Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


    0 0
  • 06/19/17--20:55: YONNY RODRÍGUEZ [20.213]

  • YONNY RODRÍGUEZ

    YONNY RODRÍGUEZ, nacido en Ojojona, Honduras. Poeta, escritor, miembro del Taller Literario Miguel de Cervantes Saavedra coordinado por el poeta José Luis Quesada. Obtuvo el título de Licenciado en Periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Ha realizado estudios de Literatura y de Gestión Cultural, miembro fundador del Colectivo Artístico Xoxonal (CAX). Fue integrante del grupo de teatro Lucem Aspicio y director del Consejo Local de Cultura de Ojojona. Director de las revistas culturales El Tilinte y Guancasco. Finalista en el certamen de Dramaturgia impulsado por la Embajada de los Estados Unidos de Norteamérica. Consultor en temas de prevención de la violencia por medio de la creación artística.

    Ejerce periodismo cultural en el blog Bucentauro – Prensa Cultural. Publicó en septiembre de 2016 «De crisis y catarsis», una visión de la violencia imperante en el país mediante la poesía.
    http://blogdeculturahn.blogspot.com/
    Yonny Rodríguez <johnnyrod2015@gmail.com>






    Del libro «De crisis y catarsis», 2016

    BOYAS

    Alarmantemente
    efervece
    el nivel de cuerpos
    desde todas latitudes.
    Es probable
    verlos pronto
    podrirse,
    amontonarse
    en los mares.




    MI ELEGÍA

    Fragmento

    Ojos anegados
    de lágrimas que titilan y no caen.
    Este dolor
    no se alardea;
    ¡recrudece en lo más hondo del pecho!
    La masacre de la naturaleza
    Arrasa con impiedad mis obeliscos.
    ¡Cómo se ensaña ella,
    Cómo pone colorado
    el verde de mi devoción!
    Los pinos en su llanto
    se inclinan unos contra otros;
    quisieran escapar de
    la sierra que los hostiga.

    Cuando cada ocote exhala brea
    -sangre densa y ambarina-
    no hace menos que llorar así
    la vida que se le escapa.

    Hay tristeza en mí
    por lo Hunahpús e Ixbalanqués caídos,
    por los que anhelaron punzar al cielo
    con su andanada de agujas.

    Solo queda una desolación de pinos
    traslapados en el suelo
    como si de una batalla se tratara.
    Ya no hay verdioscuras cabelleras
    remolidas por el viento
    ni animales que construyan nidos
    en sus ramas.

    Ahora mismo me escalofrío de aflicción;
    es un dolor semejante
    a la pérdida de un amigo.
    Nos vimos crecer;
    soy apegado a sus hojas,
    a su resina.

    Cabañas y Morazanes
    están representados en ellos.
    Son gallardos Lempiras,
    estelas mayas de fibra y savia.

    Quiero volar, abrazarlos;
    contarles bajito que lo siento,
    que siento tanto lo que padecen.




    SOLO QUEDAN LOS DIOSES

    ¿Alguien recuerda a los humanos?
    Eran seres inquietos, atroces, obstinados.
    En pie nada dejaban.
    Creyeron acercarse a algo grande
    cuando en realidad alejaron la vida.
    Languidecieron como uvas contra el sol.
    Un día
    sin saber qué hacían en aquel lejano mundo
    acabaron con todo
    consumidos por caldos de ignorancia.
    Nunca pudieron superarse a sí mismos.




    EFÍMERA

    Pestañeamos
    y la vida se nos va
    como flujo en
    un reloj
    de
    a
    r
    e
    n
    a




    EL DÍA

    La mañana dispersa
    Claridad y vida.
    Cualquiera podría ver en ella
    a la redentora de este
    tempo de sangramento
    que devora a la nación.

    Sin embargo no tardarán
    los corceles de fuego
    en inundar de carmín la tierra,
    en tronchar la carne como
    rayo

                 que

                             cae.

    Luego en una maceta
    vemos a un lirio,
    supremo como sí mismo.
    Quisiéramos imitar su vida,
    su fe,
    pero no,
    el lirio no es ninguna persona que
    combata veinticuatro / siete
    su dilema por vivir,
    por superar este día
    al que ahora le sangran
    ojos y manos -efecto del caos-
    y lleva el vestido hecho jirones.
                Ensombrece -se cierra el día-.
                                                                El saldo: llanto, dolor,
                                                                Depredación humana.






    Del libro inédito «Equipaje»

    DESDE ADENTRO

    La lluvia es un arpa:
    los hilos de arribabajo.
    Hoy cae una
    suave y helada melodía
    plácida como sí misma: no daña.
    Misteriosa desciende,
    en su caída crea mapas en los cristales,
    artes que desvanecen enseguida.
    Más allá hay insectos, pájaros, ramas
    que la sacuden de sus alas.
    El manto está allí enfrente
    y brilla, percute en techos y calles,
    se une al caudal; los residuos son
    dócilmente desprendidos y llevados
    desde su sitio, luego desaparece.
    La tónica alegría del agua
    inquieta, urge
    con deliberada calma a salir.




    SENSATEZ
    Nadie puede afirmar con propiedad que amanece,
    que los ruidos y los polvos esparcidos en la cama
    son recuerdos inservibles en
    la médula lunar de lo añorado.




    HACER UN ALTO

    Toda huida es vana si vamos
    con plenilunios en la mirada:
    para ver mejor hay que tener
    los ojos cerrados.






    -

    0 0
  • 06/19/17--21:53: AKEEM LASISI [20.214]

  • AKEEM LASISI

    Akeem Lasisi nació en Ibadan, suroeste de Nigeria, en 1967. Es un reconocido poeta, profesor, periodista, editor, compositor, cantante, comediante, performer, y entusiasta exponente de la literatura oral.

    Algunos de sus libros de poemas publicados: Iremoje: Poesía ritual para Ken Saro-Wiwa (Premio Cadbury de Poesía de la Asociación de Autores de Nigeria), 2000; El canto de la novia, 2001; Noche de mi vuelo (Premio Cadbury de Poesía de la Asociación de Autores de Nigeria), 2005; y Sobre las alas del viento, 2013.

    Ha editado algunos video-poemas, videos musicales y CD’s con su propia obra, entre ellos, Post Mortem, Ori Agbe (Para Wole Soyinka), País de las maravillas, Eleleture, Udeme, Ekun Iyawo y Promesa cumplida.

    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/Lasisi.html



    Traducciones de León Blanco


    La poesía es

    Por el bien de estos pájaros africanos 
    Déjennos desmontar el castillo canónico 
    Y otorguémosle a nuestra más querida poesía un rostro humano. 
    Porque la poesía es y la poesía no es: 
    La ironía de la rosa y la rosa en la espina 
    La poesía es y la poesía no es: 
    La parábola del pájaro y la paradoja de la muerte, 
    La poesía es y la poesía no es: 
    La locura de Hitler y la sabiduría de Gandhi 
    La poesía es y la poesía no es. 
    El chirrido de la cama y el parpadeo de los ojos 
    La poesía es y la poesía no es: 
    Por el bien de estos pájaros africanos 
    Déjennos desmontar el castillo canónico 
    Y otorguémosle a nuestra más querida poesía un rostro humano.




    Soy oriundo de un mito

    Soy oriundo de un mito, soy oriundo de la luna, 
    Soy oriundo de una raza donde no cantar es un pecado 
    Donde no bailar es la muerte 
    Donde nos carcajeamos en cantos y reímos en historias 
    Hasta nuestras lágrimas fluyen en cascadas serpentinas 
    Ah, ellas llevan una marca de rimas terciarias.




    Kankia

    Empujado contra la pared por la sequía 
    De un bloc de notas, Kankia,
    Garabatearé un poema
    Sobre la palma de tu desierto, 
    Aquellos nómadas no nacidos y futuros toros 
    Podrán leer la mente interior de un poeta visitante.

    Doy testimonio del valor 
    Del sol de Kankia  
    Que alcanza los campos antes que el rocío.




    Agede

    Mi espíritu vuelve a ti, arroyo de mi infancia 
    Donde tuve mi bautizo de alegría pastoril. 
    Donde, un Keats petulante, 
    Observé la naturaleza en juego con el ser

    Como cuando cobras eructaban, 
    Tilapias se arrastraban,
    Un martín pescador se posaba sobre la rama de un sauce 
    Esperando ansioso su turno para saquear.

    Agede:
    Confluencia de mi mañana y mi mediodía;
    Mi espíritu vuelve a ti, arroyo de mi infancia 
    Donde tuve mi bautizo de alegría pastoril.




    Lo que le sucede al mar le sucede al pez

                                           (De Iremoje: Ritual Poetry for Ken Saro-Wiwa)

    Lo que le sucede al mar le sucede al pez
    Lo que le sucede a los ojos le sucede a la nariz
    ¿Dónde está nuestro propio cielo africano
    Que rebosó nuestros graneros en tiempos de cosecha?

    Lo que le sucede a la espalda 
    Le sucede al pecho
    ¿Por qué están las alcantarillas tan abiertas
    Con aliento tóxico de aceites migrantes?

    ¿Por qué nuestra tierra cultivable, ahora, tan impotente,
    No puede más eyacular vida entre semillas viriles?

    Lo que le sucede al mar le sucede al pez
    Sabes que somos una raza de emblemas de pesca
    Pero envenenaste nuestros ríos con un vertedero continuo
    Dile a quien mina nuestra riqueza que piense en nuestra salud

    Piensa en clanes enfermos, sin una clínica,
    En escuelas silvestres, sin una tiza,
    Y el camino tan estrecho y desgarrador, con agujeros laberínticos.

    Lo que le sucede al mar le sucede al pez
    Lo que le sucede al cielo le sucede al pájaro
    Lo que le sucede a nuestras selvas tropicales
    Les sucede a las acrobáticas ardillas en los árboles tropicales. 

    *




    Los poetas y la guerra: El ejemplo nigeriano


    Por Akeem Lasisi
    Traducción de León Blanco

    La relación entre la poesía y elementos de la humanidad tales como el amor, la paz y el desarrollo, es sólida. Como resultado, los poetas a menudo están comprometidos en propagar los valores a nivel personal, comunal, nacional e internacional. Están inclinados a enfrentar cualquier idea, política o desarrollo que puedan afectar a estos ideales. Uno de ellos es la ausencia de paz, o la guerra en sus variadas formas. 

    Ningún escritor vive separado de su sociedad. Bueno, una persona creadora necesita tanta privacidad como pueda alcanzar, pero ella es básicamente parte integral del espacio comunitario. El poeta está, por tanto, entre las primeras víctimas donde la sociedad está afectada por la discordia o la violencia total. Es un hecho que un hecho feo tal como una guerra, podría ser materia prima para la literatura. Después de todo, muchas obras aclamadas son documentación o reflejo de terribles acontecimientos que ocurrieron en la sociedad en el pasado. No obstante, los poetas preferirán ser profetas de la paz: viendo señales de advertencia y llamando a la gente al orden a través de obras que directa o indirectamente hablan a sus almas.

    Nigeria ha tenido más que su propia parte de conflicto civil. Siglos atrás, diversas zonas del país experimentaron guerras internas que dejaron amplias cicatrices en la historia. Las guerras dejaron muertes, desarticularon comunidades e individuos, mientras causaron también un daño económico. La llegada de los europeos, que colonizaron al pueblo y establecieron un sistema imperial, trajo sus propias guerras, batalladas física, psicológicamente y de otras maneras, en diferentes partes del país. En todas esas épocas, la poesía estaba allí con la gente, con los poetas tradicionales y con los actuales modernistas letrados, criticando lo incendiario y anhelando la paz en sus composiciones.

    En la era tradicional, hay un modo en el que puede decirse que la poesía fue culpable o que involuntariamente avivó la violencia. El poeta oral era afecto a ensalzar a los señores de la guerra y a otros agentes similares de conflicto. Les oraban hasta el punto que quienes querían guerra siempre pedían más sangre, especialmente cuando sus hazañas pasadas eran celebradas, mientras la insolencia y la inferioridad de los oponentes se magnificaban. La culpabilidad de los cantantes puede no obstante no extenderse, porque ellos, de todas maneras, crearon espacio en sus obras para servir de sonidos de advertencia a los señores de la guerra. Ellos recordaban a reyes y soldados por igual, la destrucción que trae la guerra y el hecho de que ambos, ganador y perdedor, podrían ser vencidos a la larga.

    Después de que el país logró la independencia del gobierno británico en 1960, la unidad, la esperanza, la paz y los sueños de mutua prosperidad reinaron. Esto fue bruscamente interrumpido entre 1967 y 1970, al estallar una guerra civil. Basándose en la lucha por el poder entre el establecimiento militar, los líderes militares de una sección del país fueron   capaces de venderle al pueblo la necesidad de separarse del resto del país. Esto dio nacimiento a la guerra entre Biafra y Nigeria, que causó caos en la política. Desafortunadamente, las guerras difícilmente terminan. Incluso cuando ellas parecen haberlo hecho en sentido físico, las heridas que desataron en los corazones, los recuerdos y los egos de la gente, permanecen allí. Por eso es que no sorprende que 47 años después de terminada la guerra civil nigeriana, sin ganador alguno, el país aún lucha por llenar los huecos que cavó.

    ¿Cómo preocupó o afectó esto a los poetas nigerianos y a otros escritores? Cuando algunos de ellos presagiaron lo que venía – los generales discutían, se encontraban, se ponían de acuerdo para disentir en diferentes campos dentro y fuera del país – los poetas empezaron a sonar las notas de advertencia. Uno de los más grandes poetas de referencia en este sentido fue Christopher Okigbo, quien, cuando la tormenta se formaba, surgió con un desahuciado y profético libro de poemas titulado Elegías del trueno. En los poemas previó desenfrenadas matanzas y clamó para que todos los elefantes brincones depusieran sus egos. El resto no puede ser sólo historia porque, irónicamente el propio Okigbo fue atrapado en la red de la guerra. Él cargó fusil y luchó del lado de su pueblo en el sueño de una república de Biafra y fue asesinado en el frente de batalla. Para Okigbo, quien había escrito el tempranamente aclamado Laberintos, era el fin de la poesía. Muchos de quienes habían seguido sus obras, y aún continúan haciéndolo, pueden por tanto no parar de extrañarlo y de imaginar cómo pudo haber producido muchos más volúmenes, si el fusil, como parecía haberlo predicho en “Camino del Trueno”; no le hubiera cerrado su boca.

    Incidentalmente, el legendario Chinuah Achebe también se unió a la guerra de Biafra como director de imagen de la causa. Él la sobrevivió, pero fue una experiencia que sería siempre parte de su vida hasta unirse a sus ancestros hace cuatro años. Así, tan amargado quedó que un año antes de morir, en su último libro, Había un país, hizo algunas declaraciones coléricas que casi causan otro tipo de guerra civil.

    El primer nobel africano laurelado, Wole Soyinka, también tuvo un trato injusto durante la guerra. Aunque no trabajó para los biafranos ni para el lado federal, su simpatía estuvo con los primeros, porque creía que los asesinatos en un golpe militar, que suscitaron la agitación separatista, fueron sesgados contra el lado biafrano de Igbo. Soyinka estuvo contra la guerra porque creía mejor dirigirse a la injusticia. Él, que estaba en el proceso de su propia y peculiar búsqueda de la paz, viajando al oriente bélico fue detenido por el gobierno federal, y llevado a prisión. La experiencia produjo un buen número de poemas, tanto en él como en otros poetas.

    Otra estrella del equipo entre los poetas de la guerra de Nigeria es J. P. Clark. A diferencia de sus otros tres contemporáneos, es conocido por haberse distanciado de la insurrección y persistentemente haber escrito contra ella. Su poema de post-guerra, “Los dados de baja”, enseña al lector que en el conflicto todos fueron víctimas– incluyendo sus colegas cargando armas y aquellos percutiendo tambores de guerra en el exterior.

    El reto de manejar la paz que vino después – incluso si, como Achebe quiso verlo, fuera una Paz Civil– también ha sido una preocupación de los poetas nigerianos, como la de muchos otros cuyos países han tenido una experiencia similar. Ha habido disturbios esporádicos que han mantenido a los escritores atentos. Lo que esto significa entonces es que, como el festival de poesía de Medellín busca hacerlo, es que los poetas tienen un rol fundamental en profundizar la paz, mientras protegen y celebran los factores que elevan a la humanidad.







    On the Wings of the Wind: Poems by Akeem Lasisi


    INTRO

    Let me sing my widow’s mite
    Into the immortal thrift
    Of earlier brides

    Although I may be a thin-handed child,
    I have a role to play in my mother’s chores.
    No matter how small the organ of the groom
    He will not borrow another man’s for the midnight course.

    This eve of my flight,
    I wish to tour the universe on a bill of words,
    Weaving weird and winsome sounds
    Into one nuclear family of borderless songs.

    I hook my voice
    To the server of time,
    Strike a bilateral chord
    With unassuming angels of seasonless things.

    I am in tune with some other realms
    Where their nights are brighter than noons
    Where autumns are cool,
    Winters warmer than interior chamber of a pregnant womb.




    AGEDE

    My spirit returns to the childhood brook
    Where I had my baptism of pastor joy,
    Where, a petulant Keats,
    I watched nature at play with self

    Where when cobras belched,
    Tilapias cringed
    A kingfisher perched on a willow’s branch
    Eagerly waiting for her looting turn.

    Agede:
    Confluence of my moon and noon;
    This night of my flight,
    I rinse my fears into your memorial pot,
    Claim the promise of nuptial bliss
    As I hear memorable rhymes of your mating frogs.




    G.R.A.

    (For Wale Adeeyo)

    I think like never dying
    In this opulent garden of living things,

    I love to sing when the earth is green
    When the sky is blue

    When the magician chameleon is trapped
    In its endless pranks for mottled forms.

    Within my inner self,
    Every desert is getting green

    The artic is warm, dungeon is cool
    The dumb chant, the deaf dance

    Lepers laugh at lofty miracles
    Of rising nails

    The rainbow, philanthropic with bowls and bowls of synthetic dyes,
    Spread the glad tidings to ragged birds.




    BRITISH COUNCIL GARDEN

    Under this mango tree,
    Nature sobers my parting nerves
    With a million kilohertz of sexy breeze.

    Suddenly I shrink into a trance
    Only to rise and see on dongoyaro leaves
    The fall of my ageless fever
    Vividly printed on nature’s palms.

    Within a century of a minute’s ease
    I forget all the whispers of hunger,
    Signals of regimenting pains
    From a plenary pest in my resilient flesh.



    BADAGRY

    Coconut palms too
    Play a Christmas host to the musing bride
    Their leaves as soft as stone,
    They hold in immortal contempt
    The fiery deeds of autumn-ous swords.

    Sometimes I count myself a family of the palms
    For despite the fiery deeds of vagrant climes
    My skin is dark and dark across the year
    And the source of my mammary gland:
    Strange, bemusing
    Like the source of water in the coconut fruit.



    AROCHUKWU

    Sometimes when I die in thought
    I wish the garden egg
    Spring forth from my pastoral tomb,
    Because I ate from Adam the forbidden fruit

    My life is never always a honey pot;
    Because of random incursion of fair laughter
    My tongue is not always a lobe of bile,
    Now a vessel of the sweet-and-sour,

    Sometimes when I die in thought
    I wish the garden egg,
    Wish the garden egg
    Spring forth from my childhood’s grave.



    OPEBI

    A mile above the city’s towers,
    The sky cups her cheeks
    On the trestle of her palm;
    Canvassed in mournful clouds,
    Her countenance a wrinkled tabloid
    Of a sophomore’s art.

    Far above the ocean view,
    Right in front of Chrisland Square
    A crowd gathers around a myth;
    Hit beyond wailing
    Only cursing man, cursing mammoth
    Cursing God for watching man carry out his heinous spree.

    Just behind the Cedi Towers
    Only adjacent to Global Bank – a torso
    Her eyes were plucked
    Her breasts,
    Her vital temple
    Gone were all with the ritual axe.



    KANO

    Ado Bayero,
    Like Israel like Kano,
    I pose like Holy Moses, trembling in awe,
    At the threshold of thy holy land.

    Like Kano like Israel,
    I dump my bridal shoes
    For my feet to kiss the sacredness
    Of your earth

    For here in the Emir’s galaxy,
    There is more to earth than shoes can feel,
    Face to face with tradition,
    From a diary to clay

    I read the testament of a heritage:
    A canvass of breathing clay
    Decking the palace walls
    In canonical grace.




    DAURA

    The dongaris draped in layers
    Of Rose and pine
    Each wielding a Moses’ rod and ornate whip,
    Fling the gilded palace gate for the birds of flight –
    A blaring horn for my gorgeous train,
    Daura, I want to tread your earth with my feet unfettered

    Let the flower girl take charge
    Of my bridal shoes.

    The magnitude of the palace universe
    Finds its peer in the Volta sphere,
    From the outer hall
    Of canonical clay,
    A lake conducts my train into Tiga Dam
    Tiga to a Nile

    Until here before my wondering eyes
    A seasome hall of precious clay.

    Then, tell the gods of Geography
    To update the map of the world:
    There is a separate planet in Bayagida’s Square.
    Here in the Emir’s haven where the past is young
    Like a northern star;
    Face to face with tradition,
    I read the diary of nobility on the lips of clay
    Decking the palace wall in canonical grace.

    https://www.africanwriter.com/on-the-wings-of-the-wind-poems-by-akeem-lasisi/





    -

    0 0
  • 06/19/17--22:28: HAYDAR ERGÜLEN [20.215]

  • Haydar Ergülen 

    Haydar Ergülen nació en Eskişehir, Türkeli, Turquía, en octubre de 1956. Es uno de los poetas más importantes de la reciente generación literaria turca contemporánea. También es sociólogo.

    Entre sus libros publicados de poesía se encuentran: Sokak Prensesi (Princesa callejera), 1991; Eskiden Terzi (Una vez, un sastre); 40 Şiir ve Bir (40 Poemas y uno), 1997; y, Karton Valiz (Maleta de cartón), 1999.

    Con 40 Poemas y uno, Ergülen ganó el prestigioso premio de poesía Behçet Necatigil en 1997, así como el premio de poesía Orhon Murat Arıburnu. Por su libro Una vez un sastre, obtuvo el premio de poesía Halil Kocagöz.

    Para algunos de sus libros, ha usado el pseudónimo "Hafız".

    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/Ergulen.html




    Traducciones de Serdar Çelik



    ¿A mí qué me importa?

    ¿Qué me importan los trenes?
    Yo no estoy triste
    ¿Qué me importan las casas?
    Yo no soy lluvia
    ¿Qué me importa de nosotros?
    No soy abrigo
    ¿Qué me importa vuestro jardín?
    Yo no soy tu hermano
    ¿Qué me importan los viajes?
    Yo no estoy perdido
    ¿Qué me importa tu carta?
    Yo no soy una lágrima
    ¿Qué me importa la soledad?
    Yo no estoy enamorado
    ¿Qué me importa el campo?
    Yo no soy azul
    ¿Qué me importa el silencio?
    Yo no soy una hoja
    ¿Qué me importa la aceituna?
    No soy un derviche
    ¿Qué me importa la manzana?
    Yo no soy un secreto
    ¿Qué me importan las grullas?
    Yo no soy un cazador
    ¿Qué me importan las palabras?
    Porque no soy un mendigo
    ¿Qué me importa la poesía?
    No soy la noche
    ¿Qué me importa la muerte?
    No soy un poeta
    ¿Qué me importo yo?
    Yo no soy yo
    A veces, más oscuro que la tristeza
    a veces, más claro que la sombra.

    Soy un yo prestado,
    un poco de tristeza, 
    un poco de sombra…




    Fue azul…

    Era un verano
    parecía que vivíamos en el cielo
    Besarte era como besar al cielo
    fue algo azul
    La juventud es un verano
    que no necesita ni lugar ni casa ni habitación
    solamente el cielo
    basta a un ser humano
    Nosotros en el cielo
    hemos estado mucho tiempo.
    Nuestra juventud
    fue muy azul… ¡mucho!




    No tengo nada más cercano que tu lejanía

    Les tengo mucho miedo, Ruth, a los bandidos.
    No estoy muy lejos de que me cacen como a una manzana,
    que me lance el viento a otros jardines.
    No están muy lejos, se acercan los cazadores
    se ve a todo el mundo Ruth, a ti no se te ve
    Fuera de este bosque, fuera de mi
    único lugar dónde puedo ir es a tu lejanía.
    Dame tu lengua Ruth, cuídame con tu lejanía.
    ¡No tengo nada más cercano que tu lejanía!




    Tu cuerpo se parecía a una vivienda

    te has mudado a encima de mí como una vecina
    pero como la madera vieja que tiene mal genio,
    primero me quejo murmurando: ¡Corazón no te vayas!
    Porque ya estuve acostumbrado
    a malos rollos durante muchos años,
    pero ella no dijo ni mu, no siempre
    vamos acompasados con los vecinos,
    casi siempre creía que venía de la habitación de al lado.
    Asimismo y como si me mudara recientemente
    a un cuerpo viejo con un corazón inexperto
    uno no puede rechazarse
    gracias a que ella no me rechazó
    ¡fuimos arreglando todas las roturas y deshechos!
    Cuando llega una vecina nueva al cuerpo
    uno no escucha su cuerpo, incluso
    esta madera vieja no dice nada, solo
    escucha en silencio el respirar de la vecina;
    ya estamos resuello en dos cuerpos y
    hace tiempo sacamos los inquilinos de por medio
    ¡Ooh, cómo se me calienta el espíritu por la vecindad de los cuerpos!





    ÖDÜNÇ HANÇER

    nasıl taşıyorsunuz bu hançeri
    böyle, kimin sırtından aldınız
    ya hançerin bir yüzünden ötekine
    geçerkenki ustalığınız

    benim sizde gördüğüm iki başkalık 
    birinde keskin ve kimsesiz 
    birinde mağrur ve ipeklisiniz

    hançer değil sanki taşıdığınız 
    hançer sizin sırtınızdan taşıyor
    beyazlar kanınıza giriyor hala
    ipek için hançere danışacaksınız

    beyazlar öyle uzak ki oysa 
    dişlerinin arasında bir bıçakla öpüşmeye
    kimsenin bıçağı kimsede kalmıyor işte
    benimse kanım çekiliyor, paslana
    paslana beklemekten ipek bile
    böyle beklemez hançerini

    hançerim sizde ödünç durdukça
    arada ipek değil
    yokluğunuz eskiyor

    Idioma: turco



    GELIEHENER DOLCH

    wie könnt ihr diesen Dolch so
    tragen, welchem Rücken habt ihr ihn entnommen
    und gar eure Meisterlichkeit beim Wechseln
    von einer Dolchschneide zur anderen

    was ich bei euch sehe, sind zwei Andersartigkeiten
    in einer scharf und verlassen
    in der anderen stolz und seiden

    als sei es kein Dolch, was ihr trägt
    quillt er aus eurem Rücken
    Weiße gehen in euer Blut über noch immer 
    werdet ihr für Seide des Dolches Rat suchen

    dabei sind Weiße doch soweit entfernt davon
    zu küssen mit einem Messer zwischen den Zähnen 
    keinem bleibt eben des anderen Messer
    indes gefriert mein Blut verrostend
    im Warten nicht mal die Seide
    hofft so auf ihren Dolch

    mein Dolch, solange euch geliehen
    vergeht nicht die Seide 
    doch eure Nichtigkeit

    Idioma: alemán
    Übersetzung von Aşkın-Hayat Doğan





    TANRIYA MEKTUP

    1.

    Birazdan göğü dolduracak 
    bulutları gördüm de Tanrım
    senin gizli gizli şiir 
    yazdığını anladım


    2.

    Seni düşündüğümde bazen
    üzülüyorum Tanrım, 
    kediler, kuşlar, bulutlar
    ağaçlar, kırlar, balıklar,
    kızlar, oğlanlar, çocuklar,
    yalnızca onların olsaydın da, 
    şu büyük insanlığın
    Tanrısı olmasaydın!


    3.

    İç savaşta önce
    Tanrı öldürülür
    sonra içimizdeki
    iyi insanlar


    4. 

