Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Showcase


Channel Catalog


older | 1 | .... | 262 | 263 | (Page 264) | 265 | 266 | .... | 364 | newer

    0 0


    Tuija Nieminen Kristofersson

    Tuija Nieminen Kristofersson nacida el 4 de diciembre de 1955 en Finlandia, pero se trasladó en 1971 a Olofström en Suecia, es una escritora, poeta e investigadora en el trabajo social.

    Bibliografía

    Vänner, besökare, kontaktombud 1992, Blekinge FoU-enhet 
    Att åldras i ett främmande land 1993 Blekinge FoU-enhet 
    Hägerns öga 1993 (diktsamling) Studiekamraten 
    Björnboken 1995 (diktsamling) Studiekamraten 
    Dikt i D:ets mage 2000 (diktsamling) Bonniers 
    Krisgrupper och spontant stöd 2002 (avhandling) Socialhögskolan, Lunds universitet
    Någon gång regn i Ngorongoro 2004 (diktsamling) Bonniers 
    Trilogi 2006 (innehåller tre diktsamlingar: Någon gång ...Spättan och stjärnan,Lammbilder) Bonniers 
    Låt inte spindelväven växa i ditt hjärta – en forskningscirkel om poesins verkan för sjuksköterskor i palliativ vård 2010 med Margareta Rämgård FoU Skåne 
    Scharlakan 2013 (diktsamling) Bonniers

    Participación en antologías

    Olofström som dröm och verklighet (1983) en tävlingsantologi red. CJ Charpentier. Kulturnämnden och skolstyrelsen i Olofström i samarbete med Författarcentrum Syd
    Södra Magasinet 1987 Skånes Författarsällskap/Förlags AB Wiken
    Runo kasvaa maasta – valikoima kilpailurunoja (1991) red. Liisa Salo, Lahden Runomaraton ry Finland
    Kaukaa tulleet/Fjärran komna – Ruotsinsuomalaista runoutta-Sverigefinsk poesi (1992) tillsammans med Hanna Korjus och Ritva Myllykangas. Kirjakone-Ruotsinsuomalaisen kirjallisuuden tukiyhdistys-Stödföreningen för sverigefinsk litteratur
    Työn runo puhuu (1992) red. Kaija Viljakainen,Tuija Kakko, Lahden työvoimatoimiston henkilöstöyhdistys ry, Finland
    För Sarajevo! En litterär antologi i solidaritet med en belägrad och våldtagen stad i Europa (1993) red. Thomas Nydahl, Studiekamraten
    Bild och Ord – författare möter konstnärer (1998) Kamras & Kamras, Galleri Kamras
    Det Nya Landet – 44 författare, 12 bildkonstnärer (1998) Lindelöws bokförlag
    Där vägarna börjar – en antologi med författare från Barentsregionen (1999) red. Valery M Lemesov, Barents Publisher
    På andra sidan bron/På den anden side (af) bron – samtida dansk-svenska texter (1999) red. Liljenberg, Bengtsson, Landen, Reusch, Sørensen. Förlag Kolibri AB/Danskt-Svenskt Författarsällskap
    Upptäcktsverket – del i av det nationella millennieprojektet Tidsdokumentet (1999) genomfördes av Chalmers Tekniska Högskola på uppdrag av Millenniekommittén, www.tidsdokument.org
    Den svenska högtidsboken (2000) red. Göran Palm, Marie Lundquist, Carl-Johan Kleberg En bok för alla och Humanisterna
    Livsformer/Life Forms (2009) red. Sara Arrhenius och Magnus Bergh utgiven i samband med en utställning med samma namn på Bonniers konsthall hösten 2009, Bonniers
    Mujeres en el Norte – trece poestas suecas (2011) 13 svenska kvinnliga poeter red. och övers. René Vázquez Díaz. Devenir, Madrid
    32/2011 – antologi med 32 poeter från 2000-talet (2011) red. Gassilewski, Hallberg, Nyström, Sundin. Bonniers

    Premios y distinciones 

    1996 – Bromölla kommuns kulturpris
    2000 – Kallebergerstipendiet
    2000 – Guldprinsen
    2000 – Region Skånes kulturstipendium
    2002 – Stipendium från Samfundet De Nio
    2003 – Kulturpris från Kulturfonden Sverige-Finland
    2005 – Albert Bonniers stipendiefond för yngre och nyare författare




    El oso yace boca arriba

    El oso yace boca arriba con las patas traseras humeando, el hocico negro húmedo aún, huellas de sangre en la tierra, los perros ladrando, se acercan, gruñen, saltan como lo hacen los perros cazadores cuando olfatean la sangre de un oso. El ojo del oso ya no los ve ni ve la alegría del cazador, sólo mira hacia lo más hondo de su bosque, su bosque de moras boreales. Cuando un oso muere, su alma huye volando con alas de helechos amarillos en el calor que se hace más fuerte. El aire tiembla, vibra, el agua mana detrás de las rocas, y un mar brillante brota y encandila, fluye, corre al fin a través de la pata herida.

    Tuija Nieminen Kristofersson en El libro de los osos (1995), incluido en Mujeres en el Norte. Trece poetas suecas (Devenir, Madrid, 2011, selec. y trad. de René Vázquez Díaz).




    O pararse delante de un cuadro en el museo

    O pararse delante de un cuadro en el museo
    y viento, nubes sobre el mar hace cien años
    la dureza de la vida, botas de cuero, el rostro de ella de perfil
    y él huyendo del murmullo que lleva dentro, hacia nuevas imágenes
    de un marido, una mujer y un niño de otros.

    Tuija Nieminen Kristofersson en El libro de los osos (1995), incluido en Mujeres en el Norte. Trece poetas suecas (Devenir, Madrid, 2011, selec. y trad. de René Vázquez Díaz).




    Tú que tienes instinto para comer hormigas

    Tú que tienes instinto para comer hormigas y abejas, tú que sabes pescar salmones, desenterrar raíces y vagar millas y millas, tú que vives el periodo de celo y escondes, durante todo el verano, el óvulo fecundado en el pliegue rojo de tu cuerpo para que crezca mientras duermes, y al fin lo pares ciego y con manchas blancas en el pescuezo, pequeño como una ardilla que chupa fuerza de tu calor enorme, a ti te fue dado el poder de ser la osa originaria, entera y verdadera hasta que te disparó el pensamiento del hombre.

    Yo, un ser humano, rezo y rezo, pruebo la fe y la teología, la teoría y la liturgia, pero la santidad me huye, la quietud no llega, pulso todos los números del código, tres, cuatro, doce pero el portón no se abre.

    Yo sólo te veo en la pantalla de la TV, o en un viejo grabado de la escuela, yo leo artículos y sé que mis antepasados te mataban. Nunca te he visto viva, y no obstante creo en tu existencia.

    Tuija Nieminen Kristofersson en El libro de los osos (1995), incluido en Mujeres en el Norte. Trece poetas suecas (Devenir, Madrid, 2011, selec. y trad. de René Vázquez Díaz).



    Sauces, o la vida es un país que viaja.

    Cómo él pescó un lucio con una carnada
    cómo ella mató el pez con una piedra
    cómo lo escamaron juntos hasta encontrarle el corazón
    cómo se estremecía y se estremecía la carne enrojecida
    entre los dedos de ella brillando de escamas
    y cómo todo cupo en el puño ancho y grande de él.

    Tuija Nieminen Kristofersson, de Mujeres en el Norte (Devenir, 2011).





    Tuija Nieminen - Kristofersson. Foto: Kenneth Ruona



    Tuija Nieminen Kristofersson: Scharlakan (Albert Bonniers förlag)
    
    Från krigens Finland, från de hårda liven, nöden och sjukdomarna återvänder hon diktvägen till sitt eget, samtida Sverige. Den bro hon bygger förenar då och nu, men den förenar också öden och släktskap. Hon stiger ner i det förgångnas generationer och rör sig där med samma lätthet som den som faktiskt var kött och blod då. I skikten av mödrar, fäder, och i deras tur andra mödrar och fäder – de som skulle bli mormor och morfar, farmor och farfar, går hon liksom för att inventera och skriva fram deras öden.

    Kanske är just detta huvuduppdraget, att i skrivandet finnas till, förfluten eller samtida:



    ”scribo, ergo sum/ 
    att finnas till för att de andra funnits före/ 
    utan dem blev ingen till/ 
    sammansmälta celler i kammarnatten/ 
    sommar vid vida strida insjövatten/ 
    och blev början till ett senare skede/ 
    skärmen skenet himmelsblå kanal/ 
    ut i skrifternas strömmar/ 
    filer och mappar öppnade förlorade/ 
    program som inte svarar luckor/ 
    du tätar dem med din handstil/ 
    sakta stavar du mitt namn”



    Det jag här citerar – en central dikt för förståelsen av samlingen – kommer långt fram i boken. Inte heller krigens Finland kommer först. Det gör den svenska samtid som är Tuija Nieminen Kristoferssons. I sin sjunde bok, Scharlakan, öppnar hon med de fasansfulla bilderna av bilolyckan som kunde ha kostat henne livet. Att ängeln här är ett genomgående tema är ingen tillfällighet. Att hon överlevde var varken mer eller mindre än ett mirakel. I diktform kommer också den allvarliga skadan fram, namngiven: Hangman´s fracture. Man behöver bara ange den och sedan får läsaren utforska den djupare innebörden.

    Bokens omslag är Annika Ekdahls Anatomisk plansch över en ängel från 1995, som hänger på Blekinge museum. Med sin bedrägliga skönhet – inte minst skapar den varma mörkt röda bakgrunden en sådan – lockar den mig till en läsning som omedelbart väcker mig till medvetande om något helt annat. Inte är det skönhet! Det är snarare en poetisk bild av den sköra människan och den tunna, tunna linje som skiljer hennes levande från döden.

    Modern blir senare berättelsens scharlakan, sjukdomen som gjorde henne döv:




    ”Febern steg dag för dag, du frös, du svettades, den blev din eld/ 
    de flammande kinderna, smultrontungan, stel och svullen/ 
    hur bakterierna spred sig i halsen och i mellanörat, förökade sig skräcken/ smittan från gård till gård. Eldkoppor, din kropp var som doppad i karmosin/scharlakan.”




    Men oavsett hur gripande berättelsen än är, så återvänder jag – med bävan – till bokens första längre svit. Jag tänker på att ämnet för den sviten påminner mig om att boken aldrig hade funnits om inte ängeln, läkarvetenskapen och poetens egen livskraft i en stor gemensam ansträng återfört henne till livet. En sådan läsning gör mig också själv medveten om hur små marginalerna är. Livet, detta enda vi har, skrivandet och läsningen, själva fundamenten för anständigt och eftersträvansvärt liv. Vi må vara blinda, döva eller lida av andra svåra handikapp, men inne i oss formuleras hela tiden orden. Att tänka på detta i läsningen av en ny diktsamling är för mig något stort. Det påminner mig också om poesins betydelse.






    .


    0 0
  • 03/08/16--15:08: PETYA DUBAROVA [18.222]

  • Petya Dubarova

    Petya Stoykova Dubarova (búlgaro: Петя Стойкова Дубарова) (25 abril 1962-4 diciembre 1979) fue una poeta búlgara. Nació y vivió en la ciudad costera de Burgas. Dubarova publicó poemas en periódicos y revistas juveniles tales como: Septemvriyche, Rodna Rech, y Mladezh (Juvenil).

    Los poemas de Dubarova tienen un estilo de cierta frivolidad, llenos de colores pastel y romanticismo. Su contenido, poesía sobre temas eternos como el amor, el mar, la lluvia y la juventud. No obstante, pese a su corta edad los poemas muestran la lengua y la perspectiva de una persona mucho más madura, y ciertamente era un talento. Algunos de sus poemas se convirtieron en canciones, muy populares en Bulgaria desde la década de 1980: ваканция Зимна (Vacaciones de invierno), Пролет (Primavera), Доброта (Bondad), Лунапарк (Parque de atracciones), Нощ над града (La noche sobre la ciudad).

    Dubarova se suicidó utilizando sobredosis de pastillas para dormir, el 4 de diciembre de 1979 a la edad de 17 años. Dejó una nota que decía:

    "Измамена (engañado)
    Младост (Juvenil)
    Прошка (perdón)
    Сън (Sleep)
    Спомен (Memoria)
    Зад стените на голямата къща (Detrás de las paredes de la casa grande)
    ТАЙНА (secreto)"

    OBRA:

    "Az i Moreto" ( The Sea and Me ) (1980)
    "Lyastovitsa. Stihove i Razkazi" ( Swallow. Poems and short stories ) (1987)



    Petya Dubarova, la mirada juvenil de la muerte

    Fue una de las grandes creadoras de la poesía búlgara, en su corta vida sus poemas y versos traspasaron las barreras circunstanciales de la época, del propio cuerpo, de la misma existencia, para hablar a los lectores al corazón. inquietando su alma. Acariciando sus sentidos. Petya tenía solo 17 años cuando se suicidó, menos que Sylvia Plath y Alejandra Pizarnik, las otras dos voces femeninas con las que guarda un extraño y fascinante paralelismo.

    Petia Stoykova Dubarova (Burgas, 25 abril 1962 – Burgas, 4 diciembre 1979) apenas tuvo tiempo para vivir. Nació y vivió en una de las más importantes ciudades búlgaras. Burgas está situada en las orillas del Mar Negro, a 400 kilómetros de Sofía y a 130 de Varna. Burgas es el centro administrativo de la región, su población supera los 230.000 habitantes y su puerto es el más grande de Bulgaria.

    Durante los años de su truncada adolescencia y primera juventud compuso poemas originales, impresiones, cuentos e historias que supusieron un destello de luz y misterio en el panorama poético y literario de su época. La poetisa embelleció con poesía el furor de la naturaleza, los elementos desatados de las circunstancias, y con ellos los más hermosos valores humanos enraizados en el paisaje vital: el mar, el verano, la lluvia, la juventud, el amor, la poesía. Sus poemas revelaron la perspectiva espiritual de una generación dispuesta a la rebelión íntima e interna de la poesía en un escenario tan difícil como los estertores del régimen comunista búlgaro ya en decadencia. Los versos sustituyeron a  la vida en Petya, al igual que Sylvia Plath o Alejandra Pizarnik.

    Para comprender el impacto de Petya es preciso retrotraerse al período de los últimos años setenta en una Bulgaria aún sometida al comunismo. Aquella generación de jóvenes que soñaban con una libertad negada por la opresión de la política y la educación entrevió en los versos atrevidos de la adolescente un símbolo de resistencia. Su fama traspasó las fronteras búlgaras y se expandió por otros países eslavos. No la pudieron detener porque la muerte en cruel paradoja  la convirtió en inmortal. Aún hoy sus imágenes adornan los cuartos de muchas adolescentes búlgaras como un icono de personalidad propia y  rebeldía. Varios de sus poemas, publicados en revistas estudiantiles y juveniles (Septemvriyche, Rodna Rech, Mladezh) se convirtieron en canciones procurando una nueva popularidad capaz de resistir el paso del tiempo. Son memorables:Зимна ваканция (Vacaciones de invierno), Пролет (Primavera), Доброта (Bondad), Лунапарк (La feria), Нощ над града (Noche sobre la ciudad).

    Petya fue matriculada en una escuela de elite de la ciudad (su madre trabajaba en el centro como profesora) y allí comenzó a ser reconocida entre sus compañeros y en los círculos culturales de la ciudad. Era un talento en ciernes con un futuro espléndido tan solo ensombrecido por las sombras que amenazaban al futuro de Bulgaria en el final de la década de los setenta.

    La muchacha incluso llegó a participar como actriz en una película: Trampa (1978) producción búlgara de Giorgi Dyudljerov, convertida en mítica tras el suicidio de la poetisa. El argumento de este curioso film se desarrolla en el mundo de las competiciones literarias y presenta a un escritor de éxito que preside un jurado de poesía y conoce a una de las participantes, una atractiva muchacha que le revela un supuesto secreto: ella es la hija de una antigua amante del escritor. Katya interpreta a una de las alumnas amiga de la misteriosa Maya, casi ella misma en una especie de docudrama tan original como inesperado.

    ¿Cómo pudo truncarse su existencia sin haber alcanzado siquiera la mayoría de edad?

    En 2015 se ha rodado una película biográfica sobre su vida y su obra. Se trata de un mediometraje de 50 minutos dirigido por Aleksander Tomov, que recoge escenas de aquel trabajo y recrea de forma poética y sentida los años de Petya en el mundo. La obra introduce además poemas recitados por artistas búlgaros, entre ellos la prestigiosa actriz de teatro Vancha Doicheva. De gran emotividad resulta asimismo la entrevista con Maria Dubarova, la madre de la poetisa.

    La narración de los últimos días de la vida de la escritora se deben a Christopher Buxton, profesor entre 1977 a 1980 de inglés de ella en la   Escuela de élite de la ciudad donde ella había sido inscrita. Buxton vivió muy de cerca la pasión de Petya, sus versos y su muerte.

    “El primer cadáver que vi en mi vida tuvo que ser el de una de mis alumnas, Petya Dubaroba”.
      
    Buxton añadió: “yo era profesor de inglés en aquella escuela y sabía perfectamente que estaba dando clase a la futura elite del país. Allí estudiaban los futuros generales, jefes de policía, abogados, economistas, escritores y artistas de Bulgaria”.
       
    El 3 de diciembre ella escribió un poema misterioso, tal vez un secreto de la intimidad de su corazón. Unas palabras que resuenan en el alma cada vez que las pronunciamos:



    Измамена Младост 
    Прошка 
    Сън 
    Спомен
    Зад стените на голямата къща 
     ТАЙНА 




    “Juventud traicionada /
                     Perdón
                      Sueño
           Recuerdo
    Detras de la pared de la casa grande.
    Secreto”.



    Las últimas semanas de la vida de Petya fueron difíciles. El colegio era constantemente vigilado por comisarios políticos del régimen comunista para evitar que su línea ideológica se apartara de la doctrina oficial. De ahí que la dirección del colegio recibiera con inquietud las frecuentes muestras de rebeldía de los alumnos, incluso aunque fueran juveniles, como cortarse el pelo al cero (como protesta por la prohibición de llevar pelo largo). Durante una de las habituales visitas a empresas que los alumnos tenían como clase práctica se produjo un accidente en la fábrica de cerveza en la que se encontraban. La dirección se preocupó por las repercusiones del incidente y por el perjuicio económico causado. No se saben las razones pero lo cierto es que Petya fue considerada una de las responsables y su nota semanal académica (en la que la conducta era tan importante como el rendimiento) bajó de forma brusca. Aquello hirió el alma delicada de la muchacha hasta unos límites que nadie supo adivinar. ¿Influyó también su primer amor juvenil desgraciado con un chico sueco que había conocido el verano anterior? ¿Quién puede saber?

    El 4 diciembre, solo un día después de escribir su último poema, Petya apareció muerta víctima de una sobredosis de pastillas tranquilizantes. Todo el colegio quedó colapsado por la noticia y la dirección tuvo enseguida que soportar acusaciones por su estricta regla de disciplina y por no haber sabido percatarse de la especial psicología de la joven. Después de la tragedia, el cuerpo lívido de Petya, como un hada de hielo blanco, parecía despedir una luz intensa, una calma pétrea, impresionante. No se podía describir con palabras.

    El poeta Vesselin Andreev, antiguo comunista caído en desgracia en aquel momento, fue el encargado del elogio fúnebre de la poetisa. Y poco después le dedicó una sentida escritura: Sonata por Petya Dubaroba, V. Andreev. Editorial G .Danov Plovdiv.


    Qué misterio escondía en su interior aquella muchacha atractiva que en apariencia vivía de forma normal, había comenzado a publicar con el apoyo del poder establecido en la ciudad (los poetas Christo Fotev y Nedyalko Yordanov  publicaron artículos laudatorios sobre la nueva promesa literaria) y su participación en la película le  reportó gran popularidad. Cabe destacar la relevancia del mencionado Fotev, uno de los grandes poetas búlgaros de la época y que se convirtió en una especia de mentor para ella aparte de su auténtico descubridor. Cuando Petya apenas contaba con 12 años participó en una tertulia poética con Fotev quien enseguida se percató del talento especial y diferente de la chica.

    Petya participaba en las tertulias literarias, desprendía atractivo, impulso y femineidad. Junto a su amiga Maya se mostraba activa en todas las facetas artísticas y su profesor Buxton recuerda como cantaba a los sones de su guitarra con una voz plena de encanto y frescura. Pero por debajo de las convenciones y de su vida aparente, su alma parecía incendiarse con un fuego desconocido para sus contemporáneos.

    Hoy, en la conmemoración del mes de la mujer en marzo merece la pena volver los ojos hacia esta poetisa que sin llegar a cumplir los 17 años fue capaz de crear un mundo interior poderoso y personal. Dejó escritos cerca de 20 poemas y más de 50 relatos en prosa. La belleza de algunos de ellos no ha sido superada en la literatura búlgara.

    La Casa Museo Petya Dubaroba, inaugurada en 1995, guarda hoy su legado, su magia, su recuerdo. Fue su casa natal y ahora representa una reconstrucción de la habitación de la joven poetisa. Se exponen su uniforme de estudiante, su diario y sus numerosas fotos. Organiza también un Concurso Literario para jóvenes escritores y alberga exposiciones, presentaciones, lecturas poéticas. 

    Ella, con sus versos, seguirá acariciando la eternidad mientras exista la poesía.

