Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


older | 1 | .... | 275 | 276 | (Page 277) | 278 | 279 | .... | 364 | newer

    0 0
  • 04/19/16--11:08: MIROSŁAW DZIEŃ [18.480]

  • MIROSŁAW DZIEŃ

    Nacido en 1965  - poeta, ensayista y crítico polaco.

    Graduado en filosofía y teología por la Universidad Católica de Lublin. Doctor en Humanidades en la Universidad de Wroclaw. Dos veces nominado para el Premio de Poesía Nagrody Poetyckiej im. KI Gałczyńskiego - Orpheus: en 2014 para 
    za tom Linia oraz y en 2015 za tom Axis Mundi.

    Poesía 

    Trzy zdania z Lacana (1990)
    Jeżeli dobro (nakładem autora, Cieszyn 1992)
    Koła wewnętrznych kół ( Wydawnictwo a5 , Poznań 1997)
    Cierpliwość (Open, Warszawa 1998)
    Światło w szklance wody (Towarzystwo Przyjaciół Sopotu, Sopot 2008)
    Linia (Towarzystwo Przyjaciół Sopotu, Sopot 2013)
    Axis Mundi (Towarzystwo Przyjaciół Sopotu, Sopot 2014)


    LUCHAR CONTRA EL TIEMPO EN BUSCA DE LA LUZ, LA POESÍA DE MIROSŁAW DZIEŃ

    ARTÍCULO DE: XAVIER FARRÉ

    ¿Cuál es el proceso que tiene lugar en las diferentes literaturas para que algunos autores pasen a ocupar lugares preeminentes y otros no, teniendo en cuenta que en algunas ocasiones el valor de la obra literaria de estos últimos es más alto que en los primeros? Evidentemente, entran muchos factores, entre los cuales, publicar un libro en un momento determinado y no en otro puede ser de capital importancia. También hay que tener en cuenta la función de la crítica y la manera cómo funciona en cada lengua, en cada tradición. Y ya en el campo de la poesía, la inclusión o no de un autor en una antología que ponga los cimientos de una generación, de un movimiento o del objetivo que persiga.

    No obstante, siempre hay poetas cuya obra es de un gran valor literario y que pasan por una especie de purgatorio que se va extendiendo a lo largo de los años sin que su obra obtenga el lugar de referencia que le correspondería. Son hechos que ocurren en todos sitios y nadie tendría que rasgarse las vestiduras ante tal situación.

    Estas afirmaciones, que en boca de un poeta joven podrían sonar a pataleta, se me plantean cada vez que descubro a un gran poeta de las lindes, a uno de esos poetas que tiene una gran obra, que ha escrito un gran libro y que sigue siendo silenciado en los medios de su país, los amigos poetas no saben a veces dar razón de ese autor. Si el poeta sigue siendo tenaz, seguramente no interrumpirá ni la escritura (el poeta escribe incluso si no tiene público, no busca la fama sino que está atrapado en la red del lenguaje que, como un pez, le obliga a moverse continuamente, a buscar nuevos medios de expresión) ni tampoco dejará de publicar, aunque sea en ediciones minoritarias, más minoritarias ya, si cabe.

    Uno de los casos en los que pienso con más frecuencia, ya desde unos hace diez años, cuando lo descubrí por primera vez, es el del poeta polaco Mirosław Dzień. En un país que se ha desdeñado buena parte de la poesía escrita por una generación irrepetible que ha puesto a Polonia en el centro de la poesía mundial, conrear un tipo de poesía cercana a las estéticas y a las preocupaciones metafísicas de estos autores parece estar de entrada condenada al ostracismo. En una época de un país en que la nueva poesía se ocupa de los aspectos más banales de la existencia humana, de la cotidianidad comprendida como la sordidez de hacer pasar las veinticuatro horas del día, preguntarse sobre la conexión del mundo material con el mundo espiritual y la contradicción que de ella resulta representa adentrarse por unos caminos que ya no se quiere transitar. Si, además, entre el último libro publicado y el anterior han pasado diez años, la desmemoria de los círculos literarios actúa con una eficiencia digna de consideración.

    Pero Mirosław Dzień no es un autor del todo desconocido en su país, al menos dentro de un grupo restringido que intenta buscar algo más allá de lo que es la corriente principal de creación. En la década efervescente de los 90 publicó un libro, Círculo de círculos interiores, en la editorial del poeta Ryszard Krynicki, a5, actualmente una de las más prestigiosas del país, pero que en aquella época iniciaba su andadura. Eso fue en 1997. Un año después publicó otro libro, Paciencia, y no fue hasta al cabo de 10 años que publicó su último libro, el excelente Luz en un vaso de agua.




    Siempre se trata de lo mismo:
    de una metáfora adecuada, de una huella
    perfectamente reconocible, de un acontecimiento
    descrito con todo detalle. Pero es así que te engaña
    el demonio cartesiano, en secreto
    y con malicia. Siempre estás preparado
    a librarte, de conformidad incluso entregas
    el sueño que juguetea en los oscuros y húmedos
    rincones del cerebro. En una depresión constante
    de impotencia, con la señal del espíritu escondido
    bajo el edredón de la conciencia.




    La alta metaforización del texto, cuyo tema parece ser al principio la metapoesía, o en un ámbito más general, la creación sobre la creación, se convierte después en un poema acerca de la realidad, de nuestra manera de enfrentarnos a la misma y de cómo la percepción que tenemos de las cosas, de los fenómenos, determina nuestra vida. Como decíamos hace un momento, hay un alto grado de un lenguaje metafórico en este texto que posibilita la múltiple interpretación y variación del tema. Con todo, aparecen algunos elementos, el demonio cartesiano, la conciencia, los objetos particulares que determinan nuestra percepción que podrían enlazar con los temas de autores muy anteriores a Mirosław Dzień. En este caso, y salvando todas las distancias, con Czesław Miłosz, el gran autor de la conciencia, del peso del dolor humano llevado a cuestas en la individualidad. Las diferencias están en el uso del lenguaje, mucho más críptico en algunos poemas de Dzień, y también en el manejo de los conceptos, aunque esta segunda característica se debería también al hecho de que la sociedad y la historia van modificando las valoraciones y nuestra mirada sobre el mundo que nos rodea.



    EL ARTE DE COPIAR LLAVES

    Ahora nos divertimos copiando llaves:
    para el mundo, la vida, las cálidas manos.

    Nuestros labios se convierten en ojos, miran
    y siguen a un pinzón, dedos del viento en cabellos
    de hojas, una sombra que desaparece.

    No sabemos nada acerca de la muerte.
    Seguimos apartando los rayos cálidos
    del día, y así pasamos a la otra
    cara, como pequeños delincuentes
    con una ganzúa en las sudadas manos.



    La fuerza de muchos poemas de Dzień está en el contraste entre los dos mundos, el más objetivo, físico, con el más espiritual, metafísico. Establecer relaciones sorprendentes entre ambos para revelarnos lo que Miłosz decía como el forro del mundo, una revelación acerca del propio individuo.

    En el último libro de este autor polaco nacido en 1965 en Bielsko-Biała arroja luz sobre los objetos que nos rodean pero sin presentarlos de manera directa, a través de descripciones, sino a través de una individualización y de una presentación bajo otro prisma. Muchos de los poemas siguen el lema que el mismo poeta ha elegido para encabezar una de las partes en las que se divide el libro, un lema de Paul Evdomikov: “El espacio puede existir tan sólo gracias a la luz que hace de él la cuna de cualquier tipo de vida. En este sentido, la vida y la luz se identifican mutuamente”. Unos postulados muy cercanos a poetas de estirpe contemplativa como Adam Zagajewski. Pero lo que en este último autor es celebración, es canto (aunque siempre con la nota presente del horror, de la conciencia -otra vez- de que asistimos a un mundo no desprovisto de dolor) en el autor más joven es una aproximación a lo inefable, también un camino de comprensión hacia la muerte. Lo etéreo, lo inasible rilkeano aporta una visión particular a la poesía de Mirosław Dzień. 




    Hay un afán insaciable hacia la contemplación:
    Dominar este fuego, estas brasas de las palabras
    (aunque no se muevan en absoluto los labios).
    Acumular pensamientos, como se acumula el polvo
    en estantes con libros que nunca han sido leídos.
    Pensar que en ellos está la receta para la claridad,
    con la ilusión de comer hasta saciarse,
    hasta volver a tener hambre.



    La receta para la claridad, que el autor va componiendo y experimentado en cada nuevo poema, entregando ora en un verso ora en otro verso destellos. Pues, en el fondo, los ingredientes, en el momento de combinarlos refulgen para poder acceder a la comprensión de un orden superior. Un camino emprendido que es ajeno a las tendencias imperantes en la poesía de poetas de la misma generación de Mirosław Dzień, y que resistirá mucho mejor los embates del tiempo.





    ASÍ ME PERCIBE

    Así me percibe una abeja:
    una mancha grasienta de vacilantes
    dimensiones, apenas distinguible
    entre el olor y la forma.


    Pertenece al volumen Poesía a contragolpe. Antología de poesía polaca contemporánea (autores nacidos entre 1960 y 1980), con la selección y traducción y selección de Abel Murcia, Gerardo Beltrán y Xavier Farré. El libro fue publicado en las Presas Universitarias de Zaragoza.




    UNA CARTA

    “En la mateixa necessitat de morir,
    creu-me, hi ha una gran ventura.
    No hi ha res segur, ni en el transcurs
    de tot un dia”. Això podria haver escrit
    Luci Anneu Sèneca al senador
    amb qui va beure vi un vespre
    de l'any passat, quan les cigales
    no paraven a la recerca d'un altre so,
    molt més profund. El vi era aspre,
    ben encebat sota el sol romà.

    I després, podria haver pensat
    en la descurança que els seus mots
    arranquen de l'ànima, i en la sandàlia
    que llisca del dit gros amb sorra
    groga enganxada; i també en el tic
    nerviós del seu cap aquella nit
    xafogosa per l'excés de pensaments
    que, no se sap com, s'ajoquen
    amb el patrici i acumulen la sal
    dels matolls sota les aixelles.

    Autor traducción: Xavier Farré 





    Sempre es tracta del mateix

    Sempre es tracta del mateix:
    una metàfora adequada, una petja
    sense error, uns fets descrits
    amb tot detall. Però és així que el dimoni
    cartesià t'ensarrona, arter i d'amagat.
    Sempre estàs disposat als sacrificis,
    fins i tot sense pesar dónes
    el somni que fa entremaliadures
    en els foscos i humits amagatalls
    del cervell. En una depressió constant,
    en una davallada de les forces,
    amb l'estigma de l'ànima reclòs
    sota la vànova de la consciència.

    Autor traducción: Xavier Farré 



    SET POEMES HIVERNALS

    Autor traducción: Xavier Farré 


    1. Una bossa a l'espatlla

    Un torb. La ciutat sumida en la plata
    d'una neu fina. Ocells arronsats en els fils
    telefònic adoren els autobusos que conquereixen
    els turons amb dificultat – en aquestos pensaments
    abrigallats amb la vista s'enganxen als enfosquits vidres.
    Hi ha tantes coses que s'han de perdre, per sempre.

    Veig la cara d'una noia, del tot pàl·lida. (El fred s'ensenyoreix
    dels seus llavis, del front. Als cabells passa comptes
    amb el vent, aspre i transparent). Guarda la fidelitat
    a la bossa que porta a l'espatlla, i una foto del seu estimat -
    és afectuós, l'ardor el domina.




    2. Jocs

    Jocs en la neu com en els quadres
    de Breughel, molts anys més tard.
    (La felicitat no envelleix i el temps
    no coneix la ingenuïtat infantil, que
    fa boles de neu en la seva maneta).

    Dos carrers més enllà un seguici
    fúnebre: un mercedes, el capellà
    amb el breviari i la vídua. La gent
    en una botiga gira el cap. Volen
    escapar-ne, perdre's en l'enciam,
    el pernil, la xocolata, sí, en el gust
    dolç del temps present.




    3. La màquina llevaneus

    La màquina llevaneus abans de l'alba,
    en un carrer silenciós i abandonat.
    La ciutat en el somni es gira cap a l'altre
    cantó. El motor treballa apesarat.
    Alguns, en l'ensopiment, contreuen els dits,
    les galtes s'arrapen amb més força al coixí.
    Per un moment, l'acer que brilla a l'asfalt
    sembla ser una resolució.




    4. Punt

    Nit de desembre. Del cel baixa una negra
    neu. Una pesada cortina als llums
    dels cotxes, en l'espès fum de la nit ni el volant
    ni els seients no es veuen. Només el punt vermell
    intermitent de l'alarma atrau l'ull.




    5. Conversa

    Una conversa de dues dones sobre el temps.
    Estan tranquil·les, mouen les mans enlaire
    com en un objecte sagrat, amb devoció.
    Les mans bellament clivellades. En elles trobem,
    traïts pel temps, ells ulls d'unes nenes 
    amb llargues trenes i cintes blaves
    en un llaç. S'atansa el vespre i el fred
    reclama respecte fent pessigolles a les soles
    de les botes. Les dones encara parlen
    (les paraules es barregen amb les estrelles)
    i en la llunyania passa un gat negre.
    El camí d'elles no necessita cap superstició,
    perquè ja és una paràbola.





    6. Et rentes la cara amb l'aigua nítida

    Et rentes la cara amb l'aigua nítida
    d'un forat al gel. A l'altre cantó del riu
    les astes primes dels joncs s'alcen enmig
    la neu. No hi ha animals ni persones. 
    El silenci del blanc, el blanc del silenci.

    El teu peu comprova el gel.
    S'esquerda el mirall i els talls s'espesseixen
    creant una reixeta de corredors, un laberint
    que s'ordeix fora de l'aigua empresonada,
    fora de la prada i de la ciutat rere el tossal,
    on llampurnen els llums artificials de la central
    elèctrica. Ara els teus pensaments s'arrombollen.
    Però dels llavis oberts només es pot veure, 
    en un fons de cel d'hivern, un núvol pàl·lid.




    7. Camp de túmuls blancs

    La nit de Nadal la neu cobreix el cementiri.
    No queden epitafis, flors, lloances marmòries
    als ulls dels coneguts. Un camp de túmuls blancs
    fins a l'horitzó. Ocells amb ales negres s'arramben
    als avets. Els morts avui somien amb contes blancs
    en què cacen l'eternitat a cavall, en selles platejades,
    envoltats de perdiguers clars fins a un extrem.





    KWIECIEŃ

    Kwiecień, gałęzie, drewniane ławki
    zajęte jak lektyki oddechem
    staruszków, kręte ścieżki pełne
    szeptu i zdziwienia. Gładki
    policzek cienia dotyka ronda
    kapeluszy, ekscesy owadów,
    taniec słońca. Już zielone
    paznokcie wiosny bez litości
    ścierają blady makijaż
    z twarzy parku.

    Mirosław Dzień
    Wiersz z tomiku pt.: "Koła wewnętrznych kół"



    Komedyjki, zaklinanki

    Żeby się przebić, przekłuć, przecisnąć
    - przez szparę, dziurę, przez okno otwarte
    na oścież wszystkich możliwości.
    Z piosenką na sinej wardze i kapką śliny,
    tak śliny, w której zachował się umiar natury.

    Żeby być po to, by być i milczeć z powodu
    zdumienia. Żeby nie kruszyło się więcej szkło,
    i płacz nie wznosił się jak najczarniejszy dym
    w najjaśniejsze niebo. Módl się wytrwale.

    W popołudniowej porze spokoju traw, w ciszy
    ogniska, w leniwym buczeniu trzmieli
    - przybędzie ruah. Osądzi cię, odsączy, odcedzi.
    Ten wiatr nieporuszony, bezwietrzny.

    Mirosław Dzień




    Jeszcze inaczej

    Już bliżej, coraz bliżej jest ten cień.
    Narasta jego obecność. Nikt go nie widział
    w uśmiechu dziecka, między palcami, w których
    brzęczą monety – ale on tkwi prawem kleszcza, uparcie
    wbity w ciało, wessany w tkankę świata.

    Nie wolno omijać cienia, ani przekraczać go
    - to bardzo zła wróżba. Trzeba wpatrywać się
    w jego jednolitą i nieprzeniknioną tunikę,
    aż do ran na powiekach, do zakrzepłej
    guli śliny raniącej przełyk, i modlitwy, w której
    milczenie kawałek po kawałku rozrywa
    jego śmiertelny ścieg.

    Mirosław Dzień





    .

    0 0
  • 04/19/16--11:23: EWA SONNENBERG [18.481]

  • EWA SONNENBERG

    Nacida en 1967 - Poeta polaca, pianista, profesora.
    Poemas traducidos al Inglés, francés, español, alemán, sueco, turco, ruso, húngaro, esloveno, eslovaco, checo, Serbia, Macedonia, Bosnia, Italia, Ucrania. 

    Publicaciones: 

    Hazard” (Wrocław, 1995), „Kraina tysiąca notesów” (Dzierżoniów, 1997), „Planeta” (Katowice, 1997), „Smycz” (Wrocław, 2000), „Płonący tramwaj” (Kraków, 2001), „Lekcja zachwytu” (Kraków, 2005), „Pisane na piasku/Written on send” (Kraków, wyd. Ha –art., 2007), w angielskim przekładzie Katarzyny Jakubiak, „Rok Ognistego Smoka” (Kraków, 2009), „Wiersze zebrane” (Wrocław 2014, Biblioteka Rity Baum).  Ukazała się również książeczka „Paź królowej. Bajka dla zakochanych” (Kraków, 2006) oraz „Encyklopedia szaleńca” (Wrocław, 2006, w bibliotece „Rity Baum”). W 2006 ukazał się wybór wierszy „Imperium łzy” w Belgradzie w tłumaczeniu Biserki Rajcic. W 2009 ukazał się wybór wierszy „ Spowiedź” w Skopi w tłumaczeniu Risto Jaceva. Stypendystka Kultury Niezależnej w Paryżu, dwukrotna stypendystka (2001, 2008) Ministra Kultury i Dziedzictwa Narodowego. Za tomik „Hazard” otrzymałam nagrodę im. Georga Trakla (1996), 2008 Nagrodę dla najlepszego poety festiwalu Ilinden/Skopie, Macedonia, 2012 Nagrodę Czterech Kolumn za całokształt twórczości. Wiersze prezentowane w wielu antologiach m.in. Rosyjskiej: „Polskie poetki”, Petersburg, 2002 Szwedzkiej: „17 Polskich poetów” Sztokholm, 2003, „Jag i forsta och sista person/Poetki polskie”, Sztokholm, 2008. Słoweńskiej: „Akslom poljska nazaj”, Ljubljana, 2005, Amerykańskiej: „New European Poetry”, Graywolf Press, Saint Paul, Minnesota, 2008. Serbskiej: „International Writers Colony. Cortanowci”, Serbia Literary Society, Belgrad 2008, Hinduskiej: „Aria“ translations by Sudeep Sen, Yeti Books&Monsoon Editions, Mulfran Press, India, England 2009 , Niemieckiej: „Das Unsichtbare Lieben. Anthologie polnischer Lyric“, K.Gutke Verlag, Köln, 1998, Artur Becker, „Ein Kiosk mit elf Millionen Nachten“, Stint, Bremen 2008. Rosyjskiej: “ Było, jest, będzie” ( Collection wierszy polskich poetów) , Wahazar, Moscow, 2009. , Hiszpańska: “Poesia a Contragolpe”, Antologia Polskiej Współczesnej Poezji (1960 – 1980) pod redakcją Abel Murcia, Gerardo Beltran, Xavier Farre, Prensas Universitaires de Zaragoza, 2012 , Serbska: “Moi poeci XX wieku” w tłumaczeniu Biserki Rajcic, Belgrad, Treci Trg, 2012,  Tureckiej z okazji Festiwalu poetyckiego , “Wiersz Istambułu. Poeci Świata”, Istambuł 2013, Amerykańskiej: “With our eyes wide open”, West End Press, Albuquerque New Mexico 2014. Hiszpańska: “El cerezo crece...” Uniwersytet w Grenadzie, redakcja: Joelle Guatelli- Tedeschi, Grenada 2015. Prezentacja wierszy z tomu „Wiersze zebrane”  w języku włoskim na blogu Paolo Statuti: www.musashop.wordpress.com.. Wiersze ukazywały się w pismach za granicą: „Literaturkreis Lichtungen” (Graz, 1996), „Nagy Vilag” (Budapeszt, 2002), „Gulf Coast” (USA, 2003), „ Lyrikvannen” (Sztokholm, 2003), „Poesie” (Paryż, 2004), „Romboid” (Bratysława, 2004), „Apokalipsa” (Ljubljana, 2004),  „Lyric” (USA, 2005), „Apokalipsa” (Ljubliana, 2006), „Polityka” (Belgrad, 2007), „Treci trg” (Belgrad, 2007), „Blesok” no. 54 (Macedonia, 2007), „Heviz” (Budapeszt, 2007) „Treci trg” (Belgrad 2008). W „OEI” (Sztokholm, 2008) ukazał się mój artykuł o poezji.  Ostatnio ukazały się wiersze w piśmie „Nuovi Argomenti” we Włoszech (2014) i  w Waxwing Magazine w USA (issue V – spring 2015) . Wiersze były publikowane na portalach internetowych: PKP Zin, Helikopter, sZAFa.






    ERÓTICO

    Eres la más bella nevera en la que meto
    fresas frambuesas judías y guisantes

    Eres la chaqueta peor cortada
    en el mapa de este país comprada en las rebajas

    Eres la impresora láser hewlett-packard más moderna
    imprimiendo escandalosos fragmentos de la vida de místicos frustrados

    Eres la mejor calefacción en todos los pisos del mundo

    Eres el frasco de perfume más caro de los Champs-Elysées

    Eres un perfecto aparato technics para reproducir
    la Inconclusa de Schubert o la Del destino de Beethoven

    Eres el arco iris más grande en el cielo de París

    Eres un alucinante concorde con una aceleración de otro mundo

    Eres la pepita más dura en la jugosa pulpa de borgoña

    Eres el máximo nivel de incremento demográfico a escala cósmica

    Eres el picaporte más bonito de la ciudad

    Eres todos los reyes y reinas al mismo tiempo

    Eres una partida de ajedrez sin jugar durante el campeonato del mundo

    Eres un piano desafinado en el consultorio del psiquiatra

    Eres un escaparate de moda en el centro de Londres y de las miradas

    Eres la entrada más elegante a un hotel de toda la cadena Hilton

    Eres la página más resbaladiza de Vogue

    Eres el tenedorcito más valioso en un convite

    Eres el índice de materias más interesante consultado unos minutos

    Eres la vacuna más eficiente contra la rabia y la gripe

    Eres tan serio como la Torre de Londres

    Eres tan dulce como un terrón de azúcar

    Eres el rascacielos más grande y más alto de Nueva York



    Pertenece al volumen Poesía a contragolpe. Antología de poesía polaca contemporánea (autores nacidos entre 1960 y 1980), con la selección y traducción y selección de Abel Murcia, Gerardo Beltrán y Xavier Farré. El libro fue publicado en las Presas Universitarias de Zaragoza.






    Nieobliczalni

    Przyjacielu to sprawa między mną a tobą
    Wyłuskiwanie światła z dna trudnego
    Stopy lekko unoszą się nad ziemią
    To znaczy że jesteś gdzieś blisko
    Moje ciało odgaduje twoją obecność
    Nikt nie ma wstępu do naszego współodczuwania
    Jest w nas niewyobrażalna cisza
    Jakby wszyscy wokół chodzili na palcach
    To nie polega na zrozumieniu ale na odczuciu
    Wyobraź sobie kamień który mówi słyszy i czuje
    Wyobraź sobie skałę która kocha i nienawidzi
    Wyobraź sobie nasze spotkanie
    Nasze przeczucia są identyczne jakbyśmy dotykali się myślami

    Przyjacielu za każdym razem cię zdobywam
    Poszukuję odnajduję tracę
    Odkrywając że miłość oznacza coś więcej niż bliskość
    Nie oglądając się na porę i okoliczności wychodzę ci naprzeciw
    W rękach przesypuje się piasek spod twoich stóp
    To czas który przekonał nas do siebie
    Teraz już wiemy że zdążymy
    Nasza walka była potężna jak echo rozwścieczonego nieba
    Zdobyliśmy więcej niż może odczuć ciało
    Blizny są tylko przypomnieniem tego co upodabniało nas do siebie
    Jakbyśmy zmierzali do tego samego celu
    Rozpoznając nie będziemy pragnąć rozpoznanego
    Odczuwając nie będziemy spełnieniem odczuwanego

    Przyjacielu kim są nasze serca?
    Te lodowe jaskinie w których ukryliśmy żar naszych imion
    Ośnieżone i nie do zdobycia jak szczyty gór przesłonięte chmurami
    W kosmosie to zaledwie punkt najjaśniejszy z wszystkich gwiazd
    Niedostrzegalna wzajemność okrutna i piękna
    Dzieciństwo poprzez które zauważyliśmy siebie
    Dzieciństwo które nauczyło nas rozpoznawać swoje ślady
    Kiedy opadnie z nas delikatna zasłona odsłonimy swoje twarze
    Ktoś z nas będzie miał skrzydła
    Ktoś z nas będzie miał bose stopy
    Podarujemy sobie gwiazdozbiór który chroni
    Podarujemy sobie pory roku które uniosą ciężar wiadomego

    Przyjacielu gdy jesteś drzewem wiem jak pachną twoje liście
    Gdy jesteś deszczem kosztuję smak każdej kropli
    Gdy jesteś ptakiem rozwijam skrzydła
    Gdy jesteś ogniem karmię cię z ręki płomieniem
    Gdy jesteś wiatrem czekam aż skruszysz we mnie kamień
    Gdy jesteś człowiekiem milczę 

    Lipiec 2005



    KTO UKRYWA SIĘ W LEKTYCE Z PIASKU?

    za krótko istnieję?
    wolność:
    słyszę szum oceanu w moich żyłach
    słyszysz swoje imię brzmi jak burza piaskowa
    jesteś beduinką
    twoje nagie piersi wtórują nagim piaskom
    oczy nieba płoną ogniem
    wystawione na śmiertelny cios
    wyrwali mi ciebie z nieustannego uścisku
    krzyk tej rany poruszy niebo i ziemię  
    pieśni twojego cierpienia i okrzyki nienawiści
    prześlę ci ptaki modlitwy nikt nie zna jej słów
    weź moje Ja
    zasłona między mną a tajemnicą została zerwana 
    będę deszczem meteorów który wykrwawia ręce moich posłańców
    serce przestanie być ciałem i stanie się ogniem
    razem z twoim krzykiem pochłonie cię by być z tobą jednym
    czas ludzi zniknie szybciej niż twoja łza na policzku
    nikt nie przypuszczał że będziesz tańczyć na rozżarzonych nożach
    taniec jest skutkiem przyczyną musiałbym zniszczyć świat
    ból i okrucieństwo jest niczym wobec naszej miłości
    nie wystarczy ci pamięć 
    tam gdzie to jest kończy się pamięć
    i nic się nie zaczyna, ty moja beduinko….

    Ewa Sonnenberg, 20.09.2009 




    PRZESŁANIE Z KTÓRYM PRZYCHODZIMY NA ŚWIAT

    Pobądź chwilę ze mną w imieniu kogoś kogo kocham ponad ludzką miarę
    Dreszcz jakby ktoś trzymał mnie w nieustannym uścisku walki
    Nie znam śmierci ani życia cień Boga na mojej twarzy jak szept:
    Lękam się że miłość do człowieka przesłoni mi Ciebie
    Pamiętam przysięgę groźne nieugięte oddanie się temu
    W  tembrze głosu można było zrywać kwiaty ognia
    Obracać w popiół znikomość i małość by bliżej było do    
    W tych rękach uderzających rytm przysięgi wzniecano miłość
    Spojrzenie Boga dzielące niebo na dwie połowy

    Pozwolimy się okiełznać by wynaleźć nową dzikość i nieoswojenie
    Nikt nie przekroczy tej granicy niebezpieczeństwa by zbliżyć się do nas
    Nikt nie ogarnie nas słowami by w wypowiedzianym oddalić przeznaczenie 
    Co zostawiliśmy sobie z naszych obecności staje się tylko echem:     
    „ gdy jest ci źle zobacz swoją twarz w ostrzu noża”
    Nigdy się nie poddamy nawet umierając będziemy tańczyć z ogniem

    Zobaczyłam w nim jednego z nich to samo szaleństwo pragnienia
    Nieobliczalne groźne niebezpieczne śmiercionośne przerażające
    To nic że pochodził z innego narodu i nosił imię w języku który jest mi wrogim
    Zobaczyłam w nim tę samą przystań co w tamtych przyjaźniach do ostatniego tchu
    Do ostatniego niewypowiedzianego słowa bo nie ma słów na to co odczuwamy
    Bo nie ma takich słów poza uczuciem które przebyłoby tę drogę do nieba
    Te brzegi o które rozbija się szaleńczy ból za nieodgadnionym „o czym marzysz?”
    To pytanie przyłapało cię na gorącym uczynku że będąc mężczyzną
    Marzysz i płaczesz że będąc wojownikiem Spełnionych Snów
    Twoje serce podzielone jest na Niebo i Ziemię

    Maj/Czerwiec 2009



    Obraz

    Istniał kiedyś obraz pewnej dziewczyny
    Nie wiem dlaczego ale budził w ludziach nienawiść 
    Odrzucony tajemniczy małomówny był jakby z innego świata
    Tym bardziej prowokował i wywoływał wrogość
    Wypowiadano o nim wiele złych i nieprawdziwych słów
    Był tak znienawidzony że postanowiono go zniszczyć 
    Próbowano różnych sposobów mniej lub bardziej okrutnych
    Bez jakichkolwiek skrupułów rozszarpano go w strzępy
    Została sama rama i pusta pełna grozy przestrzeń
    Naraz ku ich zaskoczeniu i przerażeniu pojawił się nowy obraz
    Oddalony od tego pierwszego o tak wielką odległość
    Że żaden człowiek nie mógł jej przebyć by go dosięgnąć
    Skazani teraz byli na obcowanie z odległą podobizną
    Z tą różnicą że tamten obraz był malowany ludzką ręką
    Ten nowy Ręką kogoś nadludzkiego
    Zrozumieli że niszcząc ten pierwszy obraz
    Zniszczyli coś co ich dotyczyło i co sami stworzyli
    Zrozumieli też że nie można zniszczyć tego co jest prawdziwe 
    Bo nie ma nic wspólnego z ludźmi
    Tym bardziej poczuli co uczynili  




    Motyl

    Byłem kiedyś mandarynem
    Uczonym rozkochanym w literaturze
    Posyłałem do odległej krainy łez liście herbaty i swoje wiersze
    Nigdy nie otrzymałem odpowiedzi
    Wiedziałem o istnieniu dobrych i złych duchów
    Znałem ich zwyczaje i język
    Wiedziałem również, że istnieje Ktoś, kogo można nazwać Bogiem
    I o Drodze tej jednej jedynej, którą warto iść
    Kaligrafowałem słowa: gwiazda i wieczność
    Aby napisać ich najdoskonalszą formę zajęło mi to całe życie
    Kochałem wiele razy choć tak naprawdę
    Kochałem tylko raz w życiu
    I byłem chory z miłości i z miłości
    Nigdy nie powiedziałem o swoim uczuciu
    Kilka razy byłem nieostrożny
    Lekceważąc lęk i strach przedostawałem się na drugą stronę
    Cierpiałem jak każdy mając na uwadze słowa:
    Nic nie jest ważne w obliczu Boga
    W obliczu Boga nie ma okoliczności usprawiedliwiających.

