Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Showcase


Channel Catalog


older | 1 | .... | 261 | 262 | (Page 263) | 264 | 265 | .... | 364 | newer

    0 0
  • 03/05/16--11:16: BUDDY WAKEFIELD [18.201]

  • BUDDY WAKEFIELD 

    Nacido el 4 de junio de 1974 en Shreveport, Louisiana, EE.UU., se crió en Baytown, Texas. En 2001, dejó su posición como asistente ejecutivo de una empresa biomédica en Gig Harbor, Washington,  y vendió o entregó todo lo que tenía, y se instaló en un Honda Civic para recorrer lugares de poesía de América del Norte. 
    Tres veces campeón del mundo de "Poetry Slam".


    La reparadora de guitarras

    Mi madre me dijo,
    Si te conviertes en un rock star
    no destroces la guitarra.
    Afuera hay muchos niños pobres 
    que no tienen nada
    y lo ven absurdo
    pues todo lo que quieren es tocar la cosa esa.
    Mijo, más te vale dejarlos tocar.

    Si ella, algún día, mete su cuchara en una de estas lecturas,
    mejor te vas arrimando una silla, mano,
    porque mamá no maneja la versión abreviada.

    Hay días que se preocupa tanto por mí 
    que me siento como si mirara los limpiaparabrisas
    ir y venir a máxima velocidad
    en una ligera llovizna,
    y tengo que decirle: MA.
    ME ESTÁS PONIENDO NERVIOSO.

    Ella nació para ser tranquila, banda, lo juro,
    pero algunos de nosotros fuimos educados en hogares
    donde despreocupado es una marca de chicle o un pantiprotector,
    y la única chance de salir es caminando más rápido.

    Esa doña puede correr. En tacones altos. De espaldas.
    Mientras revisaba otra vez mi tarea, reventaba
    mi burbuja, juntaba monedas para asegurar
    que tuviera dinero para mi lonch, y se arreglaba para
    ir, en su único día libre, a una junta escolar y así poderle decir
    a la señora Goss, la maestra de música,

    Si vuelve a tocar a mi hijo, gorda,
    le haré rebotar un martillo en sus dedos.

    La recuerdo haciendo todo rápidamente
    y con una sonrisa. Usaba trajes sastre de tiendas 
    de segunda mano, espléndida
    y distinguidamente, para cubrirse las cicatrices de la carretera
    que corrían por su columna. Hay accidentes
    que no necesitas ver, morboso.
    Sigue avanzando,
    que así lo hizo ella. 
    Está viva
    y es famosa.

    Podríamos extender los lienzos de Van Gogh en carteles publicitarios
    desde Kilgore, Texas, a Binghampton, Nueva York,
    y, aún así, no hallarán las brillantes pinceladas
    que se requieren para ser una madre soltera, que sacrifica
    la mejor parte de sus sueños para criar a un niño
    al cual, casi todos los días,
    probablemente quiera estrangular.

    Discutimos mucho. Por ejemplo: mamá cree que
    es correcto mantener una conversación
    hecha y derecha
    a las 7 a.m.,
    mientras que yo pienso que…
    bueno, ¡ni siquiera pienso a las siete de la mañana!

    Pero ambos admitimos que el amor no se equivoca,
    así que, a la hora de dormir, cuando se le va acabando la pila
    y yo sigo escribiendo sobre cómo logro acomodarme
    en esta piel que ella me dio,
    veo a los rock stars destrozando sus guitarras en el escenario
    y es ahí cuando quiero buscarles una silla cómoda
    y darles un tentempié 
    e introducirlos a la luz del día…

    Les presento a mi madre

    Tresa B. Olsen

    Corredora del Turno Nocturno
    Tomadora de Temperatura
    Dejadora de la Luz Encendida
    Amante del Indefenso
    Movedora de la Montaña
    Ganadora de la Buena Vida
    Guardiana del Cofre de la Esperanza
    La
                  Reparadora
                                 de Guitarras

    y yo soy su hijo.

    Buddy Wakefield.

    Gracias a los creadores de la música y la metáfora,
    toco una pluma eléctrica de broma,
    pero hago mi mejor esfuerzo para mantener las palabras a raya,
    y uso un micrófono acolchado
    para no herirlos,
    porque a veces destrozo cosas
    y no quisiera nunca decepcionarla.

    (Traducción de Javier Taboada)



    Guitar repair woman

    My mother told me,
    If you ever become a rock star
    don’t smash the guitar.
    There are too many other poor kids out there 
    who have nothing
    and they see that nonsense
    when all they wanna do is play that thing.
    Boy, you better let them play.

    If she ever starts in on one of these lectures
    your best bet is to pull up a chair, chief 
    ‘cause Momma don’t deal in the abridged version. 

    She worries about me so much some days
    it feels like I’m watching windshield wipers 
    on high speed 
    during a very light sprinkle
    and I gotta tell’er, MOM.
    YOU ARE MAKING ME NERVOUS.

    She was born to be laid back, y’all, I swear
    but some of us were brought up in households 
    where carefree is a stick of gum, or a panty liner,
    and the only option for getting out is to walk faster.

    That woman can run. In high heels. Backwards.
    While double checking my homework, bursting 
    my bubble, rolling enough pennies to make sure 
    that I have lunch money, and preparing for a meeting 
    at my school on her only day off so she can tell 
    Mrs. Goss the music teacher, 

    If you ever touch my boy again, big lady, 
    I’ll bounce a hammer off your fingers.

    I remember her doing these things swiftly 
    and with a smile in discounted thrift store 
    business suits that she wore just bright 
    and distinguished enough to cover up 
    thirty years of highway scars truckin’ 
    through her spine. Some accidents 
    you don’t need to see, rubbernecker.
    Keep movin’
    because she made it.
    She’s alive
    and she’s famous.

    We can stretch Van Gogh paintings on billboards
    from Kilgore, TX to Binghamton, NY
    and you still won’t find the brilliant brush strokes 
    it takes to be a single mother, sacrificing 
    the best part of her dreams to raise a baby boy 
    who, on most days,
    she probably wants to strangle.

    We disagree a lot. For instance: Mom still thinks 
    it’s okay to carry on a conversation 
    full throttle
    at 7 a.m.
    whereas I think…
    Oh, I don’t think at seven in the morning!

    But we both agree that love makes no mistakes
    so at night time, when she’s winding down 
    and I’m still writing books about how to get comfortable 
    in this skin she gave me,
    I see rock stars on stages smashing guitars 
    and it is then I wanna find them a comfortable chair 
    get them a snack
    and introduce them to daylight…

    This is my mother.

    Tresa B. Olsen

    Runner of the Tight Shift
    Taker of the Temperature
    Leaver of the Light On
    Lover of the Underdog
    Mover of the Mountain
    Winner of the Good Life
    Keeper of the Hope Chest
    Guitar 
                    Repair 
                                    Woman

    and I am her son.

    Buddy Wakefield. 

    I play a tricked-out electric pen
    thanks to the makers of music and metaphor
    but I do my best to keep the words in check
    and I use a padded microphone
    so I don’t hurt you
    because sometimes, I smash things
    and I don’t ever wanna let her down.



    A Hole In God

    from Gentleman Practice


    you appeared like a body bag
    fulla hymnal books
    unzipped in half I
    never saw so many door jams fall
    outta anyone’s mouth
    into math like that when
    Tennessee put its crooked smile
    on a wadded up map
    and sent you packin’
    west
    good
    gospel gospel got god
    stuck to the rock he made and
    and he mighta made it larger than us
    or it mighta served to save this place
    sure I coulda swore I heard you calling
    for a shot at a grip on vice
    doesn’t mean your mouth was moving
    doesn’t mean I even heard you right
    all I know is that your skin keeps calling
    and I don’t care if it’s a busted flint
    ‘cause every time you pull your thumb down on it
    I get [up up] back up to my feet
    again
    all of them
    move move
    like an offering plate
    on’m one by one
    it’s a penchant for a savior
    a tendency to over – run
    whatever shook do not get shook up
    whatever’s lost you don’t get lost
    even if they say you must give more than
    everything you ever offered up
    I know a voice does not come easy
    I know the words fell out in bites
    I know the moment when the
    abandonment looked a lot like flight
    you pulled whatever got left
    inside
    out right



    We Were Emergencies

    from Gentleman Practice


    We can stick anything into the fog
    and make it look like a ghost
    but tonight
    let us not become tragedies.
    We are not funeral homes
    with propane tanks in our windows,
    lookin’ like cemeteries.
    Cemeteries are just the Earth’s way of not letting go.
    Let go.
    Tonight
    let’s turn our silly wrists so far backwards
    the razor blades in our pencil tips
    can’t get a good angle on all that beauty inside.
    Step into this
    with your airplane parts.
    Move forward
    and repeat after me with your heart:
    “I no longer need you to fuck me as hard as I hated myself.”
    Make love to me
    like you know I am better
    than the worst thing I ever did.
    Go slow.
    I’m new to this.
    But I have seen nearly every city from a rooftop
    without jumping.
    I have realized
    that the moon
    did not have to be full for us to love it,
    that we are not tragedies
    stranded here beneath it,
    that if my heart
    really broke
    every time I fell from love
    I’d be able to offer you confetti by now.
    But hearts don’t break,
    y’all,
    they bruise and get better.
    We were never tragedies.
    We were emergencies.
    You call 9 – 1 – 1.
    Tell them I’m having a fantastic time.



    Print Flocking

    from Last American Valentine Anthology


    He wrote to you with firecracker chalk
    on a blackboard background
    from a free-standing landing pad
    held together by choir claps
    over buttercups spraying
    out the mouths of doves.
    Getting to his point
    would require starting over
    at the outer loop
    of your ripple effect
    swinging monkey bar style
    arm over arm
    parallel to parallel
    minding the gaps.
    Sometimes
    it takes a deeper breath
    to hover on holy
    against the current.
    He wasn’t falling out of love with you.
    He was falling out of ways to tell you.




    Healing Hermann Hesse

    from Live For A Living


    Hermann wants to eat nicotine
    sometimes.
    He asks
    for a lot.
    He paces space to make himself nervous
    because some people are better at surviving than living.
    If you wanna get heavy
    he’ll teach you.
    He knows it.
    Spends his time falling from the weight.
    Got a lead brain.
    It’s a battle magnet.
    He carries it around by the guilt straps.
    Don’t laugh.
    You didn’t see the size of the blizzard that birthed him.
    Fits of snow.
    Cotton rocks.
    Whipped white bullet stretches
    pinned with chips of teeth
    to his habit of crying for help.
    He doesn’t land well. Hates landing.
    It reminds him of not living up.
    Listen, I know there were days you wanted to die.
    Hermann will not bow down to gravity,
    falling,
    he catches up to himself mid-air
    just before the ground smacks.
    Pullthroat
    they call’im.
    Sharp Turner.
    Nothing touches the ground here.
    Ground is at capacity.
    He sees that.
    He falls back.
    He patches parachutes together with a kite knife.
    It’s big enough to raise him in the updrafts
    where he hides himself away in the angles of air
    outlined by his knack for believing
    that this life
    it’s gonna work itself out.



    In Landscape

    from Gentleman Practice


    There is a chance
    you will show up laughing
    made of fortified fan blades and Ferris wheel lights
    true of heart and best foot forward
    our long-awaited love made easy,
    remember for sure no doubt these things:
    The joy,
    we are a point of complete.
    This life,
    standing guard over your solitude.
    My eyes
    are monsters for most things approaching.
    I’m probably gonna need a hand with that.
    This heart.
    This sleeve.
    Neither one of them things is all that clean.
    But the rain,
    my lucky number,
    been doin’ her part to make things right
    for the light bulbs
    and the bruises.
    Hiding holy water was not my forte this life.
    Forte
    is French
    for blanket fort.
    I have trusted my corners to revolving doors
    but am fluent in getting better.
    We are fluent in bouncing back,
    lifting quickly,
    learning fast.
    Our courage
    is a natural habitat.
    Ya know we’re gonna build a body to keep the wolves out.
    Hold my house
    you humble barbarian,
    this door only opens for the remarkable now.
    So we will both show up remarkable.
    Speak your piece from the I can do anything.
    Say it clearly.
    Follow through
    on runways,
    in turbulence.
    There is a book
    living inside your chest
    with dilated instructions
    on how to make a safe landing.
    It was written
    for crash landers.
    Thank you.
    I am coming home to listen.
    It is time.
    Please
    forgive me my distractions.
    There’s a freckle on your lip.
    It is a national archive.
    Give it to my ear
    so you can see what I mean.
    Here hold my breath
    I will be right back.
    There are gifts
    hidden beneath these lungs.
    Slide your hand over my mouth
    and I will speak them
    in hang glider,
    in hilltop,
    from the loyalty of a landscape,
    silk in a sandpaper offering plate,
    the jacket on a handsome man.
    That lip
    Sweet Grape, you cannibal,
    kiss my eyes
    until they see what it is that I wish to write down:
    Your name.
    Film strips of prayer.
    Ribbons of a garden in stereo.
    Driftwood welded to the guesthouse.
    Ringfinger wrapped in a horseshoe nail.
    I will meet you by the eighth day dream
    in the wide open purpose of a locomotive coming
    to a stand still with the sea,
    like thumb
    on pulse
    you watch
    what happens
    when the air
    erupts
    into suction cups
    opening up to breathe,
    like the love in my lungs
    took the tip of my tongue
    and finally taught it how to read,
    you five-acre ladder-backed pearl book pouring
    from a pileated chest of Earth.
    I know our story may look like octopus ink
    to the rest of the breath in this world
    (flying in under the radar
    holding to a pattern of worth).
    Come closer you guest of honor.
    Chickens stay off the porch
    in quiet,
    in kindly.
    We are the house gift-wrapped in welcome mats.
    Your dinner’s on the table in thanks of that
    and the loaves of chocolate toast,
    the Book of Job and of Jet Propulsion,
    raincoats floating in a rocket ship,
    playing naked checkers in bed.
    It is an utterly epic arrival
    every time I get to see you again.
    God, this is what I was talking about
    for like 37 years,
    a true story,
    of oceanthroat,
    of grace,
    the holy goodness glory
    I was praying to your face,
    My Man,
    this is what I meant
    and this is what I’m meant to do
    so sit me down inside us now
    and let me praise the greatest good in you
    by laying down my weapons
    including the shield,
    in rest,
    inception,
    on cue, my friend,
    you came
    your name
    well lit,
    stenciled on the walls of Fremont County
    years before we even met
    in landscape,
    in scope
    and so,
    wing tipped,
    I wrote it
    down to the ground you walk on
    with the heels of my helium shoes,
    “Put your ear to the sky
    and listen my darling,
    everything whispers I love you.”








    .


    0 0
  • 03/06/16--02:26: TERESA GARBÍ [18.202]

  • Teresa Garbí 

    Teresa Garbí nace en Zaragoza en 1950. Estudia Filología Románica en esa ciudad. Simultanea sus estudios con el ingreso, como alumna libre, en la Escuela de Bellas Artes de San Jorge, en Barcelona.
    Trabaja en el Colegio Universitario de Huesca, en Institutos de Lérida y de Valencia, en la Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia y en la Biblioteca Valenciana.
    Es Doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Valencia.
    En 2013 funda la editorial digital Uno y Cero Ediciones, junto a Ángel y a Guillermo López García; Ana Miralles y Emilio Ruiz, Francisco Moreno Fernández y Sergio Gaspar.

    OBRAS

    Grisalla, 1981; Espacios, 1983; Alas, 1987; Cinco, 1988; La sombra y el pozo, 1993; El pájaro solitario anida tras el muro, 1997; Una pequeña historia, 2000; El bosque de serbal, 2001, traducido al italiano por Luna Sanfratello, Aracne Editrice, 2015; La gata Leocadia y La gata Leocadia en la granja, 2002; El regreso, 2005; Desde el silencio, nadie, 2007; Leonardo da Vinci: obstinado rigor, 2009; Sakkara, 2015.
    Otras publicaciones: Mujer y literatura (ensayo), 1997. Versión literaria de Der Kaiser von Atlantis, de Víctor Ullmann y Peter Kien. Ópera representada en el Palau de la Música, en el Teatro Talía de Valencia y en el Festival Internacional de Música Contemporánea de Alicante. Valencia, 1999. La vida entornada. (Libreto para espectáculo en homenaje a Juan Gil-Albert). 2004. Edición de El caballero de Olmedo de Lope de Vega, 2004. “Consideraciones sobre la imagen de Leonardo”, Archivo de Arte Valenciano, nº XC; págs.: 63-68. Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, 2010. Edición de Romancero gitano, de Lorca, 2011.




    Fragmentos de CINCO de Teresa Garbí 
    con fotografías de Emilio Ruiz



    I

    La lluvia duró millones de años. Se ha forjado
    la luz de tanta niebla. Han caído interminables
    dibujos, una sinfonía de formas. El orden lo ha
    impulsado todo. He visto la música de líneas y
    cuerpos que, desde siempre, agitan el espacio;
    he visto la sombra de las sombras caer decidida
    sobre un plano infinito.

    El éxtasis es la cima del dolor, la nota que ya
    no puede vencerse: el momento puro y ciego
    en el que todo es intersección de caminos; ese
    sonido que nace de otros, pero que es ya muro
    y fin de un tenebroso pasadizo. Nada se rompe,
    pero ahí está el final: tu cuerpo, espíritu de los
    cuatro elementos que lo conforman.

    Se conjuran las estrellas y el espacio que las
    contiene, las aguas y el fuego que animan
    a la tierra. No existen, sin embargo. Sólo
    su sombra permanece, la perspectiva de su
    rumor, esa descarnada interpretación que
    subyace a la materia. Se pueden destruir los
    elementos, pero no su arquitectura, la insomne
    peregrinación de geometría, esos huecos con
    perfil que desprenden las cosas, las voces y los
    pensamientos.

    Tú duermes en la cima del oleaje: eres su
    encarnación, suma de todos los sueños, el
    único sentido.          




    II

    El agua atravesó túneles, filtró cenizas y
    polvo de distinta calidad para posarse en ti,
    en las ondas de tu piedra.

    El aire se dispersaba, arrastrado por fuerzas
    durísimas.

    La tierra era una simple brizna. Pasaron
    espacios, brillos incandescente, que parecían
    amortiguarlo todo.

    El fuego anunciaba la vehemencia de una
    imagen, armonía de todos los errores que
    siembran el espacio de cuerpos.

    El agua dijo: hago un murmullo superior
    a las palabras, semejante al murmullo de la
    vida, igual a un trémolo.

    El aire era una fuerza con el mismo ritmo
    de la tierra y de los astros. Todo lo empujaba
    para dotarle otro orden, una iluminación, una
    senda desconocida.

    El fuego brotaba en el centro y le transmitía
    su ardor.


    La tierra dijo: el tiempo dispersa y disuelve,
    dibuja con trazos duros y violentos aquello que
    sólo puede captarse en melodías estrelladas.

    En esa orquestación de elipses y líneas que
    se engendran unas a otras y se acoplan y se
    sustituyen interpretando la única melodía
    posible que no sabe de cortes y medidas, allí
    donde todo está acotado porque es la propia
    medida.

    El agua aclaró la imagen y, por eso, quedó
    impura. Venas de fuego removían tenebrosas
    nieblas y, luego, flotaban sobre la superficie.

    El aire impulsaba una masa cálida,
    removiéndola, girando.

    Era el fuego, su paso fulgurante; era un dolor,
    una penetración, una pantalla inmensa en
    donde desfilaban todas las historias, la savia
    de todos los paisajes eternamente repetidos.

    Pero la tierra conoce algo más: polvo, hojas,
    cristales y un sin fin de miradas errantes que 
    nunca han podido fijarse en nada y que, tal 
    vez, nacieron tras una ventana herida por 
    miles de reflejos.

    Algo removía el agua y se formaban círculos 
    en su brillo plateado. Todo, al caer, dejaba su 
    corteza en el fondo. Hubo cuerpos sumergidos 
    en su corriente. Algunos le transmitieron su 
    palpitación y su ritmo interior.

    El aire se estiraba, se resistía a sumergirse, 
    pero la presión de la humedad y de las hojas 
    caídas, su propio peso, le obligaron.

    Era el fuego quien le empujaba con un 
    bloque de vapor.

    Y la tierra depositaba su palpitación en el 
    curso del agua. Dirigía las emociones de 
    todos los seres, retenía el calor del fuego en 
    la superficie.

    Dijo el agua: yo soy el flujo eterno, la 
    negación del tiempo.


    Pero soy yo, el aire, quien retiene las 
    imágenes. A veces algo destella y no se borra 
    jamás. Por eso vine atravesando un túnel de 
    hojas que se agitaban a mi paso.

    Y yo, el fuego, hacía destellar el camino.

    Te detuviste en mí, la tierra. Hubo un silencio. 
    Me habías quemado enrojeciéndome con una 
    llama. Cayó la oscuridad. Habíamos salido 
    fuera de nosotros y éramos otro cuerpo, un 
    solo cuerpo. 

    Tuvimos, desde entonces, una sola voz, la 
    suya.

    Voz llamada silencio. Un silencio material, 
    dibujo supremo, síntesis de todas las fuerzas; 
    una evidencia que respira nuestra emanación: 
    Tú que eres todo desorden, todo mezcla, todo 
    infinito, espíritu en el que el tiempo revierte 
    en eternidad.



    III

    El cielo de Sigüenza no es enteramente azul.
    Se respira un aire cansado, un aire de incienso
    y de ceniza. No es posible apreciar su color
    con la nitidez de otros celajes porque un velo
    cubre la ciudad y todo está ensombrecido por
    el peso y la palpitación de un rumor interno.

    El viajero sabe que, al respirar, comulga
    formas transparentes, el dibujo de ese rumor.

    Sigüenza es seca, sedienta, pero, en cada
    rincón, se desangra en fuentes que parecen
    adormecerse besando el desierto en el que
    nacieron. No hay agua más destilada ni
    más pura que la que aflora en el secano, a
    borbotones, como un lujo supremo, pero, a la
    vez, esperado. Al igual que en el rigor de la
    muerte sorprendemos siempre el claro curso
    de la vida.

    El viajero ha oído hablar de la ciudad
    inmortal; de lo imposible que resulta destruir
    lo que el hombre, impulsado por altos
    designios, ha construido. Pero él sabe que
    un día, dentro de millones de años, o acaso
    ocurrió hace mucho tiempo, todo estallará.

    Y, sin embargo, viene a Sigüenza en busca
    de la inmortalidad que sigue ahí, dormida
    en un cuerpo, en un hombre que conoce
    su inoperancia, pero que, por eso, por ser 
    hombre, mantiene dignamente su ficción
    hasta el fin de los siglos, cuando regrese a los
    elementos que le hicieron nacer y, más allá,
    a las hermosas construcciones de los átomos
    en donde quiere pensar que su rastro dejó una
    razón indeleble.

    Dicen que en Sigüenza se nota la vigilia del
    Doncel. Que no hay nadie vivo, que nadie
    duerme. Que el sol hiere a los viajeros que se
    arriesgan a conocer sus empinadas calles. Que
    todo está apresado por ese velo que repite en
    cada retícula una mirada del Doncel. Dicen
    que, con el aire, se absorbe su cuerpo y se
    conoce el misterio de todas las cosas y ya no
    es posible escapar.

    El campo duerme. A considerable altura
    revolotea una bandada de vencejos. Todas las
    calles parecen traspasadas por su vuelo y sus
    cantos. 

    En la llanura un río avanza penosamente
    dejando tras sí una red de salinas. No se ve a
    nadie ni aquí ni en la ciudad. Generaciones
    enteras, desprovistas de color, de palabra, como
    fantasmas que hubieran aceptado la muerte
    desde siempre, dejaron en el camino la esencia
    y la armonía de la música eterna. Esa música
    que el viajero busca a través del vacío, olvidando
    las formas y los cuerpos debajo de la materia.

    Camina orlado por un aura húmeda y verde. Se
    entrecruzan por arriba ramas de robles y chopos.
    La maleza lame sus pies. Entre la luminosidad
    que destella su propio cuerpo y los rayos que se
    filtran por entre el verdor, se forma una cúpula
    radiante que, por el sendero, se desparrama en
    sombras rectilíneas.

    El viajero no ha logrado fundirse con el
    paisaje porque los árboles y el polvo del camino
    parecen aún pintados, fragmentos cuya hilazón
    desconoce. No ha logrado romper su aislamiento
    ni ha podido rimar su palpitación con la del
    exterior. Mira el cielo y los alcores y la silueta
    diminuta de un lejano castillo conociendo
    su distinta naturaleza y el dolor le llena de
    melancolía.

    Contempla el paso de antiguas comitivas.
    Han acudido invocadas por ese tiempo eterno,
    inmóvil, en donde todo se condensa. Son un
    gesto, una línea que contiene la armonía de la luz
    y la tragedia de la noche, un gesto que conoce la
    verdad.

    El caminante intuye esa verdad oculta en la
    vegetación. Para alcanzarla quisiera olvidar
    el brillo áspero de las encinas y de los robles,
    el sonido sordo de las espigas, la sombra
    estrecha que las hojas tejen sobre su camino,
    el susurro de la vida. Porque él sólo desea el río
    subterráneo, el significado de tanta apariencia.

    Querría enfrentarse con ese aire destilado en
    el que la nada y la luz convergen.
    La búsqueda termina frente a un montón de
    casas sobre las que surge, en lo alto, el castillo,
    y, más baja, flotante, irradiando una dorada
    luminosidad, la Catedral.

    El viajero vuelve definitivamente a Sigüenza.
    La vida es eso: dejarse mecer por los cánticos
    sagrados, caminar por las calles errante,
    tejiendo con sus pasos un laberinto, una
    crisálida que sea respuesta al velo que lo
    envuelve todo. Y, por fin, dejarse morir
    hasta que la piedra nos convierta en piedra e
    interpretemos su trama y su razón.

    Una pequeña luna centellea sobre el castillo.
    Se recogen las ovejas y los perros. Suena
    el agua de la fuente, junto a la catedral. El
    casco de algún caballo repica sobre las losas.
    Desde la Alameda sube un rumor apagado de
    paseantes. Cada uno interpreta su compás lo
    mismo que las hojas y el aire. Todos son notas 
    de la melodía única, de esa melodía que, en
    Sigüenza, se ha encarnado en el cuerpo del
    Doncel para dar sentido a la muerte y dotarla
    de inmortalidad.

    El empedrado está caliente, pero también
    las fachadas y el pórtico de la Plaza Mayor y
    los pinares que perfilan a la ciudad. A veces,
    una sombra pálida, el hálito de la catedral, se
    desplaza invadiéndolo todo y parece que el
    aire quede transido.

