Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


(Page 1) | 2 | 3 | .... | 364 | newer

    0 0
  • 01/15/13--15:04: CINZIA MARULLI [8982]




  • Cinzia Marulli

    Cinzia Marulli nació en Roma, ITALIA el 6 de marzo de 1965, donde todavía reside. Siempre ha cultivado su pasión por la poesía y la literatura, extendiendo su búsqueda también a formas de experimentalismo que han llevado a la creación de una fusión entre diversas formas artísticas, como música, pintura, video-arte.

    Organiza y coordina eventos y encuentros culturales con la finalidad de difundir la poesía. Para la editorial Progetto Cultura cuida la colección de cuadernos de poesía Le Gemme. Ha publicado en 2011 su libro de poesías Agave (LietoColle), con la introducción de Maria Grazia Calandrone y nota crítica de Plinio. Próximamente va a publicar sus nuevos libros de poesía, Autobiografía del silencio y Percorsi. En la actualidad está traduciendo al italiano algunos de los más representativos poetas chinos contemporáneos.

    Cinzia Marulli è nata a Roma il 6 marzo 1965 dove tuttora risiede. Ha sempre coltivalo la passione per la poesia e la letteratura ampliandone la ricerca anche attraverso forme di sperimentazione che l’hanno portata a creare connubi con altre arti come la musica, la pittura e la video-arte. Organizza e coordina eventi e scambi culturali con lo scopo di diffondere la poesia. Per la casa editrice Progetto Cultura cura la collezione quaderni di poesia Le gemme. Ha pubblicato nel 2011 la raccolta poetica Agave (LietoColle) con l’introduzione di Maria Grazia Calandrone e nota critica di Plinio. Sono di prossima pubblicazione le raccolte poetiche Autobiografia del silenzio e Percorsi. Attualmente sta traducendo in italiano alcuni tra i più rappresentativi poeti contemporanei cinesi.


    http://panoramacultural.net/?pag=2064


    POEMAS DE CINZIA MARULLI
    Traducción de Gianni Darconza




    La ricerca

    Lo cerco quel luogo dove ritrovarmi:
    l’aspirazione cavalca i graffi silenti della mia pelle lacera
    e la notte svela la sua oscurità. In quel buio nasce l’anelito
    è un buio profondo che confonde di nero i contorni delle idee
    e le idee si trasformano e aleggiano nell’aria inesplorata.
    Lo cerco dunque, lo cerco infinitamente quel luogo smarrito
    giacchè un giorno lo conobbi, quando feto nuotavo nell’amnios incantato.
    Ma ora non ci sono ascolti, neanche un piccolo suono che possa rompere quel nero
    c’è un muro di ovattata assenza nei cerchi degli alberi, non tempo, non luogo
    - solo legno.
    Forse il mistero è nella fine. E’ lì che si trova quel luogo,
    quel luogo che abbraccia chioma e radice e le trasforma seme.
    Ancora sussurra il desiderio, non vuole credere che al termine si concluda tutto.
    Deve pur esserci un dove anche se fuori da questo tempo;
    nella dimensione altra del sogno forse. Lì ci sono stata.
    L’ho percorso tutto il sentiero - ed è bello, c’è il sole che scalda lo sguardo
    e lo sguardo si culla nella chiarezza del bene.
    Ci vorrebbe un limbo di luce dove racchiudere le emozioni
    per tornare ad assaporarle come le merende golose dei bambini.
    Un pensatoio in cui riporre le ansie, un cassetto senza serratura
    che accolga i dolori.
    Lo cerco, dunque, quel luogo dove ritrovarmi. Lo cerco però
    - nella mia povera piccola anima.





    La búsqueda

    Lo estoy buscando, aquel lugar donde volver a encontrarme:
    la aspiración cabalga los rasguños silenciosos de mi piel gastada
    y la noche revela su oscuridad. En aquellas tinieblas nace el anhelo
    es una oscuridad profunda que confunde de negro los perfiles de las ideas
    y las ideas se transforman y flotan en el aire inexplorado.
    Lo estoy buscando, pues, buscando infinitamente aquel lugar perdido
    porque un día lo conocí, cuando feto nadaba en el amnios encantado.
    Pero ahora no hay nada que escuchar, ni un sueno pequeño que pueda romper esa oscuridad
    hay una pared de algodonada ausencia en los círculos de los árboles, no tiempo ni lugar
    - sólo madera.
    Quizás el misterio esté en el fin. Es allí donde se encuentra ese lugar,
    ese lugar que abraza melena y raíz y las convierte en semilla.
    Todavía susurra el deseo, no quiere creer que al final todo se concluye.
    Tiene que existir un donde, aun si fuera de este tiempo;
    en la dimensión otra del sueño, quizás. Yo ya estuve allí.
    Recorrí todo el camino – y es bonito, hay sol que calienta la mirada
    y la mirada se acuna en la claridad del bien.
    Se necesitaría un limbo de luz donde encerrar las emociones
    para volver a saborearlas como meriendas ricas de niños.
    Un retiro donde reponer las ansias, un cajón sin cerradura
    para acoger los dolores.
    Lo estoy buscando, pues, aquel lugar donde volver a encontrarme. Lo estoy buscando pero
    - en mi pobre alma pequeña.








    Il mio buio

    Il buio avanza
    avvolgendo il debole sussurro della fatica
    giacché non ci sono più forze per gridare
    il dolore dei muscoli spezzati
    In quel nero senza luce
    giace il corpo inerme della coscienza
    cerca un sonno che non esiste
    un vento quieto di libeccio che porti via le ossa
    rimaste a memoria di una certa vita.
    E’ folle il pensiero della luce
    avanza come l’esercito di terracotta – nel tempo –
    lasciando le distanze nelle retrovie.
    Non ci sono alberi sotto cui ripararsi
    neanche una foglia nel cieco giardino del dubbio.
    Non ci sono i rami a cui appendere i propri
    rimorsi per lasciarli asciugare nella speranza.
    Voi, vaghe ombre. Se ci siete non vi posso vedere
    nascondetemi con il vostro fiato, nascondetemi perfavore.
    Sussurratemi il vostro nome affinchè possa riconoscervi
    assolatemi, dunque con il vostro buio.





    Mi oscuridad

    La oscuridad avanza
    envolviendo el débil murmullo del cansancio
    puesto que no hay más fuerzas para gritar
    el dolor de los músculos rotos.
    En esa negrura sin luz
    yace el cuerpo inerme de la conciencia
    busca un sueño que no existe
    un viento tranquilo de lebeche que se lleve los huesos
    recordados a memoria de una cierta vida.
    Es loco el pensamiento de la luz
    avanza como el ejército de terracota – en el tiempo ﷓
    dejando las distancias en la retaguardia.
    No hay árboles bajo los cuales refugiarse
    ni una hoja en el ciego jardín de la duda.
    No hay ramas a las que colgar su propios
    remordimientos para dejarlos a secar en la esperanza.
    Vosotras, vagas sombras. Si estáis no os puedo ver
    escondedme con vuestro aliento, escondedme por favor.
    Susurradme vuestro nombre para que os pueda reconocer
    exponedme, pues, al sol de vuestra oscuridad








    Ricordi

    Te lo ricordi mamma
    il caffè alle quattro di mattina
    quando il buio ancora penetrava
    nelle ossa?
    Qualche straccio addosso
    il vecchio cappotto nero e uno scialle
    intorno alla testa
    e poi tu e papà
    lungo via del tritone a camminare
    silenziosi, fianco a fianco
    con la testa bassa e il sonno negli occhi
    l’ufficio sempre lo stesso
    le stesse cose da pulire
    con le ginocchia sul parquet lucido
    e le mani sante nelle latrine
    io, invece, ancora a casa
    con i libri sulle ginocchia
    e poi a scuola per distruggere lo straccio sporco di miseria.





    Recuerdos

    ¿Te acuerdas, mamá
    el café a las cuatro de la mañana
    cuando la oscuridad penetraba todavía
    en los huesos?
    Algunos andrajos encima
    el viejo abrigo negro y un chal
    alrededor de la cabeza
    y luego papá y tú
    por la calle del tritón andando
    en silencio, lado a lado
    baja la cabeza y el sueño en los ojos
    la oficina de siempre
    las mismas cosas que limpiar
    con las rodillas sobre el entarimado lustroso
    y las manos santas en los retretes
    yo, en cambio, todavía en casa
    con los libros sobre mis rodillas
    y luego al colegio para destruir los andrajos sucios de miseria.









    Autobiografia del silenzio

    L’ho dimenticate quelle mani sporche
    che scavavano tra le me gambette
    (mi hanno resa sorda all’amore)
    m’hanno portato nel silenzio interno
    delle costole
    e non c’era sapone, niente acqua
    per lavare via
    l’ombra sporca sulla pelle, la pelle impaurita
    di carezza
    che ha il volto mostruoso di satana.

    Il mio biancore immenso mi rende luce
    tra quel nero
    e mi avvolge nel mio stesso bene,
    Questo bene ho per combattere
    quella pura essenza di bambina,
    quegli occhi aperti e il pudore
    tanto, tanto il pudore di sentirmi profanare.

    Niente reggerà il peso del mondo
    atomi più grandi delle molecole

    ognuno poi trova il suo riparo,
    quel luogo sicuro dove
    non sentire.





    Autobiografía del silencio

    He olvidado aquellas manos sucias
    que cavaban entre mis piernecitas
    (me han hecho sorda al amor)
    me han llevado al silencio interior
    de mis costados
    y no había jabón, ni agua
    para lavar
    la sombra sucia sobre mi piel, la piel asustada
    de caricias
    que tiene el rostro monstruoso de Satanás.

    Mi blancor inmenso me da luz
    entre aquella negrura
    y me envuelve en mi mismo bien.
    Este bien es lo que tengo para luchar
    contra aquella pura esencia de niña
    aquellos ojos abiertos y el pudor
    el mucho, mucho pudor de sentirme profanar.

    Nada sostendrá el peso del mundo
    átomos más grandes que moléculas

    cada uno además encuentra su protección
    ese lugar seguro donde
    no sentir.








    Scrivo?

    Scrivo perchè sento la luce farsi specchio
    perchè cerco il percorso
    che mi porti ad una meta senza arrivo,
    ad un bosco che odori di bosco,
    perchè mi sento ghianda
    dispersa nella terra
    scrivo perchè fiorisco come un hibiscus al sole
    perchè la mia voce non è abbastanza
    forte da urlare la tempesta che mi scuote.

    Scrivo perchè un giorno un amico
    mi regalò una penna facendomi credere
    che fosse una bacchetta magica.





    ¿Escribo?

    Escribo porque siento la luz hacerse espejo
    porque busco el camino
    que me lleve a un destino sin llegada
    a un bosque que huela a bosque,
    porque me siento una bellota
    diseminada en la tierra
    escribo porque florezco como un hibisco al sol
    porque mi voz no es suficientemente
    fuerte para gritar en la tempestad que me sacude.

    Escribo porque un día un amigo
    me regaló una pluma haciéndome creer
    que era una varita mágica.







    0 0
  • 01/15/13--15:21: ADELA FERNÁNDEZ [8983]





  • Adela Fernández nace el 6 de diciembre de 1942 en la Ciudad de México. Ha realizado cortometrajes en cine experimental y es autora de varias obras de teatro. Ha publicado libros de historia y antropología. Es biógrafa, gastronómica, indigenista, investigadora y viajera.

    Interesada en la conducta humana, ha tenido predilección por la narrativa vinculada con la magia, las aventuras síquicas y el surrealismo. Cultiva el cuento y la poesía, emparentando su trabajo con la filosofía mística y la generación beat. Entre sus libros figuran: Duermevelas, El vago espinazo de la noche, Sabrosuras de la muerte, El perro o el hábito por la rosa, entre otros. Actualmente dirige la casa museo de Emilio “El indio” Fernández.


    Dos textos de la destacada autora mexicana Adela Fernández pertenecientes a su último libro Híbrido.




    TÍTERE MELANCÓLICO

    El telón se abre lentamente.
    El escenario negro, intenso, desolador.
    El Títere Melancólico va y viene por el proscenio; 
    imagen desesperanzada. La oscuridad es infinita y densa. 
    El Títere es de lastimosa pequeñez.
    No hay música.
    Sólo se escucha el golpear de sus pasos y el latido de su corazón 
    de madera.
    Una luz blanca, brillante, sin mayor expansión 
    que la de su delgadez, verticalmente
    lo ilumina; parece otro hilo más que somete y ordena. El Títere
    ama a pesar de saberse solo en el escenario, oscuro, manchado 
    de sombras por todo lo que le ha sido negado. 
    Descubre un botecito de pintura, se pinta la cara de blanco. 
    Emprende un ejercicio de movimientos rápidos,
    heroicos, jubilosos. Logra en esos minutos simular ser un títere feliz.
    Alguien, una mano lejana y desconocida deshoja una rosa. 
    El Títere se estremece, solloza, recoge con los labios un pétalo 
    y al contacto descubre lo exquisito; imposibilitado para rehacer la rosa, 
    asoma a la crueldad. La flor es sólo residuos. 
    Ensaya vivir con esos restos considerando que mientras haya 
    un fragmento, una partícula, se puede reconstruir: Imagina a la rosa
    restaurada, plena, pero los pétalos esparcidos sufren el destrozo.
    La luz se apaga y lo invade la sombra. Ensombrecido articula sus miem–
    bros. Se adivina en él un intento de ser a pesar de esa oscuridad que
    amenaza ser definitiva.
    Su corazón gotea.
    La delgada luz vertical vuelve a iluminarlo. Lo encuentra 
    y lo señala ahí, tirado, dormido sobre la rosa deshojada. 
    Los hilos enredados y hechos nudos.
    Despierta, se levanta encorvado, los brazos entrelazados en las piernas, 
    la cabeza vuelta hacia atrás.
    Sin embargo, se mueve, trata de desenredarse, logra al menos la posición
    correcta de la cabeza. Se duele de sí mismo, solloza…
    Dios conmovido, se pinta la cara de colores, se viste de payaso 
    y salta al escenario.
    Hace cabriolas, pasea en monociclo, realiza piruetas sobre la cuerda floja.
    El Títere,
    doloroso, desconcertado, da pasos torpes. Lo mira muy de cerca
    con incredulidad. Lleno de asombro trata de seguirlo. Dios le mete 
    zancadilla. El Títere cae. Dios lanza una mirada retadora 
    hacia el público de quien espera una carcajada. No hay risa en la sala. 
    No logró su impacto cómico. El Títere lo mira con tristeza, débil aplaude, 
    trata de sonreír, suspira, se estremece y llora.
    Dios tira al aire un pañuelo negro, al recobrarlo saca de él una daga.
    Corta los hilos al Títere, los hilos sangran: sangre callada de madera. 
    El público no solloza. No logró su impacto trágico.
    Dios quiere ser aplaudido; de nuevo hace cabriolas, círculos con el monociclo,
    piruetas en la cuerda floja, devora lumbre, danza parado de manos. 
    Ninguna reacción en la sala. Toma la rosa deshojada, la rehace, 
    la transforma, la cambia de colores, la ilumina. 
    Se la lleva al Títere inarticulado, yacente.
    No hay ya en él ni siquiera un ánimo contemplativo.
    Dios, ahora triste, arrastra al Títere por todo el escenario, lo carga, 
    lo suelta, lo abraza, le llora.
    Ninguna emoción vibra en el espacio de la sala. Ese único público, 
    aburrido, indiferente, se ha quedado dormido durante la función.
    El telón borra al Títere Melancólico y a su inútil Dios vestido de colores.
    Silencio absoluto.
    Pero…
    Nadie sale del teatro.







    LA ROSA EN EL VASO

    Entró más feliz que nunca a su miserable cuarto.
    Vio la rosa en el vaso, le cambió el agua
    y decidió ahorcarse.


    Ahogados en sol mis destrozos…
    hincados en el templo están los diablos
    amada por amada la muñeca negra
    alteradas mariposas todas pardas
    mórbidas mujeres mordiendo muerte
    y callados los niños oxidados.

    …nada me preocupa; sólo la rosa en el vaso.

    La mesa del desayuno ensangrentada
    por el pan de Cristo rebanado en la costumbre
    hilos de ira desatados
    máscara a otro rostro trasladada
    cápsula de horizonte al vencido
    espléndido dolor, danza y giro
    noche dividida en siete partes.

    …nada busco; sólo la rosa en el vaso.

    Recargado en árbol caduco
    comulgando con hostia de estiércol
    mano que aprieta pez, plateada
    sin dedos, sin alma, sin caja

    cabalgando la fe de los herejes
    muerto de risa y cementerio.

    …nada lloro; sólo la rosa en el vaso.

    Cayendo el Dios abolido
    llovizna la plaga de estrellas
    gime la tierra tarántula
    bañada de luz perezosa
    en el rincón de cualquier iglesia
    remoto el sentido de aquello que toco.

    …nada desgarro; sólo la rosa en el vaso.

    Heredo cabellos y no ideas
    impulso de gato sin brillo
    nardo lamiendo al nardo
    streap-tease de religión vacua
    epidemia del arte colérico
    atónito de paisaje en mi uña
    la brutal arboleda en espanto
    deshecho el fauno en el lago
    la tarde permanece en mi lengua
    mi ojo al fondo del cráter vacío.

    …nada amo; sólo la rosa en el vaso.

    Abside roto
    angustia decolorante
    angosto ruido de sombras amputadas
    indigesta de viento la exedra
    vaho de todo lo agónico
    bufón condenado por trágico
    acto último de obligado suicida.

    …sólo la rosa.

    Soy único porque estoy solo
    súbito solitario quebrando el mito
    sórdida queja sobre el andrajo
    ovípero sueño malogrado
    sangre sin brío por todo inválida
    revolcado en la galáctica alegría
    rojo búho saetizado
    en el trance y en el espacio
    rompo la última pupila del abismo
    ojo inmenso que me traga sin imagen
    hueco en el hueco oquedando…

    …sólo la rosa
    La rosa y su ahorcado.


    http://panoramacultural.net/?pag=2021





    0 0
  • 01/16/13--00:16: GERARDO MIRANDA [8984]




  • Gerardo Miranda
    Gerardo Miranda Juárez (Estado de México, 1984). Poeta y narrador.
    Cursó la licenciatura en ciencias humanas en el Centro Universitario de integración Humanística donde actualmente está finalizando la maestría en literatura latinoamericana contemporánea. Sus textos aparecen en diversas revistas literarias. Miembro fundador del colectivo Deva-gam y coeditor del folletín poético Túnel de Damiana. Ha coordinado eventos culturales y participado en diversos talleres y seminarios literarios. Dentro de sus publicaciones se cuentan: Venus y las moscas y Odilón.



    GERARDO MIRANDA
    Selección de textos


    bienaventurado el que se mastica y se engulle

    ese pajarillo se tragó el éter a su alrededor 
    se tragó todo su alpiste todo su aire y su aliento
    y ahora inmóvil hinchado y bofo con esa cresta gorda 
    cubierto con sus plumas -peluca ridícula-
    ha comenzado a comerse sus patas su pico y sus ojos 
    y los barrotes de su jaula le marcan los costados
    y le queman las plumas y la carne
    afortunado Dios que cabe en una galleta tan delgada
    grita a los cuatro vientos
    bienaventurado el que se mastica y se engulle 
    y aparece de nuevo donde le da la gana
    y el pájaro se agita y se arranca las plumas y se mastica con coraje
    y se talla contra los barrotes y se hincha y se enoja y se tuerce
    y se jacta 
    de su en-verga-dura




    libaciones a onán frente a una foto de meche carreño
    Hembra que entre mis muslos callabas
    de todos los favores que pude prometerte
    te debo la locura.
    (Leopoldo María Panero)


    es por esa foto meche ¿sabes?
    donde estás trepada en un caballo con una cara de terror…
    según el pie de foto tenías 17 y un bikini confeccionado por tu madre
    qué buen gusto tenía la señora 
    y qué suerte la de aquel caballo
    aún tengo esa foto guardada bajo llave meche
    oculta sin mirarla 
    a condición de quebrantar el sexto mandamiento
    y derramar mi semilla en tu memoria
    según sé
    fuiste la primera en posar en traje de dos piezas
    los últimos residuos del feminismo
    cuántas generaciones habremos 
    mancillado nuestro fruto en tu nombre meche
    en nombre de aquellos rasgos toscos de tu rostro
    en nombre de tu figura esbelta y torneada
    el dios de moisés condenó a muerte a onán por tales actos
    según sé

    pero yo meche seguiré mirando esa fotografía 
    donde tu figura se antoja inmaculada
    donde tu madre acentuaba tus encantos
    con sólo dos pedacitos de tela
    donde una yegua lesbiana te saborea
    donde tus piernas
    se sujetan firmes a la grupa de ese equino
    yo meche 
    que he dejado de temer a la muerte






    análisis previo de un rostro sin orificios

    se dice que es riesgoso eso de no situarse en parte alguna
    se rumorea también del peligro de mirar un rostro en negativo 
    tras un marco que emite susurros calados 
    mientras a lo oscuro y a lo nítido se le nombra con desgano
    - cuerpo de tres perfiles-
    el espejo se traga al que lo observa
    y engulle las vociferaciones de su tísico gaznate
    cruel ventana que refleja la luz muerta 
    y besa la nuca del que le da la espalda
    esquirlas de un cuerpo partido
    cardumen de carne y huesos que se pierden frente a frente 





    al buen samaritano

    tanto va el cántaro al agua dicen
    que acaba por convertirse en agua
    luego
    el agua convertida en lodo
    moldea al hombre a su antojo
    y el agua derramada por los ojos
    se evapora por la lengua 
    y se riega por el culo
    y el hombre antes agua (si es que lo fue algún día) 
    regresa convertido en polvo
    y se pierde en la ventisca




    lucía 
    experimentamos un cambio de siglo lucía 
    y sobrevivimos –tú lo viste-
    y reíste con aquellos ojos verdes tan tuyos 
    ésos que guardabas con recelo

    cuando se lee entrelineas
    las palabras vuelan y anidan en las orejas me decías 
    cuando me regalaste la planta de tus pies 
    y la cicatriz de varicela que te impedía fruncir el ceño
    así cambiamos de rostro lucía y quedamos atónitos

    se requería de una cita para atestiguar la tarde

    tus ojos fueron un regalo 
    en una bandeja de plata
    junto con el vaho de la noche 
    y tu cuerpo limpio e inocente

    sé que no eres como lo demás me dijiste 
    pero no sé si fue enserio
    tú me los diste lucía 