    OBRAS DE PETYA DUBAROBA
    ·       "Az i Moreto" (The Sea and Me) (1980)
    ·       "Lyastovitsa. Stihove i Razkazi" (Swallow. Poems and short stories) (1987

    En 1978 intervino como actriz en la película Trampa dirigida por Giorgi Dyudljerov.



    Удавенизвезди…

    Удавени звезди в морето плуват.
    Солта цвета им свеж е прегорила.
    Как тихо, без дори да се сбогуват,
    изгубиха и светлина, и сила.Но моето сърце ще се превърне
    в гробница за тях, във пирамида
    и живи, преродени ще ги върне,
    узрели във плътта му като в мида



    Estrellas Ahogadas

    Estrellas ahogadas están flotando  en el mar,
    la sal ha quemado la frescura de su color.
    En qué silencio, sin  despedirse
    han perdido su luz y su fuerza.
    Pero mi corazón ahora se convertirá
    en una tumba, en una pirámide,
    y ellas volverán a la vida,
    maduras en su carne, como una concha.




    Събота

    Във събота съм тъмна,
    неразбрана
    и гъвкава, и дива като рис.
    Умората, избила във каприз,
    напуска ме като
    зарасла рана.Училището рухва в мисълта ми –
    далеч със свойте дневници,
    дъски.
    Към мен пътуват
    хиляди реки,
    очите ми се пълнят с цветни гами
    и циганки ми дават
    своя ритъм.
    Аз, силна като пролетна лоза,
    китарата превръщам във сълза
    и никого не слушам, нито питам.
    Във събота съм тъмна, неразбрана
    и гъвкава, и дива като рис.
    Умората, избила във каприз,
    напуска ме като
    зарасла рана –
    не зная просто как да се наричам…
    Но щом във понеделник облека
    престилка с цвят на черната дъска,
    ще бъда пак добро момиче!




    Sábado

    En sábado
    me siento oscura ,
    sin que me entienda nadie,
    flexible y viva como un gato salvaje .
    El cansancio se convierte en capricho
    y me deja  como una herida cicatrizada .
    La escuela se desvanece en mi mente,
    Y me siento lejos  de  sus registros y pizarras
    Cien mil ríos
    fluyen  hacia mi
    colorean y llenan con arco iris mis ojos mis ojos
    y siento en mí los ritmos
    de aquellas mujeres gitanas .
    Y me siento muy fuerte
     Como un  viñedo en primavera ,
    Y arranco de mi guitarra una lágrima;
    no escucho a nadie,  tampoco  pregunto
    En sábado me siento oscura
    sin que me entienda nadie,
    flexible y viva como un gato salvaje.
    Y el miedo, la pena , el cansancio y la burla
    me dejan como una herida cicatrizada
    y llego a dudar de quien soy .
    Pero cuando el lunes me visto el uniforme
    con su color de pizarra negra
    de nuevo vuelvo a ser una chica buena  como antes .

    Traducciones y colaboración de Valia Ilieva. 


    http://www.ritmosxxi.com/blog/petya-dubarova-mirada-juvenil-muerte-14601.html






    0 0
  • 03/09/16--00:40: KAREN PLATA [18.223]

  • Karen Plata 

    (Ciudad de México, 1986) es autora del libro Mamá es una nave (tico ticocruac, 2007). Ha publicado poemas en las revistas Plebella (2008), El poeta y su trabajo (2008), Reverso (2009), Letras Libres (2015). Es becaria del programa Jóvenes Creadores del Fonca 2008-2009 y 2015-2016. Actualmente cursa la carrera de intérprete traductor y el Taller Cinematográfico de Mantarraya Films.

    Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino 2015 por Retratos de familia, (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2015).




    MAMÁ ES UNA NAVE

    dice la abuela que las ranas atraen la lluvia
    que son signos de felicidad
    que nuestro futuro se puede leer en sus panzas y en las estrellas
    que si ves las estrellas con atención puedes saber el día de tu muerte
    a mi no me gusta ver las estrellas
    les tengo miedo
    ayer al salir de casa vi tres ranas saltado en el patio
    quise atraparlas pero al volver las tres estaban muertas
    dice la abuela que la muerte esta en todas partes
    no le creo
    la muerte se esconde en las estrellas
    ayer todas las ranas miraban al cielo con la misma mirada de mi abuela muerta



    *



    un día viré a mi madre desde el espacio
    me la encontré de frente con las piernas abiertas al mar
    con el mar saliendo de entre sus piernas
    era mi madre un gran vientre
    y nosotros los argonautas sus hijos


    *



    mamá dice que es peligroso pretender tocar el cielo
    dice que un día su abuela quedó ciega cuando cerró los ojos
    y extendió sus manos hacia el techo
    que jamás había visto algo igual
    mamá dice que un día la abuela le puso sus manos en el rostro
    y desde entonces extraña la tierra

    luego nos sigue contando más cosas para amargarnos la vida


    *



    mamá espera la muerte
    mamá es la muerte en casa sentada en la sala
    yo soy su hija chiquita y mugrosa
    yo me hinco a lamerle las piernas de tanto lodo que trae cargando
    soy la posibilidad en todas las cosas


    *



    me imagino a mamá muriendo
    a mamá muerta en una esquina de la casa
    con los labios morados y su pechito frío
    me imagino que me sostiene en sus brazos
    que soy su bebé
    mamá me canta canciones para que me duerma
    mamá canta mientras yo toco su piel
    me sonríe y dice que es feliz
    mamá ahora es más feliz que antes



    *


    asoma la cabeza para ver la nieve
    se asoma
    un puñado de pájaros cubiertos de sal
    se sienta entre las ramas un vestidito azul
    se sienta un par de piernas oliendo a sal
    un corazón de tiza blanca
    se asoma
    nieve en la boca
    un camino de hormigas hasta la casa
    dos ramas de piernas de niña
    tres moscas recogiendo la sal
    un vestido teñido de azul
    una sombra varita de nardo
    la dimensión de la niña que no alcanza el lazo
    la muñeca de niña que no habla
    la abuela carga a su hija
    la abuela descuelga
    un par de pies a punto de tocar el cielo
    un par de pies queriendo alcanzar y no
    árbol viejo que mece
    una niña que sigue bailando
    tela azul enredada en su cuello






    RETRATOS DE FAMILIA 

    Ella dibuja
    el color blanco de las vacas
    apenas
    tirarse en la cama
    mientras la sábana cae lentamente sobre su cara
    ver todo blanco, decía
    azul cobalto.

    Hacer una casa sobre el cuerpo de una vaca,
    hacer una casa para la vaca.
    Pensar que tenía hermanos y primos y dibujarlos,
    pensar en el pasto enorme de vaca, tragarse a la vaca.

    Ella pinta el cielo azul en los ojos de la vaca,
    la mirada perdida al techo en un cuerpo estático.
    Un manto blanco. Y después el golpe.

    Una vaca blanca con manchas negras bajo el sol, una vaca
    esperando en medio del camino, una vaca recostada tomando
    el sol con las pupilas dilatadas y el cuerpo hinchado a punto de
    explotar. Así debe ser el cielo, una foto tomada cinco segundos
    antes de voltear la mirada. 




    .

    0 0


    CARLOS SUÁREZ VEINTIMILLA 

    Nació en Ibarra, Ecuador el 16 de junio de 1911. Dejó de existir en Quito el 14 de Septiembre del 2002.

    Sus padres: doctor Rafael Suárez y la señora Matilde Veintimilla; sus hermanos: Francisco Javier y Mariano, encargado de la Presidencia de la República; Jorge y Carmela. La instrucción primaria la recibió en la Escuela de los Hermanos Cristianos de Ibarra y la secundaria en el Seminario Menor San Diego, bajo la dirección de los PP. Lazaristas.

    El 18 de septiembre de 1927, ingresó al Colegio “Pío Latino Americano” de Roma para estudiar Humanidades Clásicas y Ciencias Eclesiásticas, luego, pasó a la Universidad Gregoriana. Se ordena como sacerdote el 28 de octubre de 1934. En 1938, cuando retornó a Ibarra, se dedica con entusiasmo conjuntamente con los sacerdotes Leonidas Proaño, Luis Carvajal y Arsenio Torres a la formación de grupos juveniles: Juventud Obrera Católica (JOC), Scouts; grupos gremiales de obreros y artesanos. 

    En 1943, aparece su obra “Caminos del corazón inquieto”, Cuadernos de ausencia y de presencia;  Abside,  en 1945; Alondras, en 1946; “5 Cantos de Soledad”, en 1953; “Las Haras”, en 1954; “Serenata a la Virgen”, en 1963; “Poesía”, en 1973. Poeta cantor de la naturaleza imbabureña y de la belleza del mar;  siempre estuvo junto a los pobres y olvidados; aureolado de virtudes morales. Un gran humanista, formador de juventudes en los colegios: Fátima, fundado por él; Sánchez y Cifuentes y Sagrado Corazón de Jesús- Bethlemitas. En 1973, recibió la Condecoración “Miguel de Ibarra” entregada por la Municipalidad de Ibarra. 

    El eximio alcalde de Cuenca, doctor Alejandro Serrano, auspició la publicación de su obra “Poesía”, en 1980. A finales de ese año, se incorpora a la Academia Ecuatoriana de la Lengua. En el 2001, la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de Imbabura, le entregó el Premio “Pilanquí” y nuevamente la  Municipalidad de Ibarra le otorgó la Presea “Cristóbal de Troya”. 

    Tuvo méritos para recibir el Premio Nacional de Literatura “Eugenio Espejo”. El Estado está en deuda con él. Es reconocido como el mejor poeta religiosos hispanoamericano.


    LA CITA

    Cuando me vino a despertar la aurora,
    mi corazón, cantando, ya esperaba
    - mientras dormía el mundo –
    esta cita, contigo, esta mañana.

    Aquí mi corazón que ayer -¿recuerdas?-
    en la lucha sangraba;
    el dolor de mi vida adolescente
    y mi ilusión intacta.

    Tú sabes bien con cuánta sangre se hizo
    esta flor blanca
    en que palpita ardiente
    toda mi juventud enamorada.

    Y me dijiste: -¿Sabes
    con cuánta sangre se hizo esta hostia blanca
    en que me entrego a ti, con una entrega
    eterna, sin ayer y sin mañana?

    Y, en silencio puro de la aurora,
    hablamos en voz baja
    de esas cosas secretas que no sabe 
    decir el alma.

    (De Obras poéticas)



    EL POETA CARLOS SUÁREZ VEINTIMILLA

    Por VICTOR MANUEL GUZMÁN VILLENA


    Revisando mi biblioteca, en la sección de escritores de Imbabura, volví a encontrarme y releer una importante obra escrita por el Maestro Roberto Morales Almeida, titulado “Presencia de Carlos Suárez Veintimilla” ( Editorial de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, 2003), quien marcó profundamente una trayectoria vital y literaria en la provincia. El estudio viene ha constituirse en la más seria investigación de la vida de este sencillo, austero y sensible sacerdote, que siempre se caracterizó por su creatividad en buscar el bienestar de los desposeídos, y por otro en entregar el pan espiritual a través de su creación literaria.

    El libro analiza su vida y hace referencias a la poética de Carlos Suárez (nacido el 6 de junio de 1911 y muere en Ibarra el 14 de septiembre del 2002). Vemos y sentimos que la poesía existe. Tal vez no sepamos entenderla, tal vez la vida que llevamos no nos deje sentirla, tal vez la vivamos sin darnos cuenta o dándonos cuenta, tal vez que la poesía existe, así como convive con nosotros la violencia, lo mismo que el amor. Vivimos entre años-oscuridad y años-luz y sin embargo la poesía existe y un día tendremos que comprenderla y amarla.

    Roberto Morales Almedia en su obra nos hace descender a las entrañas, para sentir que el corazón del poeta Suárez Veintimilla es un injerto de desierto y luna. Amigo de la sombra y sus caudales, de la sombra difusa de la muerte, de las maneras de morir al día. Se revela el triunfo del poeta: de saberse polvo, polvo enamorado de la vida, velando a pensamiento desatado. Vive fuera de sí o muy adentro. Sabe el tamaño exacto de la pena. Conoce el lado oscuro de la rosa y la terrible majestad del pan. De lumbre en lumbre, en orfandad suprema -hijas de los trigales y las piedras-. Vigilia del asombro detenido, marchándose de prisa sin moverse, estatua en soledad, en estampida. Remontando hacia adentro de la lumbre, entre umbrales, abrojos y neblinas, subterránea fuente al descubierto.

    El poeta representa el drama angustioso que se realiza entre el mundo y el cerebro humano, entre el mundo y su representación. El que no haya sentido el drama que se juega entre la cosa y la palabra, no podrá comprenderlo. El poeta conoce el eco de los llamados de las cosas a las palabras, ve los lazos sutiles que se tienden las cosas entre sí, oye las voces secretas que se lanzan unas a otras palabras separadas por distancias inconmensurables. Hace darse la mano a vocablos enemigos desde el principio del mundo, los agrupa y los obliga a marchar en su rebaño por rebeldes que sean, descubre las alusiones más misteriosas del verbo y las condensa en un plano superior, las entreteje en su discurso, en donde lo arbitrario pasa a tomar un rol encantatorio.

    Suárez Veintimilla a través de su poesía nos tiende la mano para conducirnos más allá del último

    horizonte, más arriba de la punta de la pirámide, en ese campo que se extiende más allá de lo verdadero y lo falso, más allá de la vida y de la muerte, más allá del espacio y del tiempo, más allá de la razón y la fantasía, más allá del espíritu y la materia. Allí ha plantado el árbol de sus ojos y desde allí contempla el mundo, desde allí  nos habla y nos descubre los secretos del mundo. En tanto que el investigador nos da un caudal de indicios necesarios para conocerlo aún más a nuestro poeta.La poesía se explica sola; si no, no se explica. Todo comentario a una poesía se refiere a elementos circundantes de ella, estilo, lenguaje, sentimientos, aspiración, pero no a la poesía misma. La poesía es una aventura hacia lo absoluto.

    De su vasta producción poética he escogido un poema que me gusta mucho por su estética, la simbología que conmueve las fibras más íntimas de cualquier lector que no sea versado en la lectura poética:


    BUS

    “Señor de mi bus de a dos reales,
    te doy gracias porque estoy cansado
    y he hallado asiento junto a la ventana
    que lame, como un perro amigo, la luz del ocaso.
    Si fuera manejando un automóvil,
    no pudiera estarme así tranquilo, mirando
    los guiños de los letreros luminosos,
    los brazos estirados/ de la ciudad que bosteza,
    los ojos fijos y duros de los autos,
    las pupilas veladas de la gente cansada,
    la mano gris de la tarde sobre el paisaje despintado.
    Aquí adentro, los pobres, con la tarde en los ojos
    vamos un poco apretados;
    una mujer con la canasta vacía
    y una sombra de ausencia en los ojos helados;
    la sonrisa de una niña
    -sobre tanta cosa marchita, ¡rosa de milagro!-
    ¡Cierro los ojos y  pienso!
    que te tengo a mi lado cuando viajo,
    olvidado de que eres Dios, para sentarte
    junto a mí, como hermano.
    Pero hoy me cuesta trabajo descubrirte
    en el que va junto a mí, un poco borracho
    pero tranquilo y silencioso,
    las manos juntas y los ojos bajos;
    me cuesta prescindir, para sentirte, del vago olor del trago.
    Pero, al fin, en la penumbra
    del bus, tu rostro poco a poco se va iluminando;
    y te veo a través de la pobreza
    del dolor de los ojos fatigados, de la vieja camisa de marca inglesa,
    de los callos que ennoblecen esas manos.
    Él ha alzado la frente;
    nos vemos, nos entendemos sin hablarnos.
    Tengo que bajarme en la próxima parada:
    como te agradezco por haber viajado
    por dos reales, los dos
    ¡juntos, cómo dos hermanos!.”






    .


    0 0


    Juan Manuel Mancilla 

    Nació en Santiago de Chile en 1980. Es Magister en Literatura, músico y profesor de Castellano y Filosofía. Durante la década pasada, algunos de sus textos fueron recogidos en diversas revistas literarias, hoy en día extintas, entre ellas: Crisálida, Ómnibus y Analecta bardótica. El año 2000 obtuvo Primera mención en el certamen de poesía organizado por la revista Humus (ULS). Desde 2005 ha trabajado en una obra unitaria denominada "Grabados", la cual es conformada por los textos El Arca, Baúl (Bordelibre Ediciones, abril 2015) y Testamento. En el 2013 editó el álbum Latitud Altitud. Actualmente compone música para obras audiovisuales y teatro. En el año 2014, Baúl obtuvo Mención honrosa en el Primer certamen de poesía inédita Stella Díaz Varín (Municipalidad de La Serena) publicado por Bordelibre Ediciones, en 2015.


    EL BAÚL DEL POETA JUAN MANUEL MANCILLA

    Entre la espada y el intelecto
    Una aproximación a lo que guarda el Baúl

    Alvaro Ruiz
    La Serena, 2015




    Juan Manuel Mancilla nos entrega este primer libro de poemas (in)titulado Baúl, que inicia en su primera parte –utilizando el género de la prosa poética– una sólida estructura, un andamiaje a todas luces racionalista, aristotélico, concibiendo la obra como un ente “con cabeza, cuerpo y cola”.

    La obra se abre con dos sendos epígrafes que sirven de ganzúas en la lectura y comprensión de este libro, publicado por Bordelibre Ediciones, Colección Paso de Agua Negra, La Serena, 2015; el primer epígrafe pertenece a la destacada poeta serenense (y amiga no hace mucho marchada a la región de los descarnados), Stella Díaz Varín: (que sabiamente nos dice):


    “Aún no me harás besar la tierra,
    porque me estoy ejercitando como los sauces jóvenes,
    he aprendido a beber el agua desde los ojos mismos de la tierra
    y a mirar hacia abajo, sin conocer el vértigo
    que produce la cercanía de la Osa Mayor.”



    El otro epígrafe de esta obertura poética pertenece al escritor y poeta austríaco de origen esloveno, Peter Handke, que hace de inductor al paisaje fotográfico de Mancilla, y que así recuerda:


    “Cuando el niño era niño,
    no tenía opinión sobre nada,
    no tenía ningún hábito,
    frecuentemente se sentaba en cuclillas,
    y echaba a correr de pronto,
    tenía un remolino en el pelo
    y no ponía caras cuando lo fotografiaban”.


    Siempre he sostenido que la inspiración es un fogonazo, un relámpago que alumbra de pronto un estadio, la idea fundamental del poema, la abstracción y visualización de un todo poético, debiendo en consecuencia el poeta entregarse al rigor de la disciplina para poder desarrollar esa inspiración, que no es otra que la misma luz del fogonazo, la voluntad original.

    Es así como observo este poemario, fruto de la perseverancia y el rigor que exige la buena poesía, que no necesariamente será críptica, sino abierta y comprensible al buen lector.

    La trama, estructura y unidad de esta obra es el ojo de la cámara y el click del poeta que oficia de fotógrafo y congela la observación. El libro está dividido en tres partes: “Disparos al aire” es la primera y son las fotografías desenfocadas, las veladas, las instantáneas, las con flash, los negativos y las cortadas.

    La segunda parte “Capturas del silencio” son aquellas fotografías subidas desde el iPhone, las photoshopedas y las eliminadas del muro, las que intrínsicamente llevan consigo un testimonio sobre la tecnología audiovisual contemporánea; los buenos historiadores, los buenos arqueólogos, siempre leen a los poetas de la época para comprender los tiempos pasados, y sin duda aquí Mancilla deja indeleble fidelidad a los tiempos que vivimos en Chile.

    La tercera y última parte “Panorámicas del Espacio Nacional” reúne a aquellas imágenes fotomontadas, las que están en blanco y aquellas capturadas con zoom.

    El libro cierra con un epílogo del poeta ecuatoriano Alex Schlenker, una reseña, un breve ensayo sobre esta obra Baúl, muy aclaratoria para la comprensión de lo que el poeta Mancilla construye, ejercicios intelectuales que a veces se alejan de la liviandad, de la poesía simple y profunda, para adentrarse en los ignotos territorios del conocimiento.

    Hay en la tercera parte del libro, después de la hermosa traducción del Himno Nacional de Chile a una refinada versión poética a un inglés culto, un poema que me llama la atención y que refleja los inicios del neoliberalismo, engendro socio económico implantado en Chile para el mundo por los Chicago Boys durante los inicios de la dictadura de Pinochet, y que el poeta rescata con el título de “Ropa usada”:


    “Deslavada encajonada arrugada desteñida
    fletada en desembarcos: Un centavo cobre de
    1974 en el bolsillo pequeño de una chaqueta
    mezclilla Cowboy Levi’s Strauss bluejean azul con 
    el rostro de Kennedy: In God we trust: We too
    Product from New York L.A. City; de Sri Lanka &
    Vietnam también proveen…

    Desde ahí con Bandera nueva o desbaratada
    Made in Indonesia abusada encogida calcinada de
    India también proveen… cerca del Ganjes
    Metropolitano pasaron flotando un día urnas
    Noches aquellos los que se despiden no sean los que se apiaden”


    Un nítido recuerdo ideológicamente absorbido por una nueva generación de poetas que reivindican los valores libertarios de Chile, y a la vez un severo e introspectivo golpe al mentón al oscuro y triste año 1973.

    Juan Manuel Mancilla tiene oficio, observación y música, tan fundamental en los misteriosos e inalienables códigos de Orfeo, que significan la poesía por excelencia, aquella invisible santidad que rinde culto a la belleza.

    La Serena, 16 de abril de 2015.