    No hay nadie. Pero el viajero sabe que es
    imposible sentirse solo porque le posee la
    soledad misma y los cuerpos y las sonrisas
    tienen la dulzura dorada de los sillares y su
    misma palpitación. Porque Sigüenza tiene
    ritmo interior y puede ceder, abrirse, para
    ofrecer un cobijo al caminante cansado.


    Fragmentos de CINCO (Sobre el Doncel de Sigüenza) de Teresa Garbí y fotografías de Emilio Ruiz. Uno y Cero Ediciones.











    0 0
  • 03/06/16--03:34: ESTER FOLGUERAL [18.203]

  • Ester Folgueral 

    (El Bierzo, León) es poeta, periodista y profesora de escritura creativa. Licenciada en Periodismo en Madrid; trabajó y colaboró en medios como El País, Canarias 7 o el Diario de León. Actualmente imparte talleres de creación literaria en Ponferrada.

    Ha publicado cinco libros de poesía: Iucharba (1988), La espada azul (Premio Nuevas Escrituras Canarias, 1995), Memoria de la luz (Mención Especial Premio Manuela López, 2006), Lo indestructible (2010) y Toma de tierra (Gravitaciones, 2015), así como la plaquete La cuenta (2010) con grabados de Miguel Ángel Curiel y Juan Carlos Mestre.

    Sus poemas han sido recogidos en antologías como Poesía para vencejos (Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2007), Sagrado Invierno (ed. Luis Carnicero, 2012) o Claraboya y sus amigos (Eolas, 2014).



    No fue amor

    «el barco con barbas de espuma
    donde murieron las risas»
    (Alejandra Pizarnik)

    Fue un jardín errante cerca de un río errante
    donde crecían tulipanes negros.

    Fue un relámpago interminable de deseo
    lo que cultivabas sin esfuerzo en la noche,
    un escorpión invisible, una sucesión
    de cucarachas bajo los azulejos desconchados.
    Un jardín errante
    cerca de un río errante
    de un deseo errante.

    Fue la sombra de un duende travieso,
    la mordaz espesura de un gigante infantil,
    la mascarada de un corazón salvaje,
    la canción inaudible de un desfile de muertos.
    No fue amor.

    Duele todavía como brasas mordiendo mi piel.

    -

    Voz y leche cuando visité el olvido
    en la región de los charcos transparentes.

    Un paso hacia la puerta del viento.
    Dos pasos hacia el cazador.
    ¿Cuántos pasos da una liebre
    hacia el destino de una bala?

    Ahora el perfil de una nube parece
    el perfil de mi memoria.

    -

    Fuego
    más allá del aire
    en lo que somos.

    Moscas
    para esquivar la muerte
    por un día
    en los cristales.

    ¿Con qué alas alcanzaré el invierno?

    Sin vosotros,
    esta casa
    no es un lugar seguro.

    -

    La impostura tensa los rosales hasta deshojarnos la memoria.
    No vayas al mar, porque allí, en la arena caliente, estará su respiración.
    La impostura compra abecedarios y cuchillos usados en el mercado de disfraces.
    No vuelvas al mar.
    La impostura tiene un calcetín roto bajo mocasines de azul náutico.
    No vuelvas al mar, a su respiración caliente sobre la arena.
    La impostura tiene un tamaño similar a la ignorancia.
    En el mar, si vuelves, estarán las gaviotas cerca del túnel, donde la boca
    aspira la sal de la ternura muerta.





    'Lo indestructible' (2010), colección 'Provincia' de poesía, que edita la Diputación de León, a través del Instituto Leonés de Cultura.



    CONOZCO EL AGUA

    Conozco el hambre del agua cuando duerme
    entre estrellas en una charca oscura.
    Conozco la vasija donde se hace el hombre,
    el brillo de los renacuajos que lamen la luz,
    las extrañas visiones de la niebla,
    las edades del agua,
    la fuerza del agua esculpiendo el mundo,
    la humildad oscura transformada en diamantes.
    Lo que siempre comienza.
    lo que nunca termina.
    Lo que canta en el agua.


    ***



    No todo es resistencia,
    pero los abismos precintados
    llevan dentro pandoras de cartón
    pudorosas
    cuando se acuestan con el disfraz
    de noviembre.

    Las cajas
    precintadas
    orejas de muerto
    y barbas imposibles de afeitar
    sudan paz como niebla de valle.

    Resistencia  ahora,
    comer libros que saben a lluvia
    y no envenenarse.

    Resistencia,
    no tocar el muerto
    cuando el muerto tiene hambre,
    y llorar como un bebé
    bajo un árbol.

    De los abismos
    salen volando años hacia el sol
    en fila
    reptiles de los sueños.

    Resistencia
    ahora.


    *

    Se me olvida todo

    Se me olvida todo. Pero este lugar fue un tiempo todos los lugares, ahora es todos los lugares. Un jardín de bolas de nieve que no se comen, el sabor de la luz en cucharas transparentes. La única escalera es respirar. Quién me visita es intocable y sus pensamientos son intocables como rostros ocultos en el resplandor de un día de junio. Todo lo que no es instante cansa. Escribir,  sonreír,  beber. Todo cansa, menos bajar los párpados y salir volando al infinito.

    *


    Atravieso los mapas de un país triste
    -hay demasiado ruido en el mundo-
    fatigada la boca

    alas con sangre,
    lavo los ojos con tus manos
    y vuelo

    cada silencio, lengua de los árboles

    lo increíble
    amor, sobre la rama rota
    tu lengua de silencio

    tu figura alta como chopo de río
    o cedro del desierto
    a punto de caer
    sobre la arena

    lavar las alas
    cada silencio, 
    lengua de los árboles



    (Del libro “Toma de tierra”, Gravitaciones, 2015)

    Uno de los móviles de la poesía arraiga en lo amoroso,
    pero otro tiene su raíz en la violencia, en alguna clase de
    rabia o intemperancia. [...] El poema, como el paisaje,
    es lugar donde se nos permite hablar con los muertos;
    también donde se nos permite sentir el dolor.

    Olvido García Valdés


    Algunas anotaciones para perderse 

    Estas trazas no pretenden constituirse en prólogo; a lo sumo, son el intento de esbozar algunas sendas para adentrarse en la espesura poética que desde los primeros versos se despliega ante nuestros pies e invita a perdernos. Sendas que se desdibujan y se rehacen a cada vuelta de página, un puñado de anotaciones dejadas caer como miguitas luminosas para invitar al recorrido, si estas no acaban antes en el buche de esos pájaros ciegos y heridos que sobrevuelan los poemas. 

    ¿Qué palabra con sombra 
    para nombrar la casa? 
    ¿Qué palabra salpica a los pájaros 
    que vuelan como heridos? 


    El libro está atravesado por apariciones y espectros. Vivos y muertos se reencuentran en las páginas y la linealidad del tiempo se hace añicos: ingresamos a una especie de tiempo primigenio en el que al nombrar muertos, nacen orugas musicales. Tiempo circular en el que subsisten esas sobras de amor que nadie recoge y en el que algo muere en algún lugar para sostener lo que vive. Como señala María Zambrano en la cita que acompaña unos versos: «Ligeramente se curva la luz arrastrando consigo el tiempo», también aquí la palabra se curva operando en el pasado, dibujando agujeros de muerte en el sueño de los vivos. 


    No entiendan los muertos que están muertos, 
    y llamen a nuestra puerta 
    como seres visibles que aún huelen las rosas. 


    En estos tiempos de pugna por lograr visibilidad y reconocimiento, el ego del artista termina eclipsando y haciendo famélica la obra. Ester Folgueral sabe escuchar, aprendió a esperar la palabra necesaria, camina descalza (así anda su escritura) para entrar a esa habitación blanca y vacía en la que se escribe sin que nadie nos vea. Escritura coherente con una actitud vital cuya nota clave es el despojamiento, el deshacerse de todo lo sobrante, lo inútil, lo altisonante.

    Su poemario consta de tres estancias porosas, comunicadas por la imagen de la toma de tierra. 

    En la primera de ellas, El vulnerable animal, hay un descenso a las raíces, al árbol de la infancia, a un mundo en el que la casa abierta es atravesada por fantasmas y se camina a la sombra de los muertos. El tiempo vuelve sobre sus pasos y las palabras no alcanzan para nombrar, con los ojos desmesurados del niño que asoma al mundo sin defensas, ante una herida completamente abierta. Solo el niño ve al muerto en el espejo y la infancia dura hasta que comprendemos que no hay dulzura que encuentre duración en la lengua de los vivos. Mirar nuestra propia vulnerabilidad a los ojos y no olvidar esas criaturas que, en la insignificancia que les asigna la impostura adulta, aún sueñan lo que importa, aún cantan lo que importa. 

    En El río lava el tiempo, hay un recorrido por la herida, por paisajes de lo que ha sido expoliado y, aun así, el atrevimiento de abrir la casa donde todos han muerto para alojar a los que quedan. La corriente de este río lleva las pérdidas, amantes que partieron o no tuvieron el valor de amar. Las despedidas. La memoria reconstruida y el reconocimiento de todas las muertes que sostienen lo que hoy vive. Y su agua es capaz también de lavar las heridas. Circulares como el río, reverdecemos sobre tanta hoja seca, vivimos de lo sumergido. Sanar en el interior del tiempo. Alimentar a los muertos que nos sostienen. 

    La última estancia se titula Resistencia. Apurando el concepto de toma de tierra, resistencia es toda oposición que la corriente encuentra a su paso, cerrando, atenuando o frenando el libre flujo de los electrones (de las palabras). Cuando la resistencia es elevada, comienzan a chocar unas con otras y a liberar energía en forma de calor. Ahí, en ese punto de fricción y liberación, comienza precisamente lo poético. La palabra revelando todo su potencial, sacudiéndose la inercia de los circuitos normalizados. Esta es la paradoja de la palabra poética: lo que hace que la herida, como nos recuerda Anne Carson, irradie su propia luz. 

    Resistencia: 
    no tocar el muerto 
    cuando el muerto tiene hambre, 
    y llorar como un bebé 
    bajo el árbol. 


    En Resistencia la curación es posible. Hay un movimiento hacia la restauración que hace posible decir lo que importa, aunque sea con fragmentos, con restos de lo vivido: Hacer dulce lo amargo. Encender las rosas. 

    Laura Giordani.  Mayo 2015 Prólogo de Toma de Tierra  (Editorial Gravitaciones, 2015)




    Salir a gatas por las raíces, nuevo y sin nombre […]
    Intentar hablar y casi conseguir
    sanar en el interior
    del tiempo y otras personas.
    Ted Hughes




    No entiendan los muertos que están muertos,
    y llamen a nuestra puerta como seres visibles
    que aún huelen las rosas.

    Pero su sangre, arena.
    Pero su pelo,
    pelucas en el escaparate de la ciudad castigada.

    ¿Qué palabra con sombra
    para nombrar la casa?
    ¿Qué palabra salpica a los pájaros
    que vuelan como heridos?
    ¿Qué volumen de luz la palabra leche,
    con el frío lamiendo sus pezones?

    Nombras muertos y nacen orugas musicales.
    La agenda del corazón siempre gana lo perdido.

    No entiendan los muertos que están muertos,
    y llamen a nuestra puerta
    como seres visibles que aún huelen las rosas.





    La serpiente escribe en piedras
    con su lengua amorosa.

    Con su lengua amorosa
    el viento dibuja agujeros de muerte en el sueño de los vivos,
    miel que no se guarda en un vaso de juncos.

    La serpiente escribe
    que la miel no dura en la lengua de los vivos.





    Aquí los vivos comen luz caliente
    con cucharas de hueso.
    Las tallaron los pájaros
    en jardines abandonados.

    Toma de tierra.
    Todo hombre es un árbol:
    sus extremidades ramificándose;
    lo inútil
    baja
    a morir en las raíces.

    Aquí los muertos comen la luz fría,
    su ceniza alimenta nuestras hojas,
    la fragilidad verde de la rama.






    Las serpientes escriben en las piedras
    con la lengua del frío.

    Has de pisar con cuidado
    los artificios del verano,
    lleno de podredumbres,
    que esconde entre sus nidos
    el veneno del miedo.

    La lengua del frío escribe
    sobre el musgo amarillo.
    Ve letras
    que duermen en el fuego.
    Las come.
    Se arrastra con ellas en la lentitud
    de los solitarios,
    que desarman su corazón
    como una hoja en blanco.



    .

    0 0
  • 03/07/16--05:12: RODRIGO TOSCANO [18.204]

  • Rodrigo Toscano 

    Poeta. Estados Unidos América, 1964.
    El libro de poesía más reciente de Rodrigo Toscano (EUA, 1964) es Deck of Deeds. Su colección anterior, Collapsible Poetics Theater, es una selección de la Serie Nacional de Poesía 2007. El próximo, será publicado por Fence Books en 2016. Toscano fue beneficiario de una beca en poesía del Estado de Nueva York. Su poesía ha aparecido en numerosas antologías, incluyendo Against Expression, Diasporic Avant Gardes, Poetic Voices Without Borders, Angels of the Americlypse, and Best American Poetry. Su obra ha sido traducida al francés, holandés, italiano, alemán, portugués, noruego y catalán. Toscano trabaja para el Instituto del Trabajo en conjunto con el sindicato United Steelworkers, National Institute for Environmental Health Science, y National Day Laborers Network. Actualmente vive en el municipio de Greenpoint, en Brooklyn.

    OBRA:

    Partisans (O Books, 1999)
    The Disparities (Green Integer, 2002)
    Platform (Atelos Press, 2003)
    To Leveling Swerve (Krupskaya, 2004)
    Collapsible Poetics Theater 
    (Fence Books, 2007: a National Poetry Series winner)
    Deck of Deeds (Counterpath Press, 2012)



    Inaguración

    atmosférica
    organo
    retro-moog
    pelucas

    como si fuera lo que fuera!


    *

    el “atmo”
    no feral
    ni lejanamente salvaje

    sino domestico
    íntimo

    Super-Trans-Civilizador

    peluca


    *


    aqui
    aqui andan por alla

    los votos

    y alla
    andan por aca

    las botas

    ciao a la peluca!
    ciao!


    *


    arri…nómonos…
    arri…nénomos…
    arri…mónomos…

    arrimé-
    monos
    inquémonos

    a la confusíon

    de cuartel a cuartel
    buscando el prisionero

    hiper-elastico
    de tanta tortura

    hiper-ausente
    de tanta censura

    se cae
    de rodillas

    (me cae
    que se cae)

    como la estatua
    aniversario año facha 2005

    se cae
    verticalmente
    en su pozo

    tras


    *


    la poesia
    se ha encerrado
    en su jaula
    tambien
    —tras!

    o se supone que


    *


    en suelo
    estilo
    edad media
    roca gris
    superficie verde moho

    inquemonos

    efecto tras efecto
    sobrevivientes

    vocabularificados

    (fíjense
    burros
    en lo que
    sigue)


    *


    petro-váron
    petro-hembra
    petrosexualizacíones

    _

    petroinstante
    petroentusiasmo
    petrodesilucíon

    _

    peto-petrificado (“hi, you’ve reached…)
    petro-arranque

    _

    hecho!
    petro-postulacíon (filosófica)

    hecho!
    petro-no-enseñen-el-cobre-señores

    limpiense la trompa

    desgraciados
    inagurados

    King & Queen

    l i t e r a r i o s 

    Nueva York, 20 Enero, 2004



    MUY BORRACHOS CON RETÓRICA ANTI-INMIGRANTE PREFABRICADA:


    THE LITTLE WORD

    Tu corazonada era correcta. La palabra, Libertad, no fue exactamente a visitar a un viejo amigo de la Revolución Francesa el mes pasado. Tiene una aventura—con dos MP canosos de los Países Bajos. Los conoció en un tren durante su viaje alrededor de Europa el año pasado. Se pusieron muy borrachos con retórica anti-inmigrante prefabricada, y fueron a dar a la estación de Frankfurt en Alemania. Los tres fueron probando monopolios mediáticos, y terminaron amnesiando (o amnesicándose)—en un estruendoso club de techno. Los tres despertaron enredados en sus matrices léxicas en la taza de un escusado. Y ahora, aquí está Libertad, en la taza de otro escusado, en Manhattan, a punto de anunciar la candidatura de su candidato, mientras su candidato canda su candidatura en su candidatura como candidato.


    THE BABY

    Los tres candidatos presidenciales tienen amplios lóbulos temporales de basalto granito, incluso  el bebé.  Sus lóbulos son especialmente “quebradizos”—se cuartean incluso a 10 MHz. Su consejero más cercano, el idioma Inglés, le lacera los lóbulos con listas de bestsellers hasta que casi se desmaya. Ha aprendido a necesitarlo, requerirlo, amarlo—brutalmente –al menos una vez al mes.  Él se somete al menos a un bestseller tres semanas antes de irse de gira a campo traviesa, cosa de que el fracturamiento  tenga tiempo de sanar, ya que tiene nominado a un vicepresidente blandengue que desaprueba ese look crepitoso. A veces esta violencia asusta al bebé, pero se siente muy tranquilo y al mando después de todo.


    THE PROF

    Cinco cosas que sus estudiantes no saben sobre él:

    Se deja los pelos púbicos crecer cuando está en sabático.

    Con frecuencia utiliza ayuda para dar conferencias: carisoprodol, glutetimida, ácido gamma-hidroxibutírico.

    Tiene una jefa de departamento que disfruta de “prestárselo” a docentes visitantes (él disfruta que ella goce).

    Él deja que cualquier poeta “experimental” con al menos tres publicaciones postee sus twitters en todos sus portales.

    Mantiene un suministro confiable de tetraciclina en el cajón de la oficina.

    Traducción Mara Pastor.



    LA PALABRITA

    Your gut feeling was right. The word, Liberty, didn’t actually go visit an old friend from the French Revolution last month. It’s having a fling—with two silver-haired MP’s from the Netherlands. It met them on a train during its trip through Europe last year. They got really drunk on ready-made anti-immigrant rhetoric, and stumbled into Frankfurt station in Germany. The three went monopoly media hopping, and ended up amnesiating (or amnesiacking) out—in a booming techno club. The three woke up tangled in each other’s lexical matrices in a toilet bowl. And now, here’s Liberty, in another toilet bowl, in Manhattan, about to announce its candidate’s candidacy while its candidate clamps its candidacy in its candidate’s candidacy.


    EL BEBÉ

    All three presidential candidates have ample, basalt granite temporal lobes, including the baby. His lobes are especially “crackly”—they flake at even 10 MHz. His closest advisor, the English language, lasers his lobes with bestseller lists until he almost passes out. He’s learned to need it, require it, love it—brutally so—at least once a month. He submits to at least one bestseller three weeks before leaving on cross-country tours so that the fracturing has time to heal, as he has a Squishy Head VP nominee who disapproves of that crackled look. Sometimes this violence scares the baby, but he feels very calm and in command afterward.


    EL PROFE

    Five things his students don’t know about him:

    He lets his pubes grow out while on sabbatical.

    He frequently employs aides for lecturing: carisoprodol, glutethimide, gamma-hydroxybutyrate.

    He has a department head who enjoys “loaning him” to visiting fellowships (he enjoys her enjoyment).

    He lets any “experimental” poet with at least three publications post their twitters in all his portals.

    He keeps a trusty supply of Tetracyline in his office drawer.

    Rodrigo Toscano
     "La palabrita”, “El bebé”, “El profe” en Deck of Deeds (2012).



    Seven
    by Rodrigo Toscano

    La Imagen

    Neither she nor anyone else has yet thought of a truly compelling storyline to go with this image of herself scrunched into a corner of a boutique in the Chelsea District after closing hours wearing a royal blue Hazmat suit and black gas mask reading a 1971 yellow OSHA standards catalogue – backwards.  

    Who is she? Is she merely someone’s (doctored, distorted) “weirdly gorgeous” poetic offspring, or is she something more than that? 

    Alright, if she is “something much more than that”, then why is regarding her as “someone’s (doctored, distorted) ‘weirdly gorgeous’ poetic offspring” the thing that really kicks your “media intelligence” into high gear?

    Whether you’re a “global leader in the embroidery industry” or a “local enforcer of dangerous workplace practices,” or just a pooped out liberal littérateur in New York City who imagines both of those, when viewing this image (royal blue – black – yellow) the idea of re-pixellating images one upon the other for twelve hours a day in a sparsely decorated cubicle alongside three hundred others in Mumbai, is something that might not get your attention. 

    To actually feel yourself turned into re-pixellated portions of an anonymous force’s self-image, switch-packeting you onto the internet just as you’re about to declare a lyrically lush “love of humanity in general” - is something that could grab your attention, but also make for a pretty damn good “(doctored, distorted) ‘weirdly gorgeous’, poetic offspring” in need of a storyline. 



    El Grupito

    Meal for history 

    Estimated time of underground syndicate’s existence: 1 year, 3 months 

    Number of full-blown, media-diffracting actions: 38

    Human faculties sharpened/perfected: oculatory, olfactory, gustatory, somatosensory

    Amount of doublethink: zero





    Los Bardos 

    The edge of death 

    The seconds right before the cessation of all sensation. Biologic systems breaking down, a narrowing of the Life Force, heading towards some kind of conclusion, a “conclusion” whose conditions remain utterly unknown to the living.

    Death - is not “a black void in eternity.”   

    To begin with, the word “black” requires a monosyllabic utterance; it is formed by the lips, tongue, and throat of the living.

    First, a soft-labial explosive is formed by the lips; it is then followed by a soft flicking of the tongue at the roof of the mouth; that, in turn, is followed by an opening of the glottis (the tongue is passive at that moment, the lips are passive at that moment); the word ends with a rapid compression of the tonsils into a final crisp, clicking sound, “k”.  

    All that’s not death - is a sure candidate for being “life”

    “Two people read a sonically virtuosic dialogue, eagerly devouring & variating each other’s rhythm’s for the first time.” 

    RADIANCE OF ONE ENTITY TRANSPORTING ANOTHER ENTITY INTO ANOTHER REALM   


    El Psicologo

    Ditching a whole week of classes in the middle of his first semester at Oberlin to spend it in Belarus with his dorm building’s maintenance man is a dicey proposition to be sure. Telling his new girlfriend he’s going to his grandmother’s funeral in “nowhere Pennsylvania” while at the same time asking his parents for $1, 000 for a “social activism retreat in the state of Washington” - is even more dicey.

    But those things pale in comparison to him accepting $10, 000 to transport eight packets of T4 explosives in his intestines “to be deposited” in the privacy of a hotel room next to Newark International Airport.  

    It’s his third time, and like the other two times, everything went as smooth as glass. 

    The following weekend after he got back, he took a bus to New York City to spend some “alone time.”  In the Meat Packing District (where the Hollywood set flies in to shop) he bought a black, sharkskin pair of pants with a sparkly silver trimmed belt for $2000.   

    In the cellar of his dorm room, the oil-burning heater makes a deep whirring sound just loud enough to drown out the latest round of tactical arguments led by the maintenance man’s storm of demonic words.  After the kid’s “collegiate-global opinion” has withstood a solid forty-minute pounding, he respectfully slips out of the cellar, and changes into the black sharkskin jeans and sparkly silver trimmed belt for a “night out on campus” (poorly lit). 

    Next morning, in the cafeteria, he greets his girlfriend with an easy smile. They stroll out onto a large grass lawn in the warm sun to study for their psychology final, “multiple personalities diagnosis.” He announces to her that he’s decided to specialize in that very area. She slowly clasps his hand and gives him a little peck on the lips.  



    Los Resignados

    “Oh my god, I was - for a flash of a moment - so jealous when I looked across the room and saw you getting pre-published by that weird guy with the black gloves, but I have to admit, ever since that evening, I can’t get the image of your hummingbird-like flightiness and form-fibrillating social graces out of my mind. 

    We’ve been ‘scenester & scenestress’ for 42.731 yearsnow, but I think it’s time we give into this new reality. I know you crave new hokey poetic trends – donkey-eared ones, short rhino-tailed ones, toucan-hooking crooked ones, one’s with huge swollen gizzards a-flapping for all to see.

    When that up-and-comer ‘oral tradition’ specialist from the South Bronx introduced his Poesia Auténtica Revolucionaria de Nuestras Americas perspective into your well-worn repertoire and yanked off your remaining ‘urban hair piece’ while you screamed ‘de-wig me! Then him scattering your ceramic craftworks onto the floor, pruning your prize-winning tulips at will - clip clip clip clip, then class-roasting your boating friends as we were about all board – eyebrows nearly seared off – eyes glazed as the sun set – and you, squeezing your wine glass stem till it snapped - at that point, right there, I knew you weren’t the same ‘scenetress’ I ran with 42.731 yearsago.

    I can’t wait to hear your true feelings about all this under the cover of a dense, thick layer of CO2 cloud cover in Poughkeepsie, NY. 

    With Love, 

    Yr. Corporate, lightly-literary, handy husband” 
                        


    Las Conveniencias  

    “There…mmm …that should settle me down for a few weeks…ouch…mmm…oof! I really needed that…I really need this kind of stuff!…so much…I’m glad tech commodities just blend into reality itself when they’re initial wow-moment is finished – bastards!…they so…get me going…what they do to me…I don’t think I’m able to…pay much attention to anything…just now…even if I tried (ha!)…god, it works!  this app…I fucking love it…I love it I love it I love it…  

    Tomorrow I’ll: 

    -  Rotate my egalitarian value-system to align with connect-me-first residues smeared onto my heart’s dresser mirror
    -   Clean out the old political refrigerator
    -   Re-write my resume
    -   Update my profile on meetahotnewephemeralproduct.com
    -  Write a poem - I haven’t penned one in over a year!
    -   Apply some high quality skin lotion to my sizzling, sweet, touchpad index finger flesh” 



    Los Entusiastas 

    This has gone pretty far, and it’s likely to go further. Quite literally nothing else does it for them anymore - they have to feel fully airborne and free falling to the ground - to feel anything at all.

    How did this deep-seated understanding of body mass vs. gravity evolve? 

    When their Corporate Assets Chief finally let them control the main console a few nights at the Federal Aviation Center’s Jet Lander Simulator last year, these barristers were absolutely smitten with aerospace near-miss disasters. They suddenly felt internally chaotically frisky, suddenly more the captains of their primal instincts. 

    They wore mostly twill and tight button-down long sleeves as they depressed & released literally hundreds of buttons per session. One night, unbeknownst to them as to why, they decided to wear fireman pants, but sheared-off, in the form of a kilt, cut just above the knees. As they pre-sequenced what seemed like just another routine flight from La Guardia to Ronald Reagan International, they suddenly sensed an intense heavy gaze fall onto their faces from across the hangar. No sooner than they looked up to see who it was, than they sensed a huge stream of piss dropping onto their “pants.” They immediately (electro-mechanically) deployed a towel from under the consoles and began to frantically wipe themselves off.  As the wiping came to a close, they raised their heads only to find the man with the deep-set eyes and oddly angular Hollywood plastic-looking dark hair carving out their skulls with his gaze. They felt an additional drops sprinkle onto their mixed up attire. The rest is history. 

