Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Showcase


Channel Catalog


older | 1 | .... | 298 | 299 | (Page 300) | 301 | 302 | .... | 364 | newer

    0 0
  • 07/19/16--00:18: ALICIA DE LEÓN EPP [18.944]

  • Alicia De León Epp

    Poeta y educadora uruguaya reside en Delta,British Columbia, Canadá.

    En el año 2001 publicó el poemario  “Jornada Azul”.

    En el año 2006, se le otorgó el primer premio al mejor trabajo en el certamen internacional de Poesía y Cuento “Don Antonio M Hernández” (Uruguay).

    En el año 2009, se le otorgó mención de honor en el certamen internacional de Poesía y Cuento breve “Don Antonio M Hernández” (Uruguay).

    Miembro de los grupos en línea de poesía Tu Voz I, Tu Voz II y Tu Voz Lirica, ultimo del cual obtuvo el premio La Lira Oro 2014 y premio mensual “Alma del Campo”.

    Ha sido incluida en la Antología Nuestra Voz (2015)  y Nuestra Voz (2016).




    Algo

    Se abren las puertas del recinto rojo 
    y gimen las bisagras oxidadas 
    algo huye, se va, cruzando lágrimas 
    dejando sobre el alma  sus pisadas.
    Va escalando suspiros y silencios
    se trepa por recuerdos y emociones 
    se desplaza  y en su metamorfosis
    va perdiendo su piel de inhibiciones
    corre por la garganta entre los nudos
    ríe bajo la seda de un sonrojo
    asciende despertando los sentidos
    se asoma a la ventana de mis ojos.
    Más tarde  se desliza por mi brazo
    pulsa en mis venas con latidos de miel
    fluye de mis dedos, salta a mi pluma 
    y cae azul sobre el blanco papel.



    Alzeheimers

    Él la mira con ojos de enamorado
    y la ve joven, feliz y apasionada
    su negro pelo muy largo y ondulado
    su piel fragante, muy suave y sonrojada.

    Ella lo mira con ojos sin pasado
    y ve una imagen apenas delineada
    no reconoce el rostro del amado
    sólo ve sombras que no le dicen nada.

    Pero él la ama y su amor obstinado
    no la deja marcharse totalmente
    le basta oírla respirar a su lado.

    ¿Extrañarla? ¡OH si, constantemente!
    ¿Llorarla? ¡Si, claro  que la ha llorado!
    ¿Dejarla ir? Talvez; más lentamente.



    Campesina

    Se escucha en el sonido
    azul de la alborada
    un bostezo de niebla.
    Se despereza el campo
    entre mugidos
     Ella escucha el llamado
    impregnado de  la vida
    y con vida responde.
    La mañana la busca
    como anhelosa madre,
    su delantal repleto
    de recientes milagros
    y la encuentra inocente,
    llevando el rosado
    ósculo de la aurora
    en sus mejillas. Siente
    que el pastoril llamado
    se eleva de su pecho,
    de su piel, de su alma.
    Y aquel sonido azul
    dice su nombre.



    De Rebeldía y Perdón

    He discutido con el alfarero
    yo, la arcilla,
    en rebeldía deseché su esmero.

    “Yo he de formarme con mi propio empeño”
    dejé su mano
    e imprudente perseguí mi sueño.

    Más lejos de su  mano y de su rueda
    yo la arcilla
    fui tan sólo un puñado de greda.


    Pero greda que le pertenecía…
    tierno me recogió
    y con amor moldeó ésta vida mía.

    Fluyó la gracia de divino venero
    y yo la arcilla
    fui la obra maestra del alfarero.



    Dicen

    Dicen que es muy raro, que escucha al silencio
    y dicen que dice que el silencio le habla
    que la luna llena le cuenta secretos
    y que el cielo mismo se inclina y le canta.
    Dicen que en su huerto planta pensamientos
    porque le complace cosechar palabras
    y que sus desvelos son su tierra fértil
    y sus soledades son su roca alta.
    Dicen que el llanto de este mundo herido
    es el fuego amargo que arde en sus lágrimas
    que siente muy hondo las penas  de otros
    y que la injusticia le retuerce el alma.
    Dicen que es muy raro, que sobre sus labios
    caen los más claros matices del alba
    dicen que las musas  lo llaman poeta
    y dicen que dice que el silencio le habla…



    En Vano

    Se oyen en el silencio
    los pasos de un recuerdo
    la mente le dice al corazón
    ¡No escuches!
    En el santuario del pecho
    se cierran las ventanas
    y a las puertas
    le florecen candados
    la mente le dice al corazón
    ¡No le des paso!
    Y por momentos o años
    se mantienen,
     el pecho amurallado
    y el corazón inexpugnable.
    Hasta que desde adentro
    se levanta un poema
    y en el poema
     se escuchan claramente
     los pasos de un recuerdo.



    Imposibles

    Si yo pudiera abandonar mi piel
    como se deja un vestido viejo
    si pudiera evadirme  de la forma
    y ser tan sólo lo que llevo dentro
    si no arrastrara éstos pies de greda
    si no crecieran rosas en mi pecho
    si mis labios no fueran la fontana
    de donde emanan ígneos los anhelos
    ¿Cómo sería nuestro amor entonces?
    ¿Cómo sería éste mundo nuestro?
    Si yo pudiera abandonar mi nombre
    y dejarlo caer en el silencio
    ¿Cómo me llamarías en tus noches?
    ¿En tus susurros rojos y en tus versos?
    si no arrastrara estos pies de greda,
    si no crecieran rosas en mi pecho…



    Improbable Cita

    Encontrémonos
     en el guiño de una estrella
    en la esquina del viento
    en el beso del rocío
    en el rubor del pétalo.
    Encontrémonos
    en la espuma de las olas
    en la sonrisa del mar
    en el ala cargada de cielo
    en el misterio
    de un trino nocturno.
    Encontrémonos
    en una gota de tiempo
    en un minuto de lluvia 
    no en un lugar
    si no en un sentimiento.
    Encontrémonos
    y desandemos la vida
    hasta llegar al latido
    un instante antes del adiós.
    Encontrémonos
    a la orilla de una esperanza
    y al  amparo de la inocencia.



    La Absurda Razón

    No son las llamas negras
    que hasta mis pies se estiran
    ni son las rojas olas 
    que se rompen
    contra mis acantilados.
    Son más bien los gritos
     del silencio
    los rincones vacíos
    las horas devoradas
    por los roedores 
    de mis remordimientos.
    No son las mariposas
    que emergen de mis dedos
    ni son mis diálogos
    con la espalda del tiempo
    son más bien los besos deshojados
    sobre la ajena piel de la costumbre
    y éste ir y venir sobre la línea
    desde la incumbencia hasta lo adecuado.
    no son mis ojos abiertos a la nada
    que ven el lado reverso de éste mundo
    ni son los papeles estrujados
    que caen cual pétalos
    de una flor malograda.
    Es más bien éste encogerse de hombros
    éste vivir apático
    la absurda razón de mi locura,
    éste dejar que pase la tormenta
    sin mirar hacia el cielo
    éste resguardarme de la lluvia
    éste pálido  latido
    ésta carencia de mi
    es más bien esto
    la absurda razón
     de mi locura mi locura.



    Lienzos

    En el lienzo del tiempo
    pintamos nuestro amor en rojo
    un rojo sin disculpas
    un rojo escandaloso y atrevido
    con tonalidades de esperanza.
    En el lienzo del tiempo
    pintamos nuestro adiós en rojo
    un rojo sin excusas 
    y sin remordimientos
    con matices de nunca
    y trasfondos de siempre.
    En el lienzo del tiempo
    pintamos un recuerdo en rojo
    un rojo sin rencores
    con suaves pinceladas de nostalgia
    y con trazos extraños
    cómo si sobre el rojo
    hubieran caído lágrimas.



    Nosotros

    Tienen un matiz gris, pero no siempre,
    a veces se salpican con colores
    tienen audible voz pero no siempre,
    a veces  son completamente mudos.
    De cerca huelen como a piel ajena
    y de lejos huelen a indiferencia
    los miro sin verlos y si los veo
    velozmente se van hacia el olvido.
    A veces son cual sombras que se mueven
    paralelas a mí, pero no siempre
    hay circunstancias en las que me tocan
    con sus dedos sin huellas digitales.
    Creo que existen fuera del cuadrado
    de mi comodidad y mi altruismo
    de tiempo en tiempo me suscitan miedo
    y alzo entonces puños indignados.
    No se si tienen nombre o historia
    naufragan en el mar de mi apatía
    quiero ignorarlos pero no me dejan
    me llaman con sonidos casi humanos.
    Son los otros, los que son distintos
    los que detrás de mi perjuicio moran
    los que lloran un llanto como el mío
    y preguntan mis interrogaciones.
    Si ahora yo dejara de temerles
    y anchara mi cuadrado para incluirlos
    creería que su historia y que mi historia
    bien hondo, en la raíz, están ligadas,
    que su clamor emana de mi pecho
    y que las diferencias nos componen
    que no son ellos y yo, sino nosotros
    ya que del mismo barro fuimos hechos.



    Peligro

    Hay un acantilado
    un rincón tenebroso
    un ala de ceniza
    que oscurece mi cielo
    y una voz seductora
    que pronuncia mi nombre
    con acento de fuego.
    De mi costado débil
    se evaden los latidos
    mariposas infieles
    que se vuelven murciélagos
    y en mis ojos son negras
    las llamas infernales.
    Hay un acantilado
    bajo mi paso crédulo.



    Pero

    Me dormí en un lecho
     entre las nubes
    porque me dieron sueño 
    las nostalgias
    allí no se escuchaban
     los recuerdos
    ni llegaban los ecos
     de las lágrimas
    creí poder dormir 
    hasta el olvido
    pero mi alma es  sonámbula…
    Me perdí en una selva 
    inescrutable
    mi único equipaje
     era una máscara
    allí las sombras
     devoraron nombres
    y callaron suspiros
     y palabras
    no creí hallar 
     un paso de regreso
    pero es brújula mi alma.



    Quizás

    Hay rincones con sombras y ventanas cerradas
    y silencios colgados en la percha del tiempo
    hay fantasmas en rojo que habitan los altillos
    y bajo el gris del polvo hay desecados sueños.
    Hay paredes desnudas recostadas al frío
    y un hogar que ha olvidado las caricias del fuego
    y entre las telarañas  yace un mustio diamante
    un ideal exhausto y un corazón sin dueño.
    Si se mira de afuera la casa abandonada
    es un montón de lástima, un dolorido espectro,
    y entre iracundas zarzas, bajo salvaje grama
    se estira hacia su puerta la traza de un sendero.
    Quizás alguien la compre con monedas de vida 
    y empiece a restaurarla desde el lado de adentro
    “una gota de gracia, una herida al costado
    un eterno suspiro y un madero sangriento.”
    Quizás alguien redima los sueños y las sombras
    y erija de esas ruinas algo precioso y nuevo.



    Ser

    Ser el aliento 
    ser el latido
    de éste invierno
    tan raro y blanco
    sentir mis manos
    como dos suaves
     copos de nieve
    que giran
     en el parque despoblado.
    Ser la mirada
    que entre las lágrimas 
    acaricia el paisaje
    y ser el viento
    que helado y raudo
    atiza mis mejillas
    ser la rosa marchita
    que se adhiere al gajo
    marrón y obstinada
    ser el gris de todos
    sumergiéndose silencioso
    en la noche…
    Ser todo lo que comienza
    y termina en invierno 
    ser cualquier cosa
     pero no ser ésta
    solitaria extranjera que soy.



    Soy

    A mi me componen trazos otoñales
    Intensos dorados, marrones  y rojos
    Tiritan en mi alma desnudos rosales 
    y el gris de sus nieblas habita mis ojos.
    A mi me componen todos los inviernos
    con sus noches largas, sus tedios, sus  fríos
    y llevo en secretos lugares internos
    sus gélidas lluvias, sus  nidos vacíos.
    A mi me componen claras primaveras
    Soy la dulce aroma de tempranas fresas
    Se extienden mis sueños en verdes praderas
    Y mi piel se enciende en tibias promesas.
    A mi me componen todos los veranos
    soy cálida lluvia y soy sol quemante
    llevo mariposas vivas en mis manos
    y en mi pecho llevo sus flores fragantes.



    Suma

    Ella prefiere contar sus primaveras
    y de renacer a renacer las cuenta,
    renuevos más dorados, más  renuevos
    su suma ya ha pasado los cuarenta.
    Ella dice que son besos de luna
    las hebras plateadas en su pelo,
    y prefiere teñir de azul sus  días
    y pintar con poemas sus desvelos.
    Ella elije creer que las arrugas
    son las sonrisas de la piel madura
    que el amor no envejece, que los años
    hacen mucho mas obvia la ternura.
    Ella enamora al tiempo con su risa
    no cree ser muy sabia ni muy cuerda
    pero prefiere contar sus primaveras
    y anotar sus inviernos a la izquierda.
    Y aunque su suma excede los cuarenta.
    y ha vivido etapas dolorosas,
    ella se eleva en gracia y en su alma,
    baila un ángel de alas luminosas.








    .


    0 0
  • 07/19/16--00:37: TERESA GRAS [18.945]

  • Teresa Gras 

    (Madrid, 1994), estudia cuarto curso de Literatura General y Comparada en la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado en la revista argentina Por qué tiemblan y lleva el Tumblr The theoretical praxis. Escribe tanto prosa como poesía y actualmente no tiene ningún proyecto entre manos pero proyecta tenerlo en un futuro. Le encantan las castañas asadas y la literatura alemana.





    doy vueltas en la cama porque es lo políticamente correcto cuando no se puede dormir aunque en realidad no quiera coger el sueño
    hoy me gustaría tener dos fotografías de mi cuerpo en la misma postura y comparar la versión feliz y la delgada y ver cuál es más patética
    un cuerpo solo puede aguantarse a sí mismo y a veces también sus huesos le pesan
    a mi cuerpo le peso yo y el presente y la poesía
    sueño que tengo el cuerpo lleno de llagas autoculpables como la minoría de edad alemana y que ya nadie me quiere porque tengo abdominales
    sueño que el hospital se derrumba y en la puerta está llorando el chico que me gustaba en tercero de la eso aunque yo siempre pensé que él estaba enamorado de mí y por eso le ignoraba
    sueño que le abrazo porque en el sueño él está triste y yo tengo la capacidad de ser reconfortante
    sueño que lloramos juntos y eso me hace muy feliz porque nunca nadie ha llorado conmigo
    pero el cuerpo sigue pesando recordándome que el hospital está en llamas y que en medio del caos yo no estoy muerta
    y sigo despierta
    aunque todo arda.


    *


    Sobre la piel que me queda voy a dibujar tres círculos ovalados,
    voy a dejarlos sangrar sobre el lavadero como escurres siempre los ramos de flores antes de que estén amarillentas,
    sobre la piel que me has dejado intentaré construir un templo de leche y miel,
    porque de estos brazos ajados aún puede manar leche y miel,
    partiremos el pan endurecido y lo untaremos en leche y miel
    y luego volveremos a esta piel que nos hemos dejado,
    húmeda, flexible, tirante,
    hundiré los dedos entre los pliegues sobrantes de esta piel que aún nos queda
    dejaré una marca roja
    como cuando aprietas algo tan fuerte que la presa se convierte en parte inherente del que apresa.



    *



    No me arropa el agua tibia de esta bañera
    lloro en silencio pero son lágrimas robadas
    el agua no me sostiene y yo lloro porque estoy triste,
    lloro porque tengo los huesos rotos y desnudos,
    porque el agua me quema y esta bañera es un refugio del que no quiero salir
    (y fuera todos braman y me esperan).
    El agua no me sostiene y ni siquiera puedo vagar a la deriva en esta bañera de agua tibia,
    este agua me quema más que las lágrimas inútiles,
    este agua me empuja fuera de la jaula de la inocencia y yo me resisto,
    yo clamo Alejandra, Alejandra,
    ¿y cómo es posible no saber tanto?
    ¿y cómo sumergirse
    para siempre,
    Alejandra?
    Nadar en el agua tibia y olvidar como las almas que,
    felices,
    olvidan el camino de regreso,
    nadar y mojarse el cabello y alcanzar la orilla y tumbarse en la ribera como las almas que,
    felices,
    se bañan en el río del Leteo,
    como las almas felices, felices, felices,
    como las otras almas, felices.







    .



    0 0
  • 07/19/16--00:55: LARA PEIRÓ [18.946]

  • LARA PEIRÓ

    Lara Peiró (Valencia, España, 1994) es poeta y traductora literaria. Trabaja como redactora en la revista Le Miau Noir. Sus textos han aparecido en varias revistas digitales y portales web. Forma parte del proyecto Hot Babes, antología bilingüe de poetas jóvenes, editada por la Ojo de Pez. Autora del libro Poeta en Berlín (2016, Ed. el Viaje) . Suele publicar sus poemas en el blog http://larisadice.blogspot.de/. Vive en Berlín desde el 2014.




    madre-niña

    Tengo un cuerpo de niña.
    Tengo 21 años y tengo
    un cuerpo de niña.

    En mi boca
    sombras y lilas
    para escupir, 
    y en mis manos, pétalos
    marchitos de las primaveras que fui
    y no volveré a ser.

    Tengo un cuerpo
    cansado de tres partos,
    un cuerpo de niña
    que juega a ser madre
    sin saber qué es útero.

    La niña y sus rostros para cada día.
    Hoy triste, hoy feliz, hoy cansada.
    La niña tiene ojos de poesía.
    La niña es luz cantando nanas
    de cebollas y patatas.

    Cuando los niños duermen,
    sobre la mesa
    una sopa fría 
    para la madre niña.




    I.

    En el bosque de mi cuerpo habita un ciervo.
    Muere todas las noches para vivir cuando
    bebe de su reflejo, cuando abre los ojos
    y soy yo.

    Así sobrevivo al abrigo
    de las palabras que existen y no nacen.
    Hablo en todos los silencios
    de la mujer gigante que tiembla en mis labios.

    Atardecen nuestros días
    y mi única coraza
    es esta piel de cicatrices.

    Hoy regresa el invierno
    y llamo hogar al frío
    de todas las calles donde volví a nacer.



    November

    Vibra y despierto.
    La mañana no vibra
    Pero es gris y despierta.
    Ha pasado un minuto.
    Y ahora otro.
    Así me hago eco:
    Otro, otro, otro…
    El tiempo es un cabrón.
    Mi mente se despereza.
    No hay trabajo,
    Hay rutina
    de explotar
    En el cansancio
    Del dolor del Cuerpo.
    Son las 6:00 am
    Y estás cansada
    y estás llorando
    Porque del peso
    Explota la mente
    Porque está sola
    Porque estás sola
    Tú, poeta.
    Yo.
    Porque estoy sola
    Mirando la pared a oscuras
    donde rebota el eco de mi voz.
    Ha pasado un minuto
    y ahora otro,
    otro,
    otro…


    II.

    Quiero hundirme
    hasta llegar al vacío
    infinito de la nada.
    Compartir la caída
    de nuestro plural:
    tu cara y la mía
    en el frío asfalto,
    tu mano y la mía
    al querer levantarnos.

    Quiero hundirme en un abrazo más
    largo que la misma eternidad.
    Dormir en el jardín de tu pecho
    y que mi pelo sean flores amarillas.

    Respirar el aire que me des y que eso me sea suficiente.
    Hundirme, hundirme en esta maldita y estúpida distancia.



    Cueva y tierra

    He comprado una caja
    de cerillas usadas para
    iluminar la cueva
    de la indecencia.

    He comprado una caja
    de veinte cerillas usadas.
    Una,
    dos,
    tres
    y así hasta veinte
    ninguna se encendió al roce.

    Yo seguía a oscuras
    en una cueva
    y digo cueva porque toco tierra
    y porque la soledad es una ceguera,
    que a veces alivia
    y otras no.

    Hasta que mis manos
    y mi universo se encontraron
    y entonces nacieron
    mil soles dorados,
    mil soles esplendidos,
    mil veces yo proyectada
    en esta habitación.

    Entonces comprendí
    que la cueva nunca
    fue cueva que fue mi cara
    contra la tierra.

    La inocencia fusilada,
    la chica que se abre de piernas
    a la vida y se deje hacer el amor
    por esta absurda y virgen poesía.




    Arrels

    Estic lluny del meu arbre,
    perque el somni s’allunyava
    de la branca i jo volia per aquest
    una eternitat verda
    i aleshores saltarem junts
    i encara no hem tocat terra.



    polvo

    Me gustaría poner flores sobre tu cuerpo.
    Flores blancas en tu boca.
    Flores lilas en tus ojos.
    Enterrad los latidos que han dejado de querer.

    Callado y ciego
    te confieso que vivo enamorada de un golpe.
    El suelo me espera
    Me vuelves polvo.

    Tengo cinco lunas en el pecho
    y una cruz en tu nombre.
    No hay casa.
    No hay carretera.

    No había nada
    y lo hemos perdido todo.

    Me quiso y le quise.
    No es ansiedad.
    Es pánico.

    Buscábamos aire
    pero había polvo,
    en la cama,
    en las manos frías
    en la voz.

    Buscábamos aire.

    Me gustaría poner flores sobre tu cuerpo,
    y el último aliento de tu nombre
    en la piedra con la que tropiezas.



    Las ideas desnudas

    Podemos besarnos sin prisa,
    comernos las bocas,
    no por amor,
    sino por hambre.

    Podemos desnudarnos,
    entrar en tu cama que
    es el templo donde
    rezan nuestros cuerpos.

    Podemos tocarnos,
    frotarnos,
    burlarnos de los actores porno.

    Y todas,todas estas ideas desnudas
    bailan en mi cabeza
    a un ritmo suicida.



    Estroboscópico

    Cuando anoche miré el cielo
    vi que estaba del revés.
    Las estrellas se derretían formando
    ríos de luz estroboscópica
    y tú en medio eras isla.

    El parpadeo del instante improbable
    era una advertencia de tu peligro
    pero tu magnetismo incongruente
    atrajo dos polos negativos.

    Me pase toda la noche temblando en fantasía del roce tus dedos borrosos.

    Incluso conociendo tus peligros
    me enredas en tus canciones
    y los pies eligen
    caminos distintos
    queriendo llegar al hueco reservado de tu cama.

    Pero chico,
    yo no tengo invitación.
    Así que dame un anticipo
    antes de que seas polo positivo
    y la tierra vuelva a ser tierra
    y el cielo sea celestial.



    Tenía 21 años…

    Tenía veintiún años
    cuando en la levedad
    de los primaverales vientos
    se dejó admirad

    por el sonido de nacimientos
    de blancas margaritas,
    bipolares cielos decididos,
    ladridos de inmaculadas perras.

    Y se estrella en muros prefabricados
    de recuerdos de juventud
    que arden en el interior de la mente
    que también es alma.

    No la llaméis tonta
    que tenía sólo veintiún años
    y se sentía fuerte,
    pleno derecho de abandono,
    el baile del ignorante.

    Tenía veintiún años
    cuando la llamaron valiente
    por no temerle al tiempo,
    por seguir al pie de la letra un poema
    por querer hacer algo
    antes de volverse polvo.


    *


    Me he roto de risa y no me entiendes. 
    No creo en el cuerpo y no me entiendes. 
    Me veo pájaro pero dices que canto poco y callo mucho.
    Me veo pájaro y no me entiendes. 

    No quiero ser todo lo que pueda ser. Quiero ser todo lo que quiera ser. 

    Un gato que ladra de placer en la bañera de algun hotel
    o un pez con alas para nadar mejor.

    Estoy rota de risa y dejando marca.
    Pero tú...Tú no me entiendes.



    Hablemos de Berlín...

    En el bosque de mi cuerpo habita un ciervo.
    Muere todas las noches para vivir cuando 
    bebe de su reflejo, cuando abre los ojos
    y soy yo.

     Así sobrevivo al abrigo
    de las palabras que existen y no nacen.
    Hablo en todos los silencios
    de la mujer gigante que tiembla en mis labios.

     Atardecen nuestros días
    y mi única coraza
    es esta piel de cicatrices.

     Hoy regresa el invierno 
    y llamo hogar al frío
    de todas las calles donde volví a nacer.




    Los días no vividos

    El tiempo es un animal lento,
    un perezoso colgado a mi espalda.

     Me clava sus garras y la herida duele y arde.

     Pero es un ardor agradable, 
     confieso que es un dolor que amo y ansío.

    La espera de verte 
     de volver a verte

     a recordarte 
     a ti, a tu voz...

     Verte y ver que ha cambiado todo,
     que cada día no vivido ha sido imaginado
     y ha existido
     y joder ha vivido,
     de una manera que nadie entiende.

    Vida de aeropuertos, de tardes hablando
     a la pantalla de un ordenador.
     (hoy sólo media hora pero skype dice que llevamos dos).

    Puto tiempo mentiroso:
     sí que sabes correr cuando te interesa.

    Te imagino,
    nos imagino
     en ciudades donde no hemos estado,
     en momentos que no hemos vivido,
     en esos días,
     días no vividos.

     Recuerdas aquella tarde cuando nos perdimos por las Ramblas?

    No, por supuesto que no. 

     Anoche volvía a vivir con ojos cerrados,
     anoche cuando llamé al insomnio por tu nombre.

     Confundo el ser y no ser

    Tiempo
     días eternos
     duele
     duelen
     dueles

     Me gusta el dolor de esta espera, de abrazarte y notar en tu espalda la misma herida que llevo en la mía.
     Me gusta la herida de la espera, nuestra herida de querer volver a vernos.






    LOS DÍAS NO VIVIDOS, de Lara Peiró (reseña)

    -- una reseña de Tive Martínez, 2016

    "Los días no vividos" concentra, en sus 17 poemas de poeta de poco más de 20 años, todo una experiencia que abarca del big bang del nacimiento a la supernova final. 

    Recorre el poemario un aviso de explosión, retenida por la concisión de sus versos, y expresada en repetidos contrastes. Tensión entre movimientos contrarios, entre vivir con todas las consecuencias y no vivir por miedo a que duela.

    Sus imágenes tienen siempre un sentido literal y otro rico en significados. Así, la caída, la mayor de las tragedias de la infancia, es lo contrario del triunfo -y consigue aplausos crueles que se niegan al que no cae- pero también símbolo de rebeldía: caer, sangrar, limpiarse la herida, y alzarse con orgullo.

    La familia despliega todo tipo de protecciones, como ese mullido y abarrotado sofá desde el que se asiste al triunfo ajeno por televisión, personificado en la figura hiper masculina de un motorista.

    Por eso, la reina de las rebeldías es la caída, la gran liberación. Relacionada además con la pérdida de la inocencia: "Hija, no juegues con los chicos porque te harán daño y llorarás". Pero ya es tarde para no saltar. La poeta se asume como mujer manchada de sangre y tierra.

    Solo la desalentadora previsión de que, con el tiempo, se llegue a formar un nido propio entre algodones -para amortiguar el amor- le hace dudar, por un instante, de la altura de su vuelo.

    "Los días no vividos" ha sido publicado por Ediciones en Huida, 2016.






    .

    0 0
  • 07/19/16--01:18: JULIET ESCORIA [18.947]

  • Juliet Escoria

    Juliet Escoria es una escritora estadounidense. Nació en Australia, creció en San Diego, y en la actualidad vive en West Virginia con su marido, el escritor Scott McClanahan. 

    Publicó una colección de cuentos con el acompañamiento de vídeos titulado Black Cloud (2014). Black Cloud recibió críticas positivas en Flavorwire, Revista Bullet y el Volumen 1 de Brooklyn. Fue mencionado en las listas de los mejores libros de 2014 a The Fader, Salon y Flavorwire.

    El trabajo de Escoria ha aparecido en publicaciones tales como Electric Literature, Hobart, VICE The Believer and Guernica .. Escoria tiene un MFA en Escritura ficción en el Brooklyn College.

    Bibliografía 

    Black Cloud (2014, Civil Coping Mechanisms)
    Witch Babies (2015, Holler Presents)
    Witch Hunt (2016, Lazy Fascist)



    EN EL SOLAR EN OBRAS DETRÁS DE CASA

    Si quieres hacer una carretera
    tienes que talar algún árbol,
    prender fuego a algunas matas.
    Mira cómo corren esos conejos,
    abandonando su hogar y a sus bebés.
    Sí, por eso es bueno
    ser un ser humano.




    COMERCIO DE PIELES

    La otra noche soñé que era un oso.
    Me había cazado a mí misma tras
    pasar varios días siguiendo mi rastro.
    Cogí un cuchillo y rebané mi pescuezo de oso,
    liberando una cortina de rica sangre de oso antes
    de enderezar el cuchillo para rajarme hasta abajo,
    la suave piel de mi vientre de oso.
    Mi entrañas se derramaron
    con los más bonitos tonos de púrpura y rojo
    Las recogí despacio,
    pesadas como joyas en mis manos de oso.
    Te hice entrega de ellas.
    Te las regalé como si fueran un collar
    que te pusiste y
    te quedaba precioso combinado con tus ojos.




    ANIMALES EN INVIERNO

    Mi primer invierno en un lugar frío y
    que haya animales vivos parece imposible
    porque para mí hibernación quería decir
    hacer un agujero en algún lugar y echarse a dormir
    un buen rato
    lo que, en lenguaje humano, se dice
    mandarlo todo al carajo.

    Al final descubrí que significa que el corazón
    late la mitad de rápido y
    la temperatura del cuerpo
    desciende cercana al nivel de congelación.
    Venas frías, corazón lento —
    un modo de supervivencia.




    LA RUTA PINTORESCA

    Íbamos por un atajo camino de la oficina de correos
    conduciendo por el callejón
    detrás de Lowes y el Wallmart donde
    los trabajadores fuman a escondidas.
    Acababa de llover
    y todo resplandecía.

    Había un descampado, con vallas pero
    sin nada que proteger
    excepto unos centenares de cuervos.
    Pregunté por qué estaban allí esos pájaros
    y él me dijo que eso es lo que hacen los cuervos:
    reunirse en descampados.

    Pero entonces me fijé un poco más
    y vi que había un perro muerto,
    creo que era el mismo que vimos suelto
    detrás de casa, el que yo quería
    atrapar para que no se helara aquel invierno.
    En cualquier caso, estaba muerto.

    La tripa hinchada, las patas tiesas,
    apuntando en rigor mortis.
    Los cuervos se lo estaban comiendo,
    haciendo mucho ruido y graznando.
    Por eso estaban allí:
    atracón de perro.


    -- Los poemas pertenecen a la serie Nature Poems Are Boring, que forma parte del nuevo libro de Juliet Escoria, "Witch Hunt" (2016, Lazy Fascist Press)

    http://julietescoria.com/

    -- Traducción de Tive Martínez, 2016
    http://paradojasdelconserje.blogspot.com.es/


    Querido Colin

        Pasé junto a ti cada noche durante un mes, pero creo que no aprendí nada de lo que te importaba. Afirmaste algunas veces haber pasado el día haciendo música, no de la real, sino usando una computadora. Cada vez que pedí oírla, decías que no estaba preparada.