    –tus ojos-en una bandeja plateada- 





    derecho de réplica para una voz en off

    dicen que soy silencio 
    y el silencio encarnado 
    posee varios rostros 
    cambiantes según la luz del día
    rostro sin ojos sin gestos
    por ejemplo
    o rostro de un testículo vacuno
    tal vez
    uno de color amarillo pollo 
    que perdió el miedo a masturbarse por 
    temor a la ira de la virgen
    o el del vulgar que ha olvidado sus párpados
    que los ha perdido 
    que los ha cortado 
    o que los ha cerrado
    ante el cual los ángeles de culo alegre
    los fórceps y discursos
    han dado la espalda 
    y han dejado hablando solo 
    el rostro de cabello muerto y náusea perenne
    que se excita con la niebla 
    la manosea 
    la rasga 
    y la fuma haciéndola su esclava
    al que se le dificulta el habla 
    y se traga sus encías
    el de saltimbanqui sedentario 
    que revuelca las palabras
    el de anacoreta blasfemo 
    que reniega de tótems y alabanzas
    manos de madera 
    sin anillos ni clavos ni astillas ni madera
    el del loco entrecomillado al que las cosas 
    de las que no se acuerda lo visitan por la noche 
    y le riegan saliva en las orejas
    el del que repta o huye 
    o yace bajo el canto pétreo de un cáliz 
    de carne y hueso 

    pero una cosa es segura 
    el silencio es por lo general
    más necesario que las palabras 






    potros

    el aliento equino se dibuja en tus palmas abiertas 
    una manada sin riendas 
    dejó tras de ti su brío momentáneo
    abrevadero de maíz y leña de paisajes lentos
    como humo de silueta abierta por tus pulmones verdes
    recuerdas el agua de tordillos alazanes
    las pezuñas los rostros y los disparos al aire

    -tu abuelo murió sobre un caballo padre
    y ya nunca pudieron herrarte los ojos-

    te recuerdo abriendo cuerpos en canal
    haciendo dos cuerpos de un cuerpo solamente
    masa de músculos y hueso 
    con golpes secos de martillo 
    desmembrabas las extremidades 
    de un rebaño ya sin voces
    en bancos enormes como plazas públicas
    separabas parte por parte de una estructura antes móvil

    y por las noches tumbado sobre tu vientre enorme 
    montículo de nada proponías juegos y revanchas
    tizas sobre el suelo formaban figuras azarosas
    cuadros para mí incomprensibles 
    donde el aliento
    de un potro rezumbaba en tus oídos







    el alquimista
    (a jorge cuesta)

    si hago caso de las aseveraciones del alquimista 
    y los dolores que padezco en la hipófisis continúan
    como se lo dijo él alguna vez a guadalupe 
    me calculo a lo sumo diez años más de lucidez ( lo asumo resignado)
    los cuales espero reducir al mínimo con un taladro o un martillo 
    golpeando esa glándula hasta que los dolores desencadenen la pérdida de la cordura
    voy a librarme de esa vieja puta
    doña cordura he escuchado que le nombran
    y que mejor ahora que en diez años

    el alquimista logró asesinarla y al poco tiempo se quitó la vida
    creyó cambiar de sexo gracias a sus experimentos
    y se arranco los testículos y se los dio de tragar a esa gorda en una sopa fría

    yo no soy tan valiente 
    sólo voy a pedirle de la manera más decente y amable que se retire






    las mujeres que huelen a jueves

    siempre he sentido una atracción irresistible 
    hacía las mujeres que huelen a jueves
    un loco deseo
    que me invade
    cuando por la mañana
    desnudas atraviesan la alcoba 
    sin esa carga de pudor
    que en nada las favorece
    esas que cuando después de saberse 
    recorridas con cada ángulo 
    que la vista permite
    con orgullo 
    a bocajarro me preguntan al oído
    ¿algo más amor?
    siento una atracción pasmosa
    por aquellas disfrazadas de noche
    ésas que riegan sal en llagas abiertas
    y las limpian 
    con el costado de su lengua sorda
    las que reflejan sombras 
    en un pasillo sin luz
    por un fajo de billetes
    los días nublados
    aquellas por las que uno se arranca tiras
    de piel que pone a secar en los balcones 
    para envolver un órgano 
    del tamaño de un puño cerrado
    para brindárselos mientras duermen






    hipótesis sobre el origen de los fuegos fatuos

    Alrededor, alrededor, por un lado y por el otro
    Los fuegos-de-la-muerte bailaban a la noche;
    El agua, como óleos de una bruja
    Ardían verde, azul, y blanco.
    (Samuel Taylor Coleridge)


    ignis fatuus

    en ciertos lugares los cadáveres son enterrados boca abajo
    con los brazos en cruz y la boca permanentemente cerrada
    esto les impide tomar venganza o gritar en su defecto
    y aunque en apariencia dichos cuerpos han perdido todas sus facultades 
    el cabello y las uñas continúan creciéndoles

    el cuerpo no para de exhalar gases por el ano
    y si a esto se le agrega una pequeña chispa 
    la flama brota hasta la superficie 
    provocando que las moscas se alejen al igual que los deudos y curiosos 
    los científicos lo atribuyen a la combustión espontánea de la fosfina 
    y el metano que arden producto de la descomposición de la materia 

    ésta es la última manifestación de odio que el hombre puede brindarle al mundo
    aún tres metros bajo la tierra

    (dígase de otra manera más sencilla los fuegos fatuos son los pedos de los muertos melancólicos)






    qué trabajo puede darle la muerte mi estimada

    releer y repensar una palabra 
    como lo marcan los cánones
    y los intrusos
    hacer y deshacer los labios de 
    la mujer más artera
    y moldearlos con el 
    beso más sencillo
    espolvorear partículas de piel muerta
    en el asfalto
    y recoger las partes que sobran 
    de nuestro cuerpo después de la batalla

    acaso usted no se cansa señora
    de pintar el blanco 
    y deshacerlo siempre
    de mirar sus adentros 
    y dejar el vomito para 
    ocasiones posteriores
    qué trabajo puede darle la muerte
    si la risa de los pájaros
    viene desde lejos
    si la alfombra del descenso
    comienza al oscurecer el día
    que misterios puede acarrearnos
    la muerte más temprana

    hay cuchillos
    en la mirada de un niño
    como veneno 
    en las voces de sus padres
    hay agujas 
    en la antesala de la noche
    como cantos
    a una imagen milagrosa
    y de eso se entiende
    señora
    que las voces de los ciegos
    tienen más alcance que su vista
    si bien el canto es sutil y cariñoso
    la imagen penetra y rasga los costados

    qué trabajo puede darle la muerte
    mi señora
    cuando el sol
    atasca su mirada 
    y la ilumina en la noche más oscura


    http://panoramacultural.net/?pag=2009






    0 0




    Jesús Bartolo Bello López (Atoyac de Álvarez, Guerrero, México, 1970), ha publicado los libros de poemas: Los árboles duermen de noche (1998) Poemas para besar una espalda (1999), Cachimbo (2000) Editorial Tinta de Alcatraz, UAEM. El responso del gato (2000) Centro toluqueño de escritores; No es el viento el que disfrazado viene (2004) Instituto Mexiquense de Cultura; Centro Toluqueño de Escritores, H. Ayuntamiento de Acapulco; Estar de vuelta, Instituto Mexiquense de Cultura (2005); Aviso de ocasión, La trucha güevona, (2009); Diente de león, Biblioteca Mexiquense del Bicentenario, (2009), En la cadencia de los pies, La tarántula dormida, (2010). Ha obtenido el premio estatal de poesía del Centro Toluqueño de Escritores en el 2000. El premio estatal de Poesía María Luisa Ocampo 2004, y la beca del FOCAEM. 2003. Y la del FOCAEG, 2006 y 2008. Obtuvo el 3er. Lugar en el Premio Internacional de Poesía del Bicentenario, “Sor Juana Inés de la Cruz” (2009).




    POEMAS DE JESÚS BARTOLO BELLO

    TU PIEDRA NO ES MINERAL

    Este mismo corazón que es el mío me resultará indefinible para siempre.
    Albert Camus.

    Tu piedra no es mineral,
    tiene algo de aire y arroyo,
    dos alas inconclusas donde viven caracolas rojas,
    una luz de faro muestra sus ballenas y un ojo,
    jardín con sentimiento de pájaro.
    Tu piedra no es mineral y lo sabes,
    tanto que, la escuchas cantar en una lengua de agua;
    hurgas en sus hormigas posibilidades felinas
    y descubres huecos del mar en la lluvia,
    la lluvia vuela sin volar,
    puesto que los ojos de tu piedra –¿sabes?–
    no tiene arriba o abajo donde atar el nombre tecordín
    del corazón insolado.
    Tu piedra no es mineral
    pero es zurda y tiene un olor a libro antiguo,
    rechina como una armadura al arrojarla y sin saberlo,
    regresa como un bumerán a la mano
    donde un solsticio habitado por escribas, muere.
    Tu piedra, barco sin capitán, barco desnudo, camino para ir.
    (Los barcos desnudos traen colación en sus bodegas,
    tigres de bengala sumidos en su insomnio,
    albatros ciegos por bandera y perfumes de oriente).

    Tu piedra no es mineral
    y eso no importa cuando palpo sus huesos de nube llena
    y encuentro el ecuador de su sexo acurrucado como un cervatillo
    al que la mirada del felino ha descubierto.
    Y descubro en tu piedra mi epitafio con letras agua marina.
    Un xilófono horadando a barlovento el pentagrama de mi piel
    con su nota de ave silvestre.

    ¿Un rústico cielo de papel crepé es tu piedra?
    ¿Una palabra que el destiempo mella con su oficio de pintor sepia?
    ¿Una pluma de ángel o gallina ordinarios?

    Tu piedra, angustia de paloma herida,
    llave de una puerta turbia donde el poema se acostumbra a la resaca
    y el hombre a la sed bautismal de labios distantes.

    Tu piedra se puede llevar en el bolsillo, junto a las monedas como un fetiche,
    colgada del brazo como una cuerda
    que ha de atarse al cuello cuando se encuentre con la rama.
    Tu piedra, hervida en agua de rocío,
    se hace una estampida o un deshielo según la hora del día.
    Yace la voz vegetal de las luciérnagas en tu piedra.
    Tu piedra, tiene la concavidad del vino,
    el humor de los peces frescos, los días del calendario,
    la rutina de las horas en un reloj de arena
    y el cuerpo etrusco de las banalidades.

    La piedra es sólida como la palabra aire
    por eso tu piedra no es mineral,
    si no una secuencia de delfines
    en la llana arborescencia de junio.
    Un antifaz me retorna a la sordidez.
    Un antifaz que también es una jabalina
    y un cuadro gris trazado por un niño,
    mientras la sonrisa que empollaba vuela.

    El pájaro que habita en tus ojos
    se hace llovizna en los míos –¿sabes?– y me llueve
    hasta volverse un piélago, una migraña,
    este andarse de puntillas por el destiempo
    donde tu piedra, es el ahora en el espejo.
    Pero debo confesar: en tu piedra no hay espejos,
    sino animales destellantes que anuncian el destino.

    Tu piedra, viva libélula de azules expresiones,
    oración en ventisca,
    llamarada al tocar el aire en el cabello,
    ala de ángel cobarde en medio del gallinero,
    escafandra para huirse del picotazo bífido
    de nuestro animal adentro,
    hurón y sábila para gemirse un poco,
    yesca para orientarse entre la niebla hechiza
    de un lunes desollado por el ojo-cuervo
    de un sol agripado por turpiales mudos.
    Un nido adentro tiene, una tempestad onírica y,
    ese balbuceo arcaico de las amatistas,
    el color de loro de las noches idas,
    su trampa de jaguar y el filo aullante
    de los lirios en el responso del alba.
    Es su olor el de las guayabas del mercado.
    El hoazín de las vendedoras al bostezar la mañana.

    La corola de tu piedra es gris y la habita el musgo
    tibio de los muertos,
    la canción olisca de la marea roja y un conejo
    que sabe de la suerte una luna.
    Y no es la misma luna que su cielo tiene
    ni su flor marchita en sándalo,
    ni el mar vespertino donde guarda el corazón de Dios
    en una cueva de víboras (marinas).
    Tu piedra no es mineral aunque su forma diga lo contrario
    y en ella, gotas de zafiro, parvadas de rubíes,
    locos diamantes, vaguen.
    Y no es mineral aunque sus fósiles tenga y su tarde
    sea una piedra malva y llueva rocas de diversa esperanza.

    Aquí en mi mano la contengo como a un jaguar herido.
    En estos mis brazos trémulos de esfuerzo por sostener su silueta en el vacío.
    En este mi corazón, ya una sombra y un arpón que me caza como a un suceso
    mientras tu piedra se sucede arroyo por mis venas,
    ceniza en mis huesos,
    ave agorera –digo– simple picaflor, adviento,
    música de hojas, de ojos: el recuerdo.
    Lumbre de moscas: la ciudad.
    El mezcal de sus calles: su perro, su acertijo, tu piedra hablista.

    Yéndose la noche, la ciudad pierde el encanto;
    tu piedra se guarda de la necedad de los hombres
    y se entrega a la de los faunos
    y a las faunas cotidianas.
    Se vuelve alimento de equilibristas ciegos,
    de poetas punzantes y de derivas suicidas.
    Es una marejada donde transcurren ápteras las horas,
    tordos las miradas, cueva de leones el vocablo,
    capibaras los ademanes.
    Tu piedra, de día es solemne como el aruño del gato,
    flexible e incandescente cuando desde su mirada abolario
    enseña del mar las brechas a las aves salinas.
    Su desierto muestra al desahuciado,
    sus alacranes y esa canción para dormir
    donde las serpientes de cascabel suenan como un guitarrón desesperado.

    De día la luz de tu piedra es un topacio cenizo,
    tiene de eslora lo que una adivinanza,
    la quilla hundida como los años en la frente de los abuelos,
    en ella hay un laberinto de almendros
    por donde andan cronopios heridos
    pastando sus rebaños de letras languidecidas.
    Tu piedra zurda, degüella con la derecha,
    asume la tristura como una noticia para pronto.
    Hace dijes con la claridad almizclera y construye templos
    con peces para así guardar su bestial deseo.
    A la hora nona deja su disfraz faisán en la vertiente burda
    de una explosión y arrea sus velas
    en busca de un norte donde su árbol de cachimbo madure sus frutos.

    Regreso a tu piedra descamada
    hambriento de deidades
    en un cúmulo de postergaciones,
    con fechas enramadas en cuyo invierno
    escarabajos verdinegros hacen pelotas
    el corazón y lo encuevan en un bustrófedon escarpado.
    Regreso un poco herbívoro,
    con un número cabalístico en la bolsa,
    con esa mirada del metafísico diurno,
    miro la propia muerte como si la de otro fuera.
    Regreso en la sangre de una cebra etérea,
    pintado del rostro con el humo gentil de las edades.
    Regreso en los cascos de la bilis dormida,
    amanezco entre lo urbano y la tierra.
    Regreso a tu piedra porque en ella el agua
    anquilosa la mirada y bruñe una fiebre que dura mientras miro.
    Algo del trueno, es la paciencia exacta.
    Y regreso, porque me gusta como araña mis mejillas
    y ese algo de espanto asoma por descuido unos ojos atardesados,
    y el peso de una mujer es el mismo que el de la muerte:
    un aroma de higos reventados.

    Regreso a las entrañas de tu piedra, porque sí,
    porque simplemente estoy de vuelta,
    y porque estar de vuelta no es regresar.
    Estar de vuelta es saberse un instante eterno,
    feliz desde ya, desde siempre.


    1
    A Jeremías Marquines.

    Esta piedra se sucede en el aire como pájaro abochornado,
    no busca rama o espacio donde guardar su sombra,
    para sí, desea el sonido de una máquina, la rueda de un tranvía,
    un recuerdo apócrifo y sin duda el aire que la sostiene.

    Su vuelo matemático tiene herrado el horizonte,
    en ella lo justo adolece de una mirada
    y la sobriedad ínfima de lo ínfimo la habita.
    Andamio y corazón, es un trazo de sol.

    Esta piedra es tu piedra: nacen ríos de agreste fisonomía.
    Aullidos que acercan la distancia. Nombres secretos
    develan el día y el día que es una discordia
    nos entrega el zumo de su consecuencia.


    2

    Mis ojos –matemática-mente– delatan premura
    delante de ellos el aire confiesa: no hay distancia posible
    donde asirse con perspectiva.

    Están como heridos cenzontles,
    fijos, entumecidos, sin parpadear,
    agonizando el canto y boqueando una mínima razón
    para decir: miran con esa lógica de los consecuentes.

    Miro sin saciedad, ahíto;
    apuñando lo que tengo en la mano
    palpando su dureza, a sabiendas que he de lanzarle lejos
    como quien no sabe otra cosa más:
    matemáticamente no miro.


    3

    ¿Y si alguien llega y ama tu piedra
    porque en ella encontró la hormiga que buscaba?
    ¿Y si llega como un corvido en la hora llana,
    en el instante justo cuando tus ojos buscan
    los ojos del que te importa?
    ¿Y si llega camuflajeado de aire, con sonrisa de lluvia vespertina?
    ¿Y si llega cuando tu corazón es una gota de rocío
    en la primera lengua de sol?
    —Dale agua y el reposo que necesita,
    el panorama abierto de tus ojos,
    la sílaba que guardas en la herida como una brújula,
    dale tu gato hambriento de poemas, la grulla de tu nombre,
    la aljaba de petirrojos envenenados que aún traza la ruta de tu sangre,
    dale eso y el biombo, límite del cielo y el mar—
    ¿Y si llega?
    —Sólo déjalo llegar.


    4
    A… Lucy
    Llueves y no es pretexto para escribirte
    Llueves porque así eres tú
    Caes como agua de junio
    y cortas como el agua de junio
    y sabes, uno no sabe qué hacer con tanta gota
    con tanta caricia húmeda y filosa
    con tanto golpetear mi techo lírico

    Caes constante
    a veces fuerte
    otras a modo de llovizna
    las más veces como te da la gana

    Llueves y es pretexto para preguntarte
    qué hago con estos arroyos que me cruzan
    con este cauce sin destino
    con este río seco de tanta agua
    con esta agua llena de junio
    con este junio
    yéndose
    sin irse del todo.


    5

    Dale cuerda al corazón
    cuando la luna asome sus pensamientos de mariposa
    y deja, su historia cuente:
    como si fuera la de otro y no la tuya.


    6

    Antes de ser ese viento de luz constreñida en tus párpados
    Fui un galopante rumor de acertijos.
    Tenía los ojos tiernos y sabía mirar con ternura,
    ahora sólo sé que hay que mirar hasta saciarse.
    He mirado cómo se marchitan las mariposas al encenderse
    y el caer de sus colores en la precises de la tarde.

    He jugado a los carritos por tu cuerpo mientras mirabas
    ese inventar carreteras, pueblos, gentes extrañas.

    También muchas veces un saltimbanqui, para mirarte reír y tú te carcajeabas: fui.
    Y era como el reptil de la noche apenas la tarde pierde el nombre.
    Y era así, porque de que otra manera.

    Y heme aquí, nada más mirando;
    y déjame decirte que un solo ojo basta,
    que un ojo no es la ventana sino la extensión de la misma
    la rendija supurante.

    Entonces mirábamos con acierto
    cada palabra en si misma no cabía,
    porque nada cabe mientras se es pájaro o jabalí desbocado.


    7

    Por las calles que suben, baja la gente.
    Luego, como al que se le hace cabriola la mirada –dijiste–
    que a ese santo, el silencio, al igual que el nuestro, le venía del pasado.

    La procesión en su flagelo interminable dobló la calle.
    Aún hay sitio para la mirada –argüiste– abstraída.
    La procesión era ya recuerdo y, por lo tanto algo que se defendía de la muerte.

    Aquel pájaro pardo se nos vino encima, las callejuelas se volvieron nocturnas
    y un aire las fue habitando con palabras de Rulfo.
    Aun así fingiste seguir mirando, mientras los gatos, ponían una luna apenas maullada.



    http://panoramacultural.net/?pag=2001





    0 0
  • 01/16/13--02:42: SERGIO CORDERO [8986]



  • Sergio Cordero
    Guadalajara, Jalisco (México), 1961. Radica en Monterrey
    Poeta, narrador, crítico literario, dramaturgo, traductor y editor. Estudió la licenciatura en letras españolas en la Universidad Autónoma de Nuevo León; cursó estudios de posgrado en docencia en la Universidad de Monterrey. De 1979 a 1982, fue miembro del taller de literatura coordinado por el doctor Elías Nandino para el DBA de Jalisco. Fue becario del INBA/FONAPAS en poesía (1982-1983), del Centro de Escritores de Nuevo León en narrativa (1987-1988) y de El Colegio de México para estudiar el doctorado en literatura hispánica (generación 1990-1993). Ha sido coordinador de talleres de creación, crítica y traducción literarias en Monterrey y Saltillo; profesor de la Universidad de Monterrey y de la Universidad Autónoma de Coahuila; columnista y miembro del consejo editorial del suplemento cultural Aquí vamos del diario regiomontano El Porvenir (1984-1992); editor en Monterrey de las revistas independientes Efímera (1994) y A Máquina (1996-1997). Poemas suyos se han traducido al francés (véase La poésie mexicaine. Anthologie por Claude Beausoleil, Ecrits des Forges/Le Castor Astral, Ottawa, Canada, 1989). Ha colaborado en las siguientes publicaciones periódicas: ¡Agárrense!, A máquina (Monterrey), Aquí Vamos, Azar (Chihuahua), Blanco Móvil, Campo Abierto, Casa del Tiempo, Cathedra, Deslinde, Desierto modo, Diáfora, Diálogo, Dosfilos (Zacatecas), Efímera, El Heraldo de Veracruz (Veracruz), El Occidental (Guadalajara), Fronteras, Gaceta del Saltillo, La Capilla, La humildad premiada (Saltillo), La Jornada Semanal, La Palabra y El Hombre, La Terquedad, Los papeles de la Mancuspia, Memoria de Papel, Movimiento actual, Paréntesis (Guadalajara); Periódico de Poesía, Plural, Posdata (Monterrey), Punto, San Quintín 106, Sol de Aire, Tierra Adentro, Umbral, Unomásuno, Viceversa, y Vida Universitaria. Parte de su obra literaria ha sido incluida en múltiples antologías, entre ellas: Dos siglos de poesía mexicana. Del XIX al fin del milenio, una antología, Oceano, 1999. ||  101 poetas/ 101 pintores, Secretaría de Cultura del Gobierno de Jalisco, 2009 y La semilla desnuda. Poemas 90 Poetas, Ediciones Poetas en Construcción / Instituto Mexiquense de Cultura, 2011.

