Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


older | 1 | .... | 330 | 331 | (Page 332) | 333 | 334 | .... | 364 | newer

    0 0


    Marlene Nourbese Philip

    Nacida el 3 febrero de 1947 en Trinidad y Tobago, es una poeta canadiense, novelista y ensayista conocida por la experimentación con la forma literaria y por su compromiso con la justicia social.

    Bibliografía:

    Poesía:

    Thorns (1980)
    Salmon Courage (1983)
    She Tries Her Tongue, Her Silence Softly Breaks (1989)
    Discourse on the Logic of Language (1989)
    Zong! (2008)

    Novelas:

    Harriet's Daughter (1988)
    Looking for Livingstone: An Odyssey of Silence(1991)

    Ensayos:

    Frontiers: Essays and Writings on Racism and Culture (1992)
    Showing Grit: Showboating North of the 44th Parallel (1993)
    CARIBANA: African Roots and Continuities - Race, Space and the Poetics of Moving (1996)
    Genealogy of Resistance and Other Essays (1997)

    Teatro:

    Coups and Calypsos (1999)
    Harriet's Daughter (2000)

    Premios:

    Casa de las Americas prize for the manuscript version of the poetry book, She Tries Her Tongue... 1998
    Tradewinds Collective (Trinidad & Tobago) Poetry – 1st prize, 1988 and Short Story – 1st prize, 1988
    Canadian Library Association prize for children's literature, runner-up, for Harriet's Daughter - 1989
    Max and Greta Abel Award for Multicultural Literature, first runner-up for Harriet's Daughter - 1989
    Guggenheim Fellow, in poetry – 1990
    McDowell Fellow – 1991
    Lawrence Foundation Award for the short story "Stop Frame" published in the journal Prairie Schooner - 1995
    Toronto Arts Award in writing and publishing, finalist – 1995
    Rebels for a Cause award, the Elizabeth Fry Society of Toronto – 2001
    Woman of Distinction award in the Arts, YWCA - 2001
    Chalmers Fellowship in Poetry – 2002
    Rockefeller Foundation residency in Bellagio, Italy - 2005.



    El testimonio se inclina ante la Madre Lengua. 

    I

    La piedra se lamenta
    atormentada
    en su aspecto y forma
    por la pérdida
    sobre
    pérdida
    bien afilados
    como la sensación de algunos días
    en el mismo centro de cada palabra,
    los como-si de ayer ocurrieron;
    mente y cuerpo concentran

    historia-

    la confusión de siglos que se sucede
    mientras la palabra
    riza el pelo
    achata narices
    engorda labios
    diseña mandíbulas prognatas
    encoge el cerebro
    para liberar la promesa
    en la fealdad

    la ausencia en la imagen.


    II

    aquellos que
    habitarían
    el más allá de la palidez
    donde el sacrilegio del cero
    disputa
    la matemática del corazón,
    erigen santuarios de piedra en el común de 
    nosotros

    -anatema-

    toca lengua con lengua
    libera
    aquello que está extrañamente atrapado entre
    lengua y mejilla y labio


    III

    aquel lugar de otra lengua madre

    roza con su lengua
    lame

    la nada
    la prisión de estas lenguas emparedadas
    -habla

    esta/
    jódete puta -hija de puta -
    este/
    santo-blanco-padre-que-estás-en-los-cielos
    esta/
    ¡ay, ay!
    lengua

    que envuelve
    exprime
    la mente una y 
    otra vez


    IV

    esta lengua que se arraiga
    profundamente
    de
    un tirón
    empujando
    rasgando
    la raíz
    de cuajo
    que yo
    cortaría
    en
    trocitos
    una serpiente
    de cada uno crece
    una cabeza
    (Gorgona -
    para converir mi lengua en piedra)
    una cola
    y atormentar la ausencia
    que se lamenta
    /atormentada en su aspecto y forma...


    V

    Oh, pero ¿debo?
    Yo
    las domaré -

    a estas serpientes
    las alimentaré
    con leche
    de pechos negros
    (las acariciaré mientras maman)
    para acallar
    las lenguas de seda deslizante
    biperinas
    -de plata y hechas trizas-
    las palabras cabalgan de nuevo
    a través
    de noches de yegua.

    déjame -
    Yo
    me estiraré
    con ellas
    las encamaré con silencio
    a estas serpientes
    las haré sabias
    con lo malvado
    de las palabras
    para engendrar una y otra 
    vez

    en su crianza
    -una camada nueva
    -una raza
    -una raza guerrera
    de las palabras

    -un huevo en el nido
    que espera
    romper el momento
    en la espera


    VI

    habré yo
    de golpearme
    bajo la lengua y patearlas
    -estas palabras
    sostenerlas en el aire
    arriba
    una en cada mano
    inofensivas
    la palabra
    que reclama
    y mutila
    que reivindica
    de nuevo
    o

    en la boca de mi madre
    utilizaré
    yo
    la lengua del padre
    cohabitando extrañamente
    en la madre
    palabras incestuosas
    para vengar el yo

    roto
    por 
    la palabra

    Stalker...http://lostinmarienbad.blogspot.com.es/2009/05/el-testimonio-se-inclina-ante-la-madre.html



    Meditaciones sobre la Declinación de la Belleza
    por la Muchacha de los Pómulos altos


    Si no           Si no           Si
    No
    ¿Si no en el lenguaje de usted
    – en su lenguaje –
    entonces, en lo de quién?

    Soy yo
    Si no en suyo
    En lo de quién
    En el lenguaje de quién

    Soy yo     Soy
    Si no en suyo
    En lo de quién

    Soy yo
    (si no en suyo)
    Soy suya
    En el lenguaje de quién

    No soy
    No soy,  Soy suya
    Si no en suyo
    Si no en suyo
    En lo de quién
    En el lenguaje de quién
    Soy…

    La Muchacha de pómulos altos:

    Ella es
    Yo soy
    Mujer del trasero que vuelve locos a los hombres

    Y si no en suyo
    ¿Dónde está la Mujer de nariz ancha
    – ancha como su fuerza?

    Si no en suyo
    En el lenguaje de quién
    ¿Está el Hombre de labios como la luna llena
    Llevando la medianoche de Color
    Reventada por las estrellas – una sonrisa?
    En lo de quién
    En el lenguaje de quién

                                  Soy
                                  No soy
                                  Soy      Soy suya
                                  Soy      Soy

    Si no en suyo
    En lo de quién

    En el lenguaje de quién
    Soy

    Si no en suyo
    Bella

    Translation from English into Spanish: Alexander Best
    https://zocalopoets.com/2011/08/page/2/




    Meditations on the Declension of Beauty
    by the Girl with the Flying Cheek-bones

    If not     If not     If
    Not
    If not in yours
                  In whose

    In whose language
    Am I
    If not in yours
                  In whose

    In whose language
    Am  I      I am
                  If not in yours

    In whose
      Am I

    (if not in yours)
      I am yours

    In whose language
                            Am I not

    Am I not     I am yours
    If not in yours
    If not in yours
                   In whose

    In whose language
                          Am I …

    Girl with the flying cheek-bones:
    She is

    I am
    Woman with the behind that drives men mad
    And if not in yours
    Where is the woman with a nose broad
    As her strength

    If not in yours
    In whose language
    Is the man with the full-moon lips
    Carrying the midnight of colour
    Split by the stars – a smile

    If not in yours
              In whose

    In whose language
                            Am I
                            Am I not
                            Am I      I am yours
                            Am I not         I am yours
                            Am I   I am

    If not in yours
    In whose

    In whose language
     Am I

    If not in yours
    Beautiful




    Thorns is NourbeSe Philip’s first book of poetry published in 1980 by Williams Wallace Inc. Stratford. It is now out of print but photocopies may be obtained from the author.


    Nostalgia ’64

    Liming by de street corner
    dressed to kill
    from stingy brimmed hat
    to pointy toe shoes,
    Limacoled wit de freshness
    of a breeze in a bot
    tle
    checking out de girls dem
    cruising by
    “buh how yuh look sweet so”
    talking bout de latest caiso
    who’s a jackabat
    an’ who not,
    liming by de Street corner
    dressed to kill. 




    All That Remains Of Kush Returns 
    To The Desert

    When I return
    would you remember me
    orphaned
    child face set against you
    tied
    to me through suffering
    secret and sombre?

    Return I will
    grown
    woed skinned with grief
    for those thousand nights shall be
    as one
    stranger shadowed in stranded struggles of what was
    to be to
    speak in different tongues of ignorance forget scattered words
    shattering trees of truth on shoals of silence. 

    ….You were silence.
    Where were your talking drums
    to message my soul
    before they twisted it
    before they broke it
    before they sold it for twelve cowrie shells before we learnt too much
    too soon
    too late?

    Nyame
    when I return rough shod
    take me
    one of your many daughters
    carrying lost tribes of suffering
    welcome me
    gently I carry tiny thorns of Africa within
    and all that remains of Kush returns
    to the desert.


    Salmon Courage is NourbeSe Philip’s second book of poetry published in 1983 by Williams Wallace Inc. Stratford. It is now out of print but photocopies my be obtained from the author.


    ANONYMOUS

    If no one listens and cries
    is it still poetry
    if no one sings the note between the silences
    if the voice doesn't founder on the edge of the air
    is it still music
    if there is no one to hear
    is it love
    or does the sea always roar
    in the shell at the ear?





    St. Clair Avenue West

    The bolt of fabric lay between us
    covered in dust,
    ‘Burnt Sienna’, the price tag read,
    seven dollars per yard
    (he hadn’t gone metric yet).
    “I want enough to cover one chair –
    this chair here”.

    The grimy light shafted us
    spotlit dust
    danced in particles.
    He held up the shears
    began to cut –
    I stared
    saw
    (believed for the first though I knew all along),
    the blue veins,
    the numbered wrist.

    “It’s a nice chair . . .
    Yes, I could do a good job for you.
    And how soon would you want it?”
    Careful you measured the chair,
    “In two weeks time”
    I looked behind, a latter day Janus,
    saw them put down the whips, take up the guns.
    “You can have it before”.
    I looked ahead,
    they turned off the ovens, and set up the homelands.
    “And how much would it cost?”
    I was thinking to trade
    one Roots for a Holocaust.

    He measured the cloth
    slowly
    sending up clouds of dust,
    “That’s enough now
    – three yards.”
    I had given ‘It’ a name –
    Suffering.
    silent you shook your head, mouthed,
    “Persecution”
    while they called it Ratings;

    “Fifty dollars should do it all.”

    Infinitives of silence held us apart:
    to have
    to understand
    me, you, or the mathematics of it all
    (you hadn’t gone metric yet anyway).
    New math they called it,
    and we were the B.C.D.’s – Basic Common Denominators –
    silence divided by time,
    one oppression by two realities;
    the only remainder, one scrawny wrist
    tattooed blue with numbers,
    and branded memories that balk at talk.




    Salmon Courage

    But I will be salmon.
    Wasn’t it for this he made the journey
    downstream, my salmon father?
    Why then do I insist on swimming
    against the tide, upstream,
    leaping, jumping, flying, floating,
    hurling myself at, under, over,
    around all obstacles, backwards
    in time to the spawning
    grounds of knotted dreams?
    My scales shed, I am Admiral red,
    but he, my salmon father, will not
    accept that I too am salmon,
    whose fate it is to swim against the tide,
    whose loadstar is to be salmon.





    .


    0 0
  • 11/19/16--09:54: JUN TIBURCIO [19.586]

  • Jun Tiburcio 

    Nació en Chumatlán, Veracruz, México en el año 1960, es un poeta del lenguaje totonaco (tutunaku), y su pueblo de familia es Chumatlán, Estado de Veracruz, México.

    “Bendiciones” contiene el poder del enojo en forma de palabras de un ritual religioso.

    La asociación cultural Chambra D'Oc otorgó el  Premio Ostana por Escritura en Lengua Materna al poeta de origen totonaca Jun Tiburcio, por su obra La Vida del Colibrí. 

    México.- El escritor y poeta de origen totonaca Jun Tiburcio fue premiado por la organización cultural internacional Chambra D'Oc, en la ciudad italiana de Ostana. 

    El premio, por Escritura en Lengua Materna, fue entregado a Tiburcio como reconocimiento por su obra Xlatamat jun / La vida del colibrí, que presentó en el 2014 durante el Festival Cumbre Tajín. 

    El poeta nació en Chumatlán, Veracruz, y es considerado un artista multidisciplinario, pues ha incursionado en la pintura, escultura, escritura, poesía e instalaciones visuales. 

    Jun Tiburcio ha encabezado exposiciones en Canadá, España, Australia, Venezuela y Nueva Zelanda.

    Su libro, La vida del colibrí, fue editado por el Centro de las Artes Indígenas y recaba poesía en torno a la vida de los colibríes, como aves sagradas, que a través de su color y movimiento, representan el amor. El escritor y poeta de origen totonaca Juan Tiburcio, fue reconocido por la organización cultural internacional Chambra D’Oc, en la ciudad italiana de Ostana. El premio, por escritura en lengua materna, fue entregado a Tiburcio como reconocimiento por su reciente trabajo Xlatamat jun / La vida del colibrí, que presentó en el 2014 durante el frestival Cumbre Tajín. ¡Un verdadero talento mexicano!

                 

    Taskulanatlon

    Kakuwinin katlawalh chichini xatutunaku,
    kaj matsiswanimakgólh tama luwanan.
    Kakisikulanatlawa xa tutunaku kintlatikan,
    tama luwanan ka ki lakgapalamakgólh.
    Kakimakgalhtokge xa tutunaku,
    tama tatsokgni xa luwan ka akgsaninan.
    Kakintlini xa tutunaku,
    akan tliy luwan ka lixkan kiwaniy.
    Kakixakgatli xa tutunaku,
    ntama xtachuwinkan luwanan kimatasiy.


    Bendiciones

    Bendíceme en totonaco, Dios mío,
    porque en español me maldicen.
    Ilumíname con el sol totonaco,
    porque me opacan en español.
    Dame sabiduría totonaca, Dios mío,
    porque en español me llaman tonto.
    Dame letras en totonaco,
    porque las letras españoles mienten.
    Cántame en totonaco,
    porque en español me ofenden.
    Háblame en totonaco,
    porque en español me gritan.



    Blessings

    Bless me in Tutunaku, my God,
    because in Spanish they say bad things about me.
    Illuminate me with the Tutunaku sun,
    because the Spanish sun makes me dull and hazy.
    Give me Tutunaku wisdom, my God,
    because in Spanish they call me stupid.
    Give me the Tutunaku alphabet,
    because Spanish letters lie.
    Sing to me in Tutunaku,
    se the sound of Spanish offends me.
    Speak to me in Tutunaku,
    because in Spanish they always shout at me.



    Bénédictions

    Bénis-moi, mon Dieu,
    parce qu’ils me maudissent en espagnol.
    Illumine-moi avec le soleil totonaque
    parce qu’ils m’assombrent en espagnol.
    Donne-moi la sagesse totonaque, mon Dieu,
    parce qu’en espagnol ils m’appellent bête.
    Donne-moi des lettres en totonaque,
    parce que les lettres en espagnol mentent.
    Chante-moi en totonaque,
    parce qu’ils m’offensent en espagnol.
    Parle-moi en totonaque,
    parce qu’ils me hurlent en espagnol.


    Traducción al español por el poeta
    Spanish translation by the poet himself

    Translation from Spanish into French by Lidia García Garay
    Translation from Spanish into English by Alexander Best



    En México, los organismos e instituciones encargados del rescate y la difusión de las diversas lenguas indígenas tienen un arduo trabajo. Aquí presentamos tres materiales enfocados a distintas regiones del país, que fueron creados para apoyar esta titánica labor.

    El oficio de publicar en lenguas indígenas

    Los usuarios de una lengua como el español —utilizado por la mayor parte de la población mexicana— no pensamos en las dificultades que pueden tener los hablantes de alguna de las otras 89 lenguas (más sus variantes) de nuestro país —sí, lenguas, pues de acuerdo con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), deben ser tratadas como tales y no como dialectos— en las áreas de educación, impartición y administración de justicia, salud, asuntos o trámites de carácter público y en el acceso pleno a la gestión, servicios e información pública. En México, 6,695,228 personas de cinco años o más hablan alguna lengua indígena como lengua materna. Obligarlos a hablar el español como lengua oficial ha generado cuestionamientos importantes, en los que la primera pregunta siempre es: ¿por qué?
    ¿Por qué los hablantes de lenguas indígenas deben usar el español al hacer cualquier trámite oficial? ¿Por qué no se les puede proveer de una educación en su lengua materna, además del español? ¿Podría darse el caso de que hablar español sea una decisión personal de estos hablantes indígenas? ¿Puede mantenerse viva una lengua sin hablantes? Todas estas preguntas se debaten en instituciones especializadas en culturas originarias, lenguas indígenas y educación pública. En esta ocasión, en La otra L decidimos hablar de algunos autores y editores que optan por escribir, publicar y difundir las letras en lenguas indígenas.

    La naturaleza y el hombre

    Uno de los grupos indígenas mexicanos que actualmente lucha por conservar su identidad y su lengua es el de los totonacas, los cuales, hasta la fecha, sostienen un vínculo inquebrantable con la naturaleza, buscando nuevas formas de existencia sustentable, y celebran las antiguas ceremonias que los abuelos practicaban para pedir permiso y agradecer a la tierra por sus bondades.
    Ejemplo de este esfuerzo identitario es Jun Tiburcio, poeta totonaca (o tutunakú, como él dice) y maestro de educación indígena, nacido en 1959, en Chumatlán, Veracruz. Xlatamat jun. La vida del colibrí es su quinto libro de poesía, en el cual presenta temas de reflexión y filosofía y muestra el paralelismo entre la vida y las costumbres de esta ave y del ser humano. El maestro habla al respecto:

    Este libro fue hecho después de analizar las actividades que hace el colibrí: su nido, su pico y cómo lo introduce en la flor que no puede fecundarse a sí misma. Nace la semilla y esto contribuye a la diversidad de la naturaleza. Se alimenta de la miel de las flores porque necesita mucha energía, porque tiene mucha velocidad, necesita ejercitar su cuerpo y que sus plumas brillen.

    Para la cultura totonaca, el colibrí es un animal importante, pues se dice que da buena suerte y trae los mensajes de las deidades, además de que invita a la reflexión sobre las diversas formas de vida que existen y la concepción de la otredad en el mundo actual. Es importante mencionar que la primera formación escolar que tuvo el poeta Jun Tiburcio fue en totonaca, su lengua materna, pero posteriormente se trasladó a Papantla para continuar su educación y fue ahí donde conoció el español, así como las costumbres mestizas. Al ver la marginación de la que las lenguas originarias son objeto, él busca difundirlas y remarcar la importancia de éstas como forma de comunicación fraterna entre pueblos de todas las latitudes:

    El colibrí nos hace reflexionar sobre muchas cosas porque también afina su canto; en la primavera canta y nosotros también debemos afinar nuestra voz. Debemos escribir, leer, hablar en lengua y en muchas lenguas porque tenemos muchos vecinos que hablan otros idiomas; esto desaparece las fronteras y se logra sólo con la educación.





    Por eso el poema dice:

    Haz valer tu habla,
    que persona ajena no valorará,
    sino nosotros mismos.
    Escribe tu lengua,
    estúdiala,
    háblala,
    escúchala.

    La edición de este libro, La vida del colibrí, es un esfuerzo conjunto del difestatal de Veracruz, el Centro de las Artes Indígenas (cai) de Papantla y la Editorial Tres Corazones, que busca difundir la obra de artistas de la región del Totonacapan.

    Hablar con el corazón

    El maestro Victorino Torres, lingüista de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (enah), es el creador del poemario Moyol nohno tsani: hablar con el corazón, ilustrado por Agustín Santoyo y coordinado por María Baranda. Este interesante y valioso proyecto fue elaborado con la intención no sólo de difundir la lengua, sino de crear una estrategia de rescate, pues al maestro Torres le importaba que los hablantes no perdieran su lengua originaria, ya que esto es parte fundamental de su identidad. El libro fue editado con el apoyo de la Secretaría de Cultura de Morelos. Para entender la intención y el proceso de este proyecto, es necesario recordar un poco de nuestra historia. Cuando los españoles llegaron a nuestro país, fueron los frailes franciscanos quienes aprendieron el náhuatl y empezaron a trabajar con los niños y jóvenes para lograr la evangelización. Es por eso que al maestro Victorino se le ocurrió crear un material ameno y cercano a los niños, de forma que ellos pudieran volver a familiarizarse con su lengua y notaran que es importante, pues, en palabras del mismo maestro, muchos ya no quieren hablarla debido a la discriminación que sufren:

    En nuestro país, existe una gran marginación y burla hacia todas las lenguas originarias. Sólo entre 6 o 7% de los habitantes del país habla alguna de ellas. Los padres de estas comunidades optan por ya no enseñar la lengua a sus hijos porque el español les será más útil en su vida, es lo que les pide el sistema. Es por esto que los niños quedan con un vacío cultural, además de que se da un choque lingüístico en las escuelas, ya que los maestros enseñan en español. Así, el pequeño aprende que su lengua (y, por tanto, su identidad) no son importantes.

    Para la creación de los textos se eligieron poetas de Coatepec, Morelos, ya que en ese lugar de la región, la única lengua originaria que se habla es el náhuatl (cabe mencionar que, de acuerdo con los datos del inegi, hasta el año 2010 había 1,544,968 hablantes de náhuatl en México). Los poemas que aparecen en el libro fueron creados a partir de una misma idea: se eligió una palabra (corazón) y se les pidió a los autores que la interpretaran de manera libre, de forma que cada uno tuviera la oportunidad de construir su texto y decir lo que quisiera, dándole un significado simbólico o literal. El resultado fue toda una gama de discursos que reflejan la cosmovisión náhuatl, tanto antigua como actual.

    Primer vocabulario tepehua-español-tepehua

    Este vocabulario contiene 1,000 palabras y 2,000 frases, y su objetivo es revitalizar la lengua tepehua. Es un trabajo académico realizado por un grupo de especialistas conformado, entre otros, por el doctor Salomé Gutiérrez Morales, etnolingüista, y el maestro Efraín de la Cruz Tiburcio, maestro de educación indígena desde hace 16 años, integrante del Comité Interinstitucional que realiza los trabajos de normalización de la lengua tepehua para los estados de Veracruz, Puebla e Hidalgo y titular de la Academia Regional Tepehua de la Academia Veracruzana de las Lenguas Indígenas (aveli).
    Al crear este libro, se pensó en fomentar la escritura y el uso de las lenguas indígenas como política pública que facilite los procesos tendientes a la atención de las lenguas originarias, generando materiales lingüísticos bilingües de calidad académica y de utilidad para que los propios pueblos continúen construyendo su historia y avanzando en la fortaleza de su lengua.
    Lucía Tepole, directora de la aveli, quien presentó este libro hace algunos meses, dijo:

    La lengua tepehua es muy rica y vale la pena aprenderla, conservarla, fortalecerla y revitalizarla. No sólo tiene riqueza lingüística, sino que nos habla de las historia de los pueblos indígenas. Hay cerca de 5,000 hablantes de lengua tepehua; es una lengua que va caminando, evolucionando, pero no perdiéndose.

    Este proyecto tomó como base el tepehua hablado en las comunidades de Tlachichilco (Veracruz) y Pisaflores (Hidalgo), aunque hay otras zonas de Veracruz donde también se habla, como Ixhuatlán de Madero, Tecomajapa y Agua Fría; en Hidalgo se habla en Huehuetla.

    El vocabulario está dividido en tres partes: sección tepehua-español (que contiene frases además de las palabras, ya que es importante el contexto), sección español-tepehua, y el esbozo gramatical, pues es precisamente la gramática la que hace diferente a un dialecto de una lengua indígena (se le llama “esbozo” porque es el corazón del aprendizaje).
    “Somos los hablantes los que vamos a dar fortaleza a la lengua indígena. Nuestra lengua debe ser promovida en las escuelas para leer y escribir. También debe haber medios de comunicación en lengua”, dijo el maestro Efraín, quien ha publicado seis libros relacionados con el tema y ha participado permanentemente en las prácticas para la normalización del tepehua.  Es conveniente aclarar que esta lengua es hermana del totonaca, pues comparten muchas palabras debido a la proximidad geográfica en la que cohabitan.
    El libro se editó gracias al aveli (organismo público dedicado a fortalecer el uso y la escritura de las lenguas originarias) y al inali. Solamente en Veracruz perviven 15 lenguas originarias y existen alrededor de 650,000 hablantes de éstas, lo que representa 9% de la población veracruzana.

    Lo que viene

    El panorama que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (unesco) pronostica es desesperanzador: en un periodo de 100 años se perderán alrededor de 3,000 lenguas de las 6,000 que ahora existen en el mundo, es decir, habrá una pérdida de 50% de los códigos lingüísticos. Aunque parece que la humanidad se empeña en olvidarlo, las respuestas se encuentran en el respeto al otro. Rescatar la visión y la riqueza lingüística de los pueblos indígenas es un primer paso para descubrir nuestros propios orígenes y ampliar nuestra visión del mundo, de forma que México sea un país de inclusiones y no de marginaciones. En nosotros queda esa responsabilidad.

    Entrevista con Sylvia Schmelkes sobre las funciones del INEE
    25 mayo, 2015






    -


    0 0
  • 11/19/16--13:33: ÉDGAR REZA [19.587]

  • ÉDGAR REZA

    México, 1971. Realizó estudios en Letras Clásicas y Lengua y Literatura Hispánicas en la UNAM. Es autor, entre otros, de los libros de relatos Entre la luz y la sombra, No sólo hoy esta noche y Cuarteto para el fin del mundo; del libro de ensayos Contando cuentos cortos /Aspectos de la Short Story; de los libros de poemas Palimpsestos y Proscritos; y de las novelas La edad obscena (AUCM‐Colofón), y El evangelio del Yunque (bajo sello editorial Random House Mondadori, Plaza & Janés, Colección Grandes Éxitos.)


    Luz desde el Inframundo. Revista electrónica de Poesía, alza el vuelo con la poesía de Edgar Reza para ustedes.


    SERRANA

    andar siempre mirando lo que pasa
    mirando siempre sin andar la vida
    tañe sin su lengua no son cuentos ni cuentas
    pensamientos que se pierden sin por qué
    camino a la otra parte habiendo caminado al medio
    dónde me prendiste y cautivaste
    ¿ahora me olvidas o de mí te acuerdas?