    Tanrım ne çok 
    ağacın var burada,
    ve ne çok insan 
    var ‘şu dünyada 
    bir dikili ağacım
    bile yok’ diyen

    Bir ağaç daha 
    yaratırsan, İnsan 
    Ağacı olsun, lütfen!


    5.

    Bağişla beni Tanrım
    şu sırplanlara baktığımda
    bazı insanları senin
    yarattığına inanmıyorum


    6.

    Bana gösterdiğin bulutları
    bir ressam da görmüş
    Tanrım, ve senin 
    ressam olduğunu düşünmüş!


    7.

    Bu dünyada kalacak kadar bilge,
    hayatı göze alacak kadar göçebe,
    bir incinin peşinde ve derin
    kaybolacak kadar kendi içinde,
    ve suyla ilgili küçük bir imada
    bile akıp gidecek kadar yoğun...

    İnsan, ustası değilse nedir 
    yitirdiği her şeye önceden 
    veda edebilmenin?

    Fakat Tanrım galiba
    bize bizden de önce
    sen veda ettin!


    8. 

    Bir köy yanınca
    sessizliği ölür dünyanın

    Fısıltısı ölür öpüşmenin
    bir orman yandığında

    Yaktıklarında bir oteli
    konukluğu ölür şiirin

    Ölür çocukluğun kahkahası
    yakılınca bir şehir   

    Kim ki ateşe verir
    hayatı, Tanrı da onların 
    kalplerine soğukluk verir!


    9.

    Tanrım ya bu dünyayı yarattığını unut
    ya beni bu dünyada fazla unutma!

    Idioma: turco
    De: Hafıza
    Yön Yayıncılık/Şiir dışı, 1999




    EIN BRIEF AN DEN HERRN AUS DEM JAHRE 1996

    1

    Die gleich den Himmel ausfüllen, die Wolken,
    ich habe sie nämlich gesehen, Herr,
    und habe verstanden: heimlich
    heimlich dichtest Du auch


    2

    Denk ich an Dich, manchmal
    werde ich traurig, Herr
    der Katzen, Vögel, Wolken,
    der Bäume, Wiesen, Fische,
    der Mädchen, Jungen, Kinder,
    wärst Du doch ihrer nur,
    und nicht der Herr
    der ganzen großen Menschheit!


    3

    Der Krieg im Innern mordet
    erst Gott 
    und dann die Guten
    in uns


    4

    Herr, wie viele
    Bäume hast Du hier,
    wie viele Menschen gibt es,
    die ‚ich habe nicht einmal
    einen Baum gepflanzt
    auf Erden’ sagen

    Erschaffst Du nur noch einen 
    Baum, so soll’s ein Menschen-
    Baum sein, bitte!


    5

    Vergib mir, Herr
    wenn ich auf die Serbänen schau
    und nicht mehr glaube, das seist Du 
    gewesen, der jeden Menschen schuf


    6

    Die Wolken, die Du mir gezeigt,
    ein Maler sah sie auch,
    Herr, und er hat gewußt,
    daß Du ein Maler bist!


    7

    Weise genug, auf Erden zu bleiben,
    Nomade genug, das Leben zu wagen,
    hinter der Perle her und tief genug
    in sich selbst, um verloren zu gehen,
    erfüllt genug, um bei der kleinsten Andeutung
    von Wasser überzufließen

    Was ist der Mensch, wenn nicht
    ein Meister im Voraus-Abschied
    von allem, das verloren ist?

    Doch, Herr, es ist zu fürchten,
    Du hast von uns schon längst
    Abschied genommen!


    8

    Wo ein Dorf brennt,
    stirbt das Stille der Welt

    Das Flüstern der Küsse stirbt
    in einem Wald der brennt

    Wo sie ein Hotel anzünden,
    ist das Gedicht nicht mehr zu Gast

    Das Lachen der Kindheit stirbt
    ist eine Stadt in Brand gesetzt

    Die das Leben in Brand setzen, 
    der Herr setzt solchen 
    die Kälte ins Herz!


    9

    Herr, Du solltest, daß Du diese Welt erschufst, vergessen,
    sonst mich auf ihr nicht allzu lange vergessen!


    Idioma: alemán
    Deutsche Fassung von Uwe Kolbe.
    Die Übersetzung entstand im Rahmen des deutsch-türkischen Übersetzungsworkshops in der Literaturwerkstatt 2008




    ÇAY SEREMONİSİ

    Belki de bir Japon çay seremonisini andırır ölüm
    altın dengesinde sessizlik, saflık ve uyum içinde, 
    konuklar usulca dudaklarına götürürler ölümü, bir yudum,
    tabağa geri bırakış, yeniden hafifçe kavrayış, gündüzün
    bu saatinde, her şey olağan seyrinde, bir yudum daha,
    hizmetçiler gelir, sanki onların ince ve beyaz ayaklarıyla
    kırılacakmış gibi sessizliği bu çay saatinin ve ölüm 
    gizli bir davetli ya da Tanrı misafiri olarak boş
    dönmesin diye bu seremoniden, açılır gururun perdesi
    ve ağırlanır bıçağıyla gündüzün sessiz harakirisi


    Idioma: turco
    De: Ölüm Bir Skandal
    Turkuvaz Kitap, 1999





    TEEZEREMONIE

    Vielleicht erinnert der Tod an eine japanische Teezeremonie
    im Goldenen Schnitt der Stille, Reinheit und Harmonie, 
    langsam führen die Gäste den Tod zu ihren Lippen, ein Schluck,
    absetzen auf dem Teller, erneut sanftes Greifen, zu dieser
    Tagesstunde, alles wie gewohnt, noch ein Schluck,
    die Bediensteten kommen, als ob mit ihren feinen, weißen Füßen
    die Stille dieser Teezeremonie zerbräche und damit der Tod
    nicht wie ein heimlicher oder unerwarteter Gast mit leeren Händen
    diese Zeremonie verlässt, des Hochmuts Schleier lüftet sich
    und das stumme Harakiri der Tageszeit mit seinem Messer wird empfangen

    Idioma: alemán
    Übersetzung von Aşkın-Hayat Doğan


    https://www.lyrikline.org/es/



    -


    0 0
  • 06/20/17--02:41: SVENJA HERRMANN [20.216]

  • Svenja Herrmann 

    Svenja Herrmann nació en 1973 en Fráncfort y creció en Oberägeri, Suiza. Estudió Literatura e Historia del Derecho en Zurich. Ha recibido varios premios por sus obras, entre ellos el Premio para la Creación del Cantón Zurich 2015 (Werkbeitrag des Kantons Zürich), la Beca de la Fundación Landis & Gyr 2015 (Atelierstipendium der Landis & Gyr Stiftung), La Perla Literaria de Suiza 2010 (Schweizer Literaturperle), El Premio Lírico “Literatur auf Abruf” Transit 2009 y la Contribución Auspiciadora del Cantón Zurich 2007 (Förderbeitrag des Kantons Zürich), entre otros.

    En su trabajo como escritora y editora publicó diversos obras literarias, tales como Die Ankunft der Bäume (La llegada de los árboles, 2017, editorial Wolfbach), Ausschwärmen (Dispersarse, 2010, editorial Wolfbach) o 60 Jahre Menschenrechte (60 años de los derechos humanos, 2008, editorial Salis).

    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/Herrmann.html




    La llegada de los árboles

    Tal vez crecerán por encima de los techos 
    como álamos y rondar sueños en el verde 
    volverá a caer más fácil,
    se empinan se impelan
    ante el gris y los coches
    como lanzas adheridas al margen
    sólo cuando el viento abre las coronas de los árboles
    restallan monitores y rostros
    inmóviles, pero también cuando no los ves, 
    también cuando ya no sabes
    cómo es arrimarse,
    cuando ya no recuerdas,
    que en ellos reside lo que buscas,
    en este persistente
    respirante rumor
    crecen
    están y
    quedan




    El mismo cielo

    Son los últimos años del delta
    Costa Rica voceas por la cubierta del barco 
    y cuentas sobre peces
    en extinción, de pájaros,personas con descuido
    Costa Rica, allí quieres ir
    el mismo cielo, sólo sin enmudecer
    año tras año, bajar el tono, cuando pasas
    con el bote por los nenúfares, los cormoranes adelante, lejos de ti
    Costa Rica vuelves a vocear
    mientras sauces y cirros no dejan de espejarse
    liberas peces, te oigo suspirar con alivio
    cuando se evaden
    Costa Rica –
    rayos del ocaso caen sobre el agua
    la dejan restallar y
    una bandada de pelícanos rosados alza a volar,
    en Costa Rica también los habría, sólo que más
    tu mirada se ensombrece
    el helecho trenza despreocupado una guirnalda alrededor del juncal
    señalas las salanganas claras arriba de nosotros
    el cielo porta en todas partes igual, dices
    nadie tiene ganas de combinar
    lo que podría ser, pero Costa Rica
    allí quieres ir
    en los últimos años del delta

    Delta del Danubio, Rumania




    Little Odessa

    Por el tramo del tren elevado cae luz
    cubre la avenida con una tabla de ajedrez
    donde reyes y peones no encuentran sitio
    the every day smile nunca ha llegado

    Entre los anaqueles de la panadería,
    un hombre estruja el andador,
    en su corcova anida morriña
    embolsan pan
    con unos trozos de ruso

    Arriba de él, martillea metálico el tren
    empuja su carrito por cuadrados destellantes
    adelante, en la orilla mirará hacia Odessa
    el aroma de la repostería, el mar en la nariz
    soñar al envés

    Coney Island, Nueva York




    Los molinos de Barbegal

    Los olivos avecinan junto al sendero
    vigilan la ruina del acueducto
    una escuadra de ancianos con mangueras
    y en las puntas cuelgan botellas de plástico 
    el agua embebe la tierra agrietada

    Vamos los dos juntos por la acequia
    donde se acaba, una pendiente se arroja
    por los restos de un molino, los campos
    como si la tierra hubiera expulsado a los hombres
    como si aquí nunca hubiera existido
    la carga con la espalda encorvada

    Buscamos el equilibrio
    nos agarramos de rocas sueltas
    nada sigue viviendo a través nuestro
    y por cuánto tiempo deja la cal
    huellas en las manos
    qué protege del olvido




    En el puerto

    Al amparo de las arcadas, hombres berrean 
    marcados en sus arrugas el mar, el aguardiente
    los ojos vidriosos me examinan

    En las callejuelas esperan mujeres
    las pantorrillas en medias de malla sostienen muros
    cuando viene clientela
    retumban los tacones altos

    También acá hay una iglesia bien adelante
    donde las mujeres murmuran
    Jesús me pone bajo observación

    *





    Svenja Herrmann geboren 1973 in Frankfurt a. M., aufgewachsen in Oberägeri (Schweiz), lebt in Zürich, Studium der Germanistik und Rechtsgeschichte, arbeitet seit vielen Jahren als Begabungsförderin im Bereich Literatur. Sie hat „Schreibstrom“ ins Leben gerufen: Ein Projekt für kreatives Schreiben für Kinder und Jugendliche. 2012-2013 Projektleitung von „Rund ums Gedicht“ gemeinsam mit den Dichterinnen Ingrid Fichtner und Johanna Lier. Das Projekt (Lesungen, Diskussionen, mit Partizipation von Dichter/innen der deutschsprachigen Schweiz) ging Fragen rund um das Thema Lyrik und Öffentlichkeit nach. Jüngstes genreübergreifendes Vermittlungs-Projekt in Zusammenarbeit mit der Filmerin Bettina Eberhard: Video Poem für Jugendliche. 





    -

    0 0
  • 06/20/17--06:52: CATERINA DAVINIO [20.217]

  • CATERINA DAVINIO

    Caterina Davinio, nombre artístico de Maria Caterina Invidia (nacida en Foggia, Italia, en 1957), ha vivido en Roma desde el 1961 al 1996, donde, después de haberse graduado en Literatura Italiana en la Universidad La Sapienza, se ha ocupado, como artista y teórica, de escritura y nuevos media, en contacto con el circúito de la avanguardia internacional. Es una de las pioneras de la poesía digital. Su trabajo ha sido presentado en Europa, Asia, Américas, Australia, en centenares de mostras, como las Bienales de Sidney, Lyon, Atenas. Mérida, Liverpool (Independents), Hong Kong, Manifesta, y siete ediciones de la Bienal de Venecia y eventos colaterales, donde ha colaborado también como coordinadora.

    Listado de publicaciones

    Novelas

    Còlor Còlor, Campanotto Editore, Pasian di Prato - UD 1998, ISBN 88-456-0072-6
    Il sofà sui binari, Puntoacapo Editrice, 2013. ISBN 978-88-6679-137-9
    Sensibìlia, Giuliano Ladolfi Editore, Borgomanero, 2015. ISBN 978-88-6644-226-4

    Libros de poesía

    Fenomenologie seriali / Serial Phenomenologies, poemas con traducción Inglés; epílogo de Francesco Muzzioli; nota crítica de David W. Seaman; Campanotto Editore, Pasian di Prato - UD 2010, ISBN 978-88-456-1188-9
    Il libro dell'oppio (1975 - 1990), epílogo de Mauro Ferrari; Puntoacapo Editrice, Novi Ligure 2012, ISBN 978-88-6679-110-2
    Aspettando la fine del mondo / Waiting for the End of the World, poemas con traducción Inglés; epílogo de Erminia Passannanti y nota critica de David W. Seaman, Fermenti, Roma 2012, ISBN 978-88-97171-30-0
    Fatti deprecabili. Poesie e performance dal 1971 al 1996, con ensayos críticos de Dante Maffia y de I. Mugnaini, ArteMuse, Serrungarina(PU), 2015. ISBN 978-88-6984-038-8

    Ensayos y más

    Tecno-Poesía e realtà virtuali / Techno-Poetry and Virtual Realities, ensayo con traducción Inglés. Prólogo de Eugenio Miccini. Serie Archivio della Poesia del 900, Sometti, Mantova 2002, ISBN 8888091858, ISBN 9788888091853
    Virtual Mercury House. Planetary & Interplanetary Events, libro y DVD, con traducción Inglés, Polìmata, Roma 2012, ISBN 978-88-96760-26-0
    Caterina Davinio, Big Splash Network Poetico, Fermenti, Roma 2015 ISBN 978-88-97171-59-1
    Davinio, pintura, catálogo, Parametro, Roma 1990
    Caterina Davinio, "Serial Phenomenologies", poemas, en "Generatorpress12", 2002, Cleveland (OH) USA, John Byrum Editor. "Generatorpress12" is an on line review evolving from November 2002 through April 2004. In June, 2004, a CD version of Generator 12 is funded through a grant from the Ohio Arts Council.
    Caterina Davinio, Paint from Nature, performance de net-art dedicada al atentado a las Torres Gemelas de Nueva York. En "Doc(k)s", revista y CD, 2001, Ajaccio, F, ISSN Doc(k)s 0396/3004, commission paritaire 52 841
    Caterina Davinio, “Fenomenologie seriali”, poesía e imágenes digitales, en: "Tellus" 24-25, Scritture Celesti (S. Cassiano Valchiavenna - SO, I), Ed. Labos, 2003, ISSN 1124-1276
    Caterina Davinio, fotografía digital y poemas de "Serial Phenomenologies", en: "BoXoN - TAPIN on line" (F), Julien D'Abrigeon Editor, 2002
    Caterina Davinio, "Performance in evoluzione. Dalla centralità del corpo alla realtà virtuale", en "Paese Será" diario, 14 de julio 1992
    Caterina Davinio, en: "Tellus 26" Vite con ribellioni rinomate e sconosciute, Labos, (I) noviembre 2004, ISSN 1124-1276
    Caterina Davinio, "Scritture/Realtà virtuali", en Scritture/Realtà, actas de la conferencia, Milán 2002 también publicado en "Karenina.it" (on line) y "Doc(k)s" (on line y CD ROM).
    Caterina Davinio, "La poesía video-visiva tra arte elettronica e avanguardia letteraria", ensayo, en "Doc(K)s" revista (F), 1999, ISSN Doc(k)s 0396/3004, commission paritaire 52 841.
    Caterina Davinio, "Net-Performance: Processes and Visible Form", en "Doc(k)s", 2004, Ajaccio, F, ISSN Doc(k)s 0396/3004, commission paritaire 52 841.

    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/Davinio.html



    Crítica: Giorgio Barberi Squarotti, uno entre los mayores críticos literarios italianos, escribe de ella: “Poesía nítida, esencial, hiriente, entre ironía y tragedia, con arranques fulminantes de desesperación y de piedad, de memoria y de angustia. Tiene una grandeza dolorida y perdida”. Y el poeta y crítico Dante Maffìa escribe: “Es capaz de oscilar entre alusiones clásicas a los textos sagrados y a las obras de los grandes como Hólderlin, Baudelaire, Borges, Artaud y Celan, y después venir a pactos con la Beat Generation, con Ferlinghetti, Corso, con las letras de las canciones, con páginas de la filosofía de los existencialistas, con adhesiones inmediatas, con rechazos, con llamaradas vastas e inmensos fuegos, con resonancias de música jazz y pop”. Entre otros criticos que se han ocupado de su trabajo en Italia y en el exterior: Jorge Luiz Antonio, Eugenio Miccini, Francesco Muzzioli, Giorgio Patrizi, Lamberto Pignotti, David W. Seaman.






    Traducciones de Janus Pravo

    De: Fenomenologías seriales, Campanotto, Pasian di Prato (UD) 2010


    El amarillo el oro verdeando
    como angustia
    Que hiende mi espacio – cielo el líquido
    sol mi cielo –
    Tronaba en lo alto, un poco más arriba del horizonte
    Y el verde grita en la hierba
    Y el plomo de las nubes cierra la
    tapa
    Y el agua diamantina preserva todo el 
    mundo en los surcos de la tierra
    y un poco más de mundo
    y la luz toda por beber, fría
    Y la sangre de hiedras enredado
    A los pinos 
    Y el verde negro de los pinos
    Y mi andar de sol entre los hilos de trigo
    Y tu casa, antes del bosque
    Y tu casa primera
    tus cosas tu aire
    tu mundo y tu pensamiento
    tus amados
    Y tu tiempo
    Tu todo
    Tu hierro tu piedra.




    Guerras

    Raya el agua duras colinas
    Escabras laderas
    Laderas nudosas y negras.
    Arranco hilos de hierba como corro senderos
    En el bosque
    Y desfilan mis muertes
    sin número
    con paso de soldados
    Marchan compactas
    Luego rompen filas
    feroces bajando por las
    ingles y los senos
    como lenguas y dientes,
    arañazos y carne,
    bajan duras como batallas dentro de mí
    y al fondo de mis grietas.




    Chat_love 2005

    I

    Wonder_38

    Tu nombre encendido
    en la pantalla y el corazón
    rápido como una flecha.
    El alma es algo sutil,
    el alma es vidrio,
    sus añicos cortan
    en el pecho de sangre.
    Desde el planeta, el más alejado del sol,
    tú,
    o sólo tu nombre
    como un arco de luz.


    III.

    chat_love 4

    Un día tras otro
    enciendo las máquinas,
    desplego su inmensa memoria,
    cada día
    incendio los motores,
    luego dentro de mí me apago.

    Pero tu nombre es un arco de luz,
    Hiende la noche de la pantalla como una flecha,
    Como una cometa
    Y me falta aquel hacerte sentir.

    Sabes que no creo en los mitos.
    Amo los coches de carreras
    y pocas cosas más  
    que no puedo decirte.

    De: El libro del opio / Il libro dell'oppio (1975 - 1990), Puntoacapo, 2012




    (Heroína)

    Arrabales

    Necesito tu toque,
    allí abajo, en los bares de la mala muerte de la ciudad,
    donde sonrisas y miradas se entrelazan
    y alguien caerá
    en la calle.
    Luces de los cafés
    casi desiertos,
    cara a cara
    deponer las armas
    persiguiendo una ola atormentada,
    la suave marejada.

    Galopan
    Acosadas por el frío.

    1981



    *


    ¿Porqué han vuelto?
    ¿Porqué han ca´do otra vez
    en la dureza en la dulzura?
    Tú vendrás
    todo en negro
    en uniforme nocturna
    llevando tu inocencia por las calles.
    Ha pasado el tiempo
    Ha durado un instante
    siento la sangre que fluye sombría
    me doy cuenta
    que he sufrido para nada.
    He visto horas que nunca pasaban
    se han ido solas
    ¿dónde se iban?
    No las noté pasar.

    1982





    Caterina Davinio (Foggia 1957), tra i pionieri della poesia digitale, ha esposto in oltre trecento mostre internazionali, tra cui sette edizioni della Biennale di Venezia ed eventi collaterali, la Biennale of Sydney, la Liverpool Biennial (Independents), la Biennale de Lyon, la Athens Biennial, la New Media Art Biennial di Merida, e molte altre. Inclusa in pubblicazioni e collezioni italiane e straniere d'arte, letteratura e avanguardie, ha ricevuto premi in Italia e all'estero per l'attività letteraria e artistica. Ha pubblicato i romanzi Il sofà sui binari (2013), Còlor còlor (1998); per la saggistica: Tecno-Poesia e realtà virtuali (2002) e la raccolta di scritti sulla net-poetry Virtual Mercury House (2012); in poesia: Aspettando la fine del mondo (2012), premio speciale Astrolabio per l'originalità del testo, Il libro dell'oppio (2012), finalista nel XXV Premio Camaiore e nell'XI Premio Città di Sant'Anastasia, Fenomenologie seriali (2010), terzo classificato nel Premio Carver e menzione speciale nel Premio Nabokov. In corso di pubblicazione: Fatti deprecabili. Poesie e performance 1971-1996, Premio Tredici 2014.


    Caterina Davinio e la poesia del "disordine"

    Felicissimo di ospitare in "Transiti Poetici" i componimenti poetici di Caterina Davinio, una poetessa singolare che affonda senza scrupoli e senza falsi pudori la sua lama poetica diritto nel cuore della vita sua e delle persone che ella scruta, osserva nel dettaglio dei loro gesti anche minimi e usuali. Emerge da questi versi concatenati un amore puro per la verità e per il sentimento, scevro da ogni possibile stereotipo e da ogni sorta di pregiudizio. La poesia è verità essenziale che travalica ogni barriera e ogni impedimento, sprizza comunque viva e solare anche da situazioni che possono sembrare scabrose, inopportune. Ed è così la poesia di Caterina Davinio, un canto che si eleva al di sopra degli schemi quotidiani, con forza e luminosità di immagini.

    Gli amici lettori che ci seguono sapranno certamente aggiungere altre importanti riflessioni. 


    Il suicida

    Sul carro del buio
    sedevo a stento
    quando la notte
    si precipitò su di me come un demone
    chiedendomi conto
    del mio senso.
    Dietro ogni finestra
    viveva una famiglia
    una luce accesa
    e io in strada
    prendevo bastonate
    dalla mia solitudine
    tanto che annichilito
    lanciai un grido in me
    di stupore
    come bestia ferita a tradimento,
    e spenta come colui che muore,
    che deve morire,
    vidi le luci correre
    sul Lungotevere
    e il buio tutto intorno a me.
    Le pietre bianche erano spettrali,
    volevano la mia fine
    e il destino mi spremeva lacrime
    come un mantice, una spugna d'aria,
    con mani possenti
    prive di pietà.
    Me ne andai fuggendo
    come l'ultimo respiro
    ucciso dal momento,
    il nulla graffiava forte
    nel baratro dov'ero caduto
    più povero che mai
    e cieco,
    senza forze,
    ché anche la notte corre
    e ha le sue destinazioni
    inconosciute,
    mentre la mia finiva lì,
    e saltai dal ponte.

    (Da: “Il libro del disordine”, in Fatti deprecabili. Poesie e performance 1971 - 1996, Premio Tredici 2014).




    Il mio amico Demonion

    Dopo una dose
    rimanemmo al baretto
    del più e del meno,
    tu aspirante avvocato,
    io aspirante niente,
    è che avresti voluto amarmi
    per una notte
    e io tergiversai
    perché la mia notte è capricciosa
    e tu famigerato tossico di quartiere
    non eri nelle mie corde,
    il buio tutto intorno
    apriva le sue ali su di noi
    dinanzi un bicchiere.
    Tu ti disamorasti a stento,
    io, io ti avrei voluto per puntiglio
    per metterti in un elenco
    di tipi strani e significativi,
    ma l'intimità mi era avversa,
    avversa al mio cuore sterile
    innamorato di altre vie.
    Così andammo
    ognuno al suo destino,
    tu ubriaco,
    io drogata,
    nella notte dei bassifondi
    dove ci eravamo cacciati,
    scesi dalle nostre case di notai
    e professori incapaci
    dei propri figli traditi,
    per una notte bianca di bianco, stupida,
    dove rivendicavi una ballerina da night,
    quasi una prostituta,
    per un abbraccio caldo,
    per un abbraccio da niente
    che a te sembrava vita sufficiente,
    che ti somministrava quel piacere sovrumano
    che un uomo addenta come selvaggio,
    ella ti diede sesso senza questioni,
    senza promesse,
    mentre io che cercavo l'eterno mi persi
    nelle disquisizioni
    che a un uomo non danno pane
    né ventura.
    Così finì quella notte
    e noi tornammo
    in case nemiche,
    spenti dalla droga,
    entrambi
    disamorati dell'amore.


    ***


    Al Piper con Chiara, la mia amica

    Al Piper rocambolava la notte
    di corpi mossi nell'euforia della danza
    lei, la mia amica, era depressa
    ella vedeva lungo sul proprio disamore
    di spacciatrice tenera,
    di lesbica chiusa alle speranze,
    desiderosa di veleno.
    Nel carambolare del night
    tra il rumore assordante
    volle un gesto seduttivo per il non amore:
    mi regalò un pezzo di fumo
    tra due dita
    come un fiore,
    e poi mise la sua lingua nella mia bocca
    mostrandomi quanto può essere dolce
    la sponda amara,
    e io risposi con la mia lingua
    che sapeva il rapimento della notte,
    di quei suoni che andavano
    a rotta di collo per condurti
    agli inferi più dolci.
    Fu il momento più bello con la mia amica,
    un'icona dell'essere perduti,
    andati,
    e senza rimorsi né
    aspettative per questo futuro avaro di note.
    Lei era bella come un uomo
    con bicipiti e tatuaggi sfrontati,
    lei sapeva farti nascere
    la voglia di camminare lungo l'asse d'equilibrio
    sul baratro di un mondo perso e scostante, nemico,
    lei viveva spericolatamente l'ora, e ti trascinava
    nel suo abisso così tenero,
    tanto che m'innamorai e presi dell'ora il momento,
    le dissi che essere amanti era il progetto
    di me incapace di fedeltà
    con i ragazzi,
    ammalata di siringa e di linee,
    d'esperienza, di veleni,
    vogliosa di voluttà antica, senza nome.
    Ciao, amica mia,
    serbo il tuo ricordo
    in una fotografia del cuore
    che nulla dimentica se non momentaneamente:
    finì la notte al Piper
    e fummo di nuovo amiche
    che nella strada andavano
    fianco a fianco
    cadendo ad ogni passo verso il perdono,
    crollando dove colpisce l'eterno
    i nostri passi precari sulla terra.


    ***


    Luna di miele

    Noi avventurosi di un giorno
    sposi promessi dall'errore
    che ci accartocciava come foglie fradicie
    sollevando vento
    e spremendo desiderio,
    spinti dagli eventi andammo
    al luna park
    sha-na-na-na-naaa!
    Questa non è l'America,
    è un luna park di poveri,
    sulle macchine a scontro
    piroettiamo in pista tra le luci
    e i soldati di colore
    come girandole sbattute dal fuoco,
    mi ubriacai e fui sola,
    sola con te accanto,
    ebbi lividi alle ginocchia mentre rabbiosa
    viravo contro l'universo
    arrabbiato
    e il juke-box suonava:
    “Questa non è l'America”
    e noi andavamo portandoci sulle onde
    il nostro fardello di drogati
    di tempo e sole;
    era il mare di Serapo,
    militari americani in vacanza,
    era il tuo amore
    che nasce sul mio come l'erba cattiva
    che si arrampicava sugli specchi
    delle nostre ombre.
    Il bar risuonava di quelle note
    non è l'America
    una parte di me morirà
    così cominciò la nostra storia di dannati sposi
    con una luna di miele in un luna park
    tra le caserme alleate
    e due birre in un bar,
    per poi tornare nell'auto sgangherata
    rombante i suoi tuoni
    e ridere,
    questa non è l'America,
    e mi spezzavo nel niente,
    mi dicesti che mostrare
    l'amore è vile e vulnerabili ci fa e senza senso,
    perdenti e umiliati a noi stessi e all'amato
    ma io non seppi nascondere
    le mie miserie
    la mia povertà di ultima
    le mie lacrime di ammalato,
    di principiante.
    Così mi colpisti sul volto stremato
    con parole
    come coltelli,
    nella camera d'albergo da poco
    su quel lungo, lunghissimo lungomare
    di una città spicciola di frontiera.
    Questa non è l'America,
    fratello, fu la prima volta
    in cui, d'innumerevoli,
    mi facesti male,
    come fa male un chiodo,
    come logora un nodo,
    come schiaffeggia una mano cattiva,
    e la povertà ci rese giustizia
    come una foglia
    nel vento.