    Obra publicada

    Aforismo: Insomnios, Ediciones La Terquedad, Saltillo, 1997.

    Ensayo: Jorge Cuesta: viaje poético de la inteligencia, Departamento de Bellas Artes del Gobierno de Jalisco, Guadalajara, 1981. || Escrito en el noreste y otros textos de literatura regional. FOECA- Monterrey, 2008. || Crítica en crisis, e/a, 2011. [edición electrónica].

    Guión: Del cuento al guión. El perro tendrá su día , FOECA-Coahuila, Saltillo, 2000.

    Poesía: Testimonios del día, Cuarto Menguante Editores, Guadalajara, 1983. || Vivir al Margen. Poemas 1981-1986, FCE (Letras Mexicanas), 1987. || La farsa intelectual, s/a, 1992. || Luz cercana, LunArena, Puebla, 1996. || Oscura lucidez, FOECA-Coahuila, Saltillo, 1996. || Sonetos familiares, e.a., Monterrey, 2001. || Toda la lluvia. Antología personal, La Terquedad, Saltillo, 2004. || 22 poemas, e.a., Monterrey, 2008. || Enemigo interior, UANL, 2008.

    Novela: Hermano Abel, e.a., Monterrey, 2000.

    Relato: Los ojos de Anya , Foeca-Nuevo León/Árido reino, Monterrey, 2002.

    Teatro: Comprar el viento, vender la tierra (en colaboración con Jesús de León) revista Diálogo de la UAZ, número 25, marzo/abril de 1993. || Casa con dos puertas, (en colaboración con Jesús de León), e. a., Saltillo, 1993.






    Poemas de
    Sergio Cordero



    FRAGMENTOS DE UN DECURSO AMOROSO

    Desde un volskswagen
    pequeña isla rodeada de sábado,
    contemplo la distancia:
    Mi alma es una línea;
    el horizonte trazado por la mano
    que te sintió madura,
    fresca por dentro como una manzana.
    Y deseas que te muerda.


    1

    no seré Diospero
    he creado el amor
    a tu imagen y semejanza


    2

    quédate
    a contemplar el circo de la arena y el viento
    que la erosión sabrá de nuestra historia



    3

    he partido mi pan
    en dos mitades
    pero te doy las dos



    4

    para llegar al día
    yo escalopor tu cuerpo
    el abismo



    5

    como el río
    nos deslizamos
    uno en el otro
    por fin hemos llegado



    6

    no cohabitamos
    cohabitan solas
    nuestras soledades.





    REPUDIA LA RAZÓN

    La razón es inútil,
    No es humana.
    Es la íntima parte que nos toca
    de dios
    Y lo demás, lo nuestro,
    Está en los sentimientos,
    la flaqueza.
    Porque saberte débil es sentir que estás vivo,
    porque la perfección te da la fuerza
    y el poder de matar.
    te da la muerte,
    la muerte perfección.
    Estamos vivos.
    Nuestra única culpa es seguir vivos.





    CURRÍCULUM VITAE


    Dilapidó en estúpidos proyectos
    el caudal de su ira

    y después
    miró ante sí una puerta.

    Fatigado,
    tuvo que recargarse
    en el dintel de sus cuarenta años
    antes de abrir la puerta y contemplar
    sus perspectivas.
    más allá, el futuro
    o el destino –el nombre es lo de menos-

    le dieron a elegir
    varias salidas:
    el corazón que estalla,
    la ventana al vacío
    el largo viaje detrás de un escritorio.

    Sensatamente
    optó por lo primero.






    ¿EN CUÁL HORROR CAMINO?

    Acaso sobre la cuerda floja donde todos bailan
    creyendo felices de la vida

    no es otra que el confortable invierno
    de las repeticiones cotidianas.

    Lo otro pasa afuera,
    en la pantalla del televisor







    ALGUIEN GRITÓ ESTA NOCHE

    Las calles se estiran casi hasta reventar,
    el mar rompe ventanas

    parpadean
    los nervios como tubos de neón:
    la viuda despierta cubriéndose los pechos
    y el prófugo contrae la pupila.

    Respiro.

    El aire es fresco, casi fluorescente.

    ¿Quién a gritado?

    ¿Por qué?

    Eso no importa.

    Mientras vibre su diapasón de miedo,
    bienvenido sea el hermoso grito
    que me arranca las vanas reflexiones
    y me hace los ojos abiertos.





    Sergio Cordero, aforismi scelti

    Es cierto: la fe mueve montañas, pero el escepticismo las coloca en su lugar correcto.

    E’ certo: la fede muove le montagne, ma lo scetticismo le colloca nella giusta posizione.

    **

    Cuando logras hacer tu sueño realidad, el sueño adquiere todos los defectos de la realidad.

    Quando riesci a rendere il tuo sogno realtà, il sogno acquista tutti i difetti della realtà.

    **

    También los aciertos se pagan, cuando vives en un mundo regido por el error.

    Anche i successi si pagano, quando si vive in un mondo governato dall’errore.

    **

    Los creyentes son ateos de la realidad.

    I credenti sono gli atei della realtà.

    **

    Quien puede no necesita del Poder, porque ya conoce su propio poder y sabe cómo ejercerlo.

    Chi può non ha bisogno del Potere, perché conosce il proprio potere e sa come esercitarlo.

    **

    ¿Cuál es nuestra derrota? Que alguien haya por fin encontrado la manera de volvernos útiles.

    Qual è la nostra perdita? Il fatto che qualcuno ha infine trovato un modo per rendersi utilizzabile.

    **

    Ellos quieren deslumbrar. Yo busco iluminar.

    Loro vogliono abbagliare. Io cerco di illuminare.

    **

    Los que se duerman clientes se soñarán amos y despertarán esclavos.

    Quelli che si addormentano clienti sogneranno se stessi padroni e si sveglieranno schiavi.

    **

    La aristocracia debiera residir en el afán de perfección y no en la avidez de lujo y comodidad.

    L’aristocrazia dovrebbe risiedere nella ricerca della perfezione e non nell’avidità del lusso e comodità.

    **

    No te pagan por el trabajo, te pagan por la humillación.

    Non ti pagano per il lavoro, ti pagano per l’umiliazione.

    **

    Todo parece genial hasta que descubres su principio. Todo parece misterioso hasta que comprendes su fin.

    Tutto sembra geniale fino a quando non scopri il suo principio. Tutto sembra misterioso fino a quando non comprendi il suo fine.

    **

    Sólo los suicidas deberían escribir su autobiografía y terminarla un minuto antes de darse un tiro.

    Solo i suicidi dovrebbero scrivere la propria autobiografia e terminarla un minuto prima di darsi un colpo.

    **

    Nuestros padres se extenuaban trabajando por mantener de ocho a doce hijos. Nosotros nos rompemos la espalda para mantener a una indefinida cantidad de funcionarios y ejecutivos.

    I nostri padri si sono estenuati lavorando per mantenere dagli otto ai dodici figli. Noi ci rompiamo la schiena per mantenere un numero indefinito di funzionari e dirigenti.

    **

    Antes como represión, ahora como trasgresión; de todos modos, la violencia prevalece e impera.

    Prima come repressione, ora come trasgressione; in ogni caso, la violenza prevale e regna.

    **

    El gobernante no se interesa en el poeta para escucharlo, sino para hacerse oír a través de él, como Augusto a través de Virgilio.

    Il governante non si interessa al poeta per ascoltarlo, ma per farsi ascoltare attraverso di lui, come Augusto attraverso Virgilio.

    **

    El horror: la religión lo convirtió en máscara, la filosofía en abstracción; la ciencia, en un esquema.

    L’orrore: la religione l’ha convertito in maschera, la filosofia in astrazione; la scienza, in uno schema.

    **

    La rebeldía es cosa de la juventud, cierto. Pero la crítica es asunto de la madurez.

    La ribellione appartiene alla giovinezza, certo. Ma la critica è una faccenda della maturità.

    **

    Hay un ingenuo peor que el que cree que todos juegan limpio; el que cree que sólo él juega sucio.

    C’è un ingenuo peggiore di chi crede che tutti giochino pulito; chi crede che solo lui gioca sporco.

    **

    Las esperanza nos vuelve sumisos. Vivir cada día como si fuera el último es lo que nos hace rebeldes.

    La speranza ci rende sottomessi. Vivere ogni giorno come se fosse l’ultimo è quello che ci rende ribelli.

    **

    El discurso de la intolerancia es la cascara racional de un fruto de lo irracional: el pánico.

    Il discorso dell’intolleranza è la scorza razionale di un frutto dell’irrazionale: il panico.

    **

    El que defiende una fe aprende a mientir, aun sin saberlo. El que no cree en nada dice siempre la verdad. El converso, el tránsfuga, dice la verdad para defenderse y miente para escapar.

    Chi difende una fede impara a mentire, anche senza saperlo. Chi non crede in nulla dice sempre la verità. Per contro, il convertito, il transfuga, dice la verità per difendersi e mente per scappare.

    **

    Ya nada tiene fin en sí mismo. Todo se ha convertido en un medio ¿para qué?

    Nulla è fine a se stesso. Tutto è diventato un mezzo per fare cosa?

    **

    Lo que se vuelve cómodo también se vuelve insignificante.

    Ciò che diventa comodo diventa anche insignificante.

    **

    La mentira es una moneda, como la verdad. Pierde o gana valor conforme cambian los términos de la negociación.

    La menzogna è una moneta, come la verità. Perde o guadagna valore in funzione di come cambiano i termini della negoziazione.

    **

    Ingenuidad de muchos: creer que el triunfo es un lugar.

    L’ingenuità di molti: credere che il trionfo è in un luogo.

    **

    “Nada sabe tan dulce como su boca”. Ni tan amargo como sus palabras.

    “Niente è così dolce come la sua bocca”. Niente è così amaro come le sue parole.

    **

    Las mujeres son atractivas cuando las ves, estridentes cuando las oyes y viscosas cuando las tocas.

    Le donne sono belle quando le vedi, stridenti quando le senti e appiccicose quando le tocchi.

    **

    Pedirle coherencia a una mujer es como pedirle elegancia a un epiléptico.

    Chiedere coerenza a una donna è come chiedere eleganza a un epilettico.

    **

    La parte más vulnerable del cuerpo de una mujer: los hijos.

    La parte più vulnerabile del corpo di una donna: i bambini.

    **

    Nada más grande y estorboso que la amistad.

    Niente è più grande e ingombrante che l’amicizia.

    **

    Sólo se puede hablar de lo ausente y con los ausentes. El mundo es tan ajeno.

    Si può parlare degli assenti solo con gli assenti. Il mondo è così estraneo.

    **

    El individuo es el bote de basura donde la colectividad vacía sus errores.

    L’individuo è il cestino della spazzatura in cui la comunità svuota i suoi errori.

    **

    El hombre es el único animal que construye la jaula en la que lo encierran.

    L’uomo è l’unico animale che ha costruito la gabbia in cui si è rinchiuso.

    **

    Cuando uno pacta con los buitres es porque ya se siente carroña.

    Quando si fa un patto con gli avvoltoi è perché ci si sente carogne.




    0 0
  • 01/16/13--03:18: JOSÉ MARÍA ESPINASA [8987]

  • José María Espinasa, poeta mexicano


    JOSÉ MARÍA ESPINASA  
    Nació en la Ciudad de México el 15 de octubre de 1957. Ensayista y poeta. Realiza estudios de cine y literatura en la UNAM. Ha sido profesor, periodista y editor. Fue asesor de Difusión Cultural y jefe de relaciones culturales del Departamento de Publicaciones y del Departamento de Actividades Literarias de la UAM; asistente de programación de actividades culturales de la UAM-A; miembro del consejo de redacción de Intolerancia; director de La Orquesta y Nitrato de Plata; editor de Nueva Época; secretario de redacción de Casa del Tiempo, Tierra Adentro y La Jornada Semanal. Fundó y dirigió durante dos años el suplemento Ovaciones en la Cultura, periódico para el cual realizó las enciclopedias deportivas Mundial de futbol I, Mundial de futbol II y Olimpiadas. Director de Ediciones Sin Nombre, coordinador de producción editorial de El Colegio de México. Colaborador de Casa del Tiempo, Intolerancia, La Jornada Semanal, La Orquesta, Nitrato de Plata, Novedades, Nueva Época, Tierra Adentro, y Vuelta. Becario del FONCA, Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales; en 1995 ingresó al SNCA. OBRA PUBLICADA: Ensayo: Hacia el otro, UNAM, 1990. || El cine de Marguerite Duras, Nitrato de Plata, Pantalla de Papel, 1995. || El tiempo escrito, Ediciones Sin Nombre/Juan Pablos/Ponciano Arriaga, Los Libros del Arquero, 1995. || Roberto Gavaldón, director de cine, Lotería Nacional, 1998. || Temor de Borges, Ediciones Sin Nombre, 2003. || Poesía: Son de cartón, La Máquina de Escribir, 1979. || Cronologías, Taller Martín Pescador, 1980. || Aprendizaje, UAM–A, 1981. || Triga (colectivo), UNAM, Punto de Partida, 1982. || Cuerpos, Taller Martín Pescador, 1988. || Cartografías, Juan Pablos, 1989. || Piélago, El Tucán de Virginia, 1990. || El gesto disperso, UAM, 1994. || La piel olvida (plaquette), SOCICULTUR, Mercado de Poesía, 1996. || Escritos en un muro de aire, Fundación Cultural Salinas Pliego, 2003. || Sobre un muro de aire, Calamus/CONACULTA/INBA, Poesía, 2006. || Al sesgo de su vuelo, Ediciones Sin 



    DIBUJO DE UNA CARICIA

    RASPA CON las uñas la pared,
    araña en el aire una ausencia.
    En los dedos quedan huellas
    de ese gesto inútil en el muro,
    cicatrices en la piel son testimonio
    de una ausencia más cruel
    y de un silencio que se vuelve distancia.
    El hueso y la sangre enamoran
    y la carne -oscura alcahueta-
    nos va dejando sin su ausencia.
    Huella de huellas sigiliosas:
    se mueve mi cuerpo por el cauce
    que al moverse su cuerpo me regala,
    me rehuye sin saberlo y me enamora
    y en su silencio se rompe mi silencio.
    Me enamoro
    de su cuerpo y sus ojos y su pelo,
    busco en el muro dibujar su mano
    y que con un soplo acuda a mi llamado.

    Piélago, 1990









    0 0
  • 01/16/13--05:23: PAULA OYARZÁBAL [8988]



  • Paula Oyarzábal. Nació en Córdoba, Argentina, en 1979. Vivió en Buenos Aires, estudió comunicación, fotografía y teatro. Actualmente vive en un pueblito llamado Salsipuedes en la provincia de Córdoba. En Cba estudia letras. Participó en Seminarios de poesía Argentina contemporánea en la UNC. Coordinó y coordina talleres en diferentes centros culturales. Formó la librería Del ciclista y es productora de eventos literarios. Publicó algunos de sus poemas en la Antología Plebella ( Bs As). En la antología de poetas mujeres de Cba denominada Quince (Cba, editorial Tinta de negros) y los libros "Escritos en la cama" (Alción editora), "La mujer sentada" (Alción editora) "La virgen loca" (La cartonerita uruguaya) entre otros. Algunos de sus poemas aparecieron en la revista literaria El Banquete (Cba), La mujer de mi vida (Buenos aires), Revista Diccionario (Cba). 






    Desde niña, además de caprichosa, fue obstinada
    y comenzó efectivamente a volverse un poco loca
    y en una maniática búsqueda levantó negro
    un gato de la calle

    si pensar es coleccionar cosas, tengo una valija
    llena de insectos y la porción de un pétalo
    guardada en el bolsillo

    toda acumulación se paga con miedo






    crecí sabiendo que si algo no me gustaba
    la puerta estaba abierta
    y que podía irme cuando quisiera
    nunca estuvo en discusión,
    sin embargo, cuando recuerdo
    todas las veces que armé la valija
    siento escalofríos, como si en el fondo,
    despedirse de lo duradero
    fuera una imperfección

    (de Escritos en la cama, Alción Editora, Córdoba, 2008)



    PURÉ ES DISTINTO
    ( a él, lo asesiné)

    Las mujeres a los gatos negros
    les traemos mala suerte.

    Me bajé del veinticuatro en Pueyrredón y Lavalle porque vi un gato negro debajo de una ambulancia y sentí que era lo que yo más quería en el mundo. Pienso que es un callejero triste y lo rescato ¡pobrecito! Lo que él más quiere, lo sé, es vivir conmigo.
    ¡Puré es un tipo fiel! Lo alcé y me lo llevé, a los pocos días lo mordió un siberiano (en el estómago ¡oh gato herido!
    Se golpeo tanto la cabeza contra la pared (durante cuarenta minutos)
    andaba ladeándose como un flan en curda, pero de dolor ¡si lo vieras!
    Llamé a la veterinaria te lo juro, pero llegó después, a que se muriera debajo de la cocina
    en este caso de gato hallado la mala suerte ¿a quién se le cruzó?







    Pez



    Palabras

    1

    Qué luz atraviesa el ojo
    cuál es la condición
    de qué se compone o
    se descompone
    la boca en el beso
    la lengua






    Escucho cómo lo hace
    bollos de papel
    se oye que
    rompe quiebra tuerce
    expande el fuego




    No ser perfecta la hiere
    me hiere escribió
    a mí me infiere
    que no haya sido
    ni serlo
    yo tampoco




    Mujer no es bordar
    no es cocinar parir
    o coser no es el llanto o
    el grito blanco ni es
    la desesperación




    Puedo todo hasta las lágrimas
    sé cómo parecer real sin embargo
    no estóy segura de poder llorar sinceramente
    siempre de la lágrima se espera un drama que
    en nada se parecerá a la sinceridad


    ¡a los crédulos castigos crueles pero medicinales!




    2


    Pez

    A la hora de la siesta me obliga
    a cruzar como pez el rio
    mira cómo lo hago colgado desde un puente
    nado más de lo que sé
    mi naturaleza es una pregunta
    espera sigiloso el día en
    que me vuelva otra
    sin blandura tal vez algo terrena
    me atraviesa con la grafía de su ojo
    vigila mi deslizamiento


    El maestro
    transforma los elementos del poema
    me incomoda
    provoca que mi silla sea muy baja
    o demasiado alta no creo en la poesía sino
    hasta que el poeta se va






    ininterpretable
    libre
    sin algo
    llamado contenido
    será cierto o será mentira
    el vacío me pregunto
    del pop art por ejemplo
    de la hoja vacía o la quietud
    que precede a la escritura





    No forma ni contiene
    sin forma o contenido
    la ficción es el blanco y
    todo lo demás son
    cosas ciertas vueltas a decir
    ficción podría serlo todo
    podría no existir la palabra que pueda
    ser pensada o al revés






    Afuera
    Caminar sobre la tierra
    cruzar senderos
    llegar a la ciudad
    visitar la biblioteca
    ir a la fiesta del museo
    pensar en comprar zapatos tal vez
    una cartera, aretes y make up
    llegar sin querer pero queriendo
    de pronto vuelvo a mi belleza me crece el pelo
    tal vez se aclare un poco soy joven digo
    una y otra vez creo en mi propio hechizo y
    si con todo esto todavía pierdo el tiempo
    al menos habré sido una más en el montón
    un ser social plantado allí sin excusa que me anuncie
    mi nombre no se parece a mí cuando lo oigo
    mientras tanto bebo de mi copa y converso cordialmente
    la palabra es el vano relleno del tiempo y
    la reinterpretación acusa las cosas que no pasaron
    ni se dijeron y sin embargo al menos
    seré por ser por haber estado




    Araña
    La veo caminando en la explanada
    juega a que no ve cuando me mira
    aprovecho su ceguera y me desvelo
    veo el modo en el que merodea entre la gente
    insiste en romper la estrecha esfera y quiere
    vencer el lugar en el que el destino la encierra busca
    acercarse a un viejo reino y penetrarlo
    murmura inventa o evoca todo lo que teje lo desteje
    sabe combinar el juego de lo dicho y lo entredicho
    entre lo cierto y lo fortuito




    El modo del silencio
    Mis apreciaciones fueron desde
    el principio elementales es decir
    mi razón a disposición del contenido a descubrir no
    compensará lo descubierto










    Estos poemas pertenecen al libro Escritos en la cama


    Todos los días escribo en el autobús o en el jardín
    lágrimas largas, narraciones incompletas, sinsentido las voces, los colores
    letras sin abecedario. Mis horas imperfectas construyéndose
    en los ecos de mi vida, una paradoja corriendo
    sobre la ruta, la distancia

    Como un pajarito encerrado en una jaula
    siempre guardo un sobre en la valija, una birome
    un código postal, construyo, reconstruyo
    destruyo el trayecto entre ayer, y hoy

    Elijo en el transcurrir del día la noche 
    el punto cardinal este / oeste siempre tropieza con la misma piedra,
    volver es ineludible, el futuro está lleno de memoria






    Como un bollito de papel las hojas se juntan en el suelo
    una por una las mujeres bajamos de la barca
    hacemos agujeros en el aire, rayas inconclusas
    congeladas en el frío las hembras y los niños
    preguntamos dónde van los hombres del navío
    la primera idea nunca es buena

    durante los años que duró el juego
    quemé todos los libros 
    rabiaban, nadaban, dormían,
    se movían sutilmente
    preciosos
    al fuego lento del invierno 

    voy a disparar donde más duela
    estóy sangrando donde me duele
    nunca se sabe cuándo nace un asesino
    y vuelve real lo que no es
    casi siempre
    mucho
    es demasiado
    lo que más quiero es
    que el invierno acabe







    En el aire me quité el arnés, dejé de ser tortuga en paracaídas
    en vez de separar la arena y escribir frases inútiles que luego
    borraría con las patas, preferí la dispersión:
    sumergirme en un alma sin nombre y por su delicia dejarme tomar.
    Y así fue, querido público que comencé a convertir gusanos
    que traje de Funkdango en mariposas, y así llegué a este bosque
    no fue fácil entender cuándo necesitaron amor y cuándo liberación…

    Temo que si rebobinan sus vidas “la terrible invención”
    las llevará a los bajos del sur, entre plantas acuáticas y
    arroyos pegajosos. Sin embargo, acá donde hubo árboles para estos pájaros
    todo murió de pié. El invierno que pasó fue de una crueldad innecesaria,
    y de la naturaleza, querido público, solo quedó el grito de las aves y la piel
    de la raíz, algo al revés, que no es raíz, es pielque no me atrevo a rasguñar

    ¿Y si tomo vino?