    They’ve grown to love the combination of charred, “preferred guest” lawyerly aroma coupled with the light, sprizzy scent of liquid nitrogen foam and polyethylene anti-incendiary tarps. They all play hard at “trap the union health & safety department into a genie bottle.”  

    Also, they’ve since switched from twill & graph paper pattern wear to modest platinum leopard pants and chunky-monkey muscle tees at headquarters. They’re not “casualties,” they’re casualty makers and shakers. 






    .


    0 0


    Francisco Sosa Escalante

    Francisco de Paula Sosa Escalante (2 de abril de 1848 - 9 de febrero de 1925), escritor, poeta, historiador, biógrafo y periodista mexicano. Nació en la ciudad de Campeche cuando ésta formaba parte de Yucatán. Hijo de José Domingo Sosa y Manuela Escalante. En su niñez fue compañero de aventuras de Justo Sierra Méndez; desde muy joven vivió en la ciudad de Mérida, donde estudió latín, filosofía, y jurisprudencia. En esa época se vinculó también con Ignacio Ramírez, "El Nigromante" y con el poeta Juan A. Mateos, quienes se encontraban en Yucatán obligados por una orden de Maximiliano de Habsburgo. A los 14 años publicó su primera composición poética y a los 18 editó su primer libro: Manual de Biografía Yucateca.
    Falleció en la pobreza el año de 1925, en Coyoacán, barrio de la Ciudad de México, cuya calle principal lleva su nombre.

    En 1864 fundó la Revista de Mérida, donde publicó sus primeros trabajos como periodista, sus artículos se centraron en críticas al gobierno local, por tal motivo fue perseguido y encarcelado en la prisión de San Juan de Ulúa. Después de 1869 fue liberado y se mudó al barrio de Coyoacán en la Ciudad de México, colaborando en la revista El Renacimiento con Ignacio Manuel Altamirano, así mismo colaboró con periódicos del estado de Veracruz, de Argentina y del Perú.

    Político

    Se pronunció como militante del Partido Liberal y en 1873 fundó en compañía de Vicente Riva Palacio el periódico El Radical. Tres años más tarde, por medio de publicaciones en el periódico La Libertad y en franca oposición a la reelección de Sebastián Lerdo de Tejada, apoyo la candidatura a la presidencia de José María Iglesias.

    Se unió a la revolución de Tuxtepec, liderada por el general Porfirio Díaz. Durante el mandato de éste, colaboró en el Ministerio de Fomento. En 1909 fue nombrado director de la Biblioteca Nacional. Paralelamente fue diputado federal y senador por el estado de Guerrero.

    Historiador

    Fue miembro de la Real Academia de la Historia, de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, de la Unión Iberoamericana, de la Academia Mexicana de la Historia donde ocupó el sillón 1 de 1919 a 1925,6 y de la Academia Mexicana de la Lengua, a la cual ingresó el 31 de marzo de 1892 como miembro numerario ocupando la silla V, para posteriormente ejercer el puesto de bibliotecario de 1909 a 1914.8 Escribió diversas biografías de arzobispos de México. Se considera un defensor de los conquistadores españoles, resaltando los beneficios de la Conquista de México. Al igual que Carlos Pereyra, combatió el antihispanismo y la Leyenda Negra Española y se unió a las críticas contra el expansionismo estadounidense.

    Poeta

    El poema dedicado a la ciudad de México, escrito en 1869 en Mérida, Yucatán, para el la revista literaria El Renacimiento es representativo de su poesía.  En la transcripción se dejó la ortografía original

    México.

    A mí amigo don Manuel Peredo:

    Muy lejos de este suelo, cual perla primorosa
    Guardada entre una concha de límpido cristal,
    Rodeada de esmeraldas, osténtase la hermosa
    Sultana de la América, señora de Anáhuac.

    Parecen sus montañas de nieve coronadas,
    De nácar grandes moles luciendo sobre el mar,
    Y elévanse las otras cual mágicas oleadas
    Que intentan de los astros los tronos escalar.

    Es México, la vírgen risueña americana
    Que tiene por espejos mil lagos de cristal,
    Y tiene nubes bellas de palo y de grana
    Que van sobre sus sienes doseles á formar.

    Es ella quien por lecho disfruta mil jardines
    De flores aromosas, de célico primor,
    Y duérmese al arrullo de lindos colorines,
    Y es ella quien al beso despierta del Señor.

    Es México, la hermosa, la estrella mas brillante
    Que osténtase en el cielo del mundo de Colon,
    Mas grata y deliciosa que la onda susurrante,
    Gentil como las hadas y tierna cual la flor.

    Es ella quien cautiva, quien roba corazones,
    Quien tiene para todos delicias y placer;
    Es ella la que finge doradas ilusiones,
    Deleites no soñados, amores del Eden.

    Dejad que me extasíe pensando en ese cielo
    Que dile sus encantos al triste trovador;
    Dejad que yo recuerde mis horas de consuelo,
    Dejad que yo suspire la dicha que voló!

    Ciudad de los palacios, la cuna encantadora
    De cisnes armoniosos que cantan el amor,
    Si un ángel me prestara su cítara sonora,
    Qué dulce fuera entonces el canto que te doy!

    Tú fuiste del proscrito el suelo hospitalario
    Que goces y ventura tan solo le brindó;
    En tí vivi olvidado de su existir precario,
    Y allá, bajo tu cielo, sus penas olvidó.

    Tú fuiste el árbol bello, en cuya verde rama
    El ave ya cansada, tranquila reposó,
    Y tuvo con tu sombra la sola dicha que ama,
    Cantar sus ilusiones, sus penas y su amor.

    Tú fuiste cual la fuente que encuentra el peregrino
    Que sufre los tormentos horribles de la sed;
    Tú fuiste cual la palma que mira en el camino
    El pobre caminante cercano á perecer.

    Yo triste caminaba llorando mis dolores,
    Al suelo doblegando cansada la cerviz;
    Mas quiso mi destino que viese yo tus flores,
    Tus bosques y tus lagos, y rime el porvenir.

    Por eso te amo tanto, por eso mis cantares
    Celebran tu grandeza, tu pompa sin igual;
    Por eso mis suspiros cruzando van los mares
    Y llegan á tu seno ay! tristes á posar.

    Si un día de mi suelo aléjame el destino,
    Oh México preciosa! yo al punto correr
    En busca de tu cielo, tu cielo peregrino
    Do mi alma disfrutaría delicias y placer.

    Pues tú eres cual ondina, cual imágina sirena
    Que arroba con su hechizo divino, angelical;
    Pues t eres la coqueta que todos enajena,
    A todos dás tus besos y tus caricias dás.

    Aquel que entre tus brazos miró correr las horas,
    Por mas que no le quieras pensando va en tu amor;
    Por mas que sean tus besos caricias seductoras
    Que luego nos infiltran la duda y el dolor.

    Dejad que me extasíe, pensando en ese ciclo
    Que dime sus encantos, sus auras de placer;
    Dejad que yo recuerde mis horas de consuelo,
    Dejad que yo suspire la dicha de ese Eden.


    Además de ser un biógrafo connotado, Sosa Escalante propuso, en 1887, al gobierno de Don Porfirio Díaz, que se colocaran estatuas de personajes relacionados con el movimiento de la Reforma en el Paseo que lleva el nombre de tal época de la historia de México, sugiriendo dos por cada estado de la república.

    "En 1895 se inauguró la primera parte de estatuas y jarrones que quedaron instaladas en el tramo comprendido entre las glorietas de Carlos IV y la del Monumento de Cuauhtémoc. Con el correr de los años, se fueron colocando el resto de estatuas en el tramo que va de Cuauhtémoc a la Columna de la Independencia y desde Carlos IV hasta la Glorieta de Cuitláhuac."

    El proyecto del monumento a Colón, tal vez el primero para el Paseo de la Reforma, se produjo desde los tiempos de Maximiliano I; por iniciativa de Don Antonio Escandón se retomó la idea en 1876 y Sebastián Lerdo de Tejada designó al escultor francés Henri Joseph Cardier para llevar al cabo la estatua de Colón.

    Obras escritas

    Manual de biografía yucateca (1866)
    El episcopado mexicano (1871)
    Magdalena, (leyenda) (1871)
    El doctor cupido (leyenda) (1873)
    El monumento de Colón (1877)
    Apuntamiento para la historia del monumento de Cuauhtémoc (1877)
    Doce leyendas (1877)
    Efemérides históricas y biográficas, dos tomos, (1883)
    Biografías de mexicanos distinguidos (1884)
    Galería de contemporáneos (1884)
    Ecos de gloria (1885)
    La Jerusalén liberada (traducción de la obra de Torcuato Tasso) (1885)
    Los contemporáneos (1888)
    Recuerdos (1888) (colección de sonetos)[1]
    El Himno Nacional Mexicano (1889)
    Noticias históricas (1889)
    Las estatuas de la Reforma (1890)
    Escritores y poetas sudamericanos (1900)
    Breves notas tomadas en la escuela de la vida (1910)

    Reconocimientos

    Numerosas escuelas y bibliotecas llevan hoy su nombre, tanto en su estado natal, Campeche, como en el resto de México, particularmente la capital del país.
    La principal arteria vial de Coyoacán en el Distrito Federal de México, donde vivió, lleva a manera de homenaje el nombre de Francisco Sosa.
    Una de las estatuas que adornan el Paseo de la Reforma en la capital mexicana está erigida en su honor.


    13 DE AGOSTO DE 1521.

    Del bello Anáhuac la gentil señora,
    La gran Tenoxtitlan que en oro y flores
    La frente reclinaba á los fulgores
    Del sol radiante que sus cumbres dora,

    Ya es presa de Cortés; ya la invasora
    Hueste que siembra por doquier horrores,
    Los templos profanó, y en sus furores
    Nada respeta, ni a mujer que llora.

    Cayó el imperio que Tenoch un dia
    Fundó á la orilla del sereno lago,
    Y Cuauthemoc heroico defendía.

    Callad! no importa! pues el aire vago
    Difunde la tremenda profecía:
    Venganza alcanzará tan fiero estrago.




    LA MAÑANA.

    Del sol la luz esplendorosa baña
    Del monte altivo la argentada nieve;
    La rubia espiga del trigal se mueve
    Los vientos al llegar de la montaña;

    El ágil labrador de su cabaña
    Al campo sale tras descanso breve
    Que no ha turbado torcedor aleve:
    Pues que nada ambiciona y nada extraña;

    La verde grama que tapiza el suelo
    Ostenta, con orgullo, del rocío
    Las blancas perlas que lloró la noche;

    Se eleva el ave hasta el azul del cielo,
    Gozoso corre murmurando el río
    Y la rosa gentil abre su broche.



    LA SIESTA.

    Tras el regio festin de la mañana
    De aromas, y de luz, y de armonías,
    Parece que á tan dulces alegrías
    Natura, tregua, por brindar se afana.

    La vocinglera turba cortesana
    De aves canoras, busca las umbrías
    Soledades do corren mansas, frías,
    Las aguas puras que la roca mana.

    Los brazos de la ninfa encantadora
    Busca el amante con febril empeño
    Y ardiente jura que sin tin la adora.

    Ella le llama con pasión su dueño,
    Se embriagan con su dicha seductora
    Y el ángel del amor vela su sueño.




    LA TARDE.

    La esmeralda del mar fulgente brilla
    Al recibir del sol la luz postrera,
    El nido busca el ave placentera,
    Cantando el pescador deja la orilla.

    En la humilde cabaña la sencilla
    Y cristiana oración sube á la esfera
    Como el sagrado incienso, porque espera
    En el Señor y á su poder se humilla.

    La vespertina estrella misteriosa
    Diamante finge que sujeta el velo
    Allí en la frente de la casta esposa;

    La noche se aproxima en tardo vuelo,
    Mece la flor la brisa rumorosa,
    Todo es quietud en la extensión del suelo.




    LA NOCHE.

    Cual dama hermosa que el oscuro velo
    Para acercarse á su adorado, toma
    Y en él se envuelve, y tras el velo asoma
    La luz radiante de su dulce anhelo;

    Como el arrullo del amor el vuelo
    Detiene apasionada la paloma,
    Y envuelta de la flor en el aroma
    Se lanza al nido de su dicha cielo,

    Oculta así la noche en negro manto
    Que el áureo polvo de los astros llena,
    Viene y derrama su divino encanto.

    Piadosa alivia del mortal la pena,
    Las gotas seca de su acerbo llanto
    Y brinda al corazon la paz serena.




    CUAUHTEMOC.

    Cuando el imperio por Tenoch fundado
    Miró llegar desde el lejano Oriente
    Como tremenda tempestad rugiente
    Al invasor inícuo y desalmado,

    De patriotismo y de valor dechado,
    Con sed de gloria y entusiasmo ardiente,
    Sublime te opusiste á aquel torrente
    Y Anáhuac tuvo su mejor soldado.

    ¡Oh prócer inmortal! cómo fulgura
    Tu nombre ilustre, de la patria gloria,
    Tan grande cual tu propia desventura!

    Los siglos al pasar, de tu memoria
    No el brillo opacan, porque eterno dura
    El libro sacrosanto de la historia.




    CUITLAHUAC.

    Brilla en su frente la imperial corona
    Cuando de Anáhuac el sagrado suelo
    Profana Hernán Cortés, y allí en el cielo
    La tempestad sus nubes amontona.

    Noble y altivo su valor pregona,
    Funda en la muerte su mejor anhelo,
    Y al ver que Anahuac entre sangre y duelo
    Con horrendo fragor se desmorona,

    Lanza sus huestes á la lid; resiste
    Al hierro y al corcel del castellano
    Que con empuje formidable embiste ....

    ¡Victoria! su denuedo sobrehumano
    Grabó en la historia con la Noche Triste
    La fama del heróico mexicano.



    COANACOCH.

    ¡Oh rey alcohuacano sin ventura,
    Del infame Ixtlixochitl prisionero!
    ¿Por qué en las horas del combate fiero
    Así te respetó la muerte dura?

    Tu noble cuerpo, de infernal tortura
    Libre quedara entónce hasta el postrero
    Instante del vivir, y altivo, entero,
    Defendieras la patria con bravura.

    Heróicos hechos de eternal memoria
    Hubieran señalado tu camino,
    El libro enriqueciendo de tu historia!

    No así lo quiso tu fatal destino;
    Mas nada amengua tu brillante gloria
    Y eterno luce tu blasón divino.




    CACAMA.

    De Grecia y Roma los caudillos fieros
    Que del tiempo á través admira el mundo,
    Émulo en tí hallaron sin segundo,
    De Anáhuac honra, y flor de sus guerreros.

    Tu voz, aliento daba á los flecheros
    En la sangrienta lid, y con profundo
    Rencor, lanzaban al aliado inmundo
    El dardo que embotaban los aceros.

    Cautivo al verte tras feral combate,
    Y atado sin piedad á la cadena,
    No tu denuedo varonil se abate:

    Desprecias el puñal, y con serena
    Mirada, ves la muerte; ¡tu rescate!
    ¡Sola esperanza que tu pecho llena!



    TETLEPANQUETZAL

    Monarca de Tlacópam! no perdido
    Quede tu nombre que esplendente brilla
    De Anáhuac en los fastos, sin mancilla;
    Salve tu gloria el implacable olvido.

    Los hados fieros, por tu mal, vencido
    Te dieron al soldado de Castilla;
    Mas nada importa; sucumbir no humilla
    Cual cae el roble por el rayo herido.

    Al ver el suelo de la patria hollado,
    Latió tu noble corazón ardiente
    Y al combate corriste denodado.

    Ciñó el martirio tu radiosa frente
    Y tu nombre inmortal quedó grabado
    De México en la historia refulgente.




    XICOTENCATL.

    La nieve de los años todavía
    Estaba léjos de su altiva frente;
    De sangre juvenil la lava ardiente
    En su esforzado corazon corría:

    Mas, prudente y sagaz, miró la impía
    Invasion castellana, cual torrente
    A arrebatar dispuesto en su corriente
    La vida y honra de la patria un día.

    Entónces dando su rencor á olvido
    Se lanza con ardor á la pelea,
    Al lado del azteca aborrecido.

    Así con gloria su pendon pasea,
    Y Xicotencatl al caer vencido,
    En morir por la patria se recrea.




    LA PARTIDA.

    Del mar azul en la extensión la luna
    Su luz difunde placentera y grata;
    Como en espejo de luciente plata
    Se mira reflejar sin mancha alguna.

    En tanto, de la mísera fortuna
    La rueda siempre veleidosa, ingrata,
    Prosigue su girar, y me arrebata
    A la beldad que amé como á ninguna.

    Hiende las olas la velera nave
    Que al alma roba su mejor tesoro,
    A la que canta como trina el ave.

    Y al ver que párte la mujer que adoro,
    El dardo siento de la pena grave
    Y el mar aumento con mi triste lloro.



    TU VOZ.

    Más dulce que la brisa que suspira
    Al posarse en el cáliz de las flores,
    Más grata que del prado los rumores
    Cuando la luz en occidente espira;

    Más tierna que los ecos de la lira
    Con que cantan su amor los trovadores,
    Melodiosa cual de tiernos ruiseñores
    La triste queja que el amor inspira.

    Llegó á mí tu voz; profunda pena
    Mi desgraciado corazón sentía
    Y el alma estaba de amargura llena.

    De tu voz á la célica armonía
    Volvió mi vida á trascurrir serena
    "Como otros tiempos, cuando Dios quería."



    RESIGNACIÓN.

    No importa; sigue, mísera fortuna
    Hiriendo sin piedad con tus rigores,
    Y cual secaste las primeras flores
    Que brotaron á orillas de mi cuna,

    Seca así las demás; cuando ninguna
    Mi senda alfombre ni me brinde olores,
    El consuelo hallaré de mis dolores
    En la virtud y fé que mi alma aduna.

    Pasan los goces de la breve vida,
    La amistad, el amor, cuanto hay de hermoso,
    Y acaba el débil cual sucumbe el fuerte.

    Mas el que lleva la virtud de egida
    Feliz encuentra bienhechor reposo
    En el seno tranquilo de la muerte.





    .

    0 0


    Fernando Calderón y Beltrán

    Fernando Calderón y Beltrán (Guadalajara, México 20 de julio de 1809 – Villa de Ojocaliente, 18 de enero de 1845) fue un poeta, dramaturgo, abogado y político mexicano. Ocupó los cargos de magistrado en el Supremo Tribunal de Justica en Zacatecas y de diputado al Congreso del Estado. En el ámbito político fue un liberal de profundas convicciones y en el terreno literario es considerado uno de los iniciadores del romanticismo mexicano.

    Fernando Calderón y Beltrán nació en la ciudad de Guadalajara, en el entonces Reino de la Nueva Galicia, el 20 de julio de 1809. Tuvo por padres a don Tomas Calderón y a doña María del Carmen Beltrán. Este acaudalado matrimonio fue dueño de la hacienda La Quemada, en el actual municipio de Villanueva, en el estado de Zacatecas, muy cercana a la zona arqueológica de La Quemada, perteneciente al Cultura del Valle de Malpaso. De ellos heredó el título de Conde de Santa Rosa, mismo que jamás usó. Por motivo de los negocios de su padre, pasó su adolescencia en esta región. Cursó estudios latinos, de filosofía y letras en el Real Colegio de San Luis Gonzaga de Zacatecas. Posteriormente tomó las cátedras de derecho civil, derecho canónico y derecho constitucional, bajo la tutela del licenciado Santiago Villegas.

    Tras la dolorosa muerte de su madre, en 1823, y de su padre, en 1826, volvió a Guadalajara y continuó sus estudios de jurisprudencia hasta obtener el título de abogado por el Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco en mayo de 1829. Tras esto regresó a Zacatecas y desempeñó diversos cargos públicos: magistrado en el Supremo Tribunal de Justicia de esta entidad, diputado al Congreso del Estado, coronel de artillería de la antigua milicia nacional, secretario de acuerdos del Supremo Tribunal de Justicia y durante el periodo de gobierno de Marcos Esparza, ocupó el cargo de secretario general del gobierno de Zacatecas.

    Fernando Calderón abrazó el ideal liberal y luchó con tenacidad por un gobierno republicano, representativo, popular y federal. Vivió en la época de desavenencias ideológicas entre liberales y conservadores. Él participó en una de las muchas rebeliones acaecidas en México durante esta época y fue herido de gravedad en la Batalla de Guadalupe, en la cual salió victorioso Antonio López de Santa Anna en las inmediaciones de Zacatecas en 1835.

    A causa de su orientación y opiniones políticas, el gobernador de Zacatecas lo desterró y él se refugió en la Ciudad de México. En ella asistió a la Academia de Letrán y se incorporó al círculo literario de Guillermo Prieto, José Joaquín Pesado, Manuel Payno, Ignacio Cumplido y el cubano José María Heredia, con quién entabló estrecha amistad. Pocos meses duró el exilio, ya que él volvió a Zacatecas, por orden del ministro de la guerra, el general José María Tornel, quien expresó: “El genio no tiene enemigos; los talentos deben ser respetados por las revoluciones”.1 Mermada su fortuna, ocupó nuevamente diferentes cargos públicos. Finalmente, tras largos padecimientos, murió en la villa de Ojocaliente, la madrugada de 18 de enero 1845, a la aún joven y prometedora edad de 36 años.

    Poeta y dramaturgo, Fernando Calderón comenzó a escribir sus primero versos de manera precoz, teniendo tan sólo quince años, misma edad en la cual escribió su primer comedia titulada Reinaldo y Elina, la cual se estrenó en Guadalajara tres años más tarde (1827). Después, en una época de fructífera creación dramática, que va de 1827 a 1836, se estrenan en los teatros de Guadalajara Zadig, Zeila o la esclava indiana; Armandina; Los políticos del día; Ramiro, conde de Lucena; Ifigenia y Muerte de Virginia por la libertad de Roma. Desafortunadamente gran parte de estas obras no se conservan en la actualidad. Sin embargo, gracias a la minuciosa investigación de Fernando Tola de Habich, se posee un fragmento de Los políticos del día y la totalidad de la pieza trágica Muerte de Virginia por la libertad de Roma. Las obras más conocidas y que le dieron prestigio en la literatura nacional, son dos dramas caballerescos: El torneo (1839) y Hernán o la vuelta del Cruzado (1842); un drama histórico: Ana Bolena (1842) y una comedia: A ninguna de la tres.

    En al año de 1844 el editor Ignacio Cumplido inició una colección bajo el nombre “El Parnaso Mexicano” con la selección de 27 de sus poemas y las cuatro obras dramáticas, antes mencionadas, con el título Obras poéticas y con prólogo escrito por Manuel Payno. Esta publicación resulta significativa, pues fue la última que formó en vida Fernando Calderón y Beltrán. Más adelante, ya de manera póstuma, nuevamente Ignacio Cumplido decidió realizar una nueva edición de las Obras poéticas, en 1850, en esta ocasión con prólogo escrito por José Joaquín Pesado.





    Portada del libro Obras de D. Fernando Calderón y Beltrán, 1902.

    Obra

    Teatro

    Los políticos del día
    Muerte de Virginia por la libertad de Roma
    El torneo (1839)
    Hernán o la vuelta del cruzado (1842)
    Ana Bolena (1842)
    A ninguna de las tres

    Antologías

    Obras poéticas (1844)


    Su “rosa marchita” y “la vuelta del desterrado” merecen particular mención entre sus composiciones líricas, porque están impregnadas de poesía y de sentimiento:


    “rosa marchita” 

    ¿Eres tú, triste rosa,
    la que ayer difundía
    balsámica ambrosía,
    y tu altiva cabeza levantando
    eras la reina de la selva umbría?
    ¿Por qué tan pronto, dime,
    hoy triste y desolada
    te encuentras de tus galas despojada?

    Ayer viento suave
    te halagó cariñoso,
    ayer alegre el ave
    su cántico armonioso
    ejercitaba, sobre ti posando;
    tú, rosa, le inspirabas,
    y a cantar sus amores le excitabas.

    Tal vez el fatigado peregrino
    al pasar junto a ti quiso cortarte:
    tal vez quiso llevarte
    algún amante a su ardoroso seno;
    pero al ver tu hermosura,
    la compasión sintieron,
    y su atrevida mano detuvieron.

    Hoy nadie te respeta;
    el furioso aquilón te ha despojado;
    ya nada te ha quedado,
    ¡oh reina de la flores!,
    de tu pasado brillo y tus colores.

    La fiel imagen eres
    de mi triste fortuna:
    ¡ay, todos mis placeres,
    todas mis esperanzas, una a una
    arrancándome ha ido
    un destino funesto, cual tus hojas
    arrancó el huracán embravecido!

    ¿Y qué, ya triste y sola
    no habrá quien te dirija una mirada?
    ¿Estarás condenada
    a eterna soledad y amargo lloro?
    No; que existe un mortal sobre la tierra,
    un joven infeliz, desesperado,
    a quien horrible suerte ha condenado
    a perpetuo gemir: ven, pues, ¡oh rosa!,
    ven a mi amante seno, en él reposa,
    y ojalá de mis besos la pureza
    resucitar pudiera tu belleza.

    Ven, ven, ¡oh triste rosa!
    Si es mi suerte a la tuya semejante,
    burlemos su porfía;
    ven, todas mis caricias serán tuyas,

    y tu última fragancia será mía.



    La risa de la beldad

    Bella es la flor que en las auras
    con blando vaivén se mece;
    bello el iris que aparece
    después de la tempestad:
    bella en noche borrascosa,
    una solitaria estrella;
    pero más que todo es bella
    la risa de la beldad.

    Despreciando los peligros
    el entusiasta guerrero,
    trueca por el duro acero
    la dulce tranquilidad:
    ¿quién su corazón enciende
    cuando a la lucha se lanza?
    ¿Quién anima su esperanza?...
    La risa de la beldad.

    El conquistador altivo
    precedido de la guerra,
    cubre de sangre la tierra,
    de miseria y orfandad.
    ¿Y quién el curso detiene
    de su cólera siniestra?
    ¿Y quién desarma su diestra?
    La risa de la beldad.

    ¿Quién del prisionero triste
    endulza el feroz tormento?
    ¿por quién olvida un momento
    su perdida libertad?
    ¿Y quién, en fin, del poeta
    hace resonar la lira?
    ¿Quién sus acentos inspira?
    La risa de la beldad.

    Una suerte inexorable
    llena de luto mi vida,
    y mi alma gime oprimida
    por la dura adversidad;
    pero yo olvido estas horas
    de tanta amargura llenas,
    cuando suaviza mis penas
    la risa de la beldad.