    ENTRETECHO

    Vahídos tonos sin normas enmaderan compuerta
    cielo peso estelas tez de nuez pasillo arriba previo al
    patio pasada al anzuelo la hebra al pudor escalero al
    suelo del espacio levitado: Cajas encerradas abiertas
    o cargadas bolsas negras en árboles de pascuas ya
    taladas marcos ropas papeles sin libretas; enfoco
    documentos importantes tal vez no; sin escrúpulos
    rapto en las cerchas tapizadas de vacío a media
    tarde la morada inmersa en el imperio del polvo
    condenando las  arañas: Despechados del resguardo
    en estas cosas el encuentro no sabido; la
    permanencía del manto sin ahí desolada con la
    turgencia suficiente que podría suspender la
    vocación: Cuando la rutina desvistió a la costumbre
    los hallazgos revelaron con blanco y negro el tránsito
    invertido de los ambulantes que la casa saca; esta
    omnisciencia alteró la información del ajedrez y a la
    Troya en llamas que confundió al caballo cuando aún
    no agujera de la hebra




    JUAN MANUEL MANCILLA. LENGUA DE SEÑAS DE ENRIQUE WINTER

    Se suele hablar de lengua de señas para referirse al medio de comunicación alternativo empleado por aquellos que por alguna causa no utilizan el código estándar. 

    Hablamos de lengua de señas también para referirnos al sistema que mediante el movimiento combinado de las manos genera mensajes decodificables entre quienes tienen la competencia suficiente para comprender e interpretar las señas hechas. 

    Direcciones y vías posibles al texto de Winter Lengua de señas (Alquimia, 2015) en donde una de sus imágenes es la de la lengua-voz trasladada a las manos, es decir: manos que hablan como de dedos que escriben. Invitación al lector a abrir el texto, su canto y su seña.

    La iconografía de portada y contraportada muestran manos cortadas que inquieren y escudriñan. A vista cubierta, el lector entra no-vidente en este texto (imagen del vendado). La falta de índice se constituye como una seña invisible y muda que precisa el ingreso a la materia textual: tirarse al agua de una, entrar de golpe, de súbito y a tanteos en esta atmosfera poética, que es también selva enmarañada de palabras, las que provistas de alguna remembranza ancestral (imagen del indígena), con inclinación a lo adivinatorio-oracular (imagen del ave muerta mostrando entrañas) son herederas de un decir otro, cuyo primer poema pacta un recorrido por imágenes sucedidas trans-versales, que se propagan y multiplican esparciendo oleadas en onda expansiva sobre los sentidos de su recepción: 


    Despliega alas de serrucho
    clavos entre las plumas brinda 

    a las luz de las velas

    luego la roja
    hinchazón de la vaina
    y del cuchillo
    tela rasgada. 



    Principios activos de serruchos, clavos, velas y cuchillos entre los pasivos de alas, plumas, vainas y telas que semejan el origen y entrada del lápiz con la tinta a la hoja abierta por la palabra. Un parto o iniciación poético ritual, incluso erótica y sexual.

    En Lengua de señas asistimos como a un acto de poetomancia del lenguaje perdido en el tiempo ancestral. Vamos al pasado de una oralidad previa desasida de escritura gráfica-lógica, geográfica incluso, no obstante, el espacio que remite no es reminiscencia. Es reconstitución y referencia del hoy presente. Ejemplo de ello en la página 74, el soneto que es forma y género poético arcaico, actualiza su decir de señas con contenidos que remiten actualidad nacional-mundial, multinacionales y compañías en cuyos últimos tercetos leemos: “la ccu controla la cerveza// puma y adidas los estoperoles/ lan y sky en el cielo son dos cruces/ la vía láctea es de nestlé y soprole”, metáfora de sujetos y objetos prisioneros de la economía y su sistema de intercambio global y monetario. Remate y encierro del libre mercado en el encorsetado poético del soneto cuerpo.

    Hay lengua en este libro (poema largo, no extenso) de señas, para dejarse llevar por esta marea de palabras mareadas, pistas que el hablante enuncia, huellas, marcas, registros que permiten, en tenue luz, establecer algún principio de identidad textual. Señas con las manos, con los dedos, ya manu-escribiente o digitalizando símbolos-palabras despojadas del ropaje del hábito, se muestran como cartas astrales, como estrellas no distantes que direccionan alguna ruta, alguna coordenada para la navegación lectora. Palabras que no signan el dato, el saber certero de la ciencia exacta de la brújula, menos aún la alcancía vacía que es la mal pretendida ciencia del lenguaje (académico).

    En el texto las palabras colisionan, pero no chocan, se contactan para proseguir otros rumbos como aquellas masas inmersas y anónimas de meteoritos que se encuentran en algún punto aparte del universo-libro, se impactan generando espergesia de sentidos y dispersión, multitud en eclosión. Palabras en señas envueltas que no tienen el deber ser del decir, sino más bien, la intención pura o dudosa de sonar a algo. No decir, no hablar de lo específico, sino reverberar de algo, de lo múltiple, de lo atemporal, de intentar en distante cercanía ese decir sobre la memoria, el espacio y en ello, el tiempo. Ejemplo de esto es un diario que registra desde la página 60 a la 65 fechas y hechos como un calendario metapoético de datos sucedidos en el año 2013. Metalenguaje también presente hacia el lugar privilegiado y mitad del libro que bien podría funcionar como ars poética: “Si supiera como chupará la tinta la página treinta y dos y así/ sorbiera el sudor por una serifa en que las eses se sientan suaves como/ las imagino al paladearlas si subo por los muslos hacia la palabra precisa”. Juegos formales que activan la función poética del lenguaje con empleo de figuras literarias entre aliteraciones, paranomasias, guiños a la imprenta y a la tipografía. Diríamos como una manera de probar y comprobar la creencia en la parte física y concreta del lenguaje. División reafirmada de una verdad entre la fe y la certeza del querer decir (algo).

    En Lengua de señas hay gestos: “hacemos tantos guiños que ya se nos cierran los ojos/ espiando a los queltehues en la cancha del colegio”, maniobras de búsqueda “por capas en el mar va poniendo”, quizás, señales de auxilio “uno elige una mano que atrapa un pájaro/ el pájaro es uno” o de alarido empañado en tímido ocultamiento. La imagen que sugerimos después de su lectura es aquella que lanzada la piedra a la orilla de un lago en su contacto con el agua se desliza en la superficie y a cada salto instaura ondas, movimientos sobre el agua líquida para desmontar y diluir su hazaña en la materia que después se queda muda.
    Texto circular, que como en ouróboros, se encuentra y traga en sus extremos. El último poema “esta boca es un marco de la lengua de señas” es un final a modo de índice, una armonización de contrarios entre la entrada y la salida del texto que fusiona la totalidad de los poemas como un gran cadáver exquisito, una prueba más de que en Lengua de señas está el ejercicio escritural como poetomancia y metatextualidad, eso sí, esbozado en la seña y susurrado en la lengua, como  un presunto azar, juego y duelo con el destino (final). En la solapa se consigna al autor de profesión abogado, vinculado a estancias becarias fuera del país, residencias en el extranjero y también en el ejercicio de traductor, datos que lo contactan con lenguas de otros contextos lingüísticos (anglo y germano), transmisores de lenguas extrañas, filiaciones que podrían influir en una “suerte” de pérdida y extrañeza de lenguaje materno y quizás buscando paternizar o recuperar el oficio del decir instaura otra y nueva creada a base de señas en este, su nuevo poemario.






    .

    0 0
  • 03/09/16--07:52: LONELY CHRISTOPHER [18.226]

  • LONELY CHRISTOPHER

    Lonely Christopher. EE.UU. Es poeta, dramaturgo y director de cine. Es el autor de The Mechanics of Homosexual Intercourse, publicados en Dennis Cooper’s Little House on the Bower. La casa de la serie de Bowery Akáshicos Libros. 

    Sus proyectos más recientes incluyen los poemas Poems in June (The Corresponding Society) y la película de largo metraje (MOM Cavazos Films), que escribió y dirigió. Es también el autor, con Robert Snyderman y Christopher Sweeney, el volumen de la poesía en (Seven CirclePress). Vive en Bedford-Stuyvesant, Brooklyn.




    TU CASA EN LLAMAS
    Poemas de Tu casa en llamas (Kodama Cartonera, 2015)
    Traducción de Dante Tercero


    El diablo está en los bosques

    Qué es esta máquina, a qué árbol de magnolias
    sigue la humillación mientras todo dice
    alterarse, dónde interpreta el cuerpo, de qué lugar
    se desarrollan con un tambaleo oleadas de galanes
    distraídos, con una sordera que atolondra al alcance, siendo
    como una hoja rota atascada en un fuerte mercado,
    lloriqueando? La posición de la almendra vuelve a respirar
    a proximidades elegidas de los personajes a la
    deriva, no abundan en aspectos ampliamente perdonados.
    El cordero está ahogándose en su metáfora, dios se está
    masturbando viendo su anuario escolar, y
    el diablo está en los bosques.

    Cupones de comida

    ¡Gobierno!
    Tu pequeña cara de murciélago arruga el entrecejo
    a través de cámaras morosas e insolventes;
    gracias por el dinero gratis
    que usé para comprar cigarros y cerveza Ballantine
    antes de invitar a un chico a casa
    para coger sobre un cisne.
    No pises sobre mí,
    estoy cubierto de lubricante.


    Tu casa en llamas

    Si me tienes, estás tratando de quedarte para siempre.
    Clint Eastwood es cultura popular; Dios solamente quiere
    vivir Su vida. ¿No es divertido cuando alguien dice:
    “Es siempre el último lugar en el que buscas”? Claro que lo es,
    ¿por qué seguirías buscando después de haberlo encontrado?
    Yo me podría ir a vivir a Canadá y seguiría siendo un americano.
    Negocios primero, placer después; esto terminará
    en lágrimas. Feliz cumpleaños, queridos todos, el cuarto
    está tan tranquilo que puedo escucharme sorbiendo café.
    Mátenme. El brazo de mamá volvió a crecer más pequeño pero, ey,
    ¿qué puedes hacer? Yo no puedo solucionarlo, no puedo
    vivir de pan y cigarros, dejadez. Aún
    debo convertirme en un gran poeta. Partes del medio oeste
    son completamente inhabitables, según mi hermana.
    A lo mejor, esto no es más que un momento de aprendizaje, talento
    extremo, casi increíble, sangrando de la oreja de
    un cisne en Brujas. Yo no te necesito, yo no te quiero,
    la luz tan ligera que flota, la oferta apenas dolorosa,
    niñas que se arrojan a la primavera.
    Estoy realmente realmente enamorado; no hay mucho más que
    reportar.
    ¿Qué me dirías si estuviéramos en la habitación
    solos y juntos, qué salvarías de
    tu casa en llamas?


    Todos los años buenos

    En el año de 1993 en el estacionamiento municipal
    una mujer desafortunada colapsó contra su coche
    y su arete se zafó y ella cayó de rodillas sobre él
    el sol era blanco y el techo aplanado
    y algo diabólico le pasó en el cráneo
    donde su columna atravesó su cerebro como un juguete
    de igual modo cerca del fin del milenio
    en la ciudad un tío que la familia rechazó
    demacrado en una cama angosta con tubos en él
    abrió la boca mientras sus pulmones se llenaron de sangre
    y la enfermera negra soltó su revista
    en el año de 2009 el hombre del camión aulló
    en el pecho de algún policía descuidado fuera de servicio
    cerca del carril de autoservicio en un restaurante local
    después de atropellar involuntariamente una carriola
    con una niña de cuatro semanas de nacida dentro que
    una madre dejó desatendida por tan solo un segundo
    y después en el año en que terminaba el mundo (2012)
    en los sitios exactos de los grotescos accidentes provincianos
    donde la cotidiana y poco apreciada pérdida
    se drenó de la cronología de ruines historias
    fuentes lustrosas surgieron de adentro de la tierra
    y se lanzaron hacia donde los años aumentan hasta volverse un cielo
    y dios se asomó por la ventana del lado del pasajero
    de su recién estrenado auto de lujo
    en la interestatal empírea a tiempo para guiñar
    a los escupientes grifos extendiéndose celosamente
    hacia algo que yo sé que voy a cargar
    pero temo que nunca vaya a aprender a decir.


    Estoy leyendo “TU CASA EN LLAMAS” (Kodama Cartonera, 2015) de Lonely Christopher (traducido por Dante Tercero)  y recuerdo aquellas palabras de Malva Flores sobre la “poesía actual”: “Hoy ya no sé cantar/ Sólo puedo hacer listas/ Sólo hacemos las listas” y qué listas las de Lonely Christopher. Cada verso es un pequeño cosmos que se abre ante la totalidad del poema y el poema (que son muchos) está quebrado, derruido, imperfecto… nunca llega a nada (¿por qué debería de hacerlo?). Estamos siendo testigos de la “perdida”, el cambio. La modernidad (inclusive la llamada “posmodernidad”) se está transformando en otra cosa. La harmonía de la “Poesía” ya no es aquel ser de ensueño que nos libera religiosamente del mundo sino un ser herido, una humanidad rota que también se vuelve pequeña –pero no por eso menos poderosa. La casa -–nuestra casa– es un hábitat en el sentido más amplio del vocablo. Es nuestro ser-aquí-en-el-mundo. Y sí, tal vez nuestra casa está en llamas, pero el fuego no sólo es destructor, también la vida nace de su seno.  La destrucción encarna el fermento de  nuevas posibilidades de vida. La materia/energía siempre triunfa porque no sea crea ni se destruye. 

    A lo largo del libro también nos encontramos con un vacío aparentemente irresoluble. El “vacío” nos devora y recrea lentamente. El sexo, el alcohol, el caos se vuelven escapes, pero también encuentros. Nos enajena la imagen de un perro muriendo mientras llora, pero al mismo tiempo, el humano-poeta intenta la búsqueda. En “Día de San Valentín” Christhoper es claro “Sálvate a ti mismo”. ¿Cómo –en la locura de un mundo habitado por nosotros; en aquella casa en llamas, infierno sobre la tierra– podremos salvarnos? Tal vez no hay respuesta (“Tú tienes un inmenso dolor, me refiero dolor físico/ y no tienes idea de dónde proviene/ y no tienes idea de cómo detenerlo”), pero hay búsqueda(s)… búsqueda(s) sin indicio(s) que nos llevan a ninguna parte. Ese vagar no tendría porque llegar a alguna “parte” o “fin” o “lugar”. La poesía también está cargada de fracaso. Ella nos da un relampagueante vistazo a “lo real”; es efímera y está condenada a desaparecer como todos nosotros. “Tu casa en llamas” es una manifiesto de vida dentro de la imperfección. El mundo derruido, lleno de abandono, enlista la frágil palabra que se transforma en signos. El  poema-poeta busca su lugar a pesar de… y desde… las condiciones que se nos imponen. Él intenta encontrar-se, aceptar-se  y como dice Bolaño: “…mantener los ojos abiertos durante la caída.”


    Aceptación

    Hay un continuo con dos
    polos, estúpida 
    confesión y estúpido lenguaje, y 
    atada en el medio a escondidas está 
    la verdad.



    Restricción

    Camión
    sin rumbo,
    fan fiction,
    muerte y
    destrucción;
    la serie llora 
    en la colina
    de tierra
    en el patio trasero
    donde
    antes
    estaba
    la piscina.



    Poema de Amor

    (…)
    en los poemas trato de retorcer sobre los
    espacios entre los objetos
    los objetos en los pensamientos
    los santos besos
    la verdadera bestia disminuye
    estoy borracho y escuchando música
    y TE AMO
    dale a eso el valor que no le corresponde
    cómprame una vida nueva
    para que yo pueda salvar el infierno de ti
    (…)
    ella existe
    y
    en el
    por ahí de mi vida
    un perro se muere llorando

    POR A. [ALONSO RUIZ]



    Lonely Christopher is a poet, playwright, and filmmaker. He is the author of The Mechanics of Homosexual Intercourse, published in Dennis Cooper’s Little House on the Bowery series from Akashic Books. His latest project is a trilogy of poetry books titled The Death & Disaster Series, which consists of Poems in June (The Corresponding Society), Crush Dream (Radioactive Moat), and Challenger (forthcoming). He wrote and directed the feature length film MOM. His new summer Tumblr art project is Pixelated Twinks.



    Coriolanus' Farewell

    In the dawning hour I woke cradled in the arms of a Parisian twink
    who glowered exigently into my face and said, “Ariel Sharon est mort.”
    It did not feel like anything, the world dreaming and devouring itself
    curling like Marlboro smoke into the stale wallpaper, the shepherds bent
    down in their pastures, everybody looked the same closed in investment.
    I've already quit all that, it happens without me, and I'll take my dearest leave
    the tanks roar like warthogs in the distance, the drones buzz but as cicadas
    in spring, this is how the story has always gone, adieu to my mother and
    friends; it can be blamed on me accordingly, it can never be destroyed.
    We have murdered each other while our children watched on, that is why I
    was born, tall and bumptious hearts feasting on the sick blood of history
    and I tried, and I held this awesome boy, but you wouldn't keep me there.
    Every pestilence has landed upon our naked heads, and I am heading out
    I go alone into the recesses of my own war, making a solace of my hazards.
    More than seen, my wicked swamp is feared—like that of the lonely dragon.



    Going Back for the Cat 

    Januaries rattle round my life like loose teeth in a skull
    those begotten, forgotten, forgiven, betrayed, and allayed 
    there is one more thing that the devil failed to say:
    I am not like you, I'm not staying on the ship, I am
    going back for the cat. All idiot illusion, kneeling there
    by the bed, you can present forever (but you can't).
    I'm not surprised, not surprised, not surprised—wish
    you would have thought of me sooner, Damocles eschewed
    we swallow the sword, the string, and the thought of death.
    Just to take it in the dunes, just to tell me, be obvious
    how lucky to even have, how damned, how shaped in front
    waggish crossings and small braids, defend the hopeful
    kingdom, drive over the jinxed girl and smear her father.
    Yes, there is beauty, I collect it in my greedy lungs
    my hair is suffused with it, my spine is quaking from it
    I don't know how I am going to get out of it, lest I burst
    into atoms and pleasure—let's just leave it at all of that.
    There is no repeating, disappear into the small trails
    of the board of the lost and the years, guiltiness whores
    itself into a sheath of warlike aspiration. Some new day
    some sky, sometimes being complete with what is left.
    I'm going to carry this without, until, and through love
    go back, get out, stand in, outdoor, cruise, stare, prepare
    it is all gone, then we shall see what, truly, trophies want.




    Small Poem for Aaron Swartz

    The ringing blades of winter pass
    along the torrents and channels
    of lengthy optimism
    yielding but their own sound
    power enough to set about
    barbering the trunk of mercy 
    the stubble along the jawline of
    the suicided boy he didn't want
    to go to jail
    we enfranchise the information
    for its true popular privilege 
    it's still not flowering just drunk 
    for a peace we'll be put under
    descry a body without the brain
    where and when we disenthrall
    radiance from what threshold
    darkness from what desire
    this mered observance
    takes as we inhale
    set icky warp
    once more
    try again
    see it.



    A Tiny Fluffy Puppy

    I must dedicate this much
    of my brain
    to being socially/
    economically retarded
    or else there’s no way
    I could, you know,
    make art;
    a tiny fluffy
    puppy barks at and challenges
    a piece of broccoli lying on the floor.



    Crush Dream

    I am the little Dutch boy
    in the branch of a linden tree
    Nobody loves me     I am
    so lonely.



    Give Love Away but Charge for the Verse

    Multiple linguists have famously positioned
    themselves across the small part of town
    where the staff puts a difference in my hair.
    I am not quite able, not quite feeling, sir
    I am not telling the truth for the hell of it
    I am not even though, I am not the song
    you purchased                 but I’m the song
    you get.
    When my peers saw my ashen dimensions
    occasionally one of them pitifully sulked
    into a daring smile, split wild milk follows
    and darned the portrait of a graceful pass.
    Harrow
    and bemuse.
    There are only barren lands
    and topsy curves
    and one night stands;
    there are only the things you invest in my
    genius.            There are only the ways to
    God and man, to wallows work and session
    bands, to bankruptcy and to the fallow urges.
    I knew a man named Richard who
    drove a car into my room
    and told me not to watch my dealerships.
    But it was too late, I fear, for all of that
    for misery, mise-en-scene, and dastard
    flat, for derring-do or hunger or a cure.
    For I have lived a million days if I have
    lived a year, I’m sure.                  And none
    the wiser, none the better for it. So shit.
    Several different excuses have occurred
    to the turn key this quarter. We await
    instead of aspiring. I will compensate
    for that, you shall parse all obligatory
    relegations in the tree of my odd youth.
    God is a factory, God is above.
    I am a victory I
    am a love.
    Pay me.



    I’m Sorry

    A boy in an off-the-rack suit
    waist deep in a lurid pond
    hands in his pockets and
    staring at a swan
    swimming on the surface
    of the water the tawny color
    of the winter sky.



    Quiet Leviathan

    Emotions are unsuitable, which is why they work.
    What do I pray for in my pillaging when the end
    of the day emerges from my cold and distilled face.
    I must not trust words, that must be the thing
    the gym inside a kind of unsounded trumpet that
    I just let lie crass and submissive in my act as I
    drown in the salt lake of tremendous plagiarism.
    To use the words, to solve my egoistic calumny
    meaning the time it takes me to get up of mornings
    and put on my specs. O, godlike disaster, there is
    hardly any human cleverness to rectify the price.
    There is only the image of what I want to be done
    and have existed, throbbing in the memory of what
    prideful I dare not speak and what educated in the
    embarrassing language of self I can’t make a tune to.