    ESPÉRER

    se trata de ganar el cielo o alcanzar
    al viento pero la tierra es densa y fértil
    las raíces no dividen los océanos
    son tan grandes nos devora la esperanza
    y la impaciencia es un desierto por mucho
    que el amor por mucho que los sentimientos secretos
    es un límite de abecés
    una mano que tiende a la resistencia
    es principalmente un cielo azul
    un romance



    DANS ÉLOGE DE LA FEMME

    es una caída libre del cabello
    hacia atrás sin fidelidad
    ni olor a espuma lactancia y corazón
    que late un vientre fértil y a la vez el fruto
    todo lo que viene opta por recibir
    y dar a luz tal vez temblando un poco



    WHAT IT IS

    algo distinto
    que depende
    que atestigua
    que es visible
    que no cesa
    que aparece
    adonde tú vas
    conforme te mueves
    gramática que sigue al nombre
    ves a alguien sin mirar atrás
    sin distraerse
    estuve esperando verte
    y desconfío de ti
    a quien no han visto mis ojos



    DELAY

    no es un hombre de negocios
    no es una persona política
    no es lo que parece amor por lo irracional
    no es mirar por horas cualquier cosa
    no son los sentidos abandonados
    no son las obsesiones del mundo
    no es irte de viaje
    no es saber qué
    no es el origen mismo su propia madre
    no era sí



    W.O.

    di lo que escucho en términos
    de lo que dicen otros
    di de qué depende lo que soy
    si sólo somos contribuyentes
    di si soy lo que todo hombre entero
    imagina
    piensa en nosotros y en los que nada tienen
    no aún
    piensa de extremo a extremo
    piensa en otros
    sé quien no necesita ser
    me digo a mí para empezar
    no se trata de detener sino de terminar
    desde el principio




    TEBAIDA

    lo que dice la razón
               no tiene sentido
    lo que dice el amor
               es de mala suerte
    lo que dice el cálculo
               es dolor
    lo que dice el miedo
               es sin esperanza
    lo que dice la visión
               es lo que es
    lo que dice el amor
               es ridículo
    lo que dice el orgullo
               es descuido
    lo que dice la cautela
               es imposible
    lo que dice la experiencia
               es lo que es
    lo que dice el amor




    ENCYCLIA

    la distancia
             el calendario
    lo que se afana con insistencia
             y lo sublime veces
    la forma
           y dejar ir
    y los sentidos comunes
           en lugares comunes
    y los clichés
           como la amenaza
    y el día
             en los restos de los otros días
    es y no es
             ¿una máscara prudente
                       o un error en el bosque?
    cada stanza es un cristal
              un ver a otro una ventana    
                         un nombre




    RETURN TO LOVE

    volver es mejor que la infancia
    huye de cosas
    que tenían futuro
    pero escapan
    como imanes invertidos
    esta silla o este cuerpo
    o ese amor
    un lado hermoso
    pero nunca bienvenido
    en casa



    GRAND ÉCART

    lo pasado como pasado
    al disiparse     o al perderse
    dónde está oculto o qué lenguaje
    rima o eco     ruido en un ruido
    imperceptible entre la percepción
    suena y no suena     en su lugar
    yo en su lugar… Yo: uno de tantos
    me consumo demasiado pronto
    enmudezco     sin saber por qué




    STAY

    todavía me llamo me quemo me miro
    hay lugares en el corazón como una pesada carga
    bebés que lloran…
    —Dios sabe que algo tiene que ceder
    que mis nervios vuelven que no hay ninguna partitura si he estado rompiendo mis patrones que otro rima y pone fin a esto que escribo
    pero camino siempre por pasillos
    paso desapercibido
    me despierto recordándome a mí mismo que las cosas se están moviendo
    que no soy yo el que cae
    es un misterio que no voy a resolver
    pero ya he visto todos mis pedazos rotos en el suelo
    he encontrado otra música en lugares donde no hay aire
    Tú dijiste: la belleza está en el ojo del que ve pero es un humo en el espejo        
    puede desaparecer un día




    ALFASHA

    como los fantasmas en los bolsillos
    como las palomas en la cuerda floja
    como un alféizar y su pizca
    como la ceniza y su humo
    como un té entre los labios o el olvido de otra empresa
    como un silencio en los aleros
    o debajo de la piel o en el auricular
    o como el sueño de una rueda o un pájaro
    o sonidos como el rojo en la cadera
    como un ramillete una muñeca
    como otro tipo de mutismo otra memoria
    como otra herida que habla
    una tormenta



    MÍRAME PARTIR

    Da vuelta a la página
    y no verás mi nombre
    otra vez.

    ¿Dónde he ido? Es casi una sorpresa
    pensar

    que desaparecí

    cuando el mundo seguía ahí.



    PERO LOS FANTASMAS PASAN DEMASIADO CERCA

    Dicen: «¿Tú
    qué ves?»

    No es un toque ni un beso. Es mi vida por empezar,
    aunque ya es tarde

    y es peor que la primera vez
    que me di cuenta,

    y escuché en mi corazón el eco
    entre dos rimas juntas.



    HOMO-LUPUS

    una prueba clara y no dudar 
    de la verdad por esta noche 
    morir huir a la llanura 
    aullar y en vano hablar 
    caras de una antigua forma 



    QUID NI QUOD

    toda sagacidad falacia 
    toda interpretación un crimen 
    todo lo que no puede doblegarse 
    es hueso 
    piedras lanzadas 
    al azar 
    una costumbre 



    ÍTEM 

    ésta es la estancia 
    y el lugar 
    éste el retiro 
    donde las aguas 
    y las nimbas 
    oyen leyes 
    busca la sombra 
    mientras el sol abraza 
    no temas los secretos 
    de una poderosa mano 
    no huyas más de mí 
    detén tu fuga en el pudor 
    ese arrebato 



    JACULATORIA 

    hecho y objeto 
    el vasto mundo sometido si no sabes quién eres 
    locura aquello que oyes y no ves 
    vuelve los ojos busca motivos de tu orgullo 
    la tierra es un modesto asilo errante 
    cualquier refugio siempre entraña 

    quién puede negar que esto sea cierto

    soy aquello que me quito y queda 
    aquello que me perjudica 
    queja prolongada sin castigo 
    flecha clavada al pecho 
    la moribunda mano 

    la caída de una rienda 

    escucha el aire la borrasca que amenaza siempre 
    inclínate adelante y siente la tierra aún caliente con su sangre 
    desdichado eres cuanto te dieron por costumbre 
    aliméntate sacia tu corazón con cualquier duelo 
    regocíjate sino de la felicidad después partida 

    de pie desplómate en ti mismo 
    consuela tu desgracia con la herida y enmudece 
    no cierres la boca sino vas a exhalar tu último aliento 
    intenta derrumbar tu muerte para poder temblar otra 
    no queda más que una más pequeña y muere por lo que te pide 
    no exánimes la desgracia toda desgracia audacia 
    no muevas ya la brisa ni tu rostro 
    haz que tu propia lengua hiele el paladar endurecido 
    haz que tus brazos no hagan movimiento alguno 
    haz que en tu entraña ya no exista sino piedra 
    y llora impetuoso allí 
    clavado al mármol sin cesar del hoy 
    destila lágrimas secretas 


    QUANAX

    todo a partir de entonces
    este hecho 
    la historia es 
    en verdad 
    yo he visto con mis propios ojos 
    el lugar 
    incapaz de soportar el viaje 
    conduje bueyes sí 
    y a partir del yo 
    me di una guía
    dije 
    murmullo semejante a mí: 
    ¡ayúdame! 
    mi boca sin saliva habló 

    no sabía que era costumbre 
    un don 
    de todos 
    y no obstante 
    para calmar mi sed 
    mi boca sin saliva habló 
    fui yo a través camino hacia mi voz 
    y por donde mi voz reconoció el camino 
    qué había intentado conmover 
    sin persistir 
    sin impedírselo a cualquiera 

    nada es bastante 
    todavía 
    enturbiada el agua 
    para remover 
    simultáneamente y con aviesos saltos 
    mi cólera 
    y mi sed 
    que no soporta decir 
    cosas humildes 
    que no dicen 
    viva desde ya esta fuente para siempre 
    que se complace en sumergir 
    todo mi cuerpo 
    ejercitando esta ruidosa 
    lengua 
    en peloteras 
    sin intentar injuriar 
    bajo de ellas 

    mi voz 
    a menudo cuello hinchado con su aliento 
    boca abierta 
    cabeza que desaparece 
    espinazo o vientre 
    que verdea 
    mayormente cuerpo 
    blanco 
    salta en la profundidad 
    fangosa 


    LA TRAMA O NADIE

    narrador 
    ignoto 
    por qué arrancarme de mí mismo 
    todo mi cuerpo 
    y yo 
    una sola llaga 
    nervios al descubierto 

    ¿llanto? 
    ¿de quién? 
    la gente oye la desgracia 
    del presente 
    llora la muerte 
    del alguien que se dice 
    que lloró 

    contar 
    reconstruir 
    los miembros 
    cada miembro 
    que haya 
    o fue encontrado 
    ocupa 
    mayor parte 
    de este hecho 
    su función 
    íntegramente 
    ahora 



    VOCES 

    sin nada que tener 
    frío helado 
    voces 
    quizá nunca volví 
    estoy antes que ahora 
    en el principio 
    sin nada que decir 

    sólo raíz y voz 
    nada existe 

    quizá nunca volví 
    eso creo yo 
    pero no hay tiempo 
    voces 
    fuera 
    nada existe 
    nada más allá de tu voz 
    son palabras 
    las oyes caminar 
    despacio 
    cuando vienen 
    sino no estabas ya en ningún sitio 

    esto fue lo que pasó 
    sólo voces 
    alguien gruñe 
    alguien tiene una respuesta 
    quizá 
    en algún lado 
    o no 

    ella sí 
    garganta que revienta en algún lado 
    es la culpa 

    no tengo que decir 
    sólo raíz y voz 
    sólo son voces 

    en un lugar acostumbrado 
    adonde suelo 
    venir 
    estoy diciendo estas palabras 

    no hay otras 


    ver 
    pasar mi vida 
    tristemente 
    ahora 
    frente a mí 
    esta hora 
    sin nada que decir 
    ni nada que ocultar 
    o no recuerdo 

    luego estoy 
    queriendo recordar 
    cómo era antes 
    quizá en el fondo me perdí 
    o me pierdo ahora 
    quizá no me moví 
    de aquí 
    ni me he perdido 

    soy 
    esto sé de mí 
    no no sé nada 
    inútil recordar 
    esto que he sido 
    en un espacio 
    ilimitado 
    estoy 
    hablando 
    solo 
    nadie 
    escucha 

    nada 
    sabe 
    más 
    nada 
    de mí 
    ni este silencio 





    .



    0 0
  • 11/19/16--13:50: MARTÍN TONALMEYOTL [19.588]

  • Martín Tonalmeyotl
                               
    Martín Tonalmeyotl, (Martín Jacinto Meza, 1983) nació en Atzacoaloya, Guerrero, México. Licenciado en Literatura Hispanoamericana por la Universidad Autónoma de Guerrero, Mtro. en Lingüística Indoamericana por el CIESAS y profesor de la Universidad Intercultural del Estado de Puebla.

    Ha participado con lectura de sus poemas en el VI Encuentro Nacional de Jóvenes Escritores, Literatura en voz de sus autores, 3ª Feria del Libro Guerrerense, La Fiestas de Nuestras Lenguas, entre otras. Algunos de sus poemas han sido publicados en la revista Sinfín, Mujeres en la historia II, 

    Poesía Mapuche, en el periódico La Jornada en los suplementos: la Jornada del Campo y Ojarasca. Es integrante del libro: Los 43 Poetas por Ayotzinapa (2015).

    Luz desde el Inframundo. Revista electrónica de Poesía presenta con honores y orgullo la voz de Martín Tonalmeyotl


          
    POEMAS NAHUAS

    (Inéditos)


    Ojtsitsintin

    Matikinchijchiuakan ojtsitsintin
    ika inxochipakilis atepanoltin,
    kampa kokonej xkintemomotsos apismiktle,
    kampa mikilistle mayejko tla se yeueuentsin
    niman amo ika ikuitlapil kolotsintle
    niman amo ika miktepostsitsintin.
    Matikinchijchiuakan ojtsitsintin
    ika tlakatlaltipaktin,
    asiuatsitsintin
    niman ika tototlajtoltsitsitsin
    uan ueliskej teijliskej tlinon otikchijke ipan in tlaltipaktle.


    Los caminos

    Construyamos caminos
    con puentes de alegría
    donde el hambre no pellizque a los niños,
    donde la muerte sólo llegue con la años
    y no con la cola del alacrán
    y no con las armas de fuego.
    Construyamos caminos
    de hombres-tierra,
    de mujeres-agua
    y de lenguas-pájaros
    que parafraseen nuestras huellas.




    Tlaluajkajle

    Nikneke niyes niuiuisakatsin.
    Maasikan uejka nomastlakapaluan,
    matlaixmatite nopatlanalis kampa xaka ixtlamate.
    Nikneke niyes niuiuisakatsin
    niman nipatlanis ijtik moxtin.
    Niktemos kanon uajmextok akiyajtsintle
    kema, nikasis se tlaluajkajle
    niman ika on uajkaltsintle,
    nikmoyauas nokokoltlajtol.



    Jícara de barro

    Quiero ser un colibrí para volar al infinito,
    que mis alas lleguen donde nadie alcance
    y que mi vuelo conozca el incógnito.
    Quiero ser un colibrí
    y volar entre las nubes
    para buscar el manantial de lluvia,
    tomar una jícara de barro
    y con ella,
    derramar la lengua de mis abuelos.




    Kuak nikneke ninokuikatis

    Uetse tonajle niman noche najmanchiua.
    Xnemej totomej, xnotlaloua ajakatsintle
    nin kana patlanej xijtsitsintin ipan in chikaualistle.
    Noyakajtsol ken se tlakachiche
    nechilia maninokuikate
    niman ninokuikatsia pampa maka nelkauas in tonajle.
    Kema noyolika nikake nokualis
    niman tlaka nokuikaluan
    kinekej tenakastlaposkej,
    teixtlaposkej
    niman kinekej kinpajtiskej noche tlakamej
    uan melauak kintlauelmitsia kalmaseualtin.
    Maske te, tlaka on kauitl melauak pitelotsin
    niman on tepantlakamej
    xkauiliaj maueiya nokuikaltsin,
    xkauiliaj manokuepa se xijtlapajtiketl
    kampa kijtoua tla kauiliaj,
    melauak miyak ualixuas ken ixua xijtle
    niman kuajkon miyak tokniuan kinmakixtis
    kuajkon te, oksejpa san ompa oninokau,
    kan niknektok ninokuikatis
    niman xaka nechakake.



    Intento de melodía

    Cae el día y todo se vuelve agónico.
    No hay pájaros, no hay viento
    ni hojas secas sobre la vereda de la vida.
    Mi olfato de hombre-perro
    me pide que cante
    para rememorar la historia del día.
    Después de leer detenidamente mi propio canto,
    me doy cuenta que las melodías
    tienen la intención de perforar oídos sordos,
    de rescatar ojos perdidos
    y de curar a hombres
    impacientes ante la sociedad.
    Sin embargo, el tiempo es corto
    y las paredes humanas,
    no permiten que mi canto
    sea una hierba curativa,
    porque si se le permite,
    se multiplicará como maleza sobre la tierra
    y dañará a una gran parte de la sociedad inhumana.
    Por ello, vuelvo a quedar
    solo en el intento
    de ser escuchado.



    Amo xchiua

    Amo xkisa,
    amo xmotlalo,
    amo xtlanemile.
    In ikxiojtin kimpiyaj intlapijpixkauan
    uan ijtokaj tlakaajakamej,
    siuakojkoltsitsintin
    niman xochikokonej.
    Amo xchoka,
    amo xuetska,
    amo xmijyote.
    Kampa tla timijyotsia poliuis tlaltipaktle
    kan chantej toniuan uan tlachistokej,
    tlaltipaktle uan ijkatok ipan se miktlaltipak.
    Amo xtlanemile,
    amo xisteuetska,
    yamok xtlajkuilo,
    xkinkauile san noyajuamej matlajtokan tonaltsitsintin.




    Recomendación

    No salgas,
    no hables,
    no pienses.
    Las veredas que pisas tienen sus espías
    llamados hombres-viento,
    mujeres-abuelas
    y niños-flores.
    No llores,
    no rías,
    no respires.
    Porque si respiras se perderá el mundo
    que parece de los vivos,
    cimentado sobre una tierra de muertos.
    No pienses,
    no sonrías,
    deja de escribir,
    que el presente hable por sí solo.





    Ye youej

    Sesentemej ye yajtiuej.
    Youej uejka kontemoskej chikaualistle.
    Chikaualistle kijtosneke, kualtsin chantiskej
    ken nochipa ye chantinej.
    Inkalijtik tokniuan yokalakiko on koxkuajle,
    amo ken okintlajtlajtouilijkej,
    amo ken okinemilijkej kitaskej,
    kijtouaj te kampa ipan ojtin
    sa titlamakasis tonkisas
    kampa mojmostla tsajtsiuaj, poliuilou.
    Ipan ojtin, ye miyak kistinemej tlakamej
    inka inteposuan, sa xoxotlatinemej inxijlan.
    Telpochkokonej melauak kinekej ijkon kistinemiskej
    kuajkon te, seke tajtin mejor kinkixtsiaj inkoneuan.
    Kijtouaj kampa kuak on tepostin chijchaj,
    melauak ueye tetlatsiaj inka inkualaktsin.
    Se ueuentsin kijtoua kampa on tlitsintle
    niman kualaktle amo tlanemiliaj, maske te,
    kintlakuijkuilia uan san telpokakokonej
    kampa yajuamej te ken kojxoxoktin
    uan sese ixtlapanej niman uejkauej tlatlaj,
    uan tla xuelej tlatlaj, kuajkon melauak pokisaj
    niman tla poliuej xuejka komonextsiaj.
    Uan ye ueuentsitsintin xoktepaleuijkej,
    tla uetsej, kuajnokauiliaj, xok notelketsaj,
    xok kinekej nemiskej.
    Por eso te kintlakuijkuiliaj uan telpokakokonej;
    kokonej uan tlaixnamikiskej,
    uan ueliskej melauak kimiktiskej
    san akinon kinyakapan tsatsakuilia.
    Ye youej kampa xkinekej makimajokuikan,
    tla okimajokej, kuajkon te kineke tlajtlajkuijkuiliskej
    tla kuaskej se bala inmixkuatipan noso tla nemiskej,
    tla nemej kuajkon te
    kineke temiktiskej oke yajuamej.
    Sesentemej ye yajtiuej,
    kinkajteuaj ojtsitsintin sa yajuamej,
    kinkajteuaj inkaltsitsiuan niman intajtsitsiuan
    uan ixtenchojchokaj niman kinemiliaj: ¡amo xuiya nokoneu!
    kema oksejpa tlanemiliaj niman kijtouaj: ¡maijke te xuiya!



    Migrantes

    Se van de uno en uno.
    Los guía la lejanía en busca de vida.
    La vida para ellos es vivir a su modo
    y por eso la buscan.
    A sus casas ha llegado el abismo,
    no como se los han contado
    sino como lo viven sus ojos
    porque al parecer,
    en las calles sólo camina el miedo
    y los gritos creados de la nada.
    En las calles la moda es andar
    con algo reluciente en la cintura.
    Los más pequeños son muy aficionados a esa moda
    y por eso, algunos padres sacan a los hijos de sus casas.
    Cuentan que cuando los fierros escupen,
    queman todo con su ácida saliva.
    Un viejo del pueblo dice que el fuego
    y la saliva no piensan, sin embargo,
    siempre acaban reclutando a los más jovencitos
    porque son árboles tiernos,
    que fácil se parten y tardan más en quemarse
    y sino, al menos les saldrá mucho humo
    y serán fáciles de localizar.
    Los hombres viejos no sirven
    porque se dejan caer a la primera,
    se niegan a vivir porque da lo mismo.
    Por eso escogen a los más tiernos,
    aquellas valerosas manos
    adiestradas para prenderle fuego
    a quien se les atraviese.
    Los migrantes se van porque si los levantan,
    tendrán que elegir entre una bala o la vida,
    pero no cualquier vida, sino aquella
    que cobrarán con otras más.
    Se van de uno en uno
    dejando las calles solas,
    las casas solas y a los padres solos
    con lágrimas que gotean un “no te vayas
    pero mejor, vete”.




    Chilapeños

    Tajuamej
    uan ne tiualeuaj ikxitlan Teskitsin
    niman kechka iyeualijkan Chilapan,
    kan tsiouej melauak techkuitlapanuia
    se chiche tejtex uan ijtoka Nejmojtilistle.
    Kamaniantika san ompaka tiyanaj niman xtechita.
    Kamaniantika iuan topanouiyaj
    niman tikchiuaj kampa xtikitaj.
    Yajua, noijke kichiua kentla xtechita
    kentla xtechijnekue.
    Kamanian maske melauak tlakpak tipatlanej,
    yajua te no ompa yo techtokatij,
    san uejkatsin techikxiijnektij.
    Notajtsin
    se tota uan sa kech ye tajtle,
    uajtopone intlakotsin se kech yemankatlajtojle:
    “kijtoua kampa on diablito ikonetsin
    techkuitlapanuiaj san pampa yotechuelitak”
    najua noijke nikijtoua kampa kineke
    techixpolos, techyolmaxalos niman kema
    techtekitiltis, techtlalis matikimasikan tokniuan
    uan uelis tikinkuepaskej ken chiche itlapiyas.
    Najua te melauak nechyolajmana niman nikualane
    kuak nikita nempoliue on ueye chikaualistle uan ijtoka
    “pakilistle”.
    Najua te nitlakachilapeño,
    San nikuajtoloua nokualak
    niman amo nikmoya notlajtotsin
    kampa tla onikmoyau,
    on nejmotilistle nechinuatojtojkilis itskuiuan
    niman kuajton te,
    tlanesis ompa nitlajkaltos san nikojkoyoktik.




    Chilapeños

    Nosotros
    los nacidos al pie del Teskitsin
    y a las orillas de Chilapa,
    caminamos por donde nos acosa
    un perro que carcome llamado Miedo.
    A veces nos escondemos cerca sin que él lo note.
    Otras veces, nos cruzamos los pasos
    y hacemos tuerta la vista.
    Él también hace tuerto el olfato
    para fingir que no ve.
    Otros días, a pesar de volar muy alto,
    nos damos cuenta que nos sigue.
    Desde lejos olfatea nuestros pasos.
    A mi padre,
    de casi la edad de los huehues,
    se le caen de la boca palabras sensibles como:
    “Ese hijo de la chingada
    nos siguen sólo porque le gustamos”
    y concuerdo al darme cuenta
    que lo único que persigue es hacernos
    como él, para cazar más humanos
    y convertirlos en miados de perro.
    A mí me causa coraje y rabia,
    al ver contaminado ese aliento antes llamado
    “alegría”.
    En mi impaciencia de chilapeño,
    trago mi propia saliva
    y trato de no hacer llover la palabra
    porque si no respeto eso,
    el Miedo me mandará a sus perros
    y estoy seguro que amaneceré
    con el cuerpo incrustado de plomo.




    Sokisiuatl

    !Xmokuiteua siuatsintle!
    Xkase motlauauanal
    niman xkinuauana mokontsitsiuan sesekej.
    Xkauile maijkoyoka mokojtlauauanal
    impan itlakayotsin kaxtsitsintin iuan komaltin.
    Manokuikate motlajkilteu impan inxayak
    in sokitlapaleuijkej uan chantej kan tlakualo.
    !Xmokuiteua siuatsintle!
    On tekolotsintle uan kuikayekana mikilistle
    yokajte toaranjas uan onka tokiyauak.
    ¡Siuatsintle!
    Amo xkintsakua mixtololojtsitsiuan,
    tla tikintsakua xokuelis tikintlapos
    niman xok nemis akinon kintlakualtis mokoneuan.
    Amo xkoche siuatsintle,
    xmokuiteua niman xpaatla mosoki,
    xteka on sokitl sa apaltik
    kechka yotiktenchijchi ika xalpitsaktle.
    Xkaua on kochistle siuatsintle
    kampa yonka yetlanese, ye las 4
    niman nikan poliuej molkaxtin, tlalchikijtin
    niman tomintsin uan ika nokouas
    aceite niman totoltemej.
    ¡Siuatsintle!
    Xyolchikaua moyoltsin.
    Xtlapalue moalmajtsin ken tikintlapaluia
    intentsitsiuan niman inakastsitsiuan
    mokouan.
    Maka xmokauile mamitstlane kochistle.
    Xuajla siuatsintle niman touan xnejneme,
    amo xtlajkalteua in sokichikaualistle.



    Mujer de barro

    ¡Levántate mujer!
    Toma tu raspador de palo
    y adelgaza con ella tus frías ollas.
    Deja que cante esa jícara mágica
    sobre el cuerpo de las cazuelas y los comales.
    Que se escuche el dulce cantar del tlajkiltetl
    sobre el rostro de estos ayudantes de cocina.
    ¡Levántate mujer!
    El búho anunciador de la muerte
    ha abandonado la verde toronja de la casa.
    ¡Mujer!
    No cierres los ojos,
    si lo haces no podrás abrirlos
    y no habrá quien dé de comer a tus pequeños.
    No duermas,
    levántate y bate el barro,
    echa ese lodo sobre el suelo
    cercado con la fina arena.
    Abandona el sueño
    que ya son como a las 4 de la mañana
    y aquí hacen falta más molcajetes, ollas caladas
    y dinero con que comprar
    aceite y huevos.
    ¡Mujer!
    Haz fuerte tu corazón.
    Pinta tu alma como pintas
    las bocas y las orejas
    de tus rústicas ollas.
    No dejes vencerte por el sueño.
    Ven mujer y camina con nosotros,
    no abandones esta vida de barro.



    Neluasiuatsintle se

    Tajua te monantsin ajakatsintle.
    Noche tlajtoltin mokoneuan.
    Motokayo te melauak notlakaita
    niman moajuiyalis xochiistak,
    melauak nomoyaua ken xopanayajtle.
    Xtsotsolo mopeyoyotsin ijuitlakeme
    pampa ijkon kojtsitsintin noyekkuikatiskej
    niman on tlakamej uan kintokayotsia “indios“,
    oksejpa mamitsnojnojtsakan
    ika in xochitlajtoltsin.
    ¡Amo xpatla tokojkoltlajtol!




    Mujer raíz uno 

    Eres hija del viento.
    Madre de todas las lenguas.
    Tu nombre es sagrado
    y tu perfume de blanca-flor
    se esparce como neblina en primavera.
    Desnuda tu piel de plumas de ave
    para que los árboles entonen cantos sonoros
    y los hombres llamados “indios”,
    vuelvan a enamorarte
    con la lengua de los dioses.
    ¡No cambies la voz de nuestros abuelos!




    Siuatlajtsonketl

    Nonantsin yope tlajtsoma.
    Mojmostla okualkan
    ika isokiixtololojtsitsiuan,
    imatlayoltsin niman ikxiokojuan,
    kijitsoma pakilistle ken itla soyatsintle.
    Kuak yeyas ontekitis
    nixamijteua, nopetsojteua.
    Yo sa uetskati ken kana ajakatsintle,
    tikijtosia kekeloua ipan ixijlan.
    Kuak neyajmantle kineke itech nopepechos,
    nonantsin peua nijtotsia, tsijtsikuine niman uetska.
    Kuejuestkilia on lamajtsin nejmankamayantle.
    In lamajtsin san ontlacha niman kisa notlaloua
    ixmejmetsijti ken kana tikijtosia,
    ipan ikuitlapil uajpilkati se chiche.
    Najua te, san nikmatlaxkalouilia itekiyotsin nonatsin.



    La artesana

    Mi madre se ha vuelto una artesana;
    todas las mañanas
    con sus ojos de barro,
    manos de maíz y pies de ocote,
    teje la alegría como si lo hiciese con la palma.
    Antes de cada labor
    se maquilla para lucir
    sonriente como si la transparencia,
    le hiciera cosquillas sobre la cintura.
    Cuando la tristeza intenta acercarse,
    mi madre baila, brinca y ríe.
    Se mofa de aquella pobre arrastrada.
    La tristeza, con los ojos salidos,
    la mira y corre espantada como si detrás de ella,
    viniese un perro mordiéndole la cola.
    Yo, sólo aplaudo y celebro el trabajo de mi madre.



