dust
    hung in space like the stoppage of
    time itself, which, after dancing with parrots,
    had said, Thank you. I’ll rest now.
    It’s not too late to say the parrot light was thick
    enough to part with a hand, and the feathers softening
    the path, fallen after so much touching of cheeks,
    were red, hibiscus red split by veins of flight
    now at the end of flying.
    Despite the halt of time, the feathers trusted red
    and believed indolence would fill the long dream,
    until the book shut and time began again to hurt.


    Costos de oportunidad

    Tordos, alertas a la oportunidad
    duermen pestañeadas de treinta segundo o menos.

    ¿De casualidad Guiness encontró  el suspiro más largo registrado
    y fue exhalado por exasperación o por éxtasis?

    Según las medidas de los boticarios, un escrúpulo
    equivale a veinte gramos, mucha información que desmentir.

    Cuatro siglos atrás un relojero puso el primer circo
    de pulgas atadas a carritos. Desde entonces,

    el entretenimiento ha cambiado mucho- explosiones, lo de moda.
    Hace no mucho silbar en el trabajo era motivo de despido,

    y ahora quién de nosotros parpadea ante la tortura recibida al punto
    de ahogarse, no una vez por cuerpo, sino un número vomitivo.

    con el cual no pienso ofenderte, y quién pregunta que tan frecuente
    boca a boca- el torturador junta labios con el torturado

    para revivirlo para otra ronda. Una alarma suena
    para despertar al tordo para el siguiente

    festín, así llevando a la especie a la supervivencia
    del más fuerte, mientras que en el cuarto de situación, nuestros mejores

    asesinos, computan costos de oportunidad con el equilibrio
    de los tipos cuyos carteles dicen “Compramos casas feas.”

    Dame la escala que pesa un silbido, una pulga,
    la canción del tordo, la suma del dolor causado

    por gente de consciencia , gente ignorándola.
    ¿La oportunidad se cansará de ser perdida?

    ¿Suspira como nosotros suspiramos?


    Opportunity Costs

    Thrushes, alert for opportunity,
    sleep in winks of thirty seconds or less.

    Has Guinness tracked the longest sigh on record
    and was it exhaled in exasperation or ecstasy?

    In the measure of apothecaries, one scruple
    equals twenty grains, a lot of data to debunk.

    Four centuries ago a watchmaker set up the first circus
    of fleas tied to carts. Since then,

    entertainment has changed a lot—explosions, all the rage.
    Not long ago whistling in an office could get you fired,

    and now who of us blinks at torture taken to the brink
    of drowning, not once per body, but a vomitous number

    I’m not going to hurt you with, and who asks how often
    mouth-to-mouth—the torturer locking lips with the tortured

    to revive him for another round. An alarm rings
    to wake the thrush for the next

    threat, thus serving the species for survival
    of the fittest, while in the Situation Room, our best,

    fit to kill, compute opportunity costs with the poise
    of the guys whose billboards brag, “We buy ugly houses.”

    Give me the scale that weighs a whistle, a flea,
    the song of a thrush, the sum of pain caused

    by people of conscience, people ignoring it.
    Is opportunity tired of being missed?

    Does it sigh the way we sigh?








    .

    0 0
  • 05/21/16--10:00: TOMISLAV MILOHANIĆ [18.756]

  • TOMISLAV MILOHANIĆ

    (Rapavel, Porec, 21 de de octubre de 1956) es un poeta croata, narrador, escritor de viajes y guionista. 

    OBRA:

    Briskvin cvit iz bukalete , 1988.
    Kantunali , 1991.
    Karagujov pir , 1992.
    Deštini i znamenja , 1993.
    Badavca , 1996.
    Glavnja vognja , 1996.
    Djela su mu prevađana na druge jezike. Neke su mu pjesme uglazbljene.

    ANTOLOGÍAS

    Izbor antologija u kojima su mu uvrštene pjesme:

    Via crucis Croatiae MCMXCI-MCMXCII : istarska molitva za Lipu našu , 1992. (ur. odbor Ljubica Filipović-Ivezić i dr.)
    Verši na šterni (ur. Drago Orlić ), 1994.
    Verši na Šterni II , 1995. (ur. Nada Janko )
    Verši na Šterni , 1997. (ur. Mihaela Mihelić )
    I ča i što i kaj: iz suvremene hrvatskoistarske lirike (sast. i ur. Boris Biletić), 1997.
    Verši na Šterni , 1998. (odabrao Boris Biletić , ur. Mihaela Mihelić)
    Verši na Šterni , 1999. (odabrao Antun Milovan , ur. Mihaela Mihelić)
    Istarski čakavski pjesnici u "Kaju" , 2000. (izbor Miroslav Sinčić)
    Verši na Šterni VIII , 2001. (ur. Mihaela Mihelić)
    Antologija hrvatske kratke priče , 2001.
    Krist u hrvatskom pjesništvu: od Jurja Šižgorića do naših dana: antologija duhovne poezije (izbor i prir. Vladimir Lončarević ), 2007.
    Hvaljen budi, Gospodine moj: sveti Franjo u hrvatskom pjesništvu (prir. Vladimir Lončarević , Božidar Petrač , Nevenka Videk , 2009.
    Upamtite Vukovar: hrvatska književnost u Domovinskom ratu: antologija hrvatski pjesnici o Vukovaru (prir. Miroslav S. Mađer ), 2011.
    Antologija Jadranskih književnih susreta , 2012.
    Antologija 20 Galovićevih jeseni , 2013.
    Seljanski susreti : 1992.-2012. : pjesnička panorama (izabrala i ur. Vanesa Begić), 2013.


    Poemas traducidos por Željka Lovrenčić 


    RASGUÑO AFUERA, ADENTRO
    (Ogebotina izvana, iznutra)

    la paleta original de cada día
                 la puesta del Sol
    la nube, dinosaurio oscuro sin cola
             vomita los colores
         antes del oscurecer
    la carretera polvorienta lleva hasta el agua
       dos ejes de motor
    sacuden el nerviosismo y la tensión acumulada
    sólo el dedo prueba la plenitud del mar
    la salinidad es buena para los rasguños de fuera
        adentro están las cicatrices
                del deseo
        de la debilidad y del presentimiento



    NO VOY A ENMARCAR
    (Neću uokviriti)

    no voy a enmarcar la pradera
    las flores silvestres fuera del marco
    huelen más fuerte

    no voy a enmarcar las nubes en el viaje
    fuera de los marcos nacen
                            lluvias benéficas

    con el marco no voy a enlazar el vuelo y el gorjeo de
    los pájaros     
    las canciones sin marco son más dulces
                son el país natal de los nuevos impulsos




    Y LOS PÁJAROS REZAN
    (Y ptice mole)

    Al cuerpo del alma bueno
     al descanso en la tierra amada
    lo acompañaron también las gaviotas
    Sobre la oración de la gente  – la oración de los pájaros
                Al  blanco borde de la nube
    lo excitó la blancura de las alas temblorosas
                La oración es más exaltada y más fuerte
    para la suave unión de las nubes y la tierra
                el murmullo de la espuma  
                discurso en el vuelo
    disparada hacia El Secreto del pasaje



    LAS PUESTAS DEL SOL A VECES Y ANTES
    (Zalasci sunca ponekad i prije)

    Pocas se recuerdan
    y todavía menos arden

                Si la puesta del Sol llena
    las pesadas alforjas de escalofríos
    el manantial aún se ofrece como espejo
    al claro cielo lavado en la tormenta

    Pocas se recuerdan
    y todavía menos arden

                Y seguramente no es en vano
                acordarse de la caricia de lado del Sol
    del follaje decadente de la melancolía
    por las laderas por las laderas

    Pocas se recuerdan
    y todavía menos arden

    Uniendo las cuerdas dispersadas
    al haz encendido de la luz
    por las valles para que  recuerden
    por las laderas para que ardan



    LA LLAMADA DE ERMITAÑO
    (Pustinjakov zov)

    SEÑOR dame los ojos que no ven
    las cosas malas visibles
    dame los ojos que ven
                el corazón invisible cuando empieza a ver

    Dios, dame oídos que no oyen
    el ruido cotidiano
    dame oídos que oyen claramente 
    el silencio cuando canta

    señor no permitas que sienta
    el doloroso silbido del sufrimiento
    pero déjame sentir cuando la brisa se agite
         o cuando el polen me acaricie la cara



    APOYADO EN LAS NUBES
    (Oslonjen na oblake)

    apoyado en las nubes
    el ciprés en las agujas y en el fruto
    inscribe el vuelo de los pájaros
    la mirada de la capilla se dirige a los pies cansados del peón

    llora con lágrimas de herrumbre
    y llena jarras nuevas a los labios
    sedientos de espíritu
    apoyado al cielo
    el peregrino presiente su vuelo
    de emoción coronado
    y sus pasos están calzados
    por la determinación     



    LA VELA QUE SE QUEMA CON LÁGRIMAS
    (Svijeća koja izgara suzama)

    El río claro
    Un río de velas
    La oración se vierte a la cascada celestial
     Cada vela un alma
     Cada cuerpo una tristeza
    Una cruz
    La procesión parte
    El rezo resuena
    Cura las almas
     Con lágrimas y con misericordia
    La procesión de las velas y de la gente
    Y cada uno en la fila es una vela
    Que arde arde arde
    Y se quema hacia arriba
    Goteando lágrimas por las huellas y por el polvo
    Yo soy una vela
    En la luz de Cristo
    Ardo en el amor
    Goteo en  lágrimas

    De la colección poética: Para que el fuego no se apague /Da se oganj ne ugasi







    .

    0 0
  • 05/21/16--10:15: DANIEL NAČINOVIĆ [18.757]

  • DANIEL NAČINOVIĆ

    (Labin, Croacia 1952) – poeta, prosaico, ensayista, periodista, traductor.

