Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


older | 1 | .... | 340 | 341 | (Page 342) | 343 | 344 | .... | 364 | newer

    0 0


    Jesús Muñoz Llamas 

    (Villanueva de Algaida, Málaga 1950 - Sabadell, 1990)

    “Nací en Villanueva de Algaida, provincia de Málaga.

    Cuando tenía doce años mi familia emigró a Catalunya por las mismas razones de tantas otras familias obreras.

    No tenia conciencia de clase en aquel tiempo pero ya no entendía que hubiera miseria mientras otros tenían riqueza.

    Fui al colegio hasta los once años.

    Hace tiempo que escribo sin haber publicado nunca nada hasta el momento.

    Como otros tantos obreros y compañeros del barrio fui detenido en 1970 por luchar contra la dictadura fascista.”

    Este es el breve extracto biográfico que Jesús Muñoz Llamas escribió en el año 1977 a modo de presentación en una modesta publicación editada en Sabadell, y que bajo el título "De puerta en puerta" recogía poemas de diversos autores, los cuales se presentaban como "poetas del pueblo". Los quince poemas que seleccionó Llamas en aquella ocasión, y que se podrían fechar entre 1974 y 1977, ya destacaban por el uso de un lenguaje directo y sin retórica para canalizar una experiencia de revuelta y compromiso dentro del contexto político y social de aquel momento. De un año más tarde, 1978, datan sus primeros dibujos que redireccionarán y amplificarán este gesto poético inicial.

    La suya fue una vida restituida y sustentada entre la poesía, el dibujo y la pintura. Una vida vivida intensamente, comprometida y que oscilaba entre un deseo exultante y un soterrado desasosiego, con un inesperado formato que él eligió y que finalizó cuando en 1990 fue encontrado muerto en su pequeña casa del barrio de Ca n'Oriac en Sabadell. Tenía apenas cuarenta años.


    Mi existencia

    Vivo entre el amor la muerte
    y así van pasando los
    tiempos muertos de mi existencia.
    Vivo rodeado entre el miedo
    la angustia y la muerte
    el amor y la libertad.
    El amor y la libertad
    son la luz necesaria
    de nuestro vivir.
    Pero al vivir
    tropiezo conmigo mismo
    y por encima de todos
    los razonamientos posibles
    no acepta mi mente
    la razón ver hombres encarcelados.

    No es de razonar
    ver hombres cogidos
    a unos barrotes que le niegan
    la condición de ser seres humanos.
    Dudo si estos pensamientos
    me llevan a vivir o a morir.
    No sé si quiero matar
    o que me maten.

    Pero no se puede continuar viviendo
    junto a otros hombres
    que viven encarcelados
    por intereses de los demás.
    No deben seguir muriendo
    los hombres en las prisiones
    mi mente no puede permitirlo.
    Me estoy rompiendo
    poco a poco a mí mismo,
    me voy destrozando
    entre tanta angustia carcelaria.

    Busco algo o alguien
    que mantenga mi esperanza
    nada de mi cuerpo es mío.
    Busco cien labios abiertos
    para estrellar cien besos muertos.
    Vuelvo a casa cansado
    llevo la cárcel conmigo.
    El hombre apresado
    a una reja me mira
    esperando que vaya a liberarle.
    Nada es mío, todo es de él
    no tengo casa.



    Mientras la vida sea sangre ajena

    Mientras la vida sea
    sangre ajena derramada,
    sangre muerta día a día
    para que otros vivan,
    encontrarás hombres
    que se desangran
    en cualquier sucia, podrida cárcel.

    Mientras la vida
    sea sangre ajena,
    encontrarás miles de celdas
    de cemento inútil,
    llenas de hombres
    con vida, inteligencia
    y corazón:
    hombres que intentan vivir
    y que el hombre sea vida.
    ¿Qué son las cárceles
    sino sucios cementerios?
    mientras la vida
    sea sangre ajena
    sangre encontrarás en el polvo
    y en la tierra.

    El hombre revolucionario
    no vive aquí.
    Muere hoy sobre el asfalto
    sucio de paz
    y entre muchos muertos vivos
    encontrarás su muerte
    y el silencio
    y el aire aquel día
    sabrá a sangre
    derramada por la libertad,
    y los perros con sus manos sucias
    se llevarán su cuerpo apaleado
    mientras otros ojos
    recordarán un hombre
    empuñando un arma y así.
    Mientras la vida
    era sangre ajena,
    nacían otros revolucionarios.



    La muerte de un revolucionario clandestino

    Sobre la sucia calle
    por última vez,
    se quedó quieto.

    El deseo de ser libre,
    la sangre revolucionaria,
    brillaba en el podrido asfalto
    de la oprimida calle.

    Seguro que había nacido
    para ser poeta
    y se quedó
    en sombra revolucionaria oscurecida
    a la de un delincuente cualquiera
    y sin embargo
    era forjador de libertad
    mil veces héroe de un pueblo.

    Mientras los hilos de tu sangre
    anunciaron tu muerte
    nada se detenía,
    la vida fascista continuaba.
    Sentí que todo era pequeño
    y algunos hombres
    lloraban de rabia en la oscuridad.

    Tú eres mil veces héroe de tu pueblo
    tu casa era la calle
    la sombra tu aliada
    y tu vida
    tu vida la libertad.


    Sensación de engaño

    Han matado a un obrero
    no sé quién es
    era un hombre
    como yo, como tú,
    como aquel.

    Era un hombre
    con padres, hijos o hermanos,
    no sé quien es
    pero vivía
    y lo han matado.

    Y algunas noches
    entre tantas noches de impotencia
    y falsos sueños
    hemos querido engañarnos
    y hemos soñado
    que la vida era posible.
    Que el hombre se hacía
    cada vez más humano.
    ¡Que quizás faltara confianza!

    Cuantas mentiras nos cuentan
    nuestros sueños por deseos
    de sentir la libertad.
    Sueños, sólo sueños,
    pero el crimen
    te lleva pronto a la vida
    y compruebas que ya no son hombres.
    ¡Son fieras que han degenerado
    del ser humano!

    Hoy una vez más,
    han matado un hombre
    por pedir pan, trabajo,
    libertad.

    Antes ya era así,
    no hay duda son ellos,
    niegan la vida
    y a tu mente
    viene una tormenta de balas
    como la única
    solución posible.



    No llores más niño

    No llores más niño
    no llores más,
    seca tus lágrimas
    que sólo sirven
    para calmar tu rabia.

    No llores más por razones de este mundo
    que tus lágrimas van a caer
    a un charco ya grande
    donde todos las pisan
    y nadie las ve.

    En esta solitaria tarde
    seca tus lágrimas
    por última vez
    no dejes pasar más tiempo.

    Cambia tu pañuelo
    Por un fusil
    Y haz las balas
    con las lágrimas caídas.



    Soy tierra y sangre

    Tengo en mis ojos
    y en mi boca
    una mezcla de sangre y tierra
    y me siento nada
    ante tanto hombre muerto
    con el amargo vacío
    de la libertad
    tantas veces pisoteada.

    Arena y sangre soy.
    Arena para el viento,
    para sentirme algo
    en cualquier lugar
    de la tierra donde haya hambre
    y oprimidos.

    Arena para meterme
    en los ojos de cualquier
    verdugo loco de sangre.

    Sangre soy.
    Sangre deshecha, rota.

    Sangre que se mezcla
    con otras sangres derramadas
    de hombres,
    buscadores de nuestras locas
    ansias de libertad
    mil veces robada.

    Sangre soy.
    Sangre de aquel niño
    muerto en solitario drama
    del hambre, rodeado de ruidos
    de metralla loca,
    vendida por sapos capitalistas
    para pagarse el champán
    con una puta cualquiera.

    Sangre voy arrastrando.
    Sangre voy dejando, junto a ti
    que has muerto pistola en mano.
    Sangre junto a tí,
    junto a todos los que
    la libertad buscamos.


    Vacío

    Vacío es impotencia o la consecuencia del
    fusilamientos de los cinco revolucionarios
    antifascistas fusilados el 27 de septiembre
    de 1975.

    Hoy, yo como otros hombres
    sé que nos sentimos igual.
    Debajo de cien sótanos encarcelados
    y con mil cadenas atadas.

    Mi retorcida mente
    busca razones posibles
    que lleguen dando fuerza
    en busca de la libertad
    siempre tantas veces nuestras.

    Ni el sol, ni la tierra,
    ni el aire, nada existe
    sino vacíos inmensos
    en donde caminamos
    sin pan, agua o aire
    que alimente nuestra voluntad
    de vivir.

    La vida se la han llevado lejos,
    los han matado.
    Ya sólo pertenecemos
    al viento
    que nos trae recuerdos
    de las balas manchadas de sangre
    de las carnes jóvenes caídas,
    en solitarios cementerios de España.



    A George Jackson

    (Joven revolucionario negro muerto en
    la cárcel de San Quintín el sábado 21 de
    agosto de 1971 después de llevar diez
    años de cárcel. Era un pantera negra.)

    George Jackson, negro joven,
    criado en las calles
    olvidadas de América.
    Vagabundo de la noche,
    educado entre prostitución
    vicios y niños hambrientos.
    Por eso lo primero que aprendiste
    fue que robando se podía sobrevivir.
    Sesenta dólares de robo,
    diez años de cárcel
    y después la muerte.
    Pequeño botín
    y suficiente para el capitalista
    que busca justificación
    para su criminal represión.

    Día tras día, hasta llegar a diez años
    … te hubiera sobrado tiempo!
    si no te hubieras convertido
    en revolucionario,
    te imagino entre esos sucios barrotes.
    Día tras día
    en tu lento aprendizaje de vida.
    Día tras día
    sintiendo la revolución de tu mente
    hasta llegar a la conciencia.
    Te veo en ese perro
    vagabundo corriendo en la noche
    hasta llegar a producirse el cambio
    que te hizo sentirte una pantera.
    Pantera negra enjaulada.
    Te veo enjaulado perseguido y herido
    por los dementes cazadores de hombres.
    Les diste miedo
    hasta dentro de la cárcel
    y que casi te conviertes
    en esa Pantera Negra
    que devuelve con su más violenta rabia
    hacia ese asesino loco
    que te llevó a prisión
    la frustración mezclada
    con la potencia revolucionaria
    de 10 años de cárcel
    quizás podamos encontrarla
    el día de tu asesinato
    pistola en mano
    dentro de la prisión.
    Casi se repiten hechos y frases
    con la muerte de tu hermano
    de tan solo 17 años
    diciendo su única frase en libertad.
    ¡Ya es suficiente señores
    ahora soy yo quien decide!
    Quizás tus 10 años de frustración humana
    queden resumidos al momento de tu muerte
    haciendo tuya esa frase
    en su máxima expresión.
    “YA ES SUFICIENTE SEÑORES
    AHORA SOY YO QUIEN DECIDE!



    Tu amor se pierde

    Te veo vivir entre una mezcla
    de ilusión, esperanza y fantasía.
    Hay momentos en que te veo nacer,
    te veo salir de entre los ruidos,
    la tristeza y la melancolía.
    Son esos días
    en que hablamos de cosas soñadas.

    Entonces te conviertes en una niña
    dando rienda suelta a la fantasía
    de un amor que te gustaría tener.
    Veo tus labios como un manantial
    de agua viva que se pierde
    entre hierros viejos y humedecidos,
    dejando a un lado una flor seca
    que hubiera podido vivir.

    Están tus venas llenas de aliento,
    llenas de amor.
    ¡No se acaba el agua no!
    y sin embargo me pareces algo lejano,
    impotente para calmar la sed,
    se va, se va…
    se pierde tu frescura
    en esa mezcla de placer falso,
    te miras y te contemplas,
    yo también te miro y te siento,
    pareces disfrutar
    ante tus labios abiertos, mojados, sedientos,
    impotentes ante lo que debiera ser.

    Siento tus pechos palpitar,
    llenos de sangre hirviente, viva,
    mi sed se agudiza más.
    Pienso y callo este absurdo imposible,
    es más fuerte que tú.
    Sé que darías tu cuerpo
    hasta que naufragara mil veces,
    hasta que desaparecieras
    enterrada a besos.
    Hoy podría haber sido,
    pero alguien
    o las cosas que no sabemos
    lo impiden.
    Sólo queda contemplarnos.
    Mientras, se acaba la tarde,
    la calle se vuelve sucia, melancólica.
    Esta noche moriremos un poco más.


    Inseguridad

    Hojas frágiles de otoño
    parecemos los hombres,
    y la vida el viento
    que juega con nosotros
    hasta rompernos y hacernos
    naufragar.

    Así lejos de tí, amor,
    me identifico.
    Pisando barro me voy hundiendo lentamente
    en el fango que es la muerte.
    Voy de temporal en temporal
    hasta encontrar tu vida
    que me da vida.

    Encontrarte a tí, quizás sea
    la posibilidad de irme
    lejos de todo sentido humano.
    Mis labios puestos sobre los tuyos
    me hacen encontrar sentido a la vida,
    pues la sola presencia de tu cuerpo
    tiene más fuerza
    que cualquier viento violento
    de la tierra.

    Tu eres el viento de amor vivo,
    eres ángel entre la muerte
    dulce amor vivo
    que traspasa mi cuerpo
    llevándolo lejos de mi cárcel diaria.
    Mil veces me llevas
    a la libertad,
    y a tener fuerzas de buscar
    la libertad perdida
    en tantos otros hombres.



    Amor para vivir

    ¡Vacías se ven las calles de mi barrio!
    Perdidas, dormidas están las esperanzas
    del hombre que diariamente trabaja.
    Algunos tan solo esperan
    su encuentro con la muerte.
    Arrastradas, perdidas y rotas
    están las esperanzas de mi cuerpo,
    que impotente camina
    atado a las cadenas de una diaria prisión.
    ¡Un pájaro sigue volando alto!
    es la libertad soñada.
    Y en medio de todas las sucias calles
    tu y yo.
    Amor caminando entre barro y sangre.
    Tu y yo, el miedo y la esperanza,
    los cuatro caminamos juntos,
    dentro de un tiempo que la historia prepara.
    ¡No me gusta ni el tiempo ni la historia!
    yo sólo se que vivo y te amo
    para desear vivir.
    Y sin embargo mis oscuros pensamientos,
    del hombre y la muerte de alguien
    que habitaba junto a nosotros
    me hace pensar en mi muerte temprana.
    Yo te amo hasta no saber
    donde termina mi cuerpo y donde
    comienza el tuyo.
    Sólo tu amor me lleva
    a ese lugar en que parece
    no existir ni el tiempo ni el espacio.
    Pasión necesaria que desencadena mi vida.
    Pero cada día se abren las puertas de la cárcel
    Y entran hombres que esposados a ella
    enterrarán su vida.
    Así sobre un lugar tan extraño
    camina nuestro amor.
    ¿Cuánto tiempo podremos sobrevivir?
    Te amo, pero yo sé
    que no he nacido en mi momento
    y estoy sujeto a una vida violenta
    espero tener momentos para amarte,
    quererte, te querré siempre,
    ámame todo el tiempo
    que tu vida lo permita.
    Te necesito.



    Balas o lágrimas

    Dedicada a Cipriano Martos, obrero
    clandestino muerto en Reus en el anonimato

    Amigo no me digas
    que todo esto que pasa
    son cosas de la vida.
    Yo no quiero una vida
    mezclada con tanta lágrima.
    Hoy mismo creo
    que las mías se han acabado
    junto a un obrero
    muerto dentro del hospital.

    Allí se fue mi último llanto.
    Sacado de un cuartel
    de la guardia civil de Reus,
    a los diez días muere
    un obrero en un hospital.

    ¡No! No fue muerte natural.
    Antes ya pasó
    por manos de sus verdugos
    para después morir solo.
    Para morir en silencio, solo,
    en una habitación cualquiera,
    sin dejar que nadie lo viera.

    Obrero revolucionario,
    trabajador de la construcción.
    Me parece, amigos,
    que aquellos días
    a muchos hombres
    se le acabaron las lágrimas,
    para que pudieran elegir
    entre las balas o las lágrimas.

    Son tantas veces que matan obreros
    que se termina por tener que elegir
    entre balas o lágrimas.
    Lágrimas o balas,
    ¿con cual me quedo?
    ¡es ya tan tarde!
    En el hospital solo, sin recibir a nadie
    A muerto un obrero.
    Sin nadie que le diga
    nada, nada,
    ¡entendéis!

    Balas o lágrimas
    ya no puedo elegir,
    es demasiado tarde
    ¡casi no quedan lágrimas!



    Cuatro caballos muertos

    Cuatro caballos muertos
    caminan sobre la vida,
    cuatro asesinos locos
    llevan al hombre sólo a sufrirla.

    Cuatro asesinos muertos
    que matan el aire vivo,
    matan las tierras, los huertos,
    y quienes dejamos en el olvido.

    Cuatro fieras por siempre ratas,
    con ellos ni amor ni aliento.
    Todo sabe a farsa muerta
    y nuestra cárcel vivida dentro
    pero aunque el aire no sea aire,
    ni nosotros mismos seamos nosotros,
    llevamos por dentro
    una libertad homicida, loca,
    que se refleja en nuestro rostro
    con mil sonrisas
    por cada muerto vuestro
    aunque sea de lepra,
    o caído por un barranco.

    Cuatro caballos muertos
    caminan sobre dinero,
    cuatro caballos muertos
    mantenidos con sangre e hierro.
    Son asesinos locos
    y seguiremos confiando
    en sus palabras, en su justicia,
    y nuestras muertes, poco a poco.
    No hay término medio,
    ¡ellos o nosotros!



    Hombre del trabajo

    Confío en ese
    hombre sencillo,
    en ese ser humano
    que nada sabe de nada
    que sólo conoce el trabajo,
    ese hombre que sólo está
    para que lo manden,
    que trabaja, suda y calla,
    pero que le duele España.

    Que llora y sangra
    cuando la injusticia
    le acompaña.
    Confío y sé que se levantará
    y dejará huella
    marcada sobre aquellos
    que cada día le roban
    negándole el derecho de persona.


    Hilos desechos

    Caminando por una sucia calle
    voy en busca
    de no encontrar la desesperación.
    La calle me parece un hondo barranco
    en el cual caminamos por debajo del fango
    tratando de no existir.
    No me pertenece mi cuerpo
    que poco a poco se va envolviendo
    en una capa de barro
    que te encadena a la tierra.
    Una mezcla de sangre y prisiones
    llenan mi vida.
    Atrás se han quedado mis amigos
    hablando de algo,
    en donde los hombres estaban presentes,
    todo me parecía un pasado ya lejano.
    Se me terminaba el tiempo
    sin ver donde empezaba la vida,
    y allí te vi sentada en el suelo,
    que eres tú misma.
    Apareces con las carnes abiertas,
    tengo que cambiar contigo
    toda mi rabia de besos sangrantes.
    Entre la prisión que existe
    y la libertad que se busca
    nada quisiera exigirte,
    no me pidas nada
    vive y haz que yo viva.
    Tu casa me recuerda prisión
    ¡Quizás en otros tiempos!
    a mi me hubiera gustado
    enterarme contigo en el mismo ataúd
    y morir los dos juntos
    dentro de la ciudad muerta.
    Se ha acabado hoy,
    no me queda tiempo para amarte
    no me pertenezco a mi mismo
    ¡ya tan solo camino!
    ¿Y tú que eres?
    sino barro que intente librarse
    dejando tus labios abiertos
    junto a ti intento mezclarme
    entre tu, el fango y el amor,
    para hacer los tres una sola cosa,
    pero las cadenas son más grandes
    y poco a poco te vas escapando
    hasta convertirte en hilos desechos
    que buscan unirse en un vestido blanco.
    Y yo entre el sueño y la vida
    me quedo con el cuerpo roto
    y mis manos rompen
    el vacío dejado por tu cuerpo.





    Jesús Llamas
    Iluminaciones profanas
    Dibujos (1978—1986)


    «Uno cuenta sus pequeñas fábulas terrenas en pequeñitos trozos de papel. Hay que volver a estrechar el espacio, los movimientos de los dedos y la
    mano bastan para expresarlo todo.»

    — WOLS


    “Nací en el año 1950 en Villanueva de Algaida, provincia de Málaga. Cuando tenía doce años mi familia emigró a Cataluña por las mismas razones que lo hicieron tantas otras familias obreras. No tenía conciencia de clase en este tiempo, pero ya no comprendía que hubiera miseria mientras otros tenían riqueza. Fui al colegio hasta los once años. Hace tiempo que escribo sin haber publicado nunca nada hasta el momento. Como otros tantos obreros y compañeros del barrio, fui detenido en 1970 por luchar contra la dictadura fascista.”

    Este es el breve extracto biográfco que Jesús Muñoz Llamas escribió en el año 1977 a modo de presentación en una modesta publicación editada en Sabadell y que bajo el título De puerta en puerta recogía poemas de diversos autores que se presentaban como “poetas del pueblo”. Los quince poemas que seleccionó Llamas en aquella ocasión, y que se podrían fechar entre el 74 i el 77, ya destacaban por el uso de un lenguaje directo y sin retórica para canalizar una experiencia de rebelión y compromiso dentro del contexto político y social de aquel momento. De un año más tarde, 1978, son sus primeros dibujos que redireccionarán y amplifcarán este gesto poético inicial.

    Fue la suya una vida restituida y sustentada entre la poesía, el dibujo y la pintura. Una vida vivida intensamente, comprometida y que oscilaba entre un deseo exultante y un soterrado desasosiego, con un inesperado formato que eligió y que finalizó cuando en 1990 fue hallado muerto en su pequeña casa del barrio de Ca n’Oriac en Sabadell. Tenía apenas cuarenta años.

    Toda la obra de Jesús Llamas, tanto la poética como la pictórica, tiene su origen en un gesto vital, una pulsión como una necesidad de apoderarse del lenguaje como forma posible de confrontación que da sentido al vivir, una urgencia vital que en su caso no pasa por formas y aprendizajes normativos. Y cuando esto sucede, se hace visible una extrema y necesaria irreverencia para tomar la palabra y hacer oír la propia voz como una posibilidad de inserir el propio relato en el mundo.
    En toda la obra de Llamas late esta fuerza vital como un acto de resistencia a la propia fnitud, pero también como una forma de resistencia contra la injusticia social y todas las formas políticas que generan desigualdad y privación de libertad. Es en este sentido que hay que situar su trabajo, en esta raíz de rebelión y transgresión, y alejarse de cualquier aproximación naif y ornamental que desactive su lenguaje en una mirada complaciente e inocua. Se hace necesario también situar su discurso fuera de cualquier forma de marginalidad periférica; sus dibujos son herramientas para la transformación social y emocional en un sentido amplio y no centrado en contextos específcos.

    La interpelación que nos propone Llamas en todo su trabajo se ve permeada por una conciencia de clase, de lucha y de transformación política. Su trabajo es político en la medida en que su voz se constituye y toma sentido en una comunidad, con una fuerte voluntad de modifcarla fuera de cualquier actitud alienante. También hay que leer la sexualidad y el erotismo, tan presentes en su trabajo, como una forma política de disidencia y transgresión, de emancipación y libertad frente a cualquier forma de moralismo, pero sobre todo entendidos como metáfora de resistencia a toda clase de orden y constricción que cualquier forma represiva de estado representa. Así pues, será habitual en este sentido la constante y obsesiva representación en su obra de cuerpos sexuados que se abren y se disgregan, ingrávidos, en un espacio de juegos voluptuosos que también posibilitan una forma de vivir la propia libertad individual.


    DIBUJAR: DEFINIR UN ESPACIO DE INTENSIFICACIÓN 
    Y CONSTRICCIÓN

    La recopilación de dibujos que conforma esta exposición en sis galeria, un espacio con el que Jesús Llamas ya mantuvo unos vínculos de proximidad en su práctica artística, se enmarcan en ocho años de trabajo (1978–1986), y coinciden con las de sus primeras obras fechadas. Estos primeros dibujos contrastarán con sus últimos trabajos (1987–1990), defnidos por gestos y formatos más amplios y con una clara vocación más pictórica.