    Ewa Sonnenberg




    Wojownik perski
    Dla Mouny

    Jak każdy wojownik znał cenę prawdy
    Chodził jak po ostrzu noża dorastając do siły swojej wiary  
    By nocą odczuwać jej nieziemski wymiar
    W spojrzeniu miecza odbijał światło księżyca
    Na mieczu połyskiwał napis:
    „W imię Boga i Miłości”
    Jego miecz krył w sobie wiele tajemnic
    Słodkie odczucie lęku zamienione w brawurową odwagę
    Każda walka była dla niego jak pisanie wiersza
    Metafizyczna wojna w obronie świętych słów
    I przychodzili mu z pomocą aniołowie
    Anioł Zemsty był jego przyjacielem
    Z pustynnym wiatrem pojawiali się sprzymierzeńcy
    I znów zaczynał swoją walkę podobny do tygrysa
    Stając twarzą w twarz z niebezpieczeństwem
    Jego śniada i napięta skóra były jak modlitwa
    W każdej bitwie był sobą bezlitosny dla kłamliwego wroga
    Znał słabość w rękach przed wymierzeniem ostatecznego ciosu
    A jego cios był tak celny jakby przebijał spadający płatek róży
    Między jedną bitwą a drugą słuchał muzyki i pisał miłosne wiersze
    Bo kochał czarnowłosą o delikatnym głosie
    Gdy zbliżała się do niego wokół pachniało piżmem
    To dla niej odkrył w sobie delikatność
    To dla niej bywał słaby i czuły
    Wiedział że tylko ci którzy bywają słabi potrafią być silni
    I płakał znając historię każdej swojej blizny 


    Kraków, luty 2005




    Noc

    Wydostawała się z kryształu chłodu
    Dotykając stopami każdą grudkę zamarzniętej ziemi
    Powietrze pachniało śniegiem jakby w pobliżu były anioły
    Wybiegła z ciemności w bezlistne zwierzenia drzew
    Wybiegła na spotkanie dziwnej tęsknocie zapatrzonej w dal
    Od nowa pokochałam słowa
    A słowa budowały dla mnie nowy dom
    Maleńką łąką biegła cyganka z dzieckiem
    Jakby to dziecko wykradła losowi: ze świata złudzeń do świata marzeń
    Chcąc je uchronić od nieuniknionego przytulała do piersi
    Wokół niej drżało powietrze jakby przebudzone
    Jak lustro wody poruszone nieznajomym wizerunkiem
    Jej uderzenia stopami o ziemię były jak krzyk
    Jak wołanie do wszystkich korzeni drzew
    Jakby tańczyła z tajemniczym światem
    Czy był to taniec na płatku róży?
    Nadsłuchiwałam czy na jej stopach brzęczą dzwoneczki
    Przez skórę czułam jak dotykam ją wzrokiem
    Przyjmowałam jej obecność jak dar
    Ujrzenie tego, co wydaje się nierealne
    I było w tym jakieś szaleństwo
    Jakbyśmy tylko my pozostały na świecie
    Przez chwilę byłyśmy niewidzialną stroną księżyca
    Przez chwilę zatrzymał się czas i ujawnił jej twarz
    Ile dróg przemierzyła zanim się zobaczyłyśmy?
    Ile nieznajomych drogowskazów napotkała?
    Poczułam jak nierzeczywiste pochłania nas obie
    Ona która wciąż biegła i ja która ją zauważyła
    Samotność tej chwili i jednoczesność naszego spotkania
    Byłyśmy jak niema modlitwa
    Jakbyśmy uchwyciły to, co najważniejsze
    W tej ciemnej pustce, w której natura przerasta to, co ludzkie
    Trwałyśmy bez przeznaczenia, bez wieku, bez imion



    ***

    Chciał zemsty
    Ale usłyszał: nie dodawaj wody do wezbranej rzeki
    Chciał żeby kamienie tak głośno krzyknęły by runęły domy
    Ale usłyszał: dlaczego zakłócasz spokój kamieniom zamiast sam krzyknąć
    Chciał kary dla tego miasta
    Ale usłyszał: karą jest to że to miasto wciąż istnieje
    Chciał żeby to miasto spłonęło
    Ale usłyszał: ogień jest święty i płonie tylko w tobie



    Życzenia

    Nie pora jeszcze na mówienie
    szeptem pozwólmy mu biec za sobą
    aż zmęczy się i zaśnie w naszych ustach
    a my zostaniemy jego snem

    Nie czas jeszcze na powiedzenie
    prawdy dajmy jej wolną rękę
    niech wybiera to co dla niej najlepsze
    prędzej czy później przytuli nas do siebie

    Nie jeszcze nie teraz
    to słowo musi poczekać
    nabrać sił i stać się częścią ciszy 
    tej co czuwa nad nami



    INTYMNOŚĆ ZGODY NA SIEBIE W TOBIE

    Pukasz do okna mojego ciała
    Okna mojego ciała przesłaniają ciemne żaluzje
    Nie dochodzi do mnie światło dzienne
    Nikt nigdy mnie nie widział jaka jestem
    Wewnątrz siebie słyszę przepowiednie

    Okna mojego ciała wypełnia niebo
    Nie wiem czym jest grunt pod stopami 
    Tylko kamień rozkwitający z niedotykania
    Okna są zbyt wysoko by ktokolwiek do nich sięgnął
    Wewnątrz siebie widzę walki między aniołami

    W oknach mojego ciała kwitną kwiaty  
    Nikt ich nie zauważa bo są przezroczyste
    Rysują we mnie sekretną symbiozę piękna z osobnością
    Sekretna mapa szczegółów zakorzeniona na innej planecie 
    Wewnątrz siebie widzi jak na kwiatach tańczy słońce

    Pukasz do okien mojego ciała
    Ale światło wokół jest bezlitosne
    Nieruchoma stoję przed wyborem: 
    Stąd – dotąd
    Albo nieskończoność zamknięta we mnie



    To dopiero początek

    Nie wiem dlaczego piszę
    Nawet nie wiem w jakim języku
    Niby lekcje dzieciństwa
    Ale ukrywa się w nim coś innego
    Niewidzialne postacie ze słońcami na ramionach
    Księżyce zamienione w koła jakiegoś pojazdu 
    Ptaki jak żołnierze z bronią swoich skrzydeł
    Jakiś lament zmarłej przed bramą piekła
    Jakaś modlitwa niewinnego przed egzekucją

    Nie wiem z której strony świata to nadchodzi
    Nie wiem dokąd idzie
    Czy powraca?
    Słowa mnie przerażają
    Tajemnica przed którą padam na kolana
    Kto to zrozumie?

    Nie wiem dlaczego jestem im wierna
    Wypędzona z człowieka
    Słyszę o czym mówią przedmioty
    Te wiersze które się piszą z wiatrem
    Na pustym polu zawieram pakt z kamieniem

    Nie wiem dlaczego nazywają mnie poetą
    To tylko wiedza słowa
    Coś co przychodzi gdy wszystko ci odbiorą
    Przegrana człowieka i zwycięstwo kosmosu
    Siła która pozostanie gdy już nie będzie ludzi


    ***

    Wydoroślałeś nie wiesz kiedy

    Wydoroślałeś: duma z siwych włosów
    Jakby księżyc przytulił cię do siebie

    Wydoroślałeś wyszedłeś z ukrycia
    I zobaczyłeś swój życiorys w całości

    A potem usłyszałeś że masz coś ważnego powiedzieć
    Wydoroślałeś – milczysz

    Woła mnie błyskawica
    Czy będę wolny gdy spojrzę w jej serce?

    Czy zdążę przed złaknionym duszy zmierzchem?

    Czy potrafię być z ciała?

    W każdej błyskawicy walczą o niego dwa światy

    Odważysz się z nim spotkać?

    Ktoś mówi: będziesz płakać

    A błyskawica odpowiada:
    Jak mam płakać gdy nie mam oczu

    Jest dla niego czymś więcej niż miłością
    Na jakiś czas śmierć przestaje istnieć

    Małe ziarenko ryżu na którym jest napisane:
    Mój głos jest głosem z innego świata 









    -

    0 0
  • 04/19/16--12:08: IRINA DENISOVA [18.482]

  • Irina Denisova 

    (Bielorrusia, 1977). Ha publicado  en las revistas «Немига литературная» (Nemiga literaturnaya en Minsk), “Metro” (Nueva York), Западная Двина» (zapadnaya dvina, Minsk), en el periódico «Forward» (Nueva York), así como en las antologías de “Poesía Bielorrusa Moderna” y “БЛС ” Полоцкая ветвь”. Es autora de los poemarios: «Равноденствие» (Ravnodenstvie) y «Фотопленка» (Fotoplenka).




    Presentamos, en versión de Indira Díaz, algunos textos de la poeta bielorrusa 
     http://circulodepoesia.com/2016/04/poesia-bielorrusa-irina-denisova/


    Просто меня, я думала о смерти,
    Не знаю как, но всё-таки жива.
    Я для тебя писала на конверте
    Посление, ненужние слова.

    Жизнь, как всегда, предлагает плату
    За вдохновенье, радость и грехи.
    Я не могла перенести утрату
    той двочки, слагающей стихи.

    И там где сны являются обильно
    Среди чужих огней и берегов,
    Я так слаба, Я всё ещё бессильна.
    Пройди со мною несколько шагов.

    1998


    Simplemente me puse a pensar en la muerte,
    No sé cómo, pero aún seguía viva.
    Y te escribí en el sobre
    Las últimas palabras, innecesarias.

    La vida como siempre, tiene un precio
    Para quien busca inspiración, alegría, pecados.
    Yo no pude soportar la pérdida
    De  aquella chica que compuso versos.

    Y ahí, donde los sueños existen
    Entre playas y luces ajenas
    Soy tan débil. Aún no estoy lista.
    Anda conmigo algunos pasos más.

    1998




    Но вы понять меня сумели
    самой собою – да такой?
    о вы, поднявшие с постели
    И вы дарящие покой
    Ведь я живу  отчасти вам
    Быть можеть не совсем друзьями
    а просто близкими душевно
    Да, я отнюдь не совершенна
    Но ваши глаз тепло коснулось
    Меня; и я твержу: люблю вас.

    1995




    Pero tú sabrás comprenderme
    ¿Acaso no eres tan parecido a mí?
    Te levantas de la cama
    Y me das tranquilidad.
    En efecto, yo vivo en ti.
    Puede que no seamos ni amigos
    Quizá sólo tenemos próxima el alma
    Quizás. De ningún modo soy perfecta
    Pero tu mirada me toca
    Y puedo seguir diciéndote: te amo.

    1995




    Мне взять с собою нужно так немного:
    Мгновение тепла да вечност Бога,
    Да все стихи, что в сборнике таятся…
    куда идти? А может быт, остаться?

    Но нет, и, как признался кто-то,
    Я- пташечка высокого полёта,
    И мне не жаль уютного лимита,
    И манит даль. Так что же- дверь открыта!

    1995



    Voy a llevar conmigo lo que necesito, que es muy poco:
    Un cálido instante, la eternidad de Dios,
    Y todos los versos que en este libro se esconden…
    ¿A dónde voy? ¿será posible que me quede?

    No. Ya lo confesé alguna vez,
    Soy  como un pajarillo, vuelo alto,
    Y no me entristecen los límites,
    ni el llamado de la lejanía.
    ¡La puerta está abierta!

    1995




    Чуть-чуть кофеина, вина пару капель,
    Ночное дежурство, заточенный скальпель.
    Здесь нет аргументов, не водятся факты,
    И нам остается короткое «Как ты?»

    Но нам достается просторное «Где ты?»
    Деревья под осень без меры одеты.
    И все так буквально: троллейбус «четверка»,
    А вместо заставки тот снимок Нью-Йорка.





    Un poco de cafeína, un par de gotas de vino,
    La ronda nocturna, un afilado bisturí.
    Aquí no hay argumentos, no se llevan con los hechos,
    Para nosotros no es suficiente un “¿cómo estás?”

    y el “¿dónde estás?” nos queda tan grande.
    Los árboles bajo el otoño no se preocupan por su desnudez.
    Todo parece ir al pie de la letra: el trolebús “chetverka”,
    y en lugar de aquella imagen, una fotografía de Nueva York.






    -

    0 0


    Celia Frías Herrezuelo

    Nació en Hontoria del Cerrato (Palencia) en 1995.

    Celia Frías. Diamante en bestia

    Me llamo Celia Frías Herrezuelo, y este, es mi primer poemario. Escribir y publicar un libro ha sido siempre, y así es hasta la fecha, el sueño de mi vida. Tengo 20 años, escribo relatos y poesía. Llevo con un libro en las manos desde que aprendí a leer, y a día de hoy la lectura es uno de mis mayores vicios. Tanto es así que ya no tengo sitio para todos, así que voy invadiendo estanterías allá por donde paso. 

    'Diamante en bestia' es el apodo que me puso mi gran amigo y prologuista, Diego Heras, cuando nos conocimos. Y a decir verdad, creo que encaja a la perfección con el contenido de este libro. En él reflejo la parte más tierna de mi vida, así como la más oscura, junto con mis miedos más profundos, abro totalmente mi dolor, mis alegrías, mis temores... Pues quiero haceros partícipes de ello. Espero que os guste el paseo que he preparado por lo más profundo de mi ser, haceros sentir identificados, mover algo en vuestro interior, a través de la poesía, con sinceridad."



    NI RETIRADA NI RENDICIÓN

    Rota.
    Inmóvil.
    Indefensa.
    FUERTE.
    Cada paso es una victoria.
    Cada fallo,
    cada caída,
    es una razón más para seguir.
    Este cuerpo maltratado
    no admite la rendición.
    Aunque el dolor intente frenarme.
    Aunque mis piernas no colaboren.
    Aunque me muera por dentro.
    Aunque todo vaya en mi contra.
    Cuando nadie cree que es posible
    seguir avanzando es necesario.

    Rendirse no es una opción.





    Escribiendo en el metro..

    Me mira una chica triste y sombría,
    su sonrisa del revés fue alguna vez deslumbrante
    y maravillosa.
    La mirada se le cae por los extremos,
    la primavera de sus ojos hoy, es un gélido invierno.
    Bajo su camiseta se intuye el escarlata,
    tiene el corazón herido de muerte.
    Necesita puntos urgentemente.
    Gota a gota se desangra ante mis ojos,
    muy lento...
    Su gesto no cambia,
    impasible.
    Quiero decirle que el dolor y el sangrado cesan.
    Quiero estar cerca.
    Avanzo.
    La alcanzo.
    Choco contra mi reflejo
    y lloro.






    Llega la madrugada, con ella mis demonios,
    Quieren enamorar hadas, quieren cautivar, melosos,
    Cariñosos enredando pensamientos,
    Cautelosos, cuidando de esos te quieros
    Que lanzas al aire, tan lejos,
    Que llegan a mi corazón, y dan de lleno
    Como en una diana, ganas el juego.
    Distancia entre nuestros brazos, yo te acuno aún así en mi regazo,
    Lágrimas nublan mi vista, dolor, amor, ternura,
    Para todo hay cabida, soy un corazón sin fondo,
    No hay doblez, no hay aristas.
    Sinceridad pura que se entrega en cada visita…
    Habitas en mi mente, enraizaste en mi interior,
    No conseguiré jamás echarte
    Por mucho dolor que inflijas a este tierno corazón.
    Kamikace si quieres llamarme,
    Te amo puramente, no es sano tal libertinaje.
    Llevo las leyes del amor a mi manera,
    Juego limpio mi batalla, amar para mi no es condena.
    Bendito el día que topé contigo,
    Ojalá antes, ojalá siempre, ojalá… Suspiro.






    Adiós inspiración..
    Folios arrugados esparcidos por el suelo de mi habitación.
    La lírica hoy se atasca en la punta del bolígrafo, se niega a abandonar mi mente.
    Versos danzan en mi cabeza, se acumulan.
    Patrones a medias esparcidos por el suelo de mi habitación.

    Rítmicas cadencias en mis oídos,
    de fondo, la plancha resopla al acariciar los cuellos de una camisa.
    Amor prohibido entre electrodoméstico y prenda.

    La tarde pesa. Caen las luces y quedo a oscuras.
    La oscuridad no me abraza como de costumbre.
    Mece en mi interior los versos,
    impidiéndome atraparlos entre barrotes de tinta,
    se pierden entre mis pensamientos.





    Odio...

    ...ser siempre "la buena"
    ...que se me queden pegados los olores, tales como el humo de tabaco o las colonias.
    ...ser yo la que llora.
    ...llorar cuando me abrazan.
    ...que me abracen cuando voy a empezar a llorar, porque lloro más.
    ...moquear cuando lloro.
    ...su indiferencia, y mi implicación...






    Fruto de madrugadas sin fin
    El reloj avanza,
    las horas pasan,
    el rey de corazones me sonríe desde la baraja.

    Pasan los días,
    llega el invierno,
    y yo sueño con ÉL y su otoño eterno.

    Hojas suspiran
    al ser pisadas,
    música escondida
    tras mis pies de hada.

    Miradas furtivas,
    cortina de pelo.

    Febrero, tú y yo,
    lo que deseo.

    Pareados simples para decirte que te quiero..

    Febrero y Marzo,
    Junio y Octubre.
    Qué más da el mes,
    da igual la urbe.
    Madrid, Málaga , Sevilla o Cartagena,
    tan sólo sé,
    que tú me llenas...




    Compañero poeta desde el abismo de los libros
    Ángel González,
    de profesión
    compañero en las reflexiones.
    Todo un fin de semana con él,
    y lo único que saco en claro es
    que quiero ser alga enredada en tus pies.
    ¿De lo mío?
    He pensado más bien poco por no decir nada...
    Bueno vale, algo sí..
    También he improvisado,
    y me han salido dos temas así,
    con la bobada.





    Recuerdos..
    Añoro las noches de lírica,
    versos enteros desfilando ante mis ojos,
    litros de tinta derramándose por el cuaderno,
    situaciones límite convertidas en poética.

    Enlazando palabras por el patrón del papel cuadriculado,
    gritándole al folio angustiada
    "ésta es una noche más que él no duerme a mi lado".
    Soñándote de forma clandestina,
    echándote de menos, sobre mi cama
    abrazándome las rodillas acurrucada en una esquina,
    suplicándole a la pantalla del ordenador, "por favor que no se vaya..".

    Así fluyó mi verano,
    noches eternas hablando contigo,
    compartiendo tantas horas,
    siendo en mi mente algo más que un amigo...

    Por el día
    soñar con la noche,
    y los pequeños placeres
    que la oscuridad ofrecía.
    Me sobraba la compañía..
    Me sobraba todo que no fueras tú..
    Llegó Septiembre y mi traslado,
    llegó dar dos pasos más, y por fin tenerte a mi lado.
    Llegó ese bendito momento,
    y con él, de la mano,
    la despedida, y nuestro lamento.

    Llegó tu marcha y mi soledad.
    Unos días muy raros fueron aquellos...
    Te eché muchísimo de menos,
    lo digo con sinceridad...

    Única la complicidad que tengo contigo,
    aún me parece magia aquella tarde en el Retiro...
    Aún recuerdo el momento en que me enamoré de Madrid,
    tú estabas allí conmigo, me dabas la mano, yo era feliz...
    Yo era feliz contigo...






    .


    0 0
  • 04/19/16--12:33: INDIO ZAMMIT [18.484]

  • Indio Zammit 

    (Chamberí, en Madrid 1969), autor de los poemarios Elegí fracasar (2007) y como un hielo flotando en aguardiente (2009) ambos en Bohodón Ediciones, Ya no queda vino en la pecera. La pérdida de la fe, la civilidad y el amor. Ruleta Rusa ediciones, 2016, tercer poemario donde se confirma como un claro exponente de la llamada poesía canalla. 



    Indio Zammit en Elegí fracasar (Bohodón Ediciones, Madrid, 2007).


    Canción de Joe Strummer 
    (Cuando crecían los Clash)

    Garagelandia en invierno es peor que cualquier sitio.
    Estoy allí, donde tú me necesitas,
    con una canción entre la frente
    y la nariz,
    donde duele,
    donde la bala se clavaría
    si olvidase,
    por un instante,
    que temo la violencia.

    El verbo ataca fácil
    pero la mano renuncia
    y es este mi mensaje:
    ¿Disparar? Demasiado sencillo.
    Apunto y muestro mi blanco
    y espero las críticas sin olvidar el peligro.
    Pero hay mil jóvenes esta noche
    dispuestos a emborracharse conmigo
    y charlar de la Guerra Civil Española
    y sobre el F.S.L.N.

    Hay mil jóvenes punk-rockers
    dispuestos a charlar conmigo
    de Chuck Berry, Robert Johnson,
    los Sex Pistols y Bob Marley.

    Son mil jóvenes amigos y nos echan del hotel.
    No duermen nuestros vecinos.



    Montevideo

    Cuando el taxista enjaulado se comió mi alpiste
    supe que el canario era yo.
    Hasta entonces solo había aprendido
    que el río salado da sed.

    Me persiguieron en la lonja,
    me atraparon y me sometí sumiso a la carne.
    Al vino también.

    La esquina era un baños con "señor de los lavabos",
    baldosín blanco amarillento y mirada no me fío.
    -No llevo suelto pero volveré-.
    Mc Arthur dijo algo similar en Filipinas.

    Cuando volví el no podía creer
    que hubiera mantenido mi palabra.
    Tampoco era para tanto.

    Agustín salió de padrón en la adolescencia y debe rondar los setenta,
    pero cuando hablé de su pueblo fue como apretar un botón en la nuca
    de un androide.
    El hipnótico acento uruguayo mudó a gallego.
    Llenó de preguntas mis preguntas;
    sonrió con la boca de lado;
    asintió a medias;
    casi afirmó una vez
    y sugirió (más o menos)
    un anisado de limón.
    Y la cuerda vibró
    empujada por la uña de un paisano con talento.
    Yo quería tango,
    el agasajó con Serrat,

    porque "Serrat es gallego de Catalunya", decía.
    Canjeé cantar Serrat (los estribillos)
    por la dirección del bar de tangos (y unos tragos correspondidos).

    El local era Zum-Zum.
    Lloró la milonga hasta llenar vasos de uvita.
    Aunque sonaran Ramones
    todavía olía a Gardel:

    "A tu lado quisiera caer
    que el tiempo nos mate
    a los dos".

    También la noche es perecedera,
    acaba donde empieza el río que es un mar.
    La playa, la luna,
    como una novela blanda...
    las estrellas.
    Las miré fijamente... una, dos, tres...
    -No voy a sobreviviros
    aunque dicen, los que entienden,
    que algunas de vosotras ya estáis muertas.



    Dos puntos azules en el León Rojo

    Dos Puntos Azules en el León Rojo.
    Chapas de otros colores salpican las paredes.
    El surrealismo burgués nos toca los cojones.
    La picadora de hielo machaca nuestros huesos,
    a cada pulsación de botón, "rom-rom", roto.
    El ventilador, aburrido, gira para no dormir;
    se calla la cantante rubia y parece animarse.
    Gritamos ¡luz! pero la luz no se hace.
    La sombra no nos molesta pero sin luz no existe.

    Dos Puntos azules en el León Rojo
    se extinguen poco a poco como se extingue la sed:
    A tragos baldosines blancos.
    A tragos negros.
    A tragos largos
    se extingue el azul.
    A tragos gordos,
    que se hacen oscuros,
    se extingue el azul.

    Me pica el coño y nadie ha inventado un rascador.
    Los cerdos alrededor simulan ser hombres comiendo.
    ¿Es que ninguno se da cuenta de que me pica?
    ¿Ninguno percibe que no se ve?
    Yo no veo nada.
    No veo una mierda.
    ¿No veis que no se ve?
    ¿No veis que no sé?
    ¿No veis que no?
    ¿No veis qué?
    ¿No veis?
    ¿No?

    Dos Puntos Azules en el León Rojo.
    Pasea el amor entre las mesas, y va, y se para en la nuestra.




    Bluesman

    Cuando llega el tren
    el guitarrista de Blues se queda sólo
    con unos cuantos pavos
    en la funda de su guitarra abierta,
    cantando aún.

    Quizá a nadie le interese,
    pero si la canción termina de pronto,
    cuando llega el tren,
    simplemente porque el público se va,
    entonces su canción no importa
    y la vida del bluesman no tiene sentido.

    No puede ser lo mismo para un hielo
    morir derritiéndose en una pila sucia,
    llena de detergente,
    o desaparecer con dignidad,
    fundiéndose lentamente,
    dentro de un vaso de whisky.

    La canción termina cuando termina la canción.
    Hay muchos trenes por coger.
    Si te vas con el primero que llegue
    no cuentes con que el bluesman
    forme parte de tu futuro.
    Él no estará allí.



    Camariñas (Costa de la Muerte)

    Pregunta el niño en el bar
    frente a la pecera,
    -Chuso, ¿y el caballito de mar?-
    -Está muerto, la espichó.-

    Suena la sirena por tercera vez.
    La primera, cerveza.
    La segunda, cerveza.
    La tercera, subasta de sardina
    y la chica que no quiere morir en el pueblo
    odia el pescado.

    El niño cuida ahora del gato.
    El caballito de mar espichó.
    La sardina espichó poco antes de la tercera sirena
    y la chica que no quiere morir en el pueblo
    espichará también si no escapa de una puta vez.

    El gato rasga de un zarpazo
    la cara del niño que pregunta
    por el caballito de mar.
    Asoman las lágrimas
    y finalmente los padres asoman también.
    -¿Qué pasó?-
    Quizá el niño tampoco quiera morir en el pueblo
    y odie el pescado.

    Ríe el gato en un caminar desafiante.
    No sabe si hizo daño o no.
    Nadie le preguntó dónde preferiría morir
    pero cuando suena la sirena por tercera vez
    sabe que es subasta de sardina.

    Quizá sobren tripas en la caja,
    a la puerta del bar
    y decida quedarse un día más.



    Nubes en Buenos Aires

    Ni el tango templa las nubes
    ni el verano (europeo) sube la temperatura porteña.
    Sopla frío el viento desde el Sur más cruel.
    Buenos Aires no duerme
    o, al menos, yo no me atrevo a acostarme.
    Si soy el último, la ciudad gana la apuesta:
    Palermo 13 carreras.
    En la séptima me fui, ganaba 35 pesos.
    ¡Vaya una mierda!
    Los cambié por unos tragos
    en la parrilla frente al hipódromo.

    Después el taxi fue caro.
    Al menos duró más que el champán.
    La penúltima al lado de casa
    -no me deje en la puerta, señor-.
    Es la prisa por la del recuerdo,
    las ganas de beber la tranquila,
    la que cierra la noche... o no.

    ¡Cómo corren las nubes, cariño!,
    ¡mañana cuando te lo cuente!
    ¡Cómo corren las hijas de puta!
    Los edificios las soban
    pero ellas los traspasan
    tan rápido
    como para que ni lo noten.
    Los sobrepasan,
    inmaculadas,
    y se pierden tras sus fachadas casi blancas.



    No amanece aún

    No amanece aún, ni por asomo.
    Quedan demasiadas horas para la claridad
    y ella en la cama,
    con frío o sin frío,
    víctima de mis ojos.

    La admiro, el champán ayuda,
    porque todo es más sencillo para mí
    cuando estoy a su lado bebiendo.

    No tengo prisa para que la luz vuelva
    a jodernos con un nuevo día.
    Hoy no.
    No tengo prisa y disfrutaré las horas mirándola
    y acariciándola tan suavemente que no perturbe el sueño,
    ni el suyo, ni el mío.

    Que más dará si mañana nos odiamos,
    tuvimos la noche.
    Anoche, los dos,
    tuvimos la noche
    y la inevitable resaca del amor
    nos torturará con los besos ácidos del champán.



    Vertical

    Pomadas que alivian el dolor
    de los mordiscos de la última planta carnívora;
    vendas que ocultan los sesos
    que asoman de la cabeza del suicida
    después de tirarse de esa misma última planta;
    productos adictivos para librar al paciente
    de la dictadura de otra adicción;
    anestésicos para tratar al tipo que al perder la paciencia
    esa misma dictadura le premió con un balazo;
    pastillas que ayudan al esquizofrénico a distinguir
    cuándo habla él y cuándo habla el otro;
    tiritas con nicotina para fumar por los codos;
    chicles con cafeína para no dormirse
    y recordar que estás mascando chicle;
    chupadores que dilatan los bronquios arrugados de respirar;
    cremas que queman granos adolescentes,
    de esos que hace años
    nos contaban que brotaban tras la masturbación;
    y formol para que tarde más en pudrirse
    el resultado final de tu vida:
    Última oportunidad de mantener vertical tu cadáver.