    Tlalnamikiltin

    Tepetlanankilijle uan kakistitok ipan ixik atlajtle.
    Tlaseseliotl uan uajkistok ipan imasekak techinanyo.
    Kojtin uan inneluayouan tlalaktokej ipan xajle uan sokitke.
    Ajakatotomej uan poliuej intsalko kojtin inmayotsitsiuan iuan inxijyouan.
    Tonaltsintle uan kine kitlauilouaya niman kinaman kitotoniaya Tekiskan:
    Atlajtle kampa yolik onokauile oniknapalo.
    Kampa nomatsitsiuan okimatlalojkej imatsitsiuan
    niman yajua xonauat niman san onokau,
    kema okimasik nomauan, xtla okijto niman ope kinmatlaloua,
    chikauak okimasik kampa kinekiya kimatisia
    kenejke notlalojtok ipan noneluayouan on nekilistle,
    on nekilistle uan ope nechejeltsiaj niman ope kejeltsiaj.
    San otechitakej:
    uejueimej tetsitsintin uan chantej Tekiskan,
    yemanka ajakatsiotlakiliotl,
    iistakkuikalis on achapanalistle,
    meskal uan tlachijchijtle ika uva niman okpa otikonikej,
    se kech cigarros gratos uan sa isoltikej niman otikinpokikej,
    mandarinas pipitikej uan kamaxokokej,
    naue tenxipaliomej uan machistiyaj ken nektle,
    uan melauak onotejtenkuajkej maske xosiojkej…
    maske te,
    onotenkuajkej kechka kuajle onouelmatkej.




    Recuerdos

    Ecos disonantes sobre el ombligo de un río.
    Frescor de cascadas emergidas bajo las axilas de los peñascos.
    Árboles de pies desnudos enterrados bajo una arena lodosa.
    Pájaros-viento invisibilizados por ramas y hojas verdes.
    Un sol apenas visible y apenas caliente que alumbraba Tekiskan:
    Lugar donde se dejó seducir por mis pequeños brazos.
    Donde mis manos acariciaron sus manos
    y ella silenciosa y tímida,
    tomó las mías y solo calló mientras los acariciaba,
    los apretaba para sentir ese sentimiento
    que corría sobre mis venas, los cuales,
    originaban mis suspiros y los suspiros de ella.
    Los testigos innombrables son:
    Las piedras gigantes de Tekiskan,
    el viento fresco de la tarde,
    la balada cristalina de la cascada,
    dos copas de mezcal de uva,
    unos cigarros gratos muy desgastados,
    pequeñas mandarinas agridulces,
    cuatro labios dulce miel
    que se besaron no hasta cansarse…
    sin embargo,
    se besaron hasta sentirse.

    https://luzdesdelinframundo.wordpress.com/category/poetas/





    .



    0 0


    Berónica Palacios Rojas

    Nació en Chapala, Jalisco, México en 1973. Licenciada en Letras Hispánicas. Ha publicado en los periódicos El Informador Guadalajara, Jalisco, El Financiero del D. F. y colabora en El Charal Ajijic Jalisco, además en los semanarios de la Ribera de Chapala en La Página que sí se lee, Redes. Y en las siguiente revistas literarias: La partera, El Canto del Ahuehuete, Psicoactivo y Clarimonda,; Bitácora, Estepa de nazas, Plan de Pájaros, Tuxtepec, Oaxaca. Y en Guadalajara en las siguientes revistas: Orfeo, Reverso, Humanidades, Rémora y Arsbélico.  Actualmente es Directora de la revista y Editorial Papalotzi desde 2004 hasta la fecha. Es cofundadora del Encuentro Francisco González León del 2013 y 2014.

    Ganadora del tercer lugar en del concurso de poesía y cuento Adalberto Navarro Sánchez organizado por el STAUdG, 2014. Ganadora del primer lugar en el Torneo de poesía y cuento en conmemoración de los 20 años del Aniversario del Concurso creadores Literarios FIL JOVEN organizado por el Sistema de Educación Media Superior y Editorial Verso Destierro. (2014).

    Luz desde el Inframundo. Revista electrónica de Poesía alcanza el máximo esplendor con la Poesía de Berónica Palacios Rojas.



    Petición última al hombre mar

    Cuando muera viste de azul (como siempre)
    acompáñate del viento que guarda su maullido de noche / murmura un
    Ten miedo de mí / y que tus versos rodantes / fluyan con la cresta plateada alrededor de mis cenizas.
    Cuando muera / cuida a los hijos / al limón y a los gatos
    / escribe y pinta poesía /
    emborráchate con mis amigos / recuerda mi barroca estela / escucha mi carcajada que resguardan las paredes / las arenas / los viajes.
    Porta la sencilla complicidad que nos distinguía /
    la quietud de contemplarnos / de tocarnos los espacios infinitos
    Regala todos los libros / los suvenir / las perlas:
    Las colecciones de nuestras entregas /
    diviértete / y busca la sirena que cuide de tus versos.



    La lluvia y La llovizna

    La llovizna es mujer suave
    y la lluvia, mujer independiente
    que se entrega a todas horas.
    La llovizna de noche
    es serenata arrulladora de almas.
    La llovizna empalaga
    y molesta todo el tiempo.
    Es mujer suave, paciente piedad
    y dulzura chinga quedito.
        No quiere pasar desapercibida.
    Despide un orden minúsculo
    es esposa sumisa
        que siempre está lloriqueando.
    La lluvia, amante imperativa
    despide besos
    que acribillan el cuello,
             la piel,
             el suelo.
    Siente celos de saberse la segunda
    en ocupar el mismo cuerpo,
            el mismo espacio
                el mismo sexo.
        Y llora fuerte
    derriba árboles, casas
    y hace zanjas en los recuerdos.
    La llovizna es mujer atemorizada
    que baja
    y bebe sólo un sorbo de agua
    mientras que la lluvia baja
               bebe bastante
                 y se da entera.
    Empapa todo
    -con paso preciso, rápido, oscilante-
    y se viene ansiosa en temporal.
        Despide un brebaje erótico
    que el amante bebe satisfecho.
        Embriaga como torrente cada escena,
    Impregna su olor afrodisíaco de humedad
    y seduce al huésped cotidiano
    hastiado de un solo cuerpo.
    La llovizna barniza de letanías
    canciones de cuna
        consuela y arrulla nidos
        con su sinfonía melódica.
    Cuando amanece, la lluvia dejó su huella
    -entre piernas con olor a sexo-,
    en los techos, en las zanjas
    y pasó por el caño del oxidado
        que respira
        por su único ojo ciego.
        Cuando el alba descubre su vuelo.
    Ambas escamparon dejándolo temblar
    con sus recuerdos.




    Escenas de mi vida

    I

    Mi niñez es un eco lejano
    de las más amadas voces.
    El sabor de la fruta madura
    Y el no recuerdo de la verdura fresca.
    El frío que dulce que jalaba mis cabellos
    y mi padre con olor a bonzo.
    Eso encontré en el pueril cofre
    de mi memoria incendiada de recuerdos.
    Un campo pleno de agüilotes, ciruelas y guayabas
    que caían despidiendo su esencia.
    Una ansiedad por encontrar hilos y tejer anhelos.


    II

    En la familia no se hablaba de nada, de nadie,
    de ningún tiempo
    sólo en sueños.
    A veces por cartas
    para preguntar sobre amantes cobardes,
    triunfos fallidos, decepciones rancias.
    Preguntar por muertos que viven
    en mi libro inédito.
    Discutir cosas efímeras y compartir
    gustos elementales como el sexo
    -que sólo revelábamos con los ojos-
    o la flojera de querer enderezar
    el andar de nuestros hijos.


    III

    Recuerdo sordas goteras
    que musicalizaban el sueño,
    las verdes matas a la orilla del río Bravo
    y el hielo,
    gota cristalina
    que fallidos, decepciones rancias.
    Preguntar por muertos que viven
    en mi libro inédito.
    Discutir cosas efímeras y compartir
    gustos elementales como el sexo
    -que sólo revelábamos con los ojos-
    o la flojera de querer enderezar
    el andar de nuestros hijos.


    III

    Recuerdo sordas goteras
    que musicalizaban el sueño,
    las verdes matas a la orilla del río Bravo
    y el hielo,
    gota cristalina
    que con afecto, rencor y lejanía.
    Así, nos amábamos.



    Camaleón

    Me gustan tus espacios infinitos
    Agridulce lagartijo de antiguos rituales.
    Al contemplarte renazco
    convertida en sombra /
    en flor /
    en verso.
    Embriagados de aromas inquietos /
    derivamos en inconcluso atrapa sueño.
    Florezco en cascada
    al estacionarme en tu misterio /
    Juré albergar en tus ojos limpios /
    camaleón de corazón perfecto.
    Ritual de mil páginas /
    humedad de siempre.
    Acaríciame sin pretensiones /
    mapa viviente que coleccionas abriles de invierno /
    expande tus bondades
    y bebamos un trago de noche.


    https://luzdesdelinframundo.wordpress.com/category/poetas/




          
    Letanía 

                                                                                Para Ciudad Juárez

    Hoy amanecí con tu nombre atravesado en mi garganta,
    me nacieron alas para escribirte Ciudad olvidada de Dios.
    A la sombra de un naranjo, las hojas dictan y el aire me traslada
    al pasado que duele y se encona.

    Una niña platica con la muñeca sin brazo al ras de la banqueta
    mientras una cascada a muerte
    nubla humana cociencia.
    Emergen recuerdos en hilos de tiempo:
    diminuto cuarto, un calentón,
    sostener la respiración ante un aparato caja,
    calles de tierra, dólares fáciles y un río de miedo.

    Ciudad Juárez en mi memoria
    Aún respiro la humedad y bravura de tu Río
    escucho el chicotear de tules que adornan sus orillas,
    y entre sueños,
    vislumbro una sonrisa fantasma que me heredó inteligencia y apellido.
    Fui una niña con sueños azules,
    jugué con pedazos de juguetes, trompos y canicas que encontraba en la calle
    del basurero recogí hilos y tejí sueños.
    Nací de un óvulo joven y un esperma inteligente.
    Disfrutaba la buena comida que veía en la tele
    y soñaba con refinados gustos que simplemente, no existieron.
    Me divertía con mi hermana cuando pescábamos a las orillas del Río Bravo
    y nos paseábamos por el desierto.
    Sin embargo, si no hubiera sido por la prudencia y arrebato de mi madre,
    fuera una más de ellas, de las muertas de Juárez. No tuviera críos, ni esposo, ni la preñez de estos versos.


    II

    Las hojas de los naranjos murmuran reclamos
    de princesas sacrificadas por grandes sátiros, de todos los tiempos.
    En cada reclamo se ahoga una voz aguda,
    en cada suspiro un padre sediento de venganza a un animal-perverso
    que asaltó la comisura de 500 clítoris ajenos
    y merece ser decapitado.
    Hoy mi voz quiere una plegaria para el murmullo de los naranjos,
    para las encarnadas voces que despiertan a esta sociedad
    que está perdiendo la sensibilidad del valor a la vida.
    Mentira, no hay poemas de amor, concientizadores o ecológicos que reanuden un concierto de amor y paz.
    Ni existen poemas con fórmula mágica
    para encontrar a la persona amada.
    No existe un tormento que se olvide ni un amigo que resista indiferencia.
    Hay días que las voces de los muertos tocan mi sueño
    y entre las tres y tres y media,
    una inquietud oprime mi garganta sin deseos perversos y, reanudo el rezo.

    Sangre que bombea lento, palpitar de última cita,
    el orgasmo maldito, sueños sin respiro,
    cuencas vacías y una Violeta perdida en un jardín pobre.


    III

    En 1993 un manto oscuro cubrió a Ciudad Juárez
    Atmósfera de frontera turbia, el ángel de la muerte
    pintó en su territorio una enorme cruz de ceniza.
    Un silencio atroz enconó la herida,
    y la perforó tímida entre su gente.
    Frontera púrpura, angustia de madre que desde el 93,
    brota de la Madre Tierra
    Maquiladoras que succionan la sangre de obreras
    marginadas y destinadas al olvido.
    Ciudad Juárez con sus miles de migrantes, violencia patriarcal,
    Desigualdad y la negligencia del un Gobierno Federal.


    IV

    Cobarde el que arrebata la integridad ajena;
    mientras unas manos malditas y agresivas arrebatan el aire
    a féminas de larga cascada, delgadas y morenas.
    Este aire fronterizo que destila olor a muerte, a “lechada”, a nardo y crisantemo.

    Las hojas esmeraldas tararean una canción de paz.
    Mujeres de cal, albas,
    atribuladas de gracia
    que portaban el pecado de ser pobres
    y extraviaron el camino a casa.
    Hoy fuerza imbécil de unos perversos
    nos arrebató a las 500 bellas que no cantarán más una canción de cuna por simple hecho de nacer con el pecado de ser hembras.


    Hoy a ellas les pondremos un marco de oro
    para darles la justicia que no tuvieron en vida.

    Y, que la Justicia Divina tome justicia por su propia mano.








    .


    0 0


    Lunamia Rocío Jiménez Pérez

    Comalcalco, Tabasco, México. Escritora, Editora y Promotora Cultural. Egresada de la Lic. en Computación, de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT). Ha publicado los libros de poesía: Sitios, lunamia (con voz de la autora); Abismo de luces (poesía experimental), Demonia (poesía erótica) y Antesala de muerte (poesía erótica editada en España). Coordina desde el taller literario independiente “Plumaje de Silencio Irreal”, la mesa de lectura “Mundo Feliz” y el ciber taller de poesía Odise@. Fundadoras del grupo artístico “Odisea
    Cultural“. Directora de la revista Odisea Tabasqueña y de la editorial independiente Odisea Cultural. Ganadora en el 2014, del Premio Estatal de Poesía “Marco Antonio Acosta” convocado por la Universidad Popular de la Chontalpa de Cárdenas, Tabasco. Presidenta Ejecutiva de la Unión Mundial de Escritores por la Cultura la Ecología y la Paz (UMECEP). Actualmente es organizadora del Festival de Cultura y Ecología México-Chile-Argentina que se realiza cada año en Tabasco en el mes de marzo. Y coordinadora del Encuentro Internacional de las Artes “Mujeres del edén que reverdecen con la palabra”, que se realiza cada año en Tabasco.

    Luz desde el Inframundo. Revista electrónica de Poesía recibe con honores a Lunamia Rocío Jiménez Pérez.


    LAS PIEDRAS SE CANTAN CON POLVO HUMANO

    (fragmento)

    El canto
    He aquí
    el aletear del espíritu
    Belem Lezama

    1)

    Es la memoria un espejismo con hermosa cabellera
    y mientras se peina murmura con su voz esclava:
    Eres roca que canta…

    Pero no es en este sueño donde anidan los umbrales
    ni es el cuadro de honor que entiende tu ausencia
    como una procesión del espanto
    es la duda tirando de las trenzas en el cole
    atada a la costa de tus risas.
    Después de todo
    no se puede regresar la fe
    o el primer hallazgo de resurrección:
        –para las nenas listas
         no hay más camino que el blanco
    dijo
    sin embargo, el azul…


    2)

    Entrando a los 13
    con toda la desnudez posible,
    se sacudía el sueño de ser invisible
    y las plumas se teñían de pecado,
    oculta
    siempre oculta
    bajo la luz que imponía la ceguera de los jueves santos 
    ante los pobres hijos del sudor,
    pero el santuario era un pueblo de gusanos que infectaba los corazones
    haciendo gestos ridículos con la mano en el pecho
    y la cabeza inclinada
    mientras
    el nombre de todos los mártires se reía:
        Y en una isla de miradas
        se cantaba a coro celestial
        los dioses vestían de oro
    lamían las puertas y el trono
    esperando su salida triunfal
    Entrando a los 13
    con todas las benditas larvas reptando por la espalda.


    5)

    En sus ojos
    Las nubes
    Venían a beber

    Michel Cand
                
        
    Escuchaba el sermón pensando en sus senos erguidos
    decía amén pero deseaba gritar su nombre
    alzaba las manos mientras bajaba al infierno
    porque el dolor era tan dulce que amaba sufrir
    y la belleza de su desprecio
    corría por mis venas
    me hacía temblar de éxtasis.
    Oler su rabia de vainilla
    era caer y caer
    extrayendo toda risa
    todo castigo de ausencia
    todas las culpas del aire
    en un lunar de su nombre
    siempre
    hasta el timbre de salida.
    Era mi espejo la luna
    ahí me tragaba todas las palabras de niña
    ¡más me valía mentir!
    para poder probar la sagrada carne.




    Tempus

    Y aquel mundo, sin amor, se extendía a todas partes
    Alexandra Botto

    13)

    Colgando de las alturas.
    Así me sentía en cada oración
    y su amén tiraba de mi pecho como la muerte.
    Era sencillo decirlo con la mirada,
    insoportable como tener piojos y no poder rascarse
    todos lo sabían bien
    la rabia era mía
    y me dejaba sin aliento con su espeso humo
    a mí
    a este hermoso monstruo que se arrancaba los alfileres de la culpa
    para poder respirar.
    Y cada día era una muerte
    y cada muerte un infierno
    y en cada infierno resucitaba para amar el sacrificio.



    15)

        Brinco y brinco y brinco
    con la almohada más dulce
    mi cuerpo de plumaje irreal parece romperse
    pero no
    sólo te imita tosiendo de lado
    deseando ser otro sueño
    otra espada que rompa el abismo de la tinta maldita
    esa que nos besa mientras
    escribe “monstruo” en nuestras frentes.
    Por eso brinco más alto
    la esperanza de romperme el cráneo contra el techo me consuela
    me hace feliz de sólo pensarlo
    porque entonces sería posible que yo fuese una princesita buena
    salpicada de lodo-sangre que se cae
    con trenzas risueñas
    lista para el amor
    a la orilla de la cama
    mientras se sube las calcetas.


    16)

    ¿Importa si amanezco acurrucada en mi vértigo?
    ¡No!
    Entra, sube y se baña para sentir el abrazo acuático
    para deshacer las telarañas de la conciencia y quitarse el olor a sexo
    se siente la piel tan perfumada y limpia
    aunque por dentro está inundado en su propia náusea
    con su fango disfrazado de fe y sus ojos de cordero
    que no son más que dos medusas burlándose del mundo
    trayendo más ruina y vacío a las almas que lo siguen
    mientras las casas se abren para su paso y le ofrecen a sus hijos buenos
    para hacerlos más buenos
    y él los transforma en demonios enanos que nunca crecen
    porque
    siempre serán sus hijos buenos
    dispuestos al aquelarre de su lengua erecta



    17)

    Se aleja este veneno
    y mientras observo su lindo culo
    me hago invisible para la batalla de los hubiera
    me atraganto con la sonrisa de los insectos
    costurando su ritual a mi boca.
    No es tan malo sentir el corazón podrido
    como bien escuché en las misas de los jueves santos
    ni es tan doloroso ser infeliz
    porque aún con las pestañas engusanadas puedo ver su rostro.
    De tín marí de do pingué.
    Y lo sabíamos
    no era la ausencia
    ni el deseo chupando las uñas
    ni la libertad de ser diablos sentados en la iglesia.
    Era el apestoso sermón dentro de la suciedad en sus ojos
    lo que corrompía el espíritu de todos.



    18)

    Ahora lo veo más claro.
    Te fuiste como llegaste
    sin fe y con más infierno en el cuerpo
    también entiendo que sufrías
    porque alguien te rompió las alas y te sembró en el vientre
    una bestia deliciosa que se hizo tu enemiga
    pero al mismo tiempo te alimentaba con sus tentáculos.
    Era el purgatorio ideal para todos
    y lo heredaste.
    Ahora lo cargo como una serpiente gigantesca en la espalda
    y cuando respiro me enreda más y más
    quiere quebrarme y hacerme su recipiente perfecto
    quiere que yo siembre también
    y cuando descubro donde colocar la semilla
    te recuerdo
    y entonces prefiero rasurarme el cuerpo y bañarme en alcohol
    devorar tachuelas ardientes rociadas en ácido
    y correr en la noche por toda la autopista con los ojos vendados
    o volverme una masa de carne que se estrella contra el pavimento
    lo prefiero, Señor cura
    antes
    que ser como tú.



    19)

    Seguí ciertos pasos que no eran para los que como yo
    se han bebido la misericordia con un gran filete término medio
    en la mesa de todos los chacales y dragones que olfatean polluelos
    y se relamen.
    Tenía un plan
    Entrar, cortar cabezas, ser inmensamente libre y recuperar mis alas.
    Pero no contaba con que también tenía una peste entre las piernas
    con las cualidades del mejor cosechador.
    Ahora lo sé:
    En el fondo de mi podrido órgano llamado corazón
    respira un asesino
    porque soy la cosecha maligna de una semilla maligna.



    20)

    Al vaticano
    Esta noche decido no ser débil
    que necesito abrirme el pecho para sacar al monstruo con todo y sus raíces santas
    basta de ese castigo a la fragilidad que no invoqué
    que se carcajea cuando las palabras me sepultan con un hueco en el alma.
    Basta de fingir perdón con los ojos tiernos
    y el alma de puta.
    en aquel recinto de infantes y palabras sagradas
    danzamos con el desastre
    entramos a su jaula de furia
    y nos destrozó los sueños
    pero aún así yo salí con la voluntad intacta.
    Basta de comerme las entrañas
    ante tu lápida
    Dear Father
    porque ya mis ojos se han transformado en estrellas.



    https://luzdesdelinframundo.wordpress.com/category/poetas/





    .

    0 0
  • 11/19/16--14:31: MULUK UAXAC BEN [19.591]


  • Muluk Uaxac Ben

    Artista  visual mexicana cuenta con una trayectoria de 16 años en continuo hacer creativo,  ha incursionado en escultura, cerámica, pintura, instalación, body Art y poesía. A través del erotismo como su único discurso  abarca más de 70 exposiciones entre colectivas e individuales desde 1999  a la fecha en distintos  recintos de la ciudad de México , como también en Oaxaca, Morelia, Jalisco y Chiapas.  Obtuvo el 1er lugar de trayectoria artística Naucalpan joven en 2005. En 2009 formó parte de la Fundación Cultural Pascual A.C. En el ámbito laboral se ha desempeñado como profesora de cerámica para personas de la tercera edad,  profesora de artes plásticas para niños dawn CEDAC y profesora de dibujo y pintura para niños indígenas en Sonora (seris) y Chiapas (Selva Lacandona) impartió  taller de intervención plástica Arte urbano en la col. Morelos (tepito) . Obra donada  casa de cultura Cd. Juárez Chihuahua, México 2010. En su expresión poética cabe destacar su  publicación en dos antologías y su participación en el  XVIII Encuentro Internacional XIV Iberoamericano de Mujeres en el Arte  Palacio de Bellas  Artes ciudad de México 2014  y 2015 ensambles poéticos  “Nocturno amanecer” “Luna roja” “Tierra Jade” ”Índigo sonoro” donde combina: música, body art, danza e instalación, integra el  performance,  arte en acción, utilizando al cuerpo como un recurso para expresión viva, pintando cuerpos.

    Luz desde el Inframundo. Revista electrónica de Poesía se viste de gala y pasión con las letras de Muluk Uaxac Ben.


    1 Se desvanece mi sombra cuando te siento cerca
    Porque tu espacio y tu tiempo
    Son como espirales convexas
    Que se pierden en el laberinto de mis sueños
    Aunque preferiría que me besaras ahora
    Que no es sueño y que mi boca te envolviera
    Saciando con mis labios el placer de tus instintos
    Emanar y perder el sentido
    Con ese sabor a droga de tu lengua
    Perder el tiempo y el control en tus brazos
    Y con tus labios y tú aliento
    Traspases toda mi piel y que llegues hasta mi conciencia
    Los soles serán negros y las lunas rojas
    No habrá ni fin ni principio
    Porque en el momento en que me coloques
    Tu lengua en mi cuello
    Me colocaras en la horca
    Sin perturbar mis ojos se desvanece mi sombra


    2 La noche, la noche, la noche
    acercándose esta el mar de tu cuerpo
    tu boca, tu aliento, tu piel
    la sangre hierve y se evapora como lava ardiente
    en el desierto de tu voz.
    La mujer es el paisaje de la habitación
    deja su cuerpo sin movimiento
    sobre la cama ella queda
    sumergida piel de agua, satín
    enrojecida la sombra transita
    en las paredes transparentes
    luces derriten las sombras y la oscuridad
    tu boca se desliza
    enrojece el cuello, la voz y el silencio…
    En este nocturno amanecer tus sabanas de piel, me envuelven
    cierro los ojos
    d e s v a n e c i é n d o m e en tu calor, en tu calor
    s o l a r.



    3 Derríteme sobre la cama de estrellas
    fugaces giran desorbitadas
    como mariposas blancas entre el vértigo del pezón
    lava ardiente escurre por los poros
    cabalgando las caricias salen de tu pecho
    enrojecido de llamas azules
    hilos de tus ojos se entretejen
    en los míos derramando lava ardiente
    derramando lava ardiente



    4 Nos elevamos
    entallados en el engranaje de los cuerpos
    una secuencia de tiempo se desprende
    viajamos dentro de un paisaje
    de colores sin formas
    las pupilas se expanden
    del océano rojo de tus ojos
    brillantes
    explotan sensaciones de placer
    flotamos sobre una nube de humo
    y volamos entre la risa,
    acariciamos el cielo
    en una bocanada que enciende la felicidad
    un desplazamiento de los sentidos al desnudo
    quemándonos.


    5 La tormenta solar de tu cuerpo
    cubre mi piel lunar
    en un pausado amanecer (2)


    6 Él
    es como el mar
    quiero sumergirme en sus aguas
    en sus corrientes perderme y
    naufragar en la isla de su pecho



    7 El paisaje de tu desnudez 
    Fui a tus playas en el día
    Y mis ríos se desbordaron en el desierto de tus mares
    Recorrí el camino líquido de tus adentros
    Y el espiral de tus olas
    Cubrió los corales de mis arrecifes .
    Eres como el palpitante corazón de mar
    El oleaje de tu voz es música de agua en el desierto de tu cuerpo


    8 Cruce la niebla de tu pecho
    Y me convertí en nube
    Mojándote con la lluvia de mi carne.
    con la lluvia de mi carne
    la lluvia de mi carne
    lluvia de mi carne
    de mi carne
    Mientras la poesía flota en el aire del desierto nocturno de tu espalda
    Una corriente se desborda
    cruzamos el umbral del mar embravecido de tu cuerpo
    sigues mis caminos húmedos
    remas sobre mis océanos
    te anclas a mi boca
    desembocas en las aguas de mi piel blanca
    Escurriéndonos entre las cascadas Prusia del tiempo.


    9 Un recorrido por tus constelaciones
    Haré un mapa de tus reflejos eróticos
    Y trazare nuevas rutas
    hasta llevarte a un umbral de éxtasis
    dejare abierta la puerta de mi sexo
    El deseo habla a gritos y nos desnuda
    Arden y giran los cuerpos
    Quieren encontrarse bajo la influencia lunar
    El agua de mis adentros explora la atmosfera fugaz de tu piel.
    Te refugias en mi cuello
    Recorres nuevos senderos
    Descubres atajos…
    Escucho tu silencio
    Desbordándose dentro de mí
    Contemplo todos los astros en el despegue de nuestros cuerpos.
    Y me hundo en el mar de tu boca. Encadenándote al deseo.


    10 Déjame entrar en el cosmos de tu mirada y caminar en los senderos profundos de tus ojos
    tus labios de fuego queman mi boca
    cántame al oído la fragante melodía de tus sonidos,
    mientras bebo un trago del sabor de tu piel
    al pasear por tus palabras, enfrasco un sueño
    duermo sobre la tierra de tu cuerpo entre piedras de agua y flores de papel
    nuestras piernas como eslabones hasta el amanecer

    https://luzdesdelinframundo.wordpress.com/category/poetas/page/2/







    .