    Estos dibujos contenidos en pequeños formatos describen en esencia un estado singular de concentración. Más allá de su evocación narrativa, el dibujo evidencia la posibilidad de construir en sí mismo un espacio de intensifcación de experiencia.

    Los dibujos de Llamas no reproducen nada visible sino que ellos mismos se constituyen como posibilidad y forma de visión.

    La imagen surge sin especulaciones ni proyecciones predeterminadas, todo parece producirse a partir de un impulso irracional, sin arrepentimientos ni correcciones, similar a las formas orgánicas que como en la naturaleza nacen y se desarrollan sin un plan predeterminado, iniciando recorridos inciertos, describiendo un tiempo que parece replegarse en sí mismo.

    Como aquellos autores del siglo X que en el silencio y la concentración de su práctica iluminaban maravillosas miniaturas en los manuscritos de la Edad Media, Llamas, dibujante nocturno, recluido en su pequeña habitación-taller, se sumerge en reducidas superfcies de papel que con gestos contenidos, casi imperceptibles, llena de signos capaces de generar microconstelaciones en un intenso y singular espacio simbólico. Una suerte de iluminación profana que Llamas ilumina en pequeños trozos de papel, haciendo visible una forma de sacralizar un deseo de experiencia en el vivir. Su práctica se puede interpretar, como el mismo Jesús Llamas manifestaba, simplemente como un gesto para sentirse vivo, pero también como una manera de trascender una vida que quiere ser restituida por una forma imposible de felicidad.

    — Oriol Vilapuig


    BREVE SÍNTESIS BIOGRÁFICA DE JESÚS LLAMAS (1950-1990)

    1950 — Jesús Muñoz Llamas nace en Villanueva de Algaida provincia de Málaga, es el cuarto de seis hermanos.

    Sus padres Cipriano Muñoz Morente y Valeria Llamas Porras son campesinos.

    En 1936 su padre es nombrado Sargento de la República, finalizada la guerra es detenido tres meses en un campo de concentración.

    1963 — Su familia emigra a Catalunya y se instalan en Sabadell. Los padres y los seis hermanos acceden a una pequeña vivienda de dos habitaciones en la Plana del pintor hasta que fnalmente en 1971 la familia se traslada a un piso en el barrio de Ca n’Oriach.

    1970 — En estos primeros años en Catalunya Jesús accede a varios trabajos esporádicos.

    1971 — Realiza el servicio militar en Sant Climent Sescebes donde conoce al pintor José Carmona que lo introduce en el dibujo y la pintura.

    1973 — Participa activamente en actividades culturales y sociales del barrio de Ca n’Oriach.

    Escribe algunas obras teatrales para asociaciones del barrio de la Planada del pintor.

    Su anterior fliación a la CNT y su activismo tendrán consecuencias políticas hasta el punto de ser detenido e internado unos días en la cárcel modelo de Barcelona.

    1974 — Se intensifcan los escritos y aparecen los primeros poemas bajo la infuencia del poeta republicano Miguel Hernández.

    1978 — Primeros dibujos fechados que redimensionarán y amplifcarán la primera vocación poética.

    1979 — Primeras exposiciones donde muestra sus dibujos en diferentes espacios de Sabadell. La singularidad e intensidad de sus trabajos le dan un lugar en el contexto artístico local participando y compartiendo proyectos expositivos y editoriales.

    1981 — La amistad con Manuel Duque le anima a continuar con el dibujo y la pintura.

    Gracias a este será invitado a participar en la exposición Le Dessin en la Galería Breteau de París junto a autores como Picasso, Miró o Warhol, entre otros.

    Entre los años 1982 y 1989 participa en diversas exposiciones locales en galerías y bares de la ciudad de Sabadell y Barcelona. Las escasas ventas de sus trabajos no disipan las difcultades económicas.

    1990 — Realiza su última exposición en la Academia de Bellas Artes de Sabadell mostrando pinturas de gran formato y de una clara factura más pictórica.

    1990 — Es encontrado muerto en su casa de Ca n’Oriac de Sabadell.

    Organizada por amigos y admiradores de su trabajo, su barrio de adopción, Ca n’Oriac, acoge una exposición homenaje.

    2001 — La Aliança Francesa de Sabadell realiza una muestra con una selección de dibujos y pinturas de Jesús Llamas.

    2016 — Veintiséis años después de su muerte, SIS galeria revisa la obra sobre papel realizada entre 1978 a 1986.





    -


    0 0
  • 12/23/16--03:03: RAFA HERNÁNDEZ [19.784]

  • Rafael Hernández 

    Rafa Hernández (Toledo, 1.962). Tras las primeras obras de juventud (en su mayoría cuentos y poemarios, difundidos en publicaciones estudiantiles) BN abandona la creación para centrarse en su carrera profesional, primero en la Administración Pública, después como docente, para terminar en el ejercicio libre de la profesión de economista.

    Ligado desde hace años a los movimientos sociales, difunde su pensamiento mediante conferencias y artículos de opinión que escribe con regularidad para medios digitales.

    Desde 2012, se expresa a través de un blog personal, donde se funden sus ideas decrecentistas con músicas y con letras, sus otras grandes pasiones.

    (http://hetero-doxia.blogspot. com.es/)

    Contrario a la competitividad de los concursos, parte de su obra poética ha sido incluida en publicaciones colectivas.

    Rafa Hernández no se considera escritor, sino “un lector enfermizo de Borges, de Faulkner, de Pessoa o de Pound; un cualquiera que escribe de vez en cuando para ahorrarse unas sesiones de psicoterapia”. También de otro de los participantes en este evento, el andaluz Antonio Orihuela, por cuya obra manifiesta especial admiración.

    Según consta en el perfil de una conocida red social, estudió “económicas y alguna otra estupidez más”. Tras las primeras publicaciones de juventud, abandonó la creación para centrarse en su carrera profesional. Primero en la Administración Pública, después como docente, para terminar en el ejercicio libre de lo que él califica como su “peor defecto”: la profesión de economista. Ligado al movimiento eco-libertario y muy próximo a las ideas decrecentistas de Latouche o de Taibo, difunde su pensamiento mediante conferencias y artículos de opinión que escribe con cierta regularidad para medios digitales, "los únicos en los que es posible publicar algo que suene a disidencia".

    Desde 2.012 se expresa a través de un blog personal, Heterodoxia, donde se funden la defensa encendida de su visión del mundo, con músicas y con letras, sus otras grandes pasiones. Contrario a la competitividad de los concursos, parte de su obra poética ha sido incluida en publicaciones colectivas. En mayo de 2.016, presentó en Madrid el que hasta ahora es su último libro, un poemario de marcado carácter simbólico denominado Abismos.

    Habitual de las reivindicaciones antitaurinas de Tordesillas o Medinaceli, enamorado de la fotografía en blanco y negro y linuxero militante, para nosotros posee una particularidad: pese a reconocerse como "más de gatos" o tal vez por ello, es socio y colaborador activo de NAC. Os dejamos unos versos pertenecientes a la obra en la que actualmente se encuentra trabajando.


    Las que no cabemos

    Deberíamos fundar el partido de las que no cabemos. 
    De las que no cupimos en la escuela 
    por defecto o por exceso. 
    De las que no cogemos en las urnas 
    no es lo nuestro. 
    De las que expulsan de las familias 
    el de los garbanzos negros. 
    De los que permanecen insomnes en la noche 
    y solo alcanzan a soñar despiertos. 
    De las que amamos la derrota y abominamos del éxito. 
    De las cautivas en almas cautivas. 
    De los amores eternos. 
    De las flacas 
    de las gordas
    de los grandes y de los pequeños. 
    De las que siempre sobran
    de las que a despedirse nunca aprendieron 
    de las que llegan tarde y esperan sin fruncir el ceño. 
    Deberíamos fundar el partido de los improductivos
    de las perdedoras 
    de los feos
    de las que eructan y se tiran pedos. 
    De las que ríen sin causa 
    y lloran al primer intento. 
    De las amantes sin amor
    de los pecados pequeños. 
    De los calvos
    de las sin pelo.
    De los cuerdos locos y de los locos cuerdos.
    También de las cuerdas y de las locas en iguales circunstancias. 

    Deberíamos fundar el partido
    de las muertas y los muertos
    triunfar en las elecciones 
    y asesinar todo acto de gobierno.



    Cefalea

    Un señor que te recibe
    amablemente
    con una bata blanca
    y una sonrisa seria
    de cumplido áspero.
    Como si fuera a dispensarte
    un cuarto de aspirina
    y algún frenadol
    para el resfriado.
    Un oyente que te oye
    pero no te escucha.
    Un funcionario.
    Un fingidor que finge
    comprender unos síntomas
    que por lo visto
    no caben en los libros.
    – No puede ser
    lo que me cuentas.
    Para concluir afirmando
    también amablemente
    que en toda enfermedad subyace
    un componente psicológico
    y que además el enfermo
    debe poner algo de su parte.
    Que tal vez el dolor
    el mío
    no sea para tanto
    y que no me mantenga
    todo el día pendiente.
    O sea
    que tengo yo la culpa.
    – Tu puta madre.



    Apaga la tele.

    Apaga la tele 
    o terminarás convencido
    que los criminales de guerra 
    son quienes las pierden. 
    Que a tu pareja le pegas lo justo 
    o te verás celebrando 
    un veinticinco de diciembre.

    Apaga la tele 
    o creerás que votando a fulano 
    la vida brotará diferente
    que los toros no sufren en las plazas
    que el hombre es un depredador 
    obligado por instinto a matar para subsistir. 
    Que un macho es un marichulo 
    y una hembra atractiva 
    cualquier barbi con las tetas operadas. 
    Que los gatos no merecen derechos 
    que el derecho a la propiedad existe
    y que además incluye a los seres. 
    Que el trabajo es dignificación 
    y no el modo con el que enriqueces 
    a quienes ya nacieron entre diamantes. 
    Que el sueño americano 
    no se convierte en pesadilla para el resto 
    que la especie humana no es 
    la más perversa de todas las especies.

    Apaga la tele 
    o admitirás como sanos los egoísmos sanos 
    para aplastar a todo aquel 
    o a toda aquella que se tercie. 
    Pensarás que los muertos en las calles
    son escenas de telefilme 
    y hasta que algún tertuliano 
    vocea por convencimiento 
    no por obediencia al jefe. 
    Que una mala peli porno 
    resulta preferible a una caricia sentida 
    o que el amor consiste 
    en follarte a quien se deje. 

    Apaga la tele 
    o asumirás que la razón pertenece al que grita
    el alma a Dios 
    y los árboles a su legítimo propietario. 
    Que la competencia mueve al mundo 
    que aprender radica en memorizar estupideces. 
    Que los buenos son muy buenos 
    los malos muy malos 
    y además se sientan enfrente. 

    Apaga la tele 
    o acabarás idolatrando a mercaderes
    llorando por el Madrid, por el Barsa o por el Atleti
    comprando lo que te ordenen. 
    Vistiendo como ellos
    sintiendo como ellos...
    si es que sienten. 

    Apaga la tele.


    Teorema de la indiferencia.

    Amor más decepción
    igual a dolor

    Dolor más tiempo
    igual a odio

    Odio más mucho tiempo
    igual a indiferencia



    Rafa Hernández. Abismo. Ed. Círculo Rojo, 2016



    Desnudarse

    Nos convencieron
    de que un cuerpo necesita la perfección para merecer la desnudez

    Y sin embargo
    desnudarse
    quedarse en bolas
    es tan sencillo como quitarse la ropa




    GRISES

    Nacemos de colores
    con los mofletes de colores
    con los genitales de colores
    con los ojos de un color azul intenso.

    En la infancia nos regalan lápices de colores
    para que pintemos la vida con colores llamativos.
    Nos manipulan
    nos educan dicen ellos
    y nos enseñan que el rosa es para las niñas
    las que lloran
    y las luces frías
    para quienes llegaron a este planeta de colores con la impuesta obligación de pelear.

    Nos enseñan a competir
    – para el primero el color más radiante
    el amarillo –
    a ser los mejores
    sin que resulte preciso alcanzar previamente la condición de buenos.
    A ver quién dibuja con los colores más fuertes.

    En la juventud imaginamos el futuro inundado de colores brillantes:
    rojos explosivos
    magentas intensos
    púrpuras o verdes que nublan la visión con solo cruzar la mirada sobre ellos.
    Después nos volvemos grises
    para enfrentarnos a una estación solitaria
    mostrando el miedo mientras nos giramos
    para escondernos tras un póster con nuestra propia imagen.
    Nos volvemos grises.

    Subimos los contrastes en un intento baldío de recuperar los colores marchitos.
    Asesinamos los tonos.
    Los blancos
    tan blancos
    deslumbran nuestros ojos y nos impiden reconocer el entorno
    distinguir el bien del mal
    quizá porque descubrimos que no existen
    un simple un invento de los manipuladores.
    Los negros
    tan negros
    tan profundos
    nos sumergen en un abismo
    también negro
    también profundo.

    Retrocedemos y nos volvemos grises.
    Nos volvemos grises
    pero al buscarnos en algún espejo
    comprobamos que unos ojos
    los nuestros
    aún permanecen azules.
    El postrero engaño de un cerebro cruel
    mucho
    un regalo envenenado de la naturaleza.

    A 8 o a 16 bits por canal
    con 256 o con 32.768 grados en la escala...
    nos volvemos grises.



    EL MUNDO QUE NUNCA QUERRÉ

    No quiero un mundo donde los vagos dan lecciones de trabajo duro
    y los tiranos de libertad
    donde la telepantalla edifica verdades aparentes sobre mentiras obvias
    donde la fe se disfraza de certeza y la certeza se viste de fe
    donde amar a los animales se convierte en delito y su asesinato en arte
    donde llamamos progreso al holocausto programado de la naturaleza
    y anti-sistemas a quienes se rebelan contra él.
    No quiero un mundo donde se nos impone hacer lo que otros determinan
    recluidos en vidas de laboratorio.
    No quiero un mundo donde se idolatra a los futbolistas
    tanto como se desprecia a los poetas
    donde los idiomas se emplean para la distinción y no para el entendimiento
    donde pensar se prohíbe y obedecer se premia
    donde trabajamos desquiciados en lo que nos ofende
    para consumir lo que nada nos reporta
    donde amamos a escondidas
    mientras difundimos sin pudor la violencia por las redes.

    Un lugar donde fronteras
    polis y jueces
    se intuyen imprescindibles
    nunca será el mundo que quiero.



    POSESIVOS

    Mi coche
    mi bandera.
    Mi Dios
    mi casa
    mi patria
    mi familia
    mis hijos
    mis padres
    mi trabajo
    mi pareja
    mis amantes.
    Mi música
    mis poemas
    mis cuadros.
    Mis gatos
    mis obsesiones.
    Mis deportes
    mis amigos
    mi empresa
    mis ideas
    mi partido
    mi ONG.
    Mi abogado
    mi asesor fiscal
    mi gestor de banca
    mi médico
    mi psicólogo.
    Mi tierra
    mi pueblo
    mi calle.
    Mis sentimientos...

    La perpetua falacia de los posesivos.
    Simulan donarnos propiedades
    cuando somos nosotros quienes les pertenecemos.


    ES POESÍA

    Aunque ni juegue con las asonancias ni suene bonito.
    Aunque ni siquiera suene.
    Aunque enviude de ritmo.
    Aunque no dibuje de colores las palabras.
    Aunque le falten las comas y las interrogaciones.
    Aunque archive la métrica en el almacén de los olvidos.
    Aunque ignore las sinalefas y las sinéresis.
    Aunque contenga leísmos.
    Aunque desconozca de cuartetas
    de quintillas
    de octavas
    o de décimas.
    Si duele hondo.
    Si desgarra el alma como quien arranca sin sedantes la carne desgarrada...

    Es poesía.






    QUIÉN PUEDE NEGARSE

    Nacemos llorando porque sabemos lo que nos espera.
    Vestidos de blanco
    en los fríos de una iglesia
    nos duchan con agua sagrada
    para tomar posesión de nuestro cuerpo.

    Después nos educan a golpes de negaciones.
    Esto no se hace
    eso no puede decirse.
    Aprendemos que las palabras sirven para mentir
    para simular que somos otro.
    Adquirimos por repetición memorística
    el conocimiento de la historia y de las historias
    que nos quieran contar.

    Cuando estamos listos
    nos comemos a Dios
    y a las divisiones entre tres o cuatro dígitos
    con igual hambre de alcanzar la certeza.

    Para aumentar la humillación
    para que reneguemos por siempre de nosotros
    nos visten de ridículos.
    Tú eliges.
    De fraile
    de almirante
    de monja o de princesa.
    Los menos narcisistas se conforman con el disfraz de marinero.
    Entregamos el alma a cambio de una bici de supermercado
    de un reloj made in China
    o de una cruz de oro recuerdo de la abuela.

    A esa edad
    quién puede negarse.



      
    MUJERES Y HOMBRES QUE SE DICEN LIBRES

    Cine para invidentes
    música para sordos
    esgrima para quienes subsisten privados de sus brazos.

    Ropa para perros
    champú para mimar la higiene de los coches
    hogares para vagabundos.

    Ejércitos en misión de paz
    clérigos en misión de guerra
    flores artificiales.

    Banca ética
    lenguas que se usan para no entenderse
    independencias que te adscriben a otro estado.

    Matrimonio por amor
    realidades virtuales
    fármacos que juran sanar la depresión.

    Dioses chantajistas
    políticos que prometen acabar con los corruptos
    economistas que bautizan como ciencia a su obra literaria.

    Cantantes sin voz
    creadores adictos a la copia
    escritores con faltas de ortografía.

    Sufragios para elegir quien gobierna
    el destino de mujeres y de hombres que se dicen libres.


    SELFIE

    Me gusta
    comparto
    te lo pillo
    te lo robo
    te lo cojo prestado y luego te lo devuelvo
    (cuánta gracia tengo).
    Difundo
    doy voz
    muevo
    me gusta es poco me supergusta.
    Jejeje
    jijiji.
    Una sonrisa redonda
    tres corazones rojos
    un pulgar hacia arriba
    un pulgar hacia abajo.
    Rafa está feliz.
    Tengo una relación.
    Rafa ha cambiado su foto de perfil.
    Menéame
    tuiteo
    retuiteo
    requetetuiteo
    marco favorito
    cito el tuit
    @queocurrentesoy.
    A Rafa le gusta noeresderobledodelbueysino.
    Recibo un guasap
    envío otro.
    Rafa ha cambiado su estado hace dos minutos.
    Rafa se ha unido al grupo cerrado sinlapinturanosolerianlospies.
    Prefiero line.
    A Rafa le gusta circulopodemoscalvosconbigote.
    Me paso a telegram.
    Ya no tengo una relación
    (no me extraña).
    Rafa y Crescencio Álvarez son amigos
    (¿quién coño será Crescencio Álvarez?).
    Fotos del finde en Villarrubiadelaspiernaslargas@instagram.
    Rafa se ha unido al grupo orinalesconpedales.
    Más uno en gúguel más.
    Rafa ha compartido un enlace.
    Rafa ha comentado la fotografía que has compartido.
    Mierda.
    El puto corrector.




    LO CORRECTO

    Lo correcto es saludar al mundo con la cabeza por delante.
    Recibir a Dios como se merece
    con el alma blanca y la razón en blanco.
    Obedecer hasta convertirse en hombre de provecho.
    Estudiar una carrera con salida
    no masturbarse.

    Lo correcto es casarse y concebir dos hijos
    aprobar oposiciones
    no llegar nunca tarde.
    No enamorarse de un loco o de una loca.
    No llorar si naciste macho o llorar mucho
    si te parieron del sexo femenino.

    Lo correcto es aburrirse
    afiliarse al Real Madrid
    escuchar Carrusel Deportivo
    votar
    y votar lo menos malo
    no pronunciar palabras malsonantes.
    Asumir el azar sin rebelarse.
    Pasear al crepúsculo un perro de raza
    que se cague sin reparo en la puerta del vecino.
    Ponderar los juicios
    engañar sin mentiras
    disfrazarse de traje y de corbata a juego con los calcetines.

    Lo correcto es consumir dos horas diarias frente a la telepantalla
    no levantarse de la mesa
    ni comer con piel los melocotones. No equivocarse
    saber escoger
    intoxicarse con ibuprofeno a la primera molestia que lo excuse.

    Lo correcto es follar los sábados
    cenar en el McDonal's un resto de cadáver
    comprarse una nariz nueva y cambiar la propia por una de mentiras
    asesinar con cirugía las patas de gallo
    para hacer la guerra y no el amor al paso de los años.

    Lo correcto es suponerse underground
    diferente
    alternativo
    cuando envías un guasap
    mientras te lanzas de compras los domingos.

    Lo correcto es morirse... sin haber vivido.



    MENTIRAS

    Cabellos tejidos de mentiras.
    Frentes plastificadas para engañar al tiempo
    como si quisieran dimitir de lo vivido.
    Pestañas falsas
    labios de mentira
    narices de mentira
    tetas de mentira.
    Músculos anabolizados también de mentira.
    Mentes programadas para asumir y reproducir mentiras…
    Comidas de mentira
    erecciones de mentira
    imágenes trucadas con la mentira del fotosop.
    Perfiles falsos de redes sociales.
    Post de diseño para mostrar al otro lo que nunca fuimos.
    Abdominales de mentira
    culos de mentira.
    Vidas de mentira...
    Incapaces de amar de verdad.



    TRANSITIVOS

    Como los verbos o las oraciones
    prefiero los seres transitivos
    los que precisan del complemento directo para reconocerse plenos.
    Los que conjugan amar
    apreciar
    aceptar
    apoyar
    compartir
    estimar
    seducir
    enamorar y también enamorarse.
    Los otros
    los intransitivos
    solo admiten objetos indirectos
    o locuciones unipersonales
    que definen un pronombre
    yo
    como único elemento de la frase.



    EJEMPLOS DE ETIQUETADO PERSONAL 
    SEGÚN NORMAS DE LA UNIÓN EUROPEA

    Lavar con frecuencia y a cuarenta grados.
    Varón. Cabello extremadamente graso. Huele fuerte.
    Niño rico con disfraz de perroflauta. Consumir en su punto.
    Madura lento y se pudre en nada.

    Aficionado al fútbol.
    Amante de los coches y de la cerveza.
    Habla con desmedida autoridad de todo cuanto desconoce.
    Se vende en envase de larga duración.
    Con el tiempo desarrolla barriga.
    Una dosis resulta suficiente para aburrir una vida entera.
    Prescribir en caso de matrimonio.

    Artista frustrado.
    Tendencia a la depresión.
    Tejido frágil.
    Hábitos nocturnos.
    Evitar contacto con el árido sol del mediodía.
    Un desastre.
    Lavar en seco y solo en caso de necesidad estricta.
    Cuidados especiales: aplicar afecto siete días por semana.

    Promotor inmobiliario.
    Sin escrúpulos.
    Aficionado a la caza y a los toros.
    Suele desarrollar finca propia y turismo de alta gama.
    Se le atribuye condición parasitaria.
    Para eliminarlo
    aplicar alcohol puro.
    Extirpar con pinzas y desinfectar la zona.

    Persona tóxica.
    Se propaga por contacto emocional.
    De modo consciente o inconsciente contagia infelicidad.
    Egocéntrica.
    Con tendencia a la falsedad interesada.
    Suele imputar al resto las conductas propias.
    Efectos colaterales: genera sentimientos de culpa.
    De uso hospitalario y solo apta para la investigación.

    Conservar en frío y alejada de la buena gente.





    -


    0 0


    ANA MARTÍNEZ CASTILLO

    Nací en Albacete un 21 de septiembre de 1978. Durante unos años me dediqué a colaborar en ahora extintas revistas literarias y fanzines en papel, como La Siesta del Lobo, Feria, Isla Desnuda, Fábulas Extrañas, Ayvelar, Cizalla Fin de Milenio, Calíope y La Carraca. No habíamos alcanzado aún el nuevo milenio y eran los años locos de los fanzines albaceteños, una edad dorada de la literatura joven local, e incluso yo misma cofundé una revista de un solo número que llevaba por nombre Hazañas y maravillas de una pulga y que pasará a la posteridad como la revista de vida más corta de la historia. Ganas le poníamos, pero no había dinero. De todo aquel boom cultural, sobrevive en la actualidad El problema de Yorick, de Eloy M. Cebrián, para la que colaboré en su número 10 (invierno de 2016) con un relato titulado Códices que guarda el Diablo.