    .

    0 0
  • 03/09/16--10:38: NAOMI REPLANSKY [18.227]

  • Naomi Replansky 

    Nacida el 23 de mayo de 1918. Poeta americana que nació en el Bronx; actualmente reside en Manhattan. Su Collected Poems, ganaron el Premio de the Poetry Society of America's 2013 William Carlos Williams y fue finalista para el Premio 2014. Los poemas de Replansky han aparecido en muchas revistas literarias y antologías, tal como No More Masks!, Blood to Remember: American Poets on the Holocaust, Inventions of Farewell: A Book of Elegies, and Poets of the Non-Existent City: Los Angeles in the McCarthy Era.

    Sus cuatro libros de poesía son:

    Ring Song (Scribners 1952)
    Twenty-One Poems, Old and New (Gingko Press 1988)
    The Dangerous World: New and Selected Poems, 1934-1994 (Another Chicago Press 1994)
    Collected Poems (Black Sparrow Press/Godine 2012)


    "Mis principales influencias poéticas", afirma Replansky, "han sido William Blake, canciones populares, Shakespeare, George Herbert, Emily Dickinson y la poesía japonesa." 


    Quejas elevadas a la encargada,
    musa de la poesía lírica,
    por el sindicato internacional
    de los poetas líricos

    1. Nunca nos dices qué debemos hacer,
    pero sentimos tu repugnante desagrado
    si no está hecho,
    y bien hecho.

    2. No nos pagas por hora
    ni por semana, ni por año.
    Podríamos bregar toda una vida
    sin el premio de tu sonrisa,
    pero hay que ver cómo bendices
    al que un día vertiginoso
    sacó una pieza de la nada.

    3. Careces de instrumentos de precisión
    que midan el valor de nuestras producciones.
    (Tus inspectores cambian sin cesar
    y algunos te profesan poco afecto).

    4. Nos encierras en nuestro idioma
    hasta cuando sentimos el frío de la patria.
    Cuanto más justas son nuestras palabras,
    más radiantes su música y encanto,
    más arduo es para ellas
    conservar su atractivo
    cuando intentan cruzar una frontera.

    5. Promueves a los jóvenes de entre nosotros.
    ¿Qué más pueden hacer los veteranos?
    ¿Aprender otro oficio? Si hasta esperas
    que esos viejos decrépitos compitan
    con la versión más joven de sí mismos.
    Exigimos una pensión que dé Seguridad estética
    y un pequeño subsidio de Sabiduría
    para sobrellevar los males del invierno.

    6. Debemos mantener la productividad
    aun cuando no hay demanda.
    Nuestras piezas atestan el mercado.
    Nadie nos presta oído.
    ¿Debemos achacarlo a nuestra incompetencia?

    7. Tenemos quejas. Nos quejamos.
    Pero nunca nos pondremos en huelga.
    Tememos por el cierre de tu fábrica
    como tenemos nuestra muerte.
    Hace tiempo, cuando nos diste empleo,
    pensamos que sería de por vida.

    1995

    Traducción Jordi Doce




    Naomi Replansky (born May 23, 1918) is an American poet who was born in the Bronx; she currently resides in Manhattan. Her Collected Poems won the Poetry Society of America's 2013 William Carlos Williams Award and was a finalist for the 2014 Poets' Prize. Replansky's poems have appeared in many literary journals and anthologies, such as No More Masks!, Blood to Remember: American Poets on the Holocaust, Inventions of Farewell: A Book of Elegies, and Poets of the Non-Existent City: Los Angeles in the McCarthy Era. 
    Her four books of poetry are:

    Ring Song (Scribners 1952)
    Twenty-One Poems, Old and New (Gingko Press 1988)
    The Dangerous World: New and Selected Poems, 1934-1994 (Another Chicago Press 1994)
    Collected Poems (Black Sparrow Press/Godine 2012)
    "My chief poetic influences," Replansky states, "have been William Blake, folk songs, Shakespeare, George Herbert, Emily Dickinson and Japanese poetry."





    Showing posts with label poems . Show all posts
    AUGUST 27, 2009

    The Dangerous World


    The Dangerous World collects seventy-some poems of Naomi Replansky's written between 1934 and 1994, some previously published in Ring Song . Published by Another Chicago Press, it is unfortunately now out of print. Selected poems are posted below on this blog.




    Night Prayer for Various Trades 

    Machinist in the pillow's grip, 
    Be clumsy and be blind 
    And let the gears spin free, and turn 
    No metal in your mind. 

    Long, long may the actress lie 
    In slumber like a stone, 
    The helpless words that rise from sleep 
    Be no words but her own. 

    Laborer, drift through a dark 
    Remote from clay and lime. 
    O do not tunnel through the night 
    In unpaid overtime. 

    You out-of-work, walk into sleep. 
    It will not ask to see 
    Your proof of skill or strength or youth 
    And shows its movies free. 

    And may the streetcleaner float down 
    A spotless avenue. 
    Who red-eyed wake at morning break 
    All have enough to do. 

    Enough to do. Now let the day 
    Its own accountings keep. 
    But may our dreams keep other time 
    Throughout our sprawling sleep. 




    Foreigner 

    He is alone and unarmed 
    And has no vessel for his vanity. 
    His curse is spoken, but nothing trembles. 
    His praise like rain runs down the gutters. 

    Laughter seizes him and he is silent. 
    Grief shakes him, he hides it in a stare. 
    And he can change nothing where he passes 
    Though he walk barefoot through bristling events. 

    A room, a sea, a street, a war, 
    Gather within and sinew him for speech 
    Richer than this, but who will hear him out. 
    O who will know him unto nakedness. 




    The Weeping Sea Beast 

    Tentacled for food, 
    You range your underwater neighborhood. 

    To look, to like, to eat, to break your fast! 
    Before you move an inch an hour is past, 

    Your prey is past, a swarm of scales, an eye, 
    A round fish eye, a rude unblinking eye. 

    You close on nothing; slowly you untwine 
    Your many arms and trail them through the brine. 

    Now sailors at the surface hear you cry, 
    And from those heights they cannot fathom why. 

    For there are agile creatures all around 
    Who dart like flames through this rich hunting ground 

    And others who lie still and gaping wide 
    And make no move; but armies come inside. 





    Complaint of the Ignorant Wizard 

    Whoever gave me magic told me lies. 
    This laying on of hands works otherwise. 

    Every whirling part of me is warm 
    Yet I come down on here like a snowstorm. 

    I speak the word that might unlock the rock 
    But hard upon that word my two jaws lock. 

    My sleeping power gathering to leap 
    Leaps tooth and claw into a deeper sleep. 

    The love potion I slyly pour for one 
    Is by another seized and swallowed down. 

    I learned the speech of birds; now every tree 
    Screams out to me a baleful prophecy. 

    Into a statue's lungs I breathe my own. 
    Sighing, it fills me with this sigh of stone. 

    My answer to the riddle bears with it 
    A greater riddle and more desperate. 

    All all runs wild, all wild and uncontrolled. 
    A toad hops from my mouth instead of gold. 








    .

    0 0


    JORGE CANTÚ DE LA GARZA 

    Jorge Cantú de la Garza (Monterrey, Nuevo León, 1 de noviembre de 1937 - 4 de enero de 1998) fue un escritor, periodista, promotor cultural y poeta mexicano.

    Se graduó como licenciado en Derecho de la Universidad Autónoma de Nuevo León, perteneció al grupo Kátharsis y de 1960 a 1961 fue becario del Centro Mexicano de Escritores. Posteriormente, fundó y dirigió el suplemento cultural “Aquí Vamos” del periódico El Porvenir, fue titular de la Dirección de Artes Literarias del Instituto para la Cultura de Nuevo León y estuvo al frente del Canal 28 (hoy Radio y Televisión Nuevo León).

    A su iniciativa surge el Centro de Escritores de Nuevo León.

    Obras

    Agridulce el recuerdo, 2005 (póstuma).
    Armas de nacimiento, 1998 (póstuma).
    Poesía 1966-1996 1997.
    Ajuste provisional, 1991.
    De vida irregular, 1986.
    Celebraciones y epitafios, 1982.
    El desertor, 1959.

    Antologado en los libros

    Diecinueve poetas contemporáneos, 1989.
    20 años de poesía en Monterrey 1962/1982, 1982.


    ¿Qué o quién?

    IV

    Soy todos los colores, todas las partículas
    que hay en un keliedoscopio, soy el invierno
    y al segundo siguiente el infierno; soy el diablo,
    soy el domo de una catedral; soy la escalera
    de las estrellas y el desfiladero frente al Fujiyama.
    Siempre tengo un hermano gemelo, el que me abre
                                                                   
    la puerta de casa cuando llego, borracho, a buscarme;
    ¿o es él quien llega borracho a buscarse
    y yo le abro la puerta? ¿Yo soy o soy?
    Palíndromo perfecto. Nunca lo sabré, nunca, nunca.
                                                                
    ("poemas en que yo estaba escondido", ed. uanl, monterrey, n.l., méxico, 2008)



    Identidad

    Ese espejo no sólo es un espejo:
    Es un vidrio y mi cara y el azogue
    Y es un péndulo, un hueco en la pared
    Y un fantasma que acecha en la penumbra.

    El que crees que eres, eres tú.
    El que yo creo que eres, eres,
    Y eres también el que sin duda eres.

    Eres un ser distinto en cada amigo
    Y un huésped cada cuarto tuyo tiene.
    El día que tú naces muchos nacen
    Y una multitud muere cuando mueres.
    Eres Uno, y muchedumbre es Uno.



    Prevenido

    Al cumplir cuarenta y cinco
    saludaré a la oscura tortuga
    que entrará por mi ventana
    como saludé al baboso caracol
    de mis veinte años.

    Al cumplir cuarenta y cinco
    abriré mis manos para ver
    cuánto ha crecido la moneda
    que sólo yo he de gastar.

    Cuando llegue el día, el día,
    sabré reconocerlo. 
    Aunque no haya nadie alrededor,
    no volveré el rostro.
    No caeré
    en esa vergonzosa tentación.

    (textos tomados de Celebraciones y epitafios, ed. Oasis, col. Los libros del fakir, no.67, México, 1984)




    Antes de partir

    De amor, amor, nunca he escrito un poema.
    He de hacerlo ahora pues me dicen que la muerte se aproxima
    y sé que Amor amorosamente me ha tocado
    como la aurora, con uno de sus rosados dedos.

    *

    No es sólo del joven que, apenas salido de la adolescencia
    comparte hoy sus días con quien esto escribe
    de quien escribiré.  Si hablo en singular
    es porque todo el amor es uno
    y de ello pongo a cualquier hombre por testigo.

    *

    Fui al pozo del limo con mi cántaro vacío
    infinitas veces, como amanece.
    Y siempre fue, como la primera vez,
    la inauguración del Universo
    con sus arreboles y huracanes
    llenos de siempres, nuncas, vida mía.
    Y luego había que partir, dolorosamente.
    Recuerdo tantas despedidas.

    *

    Ven, amado, y contempla el ejército
    de ángeles que te precede,
    ven y mira cómo sobrevivieron
    aunque ellos, igual que tú, que yo,
    pensaron que el fin de nuestro amor
    era el fin del mundo.
    Toma ejemplo, amado, para que vivas
    cuando yo te falte.

    *

    Cánceres, escorpiones, acuarios, sagitarios
    nadando en la pecera de mis sueños,
    como el joven obrero aquel, en Guayaquil,
    que una noche me llevó a su cuarto de madera
    donde bajo una débil bombilla, sobre la duela,
    había una sábana por cama
    y en la pared un clavo por guardarropa de su atuendo.
    Qué limpia su pobreza, qué amorosa su hospitalidad,
    tanto, que me avergoncé del hotel de lujo
    a donde aquella noche yo regresaría cargado
    de sucres que no necesitaba y que le di
    – para que te compres una camisa que te recuerde al mexicano –
    le dije para vencer su resistencia al pago que tranquilizara
    mi conciencia por su pobreza inmerecida y mi opulencia,
    también inmerecida.

    *

    O como aquel japonesito brasileño que una noche
    de cachaza en Belo Horizonte me acompañara al hotel
    y más tarde, por la mañana,
    al aeropuerto, donde nos despedimos
    como amantes de mucho más que unas cuantas horas, como amantes
    verdaderos que se despiden llenos de promesas,
    para siempre.

    *

    Géminis, virgos, aries, libras
    de Los Angeles, de México, Caracas, Bogotá,
    Lima, Río, Buenos Aires, Madrid, Sevilla o Monterrey,
    apurados en la certeza que da la partida inminente,
    la seducción irresistible de lo efímero,
    la libertad irrenunciable del anonimato.

    *

    La barbarie en que creciste, amado,
    no podré borrarla jamás de tu memoria;
    los saltos de tu madre y sus golpes en el vientre
    para que no nacieras me duelen más que a ti.
    Después de nacido, te dicen, fuiste el mejor,
    el bienamado.  Y sin embargo,
    quién sino yo con mis manos torpes
    podría tranquilizar tus noches inquietas,
    tus pesadillas de horror.

    *

    En cierto modo, nuestras infancias se parecen,
    sólo que de la mía me separa un medio siglo
    y he aprendido a olvidar – o casi.

    *

    Cómo te amo.

    *

    Sé que también tuviste por años un amor prohibido,
    que no sabías que era amor ni que era prohibido.
    Cómo te envidio.
    Yo nunca tuve un hermano así.

    La poesía gay mexicana: una muestra de Monterrey

    Estos poemas son parte de una compilación de Arnulfo Vigil y Ernesto Castillo.



    Todavía tú

    Hubiera preferido que tus degradaciones
    se produjeran en la cima de una torre,
    protegido apenas tu cuerpo de las auras
    por un enrejado de bambú.
    Hubiera querido que el sol
    participara en la corrupción de tu carne
    y que tus huesos, mondos ya de belleza,
    fueran erosionados por el viento.
    Enterrarte para seguir la costumbre
    ha hecho más infame tu ausencia.
    Miro los colores que miraste
    y nada me consuela.



    De vida irregular

    para mi hijo

    No fuimos personas comunes y corrientes.
    Durante muchos años tuvimos diecinueve años.
    Propensos a la disidencia y el escándalo
    ejercimos el desdén hasta la indiferencia.

    Hoy, maduros ya, mas nunca viejos,
    seguimos siendo gente rara.
    Nuestra rareza brinda a las gentes de bien
    un prisma perfecto en qué mirarse
    y seguir siendo, felizmente,
    personas comunes y corrientes.


    (textos tomados de Ajuste provisional, ed. UNAM, col. El ala del tigre, México,
    1991)







    .

    0 0


    Yolanda Matías García

    Yolanda es nahua originaria del pueblo de Atliaca, municipio de Tixtla, Guerrero, México. Es maestra bilingüe y tiene una maestría en formación y práctica docente. Durante muchos años ha impartido cursos de náhuatl en diversas instituciones, entre ellas la Escuela Normal Urbana Federal Profesor Rafael Ramírez, en Chilpancingo. También por mucho tiempo participó en programas de radio bilingües (en náhuatl y español), como ella misma afirmó en una breve entrevista que le hice, “para dar a conocer que nuestras lenguas indígenas están vivas y tienen su propio valor e importancia; y al aparecer en los medios de comunicación adquieren un reconocimiento, y es cuando las personas se interesan en aprenderlas y los propios hablantes empiezan a escribirlas y a valorarlas”.
    A Yolanda Matías siempre le gustó escribir poesía y lo hacía desde niña, pero por años no tuvo tiempo de dedicarse a ello, ya que además de su trabajo como maestra y su labor por difundir el náhuatl, realizaba diversas actividades de lucha social, como ella misma les llama. Participó en diversos grupos que se dedicaban a promover y defender los derechos de las mujeres; en el municipio de Copalillo, donde vivió varios años, realizó labor social con artesanos, con jóvenes y con ancianos, y en Atlixca, su pueblo natal, asesoraba a las señoras en la elaboración de proyectos productivos y de atención a la salud.

    Por un error médico, en 2009 Yolanda perdió la vista. “En ese momento pensé que se había acabado todo para Yolanda, pero amigos y amigas siempre me dieron ánimo y entonces decidí dedicarme a la otra parte que siempre me había gustado, la poesía”, me contó. Y a partir de entonces se dedicó a escribir. Antes de eso, en 2005 realizó, con apoyo de la Dirección General de Culturas Populares un disco de poesía llamado Xochitlajtol ika moyojlo (Palabra florida para tu corazón) y en 2013 publicó su libro Tonalxochimej (Flores del sol). (Náhuatl) 



    Abrázame 

    Abrázame así, muy lentamente,
    que de tus brazos emane la ternura
    y tu voz tierna como caricia furtiva
    me envuelva en un paraíso mágico.

    Abrázame así, con ternura inusitada
    y sigue el ritmo de mi corazón sin pausa,
    aspira la esencia del aroma divino
    que encierra el perfume de mi alma.

    Abrázame así, de forma tan tenue
    para no romper el encanto silencioso
    de la noche de grillos, dibujada de estrellas
    como espejo salido de la bella mar.

    Abrázame así, sin prisa, sin temor
    y unge mi cuerpo con jazmines blancos,
    en tu abrazo funde tu alma con la mía
    y acerca el corazón al jardín de los dioses.

    Abrázame así, sin perder la calma,
    transpórtame al edén en tus brazos fuertes;
    inspira mi poema con tu sonrisa bella,
    porque un abrazo encierra magia eterna.





    Ixnechnapalo

    San yolik ijkon ixnechnapalo
    makisa moselijyo ipanmomauan
    motlasok yanixnesi iuan moseliktlajtol
    ipan on teoxochiyo nechtlapacho.

    Ika moselijkayo san yeja ijkon ixnechnapalo
    maka ixmotelti ixtoka itsosonal noyojlo
    ixmijyoti ika teoajuiyak
    teyolitia kitsakua ajuiyajli.

    Ken yan ixnesi ijkon ixnechnapalo
    ika yankualtsin ixnauati ixtiktsayanasej
    ken sitlalimej ixkikopinkej ipan yeualxokaltsin
    ken okis ipan ueyiatl teskatl.

    Maka ixmotlasiuiti makaixmomojti ijkon ixnechnapalo
    ika istakxochimej ixtemiti notlakayo
    ixtlali moteyolitia iuan nejua ipan monapalouistli
    itech teoxochiyo ixtlali yojlo.

    Maka ixpolo kuajli kauitl ijkon ixnechnapalo
    ipan mokojtik mauan nechuika ipan teoxochiyo
    iuan mokualtsin uetskilis ixyolei noxochitlajtol
    ika se napalouistli kitsakua nochi yan kuajli.




    Yautik (Azul)

    Azul

    Azul profundo, color sereno
    que guardas en ti, recuerdo puro
    quiero envolverme en tu limpio manto
    y así sentir, gran dicha eterna.

    Azul del cielo, noche infinita,
    vuela mi alma a tu santuario;
    contigo quiere vivir la magia
    de hechizo dulce en cada estrella.

    Azul encanto de mar travieso,
    eres ferviente de amor oculto
    que con tus perlas rezo un credo
    cuando tus aguas bañan mi cuerpo.

    Azul misterio, tristeza infame,
    tributo a ciegas de amor profundo;
    sueño contigo en mis delirios
    de tristes noches que guardan luto.

    Azul ternura, de esa ilusión
    que loca guarda, ansia infinita
    de estar contigo; yo no sé cuando
    y así fundirnos en cuerpo y alma.
      


    Yautik

    Yautik uejkatlan tlapaltik kuajli
    timoyeuilia kelnamikilistli chopauak
    ninotlapachosneki ika mochopauak tlaken
    Ijkon nikmatis ueyi pakilis nochipa.

    Yautik iluikatl nochipa tlayoua
    patlani noteyolitia moteokajli
    mouan kineki chantis yan kuajli
    naualtsopelik ipan nochi sitlalin.

    Yautik kualtetsin ueyatl yan najnauiltia
    tiueyi yan ixnoita tlasojtlalistli
    ika on kualtemis nitlakuika teotlajtojli
    kuak moau kinaltia notlakayo.

    Yautik niyana najmanalistli ixkuajli
    ixtlacha tlaxtlaulistli uejkatlan tlasojtlalistli
    niktemiki mouan kuak ixnikmati
    ajmantlayoua yan keua miktli.

    Yautik seliktli ika on nekilistli
    yan youpoliuki keua yolasilistli yan nochipa
    motech ninemis ixnikmati kamanon
    iuan ijkon tikmatsoske tlacayo iuan teyolia.





    Cantemos

    Cantemos a la flor
    que brilla con el sol
    al místico colibrí
    que vuela sobre ella.

    Cantemos al bebé
    que sonríe a la vida
    que su llanto es música
    para el silencio de la noche.

    Cantemos a la brisa
    que caricias nos brinda
    dulce poema a miel
    sabor mágico nos deja.

    Cantemos al amor
    que siembra su semilla
    en las flores y palabras
    de la naturaleza divina.



    Titlakuikakan

    Tikuikatilikan xochitl
    pepetlaka iuan tonaltsintli
    teouitsiliuitl
    ipan yejua patlani.

    Tikuikatilikan konetsintli
    kiuetskilia nemilistli
    ichokilis kuikatl
    inauati yeuajli.

    Tikuikatilikan yemanki ajakatl
    manekilis techmaka
    neutsopelik xochitlajtol
    naualuelik techkauilia.