    0 0
  • 11/19/16--14:44: HUGO PLASCENCIA [19.592]

  • Hugo Plascencia

    Nació en México, 1978. Poeta. Ha colaborado con publicaciones en Canadá, Estados Unidos, México, Inglaterra, España, Francia, Perú y Chile. Colaborador de La Jornada Semanal, el Periódico de Poesía de la UNAM y el Petit Journal. Coautor de varias antologías y autor de los libros Ahogar el Grito, 2005. Todo es Babel, 2006. Calandrias Underground, 2007 traducido al francés, y Razón de Bestia, 2008. Ha participado en festivales de poesía en Estados Unidos, Francia, Perú y México. Parte de su obra ha sido traducida al inglés y al francés. Realiza lecturas en colaboración con músicos y artistas visuales. Y ha colaborado en documentales en México y Francia.

    Luz desde el Inframundo. Revista electrónica de Poesía da una calurosa bienvenida a Hugo Plascencia.


    ¿Qué de las deidades sin la huérfana invocación?:
    falange de constelaciones apagadas sin nombre

                                     .a

                                                   .m

         .o

                       .r

                            .f

                                                   .a

                                      .s

    como el pelícano de vientre tropical
    clava su pico en la marea
    que l_e_v_i_t_a su último e_s_p_a_s_m_o de alba
    −así fuimos creados… en el temblor nocturno
    de sal al caer el ancla,
    en la silenciosa penetración que todo lo penetra,
    en donde por un instante
    nuestros padres jugaron a ser dioses─


    Nomentemis
    no he venido a traer paz sino espada.
        Mateo 10, 34. 11,1

    Nuestro principio de sangre
    no comulgó con el dorado de sus sueños:
    santo grial en urnas fúnebres,
    alimento para un Dios trivial. 
    De lo alto de las pirámides
    de lo finito a lo infinito
    los pitagóricos lo predijeron:
    “el cuarto será suficiente”
    después del cuarto
    nuestros padres nacerán de la espada
    bajo el huipil violado de la memoria
    como un alarido de copal se esparce
    hasta enardecer las colinas
    y el éter fecunda un nuevo sol
    en la calzada de los muertos.


    Visiones de un Marakame

    I

    Compartimos nuestro insomnio
    para bajar a un monte desconocido,
    en la piel del venado
    escribimos nuestra danza
    la flecha en su punta lleva sangre
    el cazador es el cazado
    como quien trata de matar todas las noches
    al mismo animal.


    II

    Un jaguar
                                  .trepa el agua
    nada la tierra
                                  .corre el verde árbol
    saca una aguja sin punta 
                                    .del corazón del árbol
    alguien intenta cazar la visión.


    III

    Nada habita ni transmuta del otro lado
    todo es frontera
    ÷ el aire y el agua la horizontal línea de muerte
    ÷ el fuego y el agua un mar ardiente de espera
    ÷ la tierra y el agua el alumbramiento sin luz
    toda frontera es puente
    ÷ el aire y la tierra la muerte respira doble vida
    ÷ el fuego y el aire mi país
    ÷ el aire y el agua la transparente gota vertical del suicida
    nada habita ni transmuta del otro lado
    toda frontera es puente
    ÷ el agua y la tierra el parto de la humedad
    ÷ la tierra y el aire la vida respira su doble muerte
    ÷ la tierra y fuego la extinción del simulacro
    Nada habita ni transmuta del otro lado del tiempo
    toda frontera es puente de madera abajo.


    IV

    No todos los ríos llevan esta corriente de aire sobre su lomo de escamas
    no todos los ríos tienen este puente invisible
    reflejo de la transparencia en nuestro rostro
    que es la muerte.


    V

    Como una legión vencida por el destino
    y el cuerpo teñido de hollín
    el poeta bajo la forma de nahual
    atiza el humo de los incendios
    arquero sin cardo su flecha
    es obra de mampostería

    con la que incendia

    el pasto de lo desierto.


    Díptico: Ofelia en el Tepeyac

    Las ninfas de las aguas morderán estas manos,
    masticarán mis cabellos como una hierba misteriosa y nocturna.

    William Ospina

    “En las aguas profundas que acunan las estrellas, blanca y cándida,
    Ofelia flota como un gran lirio,
    flota tan lentamente,
    recostada en sus velos…”

    Arthur Rimbaud

        Suspendida
    en el verde lienzo de agua
         /     \
    yace Ofelia                              .como una flor sin corona
    En su manto de cielo flotan                                         .estrellas como salobres flores
    que estremecen y urden                                                       .el eco delirio de una gota al caer
    Minerales esparcidos                                                           .flotan en el códice de su mirada
    como pensamientos                                              .amapolas y narcisos
    tintura que funde el maguey                                 .sobre la fibra del ayate
    Su contorno asemeja en el                            .horizontal arroyo
    el aura de una reina                                   .transparente
    de dorados cabellos la estela                                          .alegoría del sol que acuna en su
    fundamento como                                                   .constelación salpicada de vacio
    el híbrido holograma                                         .de Tonantzin en el Tepeyac
    que en el                                              .remanso
    de una tina                                  .concibió
    Millais.



    Paisaje con mito del buen indígena

    En el cruce de miradas de un camellón, el fulgor de su sombra circunda la luna negra de asfalto. Un ángel arrulla el aire de los automovilistas en su espalda, la música de los ambulantes, partitura de estrellas sin resonancia, percusión sin pincelada, árbol amerindio de la noche sin ofrenda bajo el tótem de eléctrica luz pende su historia. Al otro día, un hombre morirá por dos monedas en las cuencas de su mirada. Y no habrá Caronte ni Hades que aguarde una Estigia, para posar la última limosna de sol, sobre la palma de sus ramas.


    https://luzdesdelinframundo.wordpress.com/category/poetas/page/




    .


    0 0


    Marcos Rodríguez Leija

    Es originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas (México). Forma parte del Diccionario de Escritores Mexicanos del Siglo XX, publicado por el Instituto de Investigaciones Filológicas y el Centro de Estudios Literarios de la UNAM.

    Recibió el Premio Nacional de Periodismo e Información 2000-2001 en México. Es autor de los libros de cuento breve y minificción Minificciones (2002, IMC); Pandemónium (2001, CNCA, ITCA), Souvenires (2011, CNCA, ITCA) y de poesía Rumor de humo y ceniza (2015, CNCA, ITCA). También cuenta con una producción discográfica titulada “Antología” con canciones de su autoría, con variantes musicales del blues, el folk y la trova.

    Coordina talleres de minificción, de fotografía y de periodismo. Su trabajo literario ha sido traducido al inglés, francés, italiano, portugués y alemán.

    Ha ejercido el periodismo en medios impresos y electrónicos de México, Estados Unidos y Sudamérica.



    QUÉ FUE DE TI CIUDAD MUCHACHA

    Nací en una ciudad muchacha que envejeció de pronto
    Tendida sobre los peores males
    desprende el aroma de los desahuciados
    los pies le sangran
    por caminos de espina y brasas
    Si hubieras andando aquel de piedra y lodo
    no te retorcerías en dolores que te muestran incurable
    muchacha ultrajada por hombres diestros
    en los malabares de la lengua que emborracha corazones
    Fuiste de uno y de otro
    te poseyeron tantos dejándote extraviada
    Una locura te impide recordar tu nombre
    pronunciarlo arrastra un eco antiguo apagándose
    ¿Qué fue de ti ciudad muchacha
    perdida en laberintos de palabras recurrentes?
    Me duele verte despellejándote muchacha anciana
    en el dolor que desprende el aroma de los desahuciados
    mientras cobija los temblores de tu cuerpo la sombra de la muerte.



    LOS ATAÚDES

    Hay más de un ataúd en larga espera en las banquetas
    junto a las puertas de las casas
    la ausencia es algo más que el fin de la existencia
    un retrato indeleble
    una voz retumbante en la memoria
    una nube lóbrega que filtra ríos de sangre
    No hay cruz sobre la tierra
    no hay moño negro en las ventanas
    es otro el tipo de muerte que duele hasta los huesos
    una tonalidad común en todas las fachadas
    ¿Qué palabra empuñar ante tanto velorio de cuerpo ausente?
    En cada casa hay más de un ataúd en larga espera
    y no hay cadáveres para llenar tanto vacío.




    HAY NOMBRES QUE TUVIERON CUERPO

    Hay nombres que un día tuvieron cuerpo
    están ahí dando cuenta de ello
    en las actas de matrimonio o de nacimiento
    en los zapatos huérfanos bajo las camas
    en el legajo pericial de algún juzgado
    en la voz de aquel que los invoca
    en lo intangible
    en el recuerdo…
    hay nombres que un día tuvieron cuerpo
    hay muchas voces que los nombran
    ahí están sus nombres pero sus cuerpos
    ¿dónde están sus cuerpos?




    EL ORIGEN

    En el principio todo era silencio y noche.
    Del silencio nació la piedra y de la noche el tiempo.
    El tiempo labró la piedra en diminutos círculos
    para formar el universo.
    Labrando a la piedra el tiempo descubrió al fuego
    y del fuego al sol.
    Del sol brotaron las estrellas y a la más grande le dijo:
    “tú te llamarás luna”.
    Finalmente del sol y la luna surgió el día
    y del día el resplandor de la vida.
    Desde entonces ya nada fue solamente noche.
    Desde entonces ya nada volvió a ser silencio.



    LOS DINOSAURIOS

    En la quietud del desierto
    reposa la silenciosa piedra.
    Muda testigo del tiempo
    esconde los más antiguos secretos.
    Pocos lo saben
    muy pocos lo han descubierto
    adentro de cada piedra
    hay un dinosaurio durmiendo.




    LA CASA

    A mi casa le falta un brazo
    Se detiene en una pierna y no es aquella
    con la que aprendió a patear las piedras
    El brazo que le falta era el fuerte
    el que usaba para aferrarse a la vida
    Mi casa tiene el gesto de una perra enferma
    tiene heridas que no cierran
    hay quien dice que ya tiene gangrena
    Mi padre es carpintero pero mi casa
    esta casa llagada / enferma
    no es de madera




    EL INCENDIO

    Una noche mamá nos despertó alarmada
    —¡Se quema la casa! ¡Se quema la casa! —gritaba
    tenía un claro paisaje de terror en el rostro
    Al ver la mano macabra de la llamarada
    no le di importancia y me dormí de nuevo
    Aquello no era tan grave
    la lengua endemoniada de mi padre
    desataba peores infiernos




    EL DESTIERRO

    Guardé mis sueños y la corbata favorita en una caja de zapatos
    Doblé el consejo de mi abuelo junto a retazos capitulados de mi vida adolescente
    Mi corazón palpitaba de coraje
    libertad
    miedo
    Un gesto indiferente quedó tras una puerta
    Frente a mí la boca de un monstruo se abría para devorarme




    DETRÁS DE LAS VENTANAS

    Detrás de las ventanas algunos adoptan gatos
    para lanzarle arañazos al vacío
    Alargan sus días macilentos
    y pierden el miedo a caminar por las cornisas
    Aprenden a lamer del alma las heridas
    y se vuelven maullido sus lamentos
    Se acostumbran a la humedad
    a la penumbra
    a un cuarto lleno de escombros
    Comen distinto
    les cambia el sueño
    la hora y la forma en que se alimentan
    El olor les cambia
    la forma de mirar al mundo desde las ventanas




    CUERPOS MORTECINOS

    Los hombres son cuerpos mortecinos
    abriéndose paso entre las sombras
    Perdieron algo:
    el amor / la risa / la memoria
    las ganas de vivir el tiempo que les sobra
    el gozo de todo lo vivido
    Los puedes ver en las esquinas
    esperando su no sé qué
    en las bancas de los parques
    deshojándose
    saliendo de los bancos
    del trabajo
    de los trenes
    deshojándose
    Así van todos sin saber a dónde
    sólo persiguen las flechas arbitrarias
    que les marcan los caminos
    En sus rostros fúnebres
    sus ojos te dicen todo
    perdieron algo:
    el amor / la risa / la memoria
    las ganas de vivir el tiempo que les sobra
    el gozo de todo lo vivido
    Son cuerpos mortecinos
    abriéndose paso entre las sombras


    https://luzdesdelinframundo.wordpress.com/category/poetas/page/3/






    -



    0 0


    Mónica Reveles Ramírez

    Es Licenciada en Administración por la Universidad Juárez del Estado de Durango, Maestra en Administración por la Universidad Juárez del Estado de Durango y MBA por la Universidad de Phoenix. Miembro de la Sociedad de Escritores de Durango, A.C., y de la Red de Escritores de Durango. Autora del libro de poesía Granos de Arena (Congreso del Estado de Durango, 1995) y  Por el camino de Eva (Soc. de Escritores de Durango, A.C. FCA, UJED, 2002),  y más de 10 poemarios inéditos. Publica en periódicos y revistas locales y nacionales como: Cordillera, Contraseña, Blanco Móvil, Visión de la Administración, Mala Vida, Mensajero, Artificios, Letra, CantaLETRAS. En los periódicos, el Sol de Durango, Órale que chiquito, El Siglo de Durango y el Financiero (Nacional). Revistas virtuales como Horror Vacui (España), Letralia (Venezuela), La Fuga (México), Oráculo de Poesía, (México), Encuentro Internacional de Artista y Escritores (Uruguay), Poetas del Mundo. Obtuvo el premio estatal juvenil de poesía en 1991, DIF Casa de la Cultura, Durango y el Premio Estatal de Poesía “Olga Arias” 2002. En dos ocasiones ha sido becaria del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Durango (1997 y 1999). Fue incluida en las Antologías: Poesía Joven, del siglo XX al tercer Milenio, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1999; Mujeres en su tinta (2011), Disco Poesía femenina en Durango (Esther López, IMAC) y en Antología Internacional de Mujeres Poetas en el País de la Nubes 2001 y 2015.


    Delirante nocturno

    Para el que rasga la guitarra, cada noche.

    I

    En un hielo
    se agita el licor invencible. Por cada gota
    saciada en la sed sonámbula guarecida de su lluvia
    una nota grave de lira incendia el reencuentro.


    II

    Tres noches
    en copa agitada
    se tejen con hilo invisible,
    nos engañamos
    y hacemos crecer
    la impotencia de mirar a la cara
    al amor.

    Y sin dejarme paso me toma de la mano
    y me hechiza con el encanto de su vozquemante.


    III

    Nos vestimos de negro
    para decorar la noche,
    con estola y lentejuela despedimos
    nuestros ocultos dolores.

    Caminos por transitar
    historias viajan al amanecer de nuestras manos
    enlazadas por los besos
    escondidos en la velocidad del derroche

    El tiempo se consume el tiempo sangra
    el tiempo nos quema y nos abre la entrevida.

    Buscamos vivir
    antes que el tiempo decida en que paraje dejarnos.


    IV

    Tu guitarra
    llora amorosamente su felicidad anochecida.

    Y el coro de las luces que te visten aumentan ritmos de espejismo.

    Melódica, atrapadora, penitente, vigila:
    y se aventura con mano guía.

    Soledad
    encuentro que me agita,
    su soledad que abarca mi cintura
    su soledad quema invisibles ganas de evocar.
    Su sol de edades que llegan a mi palabra
    y canta a este error
    que se desluce con nombre de vida.


    V

    Por cada noche
    en que la llama de la oración
    de sonidos se encienda
    creciente sigue en vuelo el pandero de la luna.
    El círculo gitano nos encuentra:
    bailando
    con las palmas agitadas
    con cuerpo llama
    con sol canto lamento vagabundo.
    Tocamos nuestras sombras
    para saber si somos ciertos.


    VI

    Cercanos
    a la calle que se agita
    con los espectros que van de paso.
    Agitados
    por las lámparas
    que desconciertan nuestra amanecida bajamos del escenario

    Luz interior nos guía y nos habita
    localizarnos es fácil
    nos distinguimos
    por llevar el alma
    como antorcha que palpita.



    Caen los árboles.

    Los árboles mueren de pie.
    (Alejandro Casona)

    Caen los árboles
    con amoroso estruendo
    los centenarios, los eternos
    caen en su melódica ironía de madrugada,
    adiós vida,
    bienvenido el fuego eterno.

    Arderán
    en el fogón de una carne que se guisa,
    en la pradera que calienta a los fugitivos.

    Trémulos árboles eternos
    leña para muchas hogueras.

    Para alumbrar mi nieve eterna.
    Tomo un trozo de corteza
    y la paladeo para sentir su sabia, de noche buena.

    Árboles frondosos
    que un día se eclipsaron,
    que cayeron haciendo temblar el sueño de los justos,
    de los ansiosos de vida nueva
    y en sus ramas mecieron sus frutos.

    Árboles de la noche triste,
    de los secretos
    de los que han llorado incansablemente la hermosa vida.

    Árboles caen y crecen para el remedio de las paridas,
    de los insomnes
    de los desterrados
    que en soledad resurgieron.

    Árboles que mueren de pie
    y nacen bajo su propio estruendo.

    Caen los árboles milenarios:
    en el río de los que olvidan.




    Sed

    Sed eterna de ti,
    no hay cáliz que me sacie,
    más allá del licor de tu cuerpo, sed de ti.
    Caminar, volar, nadar,
    estos refugios más allá de tu ser, me dan sed.

    Sed de ti,
    amargura del aliento meditante,
    en la oración que encrudece y controla.
    No hay más que seguirte
    en camino de lobos,
    entre renglones de libreta pautada,
    a esta libertad que corroe
    por los caminos inexplorados de otras mentes.

    Solo quiero tener sed de ti:
    para no huir al vacío,
    por seguir siendo yo misma
    y no volver al azar.

    Encontrar el manantial de ti

    soy en mí.

    Sed de ti,
    reflejo de la sed mía.



    Los pájaros

    Él brilla de noche cuando todo es oscuridad.
    El telón cae:
    mira su lado izquierdo: y se aparece el diablo.
    Noche de luna: dos pájaros sedientos iluminados
    se rodeaban para elevarse.
    Cada uno con su farol, deseosos de la sombra del otro,
    en la ropa oculta, manos cómplices.
    y subieron a la nave donde se olvida todo
    y la vida es eterna:
    cuando los besos profanos ingresan al laberinto de las ropas
    las caricias húmedas están listas para el precipicio.
    Y el juego de los veinte dedos describe una historia
    en luz de luna bajo el pantalón
    donde crece la llama de las auroras.
    Eran solo pájaros,
    y volaron iluminados uno en el otro.




    Fiesta de los sentidos


    Hoy mis sentidos hicieron fiesta al escucharte
    en el alboroto de tus sonidos comenzaron con
    luces, confeti, música, bebidas y sexo.

    Y me enredé de luto en tu presencia
    con un vestido negro me tatué
    para que no percibieras la dicha que galopaba por mis venas.

    Me llené de símbolos para despistar el estruendo de la fiesta.
    Y al final
    con tu sonrisa
    una palabra,
    y tu mano en la espalda desvestiste toda la orquesta.



    Mariposas en la luz

    Este delicioso placer, profundo
    donde la boca aguarda los deleites
    sabe en su hoy que las nostalgias son ave fénix.

    Muere el bien amado en su careta,
    cae el vestido hipócrita de los reyes:
    por fin del mundo me libera
    de pasadizos, misterios, lujurias, redes.

    Ámame
    en la estación violenta,
    del juego acelerado de ir y venires de bufones.

    Sea el cuerpo nuestro refugio próximo,
    rodeados, protegidos,
    mientras escribo
    un canto que me despierta de las pesadillas próximas,
    y alimenta con la sabia dulce.
    Mientras bailo ante la esencia tuya:
    de entrega,
    cede el mundo de fractales
    compone una nueva sinfonía
    en su propio enigma,
    en su extrañeza,
    en la individualidad que ansío.

    Este delicioso placer que cedes,
    y provoca manantiales,
    ha desatado la furia de las mariposas
    que se amontonan por el vientre que exploras.



    La ciudad nueva.

    El me llevó a recorrer la ciudad que cambió domicilio,
    la que se olvidó de mí, así como yo.

    Me gustó visitarla con sus nuevas luces
    y habitantes ensombrecidos,
    deshilados, profanados en su novedad.

    Mientras dormía en la torre de cristal, entre papeles y silencios,
    cubierta por cobijas de cartón aislante,
    aparadores de ilusiones, y una que otra estrella a la mano,

    no vi cómo se mudaba lejos,
    inventó caminos para que la siguiera, -si quería-,
    me dejó la puerta abierta
    y amablemente se despidió
    diciendo que me amaba.

    La ciudad,
    emparejó sus gritos y los hizo música tecnológica,
    ciudad de espectros, batallas en espejismos,
    victoria en líneas de luz.

    Y me senté a la orilla de sus límites
    esperando escucharla:
    pero esta ciudad ya no habla
    su lenguaje es de fractales,
    de gente que se comunica con chip, bluetooth
    y se toca en pantallas virtuales.

    Ya no estoy junto a ella,

    no voy a sus parques alumbrados
    ni recorro estaciones de curadores de color.

    La miro desde el balcón
    mi dolor oculto la recorre,
    se alejó de nosotros porque nunca nos perteneció.



    Muñecas Rotas
    (Poema XXXIX)

    Se formaron las muñecas rotas en su balcón
    a burlarse
    de su dolor
    de la mediocridad de la vida:
    mirando como destrozas a otra
    aplauden la escena.

    Ven como tristemente la sepultas en un precipicio
    después de ahogarlas con tu amor:
    vas seduciéndola, lentamente, incontable a cada palabra
    en cada roce y ella feliz, disfrutando del dibujo de tus desencantos.

    No sabe que la estás destrozando,
    ni ellas se lo dirán.

    Aplausos ensordecedores, descontroladamente amargos,
    que miran como abandonas el escenario, en soledad.
    Nadie la ayuda
    nadie la consuela.
    Ya la invitarán al balcón de las carcajadas.

    Como va a dar quien no tiene nada, y no sabe dar en la vida
    si para él todo ha sido recibir y agradecer con destruir.

    Amor que destruyes todo lo que inventas, les decía hace tiempo.
    Sin equivocarme, junto mis muñecas.

    Las repararé con la mirada anónima de otro hombre,
    no todos son iguales.
    No todos tienen la profesión de destruir.



    Silencio

    Ahora resulta que todo quedó en silencio:
    de lozas cantera blanca en madrugada del trasnochado
    que no escucha ni mira más que su dolor, adentro.
    El silencio de las sábanas mojadas de los amantes desvelados del cansancio
    a mas no poder por compartirse.
    En silencio quedó la madre, que vio partir a su hijo,
    y solo se quedó con aroma del recuerdo.
    En silencio, se quebró un corazón.
    La mujer amada, en silencio inolvidable,
    que no conoce las palabras del ausente.
    Un hombre mira en el muelle un barco que se va.
    Y veo en silencio las olas.
    Una ciudad se quedó en silencio tras la tempestad.
    En silencio se quedó un prisionero, mirando su libertad.
    Callada, se quedó la cama del hospital,
    cuando el llanto se llevó un alma junto a su ángel por un corredor interminable.
    En silencio, se fue un coche, con la cenizas de una mujer amada.
    En silencio años, sin hablar.
    Y nos vamos a la contemplación,
    cuando lo único que nos queda es el silencio.

    Y en silencio, siempre en silencio:
    nos conocemos, amamos, multiplicamos, destrozamos, escapamos de la muerte, nos lleva la muerte y trae la vida, nos vamos de cabeza, nos entregamos y se nos olvida el silencio.
    Porque resulta, en esta vida, la tuya y mía, que todo ha quedado en silencio.




    Pajaritos miran la tormenta.

    Sólo tu corazón caliente,
    y nada más.
    Federico García Lorca.

    Nos sentamos de frente a la pesadilla que creamos.
    Pájaros del infortunio.
    La travesía por el pantano nos agotó.
    Precipitados como Caín en su vorágine
    fuimos Ícaro del laberinto,
    lenguas de Babel, cuerpos en Sodoma.
    Peregrinos del desierto como vástagos de sal.
    Me invitas a la ventana pavorosa
    que niego mirar sentir volver a anhelar.
    La adversidad es el motivo del deseo.
    Sola tras el cristal,
    el conjuro aún no decide mi partida
    la suerte está jugando al tarot de Marsella
    y encontré una silla cómoda en la mesa del Diablo.
    Una daga de la virgen de los dolores
    acompaña deseos de travesía por el espejo.
    Tú, como pajarito espantado,
    cautivo de la historia predicha,
    sigues el juego.
    Buscamos seres libres
    hermosos puros de Samaria
    sabios de la travesura
    y conozcan con placer
    destruir sueños como lo hicimos,
    volar marionetas de colores opacos,
    recorrer el laberinto de sombra gato destello,
    tomar prestados amores lejanos de la mano,
    dejar ventanas abiertas de conversaciones expuestas al azar,
    construir castillos magníficos de mentiras
    explorar mapas de cuerpos cercanos,
    hacer lenguaje común con destino y mirada
    penetrar cada pensamiento azaroso y lo digieran
    y los vean junto a ti.
    O se atrevan a sacar y meter del pecho,
    el corazón en la tempestad,
    con aroma de café recién parido.
    De fondo música de Bach.
    Ya no soy yo después de la pesadilla
    y libélulas de veneno disecadas.
    La vida se me hace chiquita
    y me la como a cucharadas con jarabe del deseo.
    Mientras seguimos aquí en la ventana,
    sin mirar ni hablar.
    Ya volaremos felices, cuando pase la tormenta.



    Deslumbre

    A Rosaura Revueltas

    Porque cada gota cae a tiempo
    hasta llenar el cubo de agua y desbordarse
    –pensé en voz alta y desafiante-
    y seguí de frente en la lectura:

    Ella danza de un lado a otro por la mente,
    teje un rompecabezas del tiempo,
    veo como la sal de la tierra hace justicia
    y se desprende en cada terrón su testamento.

    Ave eras
    para ir de un país a otro con el arte de familia,
    y colibrí de la vida sensible a la luz de la escena,
    temible a quien inseguro te retara
    Duranguense, al fin:
    voy tras la el rastro que dejaste en nombre.

    Es tu Revuelta por destino
    o en la doma de la fiera, junto a preludio y fuga,
    pisas firme con la sinfonía hermana
    oleo de sonidos testigo de la vida en nación,
    siempre atenta a la sonrisa de México.

    Rosaura hermana que no tocaste por tu vista estas tierras
    me visto junto a ti con el tuzor y sus colgantes,
    abrazo el rebozo de Soledad blanco del origen
    te nombro desde la esencia de mujer
    que vuela como luciérnaga adolorida,
    y persigo al revoloteo de tu luz al cine
    vestida con presencia serena y decidida
    cuando Brecht
    te hipnotiza con El círculo de tiza caucasiano.

    Porque en estas tierras de Durango
    no hay de otra más que nacer guerrera y entregada:
    aunque Neruda se ensombrezca,
    demostraste al mundo que más vale ser encarcelada
    que callar ante listas negras en Hollywood.
    Y el viento de libertad nunca te dejó,
    admiradora de la estirpe de revuelta
    difusora de logros familiares
    conocemos a Silvestre por el mismo.

    Más un día el aire te hizo falta
    y ante la trascendencia del círculo en la Habana
    donde Guillen te canta:
    sigue en tu vuelo Rosaura,
    hija de Lerdo y de la luz,
    como un ave del cine valiente eternizada.



    La libélula.

    Murió la libélula
    posó en la pared desafortunada:
    al soportar su peso en dos patas
    cuando la vi caer al precipitarse
    con la nube de humo del feroz insecticida.

    Murió en su lucha,
    aun la contemplo en el piso de la cocina
    llegó a rastras a mis pies, a donde garabateo,
    no puede quedar en el basurero –pensé-
    la inmortalizo disecada, en este escrito.

    No volará más –pienso fríamente-
    mientras contemplo recuerdos en la casa:
    te quedaste también fijo a la pared
    a libros, piernas que besaste
    y el sexo que hizo pausa
    ante la nube de veneno
    que roció el único hilo que nos sostenía
    (los hijos extraños me son dañinos,
    usan la toxina tecnológica
    para rastrear conversaciones de sus padres).