    POESÍA:

    “Tu i tamo nedjelja” (Izdavačka zajednica Čakavskog sabora Pula, Pula, 1976.), pjesme,
    “Libar od vrimena” (“Izdavački centar Rijeka”, Rijeka i “Istratisak”, Pazin, 1984.), čakavski kanconijer s istoimenim sonetnim vijencem, s pogovorom Jelene Lužine-Sladonja,
    “Jadranske pjesme” (“Istarska naklada”, Pula, 1984.),
    “Čovik na tin svitu” (Istarska književna kolonija “Grozd”, Pula, 1990.), čakavske pjesme, s pogovorom Miroslava Sinčića i Gorana Filipija, ISBN 86-7097-028-7
    “Što ima stolar pod jastukom” (Istarsko književno društvo “Juraj Dobrila” i Matica hrvatska, ogranak Pazin, Pazin, 1992.), pjesme,
    “Elohim” (Matica hrvatska, Ogranak Pazin, Pazin, 1995.), poema. Crteži: David Ivić. Komentar Antun Milovan, ISBN 953-6237-11-3
    “Rhapsody in CA” (“Matthias”, Labin, 2000.), pjesme pisane labinskom cakavicom, ISBN 953-97272-8-6
    “Ur, raccolta di poesie”(“Mara”, Pula, 2002.), zbirka pjesama pisana talijanskim jezikom, ISBN 953-7001-04-0
    “Jingle Joyce” (“Izdavački centar Rijeka”, Rijeka, 2003.), zbirka pjesama, ISBN 953-6939-03-7
    “Gospa od Škrpjela” (“Nova Istra” / Istarski ogranak Društva hrvatskih književnika, Pula, 2004.), poema,
    “Krotitelj riječi” (Društvo hrvatskih književnika, Zagreb, 2006.), pjesme, ISBN 953-6810-67-0
    “Manutekstura” (zajednička pjesnička knjiga s Božicom Pažur; Kajkavsko spravišče, Zagreb, 2006.), s pogovorom Jože Skoka i Iva Kalinskog, ISBN 953-6056-19-4

    PROSA:

    “Obale masline i trgovi” (“Istarska naklada”, Pula, 1980.), priče i novele;
    “Obale masline i trgovi” (Zavičajna naklada “Žakan Juri”, Pula, 1999.), priče i novele (drugo, dopunjeno izdanje, s pogovorom Alda Klimana), ISBN 953-6487-14-4

    ENSAYOS.

    “Desk” (Istarski ogranak Društva hrvatskih književnika, Pula, 2005.), ISBN 953-6858-09-6



    Poemas traducidos por Željka Lovrenčić 



    CONSIDERACIÓN
    (Razmatranje)

    Primero abro la ventana
    y digo:
    El día es maravilloso, ¡adecuado para grandes hazañas!
    pero, como a un ratón
    me espera la vida
    y gruñe con aquella mirada suya.

    Entonces cierro la ventana
    y digo:
    Qué bueno es no ir a ninguna parte,
    querer a esta migaja de soledad,
    pero alguien me toca con el tiralíneas
    y me mata con su mirada.

    Luego me paro junto al vidrio
    y digo:
    Esta vida es bella, ¡¿cómo será entonces
    la eternidad!?
    En este momento la vida sonríe
    (como si hubiese soltado una ingenuidad)
    y muy seriamente dice:
    Sí, ¡nos veremos de nuevo!   



    EL HOMBRE CIEGO Y EL PERRO
    (Slijepi čovjek i pas)

    Tratamos de descifrar
    ¿por dónde viene el noble entendimiento
    del hombre ciego y de su perro?,
    él que va más allá del mero adiestramiento del perro
    y llega a ser un monumento de amistad.

    ¡Oh, cuántas virtudes y dedicación
    en esta creatura muda
    que lleva al hombre por la calle llena de gente,
    por el laberinto del aeropuerto
    y por el sendero a lo largo de los campos de tabaco!

    Amor,
    magnífico,
    pasa por la correa
    saliendo del corazón hacia la palma de la mano,
    abrazando el pecho del perro,
    y regresa
    parecido al fluir de partículas en forma de corazón.  



    ¿QUÉ LE DAREMOS AL VIAJERO?
    (Što ćemo dati putniku?)

    ¿Qué le daremos al viajero
    cuando cansado llegue hasta nuestra casa?
    ¿Nuestro punto de vista del mundo?
    ¿Nuestro pasado y nuestro futuro?
    ¿O, quizás, el conocimiento
    sobre el eterno vibrar del tiempo?
    Al viajero, cuando cansado llegue hasta nuestra casa,
    le daremos un plato del caliente caldo de pollo,
    la palangana con agua, ropa de cama limpia
    y detrás de él cerraremos despacio la puerta.



    LIMPIADORAS
    (Čistačice)

    Al nacer el crepúsculo,
    ellas son la gran luz de la tarde.
    ¡Almirantes de los buques de hormigón que navegan! 
    Y más:
    buenas madres que con la tela húmeda
    acarician las mejillas de hombres célebres;
    recorriendo los ceniceros y las mesas,
    las ninfas de Baco de la gran limpieza.

    Que Dios les de la vida a las limpiadoras,
    sombras en el corredor oscuro;
    a ellas que tocan las cosas con sus manos,
    dándoles significados reales
    para que los pasos de mañana
    no se tropiecen en la colilla sobre el suelo.   


    SI CIERRAN LA VENTANA POR LA QUE 
    SE VEN LAS ESTRELLAS
    (Ako zatvore prozor kroz koji se vide zvijezde)

    Si cierran la ventana por la que se ven las estrellas,
    y todo esto sólo
    por abrir las entrañas,
    dándose a la enfermedad pérfida
    y, finalmente, a la muerte,
    nos queda la persistencia
    y el holocausto en nuestra propia sangre.

    Sabiendo que la oscuridad
    es fuerza,
    fuerte en ausencia de la luz,
    nosotros nos uniremos en las filas
    y gritaremos a través de las paredes:
    ¡Vida! ¡Vida! ¡Vida!

    ¡Si cierran la ventana por la cual se ven las estrellas,
    nuestros cuerpos alumbrarán el Universo!



    CABALLO Y POTRO
    (Konj i  ždrijebe)

    Todo eso lo entiende el caballo
    levantando perezosamente la cabeza,
    bajo la morera
    sobre el saco de avena.
    Y él también corrió
    como mosquita por al aire;
    conoce esa tensión de los tendones
    y el relincho que espanta a las golondrinas.
    Al galope y al paso,
    la juventud aplastará muchos hormigueros,
    pero eso es también es la vida,
    como la melancolía que acompaña
    este galope ardiente,
    este movimiento perpetuo de paso.  


    LA BODA SILENCIOSA
    (Tiha svadba)

    ¡Mírate, espejo;
    mírate a si mismo! 

    Sólo ten cuidado de que
    La luna no vaya hacia ti.

    Tú, muchacha, con el rocío despierta
    la punta de la hoja de salvia.

    Sobre el pantano de corta vida
    orgullosa y limpia.

    Leo rugit, umbra fugit.
    Despierta el amanecer.

    ¿Oyes la voz sobre el despeñadero?
    Quédate tranquila.

    ¡Jubilaeum! ¡Jubilaeum!
    El universo toca al cuerno.

    La boda silenciosa de las flores pensamiento,
    la música y la mariposa.                    

    ¡Obsérvate, espejo;
    mírate en si mismo! 

    Sólo ten cuidado de que la
    Luna no vaya hacia ti.

    De la colección poética: La bendición del barco /Blagoslov barke 






    .


    0 0
  • 05/21/16--23:41: GABRIELA MILONE [18.758]

  • Gabriela Milone

    Gabriela Milone (San Luis, Argentina, 1979). 
    Doctora en Letras por la Universidad Nacional de Córdoba. Actualmente se desempeña como docente en la mencionada universidad y como becaria posdoctoral de Conicet. Es autora de Héctor Viel Termpeley. El cuerpo en la experiencia de Dios (ensayo, Ferreyra Editor, Cba, 2003) y de Las hijas de la higuera (poesía, Alción, Cba, 2007) y Luz de labio (2015)
    Es co-autora deGeorges Bataille. Inhumanidad, erotismo y suerte (Alción, Cba, 2008) y de La escritura y lo sagrado. Bataille, Derrida, Marion, Blanchot, Foucault (Alción, Cba, 2009). Es compiladora de La obstinación de la escritura (ensayos, Postales Japonesas, Cba, 2013). Algunos de sus textos poéticos han sido incluidos en las siguientes antologías: Si Hamlet duda le daremos muerte. Antología de poesía salvaje (Los detectives salvajes, Bs. As. 2010); Última poesía argentina (Ediciones en Danza, Bs. As, 2008). Poetas Argentinas 1961-1980 (Ediciones del Dock, Bs. As, 2008) y Hotel Quequén. Antología poética (Editorial Sigamos Enamoradas, Bs. As., 2006).



    Tiranía del placer
    o cuerpo negado

    Halaga a tu hijo, y te dejará aturdido; juega con él y te dará tristeza Eclesiástico 30, 9

    ¿Sabías, papá, de tu blancura que se adensaba
    en un vientre destinando el dolor?

    Tiemblan las manos si escribo 
    de la parte que también me dio,
    blanco invitado a formarme,
    noción del éxtasis saliendo 
    en el instante de la muerte más pequeña.

    ¿Pensaste, papá, en el vientre abultado
    cuando poseías tu propio placer?

    La niña abraza al hombre que elige
    ignorando el dolor que desprenden
    esas manos grandes,
    tatuajes de la extranjería
    en un cuerpo de mujer negado.

    ¿Qué es un padre, papá, 
    el invitado a la fiesta de los posibles?

    Mieles de cabellos acariciados.
    Cosquillas en las siestas de los veranos.
    Instantáneas que fijan la nena pensante
    formulando preguntas. 

    ¿Conocés el sabor de mi sangre, papá,
    si no supiste del dolor en el vientre que se alivia?

    Porque la simiente es estampa de la negación
    de la fertilidad de un cuerpo,
    querrá a su niña besándole los labios de hombre sabio,
    jugándole a sus pies de gigante limpio,
    enjugándole la cabeza de dios fornido,
    diluyéndose en su boca de palabras como torres.

    ¿Posarías tu boca en mi piel, papá,
    sin miedo a lo que se dice?

    Mis labios sólo tienen viento
    aprendido de la boca de un padre
    que creyó en su bastimento.
    El cuerpo progenitor es la tormenta
    que arrasa con la delicia de lo que se afirma.

    ¿Qué sentís en las entrañas, papá, 
    cuando la nena niega las suyas?

    ¿La leche será ajena, papá, higo maldito, 
    hijo de la flor encerrada, inflorescencia de los siglos?

    ¿No soy tu nena, papá, hoy que me endilgás 
    el cuerpo de mujer que me negaste?

    Yo haré en mis palabras / fuego en tu boca
    Jeremías 4, 14b



    La herida y la culpa 

    Por el beso culpable de una santa, 
    aceptaría yo la peste como una bendición.
    Emile Cioran


    Yo miro la nuca que lo contiene
    y contemplo la nube que le cubre
    la cabeza, pero que todos ven
    como una ausencia yéndose en la idea.

    Es padre de los días, de sus nombres
    como miel y de otros deseos que 
    le dictarán la pena como castigo
    o la excusa sostenida de horas.

    Y escribo esto pensando en el oro
    rojo al que vuelve, en el mismo instante
    que se cae solo el mundo cada vez 
    y mis párpados se queman negando.