    Tikuikatilikan tlasojtlalistli
    ixinach kitoka
    ipan xochimej iuan tlajtoltin
    teosenkayotl.







    .

    0 0

    P´urhépecho
    ELIZABETH PÉREZ TZINTZUN

    Poeta p’urhepecha originaria de San Pedro Zipiajo, Michoacán, México. En 2001 empezó a participar en talleres de poesía en español y trasladó esos conocimientos a su lengua. Ha participado en numerosos encuentros de poetas, además de publicar varios de sus poemas en importantes revistas nacionales como Blanco Móvil. Fue seleccionada para participar en el disco Lluvia de sueños. Poetas y cantantes indígenas, producido por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (2005). En 2007 obtuvo el Premio Nacional de la Juventud por su importante labor por la educación, Coordinación de Comunicación y Difusión Cultural preservación y desarrollo cultural de su región. Escribió el poemario Sïkuapuo [‘La casa de la araña’] y actualmente desarrolla varios proyectos editoriales de literatura p’urhépecha apoyados por el FONCA.



    P´urhépecho

    Viviremos aquí
    aquí sentaron la vida
    los abuelos.

    Mucho tiempo caminaron
    por los cerros
    cruzando ríos
    bordeando lagos.

    En el camino
    tata Kuerap’iri
    guiaba a los abuelos
    caminando
    tras las costumbres y los ritos.

    El viento
    hasta la laguna de la piedra
    los condujo
    a la gran ciénega.
    Sembraron entonces.

    Caminaron y caminaron
    hasta encontrar
    en el lago de Pátzcuaro
    al Sol y a la Luna.

    Pescaron entonces.

    Luego
    fueron al encuentro
    del viento fresco
    y los recibió el gran monte.

    Llovió entonces.

    Los ríos del cerro
    les hicieron conocer la cañada.

    Estamos viviendo aquí
    aquí sentaron la vida
    los abuelos.

    Aquí conocimos
    al Sol y a la Luna
    la tierra y el cielo
    el viento y la lluvia
    a tata Kuerap’iri.



    P´urhépecho

    Ixuksi irekani jauaka
    táti k’eraticha
    irekuani ixu uaxastat’i.

    Iónksi xanaraspti
    juátecharhu ísi
    iorhekuichani parhikuani
    japontechani uanamukuani.

    Tata Kuerap’iri xanaru jimpo
    k’éri juramutichani
    orhekuapasirenti
    p’intekuichani ka jankuechani
    chuxaapani.

    Tarhiata
    Tsakapu anapu japontarhu
    k’éri tsirontarhu
    páiraaspti.
    Uénaspti júkskanani.

    Xanarani ka xanarani
    P’askuarhu anapu japontarhu
    tata Jurhiatani ka nana Kúkutani
    exeantaspti.

    Uénaspti uarhunani.

    Tátsikua
    tarhiata ts’irapitinksi
    niraspti kúmani
    ka k’éri juáta eroani.

    Uénaspti janini.

    Juátarhu anapu
    Iorhekuicha
    eraxamani mínarhikutaraaspti.
    Ixuksi irekaxaka
    táti k’ératicha
    irekuani ixu uaxastat’i.

    Ixuksi minarhikuska
    tata Jurhiatani ka nana Kúkutani
    auantani ka echerini
    tarhiatani ka janikuani
    tata Kuerap’irini.




    RAÍCES 

    De mamá grande 
    se apagan las estrellas 
    El aroma flor 
    del árbol 
    voló alto 
    su raíz 
    entra profunda bajo tierra 
    se extiende. 
    Dos estrellas 
    se tornarán oscuras 
    perderán su luz 
    la que más cintila 
    renacerá en el mar. 

    Se secará el árbol, 
    mas su raíz 
    renace. 



    SIRANKUA ~ RAÍCES 

    Nánti k'ériri 
    jóskuicha pátakurhisinti. 
    Anatapuiri 
    p'untsumikua tsitsiki 
    iauani kárat'i 
    sirankuimpa 
    kánikua inchatsisinti 
    etsakurhixati. 
    Tsimani jóskuicha 
    pátakurhiati 
    sánteru mererasi 
    k'éri japontarhu 
    irentaati. 

    Anatapu k'arhiati, 
    sirankuimpa
    p'ukuntaxati. 



    CAMINO 

    He querido 
    saber del camino 
    ése que han andado tantos. 

    Viviendo aquí en la tierra 
    los sueños 
    no se consigue olvidar. 

    El camino sigue ahí. 



    XANARU ~ CAMINO 

    Uékaska 
    xanaruni jimaka xáni uáni k'uiripu
    nitamaka mítini 

    Echerintuo irekaparini 
    tsánarhikuichani 
    no mirikurhiasinka.

    Xanaru útasi jima jati. 





    SER AMANTES 

    Me acepto enferma 
    siento el frío 
    tiemblo 
    y más tarde 
    como tus manos 
    el calor 
    me recorre 
    completo el cuerpo. 

    Un día tras otro se hace más 
    el fuego de Kurhikakua K'èri 
    como lluvia 
    como río. 

    ¿Habrá día que ser amantes, no sea más 
    se apague el fuego 
    o el agua en la montaña no sea río? 

    De ti, amante, 
    y tu saber 
    estoy enferma. 
    Suelo amarte. 




    UÉMPEKUA ~ SER AMANTES 

    P'amenchati korhokasinka 
    tsiraraxisinka 
    tsirintsirikurhisinka 
    ka tátsiku 
    eska chíti ják'icha 
    iápururini 
    tinarakua 
    uanarhisinti. 

    Pauani ka pauani kánipasinti 
    Kurhikakua K'ériri chpíri 
    eska ementa 
    eska iorhekua. 

    ¿Jaua jurhia eka uémpekua níntaaka
    chpíri pátakurhini 
    itsi nóteru iorheni? 

    Chíti uémpekua 
    ka míntaskuarhekua jimpo 
    p'amenchaxaka. 
    Uémpesinkakeni.  


    Elizabeth Pérez Tzintzun 




    0 0
  • 03/10/16--02:13: GILLIAN ALLNUTT [18.231]

  • Gillian Allnutt 

    Nació en Londres en 1949 cuando los estragos de la Segunda Guerra eran muy evidentes. Recibió en 2005 el prestigioso Northern Rock Foundation Writer’s award. Desde 1973 imparte clases de Creative Writing en Londres y actualmente en Newcastle University. Allnutt ha publicado varios libros entre los que destacan Spitting the Pips Out (1981), Beginning the Avocado (1987), Blackthorn (1994), Nantucket and the Angel (1997), Lintel (2001), How The Bicycle Shone: New and Selected Poems (2007). Estos dos últimos fueron finalistas del premio T. S. Elliot. Se le define frecuentemente como una poeta espiritual, contemplativa. En sus poemas la naturaleza es el telón de fondo para que lo cotidiano, la historia y la política coexistan. Vive en el condado de Durham.


    Dossier de poesía británica contemporánea curado por Luis David Palacios.
    http://circulodepoesia.com/2016/03/poesia-britanica-gillian-allnutt/


    Scherezade

    Él languidece como un león alimentado.
    Ella en su sal y su vestido de silicio que se ha ido
    hacia un desierto de viento al mediodía

    donde el maravilloso bien oculto de los cuentos
    es un oasis seco
    o un balido

    abandonado. ¿Cuál es el eco, al mediodía,
    del silencio en un grano
    de arena? Podría ser lo soportado

    por ella más allá del hueso vacío del pensamiento,
    el escandaloso corazón elaborado,
    la sal,

    y la sombra del silicio
    suplicando brevemente en su espalda,
    su espalda de Beduino.





    La ligera seda del advenimiento

    Mara suspira sobre los hilos acomodados en el alféizar de palo de rosa.
    Preferiría mirar hacia el fuego.
    Es terriblemente difícil decidir cuándo el jardín ha muerto.
    En diciembre el lago es mudo.
    No quedan hojas y no hay viento que las agite.
    Ella dirá después que la luz en Somme era como eso.
    Mara suspira sobre las madejas.
    No es ni niña ni mujer.
    Su hermano está uniformado.
    No hay nadie con quien caminar en la mañana.
    Su madre siempre la ha dejado sola.
    El periódico está prohibido.
    El ángel estará bordado, pronto, para las plegarias vespertinas.
    Después de eso no habrá más costuras.
    Al principio las agujas eran hechas de hueso.
    El ángel vendrá por la tarde.
    Después ella conocerá el valor de la precisión.
    A las dos de la tarde, dirá una y otra vez.
    Su hermano no estará perdido entonces.
    Él escribe que está aprendiendo a fumar y pulir botones.
    Ella se levantará del fuego.
    Caminará lentamente de regreso al alféizar.
    Sabrá entonces que las manos del ángel son mudas.
    Los ojos han desaparecido.
    Hay calcetines de seda que nunca bordará para él.
    El lago está seco, como hueso.
    El ángel es terriblemente hermoso.
    Ella no será capaz de llorar.




    Marioneta checa

    Hay muchas como yo.
    Fui hecha en un mundo de madera y viejas supersticiones.
    Fui hecha, con anillos en mi cabeza y mis muñecas, para sujetar
    sólo las cuerdas que me sujetan.
    Vaclav me hizo con sus múltiples cuchillas.
    Su hija del medio me hizo con su leche y su aguja de plata.
    Perdí mi espada en el mar, cuando el capitán huyó conmigo de la obra,
    y los domingos por Vtlava.
    Fui dividida como Checoslovaquia.
    Mis cuerdas estaban hechas de seda cruda, roja y podrida
    en el mar y enredadas entre sí a mi alrededor.




    Notas sobre la vida dentro la bombilla

    Cien watts me cegaron.
    Yo me refugiaba cerca de la caliente concha blanca.
    Lejos del filamento no hacía tanto calor.
    Después de que estalló comencé a ser capaz.
    Miré el fin del viejo mundo.
    Estaba frío mientras me arrastraba alrededor.
    Recorrí kilómetros dentro de la curvatura del hueso.
    Inspeccioné su presente sin blanco.
    Noté el suave café de las quemaduras abatidas a mis pies.
    Dejé huellas sobre el ausente blanco.
    Estaba interesada en mis huellas.
    Al fin estuve cerca del filamento roto.
    Después vi lo que era, con ojos bizcos, una swastika.




    Gillian Allnutt (born 15 January 1949 in London) is an English poet who now lives in Esh Winning, County Durham. Her books Nantucket and the Angel and Lintel were both shortlisted for the T. S. Eliot Prize. In 2001/02 and 2002/03 she was a Royal Literary Fund Writing Fellow, partly at Newcastle University. In 2005 she was the fourth winner of the Northern Rock Foundation Writer's Award.



    Puppet

    There are many like me.

    I was made in a world of wood and old wives' tales.

    I was made, with rings in my head and heels, to hold only
    the strings that hold me.

    Vaclav made me with his several knives.

    His middle daughter made me with her milk and silver needle.

    I lost my sword at sea when the captain ran off with me
    in the play

    and Sundays by the Vltava.

    I was laid aside, like Czechoslovakia.

    My strings were made of raw silk, red, and rotted
    at sea and knotted themselves around me.





    1. her dwelling

    soul-poor, the sill
    as conscience clear, the well
    between sabot and star the hovel where
    ever, in kindle
    the river
    the stone-pine with its roughened shadow, dour
    Sainte-Victoire with its one good shoulder




    2. Elsbeth

    In Russia a saint came out of an egg.
    Like a bird, Father said.
    Like a rag.
    Boris or Gleb or Basil.
    Will you paint my soul?
    It’s laid.
    Mother is ill, with her candle.
    The cost of light is not inconsiderable.
    Father’s word.
    Have you a word for me like a wheelbarrow handle?





    3. the serious childhood of my mother

    there it was
    between wide, metalled wars
    a chairleg, bare
    a brother
    John, the world over
    The Children’s Encyclopedia
    the German piano teacher
    who’d disappear





    4. Shostakovich

    His days, considered, one by one.
    His days of cloud and bone.
    His each day.
    His
    For what the snow would all too soon lay bare of birch, of being.
    Johann Sebastian.
    Bare wooden box of music paper
    Kept by him.
    Pestilential, summer.
    That old portrait of his -
    Who’d lay bare the loneliness of loving



    5. silt road

    whose house
    abandoned now, above its own bared step
    near Barnack
    brick
    whose skep




    6. Journeywoman

    I came to the world with my one good
    shoulder, the shipwreck, inaudible,
    of the other.

    As if to Malta.

    About me the late cool water-meadow of the air.
    About me the shadow, umbilical, of God
    coiled, ever.

    And the barbarous people showed us no little
                         kindness: for they kindled a fire.





    0 0
  • 03/10/16--04:50: RAFAEL MORALES [18.232]

  • Rafael Morales

    Rafael Morales Casas (Talavera de la Reina, provincia de Toledo, 31 de julio de 1919 - Madrid, 29 de junio de 2005) fue un poeta español.

    Comenzó a escribir versos cuando apenas contaba siete años de edad. Publicó los primeros en la revista Rumbos que dirigía el escultor e imaginero Víctor González Gil. Se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de Madrid y obtuvo una beca para estudiar dos años en Portugal durante la Segunda Guerra Mundial; allí se licenció en Literatura Portuguesa por la Universidad de Coimbra. Entregado a una intensa actividad cultural, dirigió además el Aula de Literatura del Ateneo de Madrid y la revista La Estafeta Literaria. Escribió en "El mono azul" y fue el miembro más joven de la Liga de Intelectuales Antifascistas. En 1952 era asesor de la revista Poesía Española, editada por la Dirección General de Prensa. Fue además crítico literario en la revista Ateneo y en varios diarios españoles; en 1970 lo era del diario falangista Arriba. Colaboró activamente en la sección de Filología y Literatura de la Enciclopedia de la Cultura Española.

    Rafael Morales obtuvo numerosos premios, entre los cuales destacan el Premio Nacional de Literatura de 1954, el Gibraltar que otrogaba el semanario madrileño Juventud y el internacional de poesía Ciudad de Melilla de 1993 por su libro Entre tantos adioses. Rafael Morales murió en Madrid el 29 de junio de 2005.

    Su poesía, divulgada en las páginas de la revista Escorial de Madrid cuando apenas contaba 22 años, empezó por cultivar un estrofismo clásico y una gran serenidad de concepto, dentro de lo que Dámaso Alonso llamó poesía arraigada de la Primera Generación de Posguerra; influida por la obra de Miguel Hernández (en especial, por sus sonetos) destaca su primer libro Poemas del toro (1943), obra de tema táurico (que no taurino) que inauguró la colección de poesía Adonáis; el segundo es El corazón y la tierra (1946), que toma por temas principales el amor, el paisaje y el tiempo; pero con su libro Los desterrados de 1947 escribió el primer libro de poesía social y existencial de su época y entre de lleno en la poesía desarraigada; con esta obra pasa revista a todo tipo de marginados y desheredados por la sociedad y la desgracia. Siguieron Poesías completas (1949), Canción sobre el asfalto (1954), tal vez su obra más madura, donde aborda el tema de la ciudad y sus miserias y canta con delicada sensibilidad a las pequeñas cosas, a lo humilde y olvidado (una temática similar, coincidente en el tiempo, a la de las "Odas elementales" del chileno Pablo Neruda); La rueda y el viento (1971), Prado de serpientes (1982), cuyo título se inspira en una expresión al final de La Celestina (en el "planto" de Pleberio, padre de Melibea) en que se califica así al mundo, y Obra poética completa (1999). En alguna ocasión, Morales definió su ideal poético como una aspiración a cumplir lo que llamaba la "tríada divina" de la poesía del Siglo de Oro español: «Decir con la belleza de Góngora, pensar con la hondura de Quevedo, sentir con la sensibilidad de Lope».

    Con el poeta inglés Charles David Ley tradujo la obra del poeta portugués Alberto de Serpa en la colección Adonáis. Escribió además Antología y pequeña historia de mis libros (1958) y algunas narraciones de temática taurina. Entre sus libros en prosa destaca la atención que dedicó a la literatura infantil y juvenil con obras como Dardo, el caballo del bosque o Narraciones de la vieja India, Leyendas del Río de la Plata, Leyenda del Caribe, Leyenda de los Andes, Leyenda del Al-Andalus... En Granadeño, toro bravo intenta penetrar en el mundo psíquico del toro. En 1982 publicó Reflexiones sobre mi poesía. De sus trabajos finales sobresalen Entre tantos adioses (1993) y Poemas de la luz y la palabra (2003).

    Obras

    Poemas del toro, M., Col. Adonais, 1943.
    El corazón y la tierra, Valladolid, Halcón, 1946.
    Los desterrados, M., Col. Adonais, 1947.
    Poemas del toro y otros versos, M., Afrodisio Aguado, 1949 (Prólogo de José María de Cossío).
    Canción sobre el asfalto, M., Los Poetas, 1954 (Premio Nacional de Literatura).
    Antología y pequeña historia de mis versos, M., Escelicer, 1958.
    La máscara y los dientes, M., Prensa Española, 1962.
    Poesías completas, M., Giner, 1967.
    La rueda y el viento, Salamanca, Álamo, 1971.
    Obra poética (1943-1981), M., Espasa-Calpe, 1982 (Con el libro inédito Prado de Serpientes. Prólogo de Claudio Rodríguez).
    Entre tantos adioses, Melilla, Rusadir, 1993.
    Obra poética completa (1943-1999), M., Calambur, 1999.
    Poemas de la luz y la palabra (2003).




    PAISAJE

    Qué silencio tan grande el de éste campo,
    qué vastas y dormidas soledades,
    qué inmensidad vacía,
    qué tremenda tristeza derramada por los aires,
    la sierra se derrumba lentamente
    sobre la mansa angustia de los valles
    que elevan puros, asombrados, ciegos,
    el encendido grito de los árboles,
    el cielo es plomo gris que se derrumba
    sobre el pavor silente del paisaje,
    es un inmenso buitre hambriento y sordo,
    un infinito dios amenazante.



    A unos labios sin amor

    ¿Para qué tanto fuego y tanta loca
    plenitud de color y lozanía,
    si tan sólo tenéis por compañía
    la soledad de vuestra misma boca?

    Buscasteis el amor y se hizo roca.
    ¿Para quién esa llama, esa porfía,
    si vuestra roja y prieta valentía
    al aire más ajeno desemboca?

    Esa vibrante luz desordenada,
    tras la doliente piel en la que brilla
    se quedará en sí misma sepultada.

    O ha de quedarse pálida, amarilla,
    desmayándose lenta, calcinada,
    y soñando el amor desde su orilla.





    A un esqueleto de muchacha

    En esta frente, Dios, en esta frente
    hubo un clamor de carne rumorosa
    y aquí, en esta oquedad, se abrió la rosa
    de una fugaz mejilla adolescente.

    Aquí el pecho sutil dio su naciente
    gracia de flor incierta y venturosa,
    y aquí surgió la mano, deliciosa
    primicia de este brazo inexistente.

    Aquí el cuello de garza sostenía
    la alada soledad de la cabeza,
    y aquí el cabello undoso se vertía.

    Y aquí, en redonda y cálida pereza,
    el cauce de la pierna se extendía
    para hallar por el pie la ligereza.




    Apasionada esperanza

    Para ti tuve sueños. Yo quería
    darlos forma, color, límite exacto,
    realidad absoluta, línea, tacto,
    felicidad para entregarte un día.

    Puse toda mi fe, la vida mía
    en cada pensamiento, en cada acto,
    y sin cejar y sin ningún retracto
    firme seguí por si lo conseguía.

    Y ya lo ves, mintió mi pensamiento
    porque burla el destino a quien se empeña
    en doblegar su mar, su rudo viento,
    su pecho helado, su maciza peña.
    Mas el amante corazón violento
    aún sigue, esposa, firme en lo que sueña.



    Ausencia

    Estoy solo en el campo. El mundo está vacío
    sin ti. Yo palpo, triste, la soledad del cielo...,
    dejo mi alma lenta que se la lleve el río,
    que un pájaro se lleve mi corazón en vuelo.

    La soledad, la ausencia, concrétanse en la roca,
    y el silencio se expande como niebla en mis venas;
    el campo me parece la ofrenda de tu boca
    y acaricio tu piel si toco las arenas.

    Estoy solo en el campo, sin ti, de Talavera.
    Oigo por este árbol crecer tu sangre amada,
    subir hasta los cielos, colmar la primavera,
    mientras me sienta ausencia, suspiro.,viento, nada.



    Beso

    Mi sangre se me puebla de un ardor inefable
    y en las manos me laten incomprensibles pájaros,
    altas nubes oscuras, atormentados mares,
    cuando acerco a tus sienes rumorosas mis labios.

    Todo mi ser se inunda de infinito y hondura,
    me fundo con el cielo, con la luz, con los campos,
    y las piedras inertes y el arroyo tranquilo
    se me acercan y tiemblan, venturosos y humanos.

    ¿Qué misterio celeste entre tus venas fluye?
    ¿Qué Dios omnipotente me llama entre tus labios?
    ¿Qué mares increíbles me llevan poderosos
    entre adelfas y estrellas, entre nubes y astros?

    Arrebatado, enorme, como huracán perdido,
    mi corazón se evade y va hacia ti sangrando.
    ¡Ay, corazón herido de pasión y locura,
    pájaro sordo, inmenso, que va ciego volando!



    Cántico doloroso al cubo de la basura

    Tu curva humilde, forma silenciosa,
    le pone un triste anillo a la basura.
    En ti se hizo redonda la ternura,
    se hizo redonda, suave y dolorosa.