    Aún no sé cuál fue el mensaje desafortunado
    que me tiene en esta espera melancólica.

    Me sostengo del hilo,
    y aferrada a la pared
    que se extiende a la mirada profunda
    en banca conocida del templo
    donde liberaste la puerta de mi llanto con la imagen del poeta.
    Aferrada a que un milagro me consuele
    y vuelvas feliz en el barco del adiós
    abrazándome tras la espera en la pared
    donde se desprendió la libélula.




    .



    0 0
  • 11/20/16--07:29: BÁRBARA ALÍ [19.595]

  • Bárbara Alí 

    Nació en Buenos Aires, el 3 de febrero de 1984. Es Licenciada y Profesora en Letras (UBA). Actualmente cursa la Maestría en Crítica y Difusión de las Artes (UNA). Es docente de Lengua y Literatura en escuela primaria y media. En el 2014 obtuvo una mención en el Concurso Pablo Neruda (organizado por la Fundación Pablo Neruda- Chile- y la Universidad Nacional de Córdoba).  Participó en la Antología Poética El Rayo Verde 2015. 

    La mancha de los días, (Qué diría Victor Hugo?, Buenos Aires, 2016), es su primer poemario publicado.


    Repetición

    proyectabas sobre muros derruidos
    películas de marionetas de colores bailando
    afuera el sol amarilleaba las hojas
    carruseles giraban con caballos de cuentos
    nunca entendí por qué cerrabas las cortinas
    soñabas sobre la pared      
    amarrabas fuerte un anillo roto
    quizás pensabas que vencías al villano de esa historia


    Piedra lunar

    la curandera habla de una piedra
    que está escondida en el fondo de mi cabeza
    hecha de sombras de veneno de noche de hojas secas
    que por eso miro alucinada la luna
    que hay que escarbar con un trozo de espejo

    veo los dados del tiempo
    rodar sobre un tapiz negro
    qué dirán los números sobre el sol
    en el cruce de cuándo y dónde nos encontraremos

    cuántas piedras moveré
    para hacer el poema
    qué dice la magia de esta gramática rota

    de las semillas doradas
    nacerán hijos de fuego
    los he visto en sueños

    lo sé.





    Te dije
    una noche de verano
    cuando el excesivo calor
    abría las flores:
    hay en el silencio
    alguien que habla
    en un idioma
    que nunca llegaremos
    a comprender.
    La sombra
    de los árboles
    cortaba tu cuerpo
    en dos.
    Tampoco
    la luz de la luna
    alcanzaba
    para ver.
    Me dijiste
    que pisara
    las hojas caídas
    en el suelo
    los pétalos
    amarillos y blandos
    que todo lo que se muere
    toma el color
    de lo que alguna vez
    quiso alcanzar
    la textura
    de lo que se abandona
    a la pura inercia.
    ¿No es la mentira
    otra forma
    de la mancha?
    ¿Algo que esconde
    el comienzo
    en el fondo?
    Quizás las palabras
    sean otra forma
    de la mancha
    del pincel
    sobre el lienzo
    pincelada tras pincelada
    toma forma
    el dibujo.


    *


    Eso que ves ahí
    ovalada, imperfecta
    sucia
    es la mancha
    que fueron dejando
    los días.
    Sucede por acumulación:
    cuando la materia
    no encuentra lugar
    se deposita sobre sí
    capa sobre capa
    se tapa
    a sí misma
    ¿Se va tachando?
    ¿A fuerza de negación
    se acrecienta
    la oscuridad?
    ¿No nacieron así
    la piedra y la montaña
    por repetición
    de lo mismo?
    Y si la piedra
    pesara demasiado
    ya no podría
    moverse.
    Aplastaría las raíces.
    Correrían riesgo
    las flores.
    ¿Quedaría allí
    algo más que el recuerdo
    de lo que quiso crecer
    sin saber
    cómo?


    *

    Habría que empezar
    a contar todo de nuevo:
    justo cuando querés
    hablar de una habitación
    en forma de pecera
    de tu boca haciendo fuerza
    para abrirse, la mandíbula
    trabada, los dientes apretados
    el gesto de defensa
    condensado en los ojos
    aparecen las antenas
    de los edificios más altos
    los cables cruzando el cielo
    como un arañazo negro
    sobre el cielo azul.
    Es que siempre el cielo
    fue un lugar de huida
    cuando la tierra
    empezaba a agrietarse.
    No es casualidad
    que mires el cielo
    es el lugar
    del deseo.


    *


    Dicen que hay que desear
    cuando la estrella fugaz
    está cayendo
    quizás porque
    el espacio vacío
    que deja lo que se va
    es lo que más tarde
    podría poblarse.


    *


    A quién preguntarle
    qué falló
    la nieve también ensucia
    con su frialdad
    deja una aureola oscura
    sobre el nombre.
    Olvidaste tu libertad
    como se olvidan
    las paredes de una casa
    que te separan
    del afuera
    ¿cómo reconstruir
    ahora el armazón
    de tus huesos
    si están desparramados
    bajo una tierra
    de silencio?
    Debajo del silencio
    estás vos
    tapada por la sombra
    del pájaro
    que te lleva.
    ¿No es la sombra
    que proyecta el ave
    en el suelo
    una prueba
    de su culpabilidad?


    *


    Hoy la mancha
    es esa nube en la memoria
    que se interpone
    entre una palabra
    y su significado.
    Hoy querés regresar
    al principio del camino
    no para volver a recorrerlo
    sino para saber
    el color y tamaño de las piedras
    que pisaste un día
    Siempre saber
    se vuelve un movimiento
    en reversa.







    Fueron las plantas
    que crecieron sobre
    la ventana
    hasta tapar la luz
    postergabas día a día
    la poda
    dejabas para mañana
    el remedio
    para combatir los insectos
    que de noche
    no te dejaban dormir.
    Sabías que tenías
    que colocarte
    a un costado
    de la corriente
    que el agua trae restos
    que no pueden ni deben
    servir de alimento.
    Cuando te quisiste acordar
    ya todo estaba adentro
    y empezaba a dibujarse
    la mancha
    que había dejado el agua
                                     a su paso.

    ¿Habrá alguna forma
    de que algo pase
    sin dejar huella?




    .

    0 0



    Diego Alexander Vélez Quiroz

    Diego Alexander Vélez Quiroz. Popayán (Cauca, 1987). Poeta y narrador, licenciado en español y literatura. Magister en Literatura Latinoamericana. Editor y miembro fundador de la Revista Literaria Polifonía y del Premio Nacional de poesía El Quijote de Acero – Klepsidra Editores. Ha publicado Elizabeth y las manzanas (poesía, 2013, Oblicua Editores, Barcelona) y El encuentro (cuento, 2012, Klepsidra Editores, Pereira). Cuentos y poemas suyos han sido publicados en varias antologías y revistas nacionales y extranjeras. Actualmente profesor de literatura en varias universidades del país. 



    Nada nos pertenece

                      Para mi madre, que un día me dijo
                      –Esta vida mía le pertenece hijo-.


    Nada nos pertenece madre,
    nada nos pertenece.
    Ni esta vida de paso que apenas nos sostiene,
    ni los remotos días en que viste la dicha,
    esa dicha tan breve.

    No madre, nada nos pertenece.
    Yo te escucho y lamento cada tarde vacía,
    me culpo, yo conozco la culpa,
    por no ser más feliz, por no aferrarme más,
    por dejar que me pase por encima la vida
    o me alcance la muerte (y la acoja sin prisa).

    Madre, nada nos pertenece.
    Y nos es un pronombre que se pronuncia solo.

    Yo, solo yo que te amo conozco de tus lágrimas
    tan plagadas de historia.
    Yo sé que un día, por ejemplo,
    te sentiste tan sola y tan desamparada…
    No madre, no sé nada,
    guardemos los secretos,
    toda la ropa sucia debe lavarse en casa.

    Madre nada nos pertenece.
    Un día nos iremos de esta casa,
    de estos humildes muebles, de las blancas ventanas
    y de las celosías. Un día nos iremos madre
    y veremos de lejos, y cada vez más lejos,
    que atrás se van quedando pedazos de la vida:
    mi infancia consumada y tus dieciocho años,
    mi adolescencia vana sobre tu breve espalda
    y tu vejez que aguarda acodarse en la mía.

    Madre, son las dos menos treinta y nada nos pertenece,
    solo nosotros, que apenas nos sabemos,
    que apenas hemos visto un rostro en el espejo
    y decimos entonces:
    -este tiempo no cesa de roerme la vida-.

    Yo madre, yo que soy esta herida,
    esta herida de muerte que va sangrando tiempo,
    hoy presiento que pronto
    (ojalá me equivoque) rendirás tus banderas
    al barco de las sombras.
    Y a pesar de que digo que nada,
    incluso nada, tenemos en las manos,
    tiemblo cuando imagino
    tus brazos, tus abrazos, para siempre cerrados.

    Nada nos pertenece madre, pero si de algo sirve
    sigamos navegando, yo te ofrezco mi viento
    para empujar tu barco.


    La eternidad al alba

    ¿Qué es esta paz tan densa,
    está quietud ardiente que me envuelve la sangre?
    ¿qué es esta tibia calma,
    esta tregua del mundo?
    Es la traición del tiempo, unánime y callado,
    que pasa por mis ojos y me oculta sus rastros.

    Hoy no quiero la tregua, ni la calma tan tibia,
    ni la quietud ardiente, menos la paz tan densa.
    Hoy quiero una aventura, una guerra en la boca,
    una verdad convulsa que me muerda la herida
    y acabe mis entrañas
    y me ahogue
    y me queme
    y me robe la vida con un trombón de muerte,
    con un trombón que grite: morirás sin motivo,
    como mueren los hombres.

    Ya no quiero la calma
    Me niego, me opongo, digo que no a la calma,
    a este sordo lamento y a su discreta lágrima.
    No quiero, no me da la gana.
    digo ¡no!, me opongo…

    Muere la madrugada.

    ¿Qué voy a hacer entonces cuando me alcance el alba?
    Tengo mis manos negras
    y este mi humilde tacto para abrazar su cuerpo,
    su cuerpo tan callado, tan dulce, tan lejano.

    Tengo mi tacto humilde
    y estas mis manos largas
    para hacerle un recuerdo de caricias sin tiempo,
    un amor sin pasajes ni caminos de vuelta.

    Y llevarla hasta el cielo, o mejor al infierno,
    un infierno callado, de lentas amarguras,
    un infierno terrible como un golpe de estado,
    un infierno de amantes que se entregan desnudos,
    convulsos en sus cuerpos, lejanos en sus culpas.
    Un infierno de amantes
    fuera de nuestro mundo…
    Tan solo nuestro mundo…

    Debe ser el infierno porque me aburre el cielo.
    Un infierno sin sombras, sin miedos ni demonios,
    simplemente un infierno
    octagonal y antiguo, repleto de lagunas,
    de valles y cipreses…
    Un infierno sin sombras, sin miedos ni demonios.

    Y si no es un infierno que sean nuestros cuerpos.
    Sí, que sean nuestros cuerpos,
    son lentos y callados
    y terribles y mudos como un golpe de estado.
    Y amantes y lejanos.
    Son solo nuestros cuerpos y estas mis manos largas
    Y su piel que no espera y mi tacto que aguarda.

    Hoy, antes del alba,
    cansado de la calma,
    hombre de madrugada.
    hoy soy tacto e infierno,
    espera lenta y cielo,
    soy el callado cuerpo
    y las manos vacías.
    Soy la piel y el deseo,
    el íntimo deseo
    de que me alcance el alba
    y me bese… sin prisas.



    Elizabeth y las manzanas

    Elizabeth tiene quince años,
    los ojos quedos y esquivos
    como dos peces azules.
    Le gusta salir de noche
    a disparar palabras verdes a los árboles secos,
    bañarse al final de la tarde,
    cuando los abismos esperan confundirse con el cielo,
    le gusta salir y desaparecer,
    convertirse en tigre y desgarrar al viento.
    Confundirse.
    Dejar de ser rosa para ser tallo, raíz o pétalo,
    respirar el polen de sus abejas amantes,
    Elizabeth traiciona su sexo al mediodía.
    Cuando regresa de clase
    hace camino para sus manos blancas,
    se complace en acariciar senos firmes
    y trenzar cabellos largos,
    o besarlos y respirar un sudor que parece suyo.
    Elizabeth calla cuando mamá está en casa,
    sonríe cuando juega a la pelota
    y suspira cuando yo no estoy.
    Elizabeth se ha ido de casa,
    probablemente encontró un nuevo vientre
    y querrá volver al paraíso
    para morder de nuevo las manzanas..




    SUBSUELO

    La ciudad,
    ese mural de oscuros espejos,
    guarda, entre sus grietas,
    animales tuertos,
    sucias madejas de huesos cansados y de venas rotas
    que se ocultan,
    pacientes,
    en el subsuelo del olvido.
    Guardan, en bolsas de aire,
    un pedazo de pan,
    una madrugada amable,
    algunas monedas negras.
    Lavan la suciedad de sus días
    con la lluvia nocturna
    o la endurecen con soles verdes en una estación
    cercana.
    ………………………………………
    Entre esos hombres está mi hermano, mi padre, mi
    amigo, mi hijo.
    Uno de esos hombres,
    tal vez,
    soy yo,
    o Dios esperando por el paraíso.



    IMÁGENES DE DOMINGO FRENTE A LA PUERTA 
    DE SAN PEDRO

    El cielo entró en receso ante el altísimo precio del
    pecado.
    Caos lleva el rostro de un jardín sin manzanas, es uno
    más de los ciegos amantes.
    Parece que Dios se ha colgado en los cabellos de
    María,
    no se sabe cuál será el tamaño de su sepultura.
    Los arcángeles rumoran el regreso de Adán.
    Se ofrece recompensa a quien brinde información
    sobre el paradero de Eva,
    desde su partida han muerto todas las serpientes
    ocasionando, así, una progresiva desaparición de las
    especies.
    Las charcas del cielo se han llenado de espinas,
    por ello mueren los ángeles de sed.
    ………………………………………
    El infierno es un volcán extinto,
    un niño salta a la cuerda en sus entrañas,
    el fuego siempre vuelve.
    Sí, el cielo está a punto de desaparecer
    y en ti sigue haciendo frío,
    ¿Adónde irás entonces?



    Para llegar a puerto

    Casi he llegado a puerto.
    Después de un largo viaje,
    de navegar sin rumbo, sin cartas y sin brújula,
    hoy he visto de nuevo la orilla que me aguarda.

    Llego sin tripulantes.
    Soy solo yo, capitán y vigía de mi nave cansada,
    esta nave que un día, un día ya remoto,
    se dio a la mar con ansias de embriagarse del mundo
    y vagar con las olas en aguas cuyo nombre
    no ha sido pronunciado (secretamente,
    tenía la certeza de que incluso las olas,
    un día con buen viento, llegan hasta la costa).

    Casi he llegado a puerto,
    tan solo me hace falta fijar el rumbo exacto,
    encontrar un motivo y echar por fin las anclas.
    Tan solo necesito una palabra, para llegar a puerto una palabra,
    dime tu nombre, esa palabra exacta,
    y mi navío, te lo prometo, se anclará cada noche en tu orilla,
    en tu cuerpo.

    Tan solo necesito una palabra, para llegar a puerto una palabra,
    Dime tu nombre.




    Poema de la ira

    Hace frío sin ti, pero se vive
    Roque Dalton.


    I

    Quién te dijo malparida que mi dolor es
    una dádiva a tu ausencia, quién te dijo que
    todos los caminos se han tornado de ida y
    yo sigo esperando, con los ojos callados,
    ver tus pasos de vuelta.
    Quién pasó para decirte que no me queda nada
    y que incluso la nada me falta, y tu presencia.

    Qué espejismos llevaron con sed a tus oídos
    para que te acordaras lejana de mi angustia.
    No, no lo creas todo porque apenas si duele, no me juego la vida:
    me sangran las heridas, no lo niego,
    entre el plexo solar y las negras entrañas tengo un vacío abierto
    que amenaza (constante) con romper mis costillas y transmigrar
    en polvo mi gastado esqueleto.
    Es cierto también que he perdido los miembros,
    dejé de usar las piernas y han perdido sentido
    las cuencas de mis manos que insisten en tocar
    tu dulcísimo seno (basta cerrar los ojos, y un recuerdo).
    Sí, me estoy quedando ciego y al final de la noche
    miro hacia el horizonte y apenas si distingo la sangre de la aurora.
    ¿Qué te puedo decir? me deshago.

    Pero no seas ingenua y tonta,
    yo no le temo al barro.

    No creas que aquí ya nada es bello,
    que atardece en mil grises y que apenas la sombra
    me cubre con sus fríos. No es como si la fuente
    de mis exhalaciones, de todos mis respiros, se hubiera
    evaporado dejándome sediento y a punto de asfixiarme,
    sin aire, sin un toque de brisa, en este atroz desierto.

    ¿Quién te ha dicho que muero?
    Nadie, nadie se atrevería a decir que en mi casa
    las aves carroñeras han fundado sus nidos
    y devoran, hambrientas, las ventanas abiertas,
    los marcos de las puertas, las tejas, las cenefas,
    los pisos con su brillo, tus armarios vacíos,
    los vasos para el agua,
    el jabón de lavar y hasta la tubería.
    Nadie confesaría
    que entre tanto despojo pervivo yo, horroroso,
    sentado en una silla que apenas si presiente
    la humildad de mi cuerpo menguado por la ausencia
    (no la tuya, la mía) y la falta de sueño.
    Nadie, nadie, si me conoce, dirá
    que en esa silla vegeto desde agosto, exactamente el trece
    (día de mala suerte) en que saliste airosa
    arrastrando con sorna tus falsos
    ademanes de libertad de día, y me dejaste preso.
    Quién te dijo que espero, ahí, aquí
    o en cualquier lado, anclado en el recuerdo
    de una vieja caricia, del beso de febrero,
    de la tarde en que impúdicos ocultamos las
    manos entre los pantalones (yo las tuyas, tú las mías)
    y tocamos con júbilo y torpes movimientos
    la fuente humedecida de la vida
    ¿Te parece, acaso, que pienso en los detalles?
    Tal vez, recuerdo claramente, podría dibujarlo,
    tu desnudez sedienta vencida por mi aliento,
    diciendo con los ojos: tengo en el cuerpo un grito que
    llevará tu nombre (hoy pienso que fue falso tu grito,
    tal vez hasta mi nombre).

    Nadie, podría jurar que nadie te reveló
    el secreto que guarda mi silencio:
    no puedo decir nada, ya no leo ni escribo,
    le temo a las palabras , a sus precisas sílabas
    y a sus corvos acentos; me siento condenado
    y es posible que pronto me quede sin empleo.
    ¿De qué sirve un poeta que le teme a su mármol?
    Pero estoy resignado, prefiero que el silencio
    me alcance con su canto. Odio los alfabetos porque en todos,
    lejano, se repite tu nombre y no puedo callarlo.
    No, nadie ha dicho esas cosas,
    nadie dice que aúllo cuando llega la noche
    y que en este momento, justo a las nueve y treinta,
    luego de ochenta versos (tal vez un poco menos)
    temo que mis palabras sean en verdad un ruego
    que se repite, antiguo, con la intención honesta
    de implorar tu regreso.

    Tal parece que nadie te ha dicho demasiado,
    pero no se equivoca.


    II

    Te resumo mi furia:
    me arden los pulmones, es más que insoportable,
    al respirar el aire que una vez respiraste. Cada cosa en mi casa,
    que hoy es un gueto en ruinas, lleva aquella fragancia
    que todas las mañanas, antes de entrar al mundo,
    calabas en tu cuello, tú exactísimo cuello que paseabas desnudo.
    Dimanan mis enseres aromas de tus manos precisas para el tacto
    y los pisos repiten con toda simetría las huellas de tus dedos
    paseando por los cuartos y llegando de pronto (casi puedo tocarte)
    hasta mí que esperaba, con tu piel en mis labios, vencer las soledades.

    De mi pluma diseca, de todos mis bolígrafos y
    hasta de los teclados, no brota más que bilis que se
    esparce, violenta, por todos los rincones de mi terca memoria
    y allana los recuerdos, los baña con su ácido.
    Por eso, allí donde una imagen te llena de azahares
    e irriga por tus pechos el sol de primavera,
    yo solo veo heridas, belleza inacabada que
    no alcanzan mis manos.

    Por no enlazar tus dedos he cerrado los puños,
    los paseo en su guardia y me doy de trompadas
    con todos los espejos que me miran, canallas,
    con cara de abandono, de mortal desahuciado.
    Lucho a diario conmigo, me derribo en la entrada
    de todas las mañanas, me estrujo hasta las cuerdas
    templadas de la tarde, caigo sangrante al plato,
    me levanto y ataco, pero al llegar la noche
    los rounds me han agotado: vencido por tu ausencia,
    me derrumbo y me callo.


    III

    ¿Y luego qué, y la vida?
    La vida es un espanto:
    nazco cada mañana seguro hacia la muerte,
    me deslizo sangrante por las tardes sinuosas
    esperando un milagro: un voraz maremoto que
    arrase con su llanto el suelo en que me paro.

    La vida es esa espera, una espera que nunca se ve recompensada,
    es un paso seguro por caminos errados en que me pierdo
    y vuelvo, como Sísifo, al barro.
    Me caigo y me levanto,
    camino por las calles y no veo otra cosa que
    despojos y llanto: el pasar de los autos con su espectral chirrido,
    las matronas cansadas, los crueles rascacielos,
    los caminantes, los niños y los tristes amantes,
    el sol que se golpea sin pena en el asfalto, los andenes poblados
    de comercios insulsos, la mirada furtiva de unas diez prostitutas
    y la verga cansada de un travesti, también cansado;
    todo, todo, todo esto se me antoja inservible y chocante.
    ¿Quién dice, quién es el insensato,
    que este paisaje enfermo es de verdad la vida?

    ¡No! La vida es otra cosa,
    la vida es tu presencia vagando por la casa,
    tu facha de muchacha recién amanecida
    que pavonea sus piernas (ese par de milagros)
    por las calles estrechas de un barrio de estudiantes
    y se detiene, niña, a consolar a un gato que maúlla
    en un prado, lo lleva hasta mi casa y con excusas
    tontas lo alimenta y lo lava, lo bautiza y lo instala,
    como a un dios perezoso, en medio de la cama.
    Sí, la vida es otra cosa,
    no estos ojos cansados de mirar
    un recuerdo que se esfuma en tus pasos,
    tan lejanos de casa, tan lejanos de todo.

    La vida es un platillo con apenas lo justo
    y tu sonrisa amplia, que simula un banquete,
    para opacar mi pena por un mes de miseria,
    un año resistiendo contra la economía,
    cuatro años de prestado, de letras y de fiados.
    La vida, vida mía, es tu mano en mi mano,
    firme en todos los tramos, tu voluntad de río
    sacándome del barro. Sí, la vida es todo eso:
    un te amo de rojo tallado en espejo, las sábanas
    revueltas, las ropas por el suelo, dos cuerpos
    que se tejen en un cuarto pequeño.
    Tu presencia a mi lado, eso es la vida.
    ¿Y esto?, es apenas la sombra de lo que fue la vida,
    una herida de muerte que va sangrando tiempo,
    la aridez en un cuerpo que se resiste, enfermo,
    a seguir la rutina de caminar a veces, saludar
    a quien llega y despedirse siempre con un beso
    de plástico. Aquí queda un harapo, la llaga de la vida
    que mamá llama hijo, la prostituta cliente, el casero
    muchacho y un título inexacto designa licenciado.
    Es todo lo que queda: me caigo y me levanto.


    IV

    Pero te sobrevivo: tengo como ventajas
    mi amor a la caída, la vocación de fondo,
    y una ira embriagante, resplandeciente, airosa,
    propicia para el fuego que consume, implacable,
    las huellas que en mi cuerpo dejó tu árido paso.
    Hice de las heridas una casa orgullosa,
    solo triunfa quien lleva con placidez y júbilo
    su dolor a las fiestas. Y yo festejo siempre,
    no sé por qué motivo, pero río de muerte ante
    cada tropiezo, amo hasta la locura la piedra
    que recibe, con humildad opaca, mi golpe
    despistado tras la larga caída. Entre la piedra y yo
    ha nacido un romance de pequeños estragos:
    yo caigo, ella calla; somos como dos vírgenes
    a las puertas del cuerpo, cada temblor es nuevo.








    .

    0 0
  • 11/21/16--07:45: DIANA BRIONES [19.597]
  • Fotografía de Alejandro Elías/Ediciones SM


    Diana Briones 

    Nació en Buenos Aires en 1960. Desde entonces vive en Quilmes, una localidad del conurbano bonaerense, donde también trabaja. Es docente de EGB, maestra de música y autora de libros para docentes de Nivel Inicial y EGB.

    Ha publicado: 

    • Con papel de chocolate, Editorial: AZ Editora, 2014
    • Caligramas, publicado por editorial AZ, 2013.
    • Mundo en miniatura, de Diana Briones y Nora Hilb, ilustraciones, Ed. AZ. Bs. As. 2009
    • Casas y Cosas, de Diana Briones y Nora Hilb, ilustraciones, Ed. AZ. Bs. As. 2009



    Diana Briones
    Caligramas



    Gata y espejo

    Todas las tardecitas, mi
    gata mira,
    sentada en la ventana, a
    su nueva amiga.
    Pero ella no imagina que
    hay un espejo,
    ni sabe que esa gata... es
    su reflejo.





    Un pez cegado de luna

    El cielo dibuja, enorme,
    una luna bien redonda.

    Tiembla en el mar su reflejo.
    Tiritan frescas las olas.

    Y un pez, cegado de luna,
    del reflejo se enamora.






    La mariposa

    Revolotea,
    inventa rulos.

    Traza en el aire cien mil dibujos. Buscando
    flores…

    La mariposa: bella, liviana, de mil colores.





    Un sueño

    Sueño que sueño un sueño
    dentro de un sueño.

    Un sueño en el que, dormido, sigo despierto...





    Cinco limericks con animales *1

    Felipe es un gatito diminuto
    que tiene fama de ser muy astuto.
    Pero adiviná qué:
    si come consomé,
    se cae dentro del plato en un minuto.


    II

    Si ves acelerar a una tortuga
    y por su gran velocidad aun más se arruga,
    no corre una carrera,
    ni un tortugo la espera:
    de un cucharón de sopa ella se fuga.


    III

    No creas que no sufren los cangrejos
    que por miedo los miren desde lejos.
    A uno conocí
    que apenitas lo vi
    se me arrojó a los brazos como tejo.


    IV

    No supe hasta que tuve uno delante
    lo seca que es la piel del elefante.
    Así que ni dudé:
    con paciencia le unté
    dos toneladas de crema humectante.


    V

    Si un sapo te quiere robar un beso
    y de tus encantos jura que está preso,
    empezá a desconfiar.
    Lo que quiere lograr
    es convertirte en sapa y sólo eso.


    *1 El dibujo es de Ximena Carreira



    Sueño de gatos *2

    El gato sueña. La gata sueña.
    Él, que la mira.
    Ella, que vuela.

    El gato sueña. La gata sueña.
    Él, que suspira.
    Ella, que espera.

    El gato sueña. La gata sueña.
    Él, que la busca.
    Ella, lo encuentra.

    El gato sueña. La gata sueña.
    Él, que la abraza.
    Y ella... lo besa.

    Sueño de gatos que no despiertan:
    sólo dormidos
    ellos se encuentran.