    Da: Caterina Davinio, “Il libro del disordine”, in Fatti deprecabili. Poesie e performance dal 1971 al 1996, Premio Tredici 2014 (in corso di pubblicazione).

    http://transitipoetici.blogspot.com.es/2014/01/caterina-davinio-e-la-poesia-del.html







    -

    0 0
  • 06/20/17--21:44: MEI ER [20.218]

  • Mei Er 

    Mei Er, seudónimo de Gao Shangmei, nació en la ciudad de Huai´an de la provincia de Jiansu (China), en el año 1968. Actualmente vive en Beijing y es directora de la revista de poesía Agua de otoño de la provincia de Taiwan. A partir del año 1986, Mei Er empezó a publicar poemas. Sus obras estuvieron recogidas en varias revistas tales como Revista de Poesía y en otras colecciones de poemas. Los poemas de Mei Er están llenos de pasión y fuerza, razón por la que los lectores se olvidan a menudo de su identidad femenina. Su esfuerzo y búsqueda le han traído éxitos inesperados. Hasta el momento, ha publicado los libros de poesía El peso de la esponja (2013), Yo y tú (2014)… El peso de la esponja logró críticas muy positivas del público. En 2012 Mei Er fue nombrada por la Revista Jóvenes contemporáneos como una de diez poetas jóvenes más reconocidos por los lectores. En 2014 fue seleccionada por la Revista de poetas entre “Diez poetas femeninas” ese año; y la Academia Mundial de Artes y Cultura le otorgó además el título de Doctor en Letras; en 2015 Mei Er logró el Premio de Creación Poética en el Congreso Mundial de Poetas que se celebró en la provincia de Taiwan, donde la poeta recibió también en 2016 la Medalla de Arte y Cultura en la 57ª edición.

    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/Er.html




    Una carta familiar pesada  

    Les he enviado una casa entera
    queridos padres
    Aquí se acumulaba mi respiración de cuatro años
    se han secado toda la pena y las lágrimas
    y he quitado minuciosamente el polvo de melancolía

    ¿En casa todo se encuentra bien?
    Aquella pieza de cielo azul y aquellos chalotes puros detrás de la casa 
    y el amarillo brillante del lirio de día en verano
    Padres, ¿ustedes ya aceptan silenciosamente que yo partí para la lejanía?
    Aquella alegría colocada en el campo de judías
    El callamiento del padre en aquel campo silencioso de semillas vegetales
    Ahora, aparte de esta casa mórbida, ¿qué más tengo?
    No soy capaz de cosechar el arcoíris de la ciudad para enviárselo 
    tampoco puedo agarrar ese ambiente de prosperidad
    No he cambiado nada y sigo siendo su hija delgada y delicada
    Aquellas fotos que les envié solo se vestían de una chaqueta de ciudad.

    ¿Siguen brillantes y verdes los curvos tallos de ajos?
    ¿Se inclinan las plantas llenas de pimentones verdes?
    ¿El retoño que me preocupa más y que cultivé cuando yo salía 
    está lleno de flores y hojas verdes?

    Mamá
    ¿has olvidado aquellas discusiones?
    Bajo la lámpara de aceite en la que el bajío del río se encontraba contra las altas noches
    yo abrazaba la ilusión sin querer oír tus palabras
    Yo no podía seguir la vida según la órbita que me dibujabas
    tampoco podía volar hacia el cielo del paisaje que me pintabas
    Sin embargo, ahora me encuentro agotada en una ciudad lejana
    Toda ilusión que tuve se ha difuminado y se ha enfriado
    Aquellos motivos que discutí contigo ya pierden sentido
    Perdóname, mamá
    ¿Vas a discutir conmigo de nuevo por esos motivos?

    Escondo debajo de las axilas los días mareados y difíciles
    empuño en la mano las nubes dolorosas y solitarias
    Me haré un árbol para papá y una bandera para mamá
    Padres, les he adornado esta casa pequeña
    Antes de enviarla
    le pinté un nuevo color
    querría que ustedes en el campo lejano
    se sintieran orgullosos por las plantas sanas en los arreboles al anochecer

    Pero ustedes no sabrán
    que después de enviar la casa me hundí sola en el frío esa noche 
    Como una nube que no tenía casa para regresar 
    me paralicé en el aire de la ciudad.



    La reina egipcia

    El ramio que vestías, derrotaba 
    cientos de miles de soldados y caballos
    como la seda del oriente
    subvirtió cuánto territorio

    Tus sombras oscuras de ojo
    eran el inmenso territorio
    De Roma a Egipto
    del Río Nilo al Mar Mediterráneo
    Conquistaste una moneda de oro
    y la figura en ella.

    En cuanto a las grandes 
    almas 
    y preciosas
    espadas 
    de César a Antonio
    todo se derritió en el amor dulce de tus labios
    enrollado por tu lengua como una serpiente

    Las flores caídas de los héroes
    han creado la prosperidad y el sosiego de tu tumba 
    El amor es
    un sueño mezclado con sangre y lágrimas
    que ha traspasado las guerras y la muerte
    y sobrevive
    en tu sonrisa
       



    A partir de hoy
                 
    I

    A partir de hoy, soy una cuerda de tu caballeriza
    para dispersar el aroma de la regaliz
    Toda la noche velo las estrellas
    esperando tus pasos bajo la luna

    En el aire se mantiene la lluvia de hace treinta años 
    En el campo de deportes está mi figura de correr descalza
    Toda brillantez ha goteado por tu ropa 
    Río Shuanghe, el brillo que reflejan mis pies cristalinos
    me lo devuelves esta noche.

    Me he hecho tu mujer, tu reina
    Me alojé en tu palacio en mi mejor edad 
    Lo que yo había escrito en la cortina celeste
    ya lo leíste entre mis senos

                    
    II 

    A partir de hoy, Río Shuanghe 
    Halando la falda con borde de flores calcáreas 
    me senté como una reina modesta 
    La humildad que he sembrado entre flores y hierbas 
    rinde adoración al sol y a la luna por mí 
    No me hagas llorar 
    Las dificultades que he superado en camino a la cita 
    han sido escondidas cuidadosamente en la fisura de las piedras 
    incluyen mi tristeza inconsolable en Jerusalén 
    y las maldiciones y espinas que lancé a Jesús 
    Las limpio y convierto en suave luz lunar para ti 
    Lo que todavía no entiendo de ti y tú de mí 
    Dejémoslo al momento cuando nos sentemos frente las montañas 
    nosotros solos, para convertirnos en inmortales. 
          
                   
    III 

    Las escamas, que se descascaran del tobillo hacia arriba 
    forman el cercado de mi corazón 
    Si no tuviera que evitar cuchillos y espadas 
    para qué camuflaría yo los hierros borrosos 
    para qué estaría como las plumas 
    obsesionada en el agua, viendo las ingenuas palomas 
    que interpretan la paz con inocencia 
    Este mundo, existe entre fórmulas irradiadas 
    Las sensaciones falsas de la invaginación 
    empezaron desde la paralización de Hawking 
             
                     
    IV 

    Sólo con adelantar la sombra que encontré en el campo de cereales 
    pude protegerme de esa tronada 
    Las moras de color violeta coloraron los dientes 
    Me senté bajo el árbol y jugué al ajedrez con la luz y la sombra

    Con un tirachinas en la mano, y arrastrando una rama fresca 
    anduviste bajo la sombra del árbol de al lado 
    Con la visión periférica echaste una mirada hacia el paisaje de este lado 
    Las cigarras piaban, y el sol cantaba

    Cuando el humo del atardecer subía despacito 
    el aire se llenó de fragancia de pajas 
    Los perritos terminaron de ladrar, de perseguir 
    Volví al corazón de las batatas 
    mirando que la luz lunar de tu casa 
    iluminaba poco a poco los pajares y el rostro del joven     
              
                          

    Tú y yo estamos destinados a reencontrarnos en la nieve después de treinta años 
    como mi encuentro casual con Byron en el puente elevado en Lausana 
    En aquel atardecer, el prisionero de Chillon todavía estaba en el agua 
    Caminé hasta Montreux sosteniendo una hoja de arce 
    Anduve de otoño a invierno

    En aquel entonces, Byron iba a toda velocidad en el lago Lemán 
    e inundaba el castillo con su plena pasión de sangre caliente  
    Aquellos gemidos y cantos suaves 
    los gritos incesantes cuando golpeaban las oleadas 
    emitían un brillo inmortal

    Vuelvo a tus brazos, Río Shuanghe 
    A partir de hoy, tu frío también es el mío 
    Me derrito en la piedra, como lo que promete Dios 
    regresar al polvo 
    regresar al tiempo de nihilidad









    *

    0 0
  • 06/20/17--21:51: ZHOU SESE [20.219]

  • Zhou Sese

    Zhou Sese, nacido en 1968 cerca del lago Dongting del Sur, provincia de Hunan, China, es poeta, novelista, crítico literario y pintor. Fue administrador de una empresa informática, director de programa de documentales en inglés de la Televisión Central de China, director en jefe del documental Historias de la Biblioteca Nacional de China (cien episodios).

    Actualmente vive en Beijing, es miembro de la Asociación de Escritores de China, director del Centro de Publicaciones Poéticas (Beijing) de la editorial Baihuazhou Literature and Art Publishing House, vice secretario general de la Asociación de Empresarios Jóvenes del Parque Innovador Zhongguancun Haidian de Beijing. Ha publicado diez libros de poesía: Los amantes de Musa (1990), Volar con el idioma (1992), Diecisiete años (2005), Kaqiu Kaqiu (2006), Bajo el pino (2007), Los regalos de este mundo (2009), Sistema de la propiedad privada (2011), Huesos duros (2013), Culturalismo: metapoesía (2014), Montaña Lishan (2016), etc.; cinco novelas: Calle ambigua (2005), Los auténticos (2006), ¿Para quién abren las flores silvestres (2007), Las manzanas (2008), Los cuervos de Zhongguancun (2009), así como una novela-guión de telenovela Banda de hermanos chinos (2009), una obra crítica Fiesta de la crítica (2009).

    Es editor en jefe de la revista de poesía Kaqiu (desde 2007), editor de las antologías poéticas Selección poética del nuevo siglo (2016), Ránking anual de la poesía china (2015, 2016, 2017), Poemas que leímos en aquellos años (2016), etc. Es director del proyecto Colecciones de los 100 años de poesía (poetas y críticos chinos). Ha sido galardonado con Poetas Chinos Top 10 de Influencia en 2009, Premio de Poesía Rougang en 2009, Mejor Poeta Internacional en 2014, Poeta Ilustre de China en 2015, Premio Guardia de la Poesía en 2016, entre otros. Creó el premio de poesía Kaqiu- Pen Warren y el grupo de poetas chinos de la investigación de campo. Es budista creyente del templo Fahuasi de Hunan, bautizado con el nombre Shengzhou.

    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/Zhou.html


    Traducciones de Sun Xintang


    Pájaros en el bosques

    Padre dormido en el bosque de la montaña. Me levanto en la oscuridad
    Oigo hablando suavemente a los pájaros en el nido: «Ya amanece, 
    el hijo vendrá a buscar a su padre.» 
    Camino sobre las hojas caídas, como un ladrón del mundo humano
    habiendo esquivado a mi triste madre. Está aclarándose el día. 
    En el nido apiñados los pájaros, padres e hijos están en reunión matutina
    discutiendo sobre mi padre y mí: «Esa persona ya no tiene padre. 
    ¿Quién le busca comida? ¿Quién le pone alas?» 
    Les oigo agitar las alas, y las primeras luces iluminan sus picos y rosadas patas 
    «Viene, viene el hombre—
    No tiene lágrimas en la cara, pero parece un pobre perro negro sin haber dormido en la noche.» 
    Sigo andando, ellos me siguen y vuelan sobre mi cabeza
    hablando de mí: «Está arrodillándose, arrodillado ya, 
    y la luz se refleja en las lágrimas de su rostro …»




    Mamá

    Cada vez que pienso en el camino a casa
    lo hago con mucho esfuerzo
    quiero tener a mamá en mis brazos
    mamá envejece
    suele estar sentada de noche
    esperándome sola día tras día
    El día del Año Nuevo voy al monte Lishan
    ¿Está bien padre en la tumba?
    Mamá ha sido abandonada por padre
    en este mundo
    Cada vez que me esfuerzo en extrañarla 
    sueño con ella peinándome 
    Cuando extraño a mamá
    me vuelvo una niña
    una niña sin amparo




    Última temperatura corporal

    Mamá aún tiene temperatura
    Cuando mi mamá 
    aún tiene temperatura corporal
    yo todavía tengo mamá
    Nosotros dos, madre e hijo
    en la cama de esta casa de Lishan
    yo palpando la cara de mamá
    palpando su cuello
    igual que cuando yo tenía seis o siete años
    recuerdo que en el sueño
    siempre podía acariciar la cara de mamá
    y su cuello brillaba en el sueño
    Mi mamá 
    ya no tiene respiración
    pero sí temperatura 
    una temperatura que está desapareciendo
    Mamá está acostada al lado mío
    como mi último salvamento











    -

    0 0
  • 06/20/17--22:09: GARY GEDDES [20.220]

  • Gary Geddes 

    Gary Geddes nació en Canadá en 1940. Ha publicado los libros de poesía: Poemas, 1971; Ensenada de ríos, 1972; Raízdeserpiente, 1973; Carta del amo del caballo, 1973; Guerra y otras medidas, 1976; La prueba ácida, 1980; El ejército de Terracota, 1984; Cambios de estado, 1986; Hong Kong, 1987; Salida difícil, 1989; Luz de torres en llamas, 1990; Muchacha junto al agua, 1994; El perfecto guerrero frío, 1995; Comercio activo: Poemas selectos 1970-1995, 1996; Volando ciego, 1998; Skaldance, 2004; Armazón, 2007; Nadando Ginger, 2010; ¿Qué quiere una casa?; La reanudación del juego, 2016. 

    Otros de sus libros publicados: Lo perturbador del Occidente, 1986. En prosa: Cartas desde Managua: Meditaciones sobre política y arte, 1990; Hogar navegante: un viaje más allá de tiempo, lugar y memoria, 2001; Reino de las diez mil cosas: un viaje imposible de Kabul a Chiapas, 2005; Bebe la raíz amarga: una búsqueda de justicia y curación en África, 2010; Medicina fragmentada: Mensajes desde las vanguardias indígenas, 2017. En teatro: Los malditos ingleses, 1984.

    Traducciones: No advertí la montaña creciendo oscura, 1986, poemas de Li Bai y Tu Fu, traducidos con la asistencia de George Liang. Libros de crítica: Novelas tardías de Conrad, 1980; Fuera de lo ordinario: Política, Poesía y Narrativa, 2009; Dando testimonio, 2016.

    Antologías: Poesía y Poética del Siglo 20 (Oxford University Press, 1969, 1973, 1985, 1996, 2006); 15 Canadian Poets Times 3 (Oxford, 1971, 1977, 1988, 2001); Skookum Wawa: Escrituras del noroeste canadiense (Oxford, 1975); Divididos permanecemos (1977); El oído interno, 1983; Chinada: Memorias de la banda de siete, 1983; Vancouver: Alma de una ciudad, 1986; Compañeros: Escritos sobre Latinoamérica, 1990; El arte de la ficción breve: Una antología internacional, 1992; 70 poetas canadienses, 2014.

    Ha recibido numerosos premios por su obra, entre ellos: Premio Nacional de Poesía de la Asociación de Autores Canadienses, 1981; Premio de Poesía de la Commonwealth (Región de las Américas), 1985; Premio de Poesía Archibald Lampman, 1990 y 1996; Premio de Poesía Guy Owen, 1994; Premio Pablo Neruda, 1995; Premio Gabriela Mistral, 1996.

    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/07.html



    Traducciones de Arturo Fuentes



    El lugar de Jimmy

    Encontramos la vaca en una arboleda bajo el camino,
    sostenida por un aliso, su apoyo,
    su ubre hinchada, su aliento cansado y áspero
    como un raspar. Yo podría haberme ahogado
    en el ojo húmedo que giró hacia mí.
    Su ternero, aunque muerto, estaba perfectamente posicionado,
    patas delanteras y cabeza sobresaliendo del anillo ardiente
    de la vulva.  Demasiado grandes, quizá, o las patas traseras
    al romper bolsa, dispersaron fluidos.
    Por mucho que tratamos no pudimos sacarla
    y la carne alrededor de las patas se empezó a despegar
    por la presión de la soga.  La vaca
    no tenía más fuerza y se tambaleaba hacia atrás
    cada vez que halábamos.  Átenla al árbol,
    dije, siendo el maestro obligado a tener una respuesta, incluso aquí
    en el Camino Alto, cinco millas al sur del pueblo
    donde la isla amontonó la mescolanza
    de sus orígenes.  Ya venía, por Dios,
    lo juro, este ruano de malezas con su ser de sombra
    salido por detrás, yendo en ambas direcciones
    como una '52 Studebaker, venía por pulgadas
    mientras nuestros pies se deslizaban en barro, mierda
    y pasto húmedo.  Levantó su cabeza y trató
    de ver qué locura habíamos fraguado en su camino,
    emitió un gemido tan desgarrador que rompería cualquier bolsa,
    su ojo húmedo retrayéndose hacia el blanco perfecto.



    Torre

    Las amé, a mi manera,
    suficiente para gastar efectivo por un rifle
    y planear mi estrategia a lo largo de la noche.
    No me quejé del viento frío
    ni de la agotadora escalada hasta la torre;
    la larga espera y el olor fétido de las 
    palomas tampoco retaron mi paciencia.

    Cuando emergieron, tras un momento,
    en el brillante sol de invierno al mediodía,
    yo no escatimé esfuerzos para sujetar el rifle
    y alinear la delicada cruz de la mira
    con sus cabezas o pechos.

    Y cuando empezaban a correr, después que la primera
    se había posado a descansar en la blanda nieve,
    nunca perdí mi frescura, pero las tomé
    una por una, como un gato coleccionando gatitos.



    Tierra prometida

    Cuando fui a tantear el terreno
    llevé espinilleras, máscara de gas,
    llantas para la nieve, radar,
    bazucas, aviones de reconocimiento,
    talco para pies, hilo dental, rifles
    FN, pasaporte falso, seguro médico 
    y un suspensorio con copa de metal.

    En mi camino a inspeccionar la tierra
    llevé comics de Batman, un walkie-talkie,
    granadas y bayonetas, un yoyo,
    la memoria de la madre sacudiendo calcetines limpios
    y ropa interior, un seguro de vida,
    la Encyclopaedia Britannica, la bendición de
    Moisés, un casete, un frasco de whisky,
    un antistamínico, unas cuantas direcciones,
    bongós, una revista Playboy, un equipo
    para chuzadas, bolsas verdes de basura,
    Kleenex, un laxante, una balsa inflable,
    comida seca, luces de bengala, emplastos de maíz,
    tiquetes de regreso, pilas de repuesto,
    anticonceptivos, un atlas.

    Supe que Medellín era el lugar correcto,
    vendí el lote entero el primer día.



    JIMMY'S PLACE

    We found the cow in a grove below the road,
    leaning against an alder for support,
    her udder swollen, her breath ragged and grating
    as a rasp. I could have drowned
    in the liquid eye she turned to me.
    Her calf, though dead, was perfectly positioned,
    forelegs and head protruding from the flaming ring
    of vulva. Too large, perhaps, or hind legs
    broken through the sac, dispersing fluids.
    Much as we tried we couldn't pry it loose
    and the flesh around the legs began to give
    from pressure on the rope. The cow
    had no more strength and staggered back
    each time we pulled. Tie her to the tree,
    I said, being the schoolmaster and thinking
    myself obliged to have an answer, even here
    on the High Road, five miles south of town
    where the island bunched in the jumble
    of its origins. It was coming, by God,
    I swear it, this scrub roan with her shadow self
    extending out behind, going in both directions
    like a '52 Studebaker, coming by inches
    and our feet slipping in the mud and shit
    and wet grass. She raised her head and tried
    to see what madness we'd concocted in her wake,
    emitted a tearing gunny-sack groan,
    and her liquid eye ebbed back to perfect white.

    From:   Changes of State, 1986




    P.O.W.

    He grew remote, acquired a language
    I could not decipher. My airman, my high—
    flyer, cryptic, hieratic, more complicated
    than Linear B, or the Dresden Codex.

    Demented not demotic, and no Rosetta Stone
    to tap. I failed to crack his code, 
    its glyphs and glygers, the Dead Sea 
    Scroll of love I languished in. I regressed,

    mute in the face of shifting vowels, lost 
    consonants. Tore my hair, mouthed vows, 
    cursed this vain enigma in his cuneiform. 
    Dismissed, of course, as menopause, 

    the rash that formed upon my belly
    proof enough. And sleep, that famous 
    balm, exploded in my face. Other things 
    on his mind: war, unfinished business 

    in Dundee. Or was it Dunsinane? I was one 
    witch too many, no Orkney wood to order 
    wrapped as camouflage. I'd ruined his precious
    furlough; the poems he'd planned to write

    were out the window. I could kiss the ass
    of my Italian gardener, for all he cared,
    stepping into his plane. And so I did,
    as well as all his other parts. One by one,

    I felt my unvoiced cells rejuvenate; the itch 
    migrated south. I couldn't get enough 
    of him, his crazy grin, the ridge of dirt 
    beneath his nails. Even the quaint 

    Catholic saints he painted on his tin roof's
    corrugations performed sweet ministries
    —coleslaw phonemes, pasta pictographs—
    till I too, earth-bound, human, got my wings.

    From:   Skaldance, 2004




    SANDRA LEE SCHEUER

    (Killed at Kent State University, May 4, 1970 by the Ohio National Guard) 

    'You might have met her on a Saturday night,
    cutting precise circles, clockwise, at the Moon-Glo
    Roller Rink, or walking with quick step

    between the campus and a green two-storey house, 
    where the room was always tidy, the bed made, 
    the books in confraternity on the shelves. 

    She did not throw stones, major in philosophy
    or set fire to buildings, though acquaintances say 
    she hated war, had heard of Cambodia. 

    In truth she wore a modicum of make-up, a brassiere,
    and could no doubt more easily have married a guardsman 
    than cursed or put a flower in his rifle barrel.

    While the armouries burned, she studied, 
    bent low over notes, speech therapy books, pages
    open at sections on impairment, physiology. 

    And while they milled and shouted on the commons, 
    she helped a boy named Billy with his lisp, saying 
    Hiss, Billy, like a snake. That�s it, SSSSSSSS,

    tongue well up and back behind your teeth.
    Now buzz, Billy, like a bee. Feel the air
    vibrating in my windpipe as I breathe?

    As she walked in sunlight through the parking-lot
    at noon, feeling the world a passing lovely place,
    a young guardsman, who had his sights on her,

    was going down on one knee, as if he might propose.
    His declaration, unmistakable, articulate,
    flowered within her, passed through her neck,

    severed her trachea, taking her breath away.
    Now who will burn the midnight oil for Billy,
    ensure the perilous freedom of his speech;

    and who will see her skating at the Moon-Glo
    Roller Rink, the eight small wooden wheels 
    making their countless revolutions on the floor?

    From:   The Acid Test, 1980




    SULLIVAN

    There's a strange hush at St. Stephen's
    as we wait for them to storm the College.
    Nurses drift like butterflies among the injured,
    offering a word, a touch, a cigarette.
    When the enemy bursts through the door

    I'm lying on a cot at the far end of the corridor,
    my head bandaged, my leg supported in a sling.
    Two soldiers proceed to bayonet the sick and wounded
    in their beds, to a chorus of screams and protests.
    A nurse throws herself on top of one of our boys

    to protect him—it might have been the kid
    from Queen's—and they are both killed
    by a single thrust of the bayonet.
    I suppose they were sweethearts. Pinned
    at last, she does not struggle. Her hands

    open and close once, like tiny wings,
    and the dark stain on her white, starched uniform
    spreads like a chrysanthemum, a blood-red sun.
    I cut the cord supporting my leg, slip on
    the nearest smock and stand foolishly at attention,

    making the salute. My right index-finger
    brushes the damp cotton of the bandage.
    Later, the butchers are shot by their own officers;
    one, apparently, had lost a brother
    in the final assault.

    From:   Hong Kong, 1987




    THE LAST CANTO

    I seldom budge
    from Rapallo.
    Venice is no Byzantium
    these final days.
    Stench from the canals
    worse than the cattle ship
    I sailed to Europe on. 

    Mr. Nixon was half-right:
    poetry did not pay,
    but there was a future in it.
    The age demanded
    a scapegoat and a saint.
    Being American
    I applied for both jobs.

    The world has been my whale-road,
    wanderer and seafarer
    among the lost manuscripts,
    charting connections
    few had even dreamed of.
    I've gone about my business
    like a pack-rat.
    You have to do that,
    have on hand ten times
    what you can ever hope to use.
    Tennyson was right
    about being part of all he met,
    but he hadn't met enough.

    As the range broadened
    my speech became barbarous,
    that of a man who's lost contact
    with the words of his fellows,
    though he knows their hearts'
    most intimate desires.

    I once advised trashing the metronome
    and composing with the music
    of the speaking voice.
    Now I say:
    Exercise the mind
    and school the heart;
    voice will rejoice
    in its tender chains
    like a bridegroom.

    While my former countrymen
    have given up on ideas,
    except in things,
    whatever that means,
    and play with themselves
    like clergymen,
    less out of need than habit,
    I dream
    of ideas in action
    and of forma, even the canetto,
    where the dance of ear
    and intellect
    draw dormant filings
    into the pattern of a rose.

    I wrote in an article
    in T.P.'s Weekly in 1913:
    The artist is always beginning.
    Any work of art
    which is not a beginning,
    an invention, a discovery,
    is of little worth.

    I still hold that view
    though at times, I admit,
    I counted the cost.

    I have spoken too much of usura,
    or not enough.
    Even the air we breathe
    is rented for a price.

    Forget my dicta:
    direct treatment of the thing
    and all that rot.
    The thing, so-called,
    has yet to be revealed.
    I have found poems
    to be wiser and more honest
    than poets.

    Remember the ideogram
    from the Chinese,
    the one representing truth
    which shows a man
    standing beside his word.
    Nothing more.
    The merchant's wife
    dying alone
    in her unkempt garden
    by the river
    praises
    my irregular feet,
    though she draws the line
    at Social Credit.

    Forget me too:
    listen to the poems.

    You see, I'm prescriptive
    to the end, a weakness
    acquired in Hailey, Idaho
    and never shaken.

    From:   Changes of State, 1986








    -

    0 0
  • 06/21/17--22:26: NIKOLAOS VLAHAKIS [20.221]

  • NIKOLAOS VLAHAKIS

    Nikolaos Vlahakis    nació en el pueblo de Vrises Merambelu  departamento de San Nicolás,  Creta, Grecia en 1967. Estudió filosofía en la Universidad de Sofía – Bulgaria, "San Clemento de Ochrid" (SU Kliment Ohridski ). También administración publica en la escuela National de administración pública en Atenas y realizó estudios de posgrado en relaciones exteriores y estrategias en el "Centro Europeo de Investigaciones internacionales y estratégicas de Bruselas" (CERIS/2000 – 2003).  Se ha desempeñado como agregado de prensa de las embajadas griegas: en Tirana (Albania) Brusselas (Belgica) Sofia (Bulgaria) y Budabesta (Hongria) como también en las Representationes Permanentes de la Unión Europea.  Hoy en día cumple sus funciones ante la embajada griega en Berlín – Alemania.