    YA NO QUEDA VINO EN LA PECERA 
    Ya no queda vino en la pecera. La pérdida de la fe, la civilidad y el amor. Ruleta Rusa ediciones, 2016



    PRESENTE

    Mientras los paños mojados
    se escurren,
    quedan flores en el barreño.
    Mil piruletas entretienen también
    a todos aquellos
    que pensaron que el futuro estaba lleno
    y quedarse en el presente
    era una idea vanguardista.
    No ven la televisión,
    pero esnifan tofu
    cuando creen haber comido ternera,
    tejen sus propios jerseis,
    malvas y rojos,
    y critican el cine
    que disfrutan sus vecinos.
    Pero a la hora de matar
    se arrugan.
    La sangre, que atrae a las moscas,
    repele a los pusilánimes.
    La sangre de los pusilánimes,
    sin embargo,
    alimenta el sistema.




    FRÍO

    Hacía frío fuera.
    Era más viento que otra cosa,
    era falta de medicinas.
    Había olvidado ya
    la sensación de cortar un trozo de queso.
    Todas las sillas eran prestadas.
    Ni tan siquiera conseguía dos veces la misma
    en la única cafetería en que me dejaban entrar.
    La sopa de ayer,
    siempre la sopa de ayer
    y cada vez el recuerdo más difuso
    del porqué empezó todo esto.




    PARABÓLICAS POR GERANIOS

    Odio el barrio,
    sus jóvenes vencidos,
    sus mujeres resignadas a estar solas.
    El miedo manda,
    nadie se para a escuchar al mendigo.
    Migas para las palomas.

    La calle no suena a nada,
    la noche está vacía,
    solo aporta la tristeza
    del reflejo en la ventana
    de televisores encendidos
    en el edificio de enfrente.

    Parabólicas por geranios.




    CALLE

    Si te falta calle
    compra un mapa.
    Si te falta calle
    cartón de vino y parque.
    Parque,
    no parquet.
    Parque,
    no terraza.
    Parque.
    Parque.
    Parque.
    Eso si tu barrio tiene
    parque.
    El mío lo tenía.
    El mío lo tenía
    y ahora hay un campo de golf.
    Si te falta calle
    duerme fuera,
    escucha a la policía,
    pide en el metro.
    En los columpios de mi barrio
    había que pagar
    o comprar costo.
    Sólo los camellos se sentaban.
    Ahora hay un campo de golf
    y los niños se columpian en casa.




    NORMAS

    La suerte murió esa tarde,
    no era lluvia ni apuestas.
    Hay veces que no gana nadie.
    Esto tiene unas normas
    y mañana no existe.
    Es hoy la soledad.
    La geometría ataca primero en las esquinas desprotegidas.
    De cada dos tragos
    uno me anima.
    Odio los pares,
    tu voz.
    Odio que te estorbe la lluvia.
    Esto tiene unas normas
    e invadimos la calzada con excusas cobardes
    en lugar de quemar personas.
    Los escondites ya no existen,
    los han forrado de espejos.




    MÁSCARAS ANTI-FE

    Voy repartiendo máscaras anti-Fe por los colegios,
    convenciendo a los niños de que se puede llorar.
    No siempre la muerte va vestida de negro,
    recordadlo a la salida de clase.
    Los recortes de la hostia saben a hostia porque es lo mismo.
    También yo podría engañaros diciendo:
    la hostia sabe a recortes de hostia porque es lo mismo.
    La hostia no lleva Dios dentro,
    igual que los recortes no llevan cachos de Dios.
    El pan es el cereal asado en un horno.
    Si asas en un horno a un hombre,
    por muy hijo de Dios que sea,
    morirá entre dolores insoportables.
    Ajustaos bien las máscaras
    que la Fe no conoce amigos,
    se cuela por recovecos
    aparentemente insignificantes.
    Es mejor que os queden marcadas
    a presión las correas de la máscara
    que dejar espacio para que actúe el virus.
    No siempre la verdad va vestida de blanco,
    recordadlo al entrar a la escuela.
    Las velas siempre sirvieron para leer,
    combatir la oscuridad,
    ganaron la noche para el hombre.
    Las velas no sirven para pedir favores
    a personas que no conocemos,
    personas que no existen,
    que no fueron personas,
    que nunca existieron.
    Aseguraos de lavar correctamente el exterior de las máscaras
    después de usarlas.
    A veces hay trozos de mentira
    pegados en la zona de los ojos o los oídos.
    Son un poco incómodos de limpiar.
    Usad guantes antisépticos y cepillo.
    No guardéis las máscaras cerca del alcance de cualquiera.
    Están mejor en lugar secreto,
    a salvo de rabinos, sacerdotes e imanes;
    de iluminados, videntes y profetas.
    Estos últimos son los más peligrosos
    porque, como solo hablan del futuro,
    cuentan cosas que aún no son mentira. 




    RESIGNACIÓN

    Palabra casi cristiana:
    resignación.
    La otra mejilla,
    inclinada,
    esperando la penúltima bofetada
    que va a doler al menos lo mismo
    que aquella primera que se pierde ya
    en la memoria de los años adolescentes.
    Bofetada a bofetada vamos creciendo,
    involucionando,
    y la vara del pastor fustiga los cuartos traseros
    para comunicarnos por dónde antaño caminaron
    otros rebaños.
    Sin embargo, persiste la maldita obsesión
    por pisar hierba virgen.
    Como por instinto,
    no me resigno.
    La voz interior prevalece,
    me tortura con preguntas
    y finalmente la intuición
    coloca mis patas del otro lado de la linde.
    Intuición:
    palabra casi atea.




    PADRE

    Dios es el único padre
    que dejaría morir a su hijo.
    Ahora expanden su mensaje
    hombres que no procrean.




    EL CAMINO

    Antes de construir escuelas
    se frotaron la entrepierna,
    fue el momento más lúcido.
    No teme a Dios
    quién habla en su nombre.
    No enseña a sufrir
    quién no ha castigado.
    Crea una necesidad
    quién inventa lo necesario.

    Podemos amar en un movimiento inútil,
    odiar es más complicado,
    no es de un día para otro.
    El odio es más reflexivo,
    antes de construir escuelas
    se frotaron la entrepierna,
    odiar es más complicado,
    podemos amar inútilmente,

    odiar de forma efectiva.






    -

    0 0


    Yolanda Ortiz Padilla

    Nació en Jaén el 18 de septiembre de 1981. Licenciada en Filología Hispánica, actualmente se dedica a la docencia y a la investigación en la Universidad de Jaén.

    El libro de poemas El cordón umbilical, ganador del XVIII Premio para Escritores Noveles de la Diputación Provincial de Jaén, es su primera obra publicada. También ha colaborado en revistas como La hamaca de lona o en antologías como Puta poesía (2010), Y para qué + poetas. Herederos y precursores. Poesía andaluza < n. 1970 (2010) o Voces del extremo. Poesía y Anarquismo (2011).

    En el terreno de la teoría y de la crítica ha realizado algunos trabajos relacionados con la poesía como “Las preguntas elementales”, un estudio de la poesía de Carlos Barbarito, publicado en la revista electrónica Adarve y “De puertas para dentro: la difícil facilidad”, reseña al libro de poemas De puertas para dentro, de Gracia Morales Ortiz, publicada en la revista Mino tauro. Otras publicaciones están dedicadas al teatro y, en concreto, al teatro argentino.




    Me pregunto
    si alguien me estará pensando
    si mi cuerpo desaloja
    una respetable porción de aire
    en el suyo.


    Me pregunto, sí,
    todos los días,
    si hoy me estarás creando
    y yo, engañada,
    camino, como si existiera.

    "El cordón umbilical"




    Girar

    Noches más tenebrosas que las tinieblas y cada uno de los días más gris que el día anterior. Como el primer síntoma de un glaucoma frío empañando el mundo.
    (Cormac McCarthy, La Carretera)

    Bajo los dedos de sus pies: el vacío.
    Frenó el impulso de su corazón
    a tiempo
    para no caer.
    Sintió la angustia de no poder avanzar.
    Miró la nada y decidió
    darse la vuelta. Tras su espalda lo esperaba
    el mundo que había devastado:
    ríos de plomo,
    ceniza sobre el asfalto / debajo: tierra asfixiada, incapaz de raíces,
    el recuerdo de los árboles.

    El hombre se dio cuenta entonces
    que sólo podía
    girar
    sobre su propio eje.





    Un hombre
    pide
    en la puerta de un supermercado
    Día - 9:15-.
    Llora sosa cáustica.

    Puede usted seguir el recorrido ulcerado de sus lágrimas y detenerse
    en las palmas colmadas de cielo y desamparo
    detenerse y observar
    el asco meticuloso que dedica
    a cada parte de su cuerpo
    la ausencia de amor para su carne
    el viento helado que la quiebra.

    Ahora puede usted seguir su camino.
    La mañana
    se ha roto
    en esquirlas diminutas.





    el libro "el miedo detrás", en una curiosa edición consistente en 20 únicos ejemplares firmados y numerados. 

    Se trata de una edición artesanal para coleccionistas, pues cada ejemplar va indivisiblemente acompañado de una de las 20 pinturas realizadas directamente sobre camisetas por el artista Gabriel Viñals. 

    La obra de Ortíz entra así a formar parte de la colección “Poética y peatonal”, de Ejemplar Único, una de las aventuras editoriales más sugestivas del panorama nacional del momento. 

    Su artífice, Gabriel Viñals, es un defensor del arte efímero que lleva más de 20 años pintando exclusivamente sobre camisetas. Viñals cree que estas –sus obras- deben usarse hasta que se estropeen y desaparezcan. 


    Un poema del libro: 

        
    Tan difícil, tan frágil.
    O esa línea etérea
    donde toda pasión que no venza
    a la muerte,
    engendra agonía. 




    Manotazos en el aire. Ed. Baile del Sol, 2016

    ADOPTO EL LENGUAJE

    Adopto el lenguaje
    protocolar, hipócrita, grandilocuente necesario
    para retrasar mi partida.

    Escribo cartas
    con ruegos y súplicas ilustrísimas
    que agujerean el papel.

    Inicio un vía crucis de funcionarios ineptos,
    mordiéndome el insulto a cada paso
    para no hacerles perder la compostura.

    Desoriento el calendario.
    Reorganizo la cartografía.
    Me ato a tus sábanas.

    Espero.
    Espero.
    Espero
    siempre una respuesta
    en la que confirmen que tus ojos
    no van a dejar
    de devorarme

    ni un solo día.       



    MIRO
                              
                                               A Ramón

    Miro
    con ojos alucinados
    cómo su cuerpo enorme cabe
    en ese agujero.

    Escucho
    el ruido de la tapa al caer
    sobre su amor desaforado por la vida,

    por los vasos largos,
    por las noches llenas
    y las comidas y las mujeres siempre
    abundantes e inadecuadas.

    Imagino su temblor, el llanto
    de su cuerpo muerto, el miedo
    a pasar esta noche sólo
    y me repito

    cómo tanto gozo cupo
    en una caja

    diminuta.



    ALGO ESTÁ VIVO EN EL INTERIOR 
    DE UNA BOLSA DE BASURA

    Algo está vivo en el interior de una bolsa de basura.
    Se mueve. La contemplo.
    Unos obreros ven
    mi mirada llena de horror,
    me descubren
    las ganas de pedirles ayuda.
    Continúan trabajando.

    Un niño se detiene
    y ansioso, con curiosidad,
    dice:
    “la bolsa se mueve”.

    Su madre pasa
    “¡Vamos, llegamos tarde!”
    deprisa, de largo, sin mirar
    “Alguien habrá tirado eso vivo
    ¡Vamos!”.

    El niño se queda a mi lado,
    como si sólo él, yo y la bolsa
    estuviéramos en esta calle,
    y con una amplia sonrisa
    dice:
    “¿La vas a abrir?
    ¿Tú quieres tener uno de esos?”

    Le respondo paralizada,
    como si sólo él, yo y la bolsa
    estuviéramos en esta calle:
    “Me da miedo abrirla.”

    Él me deja su sonrisa,
    el giro de su cuerpo pequeño
    y se marcha.

    Paralizada.
    Mi corazón late deprisa,
    la bolsa se mueve, frente a mis ojos,
    cada vez
    más
    despacio.
    Uno de esos, su corazón
    paralizado. Y yo
    me limpio el grito en el poema.
    Me queda ya
    poco aire en la bolsa.



    Viorica Balenescu I

    somos un clan
    un grupo
    una comunidad
    acabamos de llegar y estamos
    dispuestos
    a sobrevivir
    a costa de lo que sea.

    ocupan la acera
    con sus cuerpos curvados por el peso del hambre
    su rabia manchando
    balcones, farolas, la mirada de los niños
    como una marea negra
    que crece
    que crece
    cansados
    de tanta vida escupen
    hoy
    por un trozo más.

    Andrei, un acordeón.
    Nedelcu, un arma escondida entre jirones.
    Raluca, vieja y enferma, boca podrida que desprende
    un hedor insoportable.
    [Clava sus uñas en el corazón del transeúnte y se aproxima
    despacio
    hacia  su rostro].
    Radu, el más joven, los labios prominentes y el cerebro tibio
    como un pájaro enfermo.

    Viorica Balanescu
    es hermosa
    con toda la intemperie posada sobre su piel
    reseca y encallecida,
    con su pelo rubio
    recogido en un moño que deja limpia
    una frente hambrienta de besos.

    Siempre camina muy cerca de un hombre
    tendiéndole una trampa a cada paso.
    Su falda barata dibuja
    la silueta perfecta de su culo.
    Su boca,
    con una gota de saliva prendida de la comisura, oscila
    entre la lascivia y la espera, sus ojos
    azules son
    la boca de un pozo
    al que me da pánico asomarme.

    A veces se postra
    con sus palmas extendidas,
    una sonrisa oculta en el pecho y el asco,
    ante supermercados e iglesias, a las puertas
    de nuestra piedad infinita.

    Los hombres miran su belleza sucia
    derramada por el suelo y desearían
    meterle la polla
    muy despacio
    en la boca
    y agitarla
    de su pelo rubio hasta correrse.

    En su lengua permanece el sabor del semen y sonríe, sabe
    que su rencor es más ácido, tan duro
    que los haría vomitar
    si lo hundiera en sus bocas.



    Viorica Balenescu II

    Sus ojos son
    la boca de un pozo
    al que me da pánico asomarme
    oscuro
    oscuro y profundo,
    con agua pestilente en el fondo:

    siete
    siete veces me violaron
    la primera
    a los 12 años
    fue mi padre

    la segunda a los 15
    fue uno de los vecinos con los que vivíamos
    apiñados
    promiscuos
    sucios
    se metió bajo mi manta
    me tapó la boca
    me folló por el culo

    el resto
    clientes

    cuántas
    cuántas veces he bajado la cabeza
    he devorado el pedazo de mierda que os sobraba
    me he mordido los labios hasta hacerlos reventar
    he caminado
    con una soledad inmensa en el vientre
    cuántos
    cuántos fetos
    he abandonado en basureros urinarios públicos
    cuántos cuerpos muertos he visto
    feliz

    feliz de que no fuera el mío 


    ¿COMIENZOS?

    ¿Comienzos?
    1.  Y esa mañana amanecí
    con la boca llena de hormigas

    2. Huelo mi cuerpo,
    huelo mi cuerpo y me pregunto
    por qué su olor no te turba

    3. Hoy: me desenredas

    4. Ávido inquiere:
    “¿qué parte de mi vida
    quedará sesgada?”

    5. Se busca una mujer en ruinas

    6. Tranquilo,
    otros ya lo hicieron antes:
    dejar de desearme

    7. Me persiguen las mujeres que han follado contigo,
    el contorno de sus vientres
    contra sábanas conocidas


    8. La poesía es
    una forma más
    de pornografía

    9. ¿Y cómo coloco ahora el mundo
    para que tú no estés?

    10. ¡Ya está bien de tomarme el pelo!
                            (Raymond Carver)







    .

    0 0


    Rafael Delgado Fuentes

    Nació en Huelva el 23 de octubre de 1949. En palabras de los críticos Baena Rojas y Sánchez Tello, en su Historia de la poesía en Huelva (1987):

    “Su poesía discurre lejos de los cauces de una disciplina métrica. Rinde culto absoluto al verso libre, más preocupado por el fluir del concepto poético que por una elaboración de los elementos formales. Poesía muchas veces condensada, rápida, hasta quedar reducida a una breve exposición que remata con versos lapidarios y sentenciosos. Con cierta regularidad se abre a un trasfondo onírico cuando no surrealista. Es uno de los más fieles exponentes del vanguardismo onubense”.

    Obra literaria:

    La mayor parte de su obra narrativa y poética permanece inédita.
    "Forma : mis poemas" (Huelva : Caja Provincial de Ahorros, 1981)
    "Chaturanga" (Huelva : Servicio de publicaciones de la Caja Provincial de Ahorros, 1984)
    "Letrillas del recuerdo : itinerario nostálgico onubense"; en colaboración con Eduardo Fernández Jurado (Huelva : Servicio   de Publicaciones de la Caja Provincial de Ahorros, 1984).
    "Hojas grises" (Huelva : Club de Escritores Onubenses, 1988). Colección Alazán ; 18.
    "Tres" (Huelva : Librería Saltés, 1990). Libro de relatos.
    "Rafael Delgado : Aula de literatura Juan Ramón Jiménez" (Punta Umbría, Huelva : Ayuntamiento, 1997), Colección, Torre Almenara ; 4.
    "Diario de un hombre solo" (Huelva : Cacúa, 2006), antología que recoge 40 años de producción poética.
    "Arde Flipovic" (Tenerife : Baile del Sol, 2010). En ella, el protagonista muestra su particular testimonio sobre la posguerra española que vivió en un' lugar paradisíaco utilizado para el destierro y la desolación. Es la quinta novela inédita y la primera publicada de un escritor que viaja en el silencio y se siente felizmente atrapado en el misterio del anonimato.
    Está recogido en la "Enciclopedia de Escritores Onubenses", "Historia de la Poesía en Huelva", "Poetas de Huelva en Génova", "Mar de Otoño", "Volandas", "Carro de la nieve", "El Bosque Sagrado", producción de Televisión Española con Poetas en torno a Juan Ramón original de Manuel Garrido Palacios, o "Lírica de una Atlántida" del Club de Escritores Onubenses. Figura además en la antología: "Punta Umbría en nuestra memoria" (Punta Umbría, Huelva : Ayuntamiento, 1998), que recoge textos literarios e ilustraciones de 27 artistas y escritores que realizan un particular recorrido a través de la geografía sentimental de Punta Umbría y sus enclaves más significativos, con poemas y relatos de Rafael Delgado, Abelardo Rodríguez, Manuel Garrido Palacios, Julián Avila, José Antonio Antón, José Antonio Ávila, Antonio de Padua Díaz, Victor Pulido, Pedro Gil Mazo, etc.
    Ha dirigido la colección Sur de la C.E.C.A. para escritores independientes. En su labor periodística lee a los clásicos y a los poetas anónimos en las noches de la radio, en los programas Don Grillo y El Chinero. Y colabora en las páginas del diario Odiel y Huelva Información con La Varita Mágica, y Buenos días, amore. Además ha sido el responsable de los textos de varios catálogos de exposiciones de pintura:
    Galería de Arte Sokoa presenta la exposición de óleos y pasteles de Antonio Morano : del 11 de noviembre al 4 de diciembre de 1997 / [textos, Rafael Delgado Fuentes Pérez-Guerra, A.M. Campoy]. - (Madrid : Sokoa, 1997)
    Overli (Huelva : Museo de Huelva, 2000), catálogo de la exposición celebrada del 5 de diciembre de 2000 al 7 de enero de 2001, en el Museo de Huelva

    Referencias en Internet:

    Su obra en la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía
    "Poeta del alma", por Jesús Parras (Odiel Información, 2-4-2002)
    "Delgado presenta Diario de un hombre solo" (Odiel Información 27-2-2006)
    "Rafael Delgado, el poeta onubense", Isabela de Mier (El Mundo, Huelva Noticias, 3-3-2006)
    "Arde Flipovic", entrevista al autor en el Blog de Manuel Garrido Palacios, (4-4-2010)
    "El escritor Rafael Delgado presenta su novela Arde Flipovic" (Huelva Información, 9-4-2010).

    Premios:

    Premio Saltes 1990 por su libro de relatos "Tres".

    Rafael Delgado Fuentes, nacido en Huelva (1949), es considerado uno de los más fieles exponentes del vanguardismo onubense. Rinde culto al verso libre, más preocupado por el fluir del concepto poético que por la elaboración de los elementos formales. Recibió el premio Saltés en 1990 por su libro de relatos Tres.



    DE CÓMO FLIPOVIC
    CONVOCA AL DUENDE BENEFACTOR

    Y de nuevo en mí, Espíritu,
    Asimilar quisiera tu aprendizaje
    En lo virtuoso del saber.
    En la humildad amable
    Del conocimiento y el sentir
    Para hacerle un homenaje
    A quien vuele en este arte
    De adivinar qué es poesía.



    NOCTURNO

    Y nada más lejos que arrepentirse.
    Una caricia no exime la razón.
    Cabalga en ella el ser.
    Culpable es quien ejecuta con culpa.



    DIARIO DE UN HOMBRE SOLO

    Otro sueño vuela
    En la punta de las olas.
    Envuelto en la espuma
    De la esfera
    Al ritmo del viento.
    En la transparencia verde
    De un viaje
    De animal y anfibio
    Al que el mar arroja en la orilla
    Y recoge efervescente en la resaca.



    Bob Thomas Dylan

    ¿ Si pudiera ser
    La alegría y la música
    La sonrisa y la vida
    En el mismo recinto?

    Allí donde nadie lleve máscara
    y viva y deje vivir y ame.





    Escribo frente a un púlpito
    Donde la palabra
    Representa la voz
    De un tiempo sin libertad.
    Torquemada
    De un lento quinario:
    La novena, la penumbra,
    Los rosarios de lentejas
    Pétalos de rosas muertas;
    Las beatas en el reclinatorio
    Al compás de los golpecillos
    En el pecho
                            Toscadas con el velo
    Rezando por los parias
    De la tierra.
                            Cuando
    Las campanas y las velas
    Ahuyentaban los malos espíritus.
    Cuando no era soportable
    La halitosis del cura
    En el confesionario.
    La pila de agua
    Infestada de mentiras.
    La compra de la gula
    Y de la indulgencia plenaria.

    De "Escrito en verde". Huelva: Consulcom, 2014).





    .


    0 0


    Silvia Delgado Fuentes 

    Mujer, vasca y poeta.  Su último libro “ los partos de la Bestia”. Antes de este libro, nacido de muchos partos, hubo otros:

    -No está prohibido llorar con los supervivientes (2005) desgrana la realidad oculta pero presente que se vive en cualquier país, en cualquier continente.
    -Canción inútil para Palestina (2007) fue el fruto que nos dejó tras un viaje por Líbano y Palestina
    -Las cuarenta chimeneas del infierno (2010) son cuarenta nombres propios y comunes, desde Octavia hasta María los que nos fotografían la cotidiana realidad que  a poco que miremos descubrimos en cada esquina.

    Al igual que le pasaba a su paisano Gabriel Celaya, Silvia,  “maldice la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales”. Ella, llegó a la poesía desnuda y cercana a cumplir los treinta años, y desde entonces abriga esa desnudez y alimenta ese hambre con la rabia del oprimido, con la furia y la ira del desposeído, con los brazos y las piernas de los mutilados, con el grito de los desahuciados, con los desterrados de Palestina, con los niños de Afganistán que nacen siendo viejos, con los parados, los oprimidos, los engañados, los nadies.

    Silvia nos cuenta lo que otros niegan, lo que otros, desmemoriados no quieren recordar, enfermos de ceguera hacia el poder, no quieren  ver.

    Por eso su poesía molesta, no gusta a los poderosos ni a los que hacen de la poesía un juego de entretenimiento.

    La poesía en manos de Silvia es un arma que desde la trinchera de la soledad, combate las injusticias, es un arma que grita a viva voz contra la violencia institucionalizada, contra los usureros y usurpadores, contra los avariciosos banqueros, contra este sistema deshumanizado y codicioso que sirve a unos pocos en detrimento de las mayorías. Molesta porque sus poemas como una bofetada, nos sacuden contra la indiferencia, contra la amnesia y el olvido colectivo. Por todo ello su poesía transgresora e inconformista molesta. Y más molesta que a sus versos y su conciencia no se les pueda poner precio.

    Pero has de saber Silvia que para todos aquellos que te leemos y acompañamos, también para aquellos que aún no te han leído pero comparten tu compromiso, tu poesía es ante todo un arma cargada de futuro.

    Es la voz de los ahogados en el mediterráneo, la mirada acusadora de los desahuciados por la voracidad financiera, la piedra contra las balas en Gaza o Cisjordania. Y esas voces, esas miradas , esas piedras, combatiendo hoy, son las puertas y ventanas abiertas del mañana.

    Por todo ello tu poesía es fuego, es grito, es risa, es sangre, pero es ante todo, un arma cargada de esperanza.



    Cuando muere un poeta 

    Cuando muere un poeta no pasa nada, apenas ni nos damos cuenta,
    ni la lluvia  queda quieta,
    ni las estrellas se descuelgan,
    ni los niños dejan de jugar a la rayuela.
    Nada. No pasa nada.
    Todos los días nos morimos.
    Limosneros de pan y de ternura,
    dejamos la vida como si tal cosa.
    Como dejamos los poemas sobre mesas,
    o en paredes o en plazas donde se amontonan
    las huellas de los besos y de las quejas.
    No pasa nada cuando nos morimos,
    porque somos muchos muriéndonos clandestinos,
    en lugares sombríos de humanidad,
    porque somos tantos,
    tantos los poetas que vamos muriéndonos
    huérfanos, errantes, solitarios.
     Amados desde distancias remotas,
    odiados por tener voz y estrofas,
    aislados en un mundo  hostil que
    nos lleva de cabeza.
    Nada pasa, nada.
    O sí pasa.
    Ocurre que si muere un poeta
    cerca del fuego y de las lágrimas,
    cerca de la sequía  y de las guerras,
    cerca de la memoria y de las picanas,
    la muerte secuestra una garganta insomne.
    Cundo muere un poeta  y muere gritando a la barbarie
    calla la voz vigilante de quien quiso vivir

    en pie, 
    en paz, 
    eternamente.



    Que despierten los ciegos

    Que despierten los pueblos
    que caminan ciegos.
    Se acercan las bestias
    a conseguir la victoria
    del hambre y del plomo
    del hambre y del miedo
    del tiro en la tripa
    del sable oxidándose en sangre caliente
    mientras ellos duermen.
    Que despierten
    los que nunca se atreven
    a mirar el terror de las muertes.
    Abrid esos ojos malditos, esos párpados quietos
    que las cruces antiguas se agitan sin tiempo.
    Que vendrán a por todos,
    también a por ellos,
    también querrán hacer con sus huesos
    astillas para el fuego.
    Que despierten los ciegos,
    vienen a por todos.
    También a por ellos.




    No cuenten conmigo

    No cuenten conmigo pa defender las fronteras,
    ni  pa defender el disparo  a pueblos que caen uno tras otro,
    tras otro,
    ni pa mantenerme neutral ante el inmisericorde  que cierra las puertas a las ganas de vivir otras primaveras.

    No cuenten conmigo para escupir blasfemias contra las costumbres ajenas,
    ni pa maldecir al hombre que aguarda mojado,
    ni al niño hambriento de madre,
    ni a la mujer aterida de miedo.
    No cuenten conmigo.

    Vengo de tierras donde se recuerda el éxodo inacabable de los vencidos,
    he cruzado con ellos los bosques y los mares,
    he escuchado su sed  y sus desconsuelos.

    No cuenten conmigo
     para tanto derroche de golpes y exterminios.

    Vengo de escuchar a los viejos
    que una vez fuimos nosotros
    los que llenamos  las barcas,
    los que esperábamos cambiar nuestros destinos
    lejos del terror y del fascismo.

    No cuenten conmigo,
    miles de seres humanos están en peligro
    y  Europa  idea la peor manera
    de devolver a sus casas a quienes piden asilo.

    No cuenten conmigo para callar que pesan la voz y la palabra,
    que  depredan la vida siempre los mismos
    y que se deshace la carne
    esperando, inútilmente, de Europa, un armisticio.



    Siglos de miedo

    Sólo encuentro una explicación mínimamente razonable para comprender cómo es posible que ahora mismo las calles no revienten de rabia:
    El miedo.
     Siglos de miedo.
    Miedo en las venas y en las placentas, miedo a todas horas, fragmentado, televisado, a jornada completa.
    Miedo a hablar, a perder, miedo a la victoria.
    Miedo a abrir el corazón, miedo a la violencia.
    Miedo a la libertad, miedo a saber, miedo a romper nuestras cadenas.
    Miedo a tocar, miedo a besar, miedo a derribar los muros de la indiferencia.
    Miedo a la verdad, miedo a reír, miedo a cantar con todas las letras.
    Miedo a la memoria, miedo a estar de pie, miedo a la decencia.
    Miedo a limpiarse el miedo.
    Miedo a morir.
    Miedo a las blasfemias, 
    a los perros de guerra, 
    miedo a curarse la ceguera.
    Miedo a tener sueños,
    miedo a las calles vigiladas, al control de nuestras vidas,
    miedo a no tener muros ni fronteras,
    miedo a las ideas.
    Miedo a uno mismo,
    miedo por los padres y los hijos,
    miedo al presente y al futuro.
    Miedo por todos los lados, infame miedo, miedo desde dentro, miedo palmo a palmo, gota a gota, miedo lamiendo lenguas.
    Miedo, jodido miedo, viejo miedo que nos amedrenta, que para en seco las quejas, que arrastra pueblos a las tinieblas.
    Miedo, frío y tenaz miedo que mastica el día a día y lo vomita imponiendo su silencio de hambre y calaveras.
    Jodido miedo que respiramos casi sin darnos cuenta.