    *2 Ilustrado por Pablo David Sánchez




    Conversaciones acerca de "Casas y Cosas" 
    y "Mundo en miniatura"

    Por Verónica Lichtmann y Mercedes Colombo



    De nuestra última charla nos quedamos con ganas de más poesía y esta vez nos sentamos a leer y a charlar alrededor de dos libros de poesía para los más chiquitos, ellos son:


    • Mundo en miniatura, de Diana Briones y ilustraciones de Nora Hilb, Ed. AZ. Bs. As. 2009


    • Casas y Cosas, de Diana Briones y ilustraciones de Nora Hilb, Ed. AZ. Bs. As. 2009

    V: Me parece que ambos libros traen una propuesta súper interesante de acercar la poesía a los más chiquitos, tanto desde el formato –el que sea en cartoné- que ya te marca que el destinatario es un nene más chiquitín, como desde la propuesta de la poesía y la ilustración. Me parece que es realmente un primer acercamiento a la poesía de lujo!

    M: Sí, porque no hay una fuerza preponderante de la rima. No es que uno diga “Ah! Es poesía porque rima”. Hay un trabajo con lo poético sin que esté tan marcado el tema de la rima. Hay un juego con la rima, pero no se propone en primer lugar. Hay una propuesta de juego con la palabra…

    V: Si, yo creo que es muy original como primer acercamiento a la poesía. En general el primer acercamiento a la poesía uno tiende a asociarlo a una rima híper sencilla y a una poesía narrativa, donde claramente se cuenta una historia. Acá te pintan mundos. Son claramente entradas a mundos: a un mundo en miniatura y al mundo de las casas de animales y de las cosas. La poesía no aparece desde el contar una historia en forma de rima, si no que aparece desde un nivel de evocar sentimientos, de evocar mundos posibles, de evocar otras miradas mucho más que desde contar una historia rimada.

    M: Es muy interesante esto que decís. Por ejemplo, en Mundo en Miniatura (a partir de ahora: MM) se recorre un camino de la parte al todo, se va construyendo un escenario. Mientras lo leía me hacía acordar a las secuencias de la serie Gastón Ratón y Gastoncito de Nora Hilb; esto de ir mirando algo que después se transforma en otro objeto. Este juego, como decís vos, que no es la entrada a la poesía típica, si no que es una propuesta más desafiante también desde la ilustración, en MM construyendo un mundo y en Casas y Cosas (a partir de ahora: CC) más desde la pregunta aislada, desde la imaginación y el pensamiento, desde las preguntas que un chico se puede hacer sobre las cosas.

    V: A mí me hizo acordar a las preguntas de Neruda. Y es esto, todo el libro de CC son preguntas.

    M: Y no hay respuestas.

    V: No. Sin respuestas. Y el dibujo desde ahí es un desafío a la ilustración, porque ¿cómo hacer para no dar la respuesta desde la ilustración pero a la vez ilustrar esa poesía?
    M: Sí. Ilustrar la pregunta que está en la imaginación del chico. Y es interesante cómo lo resuelven. Cada grupo de preguntas ocupa una doble página. Por un lado, en una de las páginas está el chico que se pregunta y en la otra está la imagen de lo que él o ella se está preguntando.

    V: Sí. En la página de la izquierda está el mundo real del chico y el chico que se hace la pregunta y en la página derecha está ilustrado el mundo por el cual se pregunta.

    M: Y hay elecciones desde la ilustración y la edición que apoyan esta construcción de dos mundos: la elección de diferentes trazos y grosores en las líneas de una y otra página, también la elección de diferentes colores para el fondo de una y otra y la decisión de situar las preguntas en la página de la derecha, en el mundo real del chico.

    V: Sí, y que en la página de donde aparece el mundo por el cuál se pregunta los dibujos no están terminados, está el lápiz –pareciera de la ilustradora- completando la ilustración, está por completar el dibujo. Claramente es un mundo que está creándose, un mundo en creación. Que el chico puede seguir creándolo a través de seguir buscando respuestas a las preguntas o pensando en nuevas preguntas.



    M: Sí. La ilustración en este sentido en ambos libros es muy interesante, porque en MM también el lector está construyendo constantemente. Uno se pregunta, cuando empezás a mirar… hay cosas que están por la mitad: un medio círculo constante, parte de un círculo, parte de un caracol, parte de una abeja, unas antenas….

    V: Sí, siempre está el círculo y hay una intención de que se vea que es un círculo porque el resto de la página está en blanco. Entonces viene el ¿por qué?, ¿qué será ese círculo? Y a la vez es lo que le da unidad a una página con la otra. Porque desde el texto en sí, cada verso es diferente. Uno es

    Gotas de rocío
    Brillan como perlas;
    Una hormiga corta
    Hojitas de menta.

    Y después pasás a

    Caracoles grises
    Por la hiedra trepan.
    Una araña teje
    Su encaje de seda.

    Cada estrofa te mete en otro mundo.

    M: Sí y eso es interesante para los más chiquitos. En cada doble página es un lugar donde uno puede reposar y quedarse. No es que necesitás el verso/página anterior o posterior para disfrutar y comprender cada verso en MM y cada pregunta en CC. Uno se puede detener y leer una doble página y ese puede ser un momento de poesía en sí, un momento que empieza y cierra en sí mismo.

    V: Así es!. Cada doble página es un mundo en sí mismo y además hay un hilo que atraviesa y da unidad a todo el libro. Entonces se lo puede ver como un conjunto o se lo puede ver a cada doble página como un poema en sí mismo.

    M: Y las últimas dobles páginas retoman todo y hacen como un cierre totalizador.

    V: Sí, en los dos libros se da esa misma estructura.

    M: En la ilustración y en la poesía. Los poemas que aparecen en la última página cortan con la estructura que se venía repitiendo en cada página. En MM cada verso se centraba en algún animal y lo que estaba haciendo y el verso final aparece como integrador de todas esas cosas distintas que fueron siendo nombradas:

    ¡Parece mentira
    (me dice mi abuela)
    todo lo que viste
    con tu lupa nueva!

    V: Y es la primer página que está ilustrada completamente, porque en las otras era la ilustración solo de lo que se veía con la lupa. Entonces recién en esta se integra la lupa a toda la ilustración y le da sentido a lo anterior y uno empieza a entender por qué la ilustración era un círculo.

    M: Y en esta última página de MM uno reconoce todos los lugares donde el chico fue mirando con la lupa. Entonces todas las páginas anteriores las reconocés acá.

    V: Exacto! Si uno pone una lupa en la ilustración de la última página puede ver las distintas ilustraciones anteriores.

    M: Y en la última doble página de CC todos los chicos que se fueron haciendo las distintas preguntas están reunidos en la misma página y están mirando el mismo libro CC en su totalidad.

    V: Y tienen como CASA ese mismo libro que están mirando y que nosotros estamos leyendo.

    M: Si! Fascinante! Es decir que la propuesta desde la ilustración y desde el poema, cómo va construyendo de forma sistemática en cada página y en la última página se integra todo es muy interesante y es algo que une a los dos libros.

    V: Tienen la misma estructura.

    M: Y me gustó cómo en CC es va subiendo en grados de abstracción en las preguntas.

    V: Sí, las preguntas sobre las casas de otros parece que surgen de la actividad que hace el chico que se pregunta: mientras se baña se pregunta por cómo vivirá una ballena, mientras anda en triciclo se pregunta por cómo será la casa de una tortuga y después apuesta un poco más y se deja a los animales y mientras la chica escribe se pregunta por cómo será la casa de un cartero para terminar en

    ¿Cómo será la casa
    de estas palabras?
    ¿Cantarán desde un libro,
    cuando lo abras? (…)

    Como que cada vez se va a mundos más abstractos.

    M: Sí, pasamos de los animales, al marciano, a las personas, para terminar en el mundo de las palabras. La propuesta de pasar al mundo de las palabras, me parece que es bellísima.

    V: Sí, el final muy lindo.

    M: Y las ilustraciones y los colores que utiliza Nora Hilb son increíbles.
    Y también es interesante la elección de mostrar de cuerpo entero sólo a los chicos en la última doble página de MM y que al adulto no se lo vea entero, se lo ve de la cintura para abajo, como que es el mundo de los chicos.

    V: ¡Es un mundo en miniatura!

    ¡Y no se pierdan observar en ese Mundo en Miniatura cómo unos animalitos marcan el paso del tiempo! ¡Si lo descubren nos escriben y lo compartimos con los demás!




    El tiempo vuela
    (Fragmento)

    por Diana Briones


    Me corrió un escalofrío por la espalda, como me pasa con algunas películas de terror, y bajé para encender la tele y ver la hora en alguno de los canales.

    Puse directamente Noticias TV porque a veces mi papá me pide que me fije la hora ahí para poner en hora su reloj de pulsera, que siempre atrasa. Me quedé con la boca abierta cuando, después de pasar por Noticias y por todos los otros canales de noticias, por los de deportes, por los de dibujitos, por los aburridísimos canales llenos de mujeres cosiendo o cocinando, en la pantalla no había más que lluvia, rayas y ese ruido yyyyyyy, en todos todos los canales. El ruido me enloquecía, así que bajé el volumen del todo y decidí dejar la tele encendida para ir viendo qué pasaba. "Tal vez se cortó el cable", pensé, algo aliviado. Me fui corriendo al fondo, ya que vivo en una esquina y el cable viene de un palo que está a la vuelta de mi casa. Abrí la puerta esperando, como siempre, tener que atajar a Crash, nuestro perro. Crash me recibe siempre en el fondo saltándome al pecho con tanta alegría, que más de una vez me tiró al piso y ahí nomás se dedicó a lamerme la cara con esa lengua húmeda, blanda y tibiecita que me gusta pero me da un poquito de asco. Pero no: abrí la puerta del fondo y nada, ni noticias de Crash. Lo busqué en el vivero... bah, los restos del vivero que una vez mi mamá había hecho y que después quedó como cucha para el perro; inspeccioné entre los álamos y el roble pellín del fondo, y también bajo las largas ramas de los abedules, detrás de la parrilla de mi papá, debajo del auto… Y nada. Ahí sí me preocupé. Nada de lo que pasaba me asustó tanto como la ausencia de mi perro, ya que no había forma de que saliera de la casa. El portón de madera que da a la calle lateral está siempre cerrado y no se abre más que para sacar las bicis nuestras o el auto, que estaba en su lugar. ¡El auto! Pero si estaba el auto, ¿cómo se habían ido a lo de la dentista? Es cierto que el pueblo no es tan grande y se puede ir caminando a cualquier lugar, pero papá no es precisamente alguien a quien le guste caminar. Y ni hablar de Andrés, que cuando hay que caminar mucho se pone caprichoso y pretende que tomemos un taxi o un remís hasta para ir a cinco cuadras. Y encima el hospital está a más de quince.

    Cuando entré en casa de nuevo, ya ni me acordaba del cable, hasta que vi la pantalla del televisor. Seguía igual: lluvia, rayitas y nada más.
    Asustado, desanimado y sin saber qué hacer, me desplomé en el sofá en donde siempre me siento a mirar tele y casi me pongo a llorar; entonces el sonido del teléfono me sobresaltó. ¡Por fin! Salté del sofá y atendí esperando escuchar la voz tranquilizadora de mi papá diciéndome que no me preocupara, que ya estaba volviendo, que lo perdonara por no haberme llamado antes, etcétera, etcétera. Me sorprendió un horrible silencio del otro lado de la línea, contestando a mis "¡Hola!, ¿¡Papá!?", repetidos y repetidos hasta quedarme afónico, mientras sollozaba sentado en el piso y me iba acurrucando contra la pared con el teléfono pegado a la oreja.

    *

    Me quedé dormido. Siempre que lloro mucho me quedo dormido, aunque casi siempre lo hago en la cama y no en el piso, así que cuando desperté me dolía todo. Me costó un ratito entender qué estaba haciendo yo ahí, acostado sobre los mosaicos y aferrado al teléfono. Algo me molestaba en el bolsillo del pantalón y al sacarlo fue que me acordé de lo que estaba pasando: era el reloj. El maldito reloj que ojalá nunca hubiera encontrado y que seguía marcando las ocho y media, y seguía haciendo tic tac, tic tac sin importarle mi cara de pánico ni el nuevo golpe que recibió cuando lo tiré contra el piso sin pensar. Salí corriendo como loco, a la calle. Mi primer impulso fue ir a buscar a Tuti, mi amigo.

    Tuti vive a dos cuadras, así que llegaría enseguida a su casa, sin necesidad de sacar la bici. La mamá de Tuti es muy buena, se llama Julia, me quiere un montón y me cuida casi como me cuidaba mi mamá. Además, la quiero porque fue mi maestra de tercero y me tuvo muchísima paciencia cuando mamá murió, me mimaba y me entendía cuando yo le contaba las cosas que nadie me creía, y también cuando no podía quedarme quieto ni un momento. O me dejaba tranquilo cuando se me daba por llorar solo en el baño de la escuela y me quedaba ahí sin salir casi ni para los recreos.

    Bueno, entonces corrí a lo de Tuti, y cuando lo llamé gritando como hacía siempre, ni siquiera me di cuenta de que su perro no había ladrado. Entonces, como estaba cerrada la puerta del frente, pegué la vuelta (él también vive en una esquina; el nuestro es un barrio en que todas las casas son casi exactamente iguales) y espié entre las maderas del portón, pero no había nadie. Recién ahí me avivé de que Traful no estaba. Traful es un gran danés enorme, negro e impresionante, que parece un pony. Cuando éramos chicos lo montábamos y él se dejaba conducir por todo el fondo con una soguita que le había puesto el papá de Tuti. Por suerte lo tienen muy bien educado; me imagino si saludara como Crash: me aplastaría y me empaparía con su saliva. ¡Puaj, eso sí que me daría asco!

    La cosa es que en lo de Tuti tampoco había nadie. O no me escuchaban. Así que decidí saltar el portón y revisar, a lo mejor estaban en el galpón del fondo. A Julia le encantan las plantas y pasa muchas horas armando macetas, cambiándoles la tierra y probando gajitos a ver si prenden, y Tuti se queda con ella ayudándola o jugando cerca.

    Después de buscar en el galpón, de entrar en la casa por la puerta de atrás, buscar en todas las habitaciones y asegurarme de que no se hubieran escondido en el ropero para hacerme una broma como suelen hacer a veces, me tuve que convencer de que no estaban. Así que me fui caminando despacito para casa, esperando que al llegar todo estuviera como debía estar.

    Por supuesto, nada de eso pasó. En casa todo seguía mal: el teléfono descolgado, la tele encendida y con las rayitas, un silencio que metía miedo y la puerta de calle abierta tal cual yo la había dejado. De repente, me entró como un pánico incontenible que me hizo salir a la calle de nuevo: acababa de darme cuenta de que no me había cruzado con ninguna persona, ni a la ida ni a la vuelta de lo de Tuti. Nadie; ni hombre, ni mujer, ni chico, ni siquiera un perro o un gato. Y en mi barrio siempre anda alguna mascota deambulando: está el perro lanudo y sucio de mi vecino de enfrente, que duerme en la puerta de su casa llueva o truene; también anda la gata gris mimosa y maulladora que me viene a saludar por la ventana del living cuando miro tele tirado en el sillón. O las gatitas gemelas de mi vecino de al lado: son siamesas y les ponen un moño rojo en el cuello, y maúllan casi siempre a coro. Pero nada. Ni siquiera un gorrión.

    Me senté en la parecita de mi casa a pensar. Después de todo, siempre me dicen que soy un chico inteligente, y esta era una buena ocasión para poner a prueba mi supuesta capacidad. Pensé, pensé, pensé y pensé, y lo único que se me ocurrió fue que estaba soñando. Entonces, sin volver a pensarlo dos veces, hice lo que vi hacer un montón de veces en la tele: me pellizqué para despertarme.

    *


    La verdad es que no se me ocurrió ninguna otra idea, así que después de masajearme el brazo pellizcado como me hacía mi mamá cuando yo me caía o me golpeaba, no supe qué más hacer. Me sentía desconcertado, confundido, asustado y hambriento… Podía entrar, buscar algo para comer en casa y sentarme a almorzar. Después de todo, ya debían ser más de las doce. Miré para adentro y se me estrujó el estómago, no sé si de miedo o de hambre. No, no podía entrar, no me atrevía. Así que decidí caminar. Iría a la casa de mi tía Laura, en el barrio al pie del cerro, apenas a ocho o nueve cuadras de casa. Ella me daría de comer y seguramente me explicaría qué estaba pasando.

    Caminé rápido pero observando cuidadosamente todo, en busca de alguien conocido. Toqué el timbre o golpeé en todas las casas desde que salí de la mía. Nadie salió de ninguna.

    En una esquina me trepé al cerezo que estaba cargado de frutas y me comí unas cuantas de las que estaban bien maduras, como hago siempre, y esperando que la dueña del árbol me gritara como de costumbre: "¡Bajate, Joaquín, o le digo a tu papá!"; pero nada. Nadie me retó, ni me habló, ni apareció ahí ni en todo el trayecto hacia la casa de mi tía. Ni siquiera cuando entré en el quiosco…

    Camino a la casa de tía Laura hay un quiosco. Cuando pasé por delante, una fantasía me cruzó por la cabeza como una flecha: ¿y si ahí tampoco había nadie? La idea me pareció brillante y entré pateando un bollito de papel que había en la puerta, con las manos en los bolsillos como si nada, saludando como siempre lo hacía, pero esta vez en voz bien alta como para que me escucharan desde adentro de la casa, si es que había alguien (aunque esta vez, en realidad, deseaba fervientemente que no hubiera nadie).

    —¡Hola, doña Enrica! ¿Me da un naranjú?

    Silencio.

    —¡Hola, doña Enrica! doña Enricaaa… ¿hay alguien? ¡¡Hola!!

    Ni una voz me respondió. Solo se oía el ronroneo del motor del freezer en el que doña Enrica guardaba los naranjú y los… ¡helados! Los helados, sí, los helados ahí, solitos, sin su fiel guardiana cuidándolos celosamente de los chicos entrometidos, que se quieren servir ellos solos abriendo la tapa transparente que deja ver palitos de agua y de crema, tentadores vasitos, cucuruchos enormes, bombones helados riquísimos, mmmm. No me pude resistir, no lo pensé ni un segundo más: abrí la puerta corrediza y saqué uno, el que estaba más a mano, que abrí y me comí enseguida, apurado, todavía pensando ingenuamente que alguien podría verme y retarme. Mientras lo estaba terminando empecé a sacar más y más helados y a guardarlos en los bolsillos de mi pantalón, sin poder creer todavía lo que estaba pasando. Cuando se me helaron las piernas, descubrí que no era muy inteligente llevarse helados, y los volví a colocar dentro del freezer, antes de que se derritieran. Pero adentro me esperaba todo un quiosco, lleno de esas golosinas que siempre quise comer con las dos manos, sin pensar en el dolor de panza, en las caries o en el bolsillo de papá que casi siempre está vacío. ¡Todo para mí! ¡Cómo no me había dado cuenta antes! Pero todavía estaba a tiempo. Elegí varios chocolates, unas cuantas barras de cereal, chupetines de distintas formas y sabores, caramelos de todos los colores y marcas, dos o tres helados, chicles, confites y algunas otras cosas de las que ya no me acuerdo, las puse en un par de canastitas de las que doña Enrica nos da para que elijamos y carguemos los caramelos que ella después nos cobra, y me senté cómodamente en el cordón de la vereda, a la sombra del fresno inmenso, porque era pleno mediodía y estaba haciendo muchísimo calor. Despacito y con paciencia saqué uno por uno todos los envoltorios, para poder cumplir mi sueño de comer sin control, con las dos manos, eligiendo las golosinas sin ningún orden, de puro glotón. Llegué a comerme apenas algo más de la mitad de lo que había cargado, y ya no podía más. Me daba bronca tener tanto y no tener más ganas así que me propuse comer por lo menos un ejemplar más de cada cosa de las que tenía allí. Estaba muy entretenido y no prestaba atención a nada, pero estoy seguro de que nadie pasó, ni persona ni animal. De golpe, empecé a sentirme mal, descompuesto, y empezó a dolerme la panza con unos retortijones furiosos que me hicieron lagrimear. Necesitaba un baño y mi casa estaba muy lejos. No me quedaba otro remedio que entrar en la casa de doña Enrica.

    Despacio, un poco por miedo y otro por el dolor de panza que iba y venía, entré por la puertita del fondo del pequeño negocio, que daba a una cocina (ahí me expliqué el olor a milanesa, a tortas fritas, a sopa que siempre hay en el quiosco), a la que me asomé temeroso. Tenía que encontrar el baño urgente. Corrí a abrir todas las puertas que daban a la cocina, hasta que encontré lo que buscaba. Cuando estaba saliendo, me di cuenta de que al entrar ni siquiera había cerrado la puerta. Me sentía observado, como si alguien (o algo) estuviera espiándome. De golpe me invadió un terror que me hizo salir corriendo, llevándome por delante una silla, la mesa, una jaula con un pájaro raro de color anaranjado, que aprovechó para escaparse cuando su cárcel se cayó y se abrió, una maceta que estaba en una mesita baja y alguna otra cosa que no pude registrar por la velocidad de mi huida.

    En dos segundos estaba afuera, agitado pero más tranquilo. En la vereda se amontonaban los papelitos de las golosinas que acababa de comer, como pruebas irrefutables de mi vergonzoso acto. Sí, me sentía culpable porque, aunque no había nadie, era como robar. Inmediatamente junté todos los papeles y los tiré en el tacho que doña Enrica siempre tiene en la puerta del quiosco. Sintiendo todavía que alguien me espiaba, decidí retomar el rumbo hacia lo de mi tía Laura. Estaba impaciente por llegar. Cuando doblé la esquina, el pájaro volaba por encima de mi cabeza y se dirigía graznando hacia los cerros. Al ratito se convirtió en un brillante puntito naranja y después desapareció. De repente entendí: ese pájaro era el único ser vivo que veía desde que me había levantado esa mañana.








    .

    0 0


    RICARDO BARRIOS TEJEDA 

    (Cartagena de Indias, Colombia, 1988), actualmente se dedica a estudios de Lingüística y Literatura en la Universidad de Cartagena. Perteneció al Grupo de Investigación Individuo y Sociedad (GINS). Fue director de la Fundación Casa Cultural Oikos y actual director de la revista estudiantil Espejo del programa de Lingüística y Literatura. Ganador del Concurso de Poesía de la Universidad de Cartagena 2008.


    Hablar de nueva poesía siempre es un terreno pedregoso, una osadía y treta frente a la complejidad del tiempo en el campo literario. Gracias a las posibilidades tecnológicas se puede tener acceso al trabajo de diferentes apuestas actuales que se cuecen con dedicación en los diferentes territorios del país de origen o fuera de éste. Ricardo Barrios es uno de esos autores con una poética de aciertos que vale la pena leer.

    La poesía de Ricardo reflexiona desde una estación íntima con la palabra, cuestiona sus propios credos y a través de su ejercicio poético ve y cuestiona en sí mismo los credos del mundo. Hace visible la parte más notable de sus disertaciones a partir de un lenguaje sencillo en poemas breves que carecen de aproximaciones superficiales. El asombro es para el poeta cartagenero su punto de partida y a la vez de destino.



    DESNUDA

    La vela insiste con su fuego por eso tu sombra en las paredes y tengo que amarte dos veces así, soberana en todas tus partes con palabras pero callado porque no puedo decir nada ante todo



    ESCENA

              “…si puedes hablar con el Señor, si es así, ruega por nosotros.”

              Gritos y susurros, Ingmar Bergman

    Agnes, ahora que tu cuerpo es una llaga esperamos la muerte como susurro apacible, como umbral de reposo. Tu dolor te llevará con Dios.

    Estamos en tu habitación con devoción e incertidumbre. Toda creencia sufre a oscuras. Tal vez estas tinieblas te lleven a algún lugar de blancura. Tal vez nuestra fe se vaya contigo.



    IMAGEN

    Las cosas no se caen. Se caen nuestros ojos, pierden fuerza, se tuercen buscando un lugar donde reposar tanto mundo.



    PÁLPITO Y FRONTERA

    Esta palabra, tal vez diciente, carente de refulgencia, anclada en el extravío, acaso mística, es el amague de las líneas iniciales de un rostro. Un poco frágil estéticamente, pero lúdica y de grandes expectativas. Desasosegada, pero sin aullidos.

    La intención, lo que quiero decir, más allá de la brumosa posibilidad, es mostrar, o sugerir, que toda pregunta es camino que se bifurca incesante, que este lado es sombra de algún lado otro, y toda frontera es, en realidad, santo y seña de un indescifrable viaje.



    LA SOMBRA COMO ANIMAL DORMIDO

    Como piedra en espera Eres tú pero no, mira hacia el sol su fuego tal vez implacable y reza: La luz es sólo el principio. Tienes fe, pero eso no basta. La duda cultiva un pensar más vivo, como el mínimo instante en que la oruga no sabe si aire o suelo.



    POÉTICA BORGIANA

    Si notan que tengo la mirada blanca y abandonada El pulso agitado y las lámparas cegadas Es que he cometido una contradicción: He inventado al dios que me sueña. No tuve otra alternativa.



    EL DESIERTO NO ES DESIERTO…

    El desierto no es desierto mas la sed lo ve vacío. No es el agua el lugar de las respuestas sino del enigma.



    REFLEJO

    El espejo otra sombra una luz dudosa, somos y no. ¿Dónde nos miramos sin ser traicionados? Lo que escribo siempre me reclama un gesto más puro.



    PARÁBOLA

    Tú esperaste que una piedra resolviera aquél asunto de culpas. Jamás alguien la lanzó y la culpa sigue viva, serpiente hiriendo en carne y alma y el rebaño se siente condenado. Señor, este poema, peñasco que no brilla, no me refleja pero me ampara.





    http://www.laraizinvertida.com/detalle.php?Id=1163

      .

    0 0


    Danielle Boodoo-Fortuné 

    (Trinidad y Tobago, 1986), poeta y artista plástica trinitobaguense. Su obra se ha mostrado en numerosas publicaciones y antologías impresas y digitales. Fue galardonada con el premio Isidor Paie-wonsky por la primera publicación en el año 2009 y fue ganadora del concurso poético Small Axe Literary en el año 2012.

    Danielle Boodoo Fortuné también fue finalista en el Premio Wasafiri New Wrinting en 2013 y en el Premio Montreal Poetry en 2014. Fue galardonada con el Premio Hollick Arvon de poesía en 2015.


    Danielle Boodoo-Fortune is a Trinidadian poet and artist.  Her work has been featured in The Caribbean Writer, Bim: Arts for the 21st Century, Tongues of the Ocean, Anthurium: A Caribbean Studies Journal, Small Axe Literary Salon, and Poui: Cave Hill Journal of Creative Writing.  Her art has been featured at Trinidad’s Erotic Art Week 2011, and the WoMA (Women Make Art) exhibition, in Grenada, 2012.  Her art has also been featured in St. Somewhere Journal, Firestorm Literary Journal, Splash of Red Literary Arts Magazine, and on the cover of Blackberry: A Magazine.  She was awarded the Charlotte and Isidor Paiewonsky Prize for first time publication in 2009, nominated for a Pushcart Prize in 2010, and shortlisted for the Small Axe Poetry Prize in 2009 and 2011.




    Morning Song for a Second Son

    Second son, how I fear my own singing.
    Each word sounds like regret,
    like the rasp of torn laughter
    sputtering from the kettle
    of your prodigal’s tongue.
    Lord knows, I cannot bear the sound.
    The house sits deep in darkness,
    tarsals click against tile as
    you measure the breadth
    of another’s shadow.
    Son, of all the things I’ve made,
    you are the truest, and the one
    most unknown to me.
    Each tic in your jaw is an ocean
    of hurt I cannot cross
    How I wish I could sing for you.