        Sólo comías comida preparada por otras personas. Lo único en tu nevera eran sobras de comida para llevar, cerveza y helados veganos. Afirmaste que te preocupas por tu salud, por eso el veganismo, pero nunca te vi sin un cigarrillo. Una vez me dijiste que nunca habías estado enamorado, pero hablaste con tanto cariño de tu ex que era difícil de creer.

        Decidí ir lejos en el verano. Cuando volví el vacío se había ido, lo que significaba que habías sobrevivido a tu propósito. Fui a tu apartamento de todos modos. Dijiste haber tenido otras relaciones mientras estuve fuera, pero tu historial del navegador mostró demasiado porno para esto, incluso para ti. Nunca tuve la oportunidad de oírte hablar una palabra honesta. Me pregunto si es algo que sepas cómo hacer. 

        *Juliet Escoria, fragmento perteneciente a su obra ‘Witch hunt’ que será publicada en el mes de mayo por Lazy Fascist Press. Traducción de Didier Andrés Castro y A.Z. Phadrig

    An excerpt of Witch Hunt en español



    DEAR PATRICK

    I’m not sorry for forgetting your address or your phone number, but I must admit I do have some regrets about the loss of your face. When I think of you there is nothing anymore, just static.

    So I don’t remember what you looked like the day you took me down to the beach, how your voice sounded, what you said. I do remember there was no one around and your hands were hot and sticky. I remember how it seemed like something bad would happen later and it did. I never meant for it to escalate that way, I just wanted you to stop yelling. I was picking glass shards out of the carpeting of my car for weeks.



    DEAR COLIN

    I spent nearly every night with you for a month, but I don’t think I ever learned what you cared about. Sometimes you claimed to have spent the day making music, not the real kind but by using a computer. Whenever I asked to hear, you said it wasn’t ready.

    The only food you ever ate was that prepared by other people. The only thing in your fridge was take-out leftovers, beer, and vegan ice cream. You claimed to care about health, hence the veganism, but I never saw you without a cigarette. You told me once you’d never been in love but spoke so fondly of an ex it was hard to believe you.

    I decided to go away for the summer. When I came back the emptiness had gone which meant you’d outlived your purpose. I went over to your apartment anyway. You alluded to having had other relationships while I was gone, but your browser history showed too much porn for that, even for you. I never got the chance to hear you speak an honest word. I wonder if that’s even something you know how to do.



    DEAR JOHN

    I tried to not judge your drinking but it was hard sometimes. I’d come over and the sun wouldn’t even be down and you’d be slurring your words already. By the time I’d had a few, you’d be blacked out, belligerent, yelling about something or another for no reason.

    You had so much anger toward your mother. I guess you didn’t like the fact that she’d succumbed to cancer, and maybe because your brother hung himself shortly after. You blamed her death for his, which seemed really unfair. You only ever spoke of it when you were drunk so I never understood the logic, or if there was any.

    I laughed at you when you ended it, not because of the end but because of your reason: I drank too much.  But your next girlfriend was that sweet girl with the high-pitched voice and the love for Jesus. I guess you wanted someone to save you. I will be the first to admit— that was never one of my strengths.

    This is an excerpt from the collection Witch Hunt. Buy it here.





    TWO POEMS BY JULIET ESCORIA
    FLAME WAR

    Everyone is talking about witch hunts
    like they’re a bad thing
    but I think
    it could be fun.
    If they had some
    maybe I could finally know
    how other people looked at me.
    Like if they thought I was scary.
    Because if it were my choice
    I would totally burn myself.
    Getting tied up on a pole seems sexy
    and as I burned
    I could pretend
    I was offering myself
    up to God.



    CONTEMPORARY GUILT

    when i went home
    the first time
    after going off to get married
    my mother begged me: please don’t have a baby.

    here were her reasons:
         1) it would have problems
         2) i have problems
         3) my husband has problems
         4) all the problems would be parts of a real disaster and she wouldn’t be able to deal
    so essentially she’d have to disown me

    predictably, i got mad and
    stormed off to what used to be my bedroom.

    which is the place where
    i tried to
    kill myself
    four times
    half a lifetime before.

    in the morning, she apologized
    – kind of –
    asking if i understood what she meant
    that she was speaking
    out of love but also fear.
    she told me there were things
    she never told me
    because she had to pretend to be strong.
    i think that was when i was supposed to ask
    about the things i never knew
    but i failed to.

    a few days later, i asked her when she knew
    that i’d turn out “okay”—
    eighteen, twenty-two, twenty-five?
    but she was honest
    and said it didn’t come until i was
    living in new york,
    two years sober.
    that she used to watch the wine bottles pile up
    my skin yellow
    teeth darken
    and that smell.

    i guess that’s a long time to be
    worried
    that your daughter is going
    to die.

    Juliet Escoria is the author of Black Cloud (CCM 2014). 





    .

    0 0
  • 07/19/16--02:26: HERA LINDSAY BIRD [18.948]

  • HERA LINDSAY BIRD

    Nació en Thames, Nueva Zelanda en 1987.
    Actualmente vive en Wellington. Fue ganadora en 2009 de the Story! Inc. Prize for Poetry and the Maurice Gee Prize in Children's Writing.




    KEATS ESTÁ MUERTO ASÍ QUE FÓLLAME POR DETRÁS

    Keats está muerto así que fóllame por detrás
    Despacio y con propósitos carnales
    En una tarde oscura en pleno invierno
    Mientras los niños vuelven a casa de la escuela
    Quítame las medias con los dientes
    Coleridge está muerto y Auden también
    De la risa y bien abrigados
    Shelley murió en el mar y su corazón no arderá
    & Wordsworth ..........................................................
    Nunca hallaron su cuerpo 
    Su viuda loca de pena, dejándose las uñas en un campo vacío
    Byron, Whitman, nuestro perro aplastado por la puerta del garaje
    Hazme un dedo despacio
    En el paisaje nevado de tu infancia
    Nuestros muertos flotando por debajo de la superficie de la tierra
    Clávamela como a una profesora sustituta
    & lléname el depósito de flechas estremecidas
    Oh vulnerabilidad emocional
    Canción folclórica bosnia, pájaros en la chimenea
    Dime lo que te gusta cuando creas que no escucho
    Wallace Stevens, su madre lo llama a cenar
    Pero no acudirá, está muerto también, murió hace sesenta años
    Y a nadie le importó en su funeral
    La vida es real
    Y los días cansan como el estampado de leopardo
    Cómeme el coño por detrás
    Bill Manhire tampoco volverá a ser joven

    -- poema de Hera Lindsay Bird (Thame, New Zealand - 1987)

    http://thespinoff.co.nz/featured/11-07-2016/the-monday-extract-keats-is-dead-so-fuck-me-from-behind-by-hera-lind

    -- traducción de urgencia de Tive Martínez 




    Keats is Dead so Fuck me From Behind

    Keats is dead so fuck me from behind
    Slowly and with carnal purpose
    Some black midwinter afternoon
    While all the children are walking home from school
    Peel my stockings down with your teeth
    Coleridge is dead and Auden too
    Of laughing in an overcoat
    Shelley died at sea and his heart wouldn't burn
    & Wordsworth……………………………………………..
    They never found his body
    His widow mad with grief, hammering nails into an empty meadow
    Byron, Whitman, our dog crushed by the garage door
    Finger me slowly
    In the snowscape of your childhood
    Our dead floating just below the surface of the earth
    Bend me over like a substitute teacher
    & pump me full of shivering arrows
    O emotional vulnerability
    Bosnian folk-song, birds in the chimney
    Tell me what you love when you think I'm not listening
    Wallace Stevens's mother is calling him in for dinner
    But he's not coming, he's dead too, he died sixty years ago
    And nobody cared at his funeral
    Life is real
    And the days burn off like leopard print
    Nobody, not even the dead can tell me what to do
    Eat my pussy from behind
    Bill Manhire's not getting any younger



    Monica

    Monica
    Monica
    Monica
    Monica Geller off popular sitcom F.R.I.E.N.D.S
    Is one of the worst characters in the history of television
    She makes me want to wash my hands with hand sanitizer
    She makes me want to stand in an abandoned Ukrainian parking lot
    And scream her name at a bunch of dead crows
    Nobody liked her, except for Chandler
    He married her, and that brings me to my second point
    What kind of a name for a show was F.R.I.E.N.D.S
    When two of them were related
    And the rest of them just fucked for ten seasons?
    Maybe their fucking was secondary to their friendship
    Or they all had enough emotional equilibrium
    To be able to maintain a constant state of mutual-respect
    Despite the fucking
    Or conspicuous nonfucking
    That was occurring in their lives
    But I have to say
    It just doesn’t seem emotionally realistic
    Especially considering that
    They were not the most self-aware of people
    And to be able to maintain a friendship
    Through the various complications of heterosexual monogamy
    Is enormously difficult
    Especially when you take into consideration
    What cunts they all were

    I fell in love with a friend once
    And we liked to congratulate each other what good friends we were
    And how it was great that we could be such good friends, and still fuck
    Until we stopped fucking
    And then we weren’t such good friends anymore

    I had a dream the other night
    About this friend, and how we were walking
    Through sunlight, many years ago
    Dragged up from the vaults, like
    Old military propaganda
    You know the kind; young women leaving a factory
    Arm in arm, while their fiancées
    Are being handsomely shot to death in Prague
    And even though this friend doesn’t love me anymore
    And I don’t love them
    At least, not in a romantic sense
    The memory of what it had been like not to want
    To strap concrete blocks to my head
    And drown myself in a public fountain rather than spend another day
    With them not talking to me
    Came back, and I remembered the world
    For a moment, as it had been
    When we had just met, and love seemed possible
    And neither of us resented the other one
    And it made me sad
    Not just because things ended badly
    But more broadly
    Because my sadness had less to do with the emotional specifics of that situation
    And more to do with the transitory nature of romantic love
    Which is becoming relevant to me once again
    Because I just met someone new
    And this dream reminded me
    That, although I believe that there are ways that love can endure
    It’s just that statistically, or
    Based on personal experience
    It’s unlikely that things are going to go well for long
    There is such a narrow window
    For happiness in this life
    And if the past is anything to go by
    Everything is about to go slowly but inevitably wrong
    In a non-confrontational, but ultimately disappointing way

    Monica
    Monica
    Monica
    Monica
    Monica Geller from popular sitcom F.R.I.E.N.D.S
    Was the favourite character of the Uber driver
    Who drove me home the other day
    And is the main reason for this poem
    Because I remember thinking Monica???
    Maybe he doesn’t remember who she is
    Because when I asked him specifically
    Which character he liked best off F.R.I.E.N.D.S
    He said ‘the woman’
    And when I listed their names for him
    Phoebe, Rachel and Monica
    He said Monica
    But he said it with a kind of question mark at the end
    Like……. Monica?
    Which led me to believe
    Either, he was ashamed of liking her
    Or he didn’t know who he was talking about
    And had got her confused with one of the other
    Less objectively terrible characters.
    I think the driver meant to say Phoebe
    Because Phoebe is everyone’s favourite
    She once stabbed a police officer
    She once gave birth to her brother’s triplets
    She doesn’t give a shit what anyone thinks about her
    Monica gives a shit what everyone thinks about her
    Monica’s parents didn’t treat her very well
    And that’s probably where a lot of her underlying insecurities come from
    That have since manifested themselves in controlling
    And manipulative behaviour
    It’s not that I think Monica is unredeemable
    I can recognize that her personality has been shaped
    By a desire to succeed
    And that even when she did succeed, it was never enough
    Particularly for her mother, who made her feel like her dreams were stupid
    And a waste of time
    And that kind of constant belittlement can do fucked up things to a person
    So maybe, getting really upset when people don’t use coasters
    Is an understandable, or at least comparatively sane response
    To the psychic baggage
    Of your parents never having believed in you
    Often I look at the world
    And I am dumbfounded that anyone can function at all
    Given the kind of violence that
    So many people have inherited from the past
    But that’s still no excuse to throw
    A dinner plate at your friends, during a quiet game of Pictionary
    And even if that was an isolated incident
    And she was able to move on from it
    It still doesn’t make me want to watch her on TV
    I am falling in love and I don’t know what to do about it
    Throw me in a haunted wheelbarrow and set me on fire
    And don’t even get me started on Ross





    Hooting

    This night 
    take off your furious jacket. 
    You new in the river and me new in the river beside you. 
    Your body is lacquered and cold. My head is raw with it.

    You found a spider in your hand. You held it like an almond. 
    I found your wild eyelid between my fingers 
    and kind of got the feel of it. 
    We walk back towards your parent's house 
    the roses are smashing into each other. 
    Tell me what you are afraid of.

    *

    Your mattress is numb with flowers 
    your gliding thigh 
    the lung of your thigh 
    when you kiss me your mouth is boneless 
    but hey, lets relax.

    I pressed my face up against 
    your red owl heart 
    your yellow owl heart. 
    You were hooting.

    *

    Inside your window the moon is halved 
    antique crows 
    the dark fire of bees

    If I could come back to this time 
    I would come back to this time 
    I kind of got the feel of it.









    .

    0 0
  • 07/19/16--07:01: SEAN BONNEY [18.949]

  • Sean Bonney 

    (Brighton, Inglaterra  1969).

    Libros 

    Letters Against the Firmament, Enitharmon Press, 2015
    Four Letters, Four Comments, Punch Press, 2012
    Happiness (Poems After Rimbaud), Unkant, 2011
    The Commons, Opened, 2011
    For the Administration, Crater Press, 2010
    5 After Rimbaud, Grasp Press, 2010
    Document - Poems, Diagrams, Manifestos, Barque Press , 2008
    Baudelaire in English, Veer Books, 2007
    Blade Pitch Control Unit, Salt Publishing, 2005
    Poisons, Their Antidotes, West House Books, 2003
    Notes on Heresy, Writers Forum, 2002



    Presentamos, en una entrega del dossier de poesía británica, preparado por Luis David Palacios, algunos textos del poeta inglés Sean Bonney (Brighton, 1969). Su trabajo que refleja la situación política contemporánea, la crudeza de la guerra y los padecimientos de los refugiados. Recoge la voz de las calles y de los guetos y de aquellos que han sido despojados de todo. Es editor del sello Yt Communication.

     http://circulodepoesia.com/2016/07/poesia-britanica-sean-bonney/



    Poemas después de Katerina Gogou

    (fragmento)

    *

    Benzodiacepina. Dame la receta
    y seré tú. pretenderé ser tú
    y si no puedo, bueno, te contaré sobre tus barreras
    la interpretación del crack, adivinación etc.
    probablemente no quieras saber. dame el papel
    está bien nunca recordaré nada.
    mañana dirás cosas que habré dicho la semana pasada.
    muy bien. conozco los explosivos. conozco la magia y las dialécticas.
    sólo escribe la puta receta ok.
    tengo conversaciones con los muertos


    *

    vamos a beber con el desempleado
    con el sol y el silencio
    con todo el polvo en el sol y el silencio
    y sol y coñac y polvo
    y cigarros y sol
    no, no hablemos sobre nuestra salud hoy
    pastillas y tragos y mocos
    no te preocupes
    me siento calmado
    hay clavos hay cabellos hay años
    sucio
    las pastillas son geniales. la fiesta, tú sabes a la que me refiero
    imposible decir quién es policía estos días
    música
    la mierda del coñac
    no, no he oído nada por mucho tiempo
    sabes, estoy pensando que tal vez quiera, tú entiendes
    hay una habitación arriba
    quiero verte sin tus pantalones
    siento curiosidad por tu verga
    música, por dios
    toma el solo
    “they took a stick and beat me”
    coñac
    música
    silencio
    te retiras tu navaja comienza a cortar
    La mafia Bonnot estuvo aquí.


    *

    Hay cuatro puntos cardinales.
    El primero es el cielo, es donde nos han enterrado.
    El segundo, la tierra. Ahí nos cuestionan. Está muy silencioso.
    Los otros dos puntos fueron retirados recientemente de servicio.
    No se ofrecieron explicaciones


    *

    Un día saldré de las casas
    lo hice ayer
    sin pensamientos para nada
    una pequeña hebra de mi padre
    una pequeña pieza del mar
    nadie puede quitármelos
    la ciudad que jodieron como a un amigo muerto
    tantos amigos muertos
    un día saldré de las casas
    derecho hacia el polvo y las flamas
    lo hice ayer
    ustedes bastardos fascistas
    ustedes cerdos bastardos
    estandartes rojos barricadas estandartes negros
    una nueva ciudad un nuevo tipo de sol
    un día saldré de las casas
    y escucha necesito decirte
    no pienses estoy asustado cuando te digo
    me tienen. no lo hagas. me tienen.
    reinventar el tiempo. reinventar la violencia. después
    escucha, ve hacia esos bastardos como las furias.
    sólo entonces desaparecerás
    sólo entonces aprenderás la magia
    una minúscula fibra de la infancia y el océano
    un día saldré de las casas
    un desconocido lenguaje de harapos y sueños
    y la soledad, la desaparición
    oh dios la soledad. quiero decir
    qué crees que soy
    algún tipo de policía de mierda



    *

    la soledad no se reúne para comer en Selfridges
    ni hace paseos abstractos y satisfechos hacia V&A, por ejemplo
    no entiende a Beethoven
    o incluso a The Beatles, por eso
    nunca se pone nostálgica por los recuerdos de su madre
    sus listones sus sombreros de paja su oh morfina clasemediera
    la soledad no es blanca
    la soledad está a la venta. la soledad limpiará tu baño con su puta lengua
    oh dios estoy insultando de nuevo.
    la soledad aparece ahogada en las primeras planas como un refugiado pornográfico de tres años de edad
    la soledad hace fila políticamente por una bota en la cara por huevos negros y jamón envenenado
    la soledad gatea por el desierto su boca llena de sal y arena
    está marcada en pulgadas como el ganado y las propiedades
    humillación dolor humillación dolor
    es risueña y muy silenciosa
    la soledad se arrastra por el océano su boca llena de arena y vidrio
    la soledad sabe tu contraseña
    humillación dolor humillación dolor
    destruye propiedad privada. sabe que toda tu música es prisión.
    sabe que todos tus lenguajes son prisión. todos tus segundos son prisión
    conoce las armas occidentales.
    conoce los océanos europeos y las ropas ensangrentadas y la puta mierda.
    la soledad está gritando está quebrando tus ventanas con botas y cadenas
    la soledad baila descalza sobre las mesas de los bares donde te odian te odian
    sostiene en sus amoratadas manos en ruinas un hacha afilada
    está colgando sobre tu cabeza
    arremolinándose sobre tu cabeza
    está sola está sola y la soledad es poder está afilada y cubierta de sangre
    está girando está girando



    *

    algunas veces cuando la puerta se abre me aterro
    estás de blanco tu cara es blanca
    abres a la fuerza mi mano y colocas monedas
    nunca me muevo nunca cada mañana
    sabes exactamente dónde encontrarme
    ha pasado mucho tiempo mis uñas están mugrosas
    están largas y afiladas asusto a mis amigos
    no tengo imaginación
    las monedas en mi mano me asustan
    todos los días cocino papas
    todos los días me llaman por mi nombre y me aterra
    sé que desean que traicione a alguien
    mantengo sus voces cerca de mi cara
    sé que cambian mis palabras
    estoy asustado por las voces porque las voces mienten
    ellas me dijeron que te disparara en las piernas
    sé que ellos nunca disparan en las piernas
    disparan en la cabeza
    extraen la mente
    sólo mantengámonos juntos, amor. sigue andando

    Alguien ha tomado nuestras navajas. Vamos hacia abajo como el sol. Lugar de nacimiento. Desconocido. Han destrozado nuestros slogans. Color de ojos. Desconocido. Vamos hacia abajo como el granizo y la lluvia. Año de nacimiento. Puta madre. La próxima vez nos disparan, rechazaremos morir. Está lloviendo de nuevo. Dame un cigarro.


    *

    Por favor no llores. El tiempo vendrá.
    Ten eso en mente. Recuerda.
    No me mires. No llores.
    Estamos reuniendo las piezas.
    No habrá puertas cerradas.
    No oficiales, no asesinos, no esclavos.
    Hablaremos algunas veces en colores,
    en notas musicales. Sin contraseñas,
    sin códigos secretos. Pero recuerda,
    en serio, conserva una pastilla en tu boca.
    Mantenla ahí, estás palabras ahí:
    soledad, beneficios, humillación, suicidio.
    Ese es el diccionario de la historia.
    Cuando nos disparen, dispara de regreso.
    No puedo mentir. Las cosas se pondrán más difíciles,
    pero mantenla ahí. A pesar de nuestra violencia,
    nuestras adicciones. Toda esta tierra ardiendo.



    *

    música, no hablo de eso
    mis ojos. de verdad. dónde están mis ojos
    todos los días hay algo que rechazar
    no gritaré cuando muera
    Marx Lenin Trotsky Luxemburg
    La Masacre de Kronsradt y los sueños de Sísifo
    hay flores hay colores
    revólveres y bombas caseras
    me estoy volviendo loco, por qué tú no
    mis sueños mis amigos sueños
    todos estos sueños son el mismo sueño
    repetidos fracasos llantos sin fin
    vomitando espíritus odio
    cada mañana debo disculparme por algo
    coca, raki, heroína
    esto es medida
    tú y yo
    arriba y abajo
    entendemos todo, aquellos estúpidos bastardos
    propiedad privada recién casados dinero
    recién casados dinero prisión terror
    nos han escupido
    viejos compañeros están muriendo cada día
    los ojos de los niños se vuelven más grandes y más grandes
    policías antimotines, UKBA, nuevos cristales, la frontera
    hay una falsa simetría que nos separa
    no vamos a sonreír
    si no firmamos el papel
    ellos no serán capaces de actuar en su decisión
    cae la noche
    el comité central, violadores apologistas, maoístas
    la noche cae

    ellos quieren si tengo televisión
    la noche cae
    sigo tratando de mantenerme entero
    no firmaré
    largo como el internacional 204

    y recogemos pequeñas piezas. de resistencia etc.
    no me hables de fragmentación. está
    lloviendo. habla acerca de la lluvia. Durruti sabía bien
    transubstanciación. lluvia. metálica ardiente lluvia
    lluvia roja. palancas. la escala de Richter es
    un calendario. huesos apilados como lluvia bajo la tierra.



    *

    40 grados a la sombra. 40 debajo.
    Nadie nació nunca aquí.
    Fascistas y organizaciones caritativas
    han hecho un acuerdo. Han comprado la ciudad.
    Han vertido aceite sobre nosotros.
    Hablan sobre ratas. Y casas. Los contratistas
    Y los policías, por su puesto
    como voyeurs
    que se pudran. Hablan acerca de las casas.
    Están entrando en las casas
    Te han atado a la cama con tus piernas y cara.
    Así es como cobran la renta. Como nos desalojan.
    Cambian nuestros nombres. Nos eligen. Vierten aceite sobre nosotros.
    Los nombres de las calles. Nuestros nombres. Queman nuestros nombres.
    40 a la sombra. 40 debajo. Nuestras bocas están hinchadas.
    Nadie nació nunca aquí.
    Una roca. Debajo de ella, ese mentiroso, el sol.




    Benzodiazepine. Give me the prescription
    and I will be you. I’ll pretend to be you
    and if i cannot, well, I’ll tell you about your walls
    the interpretation of the cracks, divination etc
    you probably don’t wanna know. give me the paper
    its fine I’ll never remember a thing.
    you’ll say things tomorrow I’ll have said them last week.
    just right. I know explosives. magic I know and dialectics.
    just write the fucking prescription ok.
    I have conversations with the dead


    *

    let’s drink with the unemployed
    with all sun and silence
    with all dust in the sun and silence
    and sun and cognac and dust
    and cigarettes and sun
    no, lets not go on about our health today
    pills and drink and snot
    don’ worry
    I feel very calm
    there are nails there is hair there are years
    dirty
    the pills are great. the party, you know which one I mean
    impossible to tell whose a cop these days
    music
    the cognacs shit
    no, I haven’t heard anything for quite some time
    you know I’n thinking I might want to, you know
    there’s a room upstairs
    I want to see you without your pants
    kind of curious about your dick
    music, for chrissake
    you take a solo
    “they took a stick and beat me”
    cognac
    music
    silence
    you pullout your switchblade start slashing
    The Bonnot Gang were right.



     *


    There are four cardinal points.
    The first is the sky, it is where they have buried us.
    The second, the earth.There they question us. It is very silent.
    The other two points were recently taken out of commission.
    No explanations were offered


    *

    one day I’ll come out from the houses
    I did it yesterday
    no thought for anything
    one small shred of my father
    a tiny piece of the sea
    no-one can take them from me
    the city they fucked like a dead friend
    so many dead friends
    one day I’ll come out from the houses
    straight into powder and flames
    I did it yesterday
    you fascist bastards
    you pig bastards
    red banners barricades black banners
    a new city a new kind of sun
    one day I’ll come out of the houses
    and listen I need to tell you
    don’t think I’m afraid when I tell you
    they got me. don’t do it. they got me.
    reinvent time. reinvent violence. then
    listen, go at those bastards like the furies.
    only then will you disappear
    only then will you learn the magic
    a tiny shred of childhood and ocean
    one day I will come out from the houses
    a strangers language of rags and dreams
    and the loneliness, the disappearance
    oh god the loneliness. I mean
    what do you think I am
    some kind of fucking cop


    *

    Loneliness does not meet for lunch in Selfridges
    nor does it stroll abstract and satisfied thru the V&A, for example
    it doesn’t understand Beethoven
    or even the Beatles, for that matter
    never gets nostalgic over memories of its mother
    its ribbons its straw hats its oh-so-middle-class morphine
    loneliness is not white
    loneliness is up for sale. loneliness will clean your toilet with her fucking tongue.
    oh god I’m swearing again.
    loneliness turns up drowned on the front pages as refugee porn and is three years old
    loneliness queues up politely for a boot in the face for black eggs and poi- soned ham
    loneliness crawls up from the desert her mouth filled with salt and grain
    is marked out in inches like cattle and real estate
    humiliation pain humiliation pain
    is laughing and is very silent
    loneliness crawls out from the ocean her mouth filled with sand and glass
    loneliness knows your passwords
    humiliation pain humiliation pain
    destroys private property. knows all your music is prison.
    knows all of your language is prison. all of your seconds are prison.
    knows western weapons.
    knows european oceans and blood-clots and fucking shit.
    loneliness is screaming is smashing your windows with boots and chains
    loneliness is dancing barefoot on tables in bars where they hate you hate you
    is holding in her bruised and ruined hands a very sharp axe
    is hanging over your head
    is swirling over your head
    is lonely is lonely and loneliness is power is sharpened and bloodstained is
    swirling is swirling


    *


    sometimes the door opens I’m terrified
    you are dressed in white your face is white
    you force open my hand place coins there
    I never move never every morning
    you know exactly where to find me
    a long time has passed my nails are filthy
    they are long and sharp I terrify my friends
    I have no imagination
    coins in my hand they frighten me
    every day I cook potatoes
    every day they call my name it terrifies me
    I know they want me to betray someone
    I keep their voices close to my face
    I know they change the words
    I’m frightened of the voices because the voices lie
    they told me they shot you in the legs
    I know they never shoot in the legs
    they shoot in the head
    they extract the mind
    just keep it together, love. keep moving.

    Someone has taken our knives.We go down like the sun. Place of birth. Unknown. They have scratched away our slogans. Colour of eyes. Unknown.We go down like hail and rain.Year of birth. Fuck it. Next time they shoot us, we’ll refuse to die. Its raining again. Give me a cigarette.


    *


    Please don’t cry. Time will come.
    Bear that in mind. Remember.
    Don’t look at me. Don’t cry.
    We are gathering the pieces.
    There will be no locked doors.
    No officials, no murders, no slaves.
    Sometimes we’ll speak in colours,
    in musical notes. No passwords,
    no secret codes. But remember,
    serious, keep a pill in your mouth.
    Keep it there, these words there:
    solitude, profit, humiliation, suicide.
    That’s the dictionary of history.
    When they shoot it at us, fire back.
    I can’t lie.Things will get harder,
    but keep at it. Despite our violence
    our addictions. All this burning earth.


    *


    music, I don’t talk about it
    my eyes. seriously. where are my eyes
    every day there’s something to reject
    I will not scream when I die
    Marx Lenin Trotsky Luxemberg
    The Kronstadt Massacre and the dream of Sisyphus
    there are flowers there are colours
    revolvers and homemade bombs
    I’m going crazy, why aren’t you
    my dreams my friends dreams
    all these dreams are the same dream
    repeated breakdowns endless weeping
    puking spirits loathing
    every morning I have to apologise for something
    coke, raki, smack
    this is measure
    you and me
    up and down
    and back and down
    we understand everything, those stupid bastards
    private property newlyweds money
    newlyweds money prisons terror
    they have spit at us
    old comrades are dying every day
    kids eyes just get bigger and bigger
    riot cops, UKBA, new glass, the border
    there is a false symmetry separates us
    lets not laugh
    if we don’t sign the paper
    they won’t be able to act on their decision
    night falls
    the central committee, rape apologists, maoists
    night falls

    they want to know if I have a television
    night falls
    I’m still kind of keeping it together
    I won’t sign
    Long like the 204th International



    *



    and we collect little pieces. of resistance etc.
    don’t talk to me about fragmentation. it is
    rain. talk about rain. Durruti had it right
    transubstantiation. rain. metallic burning rain.
    red rain. crowbars. the richter scale is
    a calendar. bones piled like rain beneath the earth.


    *

    40 degrees in the shade. 40 below.
    No-one was ever born here.
    Fascists and charitable organisations
    have made an agreement.They have bought up the city.
    They have poured oil on us.
    They talk about rats.And houses.The contractors
    And the cops, of course
    like voyeurs
    Fucking them.They talk about the houses.
    They are breaking up the houses
    They have tied you to the bed with your legs and face.
    Its how they put up the rent. How they get us out.
    They change our names. Elect us. Pour oil on us.
    The streets names. Our names.They burn our names.
    40 in the shade. 40 below. Our mouths are swollen.
    No-one was ever born here.
    A stone. Beneath it, tha










    .

    0 0


    Boro Vendrell
    SALVADOR J. VENDRELL I MATOSES

    Nació en Sueca (Valencia) en el año 1970.

    Director del pequeño sello editorial Gom Llibres, es novelista con cuatro novelas i tres poemarios, uno del yo al nosotros Introspectivo-Patriotico, Monolec a Duo (Gom llibres, 2011), uno del desamor, Sols de tu (Gom llibres, 2013), i otro Patriotico, La Patria en vers  [1986-2014] (Gom llibres, 2014), en el tintero, un poemario naturalista, Natural-ment, i otro satirico El tractat del Piu. Otro introspectivo, Poemes de la desesperacio, i uno simbolico-introspectivo, Instantanies de quotidianitat. En construcción un poema extenso del desamor i el recuerdo, La copa de la nostalgia.