    El sistema està podrido

    El sistema esta  podrido.
    Los viejos se mueren más pobres de lo que fueron cuando en tiempos del caudillo les robaban el pan, la infancia, las ideas.
    Se mueren de una vida en el tajo sin salud y sin descanso.
    Se mueren rotos por dentro, rotas sus vísceras y sus arterias, rotos sus sueños, rotos por el asco que les produce la limosna, el regreso de la cruz, el látigo y la bandera.
    Nuestros viejos se mueren en harapos, sin  recibir una pizca siquiera de la riqueza que toda una existencia estuvieron generando.
    Y mientras la realidad  se pudre, ellos tiemblan porque les amenazan con arrancarles su vergonzante puñado de monedas, sienten escalofríos porque están enfermos de enfermedades que les incrustó la miseria, se lamentan de la crueldad de tanto hijo de la grandísima que no les respeta  porque ya no son rentables ni sus brazos, ni sus quejas.
    Muchos  salen a husmear en los basurales para llevar alimento a sus hijos desahuciados, a sus nietos hambreados.
    Tienen el frío de la supervivencia incrustado en el tuétano.
    Y que no me vengan con cuentos,  este ensañamiento con los vulnerables  sólo se arregla reventando de una vez el sistema para construir un lugar nuevo donde morirse en calma y con la dignidad intacta.




    La verdad

    Lo cierto es que llevo días pensando en la fuerza  de la verdad.
    En cómo hacer posible que se abr
    a paso entre tantas mentiras vertidas a lo largo de los siglos.
    Estamos sentados sobre ellas con naturalidad, las digerimos, incuestionables desde la infancia, las masticamos con calma, las repetimos una y otra vez, como si fueran nuestro aliento y son nuestra derrota.
    Yo sé que es doloroso desandar el conocimiento, cuestionárselo todo desde dios hasta la patria, desde la vida hasta la muerte. 
    Pero hemos llegado a un lugar sin retorno en el que sólo la verdad podrá hacernos libres. Sólo ella podrá reventar las cadenas que ahogan nuestras ideas y no las dejan avanzar hacia paraísos de amor y de ternura verdaderos.
    Creo que es urgente rehacer las palabras, todas, vaciarlas del sinsentido que les está otorgando la historia, volver a parir a los héroes y a las heroínas que nunca quisieron ser estampas en camisetas, a los escritores que renegaron de medallas y de flores, a los ideólogos que jamás soñaron con estas rebeldías ordenadas y sumisas. Su verdad era otra.
    Su palabra era otra.
    Su lucha fue contra un sistema que ahora mismo utiliza su fuerza y la tergiversa.
    Respiramos mentiras, mentiras a medias, o completas, mentirijillas, falacias enormes y sangrientas, nos hemos acostumbrado a ellas.
    Y ya va siendo hora de usar la verdad para combatir en esta guerra.
    Debemos cambiar el curso de la historia. 
    Los hambreados de la tierra podemos  sin duda, escribirla de nuevo, nuestro destino es la victoria, no quedar para siempre en la memoria como los vencidos, sin razón y sin remedio.



    Serà posible

    Escribo estas líneas con  la esperanza ingenua  de la poeta que persigue con palabras poco útiles no una pizca de justicia,  si no la justicia completa.
    Paso los días pensando que quizá pronto un tribunal popular castigará los crímenes de nuestro tiempo, no sólo los de sangre  y  cuerpos náufragos en medio de escombros. No sólo esos, tan impunemente crucificados, arrinconados en la historia, convertidos en ceniza.
    También escribo pensando que un día, quizá, esos otros crímenes sean deletreados en un tribunal popular y cada uno de los que ordenaron sus muertes lentas sean confinados a una existencia vigilada y entre rejas.
    Hablo de la triste realidad en la que vivo. Hablo de los millones de personas que no tienen derecho a vivir una vida sin la herida lacerante de la pobreza, hablo de los que la originan y son sus responsables, hablo de esos pocos que  derraman indigencia en las calles, que se nutren con el dolor de la miseria que generan, que no ven la costra que dejan.
    Hablo de los vulgares matones que nos gobiernan, de los alguaciles de este sistema que nos depreda, de los canallas democráticos que esparcidos por el mundo sepultan, suicidan, envenenan.
    Y pienso que quizá un día rendirán cuentas ante cada uno de los pueblos que diezman, que estarán acompañados por esos amos que en la sombra luminosa  nos saquean  y que de nada les servirán los sobornos, las traiciones. 
    Es fácil demostrar quienes son los hacedores de este presente que lleva en sus arterias violencia.
     Sus nombres están escritos en la lista Forbes.




    EL PUDRIDERO REAL

    Cada día la constitución huele peor.
    Las palabras que hay escritas en ella tienen mal aliento. 
    Están empastadas con desigualdad porque dejan bien atado que un solo hombre entre todos puede hacer lo que le venga en gana; enriquecerse, ser idiota o criminal y seguir en palacio como si nada.
    Es decir ya desde su inicio,  la izquierda  aceptó gustosa esta fábrica de privilegios, traicionando las conciencias de todos aquellos que se dejaron la piel por la república
    Después de esto es fácil imaginar que hicieron oficio de la felonía, blindados por unas palabras que han dejado este país en carne viva.
    Da escalofrío mirar, manadas de seres humanos vaciados de sus derechos, huecos, huérfanos.
    Gente a la que ya sólo le queda la calle, el hambre, la nausea.
    Gente pobre y con dolores.
    Gente vieja, gente joven.
    Personas corrientes, hechas con sudor y con sangre que no pueden celebrar una constitución que los convirtió en súbditos.
    Hoy no es un día de fiesta, todo lo contrario, es un día de luto, Franco vigila para que se cumpla a rajatabla lo que dejó dicho.
    Cada vez que sale el sol y comprobamos que no hay pan, techo, ni salario sabemos que el asesino tuvo demasiados hijos.




    607

    El 12 de enero, otra vez, una vez más, en Bilbao, se escuchará un solo grito.
    Un grito agrio, desde las entrañas, que quiebra la sinrazón y recuerda a  los que viven entre rejas, repudiados por una justicia autista que mueve los hombros y clava sus uñas sucias en el tuétano de un pueblo que ni es sordo ni manco, ni está afónico. 
    El 12 de enero, un solo abrazo como un nudo inmenso, un solo puño como un monte de piedra, un sólo numero que cuenta los corazones presos.
    La sed es larga pero nuestras lenguas no están fatigadas, no se agotarán los labios de repetir sus nombres hasta que estén en casa al lado de nuestros huesos y esperanzas.
    Los queremos, aquí y ahora, sin ruegos, sin concesiones.
    Los queremos cerca, sanos, sin cadenas perpetuas.
    Porque no pensamos darnos por vencidos.
    Porque nadie ni nada puede contra un pueblo que sale a la calle con  su razón, con  su coraje.
    Con su verdad completa.
    Con sus alas desafiantes,
    con su voz irredenta, gritando un sólo número: 
    el de los prisioneros políticos vascos, el 607.



    Al pan, pan

    Al pan me gusta llamarlo pan, al vino, vino.
    Y al empobrecimiento por decreto, capitalismo.
    Así que no me vengan con cuentos de esos de pobreza energética, de malnutrición infantil, de aumento de la tasa de suicidios, de personas en riesgo de exclusión, de diáspora de jóvenes y ese largo etcétera de palabrería con la que los cómplices limpian las pústulas que su propio sistema crea.
    Las palabras no son jabón, no deben usarse para borrar la sangre que dejan los gobiernos por las calles.
    Si la gente se muere de frío, no es porque sean pobres energéticos, es porque les han robado con que calentarse los huesos, les han negado el pan, la sal y el fuego. 
    Si los niños tienen hambre, es eso lo que tienen, HAMBRE, un hambre amarga en un lugar donde nadie debiera conocerla.
    Si las personas se ahorcan, se cortan las venas, se queman frente a los bancos, cada vez en mayor número, es porque no encuentran alternativas, y la democracia les pone una soga, les da una patada.
    Así que aquellos que usan  la palabra como materia prima en sus trabajos, (escritos o hablados), dejen, por una vez,   de usarlas igual que si fueran detergente, que ya estamos hartos de ver como esconden la verdad con sus eufemismos baratos. 



    ¡Por cojones!

                    El objetivo último es arrancarnos la soberanía.
    Todas las soberanías, también la del cuerpo. Con métodos más sofisticados o más zafios. Sibilinamente o por decreto. Con descaro o cinismo. Ser los dueños de los úteros, de las palabras, de las quejas. Ser los amos de las jaulas, de las riquezas, de las leyes, de la cultura, de la democracia y de los placeres.
    Tenerlo todo bien atado para que nadie se salga del redil sin suplicar antes permiso.
    Como siempre imponiendo sus cruces y sus látigos.
    Retrocediendo a tiempos pretéritos de pobrezas y moral miserable.
    Legislar la emancipación para que sea crimen.

    ¡Por cojones ¡
    Me pregunto cómo harán para custodiar nuestros ovarios si en ellos no caben militares con rifles de asalto.
    Me pregunto si además prohibirán los condones, los espìas  vigilarán  nuestras alcobas, ilegalizarán el placer y las canciones, quemarán en las iglesias el Kama Sutra, me pregunto si antes de terminar la legislatura  el orgasmo será un sabotaje contra la patria y el orgasmo múltiple un acto terrorista.
    En fin, de seguir así, prohibirán los documentales por pornografía, premiarán si se delatan los gemidos de los vecinos,  los perros serán tiroteados si se aparean en público, desaparecerán las tangas, se impondrán las fajas, adiós a las minifaldas, al nudismo, a amarse de dos en dos, de tres en tres, unos con unos, unas con unas.
    De seguir así, amenazando nuestros cuerpos, convirtiéndolos en delito, reclutando nuestros ovarios para la moral, seré yo la primera que me ponga a tener hijos, a miles, hijos urgentes, hombres y mujeres de una revolución que los ponga de una jodida vez en su sitio.



    Para no partirme en dos

     Somos partos de un tiempo,  nacidos de  una historia concreta  que nos emancipa o nos aliena.
    A veces somos conciencias arrancadas de cuajo, abandonadas en los pasillos de la precariedad o el infortunio o conciencias que se ponen en pie para rebosar ternura.
    Yo no sé en que lado  estoy.  Sé que como poeta el oficio me obliga a recoger  palabras  para intentar que sean el sortilegio cotidiano con el que combatir la desidia.
    No sé de otros poetas contemporáneos. No sé qué ansían, qué persiguen, què desean.
    Todo lo que afirmo me lo dicta el corazón, como me dictó un día que mi lugar en el mundo estaba unido  fieramente a la poesía.
    Creo que esta certeza, la de saber que moriré poeta, la de saber que yo no puedo permitirme el lujo de los silenciosos, de los indiferentes, me ha llevado estos últimos años a trabajar febrilmente.
    Mientras, intramuros, arrojaban puñados de sal sobre mis heridas- De manera rutinaria, todas las noches, aceptaba el desafío de alejarme de mis abismos para combatir, junto a otros,  con palabras que son sables o pedradas o caricias.
    Me siento cansada. 
    Siento que llevo a rastras demasiadas guerras.
    Demasiados combates que nunca acaban.
    Creo que es momento de parar en seco para no partirme en dos.
    Creo también que esta confesión es irrelevante, pues el mundo seguirá su curso despiadado y mi voz afónica será sustituida por otras. 
    Pero esta forma impulsiva de estar sobre la tierra deletreando los aullidos me obliga hoy a deletrear los propios.
    Ojalá mañana pueda regresar  a esta rutina de sentarme a escribir para desbrozar y sembrar.
    Ojalá.




    Soy culpable

    Soy culpable,
    he matado la terca obediencia de los domesticados,
    a los dioses de barro,
    el sopor cómplice de los que mueren callados.
    He matado la culpa por tener ovarios.
    He matado a los cínicos,
    a los que son alguaciles sin uniforme
    y sin salario.

    He matado la costumbre de mirar pa abajo y de lado.  
    He matado las noches vigilantes,
    las tormentas dentro de mis huesos,
    la pobreza de sentir  soledad
    en cada sentimiento.

    He matado a la mujer que me golpeaba,
    a la niña que, traviesa, metía el dedo en la llaga,
    a la anciana que   reventaba la magia.

    Soy culpable de haber matado
    la impotencia,
    el arraigo al sufrimiento,
    la melancólica existencia de los vencidos.
    Soy culpable de querer vivir junto a los otros
    en esta suerte de vital victoria
    que es saberse libre
    a pesar de las derrotas.


    El hedor

    Los barrederos  limpian Madrid desde que no limpian la ciudad.
    Los jardineros arrancan las malas hierbas desde que no las arrancan.
    Evidencian un despotismo que no van a aceptar.
    Y lo importante no es que la basura se amontona en las calles, lo verdaderamente relevante es que la inmundicia se hacina en ayuntamientos, parlamentos, etc... y que ellos señalan estas podredumbres.
    Todas las ciudades huelen mal.
    Dan nausea los espacios democráticos, dan nausea los púlpitos, los estrados, los tribunales.
    Hay que desinfectar estos lugares.
    Pero la calle, con sus voces limpias, con sus pulcras luchas, con sus conciencias decentes, inmaculadas, son aire fresco, bocanadas de esperanza, de desobediencia.
    Ejemplo de pulcritud en medio de tanta mierda.




    La vida

    La vida está llena de puertas y ventanas
    de muros, 
    de cerraduras con  llaves perdidas o encontradas.
    La construimos sobre escombros, tierras yermas
    o vergeles egoístas

     Crece,
    se abre paso entre el dolor y la alegría.
    La vida,
    que no pide permiso para ser vivida,
    se empeña en parir madrugadas limpias de imposturas
    pero a veces desprecia su destino.

      Cuando nadie la vigila
    degüella el mañana y huye, 
    da la espalda a los nombres, a las casas, 
    a las caricias.

     Huye dejando el pobre rastro
    de la sal, de los andrajos.
    Se va deprisa,
    con la urgencia de la cobardía.
    Se va deprisa a veces la vida,
    hay que llamarla con la voz atávica
    de los que la necesitan valiente,
    heroica,
    en pie sobre sí misma. 




    A contracielo

    Vamos como animales  hacia el matadero.
    Caminando despacito, cada cual con sus asombros y quejas, con sus incertidumbres, sus herencias, sus pobrezas, sus indiferencias.
    Casa cual, a duras penas, logrando una supervivencia  apretada de amor y de lucha, mirando al mañana porque mirar el presente da nausea.
    Cada cual haciendo malabarismos con la alegría.
    Pero los niños empiezan a llegar desnutridos a las escuelas y los viejos mueren sin recompensa y ya los jóvenes  se exilian lejos vomitados por una bandera  demasiado vieja.
    Y ya los harapos, los pies descalzos, la mendicidad, las colas en los comedores solidarios, las caries, los suicidios, los desahucios, las calles convertidas en dormitorios, los sueños podridos poco a poco, la dignidad caída de bruces en las puertas , las súplicas, los porfavor, la mordaza, los golpes en las plazas, los ojos reventados, los suicidios, las cárceles blancas.
    Los detenidos, los detenidos, los detenidos.
    Los que están a la sombra.
    Los que están al borde.
    Los que son sólo cifras.
    Los que no encuentran la salida de emergencias. 
    Y ya todo esto es una derrota.
    Todo este dolor es una derrota.
    Y ya es una derrota el pupitre sin ideas, el cariño  a entregas, la ternura aplazada para tiempos mejores.
    Y  solo nos queda la victoria. 
    Llenarnos de humanidad, desvestirnos el luto de la soledad, arrancar de nuestras entrañas esa ceguera que nos vuelve autistas, esos oídos selectivos que nos hacen ignorar los alaridos, esa mudez que nos cuesta la vida.
    Tomar las calles, retar al miedo, recuperar  la voz que canta, vivir en los otros, con los otros. 
    Construir, construir en este paisaje arrasado.
    Alzar la frente  y curarse cada una de estas derrotas.
     Porque aún es posible.
    Aún nos queda corazón 
    latiendo a  contracielo.





    No está prohibido llorar con los supervivientes

    Desde hace siglos la situación geográfica y las riquezas de su subsuelo han convertido a Afganistán en una tierra codiciada por muchos.

    Afganistán es uno de los principales productores de opio del mundo. Posee carbón e inmensas reservas aún no explotadas de gas natural. Es, además, la tierra de paso para el transporte de petróleo extraído del Golfo Pérsico.

    A pesar de esto hoy Afganistán es uno de los países más pobres del planeta. La esperanza de vida no alcanza los 45 años y su nivel de analfabetismo supera el 70%.

    Nadie canta baladas en tierra seca.
    La muerte acerca su campana
    y los que están en casa
    escuchan sin deleite
    nombre, lugar y fecha.
    Nadie canta baladas en tierra seca
    porque la muerte pasea su desgracia impenitente
    y no hay tiempo de niñez
    ni de adolescencias.
    Se nace siendo viejo.
    La muerte tiene allí su púlpito celeste
    y en su homilía triste
    dicta epitafios,
    ordena cavar fosas,
    señala a todos los presentes
    y se cree profeta
    porque sabe que van a morir…
    …de pobreza.
    La muerte hace bien su oficio
    en tierras demasiado secas
    y toca el hombro antes
    de que brote el pelo cano
    y es feliz con su túnica,
    con su sexo candado,
    con sus dientes largos.
    Es feliz, maldita sea,
    jugando a los dados
    con niños, mujeres y hombres.
    No existen en tierra seca los ancianos.

    Una mujer moldava conocida por las iniciales S.C. fue introducida mediante trata de blancas en Montenegro y obligada a trabajar como prostituta entre 1999 y noviembre 2002. Esta mujer, de 28 años y madre de dos hijos padeció espantosos abusos físicos y sexuales durante más de tres años. La mujer afirma que jueces, políticos, policías y funcionarios de Montenegro las violaron y torturaron a ella y a otras mujeres de Europa del Este que como ella habían sido retenidas como esclavas sexuales.

    Mujeres de adobe,
    cuencas vacías, manos sin huellas,
    voz que no cuenta, geografías en venta.
    Mujeres de petrificada memoria
    que perdieron el cielo, las raíces,
    las miradas, las protestas.
    Mujeres en alcobas con cadenas,
    mujeres tendidas, con las piernas abiertas,
    el amor es ciénaga sólo de poetas,
    el amor es invento de soldados y de doncellas.
    Estas mujeres que se esparcen
    en colchones apátridas,
    que se hacinan en cuartos
    donde llueven carencias,
    que aguardan bofetadas y se alimentan
    de mucha agua, poca sal y menos harina,
    estas mujeres víctimas
    de la maldad y de la pobreza,
    soportan, desde que se despiertan,
    la invasión implacable del cuerpo
    y tratan de reunir hebras de esperanza
    con las que defender su vida
    a pesar de las afrentas.
    Estas mujeres,
    convertidas en carne de oferta
    se maquillan sin espejo,
    creen en dios a pies juntillas,
    mientras las embisten,
    se aferran a la cruz
    y piensan que para ellas
    la vigilia es su peor pesadilla.




    Canción inútil para Palestina

    1

    Traigo una patria entre mis brazos,
    una patria sucia de pólvora y ceniza,
    una patria llena de fantasmas.

    Traigo una patria entre mis brazos,
    no lavéis su sangre con azufre,
    si vais a esconder el crimen
    dejadme llorar junto a las larvas,
    dejadme llorar con ella y sin sus pájaros.
    Con ella,
    sí.
    Con ella hasta la muerte.

    Traigo una patria entre mis brazos,
    traigo toda su hambre y sus puñales,
    su llanto de estepa,
    sus cadáveres tatuados.
    Traigo a un dios ahorcado
    entre los senos de esta tierra desahuciada,
    antes de arrebatarme los cadáveres
    dejadme llorar.
    Dejadme.


    2

    Mi casa ya no es mi casa.
    Sabedlo.

    Sabed que la tierra está sembrada de cráneos,
    que arrancaron de cuajo las colinas,
    que sepultaron el paisaje.

    Sabed que mi casa fue humillada,
    saqueada,
    que mis hijos llenaron de odio sus bolsillos,
    que el hambre baila por todas las esquinas.

    Sabed que la barbarie robó nuestros olivos,
    que los invasores tienen nombre y apellidos,
    sabed que pusieron precio a las ruinas
    y que las cadenas no molestan con su ruido.

    Sabed esto, debéis conocerlo.

    Convirtieron las rosas en cerrados puños,
    acallaron las plegarias,
    nos pasaron a cuchillo.

    Debéis saberlo,
    vinieron a mi casa,
    dejando solo sangre en los caminos.




    Las cuarenta chimeneas del infierno

    María Expósito nunca fue propietaria de cucharas repletas,
    fue dueña de todos los horrores con los que la pobreza obsequia,
    fue madre pero madre harapienta.

    Condenada a vivir sin armisticios
    no miró dormir a sus hijos
    y se alejó goteando su jornal y su decencia.

    Deshilachadas alpargatas arrastran tristezas,
    sucio el delantal de impotencia
    y el llanto azul de los niños
    que la persiguen presagiando soledades y miseria.

    María Expósito aprendió a hacer con su dolor remiendos,
    aprendió a no dormir por temor a los deseos
    aprendió a sollozar en secreto
    aprendió que si el amor puede arrancarse de cuajo
    también el recuerdo
    y experta en ausencias
    ofreció sus senos espléndidos
    a quien quisiera dar, a cambio de leche,
    un jergón, una hogaza de pan seco
    y silencio.

    María Expósito amamantó a niños risueños.
    Quiso quererlos
    pero le lastimaba el territorio que pertenecía a otros dueños.
    Mientras alimentaba hijos ajenos
    ella viajaba lejos,
    allá donde otros niños apuestan por su regreso.
    Después, con el bebé satisfecho,
    guardaba los pechos,
    las canciones,
    los sueños.

    María expósito murió una tarde de invierno.
    Murió con los pechos resecos,
    con su dolor completo.
    Murió sin decir nada,
    ni un solo niño rico agradeció el alimento a esta mujer callada,
    ni un solo niño rico la reconoció mendigando, anciana.

    María expósito murió aquella tarde helada,
    vestida sin pulcritud,
    con su muerte solitaria.
    María expósito, una mujer entre tantas.

    Emilio Ramos, herrero sin remedio,
    feo entre los feos,
    ilustre cojo de ambos lados
    en su ardiente reino
    canta el yunque y el martillo
    baladas de prisionero.

    Emilio Ramos fragua llaves o cadenas
    y no escucha
    y jamás se mira en el espejo.
    Emilio Ramos fue una vez niño
    y lo golpearon.
    Recibió maltrato en todos sus costados.
    Emilio ramos no olvida que su padre fue su látigo
    que su padre le partió las piernas
    que su padre lo condenó a las tinieblas.

    Emilio Ramos nunca deja apagar el fuego,
    le da miedo el frío,
    por eso tiene este oficio,
    porque fue una tarde de invierno
    cuando dejó de correr como corren los niños.

    Fue una tarde más de alcohol, de llantos,
    de rencor, de gritos.
    Emilio ramos
    herrero o alquimista
    tullido dios de andar por casa
    renquea el castigo de su desobediencia.
    Le quema el dolor de caminar con daño
    le quema el horror de haber sido hijo de sangre violenta
    le quema saber que así no lo querrá nadie.

    A Emilio Ramos,
    después de tantos años
    aún le asusta el recuerdo
    de los golpes dados sobre los huesos,
    como si fueran de hierro,
    como si fueran sus piernas de hierro,
    como si fueran de hierro los golpes,
    como si fueran de hierro los sentimientos
    como si fuera de hierro su padre,
    como si fuera de hierro dios,
    ese dios que nunca le hizo caso.





    Los partos de la bestia

    Yo antes no era así, vivía feliz mirando tele, trabajando en precario, leyendo poco.
    Bebía cervezas, masticaba chicle, iba de compras, saludaba al jefe… Todo iba bien. Pagaba mis deudas , soñaba con que me tocara la lotería, con ir de vacaciones, con estar un día completo en la cama, en fin, cosas sencillas, compraba el periódico los domingos, saludaba de lejos a las vecinas, felicitaba las navidades a mi familia, todo bien , todo correcto.
    Pero últimamente no sé qué me pasa, no sé cuándo empezó todo, no sé, ciertamente, si el inicio estuvo en la ley de partidos, o fue antes, no sé si se agravó mi crisis con las detenciones, no sé verdaderamente si tuvo la culpa Bush o Aznar o Garzón o Marlaska, no sé si es por la censura, por la tortura o por la manipulación. No sé si tiene algo de responsabilidad en mi situación, Palestina o Irak o Guantánamo o Soto del Real, no sé si es porque llevan esposados a los jóvenes, a los emigrantes, a los disidentes, no sé si es por las huelgas de hambre, por los muertos de hambre, por los muertos de pena.
    No sé si es por tanta mentira, por tanto descuartizador, por tanto mercader, por tanta impunidad, por tanta mordaza a sueldo.
    Sospecho que soy terrorista. He empezado a respirar sin pedir permiso, a pensar sin pedir permiso, a hablar sin pedir permiso y esto dicen, es el peor de los síntomas en una sociedad aterrorizada como la nuestra donde la palabra es la peor de las amenazas.

    Muertos. Uno tras otro aparecen muertos. Muertos oscuros sobre arena, muertos anónimos en morgues extranjeras. Muertos en celdas. Muertos en fosas comunes. Muertos.
    Millones de muertos.
    Muertos de hambre, muertos de cadenas.
    Muertos de guerras sucias, de invisibles trincheras.
    Muertos sentados,
    muertos esperando.
    Muertos pagando deudas.
    Muertos que no pesan.
    Muertos insepultos.
    Muertos a golpes.
    Muertos de yugo, muertos sembrando la tierra.

    Siglos de muertos.

    Vivos acariciando los nombres de los muertos,
    vivos recordando la memoria de los muertos,
    vivos limpiando la sangre, los cuerpos de los muertos.
    Vivos resistiendo armados con coraje.
    Vivos negándose a callar.
    Insistentemente vivos para cantar,
    Insistentemente vivos para soñar.

    Vivos,
    insistentemente vivos en todas las esquinas, en todos los barrios, en todas las familias.
    Bandadas de vivos,
    puñados de vivos,
    manadas de vivos.
    Millones de vivos cruzando juntos la noche eterna del crimen
    y la injusticia.





    Blog Si vis pacem

    Aquí me tenéis
    con este poema pobre,
    con esta ira cabalgando a lomos de vuestra barbarie.
    Aquí estoy,
    esperando la patada que venga a desahuciarme,
    esperando que vengáis a por mí por ser negra o puta o por quejarme.
    Yo ya puse en claro mis cuentas,
    ya dije quiénes son los culpables,
    ya escribí mil poemas
    para señalar que el presente se llena de cuerpos
    viejos y tiernos que viven a la intemperie.
    Aquí estoy,
    venid a buscarme,
    arrancadme la lengua pa que mi voz calle y calle.
    Llevadnos a todos presos,
    puerta a puerta,
    grito a grito,
    hambre a hambre.
    Todo un pueblo entre rejas
    y fuera sólo cobardes.

    Cuando muere un poeta no pasa nada, apenas ni nos damos cuenta,
    ni la lluvia queda quieta,
    ni las estrellas se descuelgan,
    ni los niños dejan de jugar a la rayuela.
    Nada. No pasa nada.
    Todos los días nos morimos.
    Limosneros de pan y de ternura,
    dejamos la vida como si tal cosa.
    Como dejamos los poemas sobre mesas,
    o en paredes o en plazas donde se amontonan
    las huellas de los besos y de las quejas.
    No pasa nada cuando nos morimos,
    porque somos muchos muriéndonos clandestinos,
    en lugares sombríos de humanidad,
    porque somos tantos,
    tantos los poetas que vamos muriéndonos
    huérfanos, errantes, solitarios.
    Amados desde distancias remotas,
    odiados por tener voz y estrofas,
    aislados en un mundo hostil que
    nos lleva de cabeza.
    Nada pasa, nada.
    O sí pasa.
    Ocurre que si muere un poeta
    cerca del fuego y de las lágrimas,
    cerca de la sequía y de las guerras,
    cerca de la memoria y de las picanas,
    la muerte secuestra una garganta insomne.
    Cundo muere un poeta y muere gritando a la barbarie
    calla la voz vigilante de quien quiso vivir
    en pie,
    en paz,
    eternamente.






    .


    0 0

    En la imagen, David Castelo Horrach con Luis Eduardo Aute.




    DAVID CASTELO HORRACH

    Poeta. Palma de Mallorca






    David Castelo Horrach. Redención. Ed. Ruleta rusa. 2015





    1.

    Padre
    tu generación
    escribía libertad
    con las manos
    en los muros.

    Padre
    mi generación
    escribe esclavitud
    con las manos
    en los iPhone.





    2.

    Sed y ausencia
    la lentitud de la orilla:
    calima, arena y umbral
    lentamente
    la nada.





    3.

    Jueves 21 de febrero, de 2014.

    Son las 21.27 minutos.
    Voy a comprar una barra de pan,
    en los vertederos del supermercado
    un colectivo de personas espera ansiosa:

    en tres minutos
    arrojarán alimentos
    en perfecto estado,

    y nadie
    en la cola
    de la caja
    se inmuta.






    4.

    ¿Y el
    Estado
    del Bienestar?




    5.

    Nieva
    en mi cuerpo
    cada vez que tus
    dedos recorren mi espalda.





    6.

    Entre
    el cielo y el
    infierno: escojo
    la belleza, entre lo
    infinito y lo efímero:
    escojo
    tus besos.





    7.

    ¿Qué es la Patria?

    Oquedad.





    8.