    Algunos extractos de su primera colección poética "Cita de la fuerza multinacional o Terra incógnita" ( Edic. Gabrilidis 2002) se han traducido al ingles y al búlgaro en la revista "literaturni Balkani". Se han publicado igualmente en periódicos y revistas griegas y de otros países artículos suyos de literatura, política internacional y teoría social.

    En el año de 2011 salió publicada la segunda colección poética de la editorial Gabrilidis "El Puente de las Águilas" que ha sido traducida al alemán (inédita).

    En el 2016 se publico la tercera colección de poemas  "De la turbulencia y la sombra -Idola tribus".




    Antiguos jefes guerreros

    con águilas rompehuesos                            
    - especie en vías de extinción
    como consciencias de Comnenos –
    bronce  patinado que no alcanzó la gloria
    pelerinas con diademas
    y espadas que cuelgan de  las vigas
    - especies para descubrir
    por aprendices arqueólogos –
    de  aspecto  salvaje y sueño  inquieto,
    ánimas ya,  pero no de mármol
    con centavos en el bolsillo y cigarillos
    para la comitiva fúnebre.

    Las barquillas  los  traen y  llevan a lagos
    con ciudades  sumergidas
    ranas encantadas
    como  brigadas en espera
    que  croan embarazadas
    de Historia:
    camuflados   alaridos de guerra
    y  mensajes de cantares de gesta
    - ¡Esperad la hora
    que  desenvainemos
    esperad, nada más!

    Mujeres de entrañas  desgarradas
    y  efusión de lamentos,
    dientes  estropeados
    y  mejillas abofeteadas,
    humilladas  por la espera,
    tejen  cuerdas
    para  invisibles mandolinas.


    II

    Mercenarios extranjeros
    consumiendo  champaña
    e impartiendo  órdenes
    por  motorolas sin hilos.

    Desde  que  murió Ginsberg
    pasaron tres meses
    y  Hong Kong 
    ya  pertenece a Pekín;
    ¡Hitler vive en California!
    exclamará  Jim Morrison
    y un rey  idiota
    retorna a la África del Sur.

    Sobre la  tumba de Apollinaire
    crece   maleza  allá en París
    y  los  huesos del Che
    fueron  entregados  a  Aleida
    - en Vigamarte
    no  quedó  sino un molde de yeso;

    Llamo  pues a mis amigos
    los  surrealistas y sus  amadas
    - yeguas  blancas en cuadros de la helenidad – 
    pequeños  dioses  enmohecidos
    y siempre  vírgenes  señoras de las viñas.
    ¡Viva,  exclamo, nuestra  muerte  en  sueños!
    y   vivan las chicas
    que  nos  amaron
    los  veranos  aprendiendo  francés
    y   llenando  álbumes  rosados.


    III

    Desnudo   y   descalzo
    pero  bien  reputado,
    recibí  los   tropeles de refugiados,
    como  si no hubiera
    nadie  más  para  esperarlos,
    fuera  de  mí.

    Ululando  histéricamente
    con gordianos  sollozos
    inconsolables, decían,
    de  la  Historia,
    con  dolores  pintados
    sobre  sus  entrañas  escabrosas
    y  sobre los  senderos
    que  escogieran  ese  Junio,
    cuando  las  coronas  ardían
    como  exorcismos,
    y los  laureles
    rompían en sollozos  de cobrizo  tintineo
    ¿o serían relámpagos?

    Nunca  llegué a comprender
    los  mensajes
    de  aquel  verano.






    Refrán  para  epílogo

    En el medio el Sol
    dos  lanzas  vagabundo
    disco  rojo
    rojo y volcánico.

    Y en el medio el Sol
    dos  lanzas  sin crepúsculo
    muerte de rizado  pelo
    rojo  y  volcánico.





    El choque de las civilizaciones

    El choque de las Civilizaciones
    Contemplada  desde  los  altiplanos
    Que  rodeaban  la  capital
    Se parecía  a  una  mancha
    Incandescente
    Que  daba  vueltas en el aire
    Cual escudo
    Encendido, con grabado de plata
    De un cruzado  tísico
    En las costas de Chipre.

    Las noches se oían
    Lejanos  ladridos
    De chacales vagabundos
    Frente a las puertas
    De los  siete  cielos

    Como  desgraciados  ejemplos
    De la asimilación

    Jueves, 9 de Febrero 2006



    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/Vlahakis.html







    *

    0 0
  • 06/21/17--22:46: ABHAY KUMAR [20.222]

  • Abhay K. 

    (India, 1980)

    Abhay Kumar es un poeta y diplomático hindú, autor de dos autobiografías y cinco libros de poemas. Es también editor de CAPITALS – antología de poemas en 185 ciudades capitales del mundo (Bloomsbury). Recibió el Premio Literario SAARC en 2013 y fue nominado al Premio Pushcart en 2013. Sus poemas han aparecido en Poetry Salzburg Review, Asia Literary Review, The Stony Thursday Book 2015, The Missing Slate, The Long Exposure Magazine, The Galway Review, Eastlit, Gargoyle, The Caravan, Indian Literature, entre otras publicaciones, y han sido traducidos al irlandés, ruso, italiano, español, esloveno, portugués, mandarín y nepalí.

    Su más reciente libro de poemas La seducción de Delhi (Bloomsbury) es un betseller de poesía. Su Himno de la Tierra ha sido traducido a 28 lenguas. Su llamado a un Himno oficial de la Tierra ha sido elogiado por la UNESCO y es apoyado por Hábitat para la Humanidad. Contribuye como escritor al Proyecto Rutas de la Seda, del Programa Internacional de Escritura de la Universidad de Iowa. 

    www.abhayk.com


    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/AbhayK.html




    Brasilia

    “Entre los Paralelos 15 y 20,
    alrededor de un lago que se formará;
    Una gran civilización prosperará,
    y aquella será la Tierra Prometida”.
    — Don Bosco


    Brasilia es blanca en su mayoría 
    Brasilia es laterita roja
    Brasilia es una telaraña diáfana llena de luz

    Brasilia es una sarta de perlas brillantes en la noche
    Brasilia es una exótica delicia turca
    Brasilia es una serpiente enroscada a punto de morder

    Brasilia es una aldea haciéndose pasar por ciudad
    Brasilia es una expresión en geometría sobrenatural
    Brasilia es la ciudad invisible de Italo Calvino

    Brasilia es una profecía de Don Bosco
    Brasilia es un poema tallado en piedra
    Brasilia es una canción de Carlos Drummond de Andrade

    Brasilia es un diamante en la corona
    Brasilia es un aeroplano gigante sobre la tierra
    Brasilia es una aldea Amauri inundada
    Brasilia es Clarice Lispector sonámbula sobre el agua
    Brasilia es un postre de palma Acai negra
    Brasilia es perfección en ladrillo y argamasa

    Brasilia es un trozo de pastel de espacio
    Brasilia es una isla fantástica en el lago
    Brasilia es un meneo nocturno dominicano

    Brasilia es la última utopía
    Brasilia es la distopía de Sylvia Plath
    Brasilia es una ectopia del paisaje

    Brasilia es un oasis de pájaros migratorios
    Brasilia es las palabras proféticas de un oráculo
    Brasilia es una página de Harry Potter
    Brasilia es un espejismo movedizo en el desierto
    Brasilia es una visión que se ha vuelto pálida, borrosa
    Brasilia es un clavo aún por martillar.






    Hombres furiosos

    I

    Somos los hombres furiosos
    Somos los hombres confusos
    Confrontándonos el uno al otro
    Nuestras cabezas llenas de ira. 
    Cuando nos gritamos uno al otro
    Nuestras voces son ruidosas y sin sentido

    Como chirriantes jets de combate
    En una zona de guerra

    La ira no tiene forma, la ira no tiene color,
    La ira es una fuerza errada, la ira es un gesto violento;

    Quienes han invadido
    Con pleno conocimiento hasta el inframundo de la ira
    Nada recuerdan en absoluto – están perdidos
    Para siempre en el laberinto serpentino 
    De la ira, aquellos hombres furiosos
    Aquellos hombres confusos.


    II

    No te atrevas a intercambiar miradas con ellos
    En el inframundo sombrío de la ira
    Ellos están en todas partes
    Aquí, allá, los ojos están en todas partes
    Como brasas ardientes en frías noches oscuras
    Hay un perro aullando
    Y su ira 
    Se dispara arriba
    Y más arriba
    Como una tormenta en formación.

    Déjalos ahondar
    En el inframundo
    Déjalos ir desnudos
    Sin lucir nada
    Sin máscaras
    En el ring
    Como verdaderos luchadores
    -Ni más ni menos-
    Para su encuentro final
    En el inframundo oscuro


    III

    Esta es la tierra post-nuclear
    Esta es la tierra maldita
    Aquí sólo quedan pilas 
    de huesos –calcinados, dispersos
    Vaporizados, fundidos 
    Bajo el resplandor frío de la luna

    Es exactamente como esto
    En el inframundo oscuro de la ira
    Caminando solitario
    Luciendo un traje anti-radiactivo
    A través de una montaña de huesos
    Sin pronunciar una palabra
    Sin derramar ni una lágrima.


    IV

    Estos ojos alguna vez vieron
    Ya no
    En este valle de lágrimas
    En este valle de maldición y muerte
    El paraíso perdido
    Como murmullos en el viento
    Nos miramos el uno al otro
    Pero no podemos hablar
    A la deriva en este lago opaco

    Desde ninguna dirección particular
    De repente hay un rayo de luz
    Un loto florece en el lago
    La sabiduría reaparece
    En el oscuro inframundo
    Destetando a la ira 
    De los hombres furiosos.


    V

    Aquí caminamos en el desierto sombrío
    Desierto sombrío, desierto sombrío
    Aquí caminamos en el desierto sombrío
    Todos los trescientos sesenta y cinco días del año.

    Entre las conversaciones
    Y la guerra
    Entre las promesas
    Y la implementación
    Gira la diplomacia
                                    Porque nuestro es el oscuro inframundo de la ira
    Entre la cooperación
    Y la coerción
    Entre la maniobra
    Y el llamado
    Gira la diplomacia
                                                La vida es breve
    Entre la Aman ki Asha
    Y la viciosa Jihad
    Entre las palomas
    Y los halcones
    Entre la aniquilación
    Y la coexistencia
    Gira la diplomacia
                                   Porque nuestro es el oscuro inframundo de la ira
    Para nosotros es 
    Elegir vida o muerte
    Supervivencia o extinción

    Esta es la forma en que el mundo se salva
    Esta es la forma en que el mundo se salva
    Esta es la forma en que el mundo se salva
    No con guerras sino con diplomacia.


    Aman ki Asha:   Esperanza de paz
    Jihad:          Guerra religiosa





    Immortality 

    Immortality is what we aspire for
    through off-springs
    or writing books
    through fame
    or good work
    through worship
    or science.

    Should we scatter the seeds
    into the far reaches of the universe
    and put the eggs in other baskets too?

    Should we stop the war
    in our minds
    and build bridges across the continents,
    should we care for our only home,
    the Earth?

    Do we need aliens to unite us
    or widows to know war
    or AIDS to understand,
    how many die in vain?

    Life comes so cheap
    we let many die
    Yet immortality is what we aspire. 




    A Non-Smoker's Tale 

    A non-smoker

    stuck between two smokers
    unwillingly inhales smoke,
    his face distorts,head aches
    he craves to breathe
    fresh air,
    gets up and leaves.
    Smile flickers on faces of the smokers,
    a sign of their apparent victory
    over the helpless other
    won through smoke.

    The violence of the moment,
    silent suffering,
    violation of the basic rights-
    the freedom to breathe
    fresh air.

    Perhaps unseen,
    unnoticed,
    perhaps not,
    perhaps both seen and noticed
    but ignored
    for a few dollars more. 





    Earth Anthem 

    Our cosmic oasis,cosmic blue pearl,
    the most beautiful planet in the universe,
    Asia, Australia, Europe,
    Africa, America, Antarctica,
    Pacific, Atlantic, Arctic or Indian,
    all the continents and the oceans of the world
    united we stand,
    united we stand as flora and fauna
    united we stand as species of one earth,
    black, brown, white or yellow,
    different colours
    but one truth,
    we are humans
    and the earth is our home,
    our cosmic oasis,cosmic blue pearl
    the most beautiful planet in the universe,
    a new millennium beckons us
    at its dawn
    and we must listen to its clarion call-
    'all for one and one for all',
    united we sail,
    united we unfurl

    the blue marble flag,
    our cosmic oasis, cosmic blue pearl
    the most beautiful planet in the universe. 





    Hero 

    A hero is always at odds
    with the existing norms
    he meets resistance at every step,
    Is persecuted
    then sacrificed
    at the altars of norms.

    A hero is for change
    for he understands
    the weakness of the present,
    he brings a new wave
    at the expense of his own life
    for a tomorrow better than today.

    A hero is in you and me,
    only if we listen to
    our inner voice,
    if we do not give into
    the temptations of little comforts,
    we meet every moment, at every step.

    A hero is immortal,
    he lives through the ages
    because he stands for a cause
    while others live in a world of comforts
    without raging against a million injustices
    and disappear in thin air
    without giving a fight. 




    In Defence Of Lies 

    Lies all around us
    with lies we live,
    we know that truth
    is wonderful
    but without lies

    we can’t live.

    Truth hurts,
    but lies are so smooth,
    some call them white
    so harmless, so sweet,
    they come as euphemisms
    saving us from the cruel realities.

    Lies are incarnations of the truth,
    partial truth,
    truth as we know it,
    as true as possible or
    truth and nothing but the truth
    and many more such variations.

    While ideal is the truth
    lies are practical and good
    while truth gets all the accolade,
    remember a day passed without lies
    they remain underdogs,
    snubbed, derided and ignored.

    On lies countries are invaded,
    on lies empires are built,
    on lies leaders get elected,
    on lies we fight wars,
    on lies millions get killed,
    on lies power is built.

    Oh unsung, un-praised lies,
    let me toast to your glory,
    your power, your strength,
    your charisma, your aura,
    unparallel, unmatched,
    alas! truth gets all glory. 





    Of Drugs And Drug Addicts 

    When we talk
    of drugs and drug addicts,
    we never talk of power,
    the deadliest drug of all.

    Cocaine, heroin or grass,
    everyone knows,
    are harmful for all,
    and we have made them illegal
    passing laws
    but everyone craves for power,
    the deadliest drug of all.

    Once tasted,
    it surpasses the most addictive of drugs,
    making a person mad,
    numbing his senses
    to the suffering and pain
    of the millions
    waiting in vain

    for their deliverance
    through these prophets insane,
    power addicts, abusers,
    who need help themselves. 





    Shadow 

    You are nothing but a shadow
    of the man you used to be.

    Something unknown hollowed you.

    Where are your principles
    to struggle against the abuse of power?

    To defend the underdog?

    Where are your convictions in
    liberty, equality and fraternity?

    A better future for all?

    Where are your ideals
    in your words and actions?

    To achieve beauty and truth?

    Where are those promises
    to guard the interests of the voiceless?

    On whose behalf you speak?

    Where is your courage,
    to stand up against the wrongs?

    Where is your zeal to serve?

    You have sold your soul.

    You are nothing but a shadow
    of the man you used to be. 




    The Dark Side Of Life -

    The book says-
    God created us in his own image,
    but sometimes I ponder
    life goes on evern after we die,
    species become extinct
    and new species evolve
    what if we are just pawns,
    in life’s great game?

    Falling in love,
    reproducing,
    raising children
    with great care and
    unconditional love
    till they grow up
    and do the same.

    What if life just uses us
    to preserve itself and propagate?
    It hardly matters
    this species or that-
    dinosaurs or humans,
    it’s just the same,
    only forms change.

    Life evolves as fast as it can,
    adapting to new situations,
    we humans vainly believe
    we are someone special
    in the scheme of creation,
    created in God’s own image
    to exploit the nature’s bounty,
    while failing to see the truth that
    the moment there is a change,
    we would be discarded
    in the dustbin of extinction
    as useless garbage
    while life will move on

    ever evolving
    into new species
    and man created in God’s own image,
    will join the dodos and the dinosaurs.

    There is still time
    let’s understand life's great game,
    it has no favourites and no foes,
    it's a ruthless survivor,
    and would evolve into forms galore. 





    The Old Lady 

    The old lady from the faraway village,
    Partly sitting, partly standing
    in a visibly uncomfortable pose
    holding a bunch of green stems,
    Her restless eyes
    watch passers-by
    with hope,
    may be someone will stop,
    look at her green wonders
    and take them home.

    She has travelled from the faraway village
    with a bundle of green stems
    holding in her hands,
    this is all she has got
    to make a living,
    her day would be made,
    if she could sell that green bundle
    and go home in peace
    with a wonderful gift-
    bread for her family. 




    The Planet Will Be The Same 

    Air will change,
    Water will change,
    Climate will change,
    People will change,
    Country will change,
    My friends say,
    Hearing the news,
    That I have to leave.

    Dear friends, I say,
    Air will change
    Water will change,
    Climate will change,
    People will change, 
    Country will change, 
    But, planet will be the same. 





    To The Dreamland And Back 

    Thirteen souls
    left their homes, villages
    for the dreamland,
    they gathered at railway stations
    with dreams in their heads,
    hopes in their hearts
    and travelled two nights,
    thinking of the bright days in the dreamland
    for the rest of their lives,
    finally they reached New Delhi
    where they met each other
    and the scheming agents-dream merchants,
    they ate, played cards,
    and nursed their dreams,
    while their visas were arranged,
    the agents took their time,
    finally visas were brought,
    air tickets were booked,
    joyous were the dreamers
    though they had different routes,
    routes to Europe- their dreamland
    the land of instant riches,
    the land of prosperity,
    the land of opportunity,
    they passed over different lands
    India-Uzbekistan-Russia-Finland
    Delhi -Kiev-Frankfurt and so on;
    the scheming agent had assured them all
    work that paid a thousand euros every month,
    in restaurants run by their friends,
    but plans went wrong,
    the agents fled with their air tickets and cash,
    leaving them at large,
    in a dark hole, dungeon
    in the city of white nights,
    they had nothing to eat, nothing to drink,
    and no money to pay rent,
    one day,the young landlady arrived with a bottle of vodka,
    knocked on their door, shouting…

    ‘pay me rentttt… renttttttttt…
    or my boys will tear you tonight'
    they were scared, terrified,
    they screamed for help
    in the babble of drowning voices,
    searched for the vanishing agents,
    but help was far,
    night fell,
    and the landlady's boys arrived,
    they drank and smoked,
    and she screamed with wild joy,
    then they fell upon the dreamers
    like hungry wolves,
    bled them all,
    one by one,
    their violent screams filled the dark space
    but help was far,
    police came only at dawn,
    their hopes were shattered
    dreams ruined
    they could not even return home,
    they had overstayed,
    they had broken the law of the land,
    now they awaited deportation;
    a good samaritan,
    a fellow countryman
    came forward to help,
    offered them rice and bread,
    offered them a place to live,
    dignity,
    a month later,
    they returned home
    with mental scars,
    hopes dashed,
    hearts broken,
    dreams shattered,
    debts to be paid;
    but they returned home
    with steely determination,
    to build their lives,
    build their villages,
    and to build a new India of their dreams. 










    *

    0 0
  • 06/21/17--22:55: ANDRÉS ÁLVAREZ [20.223]

  • ANDRÉS ÁLVAREZ 

    Andrés Álvarez nació en 1991. Poeta, abogado y profesor universitario, nacido en El Carmen de Viboral (Antioquia, Colombia). Es cofundador de la revista cultural Opinión a la Plaza y hace parte del Grupo Literario Savia desde hace diez años. Sus poemas están reunidos en dos obras inéditas: Ese olor de árboles muertos y La mujer de Job. Varios de sus cuentos y artículos de fondo se han publicados en medios como El Espectador, el periódico del Festival Internacional de Teatro de Manizales, el periódico del Festival Internacional de Teatro El Gesto Noble y Opinión a la Plaza.  En 2016 hizo parte del evento Nuevas Voces, del Festival Internacional de Poesía de Medellín.





    De: Ese olor de árboles muertos


    Ese olor de árboles muertos

    Ese olor de árboles muertos 
    vino con la medianoche:
    eras tú y el anuncio de tu estancia
    en este lado del río. 
    Eras tú y la noticia de la guerra,
    navegando un camposanto turbio
    y sin flores.
    Otros cuerpos llegaron a la ramada
    y todos se quedaron sin nombre.
    Decíamos,
    hombre de treinta y cuatro años
    –cuatro balas en el abdomen–
    saluda el sol con las manos.
    Decíamos,
    una mano, sola la mano
    aguarda un dueño en esa piedra. 
    Rigor mortis:
    río Magdalena.
    Ese olor de arboles muertos
    vino con la medianoche:
    eras tú y la caída de tu infancia
    pidiéndonos flores.
    Pero aquí tampoco hay flores.





    Guerra

    Alguien hablaría de la casa vacía
    o del alero inclinado
    al paso rasante de las bombas,
    pero unos tienen los ojos llenos de tierra,
    otros tienen la boca seca 
    por acunar camadas de polvo,
    y nadie sabe la lengua extranjera. 
    Alguien contaría la noticia
                    del país deshecho
    para recibir los dones de la hospitalidad,
    si el anfitrión no fuera su verdugo.
    Alguien diría algo más
    pero sus palabras serían las palabras
    de una boca muerta.





    Apología II

    Perdóneme, muchacha,
    pero quiero regalarle abismos:
    no lo demás.
    Abismos como la sucesión cromática
    del cielo.
    Los ojos imantados
                   –en los astros–
                                 derivan las intermitencias.
    No las pasiones contenidas.
    No la madurez que presumen
    entendimientos que no han dado fruto.
    Muchacha,
    todo arraigo está en los abismos:
    no en lo demás.





    A una niña recatada

    Sobre algún error
    se habrán fundado sus geometrías:
    es santa
    y no le alcanzan las piernas
    para disimular su sexo,
    es santa entre el rozamiento
    que convierte a las niñas en aurigas. 
    En este cuerpo fértil
    algo ya gotea,
    en este
              cuerpo
                       fértil,
    como los aguaceros de marzo.

    Günter Grass para motociclistas


    Bajo el rojo incendio del ocaso,
    el insensato
    buscando arándanos en motocicleta.
    Su cuerpo pesaría sobre el pavimento.
    Pero la muerte tiene
    la levedad de los pájaros.





    Poema del enemigo

    I.

    Mi único enemigo se ha muerto
    y yo me quedé solo
    en lo de la dialéctica:
    la violencia no es partera de la historia;
    no hay insurgencia,
    no hay contrainsurgencia,
    no hay contrainteligencia 
    si está muerto mi enemigo.
    Mi único enemigo muerto
    y yo solo, solo
    en lo de la dialéctica.


    II.

    Un día me dijo pequeñoburgués
    porque confundí la nada
    con el ser, al ser con el ente,
    al ser con una mujer 
    hermosa y fútil
    y dialéctica, dialéctica
    a quien quería mi enemigo.
    Mi único enemigo,
    el muerto,
    con quien disputaba una mujer.


    III.

    Érase una mujer
    ávida, ambigua y habladora,
    ávida de novedad,
    irremediablemente habladora:
    ese escándalo,
    ese escándalo dialéctico,
    dialógico, pragmático,
    y mi pobre enemigo muerto,
    y mi pobre enemigo muerto,
    sin disputarme esta mujer.







    *

    0 0


    CARLOS ANDRÉS JARAMILLO

    Carlos Andrés Jaramillo Gómez (Medellín, Colombia 1986) es estudiante de filosofía de la Universidad de Antioquia. “Extinciones”, su primer libro de poemas, fue ganador en 2014 de las becas Estímulos al Talento Creativo de la Gobernación de Antioquia.




    Presentación del autor
    por Cristian Bedoya


    * * *

    A través de un lenguaje mesurado, Extinciones devela un mundo en el que las palabras se tornan nocivas; en el que tanto la tristeza como la felicidad escapan al lenguaje; en el que el silencio no deja de manar. Establece, pues, una intercambio simbólico entre un infinito que desea ser nombrado y el silencio que encuentra a cambio, en la imposibilidad de las palabras.

    Luis Eduardo Martínez

    Fiel lector de autores como los argentinos Alejandra Pizarnik, Jorge Luis Borges y Hugo Mujica, el colombiano Elkin Restrepo y algunos poetas persas o japoneses, Carlos Andrés Jaramillo asevera que algunas de esas inspiraciones le han hecho entender que la poesía “es como alcanzar un gran vacío dentro de uno mismo; es algo vivencial y subjetivo”.

    Por esto, y por la satisfacción de saber que al menos una persona leerá sus versos después de esta primera publicación, el escritor dice que la literatura seguirá acompañando su camino y complementando su visión filosófica.

    Juan Pablo Ramírez


    Extinciones
    Sílaba Editores


    Nada, sino esa luz inhabitable 
    como en la acera un perro muerto
    o llevar las vísceras en las manos
    y la mirada turbia de quien se fue en la memoria.

    Nada, sino esa luz,
    de quieta soledad, de blancas alas
    danzando en torno a la vacuidad del ser.


    *


    Somos un diálogo incesante, 
    una palabra unida al silencio
    desde la raíz.

    (Un volverse contra sí mismo).

    Días en que hablar,
    es escuchar lo perdido. 


    *


    Era el tiempo.

    Tú dijiste: guárdalo,
    entre tus manos que escriben.

    Guárdalo, en cada ojo
    con el que me ves y no ves en la mañana,
    con cada esperanza que has perdido
    o todavía guardas.

    Es el tiempo, dijiste, 
    Ámalo, en cada hora que se abre
    para mostrar su vacío.



    *

    Hemos abierto nuestra soledad:
    las semillas del tiempo
    (Horas que crecen en la boca,
    como una floración vacía)

    Nidos de la tristeza
    (pájaros del pesar)

    Y hemos puesto en la madera,
    la fragilidad de las larvas
    En el acero,
    el orín de la corrosión
    Amado la luz al desleírse, noche:
    como los cuerpos al entrar en la muerte.

    Hemos olvidado la palabra del comienzo
    y la palabra del final.




    Tiempo en que una hora abre sus manos,
    y un hombre cierra, en sí, todas las puertas

    (El ángel de la soledad se posó en tu boca).

    Mudas a la destrucción,
    se agitan las sombras

    Todo arderá sin fuego
    callará porque no calla

    comí parte de mi corazón.




    Sé que en la tristeza las palabras se rompen como los huesos
    (no trates de pronunciarlas)

    Sé que la muerte teje tus cabellos,
    las hebras del río
    que llega una hora desapacible,
    en que la luz fenece
    (un pájaro desespera en su vuelo)

    Una hora en que el muerto encuentra un espejo
    para mirar su boca:
    el llanto de los enmudecidos,
    de los que no pueden hablar.

    Fuente:

    Jaramillo Gómez, Carlos Andrés. Extinciones. Estímulo al Talento Creativo de la Gobernación de Antioquia, Sílaba Editores, Colección Sílabas del viento, Medellín, 2014.









    -

    0 0


    SANTIAGO RODAS QUINTERO

    Santiago Rodas Quintero. Medellín, Colombia. 1990. Ha publicado los libros Gestual (Editorial U.P.B, 2014) y Trampas Tropicales (Atarraya editores, 2015).



    Es un saludo extraño
    el de los cangrejos
    Los cangrejos buscan sus túneles 
    con la llegada de los visitantes,
    el niño curioso penetra con su índice
    en uno de los agujeros,
    las tenazas atrapan el dedo

    y sacan lágrimas al
    niño que no entiende.

    Es un saludo extraño
    el de los cangrejos.






    Carta a un joven ladrón
    Recomiendo
    A quien robó mis libretas
    No publicar bajo ninguna circunstancia
    Lo que allí se encuentra escrito.

    Puede vender las hojas en blanco
    pues son, en realidad,
    el verdadero tesoro.