    Soldado de la libertad

    Sobre un caballo brioso
    camina un joven guerrero
    cubierto de duro acero,
    lleno de bélico ardor.

    Lleva la espada en el cinto,
    lleva en la cuja la lanza,
    brilla en su faz la esperanza,
    en sus ojos el valor.

    De su diestra el guante quita,
    y el robusto cuello halaga,
    y la crin, que al viento vaga
    de su compañero fiel.

    Al sentirse acariciado
    por la mano del valiente,
    ufano alzando la frente
    relincha el noble corcel.

    Su negro pecho y sus brazos
    de blanca espuma se llenan;
    sus herraduras resuenan
    sobre el duro pedernal;

    y al compás de sus pisadas,
    y al ronco son del acero,
    alza la voz el guerrero
    con un acento inmortal:

    'Vuela, vuela, corcel mío
    denodado;
    no abatan tu noble brío
    enemigos escuadrones,
    que el fuego de los cañones
    siempre altivo has despreciado,
    y mil veces
    has oído
    su estallido
    aterrador,
    como un canto
    de victoria,
    de tu gloria
    precursor.

    'Entre hierros, con oprobio
    gocen otros de la paz;
    yo no, que busco en la guerra
    la muerte o la libertad.

    'Yo dejé el paterno asilo
    delicioso:
    dejé mi existir tranquilo
    para ceñirme la espada,
    y del seno de mi amada
    supe arrancarme animoso;
    vi al dejarla
    su tormento,
    ¡qué momento
    de dolor!
    Vi su llanto
    y pena impía;
    fue a la mía
    superior.

    'Entre hierros, con oprobio
    gocen otros de la paz;
    yo no, que busco en la guerra
    la muerte o la libertad.'

    'El artero cortesano
    la grandeza
    busque adulando al tirano
    y doblando la rodilla;
    mi trotón y humilde silla
    no daré por su riqueza,
    y bien pueden
    sus salones
    con canciones
    resonar:
    corcel mío,
    yo prefiero
    tu altanero
    relinchar.

    'Entre hierros, con oprobio
    gocen otros de la paz;
    yo no, que busco en la guerra
    la muerte o la libertad.'

    'Vuela, bruto generoso
    que ha llegado
    el momento venturoso
    de mostrar tu noble brío,
    y hollar del tirano impío
    el pendón abominado.
    En su alcázar
    relumbrante
    arrogante
    pisarás,
    y en su pecho
    con bravura
    tu herradura
    estamparás.

    'Entre hierros, con oprobio
    gocen otros de la paz;
    yo no, que busco en la guerra
    la muerte o la libertad.'

    Así el guerrero cantaba
    cuando resuena en su oído
    un lejano sordo ruido,
    como de guerra el fragor.

    '¡A la lid!', él fuerte grita,
    en los estribos se afianza
    y empuña la dura lanza,
    lleno de insólito ardor.

    En sus ojos, en su frente,
    la luz brilla de la gloria,
    un presagio de victoria,
    un rayo de libertad.

    Del monte en las quiebras hondas
    resuena su voz terrible,
    como el huracán horrible
    que anuncia la tempestad.

    Rápido vuela el caballo,
    ya del combate impaciente,
    mucho más que el rayo ardiente
    en su carrera veloz.

    Entre una nube de polvo
    desaparece el guerrero:
    se ve aún brillar su acero,
    se oye a lo lejos su voz:

    '¡Gloria, gloria!¡Yo no quiero
    una vergonzosa paz;
    busco en medio de la guerra
    la muerte o la libertad!'



    LA FELICIDAD.

    ¿En donde está la verdadera calma
    Decidme, amigos, que jamas la vi? 
    Tras ella corre sin cesar el alma,
    Y ella ¡oh dolor! huyendo va de mí.

    Busco en vano en los salones
    Del alcázar poderoso
    El dulcísimo reposo
    Que llaman felicidad: 
    Una ilusión agradable
    A mis ojos se presenta,
    Quiero abrazarla, se ahuyenta,
    Y aparece la verdad.

    Oigo las alabanzas que al guerrero
    Prodiga aduladora poesía:
    "Al fin, exclamo, un corazón de acero 
    A la felicidad será mi guía'

    Ya escucho el marcial estruendo;
    Dejo la lira sonora, 
    Y la espada brilladora
    Quiero valiente empuñar:

    Ya soy feliz; mas ¡oh cielos,
    Qué reflexión tan terrible! 
    ¿Puede un corazón sensible
    Ser feliz viendo llorar? 
    ¿Cómo podéis en medio de la guerra
    Tranquilo respirar? 
    ¡oh cielo santo!
    ¿Puede agradaros devastar la tierra,
    Y esparcir por do quiera luto y llanto? 

    En torno de vuestro carro 
    Sólo se escuchan gemidos
    De infelices sumergidos
    En dolorosa orfandad.
    Yo no miro en ese cuadro
    Sino un placer horroroso:
    No el dulcísimo reposo
    Que llaman felicidad.
    2$o hay dicha, en fin, 
    exclaman tristemente
    El sabio, el rey, el hábil cortesano;

    ¡Necios! venid, y la veréis patente
    Sobre la alegre faz del aldeano;
    Vuestros deslumbrados ojos
    Buscan poder y riqueza,
    Y en medio de la grandeza
    Queréis la dicha encontrar. 

    Dejad vuestro error funesto;
    Bajad á ese valle umbroso;
    Veréis un hombre dichoso
    Junto del humilde hogar.
    De su amada familia acariciado
    Pasa él allí su vida deliciosa;
    Su placer es amar y ser amado,
    Su riqueza, sus hijos y su esposa.

    En su habitación sencilla
    No brilla el mármol ni el oro: 
    Mas ¿qué importa? otro tesoro 
    Tiene allí su corazón.

    El cariño de su esposa, 
    De sus hijos la terneza: 
    Hé aquí toda su riqueza,
    Hé aquí toda su ambición.
    No eres un nombre vano: una quimera;
    Te hallaré al fin, felicidad amada:
    La mano de una tierna compañera
    Me ofrecerá tu copa embalsamada.

    ¡Felicidad, felicidad querida,
    Te encuentra al fin mi corazón ardiente!
    ¡Ven, y consuela mi alma dolorida!
    ¡Ven, y refresca mi abrasada frente!

    1827.




    .


    0 0


    HORTENSIA CARRASCO SANTOS

    Hortensia Carrasco Santos. Acatlán de Osorio, Puebla, México, 1971. Estudió periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México, carrera que ha ejercido en periódicos como El Universal Gráfico, El Nacional y el Unomásuno, entre otros, así como en las revistas México Desconocido y Desarrollo Económico. Actualmente se dedica a la promoción de la lectura en voz alta en escuelas primarias del Distrito Federal. Junto con el colectivo cultural Trajín, participa en eventos que tratan de impulsar el gusto por la poesía en Xochimilco. Ha publicado los libros Jaulas ocultas, con el que obtuvo el Premio Interamericano de Poesía Navachiste 1999, y Ciudad como seca hierba. Su obra ha sido incluida en antologías como La mujer rota de la editorial Literalia y Musa de musas, de Literal,  así como Pájaro de agua de editorial Praxis.


    Es lenta esta mañana que se arrima
    a veces depende de tu locura torcerle un dedo al frío
    no sabes si prescindir del sueño estancado alguna noche.
    Aludes al goce pero sabes bien que no es placer
    sino la angustia de encontrarte con la muerte.
    Duelen las murmuraciones de la ciudad
    y sus ecos quedan, lastimando hierro y polvo.
    Curiosa tratas de escuchar en el corazón de un muchacho
    esa necesidad de parecerse a las estatuas
    agobiada descubres tu boca inmóvil y vacía
    No es necesario malgastar un gesto amable
    si es como un trozo de hojalata oxidándose.
    Sentirás que no hay nadie que te ofrezca oídos y mejillas
    e impotente no encontrarás cómo aliviar tanta sordera.
    Nuevamente te colocas detrás de una geometría vidriosa
    observas cómo se acomodan las gentes y el invierno.
    No es fácil engañarse.
    La mañana se repetirá lenta
    el sueño será un estuche ennegrecido
    no habrá ofertas de orejas ni mejillas
    muecas rastreras seguirán fraguándose en el alabastro
    y la ciudad murmurará otra vez doliendo.




    Breve composición a una casa de lejos

    Aquí habita un demonio
    Con cabellos opacos 
    Que enseña sus dientes de cordero
    Cuando quiere tocar tu boca.

    Allá habitas tú,
    Búfalo triste, sin demonio,
    Sin dientes y sin selva
    Tan solo tu cielo negro
    Y el retrato de lo mismo.

    Así se habita esta casa
    Amarilla, con trapos solos
    Y una gotera que viene de mis ojos,
    Casa que tu puño rojo envuelve
    Y destroza con tu ausencia.

    Habitamos el uno sin el otro.
    Tú, como paloma artificial
    Que adorna una cama,
    Yo, como enredadera
    Que se lamenta sobre una pared.





    Ciudad como seca hierba

    Esta ciudad seca como hierba
    Otoñal en su más puro recuerdo
    Bebe lágrimas y guarda piedra a piedra
    Su esencia conquistada
    Y su horizontal paisaje de montañas

    Arraigada por la memoria eclesiástica
    Y el rumor lastrerino de la historia
    Busca el arrabal inútil de sus calles 
    Y las cantinas infestadas
    Por el olor mágico del sexo y el dinero

    La zona mortuoria de esta ciudad
    Son los olvidados cementerios de cierto barrio
    Las pétreas calles atiborradas de borrachos
    Ciegas, mancos, prostitutas, depravados,
    Indigentes, amas de casa, comerciantes,
    Transeúntes, personas, ciudadanos, gente.

    De vez en vez la zona fronteriza
    De perfume y puros en la boca
    Monta un circo sobre Lomas de Chapultepec
    Y explota al estelar de las calles 
    Espectáculo para comentar entre tazas de café
    Y una buena dosis de bostezos.





    Salgo de una casa intoxicada

    lo que hay en ella son agrias sustancias.
    Quien mire por las ventanas
    conocerá las paredes llenas de ámpulas.
    Salgo de la casa.
    Imagino asnos que ríen
    cuando dejo caer mi ropa
    ¿qué tiene mi ropa si es sólo
    un conjunto de telas ajadas y simples?
    Pero los asnos pasan y ríen
    elevan las orejas como si quisieran escuchar
    el crujir de mis entrañas o mi ropa.
    No lo sé.
    Ahora no puedo abandonar la casa.
    Mi cuerpo se amotina cerca de la puerta
    Ya no quiero repartir mis ojos
    porque entonces tendré que aprender
    a descuartizar los saludos de las tejas
    a afilar mis uñas con los rostros quebradizos
    /del concreto
    a contener el canto de un gallo que desquicia
    /los relojes.
    Vuelvo a la casa.
    La desolación se amontona en este baldío
    quisiera gritar a las horas que detengan el galope
    el tiempo es un caballo que cabalga
    /en nuestra carne.
    Quisiera admitir que deseo ser aquel gallo
    o algún asno imaginario para reírme también
    o ser esa mujer de húmedas facciones
    que el cielo libera
    aunque después un estanque despiadado
    /me arranque los cabellos.





    Bosquejo de una mujer en su cuarto

    Una mujer rasguña espejos
    y no hay sombra en que se mire,
    mientras un suelo desgastado
    le come los zapatos,
    el líquido marino de sus lagrimales
    cae en su falda triste,
    en su falda de retazos de amores
    descosidos, deshilachados.
    La misma mujer
    se quita la imagen postiza,
    desenreda las horas
    y las teje con agujas de impaciencia.
    Atraviesa la una de la mañana
    y un puñado de perros coléricos
    se comen el eco de un gallo solo
    como la mujer
    que todavía araña espejos.
    La mujer vivede un lado a otro de su casa rota
    y a ratos espera algo de su lenta suerte.
    está ahí,con los zapatos carcomidos
    y su mal zurcida falda,
    con su anatomía de múltiples desvelos,
    con el odio vencido, con el perdón a cuestas.
    Una mujer se sujetaa las imágenes raídas de las fotografías,
    a las historias gastadas de sus propios hijos,
    sostiene techos, paredes, puertas,noches, silencio.
    Encuentra raíces sucias de cartas sucias,
    absorbe alcohol y el perfume ingrato
    de flores tuertas, de pisoteadas calles,
    de ropa recién lavada
    con sus recién nacidas lágrimas.





    Poema XIV

    Me aparto de un rostro en el que ya se forman los
    reclamos
    es un rostro que ve cómo mi alejamiento es miedo
    el miedo es una selva donde rugen bestias
    las bestias son horas deglutiendo gente
    soy gente y ya no sé dónde esconderme.
    No quiero que ni la mañana ni la noche me devoren
    que nadie coma de mí en el plato del odio
    quiero crecer en el ombligo de una campana
    o hacer reventar la barriga de un florero
    que un árbol alimente sus serpientes con mis ojos
    que me consuma el paladar ansioso de algún río.
    Debo salir y dejar que caigan mis escamas
    rascar con mi saliva la hojarasca
    aturdirme con los gritos de las fuentes
    dejar que se quiebren las llaves y las puertas
    y las tripas del lavabo y de la estufa.
    A nadie le importa la sangre de los pájaros
    ni que estampidas de reses arremetan frigoríficos
    ¿habrá quién conserve en hielo su desgracia?
    Se azotan mis pies y despilfarran fango
    la hierba traga la mugre arrastrada por el agua
    yo me aparto de ese rostro que todavía me reclama.




    Poema XVI 

    Un vaho áspero mancha el aire 
    golpea con ronco pasar cualquier objeto 
    cierta dejadez se observa en las fachadas 
    en un alambrado revolotean trizas de un plástico. 
    El transcurrir chilla 
    como un trozo de leña ante el castigo de la lumbre. 
    Todo es austero. 
    Un perro se ocupa de recoger sus propios vahos 
    necios vapores que se aferran a su pelo. 
    Nada es cálido. 
    Ninguna mano llega a deshelar tanta tristeza. 
    Existe una furia de mangas agitadas 
    que reside en la garganta 
    como un monstruo en espera de que llegue lo terrible. 
    ¿Qué es lo terrible? 
    ¿Los ojos de un infante sumergido en una zanja? 
    ¿La cabeza inflamada que abandonan los sicarios? 
    ¿El único cabello de muchacha encontrado en el desierto? 
    Y si lo terrible es un fardo 
    del que cuelga lo entrañable 
    lo hecho con la falsa agonía de lo malvado 
    un viejo maloliente que se deshace en un retrete 
    o la sirena que ensordeció a los marineros. 
    Algo nos falta. 
    La acumulación de lo miserable hincha las casas 
    interfiere en cada forma humana 
    estruja pelos alborota entrañas. 
    Por eso nos amurallamos 
    y dejamos que las bardas nos escondan 
    nos custodien y devoren con sus fauces de tabique. 
    Y sigue hirviendo la violencia 
    porque siempre hay un malintencionado 
    que no ha de servirla simple ni desguarnecida. 
    Algo se escucha. 
    Debe ser el frío que viene a pellizcar cerrojos 
    a entumecer las puertas.




    RÍO BRAVO

    Aquella ruta, esa en la que se descomponen imágenes de la tierra
    como esas veces en que pasas cerca de un río y hay un color rojo
    muchos niños caminando y señoras mirando el atardecer
    no para seguir enamorándose, sino para esperar algún descanso.
    Luego pasan autos y otras bestias y su ruido se esconde en el pasto.
    Una niña lleva en la boca un hueso de mango y también la certeza
    de que en su casa  las bocas de sus padres serán frutos extraños.
    Después un perro, una vereda y los dulces que caen de los árboles 
    y nadie los  hurta.
    Lame el viento a la piedra y un diálogo húmedo se acerca al oído
    al escándalo de unos novios que almuerzan chuparrosas y beben aguardiente
    en seguida nubes y lluvia y tiros de gracia y una cabeza sola
    asomándose al cuenco tibio que le ha preparado una mujer bondadosa.
    El machacar de un tejolote se escucha lejos.  Te viene la idea
    de buscarte una tortilla, un puño de sal, un poco de agua
    para que te empujen el grito acumulado que te constipa la garganta.



    .








    0 0
  • 03/07/16--09:33: MARGARITA MEJÍA [18.208]

  • Margarita Mejía

    Colombia. Fotógrafa y poeta. Estudió Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Autónoma de Occidente de Cali, 2000 y realizó una Especialización en Fotografía en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia, 2008. Fue profesora de fotografía en la Facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Externado de Colombia durante 9 años. Fue colaboradora para las revistas: La Palabra de la Universidad del Valle, SOHO y Pesquisa de La Universidad Javeriana. Ha sido fotógrafa para los libros: Conversaciones con Bogotá, Lonja de Arquitectos, 2005, Fray Domingo de Petrés, IDPC, 2012 y Bogotá Fílmica, IDPC, 2013, Santa Fe, Iglesias Coloniales de Bogotá, Mendoza Ediciones, 2013 y Agenda IDPC, Cafés del Centro de Bogotá, 2014.

    Recibió el Premio Fotográfico: Mujeres Imágenes y Testimonios en el año 2000. Algunas de sus exposiciones han sido: “Autorretrato en María Adelaida”, 2000, “Cuerpos Sensibles”, 2004, “Bajo un cielo dramático”, 2005, “Paisajes Emocionales”, 2008, “Colección de mujeres”, 2009, Lo que Aún Persiste, 2011, Desear La Imagen, 2012 y Melancolía, 2014.

    Actualmente adelanta fotos para el Libro: ¡Fuera Zapato Viejo! Crónicas de la salsa en Bogotá, de IDARTES, IDPC y Revista El Malpensante.

    La Imprecisa Memoria, es su primer libro de Poesía, publicado por Ediciones Isla de Libros en 2013. Bogotá.

    Pertenece al grupo de poesía: La Comunidad del Megáfono. Con ellos fue invitada a la Feria de arte La Otra, con la performance “Imagen y Palabra” 2010, y a Edita Colombia 2011 y 2012. Organizó La Lectura de Poesía: Escritores por Ciudad Juárez en Bogotá en 2012. En 2013 participó en EDITA Punta Umbría - España y en EDITA NÓMADA en Lisboa, con la performance de poesía y fotografía titulado: Mi cuerpo es el mar.

    Hace parte del Colectivo Octoacto desde 2010.


    Me exorcizo en mí 

    para vencerme 
    para estar frente a ti 
    limpia en mis adentros 

    para que no veas 
    mis huesos desnudos 
    ni mis viejos cuerpos 

    Me exorcizo en mí 
    cuando no estás 

    para que no caigan 
    sobre ti 
    todas mis muertes. 




    Lo que aún persiste 

    I. 

    Corríamos por el camino de la sombra 
    en plena tormenta 

    Tu mano apretaba la mía 

    Tu mano 
    lo único certero 
    por aquella senda de lluvia 
    donde no había luz 

    La ciudad de costado 
                             la ciudad 
    perdía nuestras huellas 
    en aquel camino sinuoso


    II. 

    Afuera la tormenta 

    de vez en cuando 
    la luz del relámpago. 





    Mi cuerpo 

    Se me ha otorgado un cuerpo 
    un único cuerpo con sus dones 

    Un instrumento real 
    que me brinda el privilegio de experimentar la vida 

    Un cuerpo para conocer del mundo 
    sus incontables manifestaciones 

    Un punto de vista 
    dentro del vasto horizonte de lo humano 

    Ventana 
    puente y canal: 

    Cada segundo en él me transformo 

    Un cuerpo 
    continuidad abocada a estar de paso 
    que no siempre se acostumbra 
    a emigrar de un yo a otro yo 

    y aún así lo hace 

    Magnífica virtud de la presencia fugaz 
    suspendido entre dos fuerzas: 
    la historia y el sueño 
    sin llegar a ser ninguna de ellas 

    Cuerpo 
    inexplicable máquina de precisiones 
    de complejas rutas 

    cuyo destino certero es la muerte 
    y aún así 
    lucha por permanecer 

    inútilmente. 





    En el silencio hay un grito 

    A veces más de un grito 
    es la piedra chocando contra la piedra 
    es arena bajando 

    En este pedazo de río 
    la corriente hace un círculo 
    un remolino de piedras 
    que no paran de golpearse 
    y algunas veces se rompen 

    Nunca antes tantas piedras juntas 

    En el sueño de pronto 
    me convierto en piedra 
    y no hay agua 
    sólo es avalancha 

    Grito golpe chasquido 

    Pero el río también trae oro 
    me dice una voz 

    y pienso: 
    ¡qué ironía! 





    El depredador 

    Duermes en mí 
    me recorres 
    sacias tu hambre con mi miedo 

    Lo nuestro es guerra sin tregua 
    en el país de mi cuerpo. 





    Oración a la sal 

    Sal marina redentora 
    si es verdad que purificas 
    y tienes poder para sanar 
    haz que la marea 
    derramada por mis ojos 
    lave mis malos augurios 
    riegue el mundo 
    lo transforme 
    y lo malo 
    se lleve lejos. 





    Mi cuerpo es el mar

    Para Antonio

    Si mi cuerpo fuera el mar 
    hablaría de sus noches de plancton 
    con sonidos y brillos en el agua

    de sus estrellas vivas

    de la inhalación y la exhalación del viento 
    del poder invencible de las olas

    de los seres milenarios 
    que se llaman 
    de un extremo a otro del planeta

    de los peces de formas indecibles 
    que aunque no se pueden ver 
    existen

    Del canto de las ballenas 
    del canto de los delfines 
    de su libertad

    de las naves que cruzan 
    desafiantes y confiadas 
    en alta mar

    Hablaría también de sus naufragios

    sí 
    de los cuerpos que cayeron 
    y fueron devorados 
    para siempre

    y no volvieron a contemplar 
    el día o la noche

    Hablaría de los secretos 
    del agua que guarda sueños de los hombres 
    de la oscuridad del mundo

    de su fuerza 
    de su indomable fuerza 
    de su aliento a sal.





    .


    0 0
  • 03/08/16--00:41: MARÍA LAURA PINTOS [18.209]

  • María Laura Pintos Noble

    Escritora uruguaya (Montevideo, 1971). Es licenciada en administración. Trabaja en el Banco Central del Uruguay. Un cuento suyo aparece en la antología Escritores de medio tiempo (Editorial Abrapalabra Océano). Además, textos suyos son recogidos en Casa de Poesía. 
    Ha publicado los poemarios: Carnal y La jaula


    Indecibles

    “No nombrar las cosas por sus nombres”
    (A. Pizarnik)

    No decir te amo
    sino te necesito
    me falta el aire
    no puedo estar en mi cuerpo
    no encuentro sosiego en la noche
    no quiero amanecer.

    No decir es imposible
    sino que sos cobarde
    y soy orgullosa
    no queremos que duela
    tal vez algún día
    tal vez nunca, tal vez.

    No decir adiós
    sino hasta siempre
    hasta el día de partir
    hasta llegar nuevamente
    hasta que seamos viejos
    hasta que seamos niños.

    Tensar la espera
    hasta el límite
    morir
    morimos en la agonía
    de no nombrar
    las cosas por sus nombres.




    Minotauro

    Era
    tan hermoso
    que dolía mirarlo
    tan claros sus ojos
    que invitaban a sumergirse
    tan libre su espíritu
    que daba vértigo asomarse
    tan joven, tan sabio
    que lo envidiaban los dioses

    Tan y tanto
    que solté el hilo de Ariadna
    y me perdí otra vez en el laberinto.




    Fagocitación

    Desnuda
    absolutamente despojada
    abiertas
    mis piernas
    y mi alma
    ante ustedes me presento
    y les digo:
    tomen
    de mí
    lo que haga falta
    lo que quieran
    tomen hasta
    llenarse
    hasta el hastío
    tomen
    y no dejen
    de tomar.
    Arranquen
    los brazos
    los ojos
    los senos
    las vísceras.
    Vacíenme
    desaparézcanme
    y cuando
    ya no quede
    nada
    déjenme
    a cambio/una palabra.



    Sucesión de la ausencia

    De tus manos tibias
    de tu pecho casa
    de tu boca cielo
    de tus ojos dagas
    de tus piernas torres
    de tu sexo altivo
    de tu cuerpo todo.

    Tus palabras sueños
    tu alegría pájaro
    tu tristeza mía
    tus anhelos nido.

    No los tengo; no te tuve.
    Y ahora todo sucede
    los días/noches
    las noches/infierno.
    Las horas pasan, queman
    no debió haber otro día que el primero,
    aquel que nos amamos con locura
    bebiendo cada instante como el último
    descubriendo de cada rincón
    aprendiendo sobre la marcha sin saberlo
    que jamás dos cuerpos habían sido
    tan hechos uno para el otro,
    eso fue lo que dijiste
    en tu despedida.
    Tantas cosas por vivir,
    sitios por explorar
    palabras por decir
    fotos por colgar
    un hijo por venir.
    Dónde todo esto,
    dónde ese hijo.



    Justificación del solitario

    Vista de perfil
    y de espaldas
    la soledad no es mala compañera.
    Fumamos los mismos cigarrillos
    bebemos interminables jarras de café
    nos gustan los mismos libros
    nos enfrascamos hasta que clarea
    la mañana siguiente
    y se secan las lenguas
    en discusiones banales
    y profundas.

    Nos lloramos
    nos reímos
    nos puteamos
    nos culpamos y
    nos disculpamos.

    Tomamos juntas del vino
    y juntas comemos del pan
    y nos decimos
    “ego te absolvo”
    y nos vamos a dormir en paz.

    Cantamos fados a las tres de la mañana
    y bailamos un tango
    el más triste que encontramos.
    Nos gritamos viejos rencores
    Y nos susurramos “paraules d’amor”.

    Nos bañamos
    nos perfumamos
    nos arreglamos para citarnos
    una a la otra
    en el mismo lugar de siempre.
    Nos acariciamos
    nos seducimos
    nos llevamos a orgasmos infinitos
    nos dormimos abrazadas
    otra a la una.

    Lo que jamás
    jamás
    jamás
    pudimos
    ni podemos
    ni podremos hacer
    fue, es y será
    mirarnos a los ojos
    frente a frente.



    Poema sin sentido

    Quiso tocarlo
    el roce de sus yemas
    no le erizó la piel

    Quiso lamerlo
    su lengua no reconoció
    el dulce sabor de su sexo.

    Quiso mirarlo
    sentir que su mirada
    también la penetraba
    sus ojos la sumieron
    en una oscuridad profunda.

    Quiso olerlo
    como un animal dejarse llevar
    por el aroma a hombre que exhalaba,
    sus narinas aspiraron un aire helado/neutro.

    Cuando no escuchó sus palabras
    dulces
    o sucias
    ni los gemidos
    propios
    o ajenos
    comprendió
    que el amor de ese hombre
    carecía de
    sentidos.