    La herida será de las palabras 
    que simulan ser el mundo, me digo.
    Es mi fe que no dice que sí, que 
    hace de mí una nena que quiere
    volver a jugar como cuando entonces
    las piernas no se cruzaban para nadie. 

    Insisto, me desnudo las piernas 
    y las cruzo para mí, las enrosco 
    como reflejo del gusto en el juego 
    de las palabras haciendo cada vez 
    la pena que las dice.

    Y así persevero en la herida
    porque nadie más supo lo que fue 
    vivir en la palabra, detenida en los vestigios.

    (Cuídate, amor, de lo que no se dice.
    Cuídate, amor, de la sal que dice fantasmas)

    Como si el rescate me fuera concedido,
    he salido a mirar lo que se encarna 
    y he encontrado la vida dichosa.

    Suspendida en los dones que no vendrán,
    he pensado en las formas de un vientre
    y he caído en el círculo que es mi cuerpo.

    Como si la fuga fuese posible
    he sonreído en la culpa
    y he callado la herida.



    Del volumen de las cosas o la fluctuación del alma

    ¿Qué, hijo de mis entrañas?
    Proverbios 31, 2

    ¿Mamá, me extrañás?

    Sin palabras ajenas, insistir,
    la nena no puede limpiarse la boca 
    con el silencio que la captura.

    La cajita de cristal fue tu vientre, mamá.
    Hoy duele la lengua
    infante a destiempo,
    y lo que queda es el mundo, 
    santuario de todas las quiebras,
    infierno de cada latido 
    y de la sangre
    en el sabor de una fe.

    ¿Te acordás del dolor 
    que tuve que hacerte, mamá?

    ¿Tu alivio y mi destino
    haciendo llanto en cada parte,
    y el desprendimiento de los cuerpos
    perdiendo para siempre 
    los lazos que los vuelva?

    Ahora, suspendida
    en el país de los vientres,
    como quien no conoce el idioma
    -ya no de las palabras, sino el de las formas-
    y colmada en exceso por los dones,
    tan sólo reclamo el alivio 
    del círculo irrecuperable de este cuerpo,
    porque mana innecesariamente 
    el agua blanca de mi pecho
    y otra vez me pregunto
    si podré ser la madre de algo más
    que no sea mi propia pena.

    ¿Hay una hendidura en tu seno, mamá,
    ahora que jugamos a imitarnos,
    ahora que este cuerpo se abre al mundo
    con el exacto volumen de los latidos?




    ESCRIBIR NO IMPORTA 
    de Gabriela Milone

    En resonancia con “Libro de cenizas”de Mauro Césari



                           hay que escribir solamente  
                           en la incertidumbre y la necesidad 
                                             Maurice Blanchot



    venir / a vencer el cuerpo / sin más / escribir no importa / 
    en el desconcierto de la lengua / que acaso / sólo sepa 
    / de algún sabor que gusta / o no / escribir no importa / el 
    deseo incalmable / llama / desde la desgracia / de su 
    nombre / y no traza / más que la inesperada / o la 
    pequeña / catástrofe / del cuerpo en desamor





    cuerpo / no se despierta / siquiera con la escritura de su /
    nombre / apenas / nadie / dice su / nombre / vigilia de 
    los que duermen / en los cuerpos de los otros / o acaso / 
    en el deseo de los que no desean / indeseable cuerpo /  
    vencido / por el deseo de lo ausente / quién jugaría / a 
    despertar un cuerpo muerto / o apenas / un círculo / un  
    juego / indeseable / indeseado / quién habla del deseo / 
    cuerpo de nadie / desconcierto de lo que ya no vuelve / o 
    acaso / o apenas / una letra mal anudada a la piel / cuerpo 
    de nadie / nadie juega





    mis labios sobre tu mano / no mi lengua sobre tu piel
    / fragmento del arte del deseo / boca perdida / en la súplica 
    por su quién / por su dónde pongo lo incesante / cuando 
    no hay quién / ni dónde / ni súplica 




    bésame con los besos de tu boca / promesa de las mujeres de  
    Jerusalén / gacelas saltando montes / olivos tumescentes / 
    almendros hinchados de sol / promesas más oscuras / 
    que el cielo / que prometen sus cuerpos / almendra y 
    mirra / vientres como pequeños / montes / que salta / 
    gacela / olivo y miel / un hermano desea a su hermana / y 
    buscan / el beso / que quisieran / no saber dar






    desmayo / en la cima / de la palabra / que / no nombra 
    el deseo / lo pierde / en hijos del pensamiento / 
    abandonados / por un talento que vuelve / a su tormenta / 
    la pasión que dona / los días / y quizá / dormir en la piel 
    que fascina / y soñar / que algo se despierta






    solo para mí florezco yo, desierta / solo desierta florezco para 
    nadie / el juego dolido de ser otro / la risa cambiada / la
    mirada vacía / el cuerpo muerto / que nadie despertaría / 
    así/ surge/ la desnudez/ en un temblor / blanco







    muriendo porque no muero / buscar refugio en la pasión 
    inconclusa / de la santa dormida / en su imposible / 
    rasgada en su vientre / hecho a la medida / del hombre 
    que es / su dios / clavado / en el abandono / debemos 
    irnos del deseo que pudo ser / fugarse merodeando el 
    madero ardiente / cruz / para la suerte improbable / ésa 
    que no sabe de su deseo /no más / que en el paladar / que 
    desgarra / las heridas





    “Naciendo en tu oscuridad”. Las Hijas de la Higuera de Gabriela Milone. Resumen de clase.

    Por Adriana Lestido.

    Durante la clase sobre cuerpo y nacimiento hemos analizado el libro de poesía Las hijas de la higuera (Milone, 2007). Nos hemos detenido sobre su temática, quién es el sujeto lírico y la manera en que el cuerpo se hace presente en el texto. Además, discutimos la función de los paréntesis utilizados en muchos de los poemas. Ideas de Luce Irigaray, Hèléne Cixous y Julia Kristeva que parecieran haber inspirado pasajes de Las hijas de la higuera, han sido consideradas. Finalmente, retomamos dos observaciones de Giorgio Agamben con respecto al ser humano y vimos cómo pueden redimensionar la lectura de los poemas de Milone.

    ¿Cual es la temática del libro? ¿Podemos decir que es un libro sobre “nacimiento”? “Milone construye un libro de marcado carácter femenino donde se reflexiona sobre la función del cuerpo de la mujer a través de la figura de la madre. (…) presenta tanto la identidad particular que sólo la mujer posee al desarrollarse como madre como lo que pasa con esta condición cuando le ha sido negado ser fértil (…)”, resume Ruth Chávez Verdezoto en su reseña.

    El nacimiento es visto en un sentido amplio, si la madre pare a la hija y la higuera da frutos, la hija crea palabras: 


    “Si no me besaste los labios (…)/ 
    no sabrás del sabor/ 
    de mis palabras como hijos yermos/ 
    en los siglos del nunca de los higos de nadie” (p. 12).


    La higuera del título se explica con dos epígrafes que inician el primer poema (p. 9, Mateo 21,19 y Marcos 11,12) que se refieren al episodio en que Jesús maldice a una higuera que no da frutos y que luego se secará. La higuera simboliza, en este primer poema, el cuerpo de la madre. La palabra “hijas”, en plural, en el título, es llamativa, teniendo en cuenta que en el transcurso del libro sólo hay una hija. Esto podría ser una forma de universalizar. Las citas bíblicas en muchos de los poemas confirman esta hipótesis del intento de hacer de este libro un texto que trascienda el individuo que habla en él. La aliteración de las palabras hij-a/ hig-uera une aún más a la madre, la higuera y la hija.

    Es notable la presencia de distintas voces. Al principio, el sujeto lírico es la hija que se dirige a su madre (p. 9): “Sabías mamá de la cruz que me dibujaba/ entre la frente y el pecho por el miedo y lo que despuntaba?”. Pero más adelante escucharemos la voz de la madre respondiéndole a la hija (p. 21), la hija dirigiéndose a su padre (p. 23) y el padre hablándole a su hija (p. 35, 45). Algunos poemas (p. 27, 31 y 41) están en tercera o en segunda persona y se dirigen a “la nena” aunque no está claro quién ha tomado la palabra. Puede ser la misma hija que se habla a sí misma.

    A veces habla solamente la hija (arias), o encontramos dos voces (dúos de la hija y la madre), o se agrega el padre (tríos). El epígrafe de Karl Jaspers y las citas bíblicas son también voces, aunque en letra más pequeña y, por lo tanto, menos importantes. El padre recita o canta en italiano “en su lengua de madre” por lo que resuena la abuela (p. 45). La traducción del italiano en la misma página no es literal, si no más bien interpretativa, el traductor toma la palabra. Lo dicho entre paréntesis agrega más comentarios a este “sistema coral”, como lo ha denominado Silvio Mattoni. Nelly Richard dice, con respecto a la nueva narrativa escrita por mujeres en Latinoamérica: “Leer no sería entonces reconocer un sentido ya cifrado en la obra y transmitido por ella como resultado sino la actividad de recrear postulados de lectura a través de una red de enunciados ambiguos y plurales que descentra toda imagen de autoría/autoridad” (Richard,1996, p.743, el subrayado es mío). La forma en que la hija va cediendo la palabra a sus padres y la resonancia de diversos discursos en los poemas, se corresponde con la posición crítica que postula Richard, basándose en Kristeva, en la que lo femenino no es algo formado de antemano sino un diálogo interdiálectico.

    El cuerpo y la palabra están entrelazados a lo largo del libro, como se entrelazan las distintas voces. La palabra se hace cuerpo y el cuerpo se hace palabra. 


    “La cruz sobre el vientre o en la corteza,/ 
    en el sudor de la nena quieta/ 
    en la labor del salmo de todas las dudas,/ 
    en el mareo del rezo de todos los ardores” (p. 10). 


    “Vientre”, “sudor”, “labor”, “mareo” son vocablos que refieren al cuerpo y se entremezclan con “cruz”, “salmo”, “rezo”, la palabra o lo divino.

    Los paréntesis, curvados como un vientre, contienen al cuerpo en el poema “I. ¿Por qué me sacaste del seno materno? Job 10, 18” (p. 17). Esta iconicidad se constata también en “II. Reclamaré su sangre de tu mano. Ezequiel 3,18” (p. 19, 20), siendo las palabras entre paréntesis (“plétora”, “la certeza”, “el legado”, “trasiego”, “el clamor”) conceptos líquidos, que cambian de recipiente cuando al nacer la hija ya no estará más contenida por su madre, si no por su propio cuerpo, “el cuerpo nuevo”. Además, las palabras entre paréntesis funcionan como comentarios, acotaciones del tipo libreto de teatro e, incluso, uniendo poemas en forma gráfica, efecto subrayado por la aliteración de las palabras. [Me refiero a “(despertar cayendo)” y “(desesperar dudando)”, p. 37 y 39.]