    Entre poemas, relatos, alguna adaptación teatral (El ángel de las curiosidades, de Edgar Allan Poe, para la obra de Silvia Gascó La taberna de Poe) y algún que otro premio literario de vez en cuando, se ha ido poco a poco conformando mi carácter literario.

    Mi obra se reparte entre cuatro pasiones: Literatura infantil y juvenil, poesía, narración de relatos de género y crítica literaria. En ocasiones he coqueteado con el artículo periodístico (escribí algunos en la sección del diario La Tribuna de Albacete, la Tribuna de las Humanidades durante el año 1998- 1999), la narración de viajes, el ensayo y el guion de videojuegos.
    Premios

    Galardonada con el premio de relatos Los nuevos de Alfaguara, convocado por la editorial Alfaguara en su cuarta edición en el año 1996.

    Primer premio de poesía en su modalidad de adultos del Féile Filíochta International Poetry Competition 2004 en español (Premio Internacional de Poesía Féile Filíochta 2004).

    Primer premio en su modalidad de cuento del XXIV Concurso Literario para Jóvenes 2005, convocado por el Ayuntamiento de Albacete, con el cuento titulado Extraño episodio en la vida de un opositor.

    Tercer premio de poesía en su modalidad de adultos del Féile Filíochta International Poetry Competition 2005 en español (Premio Internacional de Poesía Féile Filíochta 2005).

    Finalista del certamen Domingo Santos 2010 con el relato Sofisticación.

    Publicaciones

    Relato publicado en la antología juvenil Cosas que contar (Los nuevos de Alfaguara 4), editorial Alfaguara, 1997.

    Figuro en la antología poética La generación fanzine (poetas de Albacete para el siglo XXI) de Arturo Tendero, ediciones de la Diputación de Albacete, 2001.

    La danza de la vieja, Ana Martínez Castillo, ediciones de la Diputación de Albacete, 2003.

    Figuro en la Guía de poetas de Albacete 2009, Alberto López Aroca y Miguel Ángel Aguilar, ediciones Que Vayan Ellos, Albacete, 2009.

    Formo parte de la antología Fractal El llano en llamas (Fractal, 2011)

    Mi colección de poemas Palabras en formol fue publicada en la antología In absent(i)a (Nanoediciones, 2011).

    Mi relato El amor de una madre aparece en la antología Horror Hispano Monstruos clásicos (H—Horror, 2011)

    El relato El nido aparece en la antología 666 (Web Paraíso 4, 2012)

    Aparezco en la antología (Per)Versiones: Misterios sin resolver (2013) con el relato Lo que regresa.

    Mi relato La manzana figura en la antología Érase una veZ (Kelonia Editorial, 2013)

    Aparezco en la antología Bueno, bonito…¡Maldito! (La pastilla roja Editorial, 2013) con el relato Reliquias.

    En el campo de la Literatura infantil y juvenil he publicado dos novelas:

    Hadas que muerden, Ana Martínez Castillo, Editorial Palabras de Agua, 2013.

    Gusarapo, Ana Martínez Castillo y Ana Rosa Ruiz Sarriá, Editorial Palabras de Agua, 2014.

    El peligro y el sueño. La escuela poética de Albacete, VVAA, Selección de Andrés García Cerdán, Celya Editorial, 2016.

    Bajo la sombra del árbol en llamas, Ana Martínez Castillo, Ediciones de la Isla de Siltolá, 2016.
       
    Además, colaboro como reseñadora y crítica literaria en revistas digitales como Barbar, Paraíso4 y Vísperas, de la que fui editora durante el año 2014.





    Bajo la sombra del árbol en llamas”, Ediciones de la Isla de Siltolá, Col. Tierra, Sevilla 2016



    LA MUERTE QUE NOS TRAES

    La muerte que nos traes
    es diminuta y cálida,
    sutil y triste
    como ciudad antigua,
    gris como los tejados de Edimburgo,
    como una calle de Coímbra.
    La muerte que nos traes
    la tengo yo en un puño
    y es terciopelo,
    y es alabastro,
    la muerte que nos traes
    es solo un tercio de tu aliento.




    DESVÁN

    Es un hueco de arañas, un vacío, un silencio mustio que tiñe las paredes, apenas voces yermas de cal seca y cenizas. Arañando el fondo de los baúles, nada sabe. Desconoce el hastío con que amarillea y desaparece, envuelto en humedad añeja, recorriendo pasillos en ruinas, palpando las piedras. Es el frío que lapida los armarios, el hielo que ocupa el espacio entre los huesos. Antaño, solo un rumor de pies descalzos.









    -

    0 0



    Manuel González Mairena 

    Aunque nació casualmente en Sevilla en 1981, ha crecido y desarrollado la mayor parte de su vida en Huelva, y se le puede considerar como otro de los poetas que pertenecen a la generación más joven de nuestra guia on-line. Trabaja como docente en la Universidad de Huelva.

    Licenciado en Filología Hispánica, ha participado en la tertulia literaria Madera Húmeda. En ese marco surge el proyecto de la "revista Chichimeca", junto a Manuel Arana, una aventura editorial impulsada por ANFI (Asociación Nóvel de Filología ) que comienza a ver la luz en 2001 y prosigue hoy día. Actualmente desarrolla sus estudios de doctorado en la Universidad de Huelva sobre poesía andaluza del siglo XXI.

    En UNIRADIO - Radio Universidad de Huelva, junto con Manuel Arana, Tamara Castilla y Juan Macías, realiza el programa semanal “ Las afueras ”; donde se habla sobre el panorama literario actual, con entrevistas, novedades editoriales, agenda literaria, lectura de cuentos y poemas. Se emite en directo todos los miércoles a las 20:00 h., con redifusiones los viernes a las 15:30 h. y sábados a las 18:00 h.

    Colabora asiduamente con la Biblioteca Provincial de Huelva organizando e impartiendo diversos Talleres de Creación Literaria.

    Obra:

    Dentro de la colección Poesía Nueva que con motivo del Ciclo de Conferencias - jrj de fondo - Lecturas en Homenaje a JRJ, organizadas por el Comite Organizador para el Trienio Zenobia-Juan Ramón Jiménez, ha publicado el cuaderno de poemas:

    "7 poemas de lejanía" (Huelva : Diputación Provincial, 2007)
    "Tribulaciones de don Simbad El Marino" (Sevilla : SIM-Libros, 2010).
    "Memoria extraíble", publicado por Ediciones en Huída, 2014. 

    Destaca también su participación en varias antologías como puedan ser Antropología desnuda - Poesía Joven Onubense, o la reciente Poesía viva de Andalucía, publicada en México con motivo de la última Feria Internacional del Libro, dedicada a nuestra comunidad; y su colaboración en revistas literarias, de formato papel, como Pérez, La cinta de Moebius, o en formato electrónico, como Oniria .


    cuatro

    así como la lluvia,
    como la eléctrica estancia de la sombra,
    se halla tu alma desfigurada
    aguardando las oraciones agnósticas del anochecer,

    el espíritu vertical hacia los abismos,
    una leve residencia sin confines

    hondo y fuego...

    tan sólo el viento conoce tus sospechas





    DEL LIBRO: Las Tribulaciones de don Simbad El Marino
    Sevilla, SIM libros, 2009.


    Los lienzos los poseo negros
    para no molestarme en dar explicaciones de la vida
    dar matices a estas oquedades inabarcables

    *

    como en una botella
    se contiene el aliento tras los cristales
    supurando miradas de lejanía
    un día y otro

    cristales blandos como relojes blandos
    donde el monóxido habita
    y se hace cotidiano
    el germen de lo caduco

    cristales blandos como relojes blandos
    para existencias opacas

    *

    los sueños pueden llegar a repudiarnos
    como constelaciones olvidadas
    que ratifican
    el vacío
    la distancia entre dos cuerpos
    y no el significado anumérico
    de la ausencia

    *

    resulta que soy un cobarde
    que encuentra refugio en los callejones estrechos sin salida
    donde la luz apenas llega
    y el ruido acaba por vencer al silencio

    resulta que me acompaño de una botella
    con más grados que el ser humano
    para no escuchar y no volverme
    para no levantar la cabeza más allá de su fondo

    porque me vuelvo agorafóbico
    acomodado
    sin juicio
    pensando que así los días
    se consumen a zancadas seguras
    sin necesidad de extremos

    resulta que soy un cobarde
    evaporando el papel
    en un callejón con poca luz o nula
    con ruido

    *

    duro muy duro
    fingir las pulsaciones


    *

    en el muelle

    la corriente arrastra las aspiraciones
    configura remolinos
    que succionan libertad y anhelo

    es la secuela náutica de aquellos
    que sin poder escoger
    acabaron con las manos llenas de arena
    y un fantasma en la sonrisa





    s/t

    Perdona si interrumpo algo,
    si he movido la almohada
    mientras leías
    como haces cada noche
    justo antes de dormirte
    reposando esa paz y ese amor
    que amanece y no pide más cuentas
    que un café y tostadas.
    Perdona si interrumpo algo,

    cuando te miro
    y tú andas en tus cosas,
    aquí, dejando lejos tu ciudad,
    familia y amigos,

    cuando mi mano roza con levedad tu cuerpo
    celebrándote.




    *


    Yo querría hablarte de lo táctil,
    de lo rápido que avanza esta sociedad en sus pantallas,
    de cómo ha cambiado de valor lo inasible;
    parece que todo es, que todo existe.
    Desconozco qué rincón hemos dejado para la magia,
    dónde encontrarnos.
    No debemos olvidarlo.
    De lo táctil, te digo,
    y del amor y de tantas otras cosas.

    En Alvea, A. y Díaz, J. (2012): La vida por delante. Antología de
    jóvenes poetas andaluces, Ediciones en Huida, Sevilla.





    Los ojos del papparazzi

    Estoy atento. Mi misión es estar atento.
    Cualquier abrazo herido,
    cualquier gesto furtivo.
    Estoy atento:
    una mirada, unos labios,
    el beso desubicado de la noche.
    Estoy atento. La noticia es la imagen de mis ojos.





    Memoria extraíble
    Manuel González Mairena Ediciones En Huida, 2014



    Tú que agarras las manos como nadie 

    y la gente se acerca como en una peregrinación en espera de 
    [serenidad, frío, gracia, 

    prosigues ajena en tu danza ritual, cuestionada en el 
    [porqué de sus plegarias y sin embargo 

    los bendices en este cielo de luces y tabaco al otro 
    [lado del cielo.


    *


    Cuando despierte mañana 
    y el día siga siendo día 
    y las calles lugares donde cruzarse 

    seguirán tal y como se acostaron 
    las zanjas entreabiertas, 

    sin ungüentos ni vendas para sanar 
    a todos 
    los heridos leves. 

    Yo seré uno de ellos como lo fui ayer 
    por un puñado de grietas, cristales, sangre cauterizada. 

    En esa huida constante; 
    los maquillajes, los liftings, 
    —seguirán tal y como se acostaron— 
    sobre los ríos del progreso, 
    en los bares, 
    los semáforos, heridos leves, 
    a ambos lados del teléfono, 

    incubando un luto grueso por las horas, 
    aislante gris ante los rostros, morfina en las solapas.



    *



    Aparece la luz de carretera. 

    Una mano que susurra 
    interrogación abierta.

    Se expanden los límites. 

    (Abre el plano).

    Más allá 

    hasta los confines 

    kilómetros sin cartografía.




    La lógica de Orfeo

    Si me prestas un instante 
    la ciudad, sus calles, sus farolas, 
    el rezo de las aves, 
    algunos viandantes, 

    prometo devolverte 
    el titanio fundido de la ausencia, 
    los restos del dolor 
    y un caudal pixelazo. 

    Sin batallas, 
    no más búsquedas absurdas 
    en este confín inquieto 
    bajo placas tectónicas: 

    aquí se amarán la gravedad y el equilibrio.




    *



    En los atardeceres claros 
    se ve la central térmica.



    *


    Piedra, papel o tijera

    Lava, 
    tú siempre lava. 

    Incandescente, móvil, rojiza. 

    Para ti es sencillo venir, 
    abrasarme, 

    luego las ampollas, cicatrices y restos de tu paso. 

    Ahora estoy harto del fuego, 
    los fósiles y el metal derretido.

    Echémoslo de nuevo a suertes, 
    pero esta vez (por favor) atente a las reglas.



    *



    Hans regresa con la lluvia, 

    custodia todas sus plegarias bajo un paraguas de 
    varillas oxidadas, 

    el agua moldea los contornos, 

    indiferente, 
    ni el escorzo de las aves 
    modifica su percepción del paisaje.


    *



    Just to love

    Gente que espera. 

    Espera, como tú, con el móvil en la mano, 

    la hora, una llamada perdida, 

    —los autobuses 
    pasando puertas cogidas a su recorrido—, 

    como el joven de flequillo tintado 
    y pantalones blancos 
    —cuánta lejía en la espera—, 

    mientras los rostros se suceden 
    sugerentes y amables, 

    en tránsito.








    -

    0 0


    Carlos Salcedo Odklas 

    Nace el 19 de Febrero de 1980 en León. Se traslada a Madrid poco después donde pasa su infancia marcada por continuos traslados de domicilio y colegios que hacen de él una persona solitaria y retraída, busca entonces refugio en la música, se especializa como guitarrista de metal extremo y forma varias bandas con las que busca (sin ningún éxito) el reconocimiento. Se adentra en el mundo laboral realizando todo tipo de trabajos no especializados para finalmente asentarse en una fábrica de tuberías como técnico de laboratorio. En el instituto nocturno donde intenta sacarse el bachillerato traba amistad con el profesor y poeta Luis Martinez de Merlo y descubre la literatura, adopta a Arthur Schopenhauer y Charles Bukowski como máximas influencias y modelo a seguir. Su vida da un vuelco a los 29 años cuando debido a un expediente de regulación de empleo es despedido de su puesto indefinido en la fábrica, entonces deja temporalmente la música, regresa a su lugar de nacimiento y comienza su carrera literaria. Desde entonces su obra se ha publicado en diversos medios digitales, fanzines y antologías. Administra el blog LA VENGANZA DE LOS MALDITOS en el que sube sus obras de manera gratuita, crea el blog literario ESCRITORES SUCIOS junto a Trevor Kusuhara y coordina la antología digital UNDERGROUND BOYS junto a José Manuel Vara. En la actualidad vive en un piso patera y sobrevive gracias a la caridad y los chanchullos. Ha publicado: MALOS TIEMPOS (Ediciones Lupercalia, Año edición: 2014) y la novela LOS CUADERNOS NEGROS, Próximamente.





    HANK 

    Te conocí
    hace 15 años
    y cambiaste mi vida
    por completo.
    Me jodiste
    bien jodido.

    No es solo la camiseta 
    con tu cara,
    ni los libros
    en la estantería.

    Es la ira
    el vacío
    la pena
    la rabia 
    la autodestrucción
    la locura

    y es

    el método
    la fórmula
    la manera
    la visión.

    Recuerdo un día
    hablando con un amigo
    por teléfono.
    Yo estaba desesperado,
    hambriento,
    medio loco.
    Sin trabajo
    sin dinero
    sin mujeres
    sin esperanza
    ninguna.
    Encerrado en un cuartucho gris
    pendiente de pago.
    Totalmente solo
    y a la vez
    perseguido.
    Estaba completamente
    vencido,
    al borde del llanto.

    "Bueno"
    dijo mi colega
    intentando animarme
    "¿No andabas siempre diciendo
    que querías ser
    como Bukowski?
    Pues alégrate tronco,
    ¡lo lograste!"

    Tenía razón.
    Así era.
    Sonreí.

    Aquello fue
    una piedra en el camino,
    un momento de vacilación
    y duda.
    Hubo más
    y habrá más.
    Pero ya me habías advertido
    que no sería fácil
    robar rosas
    de las avenidas
    de la muerte.



    RECUERDO
    a mi madre
    y
    a mi hermana
    llorando.
    "Ponte al teléfono,
    por favor"
    "No quiero"
    "Pero se está
    muriendo"
    "¡Pues que se muera ya!"
    "¡Pero es
    tu padre!
    ¡Por amor de dios!"
    "¿Mi padre?
    ¿Y dónde coño ha estado
    todo este tiempo?"

    Me escondí.
    Huí.
    Hasta que se marchó
    de nuevo,
    pero esta vez
    para siempre.

    Padre, padre, ¿por qué me has abandonado?

    En ese momento
    no sabía
    que al igual que hace milenios
    ciertas frases
    solo sirven para encadenarte
    eternamente
    a
    una
    cruz.


    MARTES SOBRIO

    A G. y a R.


    Dos colegas llorándome
    a las tantas de un martes
    a las tantas
    de un puto martes
    dos colegas llorándome
    por distintas lineas
    por distintas vías
    contándome sus penas
    a lo lejos

    Yo hoy no me he puesto.
    Mañana 
    quizás sí

    mañana 
    quizás sí.

    Ahora tengo
    dos colegas llorándome
    a lo lejos.
    Cada uno 
    a lo suyo,
    en cada infierno 
    su San Pedro:
    Heroína
    Speed
    Cocaína
    (esta es la mía)

    Pero yo hoy no me he puesto,
    mañana
    quizás sí

    hoy estoy cuerdo,
    así que los intento apoyar
    calmar
    consolar
    porque conozco el sendero
    conozco el percal
    sé cómo se sienten:

    esos putos martes noche
    enchufado
    con las paredes apretando
    sin nadie con quien hablar
    y nada vale nada
    y con mi vida no hago nada
    y todo es una mierda
    y estoy perdido sin remedio
    y tengo el demonio dentro
    y esta es la última
    y ya no más
    y la cagué
    y ella se fue
    y ella se fue
    y ahí está
    mirándome.
    Quizá otra más
    otra más
    solo otra
    para el dolor
    y tal...

    ¿Por qué hacemos esto?
    ¿Por qué subimos a esta rueda?
    Quien sabe...
    dulce autodestrucción.

    El ruido del barrendero
    pasando la manguera.
    Ahora
    la suciedad está dentro,
    tras el espejo.

    Esos putos martes noche
    enchufado
    solo
    en la rueda
    nadie con quien hablar
    el temblor de pierna
    la tele que dice cosas sin sentido
    para variar
    el demonio dentro y
    las putas voces
    detrás.
    Venga va
    un poco de musiquita
    y uno de maría
    pa relajar.
    Nada de beber
    nada de fiesta
    nadie a tu lado
    solo el demonio
    y las voces
    detrás.
    ¿Cuándo baja esto?
    Tiene que ser la hostia poder dormir.

    Aquí estamos colegas
    en las mismas
    aunque por distintas lineas
    por distintas vías
    en las mismas.

    Pero yo hoy no me he puesto.

    Mañana
    quizás sí

    Hoy estoy cuerdo.
    Les digo:
    Tranquilos
    ya pasará
    ya bajará
    no os agobiéis
    no todo es tan malo
    no estáis
    tan mal
    tranquilos.

    Ya sabéis:
    si me necesitáis
    aquí estoy,
    como espero
    estéis
    vosotros
    mañana
    colegas
    porque yo hoy no me he puesto
    pero mañana sí

    joder
    ya te digo

    mañana 






    LA ENSEÑANZA DE LA CIGÜEÑA

    CASILLAS
    PEPE
    SERGIO RAMOS
    CARVAJAL
    MARCELO
    MODRIC
    XABI ALONSO
    DI MARIA
    BALE
    BENZEMA
    CRISTIANO RONALDO

    De suplentes:

    DIEGO LOPEZ
    COENTRAO
    ARBELOA
    JESÉ
    MORATA
    ISCO
    ILLARRAMENDI


    Recitaban esto,
    cual si fuese una oración,
    dos tipos sentados
    detrás de mí
    en el comedor social.

    Pensaba en los millones
    y millones
    y millones
    y millones
    que tendría esa gente
    y otra gente.
    Y en lo poco
    que tenían
    los demás.

    Pensaba en ello
    mientras lamía la tapa
    de un yogur caducado.

    Me levanté.

    Envolví un filete
    de pollo
    que me había sobrado
    en una servilleta
    y me lo metí en el bolsillo.
    Me lo comería más tarde
    o se lo daría a algún gato.

    Al salir del comedor social
    e ir a mi habitación
    alquilada
    me fijé
    como siempre
    en la catedral,
    enorme,
    solemne,
    inmensa,
    sublime,
    majestuosa.
    Una casa
    digna de un dios.
    Construida con piedra,
    sudor
    y sangre.

    Comenzaba a llover.

    Reparé en uno de los pináculos
    de la catedral.

    Allí
    una cigüeña
    construía su casa.

    Allí.
    En lo alto.
    En la cumbre.
    Encima,

    por encima,

    de la casa de dios,

    por encima

    de todos nosotros.

    Construía su refugio,
    su hogar,

    la cigüeña.



    Lo construía

    sola.


    Lo construía


    con ramas.





    PRISIONEROS DE LA INERCIA

    somos prisioneros de la inercia

    ridículos cuerpos

    arrojados

    a la deriva impuesta

    sin opciones
    sin atajos
    con instrucciones contradictorias

    mecidos
    acunados
    acariciados
    amaestrados
    por la mano firme
    del padre vacío

    sin mapa
    sin brújula
    sin firmamento

    en este mundo sin piedad
    en esta puta ciudad de locos
    en esta soledad llena de espejos

    corriendo nerviosos
    al límite
    llorando a escondidas

    por inercia

    la apatía susurra y corre
    la ansiedad tira de la manga
    la rutina señala el reloj
    la pereza amasa
    la codicia muestra

    a lo lejos

    el anzuelo

    y lo seguimos
    porque no tenemos nada


    lo seguimos

    por inercia

    y en el espejismo de tu sonrisa
    esta tarde
    me di cuenta que era viejo
    que el tiempo ha pasado

    ha caído

    me ha dejado
    los hombros fortalecidos

    pero cansados

    temerosos de la carga
    que ha de venir

    me ha dejado

    experiencia sin inocencia
    bondad sin ilusión
    me ha dejado

    atrapado contigo
    en la red tejida
    por restos sin nombre

    por acumulación
    y desgana

    por inercia

    esta es la herencia de los muertos
    y en ella creemos estar vivos
    creemos crear
    más no hay nada
    aquí
    salvo escombros

    pensamientos tóxicos
    certeza de la pérdida
    y de lo que queda
    por perder

    y tú

    aún ciega

    inocente

    en la lejanía

    esperanzada

    me mandas tu angustia

    y no me atrevo a confesar
    que no soy tan fuerte

    no puedo arriesgarme
    a ser
    devorado

    todo cae
    lo sé
    no puedo hacer nada
    no puedo engañaros


    he buscado la luz
    tanto de día como de noche
    he agachado la cabeza
    intentando creer las promesas
    he intentado llevar
    las dos máscaras con orgullo
    he visto morir
    tan solo a unos pocos de los que se me ha asignado

    y no sé si podré

    sujetar más conciencias
    abrazar más cuerpos
    volver a ver el fundido
    y seguir


    no así

    no con vosotros

    no con ellos


    no así.



    POLVO DE ESTRELLAS

    Las pillábamos a cien
    pesetas,
    y las pasábamos a un
    talego.
    El margen de beneficios era
    enorme.
    Los efectos secundarios
    asombrosos:
    sequedad en la boca,
    espasmos musculares,
    temblores,
    taquicardia,
    arritmia,
    hipertensión,
    desorientación,
    excitación
    y
    sobre todo
    una inmensa sensación
    de plenitud,
    de felicidad,
    de amor.

    Eramos los reyes
    en esos antros nocturnos,
    oscuros
    como mazmorras,
    donde cuerpos sudorosos
    bailaban hasta el amanecer
    o se abrazaban
    tumbados entre cojines.
    Conversaciones esotéricas,
    temblores de mandíbula,
    droga,
    mucha droga,
    y amor,
    mucho amor.