    Sin papeles:

    Mohammed
    se levanta cada día
    a las 5 y media

    Mohammed
    riega su fe con
    escarcha de luz

    Mohammed
    trabaja en la obra
    14 horas diarias

    Mohammed
    tiene dos licenciaturas
    y habla 5 idiomas

    Mohammed
    soporta los insultos
    de su patrón

    Mohammed
    perdió a su mujer
    y sus hijos en la guerra
    del Congo.


    Mohamed
    jamás recibe saludos
    de sus vecinos.

    Mohammed
    se ha ahorcado
    hoy a las 7 y 36

    Mohammed
    no sale en los
    periódicos ni en
    la televisión.






    .


    0 0


    Patricio Rascón Fernández

    (Linares, Jaén,   1961)

    Su padre fue fundidor de plomo en Linares; su madre tuvo 9 hijos (de los cuales Patricio es el mayor). Empezó a trabajar a la edad de 14 años; desde entonces, se han ido alternando, a lo largo de su vida, cortos períodos en los que tuvo trabajos precarios de escasa duración, con épocas prolongadas de desempleo, que no de paro, porque siempre aprovechó el ser dueño de su tiempo para dedicarse a su formación intelectual, que es, casi exclusivamente, autodidacta. 

    Ha publicado los poemarios:

    -Crónicas de un subproletario y otros poemas (Tenerife, 2002)
    -Parte de paz
    -Olvidar el olvido
    -Expiación. Ruleta Rusa Ed. 2015



    Ondas

    Una cárcel

    Dentro de la cárcel
    Una escuela

    Dentro de la escuela
    Una iglesia

    Dentro de la iglesia
    Un cuartel

    Dentro del cuartel
    Un banco

    Dentro del banco
    Un cementerio

    Dentro del cementerio

    Nada

    Sólo soy un niño
    Que arroja piedras en un estanque




    Desarrollo insostenible 

    Tres o cuatro veces a la semana 
    Sueles correr 
    Durante unos cuarenta minutos 
    Campo a través 

    Te sienta bien correr 
    Te calma la ansiedad 

    Aunque ten cuidado 
    Filípides* 
    No te machaques demasiado 

    Mira 
    Por ejemplo 
    Lo que ha acabado siendo el decatlón** 

    Un supermercado de artículos deportivos 
    Una multinacional 

    * Soldado griego, que, según cuenta la leyenda, corrió los 42 km desde Maratón a Atenas para anunciar el triunfo griego en la Batalla de Maratón (490 a.C.), tras lo cual murió, exhausto. 
    ** Decathlon: empresa francesa de material deportivo fundada en 1976. 




    Manos

    1

    Tras apartar sus ojos del periódico
    Me dice Guillermo
    Uno de tantos empleados que acuden por las mañanas a tomar café
    Al bar de la estación
    ¿Qué habría ocurrido si Franco no hubiese actuado,
    si hubiese dejado que gobernasen los comunistas*?
    Y yo respondo con una de esas frases neutras
    Que he aprendido a esgrimir cuando quiero salir del paso
    Sin presentar batalla
    Minutos más tarde
    Mientras me debato aún entre si mi respuesta fue pragmática o cobarde
    Asociando ideas
    Rememoro una escena difusa
    Que durante muchos años estuvo oscilando
    En la retina de mi memoria
    Y oigo la voz de mi tío que me confiesa
    Tú tendrías tres o cuatro años, tu padre puso tu mano
    sobre el tubo de escape de su moto, aún caliente,
    y dijo:
    Para que no te arrimes y te quemes.


    2

    De pequeña
    Allá por la década de los 70
    Noni iba a un colegio de monjas
    Como era zurda
    Las hermanas le ataban esa mano
    A la trincha del mandil
    Con el lazo de su coleta
    Para que escribiera con la diestra
    Cuando yo la conocí
    En el 80
    Padecía disgrafía y era ambidextra
    La primera vez que caminamos de la mano
    Me tendió la izquierda





    De Olvidar el Olvido

    Pájaros

    Os entiendo perfectamente
    Enigmáticos pájaros libres
    Que trináis antes de la madrugada

    Me indicáis el camino
    Me decís
    Vamos, ¿a qué esperas? Lárgate. Escapa.

    Pero vosotros no me entendéis a mí
    No comprendéis que yo soy un animal doméstico

    Que perecería fuera de mi jaula





    Tres palos

    Una dolencia crónica
    Libró a mi mujer de algo tan abominable
    O más
    Que la enfermedad

    El trabajo

    Que dignifiquen esa palabra
    Todo lo que quieran
    Los ignorantes
    Y los interesados en que la ignominia prevalezca
    Pero
    El sustantivo trabajo
    Viene del verbo trabajar
    Y ese vocablo procede
    del latín tripaliere

    Tripaliere viene de tripalium

    Tripalium era un yugo con tres palos
    En los cuales se amarraban a los esclavos
    No para cubrirlos de dignidad
    Sino para azotarlos





    Cacería

    ¿Qué pretendía
    Sujetando de los brazos
    Por detrás
    A aquel atleta negro
    Una cuarta más alta que yo?

    ¿Cómo intentaba detener la explosividad del músculo
    Entrenado en el gesto relampagueante de la huida?
    ¿La plasticidad del salto
    De quien está acostumbrado al asedio
    A confiar su vida al nervio de sus piernas?

    El interventor gritaba
    ¡Sujétalo fuerte!
    ¡Que no escape!

    Aflojé mi presa
    Odio las cacerías



    Reseña de Olvidar el olvido, de Patricio Rascón
    (Baile del Sol, 2012)

    Por Alberto García-Teresa – La República Cultural

    Comparte Patricio Rascón una poesía de corte narrativo, casi exenta de metáforas, que juega con los símbolos, hasta el punto de que, consciente de su registro, afirma que escribe “poemas sin poesía”. En cualquier caso, el autor ubica toda la tensión de los textos en sus cierres, que consisten a veces en giros sorpresivos.

    Desde esa base, Olvidar el olvido se compone de versos de denuncia, muy críticos con la sociedad de consumo, y especialmente con la asimilación de su ideología por parte de los trabajadores; momentos en los que mantiene una gran beligerancia su discurso. Al respecto, proclama la traición de los grandes sindicatos a los obreros. También arremete contra la sumisión, y, de hecho, introduce un componente de autocrítica, y asume la responsabilidad que le corresponde en ese sentido: “Perecería fuera de mi jaula”. El poeta manifiesta las dudas y las contradicciones de trabajar como guardia de seguridad en un hotel de lujo y una estación de transportes. De hecho, el volumen se divide en tres partes: Hotel, Estación, y Otros lugares (además de un Apéndice). En esos espacios se ubican los poemas, que parten de la observación de elementos concretos y de personas en esos entornos. Cuenta conversaciones que oye, noticias que lee, sucesos que acontecen… Así, constituye una poesía atenta a lo que pasa alrededor aunque se enuncia desde el “yo”. Patricio Rascón extrae lecturas globales de la sociedad, y construye una radiografía sociológica del presente. Por tanto, se trata de versos que se escriben de y desde la explotación laboral.

    Por otra parte, estas piezas se intercalan con otras, plasmadas en cursiva, que hablan desde el recuerdo de la infancia y de la adolescencia, más anclados en las relaciones personales y familiares, pero en lo que se extrae, igualmente, conclusiones generales sobre nuestro mundo y sus pobladores.

    Con todo, los textos de Olvidar el olvido revelan una poesía desesperanzada, abatida por el sufrimiento y la desigualdad social, donde el autor bascula entre la rabia, la indignación, y el abatimiento: “No intento encontrarle / Sentido a la vida”.




    Para homenajearme a mí mismo
    He puesto a macerar
    Un gramo de cogollos de maría en 75cl.
    De buen vino
    Dicen que el cannabis
    Disminuye la memoria
    Probablemente sea cierto
    Pero creo esencial
    Olvidar el Olvido
    Y ¿quién puede evitar
    Sufrir otras pérdidas en el camino?






    poemas de EXPIACIÓN de PATRICIO RASCÓN



    ¿por qué has vuelto a nuestra cama esta noche
    durante la tormenta?

    ¿qué será otra vez de nosotros
    cuando se apague este sueño

    cuando amanezca?


    *


    porque no sabía odiar
    la admiraba y la seguiré admirando

    la enfermedad la destrozó
    por dentro y por fuera

    pudo haber muerto
    aborreciendo la vida

    pero se fue
    con el corazón intacto


    *

    antes de que Noni dejase para siempre
    nuestro desahuciado mundo
    solía preguntarme
    qué sería de mí sin ella

    hace ya seis meses que murió
    seis meses durante
    los que he permanecido
    bloqueado por el pánico

    hasta que hoy
    ha regresado la pregunta


    *

    es mediodía
    un nuevo rayo de sol
    ilumina tu lado desierto de la cama

    ámalo cariño
    me dices
    ámalo



    *

    apareció vestida con ropa de su madre
    y cuando el sol brilló en su pelo y en su rostro
    estuve a punto de llamarla por su nombre

    pero era nuestra hija
    prendiéndole fuego a la muerte
    en el quicio de la vida



    Expiación, de Patricio Rascón Fernández

    Johannes ha perdido el juicio. Ese que nos obliga a seguir interpretando un papel a pesar de la nausea que nos provoca la estupidez de la comedia. Podría haberse convertido en un terrorista ácrata o en un cínico, pero ha elegido exactamente el camino contrario, no por ello menos revolucionario. Ha decidido creer, hacerlo de veras, con todas sus consecuencias, y abandonar así la estupidez burguesa de la apariencia. Vivir contra todos esos hombres vacíos, autoengañados y lerdos que hace mucho tiempo que son incapaces de sentir un mínimo temblor en la existencia y revisten su impotencia de convencionalismos.

    Johannes ha perdido el juicio como acto imprescindible para encontrar la poesía.

    ¿Por qué entre los creyentes… no hay ninguno que crea?

    La muerte continúa su labor redentora. Es la gran bendición contra la impostura. Se cayeron las máscaras y el poeta camina en el alambre, sube a la cumbre con la única ayuda de su aliento, pedalea y electrifica el mundo.

    Cada esfuerzo es afuera de todos los caminos.



    “El ciclista
    subió a la cima de una montaña

    cayó tres veces
    vomitó otras tantas

    derramó
    lágrimas de sangre

    cuando descendió
    al tercer día

    el dolor pesaba menos
    pero era más puro”



    La expiación se produce en la expulsión de los sacerdotes que sólo representan la intermediación con el misterio. Es necesario seguir subiendo, en bicicleta, dejar atrás la imbécil comunión de los cansados, a golpes de riñón, de sangre y músculo, descifrar el amor que puede conquistarse en los espacios en que todavía es posible el extravío.



    “Cada vez que nos damos la mano
    ocurre algo mágico

    la última

    en tu lecho de muerte

    conseguí retenerte junto a mí
    para siempre”



    Y el amor es la victoria, acaso la única posible. Habita entre el silencio y la palabra, justo en ese hueco que no puede concebirse y que es el aire del plano en que Johannes consigue abrir los ojos de Inger, la luz en que Patricio Rascón persiste en el pedaleo por encima del asfalto del lenguaje.



    “Durante treinta años intentaron doblegarnos
     a base de chantajes y de miedo
    para que cumpliésemos sus propósitos

    tú sabes que yo habría vivido así
    cientos de años más
    con tal de estar a tu lado

    pero ahora
    corto veloz el aire en mi bicicleta

    y tú por fin has escapado
    descalza
    de tu cuerpo”






    .

    0 0
  • 04/20/16--01:47: IGNACIO MIRANDA [18.490]

  • Ignacio Miranda 

    [Madrid, 1981]

    Si poesía plástica, ha elaborado obras-objeto: tres poemas helicoidales (2005), realice su propia constelación (2005),  troislogie (2006), la posición del músculo (2008), no _ escritura (2009), trouvés (2012 - work in progress), la instalación copyrigth (2013), o ¬ ciudad la, (fotocopias distribuidas a discreción desde 2011). Expuso obra en individual en librería  (la poesía es otra cosa, 2012) y en colectivo en feria (Más que Libros, 2013).

    Si poesía texto, se pueden encontrar escritos suyos desperdigados en 6 o 5 sites digitales, 3 o 4 revistas papel, 2 zines, 1 periódico nacional y alguna antología, Todo es poesía menos la poesía. 22 poetas desde Madrid (Eneida, 2004).

    Si poesía civil, no se pueden encontrar las acciones realizadas con Chús Arellano: ustedes tienen la palabra _ la huelga (2010), duracción (2010), el recital (2011), o llámalo algo (2013), entre otras.

    Si poeta formador, coordina un taller en la Fundación de Poesía José Hierro, un grupo autogestionado de lectura narrativa, y el Ulysses Project, un proyecto experimental de análisis colectivo del Ulises de Joyce, lanzado en 2013, que se reinicia cada vez que se crea un nuevo grupo.

    Formado en filología hispánica, realiza diversos talleres de poesía, acción y lectura, también trabaja como entrenador de fútbol infantil.

    "mi labor como poeta gira en torno a la materialidad de la palabra poética. experimentar, investigar y jugar con la poesía tratando de llevarla a espacios inter-zona, esos lugares entre el poema y otras disciplinas, por medio de lo objetual, la intervención de libros y la acción"

    "del poema-texto al poema-objeto hay un juego de materialidades. cómo llevar la escritura hacia un lugar más denso de materia, más orgánico, ha sido una de las cuestiones que ocupan mi trabajo como poeta.

    si en un principio pretendía hacer objeto de un texto, más tarde me encontraba con que texto y objeto, palabra y materia, se me hacían dos formas complementarias de escritura poética, y en esa complicidad trabajaba mis juguetes. últimamente la cosa cambia; una mínima intervención en un objeto encontrado ya lo hace significativo, si es que acaso antes no lo era. 

    este viaje hacia lo material de la palabra, no lo entiendo como un punto de fuga o una evasión de escritura, sino como una interacción manual con la realidad que contribuye a enriquecer la escritura más textual. del texto a la cosa y de la cosa al texto."

    Ignacio Miranda

    Ha publicado:  Crack. Ed. Asociación Poética Caudal, 2015





    [no escritura]

    descripción

    no escritura es una obra compuesta por tres elementos:

    caja de cristal y aleación de metales
    cuyo tamaño es de 9 x 4 x6 cm.

    tira de borrador de máquina de escribir
    eléctrica (1990-2006)

    transparencia donde está escrito:

    para que exista la obra es necesaria la no obra.



    [no escritura]

    reflexión

    no _ escribir

    en todo proceso creativo, a las ideas que escogemos les
    acompañan aquellas otras ideas con las que decidimos no
    quedarnos.

    para el arquitecto, el artista plástico, la escultora, lo que
    decide desechar es tan importante para su proceso creativo
    como lo que decide escoger.

    en el ámbito poético, por ejemplo, aparecen palabras, ideas,
    formas que nos satisfacen y que decidimos desarrollar junto a
    otras que desestimamos. el hecho de elegir ya establece la
    diferencia, pero ambas tienen la misma importancia y ambas
    forman parte del poema final.

    cómo sería el poema formado a partir de esas posibilidades que
    hemos no escogido. cómo sería el no poema, o un poema con
    esa no escritura.



    signo _ no signo

    cuando mecanografiaba un poema, a veces, cometía errores y
    debía borrar. en realidad, estas equivocaciones son
    posibilidades del poema que aparecen, pero con las que
    decidía no quedarme. no escritura.

    según leo los signos no signos, las, a veces, palabras no
    palabras, voy recorriendo lo no escrito que he escrito durante
    tantos años, y que forma parte de la escritura porque se
    integra plenamente en su proceso.




    lectura _ niveles

    la tira de borrador de máquina de escribir eléctrica se llena de
    signos desde el azar o la no intencionalidad de un orden previo.
    la lectura de no escritura a veces tiene un sentido formal y
    material, pues aparecen no palabras e, incluso, no versos, con
    su correspondiente semántico, pero en otras ocasiones sólo
    tiene un sentido visual o gráfico, puesto que hay no signos de
    puntuación y ortográficos.

    así pues, la lectura podrá ser discursiva, fonética u ortográfica,
    o cómo leer un signo de exclamación, un punto




    lectura _ recreación

    leer no escritura, es hacer no escritura, pero esto como en
    cualquier obra. José Luis Castillejo. re creación.

    la obra no marca un orden ni su estructura. aunque los tenga.
    no impone. para que no los tenga. libertad de lectura.

    desvelar el secreto de la obra en todas sus posibilidades
    depende de la capacidad creativa de quien la recrea. efecto de
    acción-recreacción.

    no escritura también es su tacto. lectura artesana, manual.




    caja _ forma

    caja como lugar íntimo donde habitan los no signos.

    algunos conceptos formales que en su momento surgieron
    junto con la caja transparente: raum de Heidegger, espacioestancia
    de Louis I. Kahn, cajas metafísicas de Oteiza.




    caja _ cristal

    el cristal o la coherencia. material más coherente para guardar
    la tira de no escritura.

    el cristal o la transparencia. transparencia como continuidad
    de la visión, Frank Lloyd Wright, en coherencia con la
    continuidad de la lectura. el cristal y la tira. el organismo.

    el cristal o la unificación de contrarios. el peso y la levedad, lo
    rígido y lo frágil en un mismo orden matérico. si rígido, es
    capaz de contener, si frágil, puede romperse al golpe.

    la lámina de cristal sobre el agua la trasluce
    leer esa escritura






    Ignacio Miranda. Crack. Ed. Asociación Poética Caudal, 2015




    PROCESOS DE INVERSIÓN | LÍNEAS DE ORDEN

    el miedo como zona protegida por el miedo
    a nivel geométrico se manifiesta en una línea
    y a nivel político en un paso de frontera
    alambre _ muro _ patrulla _ fusil

    por qué corres

    el miedo como zona protegida por el miedo
    es en principio tecnológico
    : cámara de seguridad en edificio de estado

    , más tarde psíquico :
    mirada _ vigilancia _ policía nocturno

    por qué corres
    porquécorres

    el miedo como zona protegida por el miedo
    a nivel policial considera un individuo sospechoso
    , luego peligroso
    , luego infractor
    , luego culpable

    y a nivel social
    lo convierte en duda _ recelo _ prejuicio _ terror

    por qué corres

    duda _ recelo _ prejuicio _ terror

    por qué corres
    porquécorres

    el miedo es una zona protegida por el miedo
    en la inversión del proceso
    sospecha peligro infracción y culpa

    : la culpa inyectada en un cuerpo dócil
    implica no infracción
    , y no sospecha
    , y no peligro

    inversión y derrota
    : : culpa

    inmersión y derrota
    : : culpa

    autoridad adentro
    el miedo como zona protegida por el

    los cuerpos preparados
    los cuerpos inyectados
    los cuerpos eficaces en la máquina de guerra

    el miedo como zona protegida por el miedo dentro
    el miedo como zona protegida por

    por qué corres

    el miedo como zona protegida por el

    por qué corres por
    qué corres por

    qué es | un cuerpo | en guerra









    .

    0 0


    CARMEN MAROTO CORONADO

    Poeta. Nacida en Córdoba, actualmente vive en Valencia
    Ha publicado el poemario: La saliva de los versos
    Web: http://carmenmaroto123.blogspot.com.es/





    Mi hija me obligó a ser mejor persona
    -no para salvar almas-
    (que no es lo mío)
    me levantaba todos los días
    para resolver catecismos 
    de andar por casa,
    hacer hogar y poesía
    -con apenas- cuatro trastos.




    *



    He puesto sucursales de versos
    por todas partes,
    he soplado palabras
    en los muros
    en las horas
    en las playas
    en el metro
    en los mercadillos.

    Me estoy asegurando
    que en algún momento
    -aún estando distraído-
    llamen tu atención,

    identifiques un lenguaje
    -que sólo tú- 
    podrías entender.







    Sobrecogerme
    entre tus dedos,
    reducirme
    en el forcejeo 
    lícito
    de la guerra
    declarada
    en nuestra cama.

    Asomarme a tu alma
    a través
    de mi cuerpo,
    someterte
    al interrogatorio
    de gemidos,
    paralizar
    el estremecimiento,

    -detenerte-

    obligarte a tirar
    las armas
    y así, entregado,

    hacerte testigo
    de mi placer.


    *



    Hay amores
    que se conjugan,
    que se apoderan
    que crujen las entrañas
    que nos disuelven
    que resucitan
    que rompen la noche
    que nos provocan fiebre,
    que nos vierten
    a la locura.

    Y es justo
    que yo les escriba.

    Aunque duelan.



    *




    He pensado en dejar las letras
    y dedicarme a las matemáticas exactas,
    dedicar mi tiempo Michael Fitzpatrick - 02
    a resultados eficaces
    y a cuentas que me cuadren.

    He pensado en recitarte
    la tabla del dos
    -o la del cuatro-
    los números impares
    los primos
    y los decimales.

    Todo con la exactitud
    de una ciencia
    que no deje lugar

    a divagaciones.




    *



    Recorre todos
    los acantilados
    las vueltas
    los desfiladeros
    abre las grietas
    desliza tus dedos
    parte en mil pedazos
    mis costumbres
    enséñame a cruzar
    los límites del cuerpo
    y háblame
    háblame desde dentro
    anúnciame tus pretensiones
    haz de mi lo que ya soy
    pero contigo.




    *


    Yo presiento
    cómo sería tener tus manos
    sobre mí.
    Presiento la electricidad cruzar
    el andamio de mis piernas,
    saltar la luz de las azoteas
    ser testigo
    de un destello luminoso
    entre las sábanas que rozaran
    tu piel con la mía.


    Una extravagancia 
    atravesar contigo el infinito
    -ya sabes-
    corren tiempos
    de distancias insalvables
    y palabras en el aire.

    Pero yo te presiento
    y me ilumino.



    *


    Somos el desencuentro,
    la voz de la afonía
    el naufragio que no cuenta
    la vigencia más prohibida
    el dolor sin analgesia
    la luz de la penumbra
    somos
    la caricia que no llega
    somos
    la partida más perdida.


    *


    He mudado de piel
    varias veces
    en refriegas
    que no valían la pena.
    He salido al encuentro
    de quien jamás
    me encontraría.
    Y ahora,
    que no pongo mi mano
    sobre ningún fuego,
    escribo sobre el amor
    que no me ha sucedido


    *


    Pero qué puta se vuelve mi alma
    que se vende a mis espaldas
    por un escalofrío.



    *



    ME DETUVO LA POLICÍA

    Me detuvo la policía.
    Me interrogó:
    me preguntaron si tenía sueños
    si incitaba a la revuelta
    si conocía tipos sospechosos
    si tenía televisión de plasma
    si meaba en horario laboral
    si aparcaba el coche en las aceras
    si percibía algún tipo de confusión
    si votaba
    si pagaba los impuestos
    si había perdido dinero
    si había perdido el tiempo
    y si, dije si!!!
    en más de una ocasión!!
    Me dejaron libre.
    Pensaron que solo tenía tiempo perdido.
    Debido a los tiempos.
    A los tiempos inútiles.



    *



    “Ven
    como si no vinieras
    a quedarte.”



    *


    besar a un músico

    “La extremada delicadeza
    con que abres
    los labios
    y me dejas
    un verso
    en la boca…”

    A veces dan ganas de salir corriendo,
    de no ser objetivo
    ni ser objeto,
    esfumarse
    abrirse
    desaparecer
    borrarse de todas las listas
    no tener papeles
    ni voto
    ni dirección
    ni correo electrónico,
    no figurar en registros

    -nada-
    ser nadie por algún tiempo.



    *

    “A veces,
    en los callejones sin salida
    se aprende a volar.”








    .

    0 0
  • 04/20/16--04:06: KATE TEMPEST [18.492]

  • Kate Tempest

    Kate Tempest (nacida Kate Calvert Esther el 22 de Diciembre de 1985) es una poeta inglesa, artista de la palabra y dramaturga. En 2013 ganó el Premio Ted Hughes por su  libro Brand New Ancients. En 2015-16, fue investigadora visitante en el Departamento de Inglés, University College de Londres.

    Kate Tempest nació en el sudeste de Londres, donde reside en la actualidad. Es cantante de rap y artista de spoken word y escribe poesía, novela y teatro. Su trabajo incluye el álbum Balance (Sunday Best Recordings, 2011), junto a su banda de hip hop alternativo Sound of Rum, compuesta además por el guitarrista Archie Marsh y el batería Ferry Lawrenson. 

    Ha publicado la colección de poemas Everything Speaks in its Own Way (Zingaro, 2012); GlassHouse, una pieza de teatro foro para Cardboard Citizens y las obras de teatro Wasted y Hopelessly Devoted para Paines Plough, ambas publicadas por Methuen. Su poema épico Brand New Ancients ganó el premio Ted Hughes y fue publicado por Picador. Everybody Down, su álbum de debut en solitario, apareció en Big Dada Records en 2014. Su colección de poesía más reciente Hold Your Own ha sido publicada por Picador. Su primera novela The Bricks that Built the Houses será publicada por Bloomsbury en 2016.

    La poeta y rapera londinense en pleno auge de popularidad fue una de las confirmaciones del Sónar 2015. 'Hold you own', su trabajo más autobiográfico, retoma el mito del profeta ciego Tiresias y relata su infancia, el acoso escolar y la homofobia en la primera adolescencia.



    Europe Is Lost

    Europa está perdida, América está perdida, Londres está perdido,
    pero aún estamos clamando victoria.
    Todas las reglas carecen de sentido,
    nada hemos aprendido de la historia.

    Muertos en vida,
    aturdidos por el brillo de los escaparates.
    mirando el trafico en continuo movimiento…
    El sistema es demasiado escurridizo como para dejarse atrapar,
    el negocio debe continuar,
    mientras haya música en los pubs cada noche
    y en los antros tengan ofertas de dos por uno.

    Nos han jodido a conciencia,
    trabajo y estrés,
    lo único que queremos es un poco de exceso de
    mejor aún, una noche para recordar
    lo que pronto vamos a olvidar.

    Los cuerpos que cayeron,
    la de sangre que fue derramada para que estas ciudades crecieran,
    las raíces de la tierra removidas para poder hacer la cancha de juego.
    Lo veo ahora,
    Yo lo veo esta noche en las manchas de mis manos.

    Los edificios están gritando,
    No puedo pedir ayuda, aquí nadie me conoce,
    Hostiles, preocupados y solitarios,
    nos movemos en nuestros disfraces
    y estos son los ritos para los que nacimos.
    Trabajar y trabajar por todo aquello que queremos.

    Luego, bailamos diciendo adiós a la aburrida monotonía laboral,
    pero incluso las drogas son aburridas.
    Bueno, el sexo sigue siendo bueno cuando lo consigues.

    Para dormir, para soñar, para guardar los sueños o para alcanzarlos.
    No llores, no grites, sólo quédate ahí en ellos
    ¿Qué se puede hacer al despertar?

    Siento el precio de soñar empujando mi cuerpo
    igual que empujo mis manos dentro de los bolsillos,
    sutilmente camino y lo veo, es todo lo que merecemos.

    Los errores de nuestro pasado vuelven de nuevo
    a pesar de todo lo que hicimos para vencerlos.
    Mi lenguaje está contaminado
    por todo lo que hurtamos con tal de sustituir esto por aquello.

    Estoy tranquilo, sintiendo el inicio de la revuelta
    pero el sistema es mayor que cualquier revolución,
    risa insoportable de los grandes capitales al bebé sedición,
    y el tráfico sigue moviéndose,
    lo que demuestra que no hay nada que hacer.

    De arriba abajo la violencia, la maldad estructural,
    niños drogados con antidepresivos y diacepam
    pero no te preocupes por eso,
    preocúpate mejor por los terroristas.

    ¡Sube el nivel del mar, sube el nivel del mar, 
    Los animales, los osos polares, los elefantes todos están muriendo!
    Para de llorar, para de comprar…

    Pero ¿qué pasa con los vertidos de petróleo?
    Shhh... que a nadie le gusta un aguafiestas.

    Masacres, masacres, masacres / zapatos nuevos.
    Nniños del gheto asesinados en plena luz del día
    por los policías que juraban que los protegían.
    Porno en vivo transmitido a los preadolescentes en sus dormitorios.
    Techo de cristal, aún hay espacio para más
    mientras la mitad de una generación
    vive por debajo de la miseria.

    ¡Oh, pero es la hora feliz en la calle mayor,
    viernes al fin y la noche es joven, mi regalo!
    Todo iba bien hasta que ese chico consiguió emborracharse en el último bar,
    se volvió loco en ese sitio, pregúntelen a Lou,
    Era una locura, el camino se tornó lluvia roja, clarete puro.
    ¿Y los inmigrantes? No puedo soportarlos.
    solo me interesan mis asuntos,
    ellos solo vienen aquí a hacerse ricos,
    son una plaga, son una enfermedad, habría que echarlos,
    ¡Inglaterra! ¡Inglaterra!
    ¡Patriotismo!

    Y aún se preguntan ¿por qué esos chicos quieren morir por su religión?

    Trabajan toda la vida por una miseria para el patrón,
    rezan y rezan por un aumento de sueldo,
    pasan sus mediocres días libres mirando el poster de una playa.

    Los anarquistas se desesperan por tener algo que destrozar,
    fotos escandalosas de raperos glamurosos en las revistas de moda
    ¿Quién está saliendo con quién?

    Políticos corruptos se pasan dinero en un sobre,
    sorprendidos esnifando sobre las tetas de silicona de una puta
    le dan una palmadita,
    es hora de volver a casa,
    a secuestrar niños y follar cabezas de cerdos muertos.
    Pero si tú vas con una sudadera con capucha y llevas un par de porros, 
    a la cárcel, por criminal.

    Es la generación aburrida de todo,
    el producto del consumismo y la manipulación,
    sonados, embrutecidos, miedosos 
    con zapatos nuevos
    y un cabello muy hermoso.

    Escuchan baladas tontas endulzadas con sacarina.
    Y selfies,
    y selfies,
    y selfies.

    ¡Este que está fuera del palacio soy YO!