    Geometrías
    En círculos
    los gallinazos
    celebran
    la geometría de la muerte.






    Se necesita tener
    un mar siempre cerca

    A Inés Posada

    Se necesita tener un mar siempre cerca
    en la espesura de las montañas
    en el tráfico de la ciudad
    en las memorias del sueño
    en las clases de filología
    en la fila del banco
    en el nochero de la habitación.

    Se necesita tener un mar siempre cerca
    del cuerpo y del alma
    que nos recuerde
    cada vez, que somos
    insignificantes.

    Animales aplastados

    Algún animal es atropellado
    y queda su cuerpo
    tendido en el pavimento

    Los carros les pasan por encima
    y los aplastan hasta hacerlos
    una masa negra

    los mismos carros
    a las mismas horas

    Lentamente los cuerpos
    desaparecen
    como si alguien limpiara,
    en silencio,
    la piel y los huesos.





    Fuck

    Siento el rumor suave del helicóptero
    que pasa sobre mi cabeza
    y yo lo miro
    tantear, ponderar las cosas desde arriba
    bailar entre las nubes,
    las montañas.
    Dando tumbos acá y allá
    bamboleándose
    con su cuerpo de insecto negro
    por el aire sucio, enrarecido
    de los últimos días.
    Y veo que se acerca,
    que se mese
    casi estático,
    baja
    en una línea vertical,
    se me acerca.

    Mientras el helicóptero me observa
    yo le hago
    la señal con el dedo
    que aprendí en mi infancia
    y no tiene traducción al español
    pero en inglés
    se escribe
    fuck.  





    Las manos

    A Luis Rodas
    Esta tarde he pensado
    en las manos de mi tío Luis,
    unas manos duras, ásperas
    donde no cabe un callo más.

    Cuando uno le da la mano
    él la aprieta firme
    y se siente el peso
    de días bajo el sol y la lluvia,
    el peso
    de los millones de golpes
    con un martillo
    que han derribado
    y construido cientos de muros.

    Cuando él me suelta
    queda un vacío,
    como si la mano de mi tío
    por un momento
    me protegiera con su fuerza
    y luego mi mano quedara abandonada a mi destino.

    Pienso
    que esas personas
    que son capaces de levantar una casa con sus manos
    saben algo que a los demás
    se nos escapa. 






    Carl Marx

    A Juan Carlos Rodas

    Desde pequeño he visto
    un cuadro de Carl Marx
    en mi casa.
    Un tío se lo regaló a mi padre
    pensando que tal vez
    sería un buen regalo para un
    estudiante de filosofía y letras.

    Creo que el cuadro hizo
    lo mismo
    que hizo el corazón de Jesús
    con mis amigos.

    Todas las mañanas
    antes de bañarme, veo sus ojos
    en blanco y negro
    le hago un ademán
    él me da su bendición, o algo parecido.





    Fuego en el espejo

    Era diciembre del 97
    y  en el barrio
    echaban globos.
    El reto era coger
    el mayor número posible:
    en el proceso
    casi me atropellan 3 veces
    subí a techos de vecinos, sin permiso,
    me corté con alambre de púas,
    me apuntaron con una escopeta,
    caí en canaletas y huecos más de 10 veces.
    Tan sólo cogí 4 globos en mi vida.

    Había una técnica
    que consistía en apuntar con espejos
    en la mecha del globo
    hasta apagar el fuego,
    el globo caía y sólo hacía falta
    ser el primero en agarrar la candileja.

    Dudé de la veracidad del proceso
    hasta ahora
    cuando me veo en el espejo
    y confirmo que 
    la llama se hace más débil.





    Los que miran aterrizar aviones

    Los que miran aterrizar aviones
    se sientan con sus fiambres a esperar.

    Una sombra los cubre cada tanto,
    sostienen la mirada en semicírculo
    hasta que el avión aterriza en la pista,
    satisfechos toman sorbos de su bebida.

    Saben qué avión aterrizará por su ruido
    -Allá viene el vuelo 9892, o el 1235- murmuran.
    los aviones previstos planean por encima de sus cabezas

    Su oficio es sencillo y discreto,
    pasan las tardes oteando,
    se aseguran que todo esté en orden.

    Terminada su labor vuelven a sus oficios
    de albañiles, cajeros o ciclistas.
    Y el mundo continúa sin problema.

    Quién sabe que pueda pasar
    si tan solo una vez
    los que miran aterrizar aviones
    dejaran de hacerlo.





    El Poeta

    En el barrio donde crecí
    hay un hombre que le dicen El Poeta
    tiene por oficio vender pólvora de todo tipo.
    Huidobro dijo que todo poema es un incendio.

    Nadie en el barrio sabe con seguridad
    por qué le dicen Poeta.
    Algunos explican que es porque su padre era maestro.
    otros dicen que él escribe versos escondido
    y nunca se los enseña a nadie.

    Una vez me quemé la pierna
    con pólvora que compré al Poeta,
    todavía conservo la marca en mi piel.
    Tal vez esa sea su escritura
    que como la poesía deja verdaderas cicatrices.





    La espalda del río

    Los cuerpos bajan por el río,
    un hombre con un palo espera,
    es su trabajo.

    Abajo el río se parte en dos,
    el hombre desvía cada cuerpo
    siempre por la derecha,
    para eso le pagan.

    El pueblo ya tiene suficientes muertos
    como para que el río
    traiga más, como si nada,
    en su espalda.





    La poesía

    Hay que tener cuidado con la poesía:
    Wittgenstein atizó con un palo a B. Russel
    por impedirle leer poemas de Hölderlin
    en una conferencia de lógica.
    Luis Vidales se trenzaba a golpes
    cuando a los lectores que no les gustaba su obra se lo decían.
    Huidobro expresó que la poesía de Neruda
    estaba al alcance de cualquier plumífero,
    Roberto Bolaño estuvo de acuerdo.
    León de Greiff le escribió varios poemas
    a Ciro Mendía para elogiar su enorme nariz.
    Quevedo compró la casa de Madrid en la que vivía Góngora
    para dejarlo en la calle.
    Borges podría haber puesto la cuota inicial.
    Rodolfo Enrique Fogwill escribió Los pichiciegos
    según él, en lo que tardan en consumirse doce gramos de cocaína.
    Joyce buscaba pelea y para no quebrar sus gafas, ni despeinar su bigote
    llamaba a Hemingway que siempre estaba en el bar de al lado
    y resolvía todo.
    Marlowe murió por una puñalada en el ojo
    por un malentendido con la cuenta de un bar.
    Alguien le dijo alguna vez a Muhammad Alí, medio en broma,
    “¡Hey danos un poema!” y éste dijo:
    “We, Me”.









    -

    0 0


    SALOMÓN VERHELST MONTENEGRO 

    Salomón Verhelst Montenegro (Cartagena, Colombia   1981) estudió Filosofía en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá y se especializó en Cooperación Internacional para el Desarrollo en la Universidad San Buenaventura - Universidad de Pavía. Actualmente es docente en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad San Buenaventura (seccional Cartagena) y en la Facultad de Educación de la Universidad Santo Tomás (CAU-Cartagena). ha publicado. “A las puertas del Apsu” (2011) y El canto de la libélula (2012).



    A las puertas del Apsu

    A las puertas del Apsu está compuesto por cinco libros —Transeúntes, Diálogos, Epifanías, Quaestiones morales y Tetraktys—, cada uno de los cuales viene acompañado de una obra del pintor bogotano Jean Paul Moulin. Se aprecian también los otros textos que le acompañan de los escritores Ernesto Zarza González (prólogo) y David Herrera Serna (epílogo).

    Se caracteriza por ser un libro que retoma formas antiguas y crea nuevas para darles legitimidad, cuando la poesía colombiana pasa por un momento de oscuridad —dada la supremacía de la narrativa y de otras artes—, puesto que no se conoce, no se edita y, según dicen las casas editoriales, no se vende.

    Sobre la lírica de Verhelst Montenegro dice Zarza González: “En su arsenal de versos encontramos diversas formas métricas que van desde los trabajados pentasílabos a los laboriosos heptasílabos y de los esmerados octosílabos a los complicados decasílabos. Incluso, versos alejandrinos y mezcolanzas que forman sextillas, cuartetas, sonetos, tetraktys, etc. [...] Además, Verhelst Montenegro nos impresiona con los diálogos filosóficos que versifica espléndidamente [y] nos muestran de forma diáfana la sapiencia con la cual el autor supo afrontar los temas que plantea, de la misma manera en que nos divierte con los relatos y las moralejas que semejan las fábulas clásicas en las que la concepción etiológica prevalece”.

    Por eso este libro es un esfuerzo conjunto que brilla y se abre camino frente al imperante verso libre y las formas postmodernas, como una propuesta que, desde su clasicismo, nos devuelve a reflexiones y sentires universales y contemporáneos: el destino, la muerte, la locura, la desesperanza y el amor, tratados desde una postura filosófica.

    Verhelst Montenegro, a su vez, realiza traducciones y versiones poéticas de otros textos, rescatando y dándoles validez de esa manera a autores que él cree que merecen ser leídos hoy y tener reconocimiento. Pero este libro es, sobre todo, un homenaje a la familia, a los amigos y al Caribe.




    Los desterrados

    A Eduardo Ribón

    El tiempo en su corcel
    cabalga en la llanura
    jinete entonces él
    procede con premura
    vástago de Azrael
    con adarga y armadura
    mira desde el dintel
    y ataca con bravura.





    Monólogo I

    Séneca:

    Nuestro paso por la Tierra es exilio,
    una ruptura interna, un sinsentido;
    no es sólo una cuestión de domicilio,
    es como si ya hubiéramos partido.
    Para curarlo no existe utensilio,
    no está cabe las cosas presentido
    y lo exacerba todo hasta un graznido
    y no lo aplaca Bruto, ni M. Atilio.
    Lucio está solo pero está consigo.
    Tocan la puerta y no llama un amigo.
    Un tiempo corto, se escucha un sonido.
    Lucio está solo, mas no está consigo.
    Un tiempo corto, y ni un leve sonido.
    Es como si ya hubiésemos partido.





    Escombros

    Los palacios se construyen con
    los escombros de los sueños.

    Nicolás Gómez Dávila

    Hay despedidas que anticipan nuestra partida;
    fracasos que simulan nuestra impotencia.

    Aislados, miramos con desdén la Moira implacable,
    escribiendo con sangre el libro de los ensueños rotos.

    ¡Ya nada nos convoca!

    Asistimos a la última puesta de sol ante un mar inclemente.

    Se desvanece la espuma, mientras murmuramos su nombre en las aguas.

    La marea termina por destruir todos los baluartes.

    La arena es el material de nuestras vagas ilusiones.

    Una voz ciega nos conmina entre la niebla.

    Retorna el abandono y la amargura, y se hacen las estaciones de los años.

    Se escurre de pronto una mirada, una grieta diluye nuestro mundo:
    es Dios caminando entre la hierba.



    Fuente:
    Verhelst Montenegro, Salomón. A las puertas del Apsu. Domingo Atrasado, Bogotá, 2011.








    -

    0 0
  • 06/24/17--18:12: ARANTXA ROMERO [20.227]

  • ARANTXA ROMERO

    Arantxa Romero (Madrid, 1990). Poeta y crítica de arte. Magíster en Historia del arte contemporáneo y Cultura visual por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (España), Universidad Complutense de Madrid (España) y Universidad Autónoma. Desarrolló una tesis sobre el concepto de multiplicidad en el arte contemporáneo, en especial, en la relación entre poesía y pintura caligráfica en el siglo XX. es M​áster en Historia del arte contemporáneo y cultura visual por el MNCARS. H​a colaborado con instituciones como el Comité Internacional de Museos (ICOM-España), coordinado actividades dentro de la III semana complutense de las letras y participado en iniciativas como Entreacto. Hoy trabaja como crítica de arte en varias revistas especializadas y siempre en paralelo, ha publicado algunos de sus poemas en lugares como la Gaceta Literaria Complutense Mephisto o la revista de humanidades Periplo, así como en la red (Ciudades Esqueleto, Erosionados, La espada o la metáfora, su campo de entrenamiento). También ha recitado en ciclos de Madrid y Barcelona y participado en antologías como Voces del extremo 2014 (Amargord ediciones). 

    Ha publicado en ensayo Imágenes poéticas en la fotografía española: las visiones de Chema Madoz y Manuel Vilariño (2015); y en poesía: Plétora (2017).


    Selección de poemas La espada o la metáfora



    Tres cucharadas de fuego

    Cada mañana
    tomo religiosamente
    tres cucharadas de fuego

    me ayudan a calcinar
    las letras muertas
    de la garganta

    a guardar silencio
    mientras las demás bocas
    chapotean en la esterilidad
    de su discurso

    escuece el estómago
    y huelo a víscera quemada

    pero me golpeo fuerte en el pecho
    y sube incendiado el verbo

    afilo cada palabra
    con la punta de la retórica

                lengua
             la
      tensar
    y





    S/t

    penumbra de todas las penumbras:
    del silencio a la oscuridad
    se juega en el azar algo cierto
    la redondez absoluta del cuerpo luminoso
    su sonido en él permaneciendo




    Hopper o el silencio

    El café sobre tus labios
    como el único beso de esta noche
    –de todas las noches –




    El bálsamo que ordena la geometría

    Ay tú, larguísimo descanso
    para todas las noches de mi garganta
    tú que de blanco te vuelves transparente
    cuando te hablo de profundidad
    tan ligero que parecieras hecho de estratosfera
    ríes patizambo en tu hermosura
    claro como un escopetazo
    lleno de azafrán tiernísima
    brizna de hierba volando
    sobre todos los veranos

    casi no puedo creer tu levedad
    pero es que te siento líquido en la boca
    creo que podría beberte y salivar pura sensación
    suficiente para embriagarnos otra vez
    hasta levitar en oblicuo

    todo esto al abrir
    las ventanas de tu pecho
    y contemplar





    4 Poemas de “Plétora” ( Ed. Amargord, 2017)

    Selección Yulino Dávila
    http://www.vallejoandcompany.com/9-1-poemas-de-pletora-2017-de-arantxa/







    hundo los poemas en la tierra los empapo de limo
    para que sean origen para que hagan raíz

    toco el barro y pienso con las manos
    de la humedad a lo extraño
    surco a surco
    esqueje-crecido-metáfora

    labios como ramas germinan en bosque
    son caminos enteros de semillas semánticas
    ocultando la lengua de ceniza que
    hace sombra a la respiración

    todas las flores resuenan al dictado
    la raíz corresponde a la voz y sin hablar
    reconozco el canto
    también es tierra mi garganta




    casi la palabra
    de un golpe casi el deseo
    aquí no puede escapárseme
    entre las manos
    en ese hueco estrábico que separa
    cada roce bajo los pliegues

    porque queríamos pan nos dieron mundo
    teníamos sed sólo brotaban voces
    y con ellas nada más que engordar la distancia
    que a tientas distingue el fin de los labios

    dejad hablar a los cuerpos supliqué
    que su lengua inaudita ahogue
    todos los discursos de los que no mueren
    dejad que asome ese vigor opaco
    que señala los rincones

    donde lo sensual se amontona

    permitid por fin que os atraviese la fuerza que surja de
    la más remansada de vuestras arrugas
    y una vez hundidos entonces
    compartamos aquello que todavía resta
    apenas tacto y palabra

    ¿pero acaso hay algo más?

    ¿algo entre el tacto y la palabra?

    nada más que el poema




    no cabe la muerte en esta hendidura
    no puede pronunciar su nombre
    pero al tiempo vive
    al tiempo ampara
    lleva consigo
    el impulso que persiste

    habiendo repetido su llamada
    accede a este exceso de
    sentido y cede
    sístole sin diástole
    perpetua abertura
    o inacabamiento




    así se colma el habla de diseminación
    mientras la sangre se siente derrubiar
    en la hiperestesia del jirón alquímico

    bajo su garganta voz de voces
    muro silencio o el cuerpo
    como la palabra de más

    apenas tramas tramándose
    esta magia sin figura
    en el pulso que comienza














    -

    0 0


    Zeynep Tuğçe Karadağ

    Zeynep Tuğçe Karadağ. (Nació en Aksaray, Turquía, en 1988). Poeta y dramaturga. Graduada en Economía por la Universidad de Selcuk. Ha publicado la colección de poemas Acile Tek Giden. Se desempeña como dramaturgista y guionista para TRT, agencia oficial de la Radio y Televisión de Turquía. Contribuye con poemas y artículos publicados en periódicos y revistas especializadas de su país tales como Cins Dergisi, Itibar Dergisi, Lacivert Dergisi, Edeyibart Ortami, Kultur Gundemi.


    El QUE VA A EMERGENCİA SOLO

    El modista que se le quiebran las agujas de una en una
    Pensó que podía cocer su destino, se equivocó
    Lo que se ve en el espejo:
    Como si estuviera pensando en el botón que lo tenía preocupado
    Todavía hay tiempo, para pensar

    En la noche va solo con su enfermo a emergencia
    El pasajero que no saludaba, es la misma persona en el fondo
    El camino es una mugre que las canciones no pueden limpiar
                 Cuanto más miras, mas crece

    En los vidrios las cuentas anteriores
    En mi cabeza conversaciones sin limites
    -Como cuando la leche hierve a tiempo, estamos otra vez solos
    -No estás lo suficientemente solo, menos descalzo

    Estoy pensando en cocer mi sonido interno
    Pero como quiero eso, Si supieran
    Mirando un ‘’circulo de pasiones’’
    El mundo parece el funeral que alcanzaste

                              Profil Kitap, 2017





    ACİLE TEK GİDEN

    İğneleri teker teker kırılan terzi
    Dikerim sandı yazgısını, yanılgı..
    Aynada görülen:
    Düşecekmiş gibi durup tedirgin eden o düğme.
    Henüz vakit var, daha var düşmeye.

    Gece tek başına acile giden hastayla
    Kendisine hiç el sallanmayan yolcu, aynı insandır aslında.
    Şarkıların temizleyemediği bir lekedir yol,
                 baktıkça artar.
    Camlarda dünün hesaplaşması
    Kafamın içinde sayısız konuşma var:
    -Tam vaktinde taşması gibi sütün işte yine yalnızız.
    -Yeteri kadar yalnız değilsin, yalın hiç değil.

    İç sesime dikiş atmayı düşünüyorum
    Ama nasıl istiyorum bunu bir bilseniz
    “ Tutuklular Çemberi”nden bakınca
    Yetişemediğin cenazeye benziyor dünya.


    http://festivalpoesiabsas.com.ar/wordpress/?team=tugge-karada-zeynep





    Sevindim Ağladığıma

    Umut öldürücü bir silahtır, bunu herkes bilsin
    Aynalar ve adımlar bağdaşmaz, bunu da.
    Her sabah güneşin ağzında bir zakkum…
    İnsan işte böyle vurur kendini, unutma.

    Zamanı kabloyla sıkmaya çalışmak, ah evet yaşamak.
    İtiraf edin korkuluğu bile değilsiniz kendinizin.
    Hiç masal dinlemeden uyumak kapatır çekmeceleri
    Dirilmek: uykusunda kör olan insanların ettiği.

    Verilen hediyenin iadesi kadar kaba,
    Bağlaçlar kadar kibirli bir dünya.
    Metroda sarı çizgiyi geçen benim, asansörde zıplayan..
    Tanrım üzgünüm, içimiz saçaklanmış bizim.
    Tanrım, kuyuya düşen nasıl siler gözyaşını?

    Fazla gelen bir yanı var bu hayatın
    Ne yapsak da kurtulsak bu riyadan
    -biraz ağla, biraz daha
    Gülmek için yorgunum, sevindim ağladığıma.





    Asılmış Rüyalar

    Yorgun olmayınca fark etmediğin iskelet
    Kemiklerimin arası açılıyor bunu kimseye demedim.

    Yanlış söyleyip doğru sandığın şarkıymış
    Aynalara pencere açtığın günler.
    Geceleyin yastık bastığın hafızanı
    Yerinde bulmak korkutuyor seni
    Beni de korkutuyor, 
    Diyemediğim sözlerin provasına 
    Asınca rüyalarımı.

    Tanımadığına rahatça yarasını gösterir insan
    Tanıdıkça duyulur gürültüsü sessizliğin
    Dış sesten ibaret bir film yaşadığımız
    Katil rolü hafızaya verilmiş başından belli
    Ne iyiydi bilmesek, anlamasak ne iyi.

    Nereye baksam yüzüm aklıma gelmedi.
    İnsan, en yakın rüyada inmeli kendinden
    Sanki gerçek varmış gibi.

    Gitsek de buradayız işte
    Aklım başımdan gitsin diyenin duası
    Uğramış hepimize.





    TURGUT’A

    Edip, Turgut, Cemal ve ben,
    göğe bakma durağında,
    bulutları seyrediyorduk.
    Onların aklında dizboyu papatyalar,
    benim aklımda bir isim bile yok.

    Ne çok kıskandım Tomris’i bir bilseniz
    bir de yazları dama çıkıp
    kayan yıldızları seyreden
    köylü çocuklarını.

    Belki bir gün,
    nerede ineceğimizi bilmeden,
    Şark ekspresine biner,
    Doğu'nun nasırlı ellerinde geziniriz.
    Her istasyonda camdan sarkar,
    istasyon insanlarının hikayelerini de
    yüreğimize katar
    usulca göğe bakarız.

    Sonra
    ellerin ve parmakların,
    ters yöne açılan bir lale olur içimde,
    gök ısınır.
    Hadi gel göğe bakalım,
    fesleğenlerin ulakçısı rüzgarı dinleyelim.
    birkaç leylek görelim, göç falları tutalım

    ‘’Gök burada. ( mavi gök burada)
    ve kuşlar hazır.’’

    ZEYNEP TUĞÇE KARADAĞ- MAYIS 2011







    -

    0 0
  • 06/24/17--18:51: DOROTHEA NÜRNBERG [20.229]


  • DOROTHEA NÜRNBERG 

    Dorothea Nürnberg. (Austria, 1964). Autora de obras de poesía, prosa, fotografía y un guión cinematográfico. Estudió Letras en Graz y París. Miembro de la presidencia del PEN Club Austria. 

    Publicaciones (selección)

    Auf dem Weg nach Eden, Roman (Ibera Verlag 2000), ISBN 3-900436-97-5
    In 18 Touren um die Welt. Ein literarischer ReiseVerführer mit einem Vorwort von Konrad Holzer, ORF, (Ibera Verlag 2001)
    ...heimgekehrt unter das kreuz des südens. Impressionen aus dem Regenwald, (Haymon 2002)
    das Poesie-Fotografie-Kunstbuch Onda - Meditationen aus Meer und Sand, Text und Fotografie von Dorothea Nürnberg (Verlag Christian Brandstätter 2004)
    Tochter der Sonne, (Ibera Verlag 2004)
    Kurzweiliges und Eiliges. Eine GedankenVersammlung, Text und Fotografie Dorothea Nürnberg, (Ibera Verlag 2005),
    Spiegelbilder. Erzählungen (Kitab Verlag 2006), Vorwort: Dr. Helmuth A. Niederle, Österreichische Gesellschaft für Literatur, ISBN 3-902005-75-0.
    Gestern vielleicht, Roman, (Ibera Verlag 2008)
    Raga im Walzertakt, Filmdrehbuch für WEGA Film Wien (goldene Palme Cannes 2009) und Eagle Films Mumbai, Indien, 2011.
    Sterntänzer, Roman, Ibera Verlag Wien, April 2012, ISBN 978-3-85052-311-0
    Gatito, Erzählungen, Ibera Verlag Wien 2014
    Unter Wasser, Roman, Ibera 2015
    herzwortweben, Lyrik, Ibera 2017
    Tanz - Spiralen des Lebens (mit Fotografien von Claudia Prieler, Verlag Christian Brandstätter 2002)
    quellwärts - brücken zwischen nord und süd (mit Fotografien von Christian Mazal, Verlag Christian Brandstätter 2003).

    Ediciones en lengua extranjera [ Editar | Edición de código ]
    Sus obras se han traducido en Inglés, portugués, español, ruso, turco, persa y árabe

    heimgekehrt unter das kreuz des südens in portugiesischer Übersetzung (Ü: Erika Maria Heiss Lopes) unter dem Titel Cantares da Terra bei Editora Valer, São Paulo/Manaus, Brasilien, 2006;
    Spiegelbilder in englischer Übersetzung (Ü: Karin Bhatia) unter dem Titel Reflections bei Bibliophile South Asia, New Delhi, Indien/Chicago, USA 2007 (Buchpräsentation in New Delhi und Mumbai auf Einladung der Österreichischen Botschaft in New Delhi und Goethe-Institut Mumbai);
    Gestern vielleicht in englischer Übersetzung (Ü: Karin Bhatia) unter dem Titel Maybe Yesterday bei Bibliophile South Asia, New Delhi/Chikago, 2009;
    Tochter der Sonne in portugiesischer Übersetzung unter dem Titel Filha do Sol (Ü: Erika Maria Heiss Lopes) bei Oficina Editores, Rio de Janeiro, 2012;
    „Sterntänzer“ in türkischer Übersetzung unter dem Titel Yildiz Semasi (Ü: Naime Erkovan), Vapur Verlag, Istanbul 2016;
    „Sterntänzer“ in arabischer Übersetzung unter dem Titel Muraqisso noudjoum (Ü: Souaad Blamm), El Almaia Verlag, Algier/Algerien, 2017;
    „herzwortweben“ in spanischer Übersetzung unter dem Titel tejiendo palabras de corazón (Ü: Richard Gross), Festival de Poesia, Buenos Aires/Argentinien 2017.
    Dorothea Nürnbergs Lyrik erschien in Anthologien in Farsi (Spuren 2014), in Arabisch (in der sudanesischen Kulturzeitschrift „Seite der Kulturschaffenden“ unter dem Titel Perle der Donau 2016) und in Russisch (Anthologie Liebe 2017).