    The Man Who

    The man who lives in the house at the corner
    has a face made of noise and paper.
    His roof is thatched from dead skin
    and the hollow bones of birds.
    The man looks at you as though
    he has already had the wet pulp
    of your heart between his teeth.
    The wild thing in you thrashes,
    having smelled the rust of the cage.
    Perhaps he has built you a room
    lined with eggshells and hair,
    a delicate death made of
    smashed little prayers.
    But he has no idea
    of all the wars
    in your morning,
    all the knives tucked
    into your curving smile.


    Anniversary Letter

    for Kevin

    Listen, 
    I will not leave you.
    Your heart, this place
    of need, naked night
    and cracked stars,
    keeps me.
    I have peeled away
    the layers, 
    found the rubble
    cooling inside you.

    I wonder now
    what to do with this love.
    I will not flash it on my ring finger,
    dangle it from strings, polish it,
    try to make it sparkle,
    till it breaks.

    I am many things,
    but know this:
    I love you wild
    like a season of rain,
    deep, overgrown.
    What I’m saying is,
    curl into this sleep with me
    each night.
    I will warm you with bones
    you’ve learned to read well
    like palm lines and sighs.
    I will keep you.

    Listen to me,
    I will not leave you.




    “Gardener of Small Joys” – Painting by Danielle Boodoo-Fortuné


    Moonlongings

    The moon in me,
    swallowed whole,
    draws you close,
    plays on your chest
    like night rain notes
    on galvanize.

    Milky sleep
    clouds your breathing,
    your arms close
    into constellations
    around my bones.

    At morning
    I will wash the lightning
    from my eyes,
    button myself
    into crisp quiet,
    retrace the muted line
    of my smile.

    You will go about your day,
    moonlight burning up your joints,
    its ache drawing nameless need
    from your throat.

    I’m still spinning my lunar song
    along your heart’s surface.

    Make your way home now
    through a night of rain.
    You’ll need no light
    to find me.


    The Same Thunder

    I shut my eyes
    and the white room breaks
    into glass stars.

    I tear down my body
    to the thing burnt and volcanic.

    Love, all this screaming
    is the same thunder
    that cannot be held
    beneath my tongue.

    And you want me
    because I taste like the thing
    you just barely remember,
    because you can smell
    the waves rising
    on a galloping fire.

    I open my eyes
    and all is new again

    but these splintered stars
    and your necklace of ash

    Rooted, by Danielle Boodoo-Fortuné 

    Five Songs for Petra

    I

    They say my great-grandmother was mad,
    but I like to think she flew into herself,
    got trapped in the wool of her feline heart
    and decided to stay there.


    II

    He was already married when he met her.
    Her name juts from the borders of his own,
    half-Carib woman with a forest in her bones,
    mother of his mad children, she who would dare,
    with her sharp white teeth, to try and eat him alive.


    III

    They say my great-grandmother lived alone in the leaning house.
    I slept there once, long after her death,
    my body rocked between the walls by
    a slow August earthquake.
    I smelled her in the damp floorboards.
    The syllables of her name
    rolled through the broken windows like
    swollen fruit and grating metal.
    That was how I found her.


    IV

    He was already married when he met her,
    but there was something about her
    that caught him, pierced his skin.
    Her love was an unsheathed claw.
    He waited, tunneled around in the flute
    of her hip to find the sound
    of himself.
    But soon, the beasts around the bed
    would not let him in. The house bulged
    with books and bared teeth.
    When she began to sing to the trees,
    he decided it would be best
    to remain whole.


    V

    There is a door that leads
    down a broken hill. Trees grow there,
    but are dark, burdened with moss
    and too much hunger.
    If she walked here, with her dogs
    barefoot and half-blind, then
    I might still find her.
    If I go mad, like she did,
    I wonder if he will stay.




    Ribs

    This is not a poem about
    the sound of my voice.
    This is a poem about ribs,
    and about how hard it can be
    to hold a body together.
    This is a poem about your last life,
    where you lived among
    the hard white trees, where
    the man with smoke on his hands
    held you,
    as though
    there would be no lives
    but this.
    Remember this: the night
    will not leave you.
    There is nothing here
    to outlive.
    Each time you wipe the earth
    from your wet heart,
    you find this poem
    happening on your tongue,
    hot, gritty and new.
    For it is hard to keep poems
    from claiming your bones,
    especially when you are prone
    to reckless memory.
    It is hard to keep poems
    from curling along your spine
    and blooming, especially
    when there is nothing to be had
    beyond your window but
    bricks and bright noise.
    So gather your lives
    and keep them here:
    against your left lung.
    For you see, this is a poem
    about longing. It is not about
    the sound of my voice at all.
    This is a poem
    About ribs.




    A Hammer to Love With

    On her sixteenth birthday
    you gave her a hammer,
    told her
    here, love with this.
    Love has been hard
    since then, and brittle.
    You’ve gone ten years
    without sleep, five years
    without silence.
    Today she lets you in,
    mines the cracks
    in her bones with the
    point of her tongue
    and listens.
    You straighten the sheets, crush
    fennel seeds in her tea
    to keep the gods at bay.
    How any man can survive her
    is beyond your wisdom, but
    in some way you are proud
    of the thing she’s become.
    When did it happen,
    she asks, as she always will,
    her tongue bruised
    from the night’s work.
    When did it start?
    You remember, oh yes.
    She must’ve been seventeen,
    dragged him home bleeding from the mouth
    and singing in godstongue.
    Between her bone-sharp teeth,
    the hammer, dark and glistening.
    Or at least that’s how you remember it.
    You say nothing,
    wipe the spilt marrow
    from her breasts.
    feed her, spoon idle talk
    into her bitten mouth.
    You do what you can.
    Oh, this one is difficult,
    you can tell by her eyes.
    She is afraid he might undo her,
    take her by the hips
    too gently
    undress
    the wound
    too slowly.
    But you smell the bones
    buried shallow in the bed.
    She will manage him,
    like she always does.
    There is no tenderness
    here, not since
    then.
    Tonight you will comfort yourself
    with smoke and prayer.
    When she licks her way
    into him, you will wish
    you hadn’t heard the cry,
    wish you hadn’t said the words
    But it is finished, you tell yourself.
    And it is not your doing.
    After all, a heart too soft
    will fail, collapse in the lung,
    send you  fumbling for a body
    to breathe for you.
    You know this better than most.
    After all,
    anything, swung hard enough
    will kill a man,
    hammer and heart alike.


    On Being Burnt

    The burning starts with a word
    a struck match,
    a searing fist.
    You lie still.
    You are so tired
    of struggling
    and there is no one waiting
    to beat down the door
    and save you from burning
    inside your own body.
    Someone once told you
    that love must be borne
    tight against your breasts
    like an orphaned thing,
    a calcified child.
    You’ve been carrying yours
    like this, all these years….
    swaddled in sheets,
    pressed up hard
    against your lungs.

    Still, you’ve always known
    that the wild thing
    would not be satisfied
    with bread alone
    that one day
    it would hear
    your heart’s thin shriek
    beneath all the flammable layers
    of cotton and skin
    that the thing
    you brought to your bed
    would burn you.
    And now, nothing is left
    of your eaten self
    but smoke, rising
    from the house
    never yours
    to begin with.
    In the bushes
    something picks your hair
    from its teeth,
    walks upright
    toward some other death.


    On Not Becoming Useless

    The truth is,

    I write poems to keep myself
    from becoming useless.

    You see,
    my fingers only work a thin magic
    on seasoning, not enough to
    curl bellies and astound tongues.
    I don’t know how to bring senses to a boil,
    lift spices to their perfect pitch,
    how to claim this counter
    as part of my kingdom.

    The kitchen makes me nervous,
    burns down my soul to scrapings.

    I am careless,
    like my grandmother says.
    I am always barefooted,
    absent-minded.
    I forget little,
    remember even less.

    Now,
    I know poems are not bread.
    They cannot fill the belly,
    But what poems do, you see,
    is keep me from becoming that woman
    who walks to the edge of the earth
    and falls,
    leaving not one truth
    behind.







    0 0
  • 11/22/16--02:26: MARIANNE BAUTISTA [19.600]

  • MARIANNE BAUTISTA

    (Ciudad de México, 1995) estudia arquitectura en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y es editora de la revista Metascopios. Textos suyos aparecen en diversas revistas, entre ellas ERRR Magazine, Digo.Palabra.TXT. y A buen puerto.


    Render

    Estoy escuchando un disco de Grimes en mi cabeza pero alrededor suena Belanova y su electropop. Llevo unos quince minutos intentando terminar un render pero no puedo. R E N D E R. Definición. Google. Buscar. Proceso de generar una imagen desde un modelo. No sé si saber la definición me sirva de algo en este momento. El disco de mi cabeza está en el track cuatro donde todo es rosa. Mi cabello fue rosa alguna vez. Mis manos tenían flores y mis pestañas lloraban coca-cola. No sé si ‘adormecido’ sea un sabor, pero si lo fuera ese sería el de mi lengua. Y el de mi cerebro. Todos a mí alrededor parecen muy felices pero no logro entender la razón. He perdido la razón. O quizás nunca la tuve. Quizás mis padres creyeron que no la necesitaría jamás. Probablemente eran tan jóvenes y despistados que olvidaron darme la razón. Olvidaron también muchas otras cosas importantes como darme tiempo y delicadeza. Las chicas de mi generación son delicadas. Pintan sus pestañas, sus párpados y sus mejillas para que nadie note el recorrido de sus lágrimas. El color intenso de sus labios es un distractor de mentiras. Las chicas de mi generación se vuelven locas por cosas genéricas y no precisamente hablo de medicamentos. Debí nacer en otra era. En una era en la que las lágrimas corren por dentro y el único ‘maquillaje’ que podemos introducirnos son pastillas. Ellas no comen, ellas hacen dos horas diarias de ejercicio y creen que las benzodiacepinas son malas. Debí crecer junto a otra generación. Una generación que consuma estupefacientes hasta sentirse lleno de ellos y no de sentimientos estúpidos. Track número ocho, las flores de Venus caen sobre mis manos y los árboles que en ellas brotaban cambian de estación. En mi cabeza nada parece tener sentido pero el universo dice que sí. Hay un grillo en la ventana que emite un sonido a la par de los sintetizadores de esta canción. Me gustaría ser como el eco y perderme en el vacío de repente sin que nadie lo note. Le dije a un amigo que vería su película pero no tengo el valor de abrir mi computadora. Si la abro, navegaré en un lío infinito de letras que has escrito para alguien más y no podré parar de llorar. No soy como las chicas de mi generación. No llevo puesto rímel o delineador porque no quiero resaltar la tristeza, muchas gracias. Se ha terminado el disco. Denisse canta algo cursi pero no logro entenderla porque está gritando. La única imagen que he generado después de estos treinta y un minutos es la de tu rostro y tus brazos cruzados sobre tu auto. Al diablo con los renders, lo que no entiendo es por qué no te besé. Las chicas dirían que “no era el momento”. En este momento mi cabello es azul y en las manos tengo solo tres tabletas de tramadol. 


    E L   V I C I O   D E L   E S P A C I O – T I E M P O

    Uno crece creyendo que el vacío es un espacio vacío hasta que aprende a llenarlo, rellenarlo u olvidarlo; con el tiempo, se aprende a visualizar el espacio de distintas maneras y es así como nos llenamos de vacíos. Tenemos vacíos en la memoria: olvidamos cómo aprendimos a hacer tantas cosas que ahora nos parecen burdas. Vacíos en el cuerpo: estamos llenos de agujeros y queremos llenarlos todos, nos armamos de vicios, nos volvemos cómplices del consumismo, la comida, el sexo, la cocaína, los laxantes y la música se han vuelto comunes. Vacíos en el alma: algunos aseguran no tenerla y esto se vuelve un vacío más.

    La insaciable necesidad de estar llenos, no completos, no enteros: llenos. ¿Llenos de qué?

    Hace tiempo que dejamos de crecer, pero seguimos creyendo que el espacio es un sitio vacío. El espacio puede no ser cualquier cosa imaginable o no, podemos construir en él un edificio lleno de nuevos espacios tan grandes o pequeños como el ojo habitante quiera verlo; podemos reutilizar un espacio olvidado y comenzar a aprehenderlo. Si entendemos que vivimos dentro de uno y ocupamos otro mucho más grande del que necesitamos, sabremos cuál es nuestro sitio.

    homogéneo, continuo, tridimensional e ilimitado


    1 1001111                   0 0101101

    He tomado mi navío decidida a naufragar en tus manos, las que me han reconstruido el alma. La vista aquí es maravillosa y mira que el universo se ha quedado sin estrellas porque se han escondido tras el par de hoyos negros que llevas puestos por ojos. Desde que te conocí no he dejado de pensar en el vicio del espacio-tiempo ni en desenterrarme los cuchillos que alguien más me incrustó. Mi navío tiene un nuevo nombre y todavía no logro descifrar el tuyo; llevas la simpleza de lo complicado a lugares imaginarios, tomas el timón del barco que creía olvidado en costa Melancolía y luego me avientas al mar.

    Te he visto llorar al atardecer: un millón de estrellas rodaron por tus mejillas, el colchón adoptó una nueva constelación y todavía no sé cómo nombrarle. Llevas puesto el abrazo infinito, los besos más cálidos y las palabras más sabias, tu nombre entero tiene más de trescientos cuarenta y cuatro caracteres, pero tú no sabes eso todavía.


    D  X  M

    Comencemos por hablar de cosas absurdas, déjame ponerte atención para luego perderme en tus palabras porque mi cerebro está nadando en dextrometorfano y en lo único que pienso es en girar. Te estoy hablando de otro chico. Hay una canasta de básquet arriba de nosotros por si no lo habías notado; tres puntos al que meta la luna llena en el aro. Creo que no recuerdo cómo llegar a casa, ¿Quieres una hamburguesa? Creo que no lo estoy logrando.

    Deja de cantar cosas que nunca pondrías en tu cuenta de twitter. Hace frío, aquí siempre hace frío no sé qué te sorprende. Tú dices que el mareo es algo normal después de medio frasco así que optaré por creerlo. No quiero caminar, no veo bien de noche y hace mucho que no venía para acá. Si muero tendrías la culpa porque llevo tu chamarra puesta con la cartera en el bolsillo. ¿Tienes novia? No quiero morir ahora.

    Qué ridículo te ves bailando solo. Ni siquiera puedo encender un cigarro porque dices que no se lleva bien con el DXM. Yo sigo optando por creerte. No puedo seguir las líneas discontinuas del pavimento si no estás frente a mí, es complicado caminar de espaldas. ¿Esto sigue siendo normal? Estamos haciendo esto complicado y hacemos como que no pasa nada. (hashtag yolo).

    No quiero saber de ella ni de sus lágrimas sobre el puff, en realidad no quiero saber nada del mundo ahora. Ven, arrasemos con una ciudad entera. El sabor cereza sintética en mi boca dice que estoy perdiendo la razón, pero no puedo recordar si compre eso en la farmacia. Tomemos un taxi que sepa llegar hasta mi casa. Mira allí, la casa roja es mía, ese es mi color favorito y el del frasco con dextrometorfano también. ¿Por qué besas mi frente? Yo también me divertí, no sé si quiero verte pronto.

    Ya es miércoles, esta vez podemos ir a un lugar con menos tiempo, se está acabando el xanax.


    Efectos Colaterales (Corteza)

    No entiendo nada de lo que sucede con ningún asunto en particular este es el momento perfecto para que me expliques las secuencias de tu cerebro todas tus conexiones neuronales llevan a un país distinto y me gustaría recorrer el mundo quiero destruir ciudades y enterrar un pedacito de ti en cada una de ellas eso a lo que tu llamas vida es para mí una utopía vivimos a unos kilómetros y pareciera que estás Plutón aunque según las fuentes ese ya no sea un planeta del sistema solar que gira en mi cabeza cada vez que intento no pensar en cuanto te extraño sufres de alguna enfermedad extraña incurable e indescifrable es probable que ni siquiera estés enterado que padeces de ella los síntomas cambian cada noche que vas a dormir y decides enviarme alguna melodía melancólica monótona sin razón aparente los efectos secundarios de tu padecimiento afectan a terceras personas y de ello estás tan consciente que aprovechas tus recaídas para contagiar algo de piano suena en el trasfondo de tu corazón pero no quieres dejarlo salir porque tienes miedo de que ella lo escuche prefieres cinco cuadras de silencio forzadas a caminar prefieres quedarte con mi mente para jugar con ella después de escribir algunos versos en mi corteza que tiene sabor insípido pero que igual te gusta masticar.






    .


    0 0
  • 11/22/16--02:45: GELINDO CASASOLA [19.601]

  • Gelindo Casasola

    Poeta venezolano de origen italiano. (Udine, Italia, 1956 - Mérida, Venezuela, 1980).
    Gelindo Casasola nació en Udine, Italia, el 15 de febrero de de 1956 y murió a los 24 años el 17 de agosto de 1980. En vida publicó el poemario Pasturas (1979). En 1993 se publica de forma póstuma el poemario El honguero apasionado. Casasola organizó su poesía en cuatro poemarios bajo el título de Argonáutica, reunión publicada por primera vez por la Editorial Predios en 1998. En 2014 se publica el libro Espacios en la editorial El perro y la rana, cuya compilación de la obra de Gelindo Casasola quedó a cargo de Daniel Arella.



    Fuera de «Pasturas»

    Canto al día del equinoccio

    Hoy
    la linfa cansada de los siglos la savia de los giróscopos
    que viene desolada de los prados amarillos
    Ha enfrutecido
    ha fructificado en líquenes de formas siderales
    en colores multicolores que el arcoíris
    ha desbocado tenue en la nieve diamantal de las cumbres de
    los Andes.
    Aquario derrama su luz en las colinas
    Yo miro las golondrinas cruzándose azules en el aire
    Bajan las cascadas blancas de sonar en las aguas
    y los cielos no tienen nubes
    las rosas las rosas celestes las celestiales leyes de la
    savia en las hojas nerviosas de los mangos
    en los bucares
    en las palmas
    El Sol equinoccial baña los campos
    baña los grillos azules de estrellas
    mueve los ríos hasta la cristalina fuente el cristal
    de las cúpulas de los montes
    y la selvosa noche de la sombra de los árboles bajo las
    montañas
    los Cantos de los pájaros
    los Cantos de los pájaros
    los Cantos de los pájaros.
    Yo miraba desde la colina el río el musgo tierno
    el musgo blanco
    y la nectárea sensación de los granados
    recién azules
    recién como las pieles de los toros a la luz dorándose.
    Reverdece la amapola el blanco lirio
    el azul anaranjado de los apamates
    y la rosa
    la rosa rosagante purpúreamente
    se abre.
    Todos los colores de nuevo han cobrado sonido y claramente
    brillaron
    Resplandecieron al día como la luz sin nubes
    como el cielo sin agua
    como el aire rotativo de las flores
    recién blancas.
    Inicióse el equinoccio de los tiempos en las frutas más
    pequeñas de las moras
    en las amapolas
    en las amapolas y en los cabellos de los niños
    jugando al Sol.




    Poema fantástico a una ilusoria caminata

    Porque hoy no ha llovido como otros días
    podemos bajar por estas calles claras
    donde ni el rumor de los tranvías
    ensordece. Ha anochecido.
    Esperábamos quizá algo antes de la quietud,
    pero las avenidas son rectas y vacías
    siempre hacia el mar.
    La noche huele a melocotoneros.

    1977





    De «Pasturas»

    Ruiseñor huido

    Hecho de ángeles sube el ruiseñor
    semejante a mi medida.
    Ha escapado de una jaula vacía
    hacia algo que ni él mismo conoce,
    convertido ya solamente en canto y aire.
    Pequeño ruiseñor,
    ¿por qué vuelas en alas deshechas
    y nos miras con frágiles ojos?;
    somos tu paisaje, ¿acaso?
    ¿Lo somos?

    1978





    El trapecista

    Para Rafael Garrido

    El aire que respiras, allá arriba, mientras
    danzas en el trapecio —quizá junto a los ángeles—
    es tan brillante
    pero, ¿es el mismo que nosotros
    conocemos aquí duramente?
    Has sido premiado con el vuelo
    en maravillosas cuerdas, y eres feliz,
    lo sé, hasta que caes
    sobre una imposible red que no te detiene.

    1978





    El asno flautista

    Perdido en medio de este bosque
    de verdura como un gnomo
    hablo un idioma celeste.
    Un idioma del paraíso.
    Con voces de flauta y loco
    me persigo sin sentido
    entre la vegetación y las
    ruinas. Comido por insectos
    adueñándose de mí, y solo
    como pez dorado en pecera
    de peces.
    Soy un asno.

    Sabía que las frutas maduraban
    por su rojo color, pero no
    pensaba ser manzana. Oboe
    desafinado. Y como cantaba
    antes en las auroras
    plácidas me tendía en malezas,
    espinas y ortigas,
    acariciado. Pobre de mí.
    No conocía esos saltos de
    mis ojos hacia el precipicio
    de la música. Yo tan polimor-
    fo. Polimorfeo.

    Aquí crece la hiedra en las
    gargantas aéreas de los árboles y
    sus flores son amarillas.
    Rojas como candiles. A cierta
    hora nada aparece salvo mi
    voz malabarina. Flautista
    de burro.

    ¿Cómo me conocía yo aquí entre
    el verde? Como me hallaba
    enamorado me desconocía. Y
    entre el cristal de los velá-
    menes ondeaba, sobresalían
    los cuernos míos de madre
    perla. Punteados. ¡Ah,
    si supiera este idioma colora-
    do en que me hablo, me
    diría soledades!
    Fragante día de sol entre
    el pasto.

    Pastaba hongos. Los comía
    en su sabor salvaje y refinaba
    la lengua rosada de delicia
    en el paisaje. Nubes.
    Como si mi flauta fuera madera
    y no flauta.
                   Pero sin ser sincero
    no miento cuando canto
    eunuco.

    Colores nacidos de las rosas
    azules y el sonido cae
    sensitivo
                                        sobre mí.

    1979





    De «El honguero apasionado»

    El arquero místico

    Como si un Halcón de Oro serenamente
    se hubiera parado en mi lengua
    yo vuelo con alas de Sol al Alba.

    El mundo está hecho de colinas.
    Lo miro incandescente y me sumerjo
    en la quietud de las sílabas de plata.
    Los sobrepaso como un arcoíris
    y en el amor de las cascadas silenciosas
    deshago mi carne para que el viento
    la lleve.
    Hablaba con las piedras y con las flores
    que vuelan venían incendiarias
    a ponerse carmesíes los cabellos.
    Yo bajaba de las colinas.

    Como el oro yo bajaba.
    Las ruidosas corrientes de los vientos
    subían inmaculando
    Y las palabras corrían más allá de mí
    al color de las cosas, al rojo vivo,
    a las aguas.

    Las nubes apasionadas que vuelan.
    Y todo todo. El oro. Vientos
    batiendo. Yo subía.
    Mis pies maravillosos eran flores.
    Ya no era humano, sino tal las cosas,
    tal el río, tal el alba.

    Iniciéme entonces como mago.
    Las aguas parecen pastores bellísimos.
    Las cascadas lejanas nupciales caen en las
    piedras albas.
    ¡Ah! Qué risa Qué risa,
    tal una corneta de oro es saliendo
    de los lirios,
    y pastor de aguas acaricié las uñas en el ónix
    y volviéronse laurel. Volviéronse
    sin color, volaron libremente.

    Allí la altitud hace el hielo blanco
    y los berros iluminados de plata
    y la plata de las palabras
    silábicas:
    todo es alto halcón de viento.
    Y hasta los pájaros relumbran chillando
    cuando caen.
    Hasta las aves.
    Y todo es perla altísima. Todo es
    perla.

    Los caballos de belfos claros alados
    subían a las cimas transparentes.
    Aireábanse las crines sucias de luz
    Añorábase el cielo entre tanto platores.
    ¡Ah!
    Y yo tenía el más vertiginoso azul ante
    abierto como un sexo profundo.
    Yo un arquero tendía los brazos para irme
    en la flecha.
    Puramente.

    Pero pasado el can con canto y las frutas,
    pasadas las cimas
    dejé la puerta atrás y entré a las simas.
    Bajé a las simas.

    Bosques undosos ardientes selvas volviéronse
    chillaron augurios los pájaros y
    luctuosas me acompañaban las mariposas
    ya sin color de sol en las venas.
    Yo descendía.

    Y el agua era pervertiente.
    La niebla minusvalía mis ojos.
    Había errado el Sendero equivocadamente.
    Sólo sonaban ramas quebradas.

    No esperaba Nada.
    Tan sólo el Poder me sacaría de nuevo a los Soles.

    Sonó el viento en las flores.

    Y el azul más absoluto se apersonificó de mí
    me hizo aire
    oxígeno puro estremecido en el cielo.
    Yo andaba infinitamente en prados celestes
    donde ya nada había.
    Yo sólo andaba. Puro.
    Arquero dormido.

    Sin pensar.

    Era inacabable.

    Inacabable.

    Oxígeno
    Pálido oxígeno.

    Nada respiraba.

    ¡AH!

    Y los signos. Los signos del cielo cantaban:
    medialuna sobre Venus ardiente
    al ocaso

    al Oriente

    al Alba

    Y las nubes esfumáronse, serenáronse.
    Yo flotaba.

    Me fui caiendo caiendo

    Venus floreciendo entre las orquídeas.





    Ruiseñor

    En un territorio cruzado de las palomas
    rojas intensas
    ardientemente invoco los leopardos tiznados
    de mi voz y las profecías que digo son
    sensibles a la esfericidad de la Tierra.
    A la esfericidad del Mundo Inmenso Inmenso
    y violento
    como el alba de las flores.

    Lirios del cielo se volaron.
    Azogado me despeñaba en los aserraderos
    del color
    bravío como un bergatín
    bravío como un bergatín de viento
    como un barco iré apasionadamente solo
    en el lecho del ciclón
    rumiando un amor creciente multiplicante
    hacia los árboles los truenos infinitos despeñados.
    Y todo es un sueño
    Y todo NO es un sueño

    Yo soy un Rojo profeta

    ¡Ah las voces que invoco!
    que me invocan me seducen me despiertan
    los sentidos como rosas de la noche
    y entregan mi pobrecito cuerpo a una llama
    sin color
    de Fénix que al Sol se inspire, se ilumina
    se ilumina se ilumina
            SE ILUMINA
    bellamente.
    Cóndores del cielo tan oscuro.
    Cielos de América crecientes crecientes
    la luna sube al esplendor de las indias vírgenes
    y se prende de fuego

    Yo conduzco los Coros sacros,
    el viento del tiempo me acompaña.

    Comencé siendo honguero,
    Comencé siendo ruiseñor fugitivo.
    Y ahora dentro de mí estallan los dorados
    mundos
    los caballos azules del espanto me recorren
    miro la LUZ
    miro la luz y me siento desvanecido ante
    lo que
    veo
    Cíclopes del cielo que me juegan.

    Pero es tal la prepotencia de lo que se avecina.
    Ruge como una catarata de aire inmaculada.
    La siento. La siento inmarcesible.
    Y cabalgo ebrio, ebrio subiendo
    subiendo.
    Sobre las fauces de todos los fuegos.

    América caminaba como una niña.
    Y las cúpulas del cielo de diamante
    Y las cúpulas del cielo de diamante fusionaban
    su frente de azul
    de futuro
    de futuro perfecto
    de lenguas entre flores como insectos
    de saltamontes sobrevivientes tras la tormenta
    tras el agua tras el cielo.
    Era violento.
    Las voces del aire tan llamadas.
    Las voces del huracán parecidas a pájaros
    negros,
    la furia la furia
    de los Caballeros del Rocío
    reducían los ríos a cenizas
    el tiempo a viento.
    Como un túnel de sales todo se volvía.
    Como un túnel de sales todo se quedaba.