    Cada cosa que encierras, cada cosa
    tuvo esplendor, acaso hasta hermosura.
    Aquí de una naranja se aventura
    la herida piel silente y penumbrosa.

    Aquí de una manzana verde y fría
    un resto llora zumo delicado
    entre un polvo que nubla su agonía.

    Oh, viejo cubo sucio y resignado,
    desde tu corazón la pena envía
    el llanto de lo humilde y lo olvidado.



    Deseo

    Eres como la luz, muchacha mía,
    dulcemente templada y transparente;
    caricia toda tú, la piel te siente
    con plenitud frutal de mediodía.

    Eres la gloria tú que tiene el día,
    el día tú creciéndome inocente
    por este pecho, amor, por esta frente,
    por esta sangre que la tuya guía.

    Ay, terca luz, abrásame en tu cielo,
    donde la maravilla me convoca
    al gozo fugitivo de tu vuelo.

    No me des tu calor como a la roca;
    dame tu vida en él, que sólo anhelo
    hallar a Dios en tu abrasada boca.



    Dolor del hombre

    La tristeza es arena de desierto,
    sombra de soledad, sombra del aire,
    larga ausencia de Dios que nos circula
    por el llanto olvidado de la sangre.

    Todo está triste hoy y es un desierto
    mi corazón, que apenas si es de alguien;
    todo está triste, sí, todo está triste
    en esta inmensa y desolada tarde.

    Madera de ataúd es lo que crece
    en esta primavera de los árboles,
    mientras proyecta el cielo largamente

    su soledad vastísima en mi carne,
    en mi alma sin dueño, en esta pena
    que me crece y me crece interminable.



    El toro

    Es la noble cabeza negra pena,
    que en dos furias se encuentra rematada,
    donde suena un rumor de sangre airada
    y hay un oscuro llanto que no suena.

    En su piel poderosa se serena
    su tormentosa fuerza enamorada
    que en los amantes huesos va encerrada
    para tronar volando por la arena.

    Encerrada en la sorda calavera,
    la tempestad se agita enfebrecida,
    hecha pasión que al músculo no altera:

    es un ala tenaz y enardecida,
    es un ansia cercada, prisionera,
    por las astas buscando la salida.



    En una tarde de desengaño y pena

    Soledad, soledad late en mis venas.
    Hay un cielo vacío, indiferente,
    y es una ausencia et río y sus arenas
    que dora el sol lejano del poniente.

    Todo está solo: el corazón y el viento
    a la deriva van por la alameda.
    Yo me siento vacío, sólo siento
    la ausencia enorme que en mis venas queda.



    Gato negro de las delicias

    Es hermoso este gato de color de paraguas
    mojado por la lluvia.
    Miro su desamparo en medio de la calle,
    miro su islita negra de terror y de asombro.

    Podría tocar la noche y su silencio
    si acercase mi mano a su congoja,
    sentir entre mis dedos la esperanza de alguien
    o quizás a Dios mismo
    clamando en este gato,
    en este miedo oscuro,
    en este gran olvido de los hombres.



    Jardín

    La tarde gris es un ensueño... Apenas
    si se nota la brisa, si se siente
    que llueve delicada, suavemente
    sobre rosas, claveles y azucenas.

    Qué tranquilo el ramaje, qué serenas
    las nubes lentas, leves del poniente...
    OH, caricia de Dios, tibia y silente,
    derramada en el aire y en mis venas.

    A ti te sueño, Concepción, te evoco
    en esta tarde de templada calma,
    donde faltan la luz y tu sonrisa,
    y, en la dulzura de la tarde, toco
    la pureza celeste de tu alma,
    que llega con la lluvia y con la brisa.



    La agonía del toro

    Una mano de niebla temerosa
    llega a tu corazón doliente y fría,
    y aprieta lentamente, como haría
    el aire más sereno con la rosa.

    Su dulce sombra, mansa y silenciosa,
    sube a tus ojos su melancolía,
    apagando tu dura valentía
    en la pálida arena rumorosa.

    La dura pesadumbre de la espada
    no permite siquiera tu mugido:
    poderosa y tenaz está clavada.

    Tú ves cerca de ti a quien te ha herido
    y tiendes tu mirada sosegada
    sin comprender, ¡oh toro!, cómo ha sido.



    Las amantes viejas

    ¡Ay, carne de destierro, ayer amante,
    reseca carne vieja y apagada,
    recuerdo ya del tiempo caminante,
    desierto de ilusión, rama tronchada,
    flor de la ausencia pálida y constante!

    ¿En dónde aquella luz de la mirada
    escondió su fulgor y su hermosura?
    Acaso boga ya, deshabitada,
    por un cielo lejano, dulce y pura,
    perdida, amor, herida y olvidada.

    ¡Ay, los pechos de nieve, casi vuelo,
    de suave vientecillo y de manzana,
    montecillos de amor, temblor de cielo!...
    Como mis flores muertas en la vana
    ausencia caen para buscar el suelo.

    ¿En dónde está la púrpura templada
    de aquellos labios de mojado fuego?
    Entró en ellos la noche despiadada
    y todo lo dejó desierto y ciego,
    todo destierro y sombra de la nada.



    Los no amados

    Qué soledad del cuerpo; qué soledad del alma;
    qué vacío en los ojos; qué vacío en la sangre.
    Nadie escucha su pena ni su cálido aliento,
    rosa ardiente en el aire.

    Sus bocas para el   beso, rojas de amor se abren;
    sus frentes buscan manos, amorosas caricias
    de algún cielo distante.

    Sus manos alzan dulces, llenas de sombra,
    amantes;
    las levantan temblando como tristes fantasmas,
    amarillas de amor, rosas muertas, al aire;
    rosas ciegas que buscan a través de su noche
    la luz rosada y grande.

    Alto vuelo de angustia, alta torre de sangre
    levantan estos hombres hacia un cielo impasible
    donde no habita nadie.




    Mirad los locos, altos como ramas...

    Mirad los locos, altos como ramas,
    llenos de inmensidad y poderío;
    mirad los altos cual soberbias llamas,
    amenazando al cielo con su brío.

    Como harapos ardientes y violentos
    esparcen sus delirios y su anhelo.
    Vedlos chocar su pecho con los vientos,
    pobres guiñapos locos junto al cielo.

    ¡Ay, qué locura de abrasado vino
    arde en su honda y más profunda vena!
    y van raudos, tenaces, sin destino,
    hijos del cielo, ciegos en la arena.

    Fantasmas de la nada y del coraje,
    dioses heridos, bellos, desgarrados,
    que llenan de pavor todo el paisaje
    con aullidos tremendos y abrasados.

    Otras veces tranquilos, misteriosos,
    llenos de humilde pena y de grandeza,
    se agolpan contra el suelo silenciosos
    y reposan en tierra su cabeza.

    Si acarician la tierra dulcemente,
    sienten allá en su alma enamorada
    una mujer que besa tiernamente
    su pobre frente loca y desolada.

    Cuando su seca, marchitada boca
    acercan a la piedra, enamorados,
    ¡qué soledad tremenda da la roca
    a sus nobles sentidos desbordados!

    ¡Ay, pobres locos del amor, de anhelo,
    de la nada simiente y alimento,
    mitad tierra sin nadie, mitad cielo,
    carne de Dios en la mitad del viento!



    Ocaso

    Yo estaba junto a ti. Calladamente
    se abrasaba el paisaje en el ocaso
    y era de fuego el corazón del mundo
    sobre el silencio cálido del campo.

    Un no sé qué secreto, sordo, ciego,
    me colmaba de amor; yo, ensimismado.
    estaba fijo en ti, no comprendiendo
    el profundo misterio de tus labios.

    Puse la mano en tu mejilla pura
    con un temblor casi de luz, de pájaro,
    y vi el paisaje convertirse en ala
    y arder mi frente contra el cielo alto.

    ¡Ay, locura de amor!, ya todo estaba
    en vuelo y en caricia transformado...
    Todo era bello, venturoso abierto...
    y el aire ya tornóse casi humano.



    Ocaso en el parque

    La tarde iba cayendo. Lentamente, 
    como se alacia un fruto de dorada 
    piel sensitiva, silenciosa y pura 
    la luz palidecía y se mustiaba.
    Con tímida ternura se afligía  
    sobre el aire doliente, sobre el agua 
    que antes brillaba con metal, con ira, 
    con súbitos cuchillos que pasaban... 
    Por la verde arboleda, entre el ramaje,
    en un pálido adiós se deslizaba
    y en el extremo de las ramas puras
    era una pena dolorida y clara.

    En la arena del parque, sobre el césped,
    las fugitivas sombras se alargaban
    leves y dulces, pálidas, confusas
    en busca de la noche, hacia su nada.
    La furia del color, su poderosa
    plenitud virginal se sosegaba.
    Ya el gran mineral, el rojo altivo,
    el azul sideral y el escarlata
    de hiriente dentellada vengativa
    tenuemente cansados replegaban
    sus grandes alas silenciosas, puras,
    abatidas, serenas, derrotadas.

    Los tiernos amarillos se extinguían
    y era un suspiro fugitivo el malva,
    lo gris iba creciendo, oscureciendo,
    adensando negror entre las ramas.
    Las sombras se fundían. Ya la noche
    entre la yerba humilde se ocultaba,
    se hundía entre las cosas; quedamente
    invadía los huecos suave y mansa
    y luego, sigilosa, se extendía,
    caía sobre el mundo. Era una garra
    que en el aire se hundía, que en la tierra,
    lenta, implacable, firme se adentraba.
    Pero la vida viva proseguía, 
    pero la vida viva levantaba
    en medio de la sombra, de la noche
    surtidores de sangre, de palabras, 
    dientes y risas, besos, corazones, 
    arracimada furia, plural ansia; 
    surgía entre las uñas de la sombra, 
    brotaba incontenible como un agua, 
    surgía por la boca y por los ojos 
    de la nocturna y planetaria máscara.

    Allí estaba la vida, sí. 
    Era una densa palpitación,
    una gozosa presencia interminable, 
    una gran eclosión germinal, 
    una gran plenitud bajo la noche, 
    un inmenso ramaje desplegado, 
    unas alas abiertas, unas ciegas raíces 
    bajando febricentes
    hasta el profundo secreto seminal, 
    hasta el latente y puro corazón genesiaco.



    Pasión

    Tras el engaño de la capa suave,
    un encendido toro va burlado
    y siente con furor que el trapo alado
    se le escapa ligero como un ave.

    A sí va mi pasión tras ese grave
    fantasma vaporoso que he soñado,
    y despierto creyéndole alcanzado,
    mas viento sólo entre mis brazos cabe.

    Y así mi corazón, igual que el toro,
    desborda su pasión huracanada
    hecho dolor brevísimo y sonoro.

    mas la ilusión ha sido derrotada
    y la sangre se ha vuelto largo lloro
    bajo el reinado firme de la espada.



    Poema del cuerpo amante

    Se ha inundado mi cuerpo de un anhelo constante,
    ríos de espesa sombra circulan por mis sienes,
    un galopar me lleva, me arrastra no sé a dónde.
    Mi carne se ha poblado de mágicos corceles.

    Si me acerco a la piedra olvidada y silente,
    siento latir la nada en su entraña sin nadie,
    siento el mundo vacío como una ausencia inmensa,
    siento una soledad hondísima en la carne.

    Si reposo mi mano sobre la yerba helada,
    siento que apreso un grave misterio inconfundible.
    ¿Quién me llama del hondo de esta sordera extraña
    que el árbol sube al cielo soñado en sus raíces?

    Lo desierto responde, responde eternamente
    a mi anhelo de hombre, a mi llamada amante.
    (La tierra, indiferente, va girando y girando
    mientras los hombres siembran su ya gastada carne.)

    La nada la llevamos sembrada entre las venas,
    por eso nos halaga la noche sorda y grande;
    pero también la vida llevamos en la frente,
    que huye de la tierra para buscar el aire.

    Qué terrible es, amantes, esta oquedad del mundo
    cuando está llena el alma de un ansia que la colma,
    y ver que un inclemente destino va poniendo,
    en la amorosa carne, silencio y sombra y sombra.

    Tan sólo el amor puede colmar estas ausencias
    cuando la carne es grito para el amor nacido.
    Tan sólo el amor colma la soledad inmensa
    que siente el hombre y siente a través de los siglos.

    Por eso aquí a tu lado, mujer, es cuando siento
    que se inunda mi carne de celestes corceles
    y que todo se puebla de tu clara presencia.
    Ahora rebosa el mundo su fuego entre la nieve.

    Aquí a tu lado siento que mágicos ramajes
    se van abriendo lentos por mi carne de amante;
    felices en su vuelo me hunden y me hunden
    en la honda llamada de la carne a la carne.



    Presencia de la esposa

    Quizá tan suave como mano, acaso
    como temblor de rama sensitiva,
    como estela de un ala fugitiva
    o tenue luz rosada del ocaso,

    llega hasta mí, perdida entre la brisa,
    -ave de amor, caricia derramada-,
    la dulce plenitud de tu mirada,
    fundida con tu voz y tu sonrisa.

    De caricia de amor se van poblando
    mi alma y el paisaje en que te siento;
    mi corazón se esparce con el viento
    y van las naves por la mar soñando...

    Olvídanse las cosas de su peso,
    y, al brillar una estrella por lo oscuro,
    siento tan alto el corazón y puro
    que ignoro si te beso o si la beso.



    Toro de amor y ausencia

    Tu ausencia está en mi sangre y en mi vida,
    hecha forma de toro enamorado,
    que embiste por mis huesos desbordado,
    buscando por mi pecho la salida.

    Y este toro, constante en la embestida,
    te busca por mi piel ensangrentado,
    te busca por mi frente, te ha buscado
    por estos labios que tu amor olvida.

    Toro de amor, de llanto, de tristeza;
    toro inclemente en loco desvarío,
    no busque su presencia tu fiereza.

    Secóse el dulce arroyo en el estío:
    no besarán mis labios su pureza,
    tan sólo amarga tierra, ¡toro mío!



    Toros en la noche

    Cuajado de tristeza y de agonía,
    el encinar rotundo y soñoliento
    hunde su soledad en este viento
    amargo de la verde serranía.

    Y la noche de hierro, sorda y fría,
    parece que se pone en movimiento
    cuando siente en su carne el turbulento
    mugir de fieros toros en porfía.

    Toda la noche suena y se estremece,
    y fundida con toros y paisaje
    rueda redonda, caudalosa crece.

    Todo el campo se inflama de coraje,
    y el viento tormentoso bien parece
    un pecho desgarrado en el ramaje.



    Una mano de niebla temerosa...

    Una mano de niebla temerosa
    llega a tu corazón doliente y fría,
    y aprieta lentamente, como haría
    el aire más sereno con la rosa.

    Su dulce sombra, mansa y silenciosa,
    sube a tus ojos su melancolía,
    apagando tu dura valentía
    en la pálida arena rumorosa.

    La dura pesadumbre de la espada
    no permite siquiera tu mugido:
    poderosa y tenaz está clavada.

    Tú ves cerca de ti a quien te ha herido
    y tiendes tu mirada sosegada
    sin comprender, ¡oh toro!, cómo ha sido.


    .



    0 0
  • 03/10/16--10:36: SARA SUTTERLIN [18.233]

  • Sara Sutterlin

    Sara Sutterlin es poeta y escritora. Vive en Montreal, Canadá. Ha sido curadora y editó la antología WHAT KIND OF TROUBLE, que cuenta con 34 mujeres poetas. Su trabajo publicado se puede encontrar en la revista the Chapess zine (4&5), in the Altar Collective (vol 2) y otros lugares en la web y en revistas. 

    Sara Sutterlin es autora de I Wanted To Be The Knife (Metatron Press, 2005) y BEVEUSE (Electric Cereal, 2015) and I Wanted to Be the Knife (Metatron, 2015). 

    Follow her on Tumblr and Twitter.



    I Wanted To Be The Knife, by Sara Sutterlin (Metatron Press, 2005)


    Intimidad como yo la entiendo 

    Tú tienes la polla torcida 
    Yo no me lavé los dientes hoy 
    Tú hueles mal. Hueles a Vivo 
    Yo fui acosada. Pero también fui Acosadora 
    Yo te perdono por todo 



    Mentiras que conté 

    Eso suena bien 
    No tengo tanta hambre 
    No pasa nada 
    Parece buena persona 
    Deberías 
    Yo puedo 
    Te amo 
    Lo siento 
    Estoy bien 
    Qué gracioso 
    Me voy 
    No me importan los líos 
    No me he dado cuenta 
    Esto funcionará 
    Te odio 


    *


    Estábamos en un banco 
    en Dolores Park 
    Yo me comía un burrito 
    Ella dijo “Hombres, pide que te digan la verdad 
    cuando están a punto de correrse”. 


    Yo me quité un trozo de lechuga del pecho 
    y le dije que no se puede pedir la verdad 
    La verdad sale sola. 


    *


    Me toca 
    como si fuera su amor del Instituto 


    Me folla 
    como si ambos buscáramos venganza 




    Eres dulce 
    como pastel de cumpleaños 
    de esos que madres angustiadas 
    con más preocupaciones 
    que dedos tienen en la mano 
    compran bajo la iluminación inclemente 
    de los pasillos del supermercado 


    Pero yo siemple he preferido 
    el olor de las velas sopladas 


    *


    Beber vino verde 
    & comer pollo 
    escupir los huesos 
    cuando no estás mirando 
    recostada en tu regazo 
    echaba un ojo a tus 
    extractos de cuenta 
    como si el hecho de que creas 
    que soy Guapa 
    me diera autorización 


    Estoy inquieta, 
    menos enfadada. 
    Me ablando, 
    como la mantequilla 

    Y YO QUERÍA SER EL CUCHILLO. 

    Todos los poemas pertenecen a su plaquette "I Wanted To Be The Knife" (Metatron Press, 2015)

    -- una traducción de José María Martínez
    http://paradojasdelconserje.blogspot.com.es/




    I Wanted To Be The Knife, by Sara Sutterlin

    -- a review by José María Martínez


    Sara Sutterlin's chapbook covers so vividly the status of the modern American hetero couple. She is a master at displaying this brutal sincerity, firing and hitting down both parties in the meantime. 'Cause love is a crash of two 'sweaty egos':

                                                             Fucking me
                                                             like we're both out for revenge

    In this fragile balance of power, it's the woman who seems to hold the reins sometimes:

                                                             The fact that you think
                                                             I'm Beautiful
                                                             gives me authority

    The Montreal-based poet knows how to disguise her tenderness in the form of sharp-edged verses:

                                                             I forgive you for Everything

    Although there's no sign of transcendental mercy in such 'domestic Hell'. It's just a woman's work, in the absence of God. Love as a complex plot of violence, lies, guilt and apologies, in order to be civilized human beings.



    I Wanted To Be The Knife, por Sara Sutterlin (Metatron Press, 2015)

    --  una reseña de José María Martínez
    http://paradojasdelconserje.blogspot.com.es/

    El chapbook the Sara Sutterlin cubre vívidamente el estado de la moderna pareja hetero americana. La autora es maestra de la sinceridad brutal, mientras que dispara y abate a ambas partes. Porque se trata del choque de dos "egos sudorosos":

                                                             Me folla
                                                             como si los dos buscáramos venganza

    En este frágil equilibrio de poder, es la mujer la que parece sostener las riendas a veces:

                                                             El hecho de que creas
                                                             que soy Preciosa
                                                             me da autoridad

    La poeta residente en Montreal sabe disfrazar su ternura con versos de bordes afilados:

                                                             Todo te lo perdono

    Aunque no haya trazas de piedad trascendente en este "Infierno doméstico". Queda en las manos de la mujer, en ausencia de Dios. El amor como trama compleja de violencia, mentiras, culpabilidad y disculpas, para llegar a ser humanos civilizados.

     http://www.onmetatron.com/shop/i-wanted-to-be-the-knife-sara-sutterlin




    He looks like Tchaikovsky

    he looks like Tchaikovsky 
    autographed the lower 
    part of my back 
    with cum 
    watching True Romance 
    I know the violence 
    he was born with

    an Iranian man once told me 
    the Italians invented the 
    French language he'd been milk fed in the 
    black hills of South Dakota

    sometimes I think it's all about 
    where you plant the flag 
    a wet spot on my shirt




    poems from BAVEUSE by Sara Sutterlin



    1995

    Pine scent, backseat of
    a Toyota
    Two dresses;
    both velvet, one crushed
    saying Merry Christmas!
    and having affairs






    My hands grieve for
    your gentle enthusiasms
    Every morning
    I am heavy with contradictions 

    Sometimes, but rarely,
    the Night is fast






    Crowned with pity

    God is chaos
    and so
    I <3 God 

    Little deaths begin
    to pile up
    inside me,
    inside you 

    I was a
    tender object
    living in your house



    .

    0 0
  • 03/10/16--11:06: PABLO MALMIERCA [18.234]

  • Pablo Malmierca

    Pablo Antonio García Malmierca, nacido en Zamora en 1972, reside en Salamanca desde los 18 años, donde ejerce su profesión como profesor de secundaria gracias a su licenciatura en Filología Hispánica.

    Como escritor, lleva ejerciendo su labor literaria desde muy joven.

    Animado por sus amigos y familiares, decidió en el verano de 2015 dar el paso de publicar sus poemas en las redes sociales. 

    Interesado en la relación de la poesía con otras artes ha iniciado una cuenta en la red social musical soundcloud. 

    Ha publicado en revista digitales como Brevilla, donde apareció una selección de sus "micropoesías". La revista chilena "Pluma roja" o la argentina "La Quimera".