    La presencia del cuerpo de la madre en los poemas nos invitan a relacionarlos con Irigaray y Cixous. Irigaray priorizará el contacto sensorial con la madre, en la búsqueda de una lengua primigenia, anterior al Logos masculino (Richard, p. 740). El contacto entre madre e hija, mujer y mujer, es líquido y se opone a la rigidez falocrática. Esta fluidez está presente en Milone: 


    “Tu cuerpo es mi cuerpo de hija afirmada,/
    de sangre que corre sin alguna otra razón/
    que tu anhelo” (p. 13-14).


    Cixous explora la voz femenina y la compara con la leche de la madre. Milone realiza un paralelo entre la leche materna y la leche de las brevas (p. 9), uniéndolas al concluir el poema con sus propias palabras, sus hijas (p. 12). Voz, leche y escritura están entrelazadas. Pero para Milone la liquidez no es una propiedad exclusiva de la mujer. El padre tiene su leche, el semen, “blanco invitado a formarme” (p. 23).

    Tanto Irigaray como Cixous han sido acusadas de esencialistas, ya que reducirían la condición femenina a la biología, al poder ser madres. Kristeva tiene una postura más crítica con respecto a la maternidad, la considera un “continente perdido” pero inexistente. Esta nostalgia es palpable en Milone (p. 19, 20). También la idea de Kristeva mencionada más arriba de que no existen dos opuestos femenino-masculino, si no que son fronteras que interdialogan y que es de este movimiento constante, donde surge la escritura. En las múltiples voces del libro de Milone vemos una prueba de esta hipótesis.

    Introducir a Girogio Agamben en el análisis podría resultar arbitrario después de haber establecido la relación de los poemas con Irigaray, Cixous y Kristeva. Aún así, el concepto de que el hombre es el animal que puede su propia impotencia (Agamben, p. 44), arroja, sobre la infertilidad de la higuera/ madre del primer poema, una luz liberadora. “Poder el no” es casi una declaración de principios, una rebeldía que humaniza. “Que no brote nunca, que no coma nadie” (Milone, p. 9). Pero el deseo de ser reconocidos por otros (Agamben, p. 46) está presente en Milone y se puede relacionar con el diálogo con la madre y el padre y de esta manera también con Irigaray, Cixous y Kristeva. La hija reconoce a los padres y quiere ser reconocida por ellos, sabe que ellos la ven, que ven su mirada. La hija les cede la palabra, los acepta y también reprocha y reclama.

    Para concluir, una cita de Kristeva, en la que la palabra y la carne están en igualdad de condiciones, el programa de Milone en su libro: “Let a body finally venture out of its shelter, expose itself in meaning beneath a veil of words. WORD FLESH. From one to the other, eternally, fragmented visions, metaphors of the invisible” (Kristeva, p. 134).

    Bibliografía

    Agamben, G.: Nudities. Stanford, 2011.

    Kaplan, A.: “The psychoanalytic sphere and motherhood discourse”. En: K. Woodward (red.) Identity and difference. Londres, 1997, p. 289-297.

    Kristeva, J.: “Stabat mater”. En: Poetics Today, vol. 6, núms. 1-2, The Female Body in Western Culture: Semiotic Perspectives. Durham, 1985, p. 133-152.

    Mattoni, S: “Sobre Las Hijas de la Higuera de Gabriela Milone”. En: http://alcioneditora.blogspot.nl/2009/07/gabriela-milone-las-hijas-de-la-higera.html.

    Milone, G.: Las hijas de la higuera. Córdoba, Argentina, 2007.

    Richard, N.: “Feminismo, experiencia y representación”. En: Revista Iberoamericana, vol. LXIII, núms. 176-177. Pittsburgh,1996, p. 733-744.




    .

    0 0
  • 05/22/16--00:21: IRIS KIYA [18.759]

  • IRIS KIYA  

    Iris Kiya (Sebastián Melmoth) 1990, La Paz, Bolivia. Ha estudiado literatura en la Universidad Mayor de San Andrés. Ha publicado los poemarios Manicom(n)io fra(g)tal, colección postmortem (2010), 24 cortos y un prólogo en braille para Gelinau Laibach (2013). Actualmente es parte de las editoriales Género Aburrido y Makinaria ediciones. 


    MURDER IS MY BUSINESS


    There’s a time when the operation of the machine becomes so odious, makes you so sick at heart, that you can’t take part; you can’t even passively take part, and you’ve got to put your bodies upon the gears and upon the wheels, upon the levers, upon all the apparatus, and you’ve got to make it stop.

    Mario Savio
    December 2, 1964



    24 de agosto de 1964

    Mensaje postal de Sebastián Melmoth (Vietnam, prisioneros de guerra) dirigida a la familia XX.

    Sabrá la familia de los inconvenientes en cuanto al envío de cartas, puesto que, en algunos casos, dicha misión es altamente peligrosa. C… amigo mío, pudo escurrirse entre las bases militares y escapar (es así como esta carta llega a ustedes). Mi mano tiembla y tengo la obligación de ser yo el mensajero de estás terribles noticias. La guerra atenta con todo lo que ve a su paso, sobre todo con los prisioneros indefensos. Tengo entendido que el señor XX y su hijo fueron prisioneros por más de tres meses. Sobre el primero tengo información vaga: fue vendado y llevado a rastras hasta el río, alrededor de una hora sus captores volvieron sin su presa, la gente especula una muerte rápida. Con respecto al hijo, Thomas XX, niño que padecía el síndrome de Tourette, causa y burla constante de los militares.
    Me llamaron el día 21 de agosto a eso de las 10:30. Fue entonces que señalaron al infante y me indicaron que tomase una foto de él, antes de… A continuación, uno de los militares se acercó al crío, depositando en su mano algo que no logré identificar por la distancia en me encontraba. El hueste se alejó rápidamente y gritó a viva voz-Melmoth, tome la foto antes que explote. Comencé a sudar y mecánicamente preparé la cámara: uno, dos, tres. Disparé. Segundos después, vi estallar al niño en mil pedazos. Caí al suelo, mientras los hombres reían y comentaban-ahora sí el cuerpo no le va a fastidiar.

    Los días siguientes no conseguí dormir ni comer. Soñaba con el niño y la granada en su mano, hasta que finalmente decidí buscar los restos del cuerpo y preparé un entierro. Perdonen el atrevimiento de darles a conocer tan terrible noticia. A continuación encontrarán la foto de Thomas XX, y el epitafio que me atreví a escribir en su nombre.

    P.d. Mis más sentidos pésames, sinceramente:

    Sebastián Melmoth, fotógrafo de guerra




    A veces siento que la carne se me estremece y no puedo pensar en las miles de balas, que se requiebran dentro, que se inundan, que se revuelven cuando estoy en la trinchera. La trinchera es el paso entre la tierra y el cielo, sería mucho más lógico decir, entre la tierra y la tierra, sé, que todavía estoy vivo, abalanzarme y seguir con la escopeta, la calle es el encuentro con los otros. La trinchera es como el féretro que te encadena a la tierra y mientras sudo, me miro y me cubro, pienso estúpidamente en los besos, porque no quiero morirme pensando como un hombre, sino más bien como un niño, torpe e ingenuo, y aunque ni siquiera los labios me han permitido enamorarme, he leído alrededor de 34 cartas de amor, cartas que mis amigos me han pasado para corregirlas o agregarles un toque amoroso, pero he errado puesto que mi relación con el amor es más bien nula. Entonces terminé escribiendo insólitos párrafos que ocupaban la tercera parte del texto. A veces rellenaba las cartas con pasajes nebulosos sobre las novelas policiales que había leído, movido por dicha acción, la carta que hablaba de lo lindo que sería despertar una mañana con alguien, se mezclaba con el leit motiv de un detective.





    Eleonora
    me aturde pensar en tus zapatillas rojas
    Eleonora
    la música country me hace recuerdo a la tristeza de Dilinger
    antes de ser apresado
    antes que su amada Evelyn se convirtiera
    en cantante convicta
    dime una cosa, Eleonora
    qué siente alguien como Dilinger cuando roba un banco y después
    le tira un beso a su amada
    Eleonora
    la música country me hace recuerdo a la tristeza de Dilinger
    antes de ser amado
    Eleonora
    sé que esta tarde no tendré tiempo para verte
    porque me ha tocado estar bajo la trinchera
    es tan linda la foto tuya, Eleonora
    temo que si te veo, otro soldado se enamore de ti
    -miento
    temo que si veo tu foto, sienta la tristeza de Dilinger
    antes de ser acribillado
    Eleonora




    Ceci n´est pas une pipe
    Ceci n´est pas une Smith & Wesson
    Ceci n´est pas une camera
    Ceci n´est pas une tranchée
    Debajo la trinchera,
    encuentro a mi padre a mi madre y a mi hermano
    Debajo la trinchera,
    acribillo sus ojos de azufre,
    relleno las cuencas con plata y los epitelios restantes con saliva y cal
    Debajo la trinchera,
    cuento con la compañía de un fotógrafo y un soldado
    Debajo la trinchera,
    el fotógrafo me insinúa una toma a blanco y negro
    Debajo la trinchera,
    el soldado me habla de Carter y los cuervos,
    le tiene miedo a la flacidez
    y a los besos de las mujeres bonitas
    Debajo la trinchera,
    el fotógrafo me mira por el ojo de la culata
    Debajo la trinchera,
    el soldado y el fotógrafo
    se suben a una avioneta y ponen el disco número ocho, pista tres
    suena Paganini
    y en el intermedio
    el violín se mezcla con el sonido de la avioneta
    Debajo la trinchera,
    hay asfalto,
    una ventana,
    una cámara,
    y una Smith & Wesson
    Debajo la trinchera
    mis huesos se están cosificando por la cal
    El fotógrafo me muestra un rollo sin revelar
    1. Debajo la trinchera un hombre
    2. Debajo la trinchera una mujer
    3. Debajo la trinchera un niño
    Debajo la trinchera,
    encuentro los cadáveres de mi padre, madre y hermano
    Pound se ha estado alimentando
    de garbanzos y setas,
    setas que esconde en los rincones de su almohada
    en el psiquiátrico
    come garbanzos a deshoras, porque ya no puede
    pensar en las elegías o en las servilletas de papel.
    Pound se ha estado alimentando
    de garbanzos y setas
    entre las 6 y las 12
    lee cuartillas y luego las reescribe
    pensando en Aura y en la guerra
    Pound ha estado leyendo
    cuartillas,
    y el psiquiátrico donde reside
    solo cultiva garbanzos y setas
    Pound se exacerba con
    sus psicosis, con Aura,
    con los garbanzos y setas.
    Pound mira disimuladamente las esquinas
    azuladas del periódico y recae en una
    foto, una mujer de rasgos tenues y mirada
    perdida.