    Composición para cuerdas (guitarra y chelo)

    Tres veces miré la punta del zapato
    bambolea pie, arriba, abajo,
    izquierda, derecha, el círculo
    descubrí la rotura de la media
    por ahí te colaste, nostalgia de vos.
    Subiste poco a poco, el recorrido:
    en la pulsera vuelta al tobillo/manzana
    la pantorrilla pasó ráfaga y por dentro
    la rodilla y el muslo inminente,
    redondez ajustada en tus manos
    te demoraste por demorar la hora
    pero el sexo estaba ahí, húmedo, ansioso
    y no sabía/savia de largos derroteros.
    Y en el monte fatal/total de mi lujuria
    acampaste/campo fértil por mil días.
    En el torso, el orificio de la vida
    sólo excusas para llegar hasta otros montes
    donde esperan rosas cimas
    endurecerse con el calor de los volcanes.
    Y así, sostenido entre las cumbres
    volaste como el ave hacia a la cámara
    saqué dos fotos tuyas, cerré el diafragma
    se hizo noche y en la boca
    sentí tu lengua que lo invadía todo
    y escupí estos versos
    por ver si te exiliaba de mi cuerpo.



    de LA JAULA



    “…que un sueño delirante y sin sentido
    me ha dejado quebrada y vacilante
    la boca muda y el corazón desguarnecido”.


    A un lado del camino estoy cavando un pozo. Me veo desde la ventanilla del auto, nuestra marcha se ha detenido. Hay otros conmigo. Todos sabemos lo que va a suceder cuando el trabajo termine. Damos forma a nuestras propias sepulturas. Algunas lápidas se yerguen frente al pozo. Levanto tierra con la pala, me duelen las manos, me quema la madera del mango. Sobre la tierra removida hay un espejito que siempre llevo conmigo, un delantal amarillo, un colador de té muy antiguo, al que le falta el mango y que solía usar para sostener varillas de incienso. Yo soy eso. Tierra y un par de objetos. Trato de organizar una huida con mis vecinos de tumba, tengo la esperanza de correr muy rápido y escapar. Pero no me hacen caso. Entonces vuelvo a cavar, sin prisa, deteniéndome de tanto en tanto para sacudir de mis cosas el polvo que las va cubriendo.





    “…escupí el milagro
    lo negué tres veces.
    Comulgar
    no quise con Dios
    no pude con el diablo”.

    Sueño mi vientre hinchado y transparente. Como esas peceras redondas que venden en la feria de los domingos. Parada frente al espejo veo un feto nadando. Su piel también es transparente y deja traslucir el sistema vascular. Un delicado diseño de ramas azules que lo recorren desde el inicio de las manos hasta el final de los pies. Un trazo perfecto. Se acerca a las paredes de mi vientre y me observa con sus ojos velados y negros, tras la capa que todavía los recubre. Nada con la elegancia de una salamandra, describe una parábola perfecta y se posa en el fondo a descansar. Duerme o parece dormir, mientras se lleva la mano hacia la boca y succiona. Siento ganas de orinar.

    Una piraña ha entrado en el vientre pecera. No sé de dónde salió. No sé cómo sacarla. No puedo dejar de mirar, aterrada, cómo mordisquea el feto que se sacude y trata de escapar. Hasta que deja de moverse, mientras el depredador sigue masticando. Desaparecen. Y ya no queda más que un cordón con uno de sus extremos conectado a mi cuerpo y el otro flotando, en la nada acuosa.




    Existen animales con dos bocas. Soy uno de ellos. Entre las piernas, mi vagina dentada se abre. Son sólo dos pastillas que intento tragar como una niña buena. Pero me atoro y acabo por escupir una de ellas que cae en la baldosa helada. Desde los pies, subiendo por las piernas, el frío congela mi segunda -¿o será la primera?- boca en una mueca macabra. Respiro hondo por las manos, recojo la pastilla y la llevo hasta la raíz de una lengua que intuyo reposa dentro de la fosa. Una lengua carnosa y húmeda. He comido la última migaja que me han puesto en el plato. Satisfecha hasta el hartazgo me acuesto a esperar quién sabe qué digestión imposible. Horas después el dolor me quiebra en dos y mientras una boca solloza muy despacio, la otra vomita con brutalidad. Entre arcada y arcada termino por lanzar una rosa de fuego. Y después otra y otra más. Y las rosas caen en la baldosa helada y las lágrimas caen en la baldosa helada y se juntan unas con otras hasta formar un enorme ramo de rosas y cristales. Entonces recuerdo que es mayo y es domingo. Y nadie viene a decirme, feliz día de la madre.

    “…y volví por la huella de mis pasos
    hasta el cruce del camino
    pasado el minuto fatal
    no era tarde todavía

    destejo la madeja
    sé que Ulises no vendrá a la cita

    este será mi abrigo
    crisálida capullo
    oruga otra vez
    preparo
    el vuelo leve
    de mis alas

    transparentes”.



    Temo a las cucharas. Temo al frío del metal entre mis piernas. Temo a la dureza del metal chocando contra mis dientes, contra mis paredes. Una cuchara hiere más que un cuchillo. Escarban, encuentran, arrancan. Roban el pan nuestro de cada día y lo convierten en vino. Pero el vino tiene el sabor metálico de la sangre o de una cuchara. Las cucharas no pinchan, ni cortan. Se apoyan indiferentes y heladas, como las madrugadas con niebla de la ciudad en miniatura. Como el beso de los ángeles caídos.


    “…en la matriz de mis delirios
    había una vez…
    de cabellos rubios
    de mirada triste
    había una vez…
    entre trompas de oro
    sobre terciopelo rojo
    había una vez…
    pero ya no hubo
    ni una vez ni cien
    cayó desde el cielo
    como lluvia de fuego
    lo que había una vez
    se aloja cada noche
    en mis pesadillas”.



    Cargar la jaula. Cargarla hasta que se caiga de las manos. Hasta que el cuerpo se doble y se parta. ¿Alguna vez experimentaste la alegría de ser el elegido? ¿El elegido para cargar la jaula? El pájaro no sabe de su peso, de su peso junto con la jaula. Sólo sabe revolotear nervioso, pegarse a los barrotes, piar rogando por agua y por alpiste. Vas a cargar esa jaula y darle la vuelta al mundo. Eso dice mi abuela. El mundo mide lo que mide la distancia entre la escuela y tu casa. Aprieto los dientes y las manos alrededor de la jaula. No me asusta el acertijo. Ni el peso ni la distancia. No le tengo miedo al dolor. Ni al miedo le tengo miedo. Cinco años de vida alcanzan para que no me paralice el miedo. Ni el dolor. Lo miro desafiante y empiezo a caminar. Son treinta cuadras lo que mide mi mundo. Nada podrá detenerme. Ni mis cinco años, ni la distancia, ni el miedo. Cuando mi madre pregunta como hice para llegar con la jaula, nadie dice nada.  Nadie cuenta la historia del Atlas cargando con su espalda al mundo y una jaula. A la mañana siguiente vuelvo con la jaula en un auto y la cabeza de mi abuela se convierte en miasma candente. Cuando nací, vaticinó que sería la luz de los ojos de mi madre. Pero mi madre no está ciega. Se pudre en una silla y exige su caja de cigarros diarios. Yo cargo con su humanidad y con la jaula. Mi abuela es la Todopoderosa y yo el Atlas elegido para cargar el mundo y una jaula a mis espaldas. Por todo el camino de regreso. Hasta que la cabeza de mi abuela estalle y toda esa lava en la que se ha convertido su cerebro inunde las calles de esta ciudad en miniatura. Hace más de cien años que se resiste a la erupción y se ríe de verme seguir cargando con la jaula. El pájaro murió hace mucho tiempo, adentro sólo quedan restos de plumas y algunos huesitos rotos.




    “Qué ves cuando ves llover

    no verticalidad del agua
    no monótona sucesión del gota a gota
    no prisma que descompone mirada en siete colores
    no arrullo que horada la tierra.

    La lluvia pone ojos en tu nuca…”

    Llueve. Mi abuela dice que tengo que usar bolsas en los pies. Todos se ríen porque las bolsas son muy grandes para mis cortas piernas. Entonces atan con elásticos, tan fuerte las atan que me cortan la circulación, pero no importa. Porque voy a caminar con las bolsas y la jaula. Porque hay que apretar bien fuerte o meterse dentro de la bolsa antes que la cierren. Qué importa si no pasa el aire, si mis bocas se abren buscando un poco de oxígeno.

    Así, apretá un poco más fuerte, un poco más fuerte, un poco más.






    .

    0 0
  • 03/08/16--01:27: SANTIAGO PINTABONA [18.210]

  • SANTIAGO PINTABONA

    Santiago Pintabona Nació en Buenos Aires en 1974. Publicó Campo Afuera, Nusud, 2000; La sedante del pacto, Tsé-Tsé, 2001;  Difícil Life, Imprenta Argentina de Poesía (IAP), 2004 y en colaboración  con Marcelo Galindo y Pablo Katchadjian, Los albañiles, IAP, 2005. Quiroga Tiger, 2007.



    De Quiroga Tiger


    LA ENSEÑANZA DEL PAISAJE (FRAGMENTOS)

    Aún siendo el mayor de los pecadores
    podrías recorrer el mar del error,
     en la nave de la Verdad.
    Bhagavad Guita


    1

    El Mal,
    como lo llaman ellos, incide en el aspecto de quienes una vez recuperados
              vuelven hacia la ciudad.
    Las concentraciones de la nariz dan la pauta de la calidad
                     de vida,
    antes de la operación, después de la operación, y a juzgar                         
                 por el poco deporte
    que realizan, parece inútil el uso de bolsos y
    las precauciones
    en general. Es bien sabido que la falta
               de trabajo produce descanso, y que el descanso
    mal aprovechado
               produce aburrimiento. En los edificios
    a medio terminar, en los hoteles del Tigre y en todas
    las islas que contienen la vegetación en forma de plegaria
    hace su trabajo
    más allá del país y su     
              aglomeramiento o partición.
    No es raro encontrar
    un bolso en los malecones, un muchacho dormido
    junto a una pala clavada. Los milagros son como islas, ritmos,
                         en el agua
               solidaria y comunal. Con ella llenan un balde,
    bañan a un bebé o apagan un incendio,
           y siempre es un golpe más fuerte
    el que viene del  agua aglomerada que se despista,
    como los ángeles en el sunami
             no supieron nunca qué hacer
    todavía espero
    que me recojan. Estás pálido. Lo suficiente para humillarte, digo
     y me subo a la lancha. El río está blanco
                como una nube.
                       La embarcación avanza.
                      Una pareja besándose señala
    la cercanía de las cabañas.
    Ahora se morían las olas en la orilla
               y eran las cuatro con dos soles.
    Pero la energía de cierto displacer
    sonaba tristemente mientras la proa trozaba el espejo empañado.
    Después, de las cabañas rodeadas de zarzas azules,
    de los tilos arrinconados contra la costa.
    Mucho después de armar
             el bolso, la ropa, los recuerdos. Pero
        el motivo se deshace a medida que avanzo,
                  por eso te elegí a vos
     como confidente. Al acabar el verano las hojas invaden
                 el agua blanquecina,
    habitan el malecón y la gota.
    El trabajo y el recuerdo piensan en el hospital:
    nada podrá escapar del gesto fantasmal de nuestras aperturas.
                 Al mediodía volvemos a la carne, por encima
    del sexo las contracciones aumentan,
             aumenta el movimiento del aire. Pareciera
          que el río lechoso nos hablara por medio de giros o
    de líneas parejas.
                 Mientras el hambre
    trae transpiración o desmemoria y lucidez extraña: todo esto
             que me quiere decir
    horizontalmente la luz y no comprendo. El hospital del Tigre.
                   Y al ser tan
    simples las hojas y las raíces expuestas nos sentimos
           aterrados y hablamos del mediodía
           que arroja
    su brisa atravesando las islas del Oeste.
    Siguió el modelo del futuro para elegir cada vez,
                  como al cruzar
               Montes de Oca nadie lo viera,
    pintó un  nuevo amanecer con sangre a lo largo
    de la pierna izquierda que permanecía  vendada.
           Alterado y acompañado por la honestidad
                   ve la cortina y se asusta.
    Vienen a conversar con vos.
                         Detrás  de los barbijos
    como casas de castor: una madera mal plantada,
    las piedras y
            el resplandor que marean. En un mismo
    lugar el exponente de luz y el  maestro  de  medicina conversan
    sobre las posibles soluciones para tu problema.
                        Pero al instante
    abandonás la cama como si fuera domingo.
    Toda la vida persiguiendo
                     la velocidad con la pierna que rompió
    al haberla metido bajo el agua como a un bagre.
    Entonces la velocidad se hace brillo
    y la cama se transforma en un bote, nadie
             se sorprende de                           
    ver un móvil tan débil.



    3.

           Era la cama veintitrés y las cortinas azules no dejaban
    pasar la luz, no sabía si era la tarde o la madrugada,
    seguí oyendo
              los gritos y viendo
            mi sangre sobre la cuerina. No podía ser más veloz.
    Se dice que entré sin respirar, a verme en el agua de la orilla mientras
            armabas tus bolsos. Saludé, el pañuelo conmovió al puerto,
    puerto humilde,
                       unas tablas
    y la escalera que podía romperse.
                          Muertos de serenidad al escuchar
                     el motor, compitiendo
    con los mirlos y la mismísima corriente
    que rozaba la proa y la estela que dejaba detrás.
    Entonces tomé
    la raicilla con las manos y la saqué del barro,
    anegada, hubiera
                           muerto.
    La puse en tierra seca, debajo de un arbusto.
              Moví la cabeza: vi millones de raicillas anilladas entre sí.
                   De lejos parecía tierra firme, ir es un pantano. Entonces tomé
           otra raicilla con las manos. A fuerza de cultura llegué
                  hasta aquí,
    pero esto no responde a tus preguntas. Estás centralizado
                        en una excusa que te permita seguir,
    comprendo, si fuera invierno podrías solazarte
                       bajo el poncho, pero no tenés poncho,
    apenas un saco color salmón, con el que recorrés los barrios
               pobres donde la tristeza sonríe. Y este
    es un milagro que no puede definirse al oír, el ruido
                    del agua alrededor de la lancha,
    mientras la última hora te parece infinita como la corriente que te lleva,
                     del puerto a las islas,
    donde las hortensias se mojan las rodillas.
    Fue sin duda esclarecedor,
         tu silencio. Cupo la posibilidad de un accidente.



    Un descuido profesional. Pero al besarla sintió por primera vez
          la contextura del aire
    en una oración larga, dura, pronunciada por la Mente.
    Nadie lo discute,
                         es el número uno, en unos de los
    tantos grupos de los que solés hablar,
    lo que aprueban todos,
               lo que imitan que lo mantienen. Es un ermitaño
    del siglo veintiuno que tiene un televisor para sentarse.
    La embarcación
                      rodea una isla y se mete
    en un riacho, donde las ramas cuelgan hasta doblarse,
    y el agua es ahora negra como no tener con qué,
    aquí ya no hay hortensias, se escuchan los mirlos
                y está la presunción
    de que hay un lenguado debajo.
    Aunque no nos interese el río sigue.
    Salir del río sería tomar
    entre las manos arena y en la Mente
    un paisaje de corazones azules.
    Me bajo pero no lo abandono,
    este malestar me inspira como pocas
                  cosas lo pueden hacer,
    veo la hilera de hortensias,
             los sauces en conjuntos pequeños por detrás de las zarzas,             
                       tilos.
    Veo la casilla rodeada de perros.
            Los perros anuncian el trabajo,
    y el trabajo anuncia a la angustia, porque el silencio
                       está
                       arrancando las hojas
       y esparciéndolas por el suelo. Y aunque sanen mi herida
                    sé que no tiene fin,
                        y que los
    motivos por los que me curan son apenas una pretensión
                      de equilibrio comunal,
    una manía de conducir a la fe
                                    que no tiene fe
    y que no trabaja para la vida hacia un modelo           
                     deportivo.
                            Mi sonrisa,
                    claro que la recuerdo.
    Observo que la embarcación comienza
                        a deslizarse más rápido,
    la corriente a nuestro favor levanta la popa y la empuja con las manos.
                    La casilla no está lejos,
    cinco minutos de caminata y alcanzo la loma.
    Sobre la loma está la casilla,
    sobre la casilla hay un mirlo de cabeza rojiza.
    Entonces sentí la emoción que corría por mis brazos,
                     apreté el botón, me recosté y miré hacia la ventana.
                 Las casas y los edificios pequeños
    apretados donde algunos vidrios reflejaban el sol de las islas.


    La sombra del árbol se hacía más grande, que el árbol mismo.
    Qué pensé.                   
           Nada, el agua
    ya turbia por el atardecer se volvía misteriosa. Caminaba esquivando
                   las cañas
    intentando ir derecho,
    la noche sería una casilla sin luz sostenida por la tierra.
    Te lo digo porque te oía conversar,
    te pasabas un pañuelo por la frente,
    quiero refrescarte,
    con el recuerdo del calor de la casilla,
    con el recuerdo de una barca que gira sin sentido,
                      pero que roza todos los sentidos al girar.
    Adonde mire
    veo multiplicarse, las florecillas turquesas
                  de las santaritas.
    El agua que aquí es más clara define el valor de la mañana.
                          Si estuvieras conmigo no conversaríamos,
    tomaríamos té sin pensar en las madres,
                           diríamos que un padre
    es aquello que separa las cañas, sólo lo necesario para avanzar,
    sólo lo necesario para avanzar. ¡¡¡Cuántas de tus bravatas
                            tienen ahora
                         sentido para mí!!  Estoy aquí para
    contarte que existe un lugar en el mundo,
    un lugar muy grande y lejano y otra vez grande.
    Todo esto es nuestro, te leo los labios                         
                    como si estuviéramos enamorados.
    Entonces comprendí la insistencia de la emoción
    y lo que ella quería que yo hiciera.
                  Me propuse entrar y dejarme llevar
                    por las hortensias,
                     las santaritas, las cañas,
    los tilos y las zarzas azules. Tantas transformaciones para ser
                       un recién nacido. No tengo
    un río que sea mío, tampoco sientes tú que tienes
    lo que quieres.
    Las manos, tal como las conocemos nosotros,
             son un par de dioses delirantes.
    Esto es realidad y a ti te asusta.
    Hay que seguir,
    sacarse los anillos
    y entrar en los colores divinizados por la divergencia.


    Mi pierna requería descanso, asegurado, mentalmente dispuesto
                    me preparé
    para unos días de reposo, por las ventanas enormes veía
    las estrellas difusas por la luz de la ciudad.
                          Y no parecía ser distinto a lo demás,
               ejemplo y reflexión,
    yo dormía y saboreaban mi sangre, se sabe:
    un hospital presume todo, y de todo presume.
    Más: el espejo del río asegura que nos vemos bien.
    El otoño es un día virulento, la primavera
                      con su anillo de bodas y el invierno ya viejo,
    sin nietos, sin hijos y sin mujer, se miran pasar.
    El verano parece diferente,
            su aspecto es el de una primavera para siempre.
    Vemos los tilos instalados, firmes. De mucho
    me deshice para llegar hasta aquí, es importante saber elegir
    entre lo útil y lo que nos sirve,
    nos parecemos tanto a lo que necesitamos
    que no logramos desvincularnos al instante,
                          como es necesaria el agua para el pez,
    y la luz genuina que filtra la hoja que todavía no cae.
    Estoy en el cielo destrozado como un rostro,
         purificado de la mezcla de paciencia y malestares,
    estoy acompañado
                         por un fuego que no arde,
    a pocos pasos del río donde también hay estrellas.
                    Un momento de estupidez y todo se transforma.

    Considerá, entonces,
    que la madrugada y el oxígeno serán necesarios,
    cuando saltes esa cerca que te tiene detenido.
    El odio por el cielo es normal,
    el aburrimiento y la ira son hermanos,
    la enfermedad y el poder son parientes lejanos.
    Ninguna pregunta, ese no es tu problema.
    La compañía casi continua,
    a través de tus brazos tu alejado lugar,
    volver a dormir para siempre cada noche y
    soportar a tus amigos y los caprichos
    de la realidad que te rodea. Pero esto se está poniendo difícil,
                       y tus brazos no parecen dar abasto,
    con toda la mercancía que sube
                             y la mercancía que baja, vieja ya, en la saliva,
                                 en la orina.
    Grave es no amar, la emoción no es sólo un líquido
           que chorrea de tu Mente.
    La autocompasión te puede llevar a viejo.


    En parte la orilla y en parte el río mismo marcan el progreso,
    no sabemos qué es atrás pero lo señalamos,
    hoy que la isla cumple años deberías estar,
                           los miles
    de colores de las ramas confirman la información. Y bajás
                             porque te
    esperan en la orilla, y  eso no es ser valiente, sabés,
    que lo que sigue es un juego de niños frente al
    verdadero paseo que
                        te prometiste. Esta es tu forma,
                 ¿cuál podría ser
    si no? el río serpentea y está siempre en fuga,
    visto desde el  Norte,
    desde el Sur parece que siempre está llegando.
    Hace muchos años que estás cabeza abajo.



    6.

    Mi respuesta no es Dios. Tu respuesta no está
    en el desierto de
                          Atacama.
                         La solución no sería
    dibujar un círculo en la arena y sentarte a esperar.
    La solución es que me
                            aceptes como
    compañero y confíes en mi ignorancia.
                            Mi pobreza está llena de posibilidades.
     De las veces en que me propuse ayudarte ninguna fallé,
    cierto, y mi cansancio todavía
                            no encaja en ninguna
    clase de desesperación. Duro como un vidrio.
                           Sólo hay una manera
    de detenerme, y sabés de qué estoy hablando
                          en cuanto a mi
    aventura y su final. Su final es tu sonrisa. ¡Me emociona tanto
      pensar
                      en el regreso! ¡Qué charla que
    vamos a tener! En tanto, procurá no estar sólo,
              sostené tu esperanza y
    no claudiques. A mí me esperan unas semanas de barro y
     movimiento.
    Me encargo, la próxima espero que puedas ayudarme,
                        sé que estás verde,
                      pero existe un alimento que no se degrada
    y que permanece y se recupera por la bondad de tu boca.
    Hay aquí tantas alusiones a tu problema
                    que me es imposible dar un paso atrás.
                             Sólo la belleza nos
    obliga, la costa que se acerca y se aleja nos obliga,
    a pensar en
                 nuestras manos como
    un par de cosas importantes. Comprendés que así como se hace un tejido,
                     una manta para transitar
    por las montañas más altas, se hace una mermelada de durazno. A veces
                       hace calor, otras nieva copiosamente y las casas
     parecen dueñas del volumen.
    Aunque escuches a los perros desde la
     orilla, no es
    seguro que haya alguien que te atienda. El frío filoso me rodea,
               camino para mantener el
                         calor, tu problema
    regresa a mí cuando junto a la senda,
              veo el esqueleto de un
                      pajarito. Recuerdo
    la cuerina y entonces,
    veo tu rostro iluminado por mi promesa.
              Te doy un té y no podemos evitar
    referirnos a las madres.
    El malhumor resalta que la idea que tenemos
    ahora de la vida es insatisfactoria.
                        A esto se suman, el cansancio por la
                    hora, y por el corazón, el           
                    cansancio de la sangre.
    Podemos hacer de esta vida la Burbuja de Sumatra,
    o podemos trasladarnos y disentir,
    o aflojarnos el cinturón,
    cruzar diez veces la frontera,               
    aunque nada de esto
                garantiza nada.
    El vacío que sale de las tazas nos envuelve por completo.
     No sé dónde está. Conseguí
    averiguar la zona, la región donde posiblemente
                         encuentre a alguien
    capaz de contestar. La pregunta no es compleja,
    por el contrario, es muy simple.
                          De todos modos y ya
    que yo tengo dinero hago lo que se me ocurre.
    La respuesta es compleja.
    Salvar la sangre que te enciende y colorea tus ojos es mi obsesión.
                 Si fueras un hombre ya,
                   entrarías por esta misma frase,
                             o en una pausa cualquiera,
    a este mundo donde la duda florece
    y descarga su emotividad,
    dedicada enteramente a cuidarnos. En el baño
                    me peino y me lavo.
                         El piso empatrullado sostiene
                         la cama y la mesa
    de luz, pero yo estoy hundido.¡Mirá la comida que me dan!
      Siento furia,
    ese es mi problema, tengo furia por no poder caminar,
    y sentir que a tanto
                           vagabundeo no le he dedicado la
                           suficiente atención.
    Después de la respuesta no entendí,
                   en cambio me sentí calmado
    cuando me llegó
                la siguiente pregunta.
    El médico se jactaba de haber partido la manzana.                         
                          En tanto siga costando tanto no quiero volver
      al tema. Tengo
    la fruta entre mis manos y debo responder. Exigente. Nunca
     oí un pedido tan
    genuino y general, algo así como cómo debe ser
    la “Clave del Amor”.
                          Arturo y yo
    seguimos buscando. No sé. Hace años que no lo veo,
                    no tomó la lancha el día aquél. Dame
    un motivo para no seguir.
                    La presión se transfigura
                  cuando los pajonales podridos pasan
    como nubes por debajo del muelle.
    El hambre hipnótico
    realiza su trabajo y se hace de lo necesario. Pasan dos
      lanchas
    con rumbo
                            desconocido. Los motores
    se escuchan todavía después de que las lanchas desaparecen.
    Atraviesan la maleza en monos de sonido.
    Han tomado un curso menor,
    y lo grande del río comunica su enseñanza en el ostinatto del marrón.
    ¡¡Cuántas aves cruzan de un lado
     al otro del río,
    durante un largo silencio manchado de colores brillantes!!
    Los nidos quién
                    sabe donde están, pero el
    espacio de la utilidad es claramente el aire poblado de perfumes.
                          Sacáte la corona y poné los pies
                  sobre la tierra. La lluvia
    que ahora está marcando, el fin
     de una aventura
    dentro de otra gran aventura, el cansancio del cuerpo que no
                              admite ningún
    argumento. Fuera de toda certidumbre tus pies saben,
     lo que tu boca
    no sabe es que yo llevo ya seis semanas sin jugar,
    porque buscar en
                    donde nadie perdió nada
    parece estúpido, en cambio me consta que regularmente
    se triunfa por acciones como la mía. Subo
    a la lancha. Son las cinco y media.




    9.