    Nunca nos pillaron,
    a pesar de caminar
    ante la policía
    completamente volados,
    delirando,
    y con bolsas de 100
    escondidas en los huevos.

    Nos amábamos tanto
    tanto
    tanto
    que la bajada,
    la vuelta a la realidad,
    era
    cada vez
    más
    insoportable.
    La necesidad de escapar de nuevo
    cada vez
    más
    apremiante.
    Y la felicidad
    cada vez
    más
    esquiva.

    Alcanzar la plenitud
    requería
    cada vez
    de más
    dosis,
    de más
    dosis.
    Pero,
    como ya he dicho,
    el margen de beneficios
    era enorme.
    Con un puñado que vendieras
    cubrías la inversión
    y podías disfrutar
    tranquilamente
    del resto.

    Las tirábamos.
    Las regalábamos.
    Hacíamos amistades eternas
    que duraban una noche.
    Nos rodeaban.
    Nos amaban.
    Y nosotros
    les dábamos lo que querían.
    A ellas se las pasábamos
    de lengua a lengua.
    Amores eternos
    de una sola noche.
    La bolsa de sueños
    no se acababa.
    Había plazas para todos
    en el bólido al paraíso.

    En una de esas fiestas
    del fin del mundo
    uno de nuestros colegas
    reinició el contador,
    llegó a la meta,
    se pasó de rosca,
    y cayó
    en medio de la pista
    de baile.
    Ojos en blanco.
    Espasmos.
    Pánico.

    Recuerdo la sala de espera
    del hospital.
    Puesto hasta los ojos.
    Deslicé mi mano temblorosa
    hacia el bolsillo
    y me comí otra,
    ¿la décima?
    ¿la onceava?
    Qué más da.

    Frente a mi,
    sentados,
    un matrimonio
    y su hijo
    pequeño.

    Los adultos evitaban mirarme,
    pero el niño
    buscaba mis ojos
    y yo
    se los dí.

    Lo miré
    fijamente
    y él
    se echó a llorar.

    Entonces apareció el doctor
    y nos dijo
    que nuestro colega
    había muerto.

    Muerto

    de tanto amor.

    Pensé
    que era momento
    de dejarlo
    o
    de llegar hasta el final.

    En estos días grises
    solo espero
    haber elegido
    la opción
    correcta.




    CARNE PICADA

    Está el Belga ese
    de la plaza.
    Por lo general
    mira al vacío,
    pero,
    de repente,
    se pone a gritar
    e insultar
    al aire.

    Y está el tipo ese
    que pide limosna
    tocando la guitarra
    en playback.
    Mueve el dedo índice
    del traste 3 al 5
    y suena una
    de Paco de Lucía.

    Y está el filósofo.
    Lleva abrigo
    en pleno Agosto
    y debajo
    una camiseta de Nietzsche.
    Dibuja
    y habla solo,
    quizás hable
    con Nietzsche.

    Y está el punki,
    que persigue a los curas,
    “Eh follaniños
    dame una monedita”
    Se tambalea ebrio
    a cualquier hora
    y hace calvos a la gente
    a la menor ocasión.

    A ellos
    y a muchos otros
    los conozco
    del comedor,
    donde se junta
    lo mejor
    de lo mejor.

    Luego están los locos,
    con sus bolsos de marca,
    sus coches relucientes,
    sus armarios repletos,
    su música a tope,
    sus trajes brillantes,
    sus maletines,
    sus chanclas,
    sus cestas de la compra,
    sus sonrisas,
    sus fiestas,
    sus colonias,
    sus tarrinas de helado.

    No se quién me da
    más asco,
    ni más pena,
    si ellos,
    vosotros,
    o yo.

    Esperando el tren
    cuando ya no hay vías.

    Parto una albóndiga por la mitad
    y pienso en Dios limpiándose el culo
    con una nube.
    Aquí hay poco que rascar.

    Somos
    carne picada,
    descansamos en la bandeja
    y nos deslizamos al mostrador.





    MALOS TIEMPOS de Carlos Salcedo Odklas Ediciones Lupercalia, Año edición: 2014

    "Al pasar por delante de esas modestas pensiones que hay en todas las ciudades, ¿no te has parado a pensar en los inquilinos que las habitan? ¿No te has preguntado por sus vidas, por cuáles son los motivos y circunstancias que han llevado a esa gente a hospedarse ahí? ¿Lo hacen por necesidad? ¿Son perdedores huyendo del cruel juego de vivir? ¿Ciudadanos de segunda o tercera categoría? ¿Desechos de una sociedad consumista? Y puestos a preguntar: ¿qué hacen? ¿Cómo viven?... Pues bien, aquí está Carlos Salcedo Odklas para aclarar todas las dudas. Nadie como él para hablar de estos lugares. Carlos sabe de primera mano cómo son, entre otras cosas, porque él vive en una de esas pensiones. Su hogar es una humilde habitación sin baño. Si quiere mear tiene que salir al pasillo e ir a un retrete compartido. Las comodidades son mínimas y las necesidades se multiplican cada día. Carlos nos habla justamente de eso en sus relatos. En ellos deja constancia de lo duro que es levantarse cada día para enfrentarse a las vicisitudes de un país en plena crisis"

    Pepe Pereza.



    "Solo se puede escribir como lo hace el Odklas desde la primera línea, allí donde se dan y reciben las hostias, bebiendo de la fuente, no desde los teletipos que otros interpretan para tu adocenamiento, sí, pues abre en cada habitación un nuevo frente con su prosa directa, que te engancha como lo hace esa mujer u hombre que te ha de destruir, con su retórica que desmenuza, una a una, las pequeñas trampas que nos dejamos imponer en el presente para ser llevados hasta este sinsentido que es nuestra vida."

    Alfonso Xen Rabanal.


                                                   
    EXTRACTOS

    "Nadie sabe cuantos días llevaba muerto cuando lo encontraron, allí dentro, solo. Ese fue el final de su historia. Hoy su habitación la ocupa otro jubilado, un tipo tuerto y ludópata que se pasa la mayor parte del tiempo sedado por la enorme cantidad de pastillas que ingiere para la esquizofrenia, hace días que no lo veo, por cierto.
    Muchas veces, al pasar por alguna de esas puertas, cuando me llega el olor, pienso si en su interior se encontrará otro cadáver solitario abandonado a la putrefacción. Y me pregunto cuándo será mi turno. Estos viejos, descomponiéndose en sus habitaciones, son el producto de toda esta sociedad de mentiras, lo han dado todo, han sido exprimidos, para al final acabar así, sin nadie que les eche de menos excepto la casera a fin de mes. Esto no es la excepción, es la regla, el sustrato del mundo lo conforman los cadáveres de los malditos, esas pobres víctimas solitarias, y si tengo alguna misión como narrador es contar su historia, esa es la razón de que me decante por escribir sobre la sordidez y los personajes solitarios y creo que ha de ser la misión de todo narrador honesto."



    Caminando hacia la pensión en la que vivo.
    Un pie detrás de otro
    y detrás
    otro.
    Y la soledad
    es la única mujer
    que me espera
    al llegar.

    Allí estarán:

    El tío de la habitación 4:

    No le hablan sus hijos,
    ni su mujer.
    De su habitación
    sale una peste atroz
    a beoda jubilación.
    Ya está
    todo recorrido.
    Ya está
    todo el pescado
    vendido.

    El tío de la habitación 3:

    Te pide un euro
    pal café,
    su ojo izquierdo
    hace tiempo que no ve,
    secuelas del accidente
    en la mina.
    Se mete Prozac, olanzapina y ziprasidona,
    el desayuno de los campeones,
    antes de regalar su pensión
    a las tragaperras.

    El tío de la habitación 6:

    Tiene síndrome
    de Diógenes.
    Solo viene a dormir.
    Su habitación parece
    un bazar chino,
    y ahí se mete
    cuando llega apestando a vino.
    Uno más
    entre sus trastos.

    Me meto en mi habitación,
    la número 2.
    Hace frío
    porque el gasoil está por las nubes.

    Aquí estamos:
    Los perdedores
    los malditos
    los marcados
    los vencidos.

    Dicen que todo es posible.
    Díselo al niño sin piernas
    que quería ser Ronaldo,
    al chaval sirio escondido
    entre cadáveres,
    o a mi pequeña gatita
    tuerta y sidosa.

    El destino nos marca
    como a reses,
    un dedo desde lo alto
    nos señala.
    "Ya está
    todo el pescado
    vendido,
    y estos son
    los elegidos"



    "Éramos escoria, todos, los pobres fracasados que aguardábamos pacientes la cola para comer algo y los que en esos mismos momentos disfrutaban de una gran mariscada a orillas de alguna playa paradisíaca. Para la mayor parte de la gente la diferencia entre tener dinero o no tenerlo es el tiempo que pasan dando vueltas en centros comerciales comprando basura en potencia. La culpa de convertir el mundo en un gran retrete era de todos, daba igual la clase y posición social. Todo se reducía a la incapacidad de los seres humanos en ponerse de acuerdo en algo, en la incapacidad de todos los individuos de ver más allá de su arrugado y flácido órgano sexual. No había ningún orgullo ni romanticismo en la pobreza, ni en el proletariado, ni, desde luego, en las élites. Éramos todos unos tristes seres rosados y temblorosos que pataleaban y rompían cosas al paso de su frustración. Y el dinero era la gran manzana agusanada que nos tenía a todos pillados por las pelotas al borde del abismo.
    En la tele estaban poniendo La ruleta de la fortuna, y hacia allí mirábamos por inercia mientras la cola avanzaba a paso lento hasta la entrada del comedor. Las azafatas de interminables piernas sonreían al girar las letras del panel, los concursantes giraban la ruleta de los premios, 100 euros, 200 euros, 1000 euros, bancarrota, el público aplaudía al unísono, la sonrisa inmaculada del presentador iluminaba el plató con su brillo cegador. Veíamos eso mientras avanzábamos, pasito a pasito, con nuestras mochilas y bolsas de plástico, con nuestras ropas de color gastado y aroma agrio, cargando con nuestras historias y penurias que no interesaban a nadie."



    "Agarré una mancuerna que tenía a mi izquierda, la de 15 kilos, y me abalancé sobre su cuerpo. La pobre intentó cubrirse con las manos temblorosas y ensangrentadas, pero nada pudo hacer cuando la dejé caer sobre su cráneo como un furioso martillo de la venganza... Craaaassh...
    Siempre pensé que el cuerpo humano, especialmente el cráneo, era más duro, pero el caso es que estalló al primer golpe como si fuese un huevo, un ojo salió volando y cayó por el borde del colchón y su cuerpo empezó a retorcerse entre espasmos, dejé caer la mancuerna otro par de veces para asegurarme... Crajjjjj... proooosh... al final a ese cuerpo solo lo coronaba una informe masa de carne, pelo y huesos astillados, la gama de colores era asombrosa. De modo que así eramos por dentro...
    Me aparté y observé el cuerpo hasta que dejó de temblar. Escuchaba las paredes, las risas del sofá y los comentarios de los cajones."



    "Otra vez en casa saludó a su soledad. Se arrojó sobre el sofá, abrió el litro de cerveza y el paquete de bollos y comenzó a nutrirse. Seguidamente se hizo un porro y cogió un libro de Xen Rabanal “La cámara de niebla”. Xen estaba como una cabra, su escritura te exigía el máximo esfuerzo y atención para introducirte en su niebla de imágenes desoladas... Trevor tenía en la cabeza la imagen de la cajera y no podía dejarse envolver por la niebla, no paraba de pensar en esos pechos, esa melena negra... Cerró el libro y meditó. Evaluó el estado de su erección. Finalmente se incorporó y fue al cajón de su mesita, lo abrió y sacó una vagina en lata. Un coño de plástico dentro de una lata de refresco. Era un artefacto que compró en un sex shop porque le pareció gracioso y que luego acabó convirtiéndose en un poderoso aliado contra la adversidad. Se bajó los pantalones y los calzoncillos. Pensó en la melena de la cajera. Casi podía olerla. Puso un poco de saliva en el coño de plástico y comenzó a follarse a la lata. Las primeras despacio, mientras se imaginaba acariciándole el pelo. Luego fue aumentando el ritmo, ya se imaginaba que se la estaba follando, cada vez la embestía con más fuerza, ahora por detrás. Se corrió. Tras ello se sintió un poco ridículo, no obstante era ligeramente mejor que la mano."


    "Llevo tres días sin dormir porque estaba persiguiendo a un tipo que me debe dinero, conseguí localizarlo hoy a las 7 de la mañana. Por suerte el encuentro no fue excesivamente violento y aunque no conseguí la pasta sí conseguí una fecha límite para el pago tras varias amenazas. Eso, la creciente fiebre y la falta de sueño me pusieron bastante tenso y corrí a refugiarme en mi habitación de alquiler ante el aterrador amanecer y el florecimiento de las personas que, como hongos, empezaban a surgir por todas partes. Una vez allí me dirigí al baño para echarme agua en la cara e intentar relajarme, pero para ir hasta allí tenía que pasar por la habitación de uno de los inquilinos, que sufre síndrome de Diógenes. La habitual peste me abofeteó una vez más, pero esta vez, presa del cansancio y la fiebre, provocó que se me cruzasen los cables. Derribé la puerta de su habitación de una patada. No estaba en su interior, pero sí toda la basura acumulada durante siglos de la que surge el inenarrable hedor. Agarré un puñado de bolsas de basura y comencé a llenarlas indiscriminadamente con todo lo que encontraba a mi alrededor, de forma demente, mientras sufría violentos tics y arcadas, entre gritos. Lo metí todo en las bolsas, restos de comida, prendas de vestir, latas, botellas, revistas, crucifijos, una bolsa de plástico con un excremento dentro, comida de perro, ceniceros, bufandas, mecheros, bolígrafos, pelotas de golf, libros, cartones... Llené 14 bolsas de basura, 14 bolsas de basura, 14 jodidas bolsas de basura, y tras llenar esas 14 bolsas de basura miré a mi alrededor y parecía que no hubiese hecho absolutamente nada. Me retiré a mi habitación derrotado, dándome cuenta de que hay cosas contra las que es imposible luchar, la locura, la mierda, el descontento, la fiebre y los gérmenes que me invaden por momentos y a los que siento apoderarse de mi cuerpo mientras tecleo y sudo tirado en la cama... pero al menos, y esa es la tabla de salvación de muchos de nosotros, pobres náufragos, podemos escribir sobre todas estas cosas."



    - El problema de las mujeres es que saben planear a largo plazo, tienen visión de futuro. Al principio todo les parece bien, se ríen con tus bromas, les gustan tus pintas, tu pasotismo, ¡joder!. Hasta tus defectos. Te dejan tener tu espacio y follan a diario, no te agobian para no asustarte y te dejan que vayas enganchándote a ellas. Luego, poco a poco, te van cercando, que si aféitate de vez en cuando, que si no bebas tanto... Se empiezan a rayar con determinados amigos tuyos y, sobre todo, con todas tus amigas, dejan de follarte... Y lo hacen todo tan poco a poco que llega un momento que no sabes cómo has llegado a esa situación y encima y no puedes escapar.
    - Ya te digo, y encima apelan a tu amor hacia ellas, te piden algo absurdo y si tú no lo haces te salen con el "¿es que no me quieres? ¿No eres capaz ni de eso por mí?""
    - Jajaja, qué típico.
    - Y los putos celos. Yo antes tenía un montón de amigas pero ahora como quede con alguna menuda movida.
    - Pero ellas sí que pueden hacer lo que quieran y si te rayas es que eres un paranoico celoso "no confías en mí? ¿Cómo puedes ser así? Con lo que yo te demostrado siempre"
    - Jajaja, menudas arpías.
    - Nunca os echéis novia tíos. ¡Jamás! Será lo peor que hagáis, os lo digo yo.



    OH, MI POBRE POLLA (fragmento)

    La fiesta de cumpleaños había sido un completo desparrame, la gente empezó a sacar drogas y parecía que estas crecían en sus bolsillos de manera infinita, estaban por todas partes. Los baños hervían de actividad, la gente merodeaba en el exterior esperando su turno y en el interior se oían voces extrañas que salían del fondo de los retretes. Un tío se había ido a la calle y había roto a llorar, otros se retorcían al ritmo de la música electrónica que servía hábilmente el DJ, giraban como alocadas peonzas dementes. Sí, era una generación de seres perdidos de pupilas dilatadas intentando encontrar respuestas o, por lo menos, intentando olvidarse de las preguntas. Él se mordía los labios en la barra observando el panorama. Poco antes un moro que no conocía de nada le había invitado a coca a cambio de que fuese él quien pintase las rayas, ya que por lo visto el moro se veía incapaz de tamaña tarea. Ofreció gustoso su ayuda al moro y no escatimó en la cantidad. Ahora sorbía inquieto una copa de absenta con agua, era una absenta flojita, de 50 grados. Un tipo se acodó en la barra a su lado y sacó una bolsita, vacío su contenido sobre la barra con una mueca de desprecio y hastío, una enorme montaña de polvo blanco surgió ante ellos. El tipo se giró hacia él y le dijo algo totalmente incomprensible. Vista la poca fluidez de la conversación probó con el lenguaje de los signos, entonces sí le entendió, el tipo necesitaba una tarjeta, él le acercó una de su cartera y el tipo comenzó a dar forma a la montaña de polvo blanco con ella de manera espasmódica, como un pintor loco que da brochazos violentamente a un lienzo magistral (...)





    -

    0 0
  • 12/23/16--08:09: JOSÉ MALVÍS [19.788]

  • José Malvís 

    José Malvís (Valladolid, 1978), vivía en el cuerpo de un niño hasta que nació bajo las sonrisas del colegio allá por el año 87. Acababa de escribir su primer poema titulado “Blanco”…

    No ha cesado de escribir desde entonces, ganando concursos de relato y poesía locales; y publicando de forma espontánea en el periódico “El Norte de Castilla”. También colaboró en revistas literarias independientes como “La Pluma Gris” o “El Lagarto Blanco”. Colaboró en radio, recitales…

    Fue uno de los cuatro finalistas del Ateneo de Poesía de Valladolid (2003) e invitado a recitar su obra en “La Casa Cervantes” de la misma localidad.

    Tras una pausa de casi diez años (en la difusión de sus escritos), es en Zaragoza cuando vuelve a compartir, con más fuerza si cabe, sus relatos y poesía.
    Ha participado periódicamente para la revista digital Ronda Somontano con diversos microrelatos.

    Tiene publicado un libro de microrrelatos titulado “Cápsulas” ( Edit. Lastura 2013), prologado por la escritora Chusa Garcés (Reseñado en el Heraldo de Aragón, El Periódico de Aragón, etc) ; en el que retrata objetos y situaciones cotidianas con una profundidad y fantasía difícil de describir (Ya casi agotado).
    Participa también en la antología de Microrrelatos “Microesferas” (2014) junto con otros autores de Madrid, y es traducido al portugués.
    En la actualidad se haya finalizando un nuevo proyecto de poesía (Replicantes) y otro de novela (Disección de una estrella Binaria) que seguramente vean la luz en el próximo año.

    Precisamente ahora, en mitad de los tiempos que corren, ha sido cuando ha decidido salir de su reclusión y empezar a sacar a la luz su variada obra que comprende relato, poesía y novela.

    Ha publicado: Cápsulas (Lastura, 2013) y "Replican-test", (Amargord 2015) 


    Viajo 
    en el interior de un intestino 
    alargado y metálico,
    aglutinado entre belleza proteínica
    y grasas saturadas
    (expectante de ser expulsado
    por uno u otro orificio
    sin tampoco sufrir demasiado).
    Este tren
    alberga suciedades eléctricas
    y expresionismo borroso tras los cristales
    (sigue las líneas férreas
    con traviesas de moqueta
    y números decimales)
    Mas en este trayecto
    exacto y milimétrico,
    de colores difusos
    y sospechosas direcciones,
    la velocidad de la luz
    es más lenta que algunas miradas
    (los párpados cerrados como persianas
    cuentan si se sueña)




    "Replican-test", (Amargord 2015) 


    DEZARMADOS

    Ellos ven flores
    esperan que una bala salve el mundo
    el verso sea dulce
    y los cuentos terminan con un beso…
    Yo veo flores plantadas en el techo.



    INSTRUCCIONES 

    Nunca digas a un niño que lea
    nunca que carezca de amiga imaginaria
    no digas a un niño que mienta
    y jamás, pase lo que pase,
    le digas qué libro es bueno para lavarse.



    GAVIOTAS

    La muerte dejó de existir
    el mismo día que las gaviotas decidieron
    no salir a pescar.

    No tenía sentido salir a pescar
    porque no tenía sentido alimentarse.
    No tenía sentido alimentarse
    porque no tenía sentido vivir…
    Y lo opuesto de la vida
    no es la muerte (ni mucho menos),
    es tener la inquebrantable ambición
    de dejar de existir:

    LA MUERTE EXISTE y…
    las gaviotas, con sus baterías de litio integradas,
    lo saben.




    DUDAS

    Las dudas me hacen débil
    el soneto también
    la venganza, el odio, el pensamiento…
    Tan pretérito perfecto
    tan y tan pasado, minúsculo, pequeño.

    Débil no significa ausencia de fuerza
    significa que no todo está vendido
    cuando casi todo está comprado.




    COSA

    Tú,
    Tú eres esa “cosa” que me arrebató todo,
    absolutamente todo
    y sólo me dejó
    un tema recurrente
    sobre el que escribir para siempre
    para nunca
    para nada.



    *

    ¿Y si Marilyn Monroe hubiera dejado su carrera como actriz para ser poeta?
    ¿Y si Ingmar Bergman se equivocaba con la guadaña
    y no era necesario mover una sola pieza?
    ¿Y si la generación del 27 hubiera hecho poesía cibernética?
    Y John Lenon, ¿y si el ex-Beatle hubiera acompañado con voz y piano
    a Gun’s and Roses, David Bowie o Los Ronaldos?
    ¿Quién dice que no es posible, real,
    que el cerebro no sirve para preguntar
    más allá del horizonte tridimensional?
    ¿Quién no puede respirar en otros mundos
    para que podamos en este inspirar?
    Menos mal que siempre hay un Tesla
    o un Schiele expresionista
    que preguntan para que preguntar
    siga valiendo la pena.
    ¿Y si quien rompe silencios dejara de hacerlo
    porque otra inteligencia distinta así lo decidiera?
    ¿Y si el lenguaje de todas vuestras preguntas
    finalmente, si es que existe fin y existe mente,
    desapareciera?





    Cápsulas. Por Maite Diloy
    Cápsulas

    “En los dedos chorreando tinta de mil libros, mil poemas y alguna que otra canción”.

    La vida está llena de golpes de suerte, de lecturas emocionadas y emocionantes. Lecturas que te hacen pensar y sonreír. Cápsulas, grageas efervescentes, noches de insomnio, de bares, alcohol y sexo. Tornasol paseando junto a la muñeca vestida de azul. Lápidas, soledad y desamor. Cuentos que se leen como poemas o poemas que soñaron ser cuentos. Lecturas para noches insomnes, con vasitos fríos sobre la mesa. Microtextos a veces, relatos breves que salpican en los ojos y dejan poso. Tengo la sensación de que Malvís hace algo más que narrar, que se desnuda en cierto modo, que nos abre su piel y nos muestra los entresijos del alma que lo habita.

    Y encontrarse con eso, con retazos de alma colgados de palabras, es algo que gusta. Leer en la oscuridad de la noche, con la lámpara iluminando tenuemente las letras, es algo que de verdad apetece en este frío invierno. Cápsulas es perfecto para leer a la luz de las velas mientras suena música. Perfecto para abrir el paquete de tabaco y encender un pitillo revolucionario, perfecto para bailar en cualquier barra convexa de un bar. Perfecto para vivir la noche, para revivir nuestra juventud y descubrir en palabras de otro que todavía se meten sentires en alcohol para calmarlos.