    Loca estaría si dejara este bosque al que he llegado,
    suelto en su naturaleza expandiéndose, sin haber comprendido
    lo reversible de las cosas. Me iría y borracha de ese vino
    volvería a los jardines donde las patas abiertas de mi madre
    soltaron este huevo al alcance de lo que había, y lo que había era
    la borrasca de los vientos. Si recordara dónde está Funkdango
    migraría para recibir sobrevivientes y haría de ellos mariposas inmortales.

    He sido la única tortuga en el mundo, que se dispersó en el aire y a merced
    de la corriente aprendió a volar. Queridos míos, si todavía fuera inteligente pensaría
    en volver aquí, en otra primavera. A ver la forma por venir
    pero estoy como una piedra enraizada en este bosque, haciendo
    con la cáscara que dejó el incendio mi caparazón





    Es un viaje de imitación
    la niña el murmullo del viento,
    el sol tímido de colección: otoño
    en invierno..No es viento
    ni reflejo en el agua
    No soporta ni sostiene, no es mi dolor
    es otro




    0 0


    GRACIELA ZOLEZZI FAURE

    Nació el 13 de febrero de 1930 en el seno de una familia de largo arraigo en Carlos Casares, ARGENTINA de donde se aleja en la adolescencia para cursar estudios superiores.

    “Escribí desde siempre”, afirma. De su labor literaria ha publicado “Poemas de entrecasa” (1962 – 1964) y aparece incluida en la antología “Trece poetas” editada por el Instituto Amigos del Libro Argentino y en prensa en 1972 el libro “Mesa de saldos” editorial Stilcograf, además en cuento “Algarrobos” mencionado con anterioridad.

    Ha colaborado asiduamente en diarios y revistas del interior y la Capital Federal: “Tribuna” de Rosario, “El litoral” de Corrientes, “La hora” de Mercedes,  “La Ley” de Carlos Casares. “Para Ti”, “Meridiana”. Y mientras reside en Villa Constitución (Santa Fe) funda y dirige “La Butuba”, revista literaria de dicha ciudad.

    LA OBRA

    La obra literaria de Graciela Zolezzi Faure está abocada en casi su totalidad a la poesía, género por el que revela una natural inclinación unida a la ya lograda madurez estilística, ambos elementos le permiten afrontar el hecho poético con soltura y profundidad. En “Poemas de entrecasa” pueden destacarse estos rasgos: su poesía es breve, sencilla, viva en connotaciones y plena de lirismo. El título señala ya una búsqueda de simplicidad que es la nota característica de cada uno de los poemas, simplicidad que no implica escasez de recursos sino una sostenida preocupación  por mostrar lo cotidiano de la vida enaltecido por la emoción poética. Así, la casa, los hijos y todo acontecimiento diario, por minúsculo que pareciera, adquieren una dimensión lírica  especial que nutre cada verso de Graciela Zolezzi Faure.

    Tampoco falta en ellos el recuerdo de la infancia o la nostálgica memoria del pueblo donde viviera, y en “Oratorio”, conjunto de poemas incluido en esta obra, la temática se extiende hacia un terreno más amplio para cantar la defensa del trabajador de la tierra, del criollo. Aquí la autora, haciendo de lo social el núcleo principal de su poesía, mantiene siempre la misma vibración emotiva de las composiciones anteriores.

    En “Trece poetas” se recogen los poemas de “Oratorio II” que tiene puntos de contacto con “Oratorio”, incluido en “Poemas de entrecasa”, puesto que la preocupación social se continúa ahora con mayor definición.

    Estructurado a la manera de esta composición musical, “Oratorio” contiene una serie de poemas breves cuyos títulos se adecuan a los diferentes ritmos que la componen: desde “Andante lento” hasta “Con brío” esta breve pieza va creciendo en gravedad  y profundidad temática: es un progresivo cuestionamiento sobre los orígenes de la humillación humana en estas tierras; y en su clímax las oraciones interrogativas y exclamativas en “Molto Vivace” y en “Andantino” jerarquizan la obra con su intensidad lírica.

    Cuando nos acercamos a “Mesa de saldos”, su obra aún inédita, advertimos de inmediato que se abre en la producción de Graciela Zolezzi Faure una perspectiva nueva: junto a la valoración de lo cotidiano hallamos ahora como núcleo de su poesía una madura elaboración de ciertos tópicos que habían aparecido ya esbozados en los poemas anteriores pero que cobran mayor relieve en esta obra.

    El dolor frente al paso del tiempo, el sentimiento de soledad que provoca este dolor, la necesidad de mantener lo inefable de los días, y la nostálgica tarea de rescatar los “saldos” de su vida que justifiquen y ayuden a seguir luchando, son los temas centrales de los poemas de “Mesa de saldos”. En ellos los versos se corresponden con la fluctuación más menuda de su espíritu en una unidad de sentimiento y lenguaje lograda con tal acierto, que al instante sentimos que no sólo se trata aquí de un buen libro sino del descubrimiento de un ser humano que se vive en y a través de lo poético, como en “Así”.

    Conservando la simplicidad inicial con que hemos caracterizado su obra, estos poemas de Graciela Zolezzi Faure transitan el terreno de sus nuevas experiencias sin perder la sugestiva ni la auténtica  ternura de los anteriores, asimilando, además cada elemento que se incorpora a su trayectoria vital y literaria donde ni grandilocuencias ni excesos retóricos tienen cabida, sino la insobornable voluntad de comunicar lo profundo cotidiano tal como se da en “Ladrón”. Baste para concluir, lo que ha dicho acerca de esta obra el escritor Isidoro Blaistein en la presentación del libro: “Yo diría que quien lee este libro, toca el alma de una mujer. Porque hay libros que están vivos y libros que están muertos. Graciela Zolezzi Faure escribió un libro vivo, se llama “Mesa de saldos”.”







    1

    Me reconozco en la inquietud de Oscar
    o la tozudez de Graciela
    y tantas cosas de Agustín
                                        también de Andrés
                                        también de Andrés
    hijos
          nietos
    y por supuesto
                        para atrás
    soy casi espejo
    de papá y mamá
    pero es más grave
                            más inesperado
    mucho más difícil y complejo
    cuando salto en travesuras
    de nuevas generaciones
    que me están enseñando a vivir
    de otra manera
                         en otros mundos
    en posibles milagros
                               de eternidad
    imprevistos espejos
    en que hasta los rasgos
    veo hermosos
    queridos espejos




    2

    que acepto sin juzgar
    reflejos sin culpa
                            de mis culpas
    brillo nuevo en bronces 
    que no descubrí en mí
    rojos sangre
    que trasvasé a sus cuerpos
    cristales azogados
                             por sabias manos
    puntuando vidas y misterios
    y de pronto
                    estás vos
                                 el otro
    instante infinito
    de encuentros sin palabras
    flechas de ciegos
    que aciertan siempre el blanco
    reflejos…
                  ¿yo en ellos?
                  ¿ellos en mí?
    ¿Quién en nosotros?





    BONUS TRACK

    Buscó el amor, esa última moneda
    por la que hurgamos un bolsillo roto.





    V – LOS JÓVENES

    XI

    Crujiente pan
    de mi mesa pequeña.
    Tienes hoy,
    el amargo sabor
    de una pena.
    En los ojos de mi hijo
    veo gritos
    de otros niños que esperan.
    Crujiente pan
    no alcanzas, no sacias, 
    no llegas
    y es tu ruido crocante
    una queja.

    POEMAS DE ENTRECASA, Buenos Aires, 1965




    V

    Todo se va…del esfuerzo
    del hombre.
    Algunos
    dicen:
    la tierra es de otros-
    que la compran, la venden
    a distancia.

    Ruge rebelde;
    prostituyen,
    maltratan
    a su alma. 






    VI 

    Hay algo dentro que le grita ¡es tuya!
    viene de
    lejos.
    Es, ancestro de la humanidad,
    lo natural,
    lo justo.
    -Es tuya,
    tú la trabajas-
    Ansiedad
    posesión,
    amalgama,
    va, hacia lo recto.

    POEMAS DE ENTRECASA, Frag. de ORATORIO -  Bs. As. , 1965




    ORATORIO II

    VIVACE

    Hombre maldito
    que has atado al hombre
    Hombre maldito
    que matas el alma
    de tu raza
    hombre maldito
    que sientes con el vientre
    y mandas con la plata
    y tienes pensamiento
    en cuatro patas.
    Tres veces maldito:
    por el dolor,
    por la vergüenza
    y por la estafa.
    Matas el germen
    de glorias de tu raza.

    TRECE POETAS – Bs. As. 1967




    ASÍ

    Se nos muere el amor
    -y no es la distancia
    ni es el tiempo-
    es sólo esa palabra,
    ese gesto,
    ese instante de adentro
    que rompe el equilibrio,
    la belleza
    de lo que -cautelosos-
    día a día,
    estábamos haciendo.

    MESA DE SALDOS





    ADOLFO BELLO
    ESTUDIANTE EN ROSARIO

    Ya pasó otra vez
    y pasa
    ahora mismo
    en tantos lados
    y pasará de nuevo este dolor 
    esta sangre que filtra los asfaltos
    y se une a la tierra
    gritando
    reclamando 

    pasó hace tiempo
    en muchos lados
    pero sobretodo 
    pasará de nuevo
    y será en tu hijo
    en nuestros hijos
    si te quedas así
    si nos quedamos mirando
    cómo se hace distancia
    entre él y vos
    entre él mujer
    que fue sangre en
    tu sangre
    y hoy
    ni siquiera sabés
    qué lo hace extraño
    que te lo vuelve solo
    lejano
    inadaptado
    Vamos
    hay que mirar mejor
    oír, preguntar, hablarlos
    hay que morir paseos y vestidos
    para aprender de nuevo a abrir los brazos
    para que cuando sea su sangre
    la que orade el asfalto
    no se pierda en un grito de ausencia
    no se vuelva la mancha pisoteada
    por millares de pasos
    sino
    un flamante ardor
    resucitado
    como aquellos de ayer
    como hoy

    MESA DE SALDOS










    0 0
  • 01/16/13--07:23: Ý NHI [8990]



  • Ý Nhi (Vietnam, 1944)
    Estudió Lenguaje y Literatura en la Universidad de Hanoi. Ella fue investigadora literaria antes de convertirse en editora de poesía para la Asociación de Escritores de Vietnam, que le otorgó el Premio de Poesía en 1985.





    ANHELO

    Para Blue


    Partir
    Como un barco dejando el muelle al alba
    Mientras las olas lamen los bancos de arena, despidiéndose

    Como una hoja todavía verde arrancada de una rama
    Dejando sólo una ligera hendidura en la madera

    Como una orquídea morada oscura
    Palideciendo gradualmente
    Y cerrándose un día como un capullo viejo

    Partir
    Como un jarrón de porcelana china en una repisa bien iluminada
    Y que empieza a resquebrajarse

    Como un bello poema recortado de un periódico
    Primero triste
    Después exaltado
    Al echar a volar como una mariposa al fin del verano

    Como un anillo de compromiso
    Que se sale del dedo
    Y se esconde entre los guijarros

    Partir
    Como una mujer abandonando a su amado.



    Traducción al castellano Nicolás Suescún

    http://emmagunst.blogspot.com.es/








    0 0
  • 01/16/13--07:34: PATRICIA VENTI [8991]




  • Patricia Venti. (Maracaibo, VENEZUELA 1966). Ensayista, poeta. Estudió letras en la Universidad del Zulia y Magister en Literatura Iberoamericana en la Universidad de Mérida. Desde 1994 vive en Europa y se doctoró en la Universidad Complutense de Madrid (España) en el año 2004 sobre la obra de Alejandra Pizarnik. Ha publicado dos libros de poesía en Venezuela y colabora en diversos periódicos y revistas internacionales.



    Queda la costumbre de la angustia.
    Buscar otro sueño.
    Otro destino.
    Martha Kornblith

    A mis padres
    y aquellos que alguna vez amé.

    Un día aciago de marzo
    mientras enterrábamos a mi padre
    nuestras manos cavaron el espacio del miedo
    el temblor de la espera
    esa felicidad nunca prometida.

    La lluvia lavó sus heridas
    y sobre la fosa abierta
    se acumularon
    abrojos, espinas, llanto enmudecido.

    Mi madre se quedó sola
    con los nombres del olvido
    junto a la niña que siguió hablando con fantasmas.
    Años perdidos o fragmentos
    de una historia contada hasta el cansancio.

    Te nombro por última vez
    Muera el silencio.







    Mi ciudad
    tácita y nocturna,
    está presente en cada uno de mis días.

    Transito por sus caminos polvorientos
    casa de la infancia
    agua dulce, continente intangible,
    dos cuerpos abrazados,
    un infierno llamado culpa.

    Aquí y ahora
    sólo quedan cenizas,
    letras de otros que anuncian:
    “la ruina estaba predestinada a caer sobre nosotros”.







    Conjugo el verbo morir
    y la segunda persona eres Tú.
    Estúpido juego del lenguaje que mata
    se quiera o no,
    porque la gramática
    siempre impone un sujeto de la enunciación
    aunque objetes
    que la excepción confirma la regla.








    Ya no hay incongruencias entre ser y estar
    Donde crecía la mala hierba,
    ha echado raíces una estirpe
    que bien pudo ser la tuya.

    El silencio fertilizó la tierra
    y mi infancia se pobló de muertes prematuras.
    Aquellos años fueron una herida,
    un padre convertido en leyenda,
    elegía de lo más querido,
    una madre reflejada en los espejos
    la culpa de parecer su sombra,
    un hermano golpeando el corazón
    igual que una cáscara vacía.

    Todo se disolvió en el paisaje triste de lo perecedero,
    el jardín y la casa quedaron atrapados en el reverso de la foto.
    Nuestra madre mira serena
    a la niña de ocho años,
    a la mujer de cuarenta.
    Ella, en la playa, en el mismo lugar
    —como si el océano no te le hubiese arrebatado—
    nos saludará por siempre con la mano.







    Te escribo desde un paraje
    sórdidamente puro.
    Y aunque no pude atrapar el aliento de tus dedos
    o el temblor del tucán en su agonía
    preferí ignorar aquella advertencia:
    “nos quedaremos huérfanas
    con papeles escritos en la distancia
    seremos dos voces en un continente perdido”.








    El día que moriste
    quise enterrar tu biografía bajo el puño.

    Demasiado tarde
    para evocar la soledad más absoluta
    que hiere la magnificencia del Haya.

    Los extravíos siguen aquí,
    la respiración se llena de agua
    y la hija que pariste
    te llorará
    hasta que nos trague el olvido.








    Europa será presagio de lo lúgubre, dijiste
    en la que dejarás tu historia
    un amante abandonado en los espejos
    la imagen de la muerte
    o la muerte de la imagen
    y ya nada será lo mismo.

    Inexorable fue tu sentencia,
    el tiempo
    —demorado en las horas, discursos, esperas—
    ha dado forma al destino de tus palabras.








    La infancia
    es él más terrible de los encierros.
    Tuve ocho años
    y no fui feliz.

    Conocí el asesinato del padre
    arma de fuego
    golpe certero en la nuca.
    Lastimé a la mujer madre
    desnuda ante la pena
    olvidada en los retratos
    perpetua amargura.

    Tantos desconsuelos
    se entremezclan con los desechos del tiempo
    que merecen ser arrojados al olvido.
    Sin embargo,
    a fuerza de vivir sin belleza
    todas las voces confluyen
    en los seres que amé
    encadenando mi vida a su memoria.








    A medida que fui cumpliendo años
    una luz obscura atravesó todo sentimiento.

    La familia se convirtió en una trampa
    y al intentar entrar en la casa de la infancia
    encontré la ausencia del padre
    un apellido inexistente
    mujeres que odiaban las caricias
    hijos en las suturas.

    Descubrí entre desvencijados muebles
    el tiempo de amar y ser despreciada.
    Pero es mejor pensar que todos lloran
    —con justa razón—
    la inutilidad de sus vidas.

    Desde entonces,
    se desgasta el tiempo de los relojes
    y la mujer que soy
    maldice
    el corazón atado a los recuerdos.








    La memoria despierta para herir
    y aunque el tiempo lo consume todo
    el destino trazará las líneas de su propio territorio.

    Como un puño que golpea
    el pasado supone una renuncia
    la falsificación del encuentro fortuito.

    El principio de una pasión se vuelve
    una palabra mal dicha
    que busca otro pronombre personal
    diferente al yo, tú, nosotros
    quizás otra vida difícil de alcanzar.








    Entre nosotros abril con lluvia
    fue papeles escritos
    guardados bajo siete llaves.

    Ahora no sé
    si dijiste
    “nunca me gustaron las despedidas”
    o “las cayenas sangran con sólo llamarlas espejismo”.

    Tampoco recuerdo
    si aseguraste que París en otoño
    se asemeja a los relojes detenidos.

    Puede que me hayas olvidado
    mientras mirabas caer el agua bajo las catedrales.
    Sin embargo,
    al rememorar lo puro de esos días
    tu presencia se confunde con las horas
    palabras —casi susurros—
    dichas al borde del camino:
    “casarse lluvias, desbocarse vientos...”.








    No basta sangrar antes de amar
    volver a la fugacidad de la noche
    romper antiguos papeles
    morir en el ocaso de tu cuerpo
    deslizarse en el presente
    y repetir: no te olvido.

    Tampoco alcanza
    esta fatiga anticipada
    ni el desasosiego de no poder más
    la asfixia traducida en tedio.

    Sólo necesito
    llorar la dulce espera de los besos
    buscarte en el abrazo donde se entrecruzan
    la rabia y el íntimo comienzo,
    perdonar que vuelva a decir
    “escribo cartas de amor
    hastiada de miedo”.








    La impureza de estos días
    jamás llega con traje nuevo.
    Los hombres se acomodan a sus nostalgias
    y ven pasar las hojas arrastradas por el viento.

    Nosotros, sobrevivientes de lo inexorable
    nos quedamos con los golpes en las puertas
    el sol huyendo por las rendijas
    quizás la primavera bajo el cielo turbio
    un implacable “esto llegó a su fin”.

    Nada hemos perdido
    se claudica para decapitar besos
    volver al humo de los cigarrillos
    y exorcizar aquella canción
    María Bethania: meu querido, meu vello
    un lugar llamado Brasil.








    Al final de la tarde
    pienso en un lugar para la ausencia:
    colegio, casa, parque.

    Silencio,
    y más silencio alrededor de la derrota de aquellos días.
    Vuelve el latido doloroso
    convertido en queja
    la maldición de estar viva.

    Alguien vino desde lejos
    emborronando la pasión
    que no puede ser nombrada.
    Desde un gesto final y tardío
    guardo su desamor
    olor de velas apagadas
    breve tiempo para llorar
    lo que nunca cicatriza.








    Si te quedaras inmóvil,
    casi ausente,
    una pequeña sombra
    mancharía la perfección del paisaje.

    Entonces sería el momento de tomar tus manos
    y hablarte de los días huérfanos
    llenos de alcohol, sollozos reprimidos
    la interminable espera.

    Pero entre nosotros
    no hay refugio para buscar otros sueños
    tan sólo un espacio
    donde nos duele la vida.








    Tarde o temprano quien ama traiciona,
    reza el proverbio.
    Y así fue,
    de nada sirvieron los adioses presentidos
    o esta permanente,
    casi duradera decepción.

    Cierro los ojos
    y veo la desgarradura
    antesala dolorosa a la caída.

    Pasó demasiado rápido
    el agua bajo los puentes.
    Las conversaciones en el atardecer
    captan el instante de la ruptura
    abrazos que se resisten a separar
    el rumbo arbitrario de nuestras vidas.

    A veces,
    basta una lágrima
    para abandonar algunos días habitados,
    lo digo desde la impotencia y sabiendo
    que no habrá
    “un hasta siempre”
    que mitigue este desconsuelo.









    Llegó el otoño
    y bebo alcohol hasta perder el frío.
    No hay nadie en los andenes
    sólo un pequeño lamento
    para insultar lo más amado.

    Esbozo una sonrisa
    y mientras espero el tren
    la desolación se convierte en una lenta agonía.

    Al pensar en el suicidio,
    me digo:
    es necesario vestirsede tierra mojada
    volver a las ensoñaciones
    marcharse sin congoja.

    Pero es inútil encontrar
    razones para la lluvia
    que adormece y lastima los ojos.

    Pronto se cerrarán las maletas
    y en la noche de la huida
    finalmente
    nos quedaremos solos.









    El amor es una
    habitación
    atiborrada de nombres y citas mil veces aplazadas.

    Él,
    un rompecabezas detrás de las palabras,
    para no escuchar mis juramentos,
    creer mis sueños,
    vivir mis mentiras,
    encerró el deseo en un frasco.

    Hoy,
    regalo todas mis heridas al mejor postor:

    "Por favor, pase sin tocar
    pase y vea
    Por favor, sin tocar"

    y espero al menos
    su sonrisa de complicidad
    cuando mi vida se convierta
    en una trampa del lenguaje.






    AUTOBIOGRAFÍA

    Compré una pizarra
    donde voy anotando los planos correspondientes:

    picado/contrapicado
    aire/mirada
    O sea la regla de los tres tercios.

    Yo,
    es el lugar egocéntrico que ocupo. 

    Mi vida es problemática, 
    caótica, casual. 

    La autoexperimentación
    y el desorden son parte de mi rutina.

    Desde la adolescencia
    sufro de insomnio 
    y tomo diazepam para dormir.


    Soy una mujer poco práctica, 
    es decir, consecuente con los sueños:
    dejé de usar tacones

    y fantaseo todas las noches con un hombre 
    que cada día olvido su nombre cada día)


    Basta ya,
    -no pienso repetirlo dos veces-
    estoy enamorada.




    0 0
  • 01/16/13--08:39: MAUREEN OWEN [8992]



  • Maureen Owen (Nacida el 06 de julio 1943 en Graceville, Minnesota) es una poeta norteamericana, editora y biógrafa. 

    OBRAS:

    POESÍA:

    Country Rush Adventures in Poetry (1973)
    No Travels Journal Cherry Valley, NY: Cherry Valley Editions (1975)
    "A Brass Choir Approaches the Burial Ground" in BIG DEAL 5 (1977)
    Hearts in Space New York: Kulchur Press, (1980)
    Zombie notes: poems. SUN. 1985. ISBN 978-0-915342-48-8.
    Imaginary Income (1992)
    Untapped Maps (1993)
    American rush: selected poems. Talisman House. 1998. ISBN 978-1-883689-69-8.
    Erosion’s Pull. Coffee House Press. 2006. ISBN 978-1-56689-184-4.