    Contribuciones literarias en antologías y revistas literarias 

    Das Labyrinth: Ausstellung Shedhalle St. Pölten 1999, Textbeitrag; Kunstkataloge Christian Kvasnicka/Li Yan Pin/Peter Atanasov: Textbeiträge 1998 – 2000; Penelope, Vertonung Peter Uwira 1998; CD „Von Gold überströmt“ Marianne Kopatz Vertonung des Gedichts „Lichtgeburt“/Harald Neuwirth 1997; Jede andere Seite, Plattform 2009: Siglo del oro/Abgesang anno 2008; Time to say NO!, Löcker 2013: Freiheit so weit das Auge reicht; PLURAL, Revista Litéraria, Rio de Janeiro 2013; Mitten im Satz/Fragmente, Plattform 2014: Silberfluss; 23+23 = 1, PEN, Plattform 2014: Aus Vishnus Tod: Was heisst überhaupt zurück?; Spuren: Anthologie österreichischer Lyrik Farsi/Deutsch, Driesch Verlag 2014: Unsichtbar, Quellwärts, Blaugrüne Verflechtungen; TAKSiM Solidarity, Austrian PEN 2014: Wider die Verletzung der Menschenrechte in der Türkei durch Ministerpräsident Erdogan; Anthologie Bunte Steine frisch gefärbelt, edition Pen 2015; Anthologie Wortkörper, edition Pen 2016;





    Traducción: Richard Gross
    Del homónimo ciclo de poemas publicado por la editorial vienesa Ibera en 2017.
    http://festivalpoesiabsas.com.ar/wordpress/?team=nu%CC%88rnberg-dorothea-2



    Tejiendo palabras de corazón

    rosa corazón

    días adensándose
           cimbreando suavemente
    luna de verano
    besa de rocío
             el cabello

    rosas
       bailan
           estrellas
               en espiral
    y un beso
       en sed de eternidad

    siete círculos
    traza
       tu cielo
    labios
       dibujan
    boca de Cupido
                                       dulce


    céfiros de sol
    cuajan
    mágicamente
    cinta de néctar
         de entrelazada piel         

    luces de corazón
    anegan
         candelas
    polvillo dorado
                fragua piedra solar

    Vuelan vendavales
                           lunas viejas
                   corazón convulso
    astro flamígero
    sobre rosas de fuego
                           singlan
                                            caminos

    pétalos
    llamas de néctar
                se inclinan

    hojas púrpura
       sumergen mundos de fuego
                                                      carro estelar   


    rosa palpita llama
                llama palpita rosa

                   llama de la rosa corazón
                           esparce
                            poema

    Aus dem Lyrikzyklus „herzwortweben“ , Ibera Verlag, Wien 2017






    herzrose

    tage dichten
         leise flirren
    sommermond
    küsst tau
           ins haar

    rosen
       tanzen
         sterne
           in spiralen
    und ein kuss
       äonen mal

    sieben kreise
    zieht
       dein himmel
    lippen
       spuren
    herzmund
                                     sanft


    zaubrisch
    flocken
    sonnenwinde
    hautverschlungen
       nektarband

    herzlaternen
    fluten
       kerzen
    goldstaub
               windet sonnenstein

    stürme flirren
                         alte monde
                 herz in aufruhr
    flammenstern

    über feuerrosen
                       gleiten
                                   pfade

       
    blüten
    nektar flammen
               neigen sich

    purpurblätter
       tauchen feuerwelten
                                        sternenwagen

         
           rose pulst flamme
           flamme pulst rose

               herzrosen flamme
                      sprüht
                     gedicht





    herzwortweben

    wieviel bedeutung erträgt ein wort?
    wieviel deutung ist möglich?
    welch unerforschter sinn verbirgt sich hinter zeichen?
    der lyrikzyklus herzwortweben spürt jenen fragen nach, öffnet wortgrenzen, lotet die tiefe, dichte poeti- scher metaphern aus. sucht den klang – herzklang hinter dem wortsinn.
    tanzende worte suchen neue gestalt, weben antwort auf herzfragen, ankern in ozeannacht, ahnden gewalt, welten-erschütternd. lyrisches ahnen versus macht-volle worte, herz-verkehrt.
    worte wenden leben. wieviel wort erträgt sich-worten-verwehrendes?
    verklingen die worte, webt ihr klang fort in den schächten des bewusstseins.
    herzwortweben weitet welten, transzendiert leben. entdichtet sein. verdichtet, dichtet sinn.

    herzwortweben, Lyrik, Ibera Verlag, Wien, März 2017













    -

    0 0
  • 06/24/17--19:08: GENEVIÉVE HUTTIN [20.230]

  • Geneviève Huttin

    Geneviève Huttin. (Montargis, Francia, 1951). Cursa estudios superiores de filosofía. Autora de libros radiofónicos; animadora y productora para la emisión del programa cutural Noches de Francia entre 1989 y 2014. Desde 2011 anima el programa La nuit rêvée de… con personalidades del mundo de la cultura. Ha publicado Seigneur… (1981) ; Paris, Litanie des cafés, (1991) ; L’histoire de ma voix (2004), Cavalier qui penche (2009), Une petite lettre à votre mère, (2014)  (Premio Revelación en Poesía de la SGDL en 2014), Ecrire malgré nous (2016), Lorrains Imaginaires (2016).



    CASA QUE SE VA

    Habiamos ido juntas a buscar
    La casa que había sido de mi madre

    Pequeña, minúscula
    Entre viñedos secos
    Las raices hiladas de mi paisaje natal
    Mi madre ya no estaba para esperarnos

    Soy la que fui
    Y la que seré para ti
    Si nada me detiene

    Quien me liberará
    De ser una casa que se va?

    Cuando pasa el tren por el fondo del jardín
    El aira sacude el cerezo, sin que la escalerilla caiga

    La libertad, es mi madre,
    la pequeña patria que tengo en mi cabeza

    Yo quiero a un lobo, es mi padre
    Sus mejillas huelen a limadura de hierro.




    L’histoire de ma voix, Farrago Eds, 2004






    Geneviève Huttin, écrivain, née en 1951 à Montargis dans le Loiret. Élève de L’École normale supérieure, puis professeure de philosophie, elle est devenue, de 1989 à 2014, animatrice radiophonique à Radio France dans le cadre de l’émission « Les nuits de France-Culture » et « La nuit rêvée de »… (archives et entretiens avec des personnalités de la culture). Elle exerce une activité critique sur son blog Mediapart et sur des sites français tels que Poezibao, Sitaudis, Encres vagabondes.

    Ses principaux livres publiés sont:

    Paris, Litanie des cafés, coll. «Poésie », Seghers (1991),
    ’Histoire de ma voix, Farrago (2004),
    Cavalier qui penche, Le Préau des collines (2010),
    Une petite lettre à votre mère, Le Préau des collines (2014),
    « Lorrains imaginaires », revue Triages (2016),
    Écrire malgré nous, Passages d’encres (2016).

    Elle a reçu le prix «Révélation Poésie » de la Société des gens de lettres en 2014. Le poème est pour elle proche du récitatif : chant déclamé épousant les intonations et les inflexions de la langue parlée.

    Le poète et critique américain John Taylor a rendu compte de son oeuvre dans Paths to Contemporary French Literature, panorama critique des écrivains et poètes français, et dans Into the Heart of European Poetry, deux essais parus chez Transaction Publishers, Londres-New York. Le poète américain Bradford Gray Telford a donné une traduction de l’Histoire de ma voix, pour laquelle il a reçu un grand prix de traduction. Et des versions en américain des poèmes de ce recueil sont parus dans Lyric Review, Agni, Dirty Goat, Lake effects.



    L’Allemand de RE

     à Martine Broda

    Jours de RE,
    où le destin se présenta

    Martine, toi qui disais
    « pOème » d’une manière spéciale
    pô-ème

    je pris ta mélancolie sur moi

    il y eut une pluie d’étoiles filantes

    nous t’avions perdue de vue,
    tu nageais,
    tu nageais,
    et puis tu es revenue de la mer

    les deux bouts d’horizon qui brillaient dans ses yeux à lui





    EXTRAITS DE TEXTES
    ( extrait de Lorrains Imaginaires , à paraitre) 


    LES ROIS DE SAINT BRIEUC 


    Dans un château-musée au bord de lamer 
    nous parcourons des salles dédiées aux rabbins des origines 
    mon ami achète des rouleaux en ivoire 

    C’était après, après 

    que les pères aient brisé la loi des pères 

    C’était avant, avant 

    que j’aie perdu tous les secrets de tous les pères 

    Ce rêve où tous les rabbins sont là 
    rois oubliés sur les vitraux 
    dans le château de Saint Brieuc 
    avec des barbes et des couronnes à trois pointes 



    A KALICUT 

    Le Paris Strasbourg 
    se jette en ligne droite 

    De la voie surbaissée 
    on ne voit plus le paysage 

    Le pays est invisible 
    il est enchanté 

    sous les toits à longue pente 
    les hommes 
    le fourrage 
    les bêtes 
    cachés 
    perpendiculaires 

    à l’endroit et à l’envers 
    les bêtes 
    le fourrage 
    les hommes 

    tout est dans la brume et dans la tête 
    arrivent les sapins et des maisons pastels 

    C’est le 11novembre, 
    et le pays est bien calme 
    c’est le pays des morts 

    Parmi tant de rêves à son sujet 
    le long des géants aux couleurs de l’automne 


    Le temps d’un voyage dans la FORET 
    Je mange le gâteau d’une Voyelle 





    NOIRE 

    A Kalicut 

    le drapage rouge des hêtres 


    Voyageuse couchée dans la forêt 

    Les rayons de l’étoile rendus palpables 
    par l’humidité de l’atmosphère 

    Aller des deux côtés du paysage, 
    regarder passer la lumière sur l’autre versant 
    et de la France en Allemagne. 



    *


    (extrait de l’Histoire de ma voix.) 


    MAISON QUI MARCHE 


    Nous étions parties toutes les deux 
    chercher la maison qui aurait été celle de ma mère 

    Petite, minuscule 
    dans les vignes sèches, les racines étiolées de mon Loiret natal 
    ma mère n’y était plus pour nous attendre 

    J’ai fait le rêve de celle que j’étais, que je serai 
    pour toi 
    si rien ne m’arrête 

    Qui me libérera d’être une maison qui marche ? 

    Quand le train passe au fond du jardin 
    l’air qui remue le cerisier ne fait pas tomber l’échelle 
    la Liberté, c’est ma mère, la petite patrie que j’ai dans la tête 

    J’aime un loup, c’est mon père 
    ses joues sentent la limaille de fer 



    *



    A BELCHATOV 


    Comme Georg et Gretl 
    se retrouvaient dans le miroir 
    nous nous retrouverons sur la route 

    Tu porteras le luth des ancêtres 
    quelqu’un nous donnera à manger 
    quelqu’un d’autre nous donnera un livre 

    Il découpera une lettre pour chacune 
    et nous mangerons la petite lettre 

    Devant l’objectif 
    un champ jaune qui fuit 
    une petite église polonaise 
    sur la route du crépuscule 
    où ton père partit 


    *


    TRESOR de la poésie universelle 


    Il est 3 heures de l’après midi, 
    à la porte de l’arrière boutique, 
    l’apprenti boulanger 
    fume enfin sur le trottoir 



    En relisant le Trésor de la poésie universelle 
    j’apprends ce que j’ai fini d’apprendre 




    Avoir eu la Vue , l’avoir perdue 
    et l’avoir retrouvée ensuite en faisant un sacrifice 


    Ce que j’ai su en perdant ma mère 
    quand j’ai lu 
    Le Trésor de la poésie universelle 
    que je dois relire maintenant 

    j’avais lu que l’âme était un Fil de Coton 

    je ne le retrouve pas, quand je le cherche, 
    le fil 



    Par contre je me souviens très bien qu’un homme était passé dans le couloir du train 
    au retour de l’enterrement 
    il avait sur la lèvre un bout d’eucalyptus 
    et derrière lui 
    la Gare de Sète 

    J’apprends que les prières à la pluie ont été des sons purs 
    qu’il fallait entrechoquer des bâtons et faire 




    Da dad a 
    Da a dad a 
    Da a dada 
    Da katakai ! 



    Je trouve ce que j’ai déjà trouvé 

    quelques strates 
    suffisent dans toute vie 
    pour faire un tableau 
    un poème 

    Qu’ils sont toujours d’époque et que toutes les choses sont et seront toujours définitivement 
    d’époque * 


    Que la poésie amoureuse vient de l’Inde, qu’elle a inspiré les images les plus excitantes 
    l’éléphant de tes hanches 


    Que le Premier Livre a été caché 

    Que le soleil a d’abord été faible et minable 



    Que j’avais compris Rilke 
    quand j’étais jeune 


    Que j’aurai confondu la poésie avec la possibilité 
    comme on dit « Une église Pré- Romane » 

    Que j’ai écrit dans ma vie quelques poèmes 

    -simples poteaux télégraphiques 
    de la rue de mon enfance- 

    plantés entre moi et moi 

    les épingles qui me piquaient 
    lorsque ma mère posait sur moi un patron de couture 
    pour que je me redresse 


    *D’après Anne Talvaz 
    « Tout est toujours d’une époque » 
    Imagines ( Editions Farrago Leo Scheer . 2002) 

    Geneviève Huttin.










    -

    0 0
  • 06/24/17--19:19: ALEILTON FONSECA [20.231]

  • ALEILTON FONSECA

    Aleilton Santana da Fonseca. (Bahia, Brasil, 1959). Poeta, ensayista, profesor universitario. Tiene uma Maestría en Letras y un Doctorado en Literatura Brasileña por la Universidad de São Paulo. Publicó poemas, cuentos, artículos y numerosas reseñas en diarios, revistas y periódicos. Recibió premios literarios y publicó cinco libros de poesía: Movimento de Sondagem, O Espelho da Consciência, Teoria particular (mas nem tanto) do poema, As formas do barro y Un río em los ojos. En 2012 publicó un ensayo sobre la obra del poeta brasileño Mário de Andrade.

    Obras

    1981: Movimento de Sondagem;
    1984: O espelho da Consciência;
    1994: teoria Particular (Mas Nem Tanto) do Poema - Ou Poética Feita em Casa;
    1996: Enredo Romântico, Música do Fundo, manifestações Lúdico-Musicais no Romance Urbano do Romantismo (ensaio);
    1996: Oitenta: Poesias e Prosa. Coletânea Comemorativa dos "15 Anos dos Novos";
    1997: Jaú dos Bois e Outros Contos;
    2000: Rotas e Imagens: Literatura e Outras Viagens;
    2001: O Desterro dos Mortos;
    2003: O Canto da Alvorada;
    2004: O triunfo de Sosígenes Costa;
    2006: As Formas do Barro & Outros Poemas;
    2006: Nhô Guimarães;
    2007: Todas as Casas (conto);
    2008: Les marques du Feu et Autres Nouvelles da Bahia;
    2008: Guimarães Rosa, Écrivain Brésilien Centenaire;
    2008: Tradução de Dominique Stoenesco);
    2008: O Olhar de Castro Alves (ensaios críticos de literatura baiana);
    2009: O Pêndulo de Euclides (romance);
    2009: Cantos e Recantos da Cidade. Vozes do Lirismo Urbano (Junto com Rosana Ribeiro Patricio);
    2010: A Mulher dos Sonhos e Outras Histórias de Humor (conto);
    2012: Memorial dos Corpos Sutis (novela);
    2012: As Marcas da Cidade (conto);
    2012: Sosígenes Costa os melhores Poemas;
    2012: O Arlequim da Pauliceia. Imagens de São Paulo na Poesia de Mário de Andrade;
    2012: Um Rio nos Olhos/Une riviére dans les yeux;
    2012: Jorge Amado nos Terreiros da Ficção (ensaio) (Organização: Myriam Fraga, Aleilton Fonseca e Evelina Hoisel);
    2013: Jorge Amado: Cem Anos Escrevendo o Brasil (ensaio) (Organização: Myriam Fraga, Aleilton Fonseca e Evelina Hoisel);
    2013: Un Río en Los Ojos;
    2014: Jorge Amado: Cacau a Volta ao Mundo em 80 anos (ensaio)



    MANIFIESTO

    Si contengo
    el impulso de mi palabra
    no sobrevivo a la mudez:

    la palabra es vida.

    Si las manos capitulan
    ante las amarras de día a día,
    sangran con el hilo de la cuchilla:

    manos atadas, manos mutiladas.

    Si las venas no vehiculan
    la brasa del sentimiento,
    sucumben al hielo de la vida piedra.

    Nada más queda
    si no volverse vida.

    Un río en los ojos. University Press of the South, 2013. (trad. Alain Saint-Saëns).




    MANIFESTO

    Se contenho
    o impulso da minha palavra
    não sobrevivo à mudez:

    Palavra é vida.

    Se as mãos capitulam
    às amarras do dia-a-dia,
    sangram ante o fio do cutelo:

    Mãos atadas: mãos decepadas.

    Se as veias não veiculam
    a brasa do sentimento,
    sucumbem ao gelo da vida pedra.

    Nada mais resta
    senão tornar-se vida.





    Teoria particular (mas nem tanto) do poema 


    1
    ovídio: escrever 200 versos
    para, dentre, recolher 20 linhas
    que contivessem a poesia
    de todo o processo: 
    mas o caudal imenso
    não se investe só dos vestidos
    da forma nem se conforma 

    2
    mas, há o tempo: é preciso,
    por humana deficiência,
    o instante grafado:
    embora o fluxo da essência,
    contínuo, jamais se desfaça
    na mão: o poema acabado,
    tal como lemos,
    é somente convenção

    3
    pois 
    o que acaba de se compor,
    já desmorona,
    se desdiz, se rediz, mildiz,
    novas palavras no invento,
    novo inventário
    em dez dobras vezes n
    desdobra-se 
    no princípio 
    e agora e sempre 

    4
    a ilíada são muitas ilíadas, 
    quão homeros a escrevê-la 
    e talvez por concluí-la ainda:
    as estrofes que agora lemos
    à falta da mão de homero
    damos então por findas

    5
    mas no poema: cada verso,
    é reverso do verso, diverso 
    no próximo segundo;
    cada palavra cede 
    seu lugar, chama
    a outra, que logo apaga, 
    outra chama, reacende sílabas, 
    rimas, sentidos,
    rios incontidos

    6
    os lusíadas de camões, 
    o que lhe sobrou de naufrágios,
    para sempre incompletos
    daquilo que virou água, 
    ou que ficou disperso,
    dos versos tornados mares,
    onde camões? (oh, finitude!)
    para prosseguir o que não deu tempo: 
    com engenho e virtude 
    e arte 

    7
    o poema muda 
    de cor e de nome a cada piscar 
    de olhos,
    se alonga, se encurta, 
    cada rima some
    no som que emite
    e transmite a centelha
    à outra rima, parelha:
    corrida de som infinda
    poemando-se

    8
    baudelaire reescreveu as flores
    até o fim de sua vida
    e as flores ali contidas 
    não estão terminadas, 
    a não ser por convenção
    e favor à comodidade:
    baudelaire houvesse vivo,
    as flores contínuas, mudadas

    9
    cada versão, tal rima a esmo, 
    reinscritos versos, 
    os ex-certos, nem mais 
    nem menos certos,
    o mesmo intérmino texto,
    em eterno palimpsesto 

    10
    os calligrammes de apollinaire 
    necessitam de revisão: 
    pena que o poeta 
    não esteja aqui a fazê-la 
    e que assim seja
    "para o bem da convenção"

    11
    pois o poeta e o poema,
    entre si adotados, convivem 
    diários, instantâneos, côngruos,
    mesmo se esquecidos um do outro
    cada um é outro e o mesmo; 
    que a cada golpe de ar
    novos sensos se acumulam
    nos joelhos das palavras

    12
    quantas pe(r)sso(n)as e vozes
    no baú de inéditos do pessoa
    à espera de nome e signo
    e profissão e biografia: 
    e não fosse a vã cirrose
    quantas mensagens ele a refaria?

    13
    o poema é o fazer incompleto, 
    o refazer nunca pronto

    14
    pois o poema, 
    já no instante que pronto, 
    já recomeça,
    em processo difuso, 
    inconcluso,
    intransitivo, de re-flexões:

    15
    que não há o poema particípio,
    mas sempre o poema gerúndio
    em constante fervura:
    é novo e outro, na leitura,
    nos reciclos dos segundos

    16
    o poema que se lê
    é tábua de aproximação

    17
    o poema publicado: trato caduco,
    que junto ao poeta já está mudado:
    mesmo que não o mude a letra,
    mesmo que não o mude a rima,
    que não mais o toque,
    por respeito ao senhor editor,
    por respeito ao senhor leitor,
    ao senhor pesquisador
    ao senhor louvor:
    mesmo que o poeta
    assine a convenção do texto 
    pronto (para o mercado?)
    ou mesmo abandone o texto,
    a pretexto de acabado,
    o poema disporá da hora
    de ser outra vez revelado
    se outra voz o adota

    18
    e o poeta, com seu texto pronto,
    se já se embebe de elogios eunucos
    já saliva manifestações de apreço,
    e a poesia paga o preço

    19
    o poema publicado:
    mera marca provisória,
    impresso para as provas
    de que se faz a história: 
    é o rastro de um vôo veloz
    que poesia é rio que recomeça na foz;
    quando se digita o ponto 
    final, já é hora de apagá-lo
    que a corrente segue em frente,
    os seus elos sem intervalo

    20
    contudo, pobres humanos,
    só sabemos existir 
    imprecisos
    entre pausas: comer, beber
    ir ao banheiro,
    ganhar e gastar dinheiro,
    dormir, sonhar, sorrir;
    as causas para o viver 
    a pausa para morrer:
    a poesia perde por esperar

    21
    somente em alguns momentos 
    somos o poeta, em vigília e fé:
    em que a poesia, nosso invento,
    nos inventa
    e nos dá a concessão do poema,
    mero quadro, em interrupção,
    que ela é onda contínua em nós
    mesmo se nos deixa sós

    22
    então, poetas, 
    que já me ensinam o sem início 
    nem fim:
    o ponto final, abolido!
    o ponto inicial, abolido!
    o começo, simples acerto de pares,
    o fim o sem-fim inumérico,
    infinita água de mares,
    o poema dito no instante 
    que a poesia o dita 

    23
    pois a poesia, estado de ser,
    não se captura no humano molde
    de letras; ela resiste e insiste
    diante dos olhos invisíveis 
    do poeta que se sabe seu
    que a sabe sua, 
    e sabe: a poesia nua, 
    companheira e algoz,
    toma-lhe o fôlego e a voz,
    suspende suas noites,
    retira-o da vida, e, num átimo,
    se entrega por um instante
    entremostra-se, falso-domada
    em registro parcial
    da luta jamais vã,
    mal rompe a manhã 

    24
    a poesia: o rosto na água;
    o poema, sua inconstante
    aparência, forma mutante, 
    em recorrência, minúsculas 
    mudanças em contínua 
    ação

    25
    poetas, retomem os seus poemas
    despregando-os do papel impresso,
    raspando-os da tinta áfona,
    em renovada contradança 
    de metáforas em processo:
    o poema, colado no branco da página,
    clama por fluir e refluir 
    em novas sintaxes, 
    em novas vírgulas, 
    em novos sentidos;
    desdobrar-se em leques vários,
    entremostrar, desde as entrelinhas,
    seus novos significandos
    em poessência

    26
    que se o poema se esgota,
    da poesia abandonado,
    torna-se somente corpus, 
    de pesquisa e enunciados,
    em autópsia textual
    que lhe decreta o sentido,
    em seu mais "último grau",
    de seus versos dissecados

    27
    oh, amém, poema finado

    28
    mas não há a poesia finita,
    mas corrente, em espiral, sem termo
    o poema é o instante,
    dessa corrente em passagem 
    re-fulminante,
    diante dos olhos atônitos 
    do poeta, às vezes surpreso, 
    em agônico gesto

    29
    o poema re-preso no papel,
    em tinta enformado, 
    sob tratos cosméticos, convencionados,
    esconde sua verdade;
    o poema é mais que o brilho de letras
    para olhos desavisados, 
    e, como não há parto asséptico,
    assim nasce, corpo de palavras,
    entre suor e risos e gases e lágrimas

    30
    sempre o poema-sendo-ando-indo, 
    em gerundivo estando, em contínuo...





    Motivo

    calar é ceder à morte
    sob o gume da automordaça

    o grito é o sangue da vida,
    dardo do espírito inquieto

    por isso 
    (meu) grito!
    júbilo ou/e dor 

    sei que eles despedaçam silêncios,
    abarrotam vazios e conquistam rumos
    que nunca seriam devassados
    não fosse sua viagem no tempo

    sobretudo
    têm o condão de ressuscitar
    fragmentos de mim
    porventura tombados nalgum combate
    oculto nas moitas do tempo




    O(fí)cio

    há bigornas 
    espalhadas
    por todo                 espaço
    e um fogo larva
    que nasce em si mesmo magma
    sem nenhuma preocupação com as horas

    oficina - casa do ofício, ócio, cio
    acima um aviso breve
    permitindo a entrada de pessoas estranhas
    ao serviço
                    e martelos
                    usados ou virgens
    e muito
    ferro signo
                    para fundir

    portanto
    o ferreiro não dorme
    e malha o gesto em sangue quente,
    como era no
    princípio 
           e agora
                    e sempre:
                                    poesia




    Nova meditação sobre o tietê

    "Águas do Tietê,
    onde me queres levar? 
    - Rio que entras pela terra
    e que me afastas do mar..."
    (Mário de Andrade)

    águas do tietê,
    no jorro de tuas nascentes:
    melhor ficassem paradas
    em teus reflexos afluentes

    tietê: índias águas verdadeiras
    quando te chamavas anhembi
    e tuas sinuosas ribeiras
    guiavam um povo guarani

    aquieta-te como lago,
    esta pressa para que,
    se adiante a luz de espelho
    logo tu vais perder?

    te insinuas por quilômetros
    em teu leito decidido,
    insisto no meu reclamo
    mas descrês do meu aviso

    segues murmurando marchas
    incertas em certo destino
    e mal sabes o destrato
    dos esgotos mais íntimos 

    por teus caminhos indiretos
    viajaram bandeirantes heris,
    e agora bandeiam os dejetos
    dos seus netos fabris

    tuas águas conduziram à glória
    os vencedores das regatas 
    nas linhas d’água da memória
    da cidade que não te resgata

    águas do tietê,
    onde me queres levar?
    - teu traçado e teu destino
    não se casam com o mar...

    exala antes que tarde
    o aroma que será deposto!
    em tua cor se resguarde
    o teu sabor sem desgosto!

    pois já te vão injetando
    mais volume e vida a menos:
    e nas tuas líquidas veias
    os insanos vícios dos venenos

    em tuas artérias aguascentes,
    no percurso transformadas,
    corre agora o pus demente:
    e mal deságuas putrefatas

    eis que te tornas plumas,
    brancas formas cristalinas:
    belo engano para os olhos,
    e o odor corrói as narinas

    há remédio mais perfeito
    do que apenas uma lágrima,
    se todos chorassem em teu leito,
    lavando tuas águas da mácula

    mas ninguém me escuta, corres
    sem garças, só antíteses,
    desde o lugar onde morres
    até o pasto de lamas líquidas

    águas do tietê,
    onde me queres levar?
    - eis as pontes e tudo é noite,
    e muito longe dorme o mar...

    te olho e não me vês, assim
    em vão, corpo cego de águas:
    em verso te afogo em mim,
    em ti me afogo em mágoas...











    -

    0 0
  • 06/24/17--19:35: ANJA GOLOB [20.232]

  • ANJA GOLOB

    ANJA GOLOB. (Eslovenia, 1976). Poeta. Crítico teatral. Editor especializado en publicación de traducciones de novelas gráficas al esloveno. Lleva publicados cuatro poemarios –tres en esloveno y uno traducido al alemán. Premio Jenko para poetas eslovenos en 2014 y 2016. Elegido en 2016 como una de las ‘Diez Nuevas Voces de Europa’; ha sido escritor residente de los PEN de Amberes y Sarajevo y del LCB de Berlín. Escribe artículos sobre políticas culturales. Es dramaturgo para obras y prácticas performáticas y de danza. Reside entre Lubliana y Bruselas.





    LAS VENAS LOS ALAMBRES

    Esto es lo que sueño: el animal tiene dedos.
    Yace de lado, lo miro por la espalda,
    inclina la cabeza hacia delante, como si fuera
    tímido y oscila suavemente con ritmo.
    Con unos gestos mecánicos, vacíos,
    fisga por los restos de la carne desgarrada, los dedos con cuidado
    escogen el tejido y buscan las venas.
    Van sacando una por una para que sea más fácil cogerlas
    -las venas son finas, mas firmes, como alambres en un circuito-
    rompiéndolas con dificultad, una tras otra.
    El animal trabaja imperceptiblemente, está casi inmóvil, lento,
    y con esmero le corta los conductos al latido del corazón,
    que se cierra con gemidos, dejando caer las cortinas en las pupilas.
    El espacio a su alrededor está vaciado, hundido en la charca
    de sangre, deslizándose sobre lo que no tiene poder ni tampoco quiere tenerlo.
    El abrigo de su piel está tendido sobre el esqueleto como una floja
    tienda en el viento primaveral delante de la cual se encuentran,
    cual equipaje desordenado, los órganos encallados.
    El animal respira con ahínco (el cuerpo es una máquina), escucha,
    se acurruca, se cansa, extiende los dedos hinchados lejos de sí
    y, victorioso, se pone tieso.

    Mladinska knjiga, Ljubljana, 2013 & self-print, Prevalje, 2016





    ŽILE ŽICE

    To se mi sanja: žival ima prste.
    Leži na boku, gledam jo s hrbta,
    glavo sklanja naprej, kot da je
    plašna, in rahlo ritmično niha.
    Z mehaničnimi, praznimi gibi
    brska po raztrganini, prsti pozorno
    prebirajo tkivo in iščejo žile.
    Eno po eno izdirajo, da jih je lažje prijeti –
    žile so tenke, a čvrste, kot žice v električnem vezju – 
    in jih s težavo pretrgajo, drugo za drugo.
    Žival dela neslišno, je skoraj negibna, počasi
    in temeljito prekinja dovode utripanja srcu,
    ki se ječé zapira, kakor žival zastira zavese zenic. 
    Prostor krog nje je izpraznjen, namočen v mlako
    polzeče krvi, nad katero nima in noče več oblasti.
    Plašč njene kože je razpet na skelet kot mlahav
    šotor v pomladnem vetru, pred katerim ležijo
    kot nametana prtljaga nasedli organi.
    Hlastavo diha žival (telo je mašina), prisluhne,
    skrči se, obnemore, stegne zariple prste od sebe
    in zmagoslavno otrpne.