    A partir del día once se ven los resultados, el cuerpo empieza
                             a transformarse en oso. Y algunas de sus señales
    son muy características. Por ejemplo en el pecho.
             Nos recuperamos pronto y comenzamos a planear nuestra próxima aventura,
    ya que el entorno es otro,
      al final       
    de las manos, podrías combinar esto con los diarios,
    para obtener la mejor interpretación de la época.
    No te interesa.                   
    Ok, dejame tomarte de las manos, relajate,
    aquí está la época,
    con sus héroes que resultan ser muy poco prácticos,
                          están embobados por la brisa primaveral
    que los visita. La piel no se opone jamás. Los ojos no se oponen jamás.                           
    Nos mareamos y sentimos alegría. Pensabas
    que preguntando te ibas a salvar del esfuerzo pero
    no es así, por fin estás dando al parecer,
                   una reacción positiva
               al responder a mis comentarios sobre la     
                                         averiguación       
                                         que estoy haciendo.
         Te lo agradezco, es bueno distinguir,
    si uno está solo o si lo han abandonado.
    Mi humor está muy poderoso. Si no hubiese vuelto
                 tendría una idea muy diferente sobre tu preocupación. Pero resulta
                               que me siento fuerte como un motor, y mi cuerpo
                       es una lancha que avanza contra la corriente.
    Los pajonales podridos nos         
    anuncian la opinión de la naturaleza,
             esto es belleza me digo, y termino riendo como un jovencito.
    Al acabar el traslado tomamos el equipaje, la mochila,
                                los bolsos de mano, la bolsitas
    con comida. Lo que viene es una incursión todavía más intensa de 
                              lo que fue hasta ahora.
    Pero tengo certidumbre, la escena es especial,
    la embarcación avanza y badea todas las complicaciones del Paraná.
                   De rodillas es investigar, caminar es investigar, entre los sauces
    nuevos en la nueva ribera, del nuevo perfume de
                              las flores nuevas que consigue que olvidemos el mareo,
    por tanta realidad suprasensible. Comprendo que sólo a vos te interesan:
    las casillas que brillan en el medio de la noche,
                    los perros angustiados que corren rodeando la luz,
    las zarzas que sabemos azules pero
                               están agrisadas y tumbadas.
    La luna estropea todo
    y en la complacencia de un amanecer imposible
    nos refugiamos juntos,
             comemos,
    hablamos de las madres
    y del atavismo mortal de nuestras propias visiones.
                    Tenemos que recuperarnos. Todavía no visitamos
    los altos y presentimos bien. Allí donde los isleños son
    más rudos todavía que en las cercanías donde estamos:
    función de fuerza,
                   sorda y de zarza ardiendo,
    la palabra colgando de otro palo.
             Estamos necesitando un cambio de comunidad
    y no nos atrevemos a decirlo, en cambio
                      utilizamos todas nuestras fuerzas
    para transformarnos a nosotros,
    un disparate bastante extendido que no se sabe de
    dónde viene. A cambio el río tiene un origen,
                          y podemos rastrearlo hasta congelarnos.
    Esto es bien sabido, lo que no se sabe es que detrás de
    la luna y el viento ciclotímico
    hay un refuerzo de vida para detener al río,
                          para tomarlo con las manos y ponerlo de pie.
    Su altura no puede medirse,
    y el escándalo complica el goce de los gestos
    de una cultura como esa.

    Publicado originalmente en http://santiagopintabona.blogspot.pe/




    0 0
  • 03/08/16--02:06: RUBÉN GUERRERO [18.211]

  • RUBÉN GUERRERO

    Nació el 29 de mayo de 1982 en Avellaneda, Argentina. Actualmente vive en Adrogué. Es Redactor publicitario. Estudiante de la carrera Licenciatura en letras de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Exfutbolista. Colaborador en la editorial Zindo & Gafuri. Participó en el grupo de poesía “Paladar espina”. En 2013 publicó el libro No transpira bajo el sello editorial Zindo & Gafuri. En los próximos meses publicará su segundo libro Ahora que estamos en verano.   




    Villa Gesell

    Sentado en una reposera miro la carne en la parrilla.
    Ella sentada un poco más allá
    lee una revista.
    Vinimos a Gesell por el fin de semana, 
    el lunes ella entra temprano a trabajar. 
    A esta edad la carpa más de dos días se vuelve una ofensa.
    Pienso que ella debe pensar que no me da para llevarla a un hotel
    y no me da,
    pero tampoco
    me da
    el cuerpo
    para más de dos días en carpa.
    Hoy a la mañana me dijo
    que hace un tiempo que estoy como en otra.
    Hace unos días que tengo
    en la cabeza
    cómo habría sido todo si no hubiese dejado el fútbol,
    si me hubiese bancado los entrenamientos,
    no salir
    y largar, un poco, el alcohol.
    Hoy sería todo de otra manera,
    sería todo un poco más fácil.
    Ahora miro la carne en la parrilla
    y pienso
    en su reclamo.
    Construyo el tiempo con el peso de sus palabras.
    Ya casi está el asado, en un rato comemos, le digo.

    Poemas de “no transpira” Zindo & Gafuri 2013





    XI

    Como las estrellitas
    de navidad
    algunos pibes se apagan.





    Canción 

    Hacia allá cultivo los pornógrafos
    las huellas dactilares de lo oculto
    siempre (cuándo el viento) salgo a sulfurar
    corazón sulfatado no late, el bombo no acompaña
    afuera los pájaros
    me baño con la idea:
    lomo educado no transpira.




    AHORA QUE ESTAMOS EN VERANO
    (adelanto, zindo & gafuri, 2016)




    Un poema por día
    uno sólo
    o
    piano piano.

    Antes de escribir 
    mirar el horóscopo




    Levantamos paredes

    Mañana me pagan
    hoy ayudé en una obra en construcción
    levantamos paredes.
    Hoy ella hizo fideos, compró cerveza.
    Hace calor.
    Esta noche dormimos juntos 
    con la ventana abierta.
    Mañana me pagan
    mañana invito yo
    mañana.   




    Bizcochitos

    Me gusta pensar en cuando todo estaba tranquilo
    y no había mucho para pensar
    en eso me gusta pensar.
    Invento cosas para arremangar el tiempo.
    Otra vez el paquete trajo 22 bizcochitos y medio. 




    Los broches

    Ponía los broches sobre la ropa de manera que tres broches
    abarcaran tres prendas y media.
    Distribuía todo
    éramos cinco y no sobraba nunca
    nada.
    La mermelada de la tarde, los cinco en la mesa, el televisor  encendido
    ella distribuía el pan, el mate cocido 
    y ninguno
    de los cinco
    hablaba
    porque no pensábamos en que la falta era un impedimento,
    no pensábamos en eso.
    El mundo era
    ella
    distribuyéndolo todo . 




    Vuelta

    Es un bondi
    es una situación inicial
    después las ventanillas dirán
    si duele, si vuela algo
    quizá una ropa no es suficiente y tampoco
    mirar como un otro mira
    y hasta ahí se llega
    después
    siempre
    me bajo
    pongo un pie en el estribo
    el otro pie
    en el aire
    y me bajo
    como si bajara a alguien más




    Salón “El alce verde”

    Voy al cumpleaños de Mateo, el nene de Julio.
    Voy porque los quiero.
    Al pibe no le pude comprar nada.






    .


    0 0
  • 03/08/16--02:44: MELISSA ALLEMANT [18.212]

  • Melissa Allemant

    (Perú, 1981)
    Poeta, actriz y comunicadora social. Melissa Allemant inicia su carrera artística a los 15 años. En el año 2003 recibe el primer premio en el certamen de poesía “La casa de cartón” organizado por la Universidad de Lima. Ocho años después entrega “La Noche Abundante” (2011), poemario maduro resultado de su experiencia “nómada”. Las vivencias  en países como Guatemala y Mozambique revelan una voz profunda que se reconoce extranjera y testigo de su propia historia.

    La autora ha representado al Perú en diversos festivales y encuentros de poesía en Puerto Rico, Panamá, Costa Rica y Guatemala. En su faceta de actriz, Melissa estudió teatro con maestros de Chile, Cuba, Estados Unidos, Korea, México, Nicaragua y Perú. Ha actuado e impartido clases en diversos países de América Latina y en la actualidad estudia en la facultad de Artes Dramáticas de la Universidad de Costa Rica (UCR).

    Como comunicadora social cursa estudios de maestría sobre desarrollo comunitario sustentable en la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA) y gran parte de su vida profesional  ha trabajado en tema de ayuda humanitaria y preparación para desastres con organismos internacionales de las Naciones Unidas y la Cruz Roja Internacional.

    Sobre Siembra  

    Así como el trabajo de cultivo no se limita al hecho de plantar semillas oportunamente, Siembra es una suerte de proceso completo, en el cual Melissa Allemant muestra distintos momentos de esa relación “mujer – tierra”, con la que aborda el camino hacia el interior humano. Una aparente fragilidad se convierte aquí en fuerza transformadora, en ojos que notan las aparentes insignificancias de la humanidad y en una piel que percibe lo supuestamente desechable, y lo convierte en abono para la vida. Siembra es sabiduría, transmutación y energía vital, conjugadas en poemas profundamente íntimos que trabajan en complicidad con quien emprende esta lectura desde lo personal para encontrarse con lo universal.

    Costa Rica resultó fértil para la escritura de Melissa Allemant, tal como lo evidencia en "Siembra",  libro que está por aparecer gracias a  la colección Calibán de la editorial Lustra. Melissa, quien actualmente vive  en ese mágico país del Caribe, viene escribiendo su tercer libro , estudia Arte Dramático en la Universidad de Costa Rica, practica tai chi taoísta y, hace unos meses, completó una maestría en Desarrollo Comunitario Sustentable. 



    La mosca

    Cuando era niña
    las viejas del barrio decían
    que si una mosca nocturna
    volaba dentro de la casa
    alguien se iba a morir

    Desde entonces
    me asustaba verlas
    o peor aún
    escuchar el zumbido
    cuando la luz
    estaba apagada

    Un día
    recién comenzados mis ocho años
    una mosca
    rozó mi cara

    Así que pensé

    me voy a morir

    (El cielo
    había perdido ya
    el morado del ocaso.)

    Desde entonces
    al despertar
    observo mis manos

    y me pregunto

    cuándo se pondrán

    como las de mi abuelo

    tiesas
    heladas




    Ritual en primavera

    Vamos mujer
    toma de una vez
    esos pequeños cuerpos

    reconócelos
    ahogando en la arena
    los gemidos 
    que contengas
    aquéllos que se formaron
    en las cuevas 
    de tu propia historia

    Preséntate desnuda 
    ante la lluvia
    abre el corazón
    que es tu boca
    e impulsa tu aliento
    para abrazarles la sangre 
    por última vez

    Besa sus labios
    acaricia la agonía
    que emana de sus poros
    enjúgales el sudor

    Por fin
    haz nuestro entierro
    en leche fértil

    y canta




    Siembra

    Así se titula el segundo poemario de Melissa Allemant, el cual tiene como punto de partida la sangre menstrual. La regla se esconde y es tabú, pero ella la aprovecha como fuerza creadora, ritual mágico y posibilidad de encuentro.  Para disfrutar conectándonos con las raíces. 




    Menstruación

    Hoy

    pongo mis alas
    a merced

    del ciclo lunar


    De cuclillas

    caen gotas
    de sangre tibia

    Ofrezco Siembra  

    en tierra
    de mis abuelas




    Maestra del aire

    Quiero ser débil
    para que entren en mí
    criaturas oscuras
    demonios
    y las sombras
    que no logran reflejarse

    Los recibo amando
    con las palpitaciones
    de mi abdomen
    con la circulación del oxígeno
    entre mis flujos internos

    Aquí les dejo
    mi cuello ingenuo
    pruébenme
    tengo sabor a cereza
    a melocotón
    y a invierno

    No pondré resistencia
    tomen mi carne desvaída
    es simple
    finita

    Envuélvanme
    con ramas
    de calor equívoco
    que yo tragaré
    los sorbos de toda humanidad
    no reconocida

    Conecten sus fuerzas a las mías
    llenen bocanadas de miedo
    en mis riñones
    rían sobre la consistencia
    de mis huesos

    Vengan todos
    les aguardo
    con la coronilla abierta
    y la naciente de la luna llena
    florecida
    entre mis dedos



    Clítoris

    En el mundo hay 135 millones de mujeres 
    que han sufrido alguna forma 
    de mutilación genital femenina.
    OMS



    Una niña desnuda 
    extirpada
    de sí misma
    ciega mis heridas

    La rodean hombres 
    que sostienen 
    sus piernas 
    abiertas

    Escucho un trueno 
    convertirse
    en llanto 

    Bebo su pánico 
    una navaja
    y las arrugas de su cara

    ahogándome








    0 0
  • 03/08/16--03:40: LU HUINU [18.213]

  • Lu Huinu

    Lu Huinu fue una poeta y prostituta que vivió en la China del siglo XIV.

    Su vida no fue diferente a las de otras tantas mujeres sometidas a una forma de esclavitud que convertía sus cuerpos en mercancía al servicio de un comercio que trascendía al puro carnal.

    Nació y creció en medio del aroma literario, pero maltratada por el destino y acosada por la miseria, hubo de prostituirse para sobrevivir.

    Occidente se ha encargado de difundir el estereotipo de las delicias de un palacio de retiro adornado con madera y jade, candiles de barro y el crepitar de la llama, sin embargo China ha sido una sociedad machista e injusta, en la que la prostitución era un asunto de familia. Mujeres maltratadas, educadas para dar placer sexual e intelectual a los funcionarios y viajeros que se desplazaban por negocios

    La infelicidad es la esfera en la que se encuentran atrapadas estas mujeres. Las matronas de los burdeles procuraban instruir a las jóvenes prostitutas en la poesía, el canto y el baile para atraer a clientes exquisitos. Los prostíbulos públicos fueron ideados desde las sucesivas dinastías que llegaron al poder en China a partir del siglo VII a de C. Los hombres estaban obligados a viajar y a permanecer por largos días lejos de sus esposas. El mismo reino se ocupaba de brindarles consuelo. La prostitución se había convertido en parte del diseño del Estado.

    La estrategia para liberarse de su destino no se descubre tanto en la rebelión como en la astucia, que a veces las transformaba en sacerdotisas taoístas, o en recluidas escritoras que establecían diálogos con las peonías.

    Debajo de los hermosos peinados, colorido maquillaje, de los cantos y melodías de los laúdes que ahogan llantos y lamentaciones, de los vestidos de exquisitas sedas y preciosas joyas, lejos del pabellón de los placeres infinitos, de la apasionada intensidad de acosadoras concubinas en busca del goce del emperador, suena la voz quebrada de una prostituta que escribe unos versos a su amado que le ha vuelto a abandonar. 

    Las lágrimas empapan los poemas cargados de desgracias.

    Lu Huinu es una de las pocas que se permiten ser explícitas al denunciar que fue vendida por sus padres. El sonido del laúd, instrumento con el que solían acompañar sus interpretaciones poéticas, es siempre la música del llanto.




    Improvisado en la barca

    Para mis padres, pesa más
    el dinero que su hija.
    Y así, con el laúd entre los brazos,
    recorro sola, mil y mil leguas.
    Al claro de la luna,
    tras mi concierto,
    no cesan de aplaudirme.
    No saben que no han escuchado música,
    sino los sollozos de mi alma rota.

    Lu Huinu, incluida en Antología de poetas prostitutas chinas (Siglo V-Siglo XIX) (Visor Libros, Madrid, 2010, ed. y trad. de Guojian Chen).







    .


    0 0
  • 03/08/16--04:02: LI YE [18.214]

  • LI YE

    Li Ye (China, ¿?-784). Natural de Xiazhong, también conocida por Li Jilan, fue una de las tres más célebres poetisas de la dinastía Tang (las otras dos fueron: Xue Tao y Yu Xuanji). Vivió muchos años en la provincia de Zheijiang y tuvo muchas amistades entre los poetas famosos de la época. Cuando los rebeldes de Zhu Ci ocuparon Chang'an, la capital, la obligaron a dedicarles un poema, y fue por eso que, tiempo más tarde, tras la recuperación de la ciudad, el emperador Dezhong la acusó de insurrecta y fue ejecutada. Sus versos fueron recopilados junto con los de Xue Tao.

    Poetisa y prostituta china

    La poesía en China data, según los expertos, del siglo XVIII a. C., es decir, de mil años  antes que Homero. Pero es durante las dinastías Tang (618-907) y Song (960-1279) cuando la poesía alcanza su apogeo. Desde finales del siglo VII, la composición poética era el contenido principal de los exámenes oficiales  para optar a un puesto de funcionario público, de manera que quien deseaba entrar en la administración tenía que conocer bien la poesía y ser poeta, o por lo menos, versificador. Sí, habéis leído bien. Han cambiado mucho las cosas, ¿verdad?

    La poesía no era sólo para una reducida élite. Al contrario, había poetas barqueros, campesinos, artesanos… y también poetas prostitutas. La difusión de la poesía llegó a un grado sorprendente, según explica Guojian Chen en su libro Antología de poetas prostitutas chinas (siglo V – siglo XXI): “Se presentaba  un poema al solicitar empleo y se dedicaban versos a los amigos que se despedían, a los oficiales que se marchaban a la guerra, a los colegas que sufrían”. Los versos del afamado poeta Bai Juyi aparecían inscritos en las paredes de las escuelas, de los templos, de las oficinas de correo.  Se vendían copias de sus versos en los mercados o se trocaban por vino en las tabernas. El país miraba hacia la poesía.  ¿No os parece esto un top manta milenario y poético?

    Las poetas prostitutas escribían sobre el amor, el desamor, la injusticia social, la exaltación de la naturaleza, la amistad y la nostalgia. Las instruían en los burdeles con el fin de atraer a clientela exquisita y solvente
    Y es en ese contexto histórico en el que empiezan a proliferar poetas prostitutas.  Las dueñas de prostíbulos buscaban jóvenes hermosas que se encontraran en situaciones difíciles, algo frecuente pues China  durante milenios ha sido un país feudal y machista que ha despreciado  a las mujeres. En los burdeles las instruían en la poesía, con el fin de atraer a clientela exquisita y solvente.

    Las poetas prostitutas escribían sobre el amor, el desamor, la injusticia social, la exaltación de la naturaleza, la amistad y la nostalgia. Muchos de sus versos están llenos de  dolor. Es fácil imaginar la discriminación y el desprecio que  sufrían, pero sobre todo la soledad y el deseo de volver a sus aldeas, a sus orígenes, el deseo de recuperar sus vidas, de ser libres, sin ataduras.

    Durante la última década, se han realizado esfuerzos en la investigación y recuperación de estas poetas prostitutas. El libro del que hablamos recoge una colección de exquisitos poemas, recopilados por  Guojian Chen  y publicado por la editorial Visor. Un recorrido y un homenaje a estas poetas, a estas mujeres que huían de sus vidas a través de la poesía. Un libro lleno de historias y de belleza.


    Alegría por la visita que me hizo Lu Hongjian,
    a la orilla del lago, cuando estaba enferma

    Te marchaste, la última vez, al claro de luna,
    en medio de una copiosa escarcha.
    Vienes ahora, entre brumas glaciales,
    a verme aquí, tumbada, enferma.
    Las lágrimas me quitan la palabra.
    Te pido tomar el vino de Tao,
    el del famoso poeta
    retirado a la montaña,
    e improviso un poema para agradecerte.
    Una borrachera casual.
    No viene mal.
    ¿Qué hacer, si no?



    Dedicado a mi amigo Zhu Fang

    Subiendo a la alta montaña,
    contemplo el agua del gran lago.
    Las añoranzas no distinguen
    entre el día y la noche.
    Pienso yo en ti y tú en mí,
    meses tras meses, años tras años.
    Verdean lozanos bosques.
    Flores silvestres compiten en abrirse.
    Cuando volvamos a vernos,
    te diré todo lo que estoy sufriendo.



    Ocho superlativos

    El más cercano y el más lejano:
    El Oriente y el Occidente.
    El más profundo y el menos hondo:
    Arroyo cristalino.
    Los más altos y los más resplandecientes:
    El sol y la luna.
    Los que más se aman y los que más se desaman:
    Marido y mujer.




    Añoranzas de los enamorados

    No hay nada más profundo que el mar,
    así dice todo el mundo.
    Mas creo que su profundidad
    no alcanza ni en mitad
    a la de las cuitas y añoranzas
    por el amado ausente.
    El mar tiene su orilla,
    y éstas no tienen fin.
    Laúd en mano, subo al alto pabellón,
    vacío, pero lleno de luz de luna.
    Vibran acordes de amor.
    Se me quiebran las entrañas.
    Y también las cuerdas.



    Escuchando a Xiao Shuzhi tañer su laúd 
    Balada de los manantiales de las tres Gargantas

    Vivo entre las nubes de la sierra Bruja
    y oigo a menudo susurrar los manantiales.
    Las hermosas melodías, lejanas,
    surgidas de tu laúd de jade,
    me llevan a un sueño.
    Las caudalosas aguas de las Tres Gargantas
    se lanzan de un golpe a mi silenciosa alcoba.
    Bajo tus dedos, las rocas se derrumban.
    De tus cuerdas se alzan olas rompiendo el cielo.
    Se ha desatado una furiosa tormenta.
    Después, se escuchan sollozos ahogados:
    La corriente ha perdido su ímpetu y fuerza
    y fluye cada vez con más calma.
    Gotas y gotas de agua caen sobre las piedras.
    Me ha hechizado tu interpretación.
    Me recuerdas a Yuan, el gran maestro antiguo.
    Ojalá pudiera oír siempre los sones de tu laúd,
    como estos manantiales que fluyen y fluyen.

    Li Ye, incluido en Antología de poetas prostitutas chinas (Siglo V-Siglo XIX) (Visor Libros, Madrid, 2010, ed. y trad. de Guojian Chen).






    .

    0 0
  • 03/08/16--05:05: KATERINA ILIOPOULOU [18.215]

  • KATERINA ILIOPOULOU

    Katerina Iliopoulou (Atenas, Grecia 1967)

    Poeta, artista y traductora que propone la poesía como estrategia para la vida, abordando la identidad, la percepción y el mito en el ámbito personal y colectivo de la experiencia. Ha trabajado mucho con artistas visuales que crean obras que reflejan el diálogo entre diferentes géneros. Su poesía ha sido traducida y publicada en revistas y antologías literarias en muchos idiomas (inglés, francés, italiano, español, serbio, turco, búlgaro).

    Poesía

    Mister T. (2007)
    Asylum (2008)
    The Book of the soil (2011)

    Teatro

    2003 - “Garmendia eta zaldun beltza“ (Elkar)
    Arra. Arraroa (2010, Artezblai)
    Herio heroi (2010, Artezblai)
    Munduko jakintsurik tontoena (2009, batBada)


    Taínaron [1]                                                               

    Aquí los días no se disuelven en el aire
    caen en el agua
    formando su propia capa
    una superficie de separación.
    Un halcón sobrevuela el cuerpo del verano
    se sumerge una y otra vez
    alimentándose y embriagándose por la caída.                       
    No hay nada aquí
    solo un viento de locos y piedras  
    y mar
    una promesa al azar
    afila nuestra lujuria con el filo de la luna.

    Cuando llegué por vez primera a este paisaje de final
    el viento entro en mi boca con furia
    como si yo fuera su único recipiente      
    hasta que todas mis palabras desaparecieron.

    Cada árbol recibe el viento de manera distinta
    algunos sufren otros resisten
    (encontré una palmera que daba a luz al viento y lo distribuía
    en todas las direcciones) 
    otros tiemblan de arriba abajo y cambian de color.
    Yo por supuesto no soy un árbol
    me senté y llevaba puesto el viento como un abrigo
    incliné la cabeza y miré hacia la tierra
    de entre sus grietas, las raíces del tomillo
    con sus jeroglíficos se esforzaban para alcanzar la luz
    entonces las palabras volvieron.


    [1] El cabo Taínaron o cabo Ténaro  está situado en el extremo sur de Grecia, en el Peloponeso.  Aparece en la mitología como emplazamiento de santuarios de varios dioses e incluso puerta de estrada a la laguna Estigia. 

    La traducción del poema es de Luisa Antolín




    Aquí allí dondequiera siempre

    No cultivo mi jardín a fondo
    Intento extenuar la apariencia
    Por eso planto pasos
    Si desnudas la espera de toda expectativa ¿qué queda?
    Una presencia duradera.
    Claro que para estar presente de continuo
    Conviene aprender a ausentarse.
    Yo elegí un vestido blanco.
    Algunos otros se inventaron
    diferentes trucos para esfumarse:
    Un mono de apicultor, digamos.
    Otros, empero, se instalaron en el marco de la ventana
    Y se quedaron quietos.
    Parece estático pero no lo es.
    Culpa es de la duración que lo cristaliza.
    El mecanismo es:
    Temblor
    Renuncia
    Confianza
    Exterminio
    Alegría
    No en ese orden
    Y sin el sentimiento

    Incluido en Paralelo Sur (nº 9, febrero de 2012, Barcelona, trad. de José García Vázquez).




    Mister T. by the sea

    He picks up a pebble from the shore.
    Notices the pebble has the remarkable property
    Of not having an inside and an outside.
    The two coincide.
    As he cannot think of anything else,
    He decides the pebble is an enemy to the world and throws it away.
    The pebble’s fall creates the effect known as “ a hole in the water”.
    Mister T. feels immense attraction
    and an inexplicable envy towards the pebble.

    So, he picks up another and puts it in his mouth.
    At first it is salty.
    It is a sea- thing.
    Shortly after that, it is nothing.
    A hard lump of silence in his mouth, absorbing his voice.

    Nevertheless, to his surprise he realizes
    That even without a voice, he can still speak.
    Evidently his invocations are granted.
    A flock of sea- birds lands by his feet.
    When they fly away they leave behind an illegible text.
    Mister T. bends down and begins to study it at once.





    The gap

    Inside the house, in the front room there is a gap.
    Actually it is a thin crack on the floor – almost invisible.
    Nothing to worry about. Except for the fact that the crack is not inert.
    Often enough a draught of air is exuded smelling of dust and rust.
    And of something else unidentifiable. Also that it has a voice.
    Mostly it is mute. But every so often it produces a sound.
    Sometimes he runs there, kneels and sniffs like a dog.
    After, he steps away slowly, infected by this chthonic, illicit vein.
    He wears his coat then and opens the door.
    More dangerous, pungent and sharp like a knife blade he walks.
    A reaper of glances.
    He tunes the song of the streets.
    He sucks in the marrow of the evening.
    From its hollow bone he makes a flute and quickly shoves it in his pocket like a killer.
    His fingers stroke the holes.
    But he doesn’t dare play.
    It is not yet time to exhale.