    ANTOLOGÍAS:

    A. R. Ammons, David Lehman, ed. (1994). The Best American Poetry 1994. Simon & Schuster. ISBN 978-0-671-89948-6.
    Kenneth Koch, Kate Farrell, ed. (1985). Talking to the sun: an illustrated anthology of poems for young people. Macmillan. ISBN 978-0-87099-436-4.

    BIOGRAFÍA:

    AE (Amelia Earhart).Small Press Distribution. September 1984. ISBN 978-99941-79-90-9.

    PREMIOS:

    2011 Fund for Poetry Award
    2010 Colorado Book Award and Balcones Poetry Prize finalist, for Erosion's Pull
    1999 Los Angeles Times Book Festival Prize finalist
    1998 Foundation for Contemporary Performance Arts
    1985 American Book Award, for AE
    1979-1980 National Endowment for the Arts fellowship grant





    Domingo africano

    ¡Por la cresta quiero estar constreñida por el fervor!
    Torturada por la pasión!Tal y como dicen la publicidad
    Los Hijos y Amantes de d h Lawrence
    en el diario del domingo
    en cambio estoy aquí contigo
    escuchando una voz del año 1523 que dice
    "la sabiduría es aquello que hace funcionar el conocimiento"
    y un rebaño de cebras galopan de vuelta y traspasan la línea
    Un tropel de pezuñas salvajes rumiando su camino
    desde el Serengeti hasta nosotros
    caminando en el polvo
    de aquellas vendas calcinadas por el sol
    hinchando de gases nuestros botones en flor
    Todo es energía Cuando ella dijo
    "Los hombres se lo toman todo de a poco
    se toman el poder los sueños la esperanza la casa
    y el auto" ella apuntaba a la energía
    y como en sus sueños ésta regresaba a ella
    Ella hacía zumbidos con sus propios apuntes.
    Ella sintió su cuerpo asombrosamente incierto
    la onda natural de los electrones desplazándose
    Los dedos, los dientes los bordes perdidos de la piel
    combinados como el tráfico a la 19ºº
    Esto es lo que le pasó a Santa Teresa cuando ascendió volando.
    Una vez después de clases le pregunté
    a mi más profundo Jesuita
    si él pensaba que ella realmente había volado
    me refiero a salir por la ventana y elevarse en los aires nocturnos
    Su cabeza se estiró una ráfaga de pruebas agitándose
    "Por supuesto" se enojó "Por supuesto que ella voló".




    ZOMBIE NOTES

    by

    Maureen Owen



    DAYS & NIGHT'S

    This is certainly not a painting     by Ni Tsan 
    a fourteenth century master    whose obsession was 
    cleanliness     his sparse landscapes   practically all
    brush    & hardly any inkwash                   But more
    in the style of Shen Shih-ch'ung    his milky  monochrome
    The Pavilion of the Luxuriant Trees          where
    two figures     discussing on a balcony      seem to be immersed
    in a pile of Necco wafers
                                & you & I    go out of the house
    & scream     "Fuck you!"     at each other     in an open field 
    hurling a bottle of Rolling Rock      (two good sips still left!)
    into the dark      all because of a paragraph   in the
    New York Times magazine section      describing        a
    serious young woman machinist    as    "loving the arc
    of the welding torch      and the flow of the molten
    steel"       & I said    "sexist"     over your shoulder     & we
    left the lake early.
                                    Water 
    and a preparation of pine soot    & the pines    so thinly 
    arranged      the painter gazes     out of a wicker window
    into rectangular fog          Obviously no one has ever
    told him    he lacks depth perception!          Below
    his spongy jowls     his palms    must be sleeping
    on his knees    crushed in the folds     of blue bamboo leaves.

    Often the simplest words!     only take you to the edge
    of the sea        where to the artist    you are merely a tall dot
    who has run out of land

                            or as Frank O'Hara once said to me
    as we were strolling in      the tide
                                          "Baby, this is weather! ........



    SARAN WRAP

    the other night at dinner     when you said
    "I've never known a famous writer       & I probably
    never will"     I experienced    "Future Shrink"    a
    wool sweater trounced in hot suds       or cotton too
    long under water       like Thomas Hardy    who found out
    he had fallen in love with   his own niece     not knowing
    she was the illegitimate child of the illegitimate daughter
    of his own mother       or saran wrap    in steam



    WE CAN'T FIND THE TRAITOR BUT OF COURSE 
    HE'S STAYING RIGHT HERE IN LONDON 
    AT THE WINDSOR HOTEL

    Calmly & with an air of detachment she folded the great
    ship in two      & sank it                ... no
    I must have imagined that       I must have imagined 
    the french fries      the wind aching over the hot rods 
    night's crushed geography      where all the wrong people 
    went off with the wrong people      I must have imagined the 
    air off the steeple's    dark point    where in telling her story 
    she seemed not to notice   that one by one all the men who 
    left her    became novelists    I must have imagined    someone 
    sent me her ring    in a small box    they said this is her ring 
    we thought you'd want to have it    but it wasn't her ring 
    I was dreaming again    I must have imagined the 
    motif of confronting birds      or pigs 
    who like sharks & children will put anything 
    into their mouths      the world considered in terms of 
    chewable & non-chewable    & then two days later the 
    cartoonist's spouse    committed suicide.    I must have imagined
    the paper flew up from your hands!          the milk exploded
    on the stove! I must have imagined love was out of fashion
    the spectators came to be shocked!    the knobs resembled
    elephant's eyes      you always loved this weather.     Unlike 
    the horse    who relies on the assumption   that no one is
    there    as to the sound of hay drifting on a thought
    of hay     dreamed up & sent ceiling        I must have imagined
    that wewould go on calling it what it was meant to be when
    we said it      & I would never need to measure the chairs to
    make my point!    I who pounded on your dreams      & 
    walked backwards in snow to confuse you      I must have 
    imagined you were calling just to rub it in!



    Novembers            or straight life

    It's guys    like Emerson    that always fuck it up
    Who from his journals   -marked for later use in
    Social Aims under "Manners" wrote

        My prayer to women would be, when the bell rings,
        when visitors arrive, sit like statues.

    Impossible!     to give passionate head   after   reading that!
    Impossible      to blow you    under propelling tables!      our
    beers whitecapping      on the nap    Oblivious!    of swizzle
    sticks     & Cinzano ashtrays embedding      in our backs!
    While the Pope hits a new low      & the Professor who is so
    brief   as to be left with nothing more to say     has rectified
    this once again    by repeating everything three times . . . . . even
    a tree surgeon will bend over the fence     asking      "Is your
    husband home?        Is your husband home?           Is your husband
    home?"    as though you didn't hear him    instead of simply
    choosing not to answer.      How To Talk To Assholes      was a 
    possible title I was considering     in honor of the doctor 
    studied my severely swollen thumb      & inquired     as to whether 
    any strenuous exercise had    been taken of late     "perhaps yanking 
    a fitted bedsheet over a mattress?"    he postulated. . . . . .
               "Is this a town?" I asked
               "Yes," said Uncle Alfred,   "this is Raven Brook, 
               and here is Jake waiting for us."






    Winter is so   punk.     It's Steel shades shaded tin    &these
    strung-out Ash trees     their anorexic limbs   dovetailing
    with the light.    I often go walking    with a second figure
    we laugh    about how we both     should have taken up
    painting instead.                                    Once
    from an opposite crosswalk     We saluted    a man with
    Fuchsia    for hair      A thatch the hue of Modern Magazine Pussy!
    We chortled.                      Winter is so punk
    the sunlight's raw     & all the bushes  Seem to be
    in poor health            sometimes you wish
    you still knew the people you used to know
    better

                            I was still stirring the noodles
    when he threw the broccoli back into the frying pan
    & the fight was on!             It must be a sign
    that the disappointments of life       are setting in.
    We lolled in the hay til noon    intellectually discussing
    passion            You can't blame short hair for everything!
    Remember when the word    moonlight    meant romance        & 
    now     it just means     holding down two jobs
                                                     My 
    uncle Trap       got layed-off the track   for five years for 
    doping horses       As a kid I used to hold    them for him 
    Shank in hand       I'd ask    "How come you give them a shot   before 
    they run?"
                        to make a constellation    he'd say    into which
    or upon    which        other constellations fit     or are placed
    unfitted    & are cut     by circumstance to fit
                                     other times he'd just say
                                                         "Vitamins."






    for Edwin Denby

    He said see

    That building that 
    isn't there 
    that's where de Kooning 
    used to live






                                for Ulysses on his high school
                                graduation

    Just come home when you need to    or how does light get 
    between the stars   if there's no electro magnetic forces 
    in space


    A small roaring in the foliage     of poplar  &
    reed     heat throbbing upward over the damp gravel
    the last clump of tulips falls apart     Grey Tropical. .
    . . .  Yes it's true!     Basically     you have
    to learn what life is about     from the vertebrae pattern
    of a frog!    all that remains is to be mentioned    or
    don't put cast iron    in a sink full of suds overnight    & 
    if you can't speak to them in real language      always 
    use code.     Suppose this mist centered on stage left & 
    demanded our attention     because when everything was finally 
    settled    one of the dates got switched    & it all had to be 
    rearranged again     But O you are so beautiful      staring 
    out the train window     Saying
                                    "I hate Liza Minnelli!"




    from "Letters to the Letters S and F"

    Tuesday      the first letter


    Dear S

    Today I didn't agree with what I said yesterday      to you
    about having children       or not having children     Except
    that I love these three   Even as            she will always sing
    the praises of every tiny horrible aspect of being a mother      that I
    hate               Sometimes I think I've learned     everything I know
    Kyran explained at breakfast     how if you have a diaper on       you
    don't need to wear underwear       & WCBS New York told about a man
    completely on fire     who was rescued by his wife              She

    put out the flames     with a garden hose      Now & then     a spouse 
    comes in handy            The air is full of light      & today I
    received mail from     The Blinded Veterans Association, The American Lung
    Association, Connecticut Light & Power, Bob Holman, DISCOVER (the news 
    magazine of science) sub titled   "Can A Heart Attack Be Stopped,"  Katharine 
    Hepburn, The Abortion Fund, Wausau Underwriters Insurance Company, Ronald 
    Reagan, National Women's Health Network, The Print Center, Manuscripts from 
    Albany, Lynn, MA, Columbia, & Atlanta,     a card from Helen Adam just back 
    from Germany en route to Arizona     & another graced package from Tom 
    Weigel   w/a note    Bob's card is a Winter Sunrise in the Grand Tetons  tho
    it is August here . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    She taught herself   how to draw   in this garden   that summer.





    Wednesday    November I I

    Dear F

    Tonight missing John Cage at the Poetry Project.   There is something
    very John Cage     about missing John Cage     but I regret I am not there
    to see his wisdom    and hear him chuckle at himself for appearing as
    himself.

    Just now you called sounding depressed. I'm no puff ball myself these 
    days what with looking for a job and all.  I want to feel    like 
    Patrick    who just came through the room saying he     should study for 
    his Spanish final, but he'd end up watching the hockey game instead.  
    "I have no control over what I do," he tells me.    "I like taking 
    life as a big joke   because it is."      Myself I have always been
    too serious     I boycotted the royal wedding         Refusing to even
    watch the interviews with Prince C and Lady D on the telly     For 
    Lynch & Doherty! in British prison          for
    Bernadette McDonnell   beside her starved father
    's coffin     For the desperate rioting poor    in the streets of
    London!    I boycotted the royal wedding!               I wanted to call 
    attention to    my cause by flying the Irish flag from the roof, but I 
    couldn't get hold of a flag     I thought of posting an announcement
    "WEDDING BOYCOTT HERE!"      but who would see it jetting by in their 
    Subarus & pickups      So my boycott went on without notice. . . . . . 
    . . . . .Except for those unlucky few    who 
    had to listen to me berate them for their obvious bedazzlement with 
    royalty as they sat all ears to hear prince C      nasal
    his secret      on how he has managed to just not go "mad"      living 
    with the eyes of the world on his every move!

                                                           Life's Tough 
    all over Baby I thought      some people can't even get noticed dying 
    of hunger    in an English prison
    But it was over with a bang    wasn't it         & now Thanksgiving
    is for certain      We will bring all delicious side effects    & wear our
    Halloween costumes    I am a huge parrot w/wild red-orange    & yellow head
    in my long black w/red velvet inside cape    or as someone suggested
    as we were T or t ing    a volcano . . . . . . . . . . . . . . . . .




    Monday   November 23

    Dear F

                                                      The yellow pigments
    of the marsh      were becoming blue with the tide      the air was like 
    the corners of a large transparent box      those leggy reeds 
    she told me were called Johnson Grass in the south      Blazed 
    palomino     but despite the fierceness of the caption      "Cold" 
    under the picture      I am still unable to find a place for 
    Vladimir's line:      "His eyes burned like a pair of angry assholes 
    in the snow."      If Arthur Conan Doyle had written like that     do 
    you think Sherlock Holmes would have been changed appreciably?  
    Patrick & I have just finished The Speckled Band      a grizzly 
    tale of murder    & are now reading one that involves a young 
    hydraulic engineer      whose thumb has been completely hacked away 
    not much different than the morning news on WCBS      Except 
    that Holmes is often emotional & acts like he     's just snorted
    enough coke for 4 normal people                 Then coming by Cox
    School    I saw      the gangster woman      with her face from the 
    Dick Tracy comic strip     the same 3 deep lateral grooves on
    each side                 &the same yellow hair         intense
    as today's light
                       Cadmium






    0 0
  • 01/16/13--09:05: NIKKI GIOVANNI [8993]

  • Nikki Giovanni photo loading...


    Nikki Giovanni es una de las más conocidas poetas afroamericanas que llegaron a la fama durante la década de 1960 y principios de 1970. Su poesía singular y profundo testimonio de su propia conciencia en evolución y experiencias: de niña a mujer joven, estudiante de primer año de universidad, ingenua experimentada activista de derechos civiles, de hija a madre. La poesía de Giovanni expresa fuerte orgullo racial y el respeto a la familia. Su estilo informal hace que su trabajo sea accesible tanto para adultos como para niños. Además de las colecciones como Re: Creation (1970), Poemas de Amor (1997), y The Collected Poems de Nikki Giovanni (2003), Giovanni ha publicado varias obras de no ficción, literatura infantil y grabaciones, nominada al premio Emmy por Nikki Giovanni Poetry Collection (2004). Una conferencista frecuente, Giovanni ha enseñado en la Universidad de Rutgers, la Universidad Estatal de Ohio, y el Tecnológico de Virginia. 

    Giovanni nació en Knoxville, Tennessee, en 1943. Menor de dos hermanas en una familia muy unida, ganó el aprecio intenso por su herencia afroamericana de su abuela, explicando en una entrevista: "Yo vengo de una larga línea de contadores de historias." Esta exposición temprana a la potencia del lenguaje hablado ha influenciado la carrera de Giovanni como poeta, sobre todo en su propensión hacia el habla coloquial. Cuando Giovanni era una niña pequeña, se mudó con sus padres desde Knoxville a un barrio predominantemente negro, de Cincinnati, Ohio, pero se mantuvo cerca de su abuela. Giovanni se sintió alentada por varios maestros de escuela y se inscribió en la Universidad de Fisk, una prestigiosa universidad de negros en Nashville, Tennessee. El renacimiento negro emergía en Fisk, con escritores y otros artistas de color que están buscando nuevos modos de expresar su propia cultura. 

    OBRA:

    Poesía:

    Black Feeling, Black Talk (1967
    Black Judgement (1968)
    Re: Creation (1970)
    My House (1972)
    The Women and The Men (1975)
    Cotton Candy on a Rainy Day (1978)
    Woman (1978)
    Those Who Ride The Night Winds (1983)
    Knoxville, Tennessee (1994)
    The Selected Poems of Nikki Giovanni (1996)
    Love Poems (1997)
    Blues: For All the Changes (1999)
    Quilting the Black-Eyed Pea: Poems and Not Quite Poems (2002)
    The Prosaic Soul of Nikki Giovanni (2003)
    The Collected Poetry of Nikki Giovanni (2003)
    Acolytes (2007)
    Bicycles: Love Poems (2009) (William Morrow)
    100 Best African American Poems (2010) [editor] (Sourcebooks MediaFusion)'

    Coautora:

    A Dialogue with James Baldwin (1973)
    Rosa with Bryan Collier (2005)
    Harlem Stomp!: A Cultural History of the Harlem Renaissance with Laban Carrick (2009)

    Obras para niños:

    Spin a Soft Black Song (1971)
    Ego-Tripping and Other Poems For Young People (1973)
    Vacation Time: Poems for Children (1980)
    The Genie in The Jar (1996)
    The Sun Is So Quiet (1996)
    The Girls in the Circle (Just for You!) (2004)
    Poetry Speaks to Children: A Celebration of Poetry with a Beat (2005) 

    Discografía:

    Lincoln and Douglass: An American Friendship (2008)
    Hip Hop Speaks to Children: A Celebration of Poetry with a Beat (2008) (Sourcebooks)
    The Grasshopper's Song: An Aesop's Fable (2008)
    [edit]Discography
    Truth Is On Its Way (Right On Records, 1976)
    The Reason I Like Chocolate (Folkways Records, 1976)
    Legacies: The Poetry of Nikki Giovanni (Folkways, 1976)
    Cotton Candy on a Rainy Day (Folkways, 1978)
    Every Tone A Testimony (Smithsonian Folkways, 2001)





    Equilibrios

    en la vida
    estamos siempre
    sopesando
    cómo enrredamos a nuestras madres
    en contra de nuestros padres
    o a un profesor
    en contra de otro
    (solo para medir nuestro término medio)
    3 granos de sal
    por 100 gramos de verdad
    nuestra dulce esencia negra
    o los extraviados drogos en la calle
    y luego me sorprendo
    cuando tú intentas contarme algo
    es nuestra costumbre hablar toda la noche
    y hacer cosas juntos, a solas
    y ya comienzo
    (como una respuesta frente a un estímulo)
    para equilibrar
    el placer de la soledad
    contra el dolor
    de amarte





    No estoy solitaria

    no estoy solitaria
    durmiendo sola
    piensas que estoy asustada
    pero soy una chica grande
    ya no lloro
    ni nada
    tengo una enorme
    cama
    para enrredarme en ella
    y un montón de espacio
    y ni siquiera tengo pesadillas
    como antes
    cuando me estabas
    abandonando
    ahora que te fuiste
    no sueño
    y no me importa
    lo que pienses
    no soy una soñante
    solitaria.





    Seducción

    algún día tú caminaras por esta casa
    y tendremos una larga partida
    Africana
    te sentarás en el suelo y dirás "Los negros..."
    y yo sacaré un brazo
    entonces tú - sin darte mucha cuenta -
    dirás "Sobre este asunto, hermano..."
    y lo deslizaré en mi cabeza
    entonces me sofocarás con "La revolución..."
    mientras sostengo tu mano en mi estómago
    tu continuarás - como siempre lo haces - diciendo
    "Eso es algo que no puedo manejar..."
    mientras yo moveré tu mano hacia arriba y
    hacia abajo
    y te quitaré tu dashiki
    entonces dirás "Lo que en realidad necesitamos..."
    y cuando te quite los calzoncillos
    recién notarás que estas desnudo
    y conociéndote dirás
    "Nikki/
    no es esto contrarevolucionario..."






    A Historical Footnote to Consider Only When All Else Fails

    (For Barbara Crosby)

    While it is true
    (though only in a factual sense)
    That in the wake of a   
    Her-I-can comes a   
    Shower
    Surely I am not
    The gravitating force   
    that keeps this house   
    full of panthers

    Why, LBJ has made it   
    quite clear to me   
    He doesn’t give a
    Good goddamn what I think
    (else why would he continue to masterbate in public?)

    Rhythm and Blues is not
    The downfall of a great civilization
    And I expect you to
    Realize
    That the Temptations   
    have no connection with   
    The CIA

    We must move on to   
    the true issues of   
    Our time
    like the mini-skirt   
    Rebellion
    And perhaps take a   
    Closer look at
    Flour power

    It is for Us
    to lead our people   
    out of the
    Wein-Bars
       into the streets
    into the streets
    (for safety reasons only)   
    Lord knows we don’t   
    Want to lose the
    support
    of our Jewish friends

    So let us work
    for our day of Presence   
    When Stokely is in
    The Black House
    And all will be right with   
    Our World






    A Poem on the Assassination of Robert F. Kennedy

    Trees are never felled . . . in summer . . . Not when the fruit . . .   
    is yet to be borne . . . Never before the promise . . . is fulfilled . . .   
    Not when their cooling shade . . . has yet to comfort . . .

    Yet there are those . . . unheeding of nature . . . indifferent to   
    ecology . . . ignorant of need . . . who . . . with ax and sharpened   
    saw . . . would . . . in boots . . . step forth damaging . . .

    Not the tree . . . for it falls . . . But those who would . . . in
    summer’s heat . . . or winter’s cold . . . contemplate . . . the   
    beauty . . .






    Dreams

    in my younger years
    before i learned
    black people aren’t
    suppose to dream
    i wanted to be
    a raelet
    and say “dr o wn d in my youn tears”
    or “tal kin bout tal kin bout”
    or marjorie hendricks and grind   
    all up against the mic
    and scream
    “baaaaaby nightandday   
    baaaaaby nightandday”
    then as i grew and matured
    i became more sensible   
    and decided i would   
    settle down
    and just become
    a sweet inspiration







    Legacies

    her grandmother called her from the playground   
           “yes, ma’am”
           “i want chu to learn how to make rolls” said the old   
    woman proudly
    but the little girl didn’t want
    to learn how because she knew
    even if she couldn’t say it that
    that would mean when the old one died she would be less   
    dependent on her spirit so
    she said
           “i don’t want to know how to make no rolls”
    with her lips poked out
    and the old woman wiped her hands on
    her apron saying “lord
           these children”
    and neither of them ever
    said what they meant
    and i guess nobody ever does




    0 0
  • 01/16/13--12:13: CLAUDIA HÉRODIER [8994]



  • CLAUDIA HÉRODIER nació en agosto de 1950, San Salvador, El Salvador, hija de JULIA HÉRODIER (primera actriz de El Salvador) y del arquitecto y escritor LUIS DIAZ CHÁVEZ, ganador del PREMIO CASA DE LAS AMÉRICAS (1961, rama de cuento) con su libro PESCADOR SIN FORTUNA. Desde los anos 60, reconocerá también como padre al Actor y Director de teatro, EDMUNDO BARBERO (español) con quien su madre contrajo segundas nupcias en l960. Barbero, fue gran impulsor de la dramaturgia salvadoreña por lo que se le considera el padre del teatro nacional.