    Construimos egos y psicosis,
    y mientras tanto las personas mueren en masa
    pero nadie se da cuenta,
    bueno, en realidad, algunos han notado algo, 
    se notaba por el emoticono que publican.

    Duerme… Relaja,
    es como una mano enguantada cubriendo nuestros ojos…
    las luces son lindas y deslumbrantes, vamos a soñar
    aunque algunos de nosotros estamos atrapados como piedras en un muro
    ¿Qué voy a hacer al despertar?

    Estamos perdidos.
    Estamos perdidos.
    Estamos perdidos.

    Y no pasa nada,
    nadie lo evitará,
    nadie lo detendrá.

    Tenemos ambiciones y amigos,
    tenemos que pensar en nuestro noviazgo
    y asumir la idea del divorcio

    y el dinero,
    el dinero,
    y el petróleo.

    El planeta se desmorona,
    la vida es un juego,
    una prenda que se arroja a la mierda,
    explotación, explotación,
    no veo claro cuándo terminará,
    solo percibo claro el final.

    ¿Cómo es esto, algo que decir?

    Cuando los miembros de la tribu han sido asesinados
    para dejar sitio a extrañas construcciones.

    Desarrollo.
    Desarrollo.

    Mata lo que encuentres si te amenaza.

    No hay rastro de amor en la pelea por el dinero,
    aquí, en la tierra, donde a nadie le importa un carajo.

    Versión de María Villatoro y Antonio Orihuela


    from Brand New Ancients

    In the old days,
    the myths were the stories we used to explain ourselves

    but how can we explain
    the way we hate ourselves?

    The things we’ve made ourselves into,
    the way we break ourselves in two,
    the way we overcomplicate ourselves?

    But we are still mythical.

    We are still permanently trapped
    somewhere between the heroic and the pitiful.

    We are still Godly,
    that’s what’s made us so monstrous.
    It just feels like we’ve forgotten
    that we’re much more
    than the sum of the things that belong to us.

    Every single person has a purpose in them burning.
    Look again.
    Allow yourself to see them.

    Millions of characters
    Each with their own epic narratives
    Singing, ‘it’s hard to be an angel
    Until you’ve been a demon’.

    We are perfect because of our imperfections,
    We must stay hopeful,
    We must be patient;

    When they excavate the modern day
    They’ll find us,
    The Brand New Ancients.

    All that we have here
    Is all that we’ve always had.

    We have jealousy,
    tenderness,
    curses and gifts.

    But the plight of a people who have forgotten their myths
    and imagine that somehow
    now is all that there is –
    is a sorry plight

    all isolation and worry
    but the life in your veins
    it is Godly, heroic.
    You were born for greatness.
    Believe it,
    know it –
    take it from the tears of the poets.

    there’s always been heroes,
    there’s always been villains,
    the stakes may have changed
    but really there’s no difference.

    there’s always been greed
    and heartbreak and ambition.
    jealousy, love,
    trespass and contrition,

    we’re the same beings that began,
    still living,
    in all of our fury and foulness and friction.
    Everyday odysseys.
    Dreams vs decisions.
    The stories are there if you listen.

    The stories are here.

    The stories are you
    and your fear and your hope is as old
    as the language of smoke,
    the language of blood,
    the language of languishing love,

    the Gods are all here.
    Because the Gods are in us.



    Thirteen

    The boys have football and skate ramps.
    They can ride BMX
    and play basketball in the courts by the fl ats until midnight.
    The girls have shame.

    One day,
    when we are grown and we have minds of our own,
    we will be kind women, with nice smiles and families and jobs.
    And we will sit,
    with the weight of our lives and our pain
    pushing our bodies down into the bus seats,
    and we will see thirteen-year-old girls for what will seem like the first
        time since we’ve been them,
    and they will be sitting in front of us, laughing
    into their hands at our shoes or our jackets,
        and rolling their eyes at each other.

    While out of the window, in the sunshine,
    the boys will be cheering each other on,
    and daring each other to jump higher and higher.




    Kate Tempest, se acerca la tormenta

    Por Lucía Lijtmaer  


    Kate Tempest, la nueva revelación del hip hop británico

    Lo hace todo bien. Eso es lo primero que aturde. Borda todo lo que hace. Tiene 28 años y está llamada a ser la voz, no sólo de una generación, sino de varias disciplinas de su generación. Es rapera, poeta, música y próximamente publicará una novela. Una menuda rubia llamada Kate Tempest pulveriza las comparaciones odiosas con referentes de todas las épocas con su disco debut Everybody down y es uno de los nombres confirmados en Sónar 2015. Y, por el camino, arrasa con todo con lo que se cruza.

    ¿ Quién es Kate Tempest? La respuesta es, cuanto menos, sintética. A Tempest no le gusta hablar de sí misma ni hacer declaraciones que no sean exclusivamente sobre su trabajo. Se sabe de ella que creció en el barrio de Brockley, al sur de Londres, en una familia obrera en la que su padre estudiaba de noche para sacarse el título de abogado. En clase comenzó a interesarle la literatura gracias a su profesora de la escuela secundaria, y de allí pasó a recitar en bares y espacios dedicados a la poesía antes de publicar su material y realizar el salto a un disco que está siendo la revelación de la temporada. Salvo que esta explicación es insuficiente y, además, no es cierta.

    Para entender la fuerza y asertividad de la propuesta de Kate Tempest hay que ir, precisamente, a esos orígenes. Tempest creció en Brockley, en el distrito de Lewisham, una zona empobrecida del sureste de la capital británica, donde la población de origen africano, caribeño y asiático alcanza el 50% de los habitantes. Crecer en Lewisham en la década de los noventa supuso conocer ampliamente la tradición de jazz, spoken word y hip hop -en ese momento había en el barrio una docena de actuaciones gratuitas semanales con micro abierto-, y fue en esos locales donde Tempest empezó a recitar a los 16 años. La artista fue primero rapera que poeta, e intentó introducirse en el círculo del hip hop británico, muy competitivo, sin demasiado éxito.

    Kate Tempest creció, además, en los confines una universidad muy peculiar: Goldsmiths College, un espacio que fue un campus plenamente integrado con la comunidad vecinal en la década de los sesenta y que obtuvo una sólida reputación en ciencias sociales, arte y música. Goldsmiths fue la joya de los Young British Artists -Damien Hirst, Steve McQueen o Sarah Lucas, entre otros- pero también un lugar de acogida para músicos. John Cale, Damon Albarn y Sarah Gillespie estudiaron ahí.

    Tempest comenzó a tomar clases nocturnas en la universidad, y mientras buscaba un hueco en el spoken word alguien le sugirió que fuera a un slam de poesía a micro abierto. La comunidad poética resultó un espacio mucho más cómodo para la artista, que se hizo un nombre en poco tiempo y comenzó a recitar en bibliotecas, pubs y a ganar premios gracias a una obra directa y singular, recitada como una MC con acento del sur de la ciudad.

    Una obra mitológica

    En poco tiempo Kate Tempest acumuló un trabajo poético sorprendente y nuevo, donde conjugaba tradición y calle, y que le llevó a hacer giras con Billy Bragg y a trabajar con la Royal Shakespeare Company, entre otros. Esa mezcla narrativa resultó un éxito. No en vano, cita como mayores influencias a Virgina Woolf, Samuel Beckett y Wu Tang Clan.

    En sus dos trabajos más notables, Brand New Ancients y Hold your Own, Tempest utiliza la mitología griega para acercarla a un mundo contemporáneo. Hold you own, su trabajo más autobiográfico, retoma el mito del profeta ciego Tiresias y contiene una sección donde relata su propia infancia, el acoso escolar y la homofobia en la primera adolescencia. Brand New Ancients -que le valió el prestigioso premio Ted Hughes por lo que se denominó una spoken story- utiliza también el hecho mitológico de la guerra para enfrentar a dos familias de su zona, el sur de Londres.

    Y si de los orígenes se trata, a los orígenes se vuelve. Kate Tempest quería ser rapera y lo logró, finalmente, con su álbum debut, Everybody down, una especie de Ulises de nuestro tiempo en forma de pieza musical de doce canciones densas y ricas, narrada a través de tres personajes que luchan contra la soledad y un Londres hostil de principios del milenio. El trabajo está creado de la mano del productor Dan Carey -que ha trabajado con MIA, Kylie Minogue y Hot Chip- y muestra el amor de la artista por los MC que puedan sostener un hilo narrativo. Ha citado a Slick Rick, Kendrick Lamar, André 3000 y Klashnekoff como los que más admira.

    Everybody down recuerda, en sus personajes perdidos y que se entregan a la juerga o la desesperación, a NW, la novela de Zadie Smith. Las voces urbanas se mezclan y remezclan para crear un paisaje vívido, claro y de amplio espectro político e íntimo. La precariedad, el amor y el olvido con ritmos trepidantes le han valido a Tempest una nominación a los premios Mercury.

    La comparación con una novela no es casual. El siguiente plan de Kate Tempest es publicar Everybody Down como una novela, basada en el disco, y ya tiene un contrato con la editorial Bloomsbury. Teniendo en cuenta los antecedentes, que se prepare el mundo. Tiene pinta de que esto acaba de empezar.



    .

    0 0
  • 04/21/16--01:19: ANTHONY PETROSKY [18.493]

  • Anthony Petrosky 

    (Nacido en 1948, Exeter, Pennsylvania) es un poeta americano y profesor.
    Recibió un doctorado de la Universidad de Buffalo, la Universidad Estatal de Nueva York.
    Es decano asociado de la Universidad de Pittsburgh School of Education. 
    Desde 1971-1984, fue co-editor de la Slow Loris Press. 
    Vive en Pittsburgh, Pennsylvania. Decano Asociado de la Facultad de Educación de la Universidad de Pittsburgh y co-dirige el Instituto para el Aprendizaje con Lauren Resnick en la Investigación y Desarrollo Centro de Aprendizaje.

    Premios 

    1982 Walt Whitman Award selected by Philip Levine
    American Library Association Notable Book

    Obras

    Poesía 

    New Lives:[poems]. Rook Press. 1977. ISBN 978-0-916684-16-7.
    The Look of Things: Poems . Inland Boat/Porch Publications. 1980.
    Jurgis Petraskas: Poems. Louisiana State University Press. 1983. ISBN 978-0-608-00869-1.
    Red and Yellow Boat. Louisiana State University Press. 1994. ISBN 978-0-8071-1830-6 .
    Crazy Love . Louisiana State University Press. 2003. ISBN 978-0-8071-2896-1.

    Editor 

    David Bartholomae, Anthony Petrosky, Tony Petrosky, ed. (2002). Ways of Reading: An Anthology for Writers. Bedford/st Martins. ISBN 978-0-312-39382-3.
    Anthony R. Petrosky, Tony Petrosky, David Bartholomae, Kenneth J. Rehage, ed. (1989). The Teaching of Writing. University of Chicago Press. ISBN 978-0-226-59949-6.
    David Bartholomae, Tony Petrosky, ed. (1994). Reading the Lives of Others: A Sequence for Writers. Bedford Books. ISBN 978-0-312-11511-1.



    La traducción al español es de Tania Márquez Aragón.



    Another theory

    Light muted rain
    shapes a sycarome,
    a maple gone red,
    rows of high-rises
    rising against the
    gray, a dab of red
    Huangul, a green
    sign illuminated,
    flashing to stop
    then go, red to
    yellow on black
    macadam, both
    sides outlined by a
    languorous weave
    of bodies in coats,
    umbrellas up, a
    few appearances
    of oranges, blues,
    even some ducks
    flat against black
    like hypotheses in
    this sea of appear-
    ances, God’ ad-
    versaries, in this
    sooty air ablaze
    with traffic,
    radios, TVs, a
    gray that dis-
    appears into
    glow like eye
    into I or see
    into be in a
    pool of light
    that illuminates
    poinsettias in a
    green plastic pot
    on the sidewalk
    next to a coil of
    black tubes next
    to a stack of straw
    mats behind the
    cart full of tiny
    tangerines and an
    old woman, a red
    apron, two hands
    wet with juice.




    Otra teoría

    Luz muda lluvia
    forma un sicomoro,
    vuelve rojo un maple,
    hilera que se eleva
    levanta contra
    el gris, un toque rojo
    Hangul, un verde
    signo iluminado,
    parpadea, se detiene
    luego se va, de rojo a
    amarillo sobre  negro
    asfalto, ambos lados
    trazados por una
    ola lánguida de
    cuerpos en abrigos,
    paraguas arriba,
    algunas apariciones
    de naranja, azules,
    hasta unos patos
    se acomodan en lo
    negro como hipótesis en
    este mar de apariciones,
    adversarios de Dios, en este
    tiznado espejeo de aire
    con tráfico
    radios, televisiones,
    color nublado que des-
    aparece en el brillo
    como un ojo
    dentro de mi
    o lo que veo
    dentro de una
    alberca de luz
    que irradia sobre las
    pascuas en una
    botella de plástico
    dejada en el camino
    junto a un espiral de
    tubos negros junto
    a un montón de paja
    enmarañada bajo la
    carreta llena de diminutas
    mandarinas y una
    mujer vieja, un delantal
    rojo, dos manos
    húmedas con jugo.




    Annie

    Carole got laid in the back while we drove around.
    A guy I just met behind the wheel made jokes.
    Carole said to “tell Annie we went to a movie.”
    Annie stared at me and said I was a lying little
    prick. I don’t know where she got her red hair.
    She fried fish on Fridays, chicken on Mondays,
    casseroles on Sundays. Laundry on Saturdays.
    Frank put a boning knife into his shoulder.
    He put her through a window. Barbara,
    her youngest, went the next year to the nuns;
    Carole had a girl she named Annie, the Frank
    died a year later in a cave in. The air stunk.
    Annie got rid of his beagles the next day. My
    mother, her sister, commented on their absence
    and the silent in the alley as if it was a creature
    moved in to replace the dogs. Annie harbored
    her bitterness in the small rooms of that flat filled with
    knickknacks until her brother Mackey died, then
    she let go of a torrent of tears that did not end, so
    Barbara returned and Annie grew less coherent,
    picking at her fingers then at her face until they bled
    so much so that it was a relief to all, Barbara said, when
    she died that June afternoon with a scream that laid out
    like the crack of a whip.



    Annie

    Carol tuvo sexo en la parte trasera mientras dábamos una vuelta.
    El chico, detrás del volante, que recién conocí hacía bromas.
    Carole dijo “Dile a Annie que fuimos al cine.”
    Annie me miró y dijo que era un pequeño cabrón mentiroso.
    No sé dónde se pintó el cabello rojo.
    Ella freía pescado los viernes, pollo los Lunes,
    preparaba cazuelas los domingos. Lavaba la ropa los sábados.
    Frank puso una polea en la cuerda y cicatrices en su  cara.
    Ella le puso un cuchillo en su hombro. Él la empujó contra la ventana.
    Bárbara, la más pequeña, se fue el siguiente año con las monjas;
    Carole tuvo una niña que llamó Annie. En un derrumbe,
    Frank murió un año después. El aire apestaba.
    Annie se deshizo de sus sabuesos al día siguiente.
    Mi madre, su hermana, comentó su ausencia
    y el silencio en el callejón fue como si una criatura
    se instalara para remplazar a los perros.
    Annie hospedó su amargura en la pequeña habitación
    de esa casa llena de baratijas hasta que su hermano Mackey murió,
    entonces dejó salir un torrente interminable de lágrimas,
    Bárbara volvió y Annie creció menos cuerda,
    cortando sus dedos, luego su cara hasta sangrar tanto
    que Bárbara dijo, fue un alivio para todos cuando murió
    en esa tarde de Junio con un grito que se extendió
    como el azote de un látigo.

    http://circulodepoesia.com/2016/04/american-poetry-anthony-petrosky/





    .

    0 0
  • 04/21/16--01:38: CHRISTOPHER GILBERT [18.494]

  • CHRISTOPHER GILBERT

    Christopher Gilbert. 1949-2007
    Christopher Gilbert nació en Birmingham, Alabama, y se crió en Lansing Michigan. Obtuvo una licenciatura de la Universidad de Michigan, Ann Arbor, en 1972, y más tarde obtuvo un doctorado en psicología de la Universidad de Clark en Massachusetts en 1986. Gilbert pronto se convirtió en una figura prominente en los círculos de poesía de Boston y Cambridge, participando en el libre de los Pueblos Talleres de poesía, creados por el poeta Etheridge Knight. Su colección de poesía Across the Mutual Landscape (1984), recibió el Premio 1983 Walt Whitman de la Academia de Poetas Americanos. 



    Presentamos un poema del ganador del Premio Walt Whitman de 1983, Christopher Gilbert  ganó el galardón otorgado por la Academy of American Poets con su libro: Across the Mutual Landscape (1984). La presente versión de su poema: The Bridge Across, es de Roberto Amézquita (1985).


    This Bridge Across

    A moment comes to me and
    it’s a lot like the dead
    who get in the way sometimes
    hanging around, with their ranks
    growing bigger by the second
    and the game of tag they play
    claiming whoever happens by.
    I try to put them off
    but the space between us
    is like a country growing closer
    which has a language I know
    more and more of me is
    growing up inside of, and
    the clincher is the nothing
    for me to do inside here
    except to face my dead
    as the spirits they are,
    find the parts of me in them —
    call them back with my words.
    Ancestor worship or prayer?
    It’s a kind of getting by–
    an extension of living
    beyond my self my people taught me,
    and each moment is a boundary
    I will throw this bridge across.



    Puenteatravés

    Un momento viene a mí y es
    muy parecido a los muertos
    que se cruzan
    por el camino a veces dando
    vuelta  y engrosando sus filas
    cada segundo, el juego de etiquetar
    que ellos tienen y reclaman
    pase lo que pase. Yo
    trato de apartarlos pero
    el espacio entre nosotros es
    como un país
    estrechándose , y tiene
    una lengua que yo sé que más
    y más en mí más
    arraiga y crece el punto
    clave es la nada para mí, nada
    que hacer ahí dentro excepto
    encarar mi muerte como espíritus que son
    encontrar las mis partes en ellos
    y llamarlos de vuelta
    con mis palabras. Adorar
    a los ancestros o rezar?
    Es una especie de llegar por una
    extensión de la vida más allá
    de mí mí gente me enseñó
    cada momento es liminar,
    voy a tirar
    este Puenteatravés.

    http://circulodepoesia.com/2016/04/american-poetry-christopher-gilbert/



    She

    for Carolyn Grace

    When she sits at the kitchen table
    while she talks her hands seem to balance
    in the air faithful at the level of
    her words; she is careful what she says.
    The morning sun through the window strikes
    her skin, shows how the faint lines in her
    palms will come to deepen like corduroy
    cloth to fit the weather of her age.
    Still a young woman, she has to work
    the graveyard shift, sleeps what is left
    then wakes to get the kids to school.
    It must be morning when she dreams.
    Peering into her coffee’s surface
    she looks back from its depth, her hands
    caught holding an implement, a fossil of
    her life: Alabama born, feelings
    huddled north, these steel cities this cold month,
    her dark soul twisting into fingers
    whose motion at this brown angle
    is the slow fall flight of leaves through time.
    And she rises with the gesture, and
    the oil in her hands is necessity’s
    sweat: each hand on the tabletop
    a work cloth rubbing the other fine
    wooden one.







    .

    0 0
  • 04/21/16--03:06: MACKY CHUCA [18.495]

  • Macky Chuca

    (Buenos Aires, Argentina, 1973). Fijó su residencia en Palma de Mallorca en el 2000;
    Vocalista y letrista del grupo punk rock Mostros. Ha ganado con “La reina del burdel”, el VIII premio Café Mon, y publicado por la editorial mallorquina Sloper en 2011. 
    Ha publicado: Saliva. ContraEscritura, 2015. 




    Macky Chuca. Saliva. ContraEscritura, 2015. 


    BARRO QUE TODAVÍA 

    una tiende a saber si prefiere ser barro en manos moldeadoras
    marca de barro en la alfombra roja
    barro en las patas del animal vagabundo
    pero el barro es débil
    y sordo
    y no sabe de cuentos
    después de todo      se debe a su lluvia
    pero
    ni la peor
    lluvia
    sucia de balcones
    podrá lavar las horas
    que pasé murmurando azúcares
    (dice mi boca, que siempre se creyó indeleble)
    y la lluvia no sirve para lavar los besos
    los míos
    narcolépticos hasta el próximo tren
    ni los suyos
    que despertaron en mí
    algo que todavía ruge
    y muerde.



    Sola y la zarza

    1.

    todos ustedes
    que señalan el fuego siempre vivo
    para que yo lo vea
    quiero que sepan que desde aquí no distingo
    el dedo del fuego
    y no hay previsiones de que vaya a entender de un momento a otro.
    por qué no se apaga nunca
    quítenme este efecto
    se desenchufa de ahí del pedal.
    siempre me confundí el phaser y el flanger
    alguno de los dos debe ser el que molesta.
    apaguen
    de una vez por todas
    que esto no es vida
    quiero descansar
    de la condena del vaso medio lleno
    y la zarza.


    2.

    la zarza
    apunta a algo que ella no puede
    comprender
    ni sostener entre las manos
    sin volverse de azufre y kerosén.
    si pudiera apartaría la vista para ser de otro y no de él
    del que le muestra
    la llama y la puta de la zarza
    que nunca se consume.
    pero no
    no cerrará los ojos porque no puede
    no mirará otra cosa porque no sabe
    se arrodillará
    liviana
    como ha sido siempre
    pero no piensen que es adoración
    es sólo hambre.



    Canción para mi menopausia

    cuando vengas
    añoraré los días
    en que los perros hundían el morro entre mis piernas
    en nombre de sus dueños.
    cuando vengas
    tendré que archivar para siempre mi reclamo
    a aquel que me llama en semanas alternas
    por haberse perdido mi ovulación
    y su alarde primaveral
    su manía de ponerme las tetas
    como faros traicioneros
    que encandilan a navegantes
    tetas leudantes que buscan manos panaderas
    que me enmantequen y me enharinen
    cuando vengas
    caminaré liviana
    sin el peso del óvulo en las trompas
    que me hace contonearme a cada paso
    un micrón más alta y dos más ancha
    para recibir al alfa
    al evolutivamente adecuado
    que
    (están verdes           barra              nunca quise)
    cuando vengas
    a ponerme el escote fucsia de calores
    cuando me haya olvidado de la arritmia
    en aras del hueco y el sofoco
    ¿qué baile nuevo me deparará la hormona?
    ¿a quién le informaré en tiempo real
    sobre el contorno de mi culo y su querencia?
    ¿a quién le contaré
    que ya no ando alborotando perros
    y que los dueños me parecen muy cansinos
    y que quiero que me amasen de otra forma?
    cuando vengas
    me parece que me quedaré callada
    y dejaré que me cuentes
    de qué va esta sustitución de calendarios
    a qué sabe el arroz por fin pasado
    cómo suena el tren que se aleja por la vía
    cómo es abrirse
    y no pensar
    en la condena de posibles homúnculos
    con cara de panaderos en miniatura
    con cara de navegantes.



    Con mi balsa

    las flores amarillas que me golpeaban las piernas
    mientras iba en bicicleta por Lago Puelo
    son mi casa.
    la cutícula seca y levantada
    de mi dedo corazón
    también es mi casa.
    la yema de ese dedo
    me riega y me garúa
    y me lleva sana a casa
    cada vez.
    algunas mañanas me despierto
    miro a mi alrededor
    y no reconozco el espacio
    ni mis cosas.
    algunas mañanas soy náufrago
    bicho escamado
    afónico de sol
    hipermétrope de ver sólo agua y sólo cielo.
    tantos años viviendo junto al mar
    me deben haber hecho mucho daño.
    hay algo en mí que se castiga
    por semejante privilegio
    regalándome algunas mañanas
    un pavor de balsa
    hondura trémula bajo el parquet
    el viejo miedo a la oscuridad
    al que ya vencí en pasillos y en esquinas
    pero que vuelve, salado, al paladar
    que vuelve, vértigo, al talón
    que vuelve a esto telgopor y deriva.



    Canción primera de la tundra

    afuera cruje el frío polar y se prepara el trueno.
    linda noche para dormir cucharita
    en mi cabaña siberiana
    y comernos
                      los restos congelados
                                                         del último turista.
    afuera        donde vive la nieve
    la noche miente negrura.
    linda noche para calentarnos las manos
    en las entrañas abiertas
                                       del último turista.
    anoche me ofreciste montura.
    remotos y ensangrentados
    paseamos nuestro lustre
    por la tundra.
    tú nunca tienes frío.
    fue cabaña                           ahora es guarida.
    pintamos las vigas del techo con la mala semilla
    derramada
    y aquello que brotó
    alegremente
                      de la arteria femoral
                                                     del último turista.
    cuesta mucho quitar el tejido de debajo de las uñas
    largas
    de un largo
    invierno.
    la espalda abierta trazó una huella
    en el parquet.
    es el camino tibio que va desde la puerta
    hasta una habitación
    donde mugen los silencios
    de muchos días vacíos.
    me has clavado a nuestra cama para siempre.
    afuera claman las estrellas que no vemos.
    porque no vemos
    y todo es trueno.
    ahítos                          reblandecidos
    nos murmuramos dentro de la boca.
    habremos de salir a cazar un día de estos.




    Con mi balsa II

    algunas mañanas soy náufrago
    y me pesa el cuerpo
    y me balanceo en el espacio
    apóloga del martirio
    enganchada por unos cuantos centímetros cuadrados de piel
    la noche         esa herida alargada
    me deja este vestido de nácar
    molusco bivalvo
    y tanta sed
    y hay una cuerda que me ancla al fondo
    de tu fondo.



    Saliva es mi nuevo libro, un poemario editado por ContraEscritura.

    Macky Chuca

    Los poemas de Saliva giran alrededor de una temática de hibridación, tránsito e impermanencia: insectos mutantes al servicio de las neurosis personales, componentes olfatogustativos, conciencia somática, plantas con mecanismos semihumanos y cosas que nos ocurren a las mujeres en el coxis y en la piel. Todos están preparados para ser declamados en directo como parte de un proyecto de spoken word.

    Son textos que cruzan el papel para que la autora pueda colocarse con su propio anhídrido carbónico y hacer ademanes. Los lectores están invitados a hacer lo propio y salivar, leyéndolos en voz alta desde el balcón, o entre las sábanas. Pero también funcionan a la manera tradicional y pueden leerse, como artefacto quiromántico, en las hebras del fondo de una taza de té, en peluquerías y madrigueras, en la barra del bar esperando al amante y en la mesa de la cocina mientras humean las cacerolas y gotea el grifo.







    .

    0 0


    Betsabe Martínez Guardia  

    Atlacomulco, Edo. Mex., 28/12/1994.                        
    Betsy Numen

    Escolaridad 

    Actualmente cursa séptimo semestre de Estudios Latinoamericanos, perteneciente a la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. 
    Cursó en la Universidad del Claustro de Sor Juana el programa PEC como becaria.  
    Cursó el seminario  Literatura y política en la FFyL de la UNAM. 
    Cursó el seminario de Literatura Salvadoreña impartido por Lauri García Dueñas en la FFyL de la UNAM. 
    Participó en el taller Escribir sin tinta, sin ortografía, sin autor-Literatura en Internet impartido por el Dr. Johannes Thumfart en el CCD.  
    Cursó el taller Estro y Arguello con los poeta Josep Pedrals y Ángel Ortuño en la Casa del Lago. 

    Experiencia 

    2013- Actual 
    Presentaciones y publicaciones individuales y colectivas: 
    2013 Participa en el XlV Encuentro de Creación Literaria para alumnos del CCH en la Casa del Lago, Maestro Juan José Arreola.  
    2013 Comparte el escenario del CCD con el poeta estadounidense Michael Reyes. 
    2013 Intervención poética en el monumento a la revolución en apoyo a los maestros de la CNTE. 
    2014 Publicación en la Antología poética digital Pliego Petitorio número lll. 
    2013 Intervención poética Serenata para las Madres Trabajadoras en 10 de Mayo, Zócalo de la Ciudad de México. 10/05/14 
    2014 Abre el concierto Tierra, Rock y libertad junto a la poeta Shimara Magaly. 27/11/14 
    2014 Lectura de poesía y presentación de la autopublicación Tramolamaréa en el restaurante Los Vegetarianos 15/11/14 
    2014 Lectura en el Faro de Oriente y en el Museo universitario del Chopo con los poetas brasileños Binho Padial, Ferréz, Allan da Rosa y Vagner Souza 15/10/14                               
    2015 Participa en la presentación de la revista Letramia en la XXXVl Feria del Libro del Palacio de Minería. 28/02/15 
    2015 Se presenta en Casa del Lago durante las sesiones de Poesía en Voz Alta junto al grupo de Rock Odisseo.09/05/15   
    2014 Publicación de poema como arte objeto en Miss Ovarios Editorial Textilera durante la edición "S/N" 24/11/15 
    13/12/15 Participó en el primer encuentro de Secretos de Sócrates MX 2015.