    Malvís propone eso en Cápsulas y tú, lector, puedes cogerlo y llevártelo de la mano o dejarlo en la estantería. Puedes revivir y soñar, puedes colgarte de una cornisa o dejarlo pasar. Puedes hacer cualquier cosa, incluso tratar de enredarte en su prosa o en su portada. ¿Sabes que es una cápsula? Un torpedo que te explota en la cara y te deja embobado y pasando sueño.

    Una suerte o una maldición. Decidan. Pueden leerlo atacando rápidamente las palabras pero tendrán que parar para respirar y reflexionar, estoy casi segura.

    Lo he comentado muchas veces, soy una mujer con suerte. He disfrutado muchísimo de este volumen. He sonreído con algunas y entristecido con otras. ¿Para qué sino para eso sirve la literatura?

    Maite Diloy (Brisne)




    FUMADOR CUÁNTICO

    ...de tabaco y alcohol. De esos momentos mágicos, instantes en que uno se enamora de la sonrisa, de la mirada, enamorándose a la vez de la vida. Y las lágrimas se vuelven caricias tiernas entre amargas briznas de tiempo real. Y todo, absolutamente todo desaparece, todo menos...
    ...los trozos. Los pedazos de vida sacuden de polvo a las neuronas medio oxidadas de tanta moneda, de tanta mierda de colonia cara y piso devaluado. Hoy estoy vivo y mañana mis huesos tendrán alzheimer pero...tú...tú y yo nos encargamos de que cuando suceda, hayamos sonreído en su puta cara, nos hayamos dado un festín de sentidos y fuego. Tan solo es un concepto, si no la filosofía o la física moderna ya habría explicado su sentido pero...no puede, como no se puede tampoco explicar por qué hasta el corazón más negro puede volar en menos de un segundo por culpa de una mujer, un hombre o un paisaje.
    ...de tabaco y alcohol, de momentos mágicos, de sexo y amor, de caricias y sonrisas, de lava y hielo, de juegos y estrellas junto al mar...Ya me robaron todo una vez y hasta el día que suceda inevitablemente de nuevo, seré como tus besos, como una y gran salada luna llena.






    -

    0 0
  • 12/23/16--08:52: JULIA NAVAS MORENO [19.789]


  • Julia Navas Moreno

    Julia Navas Moreno Nací en Avilés, en 1966. Desde 1989 resido en Gijón. Soy licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Oviedo. Durante años me dediqué a la restauración y decoración de viviendas, aunque mi verdadera pasión ha sido siempre escribir. Durante muchos años dejé de hacerlo, retomándola con fuerza con esta novela, “Esperando a Darian”. Ganadora del concurso de relatos de la ciudad de Tarrassa cobre la violencia machista, también he publicado artículos en distintos medios. En febrero saldrá a la luz mi primer libro de poemas.Muchos de esos poemas, relatos y otros escritos ven la luz a través de mi blogg: Confieso que he perdido el miedo http://julianavasmoreno.megustaescribir.com/

    Premios

    Ganadora de la II Edición del concurso de relatos sobre la violencia machista convocado por la ciudad de Tarrassa.

    Libros

    Esperando a Darian (Editorial Hades, 2014. Novela)
    Confieso que he perdido el miedo. Ediciones Hades (marzo 2015). (Poemario)
    Ombligos y Universos (Canalla Ediciones, 2016). (Poemario)





    Confieso que he perdido el miedo. Ediciones Hades (marzo 2015).



    PISANDO CHARCOS

    Cada pisada humedece mis piernas
    cansadas de errar
    en senderos sinuosos y vacíos...
    Me siento como una vagabunda
    que deserta del mundo
    con el único y liviano equipaje
    de su sabiduría;
    que mira a través de las rendijas
    de las protectoras puertas
    de la nada.
    Me gustaría, en ocasiones,
    ser ella y abandonarme
    a la anarquía del caos.
    Pero soy cobarde y me amoldo,
    sumisa y paciente,
    a las circunstancias.
    Tan solo manifiesto mi rabia
    en el chapoteo del barro
    que encuentro a cada paso.

    Y ni siquiera ese gesto,
    inocente e infantil,
    se nos permite.




    TOALLAS

    Tiro la toalla
    con la que me seco
    el sudor por el esfuerzo
    de sacudir la rutina.
    Y escurro el agua
    vivificante de un baño
    en el que me encuentro
    con pensamientos
    ajenos y propios.
    He buscado demasiado
    sin saber el qué.
    He tropezado con fantasías,
    quimeras imposibles.
    Y ahora me sacudo
    como un perro,
    salpicándolo todo
    y sin toalla.



    TRIUNFOS

    Te levantas con ganas
    porque el resorte de vivir
    te empuja a un nuevo día.
    Has sembrado y esperas
    recoger los frutos de tu cosecha.
    Un día, son migajas;
    otro, momentos de pequeñas glorias.
    Saboreas y compartes
    porque las mieles y los regalos
    en soledad frente a un espejo,
    no saben a NADA.





    de Ombligos y Universos (Canalla Ediciones, 2016).


    Y tú

    Abres los ojos al mundo
    y adivinas un horizonte inmenso
    un pastel completo
    listo para ser devorado.
    Y tú,
    hambrienta, te relames.
    Y tú,
    valiente, planeas conquistar el Universo.
    Pero el espacio está invadido de selva,
    mosquitos y culebras
    y el pastel tiene mordidas
    todas las esquinas.
    No hay rincón que lleve tu nombre.
    No hay certezas salvadoras.
    No hay un «te doy» sin un «dame».
    Y tú,
    bordeas cada señal surcada de dientes,
    cada silla ocupada
    para encontrar tu sitio sin molestar
    y desde allí,
    conquistar el terreno
    de lo perverso
    para pintarlo de blanco
    desde tus actos,
    tu sonrisa y tus palabras.



    Claudico —solo por un momento—

    Hoy necesito taparme un ojo
    para acortar horizontes,
    mi dimensión del mundo.

    Para qué tanto espacio
    si no puedo disfrutarlo.

    No me deis interminables carreteras;
    con un camino de ida y vuelta
    tengo bastante.

    Para qué esa paleta de colores
    si todo es blanco y negro,
    gris o marrón.
    Para qué voz de soprano
    si siempre tengo que hablar
    en susurros o callar.

    No es cobardía
    sino hastío por tener que luchar
    por un metro cuadrado
    con tapia de piedra
    todo él rodeado.
                                Un metro cuadrado, Vainica Doble



    Curvas

    Es redondo el marco que rodea
    el bodegón de flores muertas
    que veo desde mi cama.
    Cerradas las curvas
    que hacen del camino una sorpresa.
    Ondeante el piso que sostiene mis pies.
    Es difícil no marearse,
    no perder el equilibrio.

    Pero el vértigo espolea,
    aviva los pasos que oscilan
    a izquierda y derecha.

    No hay baile con caderas rectas,
    pasos al frente.
    No hay emoción sin ángulos.

    Y las flechas, en algún momento,
    girarán para
                      caer
                          en picado.







    LA DUDA

    Es una mancha de aceite que se extiende.
    Un corte en la yema del dedo,
    escandaloso y torrencial.
    Es un eclipse inquietante.
    Una tormenta de arena que lacera el rostro
    y borra todos los caminos.
    Metástasis silenciosa y brutal es

                                                           la duda.




    TRENES

    Desde la estación,
    a la intemperie,
    mirando el compás
    del movimiento de tus pies:
    mecánico, independiente
    de lo errático que bulle
    en tus pensamientos.
    Ninguno de esos trenes es el tuyo
    y aún esperas una señal
    que te indique
    cuál es el viaje a iniciar,
    dónde detenerte
    y qué nuevo hogar te acogerá.

    O quizá, quién sabe,
    acabes formando parte
    del mobiliario,
    momificado, hierático.

    Descanso de palomas
    y  compañía silenciosa
    del viajero fugaz



    CUENTOS

    Me he inventado un cuento
    donde hay personajes
    que ocupan el lugar deseado.

    No quiero oír hablar rmás
    de ese dichoso cuento aprendido
    desde tiempos pasados:
    Romeo le cuenta su vida,
    sus anhelos y necesidades
    Y ella,  la imbécil julieta

    maternal y solicita,
    se cree imprescindible y eterna
    Siempre el mismo cuento:
    prehistórico, medieval.
    contemporáneo, futuro…
    Ellos cazan, tú, recolectas.
    Siembras, creas, sueñas.








    Editorial: Hades
    Publicado: Junio 2014


    Esperando a Darian es una novela que nos habla del encuentro entre dos personas, entre dos vidas distantes y diferentes que terminan confluyendo en las calles de Madrid.
         
    Juli Navas comienza la novela con una breve presentación de los personajes principales, Ana y Darian, para después sumergirse en el Madrid de la movida de la mano de Ana, y quienes le rodean, especialmente su amigo Luis y su novio de entonces, David.
          
    La autora describe con maestría el ambiente cambiante de aquellos años con sus luces y sus sombras, nos hace escuchar su música y sentir el humo de los locales. Ana pasea su timidez por aquel Madrid rodeándose de personajes variados que la acompañan en su descubrimiento de la vida. Unos le cuidarán y otros le asomarán a los abismos de la droga.
          
    En la siguiente parte de la novela es Darian quien, también en primera persona, nos narra cómo se va preparando una guerra en su Serbia natal y su impotencia por no poder detener el desenlace que ve llegar. Describe cómo se ensucia todo en su país y cómo triunfan los peores, los que en época de paz serían considerados simples delincuentes. Esta parte me ha encantado, está descrita con gran detalle, y nos enseña la historia y las costumbres de aquella zona de los Balcanes además de devolver a nuestra memoria una guerra terrible reciente y cercana.
         
    La tercera y última parte de la novela narra en tercera persona el primer encuentro de Ana y Darian y lo que a partir de entonces ocurre, aunque eso ya lo dejo para el lector. Baste decir que cuesta apartar la vista del libro antes de llegar al fin.

          
    Mi opinión de Esperando a Darian es que se trata de una novela redactada con una prosa cuidada y dinámica que te sumerge en el ambiente en el que se mueve cada personaje con unas pocas pinceladas precisas. Mantiene gran equilibrio entre descripciones, recuerdos y diálogos. La historia está perfectamente engarzada y sin incongruencias ni en la trama ni en el comportamiento psicológico de los personajes. Una historia que engancha y cuya lectura se hace amena.

    Reseña escrita por Francisco Javier Plaza.

    -


    0 0


    Pierre d. la

    Pedro Perún Serrano. Zaragoza 1969
    Poeta visual y artista plástico. Miembro de ecrevisse. Coordinador y fundador del pasquín literario y visual poisson soluble del que han salido diez números hasta la fecha. Coordinador de la exposición Poesía visual en Aragón, Centro de Historias 2014.
    Como artista ha expuesto en el Corner-Miz de Zaragoza Activa en 2015, En el Colegio de Arquitectos de Zaragoza, 2013.
    Tiene publicados Hacia el interior ( Ed. Anorak, Zaragoza, 2010); Juegos,( Nanoediciones, Madrid, 2011); Distancia. (Ed. Comuniter. Col. Resurrección, Zaragoza, 2011); Deriva nº1261 no realizada antes de visitarte, ( La espera ed., Tenerife, 2014).


















    -



    0 0
  • 12/23/16--10:50: JULIO DONOSO [19.791]

  • JULIO DONOSO

    Julio Donoso nació en Zaragoza un 9 de abril, en 1984, como hiciera el remembrable Baudelaire, de 1984 y quizás por ello fuera pronto impelido por las musas para el insigne oficio. Ávido lector de grandes poetas clásicos como Miguel Hernández, Leopoldo M. Panero, Gonzalo Rojas, Nicanor Parra, Rimbaud o el citado Baudelaire entre otros, con apenas veinte años se lanzó a tañer su lira por las calles y bares. Su primera obra publicada bajo el rubro de Chorrito de Plata  —editorial creada por Enrique Bumbury y un socio—, dio a conocer al bohemio, el mismo Bumbury llegó a calificar a Donoso de Profeta, y así se le conoció durante un tiempo. En 2005 publicó un segundo poemario ya con su propia editorial "La Herradura Oxidada" y es que haciendo honor a ese epíteto de Profeta, alcanzó a ver que su caudal lírico llegaría a ser tan luengo que resultaba harto necesario crear un sello y librarse así de futuras imposiciones editoriales. Querencia y relincho fue el nombre de esa obra; una obra cargada de afiebrados lirismos equinos, pues deben saber los atentos lectores que el bohemio proviene de una linajuda familia de herradores, oficio que él mismo llegó a desempeñar en alguna ocasión para gracia de los corceles. 2005 también fue una fecha clave por un motivo luctuoso, pues sufrió un accidente que lo dejó postergado en silla durante un tiempo y apunto estuvo de costarle la vida; pero Donoso, valiente, supo mirar a las moiras directamente y en crítico instante arrebatarles sus tijeras impidiendo así, que su hilo vital fuera hendido de forma infame antes de tiempo. Se quedó cojo nuestro amigo por su atrevimiento, mas si Hefesto, protector de los herreros lo era, ¿qué podía importarle a él?

    Tras el incidente y bajo la protección del mencionado esposo de Afrodita, su ánimo vital creció, creció de tal manera que se hizo costumbre verlo deambular por locales y festivales de forma constante sin por ello caer víctima del siempre preterido, pero acechante Tedio. Varias son las anécdotas que le han sucedido a nuestro Donoso en estos años. Como aquella vez que viajó solo a Pamplona en busca de un amor que lo ignoró, la noche debió pasarla al raso el conturbado vate pues había viajado con lo justo: la purífica y romántica ilusión del encelado. Las híades confabuladas con la fémina altivez brindaron al poeta una noche y alborear cargados de lluvias. El pobre Pierrot por ello apenas pudo dormir hasta la llegada del poderoso haz de Helios. Esta falta de descanso resultó fatal, ya que el  tren que debía retornarle a Zaragoza se marchó sin atender a su falta. Así, solo y sin dinero, a nuestro protagonista no se le ocurrió otra cosa que lanzarse por las calles de la capital navarra a declamar versos y cantares en pos de un poco de calderilla, la gente, bien avenida por aquellos tiempos, le recompensó con sus óbolos, y cuando obtuvo lo suficiente se compró un billete de autobús que le permitió regresar al hogar. De esta agridulce aventura dejaron constancia algunos de sus versos:

    "En Pamplona perdí la cabeza, el tren, el corazón no
    que ese, ese te lo di yo." En lugar de un sueño, 2005

    En otra ocasión cuando se disponía a dar un recital le falló a última hora su guitarrista habitual, Donoso solicitó entonces, para salir del apuro, uno entre el público, el hado quiso que allí hubiera un guitarrista belga, que presto se mostró participativo, el recital salió bien parado, y además surgió una estrecha amistad que en buena comandita dio a luz el disco Made in san José, proyecto de poesía musicada.

    Este es Julio Donoso, poeta bohemio signado con un extraño halo de grande señor venido a menos, poeta de errante morada, poeta del viejo solar hispano cuyo trabajo promete seguir legándonos copiosas notas de desvaríos líricos por varios años.

    2. La encuesta

    Cuando todavía la literatura tenía un lugar preeminente en la sociedad, y cuando el esgrimir la pluma servía a sus valedores o bien para ejercer de periodistas, o, en el peor de los casos medrar en la política, las revistas hacían de estos figuras de grande interés; de entre las innúmeras revistas que atendían al ministerio de las letras a fines del antepasado siglo hubo una que destacó por su modernidad: la revista Blanco y Negro. En sus comienzos se publicaron una serie de encuestas cerradas que se daban a autores que gozaban por aquel momento de reconocida prez. Hoy, recordando aquellos tiempos, y siendo Julio Donoso un epígono, o mejor dicho, el último exponente de aquella imagen del prístino bregador poeta de buhardilla, hemos recogido aquella encuesta que respondieron en su día plumas de la talla de Zorrilla, y la hemos utilizado para que responda a las mismas cuestiones descubriendo así un poco más de la psique del singular protagonista.

    La obra

    Por último rescatamos las obras que a lo largo de su azorada vida el bohemio ha prodigado con gran generosidad a su público.

    2004 En lugar de un sueño... Edit. Chorrito de Plata.
    2005 Querencia y Relincho. Edit. La Herradura Oxidada.
    2008 El estupor. Edit. Eclipsado
    2010 Zaragoza-San Francisco (vuelo regular) Edit. La Herradura Oxidada
    2010 Made in San José "La maketa" (proyecto musical)
    2010 Tripitas (cuento infantil) Edit. La Herradura Oxidada.
    2011 Espantos Edit. Cartonerita Niña Bonita
    2011 Querencia y Relincho 2ª Edic. revisada y anpliada. Edit. La Herradura Oxidada.
    (Próximamente los poemarios El hombre del tiempo, y Ministerio del misterio.)


    Y como epílogo a esta semblanza quede este poema, uno de los más vívidos a la hora de desnudar el alma del inquieto Donoso. 



    Desde el psiquiátrico 

    Desde el psiquiátrico 
    encerrado y extraño
    ni los semáforos, ni las farolas, ni las rebajas,
    allí extraño tu mirada
    aunque sea falsa, la extraño
    aunque no la vea la sueño
    me siento presa, me siento reja
    muy perdido o soy olvido.

    El estupor, 2008

    Publicado por Delgado en 17:12 
    http://poemasdelpurgatorio.blogspot.com.es/2012/08/julio-donoso-la-locura-de-un-poeta.html





    SOY DE AQUÍ COMO EL CIERZO

    Pregunta al viento
    Si de verdad existes
    Preguntad si vuestros labios llegaron a hablar con Dios
    O si en vano en el viento hablasteis los dos

    Solos ante la intemperie
    Como tantas veces lo estuvieron los profetas
    Preguntad a esta ciudad
    De ríos y cierzo
    Si estáis en lo cierto
    Si de verdad os quiso o la quisisteis
    Adobaos de viento
    Magnos, maños y cheposos

    ¡qué ventolera de viento
    Que tiene en la mano más de mil dedos
    Para alborotarnos la calva o el pelo
    Vándalo vendaval!

    Desde la cuna del under
    Que fue la Madalena, los bares de Bolonia
    El zorro o las orillas del Huerva

    Pero que decir de la voz
    Que arrulla y cierzea
    En nuestra resaca y melopea
    Pocas veces la victoria en la romareda
    Magníficos, majicos, mañicos
    Os adoro mientras devoro natillas de viento, bicicletas de viento, catedrales de viento
    Corazones que el cierzo y el olvido hizo que recordara

    Oh mañas
    Oh mañicas
    Oh maños
    Oh mañicos
    Molinillos de viento

    Manos y mañas
    Por las mañanas
    Y en las entrañas
    No se extraña el viento

    Si es que sopla un viento
    Decían en la parada los maños viejos

    Y maños que no están
    Y maños que se fueron lejos a trabajar
    Maños con manos
    Que enmarañan teclados, maderas, hierros y cuerpos
    Esa fuerza maña
    Que es más maña que fuerza
    Sí. Soy de aquí como el cierzo
    Tampoco me dejan ir
    Habrá que mañificarlo todo

    Habrá que amañar a una maña
    Un fin de semana con saña

    Maño, maño
    Que hijos de la ira y el viento somos
    Y Dylan y su sobrino malo
    - blowing in the wind-

    Que dromedarios
    En busca de cabellos o camellos
    Sólo falta salir de Zaragoza
    Para derribar el Pilar
    Con tanto lamento en el viento

    Lo cierto es cierzo.




    ESPARTACO

    Si me automutilo el corazón un día cualquiera,
    -como hoy-
    como mañana o como el día que fue ayer
    no me molestaré en buscar responsables
    Bajaré con prisas al supermercado
    compraré menestra y olvidaré el pecado
    leeré los mensajes de los paquete de tabaco
    me encontraré un paraguas
    y compraré un reloj
    uno de pulsera
    y otro para donde estuvo el corazón.
    Apagaré las ideas y encenderé el televisor.
    Ya no volveré a cambiar cromos
    ni a coleccionar crucigramas
    apagaré las ideas y encenderé el televisor
    no coleccionare más crucigramas
    ni a enviar postales.
    Loaré a candidatos
    y despreciaré desamparados
    Subiré en ascensores
    seré naufrago entre interruptores
    renovaré el vídeo y la lavadora
    Mandaré a coser los botones
    andaré a la luz de las farolas
    y me olvidaré de las lunas.
    Combatiré corazón con cordura
    Seré un hombre de bien
    haré colas y no perderé el tren.
    Un ciudadano ideal
    un vegetal intelectual.
    Tendré tarjeta y dinero
    una gabardina y un sombrero.
    Tal vez sea extraño
    al menos ya no gritaré yo soy Espartaco
    por fin podré decir que soy un exclavo.



    GEHENNA

    Tengo la mente difusa
    mi misa, mi musa
    haciendo cábalas con la mirada

    Buscando en los monederos falsos
    sentimientos bizarros
    lo escucho, lo oigo.

    Escondido de los hombres
    para escribir tu nombre
    en la pizarra de mi alma

    Pienso, busco en mi entraña
    las lecciones pasadas y escribo
    las razones de los textos sagrados
    las pasiones que cantan los gitanos

    Y es que en tí, sentí
    el pálpito y el púlpito
    mi religión mi catecismo de pasión
    consagré mi sentir a un ruego inútil
    y después caí...

    Estábamos muy alto
    y cómo el más bellos de los ángeles
    caí defenestrado
    sólo rodeado por mis demonios

    Ángel caído que va, que sobrevuela la ciudad
    Pobre diablo en su infierno.



    POETA SEFARDÍ

    Lo que los sionistas habeís hecho con Israel
    no tiene perdón de Dios
    iniciar guerras... por no hospedar al que os hopedo
    pobre Palestina
    yo os perdono porque perecereís
    a las afueras de Jerusalén en el sheol
    Venid a Sefarad sino llegara el lloro y el crujir de dientes
    desenterrad los muertos judíos de Andorra... su voz me habla...
    desde la montaña
    porque yo no soy judío pero ellos me han cogido como mensajero
    los viejos de Andorra han matado más judíos que todo el pueblo palestino...
    allí están esperando después de 70 años esperando sepultura
    mi sangre se mezcla en las noches de Iberia
    con la apertura de mezquitas
    y el repoblamiento de las juderías
    mi locura es mensaje de Paz
    Yavhé proteja a las embarazadas cuando caiga Israel
    le pongo el terremoto de San Francisco La babilonia actual como punto final
    ójala llegue entonces el Mesías
    a todos nos queda aún Iberia Sepharad
    nazarí, judía cristiana y moruna
    españa MÍSTICA
    no soy profeta de Israel
    sólo de está Sefarad que os acojerá
    quien tenga entendimiento que entienda
    yo ya no puc hacer más
    Dios os bendiga en la ley y los profetas.
    Pastor de cierzo

    Pastor de cierzo
    voy con mi cayado.
    En la taberna entro
    con mi dinero pago.
    Las calles son pasto del viento

    Pastor soy de cierzo
    y de mis versos viejos
    cuando la noche se confunda
    con la mirada profunda
    reflejada en los charcos
    voy sin prisa en la brisa
    que es cierzo, el viento maño.

    Pastor de cierzo
    buscando en la sombra del viento
    o en la niebla del Ebro
    a la mujer que yo quiero
    que es pan de centeno
    mi gloria, mi veneno
    el sueño despierto
    de la locura del loco viento

    Pastor soy de cierzo
    como un profeta del Antiguo Testamento
    en las nubes de mi cigarro
    evaporo recuerdos del pasado
    y me alimento de viento
    mi sangre de la judería
    mis lerdos pasos guía

    Soy pastor de cierzo
    no me debo a nadie
    sino al viento
    ayer desposé a María Sarmiento
    tenemos contenta a la alegría del viento
    a Dios no temo
    más soy temeroso de la musa
    que charla en mi pensamiento
    calla y escucha
    haciendo verbo al verso y la palabra
    que me habla en el viento

    Soy pastor de cierzo
    mi cachaba y el andar lento
    con vino sustento
    a la oración y el lamento
    me peina la cabellera
    los aires y el viento
    soy pastor de cierzo

    Ceniza que un día fue algo
    y siempre será cierzo.