    Este es el proyecto de un beso,
    un beso que se esconde en la violencia
    ꟷde los cuerposꟷ
    cuerpos que desfilan con las pancartas impuestas,
    pancartas que dicen:
    Un buen soldado muere por su patria
    Un buen soldado alza las armas por su patria
    Un buen soldado se alimenta de la tierra
    Un buen soldado sufre de hambre
    Un buen soldado traiciona a su amigo
    Un buen soldado se muere de hambre
    Un buen soldado se masturba a las 3:00 am
    cuando nadie lo escucha
    Un buen soldado no busca morir por su patria,
    busca matar por su vida
    Un buen soldado no se enamora, ni pide perdón
    Un buen soldado escribe sus memorias
    Un buen soldado lee el periódico y busca
    trabajo de conserje, profesor, constructor, escritor, mesero
    Un buen soldado camina por las calles
    apuntando con su mano o sus ojos, como si fuera un arma.
    Un buen soldado llora por las noches, cuando
    ve a su madre en zapatos de tacón
    Un buen soldado se levanta a las 5:45 am
    e iza la bandera junto a su hijo.
    Un buen soldado no cree en el azar,
    ni en las cartas, ni en los juegos
    Un buen soldado no ríe, pero sí peca
    Un buen soldado se baña todos los días
    y se agrieta la espalda contra el muro
    Un buen soldado va a la iglesia,
    aunque no sepa rezar
    Un buen soldado se enamora, aunque no sepa dar un beso
    Un buen soldado no escribe cartas de amor,
    escribe novelas policiales
    Un buen soldado no lee a Whitman, lee a Pound


    S. Melmoth habla con Mahmud Darwish

    -Hablemos de febrero.
    -Escribiré sobre febrero, escribiré cuando los soldados dejen mis pies.
    Cuando Dios deje de crear y empiece a masturbarse.
    Cuando las feministas piensen en dios masturbándose.
    Cuando los soldados le pidan a dios
    balas, azúcar,
    y encuentren letreros que digan: se escribe epistolario ajeno.
    -Hablemos de febrero.
    Hablemos de los mercenarios que quisieron matarlo.
    -Ellos me dijeron que el revólver estaba preparado,
    que me inclinara frente a la puerta
    porque el horizonte se había perdido entre los matorrales.
    -Y pensé-
    Ella y sus ojos destruyen la génesis del universo.
    Ella es el cuello que se pudre al beber.
    Ella es lo evidente.
    Ella susurra: “quiero hacer el amor en el idioma de mi infancia”.
    Ella musita: “quiero que los soldados vengan y me fotografíen las uñas de los pies”.
    -Hablemos de febrero.
    Hablemos de los mercenarios que quisieron matarlo.
    Hablemos del fotógrafo que conoció mientras pensaba en dios
    Hablemos de las mujeres que predican ser mujeres,
    y no han aprendido a vivir como mujeres.
    Hablemos de las mujeres que no conocen la guerra.
    Hablemos de las mujeres que no saben qué es una AK-47.
    Hablemos de las mujeres que no fuman.
    Hablemos de las mujeres que toman leche en invierno.
    Hablemos de las mujeres que leen a Herman Hesse y creen que es glorioso.
    Hablemos de las mujeres que no saben quiénes son Charlie Parker y John Coltraine.
    Hablemos de las mujeres que se ríen cuando escuchan un poema.
    Hablemos de…
    -Hablemos de febrero.
    Del fotógrafo que conocí ese día,
    del azúcar y las balas
    de los epistolarios
    y las mujeres que no saben lo que es una AK-47

    Pero sobre todo, quiero saber si usted podría sacarme una fotografía
    así, con el arma en la mano
    -El revólver está preparado.
    -Inclínese frente a la puerta
                                   porque el sol se está escondiendo
    y el horizonte no me deja ver los matorrales
    -Y pensé que no iba a encontrar al fotógrafo que iba a matarme.
    Hablemos de febrero.



    Corto n°1
    El último amor de Satán


    I

    Nervioso…
    Fumo mucho, demasiado.
    A lo lejos con el pulmón apretado (aperlado, sin tiempo).
    Fuma ella, mucho, demasiado.
    Carmilla, una niña de 14 años,
    enamorada de un hombre con sombrero de fieltro verde,
    del hombre de los guantes que fingen cubrirle los dedos,
    mientras vacilan hilarantes entre sus enaguas.
    Ella, Carmilla, costura su figura todos los días,
    le da pinceladas a sus vestidos de terciopelo verde.
    Ella, Carmilla, no sabe
     el temor que me provoca amarla.


    II

    -nervioso-
    Fumo mucho, demasiado.
    Le he pedido a Carmilla
    que esconda los relojes,
    como humano, les tengo miedo.
    -sufro de Cronomentrofobia- 


    III

    Debo salvar mi alma,
    despedirme de ella,
    arrellanar mis lágrimas en su clavícula.


    IV

    Fumas mucho, demasiado – me dice.
    ¿Por qué te enamoraste de un viejo que le tiene miedo al tiempo? – le digo 
    Tú eres el que tiene 14 años – me dice –
    Mírame – le digo – mientras lloro,
    y mi llanto se convierte en un charco que no alcanza
    a llenar las cuencas de su cuerpo.
    Fumas mucho, demasiado – gime –
    Me mira y sus ojos parpadean,
    como las agujas del reloj.
    Mis guantes se pierden en sus enaguas.

    – Cae muerta –
    Con los ojos abiertos.


    V

    Estamos solos – me dice –
    No estoy seguro –le digo– no puedo ver nada,
    creo que estoy ciego.
    Siéntate –me dice– aquí, en esta vereda no llega el tiempo.

    .


    0 0
  • 05/22/16--00:35: EDGAR SOLÍZ GUZMAN [18.760]

  • EDGAR SOLÍZ GUZMAN

    Edgar Solíz Guzmán | Bolivia
    Escribe poesía, cuento y crónica de temática homosexual. Produce y conduce el programa de radio “Soy Marica y Qué” de Radio Deseo 103.3 F.M. Es miembro de “Movimiento Maricas Bolivia”



    SARCOMA
                                
    I
    Mi cuerpo es una ausencia 
       inhabitable / inevitable
    que se derrama esta noche de invierno
    sobre la espalda de la ciudad.
    La ausencia rezuma dolores / horrores
    sobre el dorso de una vena mutilada
    como la sangre de San Sebastián,
    sereno y displicente, en el podio 
    del martirio.
    La noche penetra por las ventanas, 
    me mira con distancia prudente,
    mientras descansa las piernas
    y conjura los lenguajes de la sombra.

    Me es imposible distinguir el olor que la contiene,
    mirarla con la desesperanza de un niño huérfano
    que roza su pesimismo y coge su mano embebido en formaldehído.
    Es un problema este olor entre mis manos,
          diluir la solución al 5 % en agua
    y esperar el momento preciso
    de la inyección endovenosa,
    para protegernos de esos gusanos que, 
    como una piara de cerdos, 
    se lanzan al precipicio.

    El formol ha minado mi cuerpo, 
    lloro cristales hemorrágicos por el
    ojo de vidrio verde que me queda.
    Retiro ese ojo y cierro los párpados
    confundiendo esos antojos naturales
    y el oficio humano que me circunda.


    II

    se retira la sangre de mi cuerpo
    por una herida que no es del cuerpo
    yo no sé decir el nombre de mi enfermedad,
    y sin embargo me comporto a la altura de las 
    circunstancias,
    intentando contener esos huecos que me vacían
    y demorando las goteras con los pulpejos de los
    dedos que no alcanzan a cubrirlas porque todo se desborda:
    Las venas, las manguerillas, las miradas,
    las jeringas,  los catéteres, los enfermos.
    Incluso la muerte que se lava el rostro con una esponja rancia color melón.
    ¿Recuerdas la sangre marcando nuestras líneas de la vida?
    mirando confundidos el misterio de la muerte,
    queriendo recorrer ese trazo confinado a una tierra difusa,
    en la que era imposible imaginar tu hálito y el mío
    porque el destino hilaba mi nombre, letra por letra,
    mientras Átropos cortaba las hebras, noche por noche,
    depositando el resto en una herida sangrante.
    Desde entonces, 
    imaginé una muerte 
    digna de mi altura, 
    llegué a pensar que mi 
    propia mano se haría 
    vengativa.
    (Desistí al tercer intento porque una vidente tomó mi dedo pálido hasta hacerlo sangrar, removió su transparencia para anunciar que la muerte habitaba en mí, pugnando, inútilmente, por morir. 
    Todavía conservo el dedo y la gota de sangre. 
    He aprendido a vivir con la exactitud del oráculo que, cada cierto tiempo, determina mis posiciones cadavéricas. 
    Me he adaptado a los olores, las punciones, los abscesos, las diarreas, los bacilos y todos los falsos positivos antes de la primera tos sanguinolenta.
    Si te digo todo esto y respiro más lento es que conseguí que compartieras mi hálito. La vidente se pasea por el pabellón arrastrando con furia su sonajero de plata. En la curva de una esquina la enfrentaré para pedirle que cambie sus presagios. Me ha tocado la luz de mi propia muerte. Ahora mismo termino de incrustar ese lazo rojo en la piel cancerosa de mi pecho. Mi cuerpo se abre, se abre de par en par para recibir esa luz.)

    Es hora de que lo entiendas:
    todo animal se vuelve voraz
    cuando es acorralado
    por las formas de la muerte.

    Era imposible conocer las intenciones guardadas en el dorso de tu pene,
    en tus comisuras, tus caderas, tus recuerdos
    y en todos esos ángulos sinuosos que
    besamos con la complacencia de un 
            moribundo.
    La muerte aprovechó la tarde, la noche 
    y el medio siglo de edad de nuestros besos,
    aprovechó tus ojos para hacerse invisible 
    y todos los hijos muertos en el cruce de nuestras lenguas.
    Nos encontró en la cama de los putos tristes
    y en la ciudad enferma que mordía nuestros muslos,
    entró al mundo, como un sátiro descifrando esos cuerpos desnudos,
     la mañana en la que cayeron los primeros peces del Salón de belleza.