    Claudia, estudió filosofía en la Univ. Centroamericana José Simeón Cañas, UCA. Su tesis versó sobre lo ÉTICO Y LO ESTÉTICO EN SALARRUÉ (1980), a la que se aunó, en 2002, el trabajo monográfico "LA IDEA DE SUJETO EN MICHEL FOUCAULT". Miembro fundadora de la JUVENTUD MUSICAL SALVADOREÑA y miembro del conjunto folklórico MAHUCUTAH, que fundara y dirigiera su hermano, el compositor LUIS DÍAZ HÉRODIER. En 1972 grabó un disco de 78 revoluciones. Con el conjunto ETCÉTERA (también dirigido y fundado por su hermano) que contiene  dos poemas suyos musicalizados por éste, con los que habían ganado un premio en el CERTAMEN JUVENIL DE MÚSICA del Ministerio de Educación de El Salvador.

    En 1972 ganó el segundo lugar rama poesía, en el LVII Certamen Centroamericano de los JUEGOS FLORALES DE QUETZALTENANGO, Guatemala, con su libro VOLCÁN DE MIMBRE, editado en 1978 por la Dirección General de Publicaciones del Ministerio de Educación de El Salvador.  Forma parte de las antologías: POESÍA FEMENINA SALVADOREÑA, e ÍNDICE ANTOLÓGICO DE LA POESÍA SALVADOREÑA.

    En la década de los 90, MARÍA POMIER (francesa) la incluyó en su Antología QUIZÁS TU NOMBRE SALVE (Antología bilingüe de la poesía salvadoreña) Editorial Universitaria, Universidad de El Salvador, 1972. Y, en la que recién acaba de publicar el año 2002 en Suiza.

    Por su parte ROXANA LÓPEZ, la tomó en cuenta para su libro CIEN AUTORES SALVADOREÑOS, y está incluida (junto con otros autores) en los programas de estudio del Ministerio de Educación en el área de Español.

    En l982 marchó a Nicaragua, de donde partiría en l988 rumbo a Guatemala, país en el que cursaría algunos años de ARTES PLÁSTICAS y en donde llegaría a formar parte del grupo pictórico ARTE NUEVE. Retornó a El Salvador en septiembre de 1994.

    Actualmente, es miembro activo y co-fundador del primer grupo literario de mujeres POESIA Y MAS, fundado a principios de 1996, que se caracteriza por haber instaurado en el país lo que dieron en denominar ESPECTÁCULOS POÉTICOS y CONFERENCIAS-RECITALES. Entre ellos: POESÍA BRUJA (proyecto a cargo de Claudia), POESÍA NIÑA (a cargo de MAURA ECHEVERRÍA, ex miembro del grupo y una de sus fundadoras); DESNUDANDO LA INTIMIDAD (bajo la responsabilidad de AÍDA PÁRRAGA, también ex miembro y ex fundadora; REZONGOS DE MUJER, a cargo de MARÍA CRISTINA ORANTES. EL CAFÉ DE EUGENIO (homenaje al poeta EUGENIO MARTÍNEZ ORANTES, estuvo a cargo de Claudia y María Cristina). En 1997 prepararon un espectáculo especial que recogió las voces de varios poetas salvadoreños al que denominaron PLAZA POÉTICA y en el que participaron otros poetas nacionales. En 1999 a principios, se integraron las poetas CARMEN GONZÁLEZ HUGUET y SUSANA REYES. A partir de ese año, a mediados, se echó a andar el proyecto de CONFERENCIAS-RECITALES, teniendo hasta la fecha: DE ESPADAS COMO LABIOS (a cargo de Carmen González); MERCEDES DURAND (Susana Reyes); ELISA HUEZO PAREDES (María Cristina Orantes); DE LA PASIÓN A LA MEMORIA (sobre la vida y la obra de la poeta salvadoreña IRMA LANZAS, a cargo de Claudia Hérodier); CLAUDIA LARS (de Carmen González) y LA VOZ DEL CANTOR (sobre la vida y la obra de PEDRO GEOFFROY RIVAS, de Susana Reyes).

    El grupo POESÍA Y MÁS ha publicado por su cuenta una selección de los poemas que participan en el espectáculo del mismo nombre: REZONGOS DE MUJER y todos los poemas que participan en el espectáculo POESÍA BRUJA bajo el título: EL LIBRO DE LOS CONJUROS con prólogo de Francisco Andrés Escobar.

    David Escobar Galindo, en el prólogo a Volcán de mimbre, Colección poesía, volumen 42, año 1978, acota: “Claudia Herodier tiene un sitio de primera línea: por la riqueza de su mundo interior, por la vitalidad de su mundo existencial, por su completa independencia de ánimo y de criterio”…






    PRADERA ABAJO

    Quiero lanzar esta noche
    mi corazón a rodar
    pradera abajo.
    Quiero dejar de mí,
    el perfume de la sangre
    anudado a todas las sangres.
    El sabor de mis huesos,
    en el hueso de todos.
    Quiero acostumbrarme
    a decir ¡NO!
    ¡NO! a la vergüenza
    de no querer a nadie.
    ¡NO! a la indiferencia.
    ¡NO! al humano que nada quiere saber de mí,
    y se esconde, y muere,
    muere solo.
    Quiero lanzar mi voz,
    esencia de miles de parras
    de diminutos y pálidos jazmines;
    lanzar la soledad
    en barcazas,
    rumbo al infinito,
    y sólo quedarme con el hombre.
    Con él, que nada quiere de mi nombre
    y toma de mi nombre
    todo lo que es mío.

    Quiero que mis aguas
    rueden a carcajada fresca,
    y se escondan traviesas
    en esas melancolías tan humanas
    y limpien el río cenagoso,
    y brinquen claras por el guijarrerío.

    Musgo quiero ser.
    Panela de luz entre dos ojos.
    Recuerdo alegre, duro,
    triste, seco, ardiente, desvalido.
    Quiero ser tu recuerdo, planeta desvelado.
    Tu seda al sol. Tuya, tierra severa,
    tierra mía y de todos,
    dentro de lo mío.

    Mayo 25/80 S.S.







    EL SALVADOR

    ¡Oh, salvador del mundo!
    (Por los jesuitas y sus empleadas
    asesinados vilmente...)

    En esta ciudad en la que nací
    en la que me enseñaron a leer,
    aquella en la que hice, como todos,
    mi primera comunión,
    (aunque ya no sea católica)
    en la que fui bautizada,
    aprendí a jugar, crecí, menstrué por primera vez...
    La ciudad en donde me hice mujer;
    la que quedó libre de bombardeos en la Guerra del 69,
    la que asiste todos los domingos al fútbol,
    la que le gusta echarse sus cervezas,
    dormir siesta los sábados,
    salir a fiestear, si es posible, desde el jueves por la noche,
    la que se ha levantado a pesar de la ceniza de sus volcanes,
    la que se alegró de que el Divino Salvador del Mundo
    no cayera por tierra
    destrozándose
    en el terremoto del 86,l
    la que se cree bendecida por el nombre que lleva
    y a los ciudadanos nos convierte en santos.
    La que todos los 6 de agosto sale a las calles
    en interminables procesiones...
    y ni por eso se transfigura.
    La creyente. La golpeadora de pechos. La cristiana.

    La que nos ha enseñado que es el ombligo de la patria

    y que ésta es nuestra madre
    y por ello debemos estar orgullosos de su nombre.

    Jurarle nuestras vidas, consagrarnos al bien, a su bien.
    Patria que nos dice que escribió su historia con sangre.

    La muda. La cómplice. ¡La asesina!

    La que permitió
    que las enseñanzas de muchos quedaran regadas,
    coaguladas, esparcidas en un césped
    donde vuelan las moscas...

    Madre corrupta, oportunista
    engañadora.
    La cuenta-cuentos.
    Madre hedionda a cadáveres,
    manoseando nuestra comida.
    La que nos emboba con sus cantos de sirena.

    Madre matricida.
    Madre de los cuerpos yacientes
    en la incultura,
    el miedo,
    la no-vida acumulada.
    La mistificadora.

    La que se maquilla con sombras.
    La madre de los gusanos...
    Y en tí, madre,

    hay alas que buscan su puntual matamoscas,
    aún aquellas que gobernantes
    de un reino de cadáveres
    pretenden vestir y ser, y
    aparentar y...¡El futuro está escrito
    en los pedazos de cráneo regados por el césped,
    incrustados en el muro!
    En la sangre encharcada, almohada nueva de los rostros,
    en los ojos hinchados, desprendidos,
    en una cabeza como vejiga desinflada,
    en una mano desfloronada,
    en aquella mirada que al último suspiro,
    buscó en el universo la respuesta
    y sólo encontró tus ojos
    ¡oh, madre!

    Diciembre 18/89 S.S






    Hija de la distancia 
       
    No cambio mis sandalias  
    por pasión mundana.  
    Ni me seducen los pellejos de las voces.  
    Soy avaricienta de mi nostalgia,  
    de mi ser entero;  
    de la luz que vengo a dejar,  
    y de la fuerza que me inunda en la palabra.  
    Nada puede mi orgullo  
    más hondo, contra  
    mi humildad mas descalza.  
    Pues se ata en mí  
    el ser hija del universo  
    y de las uñas de la distancia.  
       
    ¿Que estoy aquí? ¡Es cierto!  
    Y aparenta ser de tierra mi esperanza.  
    De lejos vengo, y voy corriendo,  
    gritando como loca entre mis faldas.  
    ¿Ser tangible es la pregunta?  
    ¿O es la pregunta el ir descalza?  
       
    Llena voy, entonces, de todos,  
    de mí, vestida apenas con una manta.  
    A todos dejo mi entrega,  
    y ser, yo misma,  
    no me acobarda. 

    Junio 6/80  S.S.  





    De pie  
       
    Yo no me vendo, historia de mi mundo.  
    No soy mercader de mi especie.  
    Sé de antemano lo que va a suceder  
    y aquí estoy, de pie, esperando...  

    Junio 6/80 S.S.  






    Conjuro para los mujeriegos  
       
    ¡Rómpase la noche!  
    ¡Que caigan las aguas!  
    Que la piedra encuentre  
    al quebrador de enaguas.  
    ¡Que salga la aguja!  
    ¡Que borde y que enhebre,  
    con hilos de arañas  
    de siete siglos ausentes!  
    Que la tela acoja  
    al hombre no presente,  
    y ahí, despacito,  
    ¡le suelte un puñado de estrellas  
    en la frente!  






    Conjuro de un marido para una mujer indecisa  
       
     (Para Joaquin Dominguez Parada  
    y Carolina Castillo)
       
    Por el comal donde se tuestan los ajos brujos  
    -a pesar de lo acre de los leños-  
    niña que no te vas -yéndote-  
    ¡Ven! (Lleva cuatro cuchillos)  
    Muchacha que sales -quedándote-  
    ¡Véte! (Trae la fragancia del romero).  
    Que no. Que sí. (Pongamos los ajos en su sitio).  
    Que salgan las llamas de la noche a encontrarte,  
    ¡que nos tuesten!  
    porque aquí estoy yo,  
    yéndome y quedándome,  
    como un sacudidor, sacudiéndote,  
    encontrándote, encontrándome.  
       
    Mujer: aprende a contar conmigo lo que olvidaste:  
    Uno: los ajos.  
    Dos: los ajos en los cuchillos.  
    Tres: el romero de tu sangre.  
    Que te encuentres.  
    Que sepas cuando llegar  
    por una trenza de hierbabuena.  
    (¡Que el comal sea nuestro lecho!)  
    Que el comal no se raje.  
    Que el fuego sea parejo.  
    ¡Que no se raje!  
    ¡Que se tuesten los ajos!  






    Revira para remediar a un bígamo  
                         
    Que dos rocas te trituren,  
    que dos olas ¡te aplasten!  
    Que los cangrejos se lleven  
    en pedacitos tu nombre...  
    Que no puedas hacer nudos  
    ni amarrar ninguna barca;  
    que las velas que despliegues  
    ¡se hundan en las aguas!  
    Que recobres del camino  
    la puerta de tu nombre,  
    el pan de la cocina,  
    la silla y la mesa de tu casa  
    ¡las llaves de tu cara!  
    Que te devuelvas a ti mismo  
    condición de hombre,  
    martillo, serrucho, libros  
    en su sitio, madera aserrada,  
    ¡almohada ancha!  
    Que se hinquen en tu cuello  
    los garfios de la noche,  
    si vacilan tus pies  
    ante otra cama.  
    Que no puedas hacer nudos.  
    Que las velas que despliegues  
    ¡se hundan en las aguas!  






    Los agoreros  
       
    Para Miguelito Huezo Mixco y la Comisión 
    Editorial Adhoc  
    de la Dirección General de Publicaciones e 
    Impresos de El Salvador,  
    a propósito de un libro de Mayamérica 
    Cortez,  
    premiado en Quezaltenango, y aún así no 
    aprobado para su publicación.  
       
    ¿Quién soñará con la voz  
    de veinte siglos futuros  
    para decirnos el canto  
    de ese cantar venidero?  
    ¿Y quiénes nosotros seremos  
    si el cantar no es un espejo,  
    ni es una lumbre que queme  
    del mismo modo a sus leño?  
       
    ¿Quién se vendrá del futuro  
    a decirnos su secreto,  
    a poner un aviso en las calles  
    sobre eso que ahí seremos?  
    ¿Y quién soñará con los veinte  
    que vengan después de esos  
    más de otros veinte descalzos  
    y de otros tantos postreros?  
       
    Mas he aquí que conozco  
    a unos cuantos agoreros,  
    que creen que dictaminando  
    sobre lo que hoy se está haciendo,  
    sentenciando con moral,  
    precisamente en lo estético,  
    aseguran en futuro  
    la experiencia de sus nietos,  
    que según ellos será  
    de acuerdo a los sus criterios,  
    a más que mondará el tiempo  
    como ya lo quisieron ellos,  
    sin ver que este señor se tiene  
    los dientes en muy secreto  
    para yantar a su antojo  
    en eso que le escondieron...  
       
    ¡Ah, Descartes taciturno  
    y Kant tranquilo y risueño,  
    pues no hay hombre que hoy se sepa  
    lo que ahí será el sujeto  
    y menos lo que será  
    para ese entonces lo bello! 

    Santa Tecla, 2/VI/2003  





    0 0




    Aída Flores Escalante, escritora y editora, ha producido importantes libros de arte de El Salvador y de literatura infantil.

    Ha publicado 3 libros de poemas: Los peces nacen en los árboles, Concierto de grillos y libélulas (haiku) y Canción de luna y silencio.

    Es invitada continuamente a dictar charlas y conferencias sobre arte, literatura y sobre la condición de la mujer.

    Título del libro:
    Los peces nacen en los árboles, ha sido calificado por la crítica como una obra poética excepcional, con un lenguaje muy moderno, rico en imágenes y en metáforas de alta significación espiritual y humana.

    La poeta incursiona en los grandes temas el mundo y la vida.

    Cuanto amor y cuanto dolor encierran estos versos. Cuantos nombres. Cuantas fechas... señala el padre Jon Sobrino, s. j. prominente teólogo contemporáneo.




    Lo que no debemos olvidar
      
    IV 

    14 de mayo de 1980. 
    La luna roja, roja, 
    como un clavel rojo, 
    como una rosa roja. 
    El río rojo, rojo, 
    es un río de sangre. 
    Llora un niño, una niña, 
    una abuela, una muchacha. 
    El miedo aúlla entre las hojas. 
    El Sumpul corre, rojo, rojo.



    12 de diciembre de 1981. 
    El viento bate las puertas 
    de las humildes casas solitarias. 
    Hombres, mujeres, niños, niñas. 
    Sombras ateridas. 
    Unas brasas en un fogón. 
    Los perros solitarios, aúllan, solos. 
    Un gato se volvió loco. 


    VIII 
      
    Cayeron mil, diez mil, 
    veinte mil... sesenta mil. 
    De la izquierda y de la derecha. 
    ¿Perdón? ¿A quién? ¿A quiénes? 
    ¿Olvido? 
    El corazón de las madres 
    es un río de lágrimas. 


    XIII 

    La gente sigue buscando sus muertos. 
    La madre que se fue mojada la espalda 
    regresa cada dos años a buscar a la hija perdida. 
    Sólo quiere saber donde quedó. 
    Poner una cruz con su nombre, 
    Una flor el Día de Difuntos, 
    para que puedan las dos, dormir en paz. 


    XIV 
      
    Debemos recordar 
    no por venganza. 
    Y debemos curar la gran herida 
    porque es lo saludable para el alma. 
      
    Ellos, ellas, nos ven 
    con ojos ciegos. 
    Recordar, curar, reconciliar 
    para saldar la deuda con la Historia, 
    para cerrar los ojos de los muertos 
    y para abrir los ojos de la vida. 
      





    En busca de la luz

    XIII 
      
    Xipe Totec, 
    traes contigo las lluvias. 
    El tiempo sagrado 
    de la siembra del maíz. 
      
    Es mayo. 
    Renuevas la vida en el árbol de jiote 
    y en las figuras de papel de colores. 
    Los ríos, lo pájaros y los niños 
    cantan el canto de la vida. 
    ¡Qué hermoso es verte 
    mi Señor Desollado 
    coronado de frutas y de sol! 
    Que hermoso es verte 
    como rayo de luz 
    fluyendo al corazón de los hombres, 
    las mujeres y los niños 
    de Cuscatlán. 
      


    Título del libro: 
    Canción de luna y silencio
      

    VII 

    El regalo
                                               A don Moisés 
      
    Había pasado la noche 
    cuidando el sueño de los demás. 
    Le regalé un limón 
    de dos que recogí 
    de un arbolito callejero. 
      
    Lo recibió con una gran sonrisa, 
    lo colocó en la palma de su mano 
    y lo acarició con ternura 
    como acariciaría una flor 
    o el pecho de la mujer amada. 


    XXXII 

    Las piedras 
    son palabras congeladas 
    de tiempo y de distancia. 
    Las palabras 
    son piedras estelares, 
    estrellas suspendidas, 
    gravitando 
    entre el cielo y la ceniza. 


    XXXVII 

    Los que se van
      
    Entrecruzado entre el jaguar y la espada 
    el hilo de sangre pipil. La identidad esencial. 
    Pero como antes y antes 
    el pipil hecho de fuego y lágrimas 
    abandona su tierra 
    para realizar sus sueños. 
      
    Y la mujer sola, amasada con barro y con ceniza 
    con masa de maíz y olor de olla de frijoles, 
    también se va. 
    Desgarrada... sola... valiente. 
    Cruza el río terrible, el desierto devorador, 
    acosada y sedienta. Perseguida. 
    Hambrienta, herida, 
    cargada con su fardo de amor y de dolor. 
    Logra llegar. Ahí la espera la soledad y el frío. 
    Aquí, el olvido. 
    Solamente se espera la remesa. 


    XXXIX 
      
    Saboreo tu piel 
    como una fruta. 
    Eres anona y cacao; 
    pimienta y dulce de panela; 
    caña de azúcar y mar. 
    Tierra sobreviviente de terremotos, 
    eres madre y madrastra. 
    Agotada por tus hijos, reverdeces 
    una vez y otra, y otra vez, 
    como los almendros de río 
    de las calles de San Salvador. 
       
      
    XLI 

    El canto del agua 
    es el canto del tiempo. 
    El canto del agua, 
    los pinos y el viento. 
      
    El tiempo 
    es un canto de pájaros. 
    Catedral de piedra 
    hecha gota a gota 
    de agua fluyendo. 




    0 0




    Ana Delmy Amaya Aguilar, nació un siete de octubre en la ciudad de Sensuntepeque, EL SALVADOR, y desde niña se interesó por la literatura. Sus progenitores son José Ángel Amaya y María Antonieta Aguilar de Amaya.

    Ana Delmy Amaya Aguilar es Licenciada y Máster en Literatura. Ha trabajado como catedrática universitaria.

    Ha escrito poesía, ensayo y narraciones, entre las que podemos mencionar los siguientes:
    En ensayo: Ernest Hemingway, un genio suicida; William Faulkner y su influencia en la narrativa latinoamericana; Salarrué, auténticamente salvadoreño; Gabriel García Márquez y el boom latinoamericano, Alfredo Espino ayer y hoy; Claudia Lars en sus cien años; Carlos Ramón Dávila, Poesía emoción y filosofía, entre otros.


    En poesía ha escrito varios libros, de los cuales la mayoría están inéditos, entre los que podemos mencionar: Desde el perfil de mi soledad, Frutos para Enrique, Meridiano de amor y IMAGINARIO DE AMOR Y ESPERANZA





    ECOS


    1

    El rumor tensado de la lluvia
    trae voces de galaxias lejanas
    y el semblante de la noche nos dormita
    como pájaros ateridos
    como pájaros tras la melancolía
    de los árboles crecidos.


    2

    Somos luces intermitentes,
    insólitas
    sobrias
    bajo el casco oscuro
    de los soles que dormitan


    3

    Vamos cabalgando
    sobre el azul lascivo
    y el verde de tus ansias:
    vamos rebotando
    en el mutis de paredes y muros,
    escarbando recuerdos
    que se quedaron suspendidos
    en el canto de las aves,
    como ecos quejumbrosos y tibios
    que hoy se envuelven con la luz
    de una mañana de junio.





    VIAJE FUGAZ

    “Y he aquí ese pasado de súbito se hace
    presente que palpa y espira Que vislumbra
    ahora la estupefaciente posibilidad de viajar
    en el tiempo como otros viajan en el espacio “

    Alejo Carpentier


    1

    Caminando sobre las memoria,
    caminando sobre los azules recuerdos
    llegaste a las empinadas calles pedregosas
    del legendario pueblo.


    2

    Deshojé margaritas,
    conversé con los amnésicos andenes,
    con las vigilantes esquinas
    y con la bruma de las
    mañanas soñolientas.


    3

    El teatro, lugar de encuentros,
    me llamaba con la cadencia de un bolero;
    ahí estabas tú
    esperando la efigie diminutamente púber
    que caminaba sobre el corre corre.


    4

    Vi tu sonrisa de celaje y beso
    y sacudí los recuerdos de las manos,
    cayeron estrellas,
    rosas
    sultanas
    veraneras y mirtos
    que rebotaron en la entraña del tiempo.