    Naix en Sueca, el 30 d’abril. Sa mare es una gran llectora, i posseix una bona biblioteca que l’ha influit poderosament.
    Professor  diplomat de Llengua Valenciana per Lo Rat Penat  Doà classe dos anys en la Falla Garcia Morato-Yecla.
    Des de menut ha inventat histories deixant-les inconcloses, tal volta per algun problema fisic.
    Pero, ya de major consegui acabar una novela de premi, en el premi IVAJ dins dels premis extraordinaris dels Jocs Florals de la ciutat e Regne de Valencia a la millor novela per a jovens menors de trenta anys Jofre de Rocamora (inedita per Lo Rat Penat). Ha publicat son segon novela Entre boires (Gom Llibres, 2011) una novela policiaca.
    Pergue son obra primera en algunes noveles inconcloses: ¡Oh, Kar!, sobre la resistencia del poble iber, (hui sabem que la hague i algunes batalles) o Americani Odisedae, una trilogia escomençada mai acabada, pero imaginada, que es una epopeya d’un heroe que guanya un regne o archipielac en America per als valencians i acaba tornant a la terra, al Regne de Valencia.
    Te un ensaig “Iniciacio al Valencianisme” (Lo Rat Penat-IVAJ-1998), en est apartat pronte ixiran alguns ensaigs breus.
    Pero, mereixque un accesit en els XX Premis Cristofol Aguado de Picassent en el relat “T’he atret”, inclos en el llibre conjunt Clams de vida (AELLVA, 2000).
    Te alguns relats en la revista Cresol, en els tituls Malaits Diners (titul original Malaits Dollars), El vell quincaller, o el trascendent La Porta.
    Te un recull de contes urbans dit Urbania (Gom llibres, 2.012).
    En l’apartat de poesia ha insert en el Cresol part del seu recull o poemari Retalls poetics, i un poema del recull Natural-ment, La carrasca. Ha publicat Monolec a Duo (Gom llibres, 2012). I Sols de Tu, (Gom llibres, 2013) poemes d’amor i desamor.
    El l’any 2006 publicà un poema en la revista de llengues minoritaries Mic-Romania en el nº 57-2, en Belgica en el titul La rosa del color de la nostalgia.
    Algun conte curt ha aparegut en la revista virtual i en paper Lliteralia.com, aixina com poemes, en els tituls L’enviat: Principi i fi, o Montanya de paper o el poema ¿Que queda?, del recull “La patria en vers (1986-2014)” (Gom llibres 2014), Poemes de la Desesperacio (en prensa), Retalls Poetics (complet)(En Prensa)..





    Antologia Parcial para Poetas del Mundo.


    A un dit de tes llavis.*

    *Poema suelto de desamor, enviado a MicRomania, no publicado todavía.
    A Maribel Fuset Canut

    Aquella nit de neo i musica
    forem present sense passat
    Un present sense esperança de futur.
    A soles els dos ebriacs d’alcohol,
    Ni ideologies, ni banderes
    A soles tes ulls de gata
    I tes llavis que se m’oferien
    Tots plens de sucosa mel
    Ta pell blanca i ton cabell negre,
    A soles en l’univers.
    Estaven els teus ulls blaus 
    Davant de mi sense tabus
    Res no importava, a soles el moment
    Un moment de magia entre els dos.
     I llavors la fatalitat…
    Trencà l’enchis
    I nos hem perdut per sempre mes,
    Ya que tornen les banderes a onejar
    I nostres cors glatixen per separat
    Extinguint nostre amor
    Per la realitat 
    que desfa els somis d’amor.



    A un dedo de tus labios.

    Aquella noche de neón y música
    Fuimos presente sin pasado.
    Un presente sin esperanza de futuro
    Solos los dos ebrios de alcohol,
    Ni ideologías, ni banderas
    Solo tus ojos de gata
    I tus labios que se me ofrecian
    todos llenos de jugosa miel
    tu piel blanca i tu cabello negro,
    solos en el Universo.
    Estaban tus ojos azules
    Delante de mi sin tabus
    Nada importaba, sólo el momento,
    Un momento de magia entre los dos.
    I entonces la fatalidad…
    Rompió el encanto
    I nos hemos perdido por siempre más,
    Ya que vuelven las banderas a ondear
    I nuestros corazones laten por separado
    Extinguiendo nuestro amor
    Por la realidad
    Que deshace los sueños de amor.


    Terra Australis*

    * Estaba escribiendo un libro de viajes y prosa poética “The Last dream of Edhimburg” relacionado con un mítico verano,  en que conocí a esta bella catalana. Y También le escribí este poema porque huyó de mi a Australia, este poema recrea algunos momentos mágicos de aquel verano del 98, que también he recreado en un cuento “El temps de les roses passà”.

    Y ese miedo vacío en donde te hallo,
    triste como la lluvia, y me consumo.
    Pero queda el recuerdo de aquella noche
    de los pequeños sorbos nacidos de tu boca
    que jamas me diste con tus labios de nácar,
    desde aquella noche me invade la nostalgia.
    Porque eres mi torre de marfil, asombroso
    cobijo de mi abismo, mientras cierras,
    las puertas del anhelo que habita en mi tristeza.
    Lejanos tus labios inocentes, sonriente,
    perdida allá donde mis ojos no pueden hallarte,
    huida entre una lluvia de gaviotas,
    doradas al sol de tus cabellos.
    Todo es perfecto en ti, aunque el viento
    del crudo invierno afuera golpea,
    pienso en la niña de tus ojos, azules,
    donde escondes la cálida mirada de la dulzura.
    Es la dulzura de tus labios, la que anhelo.
    Abrazarte quisiera, antes no acaben
    como un sueño, eterno y vacío, mis noches. 

    Sueca.15-II- 2000

    A Marka B.. Amor.
    A J.L. García Ferrada por el plagio.



    DOLCES MOLT DOLCES.*

    *Incluida en el Poemario “Retalls Poetics” Parcialmente editado en el 2.000 en la revista de Literatura “Cresol” de l’Editorial Accio Bibliografica Valenciana.. En prensa Gom llibres, colección Biblo Poética Brevis nº1 para el 2016.

    Dolces son les caricies,
    com dolces son les paraules,
    que brollen dels teus llavis
    del fondo de tas entranyes,
    harmoniosa i dolça la teua veu,
    que m’ompli i arriba al fons meu.
    ¡Valgam Deu! Estic rallant el llimit
    puc tornar-me loco  qualsevol nit,
    soles pensant en tu, desijant
    les teues caricies, els teus renecs,
    enamorat, trobe que m’estic penjant,
    de la corda fluixa que separa
    la cordura  de la pura locura,
    lo meu no te cap remei, no te cura,
    qualsevol cosa que faig em recorda a tu
    i de pronte apareix la teua cara,
    els teus ullets picars i atrevits,
    els veig quan et rius, soles tu
    et pots riure aixina, dins l’anima
    meua, arriba el teu riure, l’estima
    que he arribat a tindre’t, a crits
    la pregonaria als vents
    entre mig de dolces paraules,
    exhortat per dolces caricies.

     21-6-93. SUECA. AD ELLA.



    Monolec a duo.* 

    * El ultimo canto del Poema extenso “Monolec a duo” (Gom llibres,2011) dividido en XII+I 

    XII+I

    Pero tranquil, tranquil Amic,
    que no podran en nosatres,
    la gent que la vol en llibertat.
    Tranquil, tranquil Amic
    que ya vindran per a la Patria
    nous vents de llibertat.



    TRISTEA PER T´ABSENCIA*

    *Dins del Poemari “Sols de tu”, (Gom Llibres, 2013)

    Llagrimes que brollen
    i esbarant-se es desllicen
    per les meues galtes.
    Tristea per t´absencia,
    els meus ulls enrogits,
    humits i ferits
    per l´amor que per vos,
    yo senc hui molt fort
    i recorre per tot lo cos
    una espesa agonia
    amada meua, un recòrt,
    un dolç moment,
    queda com un sediment,
    en la ment, que nits
    somiant, desijant,
    la bellea de ta presencia
    la tendrea i l´inocencia
    que brollen i desprens
    cada instant per moments.




    ¿QUE QUEDA?*

    *Inclosa dins del llibre “La patria en vers  [1986-2014]”(Gom llibres, 2014)

    ¿Per que d'aquell pais
    ya no queda res?
    En atre temps fon gran
    i orgullos, de la seua gent,
    de les seues lleis i institucions.

    ¿Que fon d'aquell estat?
    Li han llevat tot lo pes
    en atre temps tan gran,
    poble cult i tolerant
    que t'han fet, que t'has deixat fer.
    ¿Com ho has perdut tot?
    Gire el cap i no tens ni passat,
    en atre temps ¿qui sap? si gran,
    ni aixo tens ya, t'ho han furtat
    sense arrels ni historia, pobra gent.

    ¿Que li passa ad esta forta nacio?
    Ara nua de tot lo pes
    en atre temps gloriosa i gran,
    pobre poble que ya no contes,
    vius d'esquenes a la realitat.
    ¿A on està aquell poble?
    D'una nacio forta i poderosa,
    en atre temps prou gran,
    tenía una gran ciutat de cap i casal
    ara tan sols, simple i menuda provincia.

    ¿En qué penses poble
    que vius enganyat?
    En atre temps sobira i gran,
    ara cada volta ets mes menut
    i tan venut al millor postor.

    ¿Quan alçaras cap?
    I tornaras a demostrar, que lo que
    en atre temps fores de gran
    no fon per cap casualitat,
    sino, frut del fondo de tes entranyes.
    ¿Que esperes, oh Regne?
    Per alçar-te i dir ben fort,
    en atre temps lliure i gran,
    yo poble clame i denuncie,
    que m'han destrossat en mig lo pit.
    ¿Per que calles, oh poble?
    Quan tens que parlar i denunciar
    en atre temps ¿que? gran,
    ni d'aixo estas ya segur,
    pero si, has de parlar i lluitar.

    ¿Quan vindra l'hora
    De que t'alces contra tot?
    En atre temps quan fores gran
    ya t'hagueres alçat rebotat,
    poble revoltat, pero ara....
    ¿Qui sap?
    ¿Que queda?
    ¿A on ets?
    ¿A on l'orgull?
    ¿A on l'honor?
    ¿Hasda quan?

    Sueca, 17-7-1.995
    13-8-1.995
    18-7-1.996
     1-7-1.997




    Pantaixant per tu*.

    *Poema incluido en “Poemes de la desesperacio” (Gom Llibres, 2.015 previsto, retrasado al 2016).

    Tantes hores perdudes
    sense tindre els teus llavis
    suspirant per tindre’t
    entre els meus braços
    pantaixant entre les estreles
    deixant-me acaronar
    per les imagens
    que el cap podia recordar.
    Pantaixant ara i sempre,
    per tu, com aquella nit.
    A trenc de son
    un gemec suau,
    un nom dolç
    resona en mon cap.
    Els meus membres
    es convulsionen, mon cap
    explota en roig
    tot per tu.
    Pantaixant al ritme
    que mon cor 
    li pot donar,
    no n’hi ha llimits,
    soles tu pots fer que trenque 
    tots els llimits. 
    En hores i ton cos, cauran recorts
    i descobrirém el Plaer,
    trobarém que de nostres cosos
    brolla Plenitut.
    Nos encendrem
     entre gemecs, tallats 
    per els pantaixos         
    dels nostres cosos
    suats i apegats
    esvarant-nos,
    contornejant-nos
    entre encaixos
    nits de saten i de seda.
    Cosos nuus al calor
    d’una incredula Lluna 
    que entre encuriosida i divertida
    nos fara festes
    com inundant nostres vides
    de la plenitut, eixa ansiada
    velada a la llum 
    d’un foc a vora mar
    enrullats
    tan apegats
    que ningu podra dir,
    a on escomences tu,
    i a on acabe yo.
    Nostra unio,
    es molt mes que una unio.
    Conseguir sentir 
    ton cos dins de mi
    saber-te alenant i pantaixant
    entre les meues caricies
    era el goig mes gran
    que mai he pogut sentir,
    els meus braços, 
    les meues mans, 
    els meus dits
    entregats
    a donar-te el Plaer,
    el plaer carnal, el Plaer
    entre les meues carns
    i les teues suaus i fines pells.
    Mirar-te als ulls blaus
    I afonar-me
    hasda el fondo de ta anima.
    Romandre eternament
    penjat dels teus envelludits ulls.
    Dolçament vaig encentguent-me
    i per tot mon cos recorre una calor
    a l’abric del recòrt dels teus ulls,
    aquella nit, magica nit,
    que sera sempre la teua i la meua.
    Ara aci, entre vidriosos ulls
     te necessite,
    necessite el teu so,
    el teu riure
    que encenga i inunde
    mon anima plena.
    Necessitat, eterna canço
    que mon cor entona,
    penjat per tes llavis,
    per tot lo teu ser, 
    per cada senyal
    que la vida,
    esta llarga lluita,
    ha deixat en ton cos
    i en ton anima.
    Lluite per carregar
    en la meua anima
    totes les teues penes
    i vullc gojar-te tota,
    pero sobretot, vullc que goges,
    vullc entregar-me ple, a tu.
    Entonare en passio la canço
    de la necessitat la que 
    ara i sempre, vullc i entonare.
    Llluitare contra mi mateix,
    per a conseguir ton cor,
    cauran a poc a poc
    com a corfolls de seba
    totes les angoixes
    que oprimixen el nostre amor.
    I llavors mos llavis
    te recorreran plena,
    mon cos vibrant com una fulla,
    tensant-se al ritme
    de ton cant de sirena
    que tos llavis vagen entonant.
    Me contorsionare
    entre notes de passio
    dolços gemecs
    que facen pantaixar a mon ser
    feliç i entregat
    a les dolces caricies
    que el ritme d’unes notes de piano
    adornades per unes roses,
    vaja, alenant.
    Mos llavis passejant-se
    pels teus mugrons
    plens de dolça llet
    que acormullada
    me faran entregar-me
    per tot ton cos.
    Els meus llavis
    pujaran per ton escot
    a buscar ton coll, que marcare
    per a deixar pales,
    mon domini de ton ser.
    Pujaran cap a la teua barbilla,
    i buscaran tos llavis
    arquejats,
    i mon llengua esvarant-se
    entre el nectar sucos
    que de tas entranyes emitixes,
    fare que mon llengua 
    penetre ton boca, 
    hasda la gola.
    Forts els teus llavis,
    entrecreuats
    a mos carnosos llavis,
    et faran tremolar
    eternament.




    Instantanies de quocotidianetat *

    * Primer poema d’este poemario lleno de momentos diarios hechos verso, buscando lo sublime i bello. Aún inedito demasiado corto, y con poemas sueltos en paeles por ahí.

    El regloteig del cafe,
    unes passes i la solitut.
    Sons ben comuns
    de la quotidiana rutina.
    Uns ulls que s'entreobrin
    i a poc a poc busquen
    la claror que entra de ple
    d'eixe sol novell.
    Entre les ventalles
    d'immenses finestres
    omplir una vida busca
    en sa força i vida nova.
    Pero, una portada
     i...
    ...Solitut.
    En mig de la masa
    se sent mes a soles que la una,
    soles espera a la lluna,
    que vinga i s'enduga
    al sol i sa força tota,
    tot lo calor que pert i no dona,
    Busca les ombres
    en que amagar ses penes,
    espera que la nit vinga,
    en son hal d'erotisme,
    de passio i d'ilusio.

    El regloteig del cafe,
    unes passes, una portada
    i...
    …Solitut.



    Jaikus*

    *Primer Jaiku inedits.

    1. Foc, vida
    Aigua, terra
    Vent acarona



    El Llibre de les Tristes (Hores) ...*

    *Publicado en el periodico Lliteralia.com nº 11


    Hores
    passades
    i encara no vingudes.
    Tristes,
    fotudes
    molt mal parides.
    Soles
    cauen del relonge.
    Fulles
    que passen del calendari.
    Blanques
    com les animes dels angels
    Dolor
    dins lo cor
    ya no n’hi ha res mes que dol.
    Dolçor
    que vola
    llunt, de mes mans que asir no poden.
    Tres
    es multitut
    es com un tumult
    com un torrent,
    el gorc ya no canta
    com la font 
    de la montanya fresca
    riallera baixa per la lladera
    llindar d’ilusions
    que pasturar lliures
    volien per les pastures

    Fotut 
    i arrimat al marche
    al marge del mon
    Es tot un mon
    el que mor
    en la traicio
    en la cobardia
    en l’ignomia
    un mon de fades
    que no pogue ser
    no pogue existir
    en este ara
    i en este aci.

    Mes alla de la nit
    de les estreles eternes
    a on lo relonge no es dete
    ¿qui sap si alli?
    sera possible
    ixe mon de fades,
    si es podra representar en el teatre de la vida
    Felicitat.



    XI*

    * estrofa o cuarteta XI del Libro de poesia satirica “El tractat del Piu”. Por supuesto inedito.

    Verdura varia
    A voltes safanoria
    A voltes carlota
    Per la seua cabota.




    Somrisa artificial.*

    *Poema incluido dentro del poemari en construcción “Somrisa artificial”. Introspectivo. La depresión i las drogas antidepresivas, lanzan al poeta a una critica fereroz i mordaz del mundo happy i falso.

    Somriures arrancats a base de pastilles     a
    Gotes que en conte de mel                            b     Una quarteta
    Son de la pura fel                                            b
    Tot per a on mires son mentires.                  a

    La falça felicitat inunda el cor de les gents  c
    Tots en una somrisa d’orella a orella           d
    Tots passegen ses miseries complaents      c  un quintet
    Si, duc escrit en el rostre soc feliç                 e
    Don’t worry be happy’s                                  e

    Felicitat comprada a base de recepta           f
    En talonari que validea                                   g
    L’idea de felicitat                                              h  un sextet
    Una felicitat momentanea                              g 
    Que no es mes que ilusio que s’accepta       f
    pero no es al si la veritat.                               h

    Un idol al que s’idolatra                                   i
    Una falça sensacio de benestar                     j
    Pero esta vida no es sino l’atra                      i  una hepteta
    Perque aixina no es pot passar                     j
    Eludir els problemes                                        a 
    No es cap solucio                                              l
    A soles es una transicio.                                  L




    Sonets a la Lluna.*

    * Poemaroi en construcción, sonetos clásicos. Os pongo uno.

    I

    Contemplant la teua blanca cara, lluna
    Vaig comprende el misteri de l’anima
    N’hi ha motor que espenta i anima
    Es el misteri del vaive de la duna.

    Es el moviment d’un rellonge tot ad una
    Es com el ritme que du dins la rima
    Es mes que tot lo que se diu que s’estima
    Son com les mans que acaricien cada una.

    Pero les dos senten el teu negre ocas
    Ta llum blanca s’esmigola en l’horiso
    Es eix el gran misteri de son fracas.

    ¿Es a l’anima una atraccio acas?
    A soles la que conduix ad eixe so,
    ¿o es un ritme a duo lo que dona pas?



    LA CARRASCA.*

    * Primer poema del Poemari inedit “Natural-ment”. Poema naturalista, para dar a conocer a los niños el nombre d elos animales i plantas, i arboles en nuestro idioma. Hoy por desgracia en catalán o en castellano. Genocidio cultural. Con dibujos ilustrativos para que los niños lo aprendan.
    Publicat en la revista Cresol, nº13. Iva a ser enviado a Mic-Romania no me lo enviaron.

    Carrasca amiga vella
    que ombra nos dones 
    any darrere any,
    perillos e inquietant,
    el foc et va cercant.
    ¡Homens!¿Com deixeu
    ad aquella companyera
    que tot nos ho dona?

    Carrasca amiga vella
    que nos acompanyes
    bany darrere bany,
    l'escandalos lluitant,
    ell està parant
    e mai mal no et fara,
    impasible companyera,
    que estas ahi sempre callada.

    SUECA. 8-8-93. AD ELLA.





    .


    0 0
  • 07/19/16--13:17: DIANE SEUSS [18.951]

  • DIANE SEUSS

    Diane Seuss nació en Michigan City, Indiana, EE.UU., en 1956 y se crió en Edwardsburg y Niles, Michigan. Estudió en Kalamazoo College y la Universidad de Western Michigan, donde recibió un título de maestría en trabajo social. Seuss es autora de tres libros de poemas: 

    Four-Legged Girl (Graywolf Press, 2015); Wolf Lake, White Gown Blown Open (University of Massachusetts Press, 2010), recipient of the Juniper Prize for Poetry; and It Blows You Hollow (New Issues Press, 1998). 

    Trabajó como profesora visitante distinguida MacLean en el departamento de Inglés en la Universidad de Colorado en 2012 y es actualmente escritora en residencia en Kalamazoo College, donde ha permanecido en la facultad desde 1988.


    Presentamos cuatro poemas de la norteamericana Diane Seuss (Michigan City, Indiana, 1956), pertenecientes a su más reciente libro four-legged girl (Graywolf Press, 2015), que este 2016 resultó finalista del Pulitzer Prize of Poetry.

    Las versiones que presentamos son una traducción conjunta de David Ruano González y Andrea Muriel, nuestra editora.
    http://circulodepoesia.com/2016/07/diane-seuss-finalista-del-pulitzer-de-poesia-2016/



    ¿Recuerdas esa primavera? 
    La brisa olía como mezcla de pastel

    y a algo de sodomía en el aire. Tal vez era la espirea,
    que apestaba a espermatozoides y Pinol. ¿No extrañas aquellos días,
    los besos con la boca abierta, los labios hinchados como la vagina de una cierva en primavera?
    Vivíamos una vida de obscena angustia e imprudente cleptomanía para el emporio de las sombras de ojos.
    Todavía pretendiendo ser chicas, y hetero, usando pantaletas de encaje y botas shit kickers.
    Éramos, relativamente hablando, amas de casa.
    Pizza precocida y martinis de lichi eran alta cocina.
    Tirábamos los platos sucios por la puerta trasera hacia el terreno del ruibarbo.
    Saqueábamos los esqueletos de las casas incendiadas en busca de porcelana china.
    Sí, todos nuestros platos murieron por inhalación de humo.
    ¿Recuerdas?, alguien te secuestró y te puso en un prostíbulo
    en Virginia del Oeste. No fue tan genial.
    Tuve que pedir aventón en un peligroso viaje con el fin de liberarte;
    daba zancadas usando aquellas altas botas rojas, todo un conjunto rojo,
    completado con una espada enmascarada de sombrilla.
    Sí, la valentía era un código de moda.
    Tu recuperación requería desprogramarte y un nuevo peinado.
    Bouffant-cum-beehive con un tinte azul profundo y mechas doradas.
    ¿Recuerdas?, ¿conseguimos empleos?
    Tú untabas mayonesa sobre las ensaladas de gelatina en la cafetería Amish.
    Yo manejaba el camión de fideos de Kowloon.
    Mi especialidad era entregar galletas de la fortuna caducadas a los menos afortunados,
    pero el trabajo mató el sueño.
    ¿Todavía te inyectas amnesia, ese sedante, o nostalgia, doble sedante?
    Yo tuve una sobredosis hace tiempo y tuve que quedarme en permanente rehabilitación.
    La filosofía del tratamiento es despiojarte y afeitarte la cabeza,
    haciendo un regalo del tiempo presente.
    Me cortaron las uñas hasta llegar a la carne viva así que no usé los diamantes de mis uñas
    para arañar mensajes en los cristales de las ventanas.
    Sólo tuve un flashback de esa noche en la que masturbamos las cónicas flores púrpuras
    que colgaban de la vid de la glicina, ¿o nos agrupamos para fornicar con la floribunda?
    El tallo erecto creció contrario a las manecillas del reloj en una escalera ornamental de fuga de novios.
    El tiempo fue completamente descorchado.
    Condujimos un auto incinerándose en sentido contrario en un camino de un solo sentido.
    Chocamos contra un orificio designado únicamente como rampa de salida, ¿recuerdas?



    Do you remember that spring? 
    The breeze smelled like cake mix

    and something in the air of sodomy. Maybe it was the spirea,
    which reeks of spermatozoa and Pine-Sol. Don’t you miss those days,
    the open-mouthed kisses, lips swollen as deer twats in the springtime?
    We lived a life os mutty angst and reckless kleptomania at the eye-shadow emporium.
    Still pretending to be girls, and hetero, wearing lacy knickers and shit kickers.
    We were, relatively speaking, housewives.
    Haute cusine was Bisquick pizza and lychee martinis.
    Threw the dirty dishes out the back door into the rhubarb patch.
    Plundered the skeletons of burned-down houses for bone china.
    Yes, all of our plates died of smoke inhalation.
    Remember, somebody kidnapped you and set you up in a whorehouse
    in West Virginia. So not cool.
    I had to thumb a dangerous ride in order to break you out;
    I strode in wearing those tall red boots, a whole red ensemble,
    complete with sword masking as parasol.
    Yes, gallantry was fashion statement.
    Your recovery required deprogramming and a new hairdo
    Bouffant-cum-beehive with a Deep blue rinse and gold highlights.
    Remember, we got jobs?
    You dabbed mayo on the Jell-O salads at the Amish cafetería.
    I drove the Kowloon noodle truck.
    My specialty was delivering post-date fortune cookies to the less fortunate,
    but work kills the dream.
    Are you still mainlining amnesia, that downer, or nostalgia, doublé-downer?
    I overdosed long ago and got set up in permanent rehab.
    The treatment philosophy is de-lousing and head shaving,
    making a present of the present tense.
    They clip me to the quick so I don’t use my diamond fingernails
    to scratch messages into windowpanes.
    I just had a flashback to that ninght we jacked off the conical purple flowers
    that hung off the wisteria vine, or did we cluster fuck the floribunda?
    The Woody stem grew counter clockwise up the ornamental elopement ladder.
    Time was all corkscrewed.
    We drove an incinerating car the wrong way up a one-way.
    Rammed into an orifice designed only as an exit ramp, remember?




    No puedo escuchar música, especialmente 
    “Lush Life” (fragmento)

    “A flower is a lovesome thing” — Strayhorn

    Hay una mosca en el amplio, dorado colchón de milenrama,
    y una mosca en el centro abierto de la equinácea,

    y una mosca en el oxidado clítoris del lirio rosa,
    oh el jardín es frondoso con las moscas. Llévame de vuelta

    a ese restaurant cubano en Nueva York
    durante la huelga de basura, con la puerta envuelta

    por moscas, aunque eso no nos detuvo, y nos dimos de comer, uno al otro,
    frijoles negros, sus jugos púrpuras en las esquinas

    de nuestros labios, y su cabello estaba teñido por las moscas
    aunque iridiscente, por momentos, como aquellas alas,

    y su sonrisa llena de dientes afilados—sus mordiscos de amor
    dolían, y abrían una puerta roja hacia un dolor más profundo,

    y presagiaban un golpe final. No importaría
    que hubiera tirado su arma aceitosa en East River.

    Dejarlo podría matarme, y la palabra de su muerte
    podría matarme de nuevo, y después de los frijoles

    negros, ese día, podríamos apoyarnos en la rocola
    de un bar de mala muerte llamado Red Rose, y pondríamos

    el número de una canción que ya no soporto,
    y podríamos bailar con nuestras manos en el cabello

    del otro, nuestro whiskey suavizado por los labios presionados,
    muriendo dentro de nuestras destrozadas y frondosas bocas.




    I can’t listen to music, especially 
    “Lush Life” (fragment)

    “A flower is a lovesome thing” — Strayhorn

    There’s a fly on the broad, gold cushion of yarrow,
    and a fly on the coneflower’s swollen center,

    and a fly on the pink lily’s rusty clítoris,
    oh the garden is lush with flies. Takes me back

    to that Cuban restaurant in New York
    during the garbage strike, the door swathed

    in flies, but it didn’t stop us, an we fed each other
    black vean, their purples juices in the corners

    of our mouths, and his hair was fly-colored
    but iridescent, in moments, like their wings,

    and his smile full of pointed teeth—his love bites
    hurt, and opened a red door to a deeper hurt,

    and foreshadowed a killing blow. I wouldn’t matter
    that I’d thrown his oily gun into the East River.

    Leaving him would kill me, and Word of his dead
    would kill me again, and after the black

    beans, that day, we would lean against the juke
    box in a dive called Red Roses, and we’d poke

    the number of a song I can no longer stomach,
    and we’d dance with our hands in each other’s

    hair, our whiskey-softened lips pressed close,
    dying into each other’s smashed lush mouths.




    Lavandería golpeada por tornado

    La novia murió. La chica enamorada
    de las vainas del algodoncillo y de dios,
    murió lavando su sombrero de sol.

    La bebé nació entre las manos
    de niebla y las monjas que falsamente
    aseguraban que era china, murieron.

    Ella no era china. Tres perros
    que peleaban por un hueso robado murieron.
    La joven esposa murió con sus pezones puestos

    en pañales sucios. La viuda murió
    blanqueando las camisas para donación
    de su esposo muerto. La dama solitaria

    murió ensartada en su soledad;
    la mentirosa se pinchó en su mentira. La adolescente
    murió contemplando su pulgar

    del autoestop. La libertina murió viendo
    a su esposo robando ropa hecha espiral
    de la secadora. Yo di zancadas sin zapatos

    desde los escombros con mi cesta
    de mimbre y mi ropa arrugada
    habiendo sobrevivido al tornado

    de mi estupidez, al embudo
    de nubes de mi retorcido deseo.




    Laundromat hit by tornado

    The bride died. The girl in love
    with milkweed pods and god
    died laundering her sunbonnet.

    The baby born into the hands
    of fog and nuns who falsely
    claimed she was Chinese died.

    She was not Chinese. Three dogs
    sparring over a stolen bone died.
    Young wife died up to her nipples

    in dirty diapers. Widow died
    bleaching her dead husband’s
    shirts for donation. Lonely lady

    died skewered on her loneliness;
    liar spiked on her lie. Teenage
    girl died contemplating her hitchhike

    thumb. Hussy died watching
    her husband-stealing clothes spiral
    in the dryer. I strode shoeless

    from the rubble with my wicker
    hamper of folded clothes
    having survived the twister

    of my foolishness, the funnel
    cloud of my warped desire.



    Estoy llena de tristeza

    Tan llena como un refrigerador en día de paga.

    Mis noches están repletas de sueños.
    Repletas como la maleta de un esposo que abandona su hogar.

    ¿Y yo lo abandono o sueño que lo abandoné?

    Sueño con una habitación roja y me despierto en una habitación azul.
    En la habitación azul un hombre me ofrece un anillo de diamantes de $30,000.
    Sus tobillos desnudos se asoman de sus pantalones.
    Ponte unos calcetines, le digo, viendo mis propios tobillos desnudos.