    A LOS JUDÍOS MUERTOS EN ANDORRA (en catalá)

    A tots les difunts sepultat sota de la neu de la muntanya que mai visc sefarad
    La veu vella
    Del lloc
    Est un joc de foc en el cos i el cor
    Per la maldat de la actual crueltat de la potestat del principat
    Perque lliures ella y la seva germana catalunya lliures de maldat y lliures de veritat lliure jo
    tu y les mortes del principat
    La seva veu vella es mi nova veu
    Troba a la pau i el amor
    Mort quina mort mort quina mort mort quina mort
    I jo coix et bosch oi seva vella veu olvidat sota la neu
    De la raza de christ
    Les juich mortes en la muntanya
    Qui habrian tornat a poblar montjuich en barcelona
    Trist cont malt contat
    No de la meva espanya
    Sino de nostra sefarad
    Jo vulguis lliures
    Hommes lliures
    No de paraula sino amb veritat




    ESTRELLA MÚDEJAR

    los moros que no se fueron
    que no quisieron volver
    a territorio bereber
    albañiles se hicieron de los cristianos viejos
    esculpieron con tierra
    la estrella múdejar
    en el cielo así como en la tierra
    y en el balrrio de La Magdalena
    que estrella de ocho puntas es
    de ocho era
    la reina de las estrellas
    la de los amantes la que esta también en Daroca, en La Seo y en la torre de la
    Magdalena
    nos guíe está estrella con buen tino nuestra senda
    la del buen ánimo, la del buen espíritu
    y brillan muy bien los sueños las estrellas
    en el cielo de Teruel.
    Fábula y repetición de las 3 musas

    Dores,
    Pilar,
    Rocío
    Estaban las tres en los altares
    Dores en el cosmos de las puntas
    Pilar en el mundo de las hurís y disecciones de mariposas
    Rocío con el mundo de las bibliotecas en sus senos

    Dores,
    Pilar,
    Rocío
    estan ardiendo en mi memoria
    Dores en un tutú de frío y miel
    Pilar en un patio de artificio y equilibrio
    Rocío en el umbral diciendo no amor a los postigos de la muerte

    Dores, Pilar, Rocío son amortajadas
    Dores con un lirio blanco
    Pilar con nenúfares en la cabeza
    Rocío perdida en la copa de un marinero olvidado

    Dores,
    Pilar, las 3 en mis manos
    Rocío
    labios de mármol
    alabastro blanco,
    un pasaje extraño del Evangelio

    una + una + una




    TRINIDAD

    una y
    una
    y una

    en la tumba de lo pasado
    cazando elefantes en Botsuana
    consultando portales web,
    revisando el correo.
    en la ciber era
    Clitemenestra manca y ciega de la magnificencia grata
    dos y tres y una
    las vi en el humo que palpitaba mi cigarro
    echándose atrás
    espatarradas en la alcoba
    manifestándose en mi miembro
    a altas horas de la madrugada
    Llevando pancartas y golondrina y orquídeas en el pelo
    yo había rodeado ya 7 veces Troya
    bebía nácar del tumulto helado
    Argot de malevaje y costumbre
    tenía rosas blancas y dolor

    Dores,
    Pilar,
    rocío
    Camarón es el dios
    y buscando la muerte con los ojos
    sólo la noche sustenta al insomnio
    y que pena da olvidaros
    cuando se pierde la Historia en la noche de los tiempos
    ¿Dónde Estáis?
    ¿dónde habéis estado?
    en que se pierde el tiempo que no se pierde
    Me habéis de encontrar
    en el océano púrpura de mi memoria
    que aunque no vea el mar lo recuerda
    sed vino y no sed
    alegría eterna. Os invoco.




    -


    0 0


    Ana Martínez Mongay

    Zaragoza, 1964.
    Desde 1989 reside en Pamplona. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza, ha ejercido como profesora de Lengua castellana y Literatura y como asesora de Formación del Profesorado. En la actualidad es Inspectora de Educación.

    Bibliografía:

    (2015): De la levedad. Los Libros del Gato Negro. Zaragoza.
    (2005 a 2014): Constantes vitales. Revista de poesía del Ateneo Navarro. Nº. 1-2 y 9. Grupo de poesía Ángel Urrutia-Ateneo Navarro. Pamplona.
    (2000 a 2007): Luces y Sombras. Revista literaria. Nº. 17-18-19-20-22 y 23. Fundación María del Villar Berruezo. Tafalla.
    (2001): Al aire nuevo. Antología de la poesía española actual. Jesús Jiménez Reinaldo (comp.). Ediciones Desierto. (San Luis Potosí, México).



    Largo di Torre Argentina

    Se despereza
    y traza un curva,
    casi una elipse,
    al esponjar
    sus almohadillas
    en el verdín
    de estas piedras.

             Estas mismas piedras
             que vieron caer,
             un día de marzo,
                    al ilustre.

                          Todavía resuenan
                          de aquel ciego las palabras:
                                              "-¡Cuídate!
                                                   ¡Cuídate de los felinos!
                                                      ¡Cuídate de las fieras!"



    Muros

    Dos mil y pico años de silencio.
    O más.
    Pesa la Historia.

    Dentro, el vacío;
    fuera, la carga
    de este solar
    apenas transitado.

    Inerme, insólito,
    como sus muros.



    Protectora de Animales

    No hay perreras, no.
    No hay perreras para humanos.

    No podemos recoger a nadie
    que no haya cometido algún delito
    o esté enfermo.
    Sólo podemos recoger perros y gatos.
    Avisamos y vienen a buscarlos
    en un día frío y gris y, con un poco de suerte,
    sobrevivirán.

    Pero no hay perreras para humanos.
    Algunos viven en los contenedores del miedo
    y otros, los más inconformistas,
    en los cubos de la basura.

    Pero no hay perreras, no,
    no para humanos.



    A vista de pájaro

    Vamos
      avanzando
           hacia el
                  Sur
                    desde el
                          frío Norte;
                                  hacia el Sur
                                         con nuestro
                                              largo cuello
                                                   por delante.
                                                            Ahí, ahí
                                                                 abajo
                                                                 os dejamos
                                                                 pequeñitos,
                                                            diminutos,
                                                   con vuestros
                                             problemas,
                                    con vuestro
                                  oscuro,
                           frío Norte;
                    con vuestro
              cuello corto,
         dilatando,
      retrasando,
    la partida.




    De la levedad. Los Libros del Gato Negro. Zaragoza, 2015.


    AQUÍ MURIÓ

    El poeta, como se dice,
    era un sufridor.

    Escribió sus últimos poemas
    a la sombra de esta encina.
    Y luego se cansó y se fue.

    Dejó aquí unos versos
    que nadie leyó jamás.
    pero tenían algo:
    un no sé qué en la memoria.
    Apenas fuera una palabra,
    una metáfora, una rima…

    En esta casa, de palabras vacías,
    vivió un poeta,
    sin placa ni busto que lo recuerde.



    MILES

    Rompes
    las notas de
    tu música negra de jazz,
    grave,
    triste.

    Voz de trompeta
    que parece tu propia voz
    de luto
    fundida
    espalda contra espalda
    en íntimo acorde.

    Tus labios dejaron
    hace tiempo de sonar
    la música breve,
    callada, de jazz.



    QUIEN COMO TÚ

    Quién fuera como
    tú, Helena,
    y poder llamarse así.

    Quién como tú
    pudiera tener a dos ejércitos
    una década enfrentados,
    solo por ser
    bella.

    Quién pudiera,
    igual que tú,
    huir con su amante
    abandonando a Menelao,
    tan seguro de sí,
    entre tantos héroes
    elegido.

    No, no, tendrá mérito
    tu belleza,
    pero quién como tú
    pudiera
    Pasar a la Historia
    Por haber hecho
    Lo que hiciste,
    y salir indemne.




    “Billy the Kid el mentado”

                                    “Billy the Kid el mentado”
                      El bandido adolescente, Ramón J. Sender.



    Billy cabalga hacia Nuevo México
    dibujando estelas de risitas
    con las huellas de su caballo.
    Garrett lo sigue de cerca
    mientras recita un mal poema,
    dedicado a sus hijos.

    En un mapa del lejano Oeste
    parecen dos puntitos
    persiguiéndose,
    sin alcanzarse
    nunca.

    Ya en Santa Fe, Billy,
    apresado
    como un pajarillo
    en una trampa,
    huye
    para refugiarse en Fort Sumner
    con los desperados.

    Allí,
    su destino,
    bala mortal a los 21 años,
    y un gorjeo infantil
    antes de emprender
    su último viaje.

    Dicen
    que su calavera
    también viajó,
    que hubo tantas como lugares
    por los que el pequeño
    héroe mítico anduvo.

    Dejó
    una carta de amor
    breve
    y una mala
    fotografía.
                   


    The runner

    Corriendo va tu aliento mojado por la lluvia.
    Corriendo.
    Agitado al respirar la indiferencia
    de los pasmados que huelen la humedad
    mientras transitan.
    Atraviesas cual flecha la hojarasca,
    tus músculos en tensión,
    huyendo de otro famélico día.
    Pueblan los latidos de tu corazón
    las vías y el cauce sanguíneo de tu río
    que se desborda al ritmo del bum, bum.
    Y tus pies no son ya tus pies,
    ni tus hombros son tus hombros:
    son alas que crecieron
    tras tanto esperarlas.

                
         
    Aquí vivió

    El poeta, como se dice,
    era un sufridor.

    Escribió sus últimos poemas
    a la sombra de esta encina.
    Y luego se cansó y se fue.

    Dejó aquí unos versos
    que nadie leyó jamás.
    Pero tenían algo:
    un no sé qué en la memoria.
    Apenas fuera una palabra,
    una metáfora, una rima…

    En esta casa, de paredes vacías,
    vivió un poeta,
    sin placa ni busto que lo recuerde.

         
                           
    La Luna

    Estaba a medio hacer
    inacabada
    colgada ahí arriba
    como en escenario
    de colegio
    pintada en amarillo
    no se veía
    su otra cara.




    -


    0 0
  • 12/23/16--16:05: VALDIR PEYCERÉ [19.793]

  • VALDIR PEYCERÉ 

    Valdir Peyceré Romaña nació en Río de Janeiro en 1953. Se fue a Argentina un año, estudió en Buenos Aires y volvió a Brasil en 1976 para residir en Sao Paulo. Es un fotógrafo, escritor y productor cultural. Fue responsable para el Taller Cultural "Three Rivers" (ahora "Oswald de Andrade") (1989/1994). Participó en la 1ª Bienal de Fotografía de Bauru (2000). Ha publicado los siguientes libros de poesía: Los vientos y las barricadas (1981) y Vila Rica Lira (1995).



    Ventos e barricadas. São Paulo: Massao Ohno Editor, 1981. s.p. 20,5x13,5 cm. col. A.M. (EA) Textos em português e em espanhol. Valdir Peyceré. Ex. bibl. Antonio Miranda.



    FIN DEL DÍA

    El sol,
    herido por la navaja
    de los edifícios,

    volvió a su cuna
    debajo de las nubes.

    São Paulo, 1976



    EL AIRE DE MI PAÍS

    El aire de mi país
    tiene celestes las lágrimas.

    Por eso
    siempre que llueve

    miro tus ojos
    y el cielo

    y salgo hacia la calle
    a oscuras

    con un paraguas.



    apoyando a las Abuelas de Plaza de Mayo para conquistar el Premio Nobel de la Paz

    PAUSA 

    Y me pregunto
    por las madres
    que ya cansadas
    dejaron de tener hijos

    Y ahora se recuestan
    embarazadas de pena


    OLHOS IX

    Fechei
    com teus olhos
    a
    música

    de todas
    as palavras.



    ESTA JANELA

    Esta janela
    tem as faces rotas.

    É pedra antiga
    a casa onde vigia

         o mar
         abrindo fendas úmidas.

    Eu vejo o mar
    sem que ele esteja

    e fito ondas de pranto
    nas vidraças

    que quebro com a mão
    como se abrisse

                   suavemente
                   teu corpo e tua camisa.



    GRIETAS 2

    Hoje

    eu não tenho vontade
    de sair
    por aí

    com uma mão atrás
    outra na frente

    eu tenho vontade
    de sair com asas
    ou não sair

    ou largar na frente
    de lodo mundo
    e ficar lá.

    Na verdade

    acho que os mais felizes

    são os urubus.

    Hoje eu tenho vontade
    de olhar pró céu.

            Talvez veja um urubu.

    São Paulo, 1980




    juego final

    la traición está
    a la vuelta de la esquina

    D. A. Maradona

    defensas cerradas
    pelotas
    que no entran
    pero igual
    jugamos bien
    muchas veces

    mentiras
    el juego final
    la madre patria
    que tenía un toque sutil
    pero insuficiente

    pulmón
    corazón
    electricidad
    pasión

    la pusimos nosotros

    y allá
    en la mafia
    gris
    de la afa

    me dicen
    que no

    porque tenía
    al negro
    y quería a R.
    y no cedía

    porque
    la verdad
    ya cedimos tantas 
    veces
    los de 
    abajo



    LABERINTOS

    después de tanto dolor
    queda esta sábana gris
    atada a mi muñeca

    estos turbios peldaños
    para romper mis días

    este laberinto de 
    manos pálidas

    y los oscuros nubarrones
    para sacar de mi mente



    BIBLIOTECA

    chicas perdidas
    entre relámpagos 
    de citas

    bajo las camisas
    un diapasón
    de codicia
    o rabia
    diferente




    garotas perdidas
    entre relâmpagos
    de citaçoes

    atrás das camisas
    um diapasao
    de cobiça
    ou raiva
    diferente




    Biblioteca 3

    tanta página                           
            escrita                                   
    y allí afuera              
            ustedes                         
    tantas                                  
    por escribir   



                            
    tanta página
            escrita                                                           
    e lá fora                                     
            vocês
    tantas                                                            
    por escrever



    LUMINICENCIAS II

    ahora es más fácil
    dibujar tu rostro

    o escribir tu nombre
    o sentir tu cabello

    que huele a madrugadas 
                           perezosas

    ese pelo
    lleno de bucles ocres

                           revuelto

    como todas estas hojas
                           otoñales



    -


    0 0
  • 12/25/16--23:15: KEISELIM A. MONTÁS [19.794]

  • Keiselim A. Montás

    Santo Domingo, República Dominicana, 1968.  Desde 1985 vive en EE.UU., donde terminó sus estudios secundarios e hizo una licenciatura y una maestría en lengua y literatura castellanas.

    Además de publicar poemas sueltos, fotos, cuentos, ensayos y entrevistas en revistas literarias, ha publicado: Pequeños Poemas Diurnos, (poemas, plaquette, New York,1992 y 2005); Amor de ciudad grande (poemas, New York, 2006); Reminiscencias (Premio Letras de Ultramar 2006, cuentos, Santo Domingo, 2007); Allá (diario del transtierro) (poemas, New York-New Hampshire, 2012 y versión digital 2013).  Sus poemas y cuentos aparecen en antologías tale como: Viajeros del rocío (25 narradores dominicanos que escriben desde el extranjero), Santo Domingo, 2008; Nostalgias de Arena (escritores de las comunidades dominicanas en los Estados Unidos), Santo Domingo, 2011; Shortstop microrrelatos de béisbol dominicano, Letra Negra, Ediciones Ferilibro (Guatemala, 2014).  Primer lugar en el XIX Concurso de Cuentos Radio Santa María 2012, La Vega, República Dominicana, con “Sin lágrimas”; Segundo lugar en el Premio de Cuento Juan Bosch (FUNGLODE/GFDD 2014), con "Serás para mí" y el poemario Como el agua (2016). 

    En la actualidad vive en New Hampshire y trabaja en Dartmouth College donde ha desempeñado la función de Faculty Fellow, además de su cargo permanente como Director Asociado del Departamento de Seguridad.  Ha trabajado en el sector de la seguridad pública por más de 25 años, mayormente en el área de educación universitaria.




    Por mi ventana veo un temprano invierno,
    se acerca; nos cae encima.
    Es una fusión de blanco y verde,
    el verde será rojizo, marrón, caerá;
    y el blanco se hará nada, desaparecerá.
    Esqueletos desnudos habitarán entre nosotros,
    y de vez en cuando lucirán de gala
    un vestido blanco.
    Vendrán azotes y soplidos,
    habrá aguas torrenciales y,
    sin darnos cuenta, de pronto,
    volverán a la vida los esqueletos;
    se vestirán de fiesta y bailarán alegres.
    Y yo, sentado frente a mi ventana,
    esperaré a que otra vez
    nos caiga una fusión de verde y blanco.

            Miércoles 23 de octubre, 1996 (12:05 p.m.)
            Santa Fe, New Mexico



    Está baja la marea,
    sigue frío afuera, ya no llueve,
    pero el viento no ha dejado de azotar.
    Hay una coraza de hielo al rededor del alféizar de la puerta de cristal.
    El mar se bate de frente contra la playa,
    contra el arrecife, contra la casa,
    contra mi ventana.
    Sólo las gaviotas se aventuran en busca de algas:
    están en la playa, escarban en la arena;
    otras vuelan y se dejan llevar –de lado- por el viento;
    otras flotan en altas olas.
    El mar es incesante,
    la vista maravillosa, y la música es: ese va y ven de la olas (y nada más).
      
            Jueves 26 de diciembre, 2002 (08:09 a.m.)
            East Hampton, Long Island, New York





    Hace tanto frío afuera que se me aguan los ojos;
    se me aguan los ojos y se me nubla la vista;
    se me nubla la vista y tengo que pestañar;
    pestaño y se me mojan las pestañas;
    se me mojan las pestañas y el frío me las congela.
    Con las pestañas congeladas, se me nubla la mirada.

    Dirán que no tengo sentimientos, y que mis lágrimas son pequeños témpanos de hielo.

            Martes 18 de diciembre, 2007 (10:16 hrs.)
            Hanover, New Hampshire -En el curro




    Retrato de proscenio

    Amanece, comienza a clarear el día;
    no es un día
    como todos los días de mi infancia.                                       
    Comienza a clarear el día, amanece;                       
    es un día                                   
    como ninguno de los días de mi infancia.                                    
    El cielo en calma, con sus borretones grises, refleja                             
    -en el horizonte- amarillo fuego naranja.                                        
    No hay un ápice de viento, y                      
    el silencio es industrial (murmullo de luz eléctrica);           
    el suelo está todo cubierto de hielo, y el hielo                                      
    de seca nieve.                                    
    Amanece y está más claro;                                     
    se va perdiendo el amarillo en azulejos
    y el fuego naranja en delineación clara de oscuras formas montañosas de horizonte.
    El suelo se hace más blanco,
    el día se hace más claro, y es un día
    extranjero a todos los días de mi infancia de guayabal.

             Jueves 13 de diciembre, 2007 (07:04 a.m.)
             Hanover, New Hampshire




    Deshago versos completos (a menudo)
    quedo deshecho,
    reatino y los creo, los entretengo,
    quiero escribirlos (condenarlos al papel)
    y los pierdo; me abandonan,
    Los busco por días, me palpan,
    pasan de largo y se burlan.
    Recurro a la imagen; trazo líneas
    entre carbón y borrones (figuro)
    espero al acecho la llegada del verso,
    llegan: (la atrapada)
    los condeno perpetuos.



    *


    Busco y te busco por las líneas telefónicas,
    por las ondas cibernéticas,
    por los espacios, las distancias,
    desde Manhattan, por las avenidas,
    en Brooklyn, por el tiempo,
    entre los recónditos espejismos de mis ensueños te busco.
    Te busco porque si no te encuentro,
    no tiene sentido el espacio ni el tiempo
    y respirar sería simplemente una manera de gastar la vida.



    *


    Nos cayó un
    aguacero,
    sinfonía de gotas en
    el techo,
    desahogo y despejo.
    Falta que nos hacía;
    lo sé por lo bien que lo
    recibimos.
    También lo sé
    porque noté
    que cada gota mostró
    su empeño
    en venir a acompañar
    a las otras,
    en caer con las demás
    al justo tiempo,
    en sonar perfectamente
    sobre el techo
    y luego,
    confundirse con las ya caídas,
    y esperar:
    esperar a las demás
    y deslizarse juntas hasta el suelo.
    Qué bien nos cayó
    la lluvia,
    como si todo lo que
    necesitásemos
    fuera un aguacero.



    Insomnio (para Maya)

    La necesidad inmensa que me invade irrumpe
    en la desolación del descanso,
    pierdo el sueño.
    Busco desesperadamente el idioma inerte, la palabra precisa,
    el poema monumental, el conducto perfecto,
    la palabra que pueda establecer el puente
    que me lleve a compartir el poema por excelencia
    que sirva de constante
    y siempre al compás de una existencia.
    Existencia que respira vital y cercana
    que me resuena y baila en las palabras
    de una poesía rápida, fluida, trenenal (de tren)
    que consta y hace constar su momento,
    que vuela y viene tocando las puntas de sus alas en espumas gaviotales,
    en orillas de horizontes, entre árboles que pasan
    y aguas que destellan precipitosas y recogen la gracia
    que me atrae a una existencia,
    a un lenguaje poético, a versos de instantes,
    a sonoras palabras que fluyen de labios
    que besan el tiempo, que soplan espíritus,
    que invaden el verso; es y son y resuenan
    como recital de versos que me crean la inmensa necesidad de buscar
    el idioma que contenga
    las palabras del poema con los versos de monumental constancia
    que provean el puente que me recobre el sueño
    a la hora del descanso.


    Amenazas para aroma de mango banilejo

    Un hombre (mañana de lunes, temprano)
    entra a un vagón del subway,
    amenazado por tropel humano, se sienta.
    Su codo amenaza al bulto de cuero
    (en él carga papeles y diario).
    El bulto se ve amenazado por codo
    y rodillas, se encoje, trata de no estorbar.
    El bulto amenaza a un mango banilejo.
    El mango banilejo se achata, busca no aperrucharse.

    El hombre, casi al término de su trayecto, abre la solapa del bulto
    y mete dentro el grueso libro de poemas
    que le alivia las mañanas de estos días
    El libro de unos sonidos (todos poetas peruanos).
    De inmediato el mango se ve amenazado
    del libro; no pudiendo más, se defiende
    aperruchándose.

    Sin saberlo, el hombre,
    mete la mano en el bulto para sacar la chequera
    (que cree allí llevar) y así aliviar de amenazas
    al mango, al libro, al diario,
    a sus papeles.
    ¡Es demasiado tarde ya!
    El hombre siente la herida del mango,
    todo aperruchado; viscosidad.
    Pulpa de mango en el libro,
    jugo de mango en el diario,
    en los papeles, en el fondo del bulto (de cuero).

    El hombre saca de su bolsillo trasero
    un pañuelo.
    El pañuelo, que hasta ahora sólo tenía a su enemigo mayor: mocos,
    se ve amenazado por pulpa de mango banilejo,
    y jugo de mango banilejo; (limpia).

    Después de todas estas amenazas;
    sólo el aroma del mango banilejo nos apacigua,
    nos reconforta:
    al hombre, al codo, al bulto de cuero,
    al diario, a los papeles, al libro de unos sonidos.
    Aroma de mango banilejo.


    Reyes

    Es Día de Reyes en Cambita
    ¿Habrá quién salga a la calle con una escopeta
    de penca de coco?
    Hubo Días en que yo dejé un vaso con agua,
    un manojo de yerbas, un cigarrillo
    y una menta verde debajo de la cama.
    Hubo Días en que los Reyes me dejaron
    un carro de pilas que encendía luces y daba reversa,
    sonaba una bocina y era cosa de encanto.
    Hubo otros Días en que temprano, y con la salida del sol,
    llegué a tocar la puerta de mi casa con un cigarrillo en las manos,
    para los Tres Reyes Magos,
    y ellos no pasaron por ahí ni dejaron
    debajo de la cama juguetes ni regalos; pues,
    aunque era mi casa, no era mi casa.
    Luego llegaron los Días en que tuve
    que explicarle a mi hermano
    que no esperara juguetes ni regalos,
    que Papi no tenía dinero
    y que no existían los Reyes Magos.
    Y mi hermanito sólo quería un juguete,
    ya sea que se lo comprara Papi, o se lo dejaran debajo de la cama
    Los Tres Reyes Magos;
    era cuestión de infancia, de ser niños:
    ¡qué importaba si existían o no Los Reyes Magos!
    Importaba que todos los niños tenían juguetes
    y nosotros no teníamos ni escopetas de palo.
    Hoy es Día de Reyes en Cambita
    y aquí tengo una funda de soldaditos para mi hermano,
    y se la doy todos los años.