    Gestión, reconocimientos y apariciones en medios de comunicación:  

    2015 Gana el Segundo Lugar del concurso de Poesía en Voz Alta organizado por Casa del Lago y Difusión Cultural UNAM. 06/05/15   
    2014 Gana el lll MacroSlam de poesía organizado por Circo Literario.  
    2014 Gana el Gran Slam organizado por CONACULTA en el Ex-Teresa de Arte Actual 18/10/14  
    2014 Gana una veintena de Slams de poesía en el Distrito Federal, en lugares como el CCD, Ex-Teresa de Arte Actual, Palacio de Minería, La Colmena, entre otros; Colocándola como bicampeona de la escena eslamera por los años 2013 y 2014. 
    2013 Mención de un evento de poesía en el CCD ganado por Betsy Numen en el periódico El Reforma del día 16/12/13 
    2014 Publicación dentro del proyecto Tres poemas, tres organizado por CORIDEC http://coridec.wix.com/coridec#!tres-poemas-tres/c1058  
    2014 Entrevista en Radio Regeneración dentro del programa Zion y sus Cronopios por el 105.3 FM 
    2014 Entrevista para Canal 22 para el reportaje Spoken Word en México. 
    Mención en el periódico La Jornada como leyenda del slam mexicano http://www.jornada.unam.mx/2014/01/12/cultura/a02n1cul    
    2015 Entrevista en Código CDMX dentro del programa Vincularte, Viajero sin equipaje por Andrés Castuera Micher. 09/01/15 
    Proyecto Reincidentes, Palabras al Poder:  
    2013 Comienza a conducir el programa semanal de poesía, spoken word y literatura Reincidentes, Palabras al Poder  por Nuestra Voz Radio http://nuestravozradio.org que  se transmite todos los viernes de 8pm a 10pm desde Abril del 2013 hasta la fecha. Dentro de las múltiples entrevistas realizadas se encuentran personajes de talla nacional e internacional referentes de la literatura contemporánea, tales como:  
    11/03/15 Poeta Julio Carrasco, Chile. Integrante del Colectivo Casa Grande y del grupo musical Los muebles. 
    10/06/15 Poeta slamer Edyka Chilomé, Estados Unidos.  
    01/04/15 Narrador Tabaré Caputi, Uruguay. 
    22/03/15 Poeta y conductora de radio Edmmé García, México. 
    29/10/14 Decimero, músico y poeta Lalo Jaranas, México. 
    08/10/14 Poeta y director general de Poesía y Trayecto A.C. Karloz Atl, México. 
    28/09/14 Poeta y editora de Mi Cielo Ediciones Mónica Gonzáles, México. 
    03/09/14 Poeta y pintor Iván Villaseñor, México.  
    27/08/14 Poeta y director general de Editorial Circo Literario Jesús de la Peña, México.  
    20/08/14 Poeta y activista Sandino Bucio, México. 
    05/02/14 Poeta y ex-embajador Jorge Mansilla "Coco Manto", Bolivia.  

    SEMBLANZA

    Betsabe Guardia/Betsy Numen 
    28/12/94
    Uno.- Al mundo:
    Constru/yendo.

    Escritora, poeta slamer, ciclista, mochilera, locutora de radio, directora de prensa editorial y lic. en Estudios Latinoamericanos
    Participó en el primer encuentro de Secretos de Sócrates MX 2015, Ha sido campeona nacional de slam poetry en la Ciudad de México por dos años seguidos 2012 y 2013. Ganó el 2do lugar de Poesía en Voz Alta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales 2015. Ha publicado en diversas antologías nacionales e internacionales y ha sido traducida al portugués e inglés.
    Actualmente trabaja "Poesía para Sanar" como proyecto y "Crítica discursiva al Poetry slam en lengua hispana: Arte, integración social, ¿Por qué y para qué Poetry Slam?”  como tema de investigación, tesis y publicación.

    Contacto y redes: 
    http://betsynumen.blogspot.mx/ 
    https://www.facebook.com/betsynumen
    betsy.nume@gmail.com 
    betsa-guardia@hotmail.com


                                         

    Dos muertos

    Papá, este no será el primer poema que te escriba, tampoco será el último, ni el mejor.Papá, a veces tengo que repetir muchas veces el título que la sangre o mi madre- te impuso, lo tengo que hacer porque sino se me olvida que así como “Dios sólo hay uno”
    Padre sólo tuve uno y no lo conocí bien.
    No te ligo a Dios por mero gusto de negar el matriarcado que vive en casa, lo hago porque puedo culparte de mis faltas, del abandono, de mi pensamiento mágico y de la ausencia más constante que he vivido: 
    La masculina.
    Papá, esto no me ha hecho más femenina o recatada:Sigo sin saber usar tacones, sigo sin saber maquillarme, todo el tiempo mi cabello está enredado, camino encorvada y AÚN ME MUERDO LAS UÑAS.
    A veces me doy cuenta de que estás muerto porque los golpes de la ausencia de pensión alimenticia me duelen cuando tengo que pagar copias en la facultad, cuando tengo ganas de correr a las dos de la mañana en la pista del Sope, o cuando creo que“Todo estaría mejor con López Obrador.”
    Papá, no soy médico.
    Jamás le hice honor al microscopio mi alegría con el que miraba hormigas en la azotea, ni a las horas del mundo de Breakman y jamás supe usar bien el telescopio; En su lugar, conozco mi carta astral con ascendente en Géminis y hay un hombre al que le digo “bichito” en la intimidad. 

    Papá, el mundo no es bonito;El mundo no es bonito y hay guerras, hay colonialismo interno, hay machismo, feminismo, misoginia, Trastorno Obsesivo-Compulsivo, Ansiedad, Banco Mundial, ALCA, un papa Argentino, playeras del Che, gente que dice Chairo más de veinte veces al día, hay sembradíos gigantes de soya, hay obesidad, vegetarianos new age, hay amor libre, Hay Anita Tijoux y Pornogore.
    ¡Plutón ya no es un planeta, papá!
    ¡Mi abuela ya no le echa sal al arroz!
    Hay gente buscando conciencia social en Chiapas y paz interna en la India. 
    Hay cursos, talleres y seminarios de Marxismo que no entiendo, que me gustan y que me duelen, hay gatitos bebé sin mamá y escuelas de escritores a las que no estoy inscrita y por las cuales no seré evaluada y reconocida como tal.
    Papá, creo en los hombres.
    Lo hago una y otra vez y no deja de darme miedo la crueldad con que pueden hacerse llamar poetas proletarios, poetas militantes, no deja de darme miedo la crueldad con que los hombres engañan a sus mujeres y me dan quince centímetros de gloria a la semana sin importarles qué significa el dibujo de mi muñeca derecha. 
    Papá, los hombres se enamoran de las guapas y yo uso braquets y tengo dislalia y dislexia. Papá, los hombres también son buenos y conozco muchos que me enseñan que no todos son como tú.
    Papá, tu verdadero nombre es Jorge y creo en la maldición de las mujeres Guardia:
    Así que yo no voy a casarme con un
    Jesús,
    Ni un Javier, 
    Ni un Gerardo, 
    Ni un Genaro, 
    Ni un José.
    Me cuido de los Joseph y de los Gustavos.
    Papá,
    cuando sea grande quiero ser huracán.
    Y aunque ahora se me acabe el tiempo
    Sólo quiero leer tu epígrafe y saber que yo no lo escribí.



    FRAGMENTO* 
    4:24am  

    Viajero.- (Me) extraño libre. 
     Mañana asistiremos a un suicidio colectivo, seremos el revolver y los sesos, el jarabe y la roña, las víctimas de violación y los borrachos. No tendremos futuro y nada será distinto a hoy. Despertaremos en otro mundo tan miserable como el que intentamos dejar. Las cicatrices del self injury seguirán ahí junto al tatuaje que simboliza la fe que le tuve al tiempo. Nos abrazaremos para no mentir parcialmente. Sí, jalamos el gatillo de frente para ver la vida pasar en un sonido de agresiva tristeza.  
    :Guerra que termina en tregua no es paz: 
    :Tú y yo lo comprobamos: 
    Cuando se agolpan las flores blancas llegamos a un velorio. No existen las balas de salva. Si una bengala nos atravesara la boca tampoco escribiríamos buena poesía. Hay que dejar de luchar contra la im(posición) pues tambaleamos en hamacas colmeneras y ruedas de un solo cuadro. Mañana quiero comer un cuadro para ver de nuevo lagunas y serpientes arbóreas en la Alameda. Extraño amanecer con pijama y no con cruda. ¿A qué hora me asumí cocida?, ¿A qué me cocí si yo no estaba rasgada?.  
    ¿A quién le aprendí la palabra Dios?  
    Mañana no es navidad pero también estaré sola frente al televisor con un plato de cena fría y un jarrito de mezcal. ¿Por qué no te conocí antes de que me presentaras a tu madre?. El “tal vez” sí existe. En un mundo paralelo yo soy un loop infinito de la mediocridad, mi estómago es plano, pronuncio bien la equis y mi quijada se ajusta a la mordida económica. Estoy hablando en primera persona para que no me reclames por escribir de nosotros. A mí jamás me avergonzó amar niños perdidos. Quiero ser un buen soldado con el rabo en alto. Uno nace sujeto/atado y no llega a ser individuo. Cuando hay una invasión la llamamos intervención así que NO ME RESUSITEN. No hay porqué acudir a la pila bautismal, por cuernos tengo amantes y entre ellos nos limamos la posibilidad de pisar el cielo. Mañana cuando rentemos armas para acudir elegantes al suicidio, el epitafio será el de siempre: 
     No hay vida después de la muerte. 
    Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error, Error. 
    [Marca la insondable, trágica y dorada rueda del Dharma] 
    4:24pm 
    El mito del eterno retorno nos está usando para dar validez a la física cuántica. 
    Entramos a la Matrix por culpa de la catexis. ¿O fue al revés?, No sé. No tengo noción de la historia porque creo en el destino y eso anula toda alternativa de huir del oráculo y del fracaso de la revolución. Está más que comprobado que para que el capitalismo no gane hay que lanzar un meteorito directo a Yucatán y aniquilar a los reptilianos, pero nos gusta lo tibio y ponemos ceniza numerada en nuestras frentes. Toda protesta aspira a ser performance y todo performance aspira a ser arte. No entiendo el canto del cenzontle. Si yo fuera un ave definitivamente sería un hipogrifo. Mi parte favorita del génesis es cuando Dios se arrepiente de habernos creado. (Génesis 6:8). Mi parte favorita del Eclesiastés es cuando se asevera que “No hay nada nuevo debajo del sol” (Eclesiastés 1:9). El profeta perece igual de rápido que la rayuela dibujada con tiza. Al alma le sobra carne y si me sahumaran mi cuerpo seguiría oliendo a                  
    Bestia
    Sobre
    .......................................................................................................................
    VIVIENTE
    Sin forma
    HUMANA.

    REINICIO
    Anulo de tajo la vida del homúnculo creado hasta éste punto.

    Tomo la curva en ascensión, el segundo aire, la píldora roja, el aceite de coco, el camino amable, las aguas del Mnemósine, el encuentro.  Atiendo las llamadas de atención por mínimas que sean, pues desee tanto acceder al camino espiritual que enmudecí asustada al recibir en plenitud lo que pedía; Me vi desnuda y no supe responderle al privilegio. Necesité las manos para pedir ayuda y forma, para decir tanga, 
    para decir 
    qué pasa-mamá,
    para qué-niña,
    sueño-hoy
    familia- huracán
    gracias-perdón;

    Entre sordos los mudos se dan a entender. 

    ¿Por qué abría yo de sumar ruido al silencio si es oro líquido escurriendo en las rendijas del almaje de la Matrix?
    • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
    • •  • • • • • • • • • • • • • 
    • • • • • • • • • • • •
    •  • • • • • • • •
    • • • • • •
    • • •
      ;

    Precisé de la reserva sonora, lingüística, afectiva, espacial, 
    el pre-texto a la educación del
    ---Eco hecho ego--
    Ec( )o 
    hec(h)o 
    É(g)o
    Puro papeleo
    El 90% de la comunicación es No verbal
    y yo no quería decir con palabras lo siguiente:
    [Me dolió el desenchufe umbilical que me preparó para conocernos;
    (y) Me sentiste.]
    Dolió lo necesario.
    No era tu  encargo mi reinvención re-crea(c)ción y estás aquí;
    Equilibrando el móvil con energía psicotrónica, con tu arco en la lira,
    Con sagitas asestadas al nú/cleo,
    Activando la información de las semillas, 
    Sembrando mariguana, jitomates, apio,
    Volando aviones.
    El arquitecto está en nosotros
    Y nosotros construimos un hogar:
     [Somos los astronautas de 1492 
    Seres migratorios explorando la natalidad universal, pioneros psicodélicos; Nuestro primer viaje nos trajo de lontananza y viceversa [gritos y placenta= PARTO (¿Qué,a quién,a dónde?) 
    La vida dejó de ser poema para ser Arte hasta que acepté de golpe todos los cambios subsiguientes en pro de mi hallazgo. Pasé del Um al Om, del allá al acá, del milagro al decreto. Dolió lo necesario.
    Desperté por pura bendición evolutiva y lo llamo Amor
    Aquí y ahora, ahorita, hablo y digo para ser contigo lo que soy en esencia y sol/edad. Estoy investigándome y en el camino enlisto palabras clave sin orden que me den una señal de la totalidad a la que pertenezco o un poema. 
    Escribo en modo automático para ver si son ciertas las teorías conspirativas de creación poética y sí, sí son ciertas, porque el talento sólo son juegos tallereados de experimentación emocional. Mi regreso a la fuente fue lento y veloz, como el tiempo caliente que procuramos en nombre de nuestra juventud. Hoy la fortuna me llega con el menor esfuerzo posible y no me asusta predecir mi muerte en un poema, la estamos pasando cul. Bailamos Drácula Yeye y rolamos el porro. Todo lo hacemos por amor, o sea, somos los buenos pero con cuernitos: Artistas integrales (como el el pan) tomándose muy enserio el aprendizaje holístico, pensando en bioarte y encomendándole la calidad de sus drogas a Dios. La intertextualidad sí es plagio pero sin tanto amor a las canicas que  usamos las palabras de otros para explicar las nuestras. Con la vara que mido soy medida y me merezco la grandeza que deseo. Hablo con la sinceridad con la que puedo verme y concluyo que mi estar aquí es tan sagrado como el tuyo. 




    DISMOR

    Todos mis amantes son la misma necesidad:
    Cuevas donde escondo mi espinazo,
    cuerpos en cuclillas, olor a bruma izada,
    Magma, chorros de cochambre
                       [Salidos del infierno
    Sus nombres se contraponen
    y crean un soplete de hielo que acaba por
    alienarse a mi mano derecha.
    Todo lo que toco se vuelve blando como el agua
    y me arrastra por cenotes vírgenes hasta el turismo.
    TODOS MIS AMANTES SON TURISTAS:
    Niños perdidos en las marchas,
    Centauros encarnados, matasanos,
    Hombrecitos huérfanos de padre y madre,
    huérfanos de abuela y huérfanos de cielo,
    Hijos de las drogas, productos no empaquetados,
    Solecitos aserrados, cables de alta tensión
    y más que nada
              [FETOS A PUNTO DE MORIR:

    Por eso insisto en hablarles de amor,
    En (a)cogerlos como perra,
    En chuparles el cuello y marcarlos
    como potros:
    Hombres entintados con mi baba:
    Me tomé la libertad de llamarlos míos.
    Mujeres cardinales:
    Me tomé la libertad de besarme en sus frentes.
    Niñes/z confundida por los retornos:
    en una vuelta de ácido nos quedaremos solos.
    Abortos de mi vida:
    Sus pataditas se sienten con el hambre.
    Amantes de mi harén:
    Salgan a matar al cadenero.
    Amores de mi canto:
    Háblenme de amor para que calle.



    A mi de(generación)

    Disocia de tu cuerpo la ceremonia del poder,
    solidifica y consume la angustia que clausura
    tu acceso al mundo,
    Déjate libre y vulnerable frente a los días sin nieve,
    Aloja en tu mente los lenguajes aprendidos durante la noche
    y vigila el encierro de los que hablan con la
    [boca llena:
    Te ves igual que ellos.
    Acostumbrado a la ambición ignoras lo que te domina
    y lleno de saberes no usas
    [la corona correcta:
    Proclamado rey de tu clica, amedrantas con palabras
    la sumisión de los que no se dan cuenta de que no eres
    [dueño de ti:
    Aunque es probable que esas manos sean tuyas
    la razón de que las tengas no es legítima
    [para el espíritu:
    ESCRIBE
    Si es verdad que perteneces al cuerpo que asesinas
    y si tanto te duele la anchura de la podredumbre
    huele el rastro de líquido amniótico que desprendes
    [al sudar las drogas:
    Ten epifanías tan fuertes que te hagan cambiar
    [de miedos:
    Mírate desnudo y escribe el color de tus ojos,
    Mírate vestido y escribe el color de tus ojos,
    Pruébate laureles y cucuruchos de papel,
    Escucha el rechinar de los cubiertos metálicos
    y piensa en las esposas que
    [limitan la eutanasia:
    Salvar no es estar vivo, ni dar dinero es ayudar,
    Tener el remedio del fuego es ahogarse
    y flotar es querer
    [ser encontrado:
    Despeja de tu alma lo vano para que seas más
    grande que la gloria que pretendes encontrar en
    [dos mitades:
    Los corazones y el dinero se devalúan entre sí
    [Y entre nos
    [TE QUIERO ver (,) poeta de mi generación(:)
    Rastrear la poesía en la violencia del mundo
    y arrasar con la lengua el tejido de los nudos.




    Psiquiátrico Diez 

    Acuno la desilusión de sobrevivir a la intravenosa
    Que esperé que acallara las voces de mis prismas,
    Escucho los sermones que son rezos para mi reivindicación
    Y bajo la cabeza para a/sentir (y ver)
    Si realmente eso es lo que quiero.

    Elegí no elegir(,)
    La consecuencia del acto
    Que no supe desenmarañar sin dulces es un continuo.
    No estoy segura de estar lista para la luz
    Y sin embargo ya he nacido y he llorado.

    Soy el parto de mi madre redoblándose con el polvo,
    La rasgo sin piedad por descubrir mi cabeza,
    La culpo por traerme al mundo para hacerlo mío
    Y después le pido perdón por negarme la vida
    Que se quita en mis tropiezos.
    A esta casa no volverán a entrar, madre.
    Nadie me viola dos veces y escribe para contarlo.

    Recapitulo sin método efectivo
    Cuáles son las conclusiones del viaje
    Y tengo mis reservas pero me aventuro a lanzar
    La primera piedra:
    Puedo ahora hablarles de los locos.

    Usamos pijama y batas verdes,
    Hablamos lenguaje de señas
    Y entre nosotros nos llamamos
    INTERNOS
            [¿En qué?
            ¿En quién?
                EN MI
    Creo en la soledad de los vectores,
    Alucino con el sonido de una llamada
    Que no contesto y no sé cómo colgar,
    Pienso en Jattin y en Miguel Ángel
    Y me alegra no estar sola en la ignorancia
    De los que no nos entienden por que no pueden.
    Ya no me asusta identificarme con los sordos ni los ciegos.

    Mantengo pendiente un reto con los mancos y los santos
    Que son locos por carencia de lo que al otro le sobra
                             =
              CUERPO Y ESPÍRITU
                             =
    Quise poner a prueba cuál tenía más sólido
    Y quedaron noqueados ambos al primer lamparazo de un matasanos,
    Lo bueno es que YO YA IBA ENFERMA
    Del alma
    Puedo contarles que la bipolaridad es una en uno
    Y el suicidio es uno en seis y no en dos.
    (Me escuchó el límite y el psiquiatra
    Pero sigue sin traducirse lo que dije.)

    Me remuerde la conciencia no intuir mis órganos
    Ni haber reclamado el resultado de mi electrocardiograma.
    ¿Cómo habrá quedado el corazón después del Valium?

    El día en que salí llovió en Cuernavaca y en Tlalpan pareció un día normal.
    LÓGICO
    Ahí ya se había pagando a la nodriza y un niño
    Había mamado y sido mamado veintidós veces y una extra.

    No me duele el crimen cósmico del poeta,
    Él está igual de enfermo que mis fosas
    Y es igual de inocente que el cómplice.

    No me enorgullece nada de lo que pasa,
    Me aterra con genuina desesperanza
    Cómo explicarle a quien amo
    Que el mundo ardió en mi cabeza
    Y me advirtió lo siguiente:
    No hay secreto en crecer
    MORIRÉ
    Como el poema que no pude desencriptar más por hoy.



    ESQUIVA 

    Esquiva (,) todos los dioses
    Son uno en tu tristeza,
    Los hombres te rodean con clavos
           [De olor
    Quedan tus piernas trituradas tras la ruta diaria.

    Reventa de tu voracidad es reyerta de guijarros,
    Cada uno de tus gallos se pelea para volar
    Y a ti nada podría apiadarte de su desgracia
    Que es la tuya.

    No tienes alma (,) esquiva.

    Estás tan sola que la vida te molesta
    Y suplicas a tiempo que el vasallaje
    Recolecte de tu carencia (:) su nombre.

    Todas las veces que te sientes mujer golpeada
    Es porque estás golpeada,
    Los hematomas son marcas de amor
    Y ¡Ah, cómo duelen sus besitos!

    Te da asco que te toquen las mejillas y pones la otra,
    No por valiente, sino por tonta.
    ¡Burra!,
    Así te llamaría quien pudo aniquilarte
    En tu primera adolescencia y hoy lee a Wittgenstein.

    TODOS LOS PRECIPICIOS VIENEN DE ARRIBA.
    Y si te hablo desde afuera es para que salgas a velar tus huesos.  



    SEMOS

    Con la lucidez del ahuhuete
    Te revelo que no puedo
    Librarte de la hueste,

    Que yo, añeja como el julepe
    Me estoy descarapelando
    Igual de rápido que la serpiente
    Y recurriendo al sedimento
    Resignada como un malparido.

    Lo sé, tú y yo somos lo mismo:
    Sujetos; por condena de linaje
    Y vaivén de agallas a dos velas.

    Lo sé, traemos en tramoyas
    La decisión que hará virar
    A la muerte un rato más;
    - no mucho-
    Lo suficiente para probar
    A palo seco el amor de una familia
    Que ni propia ni común se destiló
    De sopetón cuando empezamos
    A planear con altivez el futuro.

    Te lo juro, no fue pecado
    Encontrar en la carne del otro
    Rodajas de cordón umbilical;
    A ellos también los han amputado.
    Y somos más de cuatro los fragmentados.

    Ellos y nosotros estamos condenados
    A ser mangles y monstruos;
    Por ende, por fe y por amor:
    Te prometo, mi  hermano,
    Que a nadie llamo hermano
    Sin compartir en la sangre
    El desgarro y en la luz
    El vértigo del gas.


    SALVO LA MAR

    Teniendo de frente la calma y la brisa
    No puedo pensar en otra cosa que no sea
    El porqué de este tiempo sin ti

    Y sin afán de malgastar una pluma
    Para hacerla sonar triste,
    Te escribo:

    Es hora de empezar a extrañarte,
    De sentir tu mano en la mano
    De alguien más,
    De reclamarle al mar tu miedo al abismo,
    Al encuentro casual y al destino;
    Pues para ser poeta hasta ahora te ha faltado
    Valor para mirarme la nuca
    Y plantarme besos o guillotinas.

    Y para ser viernes y estar en la playa
    Yo estoy muy sobria y disto de ser falsa:
    Aquí no puedo ojear mis costados,
    Ni hacer caso omiso de las cumbres.

    Imagino cómo tus ojos disfrutarían
    Ver al viento tan enérgico golpear a las nubes,
    Volverse tormenta y echar abajo los camastros
    Con todo y turistas de arena blanca en las ingles.

    Si estuvieras aquí,
    También tendrías arena blanca en las ingles
    Y tus hombros estarían bronceados como
    Pan tostado, me verías recoger conchitas,
    Empapar mis pies quemados
    Y perderme desnuda en los piélagos.

    Si estuvieras aquí,
    Seguramente me hablarías de tu vida con llanto,
    De tu viaje en barco, de poetas muertos y de raperos vivos.
    Hablaríamos de las cruces que cargan nuestras propias madres,
    Los santos, los niños solitarios y los peregrinos errantes.

    Pero errante y ambulante de repente me dejaste
    No aquí, sino allá en mi De.Fe.ctuosa ciudad
    Y en realidad no allá, sino acá, con la palma abierta
    Uniendo de dedo a dedo mi seno con la garganta.
                            [Únicamente hablo de ti cuado la marea está alta
                            Y me digo a mi misma que lo importante es hacerlo
                            Sin que me escalden las palabras.
                            Únicamente  hablo de ti cuando me preguntan
    Con cautela y morbo porqué huyo de mi casa
    Y con eso se desatan conjeturas que disgrego
    Con nerviosismo y franco orgullo:
    No huyo de mi hogar,
    No me querían casar,
    No vengo en cinta,
    No ando buscando marido,
    No  me golpeaba el mío,
    No está tan mal de donde vengo,
    Y aunque no lo creas, esta forma de viajar:
    Sudando gorda la gota gorda,
    Tomando agua de pileta,
    Orinando en carretera,
    Anhelando una regadera,
    Comiendo diario fruta seca,
    Perdiendo en las palapas
    Las batallas y las prendas,
                                                   Ganando con el sol y la sal
    Un par de ampollas en las patas
    Y agradeciendo con honores
    Un plato de frijoles

                                                   Es mi manera de recordarme que
                                                   *Suelo.- Ser terra cería.
                                                   Y con ello levantarme llama azul,
                                                   Madera mojada, carbón que truena,
    Ramita de amate, bocanada de tromba,
    Zanate gritón,  vestigio de nido,
    Tepalcate, basilisco, anagrama, saeta,
    Betsy bicicleta, Betsy Ajo, Betsy Avispa,
    Betsy Numen, Betsabe, Martínez, Guardia
    Cáustica, herbaje, solar y pentagrama. 
    Únicamente hablo de ti cuando la marea está alta
    Y me digo a mi misma que lo importante es sanar
    Al ritmo del poema que avanza.

    Entonces
    Y solo entonces
    Me repito con constancia:
    ¡Tranquila Betsy, tranquila!
    ¡YA TE SALVASTE, YA TE SALVATE!
    Ya llegaste a la costa, YA TE SALVASTE,
    Ya le escribiste un poema, ya le escribiste un poema,
    ¡YA TE SALVASTE!!
    Ya llegaste a la costa, YA TE SALVASTE,
    ¡YA TE SALVASTE!!
    Ya llegaste al mar, YA TE SALVASTE,
    ¡YA TE SALVASTE!!
    Ya estas llorando lo que tienes que llorar
    ¡YA TE SALVASTE!!
    ¡YA TE SALVASTE!!



    .

    0 0


    Antonio Portillo Casado

    Nace en Jaén (1963), Andalucía – España.  Es poeta y funcionario. En 1981 aprueba la oposición a funcionario y se traslada a Madrid. Se matricula en Derecho y posteriormente en Geografía e Historia, estudios que abandona sin terminarlos. Se centra en su profesión, en sus estudios profesionales y en la composición poética.

    Su inquietud poética comienza en Bachillerato (descubre la poesía y compone sus primeros poemas) y continúa hasta la actualidad.

    Sus poetas preferidos o de cabecera son: Lope de Vega, Machado, Quevedo, Bécquer, Espronceda, Larra, Lorca, Juan Ramón, M. Hernández, Alberti,  entre otros.

    La temática de su obra poética es variada (el amor, los recuerdos, la soledad, la libertad, la naturaleza, lo rural, el paisaje, la muerte). De su obra poética, de momento, ha publicado un breve poemario de juventud “Amanece copo a copo” en 2015. Actualmente está preparando su segundo poemario y sigue escribiendo sus poemas e interviniendo en tertulias, recitales y en varias Ferias del Libro de diferentes localidades donde firma sus obras.

    Es miembro de la Asociación Colegial de Escritores de España y de la Asociación de Escritores de Madrid.

    Libros:

    Amanece copo a copo – Editorial Bubok Publishing. Noviembre de 2015
    ________________________________________
    REDES:
    Web / Blog: https://antonioportillocasado.wordpress.com
    https://es-es.facebook.com/antonio.portillo.casado
    https://twitter.com/aportilloca
    http://www.escritores.org/libros/index.php/item/antonio-portillo-casado
    Libros:
    AMANECE COPO A COPO
      


    DUDAS


    I

    Sabe lo que yo soy
    mas no sé cómo será Él,
    que seré y que soy,
    la respuesta la tiene Él.


    II

    Veo su mano,
    ¿es tan reluciente?.
    Parece que Él está presente.


    III

    ¿Qué es el hombre en el Universo?
    ¿Sólo un sonido?,
    ¿sólo una palabra?,
    ¿sólo un verso en proceso?

    Año 1979.


    ERES MI AMOR

    Cuando amanece y sale el amor,
    tú, rosa, amor en flor,
    amaneces alondra mía
    alegrando el alma mía.
    Cuando el agua cristalina
    baja la verde colina,
    eres tú, mujer mía, el dulce olor
    que desprende mi amor.
    Cuando eres ligera, paloma mía,
    cielo descubierto soy,
    ¡oh!, mi inicio de primavera.
    De tu amor, el corazón tengo abierto
    porque me floreció de amor
    al arribar a tu bello puerto.

    Año 1979.



    FERVIENTE MARINERO

    Que tu volvieras, esperaba.
    Esperaba sentado sólo en la orilla del mar.
    Sacudía mi cabello el oleaje y el aire.
    Como fieras, las olas venían y la inmensa mar me llamaba.
    En lo bello las olas me sumergían.
    Se desnudaban lentamente las blancas olas
    y al contactar conmigo sonreían.
    Toda mi mente se despejaba al acariciarme ellas todo mi cuerpo.
    Se entrelazaban y extasiaban mis sentidos.
    Cuando me enamoré de las olas y me hicieron olvidarte,
    me hice un ferviente marinero
    para, por siempre, estar en la libre mar.

    Año 1980



    ANDALUCÍA

    ¡Madre!, de pocos, su esclava eres entre riquezas y poder.
    De todos, madre tú prefieres ser
    para aplicar la justicia y amor por doquier.
    ¡Oh! madre de ojos profundos y tostada piel,
    en tu noble alma confiamos los pobres hijos
    que sedientos de justicia y libertad,
    ansiamos contigo un nuevo amanecer, una nueva realidad.