    Como un árbol pequeño atado a demasiadas campanas de viento
    mis falsas esperanzas arrastran una música demente por el vecindario.

    Un vecindario en pendiente.
    Mi casa se tambalea en esa inclinación.

    Estoy repleta de feminidad
    como un santo decapitado cuya garganta escupe luz del color de la paja.

    Lo sé, soy mujer.
    En la enfermería pusieron un triste moño en mi cabello.
    Junté evidencia de mi infancia de niña
    como una reclusa obsesionada con la recolección de moras.

    Mira mi delantal, manchado de púrpura.
    Mi vacío balde de hojalata, mis labios púrpuras,
    mierda púrpura, como la mierda de un oso al final de la primavera.

    La tristeza me rodea.
    Soy una monarda, un enjambre en mi centro.
    Polen pesado en el alambre de sus patas traseras.
    Como bombachos de terciopelo dorado.

    Soy el chico de la Xerox
    afrontando el más grande trabajo de fotocopiado en la historia de los trabajos de fotocopiado.
    Reproduciendo la tristeza original,
    el cartucho de tóner se está agotando.

    Cuando preguntaron en la taquilla qué soy,
    sólo pude responder soy la que está diciendo esto.
    O su homónimo. O su sollozante antónimo.




    I’m full of sadness

    As full as a refrigerator on pay day.

    My nights are packed with dreams.
    Jam-packed as a husband-leaving suitcase.

    And did I leave him or dream I left him?

    I dream of a red room and wake to a blue room.
    In the blue room a man is offering me a $30,000 diamond ring.
    His bare ankles poke out of the ends of his pants.
    Wear some socks, I say, looking down at my own bare ankles.

    Like a small tree strung with too many wind chimes
    my false hope drags a screwy music through the neighborhood.

    A neighborhood on the decline.
    My house teetering on an incline.

    I’m bursting with femaleness
    like a decapitated saint whose throat spews light the color of straw.

    I know I’m female.
    In the nursery they put a sad bow in my hair.
    I gathered evidence of my girlhood
    like a recluse obsessed with berry-picking.

    Look at my apron, stained purple.
    My empty tin bucket, my purple lips,
    purple shits, like the shits of a bear in late spring.

    Sadness overruns me.
    I’m bee balm, a swarm at my center.
    Pollen heavy on the wires of their back legs.
    Like gold velvet pantaloons.

    I am the Xerox boy
    tackling the biggest copy job in the history of copy jobs.
    Reproducing original sadness,
    toner cartridge running low.

    When asked at the ticket office what I am,
    I can only answer I am what is speaking this.
    Or its homonym. Or its sobbing antonym.




    ***



    Toad

    The grief, when I finally contacted it 
    decades later, was black, tarry, hot,
    like the yarrow-edged side roads 
    we walked barefoot in the summer. 

    Sometimes we’d come upon a toad 
    flattened by a car tire, pressed into 
    the softened pitch, its arms spread out 
    a little like Jesus, and it was now 

    part of the surface of the road, part 
    of the road’s story. Then there was 
    the live toad I discovered under 
    the poison leaves of the rhubarb,

    hiding there among the ruby stems,
    and if you ate those stems raw, 
    enough of them, you’d shit yourself
    for days. It isn’t easy to catch a living 

    thing and hold it until it pees on you
    in fear. Its skin was the dull brown 
    of my father’s clothes, my grandfather’s 
    clothes as he stood behind the barber’s 

    chair, clipping sideburns, laying a warm 
    heap of shaving cream over a bristly chin, 
    sharpening his straight razor and swiping it 
    over the foam-covered cheek of my father, 

    who often shaved twice a day, his beard 
    was so obstinate, even in the hospital bed. 
    When I laid a last kiss on his young cheek, 
    the scraping hurt my lips. Do you ever 

    wonder, in your heart of hearts, 
    if God loves you, if the angels love you, 
    scowling, holding their fiery swords, 
    radiating green light? If your father 

    loved you, if he had room to love you, 
    given his poverty and suffering, or if 
    a coldness had set in, a cold-bloodedness, 
    like Keats at the end, wanting a transfusion 

    of the reader’s life blood so he could live 
    again. Either way, they’re all safely 
    underground, their gentleness or ferocity, 
    their numb love, and my father’s 

    tar-colored hair, and the fibers of his good 
    suit softened by wood tannins, 
    and grandfather’s glass eye with its 
    painted-on mud-colored iris, 

    maybe all that’s left of him in that walnut 
    box, and Keats and his soft brown clothes, 
    and the poets before and after him.
    But their four-toed emissary sits 

    in my hand. I feel the quickening pulse 
    through its underbelly. Hooded eyes, 
    molasses-tinged, unexpressive, 
    the seam of its mouth glued shut.

    Copyright © 2013 by Diane Seuss. Used with permission of the author. This poem appeared in Poem-A-Day on November 19, 2013. Browse the Poem-A-




    Jesus, with his cup

    The barber, with his mug of warm foam, his badger-hair brush.

    My mother and sister and me and the dog, leashed with a measure
    of anchor rope, in the hospital parking lot, waving good-bye
    to my father from his window on the 7th floor.

    Just him and his tumor, rare as the Hope Diamond,
    and his flimsy paper cup half-filled with infirmary water.

    The lump in my throat, a tea party cup left in the garage all winter,
    holding the silver body and wing dust of a dead moth.

    The barber, sweeping the day’s worth of hair into the basement,
    remembering how he’d traveled to Memorial
    to lather the face of the dying man and shave him smooth
    in his raised hospital bed and sometimes he shaved the faces
    of the dead as a favor to the mortician.

    Wondering how this particular life was the life that had been chosen for him.

    The barber, walking home in the dark
    to a late supper of torn bread in a cup of heavy cream.

    Even the mayor’s wife sipping from a teacup
    wreathed in Banded Peacock butterflies wonders, in her loneliness,
    why me? Why this cup?

    Diane Seuss, “Jesus, with his cup” from Four-Legged Girl. Copyright © 2015 by Diane Seuss. Used with permission of Graywolf Press,




    Song in My Heart

    If there’s pee on the seat it’s my pee,
    battery’s dead I killed it, canary at the bottom
    of the cage I bury it, like God tromping the sky
    in his undershirt carrying his brass spittoon,
    raging and sobbing in his Hush Puppy house
    slippers with the backs broke down, no Mrs.
    God to make him reasonable as he gets out
    the straight razor to slice the hair off his face,
    using the Black Sea as a mirror when everyone
    knows the Black Sea is a terrible mirror,
    like God is a terrible simile for me but like
    God with his mirror, I use it.





    .


    0 0


    Juan Carlos Rivera Quintana 

    (La Habana, 1960). Naturalizado argentino. Reside definitivamente en Buenos Aires, Argentina.  Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Terminó la cursada del Master en Planificación y Gestión de la Comunicación en la Universidad de La Plata. Ha publicado libro de crónicas periodísticas, de poesía, ensayos historiográficos y colaborados en alguna editorial de narrativa. Entre sus obras se encuentran: Alquimia de Fantasmas, (Culturales Hierbabuena, Buenos Aires, 1997, poesía); Prestamista de valores (Ed. Olalla, España, 1998, poesía); Cuentos de La Habana Vieja (Ed. Olalla y segunda edición Ed. del Bronce, España, 1998,1999); Perverso Ojo Cubano (Ed. Bohemia, Buenos Aires, 2001, antología de cuentos cubanos); Breve Historia de Carlomagno y el sacro imperio romano germánico (Ed Nowtilus, España, 2008, ensayo historiográfico); Breve Historia de Fidel Castro o Metástasis de una ilusión (Ed. Nowtilus, España, 2009, ensayo historiográfico).  Se desempeña como periodista y taquígrafo de la Oficina de Comunicación Social de la Presidencia de la Nación Argentina y como profesor de Redacción Periodística del Círculo de la Prensa; escribe libros de autoayuda con pseudónimos para la Editorial Planeta (tiene 17 publicados ya). Se encuentra escribiendo su primera novela: Mágica miseria y otro libro historiográfico sobre Caudillos y Dictadores Latinoamericanos para  Ed. Nowtilus, España. Acaba de entregar, este año 2013, a Santillana-Aguilar dos libros para su Colección Personajes de la Historia Universal, que edita “La Nación”: Madre Teresa de Calcuta y Cristóbal Colón, que están próximos a salir. 



    Hélices quebradas

    “No importa donde estés/ ni hacia donde camines:
    cualquier atisbo puede/ convertirse en palabra”.
             Pedro Luís Ferrer, “Cualquier punto es un hilo”.


    Confesiones y cataclismos

      "Dios está en la taberna, bebiendo como un condenado".
                                                    (Elsa Claro, Dios el hombre)

    Hoy no es día de peregrinaciones y plegarias
    a los Doce Apóstoles,
    Dios cerró las puertas de su templo,
    aburrido de tanto augurar para los vivos
    el juicio final.
    Los inconformes se revuelven allá abajo,
    claman a gritos una vendetta para sus almas
    que jamás encontrarán la anunciada paz de
    los sepulcros.
    Doce campanadas descubren los traumas que
    proporciona la espera,
    sin embargo, siguen germinando las semillas
                                                      en el establo,
    y la Divina Providencia empeña su existencia
    en las cartas del Tarot.
    El prójimo está cansado de tocar a las ventanas
    pidiendo las monedas escondidas como naipes,
    ha desgastado sus talones sin recibir ni una caricia
    que huela a comunión ni a pecados santificados
    con agua de Iglesias.
    Cierto ángel incineró las alas en una plaza;
    abandonó sus catecismos para siempre,
    las noticias del día le tildan de traidor y hereje,
    como si la herejía no fuera un don de la santa natura.
    Se habla de cataclismos en los canteros del jardín,
    ¿Será que Dios mantiene cerrada las puertas de su templo
    y ya nadie quiere creer en las confesiones a viva voz?



    El genio de la duda

                                A mi madre, por su espera de cuatro años.
                                        Buenos Aires, 25 de febrero de 2003.

    Con la neblina partirá el poeta
    a lanzar semilla en sitio ajeno
    y a iniciarlo todo.
    Ya no tendrá la madre cerca, en su ciudad,                                                                
    el rayo de sol, la profecía agorera
    de su bola de cristal.
    Una esquina ruidosa para recostar su calma,
    endebles de un naipe equivocado.
    Con la primera neblina partirá el poeta
    a tantear el mundo con el genio de una lámpara
    y una pócima milagrera ante la duda
    de una tabla desolada.
    Después no habrá más códigos ni leyes
    ni palabras para calificar todo lo innombrable,
    la imprecisión también puede salvarnos
    cuando la saeta se dispara y el poeta ya no vuelve.


    Gritos en desbandada

    Guarda en tu cuerpo todas las memorias
    para cuando se nos escapen los ángeles
    que ya no duermen
    y sólo escuchemos el aullido de un perro
    en celo.
    Guarda todas tus canciones tristes
    que se pegan como cerbatanas a mis oídos
    en este concierto de madrugada 
    que sólo terminará cuando estemos vencidos.
    Nuevamente esta asfixia de hereje sin refugio
    sabiendo que ya existe lo que busco
    miniatura de armario payaso de una sonrisa
    horquilla barata de tiangue
    muebles comprados al usurero.
    Amor, los códigos son tan viejos
    como viejas las piedras del camino/ como viejas
    las mentiras y el terror a las heridas de antaño.
    Si yo pudiera ser arena inocente,
    cristal de roca estatua de sal
    gritos en desbandada estocada final,
    hierba silvestre
    lecho temeroso de luz desnuda
    pero únicamente alcanzo a ser cristal, 
    arena, estatua, gritos y lecho,
    demasiada fragilidad para jugar a ser sobrio.
    He pagado mucho precio por este silencio,
    y los ángeles que ya no duermen poco dicen,
    pero siguen volando con su lámpara de muerte
    y el traidor intenta asesinarnos.
    Amor mío, nadie esta noche es tan libre como tú,
    sólo que, como dijo un demonio,
    el mundo siempre finaliza en altos muros.

    *(Sacado del bargueño de los viejos recuerdos).



    Torpe destino

               "Cometes el delito de andar
               buscando algo que los otros ya
               no alcanzan".
                          Odette Alonso.

    Un hombre escruta la huella que no pisa
    y echa en el baúl los desacuerdos
    textos insolubles que han salido de su boca,
    comete perjurio y blasfema de sí mismo
    con un extraño temblor de piedra desgastada.
    Un hombre enciende luces sabiendo que él 
    no existe
    dilata sus espacios y cambia sus rincones
    pues teme morir de aburrimiento
    recoge caracolas allí donde los sitios apaciguan
    soledades/ tiene en sus ojos dibujado el disfraz
    de lo inconcluso/ torpe destino para una impaciencia
    que podría asesinarle.
    Desconoce que la prisa atrae al infortunio
    pero se sabe espalda-arco-feudo.
    Este hombre agoniza sin saberlo,
    tierna partida para una ascensión
    más lenta y angustiosa.
    Transgredir espejos no ha sido nunca comodidad,
    para su tristeza innata de revólver sin gatillo.
    Un hombre se suicida a quemarropa,
    juego fatal de los que ya no buscan explicaciones/
    si no muy lejos de sus ojos
    Bola de Nieve se apuñala las venas 
    sobre un elefante blanco y grita:
    "No puedo ser feliz".  


                   
    Febrero inoportuno.

                        “(...) mi cuerpo en el barullo repitiendo (...)”
              Reinaldo Arenas, en “Voluntad de vivir manifestándose”.


    Febrero se me fue yendo como se marchan las oportunas noches,
    con delirios de fiebre que se cansan y empapan las sábanas oscuras,
    con olor a alcohol de taberna vieja y dolor de pésame incierto.
    Febrero se me fue desdibujando bajo la tibia e indeleble mirada,
    enclaustrado en una boca llena de lisonjas y pálidas sonrisas,
    de timbres telefónicos-de espejismos dentro del alma.
    Así llegué a febrero con la tristeza de haber partido definitivamente
    sintiendo ahogos en el corazón sin encontrar antídotos ni pócimas salvadoras.
    Ahora que a falta de escuchar silencios
    sólo atino a enterrar mi mano en la mortaja húmeda,
    pienso en ese instante fulmíneo de la danza
                            despojándome de todo... de cuerpo y alma.
    Febrero se me convirtió en una llaga que no sana, en el gusano que me roe
                         por dentro sin dejarme respirar,
    en musiquilla monocorde y falsa para los tristes reencuentros,
    en mapas errados que no conducen a sitio alguno, en pañuelos blancos en las ventanas,
    en ciudad bombardeada y gente en las veredas con cara de desconcierto,
    en partes meteorológicos inexactos, en feria de artesanos de dudosa utilería.
    Así llegué a febrero, llovizna cabizbaja, almanaque osado
                       con un 30 inexistente,
    penuria-arroz partido-flanes caseros- malanga con pollo-turbulencias de avión
                   en una paraje indescifrable.
    Febrero se me fue como se fue mi madre- en la madrugada- con pausas,
                             pero de prisa.

                           Buenos Aires, 2-5 de marzo de 2003



     Inacción en el establo vacío

                            “(...) esperando cada día, cada noche, esa otra luz 
                                       que no vigila la persecución de algún objeto”.
                                         
                                               Reina María Rodríguez, en “Violet Island”

    Me engullo la codicia y el ruido del agua que dejaron mis padres sobre la mesa/ me trago hasta la última palabra que no dijeron/ aquel error de cálculo cuando mi madre ovulaba sin guantes blancos/ ademanes y explosiones de un quinqué que encendió a destiempo./ Lo masticó todo/ hasta el polvo de mis muertos y el alquitrán en mis narices./ Ya no tengo tiempo para tanto drama aburrido/ para tanta aparición inmóvil que me ronda/ Todo se cuece y se hace pensamiento/ náusea que no cesa/ rebuznar de campana justo a la hora suicida/ sexto piso con balcón indiferente./ Vuelvo a la esquina  a buscar nuevos brotes y sólo encuentro un sexo improbable/ agujero de establo vacío/ migas que alguien esparció cuando la liviandad se volvía tedio./ Estoy desnudo frente a la cruz, cae la piedra y se comienza a cerrar el nudo sobre mi cuello. /Amanece en la región antigua y todo huele a toalla húmeda/ a pupila seca/ a oxígeno sucio en un retablo que nunca ha llegado a parecerme ajeno./ Los párpados legañosos intentan limpiar mis suciedades/ comen de mi alimento con impúdicos gestos de hambre insatisfecho/ me corroen por dentro las asperezas/ rinden culto a un cuerpo que cambió y acumuló adiposidades para siempre./ El tiempo es fusilado sin juicios sumarísimos/ es el arte de una legalidad que clava su aguijón entre las carnes de los vivos./ Lo improbable vuelve a ser ecuación segura/ anhelo de paraíso cercenado por la vida./ Mientras tanto, yo sigo allí, en la mesa abandonado a la inacción/ al desdén de la pesada puerta/ simulando tanta delicia que atraviesa mis entrañas/
                             alimentándome de las migas dejadas por los otros.



    Arca de Noé

    “Es cierto: el derecho a ser héroes se conquista”
    Slogan revolucionario

    Hemos perdido la tierra desde que comenzó el diluvio,
    en esta diminuta arca sólo se escucha el ronquido
    de ratas y palomas, 
    feliz destinos para las aguas feroces
    que terminarán inundándolo todo con la procacidad
    de buscar un nuevo orden.
    Sostuve la centella azul con mis dientes, 
    pero nunca me fue entregada la llave para llegar
    a paraíso firme. Anduve, caí, adopté la risa del pez
    con la llama y su eterno crepitar de lentejuelas
    circulando muy cerca de las alas del diablo,
    sólo que el mar borró, una vez más, mis huellas
    sobre la arena.
    Gocé de las pesadillas en la oscuridad del foso
    imaginando recalar en una ribera sin la memoria
    de otra partida. 
    Alguien torció la cuerda en medio de la tempestad
    y algunos corazones frágiles escucharon el tañer 
    del arpa con sonrisas de vencidos a la deriva.
    Nuestra suerte esta escrita: somos un amasijo
    de bestias y ángeles con una costumbre enfermiza 
    para las tristezas y los perdones.
    Sólo unos pocos siguen buscando un puerto seguro
    donde recostar su espalda o una playa desierta
    sin arenas movedizas.
    Mientras, yo escribo e imagino bienvenidas
    en este río rojizo adonde no llegará el arca
    con su angustiosa manía de no alcanzar el horizonte.

    Buenos Aires, sin mar. 22- mayo de 2003.
                                                                               


    Equilibrista

                             A Eliseo Diego, el Maestro.

    El rincón del camino se hace piel
    en las pupilas del payaso,
    quien aprendió a sentir un profundo rencor
    por cada aplauso inmerecido de la carpa,
    pero continúa durmiendo con los ojos bien abiertos
    por temor al rechazo público.
    Ese rincón se transforma en abrigo
    sobre las espaldas del mago,
    olvida sus últimos trucos frente a las luces,
    anuncia conejos por palomas negras
    sin ruborizarse ante la mentira inocente.
    Una varita mágica puede hacerse muro impenetrable
    ante los ojos del domador,
    perdió la cabeza por impaciente y aún sus leones
    le ayudan a buscarla....¿Fraternidad en la desgracia?
    El rincón se hace caminos en las manos y los pies
    del equilibrista,
    quien no teme a los saltos mortales sin mallas salvavidas,
    y sienta lástima por los que rinden culto a la rutina,
    como si la vida no fuera caminar perennemente por
    una cuerda floja.



    Ciertos festejos nocturnos

                       “Para que se abran los caminos
                     es menester empezar a abandonar los atajos”
                            Lidia Cabrera, en “Cuentos Negros”.


    Alguna vez soñamos con recuperarlo todo, 
    desde la ventana azul, repleta de termitas
    hasta el escaparate antiguo y aquel juego de
    cuarto de la abuela rica, aquel biombo laqueado
    de blanco-inmaculado con pequeñas figurillas chinas 
    que hacían mohines a los transeúntes y 
    buscaban en los zaguanes el lugar preciso para su 
    rito de geishas pudorosas con cintas de seda en los pies.

    Deliramos con entrar y salir a piaccere 
    (trazar una nueva orilla)
    dentro de aquella casa con olor a arenas movedizas
    (como aquel caimán de isla) 
    que cierto huracán caribeño, con nombre de mujer lasciva,
    arruinó y lanzó al mar terminando de cuajo con una infancia
    que jugó a empinar barriletes en sitios equivocados y a 
    dejarse llevar por chivichanas cuesta abajo por las empinadas
    calles de una ciudad decadente y ruinosa, casi a oscuras
    que aún se ufana de sus trofeos de guerra como dama indigna
    y luego se tapa la cara con un abanico para que no veamos 
    tanto rubor en las mejillas y las ojeras del hambre y las malas noches. 

    Ahora estremecido por momentos del bochorno de la tarde
    escuchamos a mi hijo con su trompeta romper la mudez
    del nuevo barrio, (esa Flores Sur-Habana bella)
    con su partitura dedicada al fantasma de la ópera
    y le vemos crecer tan de repente en el exilio porteño
    mal abrigado y andarín entre retumbes de tambores y 
    bufandas perdidas en sitios oscuros
    comiendo ravioles y empanadas salteñas donde le sorprenda 
    la noche o bajo las bóvedas catalanas de una casa expuesta 
    a todas las miradas furtivas y los comentarios extramuros
    por su color demasiado rojo para ser “decente”, según 
    chismorrea mi vecina pacata.

    Todo ha cambiado, pero sigo preservando ese árbol que 
    se cuela sin permiso por la ventana y salpica con sus hojas secas
    (los días bonaerenses)
    como el que tenía en la isla cuando se esfumaron mis extraños sueños
    bajo una bandera pálida y alguna consigna que repetí hasta 
    (el desgano-inanición)
    cuando comprendí que no puede ser opción legítima la Patria o la Muerte
    (¡al pueblo denle la Vida!/No hay derecho; diría en mis días 
    de discursos panfletarios).
    En mis bolsillos me traje aquellos pequeños huevos de codorniz 
    que mi padre freía en la vieja sartén del patio para ser mejor marido,
    el San Lázaro de yeso de mi madre que me protege
    y el mantel blanco que mi abuela zurcía con una aguja de plata
    adquirida en un concurso televisivo promovido por el 
    aséptico Jabón Candado,
    aquel lino blanco de pichón, salpicado de frutas alegres, que
    era su principal orgullo los domingos cuando alistaba su mejor 
    almuerzo “de pobres, pero con dignidad” y nos sentaba a todos 
    cansinamente en la mesa 
    como-un-destino-rito-familiar-irrevocable. 

    Con qué espejos nos miraremos dentro de algunos años
    (en esta geografía de circunnavegante / en este espacio sin fronteras)
    cuando olvidemos entre la confusión del vino y las noches de otro sitio
    bajo la lumbre de un hogar-ave de paso demasiado tibio, que juega a ser el trópico todas las canciones de Omara Portuondo que cantamos
    y aquella pañoleta azul alondra, cual vórtice de silencio-ojo de tempestad
    que siempre guardamos por temor a perder la niñez para siempre.

    Y pensar que han pasado casi cincuenta años pero sigo hablando con el
    plural de modestia, que me enseñó mi primera maestra 
    en una ignota escuelita de barrio
    y cargo con esa tribulación constante de peregrino-desata nudos,
    quebrando guetos, trazando nuevas cartografías 
    y cargando maletas al rescate de una extraviada fe,
    con aquella premonición-nave-de-añil-que-me-flagela,
    intentando borronear (ya sin censura) todo lo que se me antoje 
    en la corteza de los árboles/
    aunque no perduren ni siquiera los malos restos 
    de-mis-pasados-festejos-nocturnos. 

     19 de agosto/08, tranquilidad de la oficina de prensa.



    Isla adversa

    "Dentro están las cosas en su sitio
      las crestas
      el azul
      las heces apacibles (...)"

    ”Apremios” (1989), Ada Elba Pérez.

    el mar se me suicidó a pedazos, 
    fue cayendo poco a poco, a mansalva
    dentro de mi corazón
    y terminó inundándolo.
    con él se fugó toda la extensión de la playa
    y el sabor de algún rocío extraño 
    cuando soñaba con la inmensidad
    que no se alcanza.

    soy testigo de cierta obcecación insular
    que no conoce límites 
    cuando las olas baten contra los farallones 
    y hacen peligrar el mustio silencio de inoportunas ceguedades.

    He subido hasta mi último peldaño para reencontrar 
    su inmensidad, para escuchar su rumor oscuro 
    rodeándolo todo
    y apenas alcanzo a divisar su traicionera calma
    su espesura de signos su encantadora embriaguez
    su bofetada traidora justo al borde de un camino
    que alguien denominó encrucijada. 

    Siempre soñé con el mar y su ademán de sombras
    infinita frontera entre tanto viento y territorio
    blasfemia desaforada que reniega de códigos y dobleces
    y lo engulle todo.

    Mi mar es otra mentira entre ceja y ceja
    una fiesta antigua otra alegoría que me salva/
    procacidad convertida en largo sufrimiento
    apodada trampa, cárcel, cerco, concilio, simulación, desconcierto.
    Mi mar es una isla adversa/ 
    otra frontera innecesaria.

                               Buenos Aires, Sin mar.



    Alivio para los malos ojos

    “Lo difícil es crear cuando el contexto real desaparece
    y se imponen las íntimas fronteras”.
    Rasa Todosijevic. 

    Vuelvo a mi maderamen, a mi mascarón de proa sureño 
    e intento recomponer mis propias sensaciones,
    tiro los frascos vacíos del after shave, del pasado verano/
    que se amontonan en el botiquín de mi baño,
    donde el espejo yace cubierto por una tela blanca para evitar forcejeos
    con el adolescente que fui de pelo enrulado y bigote rojo/
    excreto – acuclillado - mis propias vahos en el sanitario
    e intento un culto vudú que me devuelva sin rompimientos 
    ni límites a mi primigenia tribu/.
    pero ahora sólo encuentro pájaros de mal agüero y vaticinios foráneos/
    macumbas que regurgitan en las márgenes 
    e intentan meterse dentro/
    mezclo mis hojas de papel con agua, las macero y las pongo al sol
    con canela de Ceilán comprada en ciertas ruinas peruanas
    pues preciso de cuartillas re-blancas, re-puras, re-indoloras 
    morir vivo ante cada idea, ante cada golpe de teclado, re-crear 
    viejos párrafos enlutados del almanaque, volverlos a sentir lacerantes, 
    en fuga hacia el interior de alguna vieja maleta que ya no uso
    en la que se carcomen y gangrenan los álbumes fotográficos
    (que ya no veo).

    No son estaciones de entibiados parlamentos, 
    de palabras fútiles y pútridas, de oquedades políticas 
    de bajo perfil enfundadas en discursos obsoletos y sesentistas
    prefiero escuchar a Edith Piaf macerar “La vie en Rose” 
    amargado karaoke para las tardes de burdel de su infancia, 
    lejos del circo donde creció. 

    En una esquina del aposento, tras mi espalda
    una decena de arañas tejen baquianamente su red para 
    evitar aludes pretéritos y lastimaduras de antaño/
    yo no quiero re-vivir añejas utopías sólo difuminarlas 
    en mi cristalizada masa neurodegenerativa por el Alzheimer/
    padezco, siento todavía la luz sin artificio que se cuela 
    por un hueco casi cinematográfico del cristal de la ventana 
    donde alguien miró sin sobresaltos algunas 
    celebraciones profanas.

    Acullá, los monjes suben al campanario 
    lanzan su quejido matinal que rebota contra la vereda
    y la impasible bóveda del techo/
    hilvanan sus cánticos y rezos, antes de tener otra orgía 
    pendular en las celdas de enclaustramiento,
    donde dicen rezar a Dios, sólo que lo hacen largas veces
    al día y las ojeras los delatan/ hipan, se tocan, 
    beben y gozan sin impudor/
    desde mi almohada puedo sentirlos aparearse de placer, 
    ensalivarse los ojos y no pronunciar ni una sola sílaba 
    pues tienen prohibido hablarse/
    quizás para no sentir los inmemoriales rencores mundanos.

    Luego, en la noche van al río color león y lavan sus partes pudendas
    y allí paz y en el cielo gloria.

    Por dónde andaría yo cuando el comete Halley surcó la tierra y
    dejó su traza imprecisa de suicidios en caída libre 
    qué frontera cruzaba, qué Paso de los Libres recorría 
    cuando colapsaban las bolsas del mundo y se licuaban los pasivos
    del Banco Lehman Brothers,
    hacia qué lugar volaba cuando alguien que quiero cerró sus ojos.

    Al parecer, nada se puede ya contra los malos ojos.

    15-10- 2008. Viejo poema
    Día de fútbol entre Argentina y Chile.


    Levedad

    “Cuando llegue el momento,/
    aunque sea tarde y te apresuren (...)
    trata de dejarlo para siempre/
    en el rincón más limpio de la casa”


                 “El Emigrante””, de Reinaldo García Ramos..


    Deseábamos construir en esa ciudad nuestra Babel,
    una torre de pulmones, energías y tendones
    sin huesos ni talones para maquillar la cotidianidad/
    que recordara austeras
    civilizaciones, cofradías que lo dieron todo sin pedir nada
    y hasta calentaron la tierra para
    engendrar la piadosa cosecha/
    el tiempo del mayo festivo para contagiar los ritos
    de cánticos verosímiles.

    Entonces subíamos a buscar el tren
    que cruzaba como fantasma agónico tras
    nuestras espaldas y sobrevolaba ígneo por
    dentro de las estancias, cuando la caña comenzaba a
    madurar y sólo era permitido oler su dulce acidez/
    aquella baranda de melaza que envolvía las sábanas
    y las almohadas cuando las puertas cerraban y
    daban paso a las más plurales ceremonias de los amantes/
    acaloradas celebraciones de una utopía que nos devolvía
    obscenos hasta la vergüenza.

    Queríamos regresar (¿quién no lo desea?)/
    aunque más no fuera unos segundos
    a aquel césped recién castrado en el patio escolar, a la hora
    del recreo,
    cuando el ciprés azul mecía sus hélices y manoteaba
    entonando sus vítores de guerra
    detrás de las postigos que las conserjes clausuraban
    por temor a una estampida masiva
    de cerebros pulverizados por tanto teorema y dogma
    recitado impunemente, chapuceramente como expiación
    de perro ciego.

    Y era aquel pedazo de isla el precipicio de nuestros cielos/
    aquella cartografía que se acodaba a los límites
    que reventaba el mar como bastión, con la parsimonia
    de quien aniquilaba olvidos y diseñaba estratagemas perdidas
    para cuando estuviera ausente
    o acaso la primigenia ilusión remachada hasta la credulidad
    con clavos comatosos en los libros y periódicos oficiales/
    palabras peces/ palabras poses/
    palabras clanes/ imperfectas palabras
    que sirvieran de escarmiento y mordaza
    para el desprecio o la veneración.