    From “The book of the soil”

    “On weakened legs I walked around the town the whole day. I took photographs”

    The Hungarian photographer André Kertez with his walking (for thirty years) wore out  the network of streets of at least three cities. Eighty-five now, confined (by grief) to his apartment on Fifth Avenue in New York he photographs whatever is around him with a Polaroid.
    With the delicate movements of a glass statue he changes his position in the room. He shifts the focal axis of his gaze. He doesn’t need to go anywhere.
    He says: “I forgot to eat. I took photos. I started at daybreak and waited until dusk. I took photos again and again. I forgot my medicine.” Two years later in the book entitled From My Window you can see the city melting through the window pane, you can see the shadow of a hand menacing a shiny doorknob without ever reaching it, a diaphanous glass bust slowly digesting the naked trees of the park and the twin towers above the window sill. You can see what you don’t see.
    He did come outside again. He photographed the spasm of a little girl running in the park and the half figure of a man in black disappearing. In Paris he photographed himself double closing his eyes and a crumpled half-opened white door reflected in the mirror.
    Every day he collects the brittle honey-less wasp nests
    Restless wax catacombs of buzzing.
    Every evening he empties them in his bottomless archive.
    There’s no way he can stop this
    It’s not a place that would be possible to leave.
    Every formulation, every construction of death
    Is resurrected in the buzzing that seeks still more.
    More snow and networks of traces
    More mirroring of the shadow on the whitewash
    More walking with a strange suspension of joy
    When he lets the sting prick him again and again.


    How to advance in a field

    Even though there’s no door we entered somewhere.
    At once we came face to face with the process of transformation.
    Tens of tiny birds (previously invisible) took flight from the ground
    Touching the tops of the standing crops.
    Thus making them breathe
    Making them take part in the flight.
    Every corn stalk it seemed gave birth to a bird.
    At a certain moment they stopped.
    Not one of them remained.
    We didn’t know yet how to advance
    With our question pale green in the hand.
    Had it been a well we could have cast a stone
    And waited for the response
    Or it might have been enough to seize some elements
    (plants, a little earth)
    In order to draw our conclusions.
    That is to say by an attack or theft.
    We decided to forget ourselves in our little choreography.
    Forgetting just like entering is a departure.
    What ought we to have left behind?
    Giant thorns with a saturated orange color
    Turned their heads in the imperceptible air
    As if they were about to move forward.
    In the whole place as we were approaching
    What we would call center
    There was only the sense of beginning.
    The field, a clenched fist that wouldn’t show.





    Tenaron

    Here the days do not dissolve in the air
    They drop into the water
    Forming their very own layer
    A surface of separation.
    A hawk flies above the body of the summer
    It dives again and again
    Feeding and getting drunk from falling.
    There is nothing here
    Only crazy wind and stones
    And sea
    A random promise
    Sharpens our lust with the blade of the moon.

    When I arrived for the first time in this landscape of endings
    The wind entered my mouth with such fury
    As if I were its sole receptacle
    Until all my words disappeared.

    Every tree receives the wind differently
    Some suffer others resist
    (I met a palm tree that gave birth to the wind and distributed it
    in every direction)
    Others shake all over and change colors.
    I of course am not a tree
    I sat down and wore the wind as a coat
    I bent my head and looked at the ground
    From its crevices, the roots of thyme
    With their hieroglyphics struggled to enter the light
    Then the words came back.

    *Tenaron (Ταίναρον):
    The southern most tip of continental Greece. Ancient Greeks believed it to be the end of the world.

    Original language: Greek
    Translated into English by Konstantine Matsoukas, John O'Kane







    .


    0 0
  • 03/08/16--07:49: AKAZOME EMON [18.216]
  • Akazome Emon en el Hyakunin Isshu.


    Akazome Emon

    Akazome Emon (赤染衛門 956 - 1041?) fue una poetisa japonesa de waka que vivió a mediados de la era Heian. Forma parte del Chūko Sanjūrokkasen (中古三十六歌仙?) y del Nyōbō Sanjūrokkasen (女房三十六歌仙?), listas dedicadas a los poetas clásicas de waka.

    Fue considerada hija de Akazome Tokimochi, pero su padre biológico fue el ex esposo de su madre, Taira Kanemori, y nació antes del matrimonio de su madre con Tokimochi en la familia Akazome. Su esposo Ōe no Masahira fue un famoso erudito literario. Fue madre de Ōe no Takachika y de Gōjijū, y abuela de Ōe no Masafusa. En 1012, cuando su esposo murió ahogado, ella se volvió no religiosa y perdió interés en cuidar a sus hijos.

    Sirvió a Genrinshi y a Fujiwara no Shōshi, respectivamente la esposa e hija de Fujiwara no Michinaga, y estuvo a la par de Izumi Shikibu. Al contrario del estilo apasionado de Izumi, la poesía de Akazome estuvo caracterizado por la calma y la gracia. Fue contemporánea de Murasaki Shikibu y Sei Shōnagon. Participó en dos concursos de waka en 1035 y 1041.

    Una colección de sus poemas fueron publicados con el nombre de Akazome Emon Shū (赤染衛門集?). Se cree que es la autora principal o compiladora del Eiga Monogatari.


    Hubiera preferido...

    hubiera preferido
    irme a dormir sin más demora,
    pero pasé toda la noche
    contemplando la luna solitaria
    hasta que se ocultó en el horizonte

    Akazome Emon, incluido en Cien poetas, cien poemas. Hyakunin Isshu (Antología de poesía clásica japonesa) (Ediciones Hiperión, Madrid, 2004, trad. de José María Bermejo y Teresa Herrero).


    TANKA

    Ladrones. Solo
    me han dejado la luna
    en la ventana.



    Poemas de Akazome Emon (en japonés)


    題しらず
    消えはてぬ雪かとぞみる谷川の岩間をわくる水の白浪(玉葉2065)

    【通釈】消えきらずに残っている雪かと見える――谷川の岩の間を分けてゆく水流の白波。

    【補記】下記参考歌のように落花を融け残った雪に擬える趣向はありふれていたが、春先の急流の白波を雪かと見たのは感覚表現としても新鮮で、玉葉集に採られたのも尤もと頷かれる。『赤染衛門集』には詞書「二月にくらまにまうでしに、いはまの水のしろくわきかへりたるが雪のやうに見えしに」とあり、鞍馬寺参詣の際の嘱目詠と判る。

    【参考歌】よみ人しらず「拾遺集」
    あしひきの山路に散れる桜花きえせぬ春の雪かとぞ見る
      源重之「重之集」
    消えはてぬ雪かと見ゆる山桜にほはざりせばいかで知らまし

    鷹司殿の七十賀の月次(つきなみ)の屏風に、臨時客のところをよめる
    紫の袖をつらねてきたるかな春立つことはこれぞうれしき(後拾遺14)

    【通釈】公卿の皆さんが紫の袖を列ねてやって来ましたねえ。春になることはこれだから嬉しいのです。

    【語釈】◇鷹司殿 藤原道長の室、源倫子。七十賀は長元六年(1033)十一月。◇臨時客 年始に大臣以下の上達部を招いて行なった摂関家の私的な饗宴。◇紫の袖 紫は公卿の式服の色。◇きたる 「来たる」だが、「着たる」と掛詞になり、袖の縁語となる。

    【他出】赤染衛門集、栄花物語、後六々撰、古来風躰抄、今鏡

    【主な派生歌】
    九重や玉しく庭にむらさきの袖をつらぬる千代の初春(藤原俊成[風雅])
    もろ人の袖をつらぬる紫の庭にや春も立ちはそむらん(藤原定家)
    むらさきにつらぬる袖やうつるらむ雲のうへまで匂ふ白菊(西園寺実氏[玉葉])
    紫の袖をつらねし面影のかすみもいくへ今日の初春(*崇光院)

    かへる雁をよめる
    かへる雁雲ゐはるかになりぬなりまた来む秋も遠しと思ふに(後拾遺68)

    【通釈】北へ帰って行く雁たちよ――その声からすると、遥か雲の彼方に去ってしまったようだ。再びやって来る秋は遠いと思うのに。

    【補記】「またこむ秋」は「雁が再びやって来る秋」「来年再び巡ってくる秋」の両義。長久二年(1041)二月十二日に披講された「弘徽殿女御歌合」出詠歌。六番右勝。

    【他出】後六々撰、定家八代抄、題林愚抄

    【参考歌】凡河内躬恒「躬恒集」
    かへる雁雲居はるかに聞くときは旅の空なる人をこそ思へ

    落花満山路といへる心をよめる
    踏めば惜し踏まではゆかむ方もなし心づくしの山桜かな(千載83)

    【通釈】踏んでは勿体ない。踏まなければ行きようもない。心をすり減らせる山桜の散り花であるよ。

    【語釈】「心づくしの」は、「やきもきさせ気疲れさせる」といった意。古今集の「心づくしの秋は来にけり」以来、和歌で愛用された語。

    【他出】『赤染衛門集』には次のように載る。
       またいみじく散るところに、庭のまもなくをかしく見えしに
     踏めば惜し踏まずはゆかむ方もなし散りつむ庭の花桜かな

    【主な派生歌】
    踏めば惜し踏までは人もとひがたみ風吹きわけよ花の白雪(西園寺公経[続後撰])
    つむも惜しつまであせなむ色も憂し芝生の菫あかぬ夕露(三条西実隆)






    .


    0 0
  • 03/08/16--09:07: NUKATA EN EL OKIMI [18.217]

  • Huitième poema Manyōshū de Nukata no Ōkimi.



    Nukata en el Ōkimi

    Nukata en el Ōkimi (en japonés: 額田王 Princesa Nukata?, c. 630-690 CE) (también conocida como Princesa Nukada) fue una poetisa japonesa del periodo Asuka.

    Hija de la Princesa Kagami, Nukata se hizo la esposa favorita del emperador Temmu, y daría a la luz la Princesa Tōchi (que se haría la consorte del emperador Kōbun). Inicialmente estuvo conectada al emperador Temmu, pero posteriormente se hizo una de las consortes del emperador Tenji, hermano más viejo de Temmu. No se sabe si este cambio fue voluntaria o forzada. Después de la muerte de Tenji, ella volvió a conectarse la Temmu.

    Una de las grandes poetisas de su tiempo, un total de trece de sus poemas aparecen en el Man'yōshū: #7-9, 16-18, 20, 112, 113, 151, 155, 488, and 1606. (#1606 es una repetición del #488.) Dos de estos poetas fueron reimpressos en coletâneas posteriores, Shinchokusen Wakashū y Shinshūi Wakashū. Poema #9 es bien conocido como siendo uno de los poemas de más complicada interpretación dentro del Man'yōshū. [1]




    Esperando a Tenyi

    Cuando te esperaba sufriendo de amor,
    en mi morada movió las persianas
    el viento de otoño.




    Faltaba la luna antes de embarcarnos

    Faltaba la luna antes de embarcarnos
    en Nikitatsu.
    A la pleamar sale llena. ¡Vamos!

    Princesa Nukata, incluida en Manioshu. Colección para diez mil generaciones (Ediciones Hiperión, Madrid, 1980, ed. y trad. de Antonio Cabezas García).



    8.
               
    El invierno atrás,  
    la primavera ya florece.                  
    Antes callados,     
    los pájaros ya trinan.      
    Antes cerradas,
    las flores ya se abren.     
    Y el monte espeso      
    y tan impenetrable         
    por la maleza       
    que las flores esconde.    
    Pero los montes de otoño...
    ¿ah, sus hojas que vemos         
    de rojo teñidas   
    y queremos tocar                   
    pensando que antes verdes        
    estaban en la rama!      
    Por ese solo anhelo,   
    los montes de otoño yo prefiero.


    Fuyukomori                        
    Haru sakikureba                
    Nakazarishi                          
    Tori mo kinaniku               
    Sakasarishi                           
    Hana mo sakeredo               
    Yama o shimi                       
    Irite mo torazu                       
    Kusabukami  
    Torite mo mizu                       
    Akiyama no                           
    Ko no ha o mite wa              
    Momiji oba                          
    Torite so shinou                    
    Aoki oba                              
    Okite so nageku                   
    Soko shi urameshi                
    Akiyama so are wa                

    El pájaro y la flor. Mil quinientos años de poesía clásica japonesa. Edició bilingüe i il·lustrada de Carlos Rubio. Alianza Editorial, 2011





    POEMS BY NUKATA (b. Ca. 638 - active until 690's) 
    from "A Waka Anthology, Volume One: The Gem Glistening Cup"
    translations and quoted notes by Edwin A. Cranston 
    (Stanford University Press, 1993)

    "Princess Nukata, one of the finest poets in the first part of the Man'yoshu, lived in the turbulent time of the establishment of the Imperial Clan as the rulers of Japan. She, like Sappho, is half legendary, but is considered to have been a divine messenger, an oracle or shamaness, and a public poet. Her greatness lies in her ability to combine in universal terms the expression of personal passion and powerful collective emotion -- and in the extraordinary beauty of her sonorous poetry, which would seem to show a long period of conscious aesthetic development from the pre-literate poetry gathered in the Kojiki and Nihon Shoki."



    1

    NUKATA'S PALACE HUT AT UJI

    According to Edwin Cranston, poems written by royalty about thatched huts, signal the "nascent pastoralism" soon to become a dominant mode of appreciating nature and the lives of simpler people among the Nara (710) aristocracy . In fact, as Cranston points out, Japanese royalty lived in unpretentious thatched buildings until about 600.

    In the autumn fields 
    We cut grasses for the thatch,
    And we lodged the night:
    How my thoughts go back again
    To our palace-hut at Uji!



    2

    LET'S GET TO ROWING!

    In regard to the incoming tide, "scholars have calculated the date and moment of high tide as 2:00 A.M., on the twenty-third of the first month by the lunar calendar."

    At Nikitatsu
    We have waited for the moon
    Before boarding our boat;
    Now the tide is in at last --
    Come, let's get to rowing!



    3

    SPRING MOUNTAINS, AUTUMN MOUNTAINS

    "When the Emperor commanded the Palace Minister, Fujiwara no Asomi, to match the radiance of the myriad blossoms of the spring mountains against the colors of the thousand leaves of the autumn mountains, Princess Nukata decided the question with this poem."

    When spring comes forth
    That lay in hiding all the winter through,
    The birds that did not sing
    Come back and sing to us once more;
    The flowers that did not bloom
    Have blossomed everywhere again.
    Yet so rife the hills
    We cannot make our way to pick,
    And so deep the grass
    We cannot pluck the flowers to see.
    But when on autumn hills
    We gaze upon the leaves of trees,
    It is the yellow ones
    We pluck and marvel for sheer joy,
    And the ones still green,
    Sighing, leave upon the boughs --

    Those are the ones I hate to lose.
    For me, it is the autumn hills.



    4

    MOUNT MIWA

    "The route out of Yamato goes north past Mount Miwa (homophonous with miwa, "offertory wine") and over the Nara Mountain, which did not yet look down on the imperial city later built nearby. Mount Miwa was the site of an ancient Shinto cult, and thus a particularly sacred spot."

    O sweet-wine
    Miwa Mountain
    Until blue-earth
    Nara Mountain's mountain crest
    Should come between
    And you be hidden in behind,
    Until road-bendings
    Should pile back upon themselves,
    To the very end
    I would have kept you:

    O my mountain,
    What right
    Have heartless clouds to cover you?

    Envoy

    Do you dare to hide 
    Miwa Mountain in this way?
    At least you, O clouds,

    Should have greater heart than that:
    What right have you to cover it?



    5

    AUTUMN WIND

    While I wait for you,
    My lord, lost in this longing,
    Suddenly there comes
    A stirring of my window blind:
    The autumn wind is blowing.




    .



    0 0
  • 03/08/16--09:33: SEI SHONAGON [18.218]
  • Sei Shōnagon, dibujo de Kikuchi Yōsai.



    Sei Shōnagon

    Sei Shōnagon (清少納言?) (c. 968 - entre 1000 y 10251 ), fue una escritora japonesa que vivió en el siglo X, durante la Era Heian, conocida por su diario 'Makura no Sōshi' ("El libro de la almohada").

    Su vida es poco conocida. Se discute cuál era su nombre real, aunque la opinión más extendida es que se llamó Kiyohara Akiko. Su sobrenombre está formado por la combinación de un título protocolario ("Shōnagon", tercer subsecretario de Estado) y un apellido familiar ("Sei" es la pronunciación china del carácter con que se escribe la primera parte del apellido de la autora, "Kiyohara", que significa "campo puro").

    Era hija del poeta Kiyohara no Motosuke. Gracias a la destacada situación de su padre, logró convertirse en dama de compañía de la emperatriz consorte Fujiwara no Sadako, esposa predilecta del emperador Ichijō.2 Presumiblemente se casó o convivió con Tachibana no Norimitsu, con el que tuvo un hijo, Tachibana no Norinaga. También se desposó con Fujiwara no Muneyo y de esta unión tuvo una hija, Koma no Myobu. [cita requerida] Por otra parte, se le atribuyeron numerosos amantes.

    A la muerte de la emperatriz consorte, Sei Shonagon permaneció entre siete y diez años aún en la corte y, posteriormente, se ordenó religiosa. Hay varias mentiras circulando sobre su vida, por ejemplo, de la antigua edición de Wikipedia;

    La leyenda popular afirma que se cayó desde un barranco, aunque según una conversación que copio Dama Shigei Sha entre Murasaki Shikibu y Narimasa, Sei murió en el parto de su tercer hijo, fruto de la violación de alguno de sus tres violadores (amigo del Emperador Ichijo, Kiyosaki no Yutome o el desconocido poeta chino)

    Esta información no es tan solo falsa, sino que también denota que quién lo hizo ha leído el diario de la dama ( El libro de la almohada), ya que si nombra a personajes como Dama Shigei Sha y Narimasa, pero Kiyosaki no Yutome jamás ha sido nombrado en su diario, ni hay información alguna de él.

    También, en la antigua edición se hablaba de posibles abusos en vida a Sei, cosa que es mentira. Según la antigua edición de Wikipedia: Según se puede interpretar en su diario, fue abusada por un amigo del Emperador Ichijo, quedando gravemente herida ( desgarro vulvar). También existe la hipótesis, fomentada por Dama Ukon no Naishi, de que fuese abusada por Kiyosaki no Yutome( encontrado en un diario en reconstrucción por su antigüedad) y un poeta de origen chino, referido como " El amante de los bambúes"

    De nuevo, es mentira, y confirma la teoría de que quién lo editó leyó su diario, pues es cierto que el Emperador Ichijo como tal existió, y Dama Ukon no Naishi es un personaje nombrado en su diario. Además, " El amante de los bambúes", a quién el antiguo editor asocia con el inexistente poeta chino, es en realidad Wang Hui-chih (388), según se menciona en el libro de relatos Chin Shu, a quién Shōnagon alude en la página 187 de su diario.

    Dije: "Oh, así que se trata de este caballero" ( Wang Hui-Chih se refería al bambú como "este caballero", de allí su apodo de "El amante de los bambúes). Por ende, Kiyosaki no Yutome no existió, y el poeta chino del que la antigua edición hablaba tampoco.

    Hasta el final de su vida vivió errante, manteniéndose gracias a las limosnas, entre la isla de Shikoku y los alrededores de la capital.

    Sei Shōnagon, en el Hyakunin Isshu.

    Su obra más importante, Makura no Sōshi ("El libro de la almohada"), era su diario personal, el cual era costumbre que se guardara bajo la cabecera de la cama (de ahí el nombre). El libro de la almohada está compuesto por una serie de listas en las que la autora enumera elementos de la realidad cotidiana, como por ejemplo, cosas que emocionan, cosas que producen una sensación de suciedad, cosas que no pueden compararse, etc. Jorge Luis Borges seleccionó, anotó y tradujo esta obra con ayuda de María Kodama.

    Además del Makura no Sōshi, compuso la colección de poemas Sei Shonagon-shu. Es, también, una de las poetisas que parecen en el Ogura Hyakunin Isshu, juego de cartas tradicional en el que son fundamentales la memoria y los conocimientos poéticos de los participantes.


    Aunque imitéis el canto

    aunque imitéis el canto
    del gallo a media noche,
    no podréis engañar al centinela,
    y nadie abrirá en Osaka
    la barrera del Monte del Encuentro

    Sei Shônagon, incluido en Cien poetas, cien poemas. Hyakunin Isshu (Antología de poesía clásica japonesa) (Ediciones Hiperión, Madrid, 2004, trad. de José María Bermejo y Teresa Herrero).



    Sei Shônagon, era un apodo, su nombre lo desconocemos, era hija del poeta Motosuke y se desempeñaba como dama de la corte de la emperatriz Sadako, se casó varias veces y cuando la emperatriz murió, permaneció entre siete y diez años aún en la corte y, posteriormente, se ordenó religiosa budista. Hasta el final de su vida vivió errante, manteniéndose gracias a las limosnas.

    Bajo el título de "El libro de la almohada" -"Makura no soshi"-, escrito en  el año 996, Sei Shonagon  retrató la vida palaciega,  mediante distintos géneros literarios, en anotaciones y pequeños cuentos que ilustran sobre la sensibilidad  japonesa. Breves reflexiones sobre aspectos de su vida que escribía unas pocas líneas cada día, al final de la jornada, justo antes de dormir.

    Su obra, como género literario - zuihitso o “miscelánea” - tuvo amplia raigambre posterior en Japón. Encontramos allí numerosas impresiones personales y poéticas, referidas especialmente al cambio de estación y a todo tipo de apreciaciones estéticas.

    En sus escritos es muy potente la presencia  de la naturaleza, Su texto está plagado de anotaciones sobre la floración,  el tiempo, la belleza o rareza del entorno natural. También sobre las mutaciones inesperadas y repentinas de esa  naturaleza que observa, de las que aprende, y que pone en relación con sus estados anímicos y con su propio yo.
    "En el tercer día del tercer mes, me agrada ver el sol que brilla sereno en el cielo de primavera, afirma en un  momento dado. Es entonces cuando florecen los duraznos. ¡Qué espectáculo nos brindan!".
    Por otra parte, la vista del amante se reseña en el libro con una habitualidad que nada tiene que envidiar a  la pasión francesa por los escarceos amorosos. No en vano Sei Shonagon apunta: "Cuando trato de imaginar  cómo puede ser la vida de esas mujeres que se quedan en casa, atendiendo fielmente a sus maridos, sin  vísperas de nada, y que a pesar de todo se creen felices, me lleno de desprecio".
    Dada su experiencia en asuntos galantes, la autora hace algunas reflexiones muy jugosas: 


    "En verdad, el amor que se siente por un hombre depende en buena parte de sus despedidas. Cuando salta  de la cama, va de un lado para otro, se ajusta la faja del pantalón, levanta las mangas de su capa de corte, o de su traje de caza, se mete sus pertenencias entre su ropa y asegura su faja exterior, una ya empieza a odiarlo".

    "El libro de la almohada" abunda en listados de cosas "agradables" o "elegantes" o "inconvenientes", y  trasluce lo importante que era en la Corte el conocimiento de poemas chinos, sobre cuya correcta  memorización se llegan a realizar encarnizados concursos.


    Lo más brillante del libro es la narración de los supuestos retos que el Emperador de China hizo al  Emperador de Japón. En cierta ocasión, mandó un leño redondo, lustroso y hermosamente trabajado,  de unos dos pies de largo y preguntó: ¿Cuál es la base y cuál es la parte superior? Como no era posible saberlo a simple vista, se consultó a un anciano. Éste recomendó ponerlo en la corriente de un río, de  modo que la parte que quedara río abajo, la más ligera, sería la superior.


    Además del  Makura no Sōshi, compuso la colección de poemas Sei Shonagon-shu.  Es, también, una  de las poetisas del  Ogura Hyakunin Isshu,  juego de cartas tradicional en el que son fundamentales la  memoria y los conocimientos poéticos de los participantes.


    Jorge Luis Borges seleccionó, anotó y tradujo la obra con ayuda de María Kodama.
    Octavio Paz,  admirado ante la belleza y la transparencia de su prosa, descubre en ella un mundo  milagrosamente suspendido en sí mismo, cercano y remoto a un tiempo, como encerrado en una  esfera de cristal.



    Anochece

    Anochece y apenas puedo seguir escribiendo. Sin embargo, me gustaría dejar terminadas mis notas  por completo, haciendo un último esfuerzo.

    Escribí estos apuntes sobre todo lo que vi y sentí, en mi habitación, pensando que no iban a ser conocidas  por nadie. Aunque mis anotaciones son triviales y sin importancia, podían parecer malintencionadas e incluso peligrosas a otros; por eso he tenido cuidado en no divulgarlas. Pero ahora me doy cuenta de que, así como  inevitablemente brotan las lágrimas, según dice el poema, del mismo modo estas notas dejarán de  pertenecerme.

    Un día, el ministro del Centro entregó a la Emperatriz una pila de cuadernos. La Emperatriz me preguntó:"
    ¿Qué se podría escribir en ellos? El Emperador ya está redactando los Anales de Historia". Entonces yo  le contesté: "Si fueran míos, los usaría como almohada". La Emperatriz me dijo: "Entonces, quédatelos", y  me los dio.

    Comencé a llenarlos con el relato de rarezas sobre hechos del pasado y toda clase de asuntos. Llené una enorme cantidad de hojas. En mis notas hay muchas cosas incomprensibles. Si hubiera elegido temas que las demás personas consideran interesantes o espléndidos, o si hubiera escrito poemas sobre árboles, plantas, pájaros o insectos, los otros podrían juzgar mis escritos, tendrían derecho a afirmar "conocemos sus sentimientos". En otras palabras, la crítica sería admisible.

    Pero mis notas no son de esta clase. Escribí para mi propio entretenimiento, y apunté únicamente lo que sentía. 
    Nunca esperé recibir, sobre estos escritos casuales, comentarios tan importantes como los que se dedican a notables libros de nuestro tiempo. Me sorprendo cuando escucho cómo los lectores aseguran que se sienten apabullados ante mi trabajo. Pero es natural que actúen así: conozco la mentalidad de aquéllos que hablan bien de lo que detestan, y critican lo que les gusta. Por eso todavía lamento que hayan leído mi libro.



    Sei Shonagon, con un lenguaje refinado, a veces cínico e incluso pueril, nos devuelve siempre un incisivo retrato del modo de vida y las costumbres japonesas de su tiempo. Abundan las enumeraciones de cosas:


    Cosas que emocionan

    Pichones de gorrión. 
    Pasar por un lugar donde juegan niños de pecho. 
    Ver un espejo extranjero con su luna manchada. 
    Una persona de alta condición detiene su carroza, y ordena a su sirviente que solicite una cita. 
    Encender un incienso muy bueno, y acostarme sola. 
    Lavarme el cabello, maquillarme y vestir ropas perfumadas. 
    En este caso me siento feliz y noble, aun cuando nadie me observe. 
    Una noche que espero a mi amante, al escuchar el ruido de la lluvia en mi puerta y el golpeteo del viento, 
    sin motivo y de repente me sobresalto.


    Cosas odiosas

    Tengo prisa y mi visitante me impide partir al quedarse charlando. Si es alguien sin importancia, me desembarazo de él diciendo: "Me hablará de eso la próxima vez", pero si es de esas visitas que merecen mi mayor cortesía, la situación se torna verdaderamente odiosa.