    Y cayendo cayendo vendrán las plagas malditas
    magistrados de Egipto
    caerán los techos de Roma
    rodarán las piedras del Mundo
    y los animales comerán gente gente gente
    pudriéndose.
    Defecarán los siglos su iconoclastía.
    Tal los campos arados.

    ¡Qué alto estarán los que estén!

    América caminando con las niñas fúlgida
    cabalgando con los caballos
    entre aguas.
    América voladora más pura que nunca
    con tales indiecitos guerreros
    del Alba.

    Albamente se crinejan sus cabellos ocultando
    el sol
    desnudando la luna.

    Y los leopardos y las leopardas se acarician
    entre helechos
    entre vivas plantas
    al sonido de las cataratas.

    La voz sin mordaza.

    Suelto a la musa a pastar en los campos.
    hoja de laurel
    hoja de laurel
    hoja de laurel




    Argonáutica es el volúmen que reune los cuatro poemarios escritos por Gelindo Casasola: Fuera de Pasturas; Pasturas (Fundarte 1980); El honguero apasionado (Ediciones Solar, 1993); y Catálogos diarios.

    Amo tu amor
    por esfuerzo
    y no por deseo.
    Comencé entonces
    con el eco
    y tú y yo nos hicimos
    verdaderos
    y falsos.




    A una bailarina

    Tu forma suave en el aire
    y la inútil soledad que muestras
    te hacen tierna y sensitiva,
    pequeña bailarina que no descansas.
    ¿Qué cielo conoces mientras vuelas?
    porque nada de nosotros seguramente ves
    allá en tu alta magia,
    cayendo siempre sin caer.
    ¿Ves?, eres leve
    para estos ojos que te miran celestes.






    Leopardo

    Leopardo mío, crecido cerca de mí
    con luminosa presición:
    ha visto como tus músculos
    parían arqueadas danzas.
    Si tu piel fuera aún más
    brillante cegaría
    toda la timidez de las otras
    bestias,
    que no te aman.






    La vigilia

    He soñado con prados amplísimos
    donde el deseo ya no esté.
    ¿Soy yo acaso esa ilusión
    que pienso? Enrarecido entre las
    amapolas y entregado a la belleza
    de las imágenes que estallan
    bajo un cielo tranquilo.

    Los deseos antes eran sencillos.
    O tal vez más complicados
    pero es difícil saberlo.
    Nada sé ahora, únicamente miro
    las nubes.

    Hay poetas de extraña versatilidad
    para la mentira. Yo miento
    la verdad Ella se presta a los juegos
    de las formas y a la desolación
    de la vida en un día tranquilo.
    En realidad todos los días son
    tranquilos. Me admiro de mi indiferencia
    ante la dificultad de las cosas
    pero las cosas son difíciles
    sólo en apariencia. No deseo
    ya.

    Los deseos son más preciosos cuando
    no pueden cumplirse. Son
    como el agua fría. Como
    el hielo el deseo se disuelve
    a medida lo conocemos, si es que
    alguna vez llegamos a conocerlo
    tal un paisaje vespertino.
    Son los paisajes más hermosos.
    Así me retiro de la comedia.

    He soñado dije, ardientes soledades.
    Pero mi vocación de solitario
    desaparece al alba cuando los marineros
    salen a la mar enfurecida y yo
    duermo. Y la alabanza por todo
    lo que malgasto en vigilia
    se hace entonces monótona:
    como monótono es vagar en los
    jardines y perder los días
    como los años. Mucho he perdido
    jugando así pero sigo siendo
    esperanzado.
    Ello es bueno.

    Estar despierto en la noche sin
    nubes y preguntarse porqué ellas
    en este momento no existen
    ha sido mi oficio durante años.
    Ha sido mi oficio verdadero.
    Y las amapolas siguen estallando
    en los campos y no son magnolias
    como creía el pastor nocturno.
    Son amapolas.

    Mi vigilia es siempre taciturna.
    Me pregunto qué la habrá hecho así
    porque podría hablar con
    las piedras: o con los gnomos
    que aparecen siempre.
    Pero soy un gnomo, me olvidaba;
    por ello no duermo.

    Hay una hora tan oscura antes de
    la luz. Me recuesto a los árboles
    y sueño otra vez, ahora verdaderamente.
    Sueño.


       

    Apocalipsis

    La cabalgata más extraña
    de jinetes salpicados de mar

    y de agosto
    sobre la tierra asolada,
    profundiza su muerte.




                 
    In memoriam

    ¿Acaso has muerto en verdad Leopardi,
    que el aire no sostiene pensamiento tuyo ni su deseo?

    Los pinares crecen en verdor justo
    hacia celeste sencillez,
    tú no puedes ser menos.
    Recuerdan tu gloria en el pueblo
    y habla de ti como conocido.
    Ignoras creerlo, ¿no es cierto?
    Pero un libro tuyo abandonado en el parque
    es más que un libro.


                  

    Luego del verano

    Luego del verano nos abatimos sobre la vida
    sin deseo.
    Para la lluvia oscura y la entrega
    no es otra cosa que una resistencia
    perfecta de los días.
    ¿Qué del verano nos recuerda la muerte
    y su gravedad?
    Comenzaremos entonces la migración
    que termina lejos en el aire.



                  
    Odessa

    Aunque nunca estuve en Odessa
    recuerdo la ciudad y su vida.
    Esperar llegar a ella es inútil
    porque nunca ha existido
    y tan sólo sombras son sus muros
    proyectados al mediodía.
    Vacía es ella.

    Nosotros la recordamos




    .

    0 0
  • 11/22/16--02:59: OSAKI SAYAKA [19.602]

  • Osaki Sayaka 

    Poeta. (Japón, 1982) 







    Animal escandaloso

    No creas en las palabras
    No creas en “cielo azul”
    No creas en “tierra resplandeciente”
    No creas en “luz de esperanza”
    Soy un animal escandaloso
    Soy un animal que deambula hablando sin parar
    No soy incapaz de hablar sólo de lo que he visto
    No eres incapaz de hablar sólo de lo que has visto
    Las palabras mienten y tienden a soñar
    Las palabras tienden hacia la cobardía
    Las palabras son sólo ideales, grandes pero incapaces de hacer cualquier cosa
    Las palabras no tienen ningún poder
    Las palabras no pueden hacer nada
    Por eso no creas en las palabras

    Los animales escandalosos podemos ver la separación de Pangea hace doscientos millones de años
    Los animales escandalosos podemos ver las llamas dibujadas en una cueva de Birmania hace diez mil años
    Los animales escandalosos podemos ver la suciedad en los ríos de Edo hace cuatrocientos años
    Los animales escandalosos podemos ver el amor inoportuno de Sugiyama Chiyo hace sesenta años
    Los animales escandalosos podemos ver el ángel de Klee entre las nubes sobre Tokio
    Los animales escandalosos podemos ver el castillo de Kafka en los valles de Musashino

    No creas en las palabras
    No creas en las palabras de políticos
    No creas en las palabras de la multitud
    No creas en las palabras de los manifestantes
    No creas en las palabras de los enfermos
    No creas en las palabras de tus maestros
    No creas en las palabras de las mujeres
    No creas en las palabras de los guerreros
    No creas en las palabras de celebridades
    No creas en las palabras de los trabajadores
    No creas en mis palabras

    Todo el mundo ha sufrido desastres
    Todo el mundo ha contraído una enfermedad
    Todo el mundo ha manifestado síntomas
    Todo el mundo se ha infectado

    No creas en las palabras

    Los animales escandalosos estamos dispersos a lo largo de las ciudades
    Requerimos dinero para alojarnos
    Requerimos dinero para alimentos
    Requerimos dinero para tener luz y calor
    Necesitamos música
    Necesitamos pensamiento
    Necesitamos palabras
    Sin esto nuestros cuerpos colapsan
    y caemos con fiebre

    Pero no creas en la medicina
    No creas en médiums espirituales
    No creas en cantantes
    No creas en el capitalismo
    No creas en el cristianismo
    No creas en los ciudadanos del mundo
    No creas en el amor y el coraje
    No bloquees tus oídos

    Soy un animal escandaloso
    Soy un animal que ha dejado atrás el acento de mi ciudad natal
    ¡El moca ocasiona todo este dolor!
    Soy un animal escandaloso
    Seré un animal escandaloso hasta que muera


    Traducido por Daniela Camacho 







    .


    0 0
  • 11/22/16--05:25: MARGARITA ALÍGUER [19.603]

  • MARGARITA ALÍGUER

    Fecha de nacimiento: 7 de octubre de 1915, Odesa, Ucrania. Fecha de la muerte: 1 de agosto de 1992, Peredélkino, Rusia.
    Educación: Instituto de Literatura Maksim Gorki.

    OBRAS:

    Les titres des poèmes indiquent une œuvre que l'on trouve peut-être dans un ouvrage édité sous un autre titre.
    1938 : L'anniversaire
    1938 : Cet hiver là
    1939 : Train
    1940 : Les pierres et l'herbe
    1940 : Lyrique
    1942 : Zoïa Kosmodemianskaïa
    1942 : Printemps à Léningrad, titre d'un poème
    1946 : Votre victoire
    1946 : À quoi sert arracher d'un mot juste, titre d'un poème
    1947 : Le Livre noir, participation avec 39 autres écrivains à ce recueil de textes et de témoignages réunis par Ilya Ehrenbourg et Vassili Grossman
    1953 : Les Monts Lénine
    1954 : Lettre à un ami, titre d'un poème
    1967 : Vers



    Vivo en este mundo
    con una bala en el corazón.
    No voy a morir todavía.
    La nieve cae.
    No anochece.
    Los niños juegan.
    Uno puede llorar,
    cantar canciones.

    Pero no pienso ni llorar ni cantar,
    vivimos en la ciudad y no en el bosque.
    No olvidaré lo visto
    y llevo en el corazón lo que conozco.

    El invierno de Kazán, huidizo, 
    níveo y luminoso, pregunta:
    - ¿Cómo vivirás?
    - No sé.
    - ¿Sobrevivirás? 
    No sé.
    - ¿Cómo no te mató la bala?

    Cerca del final pero aún viva,
    quizá porque
    en la lejana ciudad de Kamsky,
    donde las noches son más claras por la nieve
    y el frío audaz toma lo que considera suyo,
    se ponen a hablar y a correr
    mi felicidad y mi inmortalidad.

    - ¿Cómo no te mató la bala,
    cómo resististe su plomo de fuego?

    Decidí seguir viviendo
    cuando vi el final 
    acercarse a empujones calientes
    y mi corazón me reveló
    que algún día sabré contar
    este sufrimiento en mis poemas.

    - ¿Cómo no te mató la bala
    o no te tumbó el golpe?

    Si estoy viva 
    es porque cuando se agotaron mis fuerzas,
    desde los paraderos lejanos
    y los callejones sin salida, tapados con nieve,
    detrás de las montañas, vi 
    a los tanques en movimiento,
    y en los bosques
    a las bayonetas erguidas,
    advino,
    empezó a brillar
    el día de la victoria
    rodeando la tierra con su ala.

    Ese día fui abriéndome paso
    a través de la desgracias
    mías y ajenas.

    1941

    Traducciones del ruso de Natalia Litvinova






    .


    0 0


    JORGE RODRÍGUEZ HIDALGO

    Jorge Rodríguez nació en 1961 en Cornellá de Llobregat, aunque desde hace mucho tiempo vive en Sitges.
     
    Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado en Radio Miramar y colaborado en el desaparecido rotativo El Observador, en el semanario Avant y en revistas infantiles y juveniles, como Súper- Mini y Megatop. Asimismo, ha colaborado como lector en la Editorial Destino.

    Es autor de tres poemarios: Humanódromo (Barcelona, Seuba Ediciones, 1997), La sobriedad de la distancia y El follador del puerto. En 1977 fue incluido en la antología Fuente del río, del grupo literario egabrense ALA (Avanzada Literaria Andaluza).

    Publicaciones del autor:

    Poesía

    “Humanódromo”, Barcelona, seuBa edicioneS, 1997
    “La sobriedad de la distancia”, Madrid, Devenir, 2004
    “Barniz de almáciga”, inédito

     Novela

     “La última vuelta del perro”, Zaragoza, Maghenta Editorial, 2007

     Traducción
     Del francés
    “Brasil”, de Isabelle Maltor y Monique Badaró-Campos, Barcelona, Salvat Editores, 1999

     Del catalán
    “Diccionario Pla de literatura”, compilación de Valentí Puig sobre la obra de Josep Pla, Barcelona, Ediciones Destino, 2001
    “La Segunda República española. Una crónica, 1931-1936”, de Josep Pla, Barcelona, Ediciones Destino, 2006



    Los poemas pertenecen al libro “Suma de desmesuras. Paisajes con derrotas”


    HISTORIA

    A punto del olvido, como la nube que pierde el curso
    o la emoción que regresa a su frialdad,
    así la historia pende de los inconsistentes hilos
    que la araña ciega de los hombres
    dispone con geométrica y fatal voluntad.
    Pero no cae de esa malla, sino de la red inexorable
    que teje la estulticia, hija de la desmemoria e imagen
    de la vastedad insoportable de otros hombres,
    de otros seres que trascienden sin ser el pathos singular de la vida.
    La historia araña de su espesa sepultura
    un ocaso de nombres y un futuro de mañanas sin hombres.


    RUINAS CON PUERTA

    Estaba entre los escombros, erguida, no obstante,
    como una representación de la naturaleza del azar.
    La puerta, una puerta, cualquiera, esa puerta
    sin nombre que a todos nombra,
    la sola puerta que asola a un hombre,
    cualquiera, también sin nombre.
    Un hombre y una puerta incompletos
    y entrambos una completa ruina. A ligarlos
    vienen la suerte y el infortunio del árbol,
    y el infortunio de quien, tal vez, vio caer el árbol.
    Ahí y aquí están las ruinas. Ahí y aquí, la puerta.

    La puerta que quedó a medio cerrar o a medio abrir;
    el gesto que no cedió a la duda;
    el cuerpo que al salir entró y al entrar se despidió;
    el aire que acuñó la forma del ser y del no ser;
    el silencio final o la tierra prometida del silencio;
    la puerta de los hombres necesarios y la de los hombres lejanos;
    la puerta que nadie batirá y la que esteriliza los sueños;
    la puerta que da a la vida sin luz y la que gesta negrura de infierno;
    la puerta sin puerta que nadie verá y el vacío dividido que tampoco importará;
    la puerta que no sabe y espera y la que sabe que nada espera;
    la puerta que conduce al final de la angustia y la que principia la náusea del final;
    la última puerta antes de la evidente oscuridad y la primera en separar la vida de la muerte.
    La puerta, una puerta, esa puerta en medio de las ruinas.


    EL AZAR

    El azar resiste en la caverna donde es posible trucar la realidad.
    El seguro destino contiene la miríada de sombras
    que en inversiónfiltran, en el prisma de la noche,
    los datos exactos del múltiple origen.
    La imagen no basta para ser, pues el caleidoscopio
    de la incerteza avanza suertes sin fin de hueros entes
    redimidos al acaso espurio de la completitud.
    El azar resiste en la parte y en la ilusión de la sustancia
    compone la especular presencia. Pura idea.
    El imperio ocular de la imagen, no obstante,
    el seguro destino se reserva con el arte de las artes.
    En la caverna, un marte mineral
    fija efluvios de consistencia etérea.
    Es la suerte, es la siembra, la contingencia azarosa,
    la unidad debida a la sombra que asila luces y estambres.
    El azar resiste en la caverna, pervive y nombra alumbres
    para ver con el tino de la lumbre y ser en la fragua del orden,
    en su fragua, el destino de la segura vislumbre y el tas del fuerte estar.


    LA MEDIDA

    Cuando embebidos de la imperceptible eternidad del silencio
    seamos solamente dioses del somero instante,
    entonces, conoceremos el valor de ser inmortales sin tiempo.
    Justo antes de ceder a la atracción de la sima auroral
    o avanzar el paso sobre el abismo después de vencer la desmesura nocturnal del acantilado,
    la salmodia de los sonidos recordados derramará su voluntad
    humana, no animal, para imperar en fatal sordina suicida.

    Y en la inutilidad del acto se fundará el gesto que lo ampare.

    Ser infinito y demostrar la potencia de la finitud.
    Ser continuo y detenerse en la discontinuidad interminable.




    Poemas de La sobriedad de la distancia


    INSTANTE FÁUSTICO

    Ensayo la dicha invocando
    una memoria sin signos:
    pasado sin luz,
    pasaje extenso desde donde me miran
    los mundos tumultuosos
    que me nacen ahora falsamente
    y se instalan en este postergado silencio.

    Cuanto en mi memoria es
    sólo será en un instante.
    Ir hacia delante
    es volver del revés
    la memoria,
    borrar, felizmente, el vestigio
    de la esperanza.


    CONOCIMIENTO

    A Francisco Coronado

    Nacemos al conocimiento en pleno naufragio.
    Vivimos en el conocimiento como en tempestad.
    Morimos de desconocimiento como de hombres no vivimos.
    Vida, vida, más vida: eso es conocimiento.



    LA SOBRIEDAD DE LA DISTANCIA

    A Javier Expósito Soriano, donde esté

    Recuerdo cuando me regalabas
    una carta, dos cartas, cientos de cartas,
    y mis "oh" se relamían de gozo
    presintiendo la amistad como un orgasmo.

    Recuerdo tus alhajas -una,
    cien, mil palabras.

    Recuerdo tus nombres y tu nombre:
    recuerdo que estabas, pues no estabas.

    Te recuerdo memorable en el olvido,
    partido por la espalda, escondido,
    escindido en el matasellos.

    Recuerdo el hartazgo de signos,
    que no eran palabras.

    Recuerdo el corazón vencido -trujamán exhausto-,
    perdido, enloquecido en tus anchuras,
    infesto acaso tras tu leve roce
    de manos, desmayado placer
    que derrotaba la distancia.

    Recuerdo el altorrelieve del silencio
    que, azul o negro, llegaba como imagen,
    como sueño, sobre la nívea patria del deseo.

    Recuerdo cuando me regalabas
    una carta, dos cartas, cientos de cartas.

    Recuerdo cuando me ofrecías
    el amor, los amores, todo el amor,
    y el vino sabio de la esperanza
    que nos emborrachaba de sobriedad.

    Recuerdo tu savia de hombre en duda.

    ¡Cómo olvidarte si la distancia es encontrarte!



    MANSIÓN VACÍA

    No hay reclamo.
    Se yergue, infinita y dadivosa,
    para ser, simplemente.
    Hubo tiempos de vida azarosa,
    de esplendente discurrir,
    y hubo tiempos de hambre, como ahora..
    Y nada, nada oscureció
    la piedra;
    sólo un atisbar famélico, humano,
    descubrió su presencia antigua.



    DE LA CLEMENCIA SENIL

    A la muerte de mi padre, aún vivo

    (Avanzadas ya las lágrimas por ti,
    ¿dónde tu muerte?)

    Te callaste a traición
    y nos hincaste la orfandad en los oídos
    para que aprendiéramos a escuchar con el corazón.
    Pero no supimos.
    Sólo alcanzamos a imaginarte ausente
    (¡ausente tú, que nos bailabas los ojos con tus gestos imperfectos!);
    sólo imaginamos alcanzar la vida (¡tu vida!)
    con los pasos de la cordura.

    Te callaste a traición
    y nos dejaste ciegos
    para que aprendiéramos a ver con el amor.
    Pero tampoco supimos.
    No supimos verte
    porque no sabíamos qué era la vida,
    y, sin embargo, te dispensamos el trato de la muerte.
    (Muerte arriba, muerte abajo...
    ¡Y tú sin dejar de moverte!)

    Entonces, ¿de quién, de qué esperaremos
    el primer gran acto de silencio?
    Estamos llorando el eco de tus palabras,
    la mudez presente que como afrenta
    nos dejas con premura.
    Te estamos llorando mientras nos miras
    y sonríes antes de tendernos esas manos
    de nadie, esas manos calientes
    que no nos bastan para saberte entre nosotros.
    Pero nosotros, ¿dónde estamos?
    ¿Qué somos? ¿Acaso diminutos e inconscientes
    dioses que deciden lo que no está en sus manos?
    Déjanos mirarte una vez más.
    Sé clemente con nuestra demencia
    y líbranos de la cordura.

    Dinos: ¿qué sopor es ése? ¿Qué ternura
    se resiste en tus labios?
    ¿Qué movimiento endereza tu cuerpo
    cuando se yergue el cuerpo que nosotros vemos?

    ¿Por qué sentimos este frío
    que a ti no te atenaza?
    ¿De qué lado está la muerte?
    ¿A quién ha fulminado?


    DE TI, DE MÍ

    No calcinan tu boca
    los magmas velocísimos
    de entrañas que, como apuesta
    del tiempo, apuran la angustia
    de la finitud.
    (Soy temporal, ansiedad de muerte
    -sólo una idea sin carne-,
    y me asola esta desértica
    sensación de mirarme
    al espejo y no ver nada ni a nadie.)

    En tu boca y en tu mente
    presumo un mineral sin nombre.
    Y mis nombres deambulan
    frenéticos, sin carne ni mineral
    en que obrar el prodigio de la invocación.

    Oh, te invoco mil veces,
    seas quien seas. Muéstrame
    por fin el rostro de la verdad,
    pues una galerna de desamor
    se está llevando mis velas.



    Los únicos días de la eternidad de A. Tello

    Anoche soñé que montaba un potro blanco y
    que galopaba por los andurriales periféricos de una
    ciudad que suponía abandonada.
    De Los días de la eternidad, de A. Tello


    (En la calle de Buenos Aires,
    junto a "Pescados Videla",
    la madrugada regentaba nuestra desolación
    y ordenaba el caos de la amargura
    que, sin saberlo, por el Atlántico
    avanzaba hacia nosotros.)

    Aire y nubes; miedo y angustia
    y una vaga idea de las Indias colonizadoras...
    Tal era tu bagaje
    cuando del Nuevo Mundo llegaste
    al mundo nuevo;
    fueras Antonio, o Rafael,
    o aquel Julián Tapia que siempre llegaba en el pasado,
    llegaste con la muerte en los talones
    -que era mucho entonces-,
    cuando la voluntad era privilegio de héroes
    o atributo de traidores
    y Cary Grant estaba a punto de morir gracias a Hitchcock.

    De golpe, inauguraste el mundo.
    Aquí estábamos los indígenas
    esperando que alguien nos dijera
    que estábamos en tierra.
    Viniste antonio -que es el nombre del hombre solo.
    Viniste antonio, sí,
    porque llegaste antonio,
    sin prisas,
    pues el tiempo no existía,
    a pesar de que todo era tiempo entonces.
    Llegaste con la muerte en los talones
    -esa muerte que sólo a los poetas acecha.
    Y vinimos a nacer en tu retina,
    mientras el tiempo, que todo lo cubría, era aún extranjero.

    La tez bruna, negro, no eras argentino
    aunque argentino fueras. Eras poeta, ¡qué desgracia!
    Te vimos antonio, Antonio;
    te vimos llegar, te vimos merodear por la conciencia
    de los que no piden espacio -ese lugar extraño-;
    te vimos llegar
    poniendo boca a la desesperación
    de quienes no sabíamos de qué desesperábamos.

    Y nos trajiste el argumento.
    Fuiste Homero, con tus dedos
    sonrosados por una aurora
    de esperanza
    que ahora nos parece arrogancia.
    Nos asignaste tus atributos de hombre
    para que, como personajes reales,
    viéramos tu ficción de hombre
    removido por el sueño a sangre del pasado.
    Y nosotros, Ulises o Aquiles de ti
    -porteador de la amargura-,
    nos empeñamos en la obra
    de tenerte siempre como padre,
    o tal vez como el viejo
    que nunca se despidió de ti
    porque toda la muerte estaba aún por vivirse.

    Ahora, ungidos de la sustancia del tiempo
    -de tu tiempo detenido en la eternidad-
    nosotros, los elegidos,
    queremos salir de ti, antoniotello,
    para disponer el silencio a tu manera,
    un silencio por donde galope el potro blanco
    entre hombres fabulosos
    que te recuerden que el mundo
    es nuevo, a pesar de todo.



    Poemas del libro El follador del puerto


    SILENCIO

    La palabra no rompe el silencio:

                                                   lo inaugura.

    LA MONTAÑA

    "Ni una montaña puede aguantar mi dolor"
    Alí Samin

    Los muertos se me parecen cada vez más
    (o al revés): ¡qué hartazgo de muerte!
    Pero también los neonatos se me parecen
    cada vez más (y no al revés):
    ¿y qué haré con tanta vida?

    YO no existe sin ellos: los que se van,
    los que llegan, los que esperan.
    NOSOTROS es lo que soy cuando respiro.
    Ellos y yo: NOSOTROS SUICIDA.

    Fumo contra todos; asesinan contra mí;
    su hambre me condena a la opulencia;
    mi mano dadivosa los pone en pie
    frente a la cámara que rueda su muerte.
    Ellos -los que mueren- soy yo.
    Ellos -los que matan- soy yo.
    Sólo la montaña no puede ser YO.
    YO existe pese a la montaña.
    NOSOTROS formamos la montaña,
    la que pesa cuando duele,
    la de la pina cuesta que oxigena desolación.
    NOSOTROS somos la montaña
    pese a que muele
    la desgracia de YO.

    No NOSOTROS, no YO.
    Ellos la carne; yo el sabor,
    el que sabe -el que se sabe, no.

    No. Ni los muertos se me parecen,
    porque ellos callan persistentemente,
    y yo lo hago sólo cuando la lluvia
    viene a soliviantarme.
    La lluvia -misil centuplicado-
    ordena e informa mi extraña muerte:
    ¡qué sed de no ser provoca la lluvia!
    Yo no quiero ser yo,
    sino tú, que me miras
    con cara de extranjero.
    Qué bueno ser TÚ, si fuera YO.
    Pero tú dices: ¡qué bueno que tú
    seas TÚ y no YO!

    "Ni una montaña puede aguantar mi dolor",
    dice el poeta del dolor.
    "Mi dolor es tan frágil y hertziano
    que en la cima de la montaña no puedo estar YO",
    dice el profeta del tecnicolor.

    Ulula la lluvia como un hombre en ciernes
    mientras se descorren los visillos de los ojos
    del niño que viene.


    JORNADA INTENSIVA

    Trabaja de 7 a 15
    y descansa para siempre
    cuando escribe.
    (Apunten en su diario:
    la muerte trabaja sin descanso.)
    A la 1, a las 2 y a las 24
    el poeta anota sin desmayo
    en su obituario el nombre de las cosas
    que terminan, el mundo que se pierde,
    su ruina.



    MIRANDO TUS OJOS

    No sé yo si pesan
    los astros que miran
    o si, caedizas, tus cuencas vuelven
    hacia fuera
    la luz tomada en un origen aséptico.



    SOBERBIA

    Contemplo el sol y el ritmo del cerezo
    que estremece sus ramas.
    Pere Gimferrer

    I

    Funde el sol. La materia deshiela.
    O no. ¿Es lo que es?


    II

    Funde el sol y el mar no arde.
    Líquida sombra de luz
    la vida invierte. Sal de vértigo
    no desciende. Pace silente
    el astro a un silencio centígrado.


    III

    Ni quema ni fenece.
    El sol aguanta con lo que muere.
    Magno homicidio neonato.
    La luz esconde lo que ofrece.
    Sólo el tiempo ofrece un pacto.





    .



older | 1 | .... | 330 | 331 | (Page 332) | 333 | 334 | .... | 364 | newer