    5

    Te planchaste el amor y los sueños
    con mil años de distancia y tiempo.
    Mi corazón saltó a tus ojos
    y recogí los sueños y tu amor
    mientras las piedras silenciosas
    quedaron barnizadas de ilusiones.


    6

    Yo escondí en la bolsa los prejuicios
    y sin el miedo de la crisálida
    te besé largamente…


    7

    La evocación sudó sobre tu rostro y el mío.
    Una lágrima se convirtió
    en vaho sideral
    que atravesó tu recuerdo;
    la enjugué con el pañuelo
    del aquí y del ahora
    enroscada sobre este mayo lluvioso
    que me susurra al oído
    ESTAMOS EN EL 2010 MARIPOSA





    ILUSIÓN MATERNAL

    Cuando te conocí,
    aún llevaba  la piel encendida
    con la ilusión,
    que como perla viva, bordeaba mi playa.
    Quería traer al planeta,
    a dos ángeles de luz hechos niñas.
    Tenía sueños de luna
    viéndolas resplandecer
    con flores de ensueños sobre su pelo
    Y sonrisas de diosas


    II

    Mi amigo el sol
    purificaba mi bosque
    con mensajes envueltos en fieltros luminosos
    Y el universo, en su lago cuántico,
    me hacia navegar a lo infinito


    III

    Señor de la mansedumbre,
    te ofrecí mi mar , a cambio de la ilusión realizada:
    Y el amor navegó en mis ríos,
    con acordes de ritmo y armonía.
    Llegó el destello de los seres de luz;
    Y me besó los ojos
    las sienes
    Y mi todo
    Y como frutas de tiempo,
    cayeron de mi cuerpo


    IV

    Esta mañana  de musgo y tierra mojada,
    brotan rosas de mi ensamble
    que como vahos siderales llegan
    al ser de la potencialidad pura
    Y se oye mi plegaria:
    Gracias Señor
    por la ilusión de mi vida hecha fruto,
    gracias porque el cosmos modula sus años
    gracias, porque intuyen lo sinuoso del camino
    Y la diafanidad ilumina sus rostros


    V

    Mis corolas se abren a sus sueños y a su amor
    este siglo de presagios nuevos y esperanza antigua.








    0 0





    Marden Nóchez Bonilla, nació en Zacatecoluca, Departamento de La Paz, en El Salvador C. A., el 16 de febrero de 1948. Es profesor de educación media graduado en Administración Educativa y Letras.

    Se ha desempeñado como profesor de aula, sud director, en varios centros escolares de El Salvador y Honduras, Técnico en Educación en Tecnología Educativa y en el programa PPMS.  Educador Popular en la Fundación de Educación Popular CIAZO y en la Fundación 16 de Enero.

    Ha ganado segundos y terceros lugares en los juegos florales de Juayua y San Vicente; de igual manera en el certamen patrocinado por ASTAC. No tiene publicado ningún libro de poesía.

    Actualmente reside en Jesús de Otoro, departamento de Intibucá, República de Honduras.








    Masacre en el Mozote

    El tiempo invisible escribió la historia,
    diciembre de mil novecientos ochenta y uno.
    La gente recuesta su vida cotidiana en una hamaca,
    las cocinas rugen cociendo maíz y frijoles…
    Es El Mozote, enclavado en el regazo de tres cerros,
    una aldea olvidada, al oriente, de El Salvador.

    De pronto… cientos de soldados rompen la calma,
    traen la muerte en sus mochilas camuflajeadas, 
    el odio en sus ojos y el vacío en su corazón…
    Las ráfagas intimidan el ánimo y alejan las sombras,
    los insultos se disparan sin descanso
    hiriendo los espíritus del sol.

    ¡Salgan todos hijos de puta! Ordenan, atropelladamente.
    La indignación y la sorpresa hierven por dentro y se desnudan.
    la tensión crece hasta convertirse en pánico insuperable;
    el rictus de la muerte se adueñan del lugar…
    se invoca a un dios, en ese momento, impotente.
    Los perros aúllan agorando la tragedia

    ¡Todos ustedes son guerrilleros! señala el sargento,
    mientras el dedo aprieta el gatillo de su arma.
    ¡Ustedes son guerrilleros… y los vamos a matar!
    Un silencio demacrado invade la estancia
    la muerte enseña su sarcástica sonrisa.

    El paisaje se pinta de ocasos tenebrosos… espantosos…
    y a una nueva orden todos presos a sus casas.

    Amanece… y la voz ronca del chacal increpa:
    ¡Rápido…Cabrones…Todos a la plaza!
    los gallos cantan tristes, pero nadie los oye
    el frío hiere hondo presagiando nefastos desenlaces.
    Los soldados separan hombres de mujeres;
    los ancianos y los niños se amontonan junto a las señoras.
    El holocausto prepara sus rituales de muerte.
    Los zopilotes ensucian el cielo esperando el festín.
    Son mudos testigos los viejos amates del lugar.
    Y empieza la dantesca e increíble carnicería humana.
    Las balas ciegan la vida de los inocentes…
    uno a uno van cayendo sin vida… mientras su sangre
    se desliza por la tierra escribiendo sus historias.

    Los soldados emborrachados de odio y morfina
    prosiguen con las mujeres; jóvenes y viejas,
    sin distingo alguno ven como las bestias
    en sed de lujuria ultrajan sus delgados cuerpos,
    que en gestos de rabia se rinden y lloran.
    Después las queman en enormes piras humanas.

    El olor a carne quemada, el alcohol y otras hiervas
    embriaga de muerte a la soldadesca,
    quienes en danzas macabras juegan a ser diablos:
    un niño es lanzado con fuerza hacia arriba,
    abajo un soldado lo recibe con su yatagán,
    el cuerpo sembrado se exhibe en botín de “guerra”.
    Los demás pequeños son sacrificados en loco banquete.

    La noticia es triste e inverisímil:
    Mil campesinos salvadoreños asesinados
    por los “angelitos de la muerte” del Batallón Atlacatl.
    Una victoria “gloriosa” del poderoso ejército salvadoreño.
    que derrotó en fiera batalla a mujeres y niños.

    La noche se impregna de fúnebre aroma
    se van los soldados, con ellos la vida…

    Las luciérnagas… no alumbran más… en El Mozote.








    Pobreza

    Subsisten por la vida,
    desdichados y errantes…
    con lo único que poseen:
    su propia piel y sus angustias…
             De vez en cuando una tragedia, una tempestad
    los borra por centenas
    del mapa de esta nuestra Tierra.

     Reapareciendo después
     en pequeñas y perdidas notas
    de un periódico local,
    como una cifra redonda, fría y simple.

    Al pasar de algunos días
     no hace polvo la noticia
    y su último suspiro se apagado.
    Su historia se enterró,
    en la selva del dinero y los negocios.

    Poco tiempo después,
     nuevas decenas de nuevos obreros
    irrumpen sus empleos
        bajo el imperio del capital,
    y la vida sigue su camino.

                





    El Presidente de mi País

    Pepe Lobo, es el “gobernante” de Honduras
            presidente elegido en un aborto ilegal,
    disfrazado de consulta electoral
    y en el marco del golpe de Estado.

    El presidente Lobo, digo,
        no es mandatario de Honduras
    es un simple lacayo de la oligarquía nacional
           que a su vez,
    es sirviente de la oligarquía internacional.

    El presidente Lobo es una buena persona
    no se duerme sin antes…
    rezar el Padre Nuestro
    y darle las buenas noches…
    al embajador de los gringos.







    Víctor Jara

    ¡A ese hijo de puta me lo traen para acá!
    Gritó el oficial apuntando con su dedo a Víctor Jara,
    detenido tras el golpe de Estado contra Allende,
    ¡A ese hijo de puta me lo traen para acá!
    Repitió furibundo el oficial…

    Víctor Jara, Víctor Lidio Jara Martínez,
    vio la luz el 28 de septiembre de 1932.
    Hijo del tiempo y del sol;
    fue músico, cantautor y director de teatro chileno;
    era hombre libre cada vez que cantaba
    en los paisajes del Ñuble pueblerino;

    A empujones lo llevaron,
    cayendo de bruces, a los pies del oficial.
    Vos sos el marxista cantor de mierda,
    le inquirió con rabia y con desprecio…
    Y, entonces, su bota se descargó furibunda
    una, dos,  diez veces en el cuerpo del cantor.
    Yo te enseñare hijo de puta
    a cantar canciones chilenas, ¡no comunistas!

    El oficial sigió implacable su castigo,
    enceguecido de odio, lo increpa y patea, una y otra vez.
    La bota maldita se encaja en la carne del juglar.
    Víctor yace en el suelo. Y no se queja. Ni pide clemencia.
    Y, entonces, la sangre comienza a empaparle su pelo,
    a cubrirle su frente, sus ojos… su ser…

    Herido, permanece custodiado en los pasillos del Estadio.
    Allí continúa el miércoles 12 y parte del Jueves 13
    sin ingerir alimento alguno, ni siquiera agua.

    Tiene rotas las costillas, uno de sus ojos casi reventado,
    cabeza y rostro ensangrentados y moretones en el cuerpo.
    lo torturan durante horas, horas interminables…
    Los chacales de uniforme… ensañaron su rencor
    Dos Veces alcanza a levantarse, herido, empapado.
    Fue la última vez que se le vio con vida,
    acribillándolo, finalmente, el 16 de septiembre.

    Un subteniente le aplicó la ruleta rusa,
    hasta que le descerrajó un tiro en su cabeza.
    El cuerpo de Jara cayó convulsionado.
    Ahí tirado le dispararon ráfagas de fusiles
    Cuarenticuatro perforaciones en su cuerpo…
    Cuarenticuatro golpes a la vida…
    La brutalidad fascista había concluido su faena.

    Víctor Jara, Víctor Lidio Jara Martínez,
    cantor de lucha y amor, cantor de Revolución,
    fue sepultado sin flores y en silencio:
    "Levántate y mírate las manos.
    Para crecer, estréchala a tu hermano".

                             




    Heraldos… Protervos

    Los heraldos negros
                del poeta camarada
    me golpean la conciencia
                y me embriagan de mil culpas…

    César… poeta taciturno, proscrito y perseguido
                por los dueños del universo
    y sus gérmenes de decadencia…
    que no le perdonaron nunca,
     sus blasfemias libertarias
    ni sus metáforas ensangrentadas.

    Vallejo poeta, soñador y artesano de futuros;
    agitador incansable, luchador de vanguardias,
    desde las trincheras de los descalzos
    y de sus pueblos moribundos y marcados…

    Hoy que los sueños se ponen alas
    y se prenden de esperanzas…
    Hoy que resistimos,
    en cada trinchera de América Latina…
    y cultivamos esta lucha desigual
    (impregnados de victorias)…

                Hoy… ¡camarada César Abraham Vallejo Mendoza!
    Te decimos Presente… porque Cesar Vallejo no ha muerto.

    Jesús de Otoro, Intibucá, Honduras.







    La Fuerza del Trabajo

    El ejército de desocupados
     meses y meses sin empleo
     de lucha desesperada con el hambre.
    Algunos, los más “afortunados”
     consiguen colgarse
     a uno de los siete infiernos,
     felices de sus músculos y su espíritu
     “venderse” al servicio de la burguesía.

    Sin embargo, el duro trabajo,
     y el tiempo inclemente,
     les disminuyen las fuerzas , poco a poco.
     La vejez comienza a sitiarlos
     y el eterno cansancio explotador
     los hace caer cada vez más bajo
     irremediablemente, más abajo.

    La desgracia los persigue;
     La vida los golpea… los anti motines también,
     cada vez más duramente.
     La energía dispersada,
     en la lucha por sobrevivir,
     se desgasta al fin.

    Su amor propio se desvanece
     empujándolos a prostituirse
     en los campos de concentración
     de la política opresora
     sumándose a las tristes brigadas
     que luchan por la oligarquía
     y sus títeres electoreros.

    Se desplazan insensiblemente
     como un maloliente sedimento,
     sobre el fondo de la sociedad,
     igual que los porquerías inútiles,
     de los que el capital no saca provecho,
     como un montón de excremento humano
     que la sociedad purga despiadadamente
     con su escoba infernal.








    0 0



    Daniel Alarcón Osorio (Guatemala, 1962). Pionero en fundar Clubes de Lectores en bibliotecas públicas y privadas, además de organizar Encuentros de Lectores en lugares públicos. El último Encuentro de Lectores realizado en abril 2008, versión municipio de Amatitlán, estuvo dedicado al escritor (+) Franz Galich, donde reunió en el estadio de la localidad 8,000 lectores. Luego en el mes de junio 2008 (tiempo de vacaciones como profesor universitario) realizó 20 encuentros más en establecimientos públicos del mismo municipio de Amatitlán, compartiendo con alrededor de 25,000 lectores. 

    Ha publicado El demonio de la ira, El ángel de la ira, Pensamientos del demonio y del ángel de la ira (poesía).  Amo a mi mamá, su primer libro de relatos .En radio Universidad 92.10 FM, conduce Espacio L, Club de Lectores radial (primero en su género en Guatemala). Por su proyección social y cultural ha sido designado Embajador Universal de la Paz, Círculo de Embajadores Universales de la Paz, Ginebra, Suiza. Presidente de la Unión Hispanoamericana de Escritores (UHE), filial Guatemala. Actualmente es Profesor Titular, Departamento de Letras, Facultad de Humanidades, Universidad de San Carlos de Guatemala.



    Aprender a quedarse

    Respuesta 
    A él no le quedó más remedio que decirle, 
    cuando el orgullo cese 
    y el bisturí del silencio caiga como lluvia 
    sin abrigo 
    y la distancia se vuelva kilómetros de soledad acompañada 
    quizás,  
    la humildad surja como chimenea ecológica 
    y tal vez así,  
    la plástica del recuerdo te recuerde  
    que no eras reina 
    y yo,  
    mucho menos,  
    súbdito, 
    porque el amor es el rey de los que se esfuerzan por amar 
    y no los seres que se imponen el amor. 
                                                    




    Redacción escolar 



    Cuando regresa de acompañar a su hijo de la escuela pública, 
    encuentra un ejercicio escolar en la mesa que le sacó estrellas del pecho: 
    Mis abrazos y caricias son la alegría  
    del mundo. 
    Mis besos y te quiero son la fe 
    en el mundo. 
    Entonces, ¿papi, por qué te dejas vencer? 






    Comunicación entre líneas de una mujer y un hombre 

    Aquí  
    te dejo un aguacate 
    una ensalada de tomate 
    como a ti te gusta 
    un elote grande 
    le dice ella. 
    Y un silencio cocido 
    para encontrarse un poco más 
    y seguir caminando 
    como a mi me gusta, 
    se dice él.





    Redacción escolar 


    II 

    Sus hijos saben que se encuentra desempleado.  
    Saben que le gusta leer. Deciden, escribirle:     Papi: 
    ¿Por qué tus ojos, 
    son dos estrellas húmedas 
    cuando vez el horizonte 
    no se acerca a ti, 
    como la perspectiva de la alegría? 







    De quién es el cielo, entonces 

    Llamada 
    De nuevo 
    me llama  
    y eso que 
    creí  
    habíamos 
    terminado:  
    la 
    Libertad,  
    calle  
            cotidiana. 
    Protestante 
    Sí,  
    yo tengo hombres que me aman  
    y no soy gay. 
    Mis hijos. 
    Y que consté, no soy evangélico. 
    Soy padre de familia,  
    lo confieso. 






    Horizonte 

    Sus amigos,  
    le preguntan que 
    por qué  
    cada vez que habla mira 
    al horizonte,  
    y les responde:  
    es la utopía que me 
    llama,  
    porque quien solo ve  
    el presente  
    tiene una mirada 
    limitada.







    Pedagogía de la pregunta 

    1. Papi, qué es la calle para ti: es el lugar en el cual lo cotidiano se construye.  
    2. Papi, qué es el gobierno: los que luego de haberlos elegido no tienen que 
    robar ni darle a sus familiares las empresas estatales ni en concesiones como 
    hasta ahora lo siguen haciendo. 
    3. Papi, qué es el sector privado: el que no evade los impuestos no se aprovecha 
    del Estado y paga salarios dignos. 
    4. Papi, qué son los políticos: son los que nos representan sin robarse hasta las 
    mentiras que nos dicen. 
    5. Papi, qué es la iglesia: con ellos ya no me meto porque soy laico, hijo. 
    6. Papi, qué son los medios de comunicación: son los que no están al servicio 
    de grupos poderosos, sino de la sociedad aunque sean empresas. 
    7. Papi, qué son los policías: son la confianza de sí mismos sin tener que 
    vender hasta su uniforme a grupos interesados en que exista inseguridad y 
    tener a la sociedad de rodillas. 
    8. Papi, qué son los narcotraficantes: son hijos de su  señora madre que no 
    fueron a la escuela. 
    9. Papi, qué son los militares: ¿los del pasado o los del presente, hijo? 
    10. Papi, qué es la Ley: es el cumplimiento ético de nuestros principios y valores. 
    11. Papi, quiénes son los migrantes: son nuestros héroes porque sostienen las 
    economías de nuestros países y que han tenido que irse porque en sus países 
    hace falta conciencia social de los empresarios y de los partidos políticos que 
    dirigen el Estado. 
    12. Papi, qué son las escuelas: el lugar a donde el presente de un país asiste y el 
    futuro sea menos incierto del que tenemos, en la medida que la sociedad 
    cumple desde el Estado con la inversión necesaria para ello. 

    No conforme el hijo vuelve a preguntarle, y el trabajo qué es entonces: ahorita, 
    hijo, estoy buscando porque la falta de identidad nacional de los empresarios hacen 
    que me contraten sin tener prestaciones para mi vejez y no ser una carga para ti 
    cuando seas adulto. 






    Teoría II 

    No hay poema  
    que exista sin la dicha  
    sin la muerte  
    sin la injusticia  
    sin el silencio  
    del hambre  
    en niños,  
    en mujeres,  
    en hombres,  
    en ancianos 
    en  
    el  
    que  
    me lee ahora. 






    Conclusión 

    Nunca el que se quedó fue el mismo. 
    Nunca el que se fue, fue el mismo. 
    Nunca el que llegó será el mismo. 
    Nunca el que regresó fue el mismo. 
    ¿Quién  
    es el responsable  
    de todo esto?  
    El camino. 






    El demonio de la ira 

              Cielo 
              a  veces 
                -creo- 
                que  los  Cristos     
              de  cruz 
              de  las  iglesias, 
              se  avergüenzan 
                entristecen  y  mueren, 
                cada  instante,   
                ante  la  impotencia 
          de no servirnos/para nada 
                en  esta  realidad 
                De  vivir. 






              Cielo 

              -dicen- 
              que  Dios 
              juega con frecuencia 
              a  ser  hombre. 
              Y  que  Dios  no  hará  nada 
              sin  el  hombre,   
         y siempre que hace un milagro 
              lo  hace  a  través  del  hombre. 
              Pero  aquí,  en  este  país, 
         se olvidó del hombre. 









    0 0
  • 01/16/13--14:57: ENRIQUE GODOY DURÁN [8999]




  • Enrique Godoy Durán. 7 de noviembre de 1936. Guatemala, Ciudad capital, Profesor de Arte con especialización en Teatro por la Universidad Mariano Gálvez de Guatemala. Autor de las novelas: A la Sombra del miedo, Los Santos esqueletos, El Origen del Viento, Sueños de Peregrino, Mi Patagonia para ti a cuatro manos con Isabel María Álvarez (Argentina), El Diario de la Llorona. Cuentos: Del Río Manso y otras aguas, Poesía: Palabras Viejas y Quo vadis, Vita?, Breve Antología de Poesía Latinoamericana No.1 (siete países) y No.2 (catorce países) Breve Antología de Poesía del Mundo.No.3 (27 países) Me gusta leer, libro de lectura para niños. Teatro: María Margarita Montenegro, La Feria del Rescate, La Fiesta de la Independencia, El hombre de la otra orilla, El Mamut Volador, Las Computadoras. Los Apóstoles, El matrimonio de La Llorona, La pelea del Sombrerón contra el capitán Ala Alta. La maestra Mirta, Consejos de oro. Sainete: Locadio. Radio Novela Los Santos esqueletos (adaptación del Licenciado Fernando Arévalo) Es miembro de La Casa de la Cultura Guatemala en Nueva York. Casas de la Cultura en Tapachula, México. León, Nicaragua y Centro PEN Guatemala.

    Poesias de Enrique Godoy Durán


    Con memoria

    Guatemala tu tierra fecunda 
    La promesa que escuchan los mares 
    ¡No más muertes por odio y violencia! 
    Ya los pueblos que sanan heridas 
    Del rencor y del odio profundo 
    Hoy se inclinan felices al surco 
    Donde tierna germina la vida 
    Esa vida con nuevo horizonte 
    Esa vida de amor y de gloria 
    ¡Guatemala tu tierra es fecunda! 
    ¡Nunca más te mancille el oprobio! 
    Nunca más a tus hijos los maten 
    Por desear la justicia y concordia 
    Nueva historia de paz Guatemala 
    Nueva historia de paz, ¡con memoria! 
    Por respeto a los muertos y al llanto
    Nueva historia de paz, ¡con memoria!






    GUATEMALA

    En el talle delgado de América Latina
    Equinoccio virtual de primavera
    Dios nutre de leyendas y de aromas
    Los paisajes de mística belleza
    Que te colman de donaire hasta su altura
    Y tu figura sensual, hecha de tierra
    Se engalana con mazorcas de maíz
    En el verde huipil de los volcanes

    Y en las tardes de armónicos reflejos
    Te presiento abrazada a mi nostalgia.

    Privilegio es nacer en tu regazo
    Mitológica, extraña tierra Maya

    Voz intensa de hormigo en la marimba
    Resuena en el plumaje verde-azul de tu montaña
    Donde el quetzal traza su vuelo libertario
    Bajo el manto celeste de tu cielo

    El arado del amor va abriendo el surco
    en un nuevo amanecer para la patria

    Patria heroica, antigua y señorial
    ¡Bendita para siempre ¡Guatemala!







    Del Quetzal al Tocororo.

    La noche se va enredando
    entre recuerdos del alba
    y la tristeza del tiempo
    abre sus ojos al llanto.

    Las voces de los timbales 
    me despiden desde el puerto
    y la nostalgia me invade 
    al escuchar un bolero.