    III

    “La muerte cuando no da vida mata”
    decía de mi madre que me cuidaba y cuidaba el salón
    de los putos tristes, de la ciudad enferma
    del sueño resucitando mi devenir Eva,
    de las muecas iluminando el cadáver,
    del féretro incrustado de diademas
    y del empalamiento en el falo de la muerte.
    Mi madre y su congoja, su secreto, su pánico, su vergüenza
    y el primer día gestando en mi vientre de hijo virgen 
    que promete besarla medio siglo y alejar los murmullos
    que nos devoran con la avidez de las parcas hambrientas.
    Mi madre y yo, ella y mi urgencia hemorrágica, placentaria, umbilical, amniótica
    llamando a mis amigos debajo del 
    tanque de oxígeno para decirles adiós,
    tomando una sobredosis de opiáceos 
    porque la desesperanza y el caos,
    cambiando mis pies por muñones
    por invitación hábil de la gangrena,
    perdiendo la cabeza en incontables
    situaciones en que quisimos cortarla.
    Mi madre y yo compartiendo la polvera, las medias red y el corsé de palitos chinos.
    Ella y yo que nacimos en un viaje 
    de invierno para demorar los años,
    con el ajuar de joyas falsas, el recipiente 
    de culpas y nuestros cuerpos centenarios,
    deambulando callejas, durmiendo en bares,
    despertando en sanatorios y hospitales.

    Tu llegaste después, para conocer mi cuerpo, 
    habitar mi culpa y limpiar el esperma de las sábanas,
    mi madre te miraba de reojo intentando descifrarte,
    calibrando la mortandad de la carne que me ofrecías
    y guardando el miedo en los niños envueltos que desayunábamos.
    “Yo estuve en Filadelfia” me dijo un día
    y se puso rezar las cuentas con su desconsuelo de madre,
    conversamos sobre el presagio de la vidente
    mientras te señalaba en la fotografía velada 
    mirándome para siempre, arrastrando pulmones y ojos reventados, 
    abandonado en la soledad y los cinco antidepresivos
    que se hunden en la amodorrada somnolencia.
    Pronunció la palabra epitafio antes de desnudarse, 
    estalló dentro mi cuerpo con una risa macabra
     y se extinguió entre un olor a tierra mojada y flores rancias.
    Todavía guardo sus 103 kilos grasientos en el patio de mi casa,
    su cordón umbilical enterrado entre incienso y mirra,
    el juego dental completo de sus dientes de leche,
    su cráneo limpio y el velo amarillento de su boda.


    IV

    Mi pañuelo con sangre delata al bacilo que me sobrecoge,
    vuelco mis pulmones para reutilizarlos mientras soplo,
    con pesimismo y demencia, los dolores imaginarios.
    Deliro con 39.7 oC acumulando esputo en un bolo alimenticio
    que me traga mientras me quema el agua salada
    de los mares que nacen de mis poros.
    Gotea,
    brota,
    fluye,
    salta,
    chorrea.
    Excremento líquido,
    pedazo de mierda diluida,
    la dieta que pago/cago hasta las heces,
    intempestiva, imperiosa, diarreicamente,
    un romántico escarnio a la obesidad heredada
    que me vacía desmesuradamente antes de pronunciar otra palabra 
       y recoger las cenizas de mis huesos hechos polvo y cadáver insepulto.
    Estos dolores son la ira de la indigencia corporal que encausa mi deseo
     en la precariedad del destino y la dosis de morfina
    que nunca funciona porque he aprendido a simular mis días pálidos
    y dolorosos en el otro que se repite hasta el hartazgo buscando la 
    sentimentalidad y la sobrevivencia.
    El difunto al que mato cada día

    y que nunca termina de morir
    ha escrito nuestra esquela
    pasadas las tres o cuatro horas
    previa comprobación del rigor mortis.

    Todos nuestros restos se descomponen 
    en una bolsa de basura extra grande,
    hago gárgaras con el olor que fermenta nuestra 
    expansión corporal mientras voy tragando, 
    con pastosidad, la pus de nuestro último absceso anal.
    Una fosa clandestina, madre putativa, 
    memoriza nuestras plegarias y prepara la tierra mohosa
    para guardarnos mientras los gusanos comen y engordan. 
    Los gusanos nos mastican con su mucosidad mamosa,
    tragan, regurgitan, regurgitan y tragan,
    van modelando el barro que cubre nuestras minucias,
    la mortaja que nos hace cuerpo mientras nos deglute.
    Hay que moldear la lápida con el mismo barro de nuestras cenizas,
    triturar los gusanos que nos tragan con fruición,
    succionar el cuerpo que nos pertenece,
    separar bucalmente los gusanos de la caca y estos del cuerpo
    y estampar un escupitajo gomoso 
    en la fatalidad del deseo conquistado.


    V

    Permanecer deshabitando mi propia forma,
    dejar a la carcoma instalarse temporalmente,
    mientras el silencio deviene territorio cifrado
    nada queda de la pus, las llagas, costras y cicatrices
    ni siquiera ese fatal tizne violáceo que tanto temíamos.

    La modorra empieza a habitar el deseo del otro.

    El performance que el cuerpo esperaba
    se deshace en las arrugas y los pliegues 
    nocturnos que delinean mis contornos.
    Un vacío anida la huella de mis dolores, 
    una escisión menoscaba el cuerpo, 
    desorientación abismal de la oscuridad,
    una ausencia contiene los olores sincopados,
    la pérdida irremediable del ser.

    Doblar las sábanas.
    Desempolvar la habitación.
    Esperar otro cuerpo, otra muerte, otra huella.







    .



    0 0
  • 05/22/16--01:21: DON MEE CHOI [18.761]

  • DON MEE CHOI

    Nació en Seúl, Corea del Sur en 1962 y ahora vive en Seattle. Además de su propia poesía, Choi es un prolífico traductor de poetas modernos mujeres coreanas, incluyendo varios libros de Kim Hyesoon .

    Don Mee Choi es poeta y traductora de poetas contemporáneos de Corea, autora de los poemarios Hardly War (Wave Books, 2016) and The Morning News Is Exciting (Action Books, 2010). 

    Es la ganadora de un Premio Whiting Writers 'y el Premio Lucien Stryk traducción de 2012. Vive en Seattle.

    Libros 

    The Morning News is Exciting, Action Books, 2010
    Petite Manifesto, Vagabond Press, 2014 (chapbook)
    Hardly War, Wave Books, 2016

    Traducciones 

    Mommy Must Be a Fountain of Feathers by Kim Hyesoon, Action Books, 2005
    Anxiety of Words: Contemporary Poetry by Korean Women, Zephyr Press, 2006
    All the Garbage of the World, Unite! by Kim Hyesoon, Action Books, 2011
    Sorrowtoothpaste Mirrorcream by Kim Hyesoon, Action Books, 2014
    I'm OK, I'm Pig! by Kim Hyesoon, Bloodaxe Books, 2014

    Premios 

    2011 Whiting Award
    2012 Lucien Stryk Asian Translation Prize for All the Garbage of the World, Unite! by Kim Hyesoon


    Nació en Corea del Sur en 1962 y llegó a los 19 años a Estados Unidos, luego de una estancia en Hong Kong. Su primer libro de poesía —que va del fragmento al verso, de la nota suelta al párrafo completo— interroga esta experiencia desde el punto de vista más íntimo de la historia personal pero también desde la crítica acérrima e inteligente al neocolonialismo y sus sintaxis. A veces, el que se va deja a un gemelo imaginario en su lugar. A veces, cuando la poesía lo hace posible, estos dos intercambian mensajes que, con suerte y gracias a Action Books que publicó este libro en el 2010, podemos leer.

    Aquí va una traducción de “Un viaje de la neocolonia a la Colonia”, en The Morning News Is Exciting! (Action Books, 2010), p. 81-85.

    Cristina Rivera Garza
    http://cristinariveragarza.blogspot.com.es/2012_01_01_archive.html




    Se fue a Hong Kong en 1972. Tenía diez años y entonces sólo hablaba coreano. Imaginó que había dos de ella. Me imaginó. Yo crecí en Corea del Sur mientras que ella crecía en Hong Kong. Yo me quedo donde estoy.

    Mi mensaje para ti:
    Me quedé atrás. El hogar es una cosa en capas.

    Tu mensaje para mí:
    El té verde es la norma y no se le añade nada más. En la economía de la Colonia es esencial que se aproveche cualquier oportunidad para darse a conocer. Si vienes de una neocolonia desconocida, entonces eres nada y así permanecerás hasta la fecha de tu partida. Toma un trago y quédate cerca de tus familiares. Tu equipaje pronto absorberá la niebla. Al transbordador en que viajas le depara una sorpresa —Té y los Ingleses. Ahora resulta evidente que la Colonia espera poder mantener a su creciente población en un estándar de vida razonable. Tu lengua es optativa. Es ideal para tu nueva situación doméstica: un departamento de tres recámaras con un balcón lo suficientemente grande para ti y tu tristeza. Todos admiramos la vista al puerto. No busques árboles ni sus flores. Los gorriones dejarán de gorjear después del crepúsculo. No te dejes enterrar por tu abrigo. No hay inviernos aquí. Por supuesto que puedes estar desolada. Esa es la Ley. Establecer residencia en una Colonia usualmente implica una cierta seguridad e incertidumbre. Toma otro trago. El té verde es la norma y no se le añade nada más. No te dejes embaucar por la ausencia de un toque de queda. Sabemos que la distancia es abrumadora. Ese es un aspecto esencial de la Colonia. Si vienes de una neocolonia desconocida, es necesario que te identifiques. No nos interesa. Aquí apreciamos el crecimiento rápido.

    Mi mensaje para ti:
    La hogar es una cosa en capas. Vivo como si no te hubieras ido nunca. Vivo en la casa en que naciste y hablo tu lengua optativa. Aquí sí hay inviernos. Me pongo seguido tu bufanda de listones y los guantes rojos. Te imagino de niña. Tú tienes una vista al puerto y yo una al río. La distancia es abrumadora. Se ha registrado un cambio en la Ley. La ley de 1972 ratifica la ley de 1961. ¿Qué pide la Ley? Estamos desoladas. Tu madre envió la maleta con la ropa usada. Me pongo tus vestidos sin mangas y huelo tu niebla. Mis gorriones no tienen ningún lugar al cual ir. No sé si mis nubes te alcancen o no. Te imagino de niña. Espero tu regreso.