    Nos decían que más allá estaba el borde... la nada/
    las expiaciones perennes alrededor del fuego para los Ícaros
    y que perderíamos para siempre el laberinto de Creta
    exacerbaban los desazones, nuestras propias desconfianzas
    sin pensar que cierto día el alambre partiría y todo caería por
    su propio peso.

    Ahora, que muchas botellas naufragan y tuercen derroteros
    en orillas lejanas, cuando los tsunamis doblan rumbos
    sin premeditación, pero con alevosía/
    muestro mis alas chamuscadas, convulsivas, excoriadas,
    como trofeos de vetustas confrontaciones
    explorando otras plazas ya sin tantas alucinaciones ni fábulas,
    magros ejercicios de transmutación que me arrastran
    a otros confines ficcionales,
    aunque más no precise de otro tironeo de mano,
    de un zarpazo de ahogado/ quizás de otra gabarra
    o acaso (con menos pretensiones)
    de un jirón de piel para mantenerme a flote.

    Buenos Aires, 29 octubre de 2008.



    Lejanía-cercanía

    “El ser humano se evapora, la obra queda”.
    Cundo Bermúdez, artista mayor
    (Septiembre 1914/ 30 Octubre 2008).


    Primero fue el brochazo estridente, el rojo púrpura/
    que encogía el corazón enfermo
    el gentío fue llegando sólo; anclaban sin consentimiento
    como perlas entre las piernas o tras el azabache negro/ 
    sin melindre posaban
    como Dios los trajo al mundo. En definitiva, para los insulares
    el recato murió apaleado por la espinazo, atributos de vivir
    sin zapatos para estar en contacto con el barro, 
    en el límite,
    apretujado frente a una ola o entre capiteles 
    y columnas que siempre están por desplomarse/ 
    tras mamparas que sólo sirven para albergar 
    flirteos y liviandades,
    simples garabatos para guindar los trapos coloridos
    o disimular algún Eleguá
    que en las noches resuelva encrucijadas y 
    lance sus palos de monte para complacer 
    la risa del kerekete y limpiar con manteca de corojo
    las puertas del paraíso. 
    Después asomaron los pregones de las caseritas
    que conquistaban las escaleras de los solares
    camino a algún toque de tambor, mezclados con el 
    cántico de las castañuelas o el maullido de alguna
    gata en celo
    que se dejaba afincar justo cuando la vitrola
    restregaba una calenturienta conga santiaguera
    (la mejor música para pasar al más allá 
    y gozar del más acá).
    El pincel seguía hurgando sobre el lienzo, apuñalando 
    el aroma del batey y el tufo del mar que llegaba desde lejos/
    raro ajiaco criollo para morir de embriaguez, 
    sobre todo cuando se está en la otra orilla 
    la forastera-la menos compacta-la peregrina.
    Las plazoletas achicharradas por la lumbre y los ojos casi ciegos 
    (¿habrían percibido demasiado?),
    eran, entonces, delgados contrapunteos entre lo humano y divino, 
    sumatorias de todas las vilezas y las caridades de este mundo/
    paisaje dilatado contra la rechifla de un viejo vapor sin regreso.
    Las manos tropezaban como aspas por sobre el contrabajo muerto,
    escudriñando esa rara placidez donde reposar del cansancio 
    de tantas noches de vigilia y ramalazos en el pecho/.
    “El destierro siempre cuesta caro”, maldecía el pintor
    y mascullaba su rezo espantamuertos/ 
    era la única manera de poder seguir perenne frente al lienzo,
    (Aquel, su perímetro privado y difuso).
    Hoy, que el último adelantado ya no puebla la pintura 
    azul con fondo naranja
    cuando apenas se evapora el hedor del aguarrás y las temperas 
    para la sobremesa y alguna que otra siesta prolongada
    con dolores en la espalda/
    se colorea por siempre su huella bifurcada bajo el limonero 
    de algún patio bohemio habanero
    y cierta playa art decó de yates blancos.

                                                              30-10-2008.


    Rutina del apátrida

    “(…) Mi cuerpo extendido y seccionado sobre las espaldas de la noche es ahora un recipiente intranquilo (…)”.

                                  Javier Ubalde Enríquez, en “Grial”

    Estornudo espaciada, gélidamente contra el cristal de la ventana
    en sentido inverso al aire y las partículas de mi saliva
    explotan y se fecundan unas a otras en un festín casi orgiástico/
    patológico-endémico que desintegra el esputo a la luz de la luna opalina
    haciendo muecas y malabares contra el vidrio manchado
    que demorará mucho tiempo en volver a ser transparente.
    Recorro con la vista – entonces - la calle que yace como un trozo de sal
    y observo salir del consultorio del psicoanalista de enfrente a una chica con cara de suicida que se ordena el cabello como si compusiera su vida a sorbos
    para no seguir intentándolo sin éxito… la próxima vez no será un cóctel de sedantes con boleros de fondo, sino una soga puesta en el horcón más alto de su cuarto… lo vislumbro… y entonces ya no llegará nadie a tiempo y habrá cumplido estelarmente su anónima tarea. Retuerzo mis manos secas, cuarteadas y pálidas que empiezan a carcomerse contra el teclado de la computadora con ese síndrome del túnel carpiano (patología de la modernidad) que corroe mis músculos tumefactos y me hace tomar antinflamatorios todas las noches antes de acostarme. A estás alturas ya no sé si es una evasión necesaria o son las ansias de paliar otros dolores más espirituales que no cesan, sobre todo en las madrugadas cuando cierro la puerta del cuarto
     y los recuerdos del destierro mueven la vieja mecedora. El retrato de mi madre yace glacial en mi mesa de luz entre fotos de viajes soñados que ella nunca pudo realizar, ni imaginó…escapatorias que quedarán encerradas en pequeños marcos comprados en algún negocio con publicidad de Kodak y promociones vacacionales de 35 fotos por quince pesos. Limpio mis gestos inútiles y arranco mis miedos de fin de semana dentro del cuaderno de bitácoras que tengo en la web/ narcisismo vitrina de palabras que retumbarán como barcazas que jamás llegarán a destino cierto por impericia de su timonel. Estiro mis huesos como un puñado denso de azotes que dudan, convertidos en trizas dibujadas con cenizas bajo mi piel. Afuera la lluvia retuerce rumbos entre mil y una historia censurada y los amantes se esconden en los zaguanes para propinarse sus placeres más carnales con crepitaciones de cuerpos consumidos por el fuego eterno y el alcohol. Entierro mi pasado nómada entre fotos sepias de reportero de guerra en lugares inhóspitos que escudriño de reojo y un charco de tinta que derramé sobre la alfombra con la despreocupación de aquel que quemó sus naves en la otra orilla sin temor a dar el peor ejemplo y terminar entre barrotes y olores amoniacales o al pie de una fosa ignota. Me llevé un país en la palma de la mano y ahora no sé en qué bolsillos colocarle sin sentir la culpa del apátrida que ya no desea un pronto regreso. Exhalo gélidamente un suspiro dolorido y una vez más siento que la vida tiene esas pequeñas emboscadas… celadas de rutina dominical que terminará - si no termino pronto- empañando esta delirante descarga con ínfulas de trasnoche en algún viejo cine triple X de barrio, con penas de mugre y humedad rancia.

                             Buenos Aires, 27 de agosto/2010.
                                 Ya sin naves para incinerar.


    Exilio

                               "(...) de vez en cuando alguno -como yo- se salió de la fila
                                       hizo silencio/ se fue desvaneciendo atrás (...)"

                                                        “Poema XIX”, de Juan Antonio Molina



    Somos la dadivosa señal de la verdad que mutila
    el febril encanto de los suplicantes a la hora de la cena,
    la irrefutable muerte de los e-mails dentro de las computadoras del mundo,
    la jubilosa pústula revoloteando en medio de los otros huesos.
    Ni una sola pregunta ante la urdimbre de los himnos que cantamos
    el hartazgo nos llenó la lengua de injurias y cánticos condenatorios
    y terminamos ejecutados con nuestro insincero atiborramiento
    con el estómago atravesado por tanta hipocresía de la inoperancia.
    También yo tengo muchos amigos que están en el exilio
    se fueron marchando con la cabeza baja y los bolsillos cuajados de
    incertidumbres/ y terminaron fregando copas en bares de medio pelo
    o deshollinando mingitorios en elegantes cafés del mundo.
    Aún me quita el sueño tanta diáspora y renunciación
    eran casi siempre los mejores en todo,
    pero siempre fueron pésimos simuladores.
    Yo terminé pintando un avión sobre una hoja blanca
    pues le tengo fobia a los botes sobre la corriente
    y conseguí aligerar mi equipaje de atavismos y ciertas ideas
    suicidas que rondan justo antes de entrar en las fauces del lobo.
    Ahora todo quedó detrás. Pero aún las oficinas inmigratorias me siguen
                                                                             demorando por cautela
    y mis antecedentes penales se solicitan sin respuesta alguna.
    Cada vez que pienso en cuños y documentos
    siento nauseas ante tantas indefiniciones y esperanzas retrasadas
    y me persigue un deseo de lanzar mis excrecencias contra
    toda la xenofobia que pulula.
    Empiezo por admitir que en la querella contra los inmigrantes tipo A
    mi nombre quedará inscripto entre los abofeteados y peligrosos
    que ya jamás comulgarán con los discursos y festines oficiales.



    Pleamar y bajamar

    “(…) Cuando vengan por mí, solo hallarán estos islotes ensangrentados de mi hígado y un trágico naufragio”.

    ”Quemar la naves”, de Obdulio Feneto Noda.


    Dentro de mi corazón arrítmico un barco entra lento, casi espectral/
    trata de abarloarse a un subrepticio muelle en un puerto remoto
    que le permita atar fuertemente su cabo a la válvula mitral
    y quedarse para siempre entre sonidos atonales cuando cierre
    mi válvula aórtica y todo se torne mansamente siena e inerte.
    Para entonces tendré que abrir nuevamente las compuertas,
    dejar que todo fluya en la acequia/ que rebalse de glóbulos rojos
    las entrañas en ese ir y venir del ciclo,/ que todo se inunde desde adentro, desde las vísceras mismas del pozo ciego y rebote el eco que confunde la memoria y petrifica el olvido. No sé como expatriar
    esa maniobra aventurada y predecible, que huele a escapatoria
    y me deja exánime para siempre, si las barcazas ya no quieren irrumpir
    y hasta ese fortuito bajel se lanza a una última aventura
    a sabiendas de que podría costarle cara y terminar desmembrado, ensangrentado contra el hormigón de mis huesos.
    Palidezco con labios temblorosos y mirada sitiada
    cuando el pitido de la sirena se escapa afuera
    y no puedo acallarlo dentro, por más que lo intento.
    No tengo costumbre de ir con cara de lobo de mar entre
    los recién llegados a la escollera en la que se ha convertido mi pecho. Transgredo las fronteras, los límites, las sombras de una nave
    que entra al embarcadero y termina engañada,
    perdida entre una tinta más dispersa que la sangre
    y la humedad que se escapa de mis ojos turbados.
    Alguien - un viajero sin abrigo - intenta arrojar desde la proa
    algunas monedas en señal de buen augurio, sin comprender
    las razones por las que el timonel teme que el mal tiempo nos escore y hunda.
    Sin explicaciones se da la orden del achique antes de permitir dejar el barco
    y la banda de música entona un himno lastimero con tufo a salitre muerto.
    Y es que la vida suele proceder así: entre pleamar y bajamar/
    recalos y despedidas apiñadas en tantos puertos
    donde cada ola es una anunciación de que muy pronto podremos divisar
    la marea mortecina que enmascara aquellos territorios
                                                           de migraciones y destierros.

                             10 de septiembre/2010, sin embarcadero cerca. 


    Cómplices palabras.

           ”No creo en las palabras (...) las he visto afirmar/ negar/ mentir/
                                            al pie de los altares y patíbulos
                                    Armando de Armas, “Sobre la brevedad de la ceniza”.


    Las palabras se incrustan mutiladas contra mis cristales
                  se parapetan en mi placard y gimotean
                                                      tras mis pasos,
    heridas/ dolidas/ dañadas/ prostituidas/ cansadas
                                       se desangran bajo la escalera,
     se tropiezan unas contra otras al borde del abismo,
     se tocan impúdicamente sin pensar en sus géneros y concordancias/
     en sus tildes y acentuaciones, en si son diptongos o triptongos/ llanas o agudas, sin recato hacen el amor/ desfachatadas/ procaces/ sin pensar en el qué dirán/ sólo en el goce momentáneo/ en la cabalgata cansina
    de la vigilia, en la agonía del naufragio, en los estertores de un faro sin olor a mar. Poco a poco se travisten, se camuflan como voces cómplices aquí en esta noche sobre mi mesa de luz, tras los ojos y los rictus de las máscaras que cuelgan en mi sala. Se escabullen dentro de la almohada y no me dejan respirar, me cortan el aliento,
    pues temen descomponerse, infectarse, destriparse, engullirse, perecer en el intento/ su egoísta espíritu de trascendencia las malogra (¡y las salva!), las entierra bajo el lodo de un monótono cementerio en La Tablada,
    las enferma de miedo y lo que es peor... les nubla el entendimiento, la razón.
    Mis palabras confunden fronteras, geografías, nortes y sures
    galopan histriónicas por el mundo, con caras de mosquitas muertas
                                                 o malsanos rubores egocéntricos,
    arder en la pira son sus sinos, cenizas sus afanes/ mojarse hasta los huesos su tarea/ son como las ausencias de una Habana extramuros.
                                                        que ya me resulta extranjeramente ocre.
    Mis palabras se mueren de tedio, gritan, insultan sin sentido/ se matan de risa
                                                                                     con afilada boca
    diseñan su orgía, su festín de vida o muerte....Cortadas a la medida
    se lanzan tras su presa/ desvarían por un elogio que les levante el ánimo/ por un secreto que contar/ juntas trazan estrategias de ataques y lisonjas: antípodas de un plan mayor para el momento oportuno/ para la hora de la puñalada por la espalda. Mis palabras buscan una camisa de fuerza, algún psicofármaco para sedar ciertas botellas de vino para seducir, se quitan su polvo y su carcoma y lo hacen con profesionalidad,
    con sutilezas universitarias, con estudiada altanería de diccionario enciclopédico español. En definitiva, son ellas – todas- un amasijo de hierros mohosos,  un brebaje hecho ex profeso para colegialas y malevos,
    charcas putrefactas donde se hospedan larvas de mosquitos,
    perfumes de free shop de algún viejo aeropuerto sin controlador aéreo.
    Peregrinas, sin concilio, traman su partida y su llegada
    diseñan su reducto/ buscan su buhardilla, su telo, su letargo, su vigilia.
    Por eso, cuando cierro la boca me atraganto, vomito, me mareo
    sube mi presión arterial/ una rara sensación de acidez
    se hospeda bajo mi lengua y sale fétidamente hacia fuera.
    Por eso es que soy también de los que nunca ha creído en ellas,
    las colecciono en frascos asépticos para los días de exámenes de sangre
    y análisis de orina e intento, de vez en cuando - y por desquite –
    empujarlas por el tragante del baño, a donde van a parar
                                            todos los miasmas pútridos del día.

      

                                       Buenos Aires,  ya sin palabras, 9-03-2007.




    .


    0 0


    Ana Eme 

    Ana María Arango Correal. Nació en Medellín, Colombia el 28 de agosto de 1990. Estudió psicología.

    Ana Eme es colombiana y conoce el futuro de la poesía y del no-alt lit en versos que son mares. Ella crece como musgo sobre una pelota de fútbol que no pude ser anotada en un arco por James Rodriguez. Leámosla cantando, porque eso es lo que se quiere al final, que cantes.


    1. No le importo al modelo neoliberal así que no me voy a desgastar pensando en él.

    “La inquietud se apoderó de ella como si el tiempo hubiese estado ya corrompido,
    como si todo su pasado, cuestionado de nuevo,
    se hubiese ofrecido a un futuro árido
    e irremediablemente culpable.” 

    Maurice Blanchot.

    I

    No puedo hacer un poema con tantos poros abiertos, con tanto miedo en el entrecejo y con mis pupilas que suenan como la campana de bicicleta de facebook messenger. No puedo hacer un poema con el terror de los cuerpos que tejiste con tu voz -yo te pedí silencio, tú me regalaste pesadillas-. No puedo hacer un poema con tanta tristeza, con tantas pestañas caídas, con todos los pelos que dicen que me sobran en las cejas, con las manchas en mis dientes, con la uña de mi dedo índice derecho que crece partida. No puedo hacer un poema conmigo que soy un libro de Nicanor Parra habitando la caneca de basura del parque municipal.
    No puedo hacer un poema con mi cuerpo que es una sombra, ni con mi sombra -que es el único cuerpo que tengo hoy-.
    No puedo hacer un poema con los ojos de Ashley Opheim. Ni con mis ojos, porque mis ojos están enfermos de mí y sólo ven en los espejos.
    No puedo hacer un poema de mí, conmigo.


    II

    Quería ir al cielo con mi perro y tuve a Cartagena sólo para mí. Mi perro tuvo una guardería y yo renté una bicicleta que me sirvió para insolarme y para fascinarme con el segundo álbum de Russian Red que estuvo disponible en iTunes pero llegó a mí de cuenta de TPB. Cuando regresé del viaje, mi perro me miró con el sol en un ojo y la boca en el otro y me abrazó con la alergia a sus pelos. Me insolé de nuevo con su mirada y me fumé el último cigarrillo siete días después para asegurarme de arder por dentro también. Pensé en las ciudades y tracé una para mi alma. Soñé cuatro elementos ominosos que me fueran más familiares que el fuego, el aire, la tierra o el agua. Soñé mis días en asfalto, hormigón, gasolina y metal. Y olvidé que el fuego, el aire, la tierra y el agua, están en todas las cosas.
    Quería ir al cielo con mi perro pero me mudé a doce cuadras del sol

    y mi perro se quedó soñando mi voz en la cama que era mía

    y mi voz se fue al cielo

    y yo comencé a soñarla también.


    III

    Por estos días, sólo como mejillas de pimentón.


    IV

    El amor es un listado de cosas prescritas. Me pregunto según qué autor de qué listado, no puedo amar con ira.


    V

    Me quedo mirando el panal de avispas -que iba a ser y no fue- en el techo de tu habitación. Recuerdo que cuando no supe a dónde mirar lo miré a él, y pensé en las avispas. Pensé en que si yo fuera una avispa, haría circunferencias perfectas y conocería la simetría. Pero no, no soy una avispa, no conozco la simetría ni a mi hermana que murió antes de nacer. Conozco un ojo izquierdo

    -que ve poco y se cierra de más cuando sonrío-

    y a mí

    -que soy mi hermana también y nací viva-


    VI

    Soy la puerta que se cierra
    soy lo que cierra la puerta.
    Soy la parte que se contrae del universo.


    VII

    Pienso en el modelo neoliberal y quiero responderle:
    Quiero ser feliz
    pero mis lunares.

    Quiero ser feliz
    pero mi médula.

    Quiero ser feliz
    pero yo.

    No me hablen de mí como si fueran mi nariz.



    2.

    Soy María y estoy llena de la gracia de las mariposas que tienen boca de ángel y no cantan. Tarareo jardines celestes, dirijo a los sapos que croan astros que no veo, comando a los cometas que no caen sobre la tierra, soy dueña de los abismos que no derraman ausencia

    y en el vacío, mis ojos son de aire

    Todo respira mi mirada.
    Soy María y le ofrendo a los árboles que mueren de cuenta de las motosierras, los himnos de azúcar que se levantan por mis venas. Me inunda el agua que danza sobre la arena y lidero a los gallinazos que desertaron de la carroña.
    Estoy viva en un cuerpo inmenso
    y vibro,
    llena de la gracia de los aeroplanos, desafiando la gravedad con mis botas prestadas

    llena de la gracia de un reloj detenido, de un pájaro en un alambre, de la Eme que edifica mi nombre y se recuesta en mis lagrimales:
    broto así no quiera.

    Soy María
    la gracia de Dios muerto.

    Todo respira mi mirada.



    3. laralalalaralalá.

    el matrimonio es un trayecto

    y me desplazo en él

    lo recorro hasta llegar a sus puntos finales

    voy y vengo

    vengo y voy

    como cuando se espera

    o como cuando soy mi nombre

    el del círculo

    el de la repetición

    el de la espera.
    suena la salsa setentera que escuchaban las mamás del conjunto residencial en el que crecí, la música de las 11 a.m. que acompañaba a las ollas pitadoras y al olor a fríjol y a lejía.
    huelo a fríjol y a lejía.
    trapeo.
    un poema estalla en mi cabeza y mi cabeza deja de ser cabeza

    y comienza a ser poema

    los nombres de las cosas se derriten sobre las cosas mismas

    y las impregnan de sí

    y

    maldita sea

    todo comienza a llamarse

    y deja de ser.
    si me baño en líquido de trapeador, me llamo líquido de trapeador

    y no importa mi nombre

    porque otro nombre ya se derritió sobre mí

    y quizás, cualquier cosa es mejor que llamarme maría

    o ana

    que es como nada

    o el revés de nada:

    adan

    el primer hombre sin tildar

    y sin costilla

    y con una mujer que fue costilla

    eva

    que al revés es ave

    que es la palabra que quiero que se derrita sobre mí

    y no ana

    ni maría

    ni líquido de trapeador.

    quiero ser la primera mujer al revés

    quiero ser ave

    ave paloma

    paloma ave que vuela y que carga infecciones como plumas

    y que canta

    cucurrucucú

    paloma a la que le cantan canciones

    paloma a la que le escriben canciones

    paloma a la que vetan de las plazas

    paloma que no se va de las plazas

    paloma que duerme en la fachada de las iglesias

    y en casitas de madera que hacen señores viejitos con manos de pluma

    paloma que está dibujándose en una nube

    y que despierta de los sueños aleteando en simultáneo

    paloma que no mueve la cabeza con otras palomas

    paloma que no esculpió botero

    paloma gorda que no esculpió botero

    paloma que escupió

    paloma que escupió a la paloma gorda que esculpió botero

    porque es

    ave

    la primera mujer al revés

    que escupe palabras, pelos y cruces de su entrepierna

    espasmo del universo.
    suena la salsa setentera y me siento ama de casa

    y no me gusta

    soy líquido de trapeador

    soy eva ave paloma que espera

    y que incuba una infección nueva con la espera.
    soy ana

    airam

    airamana

    hermana del aire

    venteada

    ventisca

    wannabesalsera

    wannabeadulta

    wannaberesponsable

    wannabetesista

    wannabeesposa

    wannabepersona y no nube o flor seca metida en un periódico del 72.

    la tarea es cantar nuevos recuerdos. la tarea es olvidar lo no vivido. la tarea es ser el nombre. la tarea es ser un nombre que no sea el mío.
    me atormenta más la imaginación que la curva del último sueño que visité

    o que la última evidencia del mundo

    que fue descartada por falta de evidencia.

    cantemos.



    4. I want to cry myself out y otros milagros

    Paciencia.

    La gratitud es una nube

    que no para de llover sobre mis hombros.

    Dos conchas como manos

    soy una perla gris

    una ofrenda triste de la naturaleza

    un saquito de tripas y grasa que habla y comechocolatinas y comechocolatinas y comechocolatinas y comechocolatinas y comechocolatinas



    y espera

    .

    .

    .

    .

    .

    bip

    .

    .

    .

    .

    .

    bip

    .

    .

    .

    .

    .

    bip

    .

    .

    .

    .

    .



    esto no es un poema
    es una cascada


    esto no es un poema
    es una escoba


    esto no es un poema
    es un glosario


    esto no es un poema
    no es


    esto no es un poema
    es un condón


    esto no es un poema
    es una hemorragia


    Me siento a quebrar en los andenes todas las palabras que escucho

    caen fracturadas frente a una peluquería

    junto a una droguería

    a la salida de un banco

    en el andén frente a una tienda de zapatos

    en un balcón de vidrio de un centro comercial

    en un bus intermunicipal

    en la banca de las palomas que cargan infecciones como plumas:



    a



    m                                                   o

    r



    *crack*





    f                           a



    m



    i



    l

    i

    a                  *crack*





    d                    e

    s



    e                                                                o    *crack*



    m

    a



    d

    r

    a

    s

    t

    r

    a

     *crack*



    e                     s



    p                               o

    s                     o                                                          *crack*









    m

    u

    j



    e                                                                                                                                                      r



    e                                                                                                                                                      s





     *crack*





    e            b              d

    s      a      i       i      a

    t              l             d

    *crack*



    Entro a las iglesias para adornarme de algo que no lleve mi nombre

    buscando milagros que necesito

    milagros que no sé pedir



    palabras que no se dejen fracturar 

    palabras que no se dejen fracturar 

    palabras que no se dejen fracturar



    Pero, bendita seas María entre todas las mujeres que no existen y entre las muchas que te inventaste y que nunca podrás ahogar en las quebradas canalizadas del municipio en el que se estiró tu cuerpo



                                                 fe 



                                      *crack*



                  bendita seas entre todas las mujeres y bendito sea el tomate deshidratado de tu vientre



    virtud



                                      *crack*



                  Ana María, madre de la coagulación lenta, ruega por tus fantasmas ahora y en la hora de sus evanescencias



     amén



                                      *crack*



    La vida que vivo es tarea de los milagros

    y comochocolatinas y comochocolatinas y comochocolatinas y 

    comochocolatinas y comochocolatinas

    esperando que escampe

    que me alivie el olvido

    y que cese el mareo de mis venas.

    Juro que nunca antes me sentí tan tonta.



    5. Sueño con zanahorias

    Con las palabras desordeno el mundo.
    BailoDream a Little Dream of Meen la cocina mientras aprieto los ojos y repito palabras que no sé decir y que jamás escribiría                                                                                                                                                                           no te vayas
    no te vayas
    Recuerdo la sorpresa de mi mano la primera vez que toqué la punta de tu nariz. En su filo, el miedo. En el filo de mi lengua, el mundo.
    Tengo partos por la boca.                                                                                                                                                                 ¿De dónde sale esta luz si estoy apagada por dentro?
    son tus ojos, S Persei
    o me comí la luna que sigue reflejando al sol cada vez que bostezo.
    Se enciende un recuerdo mientras veo una foto de los dos en la que ríes por dentro                                                                                         Ardo
    mi cuerpo también es un recuerdo tuyo
     Sueño con zanahorias congeladas de hijos bastardos de Bukowski y con un pozo de los deseos en donde se cumplen monedas -para el futuro-. Sueño con tus ojos grandes. Sueño con abrazarme al tendido de mi madre y tirarme ahí. Sueño con cascabeles. Sueño con la voz de mi padre. Sueño con los lentes de mi padre en el 95 y con la claridad de sus ojos que ya sólo es un remedo.
    Quisiera ser una _________ más tranquila
    Mía. Tú sabes.
    Quisiera querer vivir doscientos años para sentarme en la silla de la luna
    -de la media luna-
    a cantarte canciones de fuego
    Sweet and Lowdown.
    Hablo y veo una luz
    escucho un estertor
    Morir también hace parte del orden del mundo.







    .

    0 0
  • 07/21/16--02:59: GEYSER DACOSTA [18.954]

  • GEYSER DACOSTA

    Geyser Dacosta (Caracas, 1980). Finalista del certamen poético Alfonsina Storni (Calgary, 2009). El mismo año fue galardonado con el premio de autores inéditos de Monte Ávila Editores, mención narrativa, por su obra Los Hijos de Israel, (RELATOS). 

    Sus textos y algunas críticas sobre su poesía aparecen en diversas revistas literarias (entre otras: Alba Volante, Almiar, Qantati, Ágora; papeles dramáticos). Vive en Montreal.

    Eva y La Zarza es su primer poemario.


    3 poemas de “Eva y La Zarza” 


    Al minuto de verla

    Si yo que valgo menos que tú
    jamás daría espinas a mis hijos,
    Por qué entonces, Padre, mío,
    inventaste el desamor.

    Por qué esa mirada furtiva en la gasolinera.
    Por qué el acto de un café más tarde.
    Por qué la sintonía de nuestras risas.
    Para luego ella obedecerte,
                                como si todo, desde el Génesis,
    desde que la tenías hechas en tus manos una bolita de barro,
                  lo hubieses planeado:

    «Hallaréis en veintidós años un profesor de castellano,
     en tal y tal zona de gas.  Miradlo con deseo.
    Miradlo con estos dos faroles de selva luminosa.
    Y más tarde, cuando suplique por ti
                                                       abandonadle en la cama
                                                       como a un perro».
    Y en todo te hizo caso.

    No supongo que desearas revivir tu aullido en mi garganta,
                                                       pero así parece.

    Dolor que por incapacidad celestial
    de ser dolor pareciera —Señor perdóname—,
    que me hubieses entumecido a principios de noviembre,
    abierto de brazos, atravesado por varias estacas de madera,
    madera que es dolor,  y yo ser tu espantapájaros favorito.

    Tú sabes, Señor, que soy herencia de todos los pechos abiertos.
    De todas las formas del costal.
    Si por mí fuera, en mis huesos llevase versículos cálcicos
                                                      de tu intachable nombradía.

    Pero eso de inocular el vicio de matarme voluntariamente a los doce.
    Matarme lentamente de ceniza y humo,
    matarme de ceniza viva y humo gris saliendo de encerrados pitillos de papel.

                                                  No te lo perdono.
    Porque todo me llevó a salir aquella tarde de aguacero,
    Y al minuto de verla…

    Por qué inventaste el domingo,
    Por qué noviembre,
    Por qué el aluvión.
    Por qué el televisor sin energía
                            y obligarme a salir de mis muebles tan acomodados.
    Por qué el minuto de verla en su esquina
    secándose furtivamente los pechos
    y luego observarme con sus dos bolas hambrientas,
                                 cuchillos de selva.

    Por qué me hiciste herencia del hombre más fuerte pero más débil.
    Por qué inventar ese encuentro.
    Por qué inventar espinas.  Por qué inventar.



    El Trueque

    Mi débil aullido se engarza a la bruma como hierba mala.
    En lo alto de esta oquedad, un zigzag de luz.
    El mendigo sopla su lámpara, recoge la cuerda, no grita más,
    no hay regreso.

    Aquí ando, Señor, amarrado al lodo como un tronco viejo claustrado
    a sus raíces. Confiscándome a la humedad de las rocas.
    A la indecisa voluntad de los hongos que no me encarroñan.

    Aquí ando, apenas, con fuerza en los párpados. Manoteando
    las mil tentativas de esa luz que se turna para golpearme
    y que jamás llega, cuando yo
    que he firmado tu apellido con mis rodillas,
    y cercado los ojos para no mirarte,
    y que llevo tan divinamente la piel cenicienta de tus serafines,
    anhelo de un solo golpe aquella invasión de mi hermana.