    En su labor académica ha trabajado también en teoría de la poesía con conferencias como "Poetología y traducción" en el marco de los Cursos Extraordinarios de la Universidad de Salamanca. Además de la coordinación de cursos relacionados con la poesía.

    Recientemente ha sido incluido en la prestigiosa antología "Anónimos 2.3", dentro del festival Cosmopoética 2015 (Córdoba). Cuyo jurado estaba constituido por el Premio Nacional de Poesía Antonio Mestre, María Mecromina y Juanma Prieto.

    En la actualidad está inmerso en la creación del grupo poético "Poetas del Desierto" junto al poeta pacense Fran I. Mendoza.



    Apocalipsis

    Profetizarás el vuelo de Ícaro
    sobre el ardiente Sol.
    Hallarás cobijo bajo las hojas inmensas
    de una selva tropical.
    Arderás, como nadie jamás ardió,
    en la pena del todo.
    Ascenderás salvajemente
    en el infierno del mar,
    te rodeará con sus mil brazos salados.
    Crecerás entre la ingente masa
    bulliciosa y carente de vida,
    balanceante,
    en el río sanguinolento de vida futura.
    Marcharás lejos,
    tan lejos como te permita tu fuerza,
    huirás perseguido en mil pesadillas
    de terror transgredido en vida.
    Fluirás y fluirás entre el torrente vital,
    el contacto será mortal,
    lleno de la putrefacción total del alma.
    La danza de tu muerte
    se hará absurda y, quien sabe,
    si festejada por los mil y un muertos en vida,
    que acompañan al torrente
    que de vida se cree y de muerte es.


    Liturgia

    Hoy me sangran los oídos,
    el vacío ha perforado mis tímpanos.

    Escucho, hueco, la letanía,
    ateo, miré incrédulo sus oraciones,
    el crepitar de la música celestial
    taladra mis alucinadas neuronas.

    Perduran en mí
    los ecos afilados de mis ritmos,
    paseo abstraído
    con la espina clavada en el tálamo.

    No comparto tus creencias,
    después de vislumbrarte
    perdí la poca fe que me quedaba.

    Deambulo perdido en el desierto,
    la soledad más vívida,
    las lanzas atraviesan mi costado.

    No brota nada,
    el vacío más absoluto
    se desborda
    por la herida de mi costado.

    No hay un santo Tomas
    que quiera meter el dedo en mi llaga.

    No hay un Longinos
    que recupere la esperanza
    con el líquido de mis entrañas.

    No hay dos ladrones
    que me acompañen en mi sufrimiento.

    No hay puertas que atravesar.

    Hoy he dejado de creer.



    Ojos asesinos

    Oculus sicarii

    Somos homicidas
    viajeros atrapados en la mirada.

    Pupilas ausentes,
    ojos sajados
    yacen sobre el polvo del suelo;
    cicatrices sedientas
    tatúan rostros quemados.

    El delirio
    de realidades dilapidadas
    evapora
    el escaso crédito de mis días.

    Me arrastro
    sin saber qué buscar,
    me buscabas
    ahíto de sensaciones extremas.

    La obsesión
    de unas pupilas dilatadas,
    el exceso
    de la perdición
    inscrito en tu nervio óptico.

    Si supieras
    el valor de una mirada,
    no venderías
    tan cara tu presencia.



    Rojoamarilloazul

    Existe un cuento taoísta
    que habla de un pintor.
    Quiso dibujar dos dragones
    uno amarillo y otro azul.

    Descarnó tanto el diseño
    que de los dragones quedó
    un simple trazo
    dibujado en la pared.

    Hoy esos colores
    aparecen tatuados
    en el interior de la poesía,
    unidos al rojo,
    extremos de inquietud.

    Mañana el tinte
    se absorberá en mi piel.
    La esencia de las palabras
    se constituirá en órgano
    complaciente de mi cuerpo.

    Rojo,
    amarillo,
    azul,
    tras el prisma primario
    del conocimiento transversal.



    EGO

    (Quomodo fabula, sic vita)

    Vivimos disfrazados,
    rutilantes estrellas
    en el fango de tus días.

    Aislados y altivos
    esperamos reconocimiento.
    Nos alejamos,
    buscamos compañía.

    Neutrón necesario
    para tu escasa estabilidad,
    disgregado del núcleo
    te descompones.

    Describes elipses
    atraído por el centro.
    El camino que trazas,
    la borrachera,
    el mareo,
    la ausencia sin ego.

    Electrón del fonema,
    protón de tus días vacíos,
    antineutrino de tu vida futura.

    La fractura del fracaso
    envilece
    la sevicia de tu parecer.

    Tu soledad busca mi compañía.

    Mi especificidad
    no necesita de tu abrazo,
    tu escaso abrazo,
    interesado,
    vacío,
    lleno de tu ego.




    Pablo Malmierca, de dD (PiEdiciones, 2016)

    HELLRAISER

    Desde las paredes
    se disparan garfios
    que se clavan en mi carne.
    La inutilidad del movimiento,
    ahondan en mis entrañas.
    Tensión,
    la llave abrió la puerta de mi infierno.

    Desde la otredad me aíslo de su dolor,
    rasgan mis entrañas,
    más profundo.
    El aire sabe a la herrumbre de su tacto.

    En la alteridad te veo,
    yo reflejado,
    eres mi demonio.
    Comprendo.
    Soy el cenobita,
    el habitante incierto,
    siempre en continua travesía.
    Lacerado por el dolor
    veo el sonido de tus cadenas.

    Subiste desde mis entrañas
    para presentarme tu conciencia,
                               mi conciencia.

    El regusto por el dolor
    se plasma en mis palabras.






    .


    0 0
  • 03/10/16--11:41: ANTOINE LAMARCK [18.235]

  • Antoine Lamarck 

    Valladolid. Antoine Lamarck (nombre en el que se refugia Alberto Rivera).

    "Mapas de libertad", es su primer poemario, publicado por (Zoográfico Ediciones, 2015)



    Golpes

    Escucha amigo la historia,
    del viejo boxeador,
    extractos de la memoria,
    la historia de un perdedor.

    Escucha su voz rasgada,
    matices de la derrota,
    él sabe de lo que habla,
    el cuerpo sobre la lona.

    Golpes, golpes,
    todo son golpes.
    Golpes, golpes,
    no hay más que golpes.
    Golpes, golpes,
    solo son golpes.

    No es fácil en esta vida,
    pasar de un asalto a otro,
    de ser el campeón del mundo,
    a ser un juguete roto.

    Tan solo hay una manera,
    cantaba en su canción,
    después de morder el polvo,
    besó sus guantes y se alzó.

    Golpes, golpes,
    todo son golpes.
    Golpes, golpes,
    no hay más que golpes.
    Golpes, golpes,
    solo son golpes.

    No es fácil en esta vida,
    dejar de ser el campeón.

    Golpes, golpes,
    todo son golpes.
    Golpes, golpes,
    no hay más que golpes.
    Golpes, golpes,
    solo son golpes.

    Escucha amigo la historia,
    del viejo boxeador.
    Escucha su voz cansada,
    él sabe de lo que habla.
    Después de morder el polvo,
    besó sus guantes y se alzó.



    Venta Dolores

    Hay un lugar,
    en la ciudad,
    de Antípoda.

    Has de llegar,
    y preguntar,
    por Lola.

    Huele a arrabal,
    y a despertar,
    sin memoria.

    Le dicen La Venta Dolores,
    por que allí entre humo
    y amargos licores
    los hombres más duros
    intentan ahogar
    al anochecer
    recuerdos y penas.

    Mira detrás,
    del mostrador,
    veras a Lola.

    Oscuro bar,
    donde la mar,
    se desborda.

    Si hay temporal,
    y tempestad,
    pide otra copa.

    Rellena mi vaso vacío
    y brindemos,
    porque el dolor desaparezca,
    porque nadie diga su nombre,
    para que caigan en el olvido,
    sus manos, su boca y su esencia.
    Para que marchen y no vuelvan
    ni su recuerdo,
    ni esta tristeza.

    Le dicen La Venta Dolores,
    por que allí, entre humo
    y amargos licores,
    los hombres más duros
    intentan ahogar
    al anochecer
    recuerdos y penas.




    Susurros sin red

    Estamos aquí,
    sobre el alambre,
    seguros de tener una red,
    que nos protege.
    Pero de vez en cuando,
    cada mes,
    allí donde el alambre,
    hace curva,
    nos olvidamos de toda protección,
    y nos enfrentamos al suelo,
    sin miedo a la caída,
    lanzando susurros a pleno pulmón.




    Mapas de Libertad -Antoine Lamarck-(Zoográfico Ediciones, 2015)
    Ilustraciones y diseño: Zoográfico



    EL LADO CORRECTO

    Estás
    en el lado recto
    de la vida.
    Y piensas
    que estás
    en el lado correcto
    de la vida.

    "Mapas de libertad", su primer poemario. Publicado por la editorial Zoográfico en un formato de libreta, este libro incluye medio centenar de poemas escritos desde el año 1997 a la actualidad. La autocrítica, la búsqueda de la libertad, la política o el orgullo obrero son algunos de los temas de su poesía, la mayor parte de la cual aparece reunida en su blog http://desdeunlugarperdido.blogspot.com.es/.

    La obra de este poeta vallisoletano está prologada por Rodrigo Garrido Paniagua, quien la describe con estas palabras: "En Mapas de libertad se insta al lector a tomar partido por uno mismo sin dejarse llevar por las etiquetas o los moldes que plantea esta sociedad. Parezca que el autor nos lance un gancho de izquierda para decirnos que para cambiar las cosas, primero hay que empezar por ordenar la propia casa".



    COMO ANTES

    Pasó el tiempo sin mirarnos a la cara,
    sin un gesto de aprobación.
    Ahora de nada vale lamentarse,
    ya no volverás a pisar
    el camino como antes
    y no hay marcha atrás.





    LA PEQUEÑA CAJA DE LATÓN

    Un día más,
    el hombre-amaestrado,
    el hombre-sin nombre,
    llega a su casa
    dispuesto a respirar
    el aire que encierra
    la pequeña caja de latón

    Un día más,
    abre la tapa
    para encontrar
    los restos del último jardín
    en este barrio obrero.






    .


    0 0
  • 03/10/16--15:30: AMBROSIO MONTESINO [18.236]

  • Ambrosio Montesino

    Fray Ambrosio Montesino o de Montesinos (Huete, provincia de Cuenca, ¿1444? - 29 de enero de 1514) fue un clérigo, poeta y traductor castellano del Renacimiento.

    Era hijo del escribano de cámara Pedro del Monte, regidor de la ciudad de Huete por su estado noble y de Blanca Rodríguez de Ayllón, natural también de la misma ciudad; ambos tenían parientes judaicos procesados por la Inquisición de Cuenca, pero también una casa solariega, ya desaparecida, del apellido Montesino frente al monasterio de Santo Domingo; su blasón era una flor de lis o azucena sobre una jarra.

    Ingresó en la orden de franciscanos menores y fue fraile en San Juan de los Reyes de Toledo. Llamó la atención de su compañero de orden el cardenal Cisneros y en 1492 estaba ya en la Corte de los Reyes Católicos, quizá como confesor real y en todo caso actuando como obispo auxiliar del Cardenal; en 1504 participó en la creación de un convento femenino concepcionista en Cuenca y el 30 de agosto de 1512 fue nombrado obispo in partibus infidelium de Sarda (Albania), título meramente honorífico que le confirió el Cardenal Cisneros por sus servicios. Murió siendo obispo electo de Málaga y sus restos fueron enviados a la capilla familiar levantada por su abuelo materno en el monasterio franciscano de Huete, hoy ya desaparecido.

    Marcelino Menéndez Pelayo lo tenía por uno de los mejores prosistas de su tiempo, pero fue más conocido como poeta. Era considerado popularmente como el villanciquero de Isabel la Católica y editó un Cancionero (Toledo, 1508) que gozó de gran popularidad, como demuestran las muchas reimpresiones que se sucedieron a lo largo del siglo XVI.

    Obra

    Es el único, entre los poetas religiosos de la corte de los Reyes Católicos, que no prestó servidumbre a la influencia italiana, mostrándose en eso seguidor del punto de vista de Cristóbal de Castillejo. Su calidad poética se encuentra muy relacionada con la tradicional poesía popular castellana, cuyo suelto octosílabo hace suyo vertiéndolo a lo divino mediante el procedimiento del contrafactum. Son frecuentes sin embargo sus descuidos métricos (quizá por la asimilación de la irregularidad métrica habitual en la poesía tradicional) y existe una inclinación cultista en su lenguaje que no logra disimular el esencial popularismo de su poesía piadosa, teológica y moral, recogida en Cancionero de diversas obras de nuevo trovadas (Toledo, 1508); estos versos siguieron también el modelo del beato franciscano Jacopone da Todi en sus Cánticos espirituales.

    Merecen citarse, entre otras composiciones, "Coplas de Nuestra Señora reina del Cielo", "In Nativitate Christi" (que, por su forma dialogada y por su tono viene a ser un auto de Nacimiento), "Romance en honra y gloria de San Francisco", "Coplas del Nacimiento", "Coplas del destierro de Nuestro Señor", "Tratado del Santissimo Sacramento", "Al destierro de nuestro Señor para Egipto" y "Coplas al árbol de la Cruz". Un carácter algo misógino tiene su Doctrina y reprehensión de las mujeres, un cierto antecedente de La perfecta casada de fray Luis de León.

    Por orden de la propia reina Isabel la Católica tradujo del latín la Vita Christi del cartujo Ludolfo de Sajonia durante los años 1499 a 1501, parando sucesivamente en Cifuentes (Guadalajara), en Granada y en su Huete natal; la obra terminó impresa por Estanislao Polono en Alcalá de Henares repartida en cuatro volúmenes entre 1502 y 1503. Se trata de una refundición en uno de los cuatro Evangelios; siempre respetuoso, Montesino destacó con caracteres especiales y más gruesos los pasajes que provenían directamente de los textos sagrados. Se ha sugerido que utilizó la versión catalana de Joan Ruiz de Corella (1500). Relacionado con esos trabajos está también que corrigiera y limara, a petición del rey Fernando el Católico, una traducción de los Evangelios y de las Epístolas del Nuevo Testamento a partir de la obra de Gonzalo García de Santa María Evangelios e epístolas siquier liciones de los domingos e fiestas solemnes de todo el anyo, Zaragoza, Pablo Hurus, 1484. Fue publicada con el título de Epístolas y evangelios por todo el año, con sus dotrinas y sermones (Toledo, 1512) y se reimprimió muchas veces hasta el año 1559, fecha en la que el Index librorum prohibitorum del Papa prohibió toda traducción de la Escritura en lengua autóctona. Otra traducción suya fue la de las Meditationes y los Soliloquia de San Agustín, que ha sido publicada modernamente (Meditaciones y soliloquios, Madrid, 1958). Se le atribuyen también unos comentarios bíblicos (Postillae, Toledo, 1512; Antwerp, 1544; Barcelona, R. Vallezilla, 1502/1608; Madrid, 1608/1614 etc.) y un Breviario de la Immaculada Concepción de la Virgen nuestra Señora (Toledo, 1508).

    Bibliografía

    Obra original

    Postillae (Toledo, 1512; Antwerp, 1544; Barcelona, R. Vallezilla, 1502/1608; Madrid, 1608/1614 etc.)
    Coplas sobre diversos devociones y misterios de nuestra santa fe católica (Toledo, 1485 / Londres, facsímil de H. Thomas, 1936)
    Cancionero de diversas obras de nuevo trovadas (Toledo, 1508 / Toledo, 1520 / Toledo, 1527 / Toledo, 1537 / Sevilla, 1537 / Cieza, facsímil de la edición de 1508 por A. Pérez Gómez, 1950).

    Traducciones

    San Agustín, Meditaciones y soliloquios (Madrid, 1958)
    Breviario de la Immaculada Concepción de la Virgen nuestra Señora (Toledo, 1508 / Alcala, 1551)
    Ludolfo de Sajonia, Vita Christi cartuxano romanzado, 4 Vols (Alcalá de Henares, 1502-1503 / Sevilla, 1530-1531 / Sevilla, 1537-1543 / Sevilla, 1543-1555)
    Epístolas y Evangelios por todo el año con sus doctrinas y sermones (Toledo, 1512 / Toledo, 1532 / Toledo: Juan de Villaquirán y Juan de Ayala, 1535 / Toledo, 1549 / Sevilla: Juan Varela, 1526 / Sevilla: Juan Cromberger, 1536 / Sevilla, 1543 / Amberes, 1538 / Amberes, 1542 / Amberes, 1544 / Amberes, 1550 / Amberes, 1558 / Zaragoza, 1550 / Zaragoza, 1555 etc.)



    La noche Santa

      No la debemos dormir
    la noche santa,
    no la debemos dormir.

      La Virgen a solas piensa
    qué hará
    cuando al Rey de luz inmensa
    parirá,
    si de su divina esencia
    temblará
    o qué la podrá decir.

      No la debemos dormir
    la noche santa
    no la debemos dormir.




    In Nativitate Christi

    ¿Si dormís esposo
    De mí más amado?
    —No; que de tu gloria
    Estoy desvelado.

    Josef

    ¿Quién puede dormir,
    Oh Reina del Cielo,
    Viendo ya venir
    Ángeles en vuelo
    ¡Ay! a te servir
    Tendidos por el suelo? 
    Porque sola eres
    Del cielo traslado.

    ¿Si dormís, esposo?
    Yo no dormiría
    En este momento
    Porque, Esposa mía,
    Tengo sentimiento
    Que viene ya el día
    Del gran nacimiento
    Del Rey que sostiene
    Tu vientre sagrado.

    Tú tienes, Señora
    Tan linda la cara,
    Que el sol por ahora
    No se te compara
    E a Dios enamora
    Tu gloria tan clara,
    Que tus resplandores
    Me tienen turbado.

    Tu gran refulgencia
    No hay sol que la mida,
    Ni de tu presencia
    Quien se te despida,
    Porque tu excelencia,
    Señora, convida
    A que cielo y tierra
    Te sirvan de grado.

    ¿Qué habedes sentido
    En noche tan fría?
    Señora, sonido
    De dulce harmonía,
    Y el aire vestido
    De tan claro día
    Que de los abismos
    Se han alumbrado.

    María

    A mi parecer,
    Esposo leal, 
    Ya quiere nacer
    El Rey Eternal;
    Así debe ser,
    Pues que este portal
    Claro paraíso
    Se nos ha tornado.

    Josef

    Y vos, la mi Esposa,
    ¿En qué conocéis
    Que nace la rosa
    De vos, que Dios es?

    María

    Esposo, no es cosa
    Que saber podéis
    Si de sólo Dios
    No os fuese mostrado.

    Autor

    Hablaban en esto,
    Y nació el Infante,
    Más claro, más presto
    Que sol radiante;
    Bien muestra su gesto
    Ser solo bastante
    Para ser el mundo
    Por él remediado.

    María

    El gozo e lindeza
    Tan grande que siento, 
    Y la ligereza
    Con mi nuevo aliento,
    me dicen que cerca
    Ya su nacimiento,
    De todos los siglos
    Muy más deseado.

    Autor

    Así que nacido,
    Estaba, de espanto,
    En tierra caído
    El Esposo santo;
    Y más cuando vido
    Alzar dulce canto
    A las hierarquías
    En son concertado.

    María

    Jesús, ¡qué desmayos,
    Esposo fiel!
    Catad que esos rayos
    Del niño doncel
    No son sino ensayos
    De la gloria del,
    De la cual seréis
    Después informado.

    Autor

    Nacido el Infante
    Que el cielo rescata,
    Más que diamante,
    Ni sol ni que plata,
    Con fe muy constante 
    Su Madre lo trata,
    Puesto en un pesebre
    Medio derrocado. 

    Con tal fe lo acata,
    En el heno estante,
    Que se le relata
    El ser gigante
    Que a la muerte mata,
    Y aun será adelante
    Abridor del cielo,
    Que cerró el pecado.

    Sirvan los mortales
    al Infante, y sigan,
    Pues dos animales
    Lo adoran y abrigan,
    Por cuyos pañales
    Ya se nos mitigan
    Los grandes furores
    De su Padre airado.

    ¡Oh qué alumbramientos,
    Señora, te rigen!
    ¡Oh qué pensamientos
    De ser madre y virgen!
    Y si fríos vientos,
    Mi Reina, te afligen,
    Con estos alientos
    Te habrás consolado.

    Así quien desdeña
    Nuestras presunciones,
    Al frío sin pena
    Ni consolaciones, 
    Y así nos enseña
    Con tales lecciones
    Que el que menos tiene
    Es mejor librado

    Su voz la primera
    Fue lamentación,
    Porque se le espera
    Por mi salvación 
    La cruz lastimera 
    De cruda pasión,
    Según que de tiempos
    Fue profetizado.

    La Madre lo acalla
    Con leche del cielo,
    Con la cual se halla
    El Niño novelo
    Para la batalla
    Que le da recelo,
    Alegre y contento
    Y muy esforzado. 

    La tu deidad, 
    Mi Hijo, te vala;
    Que mi pobredad
    No tiene otra sala
    Para tu beldad,
    Ni buena ni mala,
    Sino diversorio
    Abierto y helado.