    Encuentro un cabello pegado al suzuri (piedra en que se frota la barra de tinta, y se moja el pincel) en el que estoy frotando mi sumi (barra de tinta) o arena depositada en éste, la cual produce un ruido desagradable, chirriante.

    Un hombre sin ningún encanto especial discute sobre toda suerte de temas al azar, como si lo supiera todo.
    Odio el espectáculo de los hombres borrachos que gritan, se meten los dedos en la boca, se mesan las barbas, y pasan el vino a sus vecinos gritando "Toma otro poco, bebe". Y tiemblan, sacuden sus cabezas, desfiguran sus caras, y gesticulan como niños que cantaran "Vamos a ver al gobernador". Vi cómo personas bien nacidas se comportaban de este modo y me repugnó.

    Envidiar, compadecerse de la propia suerte, hablar de los otros, mostrarse inquisitivos por los asuntos más triviales, ofenderse, insultar sin motivo, o en caso de haber estado sonsacando información sobre cierto hecho, divulgarla después del modo más detallado a otros, como si se hubiera sabido todo desde el principio. Odioso.

    Alguien nos va a contar alguna novedad interesante, y un bebé empieza a llorar.

    Una bandada de cuervos vuela en círculos con estridentes graznidos.

    Un admirador llega en visita clandestina, el perro lo avista y ladra. Una desearía matar al animal.

    He cometido la locura de invitar a un hombre a pasar la noche en un lugar poco conveniente, y comienza a roncar.

    Un caballero nos visita en secreto, y si bien lleva un eboshi (sombrero de la época, levantado y angosto), recela que alguien pueda reconocerlo, tan aturdido está que al retirarse golpea contra algo con su sombrero.
    Realmente odioso. Igualmente irritante es que al levantar la celosía que cuelga a la entrada de la habitación, la deje caer produciendo un fuerte ruido. Y tanto peor cuando es pesada y el estruendo es mayor. Descuidos como éstos no merecen perdón. Si se levantan con delicadeza las cortinas, al entrar o salir, no ha de producirse el más mínimo ruido. Pero, si nuestros movimientos son rudos, hasta las puertas de papel se torcerían y chirriarían. Hay que levantarlas apenas y empujarlas de modo que se deslicen silenciosamente.

    Me he acostado y estoy por adormecerme, cuando se presenta un mosquito, con estridente zumbido. Y hasta me parece sentir la corriente que levanta con sus alas. Aún sabiendo que es un ser insignificante, lo encuentro detestable.

    Un caballero que va solo en su carruaje para ir a una procesión o algún otro evento. ¿Qué clase de hombre es? Aun sin ser un individuo de rango muy alto, bien podría llevar a algunos muchachos ansiosos por asistir al mismo espectáculo. Pero no, se instala solo –pues puedo distinguir su silueta a través de las cortinas– con aire de ensimismamiento, y se reserva todas sus impresiones.

    Un carruaje pasa rechinando. Me irrita pensar en sus ocupantes que no se percatan de eso. Si yo viajara en un carruaje ruidoso, detestaría no sólo el carruaje sino también a su dueño.

    Estoy escuchando absorta un relato, y de pronto alguien se entromete intentando probar que es la única persona ingeniosa de la reunión. Aborrecible persona. Como lo son también quienes, niños o adultos, intentan adelantarse dando empujones.

    Estoy contando una historia sobre los tiempos antiguos, y alguien me interrumpe para agregar un detalle que casualmente conoce, el cual da a entender que mi versión es inexacta. Abominable proceder.

    Algunos niños han venido de visita a mi casa. Los mimo y les doy juguetes para que se distraigan. Los niños se acostumbran a este trato y comienzan a venir regularmente, y sin pedir permiso entran en mi habitación y desparraman mis accesorios y objetos. Detestable.

    Cierto caballero a quien no deseamos ver nos visita en casa o en palacio, y simulamos dormir. Pero una sirvienta viene a avisarnos y para despertarnos nos sacude, con una mirada de reproche por nuestra pereza. Sumamente odioso.

    Un novato se pone a la cabeza de un grupo, y con mirada vivaz, establece la norma e impone su parecer sobre todos. Aborrecible.

    El hombre con quien estoy viviendo una aventura alaba a otra mujer. Incluso si se trata de una relación del pasado, es desagradable. Cuánto más si todavía la sigue viendo. Aunque a veces creo que no es tan desagradable.

    Una persona que se desea salud a sí misma después de estornudar. En verdad abomino de todo aquel que estornuda, excepto si es el dueño de casa.

    Las moscas también son odiosas. Cuando vuelan cerca de nuestras ropas, parecieran estar agitándolas.
    El ladrido de los perros cuando es prolongado y a coro es de mal agüero y odioso.

    Y cómo detesto a los maridos de las nodrizas. No tanto si la criatura que cuida es una niña, pues en este caso el hombre toma su distancia. Pero si es un varón, actúa como si fuera el padre, y sin permitir que el niño se aleje de su lado, insiste en controlarlo todo. Mira a los otros servidores de la casa como si fueran menos humanos, y si alguno intenta regañar al infante, lo desacredita ante el amo. A pesar de su conducta ignominiosa, nadie se atreve a acusarlo, de manera que camina a grandes zancadas por la casa, con un aire engreído y vanidoso, dando órdenes a todo el mundo.

    Un hombre sin ningún encanto especial habla de modo afectado y adopta poses de elegante.

    Cortesanas deseosas de estar al tanto de todo.

    Muchas veces, sin motivo, alguien me desagrada, y tiempo después hace algo detestable.


    Un amante que se retira en medio de la noche se vuelve para decirnos que olvidaba su abanico y papel. 
    "Los he puesto por algún lugar anoche", dice. Y, a pesar de la oscuridad total, camina a tientas por la habitación, golpeándose contra los muebles y rezongando. "Extraño. ¿Dónde diablos podrán estar?". 
    Hasta que por fin los encuentra. Se mete el papel en el pecho con crujido, y abre con brusquedad su abanico, aventándose con movimientos bruscos. Recién entonces se decide a partir. ¡Qué procederfalto de gracia! Odioso resulta un calificativo demasiado suave.

    Igualmente insufrible es el hombre que, al irse en medio de la noche, se demora atando el cordón de su sombrero. Acción innecesaria, pues bien podría marcharse encasquetándose el sombrero sin amarrarlo. 
    ¿Por qué pierde el tiempo arreglándose la capa? ¿Piensa acaso que alguien puede llegar a verlo a esas horas de la noche y criticarlo por no estar impecable?

    Un buen amante se conducirá con elegancia tanto en la oscuridad como en cualquier otro momento. Se deslizará de la cama con una mirada de consternación. La mujer suplicándole: "Vete, amigo, está aclarando. Nadie debe verte aquí". El lanzará un hondo suspiro revelador de que la noche no ha sido suficientemente larga y que abandonar a su dama lo hace sufrir. Ya de pie, no se vestirá de inmediato, sino que acercándose a su amada, le susurrará todo lo que ha quedado sin decir durante la noche. Incluso ya vestido, se demorará ajustándose el cinturón con gestos lánguidos. Luego levantará la celosía y permanecerá con su dama de pie junto a la puerta, diciendo cuánto lamenta la llegada del día que los apartará, y huirá. Verlo partir en ese momento será para ella uno de sus más deliciosos recuerdos.

    La elegancia de la despedida influye enormemente en el apego que tengamos por un caballero. Si salta de la cama, ronda por la habitación, se ajusta demasiado el cinto, se arremanga y se llena el pecho con sus pertenencias, asegurando enérgicamente su cinturón, comenzamos a odiarlo.


    Cosas encantadoras 

    -Los objetos que se utilizan al jugar con muñecas de papel. 
    -Arrancar las hojas pequeñas de un loto que flota en el estanque. 
    -Las hojas de la malva pequeña son también deliciosas. Cualquier cosa, si es diminuta, resulta grata. 
    -El rostro de un niño dibujado en un melón. 
    -Un pequeño gorrión que viene saltando al imitar alguien el chillido de un ratón. 
    -También es delicioso cuando al atar a un gorrioncito con un hilo, sus padres le traen insectos o lombrices y se los entregan en el pico. 
    -Una niña a la que están cortando los cabellos como a una monja, de manera que los ojos quedan cubiertos, despeja su cara sin usar las manos, inclinando su cabeza a un costado pues quiere ver algo. Realmente encantador. 
    -Ver los tasukigake blancos y limpios de las niñas, ¡qué agradable sensación! 
    -Un paje de Palacio, todavía muy joven, camina con traje de ceremonia. 
    -Pollitos blancos con largas patas caminan de una manera graciosa; parecen vestidos con kimono demasiado cortos, pían muy fuerte, y van tras las personas o rodean a la gallina. Ver esto es sumamente grato. 
    -La flor de clavel silvestre. 


    Cosas sórdidas



    El revés de un bordado.
    El interior de la oreja de un gato.
    Crías de ratón, todavía sin pelo, que salen retorciéndose de su guarida.
    Las junturas de un abrigo de piel, que no han sido todavía cosidas.
    La oscuridad en un lugar que da la sensación de no estar demasiado limpio.
    Una mujer poco atractiva que cuida muchos niños.
    Una mujer que enferma y permanece doliente durante largo tiempo. En el recuerdo de su amante, no especialmente devoto de ella, debe de parecer casi sórdida.


    Personas que parecen  sufrir

    La nodriza que cuida a un bebé que llora de noche.
    Un hombre que tiene relaciones con dos mujeres, y las ve disgustadas y mutuamente celosas.
    Un exorcista, que tiene que habérselas con un espíritu obstinado, espera que sus encantamientos surtan efecto de inmediato, pero varias veces frustrado, debe perseverar, rogando que sus esfuerzos no acaben convirtiéndose en objeto de mofa.
    Una mujer locamente amada por un hombre absurdamente celoso.
    Los hombres poderosos que sirven en los primeros puestos, y cuya vida ha de ser tan placentera, nunca se ven tranquilos.
    Las personas nerviosas.

    En el último fragmento de sus escritos, dice:
    "Aunque mis anotaciones son triviales y sin importancia, podían parecer malintencionadas e incluso peligrosas a otros, por eso he tenido cuidado en no divulgarlas”




    El cineasta Peter Greenaway se inspiró en el Makura no Sōshi de Sei Shōnagon para la realización en versión libre de su película “The Pillow Book“, un film de carácter iniciático en el que Nagiko  -narradora y protagonista- va contando su proceso de aprendizaje, simbolizado en el pasaje de ser  soporte de escritura a convertirse ella misma en “pincel”; y que tiene, como etapas intermedias, el  conocimiento del amor, de la muerte y de la venganza.  Hacia la mitad de la película, se hace una cita  del Makura no Sōshi que, en cierto modo, la resume:  “Dos cosas no nos han de faltar: las delicias de la carne y las delicias de la literatura” 

    http://www.revistadeartes.com.ar/revistadeartes36/literatura_sei_shonagun.html







    .


    0 0
  • 03/08/16--09:58: EVA STRÖM [18.219]

  • Eva Ström

    Eva Ström (Lidingö, 1947) escritora, poeta y crítica literaria sueca.
    Estudió medicina y trabajó como médica de 1974 a 1988.
    Ganó con Revbensstäderna el Premio de Literatura del Consejo Nórdico en 2003 y es miembro de la Real Academia de las Ciencias de Suecia desde 2010.
    Su hija Karin Ström, es una famosa cantautora.

    Bibliografía

    1977 Den brinnande zeppelinaren
    1979 Steinkind
    1982 Det mörka alfabetet
    1983 Akra
    1986 Samtal med en daimon
    1989 Kärleken till matematiken
    1991 Mats Ulfson, roman
    1993 Brandenburg
    1994 Edith Södergran
    1997 Berättelser dikt
    1997 Poesi & musik, CD
    1999 Bröd
    2002 Revbensstäderna
    2004 Rött vill till rött
    2007 Claires leende




    También la percepción ha cambiado

    También la percepción ha cambiado, como la concentración
    ya no es posible leer textos fluidos y voladores

    palabras como ya que y por eso han perdido el sentido
    ya no hay causa que tenga sentido

    sólo tareas de naturaleza inmediata y práctica
    se pueden realizar en las grandes tiendas de víveres

    y las cartas llegan desde Aberdeen o Frölunda
    mientras la muchacha se prueba el vestido turquesa

    la rosa en el escote, demasiado gruesa, demasiado cursi,
    la primavera quiere continuar, las urracas hacen sus nidos.

    Eva Ström en Ciudades nacidas de una costilla (2002), incluido en Mujeres en el Norte. Trece poetas suecas (Devenir, Madrid, 2011, selec. y trad. de René Vázquez Díaz).



    Moderspärlan

    Minns du halsbandet med moderspärlan?
    Var det ett kors, en rosett eller en stjärna?
    Kanske var det en enda droppe, blänkande hård
    en sten bland stenar, en enda sten
    borttappad i gruset
    Minns du den röda stenen?

    Här är koftan - hårt stickad , mörkblå
    Här är blusen - vit, skrynklig
    Här är kedjan - sliten, boupptecknad
    Här är proteinerna, legobitarna, second hand
    Och här är skorna, med märken efter tårna
    Mörknade. Är det svett eller regn?

    Och här är sommarklänningarna
    och här är också ett barnpussel
    invirat i en grå tunn yllesjal.
    I en liten ask fann jag flera halsband
    halsband som har gått sönder

    Det finns ett halsband, det är ett moderssmycke
    med en enda sten, den röda
    Vet du hur man säger:
    Att rött vill till rött

    Eva Strøm
    Idioma: sueco
    De: Rött vill till rött
    Stockholm : Bonnier, 2004




    Die Mutterperle

    Entsinnst du dich der Halskette mit der Mutterperle?
    War es ein Kreuz, eine Rosette oder ein Stern?
    Vielleicht war es ein einziger Tropfen, glänzend hart
    ein Stein unter Steinen, ein einziger Stein
    verloren im Kies
    Entsinnst du dich des roten Steins?

    Hier ist die Jacke – fest gestrickt, dunkelblau
    Hier ist die Bluse – weiß, knittrig
    Hier ist die Kette – zerschlissen, inventarisiert
    Hier sind die Proteine, die Legosteine, second hand
    Und hier sind die Schuhe, mit Abdrücken von den Zehen
    Eingedunkelt. Ist das Schweiß oder Regen?

    Und hier sind die Sommerkleider
    und hier ist auch ein Kinderpuzzle
    gewickelt in einen dünnen grauen Wollschal
    In einer kleinen Schachtel fand ich mehrere Halsketten
    Halsketten, die kaputt gegangen sind

    Es gibt eine Halskette, es ist ein Mutterschmuck
    mit einem einzigen Stein, dem roten
    Weißt du, was man sagt:
    Dass rot zu rot will

    Aus dem Schwedischen von Paul Berf

    Idioma: alemán



    Mor säger att det är ett minne

    Mor säger att det är ett minne
    och jag kan få det

    Jag kan få hennes minne
    och fästa det i mitt, det har fransiga kanter

    Det är ingen grå trasa, det är silke
    och du lämnar mig väl inte, säger mor

    Det finns mirakel, säger hon och jag säger
    att jag ska fålla scarfen och göra den hel

    Eva Strøm
    Idioma: sueco
    De: Rött vill till rött
    Stockholm : Bonnier, 2004



     
    Mother says that it’s a memory

    Mother says that it’s a memory
    and I can have it
    I can have her memory
    and stitch it to mine, it has frayed edges
    It’s no gray rag, it’s silk
    and you won’t leave me, says mother
    Miracles happen, she says and I say
    that I will hem the scarf and make it whole

    Translated by Maria Freij
    Idioma: inglés




    Sårytan

    Trycksvärtan har försvunnit
    den fläckar inga händer

    Turisterna vid domkyrkan
    tar ut sina skotska pengar

    I kryptan kunde ett bröllop äga rum
    Historien om Kristus förändras

    Jag störtar ut innan vågorna bryter
    Grace betyder nåd

    Vid en viss given punkt
    upphör all konst att verka

    Det kan finnas en enda ljusuthuggen mening
    i en bok av kompakt mörker

    eller likgiltighet. Det finns varelser 
    som rättfärdigar hela tillvaron

    genom blotta närvaron av sin existens
    skriver Camus. Vi försöker klamra oss fast

    vid denna mening, som barmhärtighet
    Som sömnens mörka balsam

    söm döljer den råa grunden
    av rovdjursinsikt, av förtvivlan.

    © Eva Strøm
    De: Revbensstäderna. (Sueco)
    Stockholm: Bonnier, 2002


     
    The surface of the wound

    The printing ink has disappeared
    it stains no hands

    The tourists at the cathedral
    take out their Scottish money

    In the crypt a wedding could take place
    The story of Christ is changed

    I rush out before the waves break
    Grace means mercy

    At a certain given point
    all art ceases to function

    A single light-hewn sentence can be found
    in a book of compact darkness

    or indiffrence. There are human beings
    that justify all of life

    by the mere presence of their existence
    Camus writes. We attempt tp cling on tightly

    to this sentence, like compassion
    Like sleep's dark balsam

    that conceals the raw ground
    of predatory instinct, of despair.

    Translation by John Irons
    Idioma: inglés





    .


    0 0
  • 03/08/16--10:08: IDA BÖRJEL [18.220]

  • Ida Börjel 

    Nació en 1975 en Lund, Suecia y vive en Malmö. Después de una lesión en la rodilla puso fin a su carrera en el baloncesto, empezó a escribir y despertó gran atención en 2004 con su primera colección de poemas, 'Sond-', que fue recompensada con el Borås Tidnings premio al mejor debut y Katapultpriset (Las Uniones de Escritores premio al mejor debut). En 2006 publicó Börjel, Skåne Radio.


    Una historia al dente

    Yo le traigo fuerza y cosas a mi madre. Yo ando por sitios donde mis hermanos puedan verme. Al atardecer yo reúno a mis hermanas y las meto en la casa. Las hermanas italianas tienen la boca muy grande y hay que reunirlas. Las hermanas francesas son boconas y no se reúnen. Son criaturas obstinadas, concentradas en sí mismas y con tacones altos. La hermana británica se niega a que la reúnan, ella se reúne a sí misma y se queda dentro de la casa. Las hermanas italianas de pura cepa y de cejas expresivas siempre tienen algo que decir. A la hermna sueca no se le ocurre decir nada. Ella se ríe tontamente y se queda bajo el sol poniente. Las hermanas danesas van siempre provistas de unas agujas para que yo guarde la distancia. Las hermanas portuguesas tienen demasiado sueño para que se den cuenta de que alguien quiere reunirlas. Las hermanas italianas se sientan muy derechas en sus sillas y toman buen café italiano fuerte y azucarado. Las costumbres cafeteras de los demás no les sirven para nada. Los suecos también toman café pero sólo en grandes cantidades. El café italiano es espeso y muy bueno para empezar el día. Yo estoy lo suficientemente crecidita como para encargarme de mis hermanas. Ya soy grande y puedo lograr que se sientan bien. Yo las junto con esmero y las hago reír. Ellas se dejan reunir y entonces no hay que tenerle miedo a mis hermanas. Yo las junto. Yo se lo muestro a mi mamá, eso lo sé hacer. Ella es tan bonita, ella es la mar y la montaña y también la tierra. Ella remueve los guisos en pesadas cacerolas con un cucharón. Yo junto a mis hermanas italianas con valor para testificar. Nos reunimos en torno a la mesa. Todos los miembros de una familia italiana saben cómo sentarse a comer con sustancia y prestancia. Sólo entonces la mamá italiana trae sus cacerolas.

    Ida Börjel en Sonda (2004), incluido en Mujeres en el Norte. Trece poetas suecas (Devenir, Madrid, 2011, selec. y trad. de René Vázquez Díaz).




     Una historia con frío y calor

    Juha viene a visitarme. Es el día después y estamos fuera, en el fresco y brutal aire frío de Finlandia que siempre evita que el cuerpo de desmembre. Los finlandeses no se doblegan ante nada. Los finlandeses son seres imponentes de pelo blanco y buen corazón, con buen sentido del humor para arreglárselas con el clima. Juha bebe un poco de la botella para reforzarse la sangre. Él lo necesita para mantenerse caliente y de pie. Conducimos a través de la verde infinitud del bosque finés. Buen lugar para esconderse para recoger bayas y para construir. Construimos una sauna finesa y tal vez hayamos bebido algo fuerte. Digo los nombres de los que siguen de pie. Ningún holandés podría seguir erecto. Ningún británico podría seguir en pie en el delta finés con la clase de sangre que llevan dentro. Mirad a los españoles cómo se tambalean, los deslizamientos de los daneses, los griegos de aquí para allá. Yo soy la mujer finesa y estoy erguida con placer, al lado de la sauna finesa. Aino pasa por aquí. Ella se expresa bien en forma enigmática, y con la mirada de lado. Sí, nosotras conocemos los contrastes, sabemos de lo frío y de lo ardiente. Los contrastes impulsan nuestra sangre por la arteria de la vida y nos mantienen vivos. Una vez fui a Portugal de vacaciones. Allá no había contrastes que valieran la pena. Recuerdo a Portugal como un sitio donde llovía aunque el sol alumbrara. En Finlandia el tiempo no duda nunca. Nosotros somos los sobrevivientes finlandeses. ¿Quién más tiene algo que decir sobre la supervivencia? La naturaleza finesa es de hielo y nieve y está cubierta de altos abetos fineses para hoy y para siempre. Y en algún lugar entre los árboles está la sauna finlandesa, junto a un lago. Yo entro para sentarme, quizás beber y sentir cómo la sangre se estremece de vida dentro de mi cuerpo.

    Ida Börjel en Sonda (2004), incluido en Mujeres en el Norte. Trece poetas suecas (Devenir, Madrid, 2011, selec. y trad. de René Vázquez Díaz).




    En historia som har ett trick
    Utdrag ur: Europeiska midjemått

    Danska människor är runda vänliga törstiga människor som inte har någonting emot några hundar. Danska hundar är runda vänliga varelser med små fläckar på sig. Den danska hunden har alltid ett trick att visa i en bar. Jag är den danska barägaren och mitt är allas vardagsrum. De spanska hundarna är lata varelser med för mycket sol ovanför sig. Svenska hundar är borstade slanka bekymrade varelser med lång komplicerad härstamning. De svenska hundägarna pratar alltid för att jämföra härstamning och pälsarnas tillstånd. Den tyska hunden har inte något trick att visa i baren. Danska hundägare är varma törstiga människor som delar tankar och drickande i baren. Österrikarna skulle aldrig dela en tanke med sina fyrbenta vänner. Den danska hunden behöver inte något koppel. Danska hundar följer sina ägare som en ägare följer en hund till en bar. Svenska barer är desinficerade pudrade ställen med pinniga stolar och vattnig amerikansk musik. Den danska puben är ett mysigt mörkt ställe med roliga klistermärken och planscher. Min danska kvinna kommer in. Hon är en varm strålande färgglad varelse med gott starkt skratt. Den österrikiska kvinnan, den portugisiska kvinnan och den finska har inte något skratt värt att nämna. Den danska kvinnan kommer strålande och färgstark till min bar. Hennes skratt är ett starkt gott hälsosamt. Den danska kvinnan dyker upp med en fin törst att ta itu med. Den lilla runda danska hunden visar sitt trick för henne vid bordet i min bar. Den danska kvinnan skrattar och höjer sitt glas för alla som ser henne och hör

    Ida Börjel and OEI Editör
    OEI Editör, 2004
    Language: swedish



    A story with a trick 
    Excerpt: European waistlines

    Danish people are round friendly thirsty people who have nothing against any dogs. Danish dogs are round friendly creatures with little spots on them. The Danish dog always has a trick to perform in a bar. I am the Danish pubkeeper and my house is your house. Spanish dogs are lazy creatures that get too much sun. Swedish dogs are slim, brushed, and fussed-over creatures with long complicated pedigrees. Swedish dogowners are always talking about comparisons of their dogs' pedigrees and the condition of the fur. The German dog does not have a trick to perform in the bar. Danish dogowners are warm thirsty people who share thoughts and drinking in the bar. The Austrians would not share a thought with their four-legged friends. The Danish dog does not need a leash. Danish dogs follow their owners as an owner follows a dog to a bar. Swedish bars are disinfected powdered places with stooly chairs and watery American music. The Danish pub is a cosy dark place with funny stickers and posters. My Danish woman comes in. She is a warm bright colourful being with good strong laughter. The Austrian woman the Portuguese woman and the Finnish woman do not have a laugh worth mentioning. The Danish woman comes bright and colourful to my bar. Her laughter is strong, good, healthy. The Danish woman turns up with a fine thirst to deal with. The little round Danish dog performs its trick for her at the table in my bar. The Danish woman laughs and raises her glass to all that see her and hear

    translation by Linda Rugg
    Language: english



    Köparens fri- och skyldighet

    Köpare. Lilla guldtacka!

    86a § Köparen och köparens mörkerseende.

                   Köparen: Jag sa ja till helheten men 
                   nej i detaljen. Jag ville handla, men 
                   visste inte vad jag köpte.


    87a § Hur långt är köparen villig att gå?

    87b § Att få henne att vilja dra ut sina tänder.

    Emalj i munnen, det är ju äckligt.

    Tänder är vassa; köparen kan börja tugga 
    på sig själv och göra sig illa. 
    Köparen måste skyddas, också från sig själv.

    87c § Få tänderna utdragna och omplacerade 
    till smycke!

    Få gratis bonbon i hålet efteråt!

    Ida Börjel and OEI Editör
    From: Konsumentköplagen: juris lyrik
    OEI Editör, 2008
    Language: swedish




    Freiheit und Pflicht des Käufers

    Käufer. Kleiner Goldbarren!

    86a § Der Käufer und die Nachtsehtauglichkeit des Käufers

    Der Käufer: Ich sagte Ja zum Ganzen, aber
    Nein im Detail. Ich wollte konsumieren, wusste
    jedoch nicht, was ich kaufte.

    87a § Wie weit ist der Käufer bereit zu gehen?

    87b § Ihn davon zu überzeugen, sich die Zähne ziehen zu wollen.

    Emaille im Mund, das ist ja widerlich.

    Zähne sind scharf; der Käufer kann auf
    sich selber herumkauen und sich wehtun.
    Der Käufer muss geschützt werden, auch vor sich selbst.

    87c § Lassen Sie sich die Zähne ziehen und zu
    Schmuck umgruppieren!

    Hinterher erhalten Sie für das Loch gratis ein Bonbon!

    Aus dem Schwedischen von Paul Berf
    Language: german







    .


older | 1 | .... | 261 | 262 | (Page 263) | 264 | 265 | .... | 364 | newer