    Pero atiendes más a las nubes que se embelesan con la noche.
    A la luna tan siempre lejos del infinito que eres.
    Y cuando llega el turno de ayudarme, bostezas.

    Por eso mi aullido que trepa las paredes con sus patas de clavo
    hasta alejarse del abismo  y la oquedad que me he vuelto.

    Y nadie me escucha.

    Yo no quiero la luz que parte de las mismas velas;
    de los mismos mendigos fortuitos que en lugar de agua,
    aquí  en el pozo intentan sustraerme.

    Luz de infantes que no se cansan de pedirme el balón.
                          ¿Seré yo el balón que ellos tanto…?
    Infantes con ojos muy largos como chinos hambrientos.

    Mi hermana es buena y bondadosa, pero lenta.
    No fue lenta cuando colgó su vestido intacto de boda:
    cual huracán de saliva, y yo, callado,
    con estas dos manos pesadas como esponjas de mar
    absorbiendo su rostro el par de anillos que no llegó,
                                                        el suicidio.

    Su muerte me sembró el cuerpo de espinas.

    Pero es mi hermana, Señor,  y si he de elegir entre ella y tú…
    Pero es mi hermana, Señor,  y si hubieses creado la tierra,
    cuatro días tú y el resto tu hermana, en lugar de insertarle en el cerebro
    la voluntad de tragarse  el frasco de pastillas,  la hubieses dejado loca,
    olvidada en el sanatorio  donde me encuentro.

    Fuiste severo con ella pues nunca has tenido una hermana.

    Libérala, Señor, pues, de su cuerpo en llama fantasmal
    y que me invada en luz,
    a modo de trueque,
    y que use mi cuerpo y yo su energía.



    Si el lunes supiera

    Yo que soy agnóstico, casi ateo, me he despertado anoche
    orándote Señor.
    Soñaba que alguien me apretaba el rostro
    —el dolor era intenso y real—  al despertarme la supe tu mano.
    Entonces extrañamente, mi mujer: yo dormiría en el sofá:

    Me he peleado anoche con ella.
    En aquellos vozarrones que atrapaban las paredes,
    como esponjas marinas, toda la ira de su cansancio.
    De su última voz, como si la boca se abriera del tamaño de un túnel,
    dejó salir su rutinario jinete, esto es:

                          «Arréglate, animal, que no pareces gente».

    Esa es mi rutina padre,
    arreglarme para mi mujer,
    y mi derrota: evitar su batalla.

    Por evitar el grito me acostumbré al silencio.
    Por evitar discordias acepté el buen gusto de sus colores.
    Por impedir el sudor bajo sábanas duermo doblado en el sofá.
    A mi mujer no le hablo en las mañanas:    mi aliento le estorba.

    Soy los pelos en la ducha.
    Bajar siempre la tapa del inodoro.
    Y solo cuando me masturbo, murmullo al agua

                 el nombre de la vecina.

    Esa es mi derrota, señor:
    me volví el best-seller de mi mujer:

    1)                 Corte engominado de cabello.
    2)                 Corbata prolija, azul petróleo.
    3)                 Uñas a medio centímetro de la carne.
    4)                 El mentón lampiño dos veces por semana.
    5)                 Las fotos impecables en Facebook e Instagram,
                                siempre sonriendo, a lo idiota,
                                como vendedores de Herbalife.

    Pero, lunes: ¡ese hombre bonito no soy yo!






    .

    0 0



    José de María Romero Barea 

    (Córdoba, España 1972) es licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Sevilla, ciudad donde reside y ejerce de profesor de Enseñanza Secundaria. 

    Autor de Poesía (qué si no), cuya primera sección, el corazón el hueco, consta de la trilogía Resurrecciones (2011), (mil novecientos setenta y) Dos (2011), Talismán (2012) y  Europa aplaude (2016).

    Es autor, además, de una serie de novelas reunidas bajo el título común de Interrupciones. Hilados Coreografiados (2012) abre la serie. Le sigue Haia (2015). Ha traducido el poemario de Curtis Bauer Spanish Sketchbook/España en dibujos (2012), Disarmed/Inermes de Jeffrey Thomson (2012) y Gerald Stern. Esta vez. Antología Poética (2014).

    Francisco Basallote Muñoz ha escrito una reseña crítica de Resurrecciones en la web Papel Literario Digital.



    En 2010 fue finalista del Premio Revista Eñe de Literatura Móvil.
    Forma parte, como autor, del Circuito Literario Andaluz.
    Pertenece, además, a la Asociación Cooltura, Acción y Poesía. Ha participado en diversas iniciativas literarias en la capital andaluza: “Ciclovida”, “Celebración del Día Mundial de la Poesía”, “Fiesta de la Alfabetización”, “Plaqueteando: la poesía que viene”, “100 poetas 100 minutos” y "Poesía para todos los bolsillos”.
    Por otra parte, ha sido invitado a participar en la Feria del Libro de Sevilla, 2011, en diversas actividades: “Poetas del siglo XXI. Una muestra de poesía contemporánea”, el homenaje a José Saramago “José Saramago, la conciencia y la luz” y “Ediciones En Huida, una nueva propuesta editorial y poética”.
    Ha sido entrevistado por Mertxe Manso y Pilar Sanabria en su programa de radio de Onda Cero Córdoba, y por Cristina Aldehuela para el Diario de Sevilla .
    Es autor, además, de una novela corta, Hilados Coreografiados y una colección de cuentos Otros, los más y otros, aún inéditos.

    Puede contactar con el autor a través de su dirección e-mail josedemaria@andaluciajunta.es y josedemaria72@hotmail.es.






    Detrás el mar su rosario de ahogados
    manzanas luces lágrimas
    espejos sobre los cuales las anclas


    *


    como una vez
    en la biblioteca municipal de iverpool
    leyendo a Lorca
    Fue
    como caminar por el campo en Aguilar
    Cesa
    el ruido del frigorífico
    No
    se oyen grillos.




    A propósito de "Resurrecciones" de José de María Romero.
    Ed. Biblioteca de Aguilar de la Frontera, 2011.

    Por Francisco Basallote

    José de María Romero (Aguilar de la Frontera, 1972) es licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Sevilla, ciudad donde reside y ejerce la docencia . Resurrecciones es su primer libro de poesía. Es autor, además, de una novela corta, Hilados Coreografiados, y una colección de cuentos Otros, los más y otros, aún inéditos. En 2010 fue finalista del Premio Revista Eñe de Literatura Móvil.

    Los que hemos tenido la suerte de abrir al espejo de estas páginas más de una opera prima, no dejamos de sentir en nuestras manos el pálpito de paloma que estrena su primer vuelo o el estallido del corazón cuando hemos palpado la tinta fresca de nuestro primer libro de poesía. Y eso es lo que nos produce estas Resurrecciones , emociones encontradas al filo de sus versos, que no forman parte de una opera prima cualquiera pues aparece con una masa poética tan definida , tan bien equilibrada de emociones y sensaciones, con la dosis adecuada de conceptos y recursos y en un acertado uso del lenguaje, rico en metáforas, y con un ritmo profundo de una música bien ensayada al pie mismo del escenario de la vida que le da a este poemario una madurez bien trabajada, conseguida en el duro batallar con las palabras y sobre todo con ese destello personal e intransferible que encierra el corazón de un auténtico poeta. Opera prima , si, ma non troppo .

    Para José de María Romero “…la belleza es un hecho irrepetible. O mejor, es algo bello porque es irrepetible. Y es esa cualidad única la que perpetúa en la memoria, en una imagen inmutable, a la que mis palabras acuden en busca de consuelo”, y ese suceso único, o mejor dicho la sucesión de sucesos similares, cada uno de ellos dotado de su unicidad inmutable pero finita, es lo que constituye la esencia de este libro, de ahí la denominación en plural, de ese infinitesimal de instantes que en su belleza llevan la simiente de su fin y de un nuevo y constante principio. En realidad no hace sino reconstruir la historia de la belleza instantánea de una forma ontológica en la que cada uno de ellos es la resurrección del anterior. Ello exige que el poeta recurra a una especie de agenda narrativa, en la que hace de los sucesos una relación cotidiana, estableciendo dentro de su aproximación al detalle, propio del minimalismo, una clara poesía de lo cotidiano, en el sentido en que el argentino Pablo Anadón define la poesía de la cotidianidad como “el intento de extraer un poco de materia luminosa incluso de la más compacta opacidad.”. Y eso es lo que hace José de María Romero en Resurrecciones: extraer de los sucesos la luz de sus instantes, su belleza irrepetible.

    Dividido el libro en dos partes: Dos y Uno, por este orden, que en cierta manera indican esa tendencia del poeta a lo consecutivo, factor esencial en la memoria de lo cotidiano, en la narración sucesiva. Así nos hablará que “Leía a Ferrater en trenes que encuentran / a otros trenes a su paso,…” y poco después recordará un invierno y un suceso trivial aparentemente: “…Tu madre me había dado/ un par de guantes, algo de café/ para ti….”, pero que instalado en el poema adquiere una categoría emocional, sobre todo cuando se construye con la materia del recuerdo. Como así ocurre en ese rasgo propio de lo cotidiano de la toma de decisiones en busca de la felicidad: “Que también tengo derecho, pensé,/ a ser feliz, así que compré aquel/ billete y fui adonde tú estabas…”. En esta sucesión está a veces con una intensidad inmensa la emoción recordada, la memoria de aquello que pudo ser: “…Hubieras descendido aún más/ para acercarte a lo que fuiste,/ a esos ojos que aún no te conocían,/ y quedarte en silencio, cubierto de palabras.” , “ De esta traducción del recuerdo,/ este océano, el silencio/ que convoco para estar aún más cerca/ de este deseo./ De esta traición.” , o la de lo que fue, invocado en lo lacerante: “…De ahí/ que tu mirada y tus abrazos/ vuelvan hoy junto a estas palabras, pendientes de un dolor…”. Para llegar a decir en algún momento: “…Y en cuanto a la felicidad,/ la dejaremos inconclusa, fuera/ del paréntesis./ La muy puta.”. Y este pequeño poema, hondo como una herida sin cerrar: “ La tristeza de hoy./ Aún mejor. Su recuerdo.”

    Hay instantes en los que la belleza detenida al modo de un haiku ilumina el poemario: “ Azucena y cristal/ alivian el aire./ Silencio sobre terciopelo.” o  “ De la luz, por último,que/ inicia su vuelo desde los plátanos, …”, Instantes, a veces, incrustados en un largo poema descriptivo : “ A veces hago a pie/ el camino que va del puente/ del Alamillo a casa. Todavía/ se puede hacer. Aún no hace frío./ Las tardes son largas …/…/…La otra tarde, por ejemplo, el/ cielo era de color rojo y el río/ parecía derramarse / en todas direcciones…” . Tiempo detenido en imágenes precisas, sugerentes, cargadas de plasticidad: “El grafito del lápiz/ sobre el blanco rectángulo,/ un cuervo se posa/ sobre un coche cubierto por la nieve.” .

    Hay en el libro una cierta reminiscencia culturalista no, desde luego, de pose, sino necesaria en la corriente narrativa en la que nos sumerge el poeta. Así las ciudades, sus monumentos, aparecen en algún poema con una presencia voluntariamente elegida como testimonio de algo más trascendente: “ Habías nombrado las escenas/ en los medallones del Arco de Constantino,/ el paisaje infinito de arcadas, en las Termas/….”, “…La sensación de anonimia absoluta/ al abandonar el hotel/ Terminus y subir Stationsgata/ hasta llegar al parque Santa Klara/…”, “…Habíamos visitado la isla/ junto a la ciudad sólo para ver/ el mar…/…/ Parece que hubiera campanarios en el agua….” . Asimismo una constante referencia a la lectura, con un interés determinado de fijar las coordenadas estéticas del poemario: “ Leía a Ferrater…”, “…Anoche,/ frente a un párrafo de Virginia Woolf.”, “Ayer me compré, por ejemplo, una traducción / de “El Mundo como Voluntad y Representación”/ de Shopenhauer…”, “ Una novela gráfica/ de Hugo Pratt que me ha gustado, y/ me ha recordado los días de Venecia:/ Fábula de Venecia…”.

    Un sentimiento prevalece en el poemario, una especie de desolación tras la búsqueda cotidiana, hallazgo veces tan próximo que le hace exclamar: “…Felicidad / que siempre está a punto de suceder,/ puta que siempre pertenece a otros/ a cambio de unos versos.”. Y averiguamos que busca en el laberinto por el que siempre se han perdido todos los poetas, el de la inabarcable Poesía, la dama veleidosa que no obstante en estas Resurrecciones nos permite descubrir a un poeta, nada más y nada menos que un Poeta.




    4 poemas de Europa aplaude (2016),
    de José de María Romero Barea

    I

    Signos símbolos sobre/ un fondo de púrpuras naranjas las/ diversas franjas de color su/ énfasis horizontal contrarrestado por/ una figura vertical alada una/ señal un ser humano con/ habilidades sobrehumanas algo/ que flota algo que/ es una cosa al mismo/ tiempo que su anulación un/ sistema de signos una/ imagen consciente de que/ la realidad no se limita al/ reino de lo visible a eso/ que con desigual fortuna denominamos/ realidad sino al significado/ intrínseco de factores autónomos la/ línea la forma el/ color los agentes expresivos que/ adolecen de una base/ científica racional en la/ instrucción de la imagen luz y/ oscuridad división y/ unificación expansión y/ contracción compresión y/ estratificación regularidad/ e irregularidad identidad/ diferencia un equilibrio/ dinámico una figura en/ blanco un aroma dulce inexplicable un/ equilibrio estático un medio de/ conciliar las contradicciones las/ fuentes de disonancia un/ estado de tensión un equilibrio/ inestable apariciones fantasmas/ espectros espíritus formas/ visibles presencias invisibles/ translúcidas señales de/ densidad de campo radiaciones/ una forma tenue apenas/ visible una visión realista ese/ oxímoron cuando la perspectiva no/ logra crear una/ ilusión de distancia sino/ de tensión dinámica a/ través de las desviaciones la/ dinámica de una armonía a base de/ capas transparentes una/ óptica en lugar de una/ ilusoria sensación de/ profundidad un término común de/ color música una sensación/ física real un par de/ alas variaciones de contrapunto a/ través del uso de la rotación la/ reflexión la secuencia de pares e/ impares una cocina a/ oscuras dos triángulos brillantes dentro/ de un matriz amarillo una/ imagen especular una/ manera de conciliar lo poético/ lo arquitectónico el/ ritmo la superposición las/ divisiones la regularidad de la/ repetición de las unidades cuando el/ punto no es solo el/ punto de luz sino un/ vehículo de color que/ introduce una dimensión polifónica un/ rayo de luz de pie junto al/ ángel un conjunto que funciona como/ las teselas de un mosaico la/ urdimbre la trama de/ un tapiz un espacio abstracto una/ serie de símbolos un/ equilibrio rítmico una referencia una/ incisión en la superficie de la realidad un/ alivio de ultratumba.



    II

    Para Diàna

    Antropología del cerebro de/ Roger Bartra Cicatriz de/ Charles Wright Brummstein/ Machine de Peter Adolphsen el/ único momento de/ reposo que recuerdo de/ toda aquella semana los/ libros que/ me habías recomendado el/ poemario de Alda Merini Facsímil/ de Alejandro Zambra una/ novela epistolar de/ John Berger dos más de/ Joao Gilberto Noll que/ leí en los ratos libres de/ aquella semana en/ la que todos se volcaron con/ nuestro regreso mientras/ tú repartías parabienes a/ cielo abierto y yo sin/ capota y con/ los frenos partidos la/ primera semana que/ pasé en la ciudad/ leyendo Tónicas/ Disonancias de/ George Egerton Cataratas/ de John Berger Nostalgia/ de Mircea Cartarescu viendo/ amigos sintiendo una/ moderada nostalgia meramente/ culinaria sobre todo/ al regresar al/ lugar donde comenzó todo/ hace ya seis años al ver la/ multitud en el ensayo/ general para la gala en/ Trafalgar Square el/ banco público en que/ nos abrazamos el puente de/ Waterloo a través del cristal del barco el/ ventanal herido de lluvia en/ Sicily Avenue Bloomsbury/ Square al leer Combates de/ Ednodio Quintero Nota/ del autor de Joseph/ Conrad Microlitos de/ Paul Celan Charing/ Cross con libros y una/ rosa los ritmos/ africanos en Trafalgar Square las/ fuentes las terrazas los/ tenderetes el/ lugar donde comencé a/ escribir esto pero cómo/ a qué hora si desde/ que puse los pies en el/ aeropuerto hasta que/ me senté a escribir tres/ semanas más tarde fue/ un no para quieto un/ carrusel de cenas comidas y/ almuerzos sonrisas y/ amigos y/ familias del que apenas ahora/ me recupero lo sé ahora/ que paro quieto lo sé mientras leo/ Los reconocimientos de/ William Gaddis los Fragmentos de/ Jean Giono Decreación de/ Anne Carson en el/ lugar donde/ comenzó todo en/ este lugar desde el/ que escribo justo ahora que/ para el carrusel bajo el/ toldo místico de la siesta.



    III

    Imaginar el centro de una ciudad un/ lugar abandonado por los/ ricos o los que quieren/ parecer ricos los que/ han construido urbanizaciones de/ lujo en las afueras los que/ solo se mueven en coche de/ la urbanización al centro comercial del/ colegio religioso de los niños al/ club deportivo imaginar una/ aberración porque esos ricos o/ falsos ricos viven de/ espaldas a la Historia miran/ un futuro cada vez más henchido de/ sí mismo un presente cada/ vez más vacuo viven en/ el centro de la nada en/ un lugar anclado en la infancia en// Pero me canso de teorizar// Perdón por haberles traído/ a un callejón sin salida.



    IV

    La pátina sepia el/ celofán rojiverde del paisaje su/ fuerte razón social de ser que/ no es solo una nostalgia/ reaccionaria del centro que/ como todos los centros de/ todas las ciudades europeas adolece/ de convicción mejor/ me dije mejor recordarlo todo/ para contártelo luego los/ paseos por el centro la/ plaza de la iglesia alter/ ego de todas las plazas que/ han sido y serán el/ plano de 4 lados rectos donde/ todos los lados tienen la/ misma longitud donde/ cada ángulo interior es/ un ángulo recto un cuadrilátero un/ polígono regular que contiene/ todos los centros anclados en/ la infancia sus cuatro vértices ahogados/ en perfume de magnolias y dama/ de noche una forma plana sobre/ un plano cuyos cuatro puntos/ son cuatro esquinas cuatro/ lados de igual longitud ahogados/ en niños que lloran por un globo en/ bandas de música desafinadas cuatro/ esquinas cuatro ángulos/ rectos recorridos por/ gentes que pasean parejas/ que se besan parejas que/ se dedican a besarse quiero/ decir no una práctica/ transitoria ni una preparación o/ preámbulo a nada sino un fin en sí mismo besar/ se el persistente roce de unos/ labios que buscan recuperar el tiempo antes/ del tiempo el lugar para otros/ labios el cuándo el dónde el/ momento justo la longitud la/ anchura de la plaza aperitivo/ de los labios espectro/ de ida y vuelta los/ dedos el cabello la/ boca el perímetro de la/ plaza el plano/ donde besarse con las cuatro esquinas la/ fina y húmeda materia de la piel los/ labios la certeza la/ mala conciencia de la/ mediocridad que no nos deja escribir el/ poema aunque a lo mejor es/ que para escribir un buen/ poema hay que ser mediocre usar/ filtros reducir reflejos proteger/ al lector y sin embargo este/ filtro sepia no logra alejar al poema del/ polvo la suciedad la/ humedad los arañazos del/ tiempo este celofán rojiverde no/ logra reducir los reflejos su/ fuerte razón social de ser no/ se debe solo a esta nostalgia reaccionaria en/ cualquier caso a medida que/ avanzo me reconcilio con estas/ imposturas ya no las sufro como/ complejos esta sensación quiero/ decir de una traición constante/ indiscriminada la certeza/ constante de una discriminación traicionada que/ ya no las sufro como/ digo en silencio sino que/ me resigno a ellas como pactos de/ vida aunque siga sin saber/ quién firma la otra mitad del/ contrato por eso me/ dije mejor recordarlo todo para/ contártelo luego aprovechando las/ siestas que recuerdan las/ siestas de la infancia en/ lo callado aunque no en/ lo místico que es la cualidad/ exclusiva de la siesta pero/ me rendí a la tercera porque/ no lograba describir la/ escena del beso o/ lo que describía parecía/ sacado de una mala película pero/ cómo evocar el deseo/ incontrolable apenas contenido dos/ lados de igual longitud uno frente a otro cómo/ describir la tensión de los/ ángulos rectos la/ elección consciente de dos/ segmentos paralelos en/ línea y sobre todo cómo/ hacer que tú lector sientas el/ golpear de los corazones el jadeo cómo/ hacer que veas las pecas en/ la nariz de ella que palpes los/ hombros de él cómo/ hacer que oigas las/ palabras que no se dijeron que/ sientas el beso hambriento al/ que ella respondió con hambre la/ calidez de las bocas la/ caricia de los labios la/ lengua que dividió al gemido en/ dos esto último tan/ personal querido lector que/ -cómo-lo-vas-a-sentir.







    .

    0 0
  • 07/21/16--03:46: GABRIEL GIL [18.956]

  • Gabriel Gil 

    (Sevilla, 1971). Poeta, articulista y novelista (Almutayab. La senda del guerrero), (Marinero por los caminos), ha participado en varias antologías (Miradas sin fronteras. Sevilla, Ediciones en Huida, 2015) y colabora en diversos programas de radio y publicaciones digitales (La senda de las palabras, Rick’s Café, Diálogos Comanches…) En su faceta de actor escribe y escenifica cuentos infantiles. Como comisionado de la Asociación Colegial de Escritores para la comarca del aljarafe sevillano, vocal de Generación Aljarafe y colaborador del Excelentísimo Ateneo de Sevilla y otras entidades culturales (anteriormente fue también secretario de Noches del Baratillo), su actividad se extiende desde la promoción de eventos culturales y solidarios (Feria del Libro de Olivares, Festival Grito de Mujer… Maratón poético Hospital San Juan de Dios 2016) Es promotor y organizador de los encuentros poéticos Teatro Romano de Itálica. Ha sido jurado en algunos certámenes poéticos. Tiene el privilegio de ser pregonero de la Semana Santa 2015 de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla)




    Hablemos pues del tiempo,
    Yo conocí la inmortalidad de su existencia,
    me la enseñó la hierba en primavera y el cisne en otoño.
    Hablemos pues del tiempo sabiendo que es eterno
    que no es él quien se despedirá de nosotros
    sino nosotros de él.
    Yo nada temo,

    cuando alce mis manos en mi ocaso
    no se posará en ellas un lamento.
    Lo hará la certeza de haber vivido.


    ——


    Amo las fuentes y las pérgolas de buganvillas,
    los suelos pardos y los cielos azules,
    la roca que espera en el camino
    y también amo al adiós solitario
    que siempre espero y nunca llega.


    ——


    Alcanza cielos celestes
    plena, transparente y clara
    el alma que sabe cierto
    que tan solo somos agua.


    ——


    Seré sombra de encina
    me derramaré lentamente sobre la hierba
    acariciaré la roca, engañaré al viento,
    me balancearé sobre ramas quebradizas,
    seré solo infiel
    a las palabras que no dije con el corazón.



    ——


    Yo no culpo a la viña que nace verde y muere dorada,
    ni a la tierra caliza.
    No culpo al viento solano
    ni a la uva que se sonroja cuando el sol la mira
    y muere abrazada al otoño
    en un sepulcro de roble.
    Solo culpo al pájaro que se siente libre
    en jaulas de cristal
    y vuela sin medida creyéndose Baco.


    —-


    A Miguel Hernández

    A la niña hace princesa,
    adorna la cándida alma,
    la roca de piel despierta
    por caminos, vados y huertas
    reparte su voz, su calma.

    Hay un rayo que nunca cesa
    guía de hombres y de infantes
    peregrinos, caminantes;
    de la mujer nacida presa.


    Dicen que en su vida inquieta
    quedó libre de silencios a la muerte del poeta.



    —-


    (Al caballo marismeño)

    Aquí donde la tierra es atril.
    ¿Por quién suenan las herraduras
    hiriendo la tarde con su garganta
    escribiendo con paso español
    relatos que besan el albero?

    Aquí donde viven las riendas
    que el viento eligió como morada
    en las noches del Sur.
    ¿Por quién vibran las crines
    desde su atalaya infinita?

    Aquí donde los estribos
    se asoman a ese balcón de maderas calladas
    y monturas de cuero vivo.
    ¿Por quién esperan en sus lechos
    de hierro y zahones?

    Aquí donde Pegaso renunció a sus alas
    para ser mortal cabalgadura
    piel con piel, alma con alma.
    ¿Por quién trotan en aguas
    de esperanza compartida?

    Aquí donde un amanecer es marisma
    y el tiempo fiel compañero.
    ¿Por quién son corceles de sal y arena?


    —-


    ES “PA” LOS NIÑOS

    Es “pa” los niños
    que escriben letras de cartón en libros de madera.
    Para las princesas que tienen un príncipe que no es azul
    y se maquillan con pinceles de inocencia nunca perdida.

    Es “pa” los niños
    que escondidos tras una invisible ventana
    corren tras la pata y el pato,
    y se quedan dormidos bajo un edredón
    en el que solo caben tres.
    .
    Es “pa” los niños
    que buscan esferas mágicas en relojes de arena
    y tienen un unicornio en el armario
    sobre el que solo galopan cuando los demás duermen.

    Es “pa” los niños,
    para las dueñas de balcones donde cuelga un cartel
    que dice nunca jamás y tal vez siempre
    y le hablan a espejos que nunca les responden.

    Es “pa” los niños este poema,
    para los que llevan máscaras sonrientes
    y coloridas aunque su alma llore
    y agradecen un abrazo
    sin importarles que venga galopando a lomos
    de un burrito primo de Platero.

    Es “pa” los niños
    que tienen más de 40 primaveras
    y mil historias inconfesables…
    este poema sin final.




    .

    0 0
  • 07/21/16--07:32: NISRIN INB LARBI [18.957]

  • NISRIN INB LARBI 

    Tetuán, Marruecos, 1981. Poeta y profesora de lengua castellana y literatura en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, Universidad Abdelmalek Essaadi de Tetuán.

    Licenciada en Filología Hispánica y Doctoranda por la Universidad de Granada, el tema de la tesis versó sobre La dualidad cervantina. Historia, literatura y moriscos en el Siglo de Oro. 

    Conferenciante y miembro de diversos comités tanto en España como en Marruecos.

    Ha sido galardonada con el XII Premio Rafael Alberti de Poesía que organiza la Conserjería de Educación Embajada de España en Rabat en el 2013 con su poemario Un viento de amor y mareas. Con el segundo premio en el Concurso Literario Aita Tittawen (1997) en la modalidad de poesía y con el primer premio del mismo certamen como novelista en 1992.

    Sus poemas han aparecido en la revista “Aljamía” de la Consejería de Educación en Marruecos (Rabat) y en la revista “Dos Orillas” (Algeciras) y ha colaborado con instituciones de prestigio como la Fundación Tres Culturas.

    Ha publicado el poemario La Huida en la antología Estrecheños, de la editorial Lápices de Luna de Granada, el primero de la colección Errante, dedicada a quienes escriben en castellano fuera de la frontera española.



    Un viento de amor y mareas

    Hay ranas en la calle de las tinieblas,
    el ruido es estridente y vergonzoso.
    Hay ranas con besos ya en el olvido,
    las palabras se las lleva el silencio.
    El viento se hace eco de nuevos aires,
    Ya sin ranas. Ya sin besos. Ya sin palabras.

    Que la masa boscosa no me impida ver los árboles de tus venas.
    Que la masa boscosa no me cese los latidos de aire cálido.
    Que la masa boscosa sea rumor, sea polvo, sea nada.

    Rey sol, ilumina mis pensamientos,
    agrada mis placeres en tu erupción,
    aleja el frío abrasador en tu olvido.
    Rey sol, no oscurezcas mi destino.
    Atrapa mis ideas y aleja los fantasmas vacíos
    Dolor de hojas secas, pálpito en mi músculo olvidado,
    pensamiento: razón oscura
    dolor: alivio pasajero
    amor: palabra antigua.
    Dolor de hojas secas es lo que siento por el olvido.

    La verdad de los cielos esconde el secreto de tu boca.
    La verdad de los mares calla la tempestad de tu silencio.
    La verdad de los amantes silencia el deseo carnal de Venus.
    La verdad de las miradas ciegas esconde el tesoro que tanto callas.

    Compañero de viaje, dueño del camino del vivir.
    Compañero del recuerdo, sueño de amapolas y girasoles.
    Compañero de viaje. Siempre tú, siempre yo.
    Siempre nuestros. Compañero de viaje.

    Y tú me dices un “te quiero”.
    Más allá de la profundidad del cristal.
    Más allá del bien y de las tormentas.
    Más allá del hilo infinito de tu voz.
    Y yo te digo un instante eterno.
    Más acá de mis venas.
    Más acá de mi razón.
    Y más acá del tú y del yo.

    Báilame el agua y siente mis besos en tu piel.
    Recuerda mis caricias. No las olvides.
    Protégelas en tu piel.
    Báilame el agua y siente mis suspiros en tu boca.
    Recuerda mis labios. No los olvides.
    Bésalos hasta dejarme sin aliento.
    Báilame el agua y déjame morir en tus abrazos.

    El beso en el cuello,
    el roce suave de los labios en el frágil cuello,
    me hizo cisne con plumas de cristal:
    Ave fénix renacido del Amor.
    Invento de cuento de hadas.
    Tul vaporoso y de aires azules.
    Invento de sueño dorado.
    Brillo de luz aguamarina y lecho apasionado.

    Más allá de la profundidad del cristal.
    Más allá del eco débil de las venas.
    Más allá del océano de las pupilas.
    Más allá de la mirada: Un amor más allá de ti:
    Un silencio roto.

    Más allá de ti. La vida y la muerte.
    Gotas de agua helada recorren mis venas,
    son escarcha de los recuerdos,
    duermen en la letanía de mis sueños,
    son la bruma blanca,
    son respiro en la inmensidad de mi frio.
    La vida y la muerte. Son tú y yo, tal vez.
    Un amor arrogante y poderoso. Sin el adiós.
    Un amor de viento y mareas. Sin el aliento.
    Un amor con márgenes. Sin escrituras
    Un amor de preámbulos vacíos.
    Y finales sin saber qué decir.
    Te descubro en mí. Te vivo, te siento.
    Aunque haya un mar más o menos estrecho.
    Aunque pasen los años. Ni tú pierdes la belleza,
    Ni yo la esperanza de recuperarte.