    Fin

    Callad, paraíso
    De fuentes manantes,
    La vida que quiso
    Dar nunca Dios, antes
    Que su gesto liso
    Más que de diamantes
    Se vista de heno
    Por lindo brocado



    Romance del nascimiento de nuestro Salvador 

    Ya son vivos nuestros tiempos 
    y muertos nuestros temores; 
    de otro sol se sirve el mundo, 
    la luna de otros colores; 
    de la noche hacen día
    los cielos con resplandores;
    despierte el seso turbado
    con tan divinas labores;
    que nascida es ya en Betleem
    la luz de los pecadores
    para reparar la culpa
    de nuestros antecesores.

    Este es el Rey de los reyes
    y Señor de los señores,
    concebido como flor
    y nascido sin dolores:
    de dentro consiste Dios,
    sin tener superiores,
    de fuera padesce frío
    de muy ásperos rigores;
    fueron de su nascimiento
    ángeles albriciadores;
    do servían serafines
    de muy suaves cantores:
    diciendo: Gloria in excelsis,
    con tiples y con tenores;
    mas oíd las contrabajas
    de armonía no menores;
    que el Príncipe 
    por quien cantan
    lloró con bajos clamores
    por ensayarse en el heno
    a otros plantos mayores,
    con los cuales dio su alma
    en la cruz por mis errores. 

    Vestido de alegres luces
    un ángel de los mejores,
    revelando este misterio:
    esto dijo a los pastores:
    "La Virgen, llave del cielo,
    corona de emperadores,
    hoy es parida de un hijo
    más hermoso que las flores,
    excelente más que el cielo,
    más que todos sus primores;
    los reyes le son captivos,
    los ángeles servidores;
    las estrellas todas cuentan
    sin arte de contadores;
    el mundo soporta entero
    sin segundos valedores;
    en todas sus partes mora
    sin verlo los moradores;
    con todas las cosas cumple
    por cien mil gobernadores;
    mas de tanta majestad
    no cures de haber pavores,
    que todo es vena de vida
    y cordero sin furores.

    "Id a Betleem de Judea,
    como diestros corredores,
    y seres deste tesoro
    los primeros inventores
    y verésle envuelto en paños,
    no en brocados cobertores;
    su Madre lo está adorando
    cubierta de resplandores,
    y de verlo Dios y hombre
    vánsele y vienen colores".

    Las pastores desta nueva
    no fueron despreciadores.
    A Betleem van, y lo hallan 
    sin ricos aparadores,
    sin brasero, sin cortinas,
    sin duques por servidores,
    sin bastón e sin corona
    de labor de esmaltadores,
    sin estoque, sin celada,
    sin grandes embajadores;
    mas hállanlo fajadito,
    encogido de temblores;
    un pesebre era su trono,
    dos bestias sus valedores;
    heno se viste por oro,
    no ropa de brosladores;
    un portal son sus posadas,
    no labrado de pintores,
    común a los cuatro vientos
    y a todos los labradores.
    ¡Oh, Dios mío, quién te viera
    en tan bajos desfavores!

    Adoran luego al Niño
    con reverendos honores,
    espantados de su Madre,
    más sabia que los doctores,
    que daba leche al Infante
    con ojos contempladores.
    ¡Oh flaca naturaleza,
    qué buen par de intercesores
    te puso Dios en el mundo
    para que en el cielo mores!
    Pues buen tiempo es ya, mi alma,
    que lo sirvas y lo adores;
    que tú, Virgen pía y Madre,
    por el Montesino implores
    fray Ambrosio, de la orden
    muy tuya de los Menores. 




    Cantilena que hizo Fray Ambrosio Montesino para
    cantar en la misa en devoción de la Santa Hostia

    No desmaye mi sentido
    De secreto tan subido.

    En tal alto Sacramento
    No desmaye el pensamiento,
    Más vuele el entendimiento,
    Y en él haga su nido.

    Cuanto natural escuela,
    Vivo Pan, no te revela,
    La fe por alto te vuela,
    Porque seas Dios creído.

    Regálese el corazón,
    Que en esta consagración,
    El dador se torna don
    Por amor muy desmedido.

    Cuando te nos das así,
    No te conviertes en mí,
    Más yo me transformo en ti,
    Del mundo y de mi partido.

    Ya por este Pan de gloria
    Que es de tu pasión memoria,
    De corona de victoria,
    Pecador, no me despido.

    Por tal Pan el pecho humano
    Se hace, de flaco y vano,
    Templo vivo y soberano,
    Do huelga Dios retraído.

    Es esta dulzura nueva
    Mejor que el frutal de Eva
    Mayormente a quien la prueba
    Lloroso y arrepentido.

    Los ángeles me semejan,
    Según, Hostia, te festejan,
    Abejas cuando voltean
    Sobre naranjal florido







    0 0
  • 03/13/16--09:47: PAUL COLINET [18.237]

  • Paul Colinet

    Nació en Arquennes, Hainaut (Bélgica), el 2 de mayo de 1898 y murió en Forest-Bruxelles el 23 de diciembre de 1957. Formó parte del grupo surrealista belga desde su fundación y firmó el manifiesto publicado en Bélgica con motivo de la Primera Exposición Internacional del Surrealismo en Bruselas. Formó luego parte del efímero grupo Le Surréalisme Révolutionnaire. Colaboró en casi todas las revistas neosurrealistas: Les Quatre Vents, Les deux soeurs, Cobra, Temps mélés, Phantomas.

    (Extraído de la Antología de la poesía surrealista de Aldo Pellegrini)


    EL ABUSO DE CONFIANZA

    No todos los nudos son de gelatina,
    no todos los rodetes son de maíz,
    no todas las lámparas pierden su línea de flotación,
    no todos los plintos simulan burlarse.
    No todas las vértebras del caballo forman una dentadura,
    no todas las láminas de los libros están juntas,
    no todas las nubes son de tinta,
    no todos los ventrílocuos son confidenciales.
    No toda mano toca lo que no existe,
    no toda palabra es la rama del rosal,
    no todo gesto es imposible,
    no toda mujer, parcialmente concebible, ha desaparecido,
    no toda llave perdida engendra su poema.



    LETANÍA DE LA LLUVIA

    La lluvia huérfana del día de Ramos que vuelve con sus deditos helados de Nazareth.

    La lluvia de linfa cosquillosa, cuando los canarios, estrujados en el dédalo verde y amarillo de sus pajareras, languidecen del grano.

    La lluvia blanca, la lluvia de simiente, que besa al molinero en la frente como una doncella.

    La lluvia traviesa que brinca en las hojas del avellano.

    La lluvia saqueadora de las mieses, la que salta de lado, que criba la melena de los leones de centeno tendido, que después remonta para embriagarse en los nichos de azur de las alondras.

    La lluvia titubeante, la lluvia pura, llegada de muy alto, que excava su nido en el aliento de los silenciosos.

    La lluvia desnuda, la lluvia deslumbrada, que danza y pierde la cadencia, la lluvia ebria que solloza de alegría en las rosaledas en llamas del sol.

    La lluvia campesina, la lluvia con zuecos, la lluvia alborotadora, que remueve el mantillo, que hace tiritar los herbajes, que ahoga la cabeza cándida del ranúnculo.

    La lluvia fina, la lluvia antigua, que satisface a la sabiduría de las gallinas dormidas.

    La lluvia aventurera de los bosques, sus velos, sus atrasos, sus enredos, sus fintas, sus tropiezos, sus arcos, sus cetros.

    La lluvia familiar, la lluvia de la buena vecindad, la lluvia de codos azules, que viene con su túnica agujereada a respirar los olores leñosos a la puerta de las tahonas.

    La lluvia rezagada, la lluvia beata, que destila su sidra en las verdes tabernas de los mirlos.

    La lluvia gris, la lluvia vagabunda, que busca sus caminos en la estela de los cuervos.

    La lluvia amicísima de los caballos, la lluvia azulada de los gendarmes, la lluvia bribona de las lavanderas.

    La lluvia miope de los ventanales ahumados, que lee a Rocambole, a través del velo gris de los libros apolillados.

    La lluvia chistosa de las vejigas de Tilutin.

    La lluvia de Bali, la lluvia oyente, que ensaya sus contrapuntos de pájaros, de campanas y de besos, bajo los sauces de su río.

    La lluvia que charla sobre los horóscopos del mendigo, sobre el palomar, sobre el toldo del carro.

    La lluvia burlona sobre los rizos, la lluvia embalsamada que aureola el muguet de los bustos jóvenes, la lluvia de perlas de las mil y una noches en el terciopelo de las rosas profundas.

    La lluvia adolescente y sus castillitos de cristal, que despliegan sus mazurcas en los ramilletes de rubíes de los groselleros.

    La lluvia que merodea, cuyos tobillos huelen a helechos, y que hace brillar el acero de las sendas solitarias entre las ortigas de los escombros.

    La lluvia de los pajarillos y de las frondas, la lluvia de los bocadillos de nísperos podridos, en las glorietas que centellean.

    La lluvia brusca, la lluvia de los mediodías de junio, que estornuda con la pimienta de los claveles blancos.

    La lluvia novelesca, la lluvia libertada de los caminos en picada que ilumina los secretos y aconseja a los enamorados. 

    La lluvia consoladora que picotea la claraboya de los olvidados.

    La lluvia pirotécnica que hace chisporrotear estrellas repentinas en la polvareda de los veranos.

    La lluvia que bendice a los viejos jardines, la lluvia caritativa que susurra oraciones en los oídos de los burritos, la dulce lluvia maternal, de ojos abiertos y cerrados, que perdona.

    De La manivelle du chateau




    .

    0 0
  • 03/14/16--04:32: JEHAN MAYOUX [18.238]

  • Jehan Mayoux

    Hijo de maestros anarquistas, el poeta surrealista francés Jehan Mayoux nació en 1904 en Charente. Tras estudiar letras se dedicó a la enseñanza. En los años 30 militó en el Frente Popular hasta que se negó a ser movilizado al comienzo de la Segunda guerra Mundial y fue enviado por la Francia de Vichy a un campo de prisioneros de Ucrania donde permaneció hasta que terminó la contienda.  Tras ésta se le restableció su antiguo empleo. Fue muy amigo de Benjamin Péret. De inquebrantables convicciones antimilitaristas, Mayoux firmó la Declaración de los 121 contra la guerra de Argelia lo que le costó una nueva suspensión de empleo durante otros 5 años. Participó en las revueltas de mayo del 68, donde manifestó su decepción por el papel jugado por los sindicatos. Murió en 1975.

    OBRAS:

    Ma tête à couper, GLM (1939)
    Au crible de la nuit, GLM (1948)
    André Breton et le surréalisme, Les cahiers de Contre-courant/Le libertaire, Revue de synthèse anarchiste, Le Havre, s.d1.
    Œuvres complètes, Éditions Peralta, Ussel (1976)
    Traînoir. Le Fil de la nuit. Maïs. Autres poèmes..., Atelier de création libertaire (1997)



    LA CABELLERA 

    El helecho murmura en las esquinas una presencia de regalos
    y me conduce hacia el sótano del terciopelo
    Como se exprime una esponja entre los dos hombros
    Los claros verticales en los que el hombre corre pegado a sí mismo
    Sus deseos como cola luminosa
    Un árbol los designa
    Serpiente
    Nunca visible que pasa bajo las hojas las miradas bajo los encuentros matinales
    De mujeres empapadas
    Sueño desesperado

    De Ma tête à couper




    Edición original de Ma tête à couper de Mayoux
    con ilustraciones de Yves Tanguy








    .


    0 0
  • 03/14/16--05:19: PAUL NOUGÉ [18.239]

  • Paul Nougé

    Paul Nougé, nacido en Bruselas (Bélgica) el 13 de febrero de 1895 y fallecido en Bruselas el 6 de noviembre de 1967, fue un poeta belga, instigador y teórico del surrealismo en Bélgica. Es apodado el « Breton belga ».

    De padre francés y de madre belga, Paul Nougé es alumno del liceo francés de Bruselas. En 1909 empieza estudios de química biológica y trabaja desde 1919 a 1953 como bioquímico en un laboratorio médico.

    En 1919, Paul Nougé es miembro fundador del primer Partido Comunista Belga.

    En noviembre de 1924 crea la revista Correspondance que publica 26 panfletos hasta septiembre de 1925, con la colaboración de Camille Goemans y de Marcel Lecomte, excluido en julio de 1925. Aquel año, Nougé conoce a los surrealistas franceses, Louis Aragon, André Breton y Paul Éluard. También firma el manifiesto "La Révolution d'abord et toujours" (en español, "La Revolución ante todo y siempre"), y en 1926 conoce a Louis Scutenaire.

    Tras el acercamiento de Nougé, Goemans, René Magritte y E. L. T. Mesens se crea en septiembre de 1926 el Grupo surrealista de Bruselas a través de la escritura de manifiestos en común a los cuales también se asocia André Souris.

    Nougé compone en 1927 varios détournements de un manual de gramática de Clarisse Juranville, ilustrados con cinco dibujos de Magritte, y escribe el prefacio del catálogo de la exposición de Magritte en la galería "Le Centaure" de Bruselas. En 1928, funda la revista Distances, redacta los textos poéticos del catálogo de un vendedor de piel, ilustrado por Magritte ("Le catalogue Samuel", reeditado por Didier Devillez éditeur, Bruselas, 1996) y escribe el prefacio de una exposición de Magritte en la galería "L'époque" (firmada por sus amigos Goemans, Mesens, Lecomte, Scutenaire y Souris).

    En enero de 1929, Paul Nougé pronuncia una conferencia sobre la música que acompaña un concierto dirigido por André Souris y una exposición de Magritte ("La conférence de Charleroi", publicada en 1946). Entre diciembre de 1929 y febrero de 1930, Nougé realiza 19 fotografías que son publicadas en 1968 bajo el título "Subversión de las imágenes".

    En 1931, Nougé escribe el prefacio de la exposición que marca el regreso de Magritte a Bruselas. Extractos de "Images défendues" son publicados en 1933 en el número 5 de Surréalisme au service de la Révolution. En 1934, Nougé cofirma "L'action immédiate" en "Documents 34" cuyo redactor es Mesens, en 1935 "Le Couteau dans la plaie" y publica en 1936, en "Les Beaux-Arts" de Bruselas, René Magritte ou la révélation objective. Nougé y Mesens apoyan la exclusión de André Souris del grupo surrealista.

    Mobilizado como enfermero militar en 1939 en Mérignac y después en Biarritz, Paul Nougé escribe en 1941 el prefacio de una exposición de fotografías de Raoul Ubac que las autoridades ocupantes alemanas prohíben rápidamente (L'expérience souveraine). En 1943 publica el texto completo de René Magritte ou Les images défendues. Bajo el pseudónimo de Paul Lecharantais, escribe en enero de 1944 el prefacio a una nueva exposición de Magritte criticada por los colaboradores del nazismo. En 1945, Nougé participa en la exposición "Surréalisme" organizada por la galería de la editorial La Boétie en Bruselas. En 1946, publica La Conférence de Charleroi y, bajo el título Élémentaires, un prefacio para la exposición de Magritte ("Le surréalisme en plein soleil") en la galería Dietrich. A mediados de los años 1950, la obra de Nougé tiene cierta influencia sobre Guy Debord a través de la revista Les lèvres nues.

    Paul Nougé fallece en Bruselas el 6 de noviembre de 1967.

    Bibliografía

    En francés

    Au palais des images, les spectres sont rois, obras completas, Allia, 2016.
    Histoire de ne pas rire, Les Lèvres nues, Bruxelles, 1956; L'Âge d'homme, Lausanne, 1980.
    L'Expérience continue, Les Lèvres nues, Bruxelles, 1966; L'Âge d'homme, Lausanne, 1981.
    Journal (1941-1950), Les Lèvres nues, Bruxelles, 1968; Didier Devillez Éditeur, Bruxelles, 1995.
    À partir de 1973 de nombreux textes inédits de Nougé sont publiés par Tom Gutt dans "Le Vocatif".
    Des mots à la rumeur, Lausanne, L'Âge d'homme, 1983.
    Erotiques, Didier Devillez éditeur, Bruxelles, 1994.
    Journal 1941-1950, Didier Devillez éditeur, Bruxelles, 1995.
    Quelques lettres, Didier Devillez éditeur, Bruxelles, 1995.
    Paul Nougé, René Magritte, Le catalogue Samuel, préface de Tom Gutt, Bruxelles, Didier Devillez, 1996.
    René Magritte (in extenso), Didier Devillez éditeur, Bruxelles, 1997.
    Fragments, Didier Devillez éditeur, Bruxelles, 1997.
    La Musique est dangereuse, écrits autour de la musique, rassemblés et présentés par Robert Wangermée, Didier Devillez éditeur, Bruxelles, 2001.



    A passagem do dia

    O perfume de seu corpo desfazia as vestes por demais ligeiras e a claridade
    oblíqua da carne acabava por desnudar a brancura da mulher levemente
    reclinada.
    As vedações do quarto também não resistiam e embora
    fosse então em pleno meio-dia, as janelas se encheram de repente
    de uma espessa noite açucarada.
    As mãos falavam à brancura abandonada que se sabia
    deliciosamente tensa de sangue e as ventosas dos olhos engoliam
    a ávida cabeça.
    Por fim, a forte roda da embriaguez arrastou esse universo novo
    para retomar o curso líquido dos primeiros instantes do mundo.


    Tradução de Ivo Barroso - Ivo Barroso é poeta, ensaísta e tradutor. Traduziu mais de quarenta livros, entre eles vários de poesia, como os Sonetos, de Shakespeare, Os Gatos de T. S. Eliot, o Diário Póstumo de Eugenio Montale e Hipóteses de Amor de Annalisa Cima.





    La Subversion des Images - Paul Nougé

    "La subversión des Images" es un manifiesto surrealista para un uso diferente de la fotografía, realizado por el poeta, escritor y filósofo belga Paul Nougé (1895-1967), quien fue miembro cofundador y el más influyente de la Escuela Surrealista de Bélgica, junto a René Magritte y el músico André Souris, entre otros. Nougé, también fue el fundador del primer Partido Comunista Belga. 

    En "La subversión des Images", la cámara es similar a una máquina de escribir, que se utiliza para producir un manifiesto visual de la aparición y desaparición de objetos. Nougé era un amigo cercano de René Magritte, que figura en algunas de las fotografías. También fue responsable de muchos de los títulos de los cuadros de Magritte. Todas las imágenes son escenas de interior de una casa. La mayoría de los sujetos parecen que están sonámbulos o hipnotizados, y los objetos tienen una presencia extraña. 



















    Magritte y Paul Nougé, a la derecha.(Bélgica, verano 1929


    Retrato de Paul Nougé por René Magritte, 1927







    .


    0 0
  • 03/14/16--09:22: HENRI PASTOUREAU [18.240]


  • Henri Goetz, Jacques Kober, Jerzy Kujawski, Nora Mitrani, Maurice Baskine, Victor Brauner, Jacques Hérold, Roberto Echauren Matta, Édouard-Léon-Théodore Mesens, Henri Pastoureau, Marie Cerminova, dite Toyen
    Photographe Denise Bellon
    Fotografía de la mayor parte de los artistas de la Exposición Internacional del Surrealismo en la Galería Maeght en 1947.


    Henri Pastoureau      

    (Francia, 1912 - 1996)

    Henri Pastoureau, nacido el 26 de de agosto de 1912 en Alençon en el Orne, Francia, murió el 17 de de abril de de 1996 en Saint-Pierre-des-Nids, es un hombre de las letras francesas.

    Henri Pastoureau era hijo de un empresario, operador de granito. Es el padre del medievalista e historiador de escudos heráldicos Michel Pastoureau (1947).

    Creció durante la Primera Guerra Mundial con sus abuelos en Saint-Ceneri luego se va a estudiar a París, donde conoció a Louis Aragon. Cerca del movimiento surrealista y André Breton, produjo una obra literaria personal inspirado en el ideal estético de este grupo.

    OBRA:

    Le Corps trop grand pour un cercueil , 1936.
    Cri de la méduse , avec des dessins d' Yves Tanguy , 1937.
    La rose n'est pas une rose , 1943.
    La Blessure de l'homme , 1946.
    Entre vos lèvres pures , 1964.
    Le Cycle de Berlin , 1988.



    Ya no esperaré más

    ya no esperaré más
    el placer se ha alejado como un mito
    hacia el estanque atormentado
    donde los juncos nacientes se pudren

    ya no esperaré más
    pues el goce sonoro
    se ha vuelto voz sorda
    y suspiro
    y muere bajo tierra

    el placer acompasado
    la dicha resplandeciente
    la cornamusa voluptuosa
    todos los sones argentinos
    huyen
    todo se adormece y
    muere
    indecisiones susurradas
    últimos secretos del viento
    voces de los muertos avergonzadas y profundas

    ya nada esperaré del ritmo mágico
    he perdido la sangre del sacrificio

    De "Le corps  trop grand pour un cercueil"

    Versión de Aldo Pellegrini






    "lcb habe war zu sinnen, lcb bab,
    nnas mieh beglüekt." 
    Achim von Amim

    Clinamen

    la constelación del Gallo
    se despierta y cae

    la cosecha
    un par de senos tibios
    la vendimia
    un par de senos frescos

    el fuego

    la constelación del Gato
    se despierta y llamea

    la siega
    un vientre con murmullos
    la labranza
    un corazón con sobresaltos

    amor

    la constelación de la Mujer desnuda
    se despierta para amar

    la recolección de las fresas
    labios en forma de besos
    la copa de los grandes árboles
    ojos en forma de promesas

    y tú que duermes
    que duermes

    Aparecido en "Les Quatre Vents" Nº 4 (1946)




    Carta de Henri Pastoureau, a André Breton


    .


older | 1 | .... | 262 | 263 | (Page 264) | 265 | 266 | .... | 364 | newer