    Tu mensaje para mí:
    Sé de la nostalgia. Es inimaginable e involucra a la comunidad de alguna manera. Empieza con una familia en la distancia. La seguridad no es nada. Partir no es nada. La Colonia es algo pero la neocolonia no es nada. El invierno no es nada; sin embargo, la Ley es algo. El caso es que estás desolada. La ideología es una cosa en capas. La Colonia es espacial. Una teoría descriptiva, que le llaman. La cena, el alimento más importante del día, que originalmente se tomaba a mediodía, y que gradualmente empezó a tomarse más tarde, no se empezó a servir entre las 3 y 4 de la tarde sino hasta el siglo XVIII. A media tarde se sirve el té, la hora de las visitas decentes. Tu familia se puede sentir incómoda en la mesa. Ahora los separan las sillas. Ahora duermen separados del suelo, bajo sábanas removibles. Y sueñas en capas: la montaña, el mar, el río, el puente, y el transbordador se traslapan, se doblan, y parten. Es posible que tu lengua optativa se deforme. A tu madre puede aquejarla un mal —el precio de tener un mundo interior. Quitarse los zapatos al entrar en casa está bien, pero no es apropiado hacerlo frente a la Ley. El hogar es nada y esa nada eres tú. Las nubes desaparecen con el tiempo. Debes soportar la distancia. La niebla es tu hogar.

    Mi mensaje para ti:
    Te fuiste. Por favor, regresa. Tengo tu peine. Sé de la nostalgia. Se abre como el paraguas de mamá. Juego a vestir a tus muñecas de papel, el clóset dibujado a lápiz. Camino despacio sobre el puente, tu horquilla para el pelo en mi pelo. El río tiene las aguas revueltas. Arrojo mis brazos y me quito los zapatos. Soy ninguna. Por favor, regresa. Tengo tu peine. Deprímete. Desaparece. Dile que no a la cena y a la niebla.

    Tu mensaje para mí:
    Olvidar es maravilloso y la noria de mi padre no tiene fondo. Freud dice: la manera en que se desarrollan la tradición nacional y la memoria de la niñez de cada individuo podría llegar a ser totalmente análoga. En efecto, alguna alta autoridad puede cambiar el objetivo de resistir por el de recordar. La locura puede ser una forma de resistencia. Olvidar es maravilloso y la noria de mi padre no tiene fondo. Para poder recordar un incidente doloroso para la sensibilidad nacional, la agencia psíquica de base tiene que resistir a la alta autoridad. Sin embargo, esto va contra la Ley. Té y recuerdos falsos. ¿Qué es más adorable? ¿La Colonia o la neocolonia? El cambio en el objetivo es menor. Olvida algo y, luego, recuerda cualquier otra cosa. Lo más adorable es el inconsciente, es tan vívido. En defensa de la paramnesia de la nación, el té debe servirse a todas horas. Migración, ¡mi nación! La familia en la distancia debe estar separada por un océano. La cercanía puede provocar accesos de nacionalismo. Obedece tus obsesiones de orden. La soledad de la niñez puede cambiar de objetivo. La soledad de la nación es una falsa categoría. Sé un fraude. Sé la Ley.

    Mi mensaje para ti:
    ¿Estás triste? No estoy enojada. Te sentaste sobre el regazo de tu padre. 1972 fue el año de tu partida. Me acuerdo de tu falda de flores y tus shorts, la horquilla en tu cabello. La Ley se estaba acercando y tú te estabas alejando. Mis nubes te persiguieron. ¿Eres adorable? Yo soy tan vívida. Mis gorriones viajan sobre el océano a través de la noche y recuerdan tus flores. No soy tierra baldía. Yo sigo.






    Untitled [1950 June 27]

    1950 June 27: my father heard the sound of the engine of a North Korean fighter plane, Yak-9. Foremostly and therefore barely consequently in the highest manner, he followed the sound, running towards the city hall. After all it was hardly war. Yak-9, made in Russia, flew over the plaza of the city hall. Then in the most lowly predictably ethically unsound manner from the point of view of everything that is big and beautiful, the sound of the machine gun. He missed the chance to capture the Yak-9 with his camera. That late afternoon the yet-to-be nation’s newspapers were in print, but no photos of the war appeared in any of them. After all it was hardly war, the hardliest of wars, neverthelessly Yak. And it turns out that one thing is better than another. Hence still going forward, napalm again. Always moving up to Choson Reservoir. Always another hill, for in no circumstance can man be comfortable without art. Why that is so has nothing to do with the big problem—what to do with the orphan kids. And always the poor hungry kids. Now look at this and look at it and look at it. This is what the Republic of Korea is fighting for—miles and miles and miles of order words that are given in our society. Merry Christmas, Joe! Phosphorous and flamethrowers. Fire them up!—burn them!—cook them! Beauty is pleasure regarded as the quality of a thing from the point of view of everything that is big and beautiful in the highest manner possible and why that is so has nothing to do with hills and more hills, rivers and more rivers, and rice paddies and more rice paddies. How cold does it get in Korea? Brass monkey cold.







    .


    0 0
  • 05/22/16--05:11: DAVID PÉREZ POL [18.762]

  • David Pérez Pol

    David Pérez Pol nació en una época en la que la guerra fría desgobernaba el mundo. Es de Barcelona desde siempre y casi desde siempre escribe. Cuentos, poemas, canciones… también pinta óleos y construye poemas visuales… nada excesivamente trascendente, únicamente expresiones de una forma de ser y de vivir. Una necesidad.
    Ha ganado premios literarios y ha expuesto su obra pictórica en galerías de arte hasta que un día se decide y publica libros.


    Bibliografía de David Pérez Pol

    -EL LIBRO DE LAS TENTATIVAS -Poesía. Editorial Morales i Torres, año 2005. Castellano. 84-96106-55-1
    -EL FUEGO Y EL OLVIDO -Poesía. Bohodón Ediciones, S.L., año 2013. Castellano. 978-84-92775-79-8
    -PROGRAMA DE MANO -Poesía. Palibrio, año 2013. Castellano. 978-1-4633-2656-2
    -AMAPOLAS EN LAS RODERAS Y CIGÜEÑAS EN LOS CAMPANARIOS. -Poesía. Editorial Poesía eres tú año 2013. Castellano. 978-84-15006-65-7
    -MAGIA GRIS -Aforismos, epigramas. Punto Rojo Libros, S.L., año 2014. Castellano. 978-84-16068-56-2




    Algur Hurtle Meadows

    Algur nació en Vidalia, Georgia.
    En 1936 cofundó en Texas la General American Oil Company.
    En dos años, ya siendo presidente de la compañía,
    le compró a Elmyr de Hory quince Duffys, siete Modiglianis,
    cinco Vlamincks, ocho Durains, tres Matisses, dos Bonnards,
    un Chagall, un Degas, un Laurencin, un Gauguin y un Picasso,
    obteniendo en tan corto espacio de tiempo
    el noble rango del hombre que poseía
    la mayor colección de falsificaciones del mundo. 

    del libro de poemas “Programa de mano”





    El Catalán

    Cuando abrieron en la montaña un casino un hotel y un parque de atracciones
    y los viejos tranvías que trajeron para jubilar tartanas y omnibuses
    tampoco podían con los siete kilómetros de escalada
    fabricaron un nuevo modelo, era 1924, que salía de la esquina
    de la Av. República Argentina con la calle Craywinckel.
    Luego Primo prohibió el azar, la guerra lo complicó todo
    y los autobuses recién inventados tomaron posiciones.
    Tan solo uno de esos tranvías sobrevivió y a finales de los años 70
    aun circulaba arrastrando trenes de mercancías por la zona de Candas,
    entre Gijón y Avilés. Allí era el tractor eléctrico número dos
    popularmente conocido como "El Catalán".
    Iniciado como ascensor de lujo para llevar millonarios
    al Casino de la Rabassada, acabó sus días como tractora de mercancías
    en una mina de hierro de Asturias.

    del libro de poemas “Programa de mano” 







    a la escritura

    Hay unas figuritas de arcilla guardadas
    en una caja también de arcilla
    ¿cada figura una deuda, una herencia,
    acuerdos comerciales, matrimonios pactados?

    Estamos en Mesopotamia y en el exterior
    de la caja hay grabado lo que contienen.

    Un funcionario sumerio dijo:
    ¿para qué necesitamos el recordatorio
    de las figuras si disponemos del símbolo grabado?

    del libro de poemas “El libro de las tentativas” 



    El dolor es una mezquita:
    tienes que entrar descalza

    La tierra es un salmo:
    debes entonarlo en el momento adecuado

    El cuerpo es un monstruo de fuego:
    acarícialo con manos de agua

    La soledad es un bálsamo peligroso:
    acércate despacio, refúgiate en él con muchísimo cuidado

    del libro de poemas “El libro de las tentativas” 




    Pasan cosas extrañas.
    Las ranas están desapareciendo del planeta.
    Quizá no son inmunes al desenfreno de la decadencia
    o la capa de ozono es más trágica para ellas.
    Ese animal obligado a procrear por la boca
    y a cambiar el sexo de acuerdo con sus necesidades
    se ha dicho a sí mismo que ya es suficiente.

    del libro de poemas “El libro de las tentativas” 



    Hay dentro de mis ojos
    ese poso de café que describe al mundo
    el futuro inacabado de lo que aconteció hace millones de años.
    Desde el cielo un águila se fija en nosotros
    su silencio y nuestro esfuerzo son inmensos y despiadados.
    Hay escarcha en los helechos, el perro ha reconocido
    la estrategia del hurón y olfatea inquieto.
    Más abajo, junto al río, se desangra la resina de los viejos olmos:
    no resulta fácil la vida sin atuendos,
    fatiga este continuo abrirse camino.
    Ha llovido toda la noche (nunca conseguiré descifrar
    el indicio del agua que muere). Me dejaré llevar
    para ser lo que el recuerdo dicte:
    una hoja de haya en otoño, un vampiro enamorado de la luz,
    una gota de semen, el brillo del instante
    en el que el amor pudo más que el miedo.
    La yegua está a punto de parir, su relincho
    detiene al lobo que merodea. El tiempo oscila
    como una peonza, luego se detendrá
    y volveremos a ser fuerza, mar, sueño y olvido.

    del libro de poemas “El libro de las tentativas” 




    Ayer llovió y el día anterior ocurrió lo mismo.
    Es cómodo, como los tenedores a la izquierda
    o como conocer secretos insignificantes.
    Supo que ella pronunciaba su nombre
    ¿había oído alguna vez aquellas palabras?
    Pensó en marcharse sin despedirse de nadie
    y luego pensó que siempre tendría tiempo
    de hacer una cosa así.