    Tú, mi ciudad, intima y hermosa.
    Contigo vuelvo a nacer, al abrigo de murallas y nevadas.
    Tú, mi ciudad, fría y distante.
    Contigo vuelvo a nacer, al son de Amor y Sabiduría.
    Tú, mi ciudad, Tú, mi dolor y llanto
    Tú, lejos en el ahora. Tú, cerca en el ayer.
    Hemos vivido ya todos los sueños,
    “Si una vida, como todo, es cuestión de historias
    acercarme a tus calles fue crear un destino”.

    Échame de menos.
    Mándame luz y amor cada vez que pienses en mí,
    cada vez que anochece en tu interior.
    Échame de menos y de más.
    Y déjalo así. No será para siempre, Nada lo es.

    El último vagón vacío de sombras
    surca imparable mi mar ferroso.
    Se lleva mis anhelos y mis nostalgias.
    Se lleva el tú y el yo y mi ciudad sin tregua.
    El último vagón vacío de ausencias
    se detiene en mi historia desangelada.
    Se lleva mis miradas hacia otra parte.
    Se lleva mi último adiós y me quedo sin nada.

    Me rebelo con la palabra.
    Sueño el mañana con las venas.
    Y, mientras, camino largo y tendido.
    Siempre en tapiz rojo.
    Y, mientras, tiembla mi destino.
    Con recortes de mi palabra.
    Siempre en tapiz rojo.

    Me planto en el mes de las heladas.
    Caballo blanco y bosque verde.
    Me planto en los ojos de mi destino.
    Pluma blanca y tierra mojada.
    Me planto en los escritos.
    Página en blanco y punto y final.

    XII Premio Rafael Alberti 2013.






    .

    0 0


    Ángela Franco Rosado

    Nace en Sevilla en 1993. Cursa actualmente el Grado en Biología por la Universidad de Sevilla. 

    Siempre amante de la lectura y escritura, ha participado en numerosos recitales, incluyendo el recital poético-musical Aquí Cabemos Tod@s 2015 y el recital Gritos de Mujer 2014 y 2015. Ha sido ganadora del premio accésit, en la categoría poética de mayores de 18 años, en el Certamen Literario Villa de Marchena, en las ediciones de 2014 y 2013. Publica en la revista sevillana Nueva Grecia nº5, edición de invierno 2014. Más recientemente, participa en la antología La Pirotecnia Peligrosa. Once poetas sevillanos para el siglo XXI, editada por Ediciones en Huida, en diciembre de 2015.


    Sobre el vientre de esta loma

    miro nuestros torsos firmes
    llenos de almendras,
    los cuellos albos
    que desembocan su luz más allá
    de las barbillas elevadas,
    como cataratas suaves
    y espumosas.
    El silencio que se nos regala.
    Las bocas rompiendo
    la continuidad blanca del espacio
    con su pálpito.
    Los ojos verdes ejecutores
    e inmóviles como planetas
    solitarios.
    El hálito contenido.
    Sobre todo,
    bajo esa mirada binaria
    y espiralada,
    mis manos abiertas aferradas
    como animales a tu nombre.



    PESADILLA BREVE DE SIESTA

    Se sentía cálida la parábola
    con que vino a caer tu sueño
    sobre mi sueño.

    Tras un destello mínimo,
    se acercó la oportunidad
    desbordante de silencio,
    y adiviné un quejido aventurero
    teñido de la dicotomía
    de tus ojos
    queriendo abrirse paso
    entre mis poros;

    como si el manifiesto fuese
    esa voluntad temblorosa y dulce
    lamiéndome el cuerpo
    sin saber exactamente qué hacer
    o cómo morir,
    como si al despertar temiera bien
    exponerse a mi juicio,
    que aún no deja de saberse
    implacable
    y transparente.

    Durante todo el masoquismo,
    ese lamento espetando mis sienes
    con su trayectoria impávida
    iba mutando bajo mi consentimiento,
    y su superficie
    parecía un fruto enfermo,
    lleno de pálpito y sudor,
    que yo besaba encantada y despacio.

    Porque
    mis poros eran vórtices,
    y el gemido,
    un canoa membranosa
    surcando su universo.

    Sí.
    Se sentía cálido tu sueño
    sobre mi sueño.

    Pero, lo he dejado
    convertirse
    esta tarde
    en el más vulnerable,
    ridículo
    y humillado
    tesoro
    de mi vigilia.




    CADA VEZ

    A veces,
    te buscaba y caía contigo
    vertida y descontrolada en la galaxia
    de mi cama, revuelta y a oscuras,
    pintando el límite del éxtasis
    que eran tus manos deltas aclamando
    la cintura enloquecida de mis mares.

    A veces,
    colisionábamos como soles:
    inexorablemente despacio
    y como armas de creación masiva
    y lujuriosa, a la espera de que
    tu nombre
    y mi nombre
    crecieran como bestias ambiciosas
    flameando en la noche.

    Si tú supieras que, a veces,
    después de vencer al tiempo
    y desanclar mi costa encrespada
    de tu costa de espejo,
    vaciaba mi sueño en su reflejo
    y tus ojos se agitaban incómodos
    bajo los párpados ceñidos
    al calor de tu memoria…
    ¡Y sudabas y gemías hambriento de pavor!

    ¿Recuerdas acaso las manos que fui,
    la piel que probaste,
    las palabras mutiladas,
    el ego tembloroso,
    el labio que aniquilo
    aquí y ahora?

    A veces,
    disfruto pensando a solas,
    bajo las olas de las sábanas,
    sobre el universo,
    en el reiterado destierro de tu cuerpo
    transparente
    e ingenuo
    que, con la soberbia de mi beso
    cada vez
    te denigra.




    A La Determinación

    Cuéntame si ves algo precipitando
    desde la supernova de mis ojos. 
    Si se derrama algo inconcluso. 
    Si en la explosión se alejan algo más 
    que ideas pulcras y deseos chorreando
    impotencia. Cuéntame si alguien puso 
    algún filtro en mi retina mientras 
    se me ahogaba la mirada en ausencia
    de estrellas, o si mis colores se han 
    despedido en el abrazo de las pupilas 
    a la vastedad oscura del vacío.
    Dime, ¿siguen los iris selváticos 
    abriéndose en la torpe competencia 
    del aire? Y las llamas serenas que
    guardan el abismo, ¿cantan aún 
    en el silencio laberíntico del sueño? 
    Yo no conozco la eficacia de los androides 
    ni la frecuencia de los seísmos en 
    el mecanismo de sus ovejas, pero sé 
    de la fuerza cristalina tallada en el nácar,
    de las quejas saturadas de estática, 
    de la flecha cortante que arde en su diámetro.
    No hay camino que taladre el mundo que mira.



    II

    Tu cuerpo se me ha aparecido perfilado en un verso 
    infinito que parece sostenerse como el último pilar 
    del mundo. Tus labios se me han dibujado etéreos 
    formando una palabra suave, única e irrepetible, 
    y se muestran curvos como el pecho de las palomas, 
    rojos como la voluntad de los animales, frescos 
    y vibrantes apuntando el aire desde tu cara invisible.

    Tus manos han sido dos oraciones levantadas que 
    se han hecho penitentes ante el frustrante deseo 
    de hablarme. Tus ojos se han abierto en dos paréntesis 
    cada uno y he podido asomarme a tus océanos inquietos, 
    a tus fracciones de tiempo, a la inmensidad de tus pupilas; 
    negras como la soledad temprana, negras como el abismo 
    del silencio, negras como los cuervos en los cables.

    Tu voz, sin embrago, aquí la veo y la toco. Tu cuerpo 
    me ha cantado y, claramente, recitó cuando no miraba; 
    declaró serme útil, fértil, amante del bullicio en la lengua; 
    ha venido como un cometa transparente y se ha pintado 
    de azul espacio y me llega en una ola de realidades cálidas 
    que quiere lanzarme topacio a las sienes, abrirme la carne 
    y hacerme sangrar de gozo, como en el parto caliente de una rosa.

    Si esto no es amor, poesía, tú eres el veneno más potente 
    que he tragado, pues tu voz me ha llamado para soñarte.




    III 

    PRELUDIO A LA MUERTE DE UN PÁJARO

    Algo hay en la quietud de la hierba 
    y en el susurro de las piedras junto 
    al río; algo que cuentan los bosques 
    de álamos y el viento en su recorrido 
    entre grietas de cavernas, donde el musgo 
    se impone en lo abrupto del suelo. 

    Alguna canción de tarde triste, en que 
    los frutos percuten la tierra en su suicidio 
    y se abre la corteza de un árbol que llora 
    -savia de alivio de silencioso gigante-, 
    se oye unas horas en el valle glorioso. 
    Se caza la carne y se pintan las flores 
    de rojo, de negro, y un pájaro viejo 
    se aferra a una rama con semblante 
    severo y hace él solo de público expectante.

    ¿No se oye más fuerte la música? 
    ¿No acompaña en crescendo la arena 
    a la brisa en la orilla, o la huella de animal 
    al sendero, o la espina al tallo de rosa? 
    ¿Dónde queda esta alucinación ociosa 
    que al ave estrangula y mata poco a poco, 
    y dónde se guarda el recuerdo que otrora 
    fuera un sueño de infancia y de huevo?

    Asiste tranquilo a su última escena 
    y aplaca a la barbarie que ante sus ojillos 
    se muestra con un canto de tono nuevo

    que dice:

    “Una roca olvida que es roca, y camina. 
    El agua olvida que es agua, y se quema.

    Un ciervo olvida que es ciervo y vuela 
    de una a otra colina y las raíces se estiran 
    en busca del cielo. ¿Por qué saca el bosque 
    sus dientes y se los clava a las nubes 
    buscando su llanto? ¿Por qué me mira 
    un ojo que quema desde tan alto y 
    por mucho que suba no puedo tocarlo? 
    ¿Qué hay en el beso del agua que lima 
    a la piedra o en el frío que cubre de blanco 
    su cima? - calla, escucha, y tiembla- No, 
    ya no puedo saberlo, se avecina una música, 
    mi canto se ahoga y el corazón se me duerme 
    en el pecho... -inspira y exhala- ¿Acaso soñé? ”

    Ya nada oye y ya nada ve.

    Y el pájaro, abriendo sus alas, batiéndose 
    en duelo con su azul como única arma, 
    alza el pico hacia una estrella despuntando 
    en la tarde y, cayendo al suelo con un golpe seco, 
    sentencia a toda la música del valle consigo.



    IV

    Hoy me miró un niño con ojos 
    de hermano, en la distancia de la calle, 
    oculto por su máscara inocente. 
    Me miró con una cascada en negro, 
    guardando castañas telescópicas 
    que me abrieron las puertas del aire 
    en un sólo soplo... en un soplo quieto.

    Dejándome desnuda y ausente, 
    me miró como nadie mira 
    y me habló como nadie habla. 
    Sin volcar palabra alguna suplicó 
    a gritos mi garganta un sonido, 
    un diente, un temblor o un quejido, 
    un alivio de labio a labio para 
    la llama ardiente que clavaba 
    en mis ojos con sus ojos... 
    ¡su mirada en mi mirada!

    Dime, niño, dime 
    qué callaba esa boca tuya,
    de rosa vestida y en corpiño entallada, 
    y qué aclamaba sin abrirse apenas. 
    Qué guardabas bajo tu piel tostada, 
    hija morena de la tierra y del cobre, 
    y a qué nombre residía la soledad en ti.

    Dime, ¿eras apariencia acaso, o el reflejo 
    de algún ocaso que aún no recuerdo? 
    ¿Romperé el silencio si muerdo esos ojos? 
    Dime, niño, ¡dime si eras niño o sólo espejo!




    Para “Pájaro Pablo”

    Hay una catarata en la cocina 
    de leña y chimenea 
    que aviva el sórdido papel 
    del alimento crudo, 
    y que se enciende bailando 
    en una danza de ego, 
    lamiendo 
    en un tango caníbal el otro fuego 
    con gravedad premeditada. 
    Lentamente, 
    guardando la esencia,
    comiéndose 
    las rutas de huida, 
    y levantando fronteras 
    entre Las Tierras de Dentro 
    y Las Tierras de Afuera, 
    volviéndolas hostiles y grotescas, 
    duras y oscuras, 
    tumorosas, 
    maravillosamente humilladas, 
    busca la viscosidad 
    de las goteras no natas y, 
    esporádico o violento, 
    ataca 
    a sus miembros de especia, 
    de rama y de sal. 
    Castiga engranajes de fibras 
    al son de látigos cítricos, 
    y se hace caminante de surcos, 
    amante de abismos, 
    trovador de canciones cantadas 
    a gritos ahogados; 
    poeta 
    de vibrantes estímulos 
    y de vigilia. 
    Tras la agonía, la carne infeliz
    se desangra en un lecho de oro 
    e, insaciable y bueno, 
    atormenta a la cerámica del plato 
    con su sabor inaccesible. 
    Derramando 
    en un viaje sin rumbo 
    y sin voz 
    su jugo brillante y correoso, 
    se expande solemne 
    y resbala 
    hacia una plenitud exquisita, 
    donde, el rojo, 
    (coronado de romero) 
    sí grita 
    para someterse al yugo 
    del imperioso deseo 
    de querer 
    ser Dorado.









    .

    0 0
  • 07/21/16--08:49: NAJIB BENDAOUD [18.959]

  • NAJIB BENDAOUD

    Najib Bendaoud, nacido en Tetuán (Marruecos), profesor-investigador en Ciencias de la educación en la Escuela Normal Superior de Tetuán. Najib Bendaoud_480x331(Universidad Abdelmalek Assaidi)

    -Miembro fundador de la revista Horizons Maghrébins publicada por la Universidad de Toulouse le Mirail, Francia.
    -Miembro fundador de la revista Walili publicada por la Escuela Normal Superior de Mequínez, Marruecos.
    -Miembro fundador de la revista Alamat, Rabat, Marruecos.

    Najib Bendaoud es también poeta marroquí de expresión francesa. Entre su producción tiene las siguientes publicaciones:

    Hanan, Ed. Épingle à nourrice, Paris, Francia, 2013.
    Les seins pénibles, Ed. Fikr, Rabat, Marruecos, 2011.
    Mira, Publicacion de la revista ‘Alàmàt, Rabat, Marruecos, 2015.
    LES RUELLES DE MON SONGE, L’Apporte-plume, France, 2015.

    Obras colectivas:

    – Poesía comprometida, Reagrupación de Poetas Francófonos Comprometidos para la libertad y la paz, 2014.
    – Dialogar en poesía (Colección de poemas), Asociación Dialogar en poesía, 2012.
    – Analectes de la poésie mondiale, Mohamed Salah Ben Amor, Editions,  Ichraq Editions, Tunis, 2015




    Najib Bendaoud traduccion de Ana Herrera


    UNA ESTÚPIDA  ALEGRÍA

    El dolor  se aloja terriblemente  en mi cuerpo
    Una sábana consumida nada en mi sudor
    la pena se pasea regiamente por mi corazón
    Mi café ya no tiene color
    Solo un agobiante sabor
    Mi cigarrillo sufre de tristeza
    Entre mis labios que desfallecen
    Mis palabras en el olvido de tus contornos se difuminan
    Mi pensamiento bastante agriado se esconde
    En el fondo de una febrilidad horrible
    Mi perro tristemente me tiende la mano
    En sus ojos brota la ternura
    Bello acto de solidaridad animal
    Todo se oculta en mi espacio confuso
    Incluso mis dedos tiemblan de aversión
    Todo se derrumba en mi vientre escarpado
    El hastío canta su gloria cruel
    El asco danza en mi alma su jarana
    El tiempo se desvirtúa a mi capricho
    Por las noches sin fin transitan las tinieblas
    Las gotas de un frío amargo cubren
    Mi vacío silenciosamente alborotado
    Un golpe de lluvia gris se cala
    En el corazón de mi corazón aturdido
    Las vaguedades de todos los colores
    Se arremolinan en mi estúpida alegría
    Los días crudos distorsionan
    Mis sentidos alocadamente cegados

    Las largas ausencias se apoderan
    De mis juegos desenfrenados
    Los caminos estrechos conducen
    Mi aliento jadeante
    La tierra y sus palabras frágiles conmueven
    Mis danzas afligidas
    Mis caídas se manifiestan entonces dolorosas
    Todas mis lunas están desfiguradas



    ESTOY LLENO DE AMOR

    Esta noche, algo de un negro cautivador
    La perla, yo y su pequeña sonrisa
    Una feria de cabellos dorados
    Deslumbraba a mi bella gitana
    La historia de un amor que nace
    Celebrado por Piaf y sus canciones
    En el fondo de mi corazón fascinado
    Ante la desnudez de sus sentimientos
    Yo bebía los mil colores
    De una mirada seductora
    Mi mano tímidamente rozaba su mano
    Las luces atenuadas acariciaban nuestro destino
    Ella era bella como la belleza
    Ella era alegre como la alegría
    Un acopio de pequeños platos de todos los colores
    De todos los sabores
    Nos entregaba al silencio
    Y yo la admiraba entusiasmada con su pollo a la asiática
    Y me acercaba discretamente a mi plato herético
    Que era en todo su arte francés de corazón
    En salsas y sabores
    Era un paseo inédito por el borde de su fe
    A lo largo de su emoción
    De mi lánguida alegría
    Y mi cigarrillo temblaba de amor
    Y en sus ojos yo dibujaba mi poema
    ¡Oh Dios mío cuánto la amo !
    Un corazón, casi un desierto,
    De nuevo
    Y de repente se ha visto esta noche
    Transformándose en aire
    En el aire de su aire
    Una melodía me ofrece
    Los labios de sus labios
    Y yo me marcho
    Antes de su partida
    Todo lo de ella era mío
    Y yo ya no soy yo
    Le pertenezco
    Me libero al fin
    En el fondo de mi grito libertino



    LOS SANTOS TERRIBLES

    ¿Qué viento me ha lanzado esta tarde
    Sobre tu camino tortuoso ?
    ¿Qué tierra ondulante me ha soltado
    En el fondo de tus brazos sinuosos ?
    ¿Qué montaña fastidiosa me ha olvidado
    En el fondo de tu historia falseada ?
    ¿Qué pechos lastimosos han erigido
    Mi humilde destino enredado ?
    ¿Qué santos terribles
    Han escrito sobre mi piel su sentencia ?
    ¿Qué luna negra ha podido calar
    En mis luces fatalmente retorcidas ?
    ¿Qué bella idea esta tarde
    Pretende borrar mi nombre
    De tu arena extenuada ?
    ¿Qué música insulsa
    Ha hechizado mi baile ?
    ¿Qué mirada fascinante
    Tiene cautiva mi liberación ?
    Solo una bella sonrisa
    Y unos ojos hablando con mi sueño
    Y algunos matices de su calma
    Y una parada apresurada en sus labios
    Fueron suficientes para que yo la amara
    ¡Oh Dios mío cuánto la amo !



    MI MUSA SE LLAMA AMOR

    Y sus fabulosos labios
    Han mencionado esta tarde mi apellido
    Y también mi nombre
    Todo de mí
    Sus labios abusivamente deliciosos
    Han probado el pefume
    De mis palabras huérfanas
    Mi musa es de otra parte
    Qué importa que ella sea de aquí
    O de otra parte
    Me hace sobrevolar lejos
    Por estos cielos que yo adoro
    Por el fondo de estos ojos soñadores
    Más allá de sus sueños fascinantes
    Cerca de su voz cautivadora
    Yo te adoro Amor apasionante
    Tu mirada prodigiosa
    Todo lo que es ella
    Ella tiene al Cristo en su sangre
    La cruz entre sus gloriosos senos
    Se llama poesía del corazón
    Es delicadamente bella
    Ama su moto y a mí
    A su madre y mi mar.



    MI NIÑO SIRIO

    Saltando como una mariposa
    Entre tus olas
    A ti mi país sin sueño
    Yo me rindo
    Dejándome mecer por tus artimañas de niño
    A ti mi madre adormilada
    Que asfixias mis brazos debilitados
    A ti mi marin dignado
    Furioso por tus ofensas
    Nadar no es la salvación
    De mis noches terroríficas
    Que recogen cuerpos fieros
    Esparcidos en mi tiempo cruel
    Sepultados en los desiertos mojados
    De tus peces hambrientos
    Llamando con tu furia a la blanca nieve
    Con tus media lunas doradas
    A los cabellos seductores de un sueño
    A los niños no solventes
    De mis callejones repugnantes
    Que trazan con las líneas de sus tumbas
    Ofrendas a Dios
    Tariq ya no está aquí
    Para quemar estas tretas
    ¡Mi mar áspero !
    ¿Porqué eres así ?
    Dilapidando tus suspiros
    En sus vuelos marginados
    En su rebeldía
    Tus olas
    Devoran sus flancos
    Y paseándome por tus colores rosas
    Sin estos niños
    Me ofenden en lo más profundo de mi identidad
    Obedeciendo a tus gritos entre sus vientos
    Sus gritos en mi cabeza me aturden
    Por mi tierra amurallada
    Ella se llama pánico
    Mis niños se muerden
    Para no sentir
    El dolor de su vientre
    Se acaloran
    Las fronteras se divierten
    Tragándose sus esperanzas
    Con una sopa llena de dólares
    La mar se embriaga terriblemente
    Aplasta sus cuerpos
    De ángeles lastimosos.






    .


    0 0
  • 07/22/16--02:13: JESÚS SOLANO [18.960]

  • Jesús Solano

    Jesús García Solano (Jesús Solano) nació en Aguilar de la Frontera (Córdoba) el 3 de mayo de 1942. 

    Con residencia en Marchena desde los 6 años, estudió bachillerato en el Colegio de los PP. Mercedarios Descalzos de esta ciudad. A los 16 años, ingresa en la ESCUELA DE ESPECIALISTAS del Ejercito del Aire de Cuatro Vientos (Madrid) en la especialidad de Fotografía y Cartografía Aérea. Más tarde se pasa a la de Meteorología, donde se hace Informador de Meteorología, ejerciendo en la Torre de Control del Aeropuerto. 

    Pasado unos meses, renuncia a la vida militar y se traslada de nuevo a Marchena donde se incorpora al departamento mercantil de una empresa, LA MARCIENSE S.L (Marchena) alcanzando el cargo de Jefe de Ventas Nacional. En el 1983 se integra de lleno a cuantas actividades culturales se desarrollan en el pueblo, ocupando cargos de responsabilidad en distintas asociaciones y entidades como caseta de feria LOS CUARENTA Y YO, miembro fundador de la Hermandad de la Borriquita y como delegado de cultura de la FUNDACIÓN EL MONTE, organizando conferencias, exposiciones y conciertos. En el año 1986 empieza sus colaboraciones literarias en distintos medios de comunicación. Colabora en multitud de ocasiones con la prensa local, IM. TV Marchena, en Colegios e Institutos. 

    En el año 1986 aparece su primer libro de poemas, editado en Salamanca: A ORILLAS DEL BRONCE. En el 1987 fue el iniciador de la edición de la Obra NOSTALGIA Y POESÍA de Luis Camacho Carrasco, a petición de la familia. Fue colaborador (desde el anonimato) con el escultor Rafael Armenta en el Proyecto al Monumento PEPE MARCHENA.

    Aficionado a la música desde muy temprana edad, practica el piano y estudia profundamente la obra y la vida del compositor sevillano Joaquín Turina, llegando a ser un gran conocedor y da multitud de conferencias sobre la vida y la obra del compositor sevillano. Como estudioso y conocedor sobre la historia de los instrumentos musicales, ha dado conferencias bajo los títulos : LA MÚSICA A TRAVÉS DE LOS INSTRUMENTOS y LA EVOLUCIÓN DE LA MÚSICA EN LOS TIEMPOS.

    Publica su segundo libro, POEMÚSICA 1987, la interpretación de la música clásica a través de su poesía. (Conoce a la guitarrista clásica, María Esther Guzmán Blanco y participa en la presentación del libro) Aparece un nuevo libro en el 1988, JIRONES DE SENTIMIENTOS, poemas sentimentales y nostálgicos. Editado por el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Sevilla. En el año 1989 la Obra Cultural de la Fundación EL MONTE de Sevilla le publica un nuevo libro, SUEÑOS DE ERATO. 

    Poemas encadenados y dialogantes con la diosa Erato. (Participación de María Esther Guzmán  interpretando musicalmente los poemas) Es coautor con Manuel Carrillo Picazo de la música de la Marcha Procesional Himno. ESPERANZA VERA-CRUZ (estrenada el 23 de marzo 1989 por la Agrupación Musical Ntra Sra. de Palomares de Trebujena (Cádiz) en Marchena, Letra Jesús Solano. En el año 1990 la Orden Hospitalaria San Juan de Dios le publica un saetario “QUEJÍOS” DE AMOR. Saetas para cantar y rezar, a beneficio de la Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) 

    En este mismo año, la Caja de Ahorros de Ronda, le publica un nuevo libro de poemas, CLAUSTRO DE MIS PASOS. Itinerario lírico del poeta dentro de una etapa de su vida. Vuelve a ser coautor con Carrillo Picazo de una Marcha Procesional para la Hermandad de la Vera Cruz de Castiblanco de los Arroyos (Sevilla) La Coral LISARDO CARRILLO (Granada) incorpora a su repertorio el poema: Seguidilla para una rosa, de su libro A Orillas del bronce. Música Carrillo Picazo. Es coautor con Carrillo Picazo de una nueva Marcha para la Hermandad del Cristo de San Pedro de Marchena. 

    En el año 1992 la COMISIÓN CIUDADANA PRO-EXPOSICIÓN UNIVERSAL Y V CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA, le publica un libro de coplas flamencas originales e inéditas abarcando todos los palos del flamenco. AL “COMPÁ” DE MIS DUENDES.

    En este año del 92, dirige, como director, las lecturas poéticas de la Exposición Universal de Sevilla en la CASA DE LAS COLUMNAS. Los Viernes Poéticos de la Sevilla Universal. También participa, como ponente, en la III Bienal Internacional de Poesía de Madrid. 

    En el 1993 es nombrado Académico de la REAL ACADEMIA DE CIENCIAS, BELLAS ARTES Y BUENAS LETRAS “VELEZ DE GUEVARA” de Écija. El discurso de investidura versó sobre la vida y la obra del compositor sevillano Joaquín Turina y fue ilustrada con la actuación de la guitarrista María Esther Guzmán. Del 1993-1996 forma parte de distintos jurados de poesía a nivel nacional. En 1994 el grupo poético BARRO le publica un nuevo libro CANTOS DE LA ESPERA en su colección VASIJA. 

    En el 1994 fue invitado como conferenciante por la Universidad de Verano de Baeza para dar una conferencia sobre la vida y la obra del poeta Antonio Machado (23 de agosto) Fue Concejal en el Ayuntamiento de Marchena por el Partido Andalucista en la legislatura del 1991 al 1995. 

    En el año 1996 la Revista CAUCE Universidad de Sevilla (Filología y Didáctica ) publica un trabajo de investigación del profeso Fernando Rodríguez Izquierdo del Libro AL COMPÁS DE MIS DUENDES bajo el título “Vigor Andaluz en las Letras de Al “Compá” de mis Duendes, que más tarde lo publicaría el Instituto Cervantes de Madrid. (Centro Virtual Cervantes) Fue miembro activo de las Asociaciones culturales ALBA DE MARES, Y GRUPO POÉTICO BARRO (Sevilla) así como de la marchenera, LOS LUNEROS. Nuevo libro JACARANDA publicado por Corona del Sur. Colección “Azul y Tierra” que dirige Francisco Peralto de Málaga.1996 Con motivo de cumplirse el 50 Aniversario (1949-1999) de la muerte del compositor sevillano Joaquín Turina, dirige en la colección CUADERNOS DE ROLDAN (Sevilla) de la que es miembro activo en la actualidad, y con el nº 35 una antología dedicada al mencionado compositor, bajo el título TURINA, recogiendo poesías, pinturas, y composiciones musicales (donde participa María Esther Guzmán con una obra que adapta para la guitarra, PENSAMIENTOS, de su tío José Mª Guervós, amigo de Turina) Es esta misma colección ha dirigido los cuadernos dedicados a Marchena, bajo el título INFINITA MARCHENA, a Écija ECIJAMÍA, y al Conservatorio Profesional de Música Francisco Guerrero de Sevilla, POEMÚSICA. (Título éste, propiedad del autor que le cede al cuaderno) En este mismo año, 1999, recorre la geografía española dando conferencias sobre la Vida y la Obra del compositor sevillano Joaquín Turina. 

    Acompañado del Trío EL CLAMOR, Piano, Violonchelo y Violín En el 2000 publicado por la editorial CORONA DEL SUR de Málaga, aparece TRAVESÍA DE REGRESO. Consigue créditos de la Universidad de Córdoba tras asistir a los correspondientes seminarios organizados por la Cátedra de Literatura Juan Rejano: Periodismo y Literatura, Góngora Hoy, y Poesía Española Contemporánea.1997 El 9 de abril del 2.000, estrena en el TEATRO MUNICIPAL DE ARTES ESCÉNICAS, Écija- LA SAETA EN ESCENA, (Canto Escénico de la Saeta ) Montaje lírico-musical y visual en torno a la saeta. En el 2001 la misma editorial (Corona del Sur) le publica POEMAS DE CUADERNOS. Es miembro de la Asociación Colegial de Escritores de España. 

    Fue presidente de la Asociación Cultural CASINO DE MARCHENA durante cuatro años, llevando acabo grandes reformas, creando en los salones altos, un teatro donde se representaron obras de Los Quinteros y otros, así como, conciertos de música y conferencias. Fue pregonero de la Feria de Marchena. 

    Pregonero del Centenario de la Fundación del Colegio de Santa Isabel (Madre Carmen del Niño Jesús) de Marchena. Pregonero de la Feria de la Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda. Conferenciante en multitud de Peñas Flamencas por Andalucía sobre temas de cante, letras, música y literatura flamenca. 
    Sus poemas y entrevistas, aparecen en distintas Antologías y revistas especializadas en literatura, y son motivo de estudio y trabajos en Universidades como la de Sevilla (Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura Integradas) y en la de St.Thomas University (Canada) USA, En el año 2001 estrena una nueva versión sobre la saeta con el grupo de cámara que crea, EL CLAMOR, titulada, DIÁLOGOS CON LA SAETA en la Iglesia de San Andrés de Sevilla. En el año 2002 la Organización Nacional de Ciegos ONCE le traduce al sistema braille sus tres últimas obras. 