    Idioma: esloveno
    De: VESA V ZGIBI 
    Ljubljana: Mladinska knjiga, 2013




    Aderndraht

    Dieses träumt mir: Finger hat das Tier.
    Es liegt seitlich, ich seh’ seinen Rücken,
    den Kopf nach vorn geneigt, als wär’ es
    scheu, es schwingt ihn rhythmisch, leise.
    Mit mechanisch leeren Griffen wühlt es
    in einem frischen Riss, seine Finger fahren
    achtsam durchs Gewebe, suchen Adern.
    Eine nach der andern zieht es heraus, so sind sie leichter zu halten –
    feine Adern, aber kräftig, wie Drähte in einer Stromschaltung –
    man kann sie nur mit Mühe zerreißen, einzeln, nacheinander.
    Das Tier schafft lautlos, reglos fast, legt langsam
    und bedacht den Puls zum Herzen lahm,
    das ächzend zufällt, wie beim Tier der Vorhang der Pupille.
    Drumherum der Raum ist leer, mit eine Sickerpfütze Blut
    gefüllt, über die es nicht mehr herrschen kann noch will.
    Der Mantel seiner Haut ist auf ’s Skelett gestreckt, ein
    schlaffes Zelt im Frühjahrswind, davor liegen, wie
    hingeworfenes Gepäck, gestrandete Organe.
    Das Tier schnappt Luft (der Körper ist Maschine), es horcht,
    es schrumpft, versumpft, streckt lautlos seine Finger von sich
    und erstarrt dann im Triumph.

    Idioma: alemán
    Aus dem Slowenischen von Urška P. Černe und Uljana Wolf
    Aus: 'ab und zu neigungen'
    Wien: hochroth, 2015




    VEINS WIRES

    I've had this dream: an animal has fingers.
    It rests on its side, I observe it from the back,
    Its head is bent forward as though it were
    Timid, and it rocks back and forth in light rhythm.
    With blank, mechanical motions
    It rummages through the rupture, its fingers
    Carefully sorting the tissue and looking for veins.
    They pluck them one by one to make them easier to hold –
    the veins are thin, but sturdy, like the wires inside of an electrical network –
    and tear them strenuously, one after the other.
    The animal works soundlessly, it's almost immobile, slowly
    And thoroughly it cuts the intake of pulsation to the heart
    That's closing whimperingly, like the veil of an animal's pupil parts.
    The space around it is emptied, drenched in a pool
    Of the slithering blood it cannot and wants no longer to control.
    The coat of its skin is stretched on the skeleton like a tent
    Flaccid in the springtide breeze, in its front like scattered luggage the stranded organs lie.
    The animal gasps for air (the body is a machine), it listens,
    Contracts, shrivels, extends its inflamed fingers,
    And it freezes triumphantly.

    Idioma: inglés
    Translated by Tadeja Spruk




    CÂBLE CAVE

    Je fais un rêve : l’animal a des doigts.
    Il est allongé sur le flanc, je vois son dos,
    sa tête penché en avant comme par
    effacement, il oscille d’un rythme doux et
    il fouille dans la déchirure
    d’un geste mécanique, vide ; ses doigts
    perlent le tissu soigneusement et cherchent des veines.
    Ils les saisissent et les arrachent une par une
    parce que c’est plus simple : les veines
    sont fines et résistantes comme des câbles dans les circuits électriques,
    il est difficile de les déchirer l’une après l’autre.
    L’animal travaille sans bruit, il est presque immobile,
    lentement et soigneusement il interrompt la circulation vers le cœur
    qui s’enferme en gémissant comme un animal offusquant le rideau des            pupilles.
    L’espace autour de lui est vidé, trempé dans une mare
    de sang qui glisse et sur lequel l’animal n’a pas et ne veut pas exercer son        pouvoir.
    Le manteau de sa peau est tendu sur le squelette comme
    une tente flasque dans le vent printanier devant lequel reposent
    des organes naufragés comme des bagages éparpillés.
    L’animal respire goulûment (le corps est une machine), écoute,
    se rétrécit, s’épuise, allonge ses doigts turgides
    et raidi triomphant.

    Idioma: francés
    Traduit par Ana Geršak








    -

    0 0
  • 06/24/17--20:22: YOLANDA NIEVES [20.233]

  • Yolanda Nieves

    Yolanda Nieves nació y creció en el barrio Humboldt Park de Chicago. 

    Es profesora del Wright College.  Estudió la licenciatura y la maestría en Organizational Development en la Universidad de Loyola y su doctorado en Educación es de la National-Louis University.

    Nieves es poeta, dramaturga, directora, educadora, actriz y fundadora del ensamble La Vida Bella, una de las pocas compañías de teatro a nivel comunitario en Chicago.  Su obra ganadora, The Brown Girl’s Chronicles: Puerto Rican Women and Resilience, fue puesta en escena de costa a costa en los Estados Unidos y en Broadway. Por su labor como profesora, en 2016 fue galardonada con el Andrew Kirchmeier Teaching Award.

    Por su activismo a través de la poesía ha sido ponente plenaria en la Universidad de Manchester, la Universidad de Guanajuato, la Universidad de Bucarest, la Universidad de Puerto Rico, la Universidad de Chicago y la Universidad del Noreste de Illinois.  Sus proyectos de activismo y educación la han llevado recientemente a Costa Rica, Guatemala y a Arizona con la Nación Hopi.

    Nieves es autora de los poemarios Doves Over Clouds y The Spoken Body.  Ha sido publicada en El Centro Journal for Puerto Rican Studies, Revista Diálogo de DePaul University, en el San Francisco New Directions for Adult and Continuing Education Journal entre otras revistas.

    La poesía de Nieves está escrita en su mayoría en inglés, aunque incrusta palabras y versos completos en español creando un efecto emotivo en el lector.  La voz poética de Nieves es altamente femenina y reconstruye diversas figuras históricas puertorriqueñas. Se preocupa por explorar la herencia puertorriqueña desde diferentes perspectivas y resalta elementos culturales positivos. 

    Yolanda usa la historia como una de sus herramientas favoritas en su poesía. Investiga sobre personajes puertorriqueños que han dejado huella tanto en la Isla como en el continente. Manifiesta constantemente ese ir y venir de las generaciones entre Puerto Rico y Nueva York o Chicago. Recrea a Pura Belpré, quien fue la primera bibliotecaria latina en la ciudad de Nueva York y quien se enfocó en proveer un espacio intelectual digno para muchos latinos a través de su labor en las bibliotecas públicas.  Hoy en día hay un apreciado premio de literatura infantil que lleva el nombre de Pura Belpré. 

    Nieves no nos deja olvidar las migraciones de Puerto Rico a los Estados Unidos y lo duro que es este proceso para los migrantes y para las familias, que muchas veces se quedaron en la isla. Muchos migrantes puertorriqueños llegaron a trabajar en fábricas, empacadoras de carne y en cocinas de hoteles o restaurantes. Nieves nos lo recuerda con sus versos.

    Figuras icónicas como Rita Moreno tampoco son olvidadas, son recreadas a través de jóvenes soñadoras, hambrientas de un modelo femenino al cual seguir. A través de las luces del cinematógrafo, la voz poética baila, canta, sueña y encuentra esperanza en la soledad de la oscura sala iluminada, tan sólo con la luz de su imaginación. 

    He tenido el privilegio de compartir el escenario en Chicago con Yolanda Nieves, poeta puertorriqueña con un gran corazón. 

    Para esta ocasión he seleccionado y traducido “La primera bibliotecaria puertorriqueña”, “Migración puertorriqueña de 1950” y “Todo lo que tenía era Rita Moreno”.

    Por Xanath Caraza
    Copatrocinado por el Smithsonian Latino Virtual Museum
    http://www.periodicodepoesia.unam.mx/index.php/4600





    La primera bibliotecaria puertorriqueña

    Hablándote pienso en ella—
    Pura Belpré
    mientras zurcía encaje en los vestidos con los dedos
    recordaba historias con el corazón.
    Pura significa inmaculada—
    Los vientos migratorios
    la llevaron de Puerto Rico
    a Nueva York
    sostenida por un hilo
    de pura fe
    No regresó a su hogar
    hasta después de la boda de su hermana.
    En las colonias
    su parentela hambrienta de historias
    creyó que los libros se reían de ellos
    sin nadie con quien hablar
    de la isla llorona, de montones de caña,
    huesos, lluvia y familia que se quedó,
    los recuerdos eran
    piezas puras
    de sufrimiento.
    Pura Belpré
    toda brazos, pies y corazón
    recopilas tradiciones orales, nuestras historias,
    derrites el hielo que congeló nuestras lenguas
    nos devolviste el resplandor de nuestro pasado
    nuestras historias tienen ciudadanía en los libros.  





    Migración puertorriqueña de 1950

    Hace años había cómo vivir,
    una manera dura en la isla
    la caña explotó en el barro rojo
    el sudor en la ceja
    de un cortador de caña cansado era todo
    lo que él podía beber.  Su hijo la tendrá mejor.
    Había un niño que agitaba
    un machete contra la caña
    que de tanto los brazos
    se hicieron tan fuertes como un árbol de mangos.
    Levantó el machete
    lo movió con frenesí.
            Estoy aquí.   Trabajo con dolor.
            Hay tanto dolor que no hay donde esconderlo.
    Un avión voló llevándolo
    con una columna vertebral fuerte, músculos maduros
    esperanzas como llamas quemando a través del miedo.
    El niño voló tan lejos
    que su dolor se empequeñeció dentro de él.
    En su nuevo país se convirtió
    en seguidor de su propia sombra,
    una lengua atorada al fondo de la garganta,
    un alargado reflejo de azogue en platos
    de hotel, hueco como su esperanza,
    ojos rojos del trabajo de fuego,
    recuerdo perdido de por qué había venido.
    El joven envejeció,
    las cicatrices viejas no pudieron cubrir las anteriores,
    recordó a su padre cargando caña, 
    una dulce hermana, chicos risueños.
    Conteniendo la pena sus pies tropezaron con el pavimento,
    levantó los ojos para llorar frenéticamente,
            Estoy aquí.   Trabajo con dolor.
            Hay tanto dolor que no hay donde esconderlo.
    No quiso olvidar cómo fue
    que la esperanza se volvió algo pequeño dentro de él.





    Todo lo que tenía era Rita Moreno

    El teatro del barrio donde se habla español
    del lado puertorriqueño de la ciudad destella
    luces de neón argenta y dorada
    dentro me siento muda
    rígida como una figurilla de porcelana detrás de un cristal
    pretendo una nueva vida, terrible y bendita,
    espero que la luz penetre mi mundo.
    Baila hacia la entrada de mi corazón
    la salpicadura de un cometa
    fiera pasión
    mi miel y mi leche
    dulzura cantada
    agraciados brazos, piernas, cuello
    meneando las caderas más grandes que las olas.
    Para ser eso
    querida
    debes ser dueña del universo
    en un galope de orgullo
    soy lánguida en su luz
    la dulzura del mundo quizá vuelva.
    Mi felicidad está en los labios de la noche
    mis días están hechos de trapeadores y tapas de baño
    seria pena y duda,
    es la locura que se encoje arrugada bajo los pies.
    Soy niña durmiente arrancada
    de las garras de la invisibilidad.
    No necesito hablar de nada más
    es suficiente verla bailar
    no me permite desaparecer
    una lección resalta como un arpón
    en mi mano.





    A LESSON LEARNED IN CHICAGO

    You strut in with gang signs in your eyes,
    I arrive with books under my arms.
    You have lived on the streets where
    the cry of your mother has become broken glass,
    your stepfather's belt buckle a scar on the edge of your eye,
    his fist a split bone in your nose.

    We sit in a room
    until we find a story we can share,
    a short one for a short time.
    It keeps you from gazing out the window,
    from becoming a cloud. 

    My hope hangs on the edge of a cliff.
    All day I hope; trying to give you new things to consider.
    You, in turn, have given me the dark dreams,
    of death spilling red under my feet,
    of trouble flashing in the corner of my eye.
    I study your eyes-they become birds
    detached from my words

    Across the street young boys
    rise up and explode.
    What is a book to them if they cannot read
    their own stories or utter their own names?

    I cannot make you copy the problems
    on the board; you have too many of your own
    What happened last fight- 
    the body shot down next to you,
    cops pulling back your neck
    thrusting their stick in your ribs
    until you screamed 
    These are the subjects that worry you
    a book will not help now.

    I do not know how your story flew away
    and became a small thing under us.
    I want to remember your eyes;
    they have wings.
    I keep your desk by the window
    a pencil and some paper ready for you.





    GANG GIRLS

    For a dead girl of fourteen
    her hair could not be more beautiful
    her lips and nostrils seem to quiver
    but her cheeks are flat, her brows too serious
    she used to laugh easily.
    It is a hard place to be-this pine box
    Some hands try to touch her cheeks
    neighbors whisper their sadness to each other.
    Soon a flower will be planted over her heart.
    It happened so fast
    soft mumbling, heads shaking back and forth
    what a shame, such a shame.

    When you live on a block that knows gangs
    there are no rules
    certain things are impossible or mangled
    few grow up to believe in great things
    death is a fever that laughs at children
    a language of hate rises to swallow them.

    Gang girls are slow in thoughts of peace
    landscape of empty names, empty eyes
    sitting on rotten thrones, there is a ghost in each one
    bellies stuffed with revenge their breasts nurse violence
    their tongues grow cold, their hearts grow cold
    they run through flames more dead than alive.

    A mother burns then bursts into pieces
    cursing them, waving her fist
    while they jump the fence folding into darkness
    their days travel backward vanishing into the streets,
    into dark houses or the edge of a knife.




    PUERTO RICAN
    MIGRATION 1950

    Years ago there was a way of living,
    a rough manner on an island
    the cane burst through the red mud
    and the sweat on the brow
    of a tired cane-cutting man was all he
    could drink. His son will have better.

    There was a boy who swung
    a machete against the cane
    for so long his arms
    grew as thick as a mango tree.
    He raised his machete
    waved it frantically,
    Estoy aquí. Trabajo con dolor.
    Hay tanto dolor que no hay donde esconderlo.

    A plane flew carrying the boy
    with a strong spine, ripe muscles
    hopes like flames burning through fear.
    The boy flew so far away
    his pain became a tiny thing
    inside of him.

    In this new country he became
    a follower of his own shadow
    a tongue stuck to the back of a throat
    a reflection stretched gray on hotel dishes
    hollow like his hope
    eyes red from the fire of work
    he lost the memory of why he had come.

    The young boy became an old man
    the old scars could not cover the older ones
    he remembered his father carrying
    the cane, a sweet sister, laughing boys
    holding grief his feet stomped the pavement
    raising his eyes he cried frantically,
    Estoy aquí. Trabajo con dolor.
    Hay tanto dolor que no hay donde esconderlo.

    He did not want to forget how it was
    hope became a tiny thing inside him.




    Mujer de Guatemala in the Years of the War

    You are a Mayan parable
    a lesson with broken arms and legs;
    the consciousness of a country
    braided tightly around your head.
    Sky, sun, earth leave a list of scars
    healed by the birth of the coffee beans you sow.
    The popping of distant gunfire keeps you awake.
    You sleep with your eyes open waiting to make
    a treaty with the morning. You are guarded by
    the faces of your brethren that smile in the fog.
    You wave. They are your namesake, the disappeared.
    Herbs and flowers honor them on your alter by the stove.
    Suddenly the night is made red and orange by your sons
    hung like burning torches swinging upside down
    from your papaya tree.
    You dream you are inside a truck, wrists tied behind
    your back. Questions. Blood. More questions.
    Your Quiche tongue waves like a shredded red flag
    tied to the snout of a machine gun. Thighs are opened
    like the throat of a singing bird. Many men enter you
    and dig deep enough to break a well of blood.
    Arms unfurl your body into a crowded ditch.
    Rain moistened your lips. Death glanced your way.
    A thirsty chick squats by the ashes of your torched home.
    You curl the old rosary blessed by el padresito in your palm.
    The bananas tied to the hinge of your door are ripened black
    good only for flies and maggots.
    Your daughters scattered like seeds in the nearby mountains
    are the little rivers in your eyes.
    Your men seeped in mud flesh pecked by hungry birds
    feed the foliage.
    The sound of silence is speckled with the wailing of
    women by the graves.
    There are quiet things left; the soft breathing of the trees,
    the smoky fingers that rise from a morning fire,
    church bells chirping in the distance and a long
    horizon of stories rolled into a ball
    translated into a whisper from your scream.

    by Yolanda Nieves
    Diálogo: Vol. 8 : No. 1 , Article 18. 
    Available at: http://via.library.depaul.edu/dialogo/vol8/iss1/18












    -

    0 0
  • 06/25/17--06:56: DANIELA GUERRERO [20.234]


  • Daniela Guerrero 

    DANIELA VIVIANA GUERRERO GONZÁLEZ. (Lota, 1981) Nace en Lota, Chile en 1981. Poeta y Profesora. Actualmente becaria Conicyt, cursando Magister en Literatura hispanoamericana en la Universidad de Concepción. Formó parte del grupo literario “incinerarte” con quienes editó una pequeña revista literaria (2003). Integrante del colectivo de arte Caserío entre los años (2007-2012) donde trabajó en la producción y reflexión en torno al arte y al patrimonio. Algunas distinciones y/o Publicaciones (1999) Mención Honrosa en Concurso Regional Cuento Joven de la Corp. Balmaceda 1215 (2004). Primer lugar en Concurso Regional de Poesía Joven “Centenario De Neruda”, Balmaceda 1215 (2012). Seleccionada en el II Festival Internacional de poesía Grito de mujer.

    Publicada en Antología histórica de Balmaceda Bío Bío. (2015) Antología: cuentos, leyendas, poesías y relatos de escritores Lotinos (2011). El libro de poesía “Aguas cercenadas”. Además de participar activamente en diversos encuentros, lecturas, producciones y reflexiones en torno al arte, la literatura y producción cultural. etc. Actualmente prepara la publicación de su segundo libro de poemas.



    “Obsesa de reflejar el 16 de abril de 1997 no documentado”: Reconversión de Daniela Guerrero

    Por Gloria Sepúlveda V.[*]

    En este libro, Reconversión (Alto Horno, 2017), se aúna a la poesía, el férreo ímpetu de la autora por mantener  la memoria lotina, valiente enclave de nuestro territorio, en cuyo centro latieron tantos corazones de hombres, mujeres y niños que impulsaron el progreso de este país, Chile, entregando sus vidas sin participar jamás de los frutos de su arduo esfuerzo en las entrañas de la tierra, expuestos a inminentes peligros y malos tratos. Basta recordar los maravillosos y terribles relatos de Baldomero Lillo (Sub-Sole y Sub-Terra) o publicaciones recientes como la novela gráfica Lota, 1960 o los pasajes de la Balada del señor cuervo (2016) de Greta Montero referidos a Coronel y Lota. Expresiones que al igual que Reconversión tienen por objetivo supremo proteger una memoria que resiste, como tantas hoy, a la borradura histórica y social del pasado reciente de nuestro país. Así, la poeta cobija y resguarda, desde la casa del lenguaje, un episodio clave de su historia, atenta a todos los signos: “La ciudad como un marco ordena los trozos del pasado.Post – neo- cierre- ruina”./ De casa a la industria/me permito ser habitante del momento de la duda” (21).

    Instalada en esa incertidumbre, la poeta observa críticamente el cierre de las minas y el declive que significó para miles de familias, no sólo padecer un arduo trabajo, sino quedar expuestos al abandono y el olvido por parte del Estado chileno: “Con el peso de una historia hecha panfleto comercial” (29). El libro entonces, registra, como un documento poético el cierre y fin de las minas, acompañado de la ilusión de una reconversión, que al igual que la alegría prometida, nunca llegó: “El origen fue la reconversión de una ruina anterior a ésta./ Louta, nadie te conoce sino de color negro” (48).

    Sin embargo, la poeta hace posible la permanencia de un pueblo en el registro de su cotidianidad: “Resistencia no es sino esperanza. Por eso me quedo, por eso hablo, por eso habito” (52). Así, revela que el patrimonio no es sino la farsa política, el eufemismo de la borradura, la misma que anuló el salitre en el norte. La poeta, cobijando con su palabra –memoria, logra permanecer en la naturaleza, el mar, el carbón, las mujeres que ofrecen su pan, el hombre sábado que vende cachivaches, la feria, Chalo, el vendedor de helados y boxeador, el hombre que vende berlines, los evangélicos, los perros y los niños, configuran, en cierto modo, una resistencia a la borradura impuesta por el progreso. Hombres y mujeres que con su esfuerzo impulsan un territorio que no cede a la ruina. Reconversión es un libro que se escribe junto a la memoria de miles que se actualiza en la lectura y que hace justicia en cuanto devela la borradura que cubre a Lota, cuya reconversión será dada por la palabra y la historia convertida en poesía.



    Reconversión de Daniela Guerrero. 
    Editorial Alto Horno, Concepción, 2017.
    102 pp.


    [*] Gloria Sepúlveda V..  Concepción, 1985. Profesora de Español, Magíster en Literaturas Hispánicas y Doctor © en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Concepción. Poeta e investigadora.







    Desproceso – Desestructura
    Daniela Viviana Guerrero González



    “Cuando pienso cómo fui de estudiante, que relaciones establecí y que aspectos de mi vida son en el ámbito del arte los más rescatables, siempre llego a la misma conclusión, si no hubiese visto, oído, participado y conocido a quienes conocí, nada de lo que actualmente hago tendría sentido”

    (Lota, martes 10 mayo 18,30 hrs.)


    …Me y nos pienso –explayando sobre recuerdos –releídos –corregidos –meditados –intentando comprender –un mapa mental repleto de escalones –algo de memoria –algo de reflexión…
    Algo de verso
    Carrusel de acontecimientos del pasado que se concadenan entre lo público y lo privado…
    Un entramado
    Un suspiro personal, anécdota de un
    Momento
    Mujer de un tiempo, habitante de un espacio que se construye y destruye en etapas. Una comuna que vivió por años a la sombra de una empresa minera que cerraba sus puertas debía reconvertirse. ¿En qué? Nadie tenía muy claro el tema, la única certeza que se abraza entonces desde lo alto era que todo iba a cambiar.
    Reconversión era la palabra.
    Talleres artísticos, colectivos culturales, política que instrumentalizaba por medio del arte, arte espontaneo, arte político, arte académico, verso con o sin sentido, discurso profético u oportunista. Movimiento poético, circulación circense, popular y académica, para donde mirase existían vestigios de un movimiento que nos y me hacía pensar que el arte era una práctica cotidiana. Tuvimos al alcance de nuestra formación y crecimiento casas de la cultura con vida real en donde el artista docto conversaba sin dramas sobre teorías que el artesano no comprendía, pero venía ejecutando desde siempre. Talleres de pintura, xilografía, teatro en todas sus manifestaciones, fotografía, escultura y poesía.
    TODO GRATIS, LLEGAR Y LLEVAR, LLEGAR Y APRENDER. LLEGAR Y LEER. LLEGAR Y SENTIR. LLEGAR Y VIVIR. LLEGAR Y CREAR.
    LLEGAR Y ENCONTRAR–SE/ ENCONTRAR–NOS/ ENCONTRAR–ME
    Radios comunitarias en las que se podía experimentar, agrupaciones de artesanos y artistas populares que daban y permitían la cabida de seres que anecdótica, casual, voluntaria u obligatoriamente habían volcado lo infernal de una adolescencia en la participación de actividades culturales. Grupos de universitarios generando por voluntad moral o por ideología social, preuniversitarios populares que funcionaban en espacios donde también habían poetas, músicos y pintores. Trabajos poblacionales en donde igualmente siempre se consideró al arte no como un tema accesorio sino como una posibilidad concreta de despertar y nivelar el capital cultural que se venía a pedazos.

    (¿RECORVERSIÓN ALGUIEN SABE LO QUE ES RECONVERSIÓN?)

    Acciones de arte y reflexión de cantores barbudos y de grave voz, pintores con acento español, ex mineros poetas.
    Profesores–poetas. Profesores–dramaturgos. Profesores–pintores. Profesores–cantores.
    Artesanos con rostro indígena, poetizas de rostros indígena, ex mineros que hablaban en una lengua inentendible, TODOS fluía como si fuera natural.
    Al INICIO:
    Un espacio
    Un bar
    Un teatro

    AL RATO
    Dos espacios
    Dos bares

    Y muchos lugares de los que te podías apropiar para generar por ocio, por vocación, por afición, por pasión, por desenfreno, porque sí y porque no; cultura y manifestaciones artísticas.
    (La academia amateur llamada taller vino después, desde la institucionalidad que fuera. Todos en menos o mayor manera te permitían ser, desvariar e improvisar, codeándote con grandes como Andrés Pérez y Alejandro Goig, en teatro. Caamaño en Xilografía, y unos cuantos, no pocos en música y literatura. Todo un flujo al que nunca se le exigió aparente explicación)
    Vino entonces el desafío de la creación.
    Una ensalada SIN NOMBRE que no sabíamos de qué se trataba, pero funcionaba, la llamamos performance.
    Una, dos, tres, cuatro obras, lecturas y montajes colectivos como si el azar fuese hilando los trazos para que todo funcionara a la perfección. Itinerando y leyendo por toda la región con un espectáculo que los artistas populares no entendían pero respetaban, sin drama ni escándalo. Bailando luego en la celebración valsecitos mineros y canciones kitsh que hacía de todo UNA VEZ MÁS

    UN CARRUSEL VERTIGINOSO.

    Proyectos concursables que nos obligaban a apropiarnos de festivales y administrar el aparataje burocrático del financiamiento del arte, festivales regionales, encuentros nacionales para reflexionar y actuar acerca de lo que es ser joven u artista mucho antes de que supiéramos lo que significaba todo esto.
    Y la rueda giraba y se sumaba más y más gente Como si la cosa fuera contagiosa…

    ¡RECORVERSIÓN, ALGUIEN VIÓ LA RECOVERSIÓN!

    En medio Artaud y el teatro de la crueldad confirmaba la importancia de asumir el espectáculo como una peste, DESDE LAS ENTRAÑAS, todo debía ser posible, todo tenía que ser posible, la razón sencilla e indivisible al quehacer cotidiano, era necesario.
    DESPUÉS del juego, se presentó el oficio, aprender cual joyero a pulir la piedra bruta para que se MUTASE en algo que pudiera simular una piedra preciosa…
    La lectura ya no era convulsiva sólo por necesidad
    El placer de conocer
    El cine no sólo para vibrar
    Transmutarse en personaje
    Igual que el Quijote una vida como imitación de una obra del arte.

    Nace la pregunta del sentido, lo que sin academia no tenía otra consigna:
    Necesidad de espacios para el arte… fuese este cual fuere…
    Y la biblioteca pública se aborda
    Y el bar del artista se aborda
    Y el teatro ruinoso se aborda
    Y la casa abandonada se aborda
    Y el galpón abandonado se aborda
    Y la ruina del muelle se aborda
    Y la ruina minera se aborda
    Y el parque se aborda
    Y el sindicato de cesantes se aborda
    Y la calle.

    La cosa, esta cosa… se tornaba seria para muchos, época de opciones y con ello de paso a la hipótesis. La universidad aportó discurso, dio nombre a lo que se hacía desde mucho, complejizó la forma, separó las aguas en muchos casos entre lo popular y lo docto. Dividió y segmentó las manifestaciones artísticas entre aquello que entraba y aquello que no en el panfletito turístico de lo que era la ciudad. El trabajo en muchos mermó su oficio de artista, en otros consagró la apuesta.

    RECORVERSIÓN, ¿DÓNDE QUEDÓ LA RECONVERSIÓN?

    La Política le ganó la batalla a la rabia…
    La rabia le ganó al esfuerzo y el esfuerzo sólo queda para algunos, algunos siguen pensando,
    pensando mejor las cosas se pusieron difícil,
    difícil fue para muchos seguir haciendo arte, arte ni parte ni espacio.