    Cuba, bongós y canciones
    abrazos de mis hermanos
    y el azul del mar Caribe 
    Guatemala y su marimba
    voz de ancestros milenarios
    tradiciones y volcanes.
    Historias que nos hermanan
    En el abrazo fraterno
    Del Quetzal al Tocororo…

    Adiós hermanos cubanos
    Adiós hermosa nación
    Voy dejando mis quimeras
    En las playas de la vida. 
    Muy cerca del malecón…







    ¿A DÓNDE VAS, VIDA? (Del poemario Quo vadis, vita?)


    II

    La tarde se me pierde entre las manos.
    El luto del adiós cabalga lento.
    Y en la distancia azul de los recuerdos
    me muerde el grito artero de la noche...


    III

    Te regocijas
    cuando hundes tu odio
    entre mis llagas
    Y no te basta verme herido
    por el puñal inquisidor
    de tantos jueces.






    CÓMO QUISIERA
    (Del poemario: Palabras Viejas)

    Cómo quisiera escribir los versos que no escribió Neruda.
    Escribir en el centro de mis manos tu nombre para siempre.
    Encontrar en la luz de tu mirada, la llama prometida
    y nombrarte, voz adentro, voz profunda desde el alba.

    Porque el tiempo lastima los recuerdos,
    tus ojos me los llevo en las pupilas.
    Porque tus pasos dejaron huellas en mi alma,
    me amarro a ti con un cordel de sueños.

    Siempre estás presente en mis momentos,
    en el gesto involuntario para verte,
    en el nombre que en silencio yo te grito,
    en el adiós que me acerca a tu distancia.

    Puede ser que mi amor hoy te sorprenda,
    que te impregne de misterio mi palabra
    …y adivino en el temblar de tu mirada,
    el deseo de fugarte entre mis brazos.

    No toques la herida que me duele,
    no hieras con la duda,
    no partas por caminos sin estrellas.

    Si existen en tu vida nuevos sueños, 
    entonces, sólo entonces, callaré mi lira,
    buscaré los poemas de Neruda,
    y como en salmo responsorial me iré diciendo:
    “puedo escribir los versos mas tristes con tu nombre”







    FRAGIL VIAJERA

    Siempre distante
    En otros puertos
    En otros mares
    Llenando espacios
    De flor y sombra.

    Soñando puentes
    Para que pasen
    Las aguas claras
    De los recuerdos.







    PALABRAS VIEJAS
    (Del poemario: Palabras viejas)

    Son las mismas de ayer
    Palabras viejas
    Sacudidas por arpegios
    De recuerdos, de ilusiones.
    Son las mismas de ayer
    Palabras viejas
    Las que escribo en mis sueños de poeta.
    ¿Quién las quiere escuchar?
    La casa sola
    El viento que se filtra por rendijas
    El perro del vecino…
    ¿Quién las quiere escuchar?
    ¡Palabras viejas!
    Sentimientos de amor y de ternura
    Testigos de dolorosas despedidas
    De naufragios sin rescate
    Pero… 
    Son las mismas palabras
    Que regresan de nuevo aquel instante
    Cuando pronunciaste mi nombre
    Mitad queja, mitad grito
    En el silencio azul de aquella noche
    ¿Recuerdas? 
    Cuando tú, gacela tímida, asustada
    Te refugiaste en el nido de mis brazos
    Y bebimos gota a gota, el agua del placer
    En el río de los sueños realizados
    ¿Recuerdas? 
    Temblaron de pasión nuestras dos almas
    Nuestros labios se buscaron
    Se aferraron satisfechos…
    ¡Que gran momento y que locura!
    ¿Recuerdas?
    ¿Quién las quiere escuchar?
    ¡Palabras viejas!








    PUEDO SER

    Puedo ser la ola que llegue hasta tu playa
    Anhelante y sensual.

    Ser la barca que recorra itinerante
    Los puertos de luz en tu mirada

    Ser la noche que asombrada de luceros
    Despierte sueños de amor en tu ventana

    Ser el viento que persigue, egoísta de placer
    El sortilegio vibrante de tu cielo

    Puedo ser la palabra compartida
    Que eternice los momentos más sublimes
    En los mágicos secretos de tu historia

    Y puedo ser el peregrino de tu voz
    El que lleve entre sus labios tu silencio
    Y recorra lejanías, una a una
    Sin saber en que lugar, en que distancia
    En que vuelta de tu ausencia yo te encuentre
    Persiguiendo los recuerdos de otros tiempos.







    ¿VES?

    Era necesario
    Romper lo cotidiano
    Y tallar a fuerza de soñar
    Un mundo nuestro

    Compartir 
    Los secretos
    Las palabras…

    Y aún ciegos de rencor
    Entendernos en el llanto.

    Comprender que por amor
    Podemos palpar los horizontes
    ¿Qué universo se puede resistir
    al perdón cuando se ama?

    Era necesario mirarnos a los ojos
    Encender de pasión nuestras hogueras…

    El frío del absurdo
    Ha cubierto nuestra historia
    Ya no somos aquellos que se amaban…

    Era necesario romper lo cotidiano
    Buscar el paraíso
    A fuerza de querernos
    ¿Qué estoy diciendo?
    ¡Ya nos somos aquellos que se amaban!







    Ayer

    El ayer de pronto retornó violento.
    Clavó tu imagen en la pupila triste…
    Y en los sueños que nunca se terminan
    Aparecieron los versos
    El talle azul y tu sonrisa breve.
    El viento que arrulla las espigas
    Los murmullos y los trinos
    Y una brisa color de primavera…
    La más dulce experiencia de la vida
    Aquel momento, aquel instante florecido,
    Aquel dulce momento,
    Que, con crueldad se desvanece ahora…
    Silencio.
    Los puñales que hieren los recuerdos
    Se llevan para siempre nuestros días
    Sólo nos quedan…, las sombras y el silencio.





    Y

    Y quizá no sepa 
    Que ahora me espera su sombra en los espejos
    La uva marchita sin la parra
    Y todo por vivir en busca de sus alas peregrinas

    ** 

    ¿Cómo alcanzarla si es etérea? 
    Si se desvanece en el vuelo de un suspiro…

    ** 

    Cuando rompa la armadura de mis labios
    Cuando deje de ser ajeno a su mirada,
    Entonces, sólo entonces,
    Recorreré el calvario de su olvido
    Y moriré por vivir entre su hoguera.






    DE HIEL, DE TIEMPO Y DE HASTÍO

    Ni me nombres, ni te nombro
    Tres cruces quedan clavadas
    De hiel, de tiempo y de hastío
    Ni tu persigues estrellas
    Ni yo persigo tu nombre
    Esto que fue ya es historia
    Tres cruces son las testigos
    ¡Hasta aquí llegó el camino!
    Ya no podrán lastimarme
    Tus puñales de discordia
    Y por favor te lo pido
    ¡Ni me nombres, ni te nombro!
    Tres cruces quedan clavadas
    De hiel, de tiempo y de hastío...








    0 0
  • 01/16/13--15:15: ARMANDO MALDONADO [9000]





  • Armando Maldonado, Tegucigalpa M. D. C. HONDURAS  1983, Poeta y gestor cultural. Fue fundador del Grupo Literario “Máscara Suelta” y miembro del Taller de poesía “Edilberto Cardona Bulnes” impartido por el poeta Fausto Maradiaga en la UNAH.

    Actualmente miembro de Colectivo de Poetas Paíspoesible. Estudiante de la Carrera de Literatura en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán y de la Carrera de Psicología en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Mención Honorífica en el Concurso José Antonio Domínguez dado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en 2005.

    Participante en el V Festival Interunivesitario Centroamericano de la Cultura y el Arte  FICCUA 2007, Realizado en Nicaragua en Abril de 2007. Participante del I Festival del Poeta Inédito de Honduras Sociedad Anónima, organizado por el Colectivo Paíspoesible en septiembre de 2007.

    Textos publicados en: Caballo Verde, Antología Poética, Taller Edilberto Cardona Bulnes. Ediciones Cerezo Desnudo, 2006 Sociedad Anónima, Memorias del I Festival del Poeta Inédito de Honduras Paíspoesible 2007. 2007.




    Poemas 


    I

    La ciudad respira,  
    oigo su exhalación  
    de cerro iluminado 
    Su anatomía de ruido y asfalto se estira  
    en puntos cardinales que son calles,  
    parques, edificios, iglesias,  
    hombres y mujeres que todavía duermen. 
    Cuando su flora intestinal sale a trabajar,  
    recuerda cuando sus más intimas partes  
    todavía no tenían el herpes urbano  
    que ahora puebla sus comisuras de árboles caídos  
    y ríos de muerte líquida. 






    II   

    Cuando llega el cenit,  
    toma forma de una mujer  
    que pide caricias en el pelo. 
    Y así llega la hora  
    en que su horizonte se maquilla de atardeceres,  
    todos vuelven a sus cuevas; 
    en el camino,  
    los semáforos le provocan coágulos  
    y nadie viene en su auxilio.  
    Las ambulancias que pasan como agujas por camellos,  
    absorben las prontitud de los enamorados que buscan la banca vacía. 






    III   

    Va dejando de respirar,  
    en la oscuridad trae un ruido de murciélago herido.
    Lentamente cree que muere. 
      
    Trata de escapar;  
    pero ella sabe que las ciudades  
    a donde huyan  
    traerán siempre  
    el Tedeum del concreto,  
    una agonía de árbol y río,  
    un sonido de piedra rota,  
    pájaros que cantan en una burbuja de smog. 






    V   

    El placer es un pájaro monosilábico  
    que chorrea por los solitarios callejones,  
    y en los asientos traseros de los autos.  
    Los amantes han rondado las habitaciones,  
    sus dolorosos gemidos  
    simulan un orgasmo de tubería rota. 
    El placer  
    es un animal que juega a las escondidas  
    con las colegialas que duermen  
    y sueñan  
    con tizas y pizarrones  
    que ven debajo de sus uniformes cuadriculados. 
    Duerme  
    y una mano de polvo  
    acaricia  
    su punto G de concreto. 







    VI   

    En ella  
    hay simulacros de la espuma  
    conciertos de pistones y herramientas. 
    Uno camina por las avenidas biliares,  
    atraviesa los puentes neurálgicos  
    y por simple casualidad o destino  
    encontrará pociones  
    de hielo forjado con martillo.  
    Encima de ella  
    hay un cielo bocabajo, 
    los pasadizos que se forman  
    en el aire que separa a los edificios  
    se visten de eternidad  
    bajo el filo verde del horizonte. 






    VII 

    El ladrido de los perros es la ósea ruta del sonido. 
       
    Ella alberga muchos perros,  
    algunos se visten de caricias de amos buenos,  
    y otros caminan por los basureros  
    removiéndole las entrañas.  
    Y como agoniza  
    no repara que ese escarbador de entrañas  
    lleva en su pico  
    la materia prima de un aullido. 
    Quisiera ser atropellada igual que un perro,  
    pero no hay camión para atropellar ciudades,  
    no hay una calle para que la ciudad se acueste. 
    Por eso sólo observa la muerte de los perros,  
    ve sus envenenamientos 
    y también quisiera ser perro  
    para morir,  
    pero también sabe  
    que las ciudades no mueren,  
    ya que ellas son veneno.  








    VIII 

    Ella se duele en mi pecho desde que no estás conmigo. 
    Maldita sea la hora  
    en que juraste amarme siempre,  
    ahora donde vayas  
    cargarás con el demonio de mi nombre,  
    alegarás demencia al escucharlo pero,  
    el ruido de los autos será eco de nuestros besos,  
    los árboles en la plaza te preguntarán a gritos 
    porqué tu mano va sin la mía. 
    Los perros del vecindario  
    te verán con desprecio,  
    y el rígido concreto que pisas  
    abrirá su boca de grieta  
    y morderá el tacón de tus zapatos. 
    Abordarás el autobús,  
    pagarás tu pasaje con mis lágrimas,  
    y te darás cuenta de lo solitarios  
    que son sus asientos. 
    Ella me duele,  
    y ella escupirá tu cuerpo con los charcos de la calle; 
    pero tú metiste los edificios en mi pecho,  
    preñaste mis venas con el vidrio de tu voz. 
    Hiciste de mí una copla de barrotes con cerradura. 
    Ahora ella busca a morir dentro de mí. 







    XI 

    La plaza esta ungida por el recuerdo de besos,  
    asaltos, pájaros, amigos y mujeres. 
    Los ancianos simulan recordar,  
    pero ellos saben que los recuerdos  
    son conejos  
    que brincan en las mesas de los cafetines. 
    Los asesinados  
    observan a la gente pisar el recuerdo de la sangre,  
    olvidar el diluido eco de una bala,  
    o el espanto brillante de un cuchillo. 
    El pasado y su material de espectro 
    está en el catedrálico reloj,  
    desde allí divisa y establece las directrices del llanto y de la risa; 
    observa desde esa necrosanta altura  
    como se mueve un pañuelo de humo  
    sobre el juglar del mediodía.







    XV

    Aquí,  
    uno aprende a escribir del dolor  
    con las dos manos.






    XIX 

    Hay rojos clítoris colgando  
    en los portales de los burdeles. 
    Observen los burdeles,  
    tibios, cuajados,  
    con olor a cerveza, falos, pelos, agujeros,  
    gelatinosas sustancias que corren por los dedos  
    y cuartos rentados por media hora.. 
    Oigan a las putas... 
    gimen igual a una ciudad,  
    abren sus piernas como avenidas  
    y las estatuas caminan en su humedad. 
    Saboreen sus cuerpos,  
    desnudos,  
    expandidos,  
    como pan mojado,  
    gotas, pedazos,  
    jirones,  
    añicos de vida sin nombre,  
    pequeñas ciudadelas de dinero y sudor. 




    0 0
  • 01/16/13--15:21: DENNIS ÁVILA [9001]


  • DENNIS ÁVILA. Nace en Tegucigalpa, HONDURAS  el 13 de septiembre de 1981. Ha publicado dos libros: La Calada (Luz verde, 2000); y Algunos conceptos para entender la ternura (Sexta Vocal, 2005), con segunda edición en El Salvador (Leyes de Fuga, 2005). Ha participado en los Festivales Internacionales de Poesía de Nicaragua y El Salvador. Ha ganado los premios Poesía Hablada (2001), Premio Único Certamen Cuento Breve Universitario, UPNFM (2005), y Mención Honorífica en el Premio Hibueras (2006).  Selecciones de su trabajo han sido publicadas en el CD VERSOFÓNICA (20 poetas, 20 frecuencias). Además ha sido incluido en los cuadernillos PAPEL DE OFICIO, editado por el colectivo de poetas País Poesible.






    Zopilote

    ¿Cómo seducir a un espejo?

    Dile:
    aparta de mí estos ojos en peligro de expansión
    úneme a la tierra, algún día me cansé del mar
    y de mi azar intemporal en la memoria
    de un albatros urbano.

    Sorprende con lunas estos solares espacios
    y agarra
    a tus pasos de la punta de mis ánimos
    que en una sola dirección te presienten.

    Si te unes a la tierra
    rompe tu sueño, tu sed que es
    morder una sandía.

    Incumple tu realidad, espejo
    nada es peor
    que un cielo desplumado
                            de pájaros.

    Yo tampoco he querido vivir
    tanta basura, ave negra.







    Hija pródiga

    Agua que sí he de beber
    acepto tus escombros cuando vengas
    acepto arrodillar mi lengua ante tus ruinas
    yo te doy los zapatos, la piel del amor, el susto                   
    de una herida
    el salvaje silencio de cada pupila mía que
                                                   te encuentra
    la civil ternura de mis dedos fieles a tu tierra.

    Sólo mi brújula reconoce
    el orbe gastado de tus  fiestas
    con el resfriado de cada minuto mío
                                            que te espera
    estornudando los últimos segundos
    que me quedan de garganta
    aunque el tiempo con que emprendas tu viaje
    sin distancia
    sea otra vez la lágrima que acabe al frío
    para que besen en tus labios la mejilla
    en mi causa que se apura.

    Antes que te vayas quiero decirte
    que de nada te sirven tus países mentales
    las ciudades, todos los inocentes pueblos
    con su claro espesor de idiomas mudos
    Yo soy el que te regresa las sandalias
    cuando las calles se descalzan en tus pies
    tantas veces que camine
    tu recuerdo escalofriado.

    Aclaro que tu corazón tiene en sus venas
    lo más cercano a mi espuma
    por eso acepto bañarte tantas veces vengas
    y a limpiarte los oídos
    con el algodón de estas palabras.

    Es mi llamado protegerte
    con tu lluvia y tus calores
    hija pródiga de idas y regresos
    porque acepto que seamos infelices
    lo presiento:
    me cansé ya de amores adoptivos.

    Esta es la guerra que tiene a la paz
    todo este tiempo entre sus piernas:
    las veces que fui feliz
    caminando hacia tu nada.

    En todo caso sos un ángel
    y estas son mis dos heridas:
    el inicio de tus alas.

    No vuelvas pronto. Te saluda
    un verdadero corazón en sus pedazos.





    Ausencia

    Pensar que uno es el hombre
    que un día despierta a la par de una mujer
    y ella está más humana que nunca
    y uno está más despierto que vivo.

    Saber que éste es el instante
    en que las miradas chocan
    y ahí las paredes indecentes de luz
    y por allá las ropas.

    Volver a las estaturas a lo largo de los cuerpos
    y otra vez estas pieles descalzas
    estos mismos aparatos digestivos.
    Hombre y mujer
    de pronto dos ríos arrancándose las aguas:
    a esto se le llama dos ángeles caídos.

    Se hace el amor, se hace el odio
    pero antes del amor
    todo un mundo de cosas aburridas
    que después se lloran a solas en un cuarto.

    Prehistoria del deseo, post aniversario
    de la culpa
    dejemos las cosas en paz, estos son
    los tamaños.

    Y pensar que uno es el hombre
    que otro día despierta a la par
    de lo que llamaremos ausencia.






    La gota que se traga al agua

    La alegría sigue siendo
    semipermeable

    hizo como una especie de silencio
    tomó sus cosas        se fue de casa

    antes destruyó el carro
    extravió un dinero
    pero no había sido para tanto

    ahora
    no pudo ocultar la mirada
    tenía que desaparecer

    abrir el camino
    darle paso

    a un dolor pura sangre.








    Ego latía

    En una esquina de tu ventana
    esta mañana
            anochece
    un dolor de pájaros inquietos
    un profundo verde sin latir de hojas 
    una palabra de viento, un parpadear de sol
    que se duerme en la me
    diana ruta
    del silencio que nos traga.

    Y se cree en la importancia
    de los segundos mentales
    porque lo cierto es que uno quiere ser
    poeta
    todas las horas que mide la ventana...

    El problema es llegar
    demasiado pronto
    a ningún sitio.







    Paz

    Te declaro la Guerra
    porque la paz no se define entre tecnología
    entre edificios y corbatas.

    La paz se siente cuando llegas a tu casa
    y te conduces a tu desorden
    – por los momentos
                                   hermoso
    donde nadie reclama las perchas
    de tu ropa herida.

    La paz es la dificultad de palabra en tu cólera
    el temor a que una estupidez te cometa:
    conformarte con arrancarle
    las alas a una mosca.

    La mano, instrumento de la piedra
    no se compara a la paz de tus sentimientos
    en buen estado
    ni al color de tu sangre
    fluyendo a patadas del corazón
    aquella tarde que por fin pusiste el amor
    en otra parte.

    Por eso te declaro la paz.
    Que gane el mejor perdedor.







    Hombre de poemas tomar

    para Karina Salgado, Fotógrafa
    que siente de memoria
    la vehemencia  


    No hay un punto
    sino un poema de partida
    no una casa
    sino un poema con puertas y ventanas.
    No entrás a una calle, no
    entrás en tus pasos.
    Es decir poesía 
    y entender ser
    o en una palabra, cafés, tus ojos
    y saber que es un poema el que te gesta
    la sensación de que algo tuyo nace.
    Si vas a la cama, acostarás al poema
    si vas a la esperanza: descansarás heridas  
    mientras asumás de frente lo imposible
    cuando sin pedir me des tu poema
    y yo te mueva sin querer tu mundo.





    El ser querido

    Soy exactamente igual a mí en el futuro. Sueño hacia arriba y despierto de lado. Me levanto con el pie izquierdo y con el derecho – legal costumbre – destapo sanitarios desacertados, también hormigueros. Detesto el sexo de los gatos sobre el tejado y, sin duda, cambio de tema, porque no temo morir cuando comprendo que hacia allá me dirijo, sin embargo es terrible que hacia allá van los que quiero.
    Dejo muchas cosas para mañana porque pienso que están hechas las de hoy.


    Bueno ha sido zafarme de las garras de un aeropuerto, porque le tengo miedo a la anchura que representa extraviar la altura de una ilusión.
    Un perro moviendo la cola y una viejita iluminando con su sonrisa de infancia me dicen que sigo vivo. Una canción y un payaso en persona fácilmente me hacen llorar.
    Disfruto tanto acercarme a Tegucigalpa de noche cuando la descubro desde los miradores sobrada de luces, con toda su ausencia de grandes edificios y su banda sonora de perros y disparos al aire.
          Aunque intente no puedo escapar de las gotitas de agua que restan de los paraguas y de mi vanidad sinvergüenza cuando me despeino. Fácilmente me distrae el sonido de un cortaúñas y cuento malos chistes que me hacen vivir de risa, pero por alguna extraña razón olvido constantemente la felicidad posible, porque reaparezco desde cualquier noche frente a ese astro y conversamos, culpables, lunares miserias.
    Mi tardío aterrizaje a cualquier cosa que sea por orden de llegada me involucra a ser el primero en el orden de las salidas, y soy capaz de escribir horas y noches seguidas porque disfruto quitándome el frío.
    Sin duda alguna soy como yo en el futuro, sólo que todavía me sirven los ojos para leer, para llorar. De modo que es tuya la eternidad que me queda.







    Propiedad conmutativa

    De aquí para adentro
      la casa es mía
    tengo luces, sombras
    humanidad y lobos.

    Creo en el llanto
    soporto mis descuidos
    y soy pleno devoto de algunas utopías.

    Salgo en los días lluviosos
    entro y me arde el sol en la memoria.

    Quiero alcanzar los ochenta años                     
         vivo
    y tiendo a reír amargamente
    si he llorado túneles.

    De aquí para afuera
                   el mar es el cielo aterrizado
    los caminos son el curso
    del ejercicio y del descanso
    andan las cosas cotidianas
    como el subsuelo de la mente
    y se apetecen las orillas
    que no requieren gradas.

    De ahí para adentro
                  mi casa también es tuya.




(Page 1) | 2 | 3 | .... | 364 | newer