    En el año 2003 aparece una Antología de sus coplas flamencas en la Colección Cuadernos de Caridemo, número 6. Editada por la Consejería de Cultura, Delegación Provincial, Almería, bajo la dirección de José Antonio Santano. En el año 2003 la Editorial Corona del Sur (Málaga) le publica CUANDO LA LUZ VUELVE. Libro de ensayo sobre la poética, Poemas y pensamientos en prosa En el 2003 participa en colaboración con Antonio García Barbeito, como guía ilustrativo sobre las riquezas turísticas en general de Marchena, publicadas en articulo, en el periódico EL MUNDO, y que luego se vería recogido en libro PUEBLOS EN CUERPO Y ALMA editado en el 2005 por, Turismo de la Provincia de Sevilla. Diputación de Sevilla. 

    En el año 2004 aparece un nuevo libro publicado por Corona del Sur. DESPUÉS QUE HA PASADO EL TIEMPO (Málaga) Narrativa Andaluza. Trilogía. Recuerdos, Cartas a Carmela y Relatos de Sueños. Desde el 2005 hasta 2008 está trabajando en un proyecto sobre la creación de nuevos modelos de guitarras, bajo la tutela del ebanista Manuel Mª Suárez Cobano, así como la creación de la nueva guitarra ergonómica, clásica y flamenca, y que serían presentadas en Marchena, 2008 

    En el 2006 aporta la idea al departamento de publicaciones del Ayuntamiento, la publicación de un libro recogiendo fotografías del pasado, ya que por motivos de la publicación del libro DESPUÉS QUE HA PASADO EL TIEMPO, tenía mucho material fotográfico, el cual fui entregando desinteresadamente al archivo municipal, y más tarde colaborando en la recogida para este proyecto. Esto dio el fruto de la publicación del libro: MARCHENA 300 IMÁGENES DEL PASADO. Publicado por el Ayuntamiento. 

    Desde el 2006 participa en la obra flamenca de la soprano Pilar Marchena con la guitarra de Niño Elías. como conductor y presentador del acto con ilustraciones poéticas, presentado en Sevilla en la Sala Territorial de la Once. 
    En el 2008 el Ayuntamiento de Marchena le edita su obra…DE LA MÚSICA EN EL VERSO. Y presenta su colección de guitarras, así como una extensa variedad de instrumentos musicales, los cuales ofrece desinteresadamente a cuantos los requieren para su estudio y uso. 

    En el año 2010 la editorial Granada Club Selección S.L. le edita su libro CON LA VOZ DEL VERANO que presenta en Madrid Feria FITUR, en Almuñecar, (Granada) Hotel Helios, en Sevilla Circulo Mercantil, y en Marchema. Sala Carrera. 

    En el año 2011 ( Septiembre 30) presenta su libro CON LA VOZ DEL VERANO en la biblioteca pública de Aguilar de la Frontera (Córdoba) Es invitado el 20 de octubre 2011 por la Agrupación Literaria María Muñoz Crespillo para dar una conferencia sobre su poesía y la presentación de su libro CON LA VOZ DEL VERANO.

    Obra Editada

    Poesía:

    A Orillas del Bronce 1986
    Jirones de Sentimientos 1988
    Sueños de Erato 1988
    Claustro de mis Pasos 1990
    Cantos de la Espera  1994
    Jacaranda 1996
    Travesía de Regreso 2000
    Poemas de Cuadernos 2001
    Con la Voz del Verano 2011. 

    Poesia experimental:

    Poemúsica  1987.
    De la Música en el Verso.2008.

    Saetario:

    “Quejíos” de Amor.1990.

    Flamenco: Al “ Compá” de mis Duendes. 1992.
    Ensayo y prosa poética: Cuando la Luz Vuelve. 2003.
    Relatos cortos: Después que ha pasado el tiempo. 



    XX

    Hoy Señor

    Hoy señor, mañana tierra,
    luego seré humo,
    poco, nada, reliquia de cinerario.
    Y llegado un tiempo pasado,
    apenas un recuerdo
    de lo que fui creando.



    XXV

    Hoy he estado en mi entierro

    Hoy he estado en mi entierro
    con las gentes que me amaron,
    con los locos de la palabra, de la música,
    los que sin saber me odiaron,
    los que quisieron ser como yo,
    los arrepentidos por lo que dijeron,
    los amigos que solo un día fueron,
    los que dejaron de serlo,
    los que llevaban razón,
    y los que a mi entierro no acudieron.
    A todos los vi crecidos, diciendo ser mis amigos,
    porque yo ya estaba muerto.



    XL

    La tierra está enferma

    La tierra está enferma de tanto enterramiento,
    de las bilis que recibe,
    de los tuétanos sangrientos con tiros en la nuca
    en tapias de cementerios.
    La tierra está enferma en continuo lamento
    de los fetos malogrados,
    de grandes humedades y de caldos horrendos.
    La tierra no tiene enemigos,
    tiene un corazón para quien quiera beberlo.
    La tierra no es todo lo que se ve,
    es más que el paso del tiempo.
    La tierra es libertad, escúchala y encontrarás
    un amigo a tiempo.



    XLIII

    Quiero morir por vivir

    Quiero morir por vivir
    el vuelo que me esperaba
    por la vía del deseo,
    y quedarme suspendido
    en los brazos de quien creo.
    Hoy quiero salir de mí
    para encontrar lo que espero,
    huyendo de aquella sombra
    y retomar lo que anhelo.
    Quiero la droga en silencio,
    la humildad de los conventos,
    y el morir que nunca muere
    en los versos que me invento.



    XLVI

    Cerraron las ventanas

    Cerraron las ventanas. La luz ya no servía.
    Se quemaron pabilos. Las velas no lucían.
    En la cama el cuerpo un velo lo cubría.
    Con las manos bien juntas rezaban letanías.
    La noche se hizo larga hasta que llegó el día.
    El blanco pasó al negro. Responsos en la crujía.
    Todos cabeza baja. Lamentos de cobardía.
    Se fueron retirando, cada uno a su casa,
    y el muerto quedó solo en fría compañía.



    XLVII

    Mañana tomaré tu mano

    Mañana tomaré tu mano
    sin pedirte si quieres venir conmigo.
    Tomarás el camino sin vacilar
    y dejarás de ser materia viva.
    Mañana serás un cuerpo inerte
    con olor a bálsamo
    y te alumbrará una luz
    que no hace daño a las pupilas.
    Mañana será belleza infinita
    lo que hoy es impureza humana.



    XLVIII

    Borraré al poeta del dolor

    Borraré al poeta del dolor,
    al poeta de la agonía,
    al poeta que derrocha desamor
    y al poeta de la sangre.
    Borraré, incluso la luz tibia
    de mis ojos que consume largas veladas,
    y haré con mis besos, una trinchera
    que dure hasta el final de mis días.



    LXXXIV

    Me trunca la vida la muerte remota

    Me trunca la vida la muerte remota,
    los ojos hundidos de una calavera,
    la escarcha que cubre la piel que tirita,
    los perros lamiendo la última gota,
    la mosca que nace de la gusanera,
    el cuerpo caliente que no resucita
    y el flujo que sale como una babosa.
    El velo de niebla de noches que ciegan,
    la tumba del pobre que a solas me grita,
    los pies destrozados por púas de rosas,
    las manos clavadas a fuertes maderas,
    rincones y osarios en suelos de ermita,
    los huesos oliendo a restos de fosa
    y una vena abierta poniendo frontera.
    Campanas doblando por una bendita.
    Me rompen la vida todas estas cosas.



    XC

    Los muertos van cayendo a los pozos

    Los muertos van cayendo a los pozos
    y las bestias nacían de los abismos
    como setas en la oscuridad.
    Rebeliones de demonios y tumbas por ultrajar.
    En el cementerio, la voz pasa de largo
    y los vientos silban, haciendo tenebrosas
    las noches de los noviembres
    cada año, y siempre igual.













    .

    0 0


    JUST LLORCA I LLOPIS 

    Poeta y escritor valenciano, nacido en 1937 en el barrio de Ruzafa (Valencia). A los cuatro años es trasladado a la ciudad de Algemesí, donde residirá hasta los veinte, edad en que se va voluntario en la Marina, oficio éste, el de marino, que lo marcará positivamente de por vida, como lo marcará su stage, a los diecinueve años, en París, donde descubrió el encanto de la literatura.

    (Valencia, 1937). Poeta i escritor. Als quatre anys es traslladat a la ciutat d'Algemesí, on residid [hasda els vintiu, edat en que se'n va a la Marina, ofici este, el de marí, que el marcaria de per vida, com el marcaria el seu estage, als vint anys, en París, on va descobrir el subjugant encant de Lliteratura. Des de 1962 alterna la residencia en Alaquas, vila de L'Horta, én freqüents viages.
    Consagrat a la llectura i traducció a la llengua valenciana deIs c1assics grecs i llatins, sera en l'obra de Goethe i en la de Rilke on trobara el cami del seu quefer en poesia i, en la de robra de Jung, el sentit de la vida i la resposta a les preguntes trascendents.
    De la seua obra poetica te publicats els poemaris Nadal i nou poesies més (1991), La consumacio deIs amants (1994, Premi Ciutat de Valéncia 1992), Antologia inicial (1997) i Com el crit d'un angel (2002).Trobarem tambe poesia seua en les antologies Recitals poetics Primavera 94, Ausias des de la Valencia deIs 90, Poesia patriótica valenciana, Cresol. Revista de lliteratura valenciana; en el Tractat de Metrica Valenciana de Voro López Verdejo i en robra De la consumacio deIs amants a la busca de l'eternitat, de Boro Ven­drell
    En llengua castellana, esta present en varies antoloies de la coleccio Corona del Sur, en la Biblioteca FPV del poeta-editor malacita Franisco Peralto, en les de la Academia Iberoamericana de Poesía i enMálaga &Poesia. Revista de Literatura.
    Poesia seua i una referencia biografica apareixen en micRomania, revista cultural editada en Belgica pel"Comité beIge du Bureau européen pour les Lagues moins répandues".
    Tambe treballa el conte, la novela, la prosa agenerica i l' ensaig. En conte te publicats El dictamen, Un cas eixemplar, La carta trabada en l'altar de Sant Vicent, El secret de Felicitat i El viager extravagant.Inedites o en edicions no venals, noveles seues son La casa del carrer de la Montanya (o L'últim burgués), El diari de la Rectoria, Un sombrero de Paris, El doctor Faust en Roma, Emily Adams (inclos en l'obra conjunta de relats REVERS!!!(3)) i Memories novelables de la ciutat de Xativa. De prosa agenerica te publicat: Dialecs en eljardí del Palau i Conversacions epistolars én una distinguida dama parisenca. Obres inedites seues d'ensaig son: De la possibilitat de percepcio de jutur en la ment humana, Tractat sobre la lliber­tat individual i Memorial de somis analisats i comentats segons la psicologia de C.G. Jung.
    En el periodisme ha colaborat assiduament, en llengua valenciana, en Las Provincias (1998 a 2001), i enDiario de Valencia (Des de 2001). En llengua castellana, els seus articuls han aparegut en El Heraldo de Tegucigalpa, Honduras.
    Per la Disciplina de la Lliteratura i les C.C. Humanes es Jurat de la Societat de Filologia Valenciana. En 2006 funda la Societat Filosófica d'Alaquas, on, en tertulies de caracter semanal, es fomenta el dialec i la llectura de robra deIs pensadors. 




    DE: Antologia inicial (1997)


    INMERSO EN EL PAISAJE

    Ser clarear, mañana, medio día;
    anochecer solitario en lugar olvidado.
    Ser noche vestida de iluminadas oscuridades.
    Ser monte, declive, valle;
    camino de esperanzas para un solo caminante.
    Ser caudaloso arroyo de cantarín bajar.

    Ser tierra, simiente, flor;
    impenetrable bosque que oculta el mañana;
    ser árbol puesto sobre singular horizonte.

    Ser viento, golondrina, azor;
    paloma mensajera anunciando la vera paz.
    Ser ambiciosa águila volando sobre el Cielo.

    Ser mar, vela, nave;
    la isla del tesoro que ninguno quiere encontrar.
    Ser puerto de un bello sueño donde poder llegar.


    IMMERS EN EL PAÏSAGE

    Ser clarejar, mati, migdia;
    boqueta nit solitaria en lloc oblidat.
    Ser nit vestida d'illuminaes foscors.
    Ser mont, decliu, vall;
    cami d'esperances per a un sol caminant.
    Ser cabdalosa riera de cantari baixar.

    Ser terra, llavor, flor;
    impenetrable bosc que amaga el dema;
    ser abre posat sobre singular horiso.

    Ser vent, oronella, astor;
    colom mensager anunciant la vera pau.
    Ser ambiciosa aguila volant sobre el Cel.

    Ser mar, vela, nau;
    l'illa del tesor que ningu vol trobar.
    Ser port d'un bell somi a on poder arribar.


    ¡CÓMO TE LLEVAN!

    ¡Cómo te llevan,
    de unos interesos a otros interesos, lengua mía,
    y de mis padres, y de mis hijos;
    patria de mi pensamiento, de mi sentimiento,
    mi dulce y herida Lengua Valenciana!
      
    Aquí estoy, al borde del camino,
    sintiendo vergüenza y angustia de tanta peste como baja,
    de parte a parte, por esta acequia, la cloaca
    de la traidora y cínica conveniencia.
      
    Aquí estoy, al borda del camino,
    sintiendo dolor y pena por tantas ofensas
    que tú, lengua mía, sangre de mi palabra,
    de propios y extraños has de soportar.
      
    Aquí estoy, al borda del camino,
    sintiendo hablar a tu pueblo, noble y senzillo;
    hablando el vivo aliento de su amada lengua,
    la única esperanza de larga vida para ella.
      
    ¡Cómo te llevan,
    de unos interesos a otros interesos, lengua mía,
    y de mis padres, y de mis hijos;
    patria de mi pensamiento, de mi sentimiento,
    mi dulce y herida Lengua Valenciana!



    ¡COM TE PORTEN!

    ¡Com te porten,
    d’uns interessos a uns atres interessos, llengua meua,
    i dels meus pares, i dels meus fills;
    patria del meu pensament, del meu sentiment,
    ma dolça i nafrá Llengua Valenciana!
      
    Aci estic, a la vora del cami,
    sentint vergonya i oix de tanta pudor com baixa,
    de gom a gom, per eixa sequia, la cloaca
    de la traïdora i cinica conveniencia.
      
    Aci estic, a la vora del cami,
    sentint dolor i pena per tantes ofenses
    que tu, llengua meua, sanc de la meua paraula,
    de propis i extranys has de soportar.
      
    Aci estic, a la vora del cami,
    sentint parlar al teu poble, noble i senzill;
    parlant el viu alé de sa amá llengua,
    l'unica esperança de llarga vida per ad ella.
      
    ¡Com te porten,
    d'uns interessos a uns atres interessos, llengua meua,
    i dels meus pares, i dels meus fills;
    patria del meu pensament, del meu sentiment,
    ma dolça i nafrá Llengua Valenciana!



    Tic, Tac…

    TIC, TAC… diu el rellonge
    Tic, tac… canta les hores
    Tic, tac… se’n du els dies
    Tic, tac… porta les nits
    Tic, tac… som el Temps
    Tic, tac… no som  res
    Tic, tac… diu el rellonge.


    Conciència de present

    CAMINAR, pensar, somiar
    Parar-se en mitan del pont, com en mitan de la vida.
    Vore correr l’aigua del riu, com veus correr el rostre de les hores.
    I, preguntar-te,  si és hui quan se viu o sempre hi ha que esperar un atre dia.



    Experiència

    CONTA’M un conte, pare.
    El d’aquell chiquet que se va fer home.
    Eixe conte, fill meu, viu-lo;
    que ningú tinga que contar-te’l.

    Haveu soterrat a Crist

    HAVEU soterrat a Crist.
    L’haveu soterrat baix de tantes mentires,dogmes, ors i rits,
    que si u no s’obri el cervell i se despulla l’esperit,
    no n’hi ha forma de trovar a Crist.



    Diàlec de Na Mort

    NA MORT li preguntà a l’astre Sol que lluïa en lo mig de l’Univers:
    “I tú qué seràs al sendemà del dia de la teua mort?”.
     I l’astre Sol que lluïa en lo mig de l’Univers, respongué:
    “Acàs yo podré ser algo al sendemà del dia de la meua mort? “. 
    Na Mort li preguntà a la floreta que alenava a la vora del camí:
    “I tú que seràs al sendemà del dia de la teua mort?”

    I la floreta que alenava a la vora del camí, respongué:
    “Al sendemà del dia de la meua mort yo seré l’image de lo senzill,
    lo humil i lo bell en la memoria del poeta”.
    I Na Mort, posant-se la caraça de la Somrisa Gelada,
    se deixà portar per dos ombres que passaven.




    LLAORS A LA MARE DE DEU DELS DESAMPARATS

    ¿ELS palaus
    En murs de marbre
    Esveltes torres i rics blasons
    Dorats,
    Qué son, sino pobrea,
    Si algu els compara en els rubis del teu bell cor,
    Mare Nostra,
    Verge dels Desamparats?

    ¿ELS plaers
    Que u pot tindre
    En este mon nostre, tan arreu
    I violat,
    Qué son, sino dolors,
    Si algu els compara en el balsem de ta mirada,
    Mare Nostra,
    Verge dels Desamparats?

    ¿ELS clarejars
    Dels dies mes esperats,
    Mes plens, mes sentits, allumenats
    I grans,
    Qué son, sino foscors,
    Si algu els compara en el llamps de ta mirada,
    Mare Nostra,
    Verge dels Desamparats?

    ¿LES caricies
    Que una mare, amorosa,
    Feta breçol de tendrea, li fa a son fill
    Mes amat,
    Qué son, sino bastors,
    Si algu les compara en les teues caricies de bondat,
    Mare Nostra,
    Verge dels Desamparats?

    ¿ELS somis
    Que puga tindre,
    En les nits mes gojoses, el somiador
    Mes gran,
    Qué son, sino tristors,
    Si algu els compara en el si donat a l’Angel per Tu,
    Mare Nostra,
    Verge dels Desamparats?

    ¿LA passio
    Que un sant, extasiat,
    En gran arrebat puga tindre, en ardor per Deu,
    L’Adorat,
    Qué es, sino tibiea,
    Si algu la compara en esta flama de fervor encesa,
    Que els teus fills valencians senten, en Amor per Tu,
    Mare Nostra,
    Verge dels Desamparats?

    Just Llorca i Llopis








    .
    .

    0 0
  • 07/23/16--01:50: RENÉ SEGURA [18.962]

  • René Orlando Segura Latorre

    René Orlando Segura Latorre (Bogotá, 30 de septiembre de 1977) es un arquitecto, poeta, escritor y cantante colombiano, fue el vocalista de la banda Odio a Botero. Hizo sus estudios de arquitectura en la Universidad Antonio Nariño de Bogotá. Es el autor de la trilogía del Señor Plátano.

    Libros publicados

    Los diálogos con el Señor Plátano, Bogotá (2009). ISBN 978-958-44-5415-7
    Los escritos apócrifos del Señor Plátano, Bogotá (2010). ISBN 978-958-44-6698-3
    Guía de los no-lugares del Señor Plátano, Bogotá (2013). ISBN 978-958-57876-2-9 El peregrino ediciones.
    El desierto de los payasos, Bogotá (2015). ISBN 978-958-586-71-2-3 Animal extinto editorial.

    Álbumes publicados

    Con Defenza ha publicado:

    El Disco Chévere de Defenza: La emancipación de Popó

    con Odio a Botero ha publicado:

    Odio a Botero (Álbum) SUM records (2003)
    Kill the cuentero (2007)






    Plus ultra
    (1998-2000)
    Creo que estoy más allá de estar por encima o por debajo
    Del bien y del mal.
    Colombia-Bogotá



    Poesía

    Como decía el bueno de Raúl:
    Es solo cuestión de acostumbrarse a sus cuchillos.

    Tenía mucha razón
    Es la única compañera.



    Por  fin

    Por fin encontré sabiduría y libertad
    Una sabiduría maldita y una libertad que asesina.

    La sabiduría de la sobredosis*
    Y una sobredosis de libertad
    Una libertad  Que me vuelve una  llama muy fuerte
    Que se extinguirá muy rápido.

    *Sobredosis = sin fronteras



    El maestro

    Tengo el poder de la transformación
    Dominando las consecuencias.

    Maestro del absurdo
    Y de sus cambios.

    Transformo ansiedad  en placer
    Y humo en imaginación.

    Maestro de los rituales de fuego
    Y Señor de la destrucción.

    Con un pie en el cielo y otro en el infierno mantengo el equilibrio
    Aunque para que lo mantengo
    Si ya no importa caer.



    Flores

    Flores en mi jardín
    En mi paraíso terrenal
    En el jardín donde falta un profeta de verdad
    Y donde nunca habitara Eva

    Flores sabias
    Por encima del todo Y por debajo del fin
    Sabiduría sin palabras
    Que viaja por el silencio

    Flores que me enseñan mucho:
    Que el tiempo no existe
    Que nada importa
    Y que no son sabias.



    Limpio mis heridas

    Limpio mis heridas
    Y  Las limpio muy bien
    para volver a tener mi piel Lista para otra herida.

    Busco sanción
    Busco ascensión
    Para  volver a estar arriba
    Listo para otra caída.

    Rezo de nuevo
    Limpio mi conciencia
    Para volver a tener mi alma
    Lista para otro pecado.



    Matando la estética con galletas 
    de mantequilla

    Perdiendo fe con excesos
    Perdiendo motivos con dialéctica
    Madrugando para meditar y meditando para escapar.

    Perdiendo autoestima con lógica
    Matando deseos, deseando no tenerlos
    Perdiendo mi camino, caminando
    Destruyendo todo, diciendo que importa.

    Asesinándome, viviendo
    Perdiendo las ganas de conocer, teorizando
    Gastando odio, utilizándolo
    Perdiendo la luz, cerrando los ojos.

    Y Acabando escritos con la palabra fin.



    Me santifico

    Me santifico
    Con mi propio ritual y mis sagradas palabras
    Me conmemoro y me perdono
    Me crucifico y resucito según mis propias escrituras.

    Escribo mis libros sagrados
    Pero dudo que sean palabra de dios
    De mi génesis a mi Apocalipsis se pasa en un parpadeo
    Un parpadeo que limpia las lagrimas de mis ojos.

    Lagrimas que hacen parte del ritual de santificación
    Lagrimas que purifican hasta el agua bendita
    que bautizan lo innombrable
    Y que me liberan de ser libre.

    No hay catedral ni capilla
    Y los iconos representan todo
    De rodillas como símbolo de respeto
    O  simplemente otra posición para descansar.

    Me santifico
    Pierdo mi inocencia repitiendo mi oración
    Me vuelvo sagrado y hasta  puedo bendecir
    Pero Bendecir que?
    si ya alguien se me adelanto.



    Para quien escribo

    Escribo para mí
    Porque esta es la única forma de poderme escuchar
    Por encima de la voz interna que me atormenta.

    Escribo para mí
    Para no olvidar él porque escribo para mí
    Y leer estos escritos que  son mis nuevos enemigos.

    Escribo para mí
    Para recordar quien creo ser
    Y sobre todo   para escuchar un yo que le roba tiempo a su destrucción.



    Puño no será voz

    Puño no será voz
    Y nunca lo será.

    Hay cosas sagradas que se debieron respetar
    Pero no lo hice
    Ahora pago mi acierto
    Dando vueltas en este patio.

    Leyendo lo que algún otro sensato
    Que pagaba otro acierto en este mismo patio
    Escribió en la pared.

    Puño no será voz
    y nunca lo será.



    Miedo

    Tengo miedo de sembrar un árbol y terminar ahorcándome en él
    de ser inmolado en el fuego de la verdad

    de tener deseos
    De no poder eliminarme.

    Tengo miedo de escribir en una hoja
    frases que  me acuchillen

    De tener un hijo y que algún día me maldiga
    De tener pareja y perderme en el laberinto del tu y yo.

    De perder el miedo y volverme libre
    Tan libre como para asesinarme con cariño.



    Tierra santa

    Es una tierra santa para caer de rodillas y quebrar la fe
    Es una tierra santa para Perderlo todo
    Saborear el veneno que  libera
    Sembrar tristeza y recoger los frutos.

    Es una tierra santa para Morir por amor y vivir por odio
    Es una tierra santa para Ser el camino la  verdad y la vida
    Para ser enterrado, Para Inmolarme
    Y esperar que me escriban un  buen evangelio.

    Es una tierra santa Para jugar  y perder como siempre
    Es una tierra santa para descifrar mi dolor
    Para profundizar mis raíces y elevar mis ramas
    Y para pedirle misericordia al peor de los dioses.



    Lo que tengo

    Tengo una autoestima medicada
    Una dialéctica muy  peligrosa
    Unos buenos  recuerdos
    Y este poema que nombra lo que tengo.

    Una fe en la fe
    Y un desprecio por el desprecio
    Una Contradicción a la contradicción
    Y un discurso enredado para parecer interesante.

    Una conexión universal
    Una anarkia que uso  solo cuando me conviene
    Una cruz que convertí en silla
    Un malestar incurable.
    La celda más grande
    Un reflejo en el fango y otro en el cielo
    Un respeto a mis teorías
    Y un ritual de fuego.
    Esto es lo que tengo.



    Sagrada saliva

    A los tibios los escupiré de mi boca dijo un día el gran dueño de la vida
    Y ahora no se como quitar de mi cuerpo esta sagrada saliva.






    Hay un ángel y un demonio
    Fornicando en mi cabeza.
    En el ángel hay contradicción
    Y en el demonio excesos
    Esa  contradicción y esos excesos
    Forman el tortuoso camino hacia dios
    Si es que existe.




    .


    0 0
  • 07/24/16--22:39: PATRICK CINTAS [18.963]

  • Patrick Cintas 

    (Oudja, Marruecos  1954). Cintas es poeta, músico y artista plástico francés de origen vasco, conocido por su editorial “Le chasseur abstrait” y la Revista RALM (Revue d’art, de Litterature et musique).

    OBRAS:

    Aliène du temps, roman : Carabin Carabas; Rendez-vous des fées; Les baigneurs de Cézanne; Coq-à-l'âne Cocaïne; Le syrphe.
    Tractatus ologicus, romans : Première trilogie (Emori nolo; Memento mori; Combat contre le père).
    Cancionero español, poésie, théâtre : Chanson d'Ochoa; Chanson d'Omero.
    Livre des lectures documentées, essais : La nuit battue à mort; Le coup de dés de Mallarmé, pierre d’angle; L’étranger; Cosmogonies.
    Coulures de l’expérience, récits, poésie : Livre de Kateb; Le chant de l'oiseau aux oiseaux; Sonnets; Portable.
    alba serena, vers & proses de jeunesse : Fragments d’une conversation sans personnages; Chant d’amour passé le temps d’aimer à aimer; Chant de désespoir avec les instruments de la douleur; Odes, odes, en finir avec ce livre encore possible; B A Boxon; Bortek.

    Anaïs K., roman : première trilogie du Tractatus ologicus.
    Dix milliards de cités pour rien, roman.
    Chasseur abstrait, roman.
    Gisèle, théâtre.
    Ode à Cézanne, poème.
    Cosmogonies, essai sur le roman.
    Mon siège de Robbe-Grillet, discours.
    La Vieja, roman.


    En el marco de nuestro Dossier de poesía francófona reciente organizado por Sergio Eduardo Cruz y Gustavo Osorio de Ita, presentamos tres poemas de Patrick Cintas. 

    Traducción del francés: Violeta Orozco
    http://circulodepoesia.com/2016/07/veinte-poetas-francofonos-recientes-patrick-cintas/


    Fleur de sang

    pour grain de poussière
    démord la vie
    dévie la mort

    le vent galope la corde au cou
    en fracas d’élégie sur étrier 

    temps mis à mort au fil du temps
    écartelé de feuilles mortes
    de parenthèses à bras ouverts
    pour des oiseaux en filigrane
    d’attouchements à gants blessés
    pour des baisers derrière la porte

    rose
    effleure effleure
    effleure bouquet de poingt
    très bien tendu du cannibale
    hélant oyé et halali

    que par le bout de certitudes
    ces affaires tranchées de cervelle d’homme
    la honte puisse rendre
    l’exquise couleur
    d’une corolle de sang



    Flor de sangre

    Para grano de polvo
    desmuerde la vida
    desvía la muerte

    el viento galopa la cuerda al cuello
    en estrépito elegiaco sobre el estribo

    tiempo echado a morir a la orilla del tiempo
    separado de las hojas muertas
    de los paréntesis con brazos abiertos
    para los pájaros en filigrana
    de manoseos con guantes heridos
    para los besos detrás de la puerta

    Rosa
    Aflora aflora
    Aflora ramo de puñtos[1]
    tensos de caníbal
    Gritando ¡oye![2] y ¡halali[3]!

    Que por la punta de las certezas
    estos asuntos rebanados del cerebro humano
    la vergüenza pueda devolver
    el exquisito color
    de una corola de sangre.



    Néant bleu

    l’erreur seule récupère
    cette vie
    cette ville
    entre la mère et l’enfance
    ivre-née de cette mer
    de trop
    de bleu

    néant !
    merde trop de bleu !



    Azul color de nada

    El error apenas recupera
    esta vida
    esta ciudad
    villa entre el mar y la infancia
    ebrio-nacido de este mar
    demasiado
    azul

    ¡nada!
    ¡mierda, cuánta nada!




    Motif de fleur

    Il y a des branches à ma fenêtre
    mémoire unie d’une chevelure
    moitié cheval
    autant de fois humaine

    des arbres à motif de fleurs
    à motif d’un dernier mot pour l’abattage
    des arbres me tendent un feuillage ouvert
    d’une fraicheur pure clorophylliene
    me livrant à l’affût d’une berceuse
    moitié-flute
    moitié-source

    à ma fenêtre au loin
    une dame-trèfle me fait la belle

    par une sagesse de circonstance
    valet de cœur des châteaux des cartes
    j’ai inventé l’amour d’un jour
    sous poids courant
    d’années-lumière



    Decoración floral

    Hay ramas en mi ventana
    memoria atada a una cabellera
    mitad caballo
    tantas veces humana

    los árboles de motivos florales
    motivos de una última palabra para la matanza
    los árboles me tienden su follaje abierto
    de una frescura pura y clorofílica
    dejándome al acecho de una nana
    mitad flauta
    mitad fuente

    por mi ventana desde lejos
    una dama-trébol presume su belleza

    por una sabiduría circunstancial
    comodín de los castillos de cartas
    he inventado el amor de un día
    bajo el peso apresurado
    de los años luz


    Notas de la traductora:

    [1]Mezcla de la palabra puños/puntos.

    [2]Expresión hispana utilizada familiarmente en Francia.

    [3]Intraducible. Sería como el “halalí” que semeja la onomatopeya del cantar “tralalí tralalá.







    .


older | 1 | .... | 298 | 299 | (Page 300) | 301 | 302 | .... | 364 | newer