    Ayer llovió y el día anterior ocurrió lo mismo.

    del libro de poemas “El libro de las tentativas”






    Canjear mis faros y sus liturgias mis cometas perdidos
    mis viejas bolas de cristal melladas por la infancia 
    el recuerdo de la huellas que las olas borraron de la arena
    el amor adolescente de aquel septiembre despiadado 
    el alambre sobre el que aprendí el arte del funambulismo 

    por tener a mi alcance el cáliz de tu orina 
    la entreabierta boca de tu éxtasis ingobernable 
    el color de tus pupilas cuando se pierden
    en las raíces salvajes del placer que no perdona
    mas que para ser aun más despiadado 

    por convertirme de nuevo en las manos
    del alfarero violento 
    que hace y deshace su furia en la explosión
    de tu cuerpo abarrotado y suplicante,
    frenéticamente mortal, 
    dejado al imperio de la sudor que te arrasa como una peonza de fuego 

    por ver como tus labios tiemblan inclinados
    ante el dios urgente de la humedad 
    donde los besos son abrazos sedientos
    y también cerrojos carnívoros 

    por hacer nudos corredizos con tus brazos y mis piernas
    mientras la virgen agónica de los gemidos
    estalla incontenida 
    como lo hacen las frutas amazónicas
    en el occidente de lo maduro 

    porque tus palabras gruesas como soldadesca ardiente
    promulguen sobre mi piel su cabalgada incandescente 

    por ver como tu lengua golpea terrible
    el rayo que no cesa 
    buscando el golpe de pedernal que encienda la mecha 

    por ver la fuerza de tus piernas ensañarse
    con la hogaza de mi vientre 
    hasta convertir el estertor en materia
    y la materia
    en placer y muerte 

    sí, te canjeo mis artimañas preferidas
    mis más peregrinas ideas 
    mis valles dorados ocultos en la niebla como madrigueras
    mi paciencia de pescador que cuando espera observa
    y cuando cede gana
    el brillo angosto de estos sueños que nada valen
    sin el desvarío de mi locura 
    la forma insaciable del vacío que conforma
    la red que nunca tuve 
    por la caricia de una promesa de tu aliento cálido y transparente… 

    del libro de poemas “Amapolas en las roderas y cigüeñas en los campanarios” 




    Agotados 
    yacen en la playa 
    los guerreros. Agotados. 

    Y así, entonces, como es costumbre,
    se aman de nuevo 
    ceñidos a la ansiedad 
    de poseerse que los domina 
    y con la que se perturban y se niegan. 

    Y al tiempo se aman
    abocados al descenso 
    generoso y sin espacio
    de los besos.

    Llegará un día, está próximo, 
    que los acoja la casa suya
    y el destino los entienda.

    del libro de poemas “Amapolas en las roderas y cigüeñas en los campanarios” 



    Cada noche sin ti 
    es un lastre, una pérdida,  el ocaso de un porvenir 
    un abrazarse sin sustancia 
    un deseo incontestable caminando
    descalzo por la gravilla 
    un millón de luciérnagas veladas
    el envés opaco y letal de la foto 
    mariposa sin alas, tarde estival de grillos castrados. 

    Cada noche sin ti 
    es tiempo desatendido 
    un lugar para el aborrecimiento
    autodestrucción y permiso para destruir
    páramo y desierto de sábanas lejanas 
    donde ventiscas de sombras
    añaden dudas, puños de celos, 
    pensamientos borrosos, líneas divisorias
    de mundos paralelos. 

    Cada noche sin ti… 
    para que te las pueda perdonar
    una detrás de otra 
    atrévete y ven 
    y arrópame de amnesia 
    y abrázame con tu olor oriente
    de pura hembra en matinal celo.

    del libro de poemas “Amapolas en las roderas y cigüeñas en los campanarios” 





    No siempre tenemos futuro.  A veces no sopla el viento 
    y caen los estandartes  rendidos a los pies del pasado 
    y nos mortifica la calma chicha.  Entonces miro al Cielo 
    e imagino que estás aquí conmigo 
    y aunque todo sigue igual de monótono 
    tus ojos en mis ojos cerrados calman ligeramente mi  hastío.

    del libro de poemas “Amapolas en las roderas y cigüeñas en los campanarios” 




    ¡Calumnias! dije con el esfuerzo cubriéndome las nalgas de la piedad
    ¡Calumnias! dije mareado por el hedor de tantos
    cobardes escondidos en los hospitales del tedio
    ¡Calumnias! repetí deformando con la mirada el hueco
    de la cama que sostenía tu cuerpo nativo y quieto…
    desde entonces las banderas de los balcones
    ondean a media asta ocultando riñones fucsias
    latas de sardinas en el presbiterio de los amores calcinados
    dame la mano y espera que la noche se incline
    ante la sutileza de un sueño anarquista
    dame la mano y solicita la explosión
    de un cometa en el grito de las aves de rapiña
    y tú a esas horas ya estás muerta

    Fragmento del libro / poema “El fuego y el olvido” 






    .

    0 0
  • 05/22/16--22:06: ALDO ALCOTA [18.763]

  • ALDO ALCOTA

    Aldo Alcota (Santiago de Chile, 1976). Poeta, artista visual y gestor cultural. En Chile participó en la creación y edición de la revista surrealista Derrame y durante diez años fue un entusiasta integrante del movimiento del mismo nombre. Allí conoció a la trascendental poeta Stella Díaz Varín, gran amiga. En la actualidad vive en España, Valencia, y es uno de los animadores del Simultaneísmo. Ha participado en el libro Por donde pasa la poesía (Baile del Sol Ediciones), que incluye a 70 poetas europeos y latinoamericanos. Es director de arte de la revista Caníbaal, con contenidos nacionales e internacionales de arte y literatura. Ha expuesto su obra en la Fundación Granell (Santiago de Compostela), Perve Galería (Lisboa), Espacio Valverde (Madrid) y Galería Imprevisual (Valencia). Colaboró con el movimiento Phases del teórico y poeta francés Édouard Jaguer y conoció en París a grandes figuras del Surrealismo como Jean Benoît y Jorge Camacho. 

    Guayacán / Virgen Bacon, editado en 2013, es su primer libro de poemas en solitario

    Como artista gráfico ha realizado las ilustraciones de Guayacán así como las de El sanatorio (en llamas).


    La habitación

    Habitación persistencia del sonambulismo,
    días cerrados y la palabra fantasma se descontrola
    sudando en un invento, vestigio reptil.

    Habitación sonambulismo,
    leche negra para un caballo
    pidiendo otro tango, guaracha
    o un vals necrófilo, en Finlandia tal vez. 

    Habitación desplumada
    creadora de un amor inquietante,
    un pajarillo bisutería usurpa el ruido de las sillas,
    nadie las mueve pero se mueven.
    Un retoque de una brocha en la pared,
    nadie lo hace pero lo hacen.

    En el pasillo suena una máquina hiladora que no se ve.
    La habitación guarda un silencio de ahorcado imaginario.




    NUIT

    A Andrea Köhler



    Busco tu olor
    En las páginas de un libro
    Traduzco noches
    Traduzco voces lejanas
    Traduzco ansiedades de aire
    Permanezco recostado contando hormigas de vapor
    El humo
    El humo de tu olor
    Me anima a descifrar colibríes en la página
    Que me entregan una ruta

    Voy sin saber donde se esconde tu olor
    sumergido en el oído de un silencioso místico

    Tu olor es un fino guante
    Acariciando una piedra.
    Tu olor se hace real
    Cuando te imagino.

    Es de noche
    Tu olor muerde la fuente de leche
    Y todo acaba en un solo punto
    Ahí estamos
    Observando nuestros cataclismos lunares
    Diálogo de ternura felina
    Recítame un verso
    Que pueda musicalizar
    Con los coleópteros de tus adivinanzas.






    EL REGRESO DEL TOPO

    A Fernando Arrabal

    He desertado
    como el Héroe Pánico
    He cerrado mi boca
    En el boulevard de las pantorrillas
    Pirámides con acordeón
    Cierra tu boca bello topo
    Y descubre las dos palomas
    Que escupen sobre la vértebra del
    TEATRO
    Desatando golpes escondidos
    Desatando mareas de ninfas
    Sobre las preguntas
    Acaso esa pipa de luz
    Contestará al aire veloz
    O a las consultas de tu madre
    O interpretará una danza con traje inhóspito
    De polvo
    Sobre castillos de oro

    Se abre el pecho del hombrecito
    El regreso impaciente
    Volver a desertar castraría dibujos
    El regreso del salvaje
    L'Afrance
    Cabellera pronosticando mariposas
    Con sexo rayado sobre hoja de papel
    Cierra tu boca y regresa

    Elevación del crepúsculo
    Al hechizo máximo del sol.






    EFEMÉRIDE

    El inquietante desfile
    En los relieves histéricos
    Con medallas sobre el pecho
    Iluminado
    Por un prefacio de violadas
    Allí
    El dandy se convierte
    En mujer ideal
    Única en afeites
    Erectos
    Sacrificados en el coliseo
    En presencia del escritor autómata
    Que con tradición relojera
    Mantiene numerosas afinidades
    Con el montaje de lo deseos.







    Le Costume du Necrofile

    A Jean Benoît

    Cráneo de goma
    Lengua cobra
    Guantes de metal
    Pájaros violentos picoteando en su glande
    Pezuñas

    El testamento de Sade
    escrito por un brujo senegalés
    en la estación de Saint-Lazare

    ce moment!

    El necrófilo confecciona alas de cóndor
    rodeado de vírgenes indígenas que masturban al buldog de Maldoror

    SACRIFICIOS EN LAS ISLAS DE BORNEO

    Jeanecrofile disecando monos, comiendo corazones de felpa, tatuándose una vagina hirviendo en el pecho, jugando ajedrez telepático con Arrabal, pintando máscaras transparentes con Camacho, dibujando esqueletos de seda en la espalda de Joyce Mansour, esculpiendo murciélagos sobre los senos de una negra…

    Jeanecrofile viaja a México. Ve al luchador El Santo en la Roma Azteca, interpretado por Arthur Cravan, y dispara contra la multitud

    Gritan por la función de toros

    Jeanecrofile se ríe y fabrica bastones de falos que juegan con el Milodón.





    PELUQUERA SICILIANA

    Estoy incómodo en la peluquería,
    pienso en algo:
    una letra occipital
    cavernaría
    centrífuga.
    Un sudor incontrolable asusta a la peluquera.

    De reojo veo su boca y me desespero,
    gotas, gotas se deslizan en mi cabello
    sudado como una rareza de feria.

    Una tijera que no corta,
    un barco de cobre en la nevera,
    zumbido de iguana en una caja-nada,
    levantarme del asiento y correr.

    Pago sin decir nada,
    me hablo a mí mismo y sigo sudando
    como si estuviera esperando un perro de dos cabezas,
    sacralizado como fetiche.

    Por donde pasa la poesía (2011)






    .

older | 1 | .... | 288 | 289 | (Page 290) | 291 | 292 | .... | 364 | newer