                        Martes 6 de enero, 2004 (09:40 a.m.)
                        New York, New York

    p. 35 en Allá (diario del transtierro)



    América

                para Richard Blanco, Presidential Inaugural Poet, 2013

    Su madre (la madre de ese gordito simpático que fue) guajira,
    con su inglés machaca'o,
    sentada ahí, a su lado:
    sonriendo; diciéndole que en su mocedad –ella–
    tenía el cuerpo como Beyoncé;
    llorando (tu padre debería estar aquí); volteándose para tocarle el hombro
    –Cálmate, deja de hacer tantos garabatos–
    ofreciéndole un dulce (como si fuera aún aquel niño gordito).

    Él, con su dicción perfecta, de pie
    frente a la nación y el mundo:
    "Mr. President" comenzó diciendo,
    y versó de su madre (esa guajira) que lo acompañaba,
    al hablar de toda América ejemplificada –One Today– en toda labor:
    "on our way to clean tables…
                to teach geometry, or ring up groceries as my mother did"
    como esa guajira lo hizo "for twenty years,"
    "so I could write this poem" aquí, hoy,
    hoy es América.

    (6:26 a 6:34 am)
    Viernes 4 de octubre, 2013
    Lebanon, NH



    Como el agua: una vasta concisión.

    Sobre Como el agua (2016),
    de Keiselim Montás


    Hombre es caña
    sobre la barca -lombriz-
    el pez es agua.


    *


    Fluidez de cristal
    en ronroneo que va
    rumbo a abril.


    *

    Los desvestidos
    de otoño reviste
    la primavera

    *

    Blanco el papel, 
    no lo he escrito aún:
    hay esperanzas.


    *

    Bajar y subir
    -senda de doble vía-:
    albor - óbito.


    *

    Verde fondo del
    patio -cede- del Torii
    rojo abierto.




    prólogo que escribió el poeta José Kozer al poemario Como el agua (2016) de Keiselim Montás.

    Por: José Kozer

    Agua al comienzo y al final: dos puertas que se abren y cierran a lo largo de este libro de poemas de Keiselim A. Montás, forjando una vasta concatenación, guirnaldas de agua que acaban siendo un eterno retorno, visión cíclica de la naturaleza, la vida y la escritura por la vía del agua. Título que funciona a la vez como símil (o sea, como escritura y aliciente de continuidad en la escritura) y como fundamento de entendimiento y retención de uno de los cuatro elementos (agua) que conforman la realidad desde la perspectiva de la tradición occidental: agua que “como el agua”, entre sus diferentes momentos, tiene tres que este libro privilegia: su fluir (donde fluir implica modulación y cambio heraclitiano, implica obstrucción y desvío), su estancamiento (y aquí la naturaleza, detenida, puede reflejarse en acto autorreflexivo y de contemplación) y su momento último de desembocadura (que es a la vez hecho natural, concepto filosófico y personal narración del poeta ante lo irremediable: “nuestras vidas son los ríos / que van a dar a la mar / que es el morir”).

    El agua tiende a desbordarse, el diluvio universal (catastrófico) es una de sus posibilidades cotidianas, recurrentes, a la vez históricamente mitificada, universalmente contada y recontada en numerosas tradiciones, y asimismo interiorizada en toda la poesía universal como signo de devastación y muerte: y de resurrección y continuidad. El poeta tiene la opción del desbordamiento, o la ocasión (escogida por el estro de Montás) del comedimiento: el haiku, que no se utiliza sistemáticamente a través de esta obra por capricho, sino como arma de corrección que rectifica la realidad y modera el lenguaje, es el mecanismo poético, para nada gratuito, que en este caso se propone coordinar los abruptos cambios a los que el agua nos somete. Agua que se desborda tiene en el haiku su dique, no tramoya sino límite, no enredijo sino limpidez, y desde esa nitidez escueta y rápida de esta forma de expresión poética, un fulcro que une y reúne los elementos diversos de la naturaleza, de la viva realidad y su escritura, en un espacio acogedor en que las criaturas tienen su obligado sitio (la función del poeta estriba en descubrirlo y revelarlo) sitio donde persiste, a través de todo el poemario, una relación armoniosa entre sujeto y objeto, entre naturaleza y escritura, entre vida y sensación de vida.

    La premura de la existencia lleva a la separación entre sujeto y objeto, más la instantaneidad que caracteriza el haiku (pincel, papel, intuición, gesto y acto de inscripción, entronque y raudo final) le devuelve a la existencia la unión del sujeto con el objeto, de modo que mientras todo fluye, se desvía y busca su camino (de perfección) todo a la vez se vuelve unidad, mutua participación, viva relación. Así, “Hombre es caña / sobre la barca —lombriz— / el pez es agua”. La lombriz no es símbolo de nada, no es signo de dolor humano, ni transferencia alguna, la lombriz es la lombriz, y en este caso su función es la del cebo, función natural que tiene su propia lógica, vehículo de conjunción entre poeta y poema, entre necesidad de expresión, que es necesidad de comprensión, y un resultado, el haiku de un libro que como el agua brota, se mueve, se detiene, continúa, forja realidades, establece ajustes y reajustes, como sucede con todo camino, y termina desembocando: no es casualidad que el título contenga agua, ni que el primero y último poema del libro terminen, con sentido diverso, en agua.

    Libro referencial que exige del lector un conocimiento y una búsqueda de puntos de apoyo para la mejor comprensión del texto. Donde se cruza por un brazo de agua al otro lado tenemos, por ejemplo, una oculta y válida referencia al Sutra del corazón y su gate gate paragate parasangate bodhi swaja. En el haiku donde “Corren las aguas”, el yo poético se ve abocado al cambio, dándole al poema su sentido heraclitiano, uno de los signos fuertes del pensamiento histórico, entreverado de tonalidad occidental y oriental, de modo que Heráclito sirve de puente, de torii, a dos culturas que siempre hemos tendido a separar y contrastar como opuestas, y que ahora por fin intentamos comprender como parte de una misma visión compleja y plural de la Humanidad. O unas luciérnagas que bailotean en la noche oscura y despiden propia luz, pueden referirse tanto a Noche oscura de San Juan de la Cruz como a la naturaleza que utiliza la poesía de Basho.

    Como el agua es un delicado tapiz verbal y de imágenes, una fronda que verdece, se seca, muere y reaparece en cuanto estaciones naturales y lenguaje diestro y breve, centrado en un ojo fisiológico y mental que busca, sin exasperación ni desespero, la mayor comprensión posible de lo que a la vista, día a día, se nos presenta. Poema a poema, página a página, los elementos se concatenan, se entrecruzan e intercambian sus fundamentos, para romper compartimentos estancos y círculos viciosos, y crear en su lugar ese hermoso “vaivén de rocas” de uno de los primeros poemas del libro. Estamos ante una obra donde todo, en armonía, es secuencia, consecuencia, continuidad: Heráclito se da la mano con Parménides, lo que fluye acoge a lo que permanece. No hay enemistad sino comprensión, no hay daño sino suave cauterio y reparación. Carpintería, arquitectura, visión. Las estaciones centradas, una a una, se hermanan en la concentrada atención del ojo y la mano del poeta. Agua retenida y agua que fluye, agua que es agua y que es como el agua. Todo conecta y puede darse el lujo de ser vapor, niebla y nebulosa, ascenso y descenso, caída y sacudida, y recuperación.

    Y en todo este proceso, fugaz e interminable, espejo y espejismo de la naturaleza, el lenguaje está al servicio de la creación poética, y fluye como fluye el agua para desembocar en un hermoso libro de poemas de la mano del poeta dominicano Keiselim A. Montás, que a la vez ha sabido conjugar escritura con pintura, alfabeto propio con alfabeto ajeno, belleza ulterior desde la cercanía del momento, su chisporroteo primero y su largo camino a la luz más quieta y límpida de una geografía de arenas congeladas, y una arquitectura personal y universal, donde, desde la humildad, un “Árbol desnudo, / sueña en febrero con / la primavera”.



    The shittiest apples in the world, 
    which are pretty darn great!

    Those who have apples would know that I have the shittiest apples in the world;
    but for those who have none,
    my apples might look pretty good.
    And since I never had apples before,
    for I grew up amongst guava, mango and avocado trees,
    these apples I have now are not bad at all.

    This morning around 10, the grass was wet,
    the leaves were falling,
    the trees were yellowish, some even red.
    Between a fine rain and a light mist,
    bucket in hand, in my mud boots up to the knees,
    I walked around and under my apple trees.

    The leaves were wet and poured on me.
    And my apples really don’t look that great;
    but, for someone who has no apples, my apples,
    these apples might just be the best!

    I don’t care that they are bitter,
    that some even might have no taste.
    I have picked them. I have washed them,
    and I keep them for their smell: on my desk, at the office;
    on my writing table, at home;
    on the night stand, by my bed;
    and all over my book, between shelves.
    My apples, I keep them all over the place.

    I know, I have been told: I have the shittiest apples in the world.
    But,
    this morning I picked my own apples,
    and for one who never had any before,
    my apples are pretty darn great!

    11:18 a.m.
    October 3, 2009
    Lebanon, NH





    -


    0 0


    Luis Eduardo Barraza

    (Venezuela, 1990). Cursa el último semestre de Letras en la Universidad del Zulia. Con Los días arqueados ganó el Concurso Anual de Poesía de la Librería Lugar Común 2016. También resultó ganador del concurso La Grapa Literaria (2010) mención Poesía, así como del tercer lugar en el Primer Concurso de Poesía Joven Rafael Cadenas 2016. Ha publicado en la Revista de Literatura Hispanoamericana (nº 67, julio-diciembre de 2013) de la Facultad de Humanidades y Educación de Luz la reseña titulada Laphrase: utopía del lenguaje. En el mes de septiembre de 2015 publicó diez poemas en la revista electrónica Letralia y en febrero de 2016 su primer poemario titulado Solicardia con las Ediciones del Movimiento poético de Maracaibo.


    Nadie se ruida por la bajeza de este domingo
    Douglas Bohórquez

    Todas las jaulas de la Tierra se abren en mí

    como breve
    inadvertido homenaje

    de una lluvia inabarcable de pájaros que se ruidan
                                  hacia el cielo
    y todo lo cubren
                             y todo lo manchan

    de una auténtica
    y sensible, visceral escritura

    Extraño sería
    ahora, no vestirse de caliginosa materia

    con cara de juan

    no alzar los brazos a la espera
    de esa necesaria y merecida
    la debida esa               elemental porción
              de casi verde-ocre-tirando-a-blanco-marfil

    que cae
    y nos bautiza

    como una gota que se destroza en millones de bombillas que se encienden
    adentro
    de una más trasparente         pulmonar mañana
    que ahora me amenaza acontecer

    silábica

    como la sola piedra
    que levanta el día entre las aguas

    el largo día de este existencial
    bostezo

    que se me aleja también quedar

                                         interior

    Porque más extraño sería, claro está
    ejercitar la palabra
                                   impunemente
    y no sentir
    en la mirada ajena de juan
                 esta lluvia incontenible de pájaros que se ruidan
                                                                  [y escapan

    y todo
    lo oscurecen





    Debo mantener la forma
    el delito primario, ser, de profana manera

    no escuchar
    en la distancia

    de los pájaros la cálida huella, su rueda nupcial

    su aquí

    que ahora, por así decir
    a secas
    nos zozobra
                                            de una nocturna realidad

    casi atípica, diría
    que se nos escapa, de acercarme poder, cada vez más ajena

    así, de juan ajena
    también
    ahora la enferma mirada suya

    su inodia manera
    que en mí

    debo mantener
    a priori

    como fuerza bruta de solar mañana
    que regresa

    que inunda
    de cadencia circular

                       la entraña propia

    como forma otra
    la solo mía, lúdica de culpa-existencia

                                   que nos alcanza
    siempre porosa

                          por el lado nuestro de la mujer que se es ella
    cada día

    su esta débil carne que me apura perder

    porque múdica es

                            y frágil

                                    y en nosotros
    sin remedio





    Diurno y más ciego, nunca comprenderé
    este nuevo sol
    Jesús Sanoja Hernández

    Un pájaro que recuerdo sentir
    se azuleja                        en la ventana de este día

    este largo día
    de tantos otros igual
    que comenzar no amenaza de sol
    ni paragua
    ni de púrpura mañana

    y que reptil
    se estira sobre la ruptura
    de los ojos
    que apenas se alcanzan abrir por vez primera

    en quien también
    por vez primera, recuerda fingir no ver crecer en la pared

    ni en los pies de su mujer, la hierba
    de Whitman

    la hierba otra
    y menos solitaria
    de escucharse respirar

    de oírse amanecer
                        por vez única
    entre las ingles, el también día primero de una renacida corporalidad

    más ajena
    y subversiva ahora
    que todo lo contiene, espera

    toda la historia suya
    y otra
    de las noches-tardes todas
    que se dejaron entrar por los sentidos

                            en el desdoblamiento vertical

    en el simulacro de toda vertical existencia
    fragmentaria

    que no deja de caminar-oler por la mañana esta que adentro lo circula

    las mismas
    encarnadas flores de Tu Fu
    que totalmente empapadas, inclinan las ramas

    el ensayo error
    que le nace desde la ventana

    como ajeno cáncer
    casi diría

    el simulacro-azulejo que mira venir
    la turbia irrealidad de estas mañanas todas……….que se concentran en mí

    como imagen abrupta
    de una sola                     y mansa
                               uniforme existencia

    como sola imagen
    de una recordada mariposa que vio en Nueva York
    desde los ojos otros
                      de Octavio Paz

    que no se cansa de revolotear
    entre las sábanas
    y muebles                      de esta casa marianera

    revolotear
    y revolotear
                              en el centro mismo de esta calle láctea
    y enmohecida

    sobre esta piedra roja
    que le viene iluminando, iluminando

    para hacer de una vez por siempre, a quien
    se deja mirar desde azules plumas, más clara ahora la niebla
    de este andante repetir

    de esta circular mañana candelera
    (entre todas)
                  que por la esquina suya más inesperada de la piel ajena
               no le dejará jamás

    de renacer



    Quizá la arruga

    Nos han dado la tierra

    Pero
    también nos dieron

    este hueco
    en los ojos

    este furor astilla

    este
    llover de suelo hacia dentro

    esta mordedura
    de hueso

    esta memoria color
    de
    sed




    Del exilio

    ¿Dónde quedó la puerta
    PADRE

    el sol que no pesa en la garganta

    ¿A dónde
    sin estar en lo dejado

    si la piedra
    —–no rima
    en tierra ajena

    y el solo se nos hizo
    muy de gallo




    Ausencia

    a la familia Mosquera Barraza

    La casa
    se echa andar por la ventana

    Retorna sin sol
    y sacude al gallo para que despierte

    Toma lugar en la mesa
    pero el pan no le habla

    Contempla conojos de anciana

    cada mueble
    cada rincón

    y se queda de pie

    en la punta
    de
    una
    espina




    Casa de arcilla

    Me falta tierra
    —–para nombrarte
    y un poco más de altura en lo roto

    Me falta la espina
    —-de caer en mí
    La vocal de piel
    ————-que te levanta

    Me falta pausa
    para reinventarte
    para desvestir la palabra

    con un soplo
    de ternura




    Retrato

    a mi madre

    Su boca
    teje lo roto en mi costado
    Su mano
    ——–es una casa larga
    donde el sueño no empina

    Ella era el sin nombre
    —–y yo la llamé cala

    Desde entonces
    ———no se habita
    Escucha un pájaro y se laguna
    Me mira a los ojos y anochece




    Poema

    a Alfredo Chacón

    Presencia que se empina
    en el hueco de ser
    y con la sin tierra en la mirada

    nos desanda
    así

    en un solo de pájaro




    La casa

    ¿Quién trajo esa puerta
    ¿Quién alzó tanta lejura en la palabra

    ¿A quién dio por mojar
    lo más hombre
    Si a fin de nada
                   nunca supimos estar hondo

    y de tanta rotura

    sol ahora
    nos empieza por nacer




    Infancia

    Perdimos
    la puerta del patio

    y con ella
    tanta lejura

    ¿Qué se hicieron
    las paredes de barro

    el café con olor a sueño
    y el gallo aquel que se quedó

    para siempre
    bajo la lluvia




    Osario

    De aquella casa
    algo despierta en la boca

    Y esta calle que nos crece en lejura
    y esta sequía
    que se alarga en lo callado

    Tanto amanecer
    en lluvia
    Tanta laguna en la palabra

    Y ahora esta ceniza
    que nos tiene en grieta

    y este crepitar que nos habita
    en el verbo.




    Amanecer

    Nadie se toca
    la mordedura de tierra en el costado

    Por eso el gallo se niega tres veces
    como un acto de ternura




    Maracaibo

    En este furor
    de ahuecar el día
    el sol desanda el filo de la altura

    y se nos acuesta
    muy adentro

    como un grito en los ojos




    Solamada

    Andar
    con el hueso en la pupila

    y respirar
    su rajadura de fiebre

    Si llover es cosa de otro sueño
    Si habitar al filo es el amén de esta tierra

    que nos sube
    a la boca

    con una poca
    de nunca




    -




    0 0
  • 12/25/16--23:47: ELÍAS DAVID [19.796]

  • Elías David 

    (Reynosa, Tamaulipas. 1980). Ha impartido talleres de creación literaria en su ciudad natal. Textos suyos han aparecido en antologías locales y de Miami. Fue profesor de secundaria. Tenía abandonada la columna de poemas Saudade en la revista cultural www.suburbano.net pero, ya sin saudade, la reinicia.


    Abandono

    Guardo el polvo de mi casa
    en esta biblioteca abandonada.
    Las líneas de luz sobre los estantes iluminan
    su parte más oscura,
    la que más navegó
    y ahora inunda
    este espacio de naufragios
    como el mío.

    Todo trazo vive
    del abandono,
    porque sólo aquello abandonado tiene vida
    y saberlo por el ritmo con que
    el viento pule las formas de los nombres
    me recuerda que yo soy el Dios que está
    hecho de polvo,
    sin mundo ni casa.





    Para leer poesía

    échate a perder un poco, fermenta
    tu garganta sobre la tierra serenada justo al
    amanecer. Serpea en esa luz
    cuando aún es de la noche.

    Ya con el sol encima, si vas
    a alguna escuela, no leas ahí, querrás
    llorar, reír y no hallarás
    ahí culpables.

    Encuentra amantes y ódialos
    si dicen ser personas, ámalas
    si se dicen
    cosas.

    Abre un libro
    de cualquier poeta: escribe
    sobre sus letras,
    como la sombra de una hoja
    sobre la sombra de un árbol.

    Quémalo y lleva las cenizas
    al agua, anda sobre el agua mientras recitas,
    ahoga lo que quede.

    No vuelvas a escribir
    ni intentes decir que haces poesía,
    pero acaricia su lomo, antes
    de que huya.



    Leyéndose a sí misma

    Tú sólo querías leer
    Aquella tarde era un montón de pedacitos
    brillando sobre la ardiente oscuridad de la calle.

    La voz de los demonios
    se tatuaba automática en las manos
    Nada conjugaba nuestros ojos
    no nos compartimos la risa ni el camino.

    Así es esto
    Yo sólo quería la voz de la rutina
    que sucede al cómplice arrebato de la muerte.

    Pero he ahuyentado la terrena
    enfermedad de los espasmos.

    Me he convertido en un creyente
    de la diosa más humana:
    adoro a la mujer que me sonríe
    como a un extraño
    que simplemente pasa
    interrumpiendo su tarde, su lectura,
    su eternidad plasmada.









    -

    0 0
  • 12/27/16--04:00: A. C. MIREA [19.797]

  • A. C. MIREA
        
    A. C. Mirea (su verdadero nombre: Costel Mirea) nació el 21 de mayo de 1968, en la ciudad de Calafat (condado de Dolj, Rumanía). Poeta, ensayista y periodista.

    OBRA:

    Recviem pentru sinucigași/ Requiem por suicidas – 1998


    Traducción al español: Costel DREJOI



    RUMIAD  EN  PAZ  VUESTRA  SALIVA

    sed felices rumiad en paz vuestra saliva
    manten a toda costa la vida – ese
    milagro que no significa nada pero hay

    alegraos hoy mañana sería muy posible determinar que estáis
    muy solos será el día
                                  de los tonos más claros




    PUTREFACCIÓN

    un sentimiento llama a la putrefacción a un sentimiento que
    llama a la putrefacción a un sentimiento que
    llama a la putrefacción –
    mira cómo me invade la indiferencia
    y me voy.
    una rama me hiere el hombro. fluye
    la ausencia



    RETROSPECTIVA

    el nogal. expansiones de verde sobre la puerta y los recuerdos.
    mamá llevaba una azada que me traía el bienestar y el crecimiento.
    el día cuando maté un pollo y lloré.
    noches en las que los brazos de mi madre calmaban la habitación y las pesadillas.
    me vuelvo. pero las fronteras son fronteras, y las personas mayores son graves.

    Traducción al español: Costel DREJOI






    -

    0 0


    STELIOS HOURMOUZIADIS

    Stelios Hourmouziadis (Atenas, 1973) es un poeta, escritor y estudioso de la traducción al griego. Es licenciado en Derecho (1997) y en Literatura y Lengua Italiana (2005) y trabaja en el Ministerio de Asuntos Exteriores como diplomático. Habla español, francés, italiano, alemán e inglés.

    Prepara su primera colección con poemas en griego pero también escribe en español y en otros idiomas. Los poemas presentados aquí son inéditos. La colección de sus poemas griegos ya está lista y se publicará pronto. De esta colección Stelios, amablemente, me ofreció tres poemas para una publicación previa.

    Como diplomático Stelios tiene que viajar mucho y por eso las ciudades y el tiempo desempeñan un papel primordial en su obra. Los poemas escritos en Alemania o en Francia son cada vez diferentes porque los sentimientos cambian. Su aislamiento psicológico y mental, la distancia y la falta personal de cosas que él considera inalcanzables pintan su obra con colores de nostalgia y añoranza.
    En este contexto también se inscribe su interés por temáticas poéticas como la muerte, las faltas o las ausencias, el cronos y el topos. Los dos últimos temas tienen una presencia recurrente en su poesía.

    Sus poemas en castellano hablan, sobre todo, del amor porque considera que la lengua española es una lengua que puede hacer resalir las grandes pasiones y las necesidades del alma. En la mayoría de los casos su poesía en idioma extranjero está liada con su vida amorosa de habla ajena.

    [Por Natasa Lambrou]


    Αναξιόπιστη στύση

    Είναι το πρωί
    που ξαναμμένος
    από τη βραδινή απραξία
    απλώνομαι ανυπόμονα,
    στ’ άκρα-το μέλι αναζητώντας.

    Μεταξύ ύπνου και αυγής
    ανόρεκτα με ψηλαφίζεις
    έτσι από «πρέπει»
    νομίζεις πως «μπορείς».

    Κι όμως είναι αυτή σου η δύναμη,
    αυτή που τόσο σ’ ανυψώνει,
    που αποδεικνύεται απάτη
    πόθου νωχελική ανάμνηση
    κι έτσι κι εγώ αρνούμαι να ξυπνήσω.
      
    Vaison-la-Romaine, 29.7.09



    Erección poco fiable

    Es por la mañana
    cuando caliente
    por la inactividad nocturna
    me  alargo impacientemente,
    el miel a los bordes buscando.