    MUCHAS personas defienden, nada se consigue, nadie escucha, nadie entiende nada.
    CUANTOS MUERTOS TENÍAMOS YA ENTRE NOSOTROS…
    LOS LUGARES SE CAEN, LA CASA NO EXISTE, EL REFUGIO SE ARRUINA, EL MUNDO SE INVADE, PASAN LOS AÑOS
    Y EL ÓXIDO
    Y EL PERRO
    Y EL PERO
    Y ÉL
    Y ELLA
    Y LA
    existencia que nos posibilitan vivir.
    Expresión histórica de la que se vanagloria el imaginario colectivo, en su deambular que palpita y sangra en señal de vida.
    ¿Y la reconversión?

    UNA EDAD, UNA EDAD QUE SE VUELVE se vuelve una problemática, en HIJOS DE UN intercambio cultural
    UNA Crisis,
    UN ANONIMATO EVIDENTE E IMPUESTO
    Una identidad que se permea y nutre
    UN escape que des-construye desde lo particular que es también colectivo.
    UNA fisura teñida…
    Nuevamente entonces LAS OBRAS Y EL ARTE que es mito, para buscar UNA respuesta parcial, siempre parcial.
    Para vincular arte y memoria
    Para rescatar poéticas
    Para dar UN ABRAZO EN comunidad
    Para logar resistencia a la muerte social

    AVANCE, PROTESTA, POBREZA, UNIVERSIDAD, ONG, CONOCIMIENTO, POLÍTICA, PERVERSIÓN, AUTONOMÍA, FLUJO, RIZOMA, LENGUAJE.

    Colectivizarse para pensar, unirse para crear, escapar… transmutar y heredar una reflexión y un vestigio de un algo perdido.
    Nostalgia de todas las cosas. Querer y amar lo nuevo y viejo de la misma forma.
    YO CREO –TU CREES –EL CREE
    ¿CREEMOS?
    Producir, CREAR, SENTIR O SEGUIR MINTIENDO y sintiendo
    Sobre
    Una ciudad que desaparece… un devenir ruinoso hecho espuma… y que como pompa de jabón flota en el aire y huele.
    RETOMAR una búsqueda
    RESCATAR un sentido. REARMAR una conexión entre todas las cosas y entre todos nosotros, REPENSAR un deber ser personal y colectivo.
    REVIVIR a la mujer bruja, porque no podía bajar a la mina
    REITERAR el llamado a las muertes que son invisibilidades en arte.
    REESCRIBIR cual es mi mirada desde la poesía…
    RENOMBRAR lo tachado del habla oficial
    RELUCIR la voz de mujeres y sus procesos
    RESCATAR los otros vestigios de la historia…
    RE–LEER un lugar que se DESDIBUJÓ… donde nadie asumió ni se reconvirtió de acuerdo a los principios éticos
    Y actuales.
    RECREAR un espacio de encuentro como abrazo, un lugar o un símbolo que distribuya y fluya arte.
    Una noción de nosotros mismos, una función con otros que no somos ya nosotros
    RECONSTRUIR materialidad dispersa en medio de la vida social NOSTÁLGICA POR Y CON SU GRITO.
    UNA constelación de significados, QUE PERMITAN defenderse O preservarse.
















    -

    0 0
  • 06/25/17--10:37: TINA ELORRIAGA [20.235]

  • Ernestina "Tina" Elorriaga 

    Tina Elorriaga nació en Darregueira, Argentina, en 1954. Es Educadora Social. Fue publicada en antologías y tiene inéditos libros de poesía, y de cuentos para niños.

    Reconocimientos obtenidos: Tercer Premio de Poesía, Concurso Nacional Café de los Sueños, Córdoba, 1995; Primer Premio Poesía –Concurso Nacional AIBA  -Ayacucho-Buenos Aires, año 1996; Primer Premio Provincial de Poesía, Colegio Farmacéuticos de Córdoba, año 2000; Mención Concurso Nacional Abuelas de Plaza de Mayo, Cap Fed, Buenos Aires, año 2002; Mención Premio de Poesía Concurso Provincial  Luis de Tejeda-Córdoba año 2003; Segundo Premio Poesía–Concurso Jorge Barón Biza  Feria de Arte, Córdoba – año 2003; Tercer Premio del XIV Concurso Nacional de Cuento y Poesía Leopoldo Marechal  - Morón-Buenos Aires,  año 2008. 

    Participó Encuentro de Poetas con la Gente, Cosquín, Feria Internacional del Libro de Córdoba, Festival Internacional Poesía de La Habana, Cuba, Palabras de Poeta, Escuela de Lenguas de la UNC- Córdoba, Encuentro de la Palabra, La Paz, Bolivia, Festival Internacional La Palabra, Ríosucio, Colombia y otros.



    -I-

    Bendita seas  Virgen de la niebla que me arrinconas
    y como si mi cuerpo fuera un tajo en la hostia                    
    me hincas nievemente de luz
    me dejas ciega 
    haces de mi mudez de dromedario un leve trazo (o) un ideograma

    Y  estallo 
    en rosa   en intemperie
    en  palabra


    -II-

    El miedo no pudo burlar el ojo de la trampa     
    una mariposa ciega cayó a la nada                                                         
    los cerrojos ardían como una rosa de fuego en el desierto

    Era  el país de las maravillas
    con las campanas doblando el bronce de los días
                                                                                                            
    Entonces   ella     la palabra      
    la descarada 
    la que camina a cuatro patas por el guadal y sin pudor amanece dormida en los burdeles
    la inequívoca de los ojos vendados 
     desplegó sus alas ante mí

    y dijo    calladita        jamás


    -III-  
                                                            
    En la seda del lomo de mi gata aguardo un movimiento 
    la insinuación de una metáfora   el extravío de alguna aliteración

     versos de arte menor   arte  mayor 
    o un susurro prendido con garras a la garganta de la noche
    “ sinalefa sinalefa  desafinada ven a mí”- grito con voz de perro
    “hipérbaton  regrésate” 
    pero la hoja persevera en su impertérrita palidez de otoño

    Lo confieso
     cuando te veo desnuda y te cubres con la ropa gris de mi tristeza
     siento que en tu silencio habita el  miedo.


    -IV-

    Con una flor en el pelo y el cayado colgando de tu mano
     golpeabas la espalda de la noche

    Ibas vestidita de ciega
    pero traías en tus ingles el fuego de una hembra en celo,
    mis manos deseaban asir tu cabellera,
    tu paso de terciopelo en la cara más nieve de la luna

      
    Estás esquiva,  sin embargo, persisto,
    me busco y te busco en la nitidez cotidiana del espanto
     en la nada que el espejo devuelve a mi rostro

    endemoniada


    -V-

    Como  la primera gota  que da sentido a una tormenta
    o el colibrí  que hace posible el néctar del tiempo,
    soy la escama necesaria de un pez que gravita en círculos de hielo  
           
    Peregrina y misteriosa  aguardo tu regreso,
    llevo el temblor de tu huella de sal refugiada en los brazos

    Palabra 
    Cuánto tiempo ha pasado   desde la noche que  dormí
    acurrucadita entre tus brazos.


    -VI-

    Palabra, 
    barquito de papel 
    que en el filo de un acantilado sin rumbo navegas


    -VII-

    Ajeno a su destino, el viento, 
     hiere el ramaje de los árboles y el piar del pájaro en su nido

    Apuñálame sin estremecerte
    y permite que en lo más profundo de tu rostro 
    pueda ver al ángel de la guarda

     Palabra            tu estocada será  gracia

    No desearé venganza   
    cuando dejes caermi el corazón 
    el peso de la piedra que arrojo, porque creo estar libre de culpa, 
    te sabré ajena a tu destino

    Será la gracia dada de beber en ti.


    -VIII-                                               

    El mantel de hilo tenía flores azules
    y agitado descendía estremeciendo el aire

    Los brazos de mi madre repetían el movimiento

    Mis ojos iban
    al mantel     los brazos   las palabras

    No sé  qué vientos precipitaron 
    de repente
    el derrumbe de las flores azules

    la nada                 sobre esa mesa.


    -IX-

    Juan Gelman juntó en  las brasas de la historia  
    héroes olvidados,
    la luz reptando el fuego del combate
    la palabra

    y del amor 
     juntó los huesos
    huesitos cargados de memoria

    Juan Gelman se astillaba los ojos recordando

    Con el filo de su tristeza escribió el nombre de su hijo 
    en un pañuelo blanco.


    -XIV-

    El vértigo del precipicio me sacude las vísceras,
    mi corazón  bombea a destiempo,
    resopla azul   late descontrolado     escapa de mi  boca

    Al fondo de la quebrada,  la seducción de una palabra 
    me enamora, y como  la cola de un vestido de novia,
    se insinúa infinita

    Al borde del abismo,
    desespero

    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/27/News/Elorriaga.html








    *

    0 0
  • 06/25/17--10:49: DANIEL ACEVEDO [20.236]

  • DANIEL ACEVEDO

    Daniel José Acevedo (Medellín, Colombia 1986) Historiador de la Universidad Nacional, magister en estudios literarios y tallerista de escritura creativa en el Retiro desde el 2014. Pertenece al comité editorial de la Revista Innombrable. Ha participado del I Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes 2014.

    Sus poemas y escritos han salido en varias de sus ediciones. También ha publicado en la Revista Homo Sacer de México y la Revista “Coma” de Argentina. Ha participado del I Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes 2014 y en el evento Nuevas Voces de la Poesía en Medellín en el marco del XXVI Festival Internacional de Poesía. Hizo parte de una novela colectiva llamada “Ella, La puta” de actual circulación en la Argentina y ha participado en varios talleres literarios de ese país. Tiene un libro de cuentos inédito llamado “El Ferrocarril de los sueños perdidos” y un poemario inédito que se titula “Los Rituales del Viento”.

    Maneja un Taller de Escritura Creativa. Aquí su blog: http://deveniresprosaicos.blogspot.com.co/.




    Devenires Prosaicos (poemas de Daniel Acevedo)


    ABISMO LUNAR

    Y entonces miraba perdidamente aquel punto sonoro. Intentaba descifrar el acertijo que me presentaban aquellos labios, dos pequeñas puertas de cristal que se abrían y cerraban en un torpe concilio de palabras, un discurso que hablaba de un “nosotros” pero que quería decir “yo”. Cuando la voz se apagaba solo quedaba el horizonte de su rostro: pequeñas dunas y montañas por donde habían fluido alguna vez corrientes de luz. Pero estas ya no estaban, el suelo se había secado y fragmentado, la esperanza se diluía por las grietas de la decepción. El silencio imperaba, como un dictador somnoliento, ordenaba a la voz obedecer su régimen, le hacía caminar lejos, por los senderos del eco, para perderse en una búsqueda sin fin. Pero él, aquel hombre, seguía allí parado, un poco terco, nadie más podía llevar a cabo su misión. Y esa era una verdad temblorosa, una verdad que desestabilizaba la columna central: nadie más podía quitarse la manzana de la superficie de su rostro, nadie más podía encontrar una cuerda que amarrara los dos lados del abismo lunar. Nadie más podía convertirse en funambulista, intentar cruzar al otro lado, aceptar el riesgo de caer y hundirse, entregarse de lleno a la ausencia, a una criatura que devora gatos, recuerdos y almohadas, a una oscuridad que se expande como un torbellino bajo las cuevas subterráneas de la piel.




    ASFALTO

    Juan se desplomó en la calle. Su cuerpo no aguantó y cayó en el asfalto. Pequeños ríos de sangre desembocaron en las alcantarillas. Abajo, en las cloacas, el olvido se alimentaba con voracidad. Sólo lo recordarán su familia y amigos.
    Pero, nadie recordará a Juan, estudiante de tercer semestre de arquitectura. Nadie recordará que le gustaba ir a cine a ver películas de Almodovar y Roberto Benigni. Nadie recordará a Juan y su baile de celebración cuando el Atletico le metía cinco a Millonarios, ni sus besos azucarados y su fetiche por las orejas femeninas. Nadie recordará su pasión por coleccionar tapas de refresco, ni sus pegajosos riffs cuando tocaba el bajo. Nadie recordará a Juan y sus estadías en el parque Malibú. Allí, prendía un cigarro, se recostaba en el banco y miraba absorto las estrellas.

    Nadie recordará a Juan. Pero sí lo recordarán los gallinazos que sueñan con una cena memorable. Sí lo recordará la gente ensimismada que rodea su cadáver y disfruta del teatro de la muerte. Sí lo recordará el periodista del boletín informativo que toma fotos para el morbo. Sí lo recordará la lluvia que cae a cantaros y llora lo no-llorable. Sí lo recordará el espejo en el que se vio antes de salir ese día para su trabajo. Sí lo recordará la bala perdida que desvió su camino y atravesó su cabeza de lado a lado.

    Y Juan lo sabe. Lo sabe todo. Lo sabe mientras cierra los ojos y se entrega al abismo y al silencio. Lo sabe, pero pronto lo olvidará.




    EL REDENTOR DE ESCARCHA

    Todo poeta tiene, potencialmente hablando, persiguiéndole en la penumbra, un vehículo, un carro de escarcha. Es el emisario del silencio, el ángel que aparece en el instante preciso, el toro con cabeza de hombre, el redentor de su alma sensible y torturada.

    Pronto caerá la ciudad, la muralla de cabello, piel y palabras. No hay voz o suplica que valga ante el ariete del olvido, ante su golpe que aniquila el fuego inmanente, la vitalidad, nuestra admirable insignificancia.

    ¿Qué rostro tienes redentor mío?




    Trayectos nebulares

    Hoy he decidido arrancar las cortinas que esconden el universo. Su vista turbia, sus pliegues danzantes, ya no pueden afectarme. Salgo y me paro sobre la cornisa y salto por encima de los microabismos de runas y cemento. He visto la sombra de un pelicano que cruza la ciudad primigenia, aquella bifurcación nebular, un cielo sin brazos. He deseado mientras cruzaba mis dedos, y mi tacto diluía una barrera sin nombre, provocar ligeros cataclismos. He buscado un poco de un “yo” difuso perdido en el eco proveniente de un espejo roto.

    Soy un caballito que cabalga las corrientes del cosmos y, se agita, con la danza de los nenúfares, la estela que deja con sus pasos, una mujer con ojos de ocelote. Mujer que es una y doscientos setenta y siete y se balancea en una hamaca que cuelga de los pilares del templo. Quizás, con un poco de suerte, logré descifrar la escritura cuneiforme de su abrazo. Entender porque no se cae, cuando yo torpe choco, con los cimientos de su cuerpo, polvo volcánico que simula ser piel y forja una escultura de carne.




    Espectador de lo inefable

    Mi abuelo es el páramo y mi abuela la fría brisa que sale de los entresijos de la montaña. Me han bendecido con su aliento fecundo mientras me bañaba en un riachuelo en Santa Elena. Quiero pensar por un instante que es posible esbozar un rostro con las piedras cercanas. Que es posible pensar en un lienzo que, mirado desde la bóveda celeste, sea digno de un museo de criaturas astrales. Allí, regocijados, con un sexto dedo apoyado en el mentón, se burlan de los colores extintos de las metrópolis y de la insignificancia de nuestros rezos. 
    Aun así la brisa sigue soplando y toca sus pómulos. Aun así la brisa sigue…y trae un canto ancestral que evoca un paraíso perdido.




    Aborto de los nimbos

    Adentro, en el útero de la niebla, crece el feto de un burócrata. Tiene sombrero,  maleta y abrigo, del color del tucán. A su lado, una anciana le canta una nana en código binario. Sus ojos se abren y cierran, como dos ventanales, de dos solteronas, el día de San Valentín. Sus piernas se doblan y simulan ser arcos romanos para sostener un acueducto de sumas y restas. Sus manos intentan alcanzar una birome imaginaria para escribir un inventario, interminable, de suspiros bajo la lluvia.  Y pronto, cuando se escuche el aullido del semáforo, el parto iniciará. Se abrirán las puertas giratorias y la niebla desaparecerá.




    537

    Me ha tocado el turno quinientos treinta y siete. Tres horas y cinco minutos serán, quizás, tan sólo el inicio que saque a los primeros cincuenta caminantes fuera del escenario y el telón. Sólo sé que tengo quinientas treinta y siete razones para manifestar mi desprecio. Quinientos treinta y siete augurios de que no se abrirán los labios verdes y que, mediante un corto manifiesto y una falsa danza de papeles ambarinos, se me obligará a abdicar. Para volver luego y volver a empezar el ciclo. Quizás ya no sea el quinientos treinta y siete, sino el cuarenta y cuatro o el doscientos ochenta y dos. Poco importa, si se piensa, los números como las bisagras de un laberinto y la larga espera como un formulario que nunca se termina de rellenar.

    ¿Cuánto llevo aquí? ¿Dos, tres, cuatro horas? Quinientas treinta y siete conversaciones con el techo que ya no puedo recordar. Quinientos treinta y siete maldiciones que he lanzado contra el azul infausto de su oficina y sus corbatas que se asemejan a horcas para pájaros. Sacrificar un ala, registrar y consignar como pago la pluma quinientos treinta y siete, el aviso de “No se aceptan soñadores” está colgado en el gran portal. No hay un lugar para la palabra y el diálogo en el piso diez. Los vidrios de las ventanas están blindados contra las suplicas de una madre enferma, las lágrimas de los estudiantes y los aviones de papel.

    La celda número quinientos treinta y siete es habitada por el cadáver de una quimera y dos gnomos barbados que registran con furia, en un folio largo, las quinientas treinta y siete veces que el viento choca contra las paredes de la prisión. Sus barrotes son intereses al doscientos por ciento que se cobran a las nubes por dejar pasar, por pequeñas aberturas, la costosa luz del sol. Quinientos treinta y siete mil pesos dice el hombre obeso de camisa de rayas es la cifra a pagar. Quinientos treinta y siete mil pesos que se repiten cada mes, un miércoles cualquiera, y que traen el advenimiento de la catástrofe, de la lluvia en las mejillas, del silencio incomodo que se extiende entre los esclavos del capital.




    La Danza de los Espejos

    En la colina sinuosa de Salamina
    van rodando los espejos
    unos, lentos, disfrutan el ritmo de las sacudidas
    otros, con más prisa,
    Caen, danzan y aceleran
    como torpedos en el báltico

    Ruedan, ruedan, los espejos
    como planetas por fuera de su eje
    como canicas bajo la lluvia
    Ruedan, ruedan, los espejos
    con el recuerdo del último rostro
    y los cuerpos que desaparecen

    Ruedan como protesta
    contra la imposibilidad del desdoblamiento
    un grito sale de sus grietas vidriosas
    "Soy yo"
    "Existo"
    "Mis dedos son callosos y respiro el mismo aire"
    "No soy tu reflejo"

    Ruedan, ruedan, los espejos
    sin saber que habitan la ilusión del movimiento
    Ruedan, ruedan, los espejos
    caminan los senderos de los hombres
    y se estallan, como caracoles salinos,
    Al llegar al pavimento





    CLEPTÓMETROS

    Un cleptómetro se posa en tu rostro
    Te roba los ojos, la piel y la voz
    Desarma tu lengua de palabras
    Luego escapa y se escabullé 
    En medio de las calles
    De la ciudad del río
    De la urbe de la luz.
    Un cleptómetro vuela silencioso
    Se mueve como un fuego fatuo 
    Aparece en un breve estallido
    Desaparece en la bruma
    con un parpadeo agitado
    o una canción de desamor.
    Un cleptómetro sube por un cabello
    De la montaña asesina
    La parca muerte ha iniciado su discurso
    Y las balas son una audiencia cumplida
    Que no ven al pequeño clepto
    Que excitado les roba su voz.
    Un cleptómetro camina los senderos
    Del cuerpo de una mujer
    Navega el río que va 
    de su espalda a sus nalgas
    Se alimenta de suspiros y besos
    Desaparece en medio de la lluvia
    De las sábanas mojadas
    Un cleptómetro defeca en un confesionario
    Allí no puede alimentarse
    Palabras travestidas
    Palabras maquilladas
    Palabras que les falta la pimienta
    Del verdadero dolor.
    Un cleptómetro casi es aplastado
    Por la multitud en el metro
    Metidos en sus hipnóticos rituales
    De apretar teclas de símbolos
    Para intentar ocultar el abismo
    de su soledad de cristal.
    Un cleptómetro saborea
    Un helado dulce y frío
    Son las palabras y el llanto
    De una madre que perdió a su hijo
    En la guerra del tráfico 
    De esperanzas de salvación.
    Un cleptómetro llega a su colmena
    Aglomera las palabras en pequeños agujeros
    Guarda alimento para el invierno
    Y le da sopa a sus pequeñas larvas
    Que sacan sus dientes
    Y sonríen satisfechas.
    Y en la ciudad solo queda el silencio
    Ya no hay cleptómetros
    Ni palabras
    No queda nada
    Más que el susurro del viento
    El olvido y el adiós.










    -


    0 0
  • 06/26/17--09:02: GIANCARLO MICHELI [20.237]

  • Giancarlo Micheli

    Giancarlo Micheli nació en Viareggio, Italia el 3 de febrero de 1967. Se dedica a la escritura, en verso y prosa.

    Después del debut en narrativa Fucking fist (Baroni, Viareggio 2003), ha publicado tres novelas: Elegia provinciale (Baroni, 2007; seconda edizione Fratini, Firenze 2013), Indie occidentali (Campanotto, Udine 2008; premio internazionale “Nuove Lettere”, XXII edizione), La grazia sufficiente (Campanotto, 2010). 

    También ha publicado libros de poemas Canto senza preghiera (Baroni, 2004), Nell’ombra della terra (Gabrieli, Roma 2008), La quarta glaciazione (Campanotto, 2012), Elegia provinciale (Baroni, 2007; Fratini, Firenze 20132), L'evoluzione delle forme poetiche. La migliore produzione poetica dell'ultimo ventennio (1990.2012) (Kairòs 2016), Memoires (Limina Mentis 2014), Keffiyeh intelligenze per la pace (Cfb, 2014), Il fine del mondo (Ladolfi 2016). 

    Sus poemas aparecen en antologías L’ora d’aria dei cani (Baroni, 2003), Altramarea – poesia come cosa viva (Campanotto, 2006), Atti di Altramarea e Argonauti nel Golfo degli Dei (Arcipelago, Milano 2010),L’evoluzione delle forme poetiche (Kairós, Napoli 2013), e su alcune riviste letterarie: Poesia di Crocetti, Pagine, NLE, The Waters of Hermes, Isla negra, Il Convivio, Levure littéraire, La Urraka. Suoi articoli e saggi sono comparsi sulle riviste Zeta, La Mosca di Milano, Il Convivio, Erba d’Arno e nei volumi Percy B. Shelley – il cuore e l’ombra viva (Pezzini, Viareggio 2007) e Il Mito nel Novecento letterario (Limina Mentis, Monza 2012).


    Gnosi

    Fue en el encorvarse de una sombra
    En la ventricular trama invisible
    Desde el momento en que más no los defiende
    La separación de las aguas
    Del olvido a la memoria
    En una teurgia de extravío disiparon
    Y tan sólo los custodiaba
    La inconsistencia de maneras y aficciones
    No menos secreta una constelación
    Los abría a la futura libertad
    Y en breves señas del alma
    Conformes se dieron a un diálogo
    Y el joven Elis daba testimonio
    Vago por la naturaleza de los miembros
    En un azul suspiro de disueltos alisios
    Y vinieron delante la suerte y el destino
    Sobre un vértice de luz
    En un lugar de sus rostros
    Se abrió de los labios un aéreo nutrimiento
    Así que crecieron en sentir
    Más allá de los apresados márgenes del ser

    (traducción de Silvia Longohni, Agustina D’Andrea)





    Democrático ocaso

    El disco del sol es una arma
    En las manos azules del ocaso
    Y en ese parar se muere
    Un verano intempestivo
    Donde la ciudad es más espesa
    De cemento y de la manque de las plazas
    Cuyos margenes asustados evocamos
    Nosotros empollando ansia y espera
    En las cáscaras de infringida carcajadas
    En los lagrimeados cristales del mistral
    U en la acostumbrada metamorfosis del día
    Y ya decir no puedes
    Por quién l’aurora viene
    Galopando sobre grupas de rosadas campituras
    A lo largo de los cambiantes prados del cielo
    No suscitaremos la tormenta
    Ni en escena la pondremos
    Construiremos jardinos
    No pequeños sino amplios
    Hasta donde sientes
    De arboles y pensamientos
    Hombre u mujer
    Que tienes tus pies
    Sobre de esta tierra

    (traducción de Giancarlo Micheli)





    Antes que la memoria anude
    Su punzante selva de reflejos
    Sabíamos
    Entre la vocal de los alpes y la consonante del mar
    Cuando de un grumo de sal y de viento
    Alguien nos condujo a su casa
    Al lento anochecer los flancos de la colina
    Donde el sol posaba su triste polvo
    Sobre los laureles y los olivos y dormía
    La vid sobre las pérgolas de próximos sueños

    Y zarparemos de nuevo hacia el claro origen
    Hacia una tierra ultramarina que aviva
    Nuestro fuego y allí regiremos
    En el final y en el principio

    (traducción de Silvia Longohni)





    En el respiro del mar tendido
    Remontaré a mis flancos el viento
    A lo largo de otras crestas que no ves
    Porque en guarda las tiene la tierra
    Para cubrirlas de una secreta primavera
    Donde florecen los pensamientos de los amantes
    Y cuando alguno te pregunte parte y acciónes
    Para que se escuden días de inoxidables intencíones
    Si lo quieres podrás yacerme al lado
    El rostro al oriente y las ramas
    De tu tronco de araucaria hasta el sol
    Aplacadas y buscadas en la luz
    Así crecerá el arbol en la pura mutación

    (traducción de Silvia Longohni, Giancarlo Micheli)




    No ser

    Ahora sé que todo es verdad
    Moriré en una tarde de verano
    Y no me salvará ningún verso
    Si vuestros corazones permanecen mudos.
    Moriré debajo de un plátano entre cuyas hojas
    Se marchita una luna menguante
    Y de mi sangre quedará una leve lontananza
    Y no me salvarán quietas figuras
    Que tengan memoria de mi sangre
    Y seré nada como ahora
    Olvidado en una nube de prácticas
    En el cuenco de mi cráneo
    Beberán los pájaros mi voz
    Y ninguno habrá sabido
    Si todo ha sido verdad

    (traducción de Silvia Longohni)




    Antes de la lluvia

    Al matrilineal reclamo de los pájaros
    En el aire recubierto de azul 
    Bajo refugios de tejas y pérgolas
    Se despertaron
    Y una olorosa brisa sentía
    Los labios de las ventanas entreabrirse
    Dentro era toda una fiebre de cuerpos
    Desnudándose de semanas y de meses
    En una sombra cortés descansaban
    Entre las barandas y los muros abritados
    Donde jugaban el sol y la piedra
    Y se confesaban en el mayor secreto
    El deseo de hacer crecer la hierba
    Desde el patio hasta la eternidad

    (traducción de Silvia Longohni)




    De los principios de la economía familiares

    Se trata de investir
    Por una investidura
    Una aparencia vistosa
    Aventurarse a la vista
    Envueltos en un rostro
    A veces revueltos
    Por una justa falta de palabra
    Que valga y no desagrade
    Y todo eso me apena
    ¡Mala pata pero ánimo!
    Sobre el verdadero oro haremos agio
    Hacia el fin del viaje
    Y cantaremos aún
    Que venga enhorabuena
    La muerte y su guadaña

    (traducción de Silvia Longohni, Giancarlo Micheli)




    PRIMA DELLA PIOGGIA

    Al matrilineare richiamo dei passeri
    Nell’aria catafratta d’azzurro
    Sotto asili di embrici e pergole
    Si risvegliarono
    E un’odorosa brezza sentiva
    Le labbra delle finestre schiudersi
    Dentro era tutta una febbre di corpi
    A spogliarsi di settimane e di mesi
    In un’ombra cortese sedevano
    Tra le ringhiere ed i muri sbreccati
    Dove giocavano il sole e la pietra
    E si dicevano in gran segreto
    Di voler far crescere l’erba
    Dal cortile all’eternità

    (giugno 2005)





    -