    Año 1980



    EL CAMINO…LA VERDAD

    Salgo a la puerta para pasear
    y me introduzco en lo verde
    siguiendo un sendero, un camino
    que se alarga cada vez más.
    Cuerda parda e inacabable
    surcada por miles de huellas incógnitas
    que uno con las mías
    en el largo caminar que haré en estos días.
    Fusiono mis pasos reposados
    con los de mi ocre compañero.
    Marcho silencioso y pensativo contemplando
    estos campos silvestres por las sencillas plantas
    perfumados mientras una sinfonía de bellos cantos,
    las sutiles aves cantoras nos donan.
    Mas no viajo sólo, vamos el camino y yo.
    Si hablaba, le musité.
    Conversamos largamente…
    …sobre la existencia humana.
    Sabios consejos daba a mi alma lozana.
    Paseando, llegamos al libre mar.
    Paseando, seguimos entre olas y sal,
    entre estrellas y coral,
    entre el cielo y el mar por la estela de la Verdad.

    Año 1981



    JUVENTUD

    Ayer mismo sentí un viento pujante,
    áspero, furioso y despiadado como un castigo.
    Viento que súbitamente rola y se convierte
    en una aplacible brisa,
    en una sutil música que encandila corazones,
    en una armonía de luz y bellos colores.
    Sí, vuelve aquel viento de ayer…
    Ese suspiro de vida inquieto que rozaba mi cara
    y alborotaba mis cabellos vigorosos.
    Ese céfiro áureo que hacía reír a las olas
    cuando las besaba cerca de la arena y de las rocas.
    Aire de aquellas horas cautivas que me embrujaban.
    Aura clara que me introducían en la belleza.
    Soplo arrebatado y certero que henchía mi blanca fuerza.
    Viento que en ese tiempo me abrasaba el corazón.
    Fresca brisa que mi alma enamoraba.
    El aire. Mi aire, mi brisa…

    …juntos…éramos…
    vida, fuerza, fugacidad, rebeldía, majestuosidad,
    ensimismamiento, enamoramiento,
    delicadeza, candidez y amistad a raudales.
    Éramos héroes, ¡dioses!.
    Pasábamos y todo se volvía inmóvil,
    los verdes paisajes, los floridos árboles,
    los valles con agua joven y las blancas montañas.
    ¡Oh! aquellos tiempos de gozo y ansiada e infinita valentía.
    ¡Oh! aquellos tiempos de caricias y amores colmados.
    ¡Oh esas apasionadas cartas!.
    ¡Oh esas lluvias de besos encendidos!.
    ¡Oh esa principiante sexualidad,
    plena de tiernos y amorosos pensamientos
    en lo que reinábamos tu y yo, flor de mi vida!.
    ¡Oh! esa brisa pura que la salada mar nos regalaba
    y que enamoraba nuestros lozanos cuerpos.
    Esa serena brisa que de coloridos pétalos nos cubría
    y en una danza de amor nos sumergía.
    Aquel aire cálido y celestial
    que nos despertaba aquella hermosa mañana
    de nuestra primicia de amor.
    Aquel aire...…su recuerdo,
    una sonrisa en mi alma ha dibujado.
    Aquel viento…mi corazón ha conmovido.
    Aquella brisa, esa ferviente compañera
    que sin darme cuenta, se me fue,
    se me escapó…

    Año 1981.



    MI TIERRA, MI VIDA

    Tierra centelleante y seductora.
    Tierra altiva y sencilla.
    Oquedad que tengo en mi corazón en este atardecer.
    Triste hueco que no se colmará
    hasta que mis tristes ojos por tu aurora de colores,
    queden seducidos, ¡oh morena mía!.
    Horizonte deseado, que lejos estoy de ti,
    ¡qué daría mi alma por estar junto a ti!.
    Inevitable añoranza en la que mis tristes lágrimas seco
    en este ocaso oscuro y mortífero.
    Porque… ¡de añorar es lo que se ama,
    lo que se lleva muy dentro de sí!.
    ¡Pobres pupilas mías que no contemplan tu irradiante luz!.
    Qué mísero me encuentro sin tus verdes esmeraldas
    que mi alegría fueron y ahora agudizan mi callada tristeza.
    Se disgrega mi alma, desaparece mi corazón,
    se agranda mi dolor.
    Amarga dolencia que me obstruye, que me encoge,
    que me hace más diminuto.
    ¡Tierra mía!, lumbre de mi cuerpo,
    célula de mi felicidad. Tu ausencia…
    …ahora…
    …me engulle en este peñasco frío.
    Mi verso, proclama mi dolor…
    Sin tu sabor, sin tu aroma, sin tu calor, sin tus múltiples colores ¡tierra mía!, la tenue y elocuente noche sureña
    se torna en una capa mustia y podrida que sepulta mi corazón.
    ¡Tierra querida!, te quiero ver, te quiero oír, te quiero sentir.
    Sí, tengo tanta sed de ti, que seca
    y mohosa va quedando mi boca.
    Aquellos vibrantes y danzantes álamos
    que acariciaban a mi sosegado Guadalquivir.
    Aquellos álamos dorados y resplandecientes como una llamarada.
    Aquellos chopos cantores de exquisitas y exóticas músicas
    que la dulce y cálida brisa esparcía por tu cuerpo divino,
    ¡oh madre mía!, ¡oh tierra mía!.
    ¡Oh mis pacíficos olivos por el sol bañados de luz
    aquella tarde arrebatadora!.
    Aquellos olivos templados cuyas tiernas ramas, madre,
    el don de la vida me daban al acariciar mi tez lozana.
    Olivos queridos, olivos viejos, sabios olivos,
    vuestros brillantes frutos, adornos cándidos
    eran de mi alma trémula.
    ¡Oh Madre sureña!, como me arropabas con tu azul
    manto de estrellas, ¡oh risueña!.
    Cómo me protegías bizarro olivo,
    entre tus firmes y seguros brazos verdes
    de las tormentas y frías lluvias.
    Hoy tierra materna, hoy olivo amigo,
    amado y a salvo quisiera sentirme con vuestra presencia.
    Tierra materna y risueña jamás te olvidaré,
    ¡que tu hijo real quiero volver a ser!.
    Sentirme en tus brazos. ¡Volver a nacer!.
    ¡Quiero dejar de suspirar!.
    Anhelo rozarme contigo para que con tu belleza
    me envuelvas, me embrujes, ¡madre!.
    Y así, llenes la oquedad que tengo, que tengo
    en este corazón mío.

    Año 1.981



    EN AQUEL INSTANTE VERDE

    Cálida mañana de junio.
    El cantar de los móviles pajarillos se oía.
    En lo hermoso, en lo verde, en lo bello,
    en el joven campo desbordante de luz me adentraba.
    Campos floridos y de agudas espigas colmados
    que de belleza me extasiaban.
    Campos rebosantes de verde amigo.
    Fascinado por aquella infinita hermosura,
    me introducía y posaba en el verde divino
    del campestre paisaje.
    Tendido en ese edén y rodeado de esbeltas y trigales espigas,
    mis sentidos todos vibraban de sonriente alegría.
    Mi cuerpo todo se fusionaba con la natura.
    Me transmutaba en ave grácil.
    En plantas múltiples me convertía.
    Me volvía tierra, agua, aire, semilla…
    De súbito, de mis manos jazmines y madreselvas florecían;
    de mi corazón, manantiales de agua pura fluían;
    de mi alma, nacían delicadas y blancas mariposas
    que jugaban a darse besos con sabor a miel y ambrosía.
    Esa mañana de junio…
    En aquel instante verde de paz rebosante,
    a apreciar volvía el inicial soplo de vida.

    Año 1982



    PENSAMIENTOS AMOROSOS.

    Saludos para tu corazón de mi amor.
    Saludos para lo que me daba la vida.
    Amorosos sentimientos que nuestros corazones unían.
    Sollozados suspiros de amor plenos.

    Pensamientos etenos,
    Pensamientos amorosos.

    Silenciosas palabras de cumplidos llenas,
    ésas que míos tus besos hacían.
    Atrayentes miradas de profundidad repletas,
    ésas que en el amor nos sumergían.

    Pensamientos eternos,
    Pensamientos amorosos.

    Seductoras manos de fluyente cariño,
    ésas que tu amor me irradiaban.
    Delicados hombros de abrazos prolíficos,
    esos que besar me gustaban.

    Pensamientos eternos,
    Pensamientos amorosos.

    Liberados senos de amor embriagadores,
    ésos que mi corazón alteraban.
    Curvada cadera de bellas prendas portadora,
    ésa que de ellas despojé.

    Pensamientos eternos,
    Pensamientos amorosos.

    Eróticas piernas de feminidad rebosantes,
    ésas que su virginidad me donaron.
    Enredador tu cuerpo, que me poseyó,
    sublime rosa que amé yo.

    Pensamientos eternos,
    Pensamientos amorosos.

    Año 1982



    Cielo andaluz azul.

    Cielo andaluz azul.
    Los calmados olivos
    de la tierra mía pasean
    entre suaves lomas y riachuelos
    por jaramagos decorados.
    Y yo, aire. Aire perfumado.
    Aire libre, sin dogmas
    ni ortodoxias.
    Aire libre yo.
    Libre aire. Yo aire. Yo libre.
    Aire, aire, ¡ aire !
    Libre aire libre.
    Libre de dogmas.
    Libre, libre, yo y tu libres…
    volando por este azul
    cielo andaluz de luz
    y libertad henchido.

    Marzo 2016



    ¿Poesía sólo para poetas?

    Que la poesía no comprendía
    y que sólo para poetas era tal maestría,
    un gentil tabernero
    mientras tertuliábamos y nos servía,
    respetuosamente nos significó.
    Ante tal osado lance sanchopancesco
    nuestras plumas desenvainamos
    con altivo carácter quijotesco,
    los vates allí congregados
    contra el atrevido posadero.
    Una experimentada y fina poeta,
    a leer unos versos de Machado,
    dulcemente con su florete le conminó.
    Su velamen el mesonero plegó
    y al entender al poeta Machado,
    humildemente y sonriendo, se excusó.
    Ardua tarea la nuestra, ¡líricos hermanos!,
    pues en esta empresa fallamos
    si nuestra poesía, por gloriosa y excelsa,
    no sienten, los demás humanos.
    Ante tal desafío, un secreto os confío, ¡poetas hermanos!,
    jamás desenfundaré mi espada ropera
    hasta que comprendido y sentido, mi verso sea
    y si no, sea destruida mi toledana
    y su sangre diluida en una palangana.

    Abril 2016



    Y el pincel de Munch su Grito nos pintó.

                                                                                                              (A la crisis que no cesa).


    Ambicionábamos rancio  abolengo
    y  dinero  amasar  y  tener.
    Ansiosos, ingentes cantidades  de  heráldicos
    libros escrutábamos,
    ¡nuestra estirpe  buscábamos!.
    Sin  recato  sembramos la plata  en  tugurios  y  mercados.
    ¡Pobres  pacientes  alcancías!
    A toda  costa,  enriquecernos anhelábamos.
    ¡Oh el poder!,  ¡oh  el dinero!
    ¡Consumamos!
    ¡Malgastemos  compañeros!
    ¡Viva  la ilusión!,  ¡viva la  vida,  que  sueño  es!
    Pero…nuestros  gloriosos  días,
    cual  atroz  tormenta  que  desgarra  el plácido  estío,
    la rotunda  realidad  rompió.
    Súbitamente, la  majestad  y  la inmensa riqueza,
    por  ficticia se  esfumó.
    El bastón  de  mando  en  muleta  mutó
    y  se  disipó  el  tesoro  con  sumo  decoro.
    Un grito  gritó  un  alma  sabia  que  de  crisis  sabía,
    y  gritó:
    “¡Crisis!”.
    Y  tañían  los  cerebros  en  el  craneal  campanario…
    … crisis, crisis,  crisis…
    “¿Crisis?”  inquirían  las  alocadas pupilas  desde  la caverna
    que  sin  ensayo  sobre  ceguera  repetían,
    “¡crisis!, crisis,  crisis”.
    ¡Crisis!, todos  gritábamos  ¡crisis!
    Y el pincel  de  Munch  su  Grito  nos pintó
    en  nuestras  espantadas  caras.
    Mientras,  la  sombra  de  Saramago apareció
    gritando:  “¡os lo  advertí!”
    y  desapareció  recitando  a  Alberti.
    Como pobres  parias todos  despertamos,
    menos  los ilusionistas.
    Parias,  ahora  todos parias
    con  nuestra humilde  humildad, excluidos,
    excepto  los ilusionistas.
    Éstos,  ¿inventarán  un  venidero  truco?  Seguro.
    ¿Nadie  osará desentrañarlo?  Seguro.
    ¿Aplaudiremos  su  pérfida  magia,
    y  sus  cantos  de  sirena  entonaremos?  Seguro.
    ¿Vuelve  a reiterarse la  Historia?
    No,  repetimos  los  errores  nosotros.
    Hermanos, necesitamos una catarsis.
    ¿Prometeo, dónde estás Prometeo?





    .


    0 0
  • 04/23/16--01:54: IRINA OJEDA BECERRA [18.498]

  • Irina Ojeda Becerra 

    (Santa Clara, Cuba, 1976). Poetisa. Además del verso libre, cultiva la décima y la poesía infantil. Ha publicado los libros: Temblando bajo la fronda (Editorial Sed Belleza, Cuba, 2005) dedicado a la temática amorosa, Sobre la bestia blanca (Reina del Mar Editores, Cuba, 2005) y La casa del vacío (Editorial Sed de Belleza, Cuba, 2012). Primera Mención en Poesía (Encuentro Debate Provincial de Talleres Literarios, Villa Clara, Cuba, 1998), Gran Premio en Poesía (Festival Provincial de Artistas Aficionados de la FEU, Villa Clara, Cuba, 1999), obtuvo la beca de creación El Girasol Sediento (Cuba, 2004). Aparece en diversas antologías: Cuerpo sobre cuerpo sobre cuerpo (Editorial Letras Cubanas, 2000), Los parques (Ediciones Reina del Mar Editores, Cuba, 2001), Antología de la poesía cósmica cubana (Frente de Afirmación Hispanista, A.C., México, 2002), Palabras en la arena (Ediciones Libera, México, 2006), Queredlas cual las hacéis (Ediciones Abril, Cuba, 2007), Faz de tierra (Editorial Letras Cubanas, 2010), Rosa Caribe (Ediciones La Mancha, Venezuela, 2011), La catedral sumergida (Editorial Letras Cubanas, 2012) y El árbol en la cumbre (Editorial Letras Cubanas, 2015). Poemas suyos figuran en revistas de varios países: Umbral, El Caimán Barbudo, Brotes, Cartacuba, Guamo, La Jiribilla, El Cuervo (Puerto Rico) y Alhucema (España).


    Poema escrito sobre la soledad de mis manos

    De ti sólo tengo la súplica del viento
    contra el ventanal que no abriré por nada.
    Un postrero y frágil parpadeo de esta
    tarde que al irse te llevará consigo
    y en la noche mi palabra se tuerce,
    se enclavará sobre este cuello moribundo
    porque al dejar mi mano irás con tu pecho
    descubierto para que tempestades hoscas
    se te encimen; y cómo curar esos ojos
    siempre desgarrados si yo sólo soy
    una forastera melancólica
    como alguien me nombró tal vez; una endeble
    gitanilla que prefiere irse lejos
    y adormecer el llanto sin ser vista.
    Cuando la luna me persiga de cerca
    indetenible hasta donde se reclinan
    sobre mí los troncos y suelo escurrirme
    en el silencio, enredándote en tus penas
    para suave obligarme a danzar.
    Un coche te espera en las márgenes del río
    donde solían amarse nuestros corceles,
    bajo nostalgias y yerbas una silente cabaña.
    Te dirán: estuvo merodeando entre los rosales.
    en sus brazos un libro viejo y sola caminaba.
    Podrán decirte: estuvo anoche tomando
    té con galletas y pesares. Estuvo sola.
    Cuando la ventisca te voltee en tu lecho
    búscame en el bosque.
    Yo guardaré bajo veladas hojas
    el recuerdo del tenue dorso de tu mano.


    Luz de agua

    Desde que tengo memoria
    con el filo de la navaja
    siempre llego a herirme.

    Los días pasan
    como un caer de lluvia sobre las piedras cortantes
    como un náufrago que gira al mismo agujero del mar.
    No lo sé bien aún;
    por él escapó un niño con su reloj
    y entre dedos ofrecía llameante agua.

    Si logro esculpir en esa luz,
    el viento ya no será anciano que gime
    y con uñas desgarra los árboles.

    Hasta la cima su frágil cuerpo lleva el animal
    enredando cabellos en ramas latentes.
    A qué espacio me guían estos bosques no sé.
    Ignoro cuándo no aullará mi pecho en el tejado;
    cazar poemas al borde de la cama un juego sea.

    Y este vestido que no cesa de gotear;
    una, cinco, seis, una, se desploman,
    se desploman mis hombros.
    ¡Qué tibia paja suelen las horas de una silla desmigajar!

    Si reconoces lo que veo
    en la mar de tu pintura,
    color negro no me elijas,
    pintor que invades los huecos de la ciudad.

    Quiero sólo una gota, mínima, de agua
    que a mi mano rehúye.
    Mas, aún sigo caminando,
    caminando sobre el filo de la navaja.



    El amante y la trampa

    Usas collar de uvas para endulzarme
    el pecho y lo haces florecer.
    Dime, cómo nutres un labio sin riendas,
    cómo, dime, tus ojos de tallo suave
    logran deslavazar el vino que me recoge,

    me inicia.
    Punteas el furor así, bajo una fugaz hoja.

    Edén que mora en mi sábana,
    no anhelo el amparo, el juego de boca fluyente.
    Aún me obceca hallar estanques y adormecidas trampas.

    Hoy gira sobre mi lecho, amante.
    Caballero sin hada del ayer,
    toma estas crines que bajan a lamer tu espalda inmensa,
    donde alójanse fatigas y unicornios:
    y despierta por mi cintura un colibrí agobiado.

    Tu figura
    es un ademán sencillo, tan sencillo
    que en templos el rostro enjuagas.

    Para ti muy fuerte, me dices,
    esta lírica danza sobre claveles, rasante.
    ¿Por qué dudas?
    Es mi temor acaso.

    Pues temo, sí...
    a estos dedos con ganas por deshojar tus cumbres,
    so pena de ser ahogadas
    entre arroyos y chubascos.


    Ciana

    Pudiera ser la mía tu historia,
    si no fuera porque esa vez
    el silencio de unas manos alzó mi pecho.

    Una mujer
    que corre, se aparta en valles de quietud.
    ¿Apalearla?
    A su favor hay testigos:
    cuadernos, astros, fábulas...
    y hablan «desnudas historias
    allí donde mariposas acuchilla».

    Una mujer
    de puñaladas víctima;
    gira, ufana en su juego.
    Sueña una voz exótica,
    mientras abriga el muslo de acero tanto follaje.

    Yo soy de sus confesiones el libro:
    sólo me pregunto, mujer,
    qué habrá después del horizonte.



    Una mano helada

    Irascible el viento
    por debajo de la puerta se desliza
    y busca;
    me busca, extinguidos los velones.

    Una mano helada percute en mi pecho.



    En el foso

    No tendrás morada.
    Como extraña
    entre ajenas paredes,
    por pasillos,
    alrededor de un lecho alquilado.
    Tus bienes dejarán de ser tuyos.
    Invadirán la mesa, el suelo, sábanas.
    Y asistirás inmutable;
    obediente con los dueños,
    conteniendo el gesto.
    Habituada a fingir la sonrisa,
    el sí,
    entregarás un hijo
    en fecha que dispongan.
    No tendrás morada sino en los ojos,
    semejantes a un foso interminable.



    El negror del boscaje

    Ya no estoy entre los convidados.

    Sé bien que es imposible
    acercarme a su festín.
    Con los ojos esplendentes,
    embebida por el negror del boscaje,
    ahora soy
    la que acecha.



    Instante de agonía

    a E.

    Volverse pueden dos años un minuto
    por voces anónimas calada,
    palabras que no entiendo,
    figuras cual relumbres.

    También yo estuve allí
    donde ni siquiera mis manos ver lograba.

    Dos años podrían ser
    el minuto de agonía
    de quien no consigue abrir los párpados.




    .

    0 0
  • 04/23/16--02:29: ALBERTO QUERO [18.499]

  • Alberto Quero

    Nació en Maracaibo, Venezuela. Narrador y poeta. 

    Es Licenciado en Letras, Magister en Literatura Venezolana y Doctor en Ciencias Humanas por la Universidad del Zulia. Miembro de la Sociedad Iberoamericana de Escritores, Asociación Venezolana de Semiótica. Ha publicado cinco cuentarios: Dorso (1997), Esfera (1999), Fogaje (2000), Giroscopio (2004) y Aeromancia, (2006). 

    También ha publicado un poemario: Los que vinieron (2013). 

    Ha obtenido los siguientes premios: Mención de honor en la XII Bienal de Literatura “Eduardo Sifontes”(1997), Segundo premio en el concurso estudiantil de poesía de LUZ (1998), Primer premio en el concurso estudiantil de cuentos de La Universidad del Zulia (1999), Primer premio en el concurso de poesía de La Universidad del Zulia (2001), Premio “Andrés Mariño Palacio”, otorgado por la Gobernación del Estado Zulia a escritores noveles (2002), Primer premio en el concurso de poesía “Por una Venezuela literaria”, Editorial Negro Sobre Blanco (2013). 

    Textos suyos han sido recopilados en Los espejos plurales (Poesía, Universidad del Zulia, 2000) y en Cuentos de monte y culebra (Cuento. Universidad de Los Andes, 2004). Ha sido incluido en dos diccionarios de personalidades Diccionario General del Zulia (1999) y en Quiénes escriben en Venezuela (2005).



    IMPACIENCIA  (1)
     
        
    I
     
    ¿Cuál secreto me está siendo revelado
    en esta hora de fragor y presentimiento?
    El tiempo sólo me promete un horizonte blanquecino:
    trato de halar la intermitencia de algo posterior,
    algo que sea decisivo y permanente
    y que pueda nombrar en esta búsqueda,
    reciente y extensa.
    Busco y no me importa resistirlo,
    porque puedo superar cualquier escrutinio,
    ¿Se me ha dicho algo oculto en este momento
    de hambre y de duda?
    Recorro las anchas veredas de cosas que
    todavía no suceden,
    los ásperos declives de una espera que me señala
    ¿Se me ha iniciado en algún rito
    que luego deba recordar
    con frecuencia y sosiego?
    Me preparo furtivamente para deslizarme en lo lejano:
    ahora soy lo que aguardo
    ¿Bastará mi deseo para el traslado?
     
        
    II
     
    ¿Entrego algo o sólo sobrevivo
    en el cercano estancamiento de estos días?
    Acaso sólo escuche:
    aun me desborda la amplia dilación
    de este instante, agudo y complicado.
    Descifrar y adquirir digo ahora,
    ¿pero a dónde conduce el sendero,
    a veces imposible, de tanto lenguaje oculto?
    Me pregunto si será suficiente conocer
    los lentos procedimientos de la memoria,
    sus vastos meandros.
    Habré de añadir un traslado a la corriente
    que me circunda
    o esperar algún centro que me convoque
    ¿Quién está escondido detrás de esta hora,
    abierta e interminable?
    Sólo mis invocaciones y yo: artefactos para lo que sobra
    Acepto el tiempo y el sigilo
    escucho, pero sólo cuando escampa.
    Dibujo todo lo que converge y lo que avizoro
    en este momento angosto
    porque ahora sólo disuelvo:
    resido en la ausencia,
    y espero que ello sea efímero
      
        
    III
     
    ¿Debo esperar otro recorrido?
    Después de mucho,
    se me ha dado la oportunidad
    de permanecer silente,
    escondido como el que está obsesionado
    con una búsqueda encubierta.
    El tiempo es el único enigma en el que puedo pensar ahora:
    todo lo demás es sólo atrevido y tremendo,
    magro y flexible.
    Ahora estoy obsesionado con un prodigioso clamor:
    cada astrolabio que poseo apunta a la misma petición.
    Ésta es la espera por la cual debo rogar,
    aquí están los emblemas de mi ansiedad:
    bajo mis sueños ellos yacen
    y regreso es la palabra para mi prisa.
    Elusión la llamo ahora,
    levedad y tal vez la ausencia de lo que
    es más pausado.
    Debo confesar que constantemente miro al cielo
    tratando de recuperar un signo colosal:
    la estrella desconocida bajo la cual debo navegar.
    En este instante me recuerdo a mí mismo
    mientras sigo buscando lo sabio y lo incondicional.
    Todo debería ser menos distante,
    o al menos eso espero:
    actualmente paso la hora de mi niñez,
    todavía inconclusa,
    evitando mi larga ansiedad.
    ¿Qué conocimiento me espera,
    me pregunto ahora,
    cuando he descubierto que pertenezco
    a una raza foránea?
    Me escudo en esta distancia
    que ahora se ha vuelto certera
    Me escondo en una letanía subrepticia y clandestina
    que a diario repito
    durante las horas vacías de la espera..
    ¿Podré transformar la tardanza en inminencia?
    Prefiero no llamar miedo a esta agitación
    que me asedia,
    apenas impaciencia.
     
    ————————————-
    (1) El primer poema de esta trilogía fue publicado el 26 de julio de 2015 en el diario Ekdin, publicado en lengua bengalí en Calcuta (India). La traducción fue hecha por el Dr. Dibyajyoti Mukhopadhyay. Los poemas II y III son completamente inéditos.

     

    Capitulación

    Yo pertenecí a una estirpe maldita,
    a la oscura casta de los fuegos ajenos a todo lenguaje,
    y mi nombre era éter, viento y cuarzo.
    Yo fui acorralado, asediado, sitiado.
    Yo fui enjuiciado desde cualquier reflejo increíble, ejecutado;
    yo fui descuartizado.
    Nube o bosque, poco importa,
    pero lo intenté.
    Yo fui sólo un mártir,
    un mártir del barro,
    un héroe del polvo,
    yo creí que el mundo era unívoco y transparente, puro,
    y por eso terminé sembrando entre las ruinas.
    Yo fui perseguido,
    arrebatado de los brazos de la noche
    y arrojado a sitios de los cuales aún no he regresado.
    Yo traté de ser.
    De más está decir que fracasé.
    De más está decir que me hicieron fracasar.




    Alguna vez yo

    Alguna vez yo habité en un país parecido a la infancia,
    no era la infancia,
    sino sólo lo más parecido a ella.
    Alguna vez yo tuve dioses,
    amorfos o transparentes pero en todo caso intangibles;
    no eran dioses, pero así yo lo creía.
    Alguna vez yo tuve verdades,
    plurales más que totales
    y hasta susceptibles de ser envueltas en papel de regalo;
    no eran verdades,
    pero hubiera dado cualquier cosa porque lo fueran.
    Alguna vez yo tuve pensamientos,
    tambaleantes y torpes como todos los pensamientos;
    no eran pensamientos,
    pero sólo por su aparentemente notable dominio sobre las cosas
    me dejé dominar por ellos.
     
    Alguna vez yo tuve esperanzas,
    vanas e intrascendentes,
    tan ingenuas que rayaban en lo verídico y hasta en lo realizable;
    no eran esperanzas, y yo siempre lo supe,
    pero no pude evitar estremecerme
    cuando comprobé que todo en cuanto una vez creí
    eran solamente epítetos y redundancias
    dentro de la misma espiral.

     

    23

    Extraños fueron aquellos días de mi juventud
    (ahora perdida y difusa)
    desnudos de metáforas y de sospechas,
    cuando el amor era más nube que espejismo incurable
    y aún no se me ocurría tras cuál esquina aguardaba el frío
    Extraños fueron aquellos días
    limítrofes con lo verosímil,
    grotescos por tanta credulidad,
    ilusos hasta la repugnancia
    y de pura candidez inflada, abominables.
     
    Extraños fueron aquellos días
    carentes de fechas y de rótulos,
    antípodas de esta asepsia
    y de estos desiertos memorizados,
    tan en medio de esta, mi prematura abdicación
    tan al principio del resto inmaculado de mi muerte.

     

    La vida inocua

    Me siento a mi propia vera.

    De tanto tragar filos mis voces son apenas
    silbidos inaudibles
    proclamas de tardes y de vientos.
    Las piedras me han servido de confidentes
    Ignoro con cuál fin, pero velo.
    No nombro infiernos ni convoco umbras:
    los anticipo.
    No deseo más que una mujer,
    una lo suficientemente ciega
    como para atreverse a permear sobre mí
    sus perfumes,
    una que olvide mi rostro, mi cuerpo y sus espinas,
    una que no tase más que mi incienso
    y me escrute sólo con la punta de los dedos.
    Arsenal o cerebro, no sé:
    hace tiempo que me deshice de eso.
    Me flagelo si maldigo
    o si blasfemo contra el silencio.
    Repto; mezclo telarañas y moho,
    examino cifras, restauro granos de arena
    y me ufano únicamente de ser
    orfebre de ningún escándalo.

    Eso es todo;
    en realidad ya no me queda mucho qué decir:
    mudo tras las avalanchas,
    caracol adrede,
    soy abundante sólo en ecos.

     


    Lento
     
    Para mí no es la vida probable
    ni el asombro ante ella;
    yo carezco de apremios, de fulguraciones
    y de incisiones desapercibidas.
    Tampoco me llama el placer trotamundos
    y aun menos la sabia fecundidad del nomadismo;
    yo giro en torno a los crepúsculos
    y mi único rugido es una catarata;
    yo no soy prisas
    ni las previsibles furias de una sangre a medio estrenar
    sino la erosión y las mareas:
    a mí me surca la calma
    y mi sombra huele a parsimonia.
     
    Así que, si el mundo está apresurado,
    que se vaya, no importa:
    ya pasará otro.
     
    Y en ése me iré.

     

    Balada inocua
     
    Paso invulnerable y simplísimo,
    ya invisible a fuerza de desnudeces,
    árido de frescores.
     
    He hurgado.
    He sorbido cada golpe.
    No soy libre, soy mundo:
    me pueblo y me despueblo
    a voluntad, solo.
    Empiezo y termino en mí mismo
    y aún así temo se me escape alguna herida
    que vaya a parar a cualquier destino innumerable.
    A partir de este momento me supongo muralla
    y me repito;
    me repaso, me compruebo.
    Nada más juego con mi propio barro.
    H