    Entre sueño y alba
    sin ganas me palpas
    así porque “debes”
    crees que “puedes”.

    Mas es esa fuerza tuya,
    la que tanto te eleva,
    que resulta engaño
    indolente recuerdo de pasión
    y así yo me niego a despertar.

    Vaison-la-Romaine, 29.7.09


    2 φορές ανάποδα

    Περίεργο.
    Διπλή αναποδιά
    η επανάληψη του ωραίου.


                                                   Σε γράφω πρόχειρα,
                                                   μετά να σε διαβάσω.
                                                   Σε ξαναγράφω όμορφα,
                                                   μα με το ίδιο λάθος.


                Σύμπτωση πτώσης.

    Βερολίνο, 8.12.09


    2 veces al revés

    Extraño.
    Doble adversidad
    la repetición de lo bello.

                                                   Te escribo en sucio,
                                                   después para leerte.
                                                   Te reescribo hermoso,
                                                   mas con el mismo fallo.

                Casualidad de caída.

    Berlín, 8.12.09



    Café Quichnia

    Στον απέναντι τοίχο
    επένδυση πέτρας
    με καθηλώνει.

    Στον απέναντι τοίχο
    δίχως ίχνος αντανάκλασης
    προσπαθώ να με αναγνωρίσω:

    Στο ζευγάρι που σφιχτά
    κρατιέται μη χαθεί

    Στη γυναίκα που
    ηλεκτρονικά επικοινωνεί

    Στην καρέκλα που
    όσο κι αν είναι θελκτική
    μένει πάντα μόνη

    Στο πηρούνι που
    ρυθμικά το πιάτο του φλερτάρει

    Στο ποτήρι που
    τα χείλη μου
    άψυχα ακουμπά

    Στο γλυκό που με
    την πίκρα του καφέ
    αδίκως σμίγει

    Στα ψίχουλα που
    η καθημερινή επανάληψη
    πίσω μου αφήνει.

    Σ’ αυτό το καφέ υπάρχω.
    Σ’ αυτό το ξένο ξύλο
    το βάρος μου κρεμάω…

    Βερολίνο, 14.7.2009



    Café Quichnia

    En la pared de enfrente
    revestimiento de piedra
    me está clavando.

    En la pared de enfrente
    sin huellas de reflejos
    esfuerzo reconocerme:

    En la pareja que estrechamente
    se agarra para no perderse

    En la mujer que
    electrónicamente se comunica

    En la silla que
    acogedora que sea
    siempre se queda sola

    En el tenedor que
    rítmicamente su plato corteja

    En el vaso que
    mis labios
    fríamente toca

    En el dulce que con
    la amargura del café
    injustamente se une

    En las migas que
    la repetición diaria
    deja atrás de mí.

    En este café existo.
    En esta madera ajena
    mi peso cuelgo…

    Berlín, 14.7.2009




    -

    0 0
  • 12/27/16--15:19: ROCÍO ACEBAL [19.799]

  • Rocío Acebal

    Rocío Acebal (Oviedo, 1997), estudia Doble Grado en Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III de Madrid.

    Ha participado en la antología Diversos (Círculo Cultural de Valdediós, 2015). Sus versos han aparecido en la revista Anáfora y en Los Diablos Azules, suplemento literario de infoLibre, entre otras publicaciones.

    HA PUBLICADO: Memorias del mar (Colección Valparaíso de Poesía/96, 2016). 

    Es editora de la Revista maremágnum.




    No tomes de la mano a nuestras hijas

    Puedes amar
    pero no expongas a la luz
    lo que has de hacer de noche,

    pero no rompas tus grilletes
    -la cadena es de oro:
    da las gracias,
    corresponde la voz con tu silencio-.

    Guárdate de los ojos,
    eres una extranjera:
    no reclames,
    no tomes de la mano a nuestras hijas.

    Toleramos que existas:
    es bastante.





    Memorias del mar (Valparaíso ediciones) de Rocío Acebal


    MEMORIAS DEL MAR

    Recuerdo, congeladas, las estrellas
    en las primeras horas de mi vida;
    la oscuridad nos separaba
    sobre la arena blanca.

    La memoria retorna vagamente,
    como la playa al desnudarnos, solas,
    una vez regresamos a este mundo;

    descanso ante mi oreja caracolas
    y en el rumor del mar oigo tu voz



    EL CÍRCULO

    La sábana escarchada de la arena
    en tu mirar refleja el desgastado
    recuerdo de otra aurora: el verde prado
    testigo de pasión, la luna llena,

    un cigarro, los gritos, tu melena,
    su aliento de caballo desbocado;
    de pronto, la tormenta del pasado
    y tu rostro teñido por la pena.

    Entonces, -sin ti- al paso de los años
    un venturoso idilio en otra orilla,
    una radio de fondo, el mismo tema;

    el antiguo deseo, un gesto huraño,
    los restos de salitre en mi mejilla,
    la memoria del mar y este poema.



    El retorno 

    La inclinación melódica del mar
    vuelve a posar tu voz sobre la arena

    de vuelta en Calafell, años más tarde:
    en días como éste, me pregunto

    si, inhóspita sirena, has olvidado
    la dignidad furtiva de aquel beso
    o en los momentos íntimos retorna
    aún a tu retina esa experiencia 
    primera del amor correspondido;

    y en días como éste desearía
    de nuevo retener entre mis manos
    los contornos de sal que acaricié
    en esta misma cala –en otro tiempo-,
    aunque la toga de nostalgia cubra
    después de tantos años las viejas ambiciones
    aunque escondas el rostro, avergonzada 

    porque perduran
    en nuestros cuerpos juveniles restos
    de amor y de pasión,
    porque es posible el gozo,
                                 todavía.



    TE MUESTRAS SOBRE EL LECHO DE LA MUERTE
    sórdida elongación del horizonte:
    has cerrado los ojos y la mar
    acuna tu cadáver con gesto descuidado,
    asida a todo lo que ya no existe.

    No habrá solemnidad que te devuelva
    a la arena -a mis brazos-, a la vida.

    En alto, buitres níveos, las cigüeñas
    sobrevuelan los restos del naufragio.



    EN RESUMIDAS CUENTAS

    La sinuosa imagen de Afrodita,
    el tiempo y su insultante ligereza,
    las estatuas, Venecia, los jardines,
    llanto de senectute, “a la manera…”,
    y el irritante asunto de la rosa:
    siempre este falso asombro, la emoción
    vacía de unos versos predecibles.



    ROCÍO ACEBAL MIDE EL TIEMPO DE LA POESÍA

    escrito por Gonzalo Gragera

    Memorias del mar es el primer libro de poemas de Rocío Acebal (Oviedo, 1997), estudiante de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III de Madrid. Desconozco si la poeta desea dedicarse al oficio de la politología —ese híbrido entre el horóscopo y la estadística— o al casi inteligible y prosaico lenguaje de las materias jurídicas. Pero qué más da eso ahora, la vida es larga y el arte es un juguete. Lo que sí nos queda claro es que conoce su primera vocación, que es la que nunca se olvida, la que siempre, de una forma u otra, acompañará y marcará el horizonte que a medio plazo se le plantea. Podrá o no ejercer su dedicación, podrá o no evolucionar, perfeccionar, seguir, avanzar en su laboriosidad, pero el germen estará ahí, paciente, dispuesto a brotar o a aguardar el momento.

    Que una poeta tan joven titule su primer libro, editado en Valparaíso, Memorias del mar es, como mínimo, llamativo. No tanto por el segundo sustantivo como por el primero: memorias. ¿Qué recuerdos, realmente significativos y relevantes, puede albergar en la memoria una joven de diecinueve años? Esta es la pregunta que el lector maduro —o mayor— podría sugerir en un simple vistazo a la edición del ejemplar. Pero en ese caso responderíamos que los más importantes, sobre todo si contamos con los que repercuten en el desarrollo vital e intelectual de la persona. Los recuerdos de la adolescencia o la primera juventud no son, y más aún al valorar la secuencia total de cualquier biografía, los más profundos e indelebles, pero sí son los determinantes, la primera piedra en la arquitectura de la personalidad. Rocío Acebal traslada estas memorias y las vincula al mar, un paisaje que suele evocar días ajenos a la rutina, días de ociosidad, de primeras experiencias en la vida; de probar lo nuevo y lo desconocido, en resumidas cuentas. Me temo que está relación en el título no es casual.

    Como decimos, este paisaje del mar atraviesa el discurso del libro, en algunas ocasiones en primer plano y en otras de manera menos explícita, tan sólo sugerente y de puntillas. En los poemas se repiten conceptos como sombras, olvido, tiempo… una serie de palabras que nos acercan a una poeta joven convencida del paso del tiempo, o mejor, a una poeta joven convencida de que el paso del tiempo es uno de los principales temas de la mejor poesía. Esta insistencia en la descripción y reflexión sobre el paso del tiempo se repite en títulos de poemas como Encuentro furtivo, Imagen de la vida en unas horas, El retorno, Fin de juventud, Instantes finales, Sobre la dependencia del recuerdo… Como ejemplo, estos versos:

    «Hoy que la soledad
    es la última forma de la vida
    este anhelo abatido ha hecho que pierda
    lo que había perdido, ya, de mí.
    ¿A qué he venido al mundo?
    ¿Quién soy, si soy tan solo
    la imagen del espejo, parodia de mi misma?
    He quemado el deseo en mi interior,
    todo ha llegado demasiado pronto».

    En Memorias del mar hay dos despertares: el poético y el existencial o personal. La autora toma conciencia del objeto literario al tiempo que asume el discurrir de su reloj vital, el primer síntoma de que la madurez ha venido. Ambos descubrimientos se nutren y, mutuamente, se benefician el uno del otro. Pero no todo es elevación y solemnidad en la dicción y la temática, también hay lugar para la ironía, como en el poema Obviedad (poética a la que otros se aplican):

    «Los poetas sinceros
    como los músicos —según parece—
    no deben conocer la tradición.
    Descríbenos tus noches,
    jodidamente hermosas con princesas
    sin bragas
    o vestido
    que están mucho más guapas despeinadas,
    revela la evidencia:
    la noche es más oscura si no hay luces
    o
    es invierno y vuelvo a tener frío
    o
    los sordos no escuchan tus palabras.
    No es necesario un don
    vales
    ni siquiera requieres de gramática.
    Que tus destellos se extravíen
    bajo la inocuidad de los volúmenes
    como en la anécdota lo hará tu nombre».

    Cualquier lector que esté al tanto de lo que hoy día se publica sabrá a qué nos estamos refiriendo.

    Alguna que otra, natural, inevitable, reserva: «Quebrando con ternura el aire gélido / como quien parte pan en la posguerra». ¿Qué posguerra? ¿En todas las posguerras hubo carestía? No obstante, son hechos salvables, circunstanciales, en un conjunto en que predomina una sorprendente unidad de tono y de dicción. En Memorias del mar no está todo, como es obvio, pero sí hay principios del todo y, lo más importante, sólidas bases. Para quien aún no lo entienda, un haiku que posee lo mejor que de este podemos esperar: brevedad en el continente y extensión en el contenido:

    «El exterior
    está vallado. Lloro
    tras la ventana».




    -

    0 0
  • 12/28/16--09:21: ANGHEL DUMBRĂVEANU [19.800]

  • Anghel DUMBRĂVEANU

    Anghel DUMBRĂVEANU nació el 21 de noviembre de 1933 en la aldea Dobroteasa (condado de Olt, Rumanía) y murió el 12 de mayo de 2013 en la ciudad de Timișoara. Poeta, escritor y traductor. Formó parte de la Generación '60, junto con Nichita Stănescu, Gheorghe Tomozei, Fănuș Neagu y otros.
           
    Licenciado de la Facultad de Filología de la Universidad de Timișoara en 1968. Entre 1953 y 1990 fue redactor, luego secretario general del Consejo de Redacción y redactor jefe adjunto de la revista „Scrisul bănățean”/ „El escrito de Banat”, nombrado, más tarde. „Orizont”/ „Horizonte”.

    OBRA

    Fluviile visează oceanul/ Los ríos sueñan el océano (1961)
    Pământul și fructele/ La Tierra y las frutas (1964)
    Iluminările mării/ Las iluminaciones del mar (1967)
    Oase de corăbii/ Huesos de navíos (1968)
    Fața străină a nopții/ La cara ajena de la noche (1971)
    Singurătatea amiezii/ La soledad del mediodía (1973)
    Diligența de seară/ La diligencia de la tarde (1978)
    Tematica umbrei/ La temática de la sombra (1982)
    Curtea retorilor/ El patio de los retóres (1989)
    Predica focului/ El sermón del fuego (1993)
    Diamantul de întuneric/ El diamante de oscuridad (1997)
    O ireală bucurie de-a aștepta/ Una irreal alegría de esperar (1999)
    Begoniile de la mansardă/ Las begonias en el ático (2002)



    Traducción al español: Costel DREJOI


    NUNCA EL OLVIDO

    Entre nosotros hay nieves y arenas.
    Mañana tal vez desiertos, océanos.

    Nunca el olvido.

    Debajo de tu icono comienzo el día.
    Mi ala crece de tu hombro.
    Me han consagrado, embriagador y puro, al mar,
    Ser y no ser derrotado.

    Entre nosotros hay nieves y arenas.
    Mañana tal vez el cielo caído.
    Pero la alegría de atravesar la noche
    Para encontrarte en la otra orilla,

    Donde nunca el olvido…



    PAISAJE EN BLANCO

    Nos herirá tanto blanco seremos enterrados
    como dos árboles hieráticos en la nieve
    ¡vamos a huir! demasiado silencio fluye sobre
    nuestras sienes y sobre nuestros ojos ¡vamos a huir
    ahora mientras todavía conocemos el sendero mientras la noche
    no sopla estrellas heladas sobre nosotros!
    con el aliento te abro 
    la ventana invisible prolongo mi mirada
    sobre ventisqueros deslizando
    con sus plantas azules a través del río
    donde en el cuarto caliente quema el espíritu
    protector del fuego allí envueltos en pieles de oso
    bajo linternas chinas de membrillos en los estantes
    bajo la fragancia de tu axila
    ¡vamos a huir! nos herirá
    nos herirá tanto blanco echo de menos tu paso
    liberado del peso de la ropa en la quietud del cuarto.

    Traducción al español: Costel DREJOI


    Cum raza serii 

    Sînt şi aici şi-n altă parte
    şi fericit şi trist, şi rău şi bun,
    cum viaţa-nseamnă şi puţină moarte,
    cum înţelept şi cum nebun.

    Iau barca şi mă urc în cer,
    şi în pămînt, şi-n flori, şi nicăurea,
    cum raza serii într-un giuvaer
    şi cum ecoul colindînd pădurea.

    Să mă aştepţi pe-acelaşi mal
    unde-am să ies mereu din ape,
    cum fluxul largului egal,
    cum şi departe, şi aproape.



    Curg târziu 

    Nu mai am legăturile intime
    De altădată
    Cu procesul prin care planta-nfloreşte
    Şi vă dă mirosul cel bun.
    Nu mai am prietenii cu care-am învins,
    Nici privilegiul de a muri
    Şi de-a-nvia
    În speranţa femeii.



    Desen de iarnă 

    De doua zile ninge cu stele mari pe Olt.
    Colinele viseaza suav sub cerga moale
    Si parca sunt mai tanar, mai pur, mai dezinvolt
    Cum ratacesc cu ochii prin sunetc ovale.

    Padurile solemne privesc tacut spre cer
    Cu crengilc-ncarcate de linisti si lumina ;
    Salbaticiuni ciudate rasar din rapi si pier
    Cand vulturii vazduhul cu aripa-l inclina.

    La cotul unde-arinii se dau uimiti in laturi
    Sub frunti sa li se-astearna oglinzile miscate,
    Privirea mea dcschide larg zarea de omaturi,
    Si-mi vii din amintire cu genele mirate.

    Aud prin iarba arsa de ani incet cum treci,
    Si degetele tale lung parul mi-1 resfira.
    Cum peste noi coboara cristale moi si reci,
    Eu mina-mi trec prin astre ca pe-o albastra lira.



    Mamei 

    Plecata acolo unde nu se vede
    cum trece crizantema lunii pe cer
    unde nu se stie
    roua privighetorii
    mirosul gutuii pastrate-n hambarul cu grâu
    pâna cresc nametii cât casa 

    Cum sa mai auzi plânsul copilului
    cum sa descânti fruntea fetei bolnave
    cum sa simti miscarea de aripi
    a visului
    când astepti
    îndurerata si mândra 

    Unde ti-e urma
    Pe ce drum sa-ti ies înainte?



    Poemul de Nord 

    Te caut prin gândurile desfrunzite, într-una,
    Şi mă dor drumurile pe care-ai trecut,
    Şi umblu pustiu toată noaptea cu luna,
    Pe ţărmul unui timp atât de departe, pierdut.

    Mereu mai frumoasă prin sunet îmi treci
    Cu zâmbetul trist şi părul negru şi lung
    Şi-n tâmplă îmi bat clopotele orelor reci
    Şi umbra-ţi de chin o chem mereu, şi-o alung.

    Căci frunzele viselor în poemele mele de sud.
    Cine-ţi sărută ochii când se-ntristează?
    De mult nu mai pot, când vii, să te-aud,
    Am uitat să-ţi descânt genunchiul cu-o rază.

    Te caut tot mai departe, dar treci
    Tăcută prin albastru-mi fiord
    Şi-n tâmplă îmi bat clopotele orelor reci:
    Cad visele, galbene, ăn poemele mele de nord.






    -



    0 0
  • 12/28/16--10:15: JACOBO LLANO [19.801]

  • Jacobo Llano 

    (Madrid, 1971) 

    Ha publicado su primer libro de versos bajo el título de “No sabemos” en la editorial Devenir, 2013.

             
    Jacobo Llano ha ganado el XXVI Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma, 2016, con el poemario El silencio de los peces.




    “No sabemos” Editorial Devenir, 2013.

    El poemario está dividido en tres apartados que llevan títulos sugerentes como “Los hijos de Orestes”, “Las Hilanderas (Cloto, Láquesis y Átropos); “Recuerdo hacia 1993, de los años 80 pasados en el colegio, escrito en 2010; Viajes y maletas, o Nueva York: proud music of the storm.

    Apenas sabemos lo que decimos
    y no sabemos
    decir lo que callamos,
    pues lo que es, y calla, 
    calla silencio adentro sin nosotros.

       (Del poema Los hijos de Orestes)




    Para contar la historia que nos falta,
    para cubrir los huecos que nos llenan,
    somos autores todos sin remedio
    aunque no escribamos ni una línea.

    Una obra de teatro cada día.

    La memoria enhebrando su novela.

    La llama de un poema en la conciencia
    en la que ardemos más de lo que alumbra.

    Ensayo, al fin, de vida que es la vida
    mientras la verdadera se pierde en el intento.

    ¿O acaso nos espera oculta entre esos libros?



    En El silencio de los peces, el autor escribe: La restitución es un puente para nadie / y nada se redime excepto la mirada. Desde la experiencia biográfica a la memoria discursiva, desde la realidad íntima a la imaginación que intenta trascender los huecos que nos llenan, los poemas indagan en las contradicciones y malentendidos que forman las relaciones de padres e hijos, en la incapacidad para quebrar la incomunicación entre seres que se quieren. En este proceso de verbalización que constituye el libro, lo que parecía inmutable no cesa de transformarse y todo aquello que dormía entre cenizas se alza en llamas a la vuelta de cada verso. En el poema, entonces, todo es presente, el lugar donde el lenguaje sucede —igual que la vida— como un acto de fe.







    -


    0 0
  • 12/28/16--11:02: TZU YEH [19.802]

  • Tzu Yeh 

    (China, siglos III-IV). Poetisa. 

    Durante los periodos de agitación política y social, desde el siglo III hasta el VII, los poetas encontraron refugio y consuelo en el campo. Algunos eran ermitaños y crearon una escuela de poesía a la que llamaron “campo y jardín”; otros escribieron los mejores poemas populares chinos, como los de amor atribuidos a Tzu Yeh, poetisa autora de La balada de Mulan, que relataba las aventuras de una mujer soldado, disfrazada de hombre y El pavo voló al Sureste, extensa narración de un trágico amor familiar, escrito en lengua vulgar y elocuente



    Otra vez es de noche

    Otra vez es de noche. 
    Suelto mi pelo sedoso
    sobre los hombros
    y abro los muslos
    sobre mi amado.

    Dime: 
    "-¿hay alguna parte mía
    que no sea adorable?"

    Tzu Yeh (China, Siglos III-IV)

    (Poemas eróticos de China y Japón. Versiones al español de Carlota Caulfield con la colaboración de Margarita León Chang y Yoshino Katsumi.) CARLOTA CAULFIELD



    TORNA a venir la nit
    i em deixo anar la mata
    de fina cabellera
    damunt de les espatlles
    i eixarranco les cuixes
    damunt de l'estimat.
    -Digues, ¿hi ha res de mi
    que no et sigui adorable?

        (Trad. Miquel Desclot)



    La Helada (The Frost)
    de Tzu Yeh

    Esa es la traducción que le hizo Bruce Lee, al final aparece el cuaderno con su puño y letra de lo que hizo.
    La busqué en español, pero nadie le ha hecho una traducción, así que traduje la traducción de Bruce :)

    La Helada

    Hombre joven,
    Aprovecha cada minuto
    De tu tiempo
    Los días pasan;
    Antes de que tú también
    Crezcas viejo

    Si tu no me crees
    Mira ahí, en el jardín,
    Cómo la helada
    Brilla blanca y fría y cruel
    En el pasto que alguna vez 
    Fue verde

    ¿Acaso no ves
    Que tú y yo
    Somos como las ramas
    De un árbol?
    Con tu alegría,
    Viene mi risa;
    Con tu tristeza
    Comienzan mis lágrimas

    Amor,
    ¿Podría la vida ser otra cosa
    Que tú y yo?

    https://www.emudesc.com/threads/la-helada-poema-favorito-de-bruce-lee.416185/



    "No logro dormir...", de Tzŭ Yeh

    No logro dormir por el brillo de la luna llena.
    Pensé una y otra vez haber oído 
    una voz llamando, a la que sin esperanza 
    respondo “Sí” hacia el vacío.

    © Versión de Juan Carlos Villavicencio



    Pro la brilo di la plen luno
    me ne povas dormar.
    Me kredis audar hike ed ibe
    ula voco qua advokis me.
    Ma sen espero me respondas:
    “Yes” al vakua aero.




    I cannot sleep for the blaze of the full moon.
    I thought I heard here and there 
    a voice calling, 
    hopelessly I answer 'Yes' to the empty air.

    It is night again.
    I let down my silken hair over my shoulders and open my thighs over my lover.
    'Tell me, is there any part of me that is not lovable?'

    I had not fastened my sash over my gown when you asked me to look out the window. 
    If my skirt fluttered open, blame the spring wind.

    The bare branches tremble in the sudden breeze. The twilight deepens.
    My lover loves me, and I am proud of my young beauty.

    I am the North Pole steady for a thousand years.
    Your sun-like heart goes east in the morning and west in the evening.



    Your Deceits

    I’'m too unschooled to play these games -False starts, excuses, lies,
    But you are like free-floating river weeds
    Changing with every shift of the Spring wind . . .



    Song 

    Winter skies are cold and low, with harsh winds and freezing sleet.
    But when we make love beneath our quilt, we make three summer months of heat.



    Admonition 

    When she approached you on the street, you couldn't possibly say no.
    But your neglectof me is nothing new. 
    Hinges soon sag on an empty door: it won't fit snug like it did before.



    A Smile

    In this house on a hill without walls,
    the four winds touch our faces.

    If they blow open your robe of gauze,
    I'll try to hide my smile.



    An End to Spring

    Your leaving brought an end to spring,
    now longing burns like summer's heat.

    Will I ever lift my dress for you again?
    Will my pillow ever hold your lovely face?

    http://historyhoydens.blogspot.com.es/2008/04/ive-never-been-student-of-poetry-or.html





    -

older | 1 | .... | 340 | 341 | (Page 342) | 343 | 344 | .... | 364